Archivo de la categoría: Cultura

Fuegos Fatuos (6)

FUEGOS FATUOS EN EL MUNDO

Existen varios sitios en donde se pueden ver estas luces. La lista siguiente en ningún modo es exhaustiva, pero da una idea de la magnitud del fenómeno.

AFRICA

Nigeria, en Kano.

Sudan, las “Blue Sparks” de Khartoum.

AMERICA DEL SUR

Argentina, en el cerro de las Animas, en Peralta.

Argentina, en el cerro del Uritorco.

Argentina, en Victoria.

Chile, el “Farol” o el “Carbunclo” o el “Alicanto”.

Colombia, el “automóvil fantasma” o el “carro fantasma de Carlos Bombita”, en Pueblo Nuevo, Ocaña.

Colombia, la “La candileja”, en Antioquia.

Colombia, la “La luz viajera”, en Casanave.

Colombia, la “Luz corredora”, en Cesar.

Cuba, la “Esfera candela” o “Luz de Yara”.

Nicaragua, en Quilali, vista desde 1945.

Perú, la “Luz del dinero”.

Venezuela, el “Relámpago de Catatumbo” o “La luz de Maracaibo” o el “Faro de Maracaibo”.

ASIA

China, en la montaña Wu T’ai.

India, las “Luces de Padubidri”, cerca de Mangalore, que se veían desde 1982.

India, los “Chota-admis”, de Darjeelin

Malasia, las “Penanggal”.

Mongolia, en el desierto del Gobi se las conoce como “fuegos del Diablo”.

Tailandia, en la Chance Island.

Tailandia, las “Nong Khai lights” o las “Luces Nekha” o los “Nagas”, en el pueblo de Nong Khai, sobre el río Mekong.

BRASIL

Amazonas, el “Cherrube”.

Bahía, el “Mboi-Tatá”

Alagoas, el “Jean Delafosse”

Itamaracá, el “Joao Galafuz”

Minas Gerais, el “Mboi-Tatá”

Rio de Janeiro, “Mae de Ouro” o “Mae do fogo”, se aparece desde hace más de 150 años.

Sao Paulo, el “Mboi-Tatá”.

Sao Paulo, la “Mae de ouro”, en Iporanga.

Sergipe, el “Jean de la Foice”

“Batatao” o “Boitatá”, en el nordeste.

CANADA

British Columbia, la “British Columbia Light”.

Ontario, la luz fantasma de Lake Simcoe, cerca de Brechin, al Norte de Toronto.

Ontario, en la isla de Scugog, distrito de Buffalo Basin.

Ontario, el “Ontario Ghost Road”.

Ontario, las “Ontario Lights”.

Saskatchewan, la “St. Louis Light”, en St. Louis.

Woodridge, Manitoba, Canadá, en el lago Simcoe.

en Buffalo Basin district, cerca de Beechy, se ven desde 1912.

ESPAÑA

Canarias, en las cumbres de Güimar.

Canarias, la “Luz de Leme”, en Concepción.

Canarias, la “Luz de Mafasca”, en Jandia, Fuente Ventura.

Canarias, la “Misteriosa luz de Martela”, en Granadilla de Abona, Tenerife.

Cataluña, en el monte Turó de I’Home.

Cataluña, en la montaña de Montserrat.

Cataluña, la “Misteriosa Llum”, de Barcelona.

Cataluña, las “Follets delfoe”, en Queralbs, Tregurá y Freixenet.

Galicia, en el Pico Sacro

Vizcaya, en el monte de Amboto

“diablos luminosos” que se da en Cádiz.

La “Luz Mala” toma el nombre de “Luces Populares” en España

ESTADOS UNIDOS

Alabama, las “Dancing Ghost Lights en el monte Oriflamme, Lamar, sobre la vieja carretera de Butterfield Stage, al sur del desierto de California, cerca del pueblo de Julian.

Alabama, en Lamar County, vistas desde 1895.

Alaska, en el Lago Iliamna.

Arizona, en Sedona.

Arkansas, la “Gurdon Ghost Light”, en Gurdon.

Arkansas, la “Rich Mountain Light”, de Mena.

Arkansas, las “Crossett Lights”, de Crosset.

California, las “Ridge Lights”.

Carolina del Norte, en Burke County.

Carolina del Norte, en Watauga County.

Carolina del Norte, las “Brown Mountain Lights”, en las Brown Mountain, cerca de Morgantown.

Carolina del Norte, las “lights of Summerville”, de Summerville.

Carolina del Norte, las “Maco Mountain Lights” o “Maco Station Light” o “The Maco Light”, en Wilmington.

Carolina del Sur, las “Bingham’s Light” de Dillon, en Summerville en el Sheep Island Road.

Colorado, en el cementerio de Silver Cliff.

Colorado, San Luis Valley, (Mysterious Valley).

Florida, la luz misteriosa de Maryland que apareció en 1952.

Florida, en Oviedo.

Georgia, la “Codgell Spooklight”, de Codgell.

Georgia, la “Surrency Spooklight” o “Surrency’s Ghost Lights”, en Surrency.

Hawaii, en el Parker Ranch de Waimea.

Illinois, la “Illinois Central Spook Light“.

Iowa, una luz que se vio en una granja de Warren County, desde 1874 hasta 1947.

Kentucky, la “Haldeman Light”, de Haldeman.

Kentucky, las “Sand Mountain Lights” o “Sand Mountain Ghost Lights”, de Sand Mountain.

Kentucky, Mount Sterling.

Louisiana, entre Gonzalez y Galvez.

Michigan, la “Michigan Light”.

Michigan, las “Paulding Lights” en Paulding, cerca de Watersmeet.

Minnesota, la “Old Brewery Hill Spook Light”.

Missouri, en Cedar County.

Missouri, en Farrenberg.

Missouri, en los Montes Ozarks.

Missouri, en Webster County, cerca de New Madrid.

Missouri, la “Hornet Light” o “The Hornet Spooklight” o “The three-state spooklight”, en Joplin, que se puede ver desde Missouri, Oklahoma y Kansas.

Missouri, la “Senath Light”, en Arbyrd.

Montana, las “Montana Lights”.

Nevada, las “Phantom lights”.

Nevada, cerca de McDermitt.

Nevada, en Nye County.

New Jersey, las “Wanaque Lights”, del lago Wanake.

New Jersey, las luces fantasmas de Jersey City

New Mexico, cerca del río Llano, Taos County.

New York, en el pantano de Cassadega.

New York, en Pine Bush.

North Dakota, en Cass County, vistas desde 1968.

Ohio, la “Oxford Light”, Oxford.

Ohio, las “Loudonville lights” o “Phantom lights”, de Loudonville.

Oklahoma, las “Cimarron County lights”, del condado de Cimarron.

Oklahoma, las “Oklahoma Panhandle Lights”.

Oklahoma, las “Sand Springs lights”, de Sand Springs.

Oregon, las “Blue mounrains lights”.

Oregon, en La Grande.

Pennsylvania, en Hansell Road, Bucks County

Tennessee, la “Chapel Hill Light”, en Chapel Hill, se aparece sobre una vía de ferrocarril.

Texas, el “will-o-the wisp of Esperanza”, que se ve desde 1941.

Texas, las “Anson Lights”, en Abilene.

Texas, las “Ghost lights of Bragg Road” o “Saratoga Light” o “Saratoga Ghost Light” o “Bragg Road” o “Big Thicket”, entre Saratoga y Bragg.

Texas, las “Wimberely Lights”, de Wimberely.

Texas, las “Marfa Lights” o “Marfa Mystery lights”, de Marfa.

Texas, en Presidio County.

Utah, en Uinta Basin.

Virginia, en Nansemond County.

Virginia, la “Belfast Ligth”, de Belfast.

Virginia, la “Cohoke Light”, en West Point..

Virginia, las “Suffolk lights”, de Suffolk, en el Jackson Road.

Washington, en la reservación India de Yakima.

Washington, en Tacoma.

Washington, la “Phantom Light of Ringold” o “Ringold ghost lights”, vistas cerca de Pasco.

Washington, la “Mount Adams Light”, en la reservación de Yuma.

Wisconsin, en los pantanos de Kenosha.

Wisconsin, en Racine.

Wyoming, en Newcastle, cerca de la famosa Devil’s Tower de Encuentros Cercanos del Tercer Tipo.

“Maple Lake Ghost Light”, en Maple Lake.

Sobre el monte Baldo, en Lazer.

EUROPA

Al norte de Holanda.

Alemania la “Irrlichter” o “Irrlicht” o “luz loca”, dos minúsculas bolas corren como antorchas en Brieselanger, cerca de Berlín.

Francia la “Ronda-dos-Lutinos”.

Gracia, en el Monte Athos

INGLATERRA

Bleaklow, el “Dark lad” o “T’Owd lad”, en Woodhead.

Bleaklow, en el Fuerte Glossop.

Bleaklow, los “Devil’s Bonfires”, en Torside Castle.

Dartmoor,

Derbyshire la “Lantern Pike” o “Peggy with’ Lantern”, en Hayfield.

Derbyshire, en Shining Clough.

Derbyshire, la “Meg o’th’ Lantern Lane”, en el Río Derwent, cerca de Derby.

Derbyshire, las “Longdendale Lights” o “Devil’s Bonfires”, en High Peak.

Dervyshire, en Whitwell

Escocia, la “Fife light” o “Spunkie”.

Gales en 1904-1905.

Irlanda, la “Fermanagh Couny light”.

La “Cammeringham Light”, de Harpswell.

la “Watersmeet light”.

La ”St. Albans Light”.

Longnor en el río Dove,

Peak, South Yorkshire y North Nottinghamshire, el “Fiery drake”,

Peakland Spooklights.

Willoughton, en el condado de Lincoln.

ITALIA

Cravagliana

En Val d’Aosta, las “lumini”, “processioni dei morti”, luces atribuidas al demonio.

En Vipiteno, se le conoce como “Froscherle”, un pequeño fuego en un area pantanosa del Norte de Italia.

Lombardia, en Valceresio, se encuentra el llamado Hessdalen Italiano.

Montañas Sibillini, Luces extrañas.

Monte Bisalta, lugar sagrado en donde se ven OVNIs.

Monte Prela, cerca de Genoa.

Mount Bisalta, cerca de Mondovì.

Novara, al Norte de Italia.

Piedmont, Italia, una montaña sagrada.

Regio Emilia, en Cánolo di Correggio, que sus habitantes llamaban “La Patria”.

Sondrino, en las montañas de Caiolo y Berbenno.

También se les ha visto en La Spezia, Brescia, Vicenza, Aosta y Latina.

Trento, en Transacqua, se habla de la “luce burlona”.

Turín, al norte de Italia.

Valsesia

Valtellina, Berbenno.

Vercelli, una luz conocida como “s-ciarùn” que se vio en el valle de Mastallone, entre 1947 y 1950.

Voghera, Italia.

Veneto, la “Cabeza de caballo ardiente”, y el “Scarafaggio lucente”.

Verona, “Le lumere”.

Tronio, los “Cules”.

Cuneo, los “Cules”.

Novara, los “Cules”.

Belluno, la “Luce vagante”, de Livinallongo.

Milán, la “Cagnolitt”.

Perugia, en Morra.

Modena, en el cementerio Trentino di Banano.

En Luca, los “Lumetti” o “Luminotti” o “Folletti del lumicino” o “Cecco linterna”.

Liguria, el “Chiaro dei fichi mori”.

Oltrepo Pavese, en el cementerio de Tidone.

Emilia Romagna, la “Lamazze”, en Ferrara.

Emilia Romagna, la “Lumere”, en Rabean.

Emilia Romana, la “Piligreina”, en Forlí.

Emilia Romana, la “Pulo ‘una”, en Rimini.

MEDIO ORIENTE

en Petra las conocen como “Djinn” o “Djenum”.

Irak, en Ramadi.

MÉXICO

Coahuila, en Bella Rosita.

Durango, en Cevallos.

Estado de México, en Chalma.

Estado de México, en el cerro del Tenayo.

Estado de México, en Jorobas.

Guanajuato, en Mesa Ibarrilla.

Guanajuato, en Valle de Santiago.

Hidalgo, en el cerro del Xicuco.

Hidalgo, en El Chico.

Hidalgo, en Pachuca.

Michoacán, en el cerro de Colima.

Morelos, en el Tepozteco.

Puebla, en el Tetliyolotl.

Querétaro, en Peña Colorada.

OCEANIA

Australia, las “Min Min Lights”, en Store Route, cerca de Bourke, New South Wales.

Australia, las “Min Min Lights”, vistas en Boulia, New South Wales.

Australia, las “Min Min Lights“, en Queensland, en la estación de Alexandria.

Australia, las “Min Min Lights“, en Queensland, en Marebeea.

Australia, las “Quinn’s lights“, en Queensland.

Nueva Guinea, en Kabakada.

Fuegos Fatuos (4)

ITALIA

El aventurero Giacomo Girolamo Casanova de Seingalt, en el capítulo primero del tomo VIII de su Storia della mia vita, publicado en Italia en la segunda mitad del Siglo XVIII, relata cómo una flama piramidal lo siguió en un área rural, cuando viajaba de Castel Nuovo a Roma la noche del 31 de agosto de 1743.

“Una hora después de Castel Nuovo, con el viento en calma y el cielo sereno, advertí a la derecha y a diez pasos una llama piramidal de un codo de altura y a cuetro o cinco pies por encima del nivel del terreno. Esta aparición llamó mi atención porque parecía acompañarme. Intenté aproximarme a ella con ánimo de estudiarla; pero cuanto más me acercaba, más se alejaba la llama de mí. Se detenía en cuanto yo me paraba, y, cuando la parte del camino por la que la luz pasaba estaba rodeada de árboles, dejaba de verla; pero la volvía a encontrar en cuanto el borde del camino quedaba libre. También intenté volver sobre mis pasos, pero entonces siempre desaparecía, y no volvía a mostrarse más que cuando de nuevo me dirigía hacia Roma. Tan singular fenómeno no me abandonó hasta que la luz del día disipó las tinieblas”.

“¡Qué maravilloso campo para la superstición ignorante, si, contando con testigos del suceso, hubiera hecho carrera en Roma! La historia está llena de bagatelas de esta importancia; y ewl mundo está repleto de gentes que todavía les presta atención, a pesar de la pretendida ilustración que las ciencias proporcionan al espíritu humano. He de confesar que, a pesar de mis conocimientos de física, la visión de aquel pequeño meteoro no ha dejado de darme singulares ideas. Pero tuve la prudencia de no decir nada a nadie”.

El físico Alessandro Giuseppe Antonio Anastasio Volta vio gas de los pantanos en el Lago Maggiore, al Norte de Italia, en 1776.

Varios científicos boloñeses se interesaron en estas luces. En 1728 Francesco Orioli y Giacomo Becarri recogieron muchos testimonios. Lo mismo hizo Quirico Barilli Filopanti en 1841. Muchos de estos testimonios e investigaciones se publicaron entre 1835 y 1873 en la revista alemana Annalen der Physik und Chemie y en la revista científico literaria inglesa Notes and Queries, que en su número de abril de 1875 publicó las primeras explicaciones científicas al respecto.

Antonio Vallisneri, escribió algunas cartas a sus amigos en las que menciona casos de combustión humana espontánea relacionados con fuegos fatuos. También relata el caso de un “scarafaggio lucente” (escarabajo luminoso, una luciérnaga), o “insecto feroz” que, de acuerdo con el autor fue falsamente relacionado con una serie de fuegos ocurridos en la región italiana de Veneto.

En esa misma área pantanosa de Veneto, se habla de “la cabeza de caballo ardiente”.

En Verona se le conoce como “le lumere”, y se creía que era un incubo, un demonio macho.

Los “Cules” eran las luces de las provincias de Tronio, Cuneo y Novara. Una “luce vagante” era el guardián de un tesoro en el Bosco dell’Oro, en Livinallongo, Belluno; mientras que en Milán se le llamaba “cagnolitt”. En Morra, Perugia, se cuentan casos de luces que han recorrido cerca de un kilómetro de distancia. En cementerio Trentino di Banano, Modena se dice que de noche se ve una luz que se atribuye a un espíritu burlón que arrastra un bastón que termina en bombilla.

En Liguria se cuenta la historia del “Chiaro dei fichi mori”, una especie de globo luminoso de color azul lechoso que se observa en el cementerio. En el cementerio de Tidone, Oltrepo Pavese se observa un fuego fatuo tan grande como una pelota. En Emilia Romagna (Ferrara, Rabean, Forlí, Rimini) existe una gran tradición de la “lumazze”, “lumere”, “Piligreina”, “Pulo’una”. Y en Lucca se habla de la “lumetti”, “luminotti”, “folletti dal lumicino”, “Cecco linterna”

Pero no sólo en tierra se veían las luces. Lenguas de luz fueron vistas salir del Mar Adriático.

Una luz amarilla se veía todas las noches, durante la Primera Guerra Mundial, en la provincial de Cuneo, cerca de un pequeño riachuelo.

En Val d’Aosta, en la provincial de Reggio Emilia, al Norte de Italia, en la década de los sesenta se habló mucho de “lumini”, “processioni dei morti” e ignes fatui.

RESTO DE EUROPA

En la Europa medieval, los daneses y los germanos las llamaban “luces del tesoro”, pues afirmaban que señalaban el lugar exacto donde había riquezas enterradas.

Johann Wolfgang von Goethe menciona en sus obras un caso de Ignes Fatui observado en 1768.

En Alemania la única área en donde se ven luces misteriosas es en el bosque de Briselanger, cerca de Berlín. Se les conoce como la “Irrlichter” o “Irrlicht” o “luz loca”, dos minúsculas bolas corren como antorchas. El periodista Jürgen Krumnow, encontró que estas luces, que fueron reportadas desde finales de los setenta, son simplemente luces de los automóviles que circulan por una carretera cercana.

Al norte de Holanda, en 1866, una epidemia de peste bobina fue adjudicada a la aparición de luces inexplicables vistas en los campos.

En Francia el siniestro “Moines des Narais” guiaba con una linterna a los viajantes. También En Francia encontramos “Ronda-dos-Lutinos”.

En la península Escandinava se llaman “Lyktgubhe”.

Los suecos creen que se trata de un niño sin bautizar que trata de llevar a los hombres al agua esperando ser bautizado.

En Finlandia se le llama “Omlatt” o “Liekkio” (“el flamígero”), y es un niño enterrado en el bosque y que aparece sobre las raíces, plantas y árboles.

SUDAMERICA

En todas partes del mundo se encuentran tradiciones acerca de estas “misteriosas luces” o sobre fenómenos similares, y Sudamérica no es la excepción.

A 10 kilómetros de Peralta, Argentina, se encuentra el cerro llamado de las Animas. En él hay un cementerio particular y se ve una luz sobre uno de los panteones; por eso le pusieron el nombre de Cerro de las Animas. También están las luces del Cerro de Uritorco, o las de Victoria.

En Brasil, en el Amazonas, el “Cherrube” toma el nombre de “Mae do fogo”, son luces que ya fueron observadas por el explorador italiano Ermanno Stradelli.

El ufólogo italiano Giuseppe Stilo tomó varias fotografías de las “Mae de Ouro”, en Iporanga, estado de Sao Paulo.

Sobre los caminos, en los Andes peruanos, aparece “la luz del dinero”. Sobre la cordillera brillan con tonos verdosos o blancos. Los nativos creen que indican los lugares en donde Francisco Pizarro y sus soldados enterraron el oro de Atahualpa. Al parecer también están relacionadas con los fuegos fatuos.

En algunas regiones de Colombia se habla del “automóvil fantasma”, que aparece en las carreteras poco transitadas. Este mismo fenómeno es conocido en Ocaña, con el nombre de “Carro Fantasma de Carlos Bombita”, que se le ve sobre el camino que lleva a Pueblo Nuevo.

En esa misma región de Colombia se habla de “La Luz Corredora”, una especie de “Llorona” que dio muerte a su único hijo. Se dice que las luces (por lo regular dos), son los ojos de la mujer encapuchada, y los sonidos que emiten se interpretan como los lamentos y alaridos que suele pregonar por la muerte de su hijo. Muchos habitantes de Ocaña y de Cesar afirman haber escuchado esos lamentos que provienen del interior de las luces. En Antioquia y Casanare, la luz corredora se transforma en “Candileja o Luz viajera”.

En otros sitios se habla de una columna de luz que cerraba el camino a los viajeros. Si estos iban a caballo, los animales se encabritaban y se negaban avanzar.

En Venezuela se pueden ver luces sobre la Montaña de Sorte, pero las más famosas son las de Catatumbo.

CATATUMBO

El explorador Alexander von Humboldt, fue uno de los primeros en mencionar las luces del río Catatumbo, Venezuela.

Se dijo que en 1886 nueve personas fueron quemadas por este fenómeno, también conocido como “La Luz de Maracaibo”.

El tema del “Relámpago de Catatumbo” se encuentra en el escudo y el Himno del Zulia, La letra es de Udón Pérez y la música de José Antonio Chávez. Fue decretado oficialmente como Himno del Zulia en 1909. La primera estrofa dice:

“La luz con que el relámpago

tenaz del Catatumbo,

del nauto fija el rumbo,

cual límpido farol;

el alba de los trópicos

la hoguera que deslumbra

cuando al cenit se encumbra

la cuadriga del sol….

No emulen de tus glorias

el fúlgido arrebol!”

Se le observa al Sur del lago de Maracaibo, Venezuela, por lo que también se le conoce como “Faro de Maracaibo”. En realidad no se trata de un relámpago, o por lo menos de uno convencional, ya que nunca se escucha el trueno, a pesar de su enorme fulgor y luminosidad.

“Este fenómeno puede ser apreciado a centenares de kilómetros de distancia, en los Andes, en la Ciudad de Maracaibo y desde el Mar Caribe, durante casi todo el año”.

Según Andrés Zavrostky, de la Universidad de Los Andes el relámpago es producido por una tormenta permanente, de índole esencialmente eléctrica, entre nubes y tierra, en la Gran Ciénaga al oeste del Lago de Maracaibo. La región de ocurrencia es una zona inhóspita, de 226,000 hectáreas de pantanos, casi permanentemente inundada con abundante nubosidad y pluviosidad durante todo el año, que conforma el Parque Nacional Ciénagas de Juan Manuel, ubicada al sur-oeste del lago de Maracaibo.

Varios especialistas de las universidades de Carabobo y del Zulia (Nelson Falcon, Williams Peter, Angel Muñoz y Dia Nader), intentaron poner a prueba la hipótesis de Zavrostky. Encontraron dos zonas en las que aparece con más frecuencia el fenómeno. Las regiones se encuentran entre las Lagunas la Estrella y la Belleza, colindantes con el río Bravo, al oeste del río Catatumbo.

El fenómeno es un constante destello nocturno (16 a 40 descargas por minuto) nube-nube. No hay contacto nube-tierra o tierra-nube.

En sus expediciones, los físicos venezolanos pudieron comprobar la ausencia de anomalías magnéticas, fuentes geotermales (fumarolas, géiseres), o fuentes radiactivas en el sustrato superficial.

Según Martínez J. Marcías la explicación a la falta de ruido y el intenso resplandor se debe a la presencia de metano (CH4), producido en los pantanos

“Como la molécula de metano (CH4) es indisoluble en agua, al generarse en las ciénagas y lagunas se eleva rápidamente por ser más liviana que el aire, incluso por encima de las nubes de vapor de agua. Este fenómeno se incrementa en las horas siguientes al ocaso, cuando la ausencia de irradiancia solar evita su fotodisociación; lo que podría explicar porqué el relámpago solo es visible en forma nocturna y nunca en horas diurnas.

“La generación de metano por descomposición de detritus y humus de los pantanos se incrementa durante el verano porque las aguas son menos profundas y la temperatura media aumenta, facilitando la descomposición del material orgánico. Ello parece explicar las razones por las cuales el “relámpago del Catatumbo” es más visible en épocas de sequía que en invierno.

“La fluorescencia observada, luego de la generación de rayos en el interior de las nubes altas, puede deberse a la existencia de estados metaestables de la molécula de metano y del radical metilo, cuyos enlaces s-p admiten este tipo de excitación.

“Debe notarse que los tiempos de vida de los estados metaestables son comparables a la duración de la descarga difusa (relámpago); en el rango de los nanosegundos a los milisegundos.

“Los cristales que se forman, a partir de la mezcla del metano y el agua, se polarizan espontáneamente debido a la simetría tetraédrica, ocasionando un gradiente de potencial eléctrico en las células de las capas altas de la nube. Cuando el potencial eléctrico de la célula de la nube supera el potencial de ruptura dieléctrica del aire, se genera la descarga, visible en forma de rayos en el interior de la misma

“Así, la presencia de metano en las nubes bajas de la región, favorecida por la circulación cerrada de vientos y por enormes extensiones de pantanos (cerca de 300,000 hectáreas) permite explicar la microfísica de las descargas gaseosas (relámpago o fluorescencia y rayos o descargas de arco nube-nube) y el mecanismo de autopolarización eléctrica de la nube”.

Para Martínez la explicación se encuentra en los cristales de hidratos de carbono, que se forman al elevarse el metano y combinarse con pequeñas cantidades de agua a bajas presiones y temperaturas. Estos microcristales tienen un peso molecular menor al del agua y del aire, por lo cual se mantienen suspendidos y reflejan los rayos dando la intensidad que le es característica al fenómeno.

Nos parece que el planteamiento de Martínez esta muy cercano a la verdad, sin embargo no creemos que los microcristales funcionen como espejos para reflejar la luz de los rayos. Recordemos que estos microcristales están constituidos por hidrocarburos, principalmente metano. Estos productos seguramente se incendian al entrar en contacto con las descargas eléctricas, como día a día lo comprobamos en nuestras estufas. Suponemos que los pequeños rayos que se forman entre las nubes incendian los microcristales y forman la espectacular luz. Por eso no se escucha ruido algunos y por eso mismo no hay descargas nube-tierra.

LAS LUCES MIN MIN

Las “luces Min Min” que aparecen cerca de la Estación Alexandria, Australia, el rancho más grande del mundo con 11,000 millas cuadradas. Son de color blanco y de unos 15 o 20 centímetros de diámetro.

Se desconoce a que dialecto pertenece el término de Min Min, y mucho menos se sabe qué significa, pero a estas luces se les ha visto desde hace muchos años. Incluso se dice que las luces son anteriores al hombre blanco en Australia. Sin embargo, como en otros muchos casos de luces misteriosas, no hay una referencia escrita de estas afirmaciones. Se sabe sí, de algunos casos ocurridos a mediados del siglo XX.

En los cincuentas, por ejemplo, todos los inviernos apareció un fenómeno en la granja de Della Lanahan, en Queensland, Australia. Era una luz que vagaba a pocos pies sobre el terreno, llegando a tener unos 5 metros de diámetro. En cierta ocasión Lanahan le disparó y la luz se contrajo al tamaño de una bola de golf, para luego volver a expandirse y brillar con más intensidad. Luego de una hora, la luz se volvió a encoger hasta desaparecer, para reaparecer a la distancia.

Los relatos son muy similares. Como el del granjero que arriaba sus ovejas cuando de repente apareció una de esas luces y se posó a pocos centímetros de su hombro. Por más que daba manotazos no pudo alejarla. Luego comenzó a perseguirla a caballo, pero la luz no se dejaba alcanzar. Cansado, decidió regresar, pero entonces la luz, como si se burlara de él, se volvió a posar sobre su hombro.

Otra noche un ranchero, cabalgando en su caballo, encontró una de estas luces. Decidió espiar la extraña luminosidad y, luego, la persiguió. En su excitación fustigó su caballo hacia una valla, y cayó violentamente al suelo. Días después murió por las heridas.

El relato de primera mano de un testigo, recogido por Fred Silcock (al que se le deben las historias ya mencionadas, entre las casi 500 que logró colectar en 1993) dice lo siguiente:

“La luz apareció cuando estábamos cazando canguros. Nos asustamos y le disparamos. No tuvo efecto alguno, por lo que subimos al auto y partimos. La luz nos siguió por veinte minutos, estábamos gritando y llorando”.

Al parecer, los granjeros australianos son muy dados a disparar a todo lo desconocido que se mueva.

El primer, y único libro que se ha escrito sobre el asunto es el de Maureen Kozicka, The Mystery of the Min Min Light, 1994. Kozicka utilizó mucho del material de Silcock.

Pero las luces de Min Min no son las únicas que se ven en Australia. Otra luz fantasma australiana se ve frecuentemente sobre la Stork Rute, cerca de Bourke, al Noroeste de New South Wales. Se observa durante los meses de verano y los rancheros, que ya la conocen, no acampan en esa área porque la luz invariablemente asusta a sus caballos y ganado, con desastrosos resultados. Aparentemente estas misteriosas luces infunden terror en los corazones de los animales.

La región solitaria del río Murrumbidgee, en New South Wales, es famosa por su “Quinn’s Light”. Esta es una luz de forma singular, como un brillante destello de un águila inmensa con las alas completamente extendidas. Algunos describen la luz como “el destello más poderoso jamás visto”. Fue observada por vez primera flotando a 1 metro de la superficie sobre los troncos de los árboles de goma, en los pastos de la propiedad de un granjero llamado John Quinn. Algunos le han disparado sin efecto alguno. Otros han tratado de aproximarse pero, siempre los elude. Una noche un recién llegado al distrito se maravillo al ver la forma de un águila brillante volando sobre su recién adquirida granja. Declaró a la policía local que estuvo en medio del aire por más de 10 minutos emitiendo una luz tan brillante que “todo el lugar parecía estar iluminado como de día”. Se asustó tanto por esta experiencia que recogió sus cosas y volvió a vender la granja.

El Sr. Glenville Pike, de Mareeba, North Queensland, Australia, escribió que él vio una luz similar a las de Min Min, una noche, en el país pantanoso cerca de 65 kilómetros de St. Lawrence, en la costa central de Queensland. Lo primero que pensó era que alguien movía una linterna. Entonces la vio elevarse en el aire y danzando durante unos minutos, finalmente se acercó a unos 50 metros por sobre su cabeza. El tranquilamente se adentro en la oscuridad hacia la luz y llegó a estar a tan solo 20 metros. Le pareció “algo como una enorme, bola luminosa, a unos 2 a 2.5 metros sobre el terreno”. Repentinamente se elevó a un lado y comenzó a retirarse, haciendo un movimiento de baile sobre el terreno pantanoso. Se dio cuenta que la luz lo estaba guiando hacia dentro del peligroso pantano, por lo que se paró. La luz también se paró, vacilando mientras brillaba un poco más cerca de él como si intentara que la siguiera. El Sr. Pike había platicado previamente con un compañero sobre el profundo abismo que estaba justo del otro lado del pantano, por lo que decidió no seguir. Cuando se dio vuelta y regresó a su campamento, la luz su fue hacia el abismo y se perdió de su vista.

Cuando regresó a su campamento sus compañeros le dijeron que se trataba, de acuerdo con la leyenda local, de un hombre que había asesinado a muchas personas antes de que fuera arrojado al abismo, por lo que su espíritu trata, persistentemente, de llevar a los que se acercan hacia un destino fatal.

También se han dado varias explicaciones para estas luces australianas. Se dijo que era una colonia de insectos luminosos provenientes de Asia; un pájaro luminoso de Vietnam (en el caso de la Quinn’s Light); centellas; trozos de basura ardiendo; etcétera. Como más adelante veremos, la explicación del pájaro luminoso no esta del todo alejada de la verdad, pero lo más interesante es que a finales del siglo pasado, el físico australiano Jack Pettigrew demostró que varios de estos eventos se debían a un efecto de inversión térmica que hacía que las luces de los automóviles parecieran estar más cerca de lo que estaban. Se trata, pues, de refracción de la luz sobre el horizonte.

Continuará…

Fuegos Fatuos (2)

LA MISTERIOSA LUZ DE BLEAKLOW

En el siglo pasado, a mediados de los sesenta, las autoridades del Peak District National Park construyeron el primer refugio en Crowden, no lejos de Woodhead. El refugio estaba dedicado para los excursionistas que hacían el viaje al Pennine Way, que cruza Longdendale en su ruta al norte a West Yorkshire. No pasó mucho tiempo en que los visitantes comenzaran a ver haces de luz y bolas de luz de colores pulsantes sobre la cara oeste del Bleaklow, a lo largo del Bramah Edge y Shining Clough. Ocasionalmente la policía y los rescatistas persiguieron estas luces sin ningún resultado. Finalmente una noche de julio de 1970, la maestra Barbara Drabble, quien en ese entonces estaba casada con el guardabosque Ken Drabble, viajaba a su casa en Crowden cuando repentinamente pasó a través una cortina invisible que la llevó a la Dimensión desconocida.

“Era una brillante luz azul que iluminaba toda la mitad inferior de la montaña, toda la vía férrea, los estanques y cerca de tres kilómetros del camino”.

Las luces duraron varios minutos y no parecían las de un día normal. Eran brillantes y claras y Barbara se introdujo con su coche en la luz. Sintió un frío intenso y una sensación eléctrica que le hizo erizar los cabellos de la nuca.

“Era como si el valle entero estuviera iluminado, con perfecta claridad. Era tan brillante que se podía manejar sin luces. Debí estar manejando por cinco minutos y luego me detuve, precipitadamente abandoné el coche y corrí hacia casa. El auto tenía una capa de hielo y se sentía muy frío”.

Barbara se sintió tan intrigada que preguntó a los vecinos granjeros qué sabían al respecto.

“No me dijeron nada, pero su actitud me hizo sentir que ellos habían visto algo”.

Pero un año después más de una docena de testigos que estaban en el Crowden Youth Hostel, incluyendo la guardabosques Joyce Buckley, vieron una luz similar que refulgía a través de las ventanas.

“Al principio pensamos que eran luces de un coche, pero reaparecieron en la cima del Bleaklow y ningún carro puede llegar ahí –dijo la Sra. Buckley. “Duró 3 minutos y 25 segundos y fue muy poderosa”.

La guardabosques estaba tan preocupada por la luz que llamó al Equipo de Rescate de Montaña, dirigido por el esposo de la Sra. Drabble. Ken y los miembros del equipo de rescate buscaron en vano.

“Cuando llegamos a la cumbre no había nada, ni gente, ni luz ni fuego”.

En su búsqueda, los rescatistas usaron poderosas lámparas que se veían como pequeñas velas desde el Refugio.

El relato de Barbara apareció en el Peak Park News del verano de 1972, y constituye uno de los más curiosos e impresionantes que se hayan dado en Inglaterra.

El ufólogo inglés Phil Reeder apunta que este tipo de fenómenos comenzó a ser popular a finales del siglo XIX, pero decreció mientras aumentaban los reportes de OVNIs.

En su libro British Goblins, de 1880, el escritor inglés Wirt Sikes dedicó un capítulo completo a las luces errantes (corpse candles). En 1897 el folklorista escocés R. C. Mac Iagan hizo la primera reseña sistemática de las tradiciones británicas sobre las luces fantasmas. En 1956 el escritor escocés Alasdir Alpin MacGregor dedicó un capítulo de su libro The Ghost Book a las luces fantasmas, pero ya se comenzaba a mencionar la hipótesis de los OVNIs.

“En St. Helens, Gran Bretaña, una bola de luz azul cegadora se introdujo en una mina de carbón, provocando una explosión que dejó muertos a dos mineros. El hecho no tendría nada de extraordinario si no fuera que, dos semanas más tarde, una bola similar cayó a tres kilómetros de ahí”.

INGLATERRA 1904-1905

En el invierno de 1904-1905 se vivió una oleada extraordinaria de fenómenos curiosos en Inglaterra. Reportes de apariciones, poltergeist, casas encantadas y fuegos extraños, eran pan de todos los días.

En Gales hubo un gran movimiento religioso evangélico. Y sobre el canto y los gritos de la muchedumbre daban las apariciones luminosas. Nubes luminosas cubrían el cielo y luego bajaban hasta casi tocar a la gente, posteriormente se elevaban y flotaban hasta descender sobre otras asambleas. Cosas o criaturas que brillaban, aparecían como luces blancas o bolas de fuego rojo. Estas eran especialmente evidentes en las reuniones que conducía la Sra. Mary Jones, la guía espiritual más importante del momento. Se decía que una luz seguía persistentemente el carruaje de la señora Jones.

Los reporteros londinenses que fueron enviados a Gales, escribieron historias chuscas. Luego ellos también vieron las luces y las nubes. Los corresponsales del Daily Mail y el Daily Mirror dijeron haber visto luces brillantes sobre las capillas mientras había ceremonia.

B. G. Evans, en su reporte en el London Daily News del 9 de febrero de 1905, dijo que él presenció las luces cuando estaba con la señora Jones en su reunión en Egryn.

“La primera luz parecía una estrella brillante emitiendo chispas. Todos la vimos. Las dos siguientes fueron claramente subjetivas, y sólo las vimos la señora Jones y yo. Tres barras de clara luz blanca cruzaron el camino frente a nosotros, de izquierda a derecha, trepando sobre la pared de una roca a la derecha. Una luz rojo sangre, a unos 30 centímetros del suelo a mitad del camino… fue la siguiente manifestación”.

Extendiéndose sobre Escocia e Inglaterra el movimiento evangélico degeneró en histeria de masas. Las chicas de las tiendas ignoraban a los clientes y comenzaban a cantar y aplaudir. Otras entraban en las iglesias y gritaban haciendo mucho ruido. Los ladrones regresaban las cosas que habían robado. Otros confesaban sus pecados. Hubo muchos suicidios.

Grupos de mujeres en Leeds decían tener visiones y paraban el tráfico de las calles para organizar sus rezos. En Liverpool varios católicos fueron acosados y apedreadas sus casas. Un hombre, tomando la Biblia literalmente, se cortó la mano derecha; otro hacía una procesión todas las noches llevando su ataúd a cuestas.

Para cerrar con broche de oro se dieron casos de combustión humana espontánea. La viuda Thomas Cochrane, de Rosehal, Falkirk, se encontró “quemada a tal grado que era irreconocible”. Estaba en su recamara, sentada en una silla rodeada de almohadas y cojines, que no se quemaron.

La señora Cochran murió el 16 de diciembre de 1904. Una semana después, se dio otro caso. La señora Elizabeth Clark, una viejita que habitaba Trinity Almshouse en Hull, fue encontrada con el cuerpo lleno de ampollas, pero todavía viva. No pudo explicar sus quemaduras y al poco murió. Su ropa de cama no estaba quemada.

A principios de febrero de 1905, otra mujer, en Londres, fue encontrada muerta, quemada. Estaba sentada en una silla frente a la chimenea. Las quemaduras las tenía en la espalda. El mismo día un hombre, Ashton Clodd, de 75 años, murió en el Hospital Louth por quemaduras diversas. Nadie supo explicar el origen del fuego.

Barbara Bell, de 77 años, también murió por causas similares. Era el 27 de febrero. Su cuerpo fue encontrado en un sofá, y estaba completamente carbonizado, “como si hubiese estado varias horas bajo flamas intensas”.

LUCES FANTASMA EN LOS ESTADOS UNIDOS

El país en donde se estima que hay una mayor cantidad de poblaciones en donde se ven las misteriosas luces fantasma es Estados Unidos.

Kenneth Arnold, investigó las observaciones de luces misteriosas vistas a nivel de superficie en Nevada ocurridas en 1922, 1927 y 1930 y escribió un artículo (Phantom Lights in Nevada) para Fate. En el Evening Observer, de La Grande, Oregon, del 29 de enero de 1955 se menciona que Arnold también estuvo investigando las luces de Blue Mountains, Oregon.

En Cotswolds, entre 1923 y 1924, se vieron luces misteriosas.

En el sur de los estados unidos se llama “Jack-muh-lantern” a una extraña criatura de metro y medio de altura con grandes ojos y boca enorme. Su cuerpo está cubierto de pelo largo y que va por los campos como un saltamontes gigante. Es más fuerte que cualquier hombre y más rápido que cualquier caballo, e induce a sus víctimas a seguirlo hasta el pantano, en donde los deja morir.

Cerca de Summerville, Carolina del Sur, en el Sheep Island Road, construido sobre una región pantanosa, se ve otra luz. Esta cambia de color y forma, y sube y baja como si fuera un pájaro luminoso. Un testigo dijo que la luz se paró sobre el techo de su auto. Otro cerró las puertas, dejando a su esposa afuera, cuando la luz se acercó. Sin salir de Carolina del Sur, se encuentra la “Bingham’s Light” de Dillon, en donde se han detectado algunos efectos sobre los motores de los automóviles (efectos electromagnéticos).

En el estado de Washington, la “Phantom Light of Ringold” aparece de vez en cuando en la vecindad de Pasco, sobre la carretera. Parece la luz de un auto, pero sólo una, y sólo se le ve en los días con lluvia o niebla.

En el Jackson Road, al Sur de Suffolk, Virginia, la luz aparece de frente al testigo, para desaparecer antes de llegar a la colina y luego reaparecer detrás del testigo.

El sheriff Hickley Waguespack, de East Ascensión Parish, recibió muchos reportes en la década de los cincuenta, de luces que aparecían a lo largo del camino entre Gonzalez y Galvez, Louisiana.

Otro fenómeno que podría tener un origen parecido son las “Luces de Silver Cliff”, un pueblo fantasma de Colorado, Estados Unidos. En el cementerio de la localidad, se han observado puntos luminosos de un azul pálido, cuya procedencia se ignora. Se les reportó por vez primera en 1956. De acuerdo con Ray DeWall, periodista del West Mountain Tribune, de Westcliffe (a una milla de Silver Cliff), se ven luces del tamaño de pelotas de basketball. Parecen ir pulsando en su lento movimiento sobre las tumbas. Cuando alguien se les aproxima tienden a desaparecer.

En 1970, otro periodista, Edward J. Linehan, realizó una investigación y concluyó que las luces no parecían originarse en ningún lado. Un antropólogo, Dale Ferguson, recuerda que los indios norteamericanos tienen leyendas sobre espíritus danzantes azules, mientras algunos físicos suponen la presencia de depósitos de material radiactivo. Sin embargo, todo se debe al hidrógeno fosforado, producto de los restos óseos, que se inflama al contacto con el aire.

Ya Ivan T. Sanderson, hablaba de las luces de Lake Wanaque, New Jersey en 1966-67, y decía que se les había visto desde 1920. Actualmente Bryan Williams, alias Sargel 18 (Sargel, según Williams, significa “Sargento de la luz”), un contactado que vive en Wanaque y dice estar guiado por los Endorians, seres que viven en el plano astral, que vienen a pelear contra los extraterrestres negativos llamados Dragons. Ambos son reptiles. Los Endorians le nombraron el “Guardian de Endor”, un supuesto vortex o puerta interdimensional localizada en Wanaque, New Jersey. En ese sitio se han visto otras luces misteriosas. Williams comenzó a abrir la “puerta” a otra dimensión en el año 2001, misma que fue abierta por completo en el 2003.

Todas las noches, en las cercanías de los pantanos de Kenosha, Wisconsin, se ven aparecer misteriosas luces azuladas. Richard Crow, cazador de fantasmas norteamericano, afirma que las luces son los espíritus de los gángsteres que fueron muertos en ese lugar, y sus cadáveres arrojados a los pantanos. El sitio fue un escondite de pandilleros durante la época de la prohibición en los estados Unidos. Crow afirma que él mismo vio las luces:

“Llegué al lugar después de haber recibido varios informes sobre las luces que aparecían en el escondite de los gángsteres. En la noche vi las luces. Eran unos destellos azulados, algunas semejaban siluetas humanas. Estoy seguro que son los espíritus de los gángsteres muertos ahí durante un enfrentamiento con una pandilla rival. Los cadáveres de los mafiosos fueron arrojados a unos pantanos cercanos, por lo que la policía nunca los encontró. Algunas veces parecen emitir extraños sonidos como susurros. Creo que podrían ser las voces de los delincuentes muertos”.

Aunque Crow es demasiado fantasioso en sus conclusiones, lo cierto es que se ven “extrañas” luces en ese lugar. Estas luces, indudablemente, son producto de la descomposición de sustancias orgánicas que caen dentro del pantano.

Frecuentemente se ven luces en la cima de una colina cerca de Racine, en el mismo Wisconsin, pero los escépticos han demostrado que se trata de luces de aviones.

En Farrenberg, Missouri, existe un libro de 1914 en el que se da la primera referencia, que se conoce, de un indio Americano que vio el fenómeno en ese lugar.

En la península de Alaska, en las montañas del Lago Iliamna, aparecen las luces de Iliamna. El personal del aeropuerto de Iliamna las ha visto ocasionalmente, y han estimado que se encuentran a unos 65 kilómetros de distancia. La señora Phillip Holdsworth, antigua comisionada de minas, afirma que las luces no son producidas por la presencia de uranio.

Las luces de Waimea flotan a 1.5 o 2 metros sobre el suelo, al norte de la isla de Hawaii, cerca del viejo Rancho Parker. Aparecen en Luna Nueva, dos o tres noches seguidas, volando sobre el terreno hasta ir a desaparecer a los pies del Mauna Kea. Poseen una textura como de una niebla espesa. Pulsan rítmicamente, y algunos testigos dicen haber escuchado una débil música que emana del interior. Esta referencia a música o sonidos que salen del interior de estas luces nos remite a la tradición de la “música de las esferas”.

Recientemente en la literatura ufológica se comenzó a hablar de los orbs, supuestos espíritus de los indios americanos, en unos casos, u OVNIs, en otros. Setecientos años atrás los Cherokee invadieron las tierras de los Catawbas. Se dice que las luces son el espíritu de una mujer que busca los restos de su esposo, hijos y hermanos.

Muchos aficionados a los OVNIs han fotografiado estas luces, pero en realidad son causadas por el mal manejo de las cámaras y videocámaras. Incluso el ufólogo Bruce Maccabee, dice que son efecto del flash sobre objetos muy cercanos a la cámara.

Además de estos sitios, en los Estados Unidos hay por lo menos tres que son clásicos y se han convertido en atracciones turísticas.

LUCES DE MARFA

Marfa es un pueblito al oeste de Texas de unos 2,000 habitantes localizado cerca del Big Bend National Park, al Suroeste de Texas, en las Chianti Mountains. Cerca están los ranchos Nopal, Antelope Springs y Escondido.

Marfa es mundialmente conocido por dos razones. Fue ahí en donde se rodó la película Gigante con Rock Hudson, Elizabeth Taylor, Dennis Hopper y James Dean; y es el hogar de las famosas Luces de Marfa.

Las luces, que la mayoría de la gente describe como esféricas, aparecen cada tarde al sur de Marfa. Las primeras luces aparecen poco antes de la puesta del sol, justo al oeste de la torre de radio. Se les puede ver fácilmente si el clima esta claro. Se mueven alrededor, desaparecen y reaparecen en otra parte. Por lo regular no aparecen en días de mal tiempo. Se les puede ver sobre una colina de 800 metros (Chianti Mountains), y semejan globos de juguete, de color rosa, naranja o rojo. Duran unos quince minutos antes de desaparecer en la oscuridad. En ocasiones se puede ver hasta tres de estas luces simultáneamente. También se les puede ver desde Blowing Rock, a 37 kilómetros al Noreste.

Las luces se han transformado en la mayor atracción turística del pueblo, y se ha erigido un sitio de observación oficial a unos 15 kilómetros de Marfa, sobre la Autopista 90. Las luces de Marfa son tan conocidas que el Departamento de Carreteras del Estado de Texas colocó una señal en el sitio oficial de observación sobre la carretera 67/90, al Este de Marfa (la carretera tiene 56 kilómetros y va de Alpine a Marfa). El texto de la guía de carreteras del Estado de Texas, dice:

“Las Luces de Marfa, luces misteriosas e inexplicables que han sido reportadas en el área por más de cien años, han sido el sujeto de muchas teorías. El primer avistamiento registrado de estas luces fue el del ranchero Robert Ellison en 1883. Varios las describen como fogatas, minerales fosforescentes, gas de los pantanos, electricidad estática, Fuegos de San Elmo, y “luces de fantasmas”, se ha reportado que las luces cambian de color, se mueven y cambian su intensidad. Los estudiosos han reportado 75 leyendas locales relacionadas con este fenómeno. 1988”.

John Harden, el cronista de los enigmas de la región de Tar Heelia, dice que las luces aparecieron por vez primera en 1850. Sin embargo no existe ningún registro escrito de 1883, mucho menos de 1850. Todo son tradiciones o relatos de segunda mano que remiten a esos años. La verdad es que los registros se dan hasta bien entrado el siglo XX.

Se han propuesto varias teorías para explicar el fenómeno. Se habló del gas de los pantanos, pero éste no tiene movimiento; de yacimientos de uranio, pero no se conoce ninguno en la región. Se creía que la causa de estos fenómenos eran los minerales fosforescentes. Estos minerales absorben la luz ultravioleta del Sol y en la noche emiten luz. Sin embargo, los geólogos que han examinado el área de Marfa declaran que no hay depósitos fosforescentes en la vecindad.

En 1957 el escritor Paul Moran, propuso por primera vez, en la Coronet Magazine de julio, que el fenómeno se debía a la luces de los automóviles que cruzan la autopista 67, de Marfa a Presidio, sobre la cresta de las Chianti Mountains. En efecto, con unos binoculares se puede ver que esas luces que tanto maravillan a los que se apostan para observarlas en el sitio oficial, son nada más ni nada menos que luces de los autos (delanteras y traseras) que cruzan la autopista. Incluso algunos miembros de MENSA (el club de personas con más alto IQ) estudiaron las luces de Marfa y llegaron a la misma conclusión.

Un reporte típico de la observación de estas luces es el siguiente:

“Una luz blanca brillante y no roja, como la de la torre, apareció en la base de las montañas, cerca de la torre. Se le pudo ver fácilmente moverse en sentido de las manecillas del reloj alrededor de la montaña. Después de 10 segundos, y cuando ya había cubierto la tercera parte del camino sobre la montaña, la luz desapareció. En menos de un minuto, apareció otra luz y repitió el movimiento de la primera. Durante toda la noche se repitió el mismo movimiento con varias luces”.

Estas luces parecen repetir sus movimientos porque son los autos que viajan en la misma dirección. Las luces desaparecen cuando los focos de los autos alcanzan la cima de la montaña y el camino da un giro y desciende.

El fenómeno se ve acrecentado cuando existe inversión térmica, ya que aumenta la refracción de las luces de los automóviles. Recientemente se descubrió otro fenómeno que influye todavía más en la aparición de estas luces. La compañía Alto Technology Resources hizo investigaciones en Texas y Nuevo México entre julio y septiembre del 2000, y descubrió que en esa región existe un terreno blanco altamente reflexivo. Estos terrenos, algunos de ellos de superficie cóncava a los lados de las montañas Chianti, actúan como superficies reflejantes de los faros de los automóviles y conducen esa luz hacia el sitio oficial de observación.

Pareidolias y el instinto de supervivencia

Avistamiento de chocolate “santo” ligado al instinto de supervivencia

Por David Haldane

Los Ángeles Times

La maravilla, dijeron los creyentes, apareció en un pedazo de chocolate.

Un trabajador que llegaba a la fábrica de caramelos Fountain Valley la vio en un glob azucarado en la tina de mezclado: se semeja asombrosamente a la Virgen Maria parada rezando.

“Es absolutamente un milagro”, dijo Jacinto Santacruz, de 26 años, un católico romano quién en agosto descubrió la aparición, de 2 ½ pulgadas de alto, en la Bodega de Chocolates.

Por todo el mundo, la gente como Santacruz ha estado encontrando la religión en lugares muy raros.

Las figuras santas se han percibido en ladrillos, registros de madera, el paso inferior arenoso de una autopista de Chicago, una tienda de café de Tennessee llamada Bongo Java y, el mes pasado, una minúscula pepita de oro encontrada en el desierto de Arizona.

En 1977, una mujer que hacía burritos en Lake Arthur, N.M., vio la cara de Jesús en el patrón quemado de una tortilla. Ella construyó una capilla para contener la tortilla de Jesús, que fue bendecida por un sacerdote, y millares de personas de todo el país vinieron a mirar y rezar por ayuda divina para curar sus dolencias.

Los cristianos no son los únicos en encontrar santos en lo ordinario: Los seguidores del Islam han dicho que han visto la escritura árabe para “Allah”’ o “Mahoma” en escamas de pescados, huevos de pollo, corderos y habas.

El fenómeno es tan común que los científicos le han dado un nombre: pareidolia, la percepción de patrones donde no se piensa que existan. Y según Stewart Guthrie, uno de un puñado de profesores que lo han estudiado, tales percepciones son parte de la forma en que los seres humanos están “construidos”.

Lea la historia completa en:

http://www.montereyherald.com/mld/montereyherald/news/nation/16260357.htm?source=rss&channel=montereyherald_nation

El tridente de Paracas

EL TRIDENTE DE PARACAS[1]

En la página 119 de Regreso a las estrellas, Erich von Däniken escribe:

“Nazca está a 100 millas a vuelo de pájaro de Pisco. Repentinamente tuve una idea fenomenal. ¿Había alguna conexión entre el tridente de la bahía de Pisco, las figuras de la planicie de Nazca y las ruinas de Tiahuanaco? Despreciando ligeras desviaciones, estos tres puntos se encuentran a lo largo de una línea recta”.

Däniken dice que el tridente tiene unos 250 metros de alto y está hecho de “bloques que fosforescen con luz blanca como la nieve y que son duros como el granito” (p. 114)

En realidad, el tridente tiene 183 metros de largo, no fue construido con rocas fosforescentes sino que fue cavado en la arena, y a través del tiempo se ha cubierto de sal proveniente del mar, la cual brilla bajo los rayos del Sol. Cualquier astronauta que siga en línea recta en la dirección a la que apunta el tridente, pasaría a 250 kilómetros de Nazca (la planicie de Nazca se encuentra a 180 kilómetros al Sureste de Pisco).

El así llamado tridente o candelabro, se extiende sobre una duna de arena en la punta de Pejerrey, de unos 400 metros de altura, inclinado unos 40º con respecto al mar, en la costa de Pisco, en la paradisíaca bahía de Paracas. En este caso, también ciertas circunstancias especiales han garantizado su permanencia hasta nuestros días. Paracas se encuentra cerca de uno de los puntos más secos del planeta, el desierto de Atacama, donde las lluvias ocurren una vez cada cien años, si no más. La continua neblina y la humedad marina, cargadas de sal, han logrado aglutinar las arenas endureciéndolas para formar una especie de costra que ha conservado el dibujo a lo largo de tantos siglos.

El ancho de la figura varía entre 4 y 5 metros. En lo que concierne a la profundidad, ésta es de alrededor de 50 centímetros, pero antiguamente pudo llegar al doble en algunos puntos.

El tridente de Paracas es visible desde el mar, en tiempo despejado, a una distancia de unos 20 kilómetros, desde la isla central de Chincha, que se encuentra enterrada bajo gruesas capas de guano, con sus vestigios de templos y adoratorios que datan de entre 3,000 y 4,000 años. Este símbolo gigantesco está en el cerro colorado, cerca del cementerio de Paracas, uno de los más grandes cementerios precolombinos del Perú, en donde se han encontrado cientos de momias.

El primero en mencionar el gigantesco dibujo, en 1926, fue el francés Victor Forbin, quien declaró que era un tridente dibujado por los atlantes.

Los filibusteros del siglo XVII, según Eduardo García Montero, fueron los que trazaron el tridente, para recordar el lugar donde ocultaron sus tesoros. Muchos consideran absurda esta hipótesis, puesto que ningún filibustero tendría tiempo o aptitudes para dibujar tan enorme tridente cuando les resultaría más sencillo indicar la ubicación de su tesoro en un mapa. Y una señal como esa llama mucho la atención, lo que menos desearían los piratas.

Otros como, María Belli de León, escribieron que “el candelabro se encuentra grabado magnéticamente en la roca como guía hacia el astropuerto de Nazca, iluminándose en la noche”.

En opinión de otros estudiosos, el tridente que se encuentra frente a las islas de Chincha y Sangayan, y que está justo a mitad del camino entre Chincha Alta e Ica, capital del distrito, fue un indicador de mareas dejado por un pueblo desconocido, que ya no existe. Fray Diego de Guatemala decía que lo mandó dibujar él mismo, para convertir el lugar en sagrado. Otros afirman que se trata del tridente de Neptuno, y otros más dicen que el candelabro es de origen judío, sin caer en la cuenta de que la menorá (el candelabro judío) tiene 7 brazos, y éste sólo 3.

Ronald Story dice que:

“… las tres cruces del tridente representan al “árbol de la vida” (y de la muerte), común en muchas culturas americanas. Denota simplemente la presencia de un cementerio representando la tríada Sol, Luna, Tierra. También representa al hombre con sus raíces en la tierra y a la sociedad, con varios miembros partiendo de un centro común”.

Hay que tener en cuenta que el puerto de Pisco está dedicado principalmente a la industria pesquera y a la explotación de harina de pescado y algodón. Los valles irrigados de Chincha, Pisco, Ica y Nazca formaban parte del imperio Chibcha, que precedió inmediatamente al imperio Inca y que se distinguía por su cultura pesquera. María Reiche escribe:

“A continuación vamos a decir unas breves palabras sobre el candelabro de Paracas. Däniken asegura que su objeto no era servir de guía a los barcos, sin embargo, desde los buques que van de Lima a Chile se divisa perfectamente. Todos los capitanes lo conocen, y cuando llega el momento se lo enseñan a los pasajeros, como me ha ocurrido a mí misma. “Excepto un desierto de arena no hay nada, absolutamente nada, que hubiera podido atraer hasta aquí a los navegantes” afirma Däniken enfáticamente. El hecho innegable es que esta región fue la cuna de la primera cultura desarrollada del Perú, la cual giró fundamentalmente en torno a la pesca de la ballena. Hace tan sólo 15 años en esta zona se capturaban y elaboraban industrialmente unos 10,000 ejemplares al año. Hoy en día, sin embargo, las ballenas están prácticamente extinguidas. Algunos científicos interpretan el “Tridente de Paracas” como un instrumento de pesca parecido al arpón”.

REFERENCIAS

Däniken Erich von, Regreso a las estrellas, Plaza & Janes, España, 1978.

García Montero Eduardo, El código de los piratas, Lima, 1952.

Ruiz Noguez Luis, La verdad sobre el mito von Däniken, Eso me interesa, Vol. 1, No. 1, México, agosto de 1984, Págs. 58-64.

Story Ronald, Guardians of the Universe, St. Martin’s Press Inc., New York, 1980.

Story Ronald, The Space-Gods Revealed, Harper & Row, New York, 1976.


[1] Este artículo apareció originalmente en Ruiz Noguez Luis, El tridente de Paracas, Perspectivas ufológicas, No. 5, México, mayo de 1995, Págs. 17-18.