Archivo de la categoría: Cultura

El día que paralizaron la Tierra 2008

Nueva versión de El día que paralizaron la Tierra. ¡Confirmado!

Por Alex Billington

Al parecer Box Office Mojo, el mejor sitio Web de todas las taquillas, ha actualizado su programa para el verano de 2008 y ha incluido en su listado El día que paralizaron la tierra para estrenarse el 9 de mayo de 2008 (una semana después de Iron Man). La original es una película clásica de ciencia ficción de 1951 sobre un extraterrestre y un robot que aterrizan en la Tierra para intentar salvar al mundo de ser destruido. Incluso IMDB aún no tiene enlistado este remake, pero Box Office Mojo afirma que será producida por Fox, y será filmada rápido para a punto en el verano del 2008.

http://www.firstshowing.net/2007/02/21/the-day-the-earth-stood-still-being-remade-for-2008/

Nuevo blog de la Fundación Anomalia

Presentamos hoy la nueva versión de Micromegas <http://micromegas2.wordpress.com/>, otra de las páginas de la Fundación Anomalía. Al igual que su predecesora <http://micromegas.webcindario.com/>, mantendrá un conjunto de artículos relacionados con las cuestiones propias del sitio, que dentro de poco se renovarán.

Como reza en el blog, Micromegas es una revista electrónica inspirada por la irrupción de nuevas realidades en los esquemas tradicionales de la modernidad, y, sobre todo, por las respuestas culturales que provocan. Situada en tierras fronterizas y brumosas, intuye más que afirma la pujanza de nuevos conceptos procedentes de la ciencia, el arte, el pensamiento y la sociedad, que están aquí para quedarse.

Micromegas es, por tanto, una evolución natural de los intereses de la Fundación Anomalía, que mediante esta página busca abrirse temáticamente a asuntos distintos a los que hasta ahora estábamos acostumbrados.
Evidentemente, serán bienvenidas todas las contribuciones (en forma de artículos largos o de noticias) que queráis aportar a este nuevo blog siguiendo sus particulares líneas temáticas.

<http://micromegas2.wordpress.com/>

Hombres cornudos (Actualización)

Alamut en su blog http://gregorius.blogia.com (Grietas en la realidad consensuada y Cultura Pop No aristotélica), nos informa sobre un artículo del doctor José Manuel Reverte Coma, “Cuernos humanos” http://www.ucm.es/info/museoafc/loscriminales/paleopatologia/cuernos%20humanos.html, en donde se relatan otros casos de hombres cornudos.

http://gregorius.blogia.com/2007/022305-el-hombre-con-el-cuerno-misterioso.php

El problema de la inconmensurabilidad

EL PROBLEMA DE LA INCONMENSURABILIDAD ¿AS O JOKER EN LA MANGA DE LA ETH?

Kentaro Mori

Los extraterrestres son sicópatas. Si tomamos al pie de la letra los relatos ufológicos, todo disturbio mental que podamos imaginar puede ser constatado en estos seres: de sádicos asesinos en serie a pervertidos sexuales, pasando por desordenes de personalidad múltiple y hasta por el aspecto muy inconveniente de que ni en eso son constantes en cuánto a su aspecto físico -aunque casi siempre sean humanóides. Por comparación, los extraterrestres hacen de Hannibal Lecter alguien que podría ser niñera de sus niños. Incluso porque Lecter no atraviesa paredes o se transforma de un ser gigante y peludo de tres metros en otro enano pelón dependiendo en qué cultura esté.

Una cuestión relevante planteada en esta constatación es la presunción de que los actos de los extraterrestres deban tener sentido para nosotros puede ser una presunción simplemente incorrecta e injustificada. Las hembras de las mantis religiosas decapitan a sus parejas a la hora de la cópula, lo que parece absurdo a primera vista, pero ni por eso decretamos que las mantis religiosas no existen. Son solamente diferentes, y uno de los argumentos escépticos típicos –que yo mismo exploro hasta el agotamiento- es justamente el de que los extraterrestres deben ser muy diferentes de nosotros mismos. Sería inconsistente que los escépticos esperen que los extraterrestres sean diferentes de nosotros solamente en los puntos esperados. Así como no tienen que ser humanóides, pueden muy bien tener una percepción de la realidad diferente de la nuestra y actuar de forma aparentemente absurda.

Esto es básicamente lo que llamamos problema de la inconmensurabilidad (inconmensurable: Que no se puede medir o valuar). El fenómeno ovni es absurdo, y por lo tanto indistinguible de los eventuales actos de una civilización extraterrestre con raciocinio un tanto diferente a nosotros. Es por eso que el problema de la inconmensurabilidad es un gran as en la manga de la hipótesis extraterrestre (ETH).

Pero también puede ser un gran joker, puesto que los actos de una civilización extraterrestre con un raciocinio diferente al nuestros no necesitan y hasta tienen que ser indistinguibles del fenómeno ovni. Una civilización no necesita ser ‘conmensurable’, comprensible, para que nosotros la notemos, principalmente porque actos absurdos no equivalen a actos no conclusivos. No entendemos cómo se comunican los delfines o las ballenas; no obstante sabemos que los delfines y las ballenas existen así como su comunicación, o por lo menos su emisión de sonidos, incluso aunque todavía nos parezca absurda, y sea inerte a la comprobación científica. La comparación no es perfecta, pero el punto aquí es muy importante.

Los escépticos de las visitas, pero defensores de la posibilidad de vida extraterrestre, Frank Drake y Carl Sagan, entre muchos otros escépticos famosos, conocen perfectamente bien el problema de la inconmensurabilidad. El SETI (Search for Extra-Terrestrial Inteligence) es específicamente la búsqueda de civilizaciones que están transmitiendo señales de radio inteligibles. No están buscando civilizaciones democráticas, protestantes, con cinco dedos, colectivas, parásitas, pacifistas o musulmanas. La única pista que el SETI busca es una civilización capaz transmitir señales de radio inteligibles. No necesitamos entender los motivos y aspiraciones de esta civilización, no necesitamos entender lo que tal mensaje de radio quiera decir, todo lo que necesitamos es constatar que la señal es artificial -y no es humana. En caso de que alguien esté transmitiendo algo inteligible, no importa con que intención o significado, podremos saber que no estamos solos.

Si una civilización extraterrestre estuviera presente en nuestro planeta de la forma física, temprano o tarde, tal presencia se notará de forma concluyente. A menos que la misma desee lo contrario y sea capaz de actuar de tal manera, siendo que en este caso recaeríamos en las preguntas planteadas en la paradoja de Fermi y de la hipótesis de la preparación del contacto, pues para ocultar sus pistas tal civilización tendrá que entendernos, conocernos mejor de lo que nosotros nos entendemos. Si somos inconmensurables a tal civilización, todavía más algún acto –por absurdo que sea- acabará por dejar evidencias que podrían ser constatadas. Al final de cuentas, los sicópatas siempre dejan evidencias de que existen.

El problema de la inconmensurabilidad es real y muy probablemente existirá cuando establezcamos contacto. Según lo notado, es de hecho un gran as en la manga de la ETH puesto que es realmente concebible pensar que el fenómeno ovni en toda lo bizarro que es puede ser la manifestación de tal inconmensurabilidad, no obstante es importante notar que lo inverso no es verdad: la inconmensurabilidad de una civilización extraterrestre no debe ser manifestada sólo como un fenómeno no conclusivo de forma indefinida. Y son más de 50 años que el fenómeno ovni es no conclusivo a despecho de intensas búsquedas, amateurs o profesionales. Aunque los fenómenos no conclusivos puedan a veces parecer absurdos y lo inverso también ocurra, ‘absurdo’ (o inconmensurable) y ‘no conclusivo’ no son sinónimos.

Podemos especular en seres conscientes multidimensionales, o los transcendentales, para los cuales la inconmensurabilidad sería tanta que todos sus actos en nuestra ‘dimensión’ serían inconmensurables, indistinguibles de la magia, y que permanecerían indefinidamente no conclusivos. En este caso, lo inconmensurable sería siempre no conclusivo, pero estaríamos entrando ya en el reino improductivo de las especulaciones mágicas, que pueden justificar el fenómeno ovni y atribuirlo a seres omnipotentes que puedan también ser llamados gnomos, hadas, brujas, gremlins… o dios. Si seguimos el camino de que el fenómeno ovni es el resultado de algo que nunca será comprensible, podemos comenzar a recitar nuestras oraciones. Habemus Zeta Reticuli.

En caso de abducción ET el mejor remedio es rezarle a San Martín de Porres

Los retablos son pequeñas piezas de madera dorada que se colocan en las iglesias y cuentan una historia de algún favor o milagro recibido. Originalmente eran esculturas, luego se fueron transformando en pequeños cuadros de pintura naif. Su origen se remonta al siglo IX y llegan a América durante la conquista española en la primera mitad del siglo XVI.

Los exvotos están emparentados con los retablos y en ocasiones se les considera una misma cosa. Originalmente eran piezas metálicas con chapa de oro o plata que mostraban manos, brazos, corazones u otras partes del cuerpo que habrían sanado gracias a una intervención divina. Servían para agradecer el milagro. Popularmente eran conocidos precisamente como “milagros”. Con el tiempo se fueron fabricando de aluminio o zinc. Es frecuente encontrarlos al lado de viejas muletas y aparatos ortopédicos, mudos testigos del supuesto milagro.

Posteriormente se transformaron en pequeños cuadros de escenas muy coloridas en las que se relataba la historia del milagro, se agradecía el favor concedido o se pedía alguna ayuda. En esta última forma se apelaba a una especie de magia simpática en la que se pedía la cura del miembro representado en la figurita.

El trabajo era encargado a un “retablero”. Estos eran pintores autodidactos que podían trabajar distintas técnicas y estilos. El cuadro en sí era pintado al óleo y la mayor parte de las veces no tenía ninguna ni guardaba ninguna proporción. Por lo regular se puede ver a Dios, la Virgen o el protagonista rodeados de pequeñas figuras liliputienses que representan a los actores secundarios.

La misma obra muestra la historia entera, pero casi siempre va acompañada de un texto explicativo. La mayoría de ellos son profundamente ingenuos e incluso llegan a rayar en lo chusco. Uno de los ejemplos clásicos es aquel que dice:

“Doy infinitas gracias al señor o a la virgen por habernos librado a mi hija y mí de la epidemia de partos que hubo en la revolución”.

O este otro en el que se respeta la redacción:

San Juditas Tadeo Las Gracias te bengo a dar Por librarme deDifícil

situación. y Poder esconderme a tiempo para que mi compadre no me encon-

trara con su mujer en Su Cama te ofresco este porque el nunca. Se

entero que le Poniamos los cuernos Jurando que no lo vuelvo hacer.

perdoname pero el cuerpo es devil. G. R. Tacubaya. México DF. 28 – mayo 1989

Muchos se han interesado en los exvotos y retablos por su innegable valor histórico, artístico y etnográfico. El poeta mexicano José Juan Tablada tenía una colección de retablos de la que sólo quedan fotografías: http://www.tablada.unam.mx/archivo/fotograf/notas/i133-1-30.html. Hay una extensa bibliografía al respecto: http://www.kam.uiuc.edu/exhibitions/altars/exvotos-biblio.html. El trabajo de recopilación más reciente se publicó en el 2004 en el libro Rue des Miracles, de la editorial Seuil.

En Internet podemos encontrar la página de Maya Prieto sobre exvotos mexicanos http://mx.geocities.com/tintaescarlata/Mexican_Ex-votos.html. Madreselvas tiene un hermoso blog llamado “La gracia de dar las gracias”. http://retableros.blogspot.com/.

Esta tradición se va perdiendo con el paso del tiempo, pero aún quedan algunos pocos retableros, como Alfredo Vilchis Roque, que incluso ha publicado algunos libros con trabajos propios y de su colección.

Relacionado con los temas de este blog nos encontramos con el siguiente retablo pintado por Fermín Luna Zambrano (o Sanbrano) en 1987. Cuenta la historia de Camilo Salinas Cruz, un testigo de élite como dicen los ufólogos. Un día que salía de la cantina La Gaviota se encontró con uno de esos grises extraterrestres (de Marte, para mayores señas) que intentó abducirlo. Salinas comenzó a rezarle a San Martín de Porres y el santo evitó el rapto.

El sr. Camilo Salinas Cruz

agradesce a san martin

de porres por salvarme de

morir cuando me salio un

marciano al salir de la

cantina

sr. Fermin Luna Sanbrano

9 – marzo – 1987

El retablo muestra que San martín de Porres resulta más efectivo que los cascos de aluminio o las gorras antiabducción que se venden en Internet.