Archivo de la categoría: Divulgación científica

Hipertermia Postmortem

Hipertermia Postmortem

5 de junio de 2017

Algunas extrañas, mórbidas trivialidades: Después de que una persona muere, su cuerpo normalmente comenzará a enfriarse. Pero, no siempre. A veces el cuerpo de una persona recientemente fallecida en realidad aumentará de temperatura. El fenómeno se conoce como “hipertermia postmortem”.

Un artículo reciente en el American Journal of Forensic Medicine and Pathology describió un caso que ocurrió en la República Checa, implicando a un individuo que murió de enfermedad cardíaca, mientras estaba en un hospital:

Según la ley checa, el difunto debe permanecer en la sala del hospital durante 2 horas después de la muerte. En este caso, la temperatura ambiente en la sala de hospital fue de 20ºC. Una hora después de la muerte, las enfermeras comenzaron a preparar el cuerpo para el transporte al Departamento de Patología. Se dieron cuenta de la piel inusualmente caliente del difunto, y un médico fue llamado de nuevo a la sala del hospital para verificar la muerte de nuevo. El primer registro de la temperatura corporal post mortem se observó en 1.5 horas después de la muerte y alcanzó su punto máximo de 40.1ºC. Sorprendentemente, el personal médico se preocupó por la combustión espontánea del cuerpo y trató de enfriar el cuerpo con soluciones congeladas colocadas cerca de la ingle.

hyperthermiaFuente: “Postmortem Increase in Body Core Temperature”. Am J Forensic Med Pathol – 38(1), Mar 2017

Los científicos realmente no están seguros de lo que causa la hipertermia postmortem, pero la lista de posibles causas incluye: “procesos patológicos”, incidentes violentos que resultan en traumatismos cerebrales ocultos, trauma cerebral con hipoxia cerebral, muerte por asfixia y delirio emocionado.

Más información: popsci.com

Las feromonas humanas

Las feromonas humanas[1]

Mario Méndez Acosta

La existencia de las feromonas humanas ha desatado un debate que va más allá del ámbito científico e invade creencias sobre una existencia especial del género humano y sus emociones más poderosas.

Las feromonas son mensajeros químicos con los que los animales se comunican – a veces, a muy largas distancias – sus requerimientos sexuales y reproductivos. Anuncian también que la hembra ha entrado en periodo de celo. Sin embargo, en la especie humana, el hecho de que la hembra – es decir, la mujer – está en capacidad de tener relaciones sexuales en casi cualquier momento con el hombre, hace que la utilidad de un mensaje poderoso, a base de feromonas se haga prácticamente nula.

Sin embargo, hay indicios de que la feromona humana aún existe, y actúa de formas más sutiles, contribuyendo a la selección sexual de la pareja biológicamente más indicada[2].

Los animales detectan las feromonas por medio del órgano vomero-nasal que se encuentra en lo más profundo de su nariz, y las transmiten directamente al cerebro por medio de fibras nerviosas.

En el ser humano, existe algo semejante a este órgano, que ha sido reducido a un conjunto de terminales nerviosas en la mucosa nasal, sin embargo, al parecer no se conecta con el cerebro. Se cree que a lo largo de su evolución, este órgano dejó de ser indispensable para sobrevivir y se fue perdiendo, por lo que algunos científicos niegan la existencia de las fe- romanas humanas[3].

No obstante, existen ciertos estudios reveladores[4] de que, al parecer, en el ser humano la exposición al olor corporal de una persona del sexo opuesto puede llevar a determinadas respuestas, como ocurre en algunas mujeres sujetas a experimentación, que encuentran más placentero el aroma de ropa interior usada y sudada de sujetos del sexo masculino con mayores diferencias en su linaje o en su sistema inmune[5]. También, algunas pruebas revelan que las mujeres pueden experimentar modificaciones en su ciclo menstrual cuando están expuestas al olor del sudor de otras mujeres[6]. Otra investigación, realizada en la Universidad de Florida[7] mostró que el olor de mujeres que se encuentran ovulando puede aumentar los niveles de testosterona en los hombres.

Algunos autores han propuesto la existencia de una feromona moduladora, es decir, una feromona que produce un efecto determinado en el estado anímico o mental de las personas. Así por ejemplo, investigadores de la Universidad de Stony Brook encontraron que el oler el sudor de un paracaidista que saltaba por primera vez hizo que las participantes en el estudio fueran más capaces de discriminar entre expresiones – actitudes – emocionales ambiguas[8]. Esto se debe, según los científicos Winnifred. B. Cutlery George Preti[9] a que el sudor del paracaidista actúa como una señal de alarma que hace que se fijen más en los detalles.

El androstenol es el nombre designado a la feromona femenina. Según un estudio de 1978 de Kir Smith, aquellos quienes estuvieron expuestos al olor de esta substancia percibían imágenes de las personas mucho más agradables que aquellos que no estuvieron expuestas. El caso que corrobora esta influencia es el del llamado efecto McClintock – así llamado por la investigadora Martha McClintock, de la Universidad de Chicaqo –[10] en el cual se sincronizaba los periodos menstruales de mujeres sometidas al aroma de esta feromona[11].

La androstenona sería la feromona masculina que funciona como un atrayente para las mujeres. Finalmente, la androstadienona sería una feromona que mejora el talante de las mujeres y propicia que pongan una mayor atención a la información emocional que reciben de su pareja.

La negación de las feromonas humanas está afectada de un rechazo emocional por parte de algunas personas que trabajan en este ámbito, que hace pensar que detrás existen prejuicios sociales[12].


[1] Publicado originalmente como Méndez Acosta Mario, Las feromonas humanas, Ciencia y Desarrollo, Vol. 42, No. 286, México, noviembre-diciembre, 2016. Pags. 56-57.

[2] Ariel Currie, Hank Coshnear, Mila Quinn, y Logan Sand, “Human Pheromones”. http://www.macalester.edu/academics/psychology/whathap/UBNRP/pheromonel0/human%20pheromones.html

[3] Charles J. Wysocki, George Preti (1998). “Pheromonallnfluences”. Archives o[ Sexual Behavior.

[4] MillerSLl, ManerJ. K. (2010). “Scentof a Woman: Men’s Testosterone Responses to Olfadory Ovulation Cues”. Psychol. Sci. feb; 21(2):276-83. doi: 10.1177/0956797609357733. Epub 2009 Dec22

[5] MillerSLl, ManerJ. K. (2010). “Scentof a Woman: Men’s Testosterone Responses to Olfadory Ovulation Cues”. Psychol. Sci. feb; 21(2):276-83. doi: 10.1177/0956797609357733. Epub 2009 Dec22

[6] “Do Women Who Live Together Menstruate Together? http://scientificamerican.com > do women …

[7] Elizabeth Landau, “Sweat May Give off Stress Signals, Study Says”, CNN http://www.cnn.com/2009/HEALTH/08/19/stress.sweat.smell.pheromones/i ndex.html?iref= 24hours

[8] Winnifred Cutler, “Human Pheronome” en Discovery, – Athena Institute.

[9] htps://:athenainstitute.com>discover…

[10] “Do Women Who Live Together Menstruate Together? http://scientificamerican.com > do women …

[11] Warren S. T. Hays (2003). “Human Pheromones: Have They Been Demonstrated?”. Behavioral Ecologicol Sociobiology54 (2): 98-97.doi:l0.1007/ 500265-003-0613-4.

[12] Stern K, McClintock MK (1998). “Regulation of Ovulation by Human Pheromones”. Nature 392, marzo(6672): 177. doi:1O.1038/32408. PMID 9515961.

Exámenes post-mortem

EXAMENES POST-MORTEM

22.5.17

Peter Rogerson

APhilosophicalCritiqueOfEmpiricalArgumentsForPost-MortemSurvivalMichael Sudduth. A Philosophical Critique of Empirical Arguments for Post-Mortem Survival. Palgrave Macmillan, 2016.

Este libro ofrece una crítica detallada de los argumentos utilizados para defender la noción de supervivencia de la muerte corporal. En la primera sección del libro Sudduth establece los argumentos clásicos para la creencia en la vida después de la muerte y lo que esa creencia realmente implica. En la segunda sección da cuenta del tipo de evidencia en la que se basó, usando como ejemplos experiencias cercanas a la muerte, comunicaciones mediúmnicas y recuerdos de vidas pasadas. Excluye deliberadamente casos de apariciones.

En la tercera y más grande sección analiza varios argumentos para la creencia en la supervivencia y muestra que son más complejos y poco claros de lo que se suele pensar. Ojalá pudiera hacer un estudio detallado de estos argumentos pero me encuentro con un gran problema al hacerlo, pues no se expresan en prosa clara en inglés, sino más bien en forma de ecuaciones cuasi-matemáticas, impenetrables para aquellos de nosotros que no hemos emprendido cursos universitarios de lógica formal. Me imagino que esto puede incluir muchas personas interesadas en la investigación psíquica y la cuestión de la supervivencia humana de la muerte corporal. Esto es una gran pena porque sospecho que Sudduth está haciendo algunos puntos realmente importantes.

He aquí un resumen muy simplificado y por lo tanto quizás incorrecto de lo que siento son los puntos principales que plantea. El primero es que la afirmación de que ciertos fenómenos paranormales proporcionan evidencia para la supervivencia de la muerte se basa primero en un argumento de eliminación, en particular en que sólo hay otras dos alternativas disponibles: la evidencia se debe al fraude, a la falta de observación, a los defectos de la memoria, o la evidencia se debe a “súper-psi”. Eliminando éstos y el defecto usted ha demostrado la supervivencia. Por supuesto que hay varias posibilidades lógicas alternativas, la evidencia se debe a las acciones boggarts de traviesos, daemons, demonios, jinns, hadas, alienígenas, etc. O tal vez el universo es una simulación por computadora y estas son comunicaciones de los programadores; tal vez sean comunicaciones de seres vivientes que respiran en mundos alternos, o varias explicaciones posibles que nadie haya pensado jamás, incluso aquellas en las que ningún humano podrá pensar jamás, como tampoco los chimpancés pueden pensar en la física nuclear.

El segundo argumento es que, para tener en cuenta la evidencia, se deben hacer algunos supuestos adicionales sobre las entidades supervivientes; que son personalidades plenamente humanas con necesidades e intenciones humanas, que llevan recuerdos de la vida terrestre, que pueden adquirir información y transmitir información al mundo terrestre, y que desean comunicarse y tener los medios para hacerlo. Hay otra suposición oculta que no creo que Sudduth saque a relucir, y que debe haber una correspondencia temporal uno a uno entre “su mundo” y el nuestro para que la comunicación tenga lugar.

También me parece que, dadas estas suposiciones, debería haber una predicción de que a medida que más y más personas con un profundo interés en la investigación psíquica “mueren”, las comunicaciones deberían ser cada vez más sofisticadas e impresionantes, tal vez involucrando correspondencias cruzadas que traten con cuestiones científicas altamente técnicas. En realidad, la mayor parte de la evidencia más impresionante viene de antes de la Segunda Guerra Mundial y la mayor parte de ella desde antes de la Primera Guerra Mundial.

El tercero de los argumentos de Sudduth es que la dicotomía entre supervivencia y súper-psi es falsa. Para que las entidades supervivientes reciban y transmitan información, deben usar un proceso que podría llamarse psi. Cuando alguien en una ECM describe lo que está sucediendo en el quirófano, o el paradero de dientes falsos o zapatillas en el techo de un hospital, nadie ve ojos desencarnados flotando, así que si es genuina esta información debe venir de alguna forma de ESP. Lo mismo ocurre con las comunicaciones mediúmnicas.

Tomemos un ejemplo, esto fue algo conocido como la prueba del libro, en la cual el comunicador le dijo al ayudante que fuera a la biblioteca de alguien más (presumiblemente su biblioteca de casa de campo) y seleccionara, digamos, el sexto libro de la izquierda en la tercera estantería de la cuarta fila de la derecha y mirara la línea diez en la página 150 donde encontrarán un mensaje apropiado. Ahora supongo que no se esperaba que los espíritus pudieran abrir libros y leerlos, por lo que debieron haber adquirido la información a través de ESP de algún tipo.

En otros mundos no es la supervivencia versus súper-psi, sino la supervivencia + súper-psi, frente a la súper-psi incorporada, sin ninguna manera clara de distinguirlos. Sudduth también señala que no tenemos manera de saber a qué se parece la súper-psi, así que de hecho puede parecer siempre supervivencia. Sudduth también señala el papel de la disociación, la personalidad múltiple, el juego de roles y similares en la producción de tales comunicaciones.

Como se verá incluso a partir de este resumen muy simplificado, este es un libro muy complejo y difícil, pero que los que tienen un interés serio en la investigación psíquica deben tratar de leer. Incluso los escépticos de la supervivencia y la psi deben encontrar algo de valor si persisten, los argumentos pueden aclarar que las explicaciones no paranormales pueden ser más complejas y sutiles de lo que se suele pensar.

http://pelicanist.blogspot.mx/2017/05/post-mortem-examinations.html

Flashes de luz misteriosos observados por primera vez por Carl Sagan explicados

Flashes de luz misteriosos observados por primera vez por Carl Sagan explicados

Por Tia Ghose, escritor principal

15 de mayo de 2017

aHR0cDovL3d3dy5saXZlc2NpZW5jZS5jb20vaW1hZ2VzL2kvMDAwLzA5Mi8yODcvb3JpZ2luYWwvc3VuLWdsaW50cy5qcGc=El sol se desprende de los cristales de hielo de la atmósfera terrestre en imágenes tomadas del satélite DSCOVR. El círculo naranja muestra uno de los destellos del sol. Crédito: Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA

El “punto azul pálido” ha estado parpadeando como un diamante brillante en imágenes de satélite, y los científicos pueden haber finalmente resuelto el misterio de por qué.

Los misteriosos destellos de luz de la Tierra fueron capturados por el Observatorio del Clima Espacial Profundo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, o DSCOVR, un satélite meteorológico terrestre y espacial lanzado en 2015. Observadores amateurs observaron los destellos de luz que ocurrieron cientos de veces en el lapso de un año.

Ahora, los científicos de la NASA piensan que pueden haber descubierto la causa: Manchas de cristales de hielo volando alto en la atmósfera brillando bajo el sol.

Luces parpadeantes

Una cámara potente a bordo del satélite DSCOVR ha estado tomando imágenes cada hora desde 2015 desde su punto entre el sol y la Tierra. Mientras revisaba estas imágenes por hora, Alexander Marshak, científico adjunto del proyecto DSCOVR en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland, notó por primera vez estas luces brillantes sobre los océanos.

Resultó que Marshak no fue el primero en observar estos destellos. El astrónomo Carl Sagan descubrió por primera vez las reflexiones en 1993. En ese momento, la nave espacial Galileo estudiaba Júpiter, pero giró brevemente su lente hacia el planeta natal. Mientras revisaba estas imágenes de la Tierra, Sagan y sus colegas notaron la anomalía.

“Grandes extensiones de océano azul y costas aparentes están presentes, y un examen detallado de las imágenes muestra una región de reflejo (similar a un espejo) en el océano pero no en la tierra”, escribieron Sagan y sus colegas en su estudio, que fue publicado en Nature En 1993.

Estas luces parpadeantes se producen cuando la luz del sol golpea los parches suaves en el océano, y la luz luego se refleja directamente en el espacio y golpea la cámara de frente, dijo Marshak en un comunicado. En este escenario, el océano actúa como un flash en frente de la cámara.

Pero en las imágenes de Galileo, muchos de los destellos parecían ocurrir sobre la tierra, Marshak y sus colegas notaron. Los entusiastas que estaban mirando la base de datos de imágenes de DISCOVR comenzaron a señalar los destellos, también.

“Hemos encontrado bastantes destellos muy brillantes sobre la tierra también”, dijo Marshak en el comunicado. “Cuando lo vi por primera vez, pensé que quizá había algo de agua allí, o un lago en el que el sol se reflejaba, pero el brillo es bastante grande, así que no fue eso”.

Cristales de hielo brillantes

Para explicar el fenómeno, el equipo buscó fuentes escondidas de agua para explicar el brillo del Sol. Una posibilidad: cristales de hielo flotando en la atmósfera. Para probar esta idea, el equipo primero tomó un inventario de todos los destellos del sol que ocurren sobre tierra en las imágenes de satélite modernas. En general, las ráfagas se produjeron 866 veces.

Basados en la física de la reflexión de la luz, sólo algunos puntos de la Tierra deberían producir estos reflejos centelleantes, razonaron. Sólo cuando el ángulo entre la Tierra y el sol es igual al ángulo entre la Tierra y la cámara de satélite, la luz de estos cristales de hielo rebotará directamente sobre la cámara y producirá destellos brillantes. Los flashes ocurrieron solamente en épocas y localizaciones en la tierra donde estos ángulos se emparejaron, los investigadores divulgaron hoy (el 15 de mayo) en la revista Geophysical Research Letters.

Después, miraron el ángulo de la luz para demostrar que estos destellos ocurrieron cuando la luz se reflejaba en los cristales de hielo horizontalmente alineados.

Finalmente, los investigadores demostraron que la luz probablemente no venía de la Tierra. Cada vez que ocurrían estos resplandores, encontraban nubes finas y velludas, conocidas como cirros, que se elevaban en la atmósfera. Las nubes Cirrus se componen de cristales de hielo superenfriados.

“La fuente de los destellos definitivamente no está en el suelo, es definitivamente el hielo, y lo más probable es la reflexión solar en las partículas orientadas horizontalmente”, dijo Marshak.

http://www.livescience.com/59117-earth-satellite-images-shown-flashing-lights.html

La exclusión social conduce al pensamiento conspiratorio

La exclusión social conduce al pensamiento conspiratorio, descubre un estudio

16 de febrero de 2017

Por: B. Rose Kelly

Recientes encuestas han demostrado que muchos blancos, la clase trabajadora en los Estados Unidos se sienten empujados por la sociedad, una razón por la que muchos votaron por el presidente Donald Trump. Muchos de estos partidarios se enredaron en la desinformación difundida en línea, especialmente las historias que justificaban sus propias creencias.

Una nueva investigación puede mostrar por qué tantos estaban dispuestos a creer informes exagerados y engañosos. Según un estudio de la Universidad de Princeton publicado en la Journal of Experimental and Social Psychology, la exclusión social conduce al pensamiento conspirativo.

El análisis en dos partes – que no investigó específicamente a los partidarios de Trump, sino dos muestras aleatorias de personas – encontró que los sentimientos de desesperación causados por la exclusión social pueden hacer que la gente busque significado en historias milagrosas, lo cual puede no ser necesariamente cierto.

Tal pensamiento conspirador conduce a un ciclo peligroso, dijo Alin Coman, co-autor principal, profesor asistente de psicología y asuntos públicos en Princeton. Cuando los que tienen ideas conspiratorias comparten sus creencias, pueden alejar a familiares y amigos, provocando aún más exclusión. Esto puede llevarlos a unirse a las comunidades de la teoría de la conspiración donde se sientan bienvenidos, lo que a su vez consolidará aún más sus creencias.

“Intentar interrumpir este ciclo podría ser la mejor opción para alguien interesado en contrarrestar las teorías de la conspiración a nivel social”, dijo Coman. “De lo contrario, las comunidades podrían ser más propensas a propagar creencias inexactas y conspiratorias”.

Coman publicó el estudio con Damaris Graeupner, un asistente de investigación en el Departamento de Psicología de Princeton. Para la primera parte del estudio, reclutaron a 119 participantes a través de Amazon’s Mechanical Turk, un mercado de crowdsourcing en Internet.

Los participantes participaron en cuatro fases. Primero, se les pidió que escribieran sobre un reciente evento desagradable que involucró a un amigo cercano. A continuación, se les pidió que calificaran el grado en el que se sentían 14 diferentes emociones, incluyendo la exclusión, que era la emoción que se analizaba.

A continuación, se les pidió completar un cuestionario que contenía 10 declaraciones y clasificar su acuerdo o desacuerdo utilizando una escala de siete puntos de absolutamente falso a absolutamente cierto. Estas declaraciones incluyeron frases como “estoy buscando un propósito o una misión para mi vida” y “he descubierto un propósito de vida satisfactorio”.

Por último, los participantes tuvieron que indicar el grado en que aprobaron tres diferentes creencias conspiratorias que van desde uno (no del todo) a siete (extremadamente). Éstas incluyeron las siguientes declaraciones: “Las compañías farmacéuticas retienen curas por razones financieras”; “Los gobiernos usan mensajes por debajo del nivel de conciencia para influir en las decisiones de las personas”; y “Eventos en el Triángulo de las Bermudas constituyen evidencia de actividad paranormal”.

“Elegimos estas teorías de la conspiración en particular por su amplio atractivo en la población”, dijo Coman. “Estos tres son, de hecho, aprobado por una parte significativa de la población estadounidense”.

Después de analizar los datos, se confirmó la hipótesis de los investigadores: La exclusión social lleva a creencias supersticiosas y, según sus análisis estadísticos, es probablemente el resultado de una búsqueda de sentido en las experiencias cotidianas.

“Aquellos que están excluidos pueden comenzar a preguntarse por qué están excluidos en primer lugar, haciendo que busquen significado en sus vidas. Esto puede llevarlos a endosar ciertas creencias de conspiración”, dijo Coman. “Cuando se incluye, no necesariamente desencadena la misma respuesta”.

En la segunda parte del estudio, los investigadores querían determinar causalmente si el grado en que alguien estaba socialmente excluido influyó en sus creencias conspiratorias. Ellos reclutaron a 120 participantes, todos ellos estudiantes de la Universidad de Princeton.

A los participantes se les pidió que escribieran dos párrafos que los describieran, uno sobre “Lo que significa ser yo” y otro sobre “El tipo de persona que quiero ser”. Se les dijo que estos párrafos se darían a otros dos participantes en la sala que entonces clasificaría si querrían trabajar con ellos.

Cada uno de los tres participantes fue seleccionado al azar para participar en el grupo de inclusión (seleccionado para la colaboración en una tarea posterior), el grupo de exclusión (no seleccionado para la colaboración) o el grupo control (no había instrucciones sobre la selección). Esto fue engañoso: los participantes no evaluaron las autodescripciones de los otros participantes sino descripciones creadas por los investigadores. Finalmente, todos los participantes pasaron por las mismas cuatro fases que el primer estudio, que midió cómo la exclusión social está vinculada a la aceptación de las teorías conspirativas.

El segundo estudio replicó los hallazgos del primero, proporcionando una sólida evidencia experimental de que si una persona se siente excluida, es más probable que tenga creencias conspiratorias.

En términos de política, los hallazgos destacan la necesidad de inclusión, principalmente entre la población en riesgo de exclusión.

“Al elaborar leyes, reglamentos, políticas y programas, los responsables de las políticas deberían preocuparse de si la gente se siente excluida por su promulgación”, dijo Coman. “De lo contrario, podemos crear sociedades propensas a difundir creencias inexactas y supersticiosas”.

El artículo titulado “The dark side of meaning-making: How social exclusion leads to superstitious thinking,” está disponible en línea y se publicará en la edición impresa de marzo de 2017 de la Journal of Experimental Social Psychology. Esta investigación no recibió ninguna subvención específica de los organismos de financiación en el sector público, comercial o sin fines de lucro.

http://wws.princeton.edu/news-and-events/news/item/social-exclusion-leads-conspiratorial-thinking-study-finds