Archivo de la categoría: Divulgación científica

Asherah, la esposa de Yahvé

ASHERAH LA ESPOSA DE YAHVÉ

Hemos visto que algunas tradiciones rabínicas mencionan que Samael y Lilith enseñaron la magia a Adán y a Eva. Más tarde los compañeros de Samael, entusiasmados por la belleza de las mujeres terrenales, les enseñaron a éstas los misterios de la brujería. En el Libro de Enoc leemos:

“Fueron doscientos los que descendieron hasta Aradia, lugar situado cerca del monte Armón. Era su jefe Samyaza, a quien acompañaban Urakabarameel, Akibeel, Tamiel, Ramuel, Danel, Azkeel, Sarakhyal, Azael, Amers, Betraal, y otros que fueron los jefes de los doscientos ángeles.

“Y escogió cada uno una mujer, y se acercaron a ellas y les enseñaron la magia, los encantamientos y las propiedades de las raíces y de los árboles. Y esas mujeres concibieron, y tuvieron gigantes, cuya estatura era de 300 codos.

Azael enseñó a los hombres a fabricar espadas y cuchillos, escudos y corazas y espejos. A las mujeres les enseñó a fabricar brazaletes y a pintarlos, el arte de pintarse las pestañas, de emplear las piedras preciosas y toda clase de tinturas, de manera que todo el mundo quedó corrompido. Y creció la impiedad.

Anazarek les enseñó sortilegios, los encantamientos y las propiedades de las raíces. Amers les enseñó el arte de resolver los sortilegios. Barkayal el arte de observar las estrellas. Akibeel los signos y los caracteres mágicos. Tamiel les enseñó la ciencia de los astros. Y Ardel los movimientos de la Luna”.

Parece que es así como interpretaron los israelitas sus primeros encuentros con los cananitas, asirios, los babilonios y otros pueblos del Medio Oriente. El intercambio cultural le permitió, a aquel pueblo de pastores, tener acceso a la tecnología de la fabricación de metales, la herbolaria y la cosmética. De esos encuentros heredarían el núcleo central para escribir la Torah (el Antiguo Testamento), muchas de sus leyendas, tradiciones e incluso sus leyes. Las semejanzas de la literatura del pueblo judío con la de otros pueblos del Medio Oriente no sólo se limitan al campo de los libros religiosos. Incluso las leyes babilónicas tienen sus pares en la legislación judía. En el Éxodo 23:23-25 leemos:

“Mas si hubiere muerte, entonces pagaras vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe”.

En 1901 el arqueólogo francés Jacques de Morgan encontró una estela en la ciudad de Susa, Irán. Muestra al rey babilónico Hammurabi, recibiendo de manos del dios del sol Samá una serie de leyes dirigidas a su pueblo. Una de estas 286 leyes, la famosa Ley del Talión dice:

“Si un noble destruye el ojo de un miembro de la aristocracia, le será destruido su ojo; si rompiere el hueso de otro noble, le será roto su hueso; si hiciere saltar un diente a un noble, de su misma categoría, se le hará saltar a él un diente”.

LOS CULTOS A LA FERTILIDAD

En lo referente a cuestiones religiosas los israelitas encontraron que sus vecinos tenían una gran variedad de cultos a la fertilidad. Se llaman así debido a que recurren a este mito para explicar el cambio de las estaciones. El símbolo común para la fertilidad entre estos cultos es la “Diosa Madre” y su consorte o hijo masculino. Es este compañero masculino el que, como la vegetación, muere en cada ciclo estacional para después renacer.

Los fieles de estas religiones atribuían el éxito de sus cosechas a las relaciones sexuales entre la pareja hembra y varón. Los campesinos mantenían relaciones sexuales con las prostitutas del templo, hembras o varones, como una forma de adoración reproduciendo el acto sexual de la Diosa Madre con su consorte para ayudar a asegurar la fertilidad de la tierra.

Ya que se tenía en alta estima la fertilidad, se sacrificaban diversos objetos de valor tales como ganado, cosechas o niños. Eran ofrendas a los dioses para asegurar la fecundidad. Sin la bendición del par divino, ningún granjero podía estar seguro de tener una buena cosecha.

Ishtar y Tammuz eran la “Diosa Madre” y su esposo en Mesopotamia; Isis y su hijo Osiris en Egipto; y Cibele y Attis en el Asia Menor. La mitología de Ugar 2000 años antes de nuestra era retrata a Baal, el dios de la tormenta, que renace de su madre Anath. En la mitología más temprana, Asherah era la diosa de la fertilidad y la principal compañera del dios El. Baal eventualmente substituyó a El como líder de los dioses, y también tomó su lugar con Asherah.

Incluso el nombre de la hija de Asherah, Ashtaroth, parece estar ligada a la palabra hebrea para la matriz o “lo que salen de la matriz” y a la fertilidad. Ashtaroth, plural para Ashtoreth, era la diosa canaanita de la fertilidad, el amor y la guerra. Es la hija de la diosa Asherah y su consorte El. Ashtoreth es la hermana de Anath y la esposa de Baal. Fuentes antiguas indican que el Anath era también la esposa de Baal. Por lo tanto hay una cierta confusión con respecto a la relación entre Anath y Ashtoreth. Los egipcios le daban el nombre de “Señora del cielo” a Astarte, a Anath, y a la diosa Qudshu. En la mitología Moabita, Astarte es la esposa de Chemosh. Sin embargo los babilonios y los asirios adoraban a esta diosa como Ashtar, y durante el período helenístico le llamaron Venus Afrodita.

En otras versiones Asherah era la diosa de la fertilidad y la madre de Baal, era adorada en Siria y Canaan y a menudo se le representaba con un poste de madera. En el Medio Oriente era considerada como la esposa del El (primer Dios cananeo, padre de los dioses y de los hombres), y madre de unos setenta dioses siendo Baal el más notorio. Aunque también era representada como la Diosa Athirat (Señora del mar). Esta Diosa Madre a menudo era llamada “Señora Asherah del mar”.

Los canaanitas tenían una estructura religiosa y sexual similar a las costumbres de la antigua Mesopotamia. Eran politeístas y sus dioses y diosas tenían figuras de animales y nombres similares a las deidades de Mesopotamia. La Athtart cananita era la Astarte, Ashtoreth, Ashtart, Ishtar, Athtart babilónicas. Eran diosas de la fertilidad y del sexo y consortes de Baal.

Este Baal canaanita era el guerrero Baal-Zephon, Hadad, Pidar, Repiu Baal, el dios de la fertilidad, de la tierra, de las nubes, del relámpago y del trueno, era adorado como contribuyente a la fecundidad. Se le adoraba en las altas colinas en los reinos del norte y del sur. Se han encontrado siete tablillas que contienen los mitos de Baal. Sin embargo, están en tan lamentables condiciones que no se puede descifrar una secuencia e incluso no se puede decir si juntas pertenecen a una sola narración. La Biblia asocia erróneamente a Hadad a un “culto de la fertilidad” que generalmente se relaciona con prostitutas y el sexo, sin embargo, Hadad era el dios de la fertilidad de la tierra y de los animales, no de la gente.

En el primer libro de Reyes 18:28 leemos que los sacerdotes de Baal se laceran ellos mismos, al igual que El se cortó sus brazos, pecho y trasero cuando se enteró de la muerte de Baal. Esta es una recreación del arado de los campos. El corte de la piel simboliza el arado de la tierra y la mañana es la muerte de su dios. La resurrección de Baal ocurre cada año al regreso de las lluvias.

Aunque el dios de los israelitas YHWH no tenía un consorte visible, su calendario sagrado era paralelo al de sus vecinos. La cosecha era el equivalente al banquete de los israelitas del pan ácimo; la cosecha de trigo ocurría al mismo tiempo que Pentecostés; y la cosecha de la fruta ocurría al unísono con el banquete de las cabañuelas.

La hermana de Baal, Anath era una virgen en Canaan. Los babilonios la conocían como Anath o Rahmay Anath. Se la representaba como una guerrera cazadora con arco. Se le encuentra con diferentes nombres, entre los fenicios es Astarte, en los griegos Artemisa, entre los romanos Diana, con otros nombres era Afrodita (griegos) y Venus (romanos).

ASHERAH

En Canaan se adoraba Asherah, que era la Athirat Asherah de Babilonia. Era la madre de todos los dioses. En algunos libros, también la refieren como Athtart, pero es difícil decir si las dos son deidades separadas o una sola diosa. Asherah es la diosa de la abundancia. La representan como virginal, llevando una gavilla de trigo.

Asherah es el pan de la vida original. Las mujeres hebreas y canaanitas amasaban los panes con esta figura y eran bendecidos y comidos ritualmente. Este pan es el precursor de la hostia de la comunión. Se encontraban ídolos suyos debajo de cada árbol verde y eran tallados de árboles vivos o se erigían como postes o pilares al lado de los altares al borde de los caminos. El culto se refinó con la Artemis siria, de la cual se hacían imágenes de arcilla sin cocer en forma de árbol de la vida. Los antiguos rituales sexuales (que actualmente son considerados como simples cultos a la prostitución) asociados a la adoración de Asherah aseguraban la continuación de los patrones de descendencia matrilineal, con su sociedad más bien que los valores del dominador. Los sacerdotes iconoclastas hebreos finalmente desarraigaron a Asherah, suplantando la cultura matriarcal con la patriarcal. Nuestra herencia Judeo-Cristiana de esta ley de los Levitas, pasó al imperio romano, y es la fuente de la actual desigualdad sexual.

Asherah era una diosa querida en las casas de los hebreos y de los canannitas (conocidos ahora como palestinos). El culto a Asherah tiene unos 4000 años de antigüedad. Ella fue la diosa adorada por el rey Salomón, y era conocida como Qaniyatu Elima, “la que da a luz a los dioses”.

La mayoría de las casas canannitas y hebreas tenían altares dedicados a Asherah. Ella inspiraba una gran devoción y se le rendía culto erigiendo árboles o postes sagrados en las montañas, lugares elevados y debajo de los árboles. Ashratum, Atharath, Ashtoreth, Elath, Eliat y la “La reina del cielo” eran algunos de sus muchos nombres. Ella es la madre de la diosa Anath, consorte de Yahweh. Las diversas fuentes concuerdan que Asherah es un símbolo de la Gran Diosa Madre de la Tierra, adorada por la gente del Medio Oriente y de Europa, antes de que sus países fueran invadidos por las tribus que adoraban a un dios patriarcal del cielo llamado Yahweh.

Asherah, un símbolo de la fecundidad para que el hombre fuera fructífero. Este culto fue introducido a Israel por medio del casamiento del rey Acab con Jezabel, quién mantuvo a 400 sacerdotes de Asherah.

En 1 Reyes 16:31-33 leemos:

“Porque le fue ligera cosa andar en los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, y tomó por mujer a Jezabel, hija de Et-baal (estoy con Baal) rey de los sidonios, y fue y sirvió a Baal, y lo adoró. E hizo altar a Baal, en el templo de Baal que él edificó en Samaria. E hizo también Acab una imagen de Asherah, haciendo así Acab mas que todos los reyes de Israel que reinaron antes que él, para provocar la ira del Señor Dios de Israel”.

A Acab también se le menciona en documentos asirios. En una inscripción que relata una batalla conocida como Qarqar, entre Acab y su enemigo, el Rey Salmanaser III de Asiria. Salmanaser deja constancia del tamaño del ejército de Acab que luchó en contra de él, mencionando lo siguiente:

“El rey Acab de Israel poseía 2,000 carros y 10,000 hombres”

ARQUEOLOGÍA BÍBLICA

Unos arqueólogos de Harvard, que estaban cavando en unas ruinas de Samaria, la antigua capital de Israel, encontraron el palacio que construyó Acab que contenía en su interior una habitación donde se almacenaban objetos de marfil.

Esta habitación se menciona en la Biblia en 1 Reyes 22:37-39 donde dice:

“Murió, pues, el rey fue traído a Samaria; y sepultaron al rey en Samaria…. El resto de los hechos de Acab, y todo lo que hizo, y la casa de marfil que construyó, y todas las ciudades que edificó, ¿no están escritas en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?”

También la encontramos en Amós 3:13-15:

“Oíd y testificad contra la casa de Jacob” ha dicho el Señor Dios de los ejércitos. Que el día que castigue las rebeliones de Israel, castigaré también los altares de Bet-el; y serán cortados los cuernos del altar, y caerán a tierra. Y heriré la casa de invierno con la casa de verano, y las casas de marfil perecerán; y muchas casas serán arruinadas dice el Señor”.

Los arqueólogos encontraron pequeñas cajas de piedra con las cuales Jezabel, la mujer de Acab, mezclaba sus cosméticos. Las cajas contenían una serie de pequeños agujeros en los que depositar ciertos colores y una depresión en el centro para mezclarlos.

Esta costumbre cosmética de los cananitas la podemos leer en 2 Reyes 9:30:

“Vino después Jehú a Jezreel; y cuando Jezabel lo oyó, se pintó los ojos con antimonio, y atavió su cabeza, y se asomó a una ventana”.

El Et-baal que se menciona en las escrituras era el rey y sumo sacerdote de Samaria en donde se tenía por costumbre sacrificar a niños pequeños. En el siglo XX durante las excavaciones realizadas en el templo construido a Asertoret, se encontraron jarras que contenían los restos de bebés que habían sido sacrificados en este culto. También se encontró un sello que le pertenecía a la propia Jezabel. El sello tiene inscritas las letras “JZBL”. Referencia a este sello la encontramos en 1 Reyes 21:8:

“Entonces ella escribió cartas en nombre de Acab y las selló con su anillo”.

Durante más de 20 años el arqueólogo norteamericano Bill Dever ha investigando las pistas de La diosa Asherah. Hasta el momento ha encontrado más de 40 referencias. En 1968 Dever descubrió en una tumba de las colinas de Judea una inscripción que dice: “Y los salvó de sus enemigos gracias a Asherah”; una década después encontró otra inscripción en lo que fue un almacén de vasijas de un antiguo santuario, al Este del Sinaí, en la inscripción hebrea puede leerse: “Que esta persona sea bendecida por Yahvé de Samaría y por su esposa Asherah”.

EL CULTO A ASHERAH

En el segundo libro de Reyes 23:13 se nos informa que el culto a Asherah fue introducido en los días de Salomón. En 1 Reyes 11:5 leemos:

“Y se fue Salomón tras de Astarté, Diosa de los sidonios y tras de Milcom, abominación de los amonitas”.

Dever encontró una ofrenda en terracota israelita de 3000 años de antigüedad. Es una maqueta que representa un templo, tal vez el de Salomón. En la parte superior hay un toro con el Disco Solar, debajo 2 leones alados y 2 gacelas flanqueando un árbol sagrado, que representa a Asherah. Debajo otro par de leones alados custodiando una entrada vacía, que representa al Dios de los israelitas del que está prohibido hacer imágenes. En la parte inferior aparece un par de leones y entre ellos un esbozo femenino que pudiera ser la propia Asherah.

En el Templo de Jerusalén y en otros lugares altos en Judá se rendía culto a Asherah. Estaban permitidas las ceremonias en torno a árboles de la vida de Asherah. Su presencia indica cierto sincretismo y una influencia pagana de la que difícilmente pudo librarse el culto yahvista. Asherah ocupaba un lugar preponderante y su culto era tolerado incluso, por círculos oficiales dentro del pueblo de Israel. La diosa había sido aceptada en el culto popular e incluso, era considerada como la consorte de Yahvé, su igual.

En Tell-Arad, en el Negev al sur de Jerusalén, se descubrió un templo donde probablemente Yahvé y Asherah eran conjuntamente adorados. En su interior se encontraron 2 piedras verticales de culto (altares), la más grande representaba a Yahvé y otra más pequeña dedicada a Asherah. A esta diosa se le asocia con las leonas y justo sobre la base del templo se encontró una leona de bronce.

Asherah representaba la fertilidad, atributo que más tarde los israelitas incorporarían enteramente a Yahvé. A lo largo de estos últimos años se han encontrado cientos de estatuillas que representan ese símbolo de fertilidad, aunque ninguna lleva el nombre de Asherah.

En los años 60 se descubrió una cueva cerca del Templo de Salomón, en Jerusalén, con cientos de fragmentos de estatuillas femeninas rotas; para algunos estudiosos estas estatuillas son consideradas como los restos supervivientes al mandato impuesto por el rey Josías, de romper todas las vasijas y figuras que representasen a Baal y a Asherah. Dichas figuras datan entre los siglos VIII y VI antes de nuestra era. En 2 Reyes 23 encontramos la historia.

Continuará…

Moneda, acuñada 2000 años antes de nuestra era, que muestra la figura de Asherah.

Cibele sentada y Hékate con una antorcha.

Bajorrelieve con la figura de Ashtarte. Los motivos son los mismos que se le atribuyen a Asherah.

Hékate.

Sello de Jezabel.

Estatuilla que representa a Asherah.

Asherah.

Templo superior en Tell Arad.

Hékate.

Muerte de Jezabel.

Hékate.

La primera esposa de Adán (y 2)

LOS ORÍGENES DEL MUNDO

En el Libro Secreto de Juan[1], una recopilación de diversos escritos gnósticos, encontramos la historia titulada “Sobre los orígenes del mundo”. Es una versión distinta al Génesis. Sofía, la Sabiduría habitaba el Caos inicial junto al Padre de la Luz. Sin que éste último se enterara, Sofía creo varios seres a su imagen y semejanza, a quienes dio el nombre de “gobernadores”. Entre estos estaba Laldabaoth[2], un monstruo nocturno que tenía el aspecto combinado de una serpiente y un león, y que luego sería conocido como Jehová. Parece que este Laldabaoth no era a imagen y semejanza de Sofía, pues le espantó su aspecto y lo expulsó de su lado, colocándolo en una nube para que el Espíritu Santo, Madre de Todos (femenino en el original) pudiera controlarlo y para que nadie pudiera verlo.

Parece que la Madre de Todos poco pudo contra este Laldabaoth quien en un ataque de envidia hacia el Padre de la Luz, moldeó el cuerpo de Adán y ordenó a otro espíritu femenino que le pusiera un alma para darle vida. Lo primero que dijo Adán a este espíritu fue:

“Te llamaré Eva, la madre de los vivientes, pues me diste vida”.

Luego Eva dejó de ser espíritu y se convirtió en una mujer muy hermosa. Laldabaoth se enamoró de ella. Adormeció a Adán y luego poseyó a Eva. Al cornudo de Adán le dijeron que Eva había sido creada de una de sus costillas. De ese encuentro nació Yahvé, un hombre bueno que luego sería conocido como Abel. Eva tendría otros encuentros con los demás “gobernadores” y de ellos nacerían los Elohim, entre ellos el malvado Caín.

Luego del asesinato de Abel, Adán se abstuvo de mantener relaciones con Eva durante 138 años. Pero eso no quería decir que hubiese hecho votos de castidad y se privara de las delicias de la carne. Durante ese lapso de tiempo recibió frecuentes visitas secretas de Lilith. Uno de los vástagos secretos de esa relación fue una rana sabia que enseñaba los lenguajes de los humanos, los mamíferos y las aves, además de las propiedades curativas de las hierbas y las piedras preciosas. Al término de ese plazo Adán y Eva engendraron a Seth.

La historia que se cuenta en el Libro Secreto de Juan es muy parecida a una tradición árabe. En ella leemos que nuestros primeros padres vivieron en el Paraíso por casi 500 años cumpliendo las leyes de Dios. A Iblis (Satán) no le gustó esta situación y buscó la ocasión para escabullirse de la vigilancia de Ridbguán, el guardián que cuidaba las puertas del Paraíso. Iblis se introdujo en la boca de la serpiente, que era amiga de Ridbguán, y pasó como polizonte hacia el Paraíso. Por ese entonces la serpiente todavía tenía patas.

Ya en el interior, Iblis trató de convencer a Adán de que Dios no era tan sabio. Pero nuestro primer padre no le hizo caso. Entonces Satán se instaló en el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal y comenzó a tentar a Eva. Ella tomó la fruta del árbol, la comió y luego convidó a Adán. Dios, como castigo, los expulsó del Paraíso y los dispersó. A Eva la envió a Geidda (cerca de la Meca); a Adán le redujo de estatura (pues originalmente era un gigante que alcanzaba el primer cielo) y lo lanzó al Indostán; el destino de Iblis fue Giorgián; y a la serpiente, además de quitarle sus patas, la envió a Ispahán.

Adán, arrepentido, pasó sus primeros cien años de exilio orando por su perdón. Dios se apiadó y le construyó una casa con rubíes muy cerca de La Meca, en donde se pudo reunir con Eva[3]. Durante años intentaron tener descendencia pero no habían tenido suerte. Iblis acostumbraba visitarlos. Al ver su desgracia les dijo que si le consagraban el primer hijo, al final todos podrían vivir. No está claro aunque se supone que ese primer hijo fue Caín. A partir de entonces Eva pariría mellizos, lo que también parece enredado pues entonces Abel tendría un gemelo. Podríamos interpretar como que Caín y Abel eran mellizos, siendo Caín el primogénito, pero la leyenda dice que Eva siempre paría un varón y una hembra por vez, ya que Dios había dispuesto que el niño de un alumbramiento hiciera pareja con la niña del siguiente, formando así las parejas que darían lugar a la humanidad.

Siguiendo esta regla Caín debería casarse con la melliza de Abel, mientras que Abel lo debería hacer con la niña del tercer grupo de mellizos. El único que no tendría pareja sería la melliza de Caín y el mellizo varón del último alumbramiento de Eva. La cuestión es que Caín no se quiso casar con la melliza de Abel pues estaba enamorado de su propia hermana melliza. Dice la leyenda que esta hermana le había sido asignada a Abel (incumpliendo con la regla). Para evitar la disputa entre los hermanos, Adán decidió que ambos pretendientes hicieran sacrificios a Dios para que él fuera el que tomara la última decisión. Como todo mundo sabe, el elegido fue Abel. Caín lo mató mientras dormía, no con una quijada de burro sino golpeándolo con una piedra hasta quitarle la vida.

Mientras tanto Iblis había formado pareja con Lilith con quien tuvo centenares de pequeños demonios, más de cien por día. Ambos se fueron a vivir a las orillas del Mar Rojo.

Otro mito de la creación del hombre menciona que Ruha y Pthahil intentaron hacer a Adán y, cuando acabaron, él era como un hombre, pero se movía como todos los animales a cuatro patas, tenía una cara como de mono, y hacía ruidos como una oveja. Se desconcertaron y fueron a la Casa de la Vida y les contaron de su fallo, y la Casa de la Vida (Zoe) dijo, enviemos Hiwel Ziwa. Hiwel Ziwa vino, y el alma estaba en sus manos.

“Cuando el Alma vio a Adán, se horrorizó, y dijo: ‘¿Qué? ¿Debo habitar en esta carne y sangre, en esta casa sucia?’

“Y ella se rehusó. Hiwel Ziwa dijo, ‘Basura, ¿rehúsas la orden de la Casa de la Vida?’ Ella dijo, ‘aceptaré con una condición solamente, y es que todo lo que está en el mundo de la luz sea un mundo de flores, árboles, luz, entornado (aire puro), agua corriente (yardna), bautismos, sacerdotes, y todo esto exista allí’.

“Hiwel Ziwa regresó y le contó (a la Casa la Vida o Zoe) y regresó con una carta (‘ngirtha). No la abrió, pero habló, y prometió que la Casa de la Vida daría todo lo que el alma había pedido. El alma (Nishimta) se incorporó al cuerpo de Adán y él se paró erguido y habló, e Hiwel Ziwa le enseñó a leer y escribir, cómo cazar, cómo enterrar a los muertos, cómo matar una oveja, y todo el conocimiento.

“Ruha vio esto, y deseó que ella podía tener su raza, su gente, y su porción. Ella vino con Adán hijo de Adán, y mató a una oveja, y tomó su piel e hizo un tambor, y de sus huesos hizo una flauta, y ella y sus hijos los Siete (los planetas: Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno y Urano) jugaron, cantaron y bailaron.

“Ruha con Adán el hijo de Adán y le dijo: ‘¡Ven, se divierte con nosotros!’ y él fue.

“Liwet (Venus) se hizo ella misma como una mujer hermosa, y Adán hijo de Adán la tomó y se hizo padre de los niños. Ruha, se disfrazó también como Hawa, y fue con Adán, y Adán entró el agua con ella.

“Cuando luego le reprobaron, diciendo: ‘¿No veías lo grande que era ella en el agua?’, él contestó que él no se dio cuenta de nada

“Los judíos fueron los hijos de Ruha y Adán. Sus grandes hombres fueron los hijos de Ruha; Moisés era Kiwan, y Abraham era Shamish. Viajaron y viajaron hasta que llegaron a “Ur shalam” (Jerusalén), a la que llamaron “Uhra shalam”, “El camino se ha completado”. Desearon libros y Melka d Anhura dijo: ‘Un libro debe ser escrito para que no cause problemas para el Mandai’, y enviaron uno del melki – T’aw – s Melka para escribir la Torah (Viejo Testamento).

LILITH Y NAAMAH

El folklore del medio Oriente es rico en cuentos, tradiciones y leyendas. Escribe Rabbi Yose:

“A partir de la hora en que se decretó la muerte de Abel, Adán dijo ‘¿porqué he traer niños para el terror?’ y de inmediato se separó de su esposa. Y dos espíritus femeninos (Lilith y Naamah) vendrían y copularían con él y engendrarían niños y aquellos que engendraron son los espíritus malvados del mundo que se llaman las Plagas de la Humanidad. Y conducen los hijos del hombre extraviados, y habitan en el dintel de la casa, y en las cisternas y en las letrinas…

“Pero si el santo nombre Shaddai con coronas sobrenaturales se encuentra en el umbral de la casa de un hombre, todos huyen y se van lejos de allí.

“Después de que la serpiente montó a Eva e inyectó inmundicia en ella, ella dio a luz a Caín. Por lo tanto de aquí provienen todas las malvadas generaciones del mundo. Y el origen de demonios y de espíritus es de allí y de ese lado. Por lo tanto, todos los espíritus y demonios tienen la mitad inferior del hombre, y la otra mitad de los ángeles del reino sobrenatural. Después de eso Adán engendró con esos espíritus hijas que son más bellas que las de arriba y que las de abajo.

“Y todos se perdieron después de ellas. Y había un varón que vino al mundo del lado del espíritu de Caín, y ellos lo llamaron a Tubal-Caín. Y una hembra que venía adelante con él, y las criaturas se perdieron después de ella, y su nombre era Naamah.

“De ella nacieron otros espíritus y demonios y ellos vuelan en el aire y dicen cosas a ésos otros que se encuentran abajo.

Y este Tubal-Caín trajo las armas de matar en el mundo. Tubal… excedió a todos los hombres en fuerza, y era muy experto y famoso en artes marciales.

“Tubal o Jubal… se ejercitó en la música (música instrumental); e inventó el salterio y el arpa. Él procuró atender los placeres del cuerpo por ese método; y lo primero que hizo fue inventar la forma de fabricar el latón…

Registros antiguos sobre Lilith muestran que la gente creía que Satán instruyó a la humanidad en el uso de los instrumentos musicales y creó los primeros grupos corales o grupos musicales de adoración.

“De este Jubal proviene Jobel, la trompeta de Jobel o el jubileo; ese instrumento musical grande y ruidoso usado en la proclamación de la libertad en el año del jubileo”.

“Y esta Naamah se despertó y se adhirió a su lado (diabólico). Y hasta este día existe, y su casa está entre las ondas del gran mar. Y ella viene adelante, y hace maldades con los hijos del hombre, y hace que se calienten en el sueño, en los deseos que tienen los hombres, y ella se aferra a ellos, y ella toma sus deseos y con ellos concibe y trae otra clase (de espíritus) al mundo.

“Y esos niños a que ella engendra de los hijos del hombre se acercan a las mujeres, y conciben de ellas y engendran espíritus. Y todos ellos van a Lilith la Antigua, y ella los alza…

“Y ella sale al mundo y busca a sus niños. Y ella ve a los hijos del hombre y se aferra a ellos, para matarles, y para absorber las almas de los hijos del hombre. Pero llegan ahí tres espíritus santos y vuelan ante ella y le arrebatan ese niño y lo colocan ante el Único, y lo bendicen, y allí Él lo estudia. Por lo tanto que la Toráh advierte, se santo (Lev. 19:2). Si un hombre es santo, ella no puede dañar, por el Único, bendecido por él, ordena a esos tres ángeles santos que hemos mencionado, y guardan a ese niño, y ella no puede dañarlo. Pero si un hombre no es santo, y dibuja un espíritu del lado impuro, entonces viene ella y hace maldades con ese niño, y cuando ella le mata penetra esa alma (que sale del niño) y nunca la deja…

“Sucede ocasionalmente que Naamah llega al mundo a calentar a los hijos del hombre, y un hombre encuentra una conexión con la lujuria con ella, y él despierta de su sueño y toma a su esposa y yace con ella. Y este deseo viene de esa lujuria que tuvo en su sueño. Entonces el hijo que engendren proviene del lado de Naamah, ya que el hombre fue conducido por su lujuria hacia ella.

“Y cuando Lilith viene y ve el niño, ella sabe lo que sucedió, y se ata a él y lo lleva hacia arriba como al resto de los hijos de Naamah. Y ella está con este hombre muchas veces, pero no le mata. Éste es el hombre que se mancha en cada Luna Nueva, porque ella nunca lo lleva para arriba. Mes tras mes, cuando la luna se renueva en el mundo Lilith viene y visita a todos los que la atraen, y tiene sexo con ellos, y por lo tanto esas personas manchan en aquella época”.

El significado de Naamah, la que viene delante de Tubal-Caín es “agradable”. Esto se refiere a que “la demonio cantó canciones agradables a los ídolos”. Naamah era la hija de Lamech y se considera la “madre” de la adivinación.

SAMAEL

Ese Iblis de la leyenda árabe es el Samael de la tradición judía: Satanás. A Lilith se la compara con Samael y se dice que es su reflejo especular femenino. En la Kabbalah se les menciona como el “doble opuesto” y el “doble contrario”. Samael, es un ángel, el Señor de la Luz e hijo de Dios (también llamado “Lucem Fert” -Lucifer-), que se rebeló contra Dios. Lilith es la primera mujer, pareja de Adán, que se rebeló contra éste. Lilith tuvo con Samael tres hijos medio dioses, medio humanos, que fueron llamados los “nephílim”. Su inteligencia, poder y belleza era tan grande que los hijos de la oscuridad se asustaron tanto de ellos que les pusieron nombres monstruosos para injuriarlos.

Se dice que Samael y Lilith se dedicaron a seducir a Eva. Samael aprovechó el sueño de Adán y se presentó ante Eva, quien se le entregó gustosa. De esa unión nació Caín.

La leyenda de la seducción de Adán y Eva por parte de la serpiente fue agregada al Génesis en épocas del profeta Ezequiel, en el siglo IV antes de nuestra era, aunque estas tradiciones también tienen raíces muy antiguas, las cuales fueron adaptadas a los textos de la Biblia.

En el principio, la serpiente se parecía al hombre, pues no sólo era inteligente sino que era erecta: se paraba en dos pies y tenía la altura de un camello[4]. La serpiente era un símbolo de sabiduría. Los antiguos hebreos la llamaban Nesbustán. En el Libro de los Jubileos, la serpiente aparece el séptimo año de la creación, el día diecisiete del segundo mes, según Bamstone, como la personificación de las fuerzas del mal, que disputará el poder a Dios. La serpiente del paraíso junto a la burra de Balaam son los dos únicos animales de la Biblia que tienen la facultad de hablar.

En el Haggadah se menciona que la noche en que quedó preñada Eva. Lailah (Lilith) extrajo el esperma y lo llevó a Dios quien determinó las características de ese nuevo ser humano: sexo, belleza, fuerza y otras características más, excepto la maldad o bondad otorgándole con ello el libre albedrío. Cuando comenzaron los dolores del parto, Eva se retiró a una cueva donde dio a luz a un niño de rostro tan reluciente que estuvo segura de que no era hijo de Adán. A éste último le informó: “He tenido un hijo con Dios”. Y Adán se lo creyó.

Es oportuno aclarar que según el Haggadah, la creación del mundo conocida por nosotros no fue la primera que intentó Dios. Él creó varios mundos antes del nuestro, pero los destruyó pues no le gustaron. Éste que conocemos es el único que lo satisfizo. Es probable que esta original explicación sirviera, en su momento, para justificar la existencia de civilizaciones anteriores a la judía, cuya fecha de origen establecida por la Biblia es el 3761 antes de Cristo.

Variaciones cristianas a este mito (Evangelio apócrifo según NB) funden a Lilith con la serpiente del Paraíso, mientras que Satán (Samael) daba cara humana y la voz que sedujo a Eva. La representación gráfica de esta versión la podemos encontrar en las pinturas de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. En una de esas pinturas encontramos a Lilith como mitad-mujer mitad-serpiente.

La tradición de la mujer engañada por la serpiente se encuentra en muchos lugares del mundo. Los aztecas decían que su madre primigenia Ciacóatl había sido engañada y seducida por una serpiente. Los persas afirmaban que la primera pareja que vivió sobre la tierra había sido tentada por una serpiente enviada por Arimán[5]. La serpiente les llevó algunas frutas, entre las que había manzanas, que al ser comidas por ellos les arrebató la felicidad. Finalmente Ormuz, el Dios bueno, los expulsó del lugar donde estaban, una especie de huerto. Esta tradición se remonta a 5,500 años antes de nuestra era.

El vuelo de Lilith al mar rojo recuerda la antigua visión hebrea de que el agua atrae a los demonios. Los demonios que se habían rebelado también encontraron refugio seguro en Egipto. Así Asmodeus, que había estrangulado a los primeros seis maridos de Sarah, huyó “a las partes más profundas de Egipto” (Tobías 8:3), cuando Tobías quemó el corazón y el hígado de un pescado en su noche de bodas.

Samael, El Señor de la Luz, le enseñó todo lo que conocía, convirtiéndola en la primera hechicera. Lilith, según la Kabbalah, vivía como si fuese hija de la Madre Noche, llamando a la gente a bailar y disfrutar bajo la luz de la Luna. Su símbolo era la noche misma, y algunos de los que la seguían la llamaban Aflonrhod.

LA HECHICERA

¿Cómo es que Lilith conocía el nombre de Dios, aquel que ni siquiera a Moisés fue dado conocer, y que según la Kabbalah proporciona un poder infinito al ser escrito en el Sello de Salomón, y que de acuerdo con el Talmud da el poder sobre todos los demonios? Tal vez fueron las enseñanzas de Samael las que le dieron el poder y la osadía de enfrentarse primero a Adán y luego al mismo Dios. Lilith no aceptó la imposición de tener relaciones sexuales mirándolo siempre desde abajo. Y como Isis, Lilith compartía el conocimiento del nombre secreto de Dios. Lilith invocó el Nombre de Dios, innombrable en toda la tradición judía, por considerar que el Nombre verdadero de cualquier ser contiene las características de lo nombrado, y por lo tanto es posible conocer su esencia y adquirir poder sobre ello. Pronunciar el nombre de Dios se convierte, pues, en una osadía suprema, un acto de soberbia mucho mayor que el de hacer directamente oídos sordos ante sus mandatos; algo, en fin, demasiado grave. Esa trasgresión le valió la expulsión no sólo del Paraíso, sino de la “historia oficial”. Trataron de borrar sus huellas, pero no lo consiguieron.

Dios le ordenó que abandonara el Paraíso y le dio unas alas para que se alejara lo más lejos posible. Lilith prefirió su libertad, aunque fuera en una caverna, antes que la vida en un paraíso que la obligaba a renunciar a sus propios deseos. Ella era igual que Adán, habían sido creados con el mismo barro, y por lo tanto, tenía los mismos derechos a disfrutar de la sexualidad y el erotismo. Mientras que Eva admite su rango inferior y se somete a los designios de su esposo y su padre, Lilith se considera superior y se niega a aceptar la falocracia. Ella quería tener el absoluto control sobre su sexualidad. Estaba cansada de la falta de imaginación y creatividad de Adán en cuestiones amatorias.

Cuando Dios expulsa a Lilith del Paraíso está desterrando nuestros instintos naturales, nuestros deseos sexuales, la parte primitiva y animal del ser humano. En el mundo occidental durante muchos años Adán (la “humanidad”, pues esa es la traducción del nombre de Adán) ha ganado la partida reprimiendo lo que es natural bajo la moral judeocristiana que rechaza el goce de los sentidos. Lilith representa la parte oscura, animal, pasional, rebelde, trasgresora, auténtica y natural. No es de extrañar que para los celadores de la moral Lilith sea un personaje no grato. No hay cabida para una mujer que se quiere asemejar al varón. Se le debe colocar fuera del mundo, se le debe exiliar y convertir en apátrida, por ser la instigadora del deseo y alterar el orden social.

Tal vez por eso los atributos, nombres y equivalencias que se le han asignado no son muy agradables: Ave de noche, ser monstruoso, ente espectral, fantasma nocturno, diablesa, poetisa de la oscuridad, habitante de las sombras, generadora de seres aberrantes, demonio de la impetuosidad.

Pero Lilith no era la única mujer que externaba sus gustos sexuales. Según Robert Graves: “las hechiceras griegas que adoraban a Hécate eran partidarias de colocarse encima y así se ve en las primitivas representaciones sumerias del acto sexual”.

Las variaciones del mito llevan a Lilith a convertirse en seductora de los propios hijos de Adán y Eva (abordando a Caín con palabras de consuelo y reposo tras la muerte de Abel). Pero Ean Begg, en Las vírgenes negras, define a Lilith como amante de Adán, rival y enemiga de Eva y sus hijos.

Un relato de Primo Levi nos informa que Lilith, luego de la destrucción del templo de Jerusalén en el 70 después de Cristo, se convirtió amante del mismo Dios creador, reemplazando a la Matronita, la esposa anterior. Dice que mientras “vivan en pecado”, el mundo seguirá como hasta ahora.

LA REINA DE LOS SÚCUBOS

Las alas que le da Dios la convierten en una especie de súcubo vampiresco[6]. Hemos visto que los judíos le guardaban un gran temor considerándola un demonio nocturno y destructivo. Se le imagina como la Reina de los súcubos y los vampiros. Es una perversa ninfómana que, no portando más vestidos que su propia piel, seduce a los hombres con maestría para estrangularlos después y luego alimentarse con su sangre. Se dice que sus cabellos son muy largos rizados y rojizos; tonalidad que le proporcionan los corazones de los jóvenes que fueron seducidos y que se quedan enredados en sus rizos. De ahí que se le identifique con:

– Lamia, la reina libia a quien Hera le robó los hijos. Fue abandonada por Zeus[7] y se volvió loca y cruel transformándose en fiera que devoraba a los niños. Las lamias en las leyendas griegas y romanas eran las hijas de Hécate, diosa de la brujería. Éstas pasaron a la Edad Media como seres con rostro de mujer y cuerpo de dragón que se alimentaban de niños. Estos seres malignos habitaban las cuevas en donde guardaban tesoros. Sus patas terminaban en pezuña hendida, como los de los machos cabríos. Aún en nuestros días encontramos lamias del folklore vasco y son parecidas a las regentes protectoras de fuentes y manantiales cántabros y gallegos.

– Las harpías y las estriges, también macabras visitantes nocturnas. Las primeras eran ayudantes de las erinias o furias

– Las moiras o parcas, encargadas de la muerte.

– Las grayas y las gorgonas, siniestras ancianas habitantes de los infiernos.

– Las ondinas o a las nereidas, cuya parte inferior de su cuerpo corresponde a un animal acuático, tanto un pez como una serpiente marina.

– Las ninfas de los campos de tersos cuerpos etéreos relucientes de sol; criaturas indomables, inocentes, ardientes y salvajes, que fascinan y enloquecen a los campesinos enamorándolos sin remisión.

Creuzer la relaciona con la griega Eileíthyia o Ilithya, la diosa del nacimiento.

– Los genios de la tradición musulmana, que en realidad son los hijos de Lilith y Samael. Son los Jinn (Jinni) que roban y matan niños. Los árabes la conocieron con el nombre de “el-Karineb” y los sefarditas, mucho más tarde, la llamaron con el sugestivo nombre de “la Brusha”.

– Esos Jinn árabes se transformaron en las Xanas (Janas, Dianas) asturianas. Especie de hadas o ninfas representantes de la Diosa Mari (la Madre Tierra) que viven en cuevas, ríos y manantiales.

– Los egipcios y luego los griegos tomaron a la Lilitu de las tradiciones sumerias, y la relacionaron a la Luna nueva o “Luna Negra”. Esa oscuridad, relacionada con el mundo subterráneo y con las Diosas Madres de las culturas antiguas, despertaba un profundo pavor en los hombres primitivos. Otra tradición afirma que Lilith suele sentarse sobre la concavidad de la media Luna.

En Egipto se encontró un papiro que contiene un conjuro que parece preparado para aplacar a algún demonio muy parecido a Lilith. Dice:

Muerte, tú que vienes de la oscuridad,

Tú que te deslizas con la nariz al revés

y la cara vuelta hacia atrás

¿Viniste a besar a este niño?

No permitiré que lo hagas.

– En la leyenda de los Nibelungos encontramos a Brunilda, la contraparte de Crimilda.

LILITH LA INMORTAL

Sin darnos cuenta Lilith ha llegado hasta nuestros días influyendo en la cultura y literatura occidentales. Robert Graves señala que en El Paraíso Perdido de John Milton hay una bruja azul que chupa la sangre de los niños de noche, transformada en lechuza. Esa bruja que se transforma en lechuza no puede ser otra más que Lilith.

Johann Wolfgang Goethe conocía el mito de Lilith y lo podemos ver cuando el viernes por la noche, justo antes de comenzar el shabat Fausto pregunta: “¿Quién es esa mujer?”, y Mefistófeles le explica: “Es Lilit, la primera mujer de Adán; toma cautela contra sus bellos cabellos, aquel esplendor es único, con ellos aprisiona a un joven y no lo deja escapar”.

Víctor Hugo decía que Lilit era la hija mayor de Satán.

Desde los mediados de los años setenta, Lilith ha vuelto a la poesía y a la ficción judías. Las feministas de la American Jewish la han adoptado como símbolo de la fuerza y de la independencia de las mujeres. El diario feminista judío Lilith apareció por primera vez en 1976.

Lilith fue la primera mujer de Adán, antes de las hembras de los animales, antes de Naamah, antes de la mujer que se menciona en Bereshid Rabba, y finalmente antes de Eva. Quisieron borra su recuerdo, pero está resurgiendo en este siglo XXI.

REFERENCIAS

Ausubel Nathan, A Treasury of Jewish Folklore, Bantam, New York, 1980.

Begg Ean, From Lilith to Lourdes, Journal of Analytical Psychology, London, 1983.

Bornay Erika, Las hijas de Lilith, Cátedra, Madrid, 1990.

Braun Sidney D., Lilith: Her Literary Portrait, Symbolism, and Significance, Nineteenth Century French Studies, Fredonia, New York, otoño-invierno 1982-3, 11: 135-53.

Briggs Katharine M., The Legends of Lilith and of the Wandering Jew in Nineteenth-Century Literature, Folklore vol. 92, 1981, II: 132-40.

Bril Jacques, Lilith ou la Mère Obscure, Payot, Paris, 1984.

Colonna M. T., Lilith e la luna nera e l’eros rifutato, Florence, 1980.

Couchaux Brigitte, Lilith, en Brunel, P., Companion to Literary Myths, Heroes and Archetypes, New York, 1992.

Eliade Mircea, Mefistófeles y el andrógino, Editorial Labor, España, 1984.

Gonzalo Rubio Concepción, La angeología en la literatura rabínica y sefardí, Ameller, Barcelona, 1977.

Gravelaine Joelle de, Le retour de Lilith: la lune noire, L’Espace bleu/Hachette, París, 1985.

Graves Robert y Patai Rafael, Los mitos hebreos, Alianza Editorial, Madrid, 1986.

Levi Primo, Lilit y otros relatos, Península, Barcelona, 1989.

Monzón Isabel, Antes que Eva, Lilith, Raíces, abril 1992.

Patai Raphael, The Hebrew Goddess, Wayne State University Press, Detroit, 1967.

Schaafsma Karen, The Demon Lover: Lilith and the Hero in Modern Fantasy, Extrapolation: A Journal of Science Fiction and Fantasy, Kent, primavera 1987, 28: 1, 52-61.

Scholem G., Grandes temas y personalidades de la Kabbalah, Riopiedras, Barcelona, 1994, pag. 178-183.

Scholem Gershom, La Kabbalah y su simbolismo, Proyectos Editoriales, Buenos Aires, 1988.

Scurlock J. A., Baby-Snatching Demons, Restless Souls and the Danger of Childbirth, Incognita, 1991, 2: 135-183.

Plata, pendiente, dos orificios, (52×52 milímetros). Kurdistán.

Plata, en forma de puñal, (97×25 milímetros). Persia.

Pendiente de plata con dos orificios y bordes redondeados, (56×52 milímetros), proveniente del Kurdistán.

Otro amuleto protector. Los ángeles enviados por YHWH Sanvai, Sansanuai, y Semanglof se representan en el primer panel (izquierdo). Más adelante el arcángel Sandalphon le obligó a regresar. Esta figura se encuentra en la página 118 Hebrew Amulets de T. Schrire.

Detalle de “La tentación de Adán y Eva”, dibujo sobren madera, Cranach Luca, 1500. The Metropolitan Museum of Art, New York.

Eva y Lilith con cola de serpiente. Dibujo sobre madera, 1522.

Alto relieve Flamenco, Verard Antoine, de finales del siglo XV, Eva mordiendo la fruta prohibida (arriba). La diosa Lilith de cabello largo y cuerpo de serpiente (abajo). The Metropolitan Museum of Art, New York.

El pecado original. Miguel Ángel. Capilla Sixtina.

Lilith de Joelle de Gravelaine.

Lilith de John Collier.


[1] También conocido como Evangelio Apócrifo de Juan. Fue escrito en Alejandría en el siglo III de nuestra era como un libro no cristiano. Mezcla creencias judías, griegas y cristianas con mitologías de otros orígenes. Luego sería cristianizado por algún editor posterior. Fue encontrado entre los escritos gnósticos de Nag Hammadi, en Egipto.[2] Este Laldabaoth era un torpe demiurgo que fue destronado por su hijo Sabaoth, quien corregiría los errores del padre. Es necesario apuntar que Sabaoth es uno de los nombres del Dios de la Biblia. También se le menciona en aquel canto que figura en el canon de la misa católica: “Sanctus, sanctus, sanctus, Dominus Deus Sabaoth, pleni sunt coeli et terra gloria tua”. Sabaoth sería luego conocido como Yahvé (Abel).

[3] Adán vivió hasta los 930 años. Eva le sobrevivió un año a su esposo. Es decir, la primera pareja vivió hasta los tiempos de Lamech, el padre de Noé. Para los musulmanes, Adán vivió mil años. Set, su tercer hijo, enterró a Adán y Eva en el monte Abu Jobais, vecino a La Meca, donde permanecieron sus huesos hasta la época del Diluvio, en la que Noé los desenterró y guardó en el Arca para que no se perdieran. Pasado el diluvio, los restos habrían sido enterrados en el Monte Calvario, en Jerusalén. Esto coincide con cierta tradición hebrea que señalaba que allí existía una cueva que contenía los huesos de Adán. Robert Graves afirma que María Magdalena era una sacerdotisa de la Gran Diosa y tenía como función cuidar esos huesos. Lilith, a diferencia de Adán, permaneció inmortal.

[4] Haggadah, tob. 33.

[5] El diablo o Dios malo. Un asura.

[6] En el medioevo eran los demonios femeninos nocturnos, tentadores, sensuales y libidinosos.

[7] Zeus, derivado de Deus, contiene la raíz sánscrita div, orillar, que en latín a dado a dies, el día, divus, divino y Deus, Dios. Bajo la forma I-W se encuentra en Iov, padre (Júpiter, Jovis, pronunciación latina de iov). Algunos ven relación, incluso, en las diferentes interpretaciones del tetragrama I-H-W-H, es decir: Iaho, Iahwé, Iéhowah. El propio Mircea Eliade señala ciertas analogías entre estos dos personajes: Zeus y Yahvé.

La primera esposa de Adán

LILITH: LA PRIMERA MUJER[1]

Tres mil años antes de nuestra era vivió en Mesopotamia una mujer de belleza extraordinaria, indómita, inteligente, de ardientes deseos, enigmática, perversa, vital, inquieta, inquisitiva y segura de sí misma, llamada Lilitu (en acadio). Su nombre en sumerio proviene de Lil “Aire” o Lili “aliento”, “viento” o “espíritu”. El plural es Lilitu. Se relacionaba con el demonio que habita en el desierto y que desencadena las tempestades, es decir, el viento caliente que las tribus nómadas identificaban como el espíritu del viento malo, que debilita la salud. Algunos han supuesto que el nombre proviene del hebreo Laylah (ליל) o “layil” “noche”, pero es una confusión debida a una mala traducción de (לילית) “Aire” o “Espíritu”. A menudo aparece como un monstruo melenudo de la noche, de la misma forma que en el folklore árabe. Salomón sospechó que la reina de Saba era Lilith, porque tenía piernas con vellos. Está emparentada con los demonios Lilu, Ardat Lili e Idlu Lili. Pero también se le identifica con la cara oscura de Ishtar o la mano derecha de Inanna, la diosa sumeria de la guerra y el placer sexual, y con Lamashtu el demonio babilónico que asesinaba niños, quien a su vez puede estar relacionada con el mito griego de la reina de Libia, Lamia. En particular es un demonio nocturno que acostumbraba asesinar niños, por lo que los babilonios acostumbraban rezar la siguiente oración a Marduk para que la alejara de sus bebes:

“Gran señor del país, que dominas todas las regiones, genio protector, bienhechor, que das vida al muerto, invoco tu nombre y declaro tu grandeza, que salga el mal del enfermo, espíritu malo, espectro malo, dios malo, Lilu, Lilit, y las siervas de Lilit, enfermedad maligna, trabajos malos, suciedad, lengua mala, salgan de mi casa…”

Existe otro conjuro dirigido a Ishtar, la diosa madre o Tierra:

“… sacrifiqué una cabrita y extraje su piel pues todo es mal, toda cosa no buena, Lilu, Lilit, las siervas de Lilit, brujerías, escupidas mágicas, suciedad, malas artimañas, que se aparte de él y se distancie, que él pueda vivir en su cuerpo, procura salud…”

Lilitu vivía entre las ramas del árbol Huluppu (probablemente un sauce), el mismo que después de la creación del universo había crecido a orillas del Éufrates y que fue desarraigado por el viento del sur. Inanna, después de haberlo sacado de la corriente, lo plantó en el jardín sagrado de la ciudad de Uruk. Su intención era hacer con su leña una cama y un trono. En la base habitaba un dragón y un pájaro Ku en la parte más alta. La historia se relata en la antigua epopeya súmero babilónica de Gilgamesh. El héroe cortó el árbol Huluppu, mató al dragón y obligó a Lilitu a huir al desierto.

“La serpiente ‘que no descansa nunca’ había anidado entre las raíces; el pájaro de la tempestad había colocado a su cría en la copa; el medio, Lilitu construyó su casa…

“Gilgamesh empuñó su hacha y golpeó con ella a la serpiente ‘que no descansa nunca’, el ave de la tempestad que anidaba en la copa del árbol huyó a la montaña con su pequeñuelo. Gilgamesh destruyó la casa de Lilitu y dispersó los escombros. Taló el árbol por las raíces, golpeó su copa y luego la gente de la ciudad vino a cortarla. Dio el tronco a la brillante Inanna, para que con la madera se hiciese un lecho y un trono, y con las raíces se construyó un pukku[2] y con la copa un mikku”.

DE LILITU A LILITH

En el siglo XIX en Siria se encontró un relieve de terracota que mostraba una figura femenina alada. Las proporciones eran perfectas hasta las piernas, de ahí surgían unas garras de águila que se posaban sobre un león bicéfalo. El cuerpo desnudo y voluptuoso, con senos perfectos y turgentes. Los brazos de tal forma que la altura de las manos coincide con la de los hombros. En una de las manos sostiene un ephah, especie de balanza para medir los granos. Se encuentra flanqueada por dos búhos que a su vez descansan sobre lo que parece ser una serpiente. Era la primera representación de Lilitu que se hallaba. Ahora se encuentra en el Museo Británico de Londres.

Como tantas otras tradiciones asirias, la de Lilitu era muy conocida por los antiguos hebreos. Sin embargo los primeros rabinos no sabían como encajar este personaje en la historia de la Creación. Presionados por la tradición tuvieron que incluirla de una manera velada De hecho no aparece mencionada directamente en el Pentateuco y sólo existen algunas breves referencias en Isaías y en Job. No ocurre lo mismo con el Talmud y la Kabbalah[3] en donde aparece la información que ha llegado hasta nuestros días.

A Lilith (el nombre hebreo para designar a esta mujer) la podemos encontrar en el Antiguo Testamento en Isaías 34:14-15. Aparece como una lechuza o ardilla blanca (según la traducción), criatura nocturna o demonio del desierto (lamia), acompañada de sátiros y animales. Isaías refiere la manera en que Dios con su espada mata a todos los habitantes de Edom, enemigos de los judíos, quedando en el lugar los animales y Lilith:

ופגשו ציים את־איים ושעיר על־רעהו יקרא אך־שם הרגיעה לילית ומצאה לה מנוח׃

La versión de la Biblia de Jerusalén lo traduce como:

Los gatos salvajes se juntarán con hienas y un sátiro llamará al otro; también allí reposará Lilith y en él encontrará descanso”.

La versión griega de la Biblia conocida como Septuaginta y Nácar-Colunga traduce Lilith por Lamia:

Y las bestias monteses se encontrarán con los gatos cervales, y el peludo gritará a su compañero: la lamia también tendrá allí asiento, y hallará para sí reposo”.

Lilith mora entre las ruinas solitarias en el desierto de Edomite donde los sátiros (“se’ir”), los reems (especie de unicornios), los pelícanos, los búhos, los chacales, los avestruces, las serpientes-flecha y las cometas guardan su compañía.

Lamia es la diosa bisexual a la que se adoraba en Libia. Fue hija de Belus y tuvo hijos con Júpiter, los cuales fueron raptados por la celosa Juno (Hera). En venganza Lamia se devoraba a los niños pequeños de otras mujeres. Su nombre significa lujuria, glotonería. Encontramos diosas similares en Siria, Anath, y en Egipto, Neith, quienes se comían a sus amantes. Fue el comentarista Hieronymous del cuarto siglo de nuestra era, quien identificó Lilith con la Lamia griega.

Algunos analistas creen encontrar otras referencias ocultas. En Job 18:15, Lilith mora en la tienda de los malvados.

”En su tienda morará como si no fuese suya: Piedra azufre será esparcida sobre su morada”.

Job 18:16 se refiere a la leyenda de Gilgamesh y el árbol Huluppu:

”Abajo se secarán sus raíces, Y arriba serán cortadas sus ramas”.

Job 18:17 explica la forma en que se trató de borrar su recuerdo:

”Su memoria perecerá de la tierra, Y no tendrá nombre por las calles”.

GÉNESIS I Y GÉNESIS II

Aunque esta interpretación parece demasiado forzada. Lo cierto es que hay dos versiones para la creación de la primera mujer. La primera, Génesis 1:27 dice:

“Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra lo creó”.

La segunda versión aparece relatada en el capítulo dos. Ahí se nos informa que Dios se da cuenta de que no es bueno que Adán esté sólo, y entonces creó los animales. Luego hizo que Adán cayera en un sueño profundo, le extrajo una costilla[4] e “hizo una mujer, y la trajo al hombre”.

“El hombre exclamó: ¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!
Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre”.

Hoy sabemos que hay dos versiones distintas del Génesis: los llamados Génesis I y II. El primero es una versión más moderna creada por la escuela Deuteronómica hacia el 700 antes de nuestra era, mientras que el Génesis II deriva de la mitología Sumeria.

Había una evidente contradicción entre las dos versiones y los rabinos y cabalistas intentaron muchas interpretaciones a lo largo de los siglos. Una sugería que la primera versión indicaba que Adán fue creado inicialmente como un andrógino (varón y hembra lo creó”). De un lado el cuerpo era femenino, y del otro masculino, ambos unidos por la espalda. Luego Dios los dividió. Rabbi Abba dice en su Ha-Zobar, o Libro del Esplendor (escritos místicos del medioevo judío español que recopilan tradiciones anteriores a la era cristiana), que Dios creó a Adán mezclando polvo, sangre y saliva y lo puso en el Jardín del Edén. En el principio Adán reunía la condición de macho y hembra, o sea que era hermafrodita o andrógino[5]. Lo anterior implicaría que Dios es andrógino (“… a imagen de Dios lo creó”). Algunos traductores cristianos se incomodaron con esa ambigüedad y agregaron el plural “los creo”, resolviendo el problema de tajo.

Algunos relatos (Bereshid Erubin 18a) decían que la idea original de Dios fue crear dos seres humanos, hombre y mujer, pero en lugar de eso diseñó un solo cuerpo con dos caras mirando hacia distintas direcciones. En el Haggadah[6], se explica que la cara femenina estaba en la nuca. Para crear a Eva, Dios separó esas caras. Otros, como Bereshid Rabba (Génesis 55 y Levítico 14.1) aceptan que Adán fue creado como un hermafrodita con los cuerpos unidos por la espalda, por lo que la conversación era difícil y el andar imposible[7], entonces Dios no tuvo más remedio que separarlos, los colocó en el jardín del Edén y les prohibió ser pareja. Este ser fue aserrado por la mitad, y luego se hicieron las partes posteriores cada una de estas mitades. Adamah era el nombre de Lilith en esta tradición, la palabra hebrea para el suelo o la tierra.

Al dejar de ser hermafrodita[8], Adán buscó compañía y no es necesario tener mucha imaginación para comprender que la hallaría en las hembras de otros animales. De aquí se comprende lo escrito en Génesis 2:20:

“No halló ayuda que estuviese idónea para él”.

Esa promiscuidad con los animales[9] sería eliminada en las múltiples traducciones y revisiones del Antiguo Testamento que se darían a lo largo de los siglos[10]. Para resolver el problema de Adán, Dios tomó polvo, tierra y agua y los mezcló con sangre y saliva y así formó a Lilith.

Excluida del Antiguo Testamento, los relatos sobre Lilith han sobrevivido hasta nosotros a través de diversas fuentes de la literatura judía posbíblica, como las que podemos leer en los textos midráshicos[11] Enuma Elish y Sephir Hadar Zeqenim; varios sephers como el Sepher Raziel, un trabajo cabalístico sobre los secretos del cielo, la creación, los ángeles y los amuletos; el Imre Noam, el Mishna, el Massekhet Soferim, el Megilla, el Mekhilta, el Zohar escrito por Moses de León, en arameo, en el siglo XIII y que es considerado la Biblia de los cabalistas; el Midrash Alphabetot atribuido a Rabbi Akiba (siglo II después de nuestra era, pero realmente compilado muchos años después); el trabajo cabalístico de Eleazar ben Judah de Worms, llamado Sode Raza; y el Talmud.

Y DIOS CREÓ A LA MUJER: LILITH

La primera “biografía” completamente desarrollada de Lilith se encuentra en el Alphabet de Ben Sirá[12].

De acuerdo con una versión de la Creación, Dios hizo a Adán en el sexto día, pero Eva aún no existía. Dios creo a Adán y luego dejó que nombrara a cada animal, y cuando pasaban delante de él en parejas, macho y hembra, se sintió celoso de sus parejas, y trató de satisfacerse, acoplándose con cada hembra de animal.

No obstante esas experiencias no lo dejaron satisfecho, y entonces se dirigió al creador y le dijo[13]:

“¡Todas las criaturas tienen pareja, menos yo!”

Dios escuchó los reclamos de Adán y entonces formó a Lilith, la primera mujer, siguiendo el mismo procedimiento que había utilizado para crear al primer hombre: pero en lugar de utilizar polvo puro, esta vez utilizó inmundicia y sedimentos.

De la unión de Adán con Lilith, y con otra mujer como ella llamada Naamah, nació Asmodeus, rey de los demonios y muchos otros demonios. Generaciones más tarde Lilith y Naamah (hermana de Caín) se presentaron ante el trono de Salomón, disfrazadas como prostitutas de Jerusalén[14]. El juicio de las dos prostitutas se registra en Reyes 1 3:16.

Adán y Lilith no eran una pareja feliz. Cuando él deseaba yacer con ella, Lilith alegaba que la posición recostada que él quería era denigrante para ella.

“¿Porqué debo yacer debajo de ti y abrirme para tu cuerpo? Yo también fui hecha de polvo, y por lo tanto soy tu igual”.

Cuando Adán trató de forzarla, Lilith, furiosa, invocó el nombre mágico de Dios, se elevó en el aire y lo abandonó[15]. La discusión entre Adán y Lilith y la rebelión de esta última contra Dios tuvo que haber ocurrido en la noche del viernes hacia el sábado, en la primera semana de la Creación. Eso debió haber sido terrible y debió orillar a que Adán se quejara ante Dios:

“He sido abandonado por la que me ayuda”.

Dios hizo un grupo, formado por los ángeles Senoy, Sansenoy y Semangeloph, y los envió con la orden de traer a Lilith. Los ángeles buscaron por todos los confines de la tierra, y finalmente la encontraron cerca del Mar Rojo, en una región plagada de demonios lascivos: Lilith se entretenía apareándose con ellos. De esas uniones nacieron los Lillim[16] en una proporción de más de cien por día. Los ángeles le ordenan regresar:

“Regresa con Adán sin demora, o de otra forma nosotros te llevaremos”.

“¿Cómo puedo regresar con Adán y vivir como una esposa honesta después de mi estadía en el Mar Rojo?”

“¡Morirás si te rehúsas!”

“¿Y cómo habré de morir si Dios a ordenado que me haga cargo de todo recién nacido y que lo estrangule: niños hasta el octavo día, antes de su circuncisión, y niñas hasta el vigésimo día? Sin embargo, si veo sus nombres exhibidos en un amuleto sobre un recién nacido, prometo apartarme”.

Sorprendidos por este acuerdo con Dios, del cual nada sabían, los ángeles aceptaron las condiciones de Lilith y, sin cumplir con su misión, regresaron al Empireum. Como la única represalia, en favor del insatisfecho Adán, Dios castigó a Lilith matando diariamente a un ciento de sus hijos.

CONJUROS Y AMULETOS

Una tradición mas reciente aconsejaba grabar en un amuleto, el nombre de esos tres ángeles, para proteger a los niños contra una muerte prematura. Se decía que Lilith visitaba de noche las casas donde había recién nacidos para estrangularlos. Las madres tenían que cuidarlos durante los primeros días de su vida. Esa tradición persistió hasta el siglo XIX. Los amuletos protectores eran colocados con frecuencia alrededor de la cama de una mujer apunto de dar a luz[17]. El Bereshit Rabba aconsejaba desparramar cenizas de carbón de leña alrededor de la cuna del bebé. A veces Lilith o sus hijas las lillim lograban pasar el círculo (que no se había cerrado) y a la mañana siguiente se podían descubrir sus huellas como las pisadas de una pata de gallo[18]. Si esos demonios habían logrado cruzar, en el rostro del bebé aparecería una sonrisa. Para evitar que Lilith estrangulara la criatura, la madre debería poner un dedo sobre los labios del niño. Los niños nacidos fuera del matrimonio quedaban para siempre a merced de Lilith.

Probablemente fue esa negación del placer de la cultura judía, reflejada en la sonrisa del niño, la que relacionó a Lilith con los sueños eróticos de los hombres. En las noches, en especial las de los viernes, Lilith se introduce en la cama de los hombres solitarios, que no duermen con mujeres y/o sin principios morales, y los seduce en sus sueños, robándoles su semen para dar nacimiento a más demonios. Los varones se sienten oprimidos[19] y pueden tener erecciones e incluso orgasmos. Algunos intentan luchar, moverse o gritar, pero todo es inútil: Lilith los atrapa en un abrazo cálido y mortal. Esa sensación los puede sumir en la depresión y luego llevarlos a la muerte. Para esto también había un conjuro que ahuyentaba a esos demonios:

“Conjúrote espectro, que no tienes a nadie para sepultarle, ni tienes nombre, que puede ser Lilu, Lilit o la sierva de Lilit, que se posesionó de mí, me atormenta, está preso en mi cuerpo, en mi carne, no se desprende… se esconde en lugar secreto… que tu luz haga que se salga el portador de la desgracia, ahuyenta al espectro, alcanza el mal cuyo toque es muerte”.

Los pacientes incurables son llamados en estos escritos los novios de Lilith, y nos recuerdan a las víctimas del vampirismo, los cuales, bajo el influjo de sus besos, languidecen lentamente, hasta que se unen con su amante en el beso de la muerte.

Martín Buher nos relata un cuento jasídico, recopilado por él, que relata un ataque de Lilith:

”Un hombre había sido poseído por Litith y pidió al rabino Mardoqueo que lo liberase del embrujo. Cuando regresó a su pueblo, encontró que todos habían cerrado las puertas de sus casas, por lo que buscó refugio en un montículo de heno. De repente apareció Lilith y le dijo: ‘Ven hacia mí’. Él respondió: ‘Ven tú hacia mí’. Ella dijo: ‘No puedo, pues en ese montículo hay una hierba que me impide aproximarme a ti’. ‘¿Dime cuál es? así la arrojo lejos y podrás venir a mí’. Y le mostró diversas hierbas hasta que Lilith dijo: ‘¡Ésa!’. Entonces él prendió la hierba en su pecho y se liberó de Lilith, quien huyó asustada.

En el Targum Yerushalmi, se comenta la bendición que leemos en Números 6:26 y que se refiere a las hijas de Lilith:

“¡El Señor bendice el fruto de todos los partos, y preserva los bebés de los Lilim!”

En el Zohar 3:76b-77a leemos:

“Y yo, el sabio, declaro la grandeza de su radiación para asustar y aterrorizar a todos los espíritus de los ángeles renegados y de los espíritus bastardos, demonios, Liliths, búhos y (chacales…) y esos que atacan inesperadamente para desviar el espíritu del conocimiento…”

UN DIOS FALIBLE

Cuando Dios vio que haber creado a la mujer con el mismo barro que al hombre había causado tantos problemas, reconoció que algo había salido mal con Lilith, y decidió realizar un nuevo intento:

“No la crié de la cabeza, pero ella dominó; ni de ojo, pero ella es ansiosa por ver; ni de oído, pero ella es ansiosa por oír; ni de boca, pero ella es ansiosa por hablar; ni de mano, pero ella toca todo; ni de pie, pero ella es andarina”.

Esta vez se aseguraría que no hubiera reclamos y en presencia de Adán comenzó a crear a otra mujer[20]. Tal vez fue la forma de “prepararla” lo que le dio asco a Adán, pues se utilizó en su confección sangre, huesos, intestinos, músculos y otros órganos que luego fueron cubiertos con piel. Dios añadió algunos mechones de cabello en ciertas partes del cuerpo. Adán quedó a disgusto con esta nueva compañera y Dios reconoció que había fallado una vez más. Dios hizo el intento por tercera vez. Adormeció a Adán y le extrajo una costilla a partir de la cual creó a Eva. Luego la adornó con 24 piezas de joyería, antes de despertar a Adán.

Al escoger una costilla como materia prima, Dios eliminaba cualquier pretensión de independencia, que se hubiera presentado de haber utilizado parte de la cabeza de Adán. También eliminaba la posible condición de esclava, de haber utilizado los pies. La parte media del cuerpo le daba el mismo estatus que Adán. Pero poco le duró el gusto a Eva pues, luego del pecado original, Dios la castigo a ser la segunda, quedando bajo la potestad de su marido.

Otras tradiciones[21] mencionan que Dios creó a Eva de la cola que en ese entonces poseía Adán. Dios la cortó y el tronco que quedó, el actual cóccix, aún lo poseen los hombres.

Probablemente la historia de la costilla de Adán provenga de Asiria. Un relieve babilónico muestra a la diosa Anath, de Ugarit, observando a Baal clavando un cuchillo bajo la quinta costilla de su hermano mellizo Mot. Baal sería el Dios de los judíos y Mot, Adán, ya que ambos eran como los mellizos (“a su imagen y semejanza”).

En los libros apócrifos Los Secretos de Enoch se menciona que Dios utilizó siete elementos para crear a Adán: tierra que hizo carne; rocío que convirtió en sangre; piedras para los huesos; pasto para las venas y cabellos; el viento lo transformó en su alma; utilizó el Sol para sus ojos; y la inteligencia de los ángeles. Tuvo más cuidado en la creación de Eva debido a lo complicado del aparato reproductor[22].

Los primeros padres no fueron creados en el Jardín del Edén. Según el Libro de los Jubileos, de los Pseudepigrapha Judíos[23], Adán fue creado en las tierras de Elda y fue llevado al Paraíso terrenal luego de cuarenta días. Eva sería llevada a los ochenta días.

El significado de “Eva” es “la que da la vida”. Según la Biblia, ese nombre le fue dado por Adán. En árabe se dice “Hawa”. Una variante del significado de su nombre sería “una viviente”, al parecer relacionado con el verbo hebreo “ja-yáh”, “vivir”. Adán, además de asignarle un nombre a Eva, la llamó “isch-scháh”, que significa “varona”.

Continuará…

Relieve de Burney, 2,000 – 1,950 antes de nuestra era. Sumerio. Muestra a la diosa con alas desnuda, muy hermosa: Esta parada sobre dos leones, con búhos nocturnos a ambos lados. Usa un turbante en su cabeza. Los objetos que tiene en las manos son ephahs, símbolos de poder. Algunos eruditos creen que la figura representa a Ishtar con alas, ya que es muy hermosa, desnuda, y esta parada sobre leones. Sin embargo, esto es altamente inverosímil, ya que Ishtar no tenía alas, ni se le asociaba a los búhos. Este es, por supuesto, uno de los animales de Lilith.

Los pies de Lilith son los de un búho o de un pájaro Ku (petrel de la tormenta), con las garras de un pájaro de presa.

Lilith como Señora de las bestias. Relieve en Terracota, c. 2000 antes de nuestra era. Colección del coronel Norman Colville, Princeton University. Los búhos de Lilith están parados sobre una serpiente y eso nos remite a la historia de Adán y Eva, y nos hace recordar los mitos nahuas.

En la actualidad la figura de Lilith está perdiendo su misterio y comienza a ser comercializada como un souvenir para turistas.

En el Medio Oriente se fabrican y venden estas figuras modernas manufacturadas en diversos materiales que van de la arcilla al latón, bronce, plata, oro e incluso plástico.

El hermafrodita de Rebis.

La pésima manufactura hace que se pierdan los principales rasgos de Lilith. Incluso parece que sus órganos genitales han sido cubiertos con una tanga.

Amuleto persa del siglo XVIII para la protección contra Lilith. La figura central es Lilith con los brazos extendidos hacia fuera. En su cuerpo está escrito “protegen a este niño recién nacido contra todo el daño” (traducción de Hurwitz). Sobre Lilith hay una referencia a números 6:22-27. Debajo de ella está una referencia a los salmos 121. A los lados está el nombre de Eva, Adán, las matriarcas y los patriarcas hebreos. Esta figura se encuentra en la página 360 del Kabbalah de Scholem.

Pendiente de plata de un orificio, (89×42 milímetros). Kurdistán.Plata, cuadrado con bordes redondeados, dos orificios, (61×62 milímetros). Marruecos.

Pendiente de plata con dos orificios y bordes redondeados, (68×62 milímetros). Kurdistán.

Plata, amuleto Shiviti, dos orificios, (96×58 milímetros). Persia.

Plata, pendiente, dos orificios, (72 milímetros de diámetro). Persia.


[1] Esta serie de artículos forman parte de un folleto que se distribuyó en la convención de ventas de una firma de cosméticos en 1996. Mi amigo Elías Kahan me pidió que colaborara con él para hacer ese folleto, luego de leer sobre Lilith en mi artículo sobre el chupacabras para la revista Contacto ovni.[2] El pukku es un tambor, que Gilgamesh debió haber construido con el tocón; los mikku son los palillos.

[3] El término Kabbalah o “Qabalah”, en hebreo significa “recepción”, o “una doctrina recibida oralmente” en la cual “se encuentran las doctrinas especulativas, filosóficas y teosóficas de Israel”. Estas doctrinas estaban contenidas originalmente en dos libros, el Sepher Yetzirah y el Zohar.

[4] Cuenta una antigua leyenda que Dios creó a la mujer antes que al hombre. Ella fue la que pidió a Dios que creara al hombre: debía ser fuerte, poderoso, hermoso, inteligente, que la protegiera y cuidara de ella. Dios aceptó el reclamo, y se dispuso a crearlo de una de las costillas de Eva, pero puso una condición: Eva debería hacer creer al hombre que él había sido creado primero.

[5] Las tradiciones de los incas del Perú indican que, antes de que fuera creado el mundo, había existido un hombre llamado Uiracocha o Viracocha, cuyo nombre completo era Uiracocha Tachayachachic que significa “creador de las cosas del mundo”. Al principio este dios había sido hombre y mujer al mismo tiempo. Se instaló en Tihuanaco, donde creó una raza de gigantes.

[6] Libro del ritual judío que compendia las leyendas judías del Midrash y las primeras Kabbalahs.

[7] En su “Banquete” Platón escribe: “Originalmente había un tercer sexo junto al masculino y el femenino. Tenía cuatro manos y cuatro pies…”

[8] Voltaire escribe en su Diccionario Filosófico, en una crítica satírica:

“… La piadosa señora Bourignon estaba segura de que Adán había sido hermafrodita, como los primeros hombres del divino Platón. Dios le había revelado este gran secreto; pero como yo no he tenido las mismas revelaciones, me abstendré de hablar de ello. Los rabinos judíos han leído los “libros” de Adán; conocen el nombre de su preceptor y de su segunda mujer; pero como yo no he leído esos libros de nuestro primer padre, no diré de ellos una palabra. Algunos visionarios muy sabios se asombran cuando leen el “Veidam” de los antiguos brahmanes, al ver que el primer hombre fue engendrado en la India, que se llamaba Adimo –que significa engendrador- y que su mujer se llamaba Pocriti –que significa vida-. Dicen que la secta de los brahmanes es indiscutiblemente más antigua que la de los judíos; que los judíos no pudieron escribir hasta muy tarde en lengua cananea, ya que no se establecieron hasta muy tarde en la pequeña comarca de Canaan; dicen que los hindúes fueron siempre inventores, y los judíos siempre imitadores; los hindúes siempre ingeniosos, y los judíos siempre toscos; dicen que es muy difícil que Adán, que era pelirrojo y tenía cabello, sea el padre de los negros, que son como la tinta y que tienen lana negra sobre la cabeza. ¿Qué más no dirán?”

[9] El historiador romano Tácito nos recuerda lo común de estas prácticas sexuales en la antigüedad. En sus anales (XV-37) describe una orgía en casa de Tiberino, durante la cual “se intercambiaban profusas caricias hombres y animales”. Heródoto, asustado por tales atrocidades, escribía: “… y el carnero copuló ante los ojos de todos con una mujer”.

[10] Poco después serían expresamente prohibidas estas prácticas zoofílicas. En el Levítico capítulo XVIII versículo 23 leemos: “No te acostarás con un animal para ensuciarte con él. La mujer no deberá acercarse a una bestia para prostituirse con ella.

[11] Explicaciones de la Biblia.

[12] Midrash publicado en el siglo X, que recoge escritos de los siglos VII al X.

[13] Ver Génesis Bereshid Rabba 17-4; y B. Yebamot 63A.

[14] Ver Yalqut Reubeni Génesis II 21: IV 8.

[15] Final que nos recuerda al Euripides de Medea.

[16] Niños hechos a su imagen y semejanza, según el rabino Ben Shiva.

[17] Recordemos la oración a Marduk y el conjuro a Ishtar que mencionamos al inicio de este artículo.

[18] En algunas tradiciones mexicanas se esparcen cenizas alrededor de la cabaña en donde está un recién nacido. El animal que deje sus huellas será el Nagual del bebé. Recordemos, también, la tradición de hacer círculos mágicos, durante las misas negras, para impedir la entrada o el contacto directo con el demonio.

[19] El mismo efecto que se produce durante las alucinaciones hipnopómpicas e hipnagógicas.

[20] Génesis Bereshid Rabba 161.

[21] Génesis Rabba 134 B. Erubin 18ª.

[22] Haggadah, tob. 3 1.

[23] Textos bíblicos como el Libro de Enoch o los Salmos de Salomón, cuyo autor se desconoce y no es el que se menciona en el título.

Ovnis y bengalas

Susto ovni

¡Falsa alarma! Los fanáticos de los ovnis pueden colgar los prismáticos y cerrar los archivos X… por el momento.

Ayer (Miércoles) The Star divulgó cómo el lector Malcolm Rotchell y su desconcertada familia observó una extraña luz a través del horizonte de Rotherham poco después de la tormenta eléctrica en el área la tarde del domingo.

La brillante bola anaranjada “voló” sobre su hogar en Spring Croft, Kimberworth Park, y cayó a plomo a la tierra después de volar en dirección de Swinton.

Malcolm pensó que el fenómeno habría podido ser una centella, un fuego artificial o aún extraterrestres.

Pero el trabajador del Concejo de Rótterdam David Barker dijo: “Vivo en Kimberworth Park y vi el supuesto ovni. ¡Era definitivamente una luz de bengala! Era el tipo de fuego del ejército en el cielo para iluminar la tierra. Tampoco ascendió tan alto”.

“Realmente no veo cómo alguna persona podría confundirla con cualquier otra cosa. Fue hacia arriba como una luz de bengala, moviéndose lentamente hacia abajo como una bengala hasta apagarse. No era ciertamente una centella.

“Para ser justos, las bengalas han sido confundidas con ovnis en el pasado. Hubo un gran flap en Arizona en los años 90 en donde una ciudad entera observó “ovnis” aterrizar en una montaña, sólo para descubrir un par de días después que eran maniobras del ejército”.

Paul Williams, de Greasbrough, también vio la luz. Él dijo: “Cuando la vi, no pensé otra cosa que eso era una luz de bengala de una señal de socorro.

“Fue hacia arriba bastante rápido entonces pareció planear por un tiempo. Era anaranjada, como dijo el testigo, y entró en la dirección en que él la vio. También se ajusta a la fecha. Era definitivamente una bengala”.

http://www.barnsleytoday.co.uk/ViewArticle2.aspx?sectionid=86&articleid=1611354

El caso de Arizona es el del supuesto ovni gigante que fue filmado por varios testigos, en Phoenix, el 13 de marzo de 1997. (nota del tal Noguez)

La raya en el agua

LA RAYA EN EL AGUA[1]

En México es común decir al mesero que apunte la cuenta de consumo en el hielo. Con menos frecuencia se dice “te lo firmo en el agua”. La idea es que al deshacerse el hielo, o la imposibilidad de escribir en el agua, nuestra cuenta de consumo desaparezca. Pero, ¿realmente no se puede escribir sobre el agua?

Lo que contaré a continuación puede hacer que lo pensemos dos veces.

Este es un bonito enigma que aún no ha sido corrompido por las revistas para-anormales. Supe de él hace ya varios años. He visitado el sitio en varias ocasiones (la primera en un viaje familiar, la segunda sólo para sacar fotos). No he hecho una buena investigación, pero creo tener la respuesta al enigma.

A no más de 100 kilómetros de la ciudad de México, o a 15 kilómetros de la ciudad de Toluca, capital del Estado de México, se encuentra el pueblo o Villa de Almoloya de Juárez, capital del municipio del mismo nombre. Almoloya es vecina de los municipios de Ixtlahuaca, San Felipe del Progreso, Zinacantepec, Temoaya, Toluca, Villa Victoria y Amanalco de Becerra.

Desafortunadamente el lugar es más conocido porque en sus inmediaciones se encuentra la prisión de máxima seguridad que llevaba su nombre. En dicha prisión se encuentran presos entre traficantes de drogas y multiasesinos, algunos de los dirigentes políticos de antaño (incluso el hermano del expresidente Salinas se encontraba ahí).

A tres cuadras de la plaza de pueblo, en el Barrio de San Pedro, podemos visitar la iglesia o Santuario Ojo de Agua. Desconozco cuándo se fundó o quién la construyó (ya he dicho que no he hecho una buena investigación).

En el atrio de la iglesia, justo a 3 metros frente a la puerta, se encuentra una pileta de unos 10 o 12 metros de largo por 3 o 4 de ancho. Fue construida para dar cauce a un ojo de agua (manantial) que ahí nace. La pileta es resguardada por una barda, que separa los terrenos de la iglesia de unas piscinas, que se construyeron para aprovechar el agua del manantial. Para tal fin (trasvasar el agua de la pileta a las piscinas) se construyó un rebosadero que mantiene constante la cantidad de agua en la pileta.

Es la pileta la que capta nuestra atención. Ahí, en medio de ella, sobre la superficie del agua, se puede apreciar una raya en el agua.

Esta raya, por lo regular es una línea recta que cruza transversalmente la pileta. Para el ojo no prevenido puede pasar inadvertida. Realmente es un tanto difícil localizar la raya, pero una vez que se le ubica, uno se queda con la boca abierta ante el “prodigio”.

La raya, como digo, está sobre la superficie del agua, y divide la pileta en dos zonas a las que llamaré: delantera y trasera. La primera es la más cercana a la puerta de la iglesia. El agua de la pileta tiene, además, varias propiedades curiosas (milagrosas las llamarían los periodistas de lo insólito).

La pileta es el hogar de varios peces. La mayor parte del tiempo los peces se encuentran en la zona trasera de la pileta. Es raro que naden por la zona delantera. Peces herejes que se alejan de dios.

Pero hay otros herejes: las algas y musgos que crecen por debajo del agua también se encuentran concentradas en la zona trasera.

Todavía más. Los “mosquitos esquiadores”, aquellos que “patinan” sobre la superficie del agua, también pululan en la parte trasera y nunca en la delantera, en donde se hunden.

Sólo la limpieza se acerca a las puertas de la iglesia. La zona delantera no contiene una sola mota de polvo, hojas (la pileta está rodeada de árboles), o suciedad. Todas las partículas se acumulan en la zona trasera.

¿Les parece poco?

Dos nuevos efectos de los que me di cuenta esta semana[2] que fui a fotografiar la pileta en exclusiva para (Hápax, La Nave de los Locos, Mitos del Milenio, Dios!…), se vienen a sumar al insólito comportamiento de estas aguas.

El día de mi visita estaba lloviendo y hacía algo de aire (por eso en la foto la raya no se ve completamente recta). Pues bien, las gotas que caían en la zona trasera, como es normal, se fundían de inmediato con el grueso del agua. Pero las que caían en la parte delantera formaban una pequeña esfera que rebotaba durante fracciones de segundo antes de asimilarse al cuerpo del agua. Parecía el efecto Leidenfrost, que todas las amas de casa conocen y que producen al tocar las planchas calientes con los dedos mojados: las gotitas (perfectas y diminutas esferas) revolotean antes de desaparecer por evaporación.

Finalmente (por el momento), en la fotografía se puede apreciar este último fenómeno que voy a describir. Decía que el día en que tomé las fotografías estaba lloviendo. La zona trasera mantiene su superficie más tersa. La zona más cercana a la iglesia forma múltiples y pequeñas olitas que le dan un aspecto irisado y rugoso.

Para terminar.

¿Conocen en sus países, o en cualquier otro lugar del mundo, un fenómeno parecido a éste?
Yo supongo que es bastante común, pero es necesario observar bien y saber en dónde mirar para poder encontrar la línea.

Aclarando que, no es una broma, ni una historia inventada por mi. Las fotografías que anexo no están modificadas digitalmente. ¿Sabrían ustedes explicar el fenómeno?

INTERCAMBIO DE IDEAS VIA MAIL

Este fue mi primer comunicado a la lista Hápax sobre el asunto de la raya en el agua. Este mensaje recibió varias respuestas. La primera provenía del sociólogo Ignacio Cabria, quien me preguntaba:

Luis, ¿no es algo parecido a lo que sucede en las desembocaduras de ríos, donde se mezclan aguas de diferentes temperatura y salinidad, y ves separados a raya un agua mate y rugosa de un agua de superficie brillante?

Mi respuesta.

Nacho:

En otra parte de la geografía mexicana, en particular el Estado de Hidalgo, existen unas grutas contiguas (10 metros las separan). En una de ellas cae agua fría; en la otra caliente. Luego siguen su curso por unos 15 a 20 kilómetros hasta reunirse más abajo. Ahí, efectivamente, se puede ver una especie de raya. Pero esta no es una línea recta y abarca desde la superficie hasta el fondo.

Aquí, en el río de agua fría (hasta antes de reunirse con el de agua caliente) existen peces y algas. No recuerdo muy bien pero creo que esta agua es más clara. En el otro río, el de agua caliente, no tiene vida (macroscópica).

Al inicio de las grutas, a unos 20 metros por arriba, se encuentra un lugar de pozas de agua caliente: jacuzis naturales. Las grutas se llaman de Tolantongo[3], por si alguien le interesa visitarlas.

En el caso de la pileta a la que me he referido, el problema es diferente, porque el agua (toda ella) proviene de un único manantial. Es decir, no existen dos corrientes de características distintas.

También recibí respuesta de uno de los miembros de la Fundación Anomalia, Luis R. González:

Luis, hay un detalle que no mencionas y que me atrevo a “predecir”: el rebosadero está en la parte donde el agua esta más tersa, hay menos bichos, etc….


¿Acierto?

Querido tocayo:

Aciertas, e incluso ese detalle (perdón si se me escapó) nos da parte de la solución a este enigma (al menos la solución que creo haber encontrado).

Otro punto que se me olvidó comentar.

Decía que los peces pasan la mayor parte del tiempo en la parte más alejada del estanque. En tres ocasiones, por el rabillo del ojo, seguido del sonido de gotas al caer, he observado en la parte cercana de la pileta una especie de “chorrito”. Un lugareño me indicó que los peces “escupen” agua para atrapar los moscos. Yo creo que, cuando un mosco novato se posa en el lado cercano, y comienza a hundirse, genera un “alboroto” en el agua y los peces llegan y se lo comen. Como en los acuarios caseros, los peces suben, sacan la boca, tragan, y se vuelven al fondo, todo ello en muy pocos segundos. Todo el movimiento genera un chapoteo. Este fenómeno no lo he observado (ni con el rabillo del ojo) en el lado más alejado de la pileta.

Sin embargo el marcador 3 a 0 no es el que me convence de esta nueva asimetría. Es la declaración del lugareño que me indica que eso es común de este lado del estanque. Con todos estos datos, ¿alguien tiene alguna idea de lo que está ocurriendo?

Nuevamente Nacho comentaba sobre este “misterio”:

El vigilante de la pileta debe estar comentando en otra lista el raro fenómeno de un tipo llamado Luis que se pasa las horas mirando el agua de su pileta 😀

Y una observación del editor de la revista Pensar, Alejandro Borgo:

Es más… un pez le debe decir a otro: cuando escupo el chorro de agua para atrapar a un mosco, aparece un tipo con un aparato en la mano y hace clic. !!!Qué comportamiento extraño el de esta piscina!!! :-DD

Tienen razón (Ale y Nacho). Los visitantes, el párroco y el monaguillo, capellán (o como se llame al que cuida la iglesia) me ven como un perfecto extraterrestre cuando, además de observar la pileta, me les acerco con una interminable lista de preguntas: ¿cuándo se supo del fenómeno?, ¿se construyó la iglesia luego que se descubrió el manantial?, ¿existe algún registro de posibles milagros debidos al agua de la pileta? (sólo he visto dos exvotos dentro de la iglesia), ¿se habían dado cuenta de que las gotas de lluvia causan un efecto distinto según el lado de la pileta que caen?, ¿hay algún libro, folleto, boletín… que de cuenta del fenómeno?…

Pero estos personajes hacen una cara de fuchi y me dan la espalda. Parece que desean que sólo me limite a admirar el fenómeno y fotografiar a los peces mientras escupen agua.

Para mañana o pasado comentaré lo que creo ocurre en la piscina.

MI HIPÓTESIS

Encontré que Almoloya, en lengua náhuatl, significa: “Lugar en que mana la fuente de agua” (“atl” agua, “moloni” manar la fuente y “yan” lugar, lugar de donde emana el agua). No se si se refiera a que en el sitio existan varios manantiales, o sólo hace referencia a este pozo en la iglesia del barrio de San Pedro. Tampoco he encontrado si ya los otomíes conocían en particular este manantial, y de ahí su nombre. También supe que personal de la Universidad Nacional Autónoma de México realizó algunos análisis del “bulk” (seno) en ambos lados de la piscina.

El resultado: no existe diferencia.

No he tenido acceso a tal estudio, pero lo anterior indica que la respuesta NO está en el bulk, sino sobre la superficie, y (afirmo) no es un hilo.

Dicho lo anterior, pongo a su consideración la siguiente hipótesis que, creo, puede explicar el asunto de la raya en el agua. Todo se debe a un tensoactivo.

No me refiero aquí a moléculas del tipo del dodecilbensensulfonato de sodio, lauril sulfonato de sodio, alquil sulfonato de sodio, o sustancias artificiales similares. Uso el término de tensoactivo de una manera más general, como grasas, aceites, solventes o cualesquiera que tengan la capacidad de modificar la tensión superficial del agua. En este caso en particular me refiero en particular a una sustancia natural, que permita que el agua “moje” o “humecte” más.

Mi suposición es que los organismos vegetales, o algunos de los peces, generan este tensoactivo, y que este es el causante de los “milagros”.

La mayoría de los tensoactivos tienden a quedar sobrenadando en la superficie, formando una capa monomolecular de tan sólo unas micras de grosor.

De esta manera tenemos la formación de una interfase, que se forma en la parte inferior de la capa monomolecular del tensoactivo, uno de cuyos costados es la famosa Raya en el Agua.

La forma más estable de la raya es la línea recta. Esto se debe a un equilibrio de tensiones a ambos lados de la raya. Sólo en el caso de que exista viento, turbulencia o algún agente externo, la rectitud de la raya se verá afectada.

Esta sería la primera parte en mi hipótesis. Pero, veamos como se podrían explicar los demás fenómenos:

– La limpieza de la parte de la pileta más cercana a la iglesia.

El polvo y las pequeñas partículas que caen de este lado de la pileta, son recubiertos con el tensoactivo; el agua los moja, y se hunden. Los que logran flotar, van siendo alejados por la corriente, hacia el rebosadero. El resultado final es la limpieza de este lado de la pileta.

– Los moscos patinadores.

Como decía, la mayor parte de los mosquitos se encuentran “patinando” en la parte alejada de la pileta. Los que se atreven a “patinar” en la parte opuesta sufren el siguiente contratiempo: el tensoactivo disminuye la tensión superficial del agua, permitiendo que ésta moje de manera más eficaz las patitas de los moscos. Los moscos comienzan a hundirse y agitan sus alas para emprender el vuelo.

– Los peces que “escupen” agua.

Cuando los mosquitos dan sus “manotazos de ahogado” (pataletas de ahogado), los peces se dan cuenta y salen a comer: escupen agua o saltan para atrapar a los mosquitos.

– La asimetría en la población de la pileta.

Las algas y organismos vegetales acuáticos, junto a los peces, viven en la parte alejada de la pileta. Seguramente la capa monomolecular del tensoactivo forma un filtro que polariza o que impide el paso de ciertas longitudes de onda de la luz solar. Tal vez esa parte del espectro, que es filtrada, es necesaria para la vida de las plantas. Los peces comen estas plantas, por lo que la mayor parte del tiempo se encontrarán de ese lado de la pileta. Sólo pasarán al otro lado cuando tienen la oportunidad de atrapar a un mosquito.

– La asimetría que se presenta en época de lluvia.

Las gotas de agua que caen en la parte alejada de la pileta, encuentran el mismo elemento, por lo que se asimilan fácilmente. Las que caen en la parte delantera de la pileta, encuentran una sustancia diferente, por lo que primero tienen que vencer ese potencial antes de formar parte del agua de la piscina. Incluso creo que se debe formar una capa de agua que sobrenade la del tensoactivo (haciendo una especie de sándwich, con una de las rebanadas de pan-agua, muy delgada). Esa capa de agua no atraviesa el tensoactivo, fluye muy lentamente hacia la parte alejada de la piscina: por eso la superficie se ve mucho más agitada.

– Los resultados negativos encontrados por la gente de la UNAM

No encontraron nada porque los análisis se hicieron en el bulk. Se debe analizar la superficie del agua.

Pero lo más extraño de todo esto, según mi personal punto de vista, es que no se ha comercializado el asunto. La iglesia no saca (visiblemente) provecho alguno de este fenómeno.

ALGUNAS IDEAS PARA LOS “IMBESTIGADORES”

Afortunadamente, tampoco se han presentado algunos periodistas españoles con odómetro en los zapatos (o de tercera, generación) que hayan escrito artículos o libros sobre el asunto.
En este sentido creo que la razón es la siguiente: no se ha publicado ningún folleto que informe del “milagro”; no existen artículos o libros; no hay tradición, exvotos; en fin, no existe algo firme en qué basarse (plagiar) para poder escribir esos libros.

Pero aquí les doy algunas ideas (muy resumidas) para un nuevo bestseller.

”En un viaje de investigación, que tenía pendiente, finalmente llegué a Lourdes. Mis zapatos indicaban que ya era necesaria una afinación; y mi cuaderno de notas decía que tenía que establecer contacto con la prima hermana de la abuela de (XXXX), que vendría siendo la sobrina por parte materna del Mayor (el del caballito de Troya)….

“Finalmente (XXXX) me había dado copias de los manuscritos encontrados en Rennes Le Chateau. Los datos eran sensacionales: el agua de Lourdes provenía de mantos acuíferos que viajaban a través de cavernas que conectaban, literalmente, con el otro lado del mundo: México….

“Me alejé de Francia. Lo único que lamento es haber perdido, de nueva cuenta, mi anillo. Pero lo que había encontrado, a cambio, era muy valioso….


”Nuevamente en tierras aztecas.


”La sonoridad toponímica de Almoloya me decía que estaba en la pista correcta:
“Lugar en que mana la fuente de agua”.


”Indudablemente, este era el sitio. No existe la suerte, todo está escrito por alguien que nos dirige desde lo alto….


”Todo lo que me habían informado queda pequeño al lado de la realidad. Esta piscina es asombrosa. Pero comencemos por el principio.


”Desde la época precortesiana, los antiguos habitantes de esta región ya adoraban a una deidad femenina. Cuentan las leyendas que por aquel entonces uno de los vecinos encontró este manantial, indudablemente milagroso. No se conoce el nombre de nuestro amigo. Lo que sí se sabe es que pronto se dio cuenta de que en el manantial aparecía una línea recta, como trazada por manos mágicas y pertenecientes a otros planos. No hay ningún desvío de la linealidad. La raya es perfectamente recta, ¡y está sobre el agua! En la época de la Colonia, los sacerdotes aprovecharon la gran atracción que este punto ejercía sobre los nativos. Construyeron una iglesia en el sitio y colocaron una barda que dejaba el manantial dentro del atrio de la iglesia. Con el tiempo se construyó un murete para formar una pileta….


”No podemos afirmar que Almoloya sea un lugar de peregrinaje tan grande como el cerro del Tepeyac, pero sí diremos que cientos de miles de peregrinos, de todas partes de México, se acercan al lugar para ver el milagro y llevarse un poco de esta agua “santa”.
Ellos no lo saben, pero esta es la misma agua que mana de la gruta de Lourdes. En efecto, es un agua “santa”.


”Cientos, tal vez miles, de devotos, han dejado constancia de los milagros de que han sido testigos, gracias al agua de la pileta. Dentro de la iglesia se acumulan los exvotos, esos pequeños cuadros pintados por los agraciados, que relatan los milagros que han vivido. También están repletas las bodegas de la iglesia de miles de muletas, sillas de ruedas y otros artefactos que han quedado obsoletos: sus usuarios han sanado de manera milagrosa….


”Me habían contado de otro extraordinario fenómeno, del cual aún no había sido testigo. Los peces lanzan chorros de agua, saltan de la piscina, dan un giro triple mortal, aletean en el aire y se comen los mosquitos que zumban por sobre la pileta.


”Digo que aún no había sido testigo de tal portento, pero lo que voy a relatar demuestra, una vez más, que alguien cuida nuestros pasos.


”Estaba fotografiando, por enésima vez, la pileta, cuando escuché el chapoteo de los peces. Al voltear, toda una fila de ellos, como coristas, una tras otro, en formación, escupían agua hacia fuera de la pileta. El último la escupió en mi dirección. Pero no sólo era agua. Un objeto metálico salió de la boca del pez, chocó con un plato volador que succionaba el agua de la pileta, luego pegó en la pata de un pájaro que pasaba por el sitio, rebotó en la rama del árbol que da sombra a la pileta, dio dos giros en el aire y fue a caer, justo, sin otro trámite, en mi dedo: ¡¡era el anillo que había perdido en Lourdes!!


”Esa era la prueba, irrefutable, de que los dos manantiales (Lourdes y Almoloya) están interconectados. También es la prueba de que alguien me quiere y cuida mis pasos”.

Bueno. Ahí esta una idea general. En caso de que se escriba la novela…, perdón, el libro de investigación, no se olviden de las regalías.

ALGUNAS CRÍTICAS

Nuevamente Luis González nos hacía estas observaciones:

De entrada, debo señalar que soy un simple economista, así que nadie me pida datos concretos :-))


Me parece, tocayo Luis, que complicas excesivamente tu hipótesis. Como indiqué en mi predicción, si el desagüe está en el lado más impoluto, creo que la respuesta es simplemente el flujo superficial de agua al rebosar de forma continua.


Experimento: impedir el desagüe y comprobar si sigue apareciendo la línea.

En la primera ocasión que vi la “raya”, el nivel del agua estaba un metro y medio por debajo del rebosadero. Pasé unos 5 a 10 minutos tratando de ubicar la raya hasta que un lugareño me la señaló.

En esta época de lluvias el nivel llega al rebosadero, por lo que es más “fácil” de observar la raya: se está más cerca de ella. En tiempo seco, cuando el agua no se desborda, la raya continúa apareciendo.

Ahora bien, si interpreto bien tu comentario, creo que tú supones que la raya se da en el sentido del flujo de la corriente, y que por lo tanto, sería una especie de ilusión óptica o que los testigos interpretan uno de los “surcos” de la corriente como la Raya en el Agua. Sin embargo, la raya se da en el sentido transversal a la corriente (que en general es mucho muy débil, por lo que no se forman “surcos”).

Remitiéndome a la foto que envié, en la parte inferior de la barda que se ve al fondo, se encuentra el rebosadero; el agua fluye desde el lado en donde está el fotógrafo hacia la pared. La raya se forma perpendicularmente a este eje (fotógrafo-barda).

Pero no estoy seguro de que así exactamente es como interpretas el fenómeno, sólo lo supongo. Además, existe una especie de “trampa” de mi parte (realmente sin dolo ni malas intenciones), en el sentido de que yo he estado ahí y conozco e interpreto los detalles involucrados. Por eso, cuando ustedes hacen alguna observación o comentario, puedo responder en el sentido que más conviene a mi interpretación.

Lo que digo es que, la hipótesis del tensoactivo me funciona, por el momento, para explicar los fenómenos de la pileta. No he encontrado otra forma de hacerlo (excepto la no-hipótesis del milagro). Si alguien propone otra hipótesis, y ésta se ajusta más a lo observado, aceptaré cambiar de opinión.

Por otra parte, me parece que la hipótesis propuesta es muy sencilla (nada complicada). Simplemente se trata de una sustancia que sobrenada el agua.

Propongo dos experimentos:

– En la tina de baño o en una pileta lo suficientemente grande, dejen caer una muy pequeña gota de aceite: ahí veremos la formación de la capa monomolecular sobrenadando el agua. La gota adoptará una forma circular hasta que llegue a tocar alguna pared; luego se formara la línea que cubra la mínima distancia, que será una recta.

– En el caso de la pileta. Extraer muestras de la superficie a ambos lados de la raya. Someterlas a una cromatografía de gases y analizar los resultados. Si existe un tensoactivo aparecerá en la gráfica del aparato, el cual nos dará la concentración e incluso la identificación de la molécula.

Sin embargo el asunto de la raya en el agua no es tan importante. Dudo mucho que tenga una aplicación práctica. Ni yo tengo el tiempo ni el dinero para hacer esos análisis.

Luis González continuaba:

Yo entendía que el rebosadero era todo el lateral, y que el agua caía continuamente. Por tanto ese flujo lateral de la capa superficial se extendería en el plano superior hasta cierta distancia que quedaría representada por la “línea”, paralela al lado por donde rebosa. Todo sencillo.


Pero claro, si ahora resulta que no siempre rebosa y que la línea (y las dos superficies de aspecto y propiedades distintas) siempre permanece, me he quedado sin explicación…


Aunque la tuya tampoco me convence, ¿cuál sería el mecanismo para esa línea tan recta? ¿Quizá la incidencia de la luz solar?

Consideremos despreciable el espesor del tensoactivo. Concentrémonos sólo en la línea. A ambos lados de la misma existen tensiones producidas por los fluidos. El estado de equilibrio se alcanza, en este caso, precisamente al formarse la línea recta.

Un experimento:

Comprar o hacer una solución con detergente y glicerina, de las que usan los niños para formar pompas de jabón. Hacer un cuadrado de unos 20 x 20 cm con un alambre recubierto con estambre. Humedecerlo con la solución.

Romper la capa o burbuja en formación y dejar el cuadrado “hueco” pero con los bordes cargados de solución. Con un rasero, muy lentamente y con cuidado, extender de uno de los extremos (lados del cuadrado) hacia el centro. El resultado es una “Raya en el Aire”. La raya es perfectamente recta (si no hay viento que la deforme). De un lado tendremos aire, del otro una película monomolecular de jabón.

Esto es lo que yo supongo ocurre en la pileta.

DIALOGO CON MANUEL BORRAZ

Hola Luis (R Noguez):


Aunque sea con retraso, como siempre, permíteme plantear algunas cuestiones. No he conseguido que todas sean inteligentes :-).


– No estoy muy seguro de si tengo localizada o no la famosa raya. En la foto adjunta, ¿sería la que va de 2 a C, aproximadamente? ¿Qué relación aproximada (proporción) de áreas hay entre las dos superficies separadas por la raya?

En efecto en el caso de la foto la raya va de 2 a C. La configuración en ese día particular sería, aproximadamente, 3/4 a 4/5 partes de la pileta cubiertas con el tensoactivo y 1/4 a 1/5 con agua (suponiendo la existencia de tal tensoactivo).

– Por cierto, no podemos estar seguros de que TODOS los fenómenos que mencionas tengan que estar relacionados…


No lo podemos asegurar, pero me haría muy feliz que así fuera, incluso apostaría a ello.

-¿Qué profundidad puede tener la pileta (nivel del agua)? ¿El fondo es plano y uniforme o bien tiene alguna particularidad a destacar? ¿Hay alguna posibilidad de que la “raya” sea fruto (estacionario) de reflexiones de ondas en las paredes o incluso el fondo?

La profundidad es variable. En las dos ocasiones que he visitado el sito, la profundidad ha variado aproximadamente en 1.5 metros. El fondo no es plano. Son rocas. La pileta se construyó alrededor del manantial, pero es lo único artificial. No creo que las reflexiones (producidas por el tiburón de tu fotografía, o por otros medios) produzcan una raya de esta configuración. De ser así, lo más probable es que se forme una raya perpendicular a ésta de la que hablamos (la piscina es 3 o 4 veces más larga que ancha).

– ¿Puede descartarse del todo alguna influencia de la temperatura? ¿Hay alguna zona delimitada de la pileta que quede la mayor parte del tiempo a la sombra o al sol (debido a la situación de los árboles, etc.)?

Yo creo que esto lo podemos descartar. Más o menos la distribución de árboles y edificios (la iglesia y las paredes que rodean la misma) se distribuyen de manera similar alrededor de la pileta. El Sol sale detrás del fotógrafo (más o menos), y se oculta por el frente. A la espalda del fotógrafo se encuentra la iglesia.

– ¿Puede influir alguna corriente de aire peculiar, cerca de la superficie de la pileta? ¿Podría influir, por ejemplo, en la desigual distribución de la suciedad, los animaloides patinadores, etc.?

Tampoco lo creo porque las paredes de la pileta la resguardan de vientos intensos. Pero sí existe una corriente de agua, que es generada por el desborde de la pileta (hacia el frente del fotógrafo).

– Esta es importante. ¿La raya siempre está en el mismo sitio? ¿Hay variaciones a lo largo del día, del año…? ¿Varía con el nivel de agua de la pileta?

Sólo la he visto en dos ocasiones diferentes y te digo que en las dos la pileta tenía un nivel distinto. En la primera visita la raya estaba (1.5 metros más abajo) en la posición aproximada 7-G (aunque G debería estar más hacia el fotógrafo, y por lo tanto, no aparecería en la foto). No tuve la precaución de anotar la época del año en que la visite por primera vez.

No se si existen variaciones a lo largo del día. Tampoco puedo asegurar que la variación de nivel este directamente relacionado con la posición de la raya en la pileta.

– ¿Alguna relación con los OVNIs? La línea ortoténica BABOSIN[4], que tú mismo descubriste, ¿pasa cerca del lugar?

No. Pero como dato cultural, a unos 25 kilómetros de ahí, se apareció el “Humanoide de Metepec”. La película de Sara Cuevas de la que nos ocupamos en algún número de la PUS (Perspectivas Ufológicas). Formando un ángulo de 60 grados, y también a 25 kilómetros, se encontró un muy rústico crop circle sobre sembradíos de maíz. La dificultad de doblar las cañas de maíz (en lugar de las de trigo), impidió que esa “moda” se siguiera extendiendo en México.

¡Oh sorpresa! He encontrado que Metepec, Almoloya y el sitio en donde aparecieron los crops circles forman un triangulo de lados y ángulos iguales. Eso, seguramente, no es producto de la casualidad. Alguien desde lo alto nos envía señales.

Y ahora algunas cuestiones centradas en tu hipótesis:


– ¿Los orines humanos tienen algo de tensoactivo? Por otro lado, ¿habría alguna posibilidad de que el hipotético tensoactivo procediera de algún tipo de contaminación artificial (detergente…)?

Los orines también son tensoactivos. En términos generales, cualquier sustancia que modifique (disminuya o aumente) la tensión superficial, es un tensoactivo.

Lo del detergente también lo había pensado. En mi primer comunicado creo que mencioné que del otro lado de la barda hay dos piscinas (para nadar). Esas instalaciones, en ocasiones, las personas más pobres del lugar las usan para lavar su ropa. Esto lo vi en la primera visita. Sin embargo, el flujo de agua es hacia estas piscinas y no al contrario. Pero tampoco puedo excluir que alguien externo agregue ese tensoactivo. En este caso estamos hablando de fraude. En lo personal no creo que sea el caso. Al parecer el fenómeno viene de muchos años (antes de inventar los detergentes, aunque siempre han existido los jabones).

– En uno de tus mensajes decías:


“La asimetría que se presenta en época de lluvia”.


”Las gotas de agua que caen en la parte alejada de la pileta, encuentran el mismo elemento, por lo que se asimilan fácilmente. Las que caen en la parte delantera de la pileta, encuentran una sustancia diferente, por lo que primero tienen que vencer ese potencial antes de formar parte del agua de la piscina. Incluso creo que se debe formar una capa de agua que sobrenade la del tensoactivo (haciendo una especie de sándwich, con una de las rebanadas de pan-agua, muy delgada). Esa capa de agua no atraviesa el tensoactivo, fluye muy lentamente hacia la parte alejada de la piscina: por eso la superficie se ve mucho más agitada.”


Químicamente soy bastante analfabeto, quizá por eso no he entendido esta parte. Veamos, si los tensoactivos disminuyen la tensión superficial del agua (mientras su concentración no sea muy alta), ¿no tendríamos el fenómeno inverso al que explicas? Es decir, ¿no se “hundirían” más fácilmente las gotas de agua en la zona cubierta por la capa de tensoactivo?

No. Porque en este caso el tensoactivo no se disuelve (ni emulsiona) con el agua. Existen tensoactivos que se disuelven en el agua y pasan a formar parte de un nuevo “compuesto”: solución de tensoactivo en agua o solución de agua en tensoactivo (según las proporciones). En el caso de los aceites, como decía en otro comunicado, no se disuelven con el agua. Se podría formar una emulsión si agregamos algún agente emulsificante. Este es el caso de la leche, que es una emulsión de grasas en agua. Luego, si mi hipotético tensoactivo es un aceite (o algo que actúa fisicoquímicamente de manera similar), las gotas de agua no se mezclarían (fundirían) en esta parte de la piscina

– Y para terminar, un posible experimento de comprobación. Propongo retirar (de manera clandestina o bien con ayuda del sacristán y el permiso del alcalde 🙂 ) una cantidad apreciable del agua superficial de la pileta de la zona donde presumiblemente se encuentra el hipotético tensoactivo. Si la hipótesis es correcta, una vez alcanzado el equilibrio, la raya debería quedar desplazada por haberse reducido la extensión de la zona cubierta de tensoactivo. Es un experimento sencillo que, si bien no supondría la demostración definitiva, reforzaría mucho la verosimilitud de esta hipótesis.

Si. Incluso ya algunos amigos me habían planteado lo mismo. En mi primera visita intenté otro experimento, pero no me dejó el sacristán (recibí una fuerte amonestación: ¡no se permite arrojar objetos a la pileta!, me dijo; pero en el fondo de la pileta hay varias monedas, que frecuentemente las recoge el personal de la iglesia, pero seguramente las monedas no son objetos). Hice una plomada con una piedra y trataba de arrastrarla de un lado a otro de la pileta, para atravesar la línea (la primera impresión que me dio fue que se trataba de un hilo muy delgado, pero eso ya no lo creo).

Manuel, quedan dos misterios por resolver:

¿El animal que surca la pileta es un tiburón o un pariente de Nessie?

¿Los escépticos españoles no duermen? ¿Que hacen casi a las cuatro de la mañana despiertos?

Aún me quedaban un par de preguntas:


– ¿Por qué el hipotético tensoactivo no sería arrastrado por la corriente y lo vemos “aguas arriba”? (“…existe una corriente de agua, que es generada por el desborde de la pileta (hacia el frente del fotógrafo)” ).

Esta es buena. Supongo que puede ser por dos factores:

– La corriente es muy débil la mayor parte de las veces. Cuando llueve no: es bastante rápida. La lluvia y el flujo deberían acabar con el tensoactivo.

– La fuente generadora del tensoactivo (los vegetales o los peces) produce constantemente pequeñas cantidades del mismo. Pero en la época de sequía se podría correr el riesgo de que toda la pileta se cubra con el tensoactivo, ocasionando la muerte de algunos de los peces o de los vegetales; con la consecuente disminución del tensoactivo… manteniendo el equilibrio ecológico.

– ¿La raya es visible (fotografiable) desde cualquier ángulo?

No. Incluso tomé varias fotos pero sólo en tres se puede apreciar algo de la línea. La mejor forma sería tomar fotos con un filtro polarizador, pero yo no lo tengo. Por lo mismo, ciertos ángulos son propicios para poder ver mejor la raya. Otros, no.

– “En la primera visita la raya estaba en la posición aproximada 7-G…”


La posición variaba mucho de un caso a otro, ¿no? Esto hace más improbable que se trate de algo ligado estrictamente a la morfología de la pileta y más probable una hipótesis como la que planteas…

– Encontré esto que no sé si tiene alguna aplicación aquí. Es una definición en el contexto de vertidos de crudo en el mar:


“Convergence line: A line on the water surface where floating objects and oil collect. A convergence can be the interface between two different types or bodies of water, or it can be caused by a significant depth change, tidal changes, or other common phenomena. Convergences are common in the marine environment.” [REF.: http://response.restoration.noaa.gov/job_aid/glossary.html ]

Esto me parece muy interesante y, creo que tiene que ver con nuestra raya. Déjame, lo leo, y luego comento algo al respecto.

Tú decías que:


“…En mi primera visita intenté otro experimento, pero no me dejó el sacristán (recibí una fuerte amonestación: ¡no se permite arrojar objetos a la pileta!, me dijo; pero en el fondo de la pileta hay varias monedas, que seguramente no son objetos).”


– Quizás un oportuno donativo -todo sea por el avance de la Ciencia- cambiaría las cosas…

Y también preguntabas:

“¿El animal que surca la pileta es un tiburón o un pariente de Nessie?”


– Yo creo que es sólo un rumor…

“¿Los escépticos españoles no duermen? ¿Que hacen casi a las cuatro de la mañana despiertos?”

– Las temperaturas y el bochorno insoportable que estamos teniendo estos días nos mantienen tensos y activos. Probé a contar ovejas y otras triquiñuelas hasta que me acordé del tema de la raya en el agua y luego ya dormí de un tirón 😀

Esa es la primera aplicación práctica de la Raya en el agua.

Por cierto, pensando en lo que preguntabas, de si ondas que se reflejen en las paredes del estanque pueden formar la línea, creo que habría una posibilidad. Los mosquitos que se divierten patinando, al cruzar la alberca de un lado al otro, forman esas ondas. Al chocar las ondas de regreso, forman la raya. Cuando el alboroto es mayor (varios zancudos patinando) la onda en el estanque produce un fenómeno que ha dado lugar a las leyendas del Nessie de Almoloya 😀

Un saludo y felices sueños

Ya leí la nota de la NOAA que me enviaste. Pensé que se trataba de algún artículo más grande. En realidad las explicaciones que se dan en esta definición ya han sido tratadas por varios de los colisteros. Nacho mencionó lo de la convergencia de dos tipos diferentes de cuerpos de agua (los ríos de agua caliente y fría; o de ríos con diferentes solutos disueltos en sus aguas). Las líneas debidas a cambios en la profundidad del agua los mencionaron Luis y tú mismo. Las mareas y las olas (producidas por los moscos) fue otra alternativa tuya (modificada en tono de broma por un servidor). Jordi, Luis y tú comentaron lo del gradiente de temperatura. Etc.

Lo interesante es que en este asunto los del NOAA se están refiriendo a aceites (tal vez petróleo y crudos), que es lo que yo estoy suponiendo que ocurre en la piscina.
Además, explican que el fenómeno es muy común. Ya me estaba preocupando de que sólo en Almoloya se formara esa raya. Eso sería un verdadero milagro. Lo malo es que los gringos dicen que el fenómeno es común en el mar. ¿Habrá ejemplos en aguas dulces?

NUEVO VIAJE A ALMOLOYA

Nuevamente viajé a Almoloya de Juárez. En el camino iba pensando con quién contactar y pedir permiso para realizar el pequeño experimento que había propuesto Manuel: ¿sería con el alcalde o con el párroco? ¿Me permitirían sacar agua del pozo?

En realidad no tuve que pedir permiso. Diariamente se efectúa el experimento Borraz, pero a lo bestia.

Llegué al estanque y el día era claro. A pesar de la época de lluvias, el Sol se reflejaba en las aguas del manantial. En estas condiciones es, en cierta forma, más fácil y más difícil ubicar la raya. Me explico: es más fácil para el que conoce el truco (hay que ubicar el flujo de las motas de polvo y seguirlo; en el lugar en donde se concentran podemos encontrar la raya); es más difícil porque para poder apreciarla mejor es necesario ver el reflejo del Sol en el agua, para notar su presencia.

Estaba en esta labor, cuando comenzó el sonido de una motobomba. Detrás de la barda (que divide el atrio de la iglesia con las piscinas), había dos “pipas” o camiones cisterna, bombeando el agua hacia los tanques.

De inmediato se observó un mayor flujo del agua. La línea se hizo comba y luego desapareció detrás de la barda. Por unos minutos no hubo “raya en el agua”.

Me acerqué a uno de los trabajadores y pregunté para qué utilizaban esa agua. Su uso es doméstico. En la zona abundan las rancherías que aún no tienen servicio de agua potable. Con las pipas se transporta el agua hasta esos sitios. Se le usa para el baño, lavar la ropa e incluso para beber.

También pregunté si no sabía si existían registros del curioso asunto. Me dijo que hablara con los “Fiscales” que se encontraban en las oficinas de la iglesia.

En diversos lugares de México existe la figura del “Mayordomo” (en Almoloya se le conoce como Fiscal). Son individuos que durante años (por lo menos uno) reúnen todos sus ingresos para pagar las fiestas de la iglesia. El Fiscal-Mayordomo debe pagar la comida y la bebida (y algunas otras cosas más) de todos los que asistan al festejo. Lógicamente los gastos son muy altos. Hace años, cuando las comunidades eran más pequeñas, había un solo mayordomo. En la actualidad el cargo recae en varias personas. De esta forma existe un Fiscal principal y varios ayudantes. La tradición sólo se da en comunidades rurales y dentro de etnias muy específicas.

Fui a localizar al Fiscal principal. A su lado estaban otros cuatro. Me presenté e hice mi pregunta acostumbrada (para averiguar la existencia de algún registro). Todos me oyeron.

El Fiscal principal (el que aporta más dinero), en este caso no era el más extrovertido. Señaló a uno de los presentes y le pidió que me contara. Este nuevo personaje en tono prepotente y tratando de confirmar su autoridad me dijo:

“¿Quién es usted? ¿Qué tanto pregunta? ¿Acaso es policía?”

Mi nombre ya lo había oído, pero lo volví a mencionar, así como mi solicitud de información.

Me dijo que en ese momento estaban muy ocupados porque recién terminaban las fiestas (del 29 al 30 de junio). Lo primero (que estaban ocupados) no era cierto, pues estaban tomando cerveza y recién les traían mole para almorzar; lo segundo (el término de las fiestas) era más que evidente, traían una cruda (resaca) que, junto con el aliento alcohólico, se podía percibir desde buena distancia. En realidad se la estaban “curando” con cerveza y con el picante platillo.

Insistí sobre el asunto y el Fiscal me dijo que sí había registros, pero que en ese momento no podía ayudarme. “Véngase el sábado o el domingo y platicamos”.

Pregunté si en el curato o en el palacio municipal había más información. Me dijo que toda la información la tenían ellos.

Le dije que había visto la raya, en diferentes épocas, ocupando lugares distintos en el pozo. El me dijo que eso era normal.

Me agradeció mi visita, volvió a sugerir que regresara el fin de semana, y dijo que era bueno mi interés, pero que la raya no tenía nada de extraordinario (atención Luis R González y Nacho).

“Se ven rayas en otros manantiales y ríos cuando el desnivel de las aguas forma las rayas. Incluso en las mismas albercas (se refiere a las albercas que se encuentran detrás de la barda), cuando el agua está quieta, se forma una raya”.

Nada más pude obtener con este personaje que, por la mala impresión que me dio inicialmente, olvidé apuntar su nombre.

Me dirigí a las albercas. Las pipas continuaban cargando agua y había dos o tres muchachos nadando. No pude ver raya alguna. Esperé a que terminaran los camiones cisterna. Los muchachos se sentaron al lado de la alberca. Nuevamente busqué la raya, pero nada.

Regresé a la pileta. El agua, toda, estaba llena de polvo. Los peces nadaban por todo el estanque, ya no estaban concentrados en un solo lugar. Vi un mosquito esquiando en el sitio en donde antes se encontraba la zona cubierta por (según yo) el tensoactivo. Pero de la raya, nada de nada.

Luego, en el fondo, algo más llamó mi atención. Eso no lo había visto antes. Nunca me había fijado en la zona de donde sale el agua. En el fondo de la pileta, en la parte más cercana a la iglesia, se puede ver como fluye el agua hacia arriba, pero hay dos cosas interesantes: la arena gris del fondo se ve agitada y se ve como una especie de volcán submarino; en medio de ese movimiento, claramente, se observan gotas de un “aceite” (¿mi tensoactivo?) que no se mezcla con el agua y que sale a flote para formar la nueva capa monomolecular y la raya.

Yo pensaba que ese tensoactivo lo fabricaban las plantas acuáticas del estanque, y hasta había elaborado un mecanismo de equilibrio ecológico para explicar el porqué el tensoactivo no cubría por completo el estanque. Pero en realidad la sustancia sale del fondo del manantial.

Como veo las cosas me parece que la idea del tensoactivo se sigue sosteniendo y es la más factible. Pasó la prueba Borraz y físicamente se puede observar su emersión en la pileta.

En la fotografía que anexo se puede observar, justo encima del reflejo del Sol, el “polvo” gris que se agita del fondo de la pileta. Los puntitos brillantes (hay uno encima de un pez) son las gotas del aceite o tensoactivo que surgen del seno del mismo manantial.

Por otra parte, me interesó el asunto de las otras rayas que mencionó uno de los fiscales. Si este fenómeno sólo se diera en esta pileta, entonces sí lo podríamos clasificar como milagroso, pero, como decía en otros mails, no creo que este manantial tenga algo especial y, seguro, el fenómeno se debe repetir en otros lugares. Agradecería su investigación al respecto.

Hay un detalle final. Las rayas que mencionan tanto el fiscal, como Nacho y Luis, las he visto y tienen un cierto volumen. La raya de Almoloya no lo tiene: esta en un mismo plano con el resto del nivel del agua.

En mi próxima visita trataré de obtener muestras de esa agua, con miras a un futuro análisis cromatográfico, cuando alguien aporte los recursos para ello.

UNA TELENOVELA

Rubén Morales editor de la página web Mitos del milenio nos hacía esta observación:

Luis, creo que nos tienes atrapados con el culebrón de la raya de Almoloya. Es maravilloso cómo has transformado un fenómeno anodino que todo mundo ignora en algo apasionante. Más allá del resultado final de la investigación, se diría que tienes futuro como guionista de telenovelas, desde aquí, espero con impaciencia el próximo capítulo. 🙂


Y -ahora más en serio- creo que tenemos que tener en cuenta este estilo de comunicación a la hora de escribir artículos o libros, para llegar a la gente no solo desde lo racional, algo que hace largo tiempo han aprendido los conocidos mercaderes de misterios.

Y digo yo…

Cierto Rubén, y eso me da pie para insistir sobre la conveniencia en que este colectivo elabore una publicación comercial, como creo que sugería Luis Alfonso Gamez. Una revista que compita en los kioscos con Más Allá, Año Cero y Enigmas. Sin dejar a un lado las revistas y páginas web que ya tenemos.

Gracias por estar

BLOQUEADORES SOLARES

Con esta información Manuel Borraz hacía las siguientes sugerencias:

Luis, en este capítulo ha habido un giro imprevisto. Parecen confirmarse tus sospechas de que todo se debe a la presencia de una sustancia particular, pero lo curioso es que la sustancia salga del fondo del manantial…


¿Tienes alguna sugerencia sobre qué puede ser? ¿Algún tipo de contaminación (natural o “artificial”)?


Dado que, como explicas, esa agua se utiliza para consumo humano, ¿no podrías sembrar el pánico y hacer que algún organismo oficial se preocupara de analizarla? O algo parecido.


Manuel

PDT.: Cuidado con los “Fiscales”, creo que están ocultando algo… 🙂

Manuel:

La “posible” confirmación de mi sospecha sobre una sustancia extraña, no me cae del todo bien. La cuestión de que por lo menos algunos de los residentes conozcan este tipo de fenómenos, me deja una sensación que no alcanzo a definir. También me “molesta” que no se haya comercializado el asunto por parte de la iglesia. Antes bien, supongo que este templo no se ha convertido en un centro de peregrinación famoso, debido a dos posibles fuentes:

– Los sacerdotes han tratado de separar las cuestiones religiosas de esta curiosidad.

– Los vecinos conocen la vulgaridad (por lo común) del fenómeno, y no lo han elevado a mito religioso.

La idea de generar pánico en la población me parece buena. Sobre todo para elevar el IBOPE y el RATING de esta telenovela (como dice Rubén), pero tengo que pensar la forma de hacerlo.

Si. También creo que los Fiscales ocultan algo (la verdad está ahí adentro). Tengo que regresar a ver a mi cliente dentro de 2 o 3 semanas. Voy a insistir con estos señores.

Esa sustancia, en sentido estricto, forma una contaminación del agua. No creo que sea artificial por varias razones: parece ser que el fenómeno es antiguo; alrededor del sitio no existe ninguna industria, mucho menos alguna instalación de PEMEX (Hay una estación de gasolina a unos 500 metros cuesta arriba, pero esta sustancia no es ningún tipo de gasolina ni diesel, ya que su olor las delataría).

Dos cosas me vinieron a la mente:

– En Xel Ha, cerca de Cancún, se encuentra el balneario más hermoso que conozco. Las aguas son cristalinas y se puede ver claramente a profundidades de 10 metros o más. Los arrecifes de coral y los peces multicolores abundan.

Para impedir la contaminación, no se permite que los bañistas utilicen bronceadores o bloqueadores solares. En eso son muy estrictos, pero hace unos 10 años, durante mi visita, una gringa de buenas formas y escaso cerebro, se metió a la laguna, justo después de haberse untado bloqueador. De inmediato se formó una especie de nata que señalaba su fechoría. Esa nata me recuerda, vagamente, la raya en el agua.

– Pensé en conseguir un socio capitalista para comprar los terrenos de la fosa. Sé que no es un yacimiento de petróleo, es algo mucho más valioso: es un yacimiento de petróleo refinado y convertido en bloqueador solar. Luego. Compro el terreno, pongo una embotelladora y vendo el bloqueador solar a los que utilizan las piscinas detrás de la barda.

¿Alguien está interesado en el negocio?

Vista desde la parte izquierda del atrio.

Vista de la pileta desde la parte derecha del atrio.

Vista de la pileta desde la puerta de la iglesia.

Entrada de la iglesia Ojo de Agua.

Al fondo está el portón que separa el atrio de la iglesia de las piscinas.

Vista de la iglesia Ojo de Agua, desde el lado de las piscinas.

Vista parcial de las piscinas.

Aspecto del agua de la pileta mientras caía la lluvia.

En la parte derecha podemos ver el desagüe o rebosadero.

Durante la lluvia una de las partes de la pileta permanece más tersa que la otra.

Al centro de esta foto podemos apreciar la raya en el agua.

Otra toma de la raya.

Un pequeño escarabajo justo donde se forma la raya.

Anuncio que prohíbe arrojar objetos a la pileta.

Otra toma del mismo escarabajo pataleando cuando siente que se va a hundir.

Oscar García, de azul, y el tal Noguez tomando una muestra del agua (vigilados por el velador de la iglesia).

Del fondo de la pileta comienza a manar el agua agitando la arena.

Del fondo salen minúsculas gotas de una sustancia oleosa.


[1] Esta nota fue confeccionada gracias a una serie de visitas al sitio y varios comunicados en la lista de discusión Hápax.

[2] La primera semana de junio del 2003.

[3] Ver en Perspectivas el excelente cuento de Héctor Chavarría: El día que los extraterrestres invadieron Tolantongo.

[4] Ver el artículo Chuecoténias de la oleada mexicana de 1950, en Cuadernos de Ufología, No. 30, Santander, 2004, pags. 117-133.