Archivo de la categoría: Cultura

Zetetic Scholars en PDF

Ya están disponibles en PDF los primeros 5 números de la mítica Zetetic Scholars, la revista que editaba Marcello Truzzi, luego de salir del CSICOP.

El sociólogo Marcello Truzzi, el verdadero autor de “la carga de la prueba”: “En ciencia la carga de la prueba recae en el que afirma. Y donde las afirmaciones son extraordinarias, la carga de la prueba aumenta proporcionalmente”.

Si no me equivoco fue el primer editor de una revista de corte académico, dedicada a investigar los temas paranormales: The Zetetic. Esta originalmente fue un boletín llamado Explorations. En 1975 se transformó en revista y cambió su nombre a The Zetetic que a partir de 1976 se transformaría en la revista oficial del CSICOP, la cual luego cambiaría de nombre a The Zetetic The Skeptical Inquirer, luego a The Skeptical Inquirer The Zetetic y finalmente The Skeptical Inquirer.

Para ese entonces Truzzi ya había salido del CSICOP y comenzado a publicar su Zetetic Scholars. El consejo de consultores, que aparece en el primer número, es impresionante. Vemos una extraña e irrepetible mezcla de crédulos y escépticos en todas las ramas del mundo paranormal: Milbourne Christopher (mago y escéptico), Persi Diaconis (matemático estadístico y escéptico), Martin Ebon (escritor y editor de temas paranormales), Christopher Evans (mago y escéptico), Martin Gardner (divulgador de la ciencia y escéptico), Michel Gauquelin (astrólogo), Bernard Heuvelmans (criptozoólogo), Ray Hyman (psicólogo escéptico), J. Allen Hynek (ufólogo), David M. Jacobs (ufólogo), Edward J. Moody (tanatólogo y parapsicólogo), Charles T Tart (parapsicólogo) y Ron Westrum (escritor de temas paranormales).

Pero no sólo el cuerpo de consultores es impresionante. Entre los colaboradores, escritores y críticos encontramos nombres muy conocidos en estos asuntos:

UFOLOGOS

Richard Greenwell (era el corresponsal de la APRO en Perú), Rex G Stanford (contactado, aunque su hermano Ray es más conocido), Jerome Clark (escritor y editor de revistas ovni), Lucius Farish (su servicio de recortes de noticias ovni es el mejor que haya conocido), Stanton T Friedman (el “físico nuclear de los ovnis”), Allan Hendry (autor del mejor libro de ovnis que se haya escrito hasta la fecha), John A Keel (ufólogo, criptozoólogo y forteano), Bruce MacCabeee (analista de fotos ovni), Aimé Michel (autor de las ortotenias), James W. Mosley (toda una institución en el mundo de los platillos voladores), P. A. Sturrock (ufólogo con estudios académicos), Roberto Farabone (uno de los editores de la revista de ufología italiana de corte académico UPIAR Research in Progress).

ESCÉPTICOS

Mario Bunge (filósofo escéptico de nacionalidad argentina), Paul Feyerabend (filósofo de la ciencia), James Randi (mago), James Alcock (psicólogo), James E. Oberg (investigador de la NASA), John Rimmer (ufólogo inglés de la corriente psicosociológica), Robert Sheaffer (crítico de la ufología), Susan J. Blackmore (psicóloga).

PARAPSICÓLOGOS

John Beloff (parapsicólogo ingles que propuso el concepto del Objeto Paranormal Permanente), Richard Kammann, Stanley Krippner, D. Scott Rogo, Gertrude Schmeidler, Brian Inglis.

FORTEANOS

Daniel Cohen (escritor y editor), William R. Corliss (editor del Source Book Proyect)

CRIPTOZOÓLOGOS

Jon Beckjord.

OTROS

Ron Westrum, Robert K. G. Temple (divulgador del mito del “Misterio de Sirio”).

Hay más, pero estos son los que conozco.

Al paso del tiempo iran colocando los archivos faltantes, pero por el momento estos 5 números, si son congruentes con la fama que les precede y a la vista de sus colaboradores, prometen ser una larga y agradable lectura.

http://tricksterbook.com/truzzi/ZeteticScholars.html

Las luces de Banni

Luces fantasma que bailan en las praderas de Banni cuando está muy oscuro

D V Maheshwari

Bhuj: Los desiertos de Rann de Kutch, que se funden en las áridas praderas de Banni mantienen muchos misterios inexplicados además de las variadas especies de pájaros. Cubriendo unos de 3.846 kilómetros cuadrados, estas praderas son testigos de un extraño fenómeno de luces en cualquier noche oscura.

Los lugareños las han estado viendo desde tiempos inmemoriales, las llaman Chhir Batti en su lengua Kutchhi-Sindhi: Chhir significa fantasma y Batti, luz.

Jugal Kishor Tiwari, una ornitóloga de la aldea de Moti-Virani, que anteriormente fue empleada como científica y ecologista de BHNS para la Seawater Foundation de los EU, ha visto estas luces extrañas varias veces. “Conocí estas luces durante un estudio de pájaros en Banni en 1990. Estábamos allí para atrapar algunos pájaros para un proyecto de BNHS y fuimos distraídos por estas luces”, dijo Tiwari.

“La luz, que es tan brillante como una lámpara de mercurio, cambia su color a azul y a veces a rojo. Es como una bola de fuego móvil, que alguna vez se para o se mueve tan rápidamente como una flecha. El 5 de noviembre de 2005 mi equipo encontró estas luces en siete lugares. Hemos mostrado este fenómeno a varios expertos incluyendo al famoso ornitólogo americano Hill Clark. Se sorprendió y no tuvo ninguna explicación”, dijo Tiwari. Sin embargo, dijo que no había podido captar este fenómeno en vídeo o en película.

“No, no son fantasmas como cree la gente en esta área. Pueden ser cualquier cosa. Bastante extraño, aunque ésta ha sido una parte de la vida de las praderas de Banni por siglos, nadie ha podido dar una explicación convincente. Mientras no haya explicación sana, la gente asumiría que estas son luces fantasma”, dijo.

Él dijo que estas luces se pueden ver solamente después de las 8 P.M. en noches oscuras y está siempre a 2 pies sobre la tierra a cerca de 8 – a 10 pies en el aire.

Tiwari dijo que las luces no habían dañado a nadie hasta ahora salvo que si alguien las siguiera se podría perder en el camino en las selvas espinosas.

“Es como si las luces jugaran al escondite. Aunque decidieras no seguirlas, ellas pueden asustarte. Es como si la luz te siguiera. Ésta es no sólo mi experiencia sino la de todo el mundo aquí”, dijo.

http://cities.expressindia.com/fullstory.php?newsid=253114

Se puede leer un análisis más completo sobre estos Fuegos fatuos en diversas partes del mundo, en los siguientes enlaces:

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/12/fuegos-fatuos-final/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/12/fuegos-fatuos-6/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/12/fuegos-fatuos-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/12/fuegos-fatuos-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/12/fuegos-fatuos-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/12/fuegos-fatuos-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/12/fuegos-fatuos-primera-parte/

UFO Religion

Ufo Religion. Inside Flying Saucer Cults and Culture

“UFO Religion” es tanto un estudio bien informado del tema como una agradable lectura. Mientras que actualmente hay disponibles varios excelentes estudios sobre la creencia de las visitas extraterrestres, para los que desconocen esta fascinante área UFO Religion es ciertamente el libro para comenzar. Gregory L Reece cubre una amplia gama de material con ligereza y un hábil toque gracioso. No tengo ninguna duda de que su libro se convertirá en un favorito entre los estudiantes. También confío que incluso los que, hasta este punto, no han estado interesadas particularmente en las creencias ovni gozarán del libro cuidadosamente investigado, bien escrito y accesible”.

Christopher Partridge, Centre for Religion and Popular Culture, University of Chester.

“UFO Religion de Greg Reece captura ese sentido de misterio y maravilla que lleva a los ufólogos a emprender su investigación. El libro es un análisis cuidadoso e impresionante de las investigaciones ovni y de los supuestos encuentros con extraterrestres. En un estilo entretenido y legible, Reece dirige al lector a través de un laberinto de posibilidades y establece muchas relaciones intrigantes entre la ciencia y la religión en el camino. UFO Religion es un libro importante para cualquier persona que esté interesada en la idea de que nuestro planeta ha recibido a visitantes extraterrestres: o en lo que Carl Gustav Jung llamó “los cultos de los platillos voladores””.

Susan J Palmer, profesora de estudios religiosos, de la universidad de Dawson, de Montreal, y autora de Aliens Adored: Rael’s UFO Religion.

“En su exploración del complicado y diverso mundo de la cultura ovni, Gregory L Reece comunica una sensación de lo maravilloso en el grado de la imaginación humana y de nuestra capacidad de contar grandes historias duraderas sobre los misterios del mundo y más allá de nosotros. Reece lleva a sus lectores a una fascinante excursión de Alabama a Roswell, New México y de regreso, con muchos desvíos entretenidos a lo largo del camino. Las historias de las abducciones extraterrestres y de los mundos distantes, afirma, son respuestas a las infinitas posibilidades de vida y reflejan lo mejor y lo peor de nuestros miedos y esperanzas del futuro. Él nos recuerda que somos, después de todo, los “niños de la edad del espacio,” así que parece que no podemos decidir si transformamos el mundo o nos escapamos, sentimos esperanza sobre el futuro o terror. Es imposible llegar al final de este libro sin adquirir una comprensión mucho más profunda sobre la obsesión humana con los ovnis”.

Sarah M Pike, profesora de estudios religiosos, de la universidad del Estado de California, Chico, y autora de New Age and Neopagan Religions in America.

Descripción del libro

¿Qué hay en los ovnis para que la gente hable de ellos con una intensidad al parecer religiosa? En este raro acercamiento, con frecuencia misterioso, al mundo de la ufología, Gregory L. Reece viaja profundamente en este mundo extraterrestre en una búsqueda por la verdad detrás de toda la Cienciología, los cropcircles, las caídas de platillos voladores y de las abducciones extraterrestres. Con cuentos de una noche en el desierto de Mojave mirando los cielos en busca de platillos voladores, un viaje a las instalaciones ultra secretas del “área 51” de Nevada y una visita al sitio de la ahora infame caída de Roswell, Reece proporciona un relato anecdótico inteligente y chistoso de su búsqueda por respuestas.

Paperback: 224 pages

Publisher: I. B. Tauris (August 21, 2007)

Language: English

ISBN-10: 1845114515

ISBN-13: 978-1845114510

http://www.ibtauris.com/ibtauris/display.asp?K=9781845114510&cid=ibtauris&sf_01=CAUTHOR&st_02=ufo+religion&sf_02=CTITLE&sf_03=KEYWORD&sf_04=identifier&m=1&dc=1

¿Un fenómeno atmosférico en el origen del cristianismo?

FENÓMENOS DE REFLEXIÓN

Luis Ruiz Noguez

“In Hoc Signo Vinces”

Constantino (312)

Después de la visión de lo que se supone era el crismón X (monograma de Cristo), Constantino I (Cayo Flavio Valerio Aurelio Claudio o Constantino el Grande del 274 al 337) recibió en sueños, pocos días después, la noticia de su próxima victoria. Se dice que vio la leyenda en griego “En Touto Nika” (“In Hoc Signo Vinces”. IHSV. En este signo vencerás) y luego de colocar el crismón en los escudos y estandartes de sus soldados, ganó la batalla de Saxa Rubro, cerca del Puente Silvio que cruza las aguas del Tiber, en el 312. Luego de derrotar a Majencio, su cuñado, atribuyó su éxito a una intervención del dios cristiano.

Cayo Flavio Valerio Aurelio Claudio, Constantino el Grande o Constantino I.

El crismón o la cruz que vio Constantino era muy probablemente un efecto de reflexión de la luz sobre cristales de hielo.

Estos fenómenos luminosos debidos a la reflexión de la luz abarcan un amplio espectro de formas y tamaños.

Pilares de Sol, pilares de Luna y pilares artificiales.

Los pilares son columnas verticales de luz que se extienden por encima y debajo del Sol, la Luna o cualquier otro objeto luminoso cuando estas fuentes de luz se encuentran a baja altura.

Pilar de Sol.

En climas fríos, cuando la atmósfera está en calma los cristales de hielo que se encuentran flotando en el aire tienden a adoptar una posición paralela a la superficie de la Tierra, reflejando hacia el suelo la luz que les llega de los cuerpos luminosos localizados a baja altura. Esto produce haces o pilares verticales de luz blanca que se extienden por encima y por debajo de la fuente de luz. Los movimientos o fluctuaciones debidas a la ligera brisa y que dispersan la luz lateralmente no llegan a tener un efecto importante si la fuente de luz y los cristales se encuentran en la misma dirección. Si el Sol se encuentra lo suficientemente bajo, la columna adoptará una intensa coloración roja.

Pilar de Sol.

Durante la noche aparecen con frecuencia sobre el horizonte unos extraños haces de luz verticales. No los causa ni el Sol ni la Luna sino las luces artificiales de nuestra civilización.

Pilares artificiales.

En ocasiones, cuando el Sol está sobre el horizonte, aparece encima de él un falso Sol, desde el que a veces se eleva al cielo una columna solar.

En las nubes Cirrus se encuentran los cristales menos densamente empaquetados, por lo que éstas producen más fácilmente los Pilares de “Fuego”.

Pilar de Fuego.

Las observaciones en países fríos y las ascensiones en globos meteorológicos han confirmado la estructura laminar de los cristales que producen las columnas, y la naturaleza prismática de los cristales que forman al halo de 22°.

Subsol.

Si el Sol se encuentra lo suficientemente alto y los cristales planos están debidamente orientados, el pilar toma la forma de una mancha alongada totalmente bajo el horizonte. Para ciertas elevaciones, estas manchas dejan de parecerse a los pilares y toman la apariencia de discos luminosos.

El Subsol sólo es visible desde las alturas y se debe al reflejo del Sol en la cara superior de un banco de nubes de cristales y es tan brillante como el Sol mismo. Este fenómeno puede desarrollar sus propios parhelios produciendo formaciones complicadas.

Subsol y Parhelio.

Cuando las caras de los cristales se encuentran totalmente horizontales, las manchas se acortan en su dimensión vertical. Los cristales reflejan el Sol como si se tratara de un espejo plano y sin inclinación. Esto ocurre cuando el Sol está sobre el horizonte y los cristales se encuentran debajo de él. El fenómeno se observa perfectamente desde los aviones o las montañas. Por lo regular su forma es imperfecta ya que la reflexión tiende a formar una elipse vertical. El Subsol se mueve a la par con el avión, girando, acelerando o frenando cuando éste lo hace, de la misma manera en que lo haría un arco iris. Desaparece repentinamente cuando la nube de cristales lo hace. Robert Greenler sospecha que este fenómeno puede explicar algunos reportes de OVNIs.

Subsol.

Círculo Parhélico

Ocasionalmente pasa por el centro del Sol un círculo blanco débil y difuso, paralelo al horizonte y cruzando las posiciones del Parhelia, Antihelio, Parantihelia, etc. Es el Círculo Parhélico, en el que se forman los falsos soles.

Círculo Parhélico con un Falso Sol.

Cuando los cristales planos y los prismas hexagonales se encuentran distribuidos horizontalmente, las caras laterales de los primeros y los extremos de los segundos se encuentran orientados verticalmente formando un espejo vertical. La luz del Sol –colocado a 30° sobre el horizonte- se reflejará en esta capa produciendo un círculo de luz blanca a una elevación constante bajo el horizonte y que pasa a través del Sol.

Subsol.

El Círculo Parhélico podría también corresponder a reflexiones en las bases de los prismas horizontales o mejor aún, de las laminillas adheridas a ellos.

Esta sugerencia de Dobrowolki no parece haber sido considerada con toda la importancia que tiene, porque es la única capaz de explicar la frecuencia de los parhelios (Según Louis Besson se veían en París un día de cada trece, siendo el halo ordinario visible un día de cada tres).

Subsol.

Subparhélia de 22°. Falsos Subsoles.

A veces se puede ver a los lados del Subsol dos objetos luminosos. Son los Subparhélia de 22°. Como hemos dicho, un Subsol lo suficientemente brillante puede crear sus propios falsos Subsoles.

Círculo Subparhélico.

Cuando el Sol se encuentra a altitudes mayores a los 32° puede ocurrir una doble reflexión en las caras de los cristales.

Subsol.

Cuando ocurre esta reflexión el rayo emergente saldrá por la parte superior del cristal con el mismo ángulo que el rayo incidente. Esto produce un Círculo Parhélico reflejado de tal manera que aparecerá por debajo del horizonte. Este es el círculo Subparhélico, visible desde los aviones.

Parhelia de 120°.

Es un efecto relativamente raro. Aparece como una mancha brillante sobre el Círculo Parhélico de 120°. Se debe principalmente a la reflexión total interna de una, o a veces dos, caras adyacentes que forman 120° entre si, y en segundo lugar a la reflexión externa a través de ángulos de 50° o 120°.

En el Punto Antihélico se producen varios efectos lumínicos. El primero de ellos es la formación de una especie de X o cruz en dicho punto. Otro efecto es la concentración de luz (antihelion) y una columna vertical de luz llamada Pilar Antihélico.

Subsol.

El Punto Antihélico es aquel que se encuentra en la posición contraria al Sol en el Círculo Parhélico, es decir, a 180° en el azimut del Sol (180° medidos en un plano horizontal).

El Parhelia de 120° se encuentra a 60° en azimut con el Punto Antihélico. Debido a esta proximidad a veces se le llama Paranthelia.

Arcos Antihélicos.

C. S. Hastings en 1920 y Alfred Wegener (1880 – 1930) en 1926, sugirieron mecanismos similares para explicar el Arco Antihélico. Se debe a la reflexión de los rayos del Sol en los prismas hexagonales. La luz entra por una de las caras laterales del cristal, se refleja en uno de los extremos del mismo y sale por otra cara.

Alfred Wegener.

R. A. R. Tricker ha dado una explicación diferente y C.S. Hastings proporciona otros dos mecanismos.

Subsol.

Antihelio.

En raras ocasiones se ve una mancha brillante y blanca dentro del Círculo Parhélico y opuesta al Sol. Esto es producto de la combinación del Círculo Parhélico y del Arco Antihélico en un punto común.

Franjas Antihélicas.

Los prismas hexagonales contribuyen a la formación del Antihelio cuando dos de sus lados se encuentran orientados verticalmente. Sin embargo, si estos lados están más o menos inclinados la luz se reflejará arriba y abajo, y a izquierda y derecha del Antihelio, apareciendo como arcos cortos que cruzan el Antihelio.

Subsol.

Arcos Antihélicos Oblicuos.

Subsol.

Los arcos oblicuos blancos se ven emerger del Sol (sin cruzarlo), simétricamente sobre la vertical solar y están inclinados cerca de 60°. Estos arcos se unen en una curva continua sobre el Sol y producen Parhelios en su intersección con otros halos, especialmente con el de 22°. Se deben a la reflexión de la luz en agujas de hielo en posiciones particularmente estables –el eje mayor y dos caras completamente horizontales.

Parhelia de 90°.

Se ven entre el Sol y el Antihelio. Se deben a la intersección de este círculo con el halo de 90°.

Haz de luz.

Parhelia de posiciones variables.

Obviamente la intersección del Círculo Parhélico con los halos antisolares de 38° y 44° produce parhelios cuyas distancias al Antihelio son de 38° y 44° respectivamente. Esto, cuando el Sol está sobre el horizonte. La distancia decrece progresivamente con el incremento de la elevación solar.

Haz de luz.

Arcos Parhélicos de 120°.

Haz de luz.

Un arco pequeño y sin color cruza a veces el Círculo Antihélico oblicuamente a cada antihelio de 120°. Estos arcos se deben al extremo horizontal de los cristales que producen el Parhelio de 120°, es decir, los que además de ser horizontales tienen un eje menor paralelo al plano de la vertical solar.

La visión de Constantino.

Halo de Bouger.

Es un ancho anillo suspendido en el cielo, frente al Sol. Es incoloro y se le conoce también como Arco Iris Blanco porque, al igual que el común, surge en la parte del cielo opuesta al Sol.

Mosaico del Crismón.

Cruces.

Citemos, para terminar, las raras apariciones de cruces solares o lunares, consistentes en dos trazos luminosos que se cruzan sobre el Sol o sobre la Luna. Se deben, presumiblemente, a la ocurrencia de un Círculo Parhélico o segmento de él (trazo horizontal) y a un pilar o columna luminosa (trazo vertical). También pueden ser producidos por la intersección de halos de 22° secundarios o a alguna combinación de pilares, círculos parhélicos y halos secundarios.

Cruz formada por un halo de 22°, dos Parhelios y un Arco de Parry.

Existen también los Arcos Subhélicos, los Arcos Subantihélicos o Arcos Antisolares, los Arcos de Kern…

Cruz de un halo de 22° y Falsos soles.

La presencia de estos complicados meteoros luminosos provoca siempre interés y emoción y ha tenido a veces consecuencias históricas como en el caso de Constantino. La cruz que según los relatos vio en el cielo hacia el año 312 de nuestra era, y que motivara su conversión al cristianismo, pudo ser uno de esos fenómenos. Pudo haber sido la cruz que se forma en el punto antihélico o también las cruces que se forman frente del Sol o de la Luna. Cuando los cristales están distantes, la cruz aparece en el cielo lejano, pero cuando los cristales se encuentran cerca, la cruz también lo está, al parecer a pocos metros.

Cruz parhélica con Subsol y Falsos Subsoles.

Otro tanto pudo haber ocurrido con la visión de Ezequiel. Dos halos concéntricos con un arco invertido sobre ellos y atravesados por una cruz con el centro en el Sol, daría la impresión de una rueda.

¿Ocurre lo mismo con algunas de las modernas observaciones de OVNIs?

Cruz parhélica con Subsol y Falsos Subsoles.

REFERENCIAS

Besson Louis, Concerning Haloes of Abnormal Radii, Journal of the Optical Society of America, Vol. 51, 1923, pág. 254.

Dietze Gerhard, Einführung in die Optik der Atmosphaere, Akademische Verlagsgesellschaft, Leipzig, 1957.

Greenler G. Robert, Monte Drinkwine, Mallmann A. James & Blumenthal George, The Origin of Sun Pillars, American Scientist, Vol. 60, 1972, pág. 292.

Greenler G. Robert, Rainbows, Halos, and Glories, Cambridge University Press, Cambridge, 1980.

Hastings C. S., A General Theory of Halos, Monthly Weather Review, Vol. 48, 1920, pág. 322.

Humphreys William Jackson, Physics of the Air, Dover, New York, 1964.

Knight C, & Knight N., Snow Crystals, Scientific American, Vol. 228, 1973, pág. 100.

LaChapelle R. Edward, Field Guide to Snow Crystal, University of Washington Press, Seattle, 1969.

Lynch David & Schwartz Peter, Origin of the Anthelion, Journal of the Optical Society of America, Vol. 69, 1979, pág. 383.

Mallmann A. James & Greenler G. Robert, Origins of Anthelic Arcs, the Anthelic Pillar, and the Anthelion, Journal of the Optical Society of America, Vol. 69, 1979, pág. 1103.

Minnaert Marcel, The Nature of Light and Colour in the Open Air, Dover, New York, 1954.

Tricker R. A. R., A Simple Theory of Certain Helical and Anthelic Halo Arcs: The Long Hexagonal Ice Prism as a Kaleidoscope, Quaterly Journal of the Royal Meteorological Society, Vol. 99, 1973, pág. 649.

Tricker R. A. R., Introduction to Meteorological Optics, American Elsevier, New York, 1970.

Tricker R. A. R., The Kern Arc, Weather, Vol. 26, 1971, pág. 315.

Wegener Alfred, Theorie der Haupthalos, Archiv der Deutschen Seewarte, Vol. 43, No. 2, 1926.

¿Podrá Nessie sobrevivir al Internet?

¿Podrá Nessie sobrevivir al Internet?

La era de la computadora ha alterado para siempre el paisaje de las leyendas urbanas

Por Hicks Tony

En los buenos viejos tiempos, tomaba semanas – o aún meses – oír hablar de un tsunami que dejara una sirena muerta en la tierra.

Ahora tenemos las fotos en el buzón de nuestra computadora en cuestión de horas.

Sí, es completamente un mundo nuevo para las leyendas urbanas.

Antes de que hubiera Internet, o aún papel y lápiz, existían las leyendas y los mitos. Servían como entretenimiento en los campamentos, pasando entre los amigos y las generaciones sin pensar mucho si eran verdad. A veces había una moraleja; a veces eran sólo un buen cuento. Pero siempre había un gran misterio, inexplicable, y diversión y maravilla de contar una vieja historia.

Ahora, en una sociedad instantánea, todo ha cambiado.

Un simple click y se ha ido.

La tecnología moderna puede desacreditar las historias que podían viajar alrededor del mundo de boca en boca por años. Ahora, los platillos voladores se convierten en globos. Bigfoot se convierte en un traje de gorila sobrepuesto. Las sirenas se convierten en colecciones de papel mache de partes de animales.

Ocurre que Internet se está convirtiendo en un conducto que viaja a la velocidad de la luz para cualquier cuento loco que alguien desea componer. La tecnología permite que convirtamos los globos nuevamente en ovnis. Mientras que una leyenda urbana es derrumbada, aparecen varias nuevas.

“La velocidad a la cual estas leyendas son transportadas es ridículamente rápida”, dice April Masini, el autor del Web site AskApril.com, un sitio de consejos e información que trata de todo desde leyendas urbanas a consejos en las relaciones. “Esto significa más leyendas, más a menudo. También significa que las leyendas se desacreditan más fácil y más rápidamente; de hecho, hay incluso Web sites que dicen a la gente qué mitos están circulando y cuáles son verdad o son leyenda”.

Uno de esos sitios es Snopes.com, que funciona básicamente investigando cada leyenda urbana de todos los tiempos, con evidencia y atribuciones comprobables. Por eso sabemos que la “sirena” que supuestamente apareció en la India después del tsunami de diciembre de 2004 era una fabricación de pasta de papel y huesos de animales.

¿Pero realmente, qué diversión es ésa?

Monstruos contra las estrellas de rock.

Las leyendas urbanas generalmente son de dos categorías: “naturales” (asuntos de lo oculto y monstruos de la naturaleza) y las relacionadas con la cultura pop.

Por ejemplo, durante los años 70, la mayoría de los niños conocían las historias de que el Bigfoot estaría esperando si ibas a acampar. Los ovnis estaban siempre cerca del horizonte en la noche, y el monstruo de Loch Ness, o Nessie, como lo apodan cariñosamente, era más probablemente un dinosaurio que un esturión o una anguila. ¿Y quién incluso soñaría con gastar demasiado tiempo alrededor de una alcantarilla de Nueva York, a fin de hacerle frente a un ataque de cocodrilo?

Cuando llegó la cultura pop, todo era sobre historias como que el estómago de Rod Stewart había sido bombeado (si no has oído esta, tendrás que buscarla tú mismo) y mensajes satánicos ocultos en la canción Staiway to Heaven de Led Zeppelin (sin mencionar las historias de cómo la banda incorporó los pescados en su concepto de interacción con sus fans). Una industria se construyó alrededor de los persistentes rumores de que Paul McCartney habían muerto en un accidente automovilístico y había sido substituido por un impostor – sin ninguna duda aparecieron otra vez cuando comenzó a hacer música con Michael Jackson.

Un rumor extraño que estuvo dando vueltas por meses era que el grito en la canción de Ohio Players “Love Rollercoaster” era el de una mujer que fue asesinada en el estudio de grabación. No era verdad, pero eso no paró a los niños de comprar el disco y de asustarse cada vez que lo escuchaban. Lo que era parte de la diversión.

En Snopes.com, el miembro de los Ohio Players Jimmy “Diamond” Williams finalmente ofrece una explicación, que para algunos llevó décadas de fabricación.

“Hay una parte en la canción donde hay una interrupción. Son las guitarras y justo antes del segundo verso es que Billy Beck hace uno de esos gritos inhalando como los que Minnie Riperton hacía para alcanzar sus notas altas o Mariah Carey hace para pasar por encima las octavas”, dice. “El DJ hizo esta grieta y barrió el país. La gente nos preguntaba, “¿Mataron a esa chica en el estudio?” La banda hizo un voto de silencio porque eso hace que vendas más discos“.

Rumores asesinos

Va a ser mucho más difícil usar ahora esa clase de trucos de comercialización, gracias a la capacidad de desacreditación del Internet.

“Como la naturaleza humana lo haría, hay mucho más de mito que de verdad en las leyendas urbanas en el Internet, y los niños son más escépticos hoy en día que antes de que tuvieran tal acceso rápido a los Web site reventadores de mitos y a los Web site de noticias”, dice Masini. “Así que muchos niños advierten y se muestran a la gente como niños y adolescentes que son más escépticos sobre lo que leen en el Internet, haciendo que las leyendas urbanas sean menos probable de tener éxito”.

Ya sea que tengan o no éxito, están allí afuera, en manadas. Incluso no tenemos que buscar. Gracias al E-mail, la gente nos está enviando fotos de supuestos cerdos gigantes llamados “Hogzilla” y una supuesta serpiente que estalló mientras intentaba comer un cocodrilo.

“Una leyenda urbana que ahora puede estar rondando en una secundaria rondará en miles de secundarias por todas partes del país y del mundo”, dice Masini. “Los Boomers están conectados al Internet, y están consiguiendo los mismos mails que sus nietos y sus hijos. Los parientes y los amigos de diversas edades y culturas permanecen en contacto y dispersan estas leyendas y rumores de mitos de leyenda diariamente – y a veces más que a diario”.

¿Cuántos de nosotros, a la semana del 11 de septiembre, vimos la foto de lo que pretendía ser una cara demoníaca en el humo de una de las torres? ¿Cuántos de nosotros vimos recientemente lo que se supone era una filmación de alta calidad del monstruo de Loch Ness?

Vida, del cielo

Lo mismo que la erupción de avistamientos ovni de este año, incluyendo una foto de Stratford, Inglaterra, a finales de julio, mostrando a la gente en la calle que mira una misteriosa formación de cinco luces volando. Incluso antes de que llegue el siguiente ciclo de noticias, la gente está subiendo fotos y está contando historias – algunas de las cuales se unen indudablemente al canon de leyendas urbanas perdurables.

“Las leyendas urbanas en el Internet prevalecen y crecen debido al fácil acceso para casi cualquier persona, y la propensión de la gente a pasar mensajes”, dice Dave Lakhani, experto en cuentos persuasivos y autor de “Persuasion: The Art of Getting What You Want”. También, es muy fácil instalar los Web site de apoyo que hacen que la historia parezcan ser verdaderas. El contar historias persuasivas es un arte que se utiliza en publicidad, comercialización, ventas y propaganda – a menudo relacionado con o cercano a las leyendas urbanas. “Y cuando es utilizado con eficacia, virtualmente cualquier persona puede crear una historia que tenga las piernas para correr a través del Internet”.

Para ilustrar el punto de Lakhani, no busque más allá de Roswell, New México, que acaba de celebrar su 60 aniversario de la legendaria caída de lo que todavía muchos creen era una nave espacial extraterrestre. Más de 50,000 visitantes llegaron el mes pasado para el festival de ovnis de Roswell. “Expertos” dieron conferencias o autografiaron sus libros. La gente pagó por viajes al supuesto sitio de la caída, mientras que los vendedores vendieron tazas de café extraterrestres. Una leyenda urbana es el producto de exportación no 1 de Roswell.

Incluso el Internet no puede matar eso.

http://www.contracostatimes.com/living/ci_6663827?nclick_check=1