Archivos de la categoría Divulgación científica

Alzheimer y aluminio

Alzheimer y aluminio[1]

Mario Méndez Acosta

Pocas enfermedades son tan trágicas e inexorables para el ser humano como el mal de Alzheimer, enfermedad caracterizada por la disminución de las funciones intelectuales de la persona, con la consecuente pérdida de memoria y deterioro del pensamiento hasta causar la muerte en un promedio de ocho a nueve años desde el diagnóstico.

Este mal se descubre y diagnostica, en promedio, entre cinco y ocho personas por millar cada año; pero es cada vez más frecuente entre individuos de mayor edad. A pesar de su gravedad e incurabilidad, no se libra de las especulaciones de diversos charlatanes médicos que dicen proporcionar supuestas curas o paliativos, o bien, le atribuyen causas que carecen de fundamento alguno.

Entre algunos yerberos naturistas ha florecido la creencia de que es el aluminio de vasos, ollas, sartenes y otros implementos de cocina el causante principal de este mal. A pesar que existía la inquietud de que el aluminio podía jugar un papel en la enfermedad de Alzheimer, los estudios no han encontrado relación alguna entre el desarrollo de la enfermedad y la exposición al aluminio en la cocina, latas de bebidas, antiácidos y antitranspirantes o bien en el agua potable. Lo cierto es que esta enfermedad parece desarrollarse cuando efectos de varios factores se combinan, entre ellos la edad, la genética, estilos de vida, factores ambientales y la capacidad natural del cerebro para enfrentarse a ellos[2].

En efecto, la ingesta por cualquier medio de cantidades muy elevadas de aluminio es tóxica y tiene efectos dañinos en el esqueleto y en el sistema nervioso, pero esto se debe, sobre todo, a la presencia del metal como contaminante en el medio ambiente. La versión de que puede causar el mal de Alzheimer surgió en los años sesentas y setentas; pero, desde entonces, los estudios realizados no han corroborado tal afirmación. Aún más, pocos investigadores creen posible que las fuentes cotidianas de contacto con el aluminio presenten alguna amenaza en el sentido mencionado[3].

De hecho, las investigaciones más recientes indican que la causa del Alzheimer puede ubicarse en el hecho poco frecuente de que, en la juventud del individuo, algunas infecciones bacterianas, virales o de hongos hayan logrado atravesar la barrera hematoencefálica que aísla el cerebro del resto del organismo y se hayan desarrollado en el encéfalo. Ello propicia una reacción de defensa muy enérgica del organismo, la cual produce desechos orgánicos: unas proteínas tóxicas que, a cierto plazo, formarán las placas beta-amiloides que envuelven las neuronas cerebrales, las cuales serán destruidas en gran escala, lo que, eventualmente, causará la demencia[4].

La recomendación que dan los promotores de la versión alarmista de que el aluminio es causante del mal de Alzheimer consiste, desde luego, en evitar la utilización de ollas, cazos, sartenes, jarras, extractores de jugos y vasos de aluminio; mismos que, en su mayor parte, están hechos de aluminio anodizado, en la actualidad. Este tratamiento electrolítico que se da al metal hace que se le forme una capa protectora que cubre el recipiente e impide por completo que partículas de aluminio se mezclen con los alimentos o las bebidas depositadas en él[5].

Aun así, en recipientes de aluminio no anodizado, el desprendimiento de partículas que podría afectar alimentos o bebidas es muy reducido y no agrega más de dos miligramos del metal a la ingesta cotidiana detectada – unos ocho miligramos – por exposición a la atmósfera, uso de desodorantes o de medicamentos antiácidos (la ingesta máxima cotidiana sin riesgo para la salud es de unos 50 miligramos).

En consecuencia, la prevención efectiva contra el mal de Alzheimer debe centrarse en la prevención, detección y combate inmediatos de infecciones en la infancia y juventud. Además, claro está, del fomento de una vida con gran actividad intelectual en personas ya diagnosticadas o en riesgo por antecedentes familiares de la enfermedad.


[1] Publicado originalmente como Méndez Acosta Mario, Alzheimer y aluminio, Ciencia y Desarrollo, Vol. 42, No. 285, México, septiembre-octubre de 2016. Págs. 60-61.

[2] Mitos sobre el mal de Alzheimer. http://www.alzheimeruniversal.eu/201S/10/23/mitos-del- alzheimer-mito-S-el-aluminio-es-la-causa-de-la-enfermedad-de-alzheimer/

[3] Myths about Alzheimer’s disease http://www.alz.org/alzheimers_disease_myths_about_alzheimers.asp

[4] Could Alzheimer’s Stem From Infections? It Makes Sense, Experts Say www.nytimes.com/2016/0S/26/health/alzheimers-disease-infection.htm

[5] Los riesgos para la salud de la cocción en aluminio. http://www.livestrong.com/es/riesgos-salud-coccion-info_93SS/

Dune Tunes: el canto de las dunas de arena

Dune Tunes: el canto de las dunas de arena

Miss Cellania

El siguiente artículo es del libro Uncle John’s Bathroom Reader Plunges into California.

1488683277-0Dunas de Kelso (Crédito de la imagen: Binksternet)

Si te dijéramos que hay dunas de arena en California que realmente pueden tocar música por sí solas, ¿nos creerías?

CUANDO DUDES, CULPA LOS ESPÍRITOS MALIGNOS

En el siglo XIII, mientras viajaba por el Desierto de Gobi, el explorador Marco Polo escuchó sonidos misteriosos procedentes de las dunas de arena que le rodeaban. Describió el ruido como “todo tipo de instrumentos musicales, también de tambores y el choque de armas”. Después de oír los misteriosos ruidos, Polo llegó a la conclusión “lógica” de que debía estar en presencia de espíritus malignos. En estos días, sabemos que toda esa música era de la naturaleza, no de los espíritus. De todas las dunas de arena en el mundo, sólo unas pocas tienen la capacidad de “cantar” en las formas que sorprendieron tanto a Marco Polo. La arena de la playa hace a veces ruidos o gruñidos breves, pero es raro encontrar dunas que produzcan los magníficos sonidos instrumentales descritos por Polo. En realidad hay sólo unas 30 dunas de arena cantarina en la tierra, y California tiene cuatro conjuntos ruidosos de ellas.

• Las Dunas de Kelso son las más altas de las arenas cantoras de California. Ubicadas en el área de Devil’s Playground de la Reserva Nacional de Mojave, las Dunas de Kelso se elevan hasta 650 pies.

• Los sonidos de las Dunas de Dumont, también situadas en la reserva, fueron filmados para el episodio de PBS Nova “Booming Sands”. Según los investigadores, las Dunas de Dumont “cantan” la nota de G.

• Las dunas de Eureka en el Parque Nacional Death Valley son el grupo más alto de dunas en California. Se elevan 680 pies del piso del valle, las dunas también se cree que son las más altas en América del Norte.

• También se encuentran en el parque, las dunas de Panamint que se ha sabido producen ruidos, pero son las menos afinadas de todas las arenas cantantes de California.

LAS ARENAS CANTARINAS

1488683277-1Eureka Dunes (Crédito de la imagen: Peretz Partensky)

¿Por qué algunas dunas cantan mientras otras callan? Los científicos todavía están tratando de averiguarlo, pero saben algunas cosas con seguridad. Las dunas cantantes necesitan una receta especial de arena, humedad, viento y movimiento. En particular, las dunas deben crearse a partir de granos de arena que han sido arrastrados por el viento a largas distancias, haciéndolos inusualmente suaves y redondos. Todos los granos deben ser similares en tamaño, y las dunas libres de partículas extrañas. La humedad también afecta al sonido: demasiada humedad y la arena se queda en silencio porque los granos no pueden moverse. Pero la duna debe tener algo de lluvia para que sus granos internos permanezcan un poco húmedos.

Cuando una duna crea sonido, su capa externa (unos pocos pies de espesor) de los granos de arena están secos por el sol, pero su núcleo interno puede estar húmedo y duro como el cemento por las lluvias anteriores. El viento empuja los granos de arena hasta la cima de la duna y se acumulan allí hasta que el ángulo de la pendiente alcanza un punto de inflexión de unos 35 grados. Eso provoca que una avalancha de granos de arena caiga, moviéndose uno contra el otro, creando fricción y produciendo el fuerte ruido grave de la música dunar.

Al menos, así es como se hace en la naturaleza. En nombre de la ciencia, los investigadores suelen producir sus propias avalanchas y sinfonías arenosas caminando hasta el punto más alto de la duna y luego deslizándose sobre sus derrieres.

CIENCIA DESDE LA PARTE INFERIOR

1488683277-2Dunas de Dumont (Crédito de la imagen: Stan Shebs)

La profesora del Instituto de Tecnología de California Melany L. Hunt y muchos de sus estudiantes de posgrado han estado entre aquellos que se deslizan por las dunas de California para investigar los secretos del ruido de la arena. Al sentarse en las dunas cuando cantan, los investigadores han aprendido que las vibraciones a lo largo de toda la duna son parte de la música. A menudo, incluso después de que la arena haya dejado de moverse, las dunas siguen vibrando y creciendo durante unos minutos. Y mediante el uso de radar, computadoras y geófonos (micrófonos que pueden ser enterrados en arena), los investigadores de Caltech han medido las frecuencias y las tasas de vibración de las canciones de las dunas. Han descubierto que las dunas mayores y más altas con pendientes pronunciadas tienen más probabilidades de producir música, que es más fuerte en otoño que en primavera. Lo más importante, sin embargo, han encontrado que las dunas producen un tono similar al producido por un instrumento de cuerda, y creen saber cómo sucede eso.

Las dunas cantantes tienen su capa externa de arena seca (aproximadamente de cinco pies de espesor) que conduce el sonido mucho mejor que la arena interna húmeda. Las diferencias en la conducción entre la arena seca y dura hace que el ruido rebote alrededor en la capa seca, ampliando las vibraciones y amplificando el sonido. Hunt ha comparado las dunas de arena cantarina con los violoncelos: “En un violonchelo, el músico arquea las cuerdas, y el sonido se amplifica a través de las vibraciones del violonchelo y el aire encerrado. En la duna, excitamos el sistema avalanchando la arena en la superficie superior, y el sonido se amplifica en la capa superior seca y suelta de arena”.

La investigación científica también ha demostrado que las arenas de las dunas cantantes de California tienen

La investigación científica también ha demostrado que las arenas de las dunas cantantes de California tienen propiedades especiales que no hacen ruido. Ponga la arena de playa ordinaria en un frasco y agítelo y usted no oirá un pío. Pon arena seca de duna cantarina en un frasco limpio, sacúdela, y probablemente escucharás un sonido. La próxima vez que estés en el desierto de Mojave, dale una oportunidad.

http://www.neatorama.com/2017/03/06/Dune-Tunes-Singing-Sand-Dunes/#more

Sharon Hill, Geóloga/Educadora de Ciencias/Pensadora Escéptica

Entrevista: Sharon Hill, Geóloga/Educadora de Ciencias/Pensadora Escéptica

17 de marzo de 2017

Posted by Matt Bille

clip_image002Un verdadero placer para los lectores. Hoy tenemos la primera de una serie de entrevistas que planeo con científicos e ingenieros cuya área de interés se superpone a los temas de este blog (educación científica / océanos / zoología / exploración espacial).

Conozca a Sharon Hill, fundadora de Doubtful News. Sharon y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo y discutimos sobre muchas áreas de la ciencia, especialmente zoología/criptozoología.

“DN es un sitio de propiedad privada, basado en la ciencia y la evidencia traído a usted por Lithospherica, LLC. Ayudamos a nuestra audiencia a ver más allá de los titulares de las noticias y anécdotas fantásticas”.

Página FB: https://www.facebook.com/idoubtit

Podcast: 15 Credibility St http://doubtfulnews.com/podcast/

También lanzó Spooky Geology: Lugares frecuentados, misterios de la tierra, localizaciones extrañas, fenómenos anómalos http://spookygeology.com/

PREGUNTAS:

Sharon, ante todo eres una científica. ¿Cuál es tu formación/educación en geología?

Tengo una Licenciatura en Ciencias en Geociencias de la Universidad Estatal de Penn, donde tenía un enfoque en geoquímica, pero amaba la vulcanología y la paleontología. He estado con el gobierno estatal de Pensilvania durante 24 años haciendo hidrogeología minera. Mi máster es en educación enfatizando la ciencia y el público, lo cual me ha ayudado a relacionar temas técnicos complicados con el público y traducir estos conceptos en políticas y regulaciones efectivas.

¿Cuál es el trabajo más interesante que has hecho como geóloga?

No soy una geóloga de campo, talando o perforando árboles para mapear sus características. Me gustan los aspectos sociológicos de la ciencia. Los serios problemas de los sumideros hace 15 años en Pensilvania me obligaron a sumergirme en la literatura kárstica y tratar de entender este complicado y frustrante entorno geológico. En ese momento, significaba interactuar directa y casi diariamente con los ciudadanos locales afectados por este problema. Me enseñó lo importante que es para los científicos relacionarse con las preocupaciones públicas. Las comunidades no se preocupan por los datos o detalles, quieren saber lo que significa para su salud y seguridad y lo que les costará de su bolsillo. Cuando los arroyos, caminos y propiedades se veían amenazados por complicados factores geológicos, los datos científicos estaban directamente relacionados con la vida y el bienestar de las personas. Me mantuvo despierta durante la noche y aprendí no sólo una cantidad considerable sobre hidrogeología, sino sobre cómo servir al público como científico. Realmente es un deber público.

¿Qué te llevó a trabajar en la ciencia y el escepticismo?

La naturaleza me ha fascinado desde la infancia. Mis primeros recuerdos incluyen recoger rocas para ver lo que estaba debajo, encontrar bichos en las flores, y fascinarme con los animales tanto modernos como prehistóricos. Siempre estaba claro que la ciencia de algún tipo era mi carrera. Creo que ciertos temas y autores me llevaron a un enfoque escéptico. Mi interés por toda la vida en lo paranormal y criptozoología cruzó con mi interés por la ciencia. Me sentí frustrada y aburrida con la literatura típica en esas áreas temáticas. No era científico, no criticaba y repetía las mismas historias (y errores). La literatura escéptica era mucho más intelectualmente satisfactoria. Proporcionó una comprensión mucho más profunda de las cuestiones que eran mucho más complicadas que “una persona vio un Bigfoot”. Tenía más sentido en términos de cómo funciona la naturaleza para examinar estas afirmaciones desde diversas perspectivas científicas y buscar hilos de evidencia que llevaron a una conclusión común. Fueron autores como Stephen Jay Gould escribiendo sobre la evolución y las afirmaciones pseudocientíficas de los creacionistas que me enseñaron cómo abordar estas ideas con un ojo crítico. El escepticismo es un acercamiento que cada uno toma hacia algún aspecto de la vida. Yo digo que deberíamos usarlo mucho más a menudo.

Spooky Geology es único, todo sobre formaciones inusuales, fósiles y otras rarezas geológicas. ¿De dónde proviene esa inspiración?

Parece una intersección natural de mis intereses. Me di cuenta de que muchos misterios de la tierra y los conceptos supersticiosos se asociaban con una falta de comprensión o malentendido de los procesos geológicos. Spooky Geology es esencialmente un marco único para discutir la ciencia de la geología. Usted puede captar la atención de la gente con titulares sobre una “puerta al infierno” o “la tierra nos traga” y luego explicar lo que realmente está pasando.

Dos cuestiones principales frecuentemente arrojadas en los círculos paranormales relacionados con la geología son la radiestesia y la idea de la cinta piedra/agua de embrujamiento residual. Ningún geólogo estaba diciendo realmente algo sobre eso mientras que los aficionados estaban goteando tonterías pseudocientíficas y declarando que estas especulaciones eran hechos. Decidí decir algo al respecto. Nadie ha tomado este ángulo todavía, casi todos mis colegas de geología no tienen interés en eso, pero está claro que el público lo encuentra curioso. El blog es mi manera de recopilar los diversos temas junto con una explicación basada en la ciencia, pero todavía utiliza el folclore increíble y colorido y mitos para dar forma a la historia en algo con lo que la gente puede relacionarse. Mi esperanza es que los lectores curiosos vienen por la buena historia y aprenden cierta ciencia real a lo largo del camino.

¿Qué es un hecho de geología realmente genial que la mayoría de los lectores no habrán oído hablar?

Oh. La mayoría de la gente tiene tan poca noción de la geología que ni siquiera tienen una idea de lo vieja que es la Tierra y cómo sabemos eso. Tengo una roca en mi estante que tiene unos mil millones de años. ¡MIL MILLONES! Estoy constantemente sorprendida de que pueda tocar tan profundo el tiempo. Es una lástima que no muchos se den cuenta de cuanto la geología integral es para nuestras vidas. Si no se cultiva, se extrae de alguna manera: extraemos agua, combustibles, materiales para edificios y carreteras, materias primas para la electrónica y artículos para el hogar. No podemos tener una sociedad moderna sin información geológica. La tierra nos provee de estas cosas pero también puede matarnos. La geología no es sólo sobre encontrar petróleo, sino sobre el conocimiento de la tierra misma. Es muy importante para la humanidad. Siempre necesitaremos geólogos.

Solías estar más involucrada en el movimiento “formal” escéptico: CSI, The Amazing Meeting, y así sucesivamente. Entiendo que te has retirado de eso.

Sí. No estoy de acuerdo con la dirección que están dirigiendo las dos grandes organizaciones “escépticas”. La Fundación Educativa James Randi está básicamente difunta ahora. Esa fue la única organización que tuvo un objetivo prometedor de centrarse en la educación y el pensamiento crítico. Las otros dos, CFI (incluyendo CSI, anteriormente CSICOP) y la Sociedad de Escépticos están demasiado centradas en el secularismo y la promoción científica. Eso no es lo que se necesita; hay otros grupos enfocados en hacer eso exclusivamente. No necesitamos predicar al coro con conferencias y encuentros, necesitamos encontrar estrategias eficaces para promover el pensamiento crítico y el discurso racional al público. Hoy se necesita DESESPERADAMENTE. Así que decidí apuntar hacia el cumplimiento de mis propios objetivos para mostrar que una visión crítica de las afirmaciones cuestionables es práctica y útil para la sociedad y para los individuos. Mejorará sus vidas. No importa qué religión se suscriba, es más importante que entienda por qué es importante vacunar a sus hijos y no perder dinero y esfuerzo en ideas de conspiración, encontrar fantasmas y productos y servicios que en realidad no funcionan. No estoy tratando de llamar a la gente estúpida porque creen en esto o aquello. Se trata de desempaquetar por qué creen y lo que podría hacer para ayudarles a entenderlo por sí mismos. No quiero ser etiquetada como una “escéptica”, esa connotación es tan negativa cuando descubrir la verdad es algo totalmente positivo. En mi podcast, 15 Credibility Street, tratamos de presentar un método positivo y útil para pensar acerca de las afirmaciones cuestionables. Espero que la gente se entere de que somos gente normal, no snobs de la ciencia o gruñones de mente cerrada. Ser inteligente acerca de las reclamaciones cuestionables es prudente. Evitar las estafas es admirable.

¿Cuál crees que es el mayor reto para la ciencia en Estados Unidos? ¿Es la nueva Administración, o es más amplia que eso?

El desafío es cultural. La sociedad actual generalmente no valora la reflexión, el intelectualismo y los proyectos a largo plazo que producen resultados enormes que benefician a la humanidad. Todos queremos resultados a corto plazo y cosas divertidas que nos alimenten. Entretenimiento y placer es la fuerza impulsora en la sociedad. La ciencia no es fácil, por eso todo el mundo no lo hace por qué parece tan remoto, al público no científico, como un idioma extranjero. Los científicos no han logrado conectarse con la gente. Las instituciones científicas no han logrado que su trabajo sea accesible y significativo para la persona que simplemente vive su vida cotidiana. Estados Unidos tiene enormes problemas con las actuales actitudes anticiencia, irracionales y negacionistas de nuestro liderazgo. La ciencia nos informa acerca de cómo son las cosas y cómo es probable que van a estar por el camino. Ignorarlo, difundirlo y ridiculizarlo es una locura. Estoy muy enojada porque el sistema educativo y la mayoría de los padres no enfatizan el pensamiento independiente y la evaluación crítica. Tenemos una población de seguidores ciegos que no pueden pensar en un problema difícil. Eso no es un buen presagio para el futuro. La cultura debe cambiar para que la investigación metódica y cuidadosa resulte en un discurso inteligente y factual sobre las cuestiones mundiales. Tenemos un montón de problemas serios para arreglar. La ciencia debe informar a la política o la humanidad estará condenada; país por país caeremos.

Tú y yo nos hemos enfrentado en ocasiones al valor de la criptozoología. ¿Crees que se puede hacer científicamente, y alguien está haciendo eso?

Sí se puede. Recientemente, esto ha sido hecho por Naish, Paxton y Sykes. Pero no creo que esa debería ser la meta. Como sabes, cuando los aficionados pretenden hacer ciencia, eso realmente me vuelve loco. Hay un método razonable que cualquiera puede perseguir. La criptozoología debe hacerse de manera exhaustiva, con el objetivo de identificar el problema de forma clara y utilizando múltiples enfoques. En eso, quiero decir que no tienes que ser un científico para hacer un trabajo útil en la investigación de criptidos. Sólo que no tienes esta parcialidad debilitante de que algún animal misterioso es responsable. Un enfoque disciplinado es necesario, pero no tiene que ser la ciencia. Pero eso no es donde está el campo. Apela a un sistema de creencias. La criptozoología es una creencia para la mayoría de la gente; se basa en el deseo de creer en los misterios ya menudo la experiencia personal influyente que los individuos la interpreten de una manera preferida.

Los defensores de los criptidos como el “dogmen”, o el bigfoot, o el chupacabras realmente no quieren saber lo que es probable que suceda (que es complicado y tiene varias explicaciones, no sólo una), sólo quieren alimentar un preconcepto acerca de una criatura mágica. Eso no está sujeto al discurso científico. Es semejante a la religión. Muchas veces, personas como yo que quieren ver hechos confirmados y múltiples líneas de evidencia que apuntan en la misma dirección hablan completamente diferente de aquellos que sólo quieren escuchar una buena historia y unirse a eso por diversión. Así, ves que hay mundos de diferencia. No tenemos comunicación entre estas esferas y, por tanto, nos hacemos enemigos unos de otros.

Así, muchos criptozoólogos no se imaginan problemas de percepción, plausibilidad zoológica, ecología y biología de la vida silvestre, y especialmente el papel del folclore y la sugestión. Todos estos aspectos y más entran en juego cuando se está considerando una afirmación extraordinaria de que un simio bípedo sigue existiendo, tanto en todas partes como en alguna parte de los Estados Unidos, visto por la gente, pero sin dejar rastros razonables. ¿Qué es lo que realmente queremos hacer con la criptozoología? ¿Es cultural, biológico, paranormal? Hay un buffet de opciones en el campo, algunas personas mezclan el azar y coinciden de manera inconsistente. No creo que quieran que la ciencia pese (a menos que dé su apoyo a creencias) tanto como ellos quieren invertirse en una creencia que tiene algún significado para ellos.

Última pregunta: ¿Qué es lo que le gustaría que todos los lectores sepan acerca de la ciencia y el pensamiento científico?

La ciencia es la mejor manera que tenemos de saber cosas sobre el mundo. He tenido varias personas erizarse cuando digo eso, pero muestra que no tienen ni idea de cómo funciona la ciencia. Es una de las más grandes invenciones de la humanidad que nos llevó a innumerables inventos sorprendentes. La ciencia tiene un ethos que, cuando es seguido, elimina muchos errores que podrían dar una conclusión equivocada. Cualquiera puede comprobarlo y obtener las mismas respuestas. Eso es confiabilidad. Entonces podemos construir sobre la información confiable. Argumentamos de manera civilizada e inteligente sobre ello y aceptamos las explicaciones más probables como modelos de cómo funciona la naturaleza. Si pudiera hacer algo hoy acerca de la ciencia en los Estados Unidos, instituiría clases de filosofía de pensamiento crítico en la escuela primaria. Los niños no están aprendiendo a averiguar las cosas. Están siendo alimentados con una manguera de información por los medios de comunicación, donde sólo algunas gotas valen la pena, por ser verdaderas y útiles. Necesitamos herramientas para dar sentido a lo que oímos, vemos, sentimos y experimentamos. Necesitamos saber cómo pensar los temas para tomar buenas decisiones. Necesitamos saber por qué la información científica es crucial para muchas decisiones. Necesitamos aprender a no dejarnos engañar. No todo el mundo será un científico, pero todos debemos aprender cómo pensar nuestro camino de manera competente a través de la vida.

Muchas gracias. ¿Algún comentario final?

Muchas gracias por tu apoyo y conversaciones a lo largo de los años. Es bueno saber que esas discusiones del colegio todavía pueden ocurrir en nuestro mundo acelerado y polarizado. Quiero más de eso.

http://mattbille.blogspot.mx/2017/03/interview-geologist-sceince-educator.html

La amenaza del gluten

La amenaza del gluten[1]

Mario Méndez Acosta

En el mundo de los temores paranoicos y conspiraciones basadas en nociones pseudocientíficas, ha surgido un nuevo villano: el gluten.

Ésta nueva supuesta amenaza ha impulsado la aparición de jugosos negocios derivados de toda una nueva industria dentro del ramo alimentario: la venta de productos libres de gluten.

El gluten es la combinación de dos proteínas, una gliadina y una glutenina, no firmemente ligadas, sino articuladas, que dan su elasticidad y masticabilidad casi chiclosa al pan recién hecho. Ambas resultan ser un compuesto muy nutritivo; es lo que da el tan característico buen olor al pan recién cocido.

Se considera que el gluten es la parte más nutritiva de los cereales que lo contienen; sobre todo el trigo, el centeno y la cebada, pues aporta vitaminas y minerales y es la causa de que estas especies se conviertan en alimentos básicos desde la prehistoria. Sin duda, el descubrimiento hecho por el hombre del neolítico, sobre las semillas de ciertos pastos que se pueden cultivar y transformar en preparaciones cereales cocidas como el trigo y la cebada, fue una de las causas fundamentales por las que los humanos abandonaron la vida nómada y se organizaron en sociedades sedentarias y aldeas de regular dimensión.

Según los nutrió lagos del Grupo Plenitud[2], los antiguos romanos apreciaban tanto a sus panaderos que eran los únicos artesanos considerados hombres libres, pues los demás eran esclavos. Hablar de la historia del consumo del trigo, y con ella la del gluten, es referirse a la historia de la civilización indoeuropea.

Se ha descubierto, sin embargo, que existe una enfermedad denominada celíaca, la que sería un desorden autoinmune, que se manifiesta en personas genéticamente predispuestas, la cual consiste en una reacción inflamatoria del intestino causada por la presencia de gluten. Dicha inflamación impide la absorción de nutrientes y puede producir una variedad de síntomas como distensión, diarrea y anemia; por lo que, de no ser tratada, la enfermedad celíaca puede causar desnutrición. Se estima que la proporción de adultos que la padece va- ría entre 1 en 100 y 1 en 300 y se asevera que el único tratamiento efectivo para controlarla es llevar una dieta 100% libre de gluten.

Un estudio conducido por la Clínica Mayo concluyó que la enfermedad celíaca es hoy cuatro veces más común que hace 50 años[3], aunque el mal, más precisamente, puede atribuirse a otras causas. Según Alberto Rubio Tapia[4], la prevalencia de la enfermedad celíaca en Estados Unidos es de 0.71 %, similar a lo que sucede en países europeos. Es rara entre grupos minoritarios y afecta, a lo máximo, a 1 % de la población blanca anglosajona. La Clínica Mayo ha concluido también que, posiblemente, el gluten no sea el causante de la enfermedad celíaca resistente al tratamiento[5].

Con bases tan endebles y, sobre todo, por la sugestión masiva que origina la publicidad sobre este mal, se ha condenado al pan y otros productos, consumidos desde hace milenios, a la condición de nocivos, que deben evitarse y, en cambio, ingerir sustitutos de un alto costo.

Según el Doctor Alessio Fasano, de la Universidad de Maryland, los estadounidenses gastarán este año hasta 7,000 millones de dólares en alimentos etiquetados como libres de gluten, pero él estima que más de la mitad de esos consumidores no muestra reacción clara alguna ante el consumo de gluten. Compran lo libre de gluten, porque creen que les ayudará a perder peso o les hace sentir mejor o, equivocadamente, creen ser muy sensibles al gluten.


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, La amenaza del gluten, Ciencia y desarrollo, Vol. 42, No. 284, México julio-agosto 2016. Págs. 56-57.

[2] Grupo Plenitud sobre el gluten. http://grupo-plenitud.com.ve/grupo-plenitud/el-gluten-una-amenaza-para-la-salud/

[3] Celiac disease is a disease for the masses http://www.mayoclinic.org/medical-professionals/clinical-updates/digestive-diseases/celiac-disease-for-masses

[4] The Prevalence of Celiac Disease in the United States. Alberto Rubio-Tapia MD1, http://www.nature.com/ajg/journal/v107/nl0/abs/ajg2012219a.html

[5] Gluten may not be culprit in nonresponsive celiac disease. http://www.mayoclinic.org/medical-professionals/clinical-updates/digestive-iseases/gluten-may-not-be-culprit-in-nonresponsive-celiac-diseaseFasano citado en: http://www.cbsnews.com/news/gluten-free-diet-fad-are-celiac-disease-rates-actually-rising/

La guerra contra los transgénicos

La guerra contra los transgénicos[1]

Mario Méndez Acosta

Se vive, actualmente, una guerra mediática que, en ocasiones, llega a los hechos de violencia: se trata de la guerra que ciertos grupos que se hacen llamar ecologistas sostienen en contra de los alimentos de origen transgénico y contra la investigación que hacen los científicos en este campo

Afirman estos grupos – sin base científica, clínica o epidemiológica alguna – que las semillas y otros productos mejorados genéticamente son dañinos para la salud humana y deben ser destruidos, Ésta es una batalla importante que en el futuro puede resolver o empeorar la disponibilidad de alimentos para una humanidad con necesidades alimentarias crecientes. Por un lado, un grupo de fanáticos seudocientíficos y, por otro, uno de investigadores que desde hace siglos han logrado grandes avances en el rendimiento de todo tipo de productos alimenticios de la Tierra.

Quienes combaten el desarrollo de la tecnología alimentaria se refugian entre quienes protegen formas tradicionales de agricultura y los llamados productos naturales. Por ello es de gran relevancia el reportaje estudio publicado en el periódico El Economista[2], de Vicente Rodríguez – respuesta a un desplegado emitido por un grupo de chefs de cocina -, titulado “No existen buenas razones para oponerse al maíz transgénico”.

Para el reconocido científico Luis Herrera Estrella, entrevistado en dicho reportaje, impedir a los agricultores el acceso al maíz genéticamente modificado es violar sus derechos humanos.

Señala Herrera: “Es una vergüenza que los chefs hablen con tanta ignorancia y público, Ojalá se dediquen más a continuar mejorando platillos y menos a opinar sobre temas que desconocen”, así opinó el investigador sobre la reciente polémica y protesta del Colectivo Mexicano de Cocina, ante los riesgos del maíz transgénico en nuestro país.

“La tecnología utilizada plantea enormes incertidumbres y efectos colaterales impredecibles”, se lee en la carta de protesta publicada por el Colectivo Mexicano de Cocina.

Al parecer, en una carta enviada al presidente Enrique Peña Nieto, cerca de 80 chefs, encabezados por Enrique Olvera, piden que se mantenga en México la prohibición de siembra de maíz transgénico e instaron al gobierno a expresar “una postura firme y clara” de oposición[3].

Al respecto, el investigador Herrera señaló en uno de los puntos que raramente se abordan en esta discusión: “Lo que hacen estos grupos que se oponen al uso de los transgénicos es impedir que nuestros agricultores tengan acceso a una tecnología que los puede beneficiar. Son ellos quienes están violando los derechos humanos de los agricultores, no las empresas que ponen un producto en el mercado para que lo compre quien quiera”, agregó el ingeniero bioquímico, una de las figuras más influyentes del mundo en el campo de la biotecnología, y el único mexicano que figura entre los 100 más reconocidos internacionalmente en esta rama de la ciencia.

Según el director del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio) del Cinvestav, lo que dice el comunicado no tiene sentido y aclaró que llevamos más de 20 años consumiendo transgénicos y no hay un solo reporte de daños a la salud humana. Esto se debe a que el cruce artificial de las cadenas de ADN de diversas especies sí es equivalente al que ocurre en el cruce natural de la planta desde hace millones de años.

Los chefs aseguran en su manifiesto que los agroquímicos que acompañan la siembra de maíz transgénico – fertilizantes y herbicidas – pueden representar un peligro para la salud.

Comenta Herrera Estrella: “La ignorancia aquí es verdaderamente grotesca, porque todos los cultivos requieren de fertilizante, insecticidas y otros químicos para poderse cultivar. Ni siquiera los productos orgánicos están libres de estos compuestos. Si no utilizamos fertilizantes, no hay producción agrícola. Es terrible lo que ellos dicen”, explicó el científico egresado, en 1984, como Doctor en Genética de Plantas, de la Universidad Estatal de Gante, en Bélgica y, en 1980, como M. en C. en Genética y Biología Molecular, del propio Cinvestav, en México.


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, La guerra contra los transgénicos, Ciencia y Desarrollo, Vol. 42, No. 283, México, mayo-junio 2016. Págs. 60-61.

[2] “No existen buenas razones para oponerse al maíz transgénico”. Para el reconocido cien- tífico, impedir a los agricultores el acceso al maíz genéticamente modificado es violar sus derechos humanos. El Economista, Vicente Gutiérrez, agosto 30, 2015.

[3] “La élite de la cocina mexicana alza la voz contra el maíz transgénico”. http://cultura.elpais.com/cultura/2015/08/26/actualidad/1440540982_345434.html