Archivos de la categoría Divulgación científica

La explicación más simple suele ser la correcta

La explicación más simple suele ser la correcta

762abb62-e9fd-425b-dced-8306f541d864En el siglo 14 fraile franciscano y lógico Guillermo de Occam escribió una vez Pluralitas non est ponenda sine neccesitate. Conocida como la navaja de Occam, esta frase se traduce en “las entidades no deben multiplicarse innecesariamente”. En otras palabras, la explicación más simple es la mejor. Aunque este principio puede parecer obvio, sustenta prácticamente todos los descubrimientos científicos que se ha hecho. Por ejemplo, la teoría de Einstein de la relatividad especial y la teoría del éter de Lorentz trataron de explicar los fenómenos relacionados con el continuo espacio-tiempo, por ejemplo, cómo las cosas tienden a disminuir cuanto más se acercan a la que se mueve a la velocidad de la luz. La teoría de Lorentz requiere una creencia en “el éter”, una sustancia invisible que se cree conecta todo en el universo, que nunca se ha demostrado su existencia. Estas complicaciones no eran necesarias para que trabaje la teoría de Einstein, así que es la que utilizamos hoy en día. En la vida cotidiana, esto es una buena regla de oro para cualquier cosa que parezca extraña o inexplicable. Más información acerca de la navaja de Occam y otros principios filosóficos, a continuación.

¿Por qué la explicación más simple suele ser la correcta?

La filosofía detrás de la navaja de Occam.

What is Ockham’s Razor? – Gentleman Thinker from Philosophy Tube

El concepto filosófico de Imposibilidad

Los filósofos distinguen entre lo físicamente imposible y lo lógicamente imposible.

What is Impossibility? – Gentleman Thinker from Philosophy Tube

¿Qué es el Escepticismo Epistémico?

Este concepto filosófico aparece mucho en los comentarios de Internet.

What is Epistemic Scepticism? – Gentleman Thinker from Philosophy Tube

Ley de Leibniz

Un principio que es crucial para gran parte de la filosofía, sobre todo la metafísica.

What is Leibniz’s Law? – Gentleman Thinker from Philosophy Tube

https://curiosity.com/topics/the-simplest-explanation-is-usually-the-right-one-curiosity/#what-is-impossibility-gentleman-thinker-philosophy-tube

Necesario no; delicioso sí

IMPACTO AMBIENTAL

Necesario no; delicioso sí[1]

Juan José Morales

A los científicos siempre les ha intrigado el orgasmo femenino. Por razones puramente biológicas, hay que precisarlo: porque, no siendo necesario para la procreación, resulta difícil explicar su razón de ser. Incluso, no han faltado quienes —ante el hecho de que un considerable porcentaje de mujeres no lo experimentan— aventuraron la hipótesis de que el orgasmo femenino es un hecho accidental —muy afortunado, dicho sea de paso—, causado por la estimulación casual del clítoris, al que se considera el equivalente del pene masculino.

Pero dos investigadores norteamericanos, Mihaela Pavličev, del Hospital Infantil de Cincinnati, y Günter Wagner, de la Universidad de Yale, creen haber encontrado la respuesta. El orgasmo femenino, dicen es un vestigio heredado de nuestros ancestros prehumanos. Algo así como las amígdalas y el apéndice, partes del cuerpo que ya han perdido su función original pero todavía se conservan.

imageA diferencia del hombre, en el que la procreación depende del orgasmo que provoca la eyaculación de semen cargado de espermatozoidesla mujer no requiere del orgasmo para procrear, pues los óvulos se producen espontáneamente.

Para entender esto, explican que en algunas especies de mamíferos, como los gatos y los conejos, es necesaria una estimulación física para que se liberen los óvulos. Es lo que se llama ovulación inducida. Pero en el ser humano la ovulación ocurre espontáneamente, sin necesidad de estimulación.

En una lejana etapa de la evolución, sin embargo, las hembras de los predecesores de los primates —el grupo de animales al que pertenecen los monos y el hombre— requerían de esa estimulación para ovular.

Ello se lograba durante el coito, precisamente por el contacto del pene con el clítoris, que en aquellos ancestros era parte de la vagina, con lo cual se garantizaba que hubiera un adecuado contacto con el pene. Pero con el curso de la evolución, comenzó a desarrollarse el proceso de la ovulación espontánea. Al mismo tiempo, el clítoris fue cambiando de posición hasta quedar fuera de la vagina y del alcance del pene durante la penetración. Para entonces, ya había perdido su importancia para la reproducción.

Pero no perdió su sensibilidad, y los orgasmos que provoca son una especie de bono adicional o recompensa. Y aquellas mujeres que sólo ocasionalmente o nunca los experimentan, quizá podrían considerarse seres altamente evolucionados… lo cual no creo que les sirva mucho de consuelo.

En apoyo de su hipótesis, Pavličev y Wagner señalan que cuando una mujer experimenta el orgasmo, ocurre una descarga de hormonas, como prolactina y oxitocina, similar a la que se observa en ratas y otros animales, que requieren de estos compuestos químicos para ovular y para que el óvulo fecundado se implante en el útero. Tal descarga hormonal sería un vestigio de los tiempos en que la estimulación era necesaria para que los óvulos se liberaran.

Desde luego, y como toda buena hipótesis científica, los puntos de vista de estos investigadores son todavía objeto de discusión. Pero en lo que todos están unánimemente de acuerdo es que, aunque no sea necesario, el orgasmo —la petite mort, la muerte chiquita, como dicen los franceses— es delicioso.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 5 de agosto de 2016

Las avispas cartoneras

IMPACTO AMBIENTAL

Las avispas cartoneras[1]

Juan José Morales

Hace algunas semanas prometí —y hoy lo cumplo— escribir sobre las llamadas avispas papeleras o cartoneras, esas cuyos nidos, como el de la foto, pueden verse a veces en el interior de las casas o fuera de ellas, bajo aleros y en otros lugares protegidos.

A estos insectos se les llama así porque sus nidos colgantes, sostenidos por un pedúnculo, están elaborados con fibras, madera y otros materiales vegetales aglutinados con saliva, de modo que parecen de papel o cartón.

imageAvispas cartoneras en su nido. Las celdillas son hexagonales, como las de las abejas, pero no de cera sino de materia vegetal previamente masticada por las avispas y aglutinada con su saliva. Así procesada, adquiere la apariencia y textura de papel o cartón.

En las celdillas, de dos a tres centímetros de profundidad, las avispas depositan sus huevos y mantienen a sus crías, alimentándolas con los insectos que cazan, pues son depredadoras, aunque su alimento básico consiste en néctar de las flores. Según la especie, las celdillas pueden estar abiertas al exterior, o protegidas por una capa externa.

Para evitar incursiones de hormigas que pudieran depredar los huevos y larvas, rocían el pedúnculo del cual se sostiene el nido con una sustancia repelente de esos insectos, segregada por las propias avispas.

Hay más de mil especies de avispas cartoneras de distintos géneros distribuidas por Asia, Europa, Australia y América. En Norteamérica —incluido México— existen al menos 22, todas ellas del género Polistes, que comprende unas 300 especies en todo el mundo. En general son grandes, de 1.5 a dos centímetros de largo. Todas son sociales. Es decir, viven en colonias constituidas por unas docenas o cientos de individuos.

En general, se les considera benéficas, ya que durante sus andanzas en busca de alimento polinizan las flores y exterminan una gran cantidad de insectos que pueden convertirse en plagas, en particular orugas. Pero representan cierto peligro para el ser humano, pues aunque, al igual que la generalidad de las avispas, no son muy agresivas, atacan cuando se les molesta o para defender el nido. Su picadura, además de ser extremadamente dolorosa, puede provocar reacciones alérgicas severas en personas especialmente sensibles.

Su veneno —dicho sea de paso— es muy parecido al de las abejas y provoca síntomas semejantes, pero es mayor la proporción de personas que sufren fuertes reacciones. También, a diferencia de las abejas, que pican sólo una vez y mueren al desprendérseles el aguijón, —el cual queda clavado ya que posee una especie de lengüeta, como los arpones o los anzuelos—, las avispas pueden picar varias veces gracias a que su aguijón es liso.

Como detalle curioso, puede añadirse que casi todas las especies de avispas papeleras presentan colores de advertencia: cuerpo amarillo o rojizo con bandas negras muy conspicuas. Esto sirve para indicar a otros animales —incluido el hombre— que más vale no meterse con ellas.

Por todo esto, conviene eliminar cualquier nido que construyan en el interior de las viviendas o demasiado cerca de ellas. Pero del trabajo debe encargarse una persona especializada en control de plagas y manejo de este tipo de insectos.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 1 de agosto de 2016

La bella mariposa sabanera

ESCRUTINIO

La bella mariposa sabanera[1]

Juan José Morales

En estos meses lluviosos, es común ver —aunque más en los pueblos y el campo que en las ciudades— a la mariposa de la ilustración, de la cual un amigo lector nos envió una foto y solicita información.

Se trata de la especie que los lepidólogos, los especialistas en mariposas, denominan Anartia jatrophae y popularmente se conoce como mariposa sabanera o mariposa blanca, aunque hay quienes le llaman pavo real blanco por traducción literal de su nombre en inglés, white peacock.

imageOruga y ejemplar adulto de mariposa sabanera Anartia jatrophae. Las hembras son un poco mayores que los machos. Su vuelo es muy errático, para eludir a sus depredadores más activos: los pájaros.

imageNo es muy grande, de unos cinco o seis centímetros de envergadura. Se distribuye por una amplia región en el sur de Estados Unidos, Centroamérica, el Caribe y buena parte de Sudamérica hasta las regiones de clima tropical y subtropical de Bolivia y Argentina. En México se le encuentra en casi todo el territorio nacional, excepto la península de la Baja California y el altiplano del norte, donde las condiciones áridas no permiten su existencia. Abunda particularmente en zonas donde hay agua estancada y crecen ciertas plantas herbáceas. Una de éstas es llamada comúnmente hisopo de agua o lágrima de bebé, en maya ya`ax-kach y en la nomenclatura botánica Bacopa monnieri. La otra es la llamada lipia, bella alfombra, coronilla —por la forma de sus flores— y verbena de pozo. En la clasificación científica se le denomina Phyla nodiflora.

Es en el envés de las hojas de esas plantas que la mariposa sabanera deposita sus huevecillos, de color verde. De tres a diez días después, nacen las orugas —negras, con manchitas blancas o plateadas y numerosas espinas—, que se alimentan vorazmente con esas hojas. A este respecto, conviene recordar que las orugas de cada especie de mariposa comen sólo las hojas de determinadas especies de plantas, en las cuales oviposita la madre. Al cabo de un tiempo, la oruga se envuelve en un capullo que inicialmente es de color verde, para experimentar la metamorfosis. Cuando la mariposa adulta acaba de emerger del capullo, tiene un hermoso tono nacarado, que pronto sin embargo desaparece y las alas adquieren su color definitivo blanco o plateado. En la etapa adulta —al igual que todas las mariposas— se alimenta con néctar de flores de diferentes especies.

Esta mariposita se distingue porque las dos patas anteriores no son funcionales. Es decir, no las utiliza para posarse o caminar, lo cual hace parecer que sólo tiene cuatro y no seis como todos los insectos.

También se distingue porque es muy territorial. Es decir, demarca su territorio y lo defiende contra cualquier intruso. Esta es una característica que generalmente nadie asocia con las mariposas sino solamente —si acaso— con las abejas, las hormigas o las avispas. Pero los machos de la mariposa sabanera establecen un territorio propio — generalmente de unos 15 metros de diámetro— en torno a las plantas en que las hembras depositaron sus huevos, y lo defienden agresivamente contra cualquier insecto que se aventure en él. Incluso otros machos de su misma especie.

Esta es, pues, nuestra mariposa sabanera, que si bien puede encontrarse en cualquier época del año, abunda sobre todo en la época de lluvias, cuando también abundan las plantas que le sirven de hospederas.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 18 de julio de 2016

Los árboles y sus defensas químicas

IMPACTO AMBIENTAL

Los árboles y sus defensas químicas[1]

Juan José Morales

A raíz de mi artículo sobre las plantaciones de sikil-té, una amiga lectora manifestó su preocupación por las sustancias tóxicas que contienen los frutos de ese árbol, pues piensa que podrían ser un peligro para el ser humano. Pero no hay que preocuparse, pues tales frutos no son comestibles. Por lo demás, esos compuestos tóxicos son una protección contra depredadores. De hecho, casi todas las plantas tropicales tienen algún tipo de defensa físico o químico.

Muchas especies ─particularmente de leguminosas, que son las plantas más abundantes en la península de Yucatán─ poseen en sus hojas, flores, frutos y semillas, sustancias cáusticas, irritantes, urticantes, venenosas o repulsivas por lo intensamente amargas, que las vuelven desagradables, nada apetecibles o abiertamente peligrosas para animales que intenten devorarlas.

Las defensas químicas sirven de protección principalmente contra los insectos, que son los animales más abundantes en el trópico. Muchos árboles y arbustos producen fenoles, alcaloides, terpenoides, taninos y otros compuestos venenosos que se liberan al ser cortada, mordida o perforada la planta. Incluso algunas especies en sus tejidos contienen dos sustancias que por separado son inofensivas, pero al combinarse forman un compuesto mortífero para los insectos. Una se encuentra dentro de las células y la otra fuera, o bien en diferentes partes de la misma célula. Cuando un insecto perfora con su estilete los tejidos de la planta para extraerle los jugos, se rompen las células, ambas sustancias se mezclan y se forma el compuesto tóxico, que mata al atacante.

imageFrutos y hojas de boxchechem o chechem negro, Metopium brownei. Parecen inofensivas, pero al igual que el troncocontienen una resina cáustica que puede causar quemaduras muy dolorosas. Incluso, personas particularmente sensibles experimentan reacciones alérgicas tan sólo por pasar bajo uno de estos árboles.

Hay igualmente plantas que tienen defensas químicas indirectas contra los hongos: ciertas sustancias volátiles que favorecen el crecimiento de bacterias que atacan a los hongos y terminan por matarlos. La sustancia en sí no afecta al hongo, pero favorece la actividad de los microorganismos que lo destruyen.

El látex pegajoso que exudan diversos árboles cumple también funciones de protección contra los ataques de insectos, que ahí quedan adheridos e inmovilizados. Adicionalmente, estas secreciones ayudan a curar y acelerar la cicatrización de heridas del árbol, así como a evitar infecciones. Un ejemplo muy conocido de látex pegajoso es el del zapote o ya’, como se le denomina en maya, Manilkara zapota, del cual se obtiene el auténtico chicle. Otro es el de la papaya. Y un árbol notable por su viscosa resina, que además es intensamente cáustica y puede causar dolorosas quemaduras, es el chechem negro o boxchechem, Metopium brownei. Incluso las hojas son cáusticas y pueden causar fuertes reacciones al tocarlas.

Todo esto explica por qué, pese a la gran abundancia de materia vegetal, en la selva hay muy poca vida animal en comparación con las praderas y sabanas. Gracias a sus eficaces defensas, las plantas pueden repeler a los herbívoros, sean diminutos insectos o grandes mamíferos. Tan solo el 7% (en peso) de los animales de la selva comen hojas, flores y otro material vegetal vivo. En cambio, casi el 20% comen madera muerta y la mitad consumen restos de plantas y animales en descomposición.

Dicho en otras palabras: las plantas de la selva están tan bien protegidas, que las tres cuartas partes de la vida animal tienen que conformarse con comer carroña y otros desechos.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Sábado 23 de julio de 2016