Archivo de la categoría: Divulgación científica

El país de las 7 luminarias (Primera parte)

EL PAÍS DE LAS SIETE LUMINARIAS

A cuatro horas del Distrito Federal, en el Estado de Guanajuato, se localiza una de las zonas más bellas y enigmáticas de la República Mexicana: Valle de Santiago.

Por su ubicación, las ciudades de Valle de Santiago y Yuriria pueden ser consideradas como el centro geográfico de México. Las ciudades se encuentran a 1,723 y 1,736 metros sobre el nivel del mar. Están rodeadas por una extensa zona de cráteres volcánicos, hoy convertidos en lagos. Su belleza natural es extraordinaria.

La zona cubre una extensión de 83,570 hectáreas. De ellas se cultivan 52,778 (33,590 son de temporal y las restantes de riego). Es por ello que se le considera “el granero de la República”.

Valle de Santiago es una población típica que tiene una gran tradición histórica conocida por pocas personas. El rango de ciudad lo obtuvo el 28 de mayo de 1907. Anteriormente se llamaba Camémbaro, que en tarasco (purépecha) significa “Lugar del ajenjo y el estafiate”.

A la llegada de los españoles ya estaba habitada por una mezcla de otomíes, chichimecas y tarascos. Su actual nombre le fue otorgado en 1607, cuando las autoridades de la colonia hicieron la división de terrenos de la antigua Sido, hoy Salamanca. Entre sus fundadores se encuentran Diego Tamayo, Pedro Rivera y Francisco Gómez.

En este lugar se han venido sucediendo una serie de hechos “insólitos” y “misteriosos” que han trascendido nuestras fronteras. Sucesos que han tenido como principal protagonista a un hombre: Oscar Arredondo Ramírez.

LAS SIETE LUMINARIAS

Según el investigador Fulgencio Vargas, geológicamente la zona abarca dieciséis cráteres, aunque las tradiciones y leyendas sólo hacen referencia a siete, los cuales fueron bautizados con el poético nombre de Luminarias.

En el interior de la mayoría de los cráteres se han formado preciosos lagos. Los habitantes de esta región llaman a los cráteres Hoyos, Hoyas o Joyas. Algunos de los nombres en lengua purépecha son: Tallacua, Membereca, Andaracua, Sicua, Sacalasschil, Liricua y Teremecua. Las Siete Luminarias de la tradición son:

El cráter La Alberca (Tallacua), de aguas sulfurosas y al que, se dice, no se le conoce fondo. Es muy frecuentado por buzos y existía un servicio de lanchas para hacer un paseo por sus aguas.

La Hoya de Cíntora (Andaracua), de agua salada a la que se le atribuyen propiedades curativas para enfermedades de la piel. Situado en el corazón de esta topografía fascinante. Posee infinidad de cuevas y en el interior de muchas de ellas hay pinturas rupestres enigmáticas y misteriosas. Hay huertos de árboles frutales como el naranjo, y abundante vegetación de ajenjo y estafiate. Se han encontrado vestigios arqueológicos. Actualmente se le usa como zona de cultivo.

La Hoya de Flores o Álvarez (Membereca), donde existen restos de un centro ceremonial prehispánico, cuevas con pinturas rupestres y manantiales que brotan de las rocas. Es el más grande de los cráteres. En su interior hay aguas termales y sus tierras fértiles han producido grandes cosechas. Las primeras verduras gigantes se dieron aquí.

Rincón de Parangueo (Liricua), de aguas alcalinas, al que se puede llegar escalando o a través de un túnel, de 500 metros de largo, escavado en la roca. En su interior hay un lago de aguas tranquilas. También se pueden encontrar infinidad de cavernas que apenas han sido exploradas. Hay petroglifos en algunas de ellas.

Sicua, Sacalassuchil y Teremecua son cráteres con poco interés turístico.

Visto desde las alturas, Valle de Santiago presenta un panorama que podría pertenecer a un paisaje lunar lleno de cráteres, de tal forma que cuando se sobrevuela la zona, resulta difícil resistir la tentación de evocar misterios espaciales. Tal vez la extraña poesía que emana este paisaje, sea la causa de que aquí florezcan tantas fantasías relacionadas con visitantes del espacio.

Existe la creencia de que los lagos están comunicados entre sí por ríos subterráneos. Esta afirmación se avaló por el simple hecho de que había ruidos que hasta hace poco se escuchaban debajo de la tierra y que hicieron pensar en que los volcanes apagados estaban entrando en una nueva etapa de actividad. Aunque algunos cráteres bien podrían estar intercomunicados. Lo más probable es que no existan esos vasos comunicantes. La diferencia entre la composición química del agua de cada una de las lagunas, podría implicar que no exista la comunicación anunciada.

LA OSA MAYOR

Durante años, la astroarqueóloga mexicana Guadalupe Rivera de Iturbe, ha divulgado una curiosa teoría. Siguiendo la sentencia ocultista de Hermes Trimegisto en la Tabla Esmeraldina (“Lo de arriba es igual a lo de abajo”), Rivera concluye que la conformación geográfica de las Siete Luminarias corresponde a la de las Siete Cabrillas de la Osa Mayor.

De acuerdo con la señora Rivera, desde las alturas vemos un paisaje correspondiente al ámbito celeste. Como si fuera el espejo, la topografía de la Luminarias refleja las estrellas.

Rivera afirma que en todo el país se pueden observar espirales cósmicas, y que cada una de ellas corresponde a la advocación de un signo del zodiaco, y justamente Yuriria y Valle de Santiago son el centro de la espiral mayor que cubre todo el territorio mexicano.

Las investigaciones de la astroarquóloga llegan hasta Ignacio Ramírez (El Nigromante), el brillante poeta y pensador mexicano. Se supone que en una de las láminas de un libro de geografía escolar, escrito por Ramírez, se encuentra un mapa de los cráteres que establece su ubicación exacta por medio del trazo de ciertas líneas. Al observarlo con detenimiento, la señora Rivera descubrió que su conformación era muy parecida a la de la Osa Mayor.

Estudiando más a fondo el problema, llegó a la conclusión de que los siete cráteres de las luminarias corresponden a las Siete Cabrillas de aquella formación celeste. Es más, ella piensa que, de acuerdo con el sistema calendárico del México antiguo, cada 1,400 años las estrellas de la Osa Mayor se sitúan exactamente arriba de las Luminarias (¿?)

Para Rivera esto no es más que una de las manifestaciones del gran diseño concebido por los supremos arquitectos del universo, que llegaron a esta tierra a bordo de naves espaciales.

Esta completa falta de conocimientos astronómicos era de esperarse en una persona que afirma que el Calendario Azteca es un prototipo o plano de una nave espacial. En efecto, suponer que las estrellas que conforman la Osa Mayor siguen un movimiento tal que cada 1,400 años se sitúan en la vertical de unos cráteres situados a varios años luz, es un auténtico disparate.

Esa tontería cae por su propio peso cuando sabemos que, en Valle de Santiago hay dieciséis cráteres y no solo los siete que escogió hábilmente Rivera; o cuando superponemos una fotografía de las Siete Cabrillas sobre otra de las Siete Luminarias: no hay forma de empatarlas.

YURIRIA

La ciudad de Yuriria es el centro urbano más antiguo en el Estado de Guanajuato. Fue fundado, por parte de las tribus chichimecas, en el año 945 d.C.

Actualmente ofrece un carácter pintoresco y agradable por sus calles estrechas, casas bajas y un jardín principal amplio y lleno de árboles. Este armoniza con el convento y templo de San Pablo (1550), conjunto de estilo plateresco cuya fachada es la más ricamente ornamentada y mejor conservada del país. Cuenta, además, con dos templos del siglo XVI, el Expiatorio –donde se venera a la Virgen del Buen Concejo- y el de la Preciosa Sangre de Cristo, en cuyo interior existe un Cristo de madera negra de la misma época.

A orillas de la ciudad domina el paisaje la laguna artificial de Yuriria, construida en 1548 por Fray Diego de Chávez, como primera obra monumental de riego que existió en la América Colonial.

El nombre original de la ciudad fue Yuririhuapúndaro, que significa, según la Secretaría de Turismo, “Lugar del lago de sangre”, porque, “supuestamente el lago aledaño era utilizado como cementerio” (sic).

El nombre tarasco significa “donde está el lago de sangre” (Yuriri, sangre; apunda, laguna y ro, locativo). Pero el lago nunca fue un cementerio. Lo de sangre le viene porque, a veces, sus aguas, que generalmente tienen un color verdoso, adoptan un tono rojizo. Es, según los que la han visto, un color rojo escarlata, tan intenso que llega a parecerse al de la sangre.

Las primeras noticias de esta curiosidad las dieron los tarascos, que conquistaron el lugar por el año 1350 d.C.

En 1579, don Cristóbal de Vargas Valadés, Alcalde Mayor de la Villa de Celaya y Corregidor de Yuririhuapúndaro, escribió en sus Relaciones geográficas de la diócesis de Michoacán:

“El pueblo de Yuriripúndaro es de la corona real y corregimiento de el alcalde mayor de la Villa de Celaya: Está en la provincia de Michoacán y llámase Yuririapúndaro porque quiere decir en lengua tarasca Laguna de sangre, y púsose este nombre a este dicho pueblo porque tiene una laguna, entre las casas, de media legua en redondo, que el agua de ella es algo bermeja, semejante a sangre”.

Casi un siglo más tarde (1644), el venerable padre Diego Basalenque, cronista de la orden agustiniana, escribió en su Historia de la provincia de San Nicolás Tolentino de Michoacán, lo siguiente:

“Este pueblo se llama Yuririapúndaro, que quiere decir Laguna de sangre, porque se fundó en sus principios alrededor de una laguna cuya redondez debe ser de una legua corta, y su agua no es sangre sino agua, que tiene un color turbado y no claro estando en la laguna, que sacada fuera más es de lo que en ella parece. Tiene una cosa admirable esta laguna: que no se le halla fondo en medio, y su agua nunca mengua ni crece, ni por fuera se ceba de otras aguas que le entran si no es la del Cielo. Ha habido años en que la laguna grande se ha secado totalmente, y ésta no mengua cosa. Su agua no es provechosa para cosa viviente de dentro. Dicen algunos que ahí echaban los cuerpos que se sacrificaban a sus dioses, de esto no hay escrito, sólo tradición. En cuanto a no menguar ni crecer, según filosofía, hemos de decir que está al peso de algunas muchas aguas y con muchas que no se menoscaban se está ella en aquel pozo y así en medio no se halla suelo, que es cosa que espanta; no se navega ni nadie se atreve a pasarla”.

LAGUNA ALMONICA

Otro sacerdote de la orden de los agustinos, fray Matías de Escobar, escribe en su Crónica de la provincia agustiniana de Michoacán (1729):

“Muchos pensaron que el haber sido el suelo de este pueblo Palestra de Marte, en que se vertió tanta sangre cuanto fue necesaria para inundar el terruño, fue lo que granjeó el nombre de Yuririapúndaro, que es lo mismo que Laguna de sangre. Pero lo cierto es que lo que le da el referido nombre, es una laguna, que tendrá poco más de una legua en su circuito, inmediata a su población. Esta tiene el color rojo o sanguíneo. Es tradición haber sido esta laguna en la que arrojaban los cuerpos a los ídolos, y quizá por esta crueldad se tiñó de sangre el agua que hay si hay sangre, que pida al Cielo justicia contra una crueldad, en las aguas ha de haber sangre también, que clame y pida venganza.

“Bien pudiera llamar a las aguas sanguíneas de esta laguna almónica, porque así como en los cristales del río Almón lavaban los sálicos sacerdotes los cuchillos de las víctimas y con la sangre de ellas teñían las aguas, acá los sacerdotes de la idolatría de este pueblo lavaban sus pedernales en las aguas de esta laguna; y de esta sangre tomaba nombre el sitio.

“Río de infierno es el referido, como lo fue esta laguna, para los miserables sacrificios. Es profundísima, y tanto, que afirma nuestro Venerable Basalenque, no ha habido argonauta atrevido que halla querido transitar sus medios, y con razón, que para mí tengo es esta laguna antípoda del Mar Rojo, según el trópico opuesto, y grados de altura en que se halla, y puede ser esta laguna algún desahogo de aquel grande y profundo Mar.

“Así viene a ser el color y causa del color de la laguna de Yuriripúndaro: el suelo y terruño le hace el rojo color de que se viste, para engañar la vista. Nada viviente tiene o mantiene en sus senos. Estigio lago o Mar muerto puede decirse y denominarse, por esta infructífera propiedad. Era seno de los muertos y sacrificados cuerpos, y así no quiere consentir nada vivo en prueba de su propiedad antigua.

“Esta pues, como refiero, sangrienta laguna, le da el nombre a Yuririapúndaro. De esta sangre trae el origen su nombre.

“No se si la mayor hidalguía podrá dar más claro testimonio en su sangre de nuestro Yuririapúndaro…

“… a los que frecuentan los baños de las aguas de esta laguna, les comunica a los pelos del mismo rojo que tienen en sí a las aguas, propiedades que se cuentan de las aguas del Reno, Xanto y Escarmandro”.

El barroco fraile Escobar se equivoca en varios puntos. El lago, que no laguna, nunca fue centro ceremonial de sacrificios humanos; no está en las antípodas del Mar Rojo; y sí posee vida en sus entrañas.

El último cronista de la provincia agustiniana, fray Nicolás de Navarrete, en su Historia de la Provincia (1879), al hablar de la fundación del templo y convento de Yuriria dice con parquedad:

“En lugar cercano a la Joya (que así se llama el lago cráter) está el lago de sangre o lago Muerto que dio su nombre a Yuririapúndaro, desde su fundación tarasca”.

Las tradiciones de un lago rojizo son, como vemos, muy antiguas. Sin embargo, aún en fechas recientes se han reportado insólitos cambios en la tonalidad de las aguas; cambios que se han tratado de relacionar con los movimientos sísmicos. ¿Será cierto que cuando el lago cambia de color anuncia un próximo terremoto?

EL LAGO DE SANGRE

Uno de los renglones económicamente más importantes para la vida de Yuriria era la recolección del mosco que se cría, y muy bien, dentro del lago. Cuando, en 1980, visité el lugar, tuve que usar una mascarilla para evitar respirar y tragar los mosquitos. La pesca de charales es otra de las actividades remunerativas dentro del lago.

Don Benjamín Lara González, cronista de la ciudad de Yuriria, nos contó que la primera vez que vio las aguas del lago teñidas de rojo fue en 1970. Uno de los pescadores que frecuentaban el lago le dijo:

“Mire usted doctor, la laguna se enferma cada y cuando. Cada vez que hay un terremoto o un temblor, o hace erupción algún volcán. Hasta lo que pasa bien lejos de aquí lo registra la laguna. Cualquier temblor o erupción volcánica, por lejos que esté. Entonces empieza a salir un color rojo del fondo y tiñe las aguas de la Joya.

“Ya cuando se va a aliviar, entonces todo el rojo se forma en una nata a las orillas de la laguna y en la superficie y entonces, todo el mosco y los charales se mueren. Nosotros no podemos pescar. Tenemos que esperar a que vuelva a aclararse el agua para que los peces vuelvan a la laguna desde estos hoyos que hacemos aquí y entre estas cañas viven mientras pueden reproducirse en grande ya dentro de la laguna”.

Nuestro ya conocido Oscar Arredondo Ramírez extrajo agua y lodo del lago y lo intentó transplantar en las aguas de los cráteres. Sus trabajos sólo dieron resultado en un pequeño charco del cráter de Rincón de Parangueo. Su intensión resultaba obvia: crear un nuevo “enigma” y atraer a los turistas a su localidad.

En 1980 sugerí la existencia de dinoflagelados[1], como los que producen la marea roja, como posible explicación al color rojo del lago. A mi insistencia, don Benjamín Lara tomó una muestra del agua y la llevó al laboratorio de análisis clínicos y bacteriológicos del Químico Farmacobiólogo Luciano González García, de Valle de Santiago. González, después de centrifugar, decantar y preparar la muestra, pudo observar, a través del microscopio, unos diminutos seres flagelados de color rojo, de tan sólo unas micras de diámetro.

González no pudo identificar el microorganismo. Lara tomó otra muestra y, en compañía de don Arturo Ramírez Hernández, se dirigió a la Universidad de Guanajuato. Ahí depositaron las muestras en el Museo de Historia Natural Alfredo Duges. Lara y Ramírez aún continúan esperando los resultados del análisis.

ANIMALES DENTRO DE LOS CRÁTERES

El finado vulcanólogo Félix Sobota Knoll, “polaco por nacimiento y vallense por naturalización”, como solía decir, estudió durante varios años el Volcán de Fuego de Colima (ubicado entre los estados de Jalisco y Colima). Luego emprendió un estudio de la zona volcánica de Valle de Santiago, Salamanca y Yuriria, y quedó asombrado por las características de estos volcanes.

En su país de origen había estudiado un pequeño lago cráter y había encontrado especies animales y vegetales que, por aislamiento milenario de otros medios geográficos similares, habían seguido su curso evolucionista propio, de tal forma que llegaron a constituirse en especies diferentes a las conocidas en Polonia.

Félix Sobota era un hombre que hablaba con dificultad el español, pero podía hacerse entender bien. Se le podría describir como robusto, vital, serio y apasionado. Pensaba que en los lagos cráteres de Valle de Santiago se podrían encontrar muchas especies desconocidas por la ciencia.

No estaba tan errado, pues al parecer nuestra suposición de una nueva especie de dinoflagelado, emparentados con los organismos que producen las mareas rojas, es cierta.

Las características que presentan las aguas rojas del lago de Yuriria y las de los cráteres de la Joya y Rincón de Parangueo son similares a las que se encuentran en las mareas rojas. Cuando los dinoflagelados se reproducen en grandes cantidades, tiñen las aguas de rojo, que es su color característico, al mismo tiempo que segregan una toxina que envenena las aguas y el medio ambiente. Los animales que se alimentan de estos microorganismos mueren envenenados. Es así como desaparecen los charales y moscos del lago.

Al parecer el culpable de que en algunos cráteres de Valle de Santiago se halla desarrollado el dinoflagelado es nuestro viejo conocido Oscar Arredondo. En una de nuestras visitas nos contó que en diversas ocasiones extrajo agua y lodo de Yuriria y la intentó transplantar a las aguas de los cráteres. Tuvo éxito en la Joya y Rincón de Parangueo. En su local de fotografía muestra varias fotografías de estos charcos de sangre. Sin embargo, las fotos están tomadas de tal manera que no existen puntos de referencia y cualquiera podría pensar que se trata de una gran extensión de agua salada (la laguna de sangre), sin embargo, el charco no tiene más de cinco metros de longitud.

No hay noticias de la existencia de dinoflagelados en lagos y lagunas. Su hábitat natural son los mares y océanos.

En cuanto a la relación del lago de sangre con la actividad sísmica es tan sólo un mito más. El 23 de abril de 1989 estuve en el sitio y sus aguas tenían el tono verdoso típico; el martes 25 de abril tembló en la ciudad de México. En otra de nuestras visitas (noviembre de 1992) uno de los charcos contaminados por Arredondo tenía el tono rojizo de la sangre, y sin embargo no se supo de ningún temblor de importancia. El “sismógrafo natural” había fallado.

Las verdaderas maravillas y enigmas de la naturaleza no necesitan embellecerse con fenómenos paranormales, rarezas criptozoológicas o apariciones ufológicas. La Naturaleza es insólita por sí misma.

EL PRIMO DE NESSIE

Otra de las leyendas que ha hecho correr Oscar Arredondo es la existencia en el cráter La Alberca de un monstruo antediluviano parecido al del Loch Ness.

Tallacua, nombre tarasco del cráter más conocido como La Alberca, tiene aguas sulfurosas. En un tiempo no muy lejano existieron plataformas para que los clavadistas hicieran gala de sus suertes, cual si fuera una “Quebrada acapulqueña” dentro del cráter. Hoy esos trampolines han quedado inservibles pues el lago se está desecando.

Según Arredondo la Alberca no tiene fondo, y de acuerdo con lo que menciona el ufólogo español Juan José Benítez “entre 15 y 20 metros se perciben una fuertes corrientes –de oeste a este- que ponen de manifiesto la existencia de uno o varios canales subterráneos”.

Según el español, se han hecho experiencias de arrojar troncos en el lago del Rincón de Parangueo y al poco se les ha visto emerger en la superficie de La Alberca. Esto explicaría, según él, porqué no se ha podido atrapar al monstruo del Tallacua, bautizado con el nombre de Chac, puesto que el misterioso animal se desplaza de uno a otro cráter.

La verdad es otra. No puede existir comunicación entre los cráteres puesto que muchos de ellos están completamente secos y no muestran fisuras en sus paredes. Tampoco hay comunicación entre Rincón de Parangueo y Tallacua, puesto que uno es un lago de aguas alcalinas, evidenciadas por las formaciones calcáreas producidas por la desecación; y el otro es un lago de aguas sulfurosas. Además, un animal de 6 metros de largo, como dicen Benítez y Arredondo, no podría vivir en esas aguas, mucho menos toda una familia necesaria para perpetuar la especie desde tiempos antediluvianos.

En los ochenta Oscar Arredondo presentaba en los escaparates de su tienda de fotografía, una instantánea del supuesto Chac. Vista con detenimiento, no había duda de que se trataba de un tronco tallado para dar la apariencia del cuello de un dinosaurio. Hice esta observación y tiempo después, la misteriosa fotografía del Chac ya no volvió a aparecer en la vitrina.

Arredondo me confió haber obtenido otra fotografía del Chac sobre la ladera del volcán, cuando éste salió a dar una caminata. Un documento como ese hubiera sido extraordinario, pero nunca quiso mostrármelo. No se si alguien lo vio. ¿Existió esa fotografía?

Recientemente en Internet se han publicado algunas fotografías del supuesto Chac.

Valle de Santiago a principios del siglo XX.

La Alberca.

Otra vista del cráter La Alberca. Detrás de los árboles sobre el cráter, comienza la ciudad de Valle de Santiago.

La Hoya de Cíntora.

Túnel para acceder al interior del cráter de Rincón de Parangueo.

El túnel tiene unos 500 metros de longitud.

Varias fotografías de Rincón de Parangueo.

En la boca de los volcanes se pueden ver las entradas a las diversas cuevas.

Una de las cuevas de Rincón de Parangueo.

A pesar de lo inaccesible, las cuevas muestran graffitis.

Uno de los charcos con aguas “sanguinolentas” dentro de los volcanes.

Escudo oficial de Valle de Santiago: El país de las siete luminarias.

Ignacio Ramírez “El Nigromante”.

El mapa de Ignacio Ramírez.

La Osa Mayor.

Vista de las “Siete Luminarias” desde las alturas.

Portada del libro de Basalenque.

Varias fotografías de los “charcos de sangre” que se forman en los cráteres.

Oscar Arredondo mantenía en cubetas muestras del agua y lodo de Yuriria. Aquí una fotografía de un periódico local.

La laguna de Yuriria y al fondo el cerro de Culiacán.

El investigador Oscar García obtuvo esta foto de Arredondo Ramírez, justo en la puerta de su negocio de fotografía. Con el juego de luces y los ángeles, quería mostrar la eterna lucha entre “el bien y el mal”.

Hablando de fraudes. JJ Benítez hizo creer a su público que en Valle de Santiago se realizan ceremonias “aztecas” para aplacar al monstruo Chac.

Benítez y Fernando Jiménez del Oso fueron otros de los ufólogos que visitaron el sitio. Aquí durante el rodaje de uno de sus programas.

En el estudio fotográfico de Arredondo se encuentra esta acuarela que muestra al supuesto Chac en medio del cráter de La Alberca.

Recientemente han aparecido en Internet algunas fotografías del supuesto Chac. Aquí una muestra de las mismas.

Esta es la fotografía original. Comparando las fotografías de la Alberca nos podemos dar cuenta del tamaño del cráter y del “dinosaurio”. Se trata de un modelo pequeño, tal vez un juguete.

Una última imagen de Chan, en la que se puede apreciar incluso una de sus aletas.

Otra supuesta fotografía de Chac. Al paso del tiempo el lago se ha ido desecando. En 1980, la pequeña isla de la parte izquierda, por ejemplo, se podía ver a unos centímetros por debajo del agua. En este caso, si la foto no está trucada, la mancha podría ser otro islote.


[1] Ver mi artículo: La marea roja.

Prosopagnosia ¿quién es el que miro en el espejo?

Olvidarse de tu propia cara

Por Huw Jones

BBC News

¿Qué es mirar a tus niños o marido y no reconocerlos? Una mujer está luchando para superar los efectos de un virus que la atacó sin advertencia.

Cuando Claire mira en los ojos de sus hijos, es un momento de confusión profunda.

La madre de cuatro chicos, de 45 años de edad, sufre de prosopagnosia, conocida a veces como ceguera de la cara. Ella no puede reconocer las caras de sus niños, su marido y aún de ella misma, después de que un virus la tacó hace poco más de dos años, causando la inflamación en su cerebro y dañando permanentemente el lóbulo temporal.

Leer más en

http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/magazine/5211446.stm

Deja vu

Deja vu “recreado en laboratorio”

Los científicos creen que han encontrado una manera de sondear el fenómeno misterioso de sentir que ya has visto algo antes -deja vu.

Los investigadores del Leeds Memory Group dicen que de alguna manera han reconstruido la sensación en el laboratorio usando hipnosis.

El New Scientist reporta que los investigadores esperan que su trabajo aclare el funcionamiento fundamental de la memoria humana.

Se estima que un 97% de la población mundial han experimentado el deja vu.

En algunos casos severos puede llegar al punto de causar depresión y algunas víctimas han sido medicadas con antipsicóticos.

Sin embargo, los expertos sospechan que mucha gente que experimenta la sensación esta poco dispuesta a discutirla con su doctor.

Proceso de dos etapas

Se piensa que son dos los procesos dominantes que ocurren cuando alguien reconoce un objeto o una escena familiar.

Primero, el cerebro busca a través de rastros de la memoria para ver si el contenido de esa escena se ha observado antes.

Si hay algo, entonces una parte separada del cerebro identifica la escena o el objeto como familiar.

En el deja vu, este segundo proceso puede ocurrir por error, de modo que una sensación de familiaridad sea accionada por un nuevo objeto o escena.

El equipo de Leeds trabajó para crear una sensación de deja vu entre voluntarios en un laboratorio.

Utilizaron hipnosis para accionar solamente la segunda parte del proceso del reconocimiento -esperando crear un sentido de familiaridad sobre algo que una persona no había visto antes.

Los investigadores mostraron a los voluntarios 24 palabras comunes, entonces los hipnotizaron y les dijeron que cuando se les presentara después una palabra en un marco rojo, sintieran que la palabra era familiar, aunque no sabrían cuándo la vieron por última vez.

Los marcos verdes les harían pensar que la palabra pertenecía a la lista original de 24.

Sensación peculiar

Después de salir de la hipnosis, se les mostró a los voluntarios una serie de palabras en marcos de varios colores, incluyendo algunas que no estaban en las 24 originales y que fueron enmarcadas en rojo o verde.

De las 18 personas estudiadas hasta ahora, 10 reportaron una sensación peculiar cuando vieron nuevas palabras en marcos rojos y cinco dijeron que se sentía definitivamente como el deja vu.

El investigador Akira O’Connor presentó los resultados a una conferencia internacional sobre memoria en Sydney, Australia.

Él dijo a New Scientist: “Esto nos dice que es posible disociar experimentalmente estos dos procesos, lo que es realmente importante para establecer que son de hecho distintos”.

Algunas personas con epilepsia temporal del lóbulo reportan frecuentes deja vu.

Y trabajos previos en Francia han encontrado que partes del lóbulo temporal estimuladas eléctricamente pueden accionar una sensación de familiaridad con cualquier persona que se encuentre.

El profesor Alan Brown, experto en deja vu de la Universidad Metodista del Sur en Dallas, dice: “Usar la sugestión hipnótica para estimular, o simular, una experiencia de deja vu podría ser potencialmente una manera muy fructuosa de explorar este fenómeno”.

“No tengo muchos detalles sobre el proyecto de Leeds pero por lo que se parece ciertamente ser el trabajo sólido con un resultado intrigante.”

http://news.bbc.co.uk/1/hi/health/5194382.stm

Escépticos y verdaderos creyentes

La navaja de Occam

En la introducción a mi libro Skeptics and True Believers, definí dos marcos de mente:

Los escépticos son niños de la Revolución Científica y de la Ilustración. Siempre están un poco perdidos en la vastedad del cosmos, pero confían en la capacidad de la mente humana de darle sentido al mundo. Aceptan el desarrollo natural de la verdad, y están dispuestos a vivir con una medida de incertidumbre. Su mundo se colorea en tonos de gris. Tienden a ser socialmente optimistas, creativos y confían en el progreso. Ya que comulgan con lo que predican, los escépticos son tolerantes de la diversidad cultural y religiosa. Están más interesadas en refinar sus propias opiniones que en ganar otros prosélitos. Si son teístas, luchan con su dios en una lucha continua de la fe. Frecuentemente están plagados de dudas personales y son propensos a la depresión.

Los verdaderos creyentes confían menos en que los seres humanos puedan clasificar cosas por sí mismos. Buscan ayuda del exterior -de dios, de los espíritus o de extraterrestres. Su mundo es blanco y negro. Buscan verdades simples y ciertas, proporcionadas por una fuente que sea más confiable que la mente humana. Los verdaderos creyentes prefieren un universo proporcionado a la escala humana. La diversidad los repele, se confortan con los dogmas y respetan a la autoridad. Los verdaderos creyentes se distinguen por su manera de ofrecer (a veces administrar fuertemente) sus verdades a otras, convencidos de lo correcto de su causa. Probablemente son “renacidos”, redimidos por la fe, apocalíptica. Aunque generalmente son pesimistas del estado de este mundo, confían en que hay algo mejor más allá del sepulcro.

Fui cuidadoso de precisar que incluso Jesús pudo ser llamado un escéptico (“¿Dios míos, dios mío, por qué me has abandonado?”), y que los científicos que están invenciblemente seguros de la autoridad de su ciencia pueden ser contados como verdaderos creyentes.

Aunque los científicos individuales puedan ser creyentes verdaderos, la ciencia puede prosperar solamente en una atmósfera de escepticismo. La ciencia es ampliable; cada verdad se lleva a cabo tentativamente, sujeta a cambios. Como Einstein dijo una vez, la herramienta más importante del científico es el cesto de basura.

Así que -Escépticos y verdaderos creyentes: Una generalización, por supuesto, pero (pienso como escribí en el libro) útil.

Mientras estemos generalizando, puede ser que también nos dividamos en Occamistas o Anti-Occamistas.

Déjeme explicar.

Guillermo de Occam (c. 1285-1347) fue un fraile y filósofo franciscano ingles, de la aldea de Occam en Surrey, educado en Londres y Oxford, que predicó y enseño por toda Europa. Él es mejor conocido actualmente como el autor de la Navaja de Occam, el principio de parsimonia filosófico: Nunca suponer una explicación compleja cuando es suficiente una explicación más simple.

Occam seguro no fue el primero en enunciar este principio, pero a él se le ha asignado el crédito, y él utilizó ciertamente el principio con gran ventaja, eliminando algunos aditamentos superfluos de la filosofía y de la teología de su tiempo -un ejercicio que le ganó la excomunión de la iglesia a la que sirvió.

La navaja de Occam es un principio básico de la ciencia moderna. Newton la puso esta manera: “No debemos admitir más causas de las cosas naturales que las que son tanto ciertas y suficientes para explicar su apariencia”. Y Einstein dijo: “La gran meta de la ciencia… es cubrir el mayor número posible de hechos empíricos por deducciones lógicas del menor número posible de hipótesis o de axiomas”. Simplicidad. Parsimonia.

Alguien alguna vez citó a Shakespeare al filósofo W.V.O. Quine: “Hay más cosas en cielo y la tierra que las que has soñado en tu filosofía”. La observación significaba en términos burdos, una clase de “Sí, ¿ y qué sabes tú?” A lo qué Quine se dice que respondió: “Tal vez, pero lo único que me preocupa es que no haya más cosas en mi filosofía de las que existen en cielo y en la tierra”. Quine era un Occamista.

Por otra parte, he oído que en un episodio de los X-Files, Fox Mulder desecha la navaja de Occam retitulándola el Principio de Occam del Pensamiento No Imaginativo. Dejemos que florezcan las miles de flores paranormales y pseudoscientíficas. Mulder es un Anti-Occamista.

El Occamista no busca milagros o lo paranormal cuando es suficiente una explicación natural. Y cuándo ninguna explicación natural se presenta (como, por ejemplo, “¿Cuál es la fuente de la singularidad que se convirtió en el Big bang?”) el Occamista está preparado para decir “no sé”. Admitir nuestra ignorancia de la prodigalidad de la creación no es la misma cosa que llenar nuestra ignorancia con una plétora de dioses, espíritus, extraterrestres, auras, milagros, resonancias mórficas, influencias astrales, etc. de nuestra propia invención.

Y así aprendemos del pobre fraile de Occam vestido con hábitos cafés y sandalias, que era un campeón de la humildad intelectual.

La navaja de Occam, aplicada sabiamente, ha probado ser un camino real al conocimiento práctico, confiable del mundo. Desde la época de Galileo, y especialmente desde la Ilustración, ha sido la base para nuestra salud, crecimiento y felicidad general. La navaja de Occam es nuestra más poderosa herramienta en la batalla contra los demonios más oscuros de la distensión sectaria, del triunfalismo religioso y de la superstición pseudoscientifica.

http://www.sciencemusings.com/2006/07/occams-razor.html

Asherah, la esposa de Yahvé (y 2)

ASHERAH COMO PERSONAJE BÍBLICO

A Asherah se la menciona en la Biblia en el Levítico 18:21:

“No darás hijo tuyo para ser ofrendado a Moloc, no profanarás el nombre de tu Dios”.

En el segundo de Paralipómenos 28:3:

Ajaz (Acab) rey de Judah hizo imágenes de Baal y quemó perfumes en valle de los hijos de Hinnón y pasó a sus hijos por el fuego, según las abominaciones de las gentes que Yahvé había arrojado ante los hijos de Israel”.

En el segundo de Reyes cuando se cuenta la historia de Josías. Aquí los fragmentos más sobresalientes:

4 Entonces el rey ordenó al sumo sacerdote Hilquías, a los sacerdotes de segundo rango y a los porteros, que sacasen del templo del Señor todos los objetos que habían sido consagrados a Baal, a Asherah y para todos los astros de los cielos. Los quemó fuera de Jerusalén en los campos del Quedrón, e hizo llevar sus cenizas a Bet-el.

5 También destituyó a los sacerdotes idólatras que los reyes de Judá habían nombrado para quemar incienso en los lugares altos de las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén, asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, a los signos del zodíaco y a todos los astros del cielo.

6 El rey sacó del templo del Señor el árbol ritual de Asherah y lo llevó al arroyo de Quedrón, en las afueras de Jerusalén, y allí lo quemó hasta convertirlo en cenizas, las cuales echó en la fosa común.

7 Además, derrumbó en el templo del Señor los cuartos dedicados a la prostitución sagrada, donde las mujeres tejían mantos para la diosa Asherah.

14 Josías hizo pedazos las piedras sagradas, cortó los árboles rituales de la diosa Asherah, y llenó con huesos humanos los lugares donde se habían erigido.

15 También destruyó el altar que había en Bet-el y el lugar alto que había construido Jeroboam hijo de Nabat, quien hizo pecar a Israel. Además quemó ese altar y el lugar alto hasta convertirlo en cenizas, y le prendió fuego al árbol ritual de Asherah.

24 Asimismo, Josías expulsó a los que evocaban a los muertos, a los encantadores, adivinos, espiritistas, hechiceros y terafines, y eliminó toda clase de ídolos y el resto de las cosas detestables que se veían en la tierra de Judá y en Jerusalén. Lo hizo así para cumplir las palabras de la ley que estaban escritas en el libro que el sacerdote Hilquías encontró en el templo del Señor.

Otro tanto hizo Gedeón y el relato lo encontramos en Jueces 6:

25 Aconteció que la misma noche le dijo el Señor: Toma un toro del hato de tu padre, el segundo toro de siete años, y derriba el altar de Baal que tu padre tiene, y corta también la imagen de Asherah que está junto a él;

26 y edifica altar al Señor tu Dios en la cumbre de este peñasco en lugar conveniente; y tomando el segundo toro, sacrifícalo en holocausto con la madera de la imagen de Asherah que habrás cortado.

27 Entonces Gedeón tomó diez hombres de sus siervos, e hizo como el Señor le dijo. Mas temiendo hacerlo de día, por la familia de su padre y por los hombres de la ciudad, lo hizo de noche.

28 Por la mañana, cuando los de la ciudad se levantaron, he aquí que el altar de Baal estaba derribado, y cortada la imagen de Asherah que estaba junto a él, y el segundo toro había sido ofrecido en holocausto sobre el altar edificado.

29 Y se dijeron unos a otros: ¿Quién ha hecho esto? Y buscando e inquiriendo, les dijeron: Gedeón hijo de Joás lo ha hecho. Entonces los hombres de la ciudad dijeron a Joás:

30 Saca a tu hijo para que muera, porque ha derribado el altar de Baal y ha cortado la imagen de Asherah que estaba junto a él.

LA CAÍDA DE ASHERAH

El viejo testamento relata las batallas entre los invasores seguidores de Yahvé y de los viejos habitantes que adoraban a Asherah en las colinas y debajo de árboles. Ver Éxodo 34:11-13, Jueces 3:5-7, 6:25, 2 Reyes 21:7, 23:7. Pero el que vendría a terminar con ese culto sería el profeta Elijah (Elías) quien luchó con los sacerdotes de Baal y de Asherah en el monte Carmelo (Reyes 1 18:17-40). En Reyes 1 16:31 se nos dice que el culto a Baal se había convertido en la religión nacional bajo dirección de Acab.

Elías desafió a los 450 profetas de Baal a los que había nombrado Jezabel. El desafío consistía en que aquel que fuera el verdadero Dios, Yahvé o Baal, tendría que lanzar fuego del cielo. Nada sucedió cuando oraron los 450 profetas de Baal, pero cuando Elías lo hizo, descendió fuego del cielo y quemó el sacrificio preparado por Elías. Cuando los israelitas vieron el milagro, cayeron sobre sus rostros y clamaron diciendo: “¡El Señor es Dios! ¡El Señor es Dios!” Entonces Elías mandó al pueblo que ejecutasen a los profetas de Baal.

Entonces Jezabel amenazó con matar a Elías y éste huyó de Jezabel al desierto.

La vida de Jezabel tuvo un fin trágico. El rey Jehú de Israel dio orden de que la matasen por causa de su maldad. 2 Reyes 9:30-33 dice:

“Vino después Jehú a Jezreel; y cuando Jezabel lo oyó, se pintó los ojos con antimonio y atavió su cabeza, y se asomó a su ventana. Y cuando entraba Jehú por la puerta, ella dijo: ¿Sucedió bien a Zimri, que mató a su Señor? Alzando él entonces su rostro hacia la ventana, dijo: ¿Quién está conmigo? ¿quién? Y se inclinaron hacia él dos o tres eunucos. Y él les dijo: Echadla abajo. Y ellos la echaron; y parte de su sangre salpicó en la pared, y en los caballos; y él la atropelló”.

Con la muerte de Jezabel termina el culto a Asherah dentro del pueblo judío.

ASHERAH Y LILITH

En otro artículo vimos que Lilith se deriva generalmente de la palabra asirio babilónica “lilita”, un demonio femenino, o espíritu del viento. Pero anteriormente aparece como “Lillake” en una tablilla sumeria del 2000 antes de nuestra era, encontrada en Ur que contiene el cuento de Gilgamesh y del Árbol Huluppu, un sauce sagrado. Allí ella es una diablesa que vive en el tronco de un árbol del sauce arrancado por la diosa Inanna (Anath) y lanzado a los bancos del Eufrates.

Lilith es una deidad conectada estrechamente con Inanna. Lilith se sentó originalmente en su trono, un árbol de sauce de tres ramas con una serpiente dragón en sus raíces y Anzu o el pájaro Zu o Ku (el dios sumerio de la tormenta) en las ramas. Este árbol estaba consagrado a la diosa y fue plantado por Inanna en el río Eufrates. La representaban como una hermosa mujer desnuda con pechos prominentes, situada entre dos leones, flanqueados por los búhos, usando un turbante de serpiente y con alas. En sus manos tiene el símbolo del poder. Lilith se le relaciona en varias ocasiones con el árbol del conocimiento. A menudo se la muestra en el árbol con su cola de serpiente y pies de animal, colgada de cabeza.

Los iconos dedicados a Asherah muestran pinturas de un “árbol sagrado”. Entre otros títulos, Asherah era conocida como “la Diosa del Árbol de la Vida”, “la Divina Dama del Edén” y “la Señora de la serpiente”. Asherah se representaba a menudo como una mujer que sostenía unas o más serpientes en las manos. Era la serpiente de Asherah que aconsejó a Eva para desobedecer la orden de dios de no comer del árbol sagrado. En resumen: Asherah es una de las múltiples representaciones de Lilith.

Lilith también caracteriza a Anath que era adorada por las mujeres cananitas, a quienes se les permitía la promiscuidad prenupcial en la forma de prostitución religiosa. Estas prácticas canaanitas al principio contaron con la aprobación de los sacerdotes israelitas, siempre que los honorarios fueran donados a las arcas de Dios, pero luego fue prohibido expresamente en el Deuteronomio 23:18.

Según la Biblia los antiguos adoradores de Asherah incluían al rey sabio Salomón y a otros reyes bíblicos, así como sus esposas y las hijas de Jerusalén. Los profetas del antiguo testamento a menudo los criticaban por “ofrecer incienso” a la Reina del Cielo. Como sabemos, esos rituales se realizaban frente a un árbol que representaba a la diosa. Era el árbol del bien y del mal, el árbol del conocimiento, el árbol de la vida, en fin, el árbol Huluppu.

Los rituales que se realizaban en torno a un árbol han llegado hasta nosotros con el árbol de la Navidad. El origen de esta tradición es la historia del bisabuelo de Noe, Nimrod. La madre y esposa de este Nimrod era Semiramis, también conocida como Ishtar o Isis. Nimrod es conocido en Egipto como Osiris y fue el fundador del primer imperio del mundo en Babel, conocida más tarde como Babilonia.

Después de la muerte de Nimrod (en el 2167 antes de nuestra era), Semiramis promovió la creencia de que ella era una diosa. Declaró que había visto un árbol verde y frondoso que había crecido del tocón y las raíces de un árbol muerto, simbolizando la primavera y una nueva vida para Nimrod. Cada aniversario de su nacimiento, dijo Semiramis, Nimrod visitaría el árbol imperecedero y dejaría regalos debajo de él. Su cumpleaños caía en el solsticio del invierno a finales de diciembre.

Algunos años más tarde, Semiramis dio a luz un hijo, Horus o Gilgamesh. Ella declaró que el espíritu de Nimrod la había visitado, y que la había dejado embarazada. Horus era Nimrod reencarnado. Así se tenía un padre, una madre, y un hijo deificados.

Semiramis y Horus eran adorados como “la Madonna y el niño”. Mientras pasaban las generaciones, fueron adorados bajo otros nombres en diversos países e idiomas. Muchos de éstos son reconocibles: Fortuna y Júpiter en Roma; Afrodita y Adonis en Grecia; Ashtoreth/Astarte y Molech/Baal en Canaan; y María y Jesús en nuestros días.

Se creía que los días se hacían más cortos en invierno porque el Dios Sol se alejaba. Cuando el día comenzaba a ser más largo se celebraban banquetes rituales y orgías. Esta celebración era conocida como Saturnalia, en honor a Saturno, otro de los nombres de Nimrod.

LA DIOSA MADRE

Es notable el desarrollado culto a una Diosa Madre, origen de la humanidad. Los antiguos la identificaban con la madre Tierra, principio de todas las cosas. En la mayoría de las antiguas sociedades de recolectores y cazadores, las mujeres balanceaban la fuente de alimentos que proveían los varones con la caza, con su cosecha recogida del yermo circundante. Por lo tanto las mujeres fueron las primeras en aprender los secretos de las plantas, y cómo se propagan. Este conocimiento condujo al desarrollo de la agricultura, y a la evolución de los tótems animales del cazador y a las imágenes de la Diosa Madre, que con la adoración apropiada producía su cosecha abundante de la misma manera que las mujeres producían hijos.

La agricultura fue el primer gran invento de la humanidad y le tocó a la mujer ser la iniciadora de esta nueva etapa. El hombre salía a cazar y la mujer se quedaba a cuidar de los niños y a sembrar la tierra. Al partir el hombre no sabía lo que podía ocurrir en su ausencia. La mujer siempre estaba segura de quiénes eran sus hijos. El hombre no. El dictado interno de transmitir sus genes obligó a los hombres a subir la apuesta y buscar más parejas sexuales, así elevaba las probabilidades de que alguno de los hijos de sus parejas tuvieran sus genes. Este sería el origen de la infidelidad masculina.

Hay una versión griega del episodio de Adán y Eva, acuñada en la época de la Gran Diosa Madre, que se refiere al invento de la agricultura por las mujeres. Eva había cuidado del árbol del bien y el mal y fue Adán cortó el fruto. Eva, irritada, expulsó a Adán del Jardín del Edén para que cultive las tierras menos fértiles. La mujer es la conocedora de la tecnología para cultivar y el hombre desconoce esas técnicas, por lo que sus terrenos son menos fértiles.

Las mujeres les fascinaban y asustaban alternativamente a los hombres. Estaban fascinados por su poder de reproducción. El caso del pueblo judío era aún más complicado. Dios había creado a Adán a su imagen y semejanza y le había otorgado a Eva como un ser de rango inferior. Pero eran precisamente las mujeres las que tenían el poder de generar vida y de reproducirse, algo que sólo podía hacer Dios. Sólo un hombre pudo dar vida y ese fue Adán. Luego de él, nadie.

Indudablemente la mujer tenía un mayor conocimiento de su entorno. Para algunos autores el culto a Asherah estaba enfocado particularmente alrededor del uso de la marihuana. Como el árbol de la vida, el árbol del conocimiento era un símbolo asociado a la diosa. Los rituales asociados a su adoración fueron diseñados para inducir un sentido abierto a la revelación de verdades divinas o místicas. En estos rituales la cannabis y otras plantas mágicas fueron utilizados, y las mujeres oficiaban como sacerdotisas.

No es de extrañar que las primeras sociedades fueran de tipo matriarcal en las que los poderes políticos y religiosos recaían en manos de las mujeres. Los judíos no fueron la excepción. Antes del Yahveísmo eran politeístas y matriarcales. Adoraban a la Diosa Madre (Lilith, Asherah, Naamah, Athirat, Anath, Ishtar o cualquier otro que fuera su nombre).

LA MAGIA Y EL SEXO

Existe una relación entre la antigua magia y ciertos aspectos desconocidos del sexo. En la Biblia y en la sociedad judía se ve la magia y el sexo con horror. El sexo sólo es aceptado con fines de reproducción y las relaciones sexuales se deben realizar en total oscuridad. Sólo a los casados les está permitido el disfrute sexual. El onanismo está prohibido. Todos estos tabús se generaron por la sexualidad femenina. Los primeros líderes masculinos pensaron que si las mujeres conseguían tener mas poder sobre la vida humana y una mayor experiencia, no las podrían controlar. Durante muchos años imperó la adoración a la mujer, pero ese matriarcado llegaría finalmente a desaparecer cuando el hombre impuso su mayor fortaleza física.

Hubo una primera revolución religiosa y sexual (La alianza con Yahvé). Los sacerdotes editores de la Biblia eliminaron del texto sagrado a la Diosa Madre. La desprestigiaron tratándola de prostituta y de asesina de sus propios hijos. Pero los líderes de esta revuelta no tenían ninguna experiencia en la forma de dirigir religiosamente a un pueblo. En el Talmud leemos que:

“Los judíos no tenían ningún sacerdote, así que Anush ‘Uthra puso una semilla en el Jordán y las mujeres judías bebieron y se embarazaron y dieron a luz a 365 sacerdotes. ‘Inoshvey, bebió también del agua, y ella dio a luz a Yahia, y todos los hombres que nacieron de esa semilla sembrada en el Jordán fueron bautizados y se hicieron sacerdotes”.

Es decir, se hizo uso de los conocimientos religiosos de las mujeres y por eso inicialmente se acepto el culto a Asherah en igualdad de circunstancias que el culto a Yahvé. Fue difícil establecer el monoteísmo debido a la inclinación natural del pueblo israelita hacia los cultos naturalistas. Además era época de guerra y los jueces y reyes estaban más preocupados en aglutinar las etnias diferentes que estaban bajo su dominio y consolidar así sus reinos.

Y aunque a las mujeres se les había prohibido ejercer como sacerdotisas, ellas se recluyeron en sus hogares en donde siguieron realizando sus prácticas religiosas. Poco a poco volvían a tener poder y los deuteronomistas se dieron cuenta de ello. No pudieron soportar ver como las mujeres desarrollaban un culto aislado a Asherah, que podría perjudicar al Yahveísmo. Impulsaron una segunda revolución (una nueva alianza con el Señor, le llamaron) en la que finalmente serían destruidas todas las imágenes y referencias a la religiosidad femenina. No sólo les estaba vedado presidir actos religiosos sino que cualquier ritual fuera de los indicados en la Torah sería considerado como brujería y sería castigado con la muerte por lapidación. De esa forma los redactores de la Biblia eliminaron cualquier competencia a Yahvé.

Lilith-Asherah desapareció por largo tiempo, pero luego resurgió. En la edad media una secta mística judía introdujo una nueva entidad, se llamaba Shekináh, su función era de enlace entre el pueblo y Yahvé. Esta entidad era llamada a veces “La novia de Yahvé”, una clara referencia a Lilith-Asherah.

COLOFÓN

Un excelente epílogo es el siguiente comentario de Mery Betech

“Aquí se ven dos diferentes tipos de mujeres:

“Lilith que pelea por sus ideales, por sus derechos y porque no estaba dispuesta a renunciar a sus propios deseos. Una mujer que incluso estaba dispuesta a enfrentarse con Dios y pagar el precio de vivir desterrada para siempre.

“Eva, por otro lado, una mujer sumisa dispuesta a conceder a Adán todos los privilegios y a renunciar a sus propios deseos. De esta manera se convierte en una compañera adorable y queda como la primera mujer de la creación

“Quizás el reto de las mujeres es tomar lo mejor de cada una de ellas, llegando al equilibrio que finalmente es lo que mantiene al mundo. (Un rato cada quien arriba. Aunque este prohibido)”.

REFERENCIAS

Bennet Chris, Marijuana and the Goddess, 1998.

Frymer-Kensky, Tikva Simone, In the Wake of Goddesses: Women, Culture, and the Biblical Transformation of Pagan Myth, Maxwell Macmillan International, New York, 1992.

Gray John, The Canaanites, Frederick A. Praeger Inc, New York, 1964.

Hurwitz Siegmund, Lilith: the First Eve. Historical and Psychological Aspects of the Dark Feminine, 1992.

Kramer S. N., Gilgamesh and the Huluppa-Tree. A Reconstructed Sumerian Text, en Assyriological Studies of the Oriental Institute of the University of Chicago, Chicago, 1938, p. 1f .

Lady E. S. Drower, The Mandaeans of Iraq and Iran, Clarendon Press, Oxford,1937.

Margalith Othniel, The Sea Peoples in the Bible, Harrassowitz Verlag, Wiesbaden, 1994.

Patai Raphael, Sex & Family in the Bible and Middle East, Doubleday & Co, New York, 1959.

Tubb Jonathan, Canaanites: Peoples of the Past, British Museum Press, London, 1998.

Hékate.

Hékate en la puerta de Efeso.

Hebilla con la figura de Hékate.

Diosa cretense.

Hékate y Zeus.

Hékate de William Blake.

Hékate de Dante Gabriel Rosetti.

Demonio femenino nocturno montando un hombre dormido. Relieve griego. Colección del Coronel Norman Colville, Princeton University.

Sargón.

Manishutshu.