Archivos de la categoría Divulgación científica

Pregunte a los cerebros: ¿Qué es la parálisis del sueño?

Pregunte a los cerebros: ¿Qué es la parálisis del sueño?

También: ¿Por qué a veces nos despertamos con explosiones en nuestras cabezas

Por Randolph W. Evans, Christopher French

1 de diciembre de 2008

¿Por qué a veces me despierto en medio de la noche por las explosiones que salen en mi cabeza?

-Jade Peifer, Cypress, Florida.

Randolph W. Evans, profesor de neurología en el Baylor College of Medicine, responde:

PUEDE haber varias razones por las que está experimentando estas explosiones estallando en su cabeza. Tal vez usted está en el amor, como sugieren las letras de Atreyu “When Two Are One”:

¡Explosión!

Explosiones en mi cabeza

Que simplemente no van a salir.

Un tren se ha estrellado contra la

pared alrededor de mi corazón

Alternativamente (y más probable), usted tiene un trastorno de sueño poco común, que en 1988 el neurólogo británico John Pearce llamó “síndrome de cabeza explosiva”.

Durante un episodio, una persona siente una fuerte explosión procedente de dentro de su propia cabeza, a menudo descrita como una explosión, un rugido o las olas rompiendo contra las rocas. Las erupciones generalmente ocurren mientras las personas se están quedando dormidas y con menos frecuencia cuando se están despertando. Las explosiones varían en frecuencia y ocurren con mayor frecuencia en personas sanas mayores de 50 años. En 10 por ciento de los casos, la gente percibe un destello de luz y aproximadamente el 5 por ciento de los pacientes reportan la sensación de que han dejado de respirar y deben hacer un esfuerzo deliberado para respira de nuevo. Las víctimas pueden tener miedo o ansiedad después de un ataque.

Aunque la causa del síndrome es desconocida, algunos médicos especulan que se produce cuando la formación reticular del tronco encefálico, un importante regulador del sueño y la vigilia, falla en apagar en el momento adecuado. Esta zona, que está contigua a la médula espinal, puede funcionar temporalmente mal y causar alucinaciones, pero nadie sabe exactamente por qué los síntomas se manifiestan como golpes o rugidos. Aunque ruidoso, el ruido no es típicamente doloroso o peligroso, y no es generalmente indicativo de cualquier otro desorden neurológico. El estrés o agotamiento puede desencadenar episodios, que por lo general se detienen por sí solos con el tiempo y con la seguridad de que el fenómeno, aunque extraño, es benigno.

¿Qué es la parálisis del sueño, y es rara?

-Mark Fischetti, Lenox, Massachusetts, editor de Scientific American Earth 3.0

El psicólogo Christopher French de Goldsmiths College en Londres explica:

ATAQUES POR demonios, visitas fantasmales y secuestros alienígenas: algunas personas están seguras de haber experimentado tales eventos paranormales. En realidad, muchas de estas víctimas probablemente tuvieron un episodio de parálisis del sueño.

La parálisis del sueño, una incapacidad momentánea para mover los miembros, el tronco y la cabeza a pesar de estar plenamente consciente, puede ocurrir cuando alguien está a la deriva o, más raramente, se despierta. Durante el sueño de movimiento rápido de los ojos (REM), los músculos del cuerpo están paralizados, presumiblemente para evitar que el soñador actúe físicamente en el sueño. Los investigadores no están seguros de por qué esta parálisis normal ocurre durante la conciencia de las víctimas de la parálisis del sueño, pero los estudios psicofisiológicos han confirmado que los ataques son particularmente probable que ocurran si la persona entra en el sueño REM rápidamente después de golpear la almohada, cortocircuitando el sueño no-REM que suele ocurrir primero.

Otros factores que hacen que la parálisis del sueño tenga más probabilidades de ocurrir incluyen la deriva, mientras está acostado de espalda, sentirse estresado o experimentar una interrupción en los patrones normales de sueño, como el trabajo por turnos, el desfase horario, la cafeína o el alcohol.

Aunque la parálisis del sueño es un síntoma de narcolepsia, también es común en personas sanas. Las encuestas de diferentes países muestran una amplia gama de estimaciones: del 20 al 60 por ciento de la población adulta normal ha experimentado parálisis del sueño por lo menos una vez. Alrededor del 5 por ciento de la población ha experimentado uno o más de otros síntomas perturbadores asociados con el trastorno. Los efectos más comunes incluyen alucinaciones visuales, como sombras y luz o una figura humana o animal en la habitación, y alucinaciones auditivas, como oír voces o pasos. Una persona a menudo también siente presión sobre su pecho y tiene dificultad para respirar.

La razón por la que la parálisis del sueño puede explicar los cuentos de fantasmas y extraterrestres es el fuerte sentido de una presencia, por lo general perjudicial, que las víctimas suelen sentir durante un ataque. También reportan sensaciones kinestésicas inusuales, tales como sentimientos de ser arrastrados fuera de la cama, vibrando, volando o cayendo. Estos episodios a veces pueden llevar a experiencias completas de fuera del cuerpo. La parálisis del sueño puede ser aterradora, pero nunca es peligrosa, y afortunadamente, los episodios suelen durar sólo unos segundos.

https://www.scientificamerican.com/article/ask-the-brains-sleep-paralysis/

Libros anotados

LIBROS ANOTADOS

6.4.17

Antony Milne. UFO Critters: UFOs, Science and Extraterrestrials Empiricus Books, 2016.

Argumenta que algunos ovnis podrían ser criaturas vivientes, tal vez hechas de plasma, en lugar de dispositivos mecánicos. Gran parte de este argumento se deriva de la obra de Trevor James Constable, aunque otros como Ivan T Sanderson han propuesto ideas similares. Como es habitual en tales libros, el autor divaga en cuestiones laterales irrelevantes y adopta un tono de contrarianismo general que bordea con el malhumor.


SpookyActionAtADistanceGeorge Musser. Spooky Action at a Distance: The Phenomenon that Reimagines Space and Time, and What It Means for Black Holes, The Big Bang and Theories Of Everything. Scientific American, 2016.

Un examen de enmarañamiento cuántico y no-localidad y cómo desafía nuestras nociones de espacio y tiempo. Musser traza el desarrollo del tema y las muchas controversias que plantea. Es interesante ver que en el nivel más alto la física empieza a parecer política, con investigadores con puntos de vista diferentes hablando más allá o más que en una conversación genuina. El libro evita matemáticas y fórmulas, pero esto no es una lectura ligera, ya que trata con conceptos muy desafiantes en el borde de la inteligibilidad, incluso para los expertos, y tal vez sugiere que los seres humanos nunca podrán entender el mundo natural unitario en su nivel más profundo.


OnWildmanTrackingBigfootThroughHistoryMichael J Murphy. On Wildman: Tracking Bigfoot Through History. Camonica Books, 2016.

Un pensamiento que provoca el análisis del mito omnipresente del Wildman, considerado como una criatura liminar entre la civilización humana y la naturaleza salvaje. Murphy utiliza el estructuralismo de Levi-Strauss y la idea de Jung del arquetipo. En muchos sentidos esto se hace eco de los temas que especuló aquí:

http://magoniamagazine.blogspot.co.uk/2013/11/taken-to-limits-part-1.html

http://magoniamagazine.blogspot.co.uk/2013/11/taken-to-limits-part-2.html

Murphy describe el papel del Wildman en las culturas pre-modernas, con amplia cobertura del papel de Enkidu en la Épica de Gilgamesh y de Grendel en Beowulf, así como tratamientos del papel del Wildman en la Grecia clásica, Renacimiento. El folleto es bastante menos convincente cuando Murphy sostiene que estas historias se basan en criaturas biológicas reales, que de alguna manera han sobrevivido hasta los días modernos, pero para las cuales no hay evidencia biológica alguna. Lo más probable es que las bases “fácticas” de tales historias sean las historias de los viajeros sobre los grandes simios y las actividades de los seres humanos ordinarios que huyeron o se exiliaron al desierto como proscritos y marginados. Sin embargo, el “verdadero” Wildman es un producto de la imaginación humana.


RealityIsNotWhatItSeemsCarlo Rovelli. Reality Is Not What We Think It Is: The Journey to Quantum Gravity. Allen Lane, 2016.

Rovelli describe el bucle de la gravedad cuántica. Una posible teoría que unifica la relatividad y la mecánica cuántica, que elimina el infinito, muchos mundos, el multiverso y el espacio. Hay matemáticas avanzadas en las notas de pie de página, pero no en el texto, que sin embargo no es para los débiles. No se va en cómo esto explicará la no-localidad (ver Musser arriba).


WouldYouBelieveItKaren Stollznow (ed) Would You Believe It: Mysterious Tales from The People You Would Least Expect. The Editor, 2017

Una selección de experiencias paranormales ostensibles contadas por varios escépticos autoproclamados, incluyendo cuentos de fantasmas, experiencias fuera del cuerpo, coincidencias misteriosas, intuiciones, avistamientos de ovnis, tiempo perdido, encuentros con Bigfoot y rareza en general. La mayoría de los colaboradores aportan “explicaciones racionales”, pero otros parecen genuinamente desconcertados por sus experiencias. Los contribuyentes son principalmente estadounidenses, pero hay contribuciones de Susan Blackmore (la historia de la OBE contada por enésima vez), Chris French y Hayley Stevens del Reino Unido.


David Weatherley and Russ Allsion. Haunted Toys. Leprechaun Productions, 2017.

Si usted no cree que su hijo tiene suficientes problemas con Internet, teléfonos celulares y medios de comunicación social que traen influencias desagradables en su casa, este libro introduce la preocupación de que la muñeca o juguete de su hijo puede estar encantada por un dueño anterior o le trae mala suerte. Tal vez sea un alivio que este ya delgado libro tuviera que ser rellenado con relatos de rituales juveniles fantasmagóricos y que los verdaderos “juguetes embrujados”, principalmente muñecas, vienen con historias, con el objetivo de hacerlas más vendibles, o de los acostumbrados auto proclamados psíquicos, médiums e investigadores paranormales.


Todas las notas de Peter Rogerson

http://pelicanist.blogspot.mx/2017/04/books-noted.html

¿Está el cerebro cableado para la religión?

¿Está el cerebro cableado para la religión?

Por Molly Edmonds

brain-religion-1La conversión de San Pablo al cristianismo en el camino de Damasco. Imágenes Time & Life Pictures/Stringer/Getty Images

Comenzó como un día ordinario para Pablo en el año 36 dC. Él quería asesinar a los discípulos de un hombre que decía ser el Mesías, y estaba en camino a Damasco para hacerlo. Entonces, en el camino a Damasco, una luz destelló alrededor de Pablo. Cayó al suelo y oyó una voz que decía ser Jesucristo. La voz le dijo que continuara hacia la ciudad, una tarea que probablemente no hizo más fácil por la ceguera que Paul experimentaba cuando se levantó. Pablo permaneció ciego durante tres días, hasta que un discípulo llamado Ananías le impuso las manos. La vista de Pablo fue restaurada, y de inmediato fue bautizado. Después de su experiencia, Pablo se convirtió en un poderoso predicador para Jesús; Hoy, es mejor conocido como San Pablo.

La historia de Pablo es interesante no sólo para los eruditos bíblicos, sino para los neuro-científicos también. Algunos científicos afirman que el relato de esta conversión, que se encuentra en el libro de Hechos, contiene suficiente evidencia para diagnosticar a Pablo con epilepsia del lóbulo temporal. El destello de la luz, las voces y la caída al suelo son la evidencia de una convulsión, según estos neurocientíficos, con la ceguera como resultado del estado postictal que sigue a una convulsión [fuente: Brorson, Brewer]. Mientras que la mayoría de los médicos están de acuerdo en que es imposible diagnosticar la epilepsia definitivamente en alguien que vivió hace tanto tiempo, Pablo se uniría a algunas otras figuras religiosas con fama de tener trastornos cerebrales, entre ellos Moisés y Santa Teresa de Ávila [fuentes: BBC, Begley].

Sin embargo el vínculo entre la epilepsia y el Señor no termina con esa lista. En un estudio, los investigadores examinaron cómo ciertas palabras afectaron a aquellos con epilepsia en comparación con los que no tenían la enfermedad. Las palabras se dividieron en tres grupos: palabras neutras, como “mesa”, palabras eróticas, como “sexo”, y palabras religiosas, como “Dios”. En aquellos sin epilepsia, las palabras eróticas produjeron el mayor cambio en la química del cuerpo, pero en las personas con epilepsia, las palabras religiosas crearon el mayor efecto emocional. Las palabras sexuales tuvieron una respuesta mucho menor [fuente: BBC]. Al igual que la historia de Pablo, este estudio parecía sugerir que el lóbulo temporal tiene algo que ver con los sentimientos religiosos.

Estos ejemplos representan la intersección de la ciencia y la religión, un campo actualmente conocido como neuroteología. El objetivo de la neuroteología es determinar lo que está sucediendo en el cerebro durante una experiencia religiosa. Obviamente, el campo puede ser un poco polémico; Aquellos con creencias profundamente espirituales acerca de la conexión entre una persona y su creador no están emocionados por reducir la religión a algo que ocurre en el cerebro. Pero el trabajo de los científicos parece demostrar que hay alguna conexión con nuestros asuntos grises y nuestros asuntos de oración. Entonces, ¿es nirvana todo en nuestro vasito? ¿Estamos simplemente respondiendo a los disparos del cerebro cuando nos arrastramos fuera de la cama el domingo por la mañana?

El cerebro durante las experiencias religiosas

brain-religion-2Monjes meditando. Andrea Pistolesi/The Image Bank/Getty Images

Debido al trabajo que conecta la epilepsia del lóbulo temporal y las experiencias espirituales, los científicos creían previamente que el lóbulo temporal era la única parte del cerebro implicada en los sentimientos religiosos. Sin embargo recientes estudios de imagen, , han demostrado que muchas partes del cerebro se activan durante una experiencia religiosa.

En la vanguardia de estos estudios de imagen está Andrew Newberg, un médico de la Universidad de Pensilvania. Newberg utilizó la tomografía computarizada de emisión de fotones individuales, o SPECT, para tomar imágenes del cerebro durante la actividad religiosa. SPECT proporciona una imagen del flujo sanguíneo en el cerebro en un momento dado, por lo que más flujo sanguíneo indica más actividad.

Uno de los estudios de Newberg examinó los cerebros de los monjes budistas tibetanos mientras meditaban. Los monjes le indicaron a Newberg que comenzaban a entrar en un estado de meditación tirando de un trozo de cuerda. En ese momento, Newberg inyectó colorante radioactivo a través de una línea intravenosa e imágenes del cerebro. Newberg encontró una mayor actividad en el lóbulo frontal, que se ocupa de la concentración; los monjes obviamente se estaban concentrando en la actividad [fuente: Vedantam].

Pero Newberg también encontró una inmensa disminución de actividad en el lóbulo parietal. El lóbulo parietal, entre otras cosas, orienta a una persona en un espacio tridimensional. Este lóbulo le ayuda a mirar alrededor para determinar que está a 15 pies (4.6 metros) de distancia de un baño, a 6 pies (1.8 metros) de distancia de una puerta y así sucesivamente. Newberg plantea la hipótesis de que la disminución de la actividad en los cerebros de los monjes meditando indica que pierden su capacidad de diferenciar donde termina y comienza otra cosa [fuente: Paulson]. En otras palabras, se convierten en uno con el universo, un estado a menudo descrito en un momento de trascendencia.

Y parece importar poco a quién o a qué se dirige esa actividad religiosa, pues Newberg encontró actividad cerebral similar en los cerebros de las monjas orantes. Aunque las monjas oraban a Dios, en vez de meditar como los monjes, mostraban una mayor actividad en el lóbulo frontal cuando empezaron a concentrar sus mentes. También hubo una disminución de la actividad en el lóbulo parietal, lo que parece indicar que las monjas perdieron su sentido del yo en relación con el mundo real y fueron capaces de lograr la comunión con Dios [fuente: Paulson].

Hubo, sin embargo, ligeras diferencias en la actividad cerebral de un grupo religioso: los cristianos pentecostales que hablan en lenguas. Los pentecostales experimentaron una disminución en la actividad del lóbulo frontal; En vez de centrar su atención en las monjas y monjes, prestaban menos atención a la tarea [fuente: Carey]. Aunque hablaban en lenguas, el centro de lenguaje del cerebro no estaba activado [fuente: Paulson]. Esta actividad cerebral es bastante consistente con las descripciones de lo que es hablar en lenguas – usted pierde el control de sí mismo como persona, y Dios habla a través de usted.

Aunque el trabajo de Newberg ha sido apoyado por otros científicos que realizan estudios de imágenes, algunos tienen un problema con la base del experimento. Los críticos de la obra de Newberg argumentan que no se puede reducir todos los comportamientos religiosos a sólo meditar o orar [fuente: PBS]. La religión abarca más que eso. ¿Qué, por ejemplo, podría suceder en el cerebro de alguien que hace trabajo de caridad para los pobres? ¿Qué sucede cuando alguien hace una elección moral basada en su sistema de creencias? El trabajo de Newberg hasta ahora se centra en experiencias individuales, privadas, en oposición a las relaciones y experiencias que ocurren entre otras personas [fuente: Peters].

¬¬ Otros están más preocupados por las implicaciones del estudio. Si la religión es sólo una activación de ciertas partes del cerebro, ¿significa eso que Dios o cualquier poder superior está justo en nuestras cabezas? Eso no es necesariamente lo que los científicos están tratando de probar o refutar. Después de todo, si estamos llamados a creer en Dios, entonces no es un salto lejano creer que Dios es el que conectó a los humanos de esa manera. Pero si tenemos esta estructura, ¿hay alguna manera de jugar con ella para que podamos tener experiencias místicas todo el tiempo? ¿Y hay algún beneficio para esta estructura cerebral en primer lugar?

¿Necesitamos el Casco de Dios?

brain-religion-3No es ese tipo de Casco de Dios. George Burns en la película “Oh, Dios, Libro II”. Warner Bros./Getty Images

A medida que aprendemos más acerca de lo que ocurre en el cerebro durante una experiencia religiosa, ¿es posible que podamos crearlas nosotros mismos? ¿Podemos dar la vuelta y ver el rostro de Dios? ¿No más meditación, oración o ayuno? Un científico llamado Michael Persinger cree que es posible. Persinger ha ganado la atención por su trabajo con el “casco de Dios”, un casco llamado así porque puede inducir a una persona a sentir la presencia de Dios. El Casco de Dios incluye electrodos que Persinger usa para alterar el campo electromagnético en los lóbulos temporales. Persinger afirma que puede crear una experiencia religiosa para cualquiera interrumpiendo el cerebro con pulsos eléctricos regulares. Esto hará que el lóbulo temporal izquierdo explique la actividad en el lado derecho del cerebro como una presencia detectada. La presencia detectada podría ser cualquier cosa de Dios a los demonios, y cuando no se dice lo que el experimento implica, alrededor del 80 por ciento de los portadores del casco de Dios informaron haber detectado algo cercano.

¿Funcionará para todos? Richard Dawkins, famoso por sus críticas a la religión, sólo reportó un ligero mareo y temblor en las piernas después de algún tiempo en el Casco de Dios [fuente: Horgan]. Persinger dice que algunas personas pueden estar más predispuestas genéticamente a sentir a Dios o a otro poder más alto, y tal vez no necesiten un Casco de Dios para hacerlo [fuente: Hitt]. Según Persinger, los campos electromagnéticos naturales también pueden causar experiencias religiosas, particularmente en aquellos con esta predisposición a sentir a Dios. Por ejemplo, cuando Joseph Smith, fundador de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, recibió la visita del ángel Moroni, y cuando Charles Taze Russell formó a los Testigos de Jehová [fuente: Hitt].

Pero ¿hay alguna ventaja de ser genéticamente abierto a Dios? Los científicos están tratando de discernir si hay una razón evolutiva de por qué nuestros cerebros son tan receptivos a las experiencias religiosas. La religión podría ser un efecto secundario de un cerebro en desarrollo; Nuestros cerebros necesitaban maneras de explicar el mundo que nos rodeaba, por lo que pueden haber creado un sistema de creencias que podría servir como una especie de lugar predeterminado a su vez en el caso de las preguntas. La religión podría servir a ese propósito al hombre primitivo, con sus historias algo sobrenaturales para explicar la causa y el efecto. Pero ahora, la religión es un rasgo costoso de llevar adelante; implica tiempo y sacrificio, como el ayuno. Y ahora, hay métodos científicos para explicar el mundo. ¿No debería haber muerto la religión ahora?

Los ateos pueden, por supuesto, decir que sí, pero como señala un antropólogo, incluso algunos ateos cruzan los dedos cuando un avión experimenta turbulencia. Esto puede indicar que nuestro cerebro siempre buscará algún tipo de esperanza trascendental o de protección sobrenatural, aunque no se llame Dios [fuente: Henig]. Y algunos biólogos evolucionistas argumentan que hay importantes beneficios individuales y colectivos para una mente conectada a la religión [fuente: The Economist]. Individualmente, las personas que creen que alguien más grande que ellos mismos los están observando pueden tomar mejores decisiones en términos de su aptitud evolutiva; Pueden ser menos propensos a beber o participar en otros comportamientos peligrosos si sienten algo o alguien más alto que ellos pueden desaprobar. Pero el verdadero beneficio puede llegar a una faceta del darwinismo que ya no recibe mucha atención: la supervivencia de grupos enteros.

Un estudio evaluó el éxito de varias comunas en América del siglo XIX. Las comunas con una ideología secular eran cuatro veces más propensas a disolverse en cualquier año [fuente: The Economist]. Pero en las comunas religiosas, como los kibutzim modernos en Israel, los sujetos a las reglas religiosas más fuertes han demostrado ser los más altruistas y cooperativos del grupo. En las pruebas que examinan la generosidad de un individuo cuando todo el grupo está en juego, los que viven en este tipo de comunidades de fe son más propensos a reunir recursos, lo cual promueve la supervivencia del colectivo. La religión en ese sentido es una forma de que las personas trabajen juntas, tengan un interés en la supervivencia de todo un grupo debido a creencias compartidas.

Artículos relacionados

How Your Brain Works

­Brain Pictures

Brain Quiz

MRI Quiz

How Epilepsy Works

Top 5 Unsolved Brain Mysteries

Can prayer heal people?

Is the human brain still evolving?

Has science explained life after death?

Are teenage brains really different from adult brains?

Why are people’s brains different sizes?

How Nuclear Medicine Works

More Great Links

Andrew Newberg’s site

BBC: God on the Brain

Boston University School of Medicine Evolutionary Neurobehavior Laboratory: Religion

The Whole Brain Atlas

More from YOU: Being Beautiful

Sources

Begley, Sharon and Anne Underwood. “Religion and the Brain.” Newsweek. May 7, 2001.

Britt, Robert Roy. “Monsters, Ghosts and Gods: Why We Believe.” LiveScience. Aug. 18, 2008. (Sept. 9, 2008)http://www.livescience.com/culture/080818-monsters-ghosts-gods.html

Brorson, James R. and Kathleen Brewer. “St. Paul and temporal lobe epilepsy.” Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry. June 1988. (Sept. 9, 2008)http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=1033172

Carey, Benedict. “A Neuroscientific Look at Speaking in Tongues.” New York Times. Nov. 7, 2006. (Sept. 8, 2008)http://www.nytimes.com/2006/11/07/health/07brain.html?scp=9&sq=brain,%20religion&st=cse

“God on the Brain”. Programme Summary and Transcript. BBC. April 17, 2003. (Sept. 8, 2008)http://www.bbc.co.uk/science/horizon/2003/godonbrain.shtml

Henig, Robin Marantz. “Darwin’s God.” New York Times. March 4, 2007. (Sept. 8, 2008)http://www.nytimes.com/2007/03/04/magazine/04evolution.t.html?_r=1&scp=6&sq=brain,%20religion&st=cse&oref=slogin

Hitt, Jack. “This Is Your Brain on God.” Wired. November 1999. (Sept. 8, 2008)http://www.wired.com/wired/archive/7.11/persinger_pr.html

Horgan, John. “How to wire your brain for religious ecstasy.” Slate. April 26, 2007. (Sept. 8, 2008)http://www.slate.com/id/2165004

Horgan, John. “The God Experiments. Discover Magazine. Nov. 20, 2006. (Sept. 8, 2008)http://discovermagazine.com/2006/dec/god-experiments/

Meeks, Wayne A. ed. “The HarperCollins Study Bible, New Revised Standard Version.” HarperCollins Publishers. 1993.

Paulson, Steve. “Divining the brain.” Salon. Sept. 20, 2006. (Sept. 8, 2008)http://www.salon.com/books/int/2006/09/20/newberg/print.html

Peters, Karl E. “Neurotheology and Evolutionary Theology: Reflections on ‘The Mystical Mind’.” Zygon. September 2001.

“Religion and the Brain.” PBS. Nov. 9, 2001. (Sept. 8, 2008)http://www.pbs.org/wnet/religionandethics/week510/cover.html

Rothstein, Meryl. “Brain Changes While Speaking in Tongues.” Seed Magazine. Nov. 9, 2006. (Sept. 8, 2008)http://www.seedmagazine.com/news/2006/11/brain_changes_while_speaking_i.php

Than, Ker. “No ‘God Spot’ in the Human Brain.” LiveScience. Aug. 29, 2006. (Sept. 9, 2008)http://www.livescience.com/health/060829_god_spot.html

Vedantam, Shankar. “Tracing the Synapses of Our Spirituality.” Washington Post. June 17, 2001. (Sept. 9, 2008)http://www.maps.org/media/vedantam.html

“Where angels no longer fear to tread.” The Economist. March 22, 2008. (Sept. 9, 2008)http://www.economist.com/daily/news/displaystory.cfm?STORY_ID=10903480

http://science.howstuffworks.com/life/inside-the-mind/human-brain/brain-religion.htm

http://science.howstuffworks.com/life/inside-the-mind/human-brain/brain-religion1.htm

http://science.howstuffworks.com/life/inside-the-mind/human-brain/brain-religion2.htm

http://science.howstuffworks.com/life/inside-the-mind/human-brain/brain-religion3.htm

Descubren químicos en el cerebro que causan Parálisis del Sueño

Descubren químicos en el cerebro que causan Parálisis del Sueño

Por Stephanie Pappas

17 de julio de 2012

Durante la fase más plena de sueño, nuestros músculos se paralizan, evitando que el cuerpo actúe lo que está pasando en el cerebro. Ahora, los investigadores han descubierto los químicos del cerebro que mantienen el cuerpo todavía en sueño.

Los hallazgos podrían ser útiles para tratar los trastornos del sueño, informaron los científicos el miércoles (18 de julio) en The Journal of Neuroscience.

Los químicos cerebrales entran en acción durante la fase de sueño movimiento ocular rápido (REM), una fase que generalmente comienza alrededor de 90 minutos después de quedarse dormido. Durante REM, el cerebro es muy activo, y los sueños son más intensos. Pero los músculos voluntarios del cuerpo – brazos, piernas, dedos, cualquier cosa que está bajo control consciente – están paralizados.

Esta parálisis mantiene a las personas aún cuando sus cerebros están actuando escenarios fantásticos; Es también la razón por la que las personas a veces experimentan parálisis del sueño, o la experiencia de despertar mientras los músculos todavía están congelados. Esta sensación ha sido la base para los mitos tales como el súcubos y el íncubo, los demonios que se dice acechan a gente bajo su sueño, generalmente para tener sexo con ellos.

La química del sueño

Sin embargo exactamente cómo están paralizados los músculos ha sido un misterio. Los estudios iniciales vinculaban a un neurotransmisor llamado glicina como culpable, pero la parálisis todavía se producía incluso cuando los receptores que leían la presencia de la glicina estaban bloqueados, refutando esa noción.

Así, los investigadores de la Universidad de Toronto Patricia Brooks y John Peever lanzaron una red más amplia. Se centraron en dos receptores nerviosos diferentes en los músculos voluntarios, uno llamado metabotrópico GABAB y uno llamado ionotrópico GABAA/glicina. Este último receptor responde tanto a la glicina como a un medio de comunicación diferente llamado ácido gamma-aminobutírico, o GABA, mientras que el primero responde a GABA y no a glicina.

Los investigadores usaron drogas para “desactivar” estos receptores en ratas y descubrieron que la única manera de prevenir la parálisis del sueño durante el REM era cerrar ambos tipos al mismo tiempo. Lo que esto significa es que la glicina sola no es suficiente para paralizar los músculos. Tú también necesitas GABA.

Tratando los trastornos del sueño

La comprensión de esta sopa de alfabeto de neurotransmisores es importante para las personas que tienen trastornos del sueño, especialmente una condición extraña llamada trastorno de conducta REM. En este trastorno, las personas no se paralizan durante el sueño REM. Eso significa que actúan sus sueños, hablando, e incluso golpeando en su sueño.

En la actualidad, Clonazepam, un fármaco antipsicótico, se utiliza para tratar el trastorno del comportamiento REM. El nuevo estudio podría apuntar a nuevos tratamientos para el problema, dijo el investigador del sueño Dennis McGinty, de la Universidad de California, Los Ángeles, quien no participó en el estudio. Los investigadores esperan que los resultados podrían ayudar a explicar el vínculo entre el trastorno del comportamiento REM y condiciones más mortales.

“La comprensión del mecanismo preciso detrás del papel de estas sustancias químicas en el trastorno del sueño REM es particularmente importante porque alrededor del 80 por ciento de las personas que lo padecen eventualmente desarrollan una enfermedad neurodegenerativa, como la enfermedad de Parkinson”, dijo Peever. “El trastorno del comportamiento del sueño REM podría ser un marcador temprano de estas enfermedades, y su curación puede ayudar a prevenir o incluso detener su desarrollo”.

http://www.livescience.com/21653-brain-chemicals-sleep-paralysis.html

Electrodos desencadenan la experiencia fuera del cuerpo

Electrodos desencadenan la experiencia fuera del cuerpo

Estimular la región del cerebro provoca la ilusión a menudo atribuida a lo paranormal.

Helen Pearson

imageLa estimulación del cerebro puede llevar a sensaciones fuera del cuerpo © Getty Images

La actividad en una región del cerebro podría explicar las experiencias fuera del cuerpo. Los investigadores en Suiza han desencadenado el fenómeno utilizando electrodos.

Las personas describen las experiencias fuera del cuerpo como el sentimiento de que su conciencia se desprende de su cuerpo, a menudo flotando por encima de él. Debido a que estos estados lúcidos están popularmente ligados a lo paranormal, “mucha gente se resiste a hablar de ellos”, dice el neurólogo Olaf Blanke del Hospital Universitario de Ginebra, Suiza.

Blanke encontró que estimular eléctricamente una región del cerebro – el giro angular derecho – desencadena repetidamente experiencias fuera del cuerpo. Blanke y su equipo estaban usando electrodos para excitar el cerebro de una mujer que estaba siendo tratada por la epilepsia.

El giro angular derecho integra la información visual – la vista de su cuerpo – y la información que crea la representación mental de su cuerpo. Esto se basa en el equilibrio y la retroalimentación de sus miembros sobre su posición en el espacio.

“Tiene todo el sentido”, coincide Peter Brugger, del Hospital Universitario de Zurich, Suiza, quien estudia el fenómeno. “Tenemos representaciones de todo nuestro cuerpo que pueden disociarse de nuestro cuerpo real”, dice. Pero este es un caso aislado, señala.

Con una suave estimulación, la mujer, que podía hablar durante la operación, sintió que se estaba cayendo o se hacía más ligera. Cuando la intensidad aumentó, les dijo: “Me veo acostada en la cama, desde arriba”.

Cuando le pidieron que mirara su brazo levantado, pensó que estaba a punto de darle un puñetazo. Esta observación sugiere que el “síndrome de la mano alienígena” – cuando las personas sienten que un miembro es extraño – o miembros “fantasmas” que las personas pueden sentir después de amputaciones podría estar relacionado con experiencias extracorporales, dice Blanke.

Ciencia rara

Las experiencias fuera del cuerpo son increíblemente comunes, dice el neurólogo clínico John Marshall de la Radcliffe Infirmary en Oxford, Reino Unido. Algunas son parte de experiencias cercanas a la muerte.

Algunos creen que los eventos tienen causas religiosas o espirituales, o que una persona deja realmente su cuerpo físico. Pueden, por ejemplo, interpretarlas como evidencia de que el cuerpo físico y espiritual puede separarse de nuevo después de la muerte.

Los nuevos experimentos no pueden refutar tales ideas, dice Marshall: “No muestra que las personas con creencias paranormales están equivocadas” – simplemente demuestra una forma en que la experiencia puede ser estimulada. Sin embargo, “creo que daría gran consuelo a los pacientes” que, dice, con frecuencia cuestionan su propia cordura.

Los buscadores de emociones serán duramente forzados a crear artificialmente sus propias experiencias fuera del cuerpo, añade Brugger. “No puedes estimular eso precisamente sin abrir el cráneo”, dice.

Referencias

References

Blanke, O., Ortigue, S., Landis, T., Seeck, M. Stimulating own-body perceptions. Nature, 419, 269 – 270, (2002). | Article | ISI | ChemPort |

http://www.nature.com/news/2002/020916/full/news020916-8.html