Archivo de la categoría: Cultura

¿Aviones a reacción precolombinos?

Kentaro Mori

Al final de los años 60 el biólogo Ivan T. Sanderson, conocido más como promotor del Pie grande, llamó la atención sobre algunos dispositivos pre-colombinos de oro de varios siglos de antigüedad producidos por culturas aborígenes primitivas. Según él, serían reproducciones de aviones a reacción, conclusión apoyada por el Dr. Arthur Poyslee, del Aeronautical Institute de Nueva York. Parecería ridículo si los artefactos realmente no se pareciesen tanto a los aviones modernos.

Parecen tener alas y estabilizadores verticales y horizontales, en formato delta adecuado a velocidades supersónicas lo mismo que ranuras que podrían interpretarse como de metal corrugado o de estructuras en viga que apoyaba las piezas. El dispositivo de arriba no es el único de esta clase. Al lado se puede ver otro de estos intrigantes artefactos, que existen en número considerable. En las alas, esta vez lisas, también parecen haber diseños que se podrían interpretar como insignias, similares a las que adornan hoy a nuestros aviones a reacción.

El artefacto mismo se transformó en el logotipo del AAS (Ancient Astronaut Society, algo como Sociedad de Antiguos Astronautas), y la comparación de abajo se ha circulado mucho, principalmente (como no podía dejar de ser) en los libros de Erich von Däniken.

Hace algunos años, los miembros de la sucesora del AAS, el AAS-RA (Archaeology, Astronautics and SETI Research Association) se dieron al trabajo de construir modelos a escala de estos aviones a reacción pre-colombinos. Uno equipado con hélices, y otro completo con un pequeño motor a reacción colocado en el lugar en donde se presume que estaría en los originales.

Sorpresa a los más escépticos: los modelos de Algund Eenboom y de Peter Belting volaron. No llegaron a velocidades supersónicas, pero volaron bien.

La posición del motor a reacción y la entrada de aire puede parecer un tanto extraña y diferente, pero para la felicidad de los que ya están creyendo en los aviones a reacción pre-colombinos, son similares a la disposición de uno de los primeros aviones a reacción modernos, el Heinkel-162 de 1944.

Finalmente, si todo esto parece por demás increíble, y el último recurso de la mente sensata parece ser preguntar si tales dispositivos realmente existen, o son realmente pre-colombinos (¿no podrían ser fraudes contemporáneos como las rocas de Ica o las figuras de Acámbaro?), es necesario decir que los artefactos se pueden también encontrar en el Museo del Oro, en Bogotá Colombia. No son fraudes. Aviones a reacción Pre-colombinos.

¿Será lo mismo?

Éste es uno de los indicios más sólidos y curiosos de tecnología antigua, no obstante una ojeada más cuidadosa puede revelar que hay explicaciones alternativas satisfactorias, y que los artefactos de hecho no deben ser representaciones de aviones a reacción.

Interpretaciones convencionales de las figuras del oro (minúsculas, un trabajo de platería admirable) las dan como insectos, quizás abejas, o pájaros, peces o peces-voladores. ¿Peces-voladores? El hecho es que otra pieza pre-Colombina de oro justamente admirada por su belleza representa un pez-volador.

Los Peces-voladores parecen ser los únicos animales que tienen una cauda vertical con relación al cuerpo, que podría ser interpretada como el ‘estabilizador vertical’ de nuestros supuestos aviones a reacción. También tienen aletas que les sirven de alas para planear por cierta distancia. Tanto su cola como sus aletas tienen ranuras características.

Cualquier persona debe confesar que hay una semejanza entre los peces-voladores y los artefactos que discutimos. La cuestión se convierten entonces en juzgar si los artefactos se asemejan más a un avión a reacción o a un pez-volador.

Algunas características llaman la atención en los artefactos y pueden ser bien entendidas si los encaramos como peces-voladores. Los ‘estabilizadores horizontales’ nunca están junto a los verticales, como es más común en los aviones modernos. Están siempre mucho más cerca de las ‘alas’, como cualquier aeromodelista debe saber, debe perjudicar un tanto su función de estabilización. Curiosamente, es justamente esta la disposición de las aletas y las colas en todas las diversas especies de peces-voladores, en los cuales las aletas traseras no son tanto estabilizadores, sino alas para ayudar en el planeo.

Las ranuras que pueden ser vistas en las alas de los artefactos sin duda se asemejan a las que existen en las aletas de los peces-voladores. Todos los artefactos tienen ojos y boca, con dientes. Finalmente, todos tienen una división clara entre la ‘cabeza’ y el cuerpo. En ellas, muchas veces parecen estar representadas nada menos que las agallas de los peces, y no entradas de aire para un motor a reacción.

Hay también diferencias de los artefactos con los peces-voladores. La principal de ellas es que la cola, o ‘estabilizador vertical’, no se extiende hacia abajo, como las colas de los peces. Sin embargo, esto se puede entender como fruto de la estilización de las figuras.

Todas estas argumentaciones son mucho más fuertes cuando descubrimos que hay todo un espectro de estilizaciones de peces-voladores, yendo del claro pez-volador de oro mostrado más arriba hasta los altamente estilizados confundidos con aviones a reacción. Observe estos otros dispositivos:

Constituyen una especie de acoplamiento entre claras representaciones de peces-voladores hasta las más estilizadas. En ellas podemos ver claramente ojos, boca con dientes, papadas, aletas y colas. Son peces-voladores.

Todavía puede estar intrigado entonces en cómo pudieron volar los modelos a escala de los artefactos, con hélices o motores a reacción. Esto en verdad no debe sorprender tanto, no más que el hecho de que algunos peces consiguen volar. Es evidente que modelos a escala de peces voladores, equipados con propulsión propia, también deben poder volar.

Sin embargo, en esta visión más crítica también es necesario notar que los modelos a escala no son propiamente reproducciones fieles. Las alas de los modelos tienen el perfil adecuado para generar sustentación, mientras que los artefactos de oro pre-colombinos presentan alas chatas. Este perfil adecuado, de hecho esencial para el vuelo, fue inventado simplemente, no siendo representado en los artefactos. Convenientemente también, los ornamentos presentes al frente de las ‘alas’ del artefacto no fueron reproducidos en el modelo, pues debían dificultar, y mucho, el vuelo (sin embargo, note que los ornamentos se asemejan a las protuberancias frontales en las aletas de un pez-volador). En el modelo a reacción, nótese también que un ornamento que debería estar al frente del escape del motor fue retirado (mientras que está presente en el modelo de hélice, y es claro, es bien visible en el artefacto original).

Al final, lo que tenemos es que algunas figuras pre-colombinas de peces-voladores más estilizadas son mostradas, mientras que otras que evidencian mejor su identidad son barridas por debajo de la alfombra. Al mismo tiempo, supuestas reconstrucciones de tales artefactos se hacen, omitiendo convenientemente lo que no es apropiado, e insertando lo que es adecuado e interpretando que son aviones a reacción.

Desdichadamente, una de las evidencias más sólidas de la alta tecnología antigua solo es intrigante mientras se omite mucha información.

Para saber mas:

Museo del Oro – De Colombia, subordinado al Banco de la República. En el sitio podemos ver el pez-volador pre-colombino, entre diversas otras figuras.

Postales del Museo del Oro – Página no-oficial, pero con diversas imágenes excelentes del Museo.

Fliegende Amulette – Mas sobre la ‘reconstrucción’ de Eenboom y Belting (en alemán).

Flugzeuge der Vergangenheit? – Mas sobre los ‘aviones a reacción’ pre-colombinos (en alemán).

Flying Fish – Mas sobre peces-voladores.

Un ovni aterriza en Utrecht

 Ovni sobre Utrecht

Por una vez nadie puede encubrir la verdad – ¡ésta no es ninguna torre de agua, ninguna suciedad en la lente, y ninguna anomalía del clima! ¡Nope, esta vez hemos encontrado algo verdadero, real, un ovni aterrizado sobre un edificio en Utrecht, Países Bajos! Incluso nos las arreglamos para encontrar una foto que fue tomada durante la invasión.

Esta bien, en realidad es una escultura de un ovni. Pero eso cuenta, ¿o no?

http://googlesightseeing.com/2007/03/02/ufo-over-utrecht/

En efecto. Se trata de la obra del artista plástico Marc Ruygrok.

Inaugurada en 1999, la enorme maqueta de un ovni metálico fue colocada sobre el edificio de la oficina central de los ferrocarriles en la ciudad de Utrecht.

Ruygrok, artista holandés nacido en 1953, se especializa en el uso de letras tridimensionales u objetos de manera absurda y humorística en su trabajo.

El ovni de Utrecht se ha convertido en un símbolo de la ciudad.

Los fraudes periodísticos del siglo diecinueve

“¿Has oído hablar del bisonte de la Luna?”

Por Lynda Walsh

Cómo Twain y otros escritores hicieron elegantes bromas contra la ciencia del siglo diecinueve.

Era septiembre de 1880, y el famoso paleontólogo americano Edward Drinker Cope estaba en Arizona, cavando furiosamente por fósiles en una carrera para ser el primero en probar la evolución darvinista. Así que cuando alguien le mostró a Cope una vieja copia del Territorial Enterprise de la ciudad de Virginia, Nevada, reportando el asombroso descubrimiento de un “cocodrilo de la montaña”, él tomó inmediatamente pluma y papel. “Si los informes fuesen ciertos, Cope escribió al Enterprise, ¿sería demasiado pedir que el cráneo, la piel, y los pies, “aunque estuvieran sucios y quebrados”, le fueran enviados por correo rápidamente?

Leyendo esta carta varias semanas más tarde en las oficinas de Territorial Enterprise, Dan De Quille (pseudónimo de William Wright), el autor del informe del cocodrilo, probablemente se rió entre dientes – la historia entera era una fabricación.

Dan De Quille no era el único periodista en inventar noticias de ciencia en el siglo diecinueve, aunque él fue el más prolífico, con por lo menos 13 informes de ciencia falsos en su haber. Entre 1835-1880, escritores famosos incluyendo Mark Twain y Edgar Allan Poe publicaron docenas de bromas en periódicos americanos, muchas de ellas sobre descubrimientos en zoología, paleontología, y medicina.

La tendencia comenzó con el Gran Fraude de la Luna de Richard Adams Locke, la cual era tanto astronómica (en todo el sentido de la palabra) como biológica. Locke reportó que el astrónomo J.F.W. Herschel había reflejado exitosamente la superficie de la Luna con su telescopio nuevo en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Todo esto era verdad, pero Locke embelleció los resultados de Herschel, divulgando que había hombres-murciélago y bisontes-lunares pastando alrededor de los oasis llenos de amapolas. Nueva York estuvo alborotado por semanas mientras que los ciudadanos discutían la verdad de los informes – un rumor persistente en este tiempo fue que un grupo de Bautistas comenzó a colectar dinero para enviar a misioneros a la Luna para salvar a los pobres y sucios hombres-murciélago. Herschel tomó todo con buen humor.

Mark Twain, que trabajó con Dan De Quille en el Enterprise, escribió una broma sobre un Hombre Petrificado que fue reimpresa extensamente en el oeste. Otra broma de De Quille contaba el cuento de un hombre que se calcificó del interior hacia fuera bebiendo demasiada agua dura.

¿Por qué los escritores tales como Poe y Twain engañaron a miles de lectores con historias inventadas de ciencia? A mediados del siglo diecinueve, los científicos tales como Louis Pasteur y Charles Darwin ayudaron a cambiar a los americanos para que aprendieran la verdad sobre su universo – lejos de predicadores, de poetas, y de filósofos, y hacia científicos. Los escritores como Poe y Twain lucharon contra esto que percibían como ataque con tácticas de guerrilla, explotando la confianza sin pensar de los lectores en la ciencia y la fascinación con las historias falsas que leyeron justo como algo verdadero. Una vez que atrapaban a los lectores, los escritores revelaron sus bromas, usando estrategias que iban de las sutiles pistas textuales de Twain a la revelación borracha de Poe de su Fraude del globo en las escaleras del New York Sun seis horas después de que salió de las prensas. ¿Si no sabes bastante sobre ciencia para identificar un informe falso de un verdadero, ellos razonaban, cómo puedes estar tan seguro de que los científicos te están diciendo la verdad?

Al final, estas bromas de los medios no inhibieron perceptiblemente el progreso de la ciencia porque fueron escritas por inadaptados que se propusieron lanzar una crítica social – una crítica de culpabilidad así como una crítica del poder de la ciencia en la cultura americana. Sin embargo, las bromas de los medios del siglo diecinueve son un recordatorio de que todos consumimos noticias de ciencia a través del filtro de nuestros propios valores, creencias, y suposiciones.

http://www.the-scientist.com/news/home/52922/

Nuevo motor de búsqueda de lo paranormal

La herramienta de búsqueda de IBM apunta a los platillos voladores, los fantasmas y los duendes

Por Michael Cooney

IBM desea ayudarte a descubrir si los ovnis son reales. Bien, algo así. Con un aparente aumento de avistamientos de ovnis, Big Blue está haciendo equipo con The Anomalies Network para ofrecer UFO Crawler, un nuevo motor de búsqueda específicamente orientado a la búsqueda de información sobre lo paranormal, lo inexplicado o simplemente lo bizarro. La herramienta de búsqueda emplea el software de búsqueda OmniFind Yahoo! Edition enterprise de IBM y el UFO Crawler debería ayudar a los usuarios exactamente a conseguir y a recopilar información de fuentes relevantes, incluyendo miles de documentos y de archivos recogidos en el extenso archivo de Anomalies Network, así como recursos globales múltiples a través de la Web en temas como por ejemplo los fantasmas, las teorías de la conspiración y los extraterrestres, dicen las compañías en un boletín de prensa.

Previamente, usando un motor de búsqueda convencional de la Web, una búsqueda de un término como área 51, por ejemplo- mostraría miles de resultados inexactos e irrelevantes, dijeron las compañías.

Las compañías esperan aprovechar el interés nacional cada vez mayor en los ovnis y todas las cosas raras. De hecho parece que los avistamientos ovnis están a la alza. Por ejemplo: * En febrero en el aeropuerto O’Hare de Chicago, pilotos, gerentes y mecánicos de la terminal de United Airlines vieron un objeto raro, en forma de disco que voló silenciosamente justo por debajo de la capa densa de nubes. * Esta semana en Inglaterra la gente reportó un objeto raro que flotaba frente a la Luna. * También en febrero se recibieron llamadas en las estaciones de policía y la TV después de que muchos residentes de la región metropolitana de Phoenix observaran una línea de cuatro luces brillantes cerca del horizonte.

Además de lanzar UFOCrawler hoy, The Anomalies Network también está presentando numerosas mejoras del sitio para permitir una mejor colaboración entre usuarios así como mejoras importantes del funcionamiento del sitio. Con 10 años Anomalies Network, se considera la fuente de información alternativa más grande del mundo. También anunció las mejoras del sitio que incluyen nuevos contenidos y características para ayudar a más usuarios a contribuir, colaborar y a compartir información basada en sus intereses. Según un boletín de prensa el sitio ofrecerá una nueva forma de búsqueda y suscripciones RSS así como una cuenta de acceso que permite a los usuarios modificar y ver solamente la información de su interés. El sitio también está experimentando mejoras de funcionamiento importantes incluyendo el despliegue de la plataforma NetliOne para captura global del sitio accionado por Netli, así como más mejoras de la red en su avanzado centro de datos situado en un Web Hosting de Silicon Valley.

http://www.networkworld.com/news/2007/0308-7-ibm-ufo-crawler.html

Corpus Christi (Final)

El jueves santo de 1384 ocurrió un milagro en el pueblo de Seefeld, Innsbruck, en el condado de Tyrol, Austria.

El señor feudal Knight Milser, dueño del castillo de Schlossberg, acudió a la parroquia de San Oswaldo a recibir la comunión. Dada su importancia él no quiso comulgar con las Hostias pequeñas sino con la grande que había consagrado el sacerdote.

Al momento de comulgar la tierra se abrió, el caballero se hundió hasta la mitad del cuerpo y la Hostia comenzó a sangrar y atragantar al señor feudal. Asustado por el milagro, Milser pidió perdón y prometió arrepentirse de todos sus pecados y guardar una vida ejemplar.

Los sucesos se narran en la “Crónica dorada de Hohenschwangau” y la Hostia consagrada se encuentran en exhibición en la Iglesia de San Oswaldo.

En 1452 un soldado de las tropas de Francesco Sforza, saqueó la iglesia de Exiles y se robó la custodia con todo y Hostias consagradas que se encontraban en su interior. El soldado vendió su botín a un mercader que se dirigía a Turín. Cuando el mercader pasó frente a la iglesia de San Silvestre, el burro que cargaba las mercancías tropezó y se cayó esparciendo toda la mercadería.

Los vecinos se dieron cuenta que entre las piezas había una custodia que brillaba intensamente. La custodia se elevó en el aire hasta unos 4 metros. El padre Coccomo vio el milagro y corrió a informarle al obispo. Cuando éste último llegó al lugar, la custodia cayó al suelo dejando a la Sagrada Hostia suspendida rodeada de una aura deslumbrante.

Todos los presentes comenzaron a cantar el himno Resta con noi (quédate con nosotros) y la Hostia comenzó a descender. El obispo levantó el cáliz y la hostia se introdujo en él. Luego todos, en procesión, se dirigieron a la Catedral.

El milagro sucedió el 6 de junio de 1453. Para 1584 la forma comenzó a dar signos de descomposición y la Santa Sede ordenó que el Milagro Eucarístico debía ser Consumido, “para no obligar a Dios a mantener este Milagro Eucarístico sin corromperse por siempre”.

Hay otros casos de Hostias sangrantes pero más o menos todos cuentan historias piadosas de milagros difíciles de creer.

En la puerta de la iglesia de Paray-Le-Moniel, en Francia, se encuentra grabada una lista de todas las Hostias sangrantes que fueron apareciendo desde el siglo VIII hasta finales del XVII: 132 Hostias en total, de entre las cuales había varias sin consagrar. Las más importantes son:

700, Lanciano Italia.

1153, Blaine Francia.

1171, Marzo 28, Ferraro Italia.

1194, Augsburg Alemania.

1200’s comienzos, San Antonio de Padua.

1200’s finales, Santarem Portugal.

1225 – 1247, (entre) Santarem Portugal.

1228, Altari Italia.

1230, Diciembre 30, Florencia Italia.

1239, Daroca España.

1252, Assisi Italia, Santa Clara.

1263, Bolsena y Orvieto Italia. Pedro de Praga.

1273, Offida Italia.

1280, Slavonice Checoslovaquia.

1290, Paris Francia.

1294, Venecia Italia.

1300, Cebrero España.

1300, Aninon España.

1300’s, Cascia Italia.

1317, Viversel Bélgica.

1330, Walldurn Alemania.

1331, Marzo 31, Blanot Francia.

1333, Fiesta de la Ascensión, Bolonia Italia, 12 años de edad Bl. Imelda Lambertini.

1345, Marzo 15, Amsterdam Holanda.

1345, Krakovia Polonia.

1356, Abril 25, Macereta Italia.

1369, Octubre 4, Bruselas Bélgica.

1372, Siena Italia, Sta. Caterina.

1374, Middleburg, Holanda.

1379, Boxtel Holanda.

1384, Jueves Santo, Seefield Austria.

1405, Ittre Belgica, Bois Seigneur Isaac.

1412, Bagno Di Romagna Italia.

1417, Regensburg-Deggendorf-Erding Alemania.

1427, Zaragoza España.

1433, Dijon Francia.

1433, Avignon Francia.

1447, Ettiswill Suiza.

1450’s? Langenwiese área de Polonia-Checoslovaquia.

1453, Turín Italia.

1472, Volterra Italia.

1601, La Viluena España.

1730, Siena Italia

LA BACTERIA PRODIGIOSA

Hay que subrayar que el fenómeno de las Hostias sangrantes también se presenta en Hostias sin consagrar, y no sólo en Hostias sino también en panes, leche, cola, papas y otros alimentos. Una cosa es creer que una Hostia se convierta en el cuerpo de Cristo, ¿pero una papa?

Durante siglos esto fue adjudicado a un castigo divino, pero a principios del siglo XIX, cuando comenzaba a desarrollarse la bioquímica ocurrió un “milagro” similar en el pueblo de Liguara, Padua. En 1819 un campesino encontró que la masa para el pan, que había dejado la noche anterior para reposar sobre la mesa de madera, se hallaba cubierta de “sangre”. Lo mismo ocurría con una “polenta” una clase de pudín italiano de maíz. La noticia se dispersó rápidamente y llegó a oídos del doctor Vincenzo Sette, que observó al microscopio las extrañas manchas. Se dio cuenta que se trataba de seres vivos microscópicos a los que les dio el nombre de Zaogalactina imetropha (de ζάω = “Vivo”; γαλαχτινή = “gelatina”; ημαι = “me colocan sobre”; τροΦή = “alimento”).

En 1843 se dio un caso de “epidemia de manchas de sangre” en el pan producido en las panaderías militares de París. El naturalista alemán Ehrenberg menciona una serie de “milagros” similares en Berlín en 1848. L. Errera las vio en rebanadas de pan en las cuales él cultivaba cierto hongo para estudios fitoquímicos, en 1882.

El estudiante italiano Bartolomeo Bizio demostró que los pigmentos rojizos que a menudo aparecen en alimentos ricos en almidón son producidos por un microorganismo que crece sobre ellos. Ehrenberg (1848) los llamó Monas prodigiosa; Ferdinand Cohn (1872), les dio el nombre de Micrococcus prodigiosus; y finalmente Flügge (1886), los bautizó como Bacillus prodigiosus. Actualmente se les conoce como Serratia marcescens.

Toda esta confusión en cuanto a la forma de este microorganismo se debe, como lo explica Rabenhorst, a que es un microbio muy polimorfo, pues mientras algunos le otorgan forma de bastoncillo, otros le dan la de esfera; de donde ya no serían “bacilos prodigiosos”, sino “micrococos prodigiosos”, como también han sido nombrados.

No pertenecen a las Infusoria, como creía Ehrenberg, sino que es una bacteria corta, redonda, de aproximadamente una milésima de milímetro, que se mueve mediante varios cilios. Se multiplica por simple división y no forma esporas. Sus colonias emiten un olor desagradable de trimetílamina y generalmente producen una materia de color rojo sangre (a veces de color rosa, a veces parda). Cultivos de esta bacteria se pueden observar en gelatina, leche, carne, y otros alimentos y harinas expuestas al calor húmedo, especialmente en las papas hervidas, en el pan, y en las Hostias. La bacteria se desarrolla al abrigo de la luz a una temperatura de alrededor de 20ºC, tomando una coloración púrpura parecida a la de la sangre.

Producen un pigmento rojizo, la prodigiosina, que pertenece a la misma familia química que las porfirinas (responsables del tono rojizo de la sangre o del verdoso de la clorofila), y de otros colorantes naturales como la turacina y la bilirrubina.

Serratia pertenece al grupo de las enterobacterias. Es Gram-negativa y forma colonias que se tiñen en colores que van del amarillo, marrón, púrpura y rojo. Se dispersa en el aire y es capaz de producir “manchas de sangre” en diversas sustancias, incluso en la cola con que se pega el papel tapiz de las casas (incluso se conocen casos de “casas sangrantes”).

Hasta la década de los cincuenta del siglo pasado se creía que S. marcescens era no patógena e incluso se utilizaba en algunas prácticas de laboratorio en las escuelas debido a su coloración rojiza. Pero ahora se sabe que es un bacilo intestinal, relativamente frecuente en las infecciones hospitalarias.

Se sabe de un experimento de la marina de guerra de los Estados Unidos, realizado el 26 y 27 de septiembre de 1950, llamado “Operation Sea-Spray” en el cuál, desde globos, se roció S. marcescens sobre la bahía de San Francisco, California. El 29 de septiembre once pacientes ingresaron al hospital por infecciones muy raras y serias desarrolladas por S. marcescens y uno de estos individuos, Edward J. Nevin, murió.

La bacteria prodigiosa produjo otro tipo de muertes (no sólo por ingesta). Durante muchos años se acusó a los judíos de profanación de Hostias cuando aparecía alguno de estos milagros. Uno de los casos más conocidos y documentados es el de la ciudad de Bruselas, citado en la Enciclopedia Judía.

El fenómeno, obviamente, se daba en otras épocas y religiones. Es posible según un pasaje de Luciano citado por Ferdinand Cohn, que la prohibición pitagoreana de comer frijoles fue debido al hecho de que se había observado una mancha como de sangre en frijoles cocinados que habían sido preservados por cierto tiempo.

La misma tradición judía de las gotas de Tekufah, de colocar un poco de hierro en contacto con cada plato, en cuatro días del año, para prevenir la caída de sangre, pudo también haberse originado en algún caso de bacteria prodigiosa.

S. marcescens no es la única que produce estos fenómenos. Otras bacterias producen manchas rojas similares, Bacillus kiliensis, B. plymouthensis, B. ruber, y Sarcina rubra; y otros organismos como Saccharomyces glutinis, lo hacen en almidón, papas, y pan; Euglena sanguinea, en aguas estancadas.

El biólogo mexicano Juan Manuel Gutiérrez Vázquez, en su libro de 1968 Microorganismos, escribía sobre la bacteria prodigiosa lo siguiente:

“La aparición de manchas de sangre en Hostias conservadas en iglesias obscuras y húmedas dio lugar durante la Edad Media y aún después, a la creencia de que se había operado el milagro mayúsculo que el lector ya imagina. Pero no… vino el siglo XIX con su legión de microbiólogos armados de asas de platino, dorados microscopios y la superchería fue desentrañada, y aun después bautizada por Bizio, en 1819, con el nombre de Serratia marcescens, denominación por la que este ilustre germen hacedor de milagros se conoce hasta nuestros días”.

Donde la iglesia veía un milagro, la ciencia sólo ve una falta de higiene, y en este sentido otro biólogo mexicano, Antonio Lazcano Araujo escribió lo siguiente respecto a la Hostia sangrante de la Colonia del Parque Balbuena, con lo que cerramos este artículo:

“Ni Camargo Melo ni Torija Lavoignet han querido tomar en cuenta que todos los estudios practicados a la Hostia han demostrado que ésta se encuentra invadida por una cantidad tan enorme de hongos y bacterias, que sin duda se requeriría del auxilio de todos los Doctores de la Iglesia para que la Hostia sangrante recobrara la salud y se librara de todos los parásitos”.

REFERENCIAS

Bennett J. W. & Bentley R., Seeing red: The story of prodigiosin, Adv Appl Microbiol, Vol. 47, 2000, Pags. 1-32.

Camargo Melo José, Una Hostia sangrante en México, Distrito Federal, Edición del autor, México, 1979.

Cole A. Leonard, Clouds of Secrecy: The Army’s Germ-Warfare Tests Over Populated Areas, Rowman & Littlefield, Totowa, New Jersey, 1988.

Del Oso Jiménez, Los poderes mágicos, Editorial Universo, Colección Biblioteca Básica de temas ocultos, México, 1983.

Dixon Bernard, Power Unseen: How Microbes Rule the World, Oxford Univ. Press,

Ehrenberg, Fernere Mittheilungen über Monas Prodigiosa, Berichte der Berliner Akademie der Wissenschaften, 1849, Pags. 101.

Ehrenberg, Fortsetzung der Beob. des Sogen. Blutes im Brode als Monas Prodigiosa, Berichte der Berliner Akademie der Wissenschaften, 1848, Pags. 354.

Ehrenberg, Monas (?) Prodigiosa, Berichte der Berliner Akademie der Wissenschaften, 1848, Pags. 349.

Ferdinand Cohn, Blut auf Speisen, Hostien, en Die Mikroskopische Welt, Die Gegenwart, XI. 808.

Ferdinand Cohn, Brief an Ehrenberg über Monas Prodigiosa auf Gekochten Bohnen und das Verbot des Bohnenessens bei den Pythagoräern, Berichte der Berliner Akademie der Wissenschaften, 1850, Pags. 5.

Ferdinand Cohn, Ueber Blutähnliche Färbungen Durch Mikroskopische Organismen, Mittheilungen der Schlesischen Gesellschaft für Vaterländische Cultur, 1850, Pags. 39.

Flügge, Die Mikroorganismen, 2d ed., 1886, Pags. 284.

Hejazi A, Falkiner, Serratia marcescens, J Med Microbiol, Vol. 46, No. 11, FR 1997, Pags. 903-12.

Jacobs Joseph & Errera L., The Myth of Host-Desecration, artículo en Internet, http://www.jewishencyclopedia.com/view.jsp?artid=578&letter=M#1878

Lazcano Araujo Antonio, La bacteria prodigiosa, Fondo de Cultura Económica, SEP Cultura, CREA, Colección Biblioteca joven, México, 1988, Págs. 63-70.

Migula W., System der Bakterien, II. J. L. Er., Jena, 1900, Pags. 845.

Ramírez Patricia, Posible excomunión de quienes explotan la fe del pueblo con una Hostia que dizque sangra, Segunda de Ovaciones, 29 de marzo de 1979.

Regis (editor), The Biology of Doom : America’s Secret Germ Warfare Project, Diane Publishing Company, .

Sánchez Sánchez Jaime, ¿Verdad o mentira? ¿Realidad o fantasía ?… El caso de la Hostia sangrante, Express, México, 1980, Págs. 7-9.

Sánchez Sánchez Jaime, La cuestión final…, Segunda de Ovaciones, México, 1980.

Serratia Marcescens seton implant infection & orbital cellulitis. EyeRounds.org.

Vincenzo Sette, Memoria Storico-Naturale, sull’ Arrossimento Straordinario di Alcune Sostanze Alimentose Osservato Nella Provincia di Padova l’Anno 1819, Venecia, 1824.

www.madredelleucaristia.it/esp/may17sp.htm