Archivo de la categoría: Cultura

Los niños salvajes (27)

OXANA MALAYA

Oxana Malaya nació en 1983 en una granja de la aldea de Novaya Blagoveschenka, en Ucrania. Sus padres eran alcohólicos que constantemente discutían y gritaban. Su madre la golpeaba y ella se orinaba por el terror. Una noche, cuando Oxana tenía tres años, sus padres completamente borrachos la dejaron en el exterior. “Se olvidaron totalmente de mí”, cuenta a los 23 años. Ella se arrastró a un cobertizo en donde guardaban perros.

Pasó el tiempo y nadie se preocupó en buscarla. Es más, parecía que no habían notado su desaparición. Oxana permaneció donde había calor y alimento. Los perros la adoptaron como una más de la jauría y compartían con ella los restos de comida y la carne cruda.

Poco a poco fue perdiendo su humanidad. Olvidó el lenguaje, adoptó la forma de caminar de los perros y aprendió a sobrevivir entre los animales. Al parecer se acercaba a las casas con sus amigos perros para conseguir alimento, pero los humanos ya no eran más de su especie.

Cinco años después un vecino reportó un niño que vivía con los perros callejeros. Cuando la encontraron, en la edad de ocho años, en 1991, Oxana apenas podía hablar y se comportaba exactamente como un perro. Su caso es idéntico a los anteriores: jadeaba, olía la comida antes de comerla, andaba a cuatro patas, enseñaba los dientes al sentirse cercada, ladraba y gruñía. Bebía el agua directamente de las charcas con la lengua. Cuando se mojaba sacudía la cabeza y el cuello para librarse de las gotitas, exactamente como lo hacen los perros. En el 2001 el Discovery Channel emitió un documental sobre Oxana. “La niña perro” vivía en una clínica para discapacitados mentales. Aunque en la clínica la enseñaron a caminar verticalmente, a comer con las manos y a comunicarse como un humano, seguía mostrando su extraño comportamiento canino. Estas características hicieron que tuviera su primera desilusión sentimental. Cuando ella le contó a su novio lo que había ocurrido en su vida y le mostró que todavía era capaz de gimotear, ladrar y correr a cuatro patas, el chico se asustó y nunca más volvió con ella.

Oxana pudo aprender a hablar otra vez porque ella ya tenía cierto discurso infantil antes de que la abandonaran. Los expertos están de acuerdo en que a menos que un niño aprenda hablar a la edad de cinco años, el cerebro pierde su ventana de oportunidad de adquirir un lenguaje, una característica que define a los seres humanos.

Cinco años después del programa de Discovery Channel, la televisora británica Channel Four contrató a la psicóloga británica y experta en niños salvajes, Lyn Fry, para dirigir otro documental sobre Oxana. Deseaban ver si se había integrado a la vida de la comunidad. El documental, Feral Children, de 48 minutos, se centra en Oxana pero presenta otros casos de niños ferales y ahonda sobre la función del lenguaje humano en la construcción de la identidad.

“Esperaba alguien mucho menos humano”, dijo la psicóloga Fry. “Había oído historias de que no era muy cooperativa, que era inepta socialmente, pero ella hizo todo lo que le pedí.


“Su lenguaje es raro. Habla de corrido y llanamente como si fuera una orden. No hay cadencia o ritmo o música en su discurso, ni ninguna inflexión o tono. Pero ella tiene sentido del humor. Le gusta ser el centro de atención, hacer que la gente se ría. Muestra una habilidad que sorprende cuando consideras su pasado.

“Ella me impresionó mucho. Cuando le regalé algunos animales de madera de juguete que habíamos utilizado en pruebas, ella me lo agradeció. Superficialmente, nunca sabrías que ella fue una mujer criada por los perros.

“Como un perro con un hueso, su primer instinto es ocultar cualquier cosa que le dan”.

La cosa más rara es cuán poca atención pone a su mascota. “A veces, lo empuja lejos”, dice la señora Fry. “Esta mucho más orientada a la gente”. Pero es feliz mirando las vacas en la granja insalubre de la clínica de Baraboy, fuera de Odessa. “Era sucio, terriblemente reducido y primitivo” dice Fry, “pero en términos ucranianos, muy deseable”.

Sus cuidadores son buena gente con los mejores intereses, aunque no hay terapia como tal. Oxana está haciendo cosas en las que ella es buena.

Después de una serie de pruebas cognoscitivas, Fry concluyó que Oxana tiene la capacidad mental de un niño de seis años. Puede contar pero no sumar. No puede leer o deletrear su nombre correctamente. Tiene dificultades de aprendizaje, pero no es autista. Ella está orgullosa de su enorme reloj con sus numerosos tonos – pero no puede decir la hora.

Tiene solamente 1.52 metros de altura pero cuando juega con sus amigos, hay un aire palpable de amenaza y de fuerza bruta.

La escena inicial del documental muestra a Oxana a cuatro patas y ladrando. Lisa Plasco, productora ejecutiva, dijo: “La han educado lejos de todos esos aspectos de su pasado. Pero en privado, pienso que ella puede (ladrar). El nivel de sonido se puede haber realzado en la película, pero ella hizo ciertamente esos ruidos”.

En la película, Oxana se ve sin coordinación. Cuando camina, se nota su extraño paso tambaleante, el movimiento de los hombros, el intermitente escudriñar y los dientes deformes. Ella dice que todavía va al bosque cuando está trastornada. Uno se puede preguntar qué voz utiliza cuando va allí: animal o humana.

En el documental, al igual que sus amigos presentes, pero desde la distancia, presenciamos la reunión de Oxana con su padre y su hermana (de la madre no se sabe nada). Plasco informa: “Sabíamos que ella deseaba mucho reunirse con él y eso nos facilitó la escena pero no la orquestamos”.

Fry estaba ansiosa por la manera que la reunión fue conducida: “Pienso que era una buena idea para ellos reunirse pero una manera muy aventurada. Sentía que cualquier cosa podría suceder. Habría podido separarlos permanentemente. Era muy tenso. Allí necesitaba alguien a su lado, tomando su mano”.

Oxana estaba parada frente a su padre y hermanastra, Nina, con la que ella nunca se había reunido. Caminó lentamente hacia ella, sin hablar. Oxana rompe el silencio. “Hola”, dice ella. “He venido”, contesta su padre. “Te agradezco que hayas venido. Quisiera que me vieras ordeñar las vacas”. Nina comienza a sollozar y Oxana la abraza.

Oxana tiene una noción romántica de volver a vivir con su pobre padre, pero es dudoso que eso suceda. Es poco probable que Oxana deje la institución ya que carece de las habilidades para sobrevivir. Según Fry: “Ella no tiene las habilidades sociales o personales. Ella ha tenido novios pero no tiene la capacidad de formar relaciones a largo plazo o de entender el dar y tomar. Es una persona muy vulnerable y esa institución no le ha enseñado a protegerse del exterior”.

Continuará…

Los niños salvajes (26)

JOHN DE LOS MONOS

En una fecha no determinada de 1991, una joven mujer llamada Milly Sebba, al estar juntando leña en la selva, vio un niño pequeño, desnudo, de unos cinco o seis años, en medio de una banda de monos africanos. La mujer dio aviso a los aldeanos y pronto se organizaron para dar alcance al grupo de monos y atrapar al muchacho.

Lograron arrinconarlo en la cima de un árbol. Se dice que los monos presentaron una lucha feroz, protegiendo a uno de sus miembros. El niño, aterrorizado, les lanzó palos. Finalmente lograron atraparlo y lo llevaron a la aldea. Estaba en tales condiciones que, si no lo hubieran atrapado, seguramente hubiera muerto a los pocos días. En la aldea le dieron de comer una sopa caliente que le hizo daño: estuvo enfermo durante tres días. Debido a la diarrea expulsó una solitaria de unos 122 centímetros de largo.

Uno de los aldeanos lo identificó como John Ssebunya, que había desaparecido y al que se le creía muerto, después de que su padre asesinara a su madre en 1988, cuando él tendría unos tres o cuatro años. El padre tenía antecedentes violentos y era alcohólico. Muchos pensaron que el niño había huido de su violento padre, pensando que sería la siguiente víctima. Pero otros supusieron que el padre lo había abandonado en la selva porque lo creyó muerto.

John dice recordar vagamente que un grupo de monos se le acercó con curiosidad. Eran tímidos y precavidos. Poco a poco se fueron acostumbrando al niño y le ofrecieron comida: raíces, frutas, bayas, nueces, papas dulces y kasava. A las dos semanas parecía que lo habían aceptado como miembro periférico de su grupo. John viajaba con ellos en busca de alimento. En su lenguaje entrecortado recuerda: “Subía a un árbol. No dormía muy bien. Cabeza abajo y cola en el aire”.

No está claro qué tipo de monos adoptaron a John. Se habla de monos grises, monos verdes, monos de Vervet (Cercopithecus æthiops); otros dicen que eran monos blancos y negros de Colobus (Colobus guereza). Sólo se sabe que eran cinco monos, dos de ellos más jóvenes.

Pero otros, como el productor y director de la BBC, James Cutler (The Boy who Lived with Monkeys), son más escépticos. Según Cutler los monos suelen robar más comida que la que pueden comer. Son desordenados al comer y dejan caer mucho alimento desde los árboles. John pudo haber tomado este alimento que caía al suelo. Pero a favor de la historia de John está el hecho de que los monos de Brevet son de las pocas especies de mamíferos que viven en grupos sociales y que llegan a aceptar y tolerar individuos de otras especies.

La primatóloga, doctora Debbie Cox, del Uganda Wildlife and Education Centre de Entebbe, tuvo oportunidad de estudiar la interrelación de John con un grupo de Cercopithicus aethiops y declaró que en su experiencia John era capaz de comunicarse con los monos de una manera que ella nunca había visto. Ella estima que para aprender el complejo lenguaje corporal y de sonidos de los monos, John debió haber pasado, como dice, algunos años conviviendo con ellos.

Para ese entonces el padre de John ya había regresado a la aldea. Pertenecía a uno de los bandos en conflicto en la guerra civil que había cobrado muchas vidas en Uganda. El hombre no quiso hacerse cargo del muchacho salvaje. Algunas semanas más tarde lo encontraron muerto, una víctima más de la guerra civil.

John fue enviado al Orfanato Cristiano de Kamuzinda, en Masaka, a 160 kilómetros de Kampala, capital de Uganda. Fue estudiado por expertos, que se convencieron de que era un niño salvaje genuino. El niño tenía muchas heridas, cicatrices, y mucho pelo. Sus rodillas eran casi blancas de caminar sobre ellas. Sus uñas eran muy largas y retorcidas. Cuando dejó el grupo de monos evitaba el contacto visual y se acercaba de lado con las palmas abiertas, a la manera simia clásica. Tenía un extraño paso ladeado y echaba los labios hacia atrás cuando sonería. Saludaba a la gente con un poderoso abrazo, de la manera que los monos se saludan. Sin embargo, aprendió a guiñar los ojos, algo que un mono no puede hacer.

Los directores del orfanato Paul y Molly Wasswa, decidieron adoptarlo. Le enseñaron a hablar y a adoptar las costumbres humanas: comer en un plato y dormir en una cama. Como parte de su terapia y enseñanza religiosa se le enseñó a cantar salmos, descubriéndose que tenía una voz muy fina.

Los Wasswa también dirigen A.F.R.I.C.A. (Association for Relief and Instruction of Children in Africa), y dentro de esta asociación promueven el Pearl of Africa Children’s Choir.

En 1998 Hillary Cook, una dentista de 56 años, de Sheffield, Yorkshire del sur, viajó a Uganda para ofrecer tratamiento dental a una de las etnias más pobres del mundo. Ahí encontró a los Wasswa y escuchó a John. A su regreso a Inglaterra organizó una serie de conciertos en las iglesias de Merseyside, Glasgow, Sheffield, Londres y País de Gales, en un tour de tres semanas.

Los conciertos comenzaron el 6 de octubre de 1999 y los periódicos de Inglaterra los anunciaban así:

“Un muchacho huérfano criado por los monos en la selva africana ha llegado a Gran Bretaña para cantar en un coro de niños”.

Entrevistada, la señora Cook dijo:

“Él no se ve diferente a los otros niños del coro, pero la suya es una historia verdaderamente notable. Si no hubiera sido por la intervención de los monos él ciertamente estaría muerto.

“Él es un muchacho tímido y todavía habla lentamente pero cuando canta tiene la voz más maravillosa”.

Fue todo un éxito y la BBC decidió filmar un documental sobre la vida de John (Living Proof). Los productores del programa y un antropólogo volvieron con John a África y lo llevaron con una banda de monos para ver cómo se comportaba. Se dieron cuenta que él sigue siendo un feroz protector de los monos y todavía parece ser capaz de comunicarse con ellos. El documental fue transmitido el 13 de octubre de 1999, en plena gira de John.

Actualmente John vive en el pueblo de Kabonge, cerca de Bombo, al Norte de Kampala. El caso de John es uno de los que trata Michael Newton en su libro Savage Girls and Wild Boys.

BELLO

En 1996, los cazadores encontraron a un muchacho de cerca de dos años, viviendo con una familia de chimpancés en la selva de Falgore, a 145 kilómetros al sur de Kano en Nigeria. Fue llevado al hogar de niños de Tudun Maliki Torrey en Kano, donde el personal lo llamó Bello. Se pensó que era el hijo de los Fulani, gente nómada que viajaba a través de la región. Inhabilitado mental y físicamente, con una frente deforme, un hombro derecho inclinado y un enorme pecho, sus padres lo abandonaron probablemente debido a sus discapacidades. Tales abandonos de niños lisiados son comunes entre los Fulani, pastores que viajan grandes distancias a través de la región africana del oeste de Sahel. En la mayoría de los casos los niños mueren, pero este niño parece haber sido adoptado por los chimpancés.

“No sabemos exactamente cuánto tiempo habría estado con los chimpancés”, dijo Abba Isa Muhammad, oficial del bienestar casero del niño. “Basados en los rasgos que exhibe, estimamos que lo adoptaron cuando él no tenía más de seis meses y fue cuidado por un chimpancé que oficio de enfermera”.

En abril de 2002, cuando tenía cerca de ocho años, apenas había alcanzado el tamaño y el peso de un niño de cuatro años. Cuando lo llevaron al hogar, caminaba como un chimpancé, moviéndose en sus piernas pero arrastrando los brazos en la tierra. Al principio estaba muy agitado, rompía y lanzaba cosas. En la noche saltaba de cama en cama en el dormitorio, molestando a los otros niños. No podía hablar. En la actualidad está mucho más tranquilo. Aunque todavía salta como chimpancé, golpea constantemente su cabeza con las manos ahuecadas, y no habla pero hace ruidos como los chimpancés. Vive en la casa Tudun Maliki Torrey, en Kano, dirigida por Abba Isa Muhammad.

Continuará…

Los niños salvajes (25)

NIÑOS PUERCOS

Desde la década de 1830 se han reportado casos de niños que han sido amamantados por puercas. Están los casos de los niños encontrados en Salzburgo, Alemania y Overdyke, Holanda. También ya habíamos mencionado al Sergei Mironovich Kirov, miembro del politburó soviético que afirmó haber sido criado por una puerca.

En 1984, la agencia de noticias china de Xinhua divulgó la historia de una niña campesina de la provincia de Liaoning, al Noroeste de China, que había sido amamantada por puercas y dormía en su chiquero por las noches. Wang Xianfeng fue dejada como infante con los cerdos de la familia porque su padre sordomudo y su madre mentalmente retardada eran incapaces de cuidarla y nadie más vivía cerca de ellos. La muchacha vivió exclusivamente de leche de puerca hasta que casi tuvo cinco años. Entonces ella comenzó a comer la comida de los cerdos. Siempre era la primera en el canal cuando se llenaba por las mañanas.

En 1983, los psicólogos descubrieron a Wang, cuando tenía nueve años, con la inteligencia de un niño de tres años. El informe no dijo cuándo o cómo la encontraron.

Los expertos de la Universidad de Ciencias Médicas de China y del Instituto Anshan de Psicometría tomaron a su cargo a la niña, y en 1987 cuando tenía 13 años podía leer 600 caracteres chinos, contar a partir del uno hasta el 100, cantar canciones de niños y hacer ciertos quehaceres domésticos. Los experimentos todavía continúan para “ver si la muchacha puede finalmente alcanzar la inteligencia normal” anunció Xinhua.

NIÑOS CABRA

En 1990 se reportó un niño, de ocho años de edad, criado por cabras en los Andes peruanos. Se le dio el nombre de Daniel, el niño cabra de los Andes. Se supone que sobrevivió alimentándose con la leche de las cabras y comiendo raíces y bayas. Fue investigado por un equipo de la Universidad de Kansas.

Continuará…

Los niños salvajes (24)

NIÑOS MONOS

El caso más antiguo de niño salvaje relacionado con monos es el del niño de Casamance. Fue encontrado en la década de 1930, a ladead de 16 años, en Casamance, Guinea Bissau. Estaba desnudo y su piel estaba quemada por el sol. Podía trepar a los árboles tan fácilmente como los monos. No podía hablar, aunque no era sordo.

Se menciona un “niño mono” de Teherán, Irán, capturado en 1961, pero no tengo datos de él.

El “hombre-mono”, de 26 años de edad aproximadamente, fue bautizado como John por el personal del hospital de Nairobi, donde fue internado el 2 de marzo de 1982. Fue descubierto por labradores de la región boscosa del Valle de Lambwe, en la costa Este del Lago Victoria. Los encargados de atenderlo decían que le gustaba comer carne y huesos, aunque prefería los plátanos, los cuales comía con todo y cáscara.

Cuando fue llevado al hospital tenía un pedazo de tela que, al parecer, había usado como taparrabo.

De acuerdo con un cable proveniente de Nairobi, Kenya, fechado el 7 de mayo de 1982, un “hombre-salvaje”, con hábitos similares a los de los primates, fue atrapado en la floresta del lago Victoria, al Oeste de Kenya, a principios de ese año. La agencia noticiosa de Kenya sugirió que el hombre en cuestión podía ser “mitad primate”, aunque el doctor Paul Maundu, del departamento de Salud del Distrito de la Bahía de Homa, opinó que probablemente se trataba de un retrasado mental que se perdió en el bosque.

Robert, un muchacho perdido en la guerra civil de Uganda en 1982 y educado por los monos Vervet.

En 1982, durante el caos de la guerra civil, dieron por muerto a un muchacho de tres años que había nacido en una aldea a 80 kilómetros de Kampala, en el triángulo de Lucero, Uganda. Tres años más tarde, los soldados vieron un grupo de monos de Vervet. Todos se dieron cuenta de una hembra que protegía un paquete pequeño que resultó ser un niño humano. En el orfanato de Naguru en Kampala lo llamaron Robert. Era sordo y mudo. Se cree que había sobrevivido a base de una dieta de frutas y bayas. Cuando lo atraparon caminaba a gatas, no se podía parar y cuando mucho podía estar en cuclillas. A la edad de ocho años lo habían entrenado para ir al baño y había aprendido a caminar y dormir en una cama. Nunca aprendió a sonreír.

El padre Gabrielli, misionero italiano encargado de un centro hospitalario en Sierra Leona, en la costa occidental de África, encontró en 1983 a una pequeña de seis o siete años “más parecida a los monos que a los seres humanos”.

El psicólogo Mario Cerutti y su esposa Giovanna Binazzi fueron comisionados por Overseas, un centro de ayuda al Tercer Mundo que opera en la ciudad de Modena, Italia, para que llevaran la niña a Europa. Cerutti afirmó, convencido, que la niña desde muy pequeña debió vivir con esos animales: “se comporta de la misma forma que los chimpancés, emite el mimo grito, no tiene estímulos psíquicos, salvo los instintivos, y reacciona igual que los monos”.

La niña caminaba con dificultad en dos pies, pero lo hacía perfectamente a gatas. Comía con voracidad hundiendo su cara en el plato al igual que los animales. Le dieron el nombre de Baby Hospital.

El padre Gabrielli dijo que varios indígenas le avisaron de su existencia y que la pequeña estaba a punto de morir de hambre y cansancio.

Cerutti aclaró que “el misionero que se ocupaba de esta niña salvaje obró según la superstición de los indígenas y del personal que labora en el rudimentario hospital ubicado en la selva; aunque la niña fue bien atendida por dos monjas indias de la congregación de la madre Teresa de Calcuta”.

El máximo experto moderno de niños ferales, Andrew Ward, tuvo oportunidad de estudiar un caso en 1987. Ward es mundialmente conocido por su página FeralChildren.com.

El niño, de 5 años de edad, vagaba con una manada de monos en la provincia de Kwazulu-Natal, Suráfrica. Se dedicaban a robar comida y plátanos a los aldeanos. Fue atrapado después de que los aldeanos se enfrentaron a los monos que lo defendieron. Se le envió a la escuela Ethel Mthiyane para niños discapacitados. Lo llamaron Saturday Mthiyane (en otra parte se le conoce como Saturday Mifune). El nombre proviene porque fue precisamente un sábado el día en que lo encontraron y Mthiyane por el fundador de la escuela, Ethel Mthiyane.

No se pudo adaptar al centro de discapacitados y mordía a sus compañeros. Ethel recuerda: “Era muy violento durante sus primeros días de estancia. Rompía cosas en la cocina, lanzándolas a la ventana. No jugaba con los otros niños. En lugar de eso los golpeaba. Le gustaba la carne cruda. Le gustaba dormir desnudo, sin sábanas y se quitaba la ropa”.

A finales del siglo pasado algunos periodistas del Johannesburg Mail y del Guardian se acordaron de él y quisieron escribir la historia. Encontraron que no había progresado gran cosa: no hablaba, se seguía alimentando de comida cruda y plátanos, pero ya podía caminar erguido.

De John Ssebunya y de Bello nos ocuparemos más adelante.

Continuará…