Archivo de la categoría: Divulgación científica

Niña que se presentó con hematohidrosis facial en comparación con casos publicados

Niña que se presentó con hematohidrosis facial en comparación con casos publicados

DOI: 10.1155 / 2016/5095781

Ali Jafar

2.79

University College London

Ali Ahmad

6.84

Hospital Mubarak Al-Kabeer

Abstract

La hematohidrosis es una afección rara en la que un individuo suda sangre de la piel intacta y sin fisuras. La etiología de la hematohidrosis no está clara, aunque existen varias teorías para explicar dicho fenómeno. Sin embargo, el consenso general en la literatura relaciona el hallazgo con vasos capilares dérmicos que se rompen bajo un estrés emocional o físico extremo que exuda sangre a través de la piel. En este caso divulgamos un caso de una niña de 12 años que presentó una hemorragia inusual e indolora en la cara, los ojos y el conducto lagrimal. La condición se investigó intensamente durante el ingreso hospitalario por una causa, y no se especificó ninguna causa real. La gestión generalmente involucraba cuidado de apoyo y consejo médico.

Figuras

Texto completo (PDF)

Disponible en: Ali Jafar, 01 de abril de 2016

Download full-text PDF

Reporte de un caso

Niña que se presentó con hematohidrosis facial. Comparado con casos publicados

Ali Jafar1 y Ali Ahmad2

1Department of Surgical & Interventional Sciences, Division of Surgical and Interventional Sciences, Royal Free Hospital, University College London (UCL), London NW32QG, UK

2Department of Internal Medicine, Mubarak Al-Kabeer Hospital, Jabriya, Kuwait

La correspondencia debe dirigirse a Ali Ahmad; [email protected]

Recibido el 23 de diciembre de 2015; Revisado el 11 de febrero de 2016; Aceptado el 21 de febrero de 2016

Editor académico: Jacek Cezary Szepietowski

Copyright © 2016 A. Jafar y A. Ahmad. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo Creative Commons Attribution

Licencia, que permite el uso irrestricto, la distribución y la reproducción en cualquier medio, siempre que el trabajo original esté debidamente citado.

La hematohidrosis es una afección rara en la que un individuo suda sangre de la piel intacta y sin fisuras. La etiología de la hematohidrosis no está clara, aunque existen varias teorías para explicar dicho fenómeno. Sin embargo, el consenso general en la literatura relaciona el hallazgo con vasos capilares dérmicos que se rompen bajo un estrés emocional o físico extremo que exuda sangre a través de la piel. En este caso divulgamos un caso de una niña de 12 años que presentó una hemorragia inusual e indolora en la cara, los ojos y el conducto lagrimal. La condición se investigó intensamente durante el ingreso hospitalario por una causa, y no se especificó ninguna causa real. La gestión generalmente involucraba cuidado de apoyo y consejo médico.

1. Presentación del caso

Una niña de 12 años ingresó en el hospital como un caso de hemorragia inusual e indolora del lado izquierdo de la cara (Figura 1), ojo izquierdo y conducto lagrimal de dos semanas de duración. Se describió que el sangrado era espontáneo, impredecible e intermitente, sin patrones específicos, y se detuvo espontáneamente. No hubo asociación con el estado de ánimo, la actividad o el sueño. La hemorragia se produjo principalmente alrededor de las regiones orbitales, los conductos lagrimales y la cara, con la piel intacta, sin sangre ni enrojecimiento ni alteraciones visuales de los ojos, a excepción de la leve sensibilidad perorbital. Varios episodios de sangrado ocurrieron antes del ingreso, y al ingreso se produjeron dos episodios mientras el médico observó. Cada episodio comenzó como gotas confluyentes de lágrima de secreción acuosa suave sobre el lado izquierdo de la cara y gotas en forma de raya desde la esquina del ojo donde los conductos lagrimales están situados ya lo largo de las mejillas. Esto fue seguido por una secreción de color rojo brillante, con una duración de 10-20 minutos, y el paciente no mostró ningún signo de angustia, y se sentó cómodamente en la cama durante los episodios. La paciente describe sangrados ocasionales de las encías al cepillarse los dientes, aunque negó hematuria, sangre en las heces o ropa o ropa interior manchada de sangre, y no hubo evidencia de petequias, hematomas o equimosis. Durante esta admisión, la paciente tuvo un episodio de epistaxis, que fue tratado con cauterio. Sin embargo, previamente, la paciente había presentado dos veces en junio de 2015 con dos episodios de epistaxis y en ambas ocasiones fue tratada con cauterio.

La tomografía computarizada se realizó en la paciente para evaluar cualquier enfermedad sinusal y mostró un engrosamiento de la mucosa en senos maxilares bilaterales y obstrucción del orificio sinusal compatible con sinusitis crónica. Además, la tomografía computarizada mostró una desviación nasalseptal ósea en la otra.

El ingreso previo fue en 2013 (hace 2 años) por repetidos ataques débiles, palpitaciones y anemia leve, con hallazgos ECG normales.

En la revisión del sistema, el paciente niega fiebre, nariz con picazón líquida, secreción nasal, ojo rojo o doloroso, dificultad para respirar, tos, dolor en el pecho, palpitaciones, erupción cutánea, dolor en las articulaciones, úlceras bucales, PR/orina sangrante, menorragia, dolor abdominal o cambio en hábitos intestinales, anorexia/pérdida de peso reciente, pérdida o debilidad sensorial y bultos o linfadenopatía. Su examen físico no fue notable, excepto por la desviación del tabique nasal derecho, adenoides agrandadas, hipertrofia bilateral cornetes inferiores y leve sensibilidad periorbitaria. El hemograma completo (CBC), la prueba de función renal (RFT), la prueba de función hepática (LFT) y el perfil de coagulación fueron todos normales.

La secreción en la esquina del ojo se recogió durante un episodio de sangrado y se realizó un examen de sangre en la muestra. Los resultados mostraron una gran cantidad de glóbulos rojos y no células anormales.

Hematología, dermatología, oftalmología, otorrinolaringología e inmunología fueron consultados para evaluar al paciente y la causa del sangrado. Todas las consultas arrojadas no son concluyentes de ninguna fuente identificable o causa de sangrado.

El único hallazgo importante en el historial médico pasado incluyó la menarca a la edad de 10 años que fue regular durante cuatro meses, luego se detuvo espontáneamente durante aproximadamente dos años y regresó espontáneamente por causa desconocida, sin atención médica. Sin embargo, las últimas menstruaciones fueron regulares y de flujo normal, sin coágulos ni dismenorrea.

La paciente no toma ningún medicamento ni toma medicamentos de venta libre. Sin embargo, la paciente describe alergia a huevos o productos que contienen huevos y azúcar dulce, donde aparece una erupción en la línea de los filetes en los brazos.

No hay antecedentes familiares de tales eventos de sangrado espontáneo entre parientes cercanos.

3Figura 1: Hematohidrosis unilateral del lado facial izquierdo observada en dos ocasiones diferentes.

2. Discusión

La hematohidrosis es una rara entidad clínica que se manifiesta como episodios autolimitantes de una descarga espontánea de secreción sanguinolenta a través de orificios intactos de la piel o glándulas sudoríparas, con una causa desconocida[1]. Se han propuesto algunas teorías, que incluyen aumento de la presión vascular que conduce al paso de células sanguíneas a través de los conductos de las glándulas sudoríparas, vasculitis de los vasos dérmicos y activación simpática exacerbada que conduce a la constricción del vaso periglandular y posterior expansión, permitiendo el paso del contenido de sangre a conductos[2].

Pocas teorías se han propuesto con respecto a la etiopatogenia de la hematohidrosis[3]. Una de esas teorías describe que hay múltiples vasos sanguíneos alrededor de las glándulas sudoríparas dispuestos en forma de red. Se cree que bajo la presión de un gran estrés los vasos se contraen. Posteriormente a medida que pasa la ansiedad, los vasos sanguíneos se dilatan hasta el punto de ruptura. La sangre en este punto va a las glándulas sudoríparas, que empujan la sangre a la superficie, y se manifiesta como gotas de sangre mezcladas con sudor[4].

La hematohidrosis es una afección en la cual los capilares de los vasos sanguíneos que alimentan a las glándulas sudoríparas se rompen, lo que provoca que rezuma sangre, y ocurre en condiciones de estrés físico o emocional extremo. Se han informado varios factores causales y asociados, tales como menstruación vicaria, esfuerzo excesivo, púrpura psicógena y causas desconocidas[5].

La ansiedad mental severa activa el sistema nervioso simpático para invocar la reacción de estrés o lucha a tal punto que causa una hemorragia de los vasos que irrigan las glándulas sudoríparas en los conductos de las glándulas sudoríparas[6],[7].

Se realizó una búsqueda bibliográfica para comparar nuestro caso de hematohidrosis con otros casos publicados que se relacionaron estrechamente (Tabla 1). La mayoría de los casos de hematohidrosis tenían episodios espontáneos de hemorragia, desde diversas ubicaciones del cuerpo, pero principalmente se concentraban en las regiones faciales (por ejemplo, oreja, nariz y ojos); no se pudo identificar una etiología aparente, aunque algunos fueron inducidos por el estrés, no se consideró apropiada una terapia específica, y la resolución de los síntomas se produjo espontáneamente. Otros estudios deben buscar la etiología y los factores de riesgo de dicha afección para abordar correctamente el tratamiento clínico.

image3. Conclusión

La hematohidrosis es una afección en la cual los vasos sanguíneos capilares alimentan la ruptura de las glándulas sudoríparas, lo que provoca que rezuma sangre; ocurre bajo condiciones de estrés físico o emocional extremo. El tratamiento de la hematohidrosis sigue siendo un desafío. Se han descrito varias opciones, como la vitamina C, los fármacos hemostáticos, los ansiolíticos o los antidepresivos, pero ninguno ha demostrado su efectividad.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no hay intereses en conflicto con respecto a la publicación de este documento.

Referencias

1 A. C. Da Silva Carvalho, J. Machado-Pinto, G. C. Nogueira, L. M. C. Almeida, and M. B. Nunes, “Hematidrosis: a case report and review of the literature,” International Journal of Dermatology, vol. 47, no. 10, pp. 1058–1059, 2008.

2 B. K. Praveen and J. Vincent, “Hematidrosis and hemolacria: a case report,” The Indian Journal of Pediatrics, vol. 79, no. 1, pp. 109–111, 2012.

3 M. Tshifularo, “Blood otorrhea: blood stained sweaty ear discharges: hematohidrosis; four case series (2001–2013),” The American Journal of Otolaryngology—Head and Neck Medicine and Surgery, vol. 35, no. 2, pp. 271–273, 2014.

4 S. Biswas, T. Surana, A. De, and F. Nag, “A curious case of sweating blood,” Indian Journal of Dermatology, vol. 58, no. 6, pp. 478–480, 2013.

5 M. Deshpande, V. Indla, V. Kumar, and I. R. Reddy, “Child who presented with hematohidrosis (sweating blood) with oppositional defiant disorder,” Indian Journal of Psychiatry, vol. 56, no. 3, pp. 289–291, 2014.

Child Who Presented with Facial Hematohidrosis Compared with Published Cases (PDF Download Available). Available from:

https://www.researchgate.net/publication/298331791_Child_Who_Presented_with_Facial_Hematohidrosis_Compared_with_Published_Cases


[1] R. Patel and S. Mahajan, “Hematohidrosis: a rare clinical entity,” Indian Dermatology Online Journal, vol. 1, no. 1, pp. 30–32, 2010.

[2] J. Manonukul, W. Wisuthsarewong, R. Chantorn, A. Vongirad, and P. Omeapinyan, “Hematidrosis: a pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies,” The American Journal of Dermatopathology, vol. 30, no. 2, pp. 135–139, 2008.

[3] M. Uber, R. Robl, K. T. Abagge et al., “Hematohidrosis: insights in the pathophysiology,” International Journal of Dermatology, vol. 54, no. 12, pp. e542–e543, 2015.

[4] M. Uber, R. Robl, K. T. Abagge et al., “Hematohidrosis: insights in the pathophysiology,” International Journal of Dermatology, vol. 54, no. 12, pp. e542–e543, 2015.

[5] P. V. Bhagwat, R. S. Tophakhane, R. M. Rathod, B. M. Shashikumar, and V. Naidu, “Hematohidrosis,” Indian Journal of Dermatology, Venereology and Leprology, vol. 75, no. 3, pp. 317–318, 2009.

[6] J. Manonukul, W. Wisuthsarewong, R. Chantorn, A. Vongirad, and P. Omeapinyan, “Hematidrosis: a pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies,” The American Journal of Dermatopathology, vol. 30, no. 2, pp. 135–139, 2008.

[7] P. V. Bhagwat, R. S. Tophakhane, R. M. Rathod, B. M. Shashikumar, and V. Naidu, “Hematohidrosis,” Indian Journal of Dermatology, Venereology and Leprology, vol. 75, no. 3, pp. 317–318, 2009.

Hematohidrosis: una entidad clínica rara

Hematohidrosis: una entidad clínica rara

imageAutores: Raksha M. Patel, Stuti Mahajan

Fecha de publicación (Impreso): Jul-Dic 2010

Publication date ( Print ): Jul-Dec 2010

Journal: Indian Dermatology Online Journal

Publisher: Medknow Publications & Media Pvt Ltd

PMC ID: 3481423

DOI: 10.4103/2229-5178.73256

Keywords: Hematohidrosis, blood, sweat

Abstract

La hematohidrosis es una rara condición clínica de la sangre sudada. Un niño de 13 años de edad fue presentado al departamento de dermatología con antecedentes de hemorragia espontánea de la piel desde enero de 2007. Durante el examen, desapareció tan pronto como se secó, sin dejar rastros de trauma y reapareciendo en pocos segundos. . Esto confirma que estaba sudando sangre y no sangrando. El tiempo de sangrado, el tiempo de coagulación y el tiempo de protrombina fueron normales. El paciente fue diagnosticado con hematohidrosis clínicamente por exclusión, confirmado por la prueba de bencidina, examen bioquímico y microscópico de líquido. Actualmente, no hay tratamiento disponible para esta condición. La etiología es desconocida hasta la fecha. El estrés puede ser un factor precipitante.

https://www.scienceopen.com/document?vid=ae1e45c9-f848-460f-be7d-cb9aab23f7be

Hematohidrosis: un caso raro de una niña que suda sangre

Año: 2017 | Volumen: 18 | Número: 4 | Página: 327-329

Hematohidrosis: un caso raro de una niña que suda sangre

Geeta Kiran Arakkal, Srishilpa Poojari, G Narasimha Rao Netha, B Udaya Kumar

Departamento de DVL, Gandhi Medical College, Hyderabad, Telangana, India

Fecha de Publicación Web 29-Sep-2017

Dirección de correspondencia:

Geeta Kiran Arakkal

H-No: 2, Vayupuri, Sainikpuri, Secunderabad, Telangana – 500 094

India

Fuente de Soporte: Ninguno, Conflicto de Interés: Ninguno

DOI: 10.4103 / 2319-7250.193031

Abstract

La hematohidrosis es una entidad clínica rara que se caracteriza por la excreción de sangre en el sudor. La hematohidrosis se presenta como episodios recurrentes e impredecibles de secreción sanguinolenta espontánea y autolimitada de la piel intacta. El diagnóstico de hematohidrosis se confirma al analizar las secreciones para detectar la presencia de componentes sanguíneos. Es una condición extremadamente rara, con muy pocos informes de casos en la literatura. Aquí, describimos un caso de hematohidrosis en una niña de 11 años con dolor y sensibilidad que respondió al propranolol.

Palabras clave: Hematohidrosis, propranolol, ternura

Cómo citar este artículo:

Arakkal GK, Poojari S, Netha G N, Kumar B U. Hematohidrosis: A rare case of a female child who sweat blood. Indian J Paediatr Dermatol 2017;18:327-9

Cómo citar esta URL:

Arakkal GK, Poojari S, Netha G N, Kumar B U. Hematohidrosis: A rare case of a female child who sweat blood. Indian J Paediatr Dermatol [serial online] 2017 [cited 2017 Oct 29];18:327-9. Available from: http://www.ijpd.in/text.asp?2017/18/4/327/193031

Introducción

Hematohidrosis es el nombre dado al fenómeno clínico en el que un individuo suda sangre[1]. Es una rara condición de excretar sangre en el sudor y se atribuye a diversos factores etiológicos, como el componente de trastornos sistémicos, la menstruación indirecta, el esfuerzo excesivo y las causas psicógenas e idiopáticas[2]. El término “hematofolliculohidrosis” se propuso porque la sangre aparecía junto con el líquido similar al sudor y se exudaba a través de los canales foliculares[3].

Reporte de un caso

Una niña de 11 años de edad se presentó ante el Departamento de DVL, Hospital Gandhi, con un historial de hemorragia episódica de la piel intacta sobre el lado izquierdo de la cara, especialmente la mejilla izquierda y el área de la sien durante 5 meses. La hemorragia se produjo en episodios, con mayor frecuencia en la mañana después de despertarse y después de un esfuerzo físico extremo, como jugar. Cada episodio va precedido de un aura de dolor y sensación de hormigueo en el lado izquierdo de la cara, seguido de sangrado que dura 2-3 minutos y cesa espontáneamente, pero el dolor punzante en el lado izquierdo de la cara persiste durante algunas horas. El paciente no brinda un historial de ingestión de anticoagulantes y otras drogas, aplicación tópica de medicamentos o exposición a colorantes. No hay antecedentes de ninguna condición médica crónica o historia similar en la familia. El paciente no ha alcanzado la menarquia.

La niña estaba activa y no se detectó anormalidad en el examen general. A la palpación, la sensibilidad estaba presente en el lado izquierdo de la cara y la sangre no podía extruirse con la presión. El examen sistémico fue normal. Fuimos testigos de un episodio de hemorragia (Figura 1) y (Figura 2) que ocurrió a primera hora de la mañana. En el examen, la secreción era de color rojo brillante, menos viscosa que la sangre. No había signos de lesión y la piel de la cara parecía normal. La secreción se recolectó inmediatamente para su examen y luego se secó después de lo cual no se produjo sangrado.

IndianJPaediatrDermatol_2017_18_4_327_193031_f1Figura 1: Fotografía clínica que muestra hematohidrosis desde la mejilla izquierda

IndianJPaediatrDermatol_2017_18_4_327_193031_f2Figura 2: Fotografía clínica que muestra hematohidrosis de la sien izquierda y la mejilla

El examen microscópico de las secreciones reveló abundantes glóbulos rojos (Figura 3) y (Figura 4). El sangrado se detuvo en pocos minutos y, a partir de entonces, el examen no reveló ninguna brecha en la continuidad de la piel ni otras anormalidades, excepto la sensibilidad sobre el lado izquierdo de la cara. El hemograma, el tiempo de sangrado y coagulación, el tiempo de protrombina, el tiempo de trombina parcial activa, las pruebas de función hepática y renal y la tomografía computarizada de la cabeza fueron normales. La niña fue tratada con 0.5 mg/kg de peso corporal de propranolol (10 mg) durante los últimos 2 meses, sin episodios adicionales de hematohidrosis.

IndianJPaediatrDermatol_2017_18_4_327_193031_f3Figura 3: Fotomicrografía del frotis de las secreciones que muestra numerosos glóbulos rojos (× 10, Leishman)

IndianJPaediatrDermatol_2017_18_4_327_193031_f4Figura 4: Fotomicrografía de frotis de las secreciones que muestra numerosos glóbulos rojos (× 40, Leishman)

Discusión

La hematohidrosis es un trastorno enigmático caracterizado por episodios recurrentes de hemorragia autolimitada de la piel intacta[4]. También se conoce como hematidrosis y hemidrosis. Es un diagnóstico bien reconocido de acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD9-CM 705-89). Es una condición extremadamente rara, en la que los vasos sanguíneos capilares que alimentan a las glándulas sudoríparas se rompen, lo que provoca que rezuman sangre. Puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo y en varios puntos simultáneamente y la cantidad de sangrado suele ser pequeña. El sitio más común es la cara con algunos informes de sangrado de los ojos y los oídos que también conducen a lágrimas sanguinolentas y otorrea de sangre. Otros sitios incluyen tronco, extremidades y raramente palmas, plantas y mucosa. No se conoce la etiología exacta, aunque se atribuyen diversos factores, desde trastornos hemorrágicos a causas psicógenas y desconocidas[5]. También se cree que los mecanismos histéricos y los trastornos psicosomáticos inducen el sangrado[6]. El estrés físico o emocional agudo es la causa más común. En nuestro caso, el esfuerzo físico extremo fue un desencadenante de hemorragia.

La etiopatogenia de la hematohidrosis se ha explorado en algunos de los estudios previos sin evidencia concluyente clara. El Dr. Frederick Zugibe ha propuesto que los vasos sanguíneos múltiples presentes en forma de red alrededor de las glándulas sudoríparas se contraigan bajo la presión del estrés y, a medida que pasa la ansiedad, los vasos se dilatan hasta el punto de ruptura y la sangre pasa a las glándulas y se empuja hacia la superficie[7]. La ansiedad severa activa el sistema simpático para invocar la reacción de estrés o lucha a tal punto que causa una hemorragia en los vasos que suministran glándulas sudoríparas a sus conductos[8]. En nuestro caso, el dolor persistente y la sensibilidad durante algunas horas después de cada episodio de sangrado pueden deberse a la vasoconstricción subyacente.

Manonukul y col. han propuesto que puede haber algunos defectos dérmicos que se comunican con los espacios vasculares dérmicos y eventualmente se dilatan cuando entra sangre y luego exudan esta sangre a través de canales foliculares para colapsar sin dejar cicatriz alguna. Este fenómeno actúa como un globo, depilatorio y menguante, causando episodios de hemorragia intermitentes y autolimitados. La biopsia inmediata poco después de un episodio de sangrado puede revelar los defectos dérmicos como espacios llenos de sangre[9]. Un estudio de Zhang et al.[10], reveló hemorragia intradérmica y capilares obstruidos sin anormalidad en las glándulas sudoríparas, los folículos pilosos y las glándulas sebáceas. Concluyeron que una vasculitis distintiva podría ser la base patológica de la hematohidrosis[11].

El diagnóstico de la hematohidrosis se realiza con la presencia de secreción sanguinolenta sin una causa obvia, a través de la piel intacta, presenciado y confirmado por el profesional de la salud y la presencia de componentes sanguíneos para evaluar la secreción sanguinolenta[12]. Esta condición generalmente es de naturaleza autolimitada con un buen pronóstico[13]. Actualmente, no existe una terapia específica convincente disponible para esta rara afección, aunque hay informes de buena respuesta a diversos fármacos, como los ansiolíticos, especialmente en casos desencadenados por estrés extremo[14]. Varios autores han informado una buena respuesta al propranolol administrado en dosis de 1 mg/kg/día en dos dosis divididas[15],[16],[17]. El uso con éxito de los betabloqueantes respalda la función de la actividad simpática del nervio en el patogenia de esta enfermedad Recientemente, Biswas et al., han informado de un caso tratado con éxito con parche transdérmico de atropina[18].

Presentamos este caso por su rareza y la presencia de dolor localizado y dolor a la palpación después de cada episodio de hemorragia que no ha sido documentado hasta el momento en la literatura y también por su respuesta clínica al propranolol.

Declaración de consentimiento del paciente

Los autores certifican que han obtenido todos los formularios de consentimiento del paciente. En la forma en que el (los) paciente(s) ha(n) otorgado(s) su(s) consentimiento(s) para que sus imágenes y otra información clínica sean reportadas en la revista. Los pacientes entienden que sus nombres e iniciales no serán publicados y se harán los esfuerzos necesarios para ocultar su identidad, pero no se puede garantizar el anonimato.

Apoyo financiero y patrocinio

Nulo.

Conflictos de interés

No hay conflictos de intereses

http://www.ijpd.in/article.asp?issn=2319-7250;year=2017;volume=18;issue=4;spage=327;epage=329;aulast=Arakkal


[1] Freddrick Z. Hematidrosis. Available from: http://en.wikipedia.org/wiki/hematidrosis. [Last accessed on 2016 Aug 16].

[2] Holoubek JE, Holoubek AB. Blood, sweat and fear. “A classification of hematidrosis”. J Med 1996;27:115-33.

[3] Manonukul J, Wisuthsarewong W, Chantorn R, Vongirad A, Omeapinyan P. Hematidrosis: A pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies. Am J Dermatopathol 2008;30:135-9.

[4] Bhattacharya S, Das MK, Sarkar S, De A. Hematidrosis. Indian Pediatr 2013;50:703-4.

[5] Holoubek JE, Holoubek AB. Blood, sweat and fear. “A classification of hematidrosis”. J Med 1996;27:115-33.

[6] Manonukul J, Wisuthsarewong W, Chantorn R, Vongirad A, Omeapinyan P. Hematidrosis: A pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies. Am J Dermatopathol 2008;30:135-9.

[7] Jerajani HR, Jaju B, Phiske MM, Lade N. Hematohidrosis – A rare clinical phenomenon. Indian J Dermatol 2009;54:290-2. [PUBMED] [Full text]

[8] Zhang FK, Zheng YL, Liu JH, Chen HS, Liu SH, Xu MQ, et al. Clinical and laboratory study of a case of hematidrosis. Zhonghua Xue Ye Xue Za Zhi 2004;25:147-50.

[9] Manonukul J, Wisuthsarewong W, Chantorn R, Vongirad A, Omeapinyan P. Hematidrosis: A pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies. Am J Dermatopathol 2008;30:135-9.

[10] Zhang FK, Zheng YL, Liu JH, Chen HS, Liu SH, Xu MQ, et al. Clinical and laboratory study of a case of hematidrosis. Zhonghua Xue Ye Xue Za Zhi 2004;25:147-50.

[11] Wang Z, Yu Z, Su J, Cao L, Zhao X, Bai X, et al. Acase of hematidrosis successfully treated with propranolol. Am J Clin Dermatol 2010;11:440-3.

[12] Tshifularo M. Blood otorrhea: Blood stained sweaty ear discharges: Hematohidrosis; four case series (2001-2013). Am J Otolaryngol 2014;35:271-3.

[13] Patel RM, Mahajan S. Hematohidrosis: A rare clinical entity. Indian Dermatol Online J 2010;1:30-2. [PUBMED] [Full text]

[14] Manonukul J, Wisuthsarewong W, Chantorn R, Vongirad A, Omeapinyan P. Hematidrosis: A pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies. Am J Dermatopathol 2008;30:135-9.

[15] Bhattacharya S, Das MK, Sarkar S, De A. Hematidrosis. Indian Pediatr 2013;50:703-4.

[16] Wang Z, Yu Z, Su J, Cao L, Zhao X, Bai X, et al. Acase of hematidrosis successfully treated with propranolol. Am J Clin Dermatol 2010;11:440-3.

[17] Patel RM, Mahajan S. Hematohidrosis: A rare clinical entity. Indian Dermatol Online J 2010;1:30-2. [PUBMED] [Full text]

[18] Biswas S, Surana T, De A, Nag F. A curious case of sweating blood. Indian J Dermatol 2013;58:478-80. [PUBMED] [Full text]

Hematohidrosis, un fenómeno clínico raro

Indian J Dermatol. 2009 Jul-Sep; 54(3): 290–292.

doi:  10.4103/0019-5154.55645

PMCID: PMC2810702

HEMATOIDROSIS – UN FENÓMENO CLÍNICO RARO

H. R. Jerajani, Bhagyashri Jaju, M. M. Phiske y Nitin Lade

Abstracto

La hematohidrosis es una condición muy rara de sudoración sanguínea. Se informa un caso de hematohidrosis. Hay pocos informes en la literatura.

Palabras clave: hematohidrosis, sangre, sudor, heperhidrosis

Introducción

La hematohidrosis es una rara enfermedad en la que un ser humano suda la sangre[1]. Leonardo Da Vinci describió a un soldado que sudó sangre antes de la batalla. Jesucristo experimentó la hematohidrosis mientras rezaba en el jardín de Getsemaní antes de su crucifixión, tal como se menciona en la Biblia de los Defensores por el médico Lucas, “y angustiado, oró más fervientemente y su sudor era como gotas de sangre que caían al suelo”.

Las causas de la hematohidrosis se han dividido en no religiosas y religiosas. Las causas no religiosas son como un componente de enfermedad sistémica, menstruación vicaria (sangrado de una superficie distinta a la membrana mucosa de la cavidad uterina que ocurre en el momento en que debería tener lugar la menstruación normal), esfuerzo excesivo, factores psicógenos y desconocidos. Duan et al., informaron hematohidrosis asociada con púrpura trombocitopénica primaria[2]. Migliorini describió un caso de hematidrohosis otorrea con otoeritrosis[3]. Dubeikovskaia informó hematohidrosis en un niño de 8 años[4].

La causa religiosa es un estigma, que anteriormente significaba una mancha, un signo, una herida o una marca marcada en un esclavo. Desde el tiempo de la crucifixión de Cristo, este término adquirió un significado especial como la reproducción de las heridas en palmas, plantas y corona que Cristo sufrió en la cruz y se creyó que Dios lo impuso sobrenaturalmente. Jacobi (1923), citado por Klauder, informó 300 casos de estigma (estigmas). La mayoría de los pacientes con estigma eran mujeres tanto católicas como no católicas.

Reporte de un caso

Un hombre de 72 años de edad nos consultó por manchar la ropa interior con sangre, en el área confinada al abdomen durante 2 meses, especialmente por la mañana. Ha sufrido un estrés mental continuo durante dos años debido a la disputa familiar. No hubo antecedentes de traumatismos en el abdomen o los genitales, trastornos hemorrágicos, consumo excesivo de dieta de color o alergia a los alimentos o drogas. Era vegetariano y no entró en contacto con productos cárnicos y avícolas. No informó ninguna descarga manchada de sangre de la uretra y la región anal. Negó la historia de contacto sexual extramatrimonial o desarrollo de STI.

El examen cutáneo reveló axilas de tricomicosis y tinción amarilla de la ropa, que estaban en contacto con las axilas y la pared torácica sugestiva de cromidrosis. No se observaron manchas de sangre en la superficie de la piel. Se visualizaron solo en la porción de la prenda interior que cubre la parte anterior del abdomen (Figura 1), pero no en los genitales, el área perianal y las nalgas. El hemograma de rutina y las investigaciones bioquímicas para detectar cualquier anomalía sistémica se encontraban dentro de los límites normales. La microscopía de orina y el hisopo uretral no revelaron ninguna anomalía. La prueba de bencidina para detectar el pigmento sanguíneo en la ropa interior (Figura 2) fue positiva. La prueba de hemocromógeno para confirmar que el pigmento sanguíneo es un pigmento sanguíneo humano no se pudo realizar debido a la falta de disponibilidad. La biopsia realizada durante la remisión reveló una epidermis poco notable, vasos capilares con glóbulos rojos en su luz en la dermis junto con edema dérmico papilar y melanófagos dérmicos. Las tinciones especiales para detectar hemosiderina (azul percian) fueron positivas. La evaluación psiquiátrica detectó un trastorno depresivo. Sobre la base de su presentación clínica, presencia de trastorno depresivo y una prueba positiva de bencidina, se realizó el diagnóstico de hematohidrosis. Además del asesoramiento regular para su trastorno depresivo, no recibió ninguna otra terapia sistémica.

IJD-54-290-g001Figura 1. Manchas de sangre visualizadas en la ropa interior que cubre la parte anterior del abdomen

IJD-54-290-g002Figura 2. Prueba positiva de Bencidina

Hubo un hundimiento completo de la hemorragia después de 15 días, sin informes de quejas similares en el seguimiento en 6 meses y un año y medio.

Discusión

La hematohidrosis, también conocida como Hematidrosis, hemidrosis y hematidrosis, es una afección en la cual los vasos sanguíneos capilares que alimentan a las glándulas sudoríparas se rompen, lo que provoca que exuden sangre y se produce en condiciones de estrés físico o emocional extremo[5]. Manonukul y col. propusieron el término “hematofolliculohidrosis” porque apareció junto con un líquido similar al sudor y la sangre exudada a través de los canales foliculares[6].

Diversos factores causantes han sido sugeridos por Holoubek, como componente de enfermedad sistémica, menstruación indirecta, esfuerzo excesivo, púrpura psicógena, y causa desconocida[7].

El miedo agudo y la intensa contemplación mental son las causas más frecuentes, como se informó en seis casos en hombres condenados a la ejecución, un caso que ocurrió durante el bombardeo de Londres, un caso que implica temor a ser violada, un caso de temor a una tormenta mientras se navegaba, etc[8]. En nuestro caso, la causa probable de la hematohidrosis fue el estrés crónico, ya que las otras causas fueron descartadas mediante investigaciones detalladas. También se cree que los mecanismos histéricos y los trastornos psicosomáticos inducen el sangrado[9]. Se supone que la púrpura psicógena es causada por la hipersensibilidad a la propia sangre de los pacientes o por la sensibilización a los mismos y se caracteriza por cultivos repetidos de equimosis, hemorragias gastrointestinales y hematuria.

Otro tipo de sangrado a través de la piel son los estigmas psicógenos; un término usado para indicar áreas de cicatrices, heridas abiertas o sangrado a través de la piel intacta. Se encontró que los pacientes pertenecientes a este grupo eran frecuentemente neuróticos. Los hallazgos clínicos de este tipo son una ligera elevación de la piel antes de la exudación prolongada de sangre, una decoloración azulada de color guisante en la palma de la paciente y una lesión similar a erisipela. Copeland informó de una paciente que desarrolló hemorragias de sus viejas cicatrices cuando tenía ansiedad grave[10].

La etiopatogenia según el Dr. Frederick Zugibe es que múltiples vasos sanguíneos que están presentes en forma de red alrededor de la glándula sudorípara se contraen bajo la presión del estrés. A medida que aumenta la ansiedad, los vasos sanguíneos se dilatan hasta el punto de la ruptura. La sangre entra a las glándulas sudoríparas, que empujan junto con el sudor hacia la superficie, presentándose como gotas de sangre mezcladas con sudor. La sangre extravasada tiene componentes celulares idénticos a los de la sangre periférica. La ansiedad mental severa activa el sistema nervioso simpático para invocar la reacción de estrés o lucha a tal punto que causa una hemorragia de los vasos que irrigan las glándulas sudoríparas en los conductos de las glándulas sudoríparas. El efecto sobre el cuerpo es la debilidad y la deshidratación leve a moderada debido a la ansiedad severa y a la pérdida de sangre y sudor[11]. Manonukul y col. han propuesto recientemente que puede haber algunos defectos en la dermis que causen debilidad estromal. Estos defectos se comunicarán con los espacios vasculares de la dermis y eventualmente se dilatarán y ampliarán como espacios llenos de sangre cuando ingrese la sangre. Después de eso, expulsarán la sangre a través de canales foliculares o directamente a la superficie de la piel. Esto ocurrirá siempre que la presión positiva en el interior sea suficiente. Después, se colapsarán sin dejar cicatriz. Este fenómeno actúa como un globo, aumenta y disminuye y, por lo tanto, explica por qué estas hemorragias a veces son intermitentes y autolimitantes. La biopsia inmediata es importante porque una biopsia tardía, después del colapso de estos espacios, no ayudará a identificarlos[12]. Estudio patohistológico de la piel por Zhang et al., reveló hemorragia intradérmica y capilares empiraxizados (obstruidos). No se encontraron anormalidades en las glándulas sudoríparas, los folículos pilosos y las glándulas sebáceas. Concluyeron que la base patológica para la hematohidrosis podría ser una vasculitis distintiva[13].

La biopsia en nuestro paciente realizada durante la remisión no reveló ningún espacio vascular lleno de sangre, hemorragia intradérmica, capilares obstruidos o anomalías en el folículo piloso, las glándulas sebáceas o sudoríparas.

El diagnóstico de la hematohidrosis es mediante la prueba de Bencidina, en la cual la hemoglobina en la sangre reacciona con el peróxido de hidrógeno liberando oxígeno, que luego reacciona con el reactivo orgánico produciendo un compuesto de color verde a azul. La prueba de hemocromógeno confirma que la sangre es de origen humano. En esta prueba, la piridina causa la reducción de la hemoglobina, lo que da como resultado cristales característicos de salmón rosado de piridina, hemoglobina observable bajo el microscopio.

Las características únicas de nuestro caso incluyen la afectación localizada del área abdominal, hasta ahora no reportada. La excelente recuperación en el asesoramiento psiquiátrico destaca la relación entre las causas psicógenas y la hematohidrosis.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2810702/


[1] Freddrick Z., Dr Hematidrosis. Disponible en: http://enwikipediaorg/wiki/hematidrosis.

[2] Duan Y, Zhao X, Xu X, Yang J, Li Z. Treatment of Primary Thrombocytopenic purpura by Modified Minor Decoction of bupleurum. J Tradit Chin Med. 1995;15:96–98. [PubMed]

[3] Migliorini L. Hematidrosis otorrhea with otoerythrosis. Friuli Med. 1962;17:768–74. [PubMed]

[4] Dubeikovskaia EG. Hematohidrosis in an 8 year old child. Pediatriia. 1959;37:70–3. [PubMed]

[5] Freddrick Z., Dr Hematidrosis. Disponible en: http://enwikipediaorg/wiki/hematidrosis.

[6] Holoubek JE, Holoubek AB. Blood, sweat and fear. “A classification of hematidrosis” J Med. 1996;27:115–33. [PubMed]

[7] Holoubek JE, Holoubek AB. Blood, sweat and fear. “A classification of hematidrosis” J Med. 1996;27:115–33. [PubMed]

[8] Manonukul J, Wisuthsarewong W, Chantorn R, Vongirad A, Omeapinyan P. Hematidrosis: A pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies. Am J Dermatopathol. 2008;30:135–9. [PubMed]

[9] Manonukul J, Wisuthsarewong W, Chantorn R, Vongirad A, Omeapinyan P. Hematidrosis: A pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies. Am J Dermatopathol. 2008;30:135–9. [PubMed]

[10] Manonukul J, Wisuthsarewong W, Chantorn R, Vongirad A, Omeapinyan P. Hematidrosis: A pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies. Am J Dermatopathol. 2008;30:135–9. [PubMed]

[11] Zhang FK, Zheng YL, Liu JH, Chen HS, Liu SH, Xu MQ, et al. Clinical and laboratory study of a case of hematidrosis. Zhonghua Xue Ye Xue Za Zhi. 2004;25:147–50. [PubMed]

[12] Manonukul J, Wisuthsarewong W, Chantorn R, Vongirad A, Omeapinyan P. Hematidrosis: A pathologic process or stigmata. A case report with comprehensive histopathologic and immunoperoxidase studies. Am J Dermatopathol. 2008;30:135–9. [PubMed]

[13] Zhang FK, Zheng YL, Liu JH, Chen HS, Liu SH, Xu MQ, et al. Clinical and laboratory study of a case of hematidrosis. Zhonghua Xue Ye Xue Za Zhi. 2004;25:147–50. [PubMed]

Conjurando una Civilización Perdida (1)

Conjurando una Civilización Perdida: Un análisis de las afirmaciones hechas por Graham Hancock en Magicians of the Gods

Por Marc J. Defant

El libro de 2015 de Graham Hancock, Magicians of the Gods: The Forgotten Wisdom of Earth’s Lost Civilization[1] es una continuación de su éxito de ventas internacional de 1995 Fingerprints of the Gods: The Evidence of Earth’s Lost Civilization[2], que se tradujo a 27 idiomas y se vendió más de tres millones de copias[3]. En Fingerprints, Hancock utiliza mitos de la creación en textos antiguos y escenarios geológicos salvajes para sugerir que 12,450 años atrás los grandes cambios corticales movieron a la Antártida a su ubicación actual. Porciones de una supuestamente avanzada civilización perdida desconocida (nada menos que la Atlántida) que vivía en la Antártida en ese momento pudieron sobrevivir a los destructivos cataclismos y continuar transmitiendo su conocimiento a los constructores de las estructuras megalíticas de Egipto, Maya, Babilonia y otras grandes civilizaciones conocidas. También afirma que el calendario maya presagió cataclismos mundiales en 2012. En Magicians, Hancock ahora dice que lo entendió todo mal: no hubo un cambio en la corteza; en cambio, cree que esta civilización avanzada fue destruida por un cometa.

Magicians parece estar en camino de convertirse en otro superventas para el escritor británico. Aunque Hancock tiene pocas credenciales científicas (una licenciatura en sociología de la Universidad de Durham)[4], su carrera inicial como periodista[5] lo ayudó a navegar a través de una amplia gama de investigación científica, pero sin el beneficio de una formación especializada en astronomía, geología, historia, arqueología, o religión y mitología comparada. Hancock es obviamente brillante, elocuente, y un buen escritor y narrador que se muestra eminentemente razonable, lo que hace que sea aún más difícil desenredar los hechos de la ficción en las muchas afirmaciones hechas en sus libros, documentales y conferencias.

Göbekli Tepe

Fig1-siteFigura 1: Las excavadoras descubren uno de los muchos recintos circulares en Göbekli Tepe. En general, dos pilares grandes en forma de T de más de 5 m (16 pies) de altura colocados en medio del anillo con pilares más pequeños frente a ellos. Algunas de estas piedras están decoradas con relieves de animales que una vez vivieron en la zona. Esta área conocida como Recinto D presenta aves, mientras que otras enfatizan animales como serpientes, zorros, jabalíes o gatos monteses.

La pieza central de Hancock en Magicians, es un notable sitio arqueológico llamado Göbekli Tepe en Turquía datado de hace 11,600 años. Sostiene que Göbekli Tepe está demasiado avanzado como para haber sido construido solo por cazadores-recolectores y, por lo tanto, debe haber sido construido con la ayuda de personas de una civilización más avanzada. Desafortunadamente para Hancock, esta gente no dejó pruebas contundentes de su existencia, por lo que se ve obligado a aludir a lo que él cree que es una arquitectura sofisticada, junto con unas pocas figuras talladas que afirma que representan constelaciones astronómicas. De estas especulaciones, Hancock concluye: “Al menos (Göbekli Tepe) significaría que algunas personas aún desconocidas y no identificadas en algún lugar del mundo ya habían dominado todas las artes y atributos de una alta civilización hace más de doce mil años en el mundo en lo profundo de la última Edad de Hielo y envió emisarios de todo el mundo para difundir los beneficios de su conocimiento”.

Es una noción romántica, pero no la conclusión a la que llegó el difunto gran arqueólogo alemán Klaus Schmidt después de excavar Göbekli Tepe durante más de dos décadas a partir de 1994. El sitio, dice, se usó de 11,600 a aproximadamente 10,000 años antes del presente. Las secciones inferiores se rellenaron dando paso a nuevas estructuras en la parte superior. El relleno es basura que contiene sedimentos, cientos de miles de huesos de animales rotos, herramientas de piedra para tallar las estructuras dentro del sitio y para el juego de caza, y los restos de cereales y otro material vegetal, e incluso algunos huesos humanos. No hay evidencia de que el sitio haya sido usado alguna vez como residencia, y los megalitos encontrados allí (Schmidt los llamó “arquitectura religiosa monumental”) junto con tallas y tótems, implican rituales y festejos.

Fig2-t-pillarFigura 2: Un megalito en forma de T con tallas de animales en Göbekli Tepe.

Las principales características de Göbekli Tepe son los pilares monolíticos en forma de T de 7 a 10 toneladas cortados y transportados desde canteras de piedra caliza cristalina en el tepe (cerro) y erigidos dentro de estructuras de anillos de 10 a 20 metros hechas de rocas recocidas por mortero de arcilla que rodean los pilares. Las estatuas de piedra son claramente antropomórficas, se pueden ver brazos y manos a los lados de los pilares que se extienden hacia el frente. Una variedad de animales, la mayoría representando animales salvajes encontrados dentro de los desechos, han sido tallados en los pilares[6][7][8][9][10].

Göbekli Tepe y otros sitios arqueológicos que se estudian en las cercanías obligaron a los arqueólogos a reconsiderar la forma en que el estilo de vida prehistórico de la caza, la recolección y la alimentación dieron paso a un estilo de vida más domesticado en el norte de Mesopotamia. Oliver Dietrich, un colega de Klaus Schmidt en el Instituto Arqueológico Alemán, conmovedoramente expresó el impacto de estos descubrimientos: “Estas personas deben haber tenido una mitología muy complicada, incluida la capacidad de abstracción. Siguiendo estas ideas, ahora tenemos más evidencia de que… los sistemas sociales cambiaron antes, no como resultado del cambio a la agricultura”[11]. También muestra que los cazadores-recolectores eran capaces de más de lo que pensábamos anteriormente, y que los orígenes de la religión puede tener que ser retrasada por milenios.

Pero esto está muy lejos de la propuesta de Hancock de que el sitio sea un enlace a su civilización perdida. De hecho, los arqueólogos consideran que Göbekli Tepe es un sitio neolítico precerámico. No solo está la cerámica de arcilla ausente, el sitio no contiene evidencia de ningún metal o trabajo metálico. La razón obvia de esto es que los metales y la cerámica de arcilla son típicos de las culturas más avanzadas. Aunque Hancock escribe que “nuestros antepasados están siendo iniciados en los secretos de los metales y cómo fabricar espadas y cuchillos”, no se encuentra tal cosa en ninguno de los sitios arqueológicos que el menciona como influenciados por su civilización perdida altamente avanzada, no en Göbekli Tepe, ni en las áreas no romanas de Baalbek, Isla de Pascua, ni en ninguno de los antiguos sitios mayas que él discute.

Durante un intercambio con Michael Shermer en el podcast de Joe Rogan Experience, Hancock sugirió que “quizás”, “tal vez” y “posiblemente” esta civilización perdida no tenía herramientas de metal, escritura y otras características de sociedades tradicionalmente etiquetadas como “avanzadas”, y que necesitamos reconfigurar la línea de tiempo científica principal de lo que significa ser una cultura avanzada. Tal vez, insinuó, se comunicaron completamente a través de la tradición oral, omitiendo la escritura. Cuando Shermer lo presionó para que explicara lo que quería decir con “avanzado”, Hancock respondió: “Estoy diciendo que un grupo de personas se estableció entre los cazadores-recolectores y les transfirió algunas habilidades”. Cuando entré al debate más tarde y lo presioné sobre esta misma cuestión de cómo una civilización supuestamente avanzada podría carecer de todas las características de otras sociedades similares, como la metalurgia, objetó: “No hago esa afirmación. Estoy informando que esta afirmación se hace en el Libro de Enoc”. Es cierto que en su libro, Hancock analiza los secretos de los metales en el contexto de la discusión del Libro de Enoc, pero todo el capítulo respalda la evidencia de que una civilización perdida tenía un conocimiento superior que incluía los secretos del trabajo del metal. Dichos detalles son importantes porque nos permiten vislumbrar cómo Hancock deduce una cosa cuando es conveniente al exponer su punto, pero luego pasa a afirmar que solo informa lo que dicen otras personas cuando las implicaciones extienden nuestra credulidad. Por ejemplo, Hancock llama a estos pueblos antiguos los “Vigilantes” (también conocidos como los “Magos”) en una sección titulada “Misterio de los Nephilim”:

Los Vigilantes comienzan su proyecto de desarrollo de maneras bastante pequeñas, enseñando “encantamientos y sortilegios, y cortando raíces” a los humanos, y “familiarizándolos con las plantas”. Esto suena bastante inofensivo; aparte de un poco de “encantamiento”, no está realmente por encima y más allá del nivel básico de habilidades de cazadores-recolectores. Pero muy pronto, como vimos antes, nuestros antepasados están siendo iniciados en los secretos de los metales y cómo hacer espadas y cuchillos, y cómo estudiar los cielos.

Hancock puede llamar a este informe, pero Shermer no estaba satisfecho con tales artimañas cuando le preguntó a Hancock por qué a los cazadores-recolectores de Göbekli Tepe no se les enseñaron los “secretos del trabajo del metal”. Hancock no tenía explicación de por qué los cazadores-recolectores de Göbekli Tepe no sabían nada acerca de los metales, ni siquiera de la cerámica, ni respondió a las numerosas solicitudes de Shermer para una definición de una “civilización avanzada” que carecía de escritura, metalurgia o cerámica.

Schmidt y sus colegas documentaron arduamente el uso de herramientas de pedernal para la construcción de Göbekli Tepe, y ninguno de los cientos de miles de huesos de animales y cereales encontrados en el relleno desde los niveles más bajos muestra signos de domesticación: todos son especies silvestres. De hecho, la gran abundancia de huesos de animales salvajes encontrados en el sitio permite a Schmidt subrayar la habilidad de los cazadores-recolectores en la región para apoyar a los cientos de trabajadores y cortadores de piedras que se presume son necesarios para crear los megalitos y otras estructuras. Schmidt hace un punto sobresaliente casi como si anticipara el libro de Hancock: “Criaturas fabulosas o míticas, como los centauros o la esfinge, toros alados o caballos, todavía no aparecen en la iconografía y, por lo tanto, en la mitología de la prehistoria. Deben ser reconocidos como creaciones de las culturas elevadas que surgieron más tarde”[12]. Solo agregaría que a diferencia de las civilizaciones mesopotámica y egipcia donde las inscripciones hechas por las sociedades alfabetizadas han sido bien documentadas, no se ha encontrado ni una sola inscripción en Göbekli Tepe.

Patrones en las estrellas

Luego, considere la afirmación de Hancock de que las tallas de piedra a los lados de los pilares en forma de T en Göbekli Tepe representan constelaciones. Figura 49 en la página 319 de su libro (Figura 3 a continuación) enfatiza cómo prácticamente cualquier figura podría coincidir con asterismos de estrellas (conglomerados). De hecho, Schmidt concluyó que las figuras en los pilares representan principalmente a los animales salvajes cuyos huesos se encontraron en el relleno del sitio.

Fig3-Hancocks-asterism-teapotFigura 3: Hancock afirma que el asterismo de la “tetera” de la constelación de Sagitario encaja mejor con el buitre de Göbekli Tepe que con el arquero (página 319).

Fig4-authors-asterism-teapotFigura 4: Dos interpretaciones del asterismo “tetera” del autor: el Tío Sam y una insignia de comando. Es fácil encontrar patrones coincidentes si está motivado para hacerlo.

Recientemente, la tesis de Hancock pareció contar con el apoyo de dos profesores de la Universidad de Edimburgo, Martin Sweatman y Dimitrios Tsikritsis, cuyo trabajo informó que la “piedra buitre”, un pilar de Göbekli Tepe, es “un sello de 10950 AEC ± 250 años”[13]. Escribí a Sweatman sobre el artículo antes de nuestro debate con Hancock en el programa de Rogan, y me dirigió a su sitio web donde dice:

Graham Hancock intentó decodificar GT en su libro Magicians of the Gods usando las ideas de Paul Burley y el contexto de YD (Younger Dryas) provisto por (Andrew) Collins, pero desde nuestro punto de vista su lógica toma un giro equivocado desde el principio, llevándolo a hacer algunas conclusiones erróneas. Especialmente nos oponemos a la afirmación de Graham de que la Piedra Buitre predice un impacto de 12,000 años en su futuro – alrededor de 2030 dC – esto es, supuest (sic) imposible.

Que Sweatman se aleje de la teoría de Hancock es revelador, pero en mis décadas de lectura de artículos científicos nunca he encontrado un artículo más especulativo que este. Todo el documento descansa en la suposición de que los autores pueden unir “tallas de bajo relieve” en un pilar de Göbekli Tepe con asterismos estrellados en 10,950 AEC en el cielo occidental a los 4 segundos de la 1:01 PM del 11 de septiembre (Figura 5, abajo). Específicamente, Sweatman y Tsikritsis usan los tallados en el pilar 43. ¿Pero por qué ese? Hay muchos pilares tanto desenterrados (44) como aún enterrados en Göbekli Tepe, por lo que no está claro por qué el pilar 43 tiene el significado que le atribuyen: dibujos de animales decoran la mayoría de los pilares. En cualquier caso, comienzan suponiendo que el escorpión en la parte inferior del pilar 43 es el mismo que la constelación de Escorpión. La suposición de que podemos atribuir patrones de 12,950 años en las rocas para asterismos estrella es muy sospechosa. Aquí en los EE. UU., por ejemplo, llamamos a un conjunto de estrellas en la constelación Osa Mayor el Big Dipper porque para nuestros ojos se ve como un cazo. En el Reino Unido, sin embargo, llaman al mismo asterismo el arado. En la cultura maya se describe como un loro. En el antiguo Egipto es la pierna de un toro. Sin duda, nombrar asterismos ayudó a los pueblos antiguos a recordar los patrones de estrellas, pero los nombres no siempre se escogían sobre la base de una apariencia coincidente con el asterismo. Tal denominación podría ser y a menudo fue simbólica. Hay muchas imágenes talladas de animales en Göbekli Tepe, y atribuir incluso uno a un patrón de estrellas se parece más a la astrología que a la ciencia.

Fig5-stars-carvingsFigura 5: El patrón de estrella es del cielo del día en 10,950 AEC (usando el programa informático astronómico Stellarium) con las imágenes del pilar 43 en Göbekli Tepe combinadas con la constelación propuesta por Sweatman y Tsikritsis. Yo argumento que las correlaciones son puramente especulativas.

Aquí está el problema. Sweatman y Tsikritsis asumen casualmente que debido a que en el pasado se atribuía un asterismo estelar a un escorpión (en este caso Scorpius), tiene perfecto sentido que los antiguos cazadores-recolectores que vivieron hace 13,000 años vieron el mismo patrón que un escorpión. Mire cuidadosamente la Figura 6 (abajo) y compare los escorpiones con el patrón de estrellas que llamamos Scorpius. Creo que la mayoría diría que casi cualquier figura alargada podría estar asociada con el asterismo de las estrellas y que la coincidencia de un escorpión con el patrón requiere una imaginación fértil. Finalmente, el escorpión en el pilar 43 no se parece en nada al patrón de estrellas.

Fig6-Scorpia-artFigura 6: El asterismo estelar de Scorpius (arriba a la izquierda) asociado con el escorpión se compara con el tallado del escorpión encontrado en Göbekli Tepe (arriba a la derecha). Sabemos que las constelaciones son símbolos que no necesariamente se basan en patrones coincidentes, como se puede ver en la falta de correlación entre el escorpión y el asterismo. Esto muestra la base tenue del argumento de Sweatman y Tsikritsis. (La imagen de la izquierda de arriba es del programa de computadora astronómica Stellarium.)

El problema de correlación de patrones no impide que Sweatman y Tsikritsis hagan coincidir las figuras en el pilar 43 de forma aproximada en el sentido de las agujas del reloj con los asterismos que rodean a Scorpius en el cielo diurno de 10.950 AEC. Muestro el cielo del día con la ubicación del sol y las imágenes de los diversos animales a continuación con flechas que apuntan a las constelaciones que supuestamente coinciden (Figura 5).

Además del hecho obvio de que las imágenes no tienen una buena correlación con los patrones de estrellas en las constelaciones conocidas que se muestran (por ejemplo, mira la figura del pájaro que se ha emparejado con Libra), hay muchas constelaciones que han sido ignoradas, como Norma, Ara , Telescopium, Corona Australis, Scutum y Serpens. Además, hay una función similar a un pájaro que no coincide con ningún asterismo de estrella y en otro caso, por una razón inexplicada, una imagen similar a una grulla se combina con una imagen parecida a un pez para que coincida con Ophiuchus. Sweatman y Tsikritsist no solo afirman que su mapeo de las imágenes en el cielo documenta una fecha de 10950 BCE ± 250, sino que concluyen que los cazadores-recolectores de Göbekli Tepe deben haber estado certificando la fecha de “la” caída del cometa. (A pesar de que la caída supuestamente ocurrió en América del Norte). Tratan de hacer entender su punto al sugerir que una “hebilla de cinturón” con una “U anidada” tiene “una excelente semejanza con la onda de choque de arco muy específica de un objeto esférico hipersónico”. ¿En serio? Sin una fotografía de alta velocidad, ¿cómo se puede ver la onda de choque del arco de un objeto que viaja más rápido que la velocidad del sonido?

Si quisieras transmitir la existencia de una caída de cometa a las generaciones futuras, ¿no sería prudente y obvio no esculpir las posiciones reales de las estrellas junto con el cometa sobre una roca? Sweatman y Tsikritsis, junto con Hancock, atribuyen conocimiento astronómico evolucionado a estos cazadores recolectores. Entonces, ¿por qué estos antiguos no muestran sus conocimientos con mapas de estrellas en lugar de figuras que pueden representar constelaciones o no? Creo que la respuesta es obvia: las tallas probablemente no tienen nada que ver con asterismos.

Hancock ha intentado argumentar que las estructuras megalíticas en Göbekli Tepe son tan complejas que tuvieron que involucrar la ayuda de su civilización avanzada perdida cuando los cazadores-recolectores las construyeron. Pero Schmidt descubrió que el relleno que cubría estas estructuras no tenía signos de ninguna tecnología avanzada, incluidos los animales domesticados o los cultivos. El argumento de Shermer sobre la falta de tecnología se vuelve aún más destacado cuando se examina cuidadosamente la propuesta de Hancock: los magos supuestamente enseñaron a los cazadores y recolectores los secretos de los asterismos (e incluso cómo predecir la destrucción de nuestro planeta unos 12,000 años en el futuro) pero ¿no aprobaron en tecnologías más simples como la domesticación de plantas y cultivos o el uso de metales y cerámica? No es probable

La gran esfinge de Guiza

La fórmula de Hancock utilizada en Göbekli Tepe para inferir una civilización avanzada perdida – especulación ausente de datos de apoyo – se extiende a otros sitios arqueológicos. Podría decirse que el ejemplo más atroz de “adaptación” de estructuras antiguas en una fantasía de civilización perdida ocurre en la Gran Esfinge de Guiza y los templos de la Esfinge y el Valle.

La mayor evidencia que Hancock trae a la mesa proviene de la hipótesis de la erosión hídrica de la Esfinge propuesta por el profesor de la Universidad de Boston Robert Schoch. La hipótesis nunca se ha publicado en una revista científica revisada por pares, pero eso no ha impedido que Schoch se convierta en el niño mimado de los suscriptores del antiguo mito de la civilización perdida. El argumento postula que hay erosión en la Gran Esfinge que debe haber sido causada por “miles de años de fuertes lluvias”, como lo expresa Hancock. Continúa: “esto significa que (la Gran Esfinge) tiene que ser mucho más antigua que 2500 aC (la fecha ortodoxa, cuando Egipto no recibió más lluvia de la que tiene hoy en día) y originalmente debe haber sido tallada alrededor del final de la Edad de Hielo cuando el valle del Nilo estuvo sujeto a un largo período de precipitaciones intensas”.

Recientes dataciones que contradicen la afirmación de Hancock fueron publicadas en 2015. El físico de la Universidad del Egeo Ioannis Liritzis y su colaboradora Asimina Vafiadou publicaron en la revista revisada por pares Journal of Cultural Heritage fechas de luminiscencia de los templos del Valle y Esfinge que coinciden perfectamente con el período de tiempo que los arqueólogos han aceptado durante mucho tiempo en base a otras técnicas de datación: la Gran Esfinge de Guiza y los templos asociados fueron construidos durante el reinado del faraón Kefrén (c 2558-2532 aC)[14]. Sin embargo, con un labio superior rígido Hancock pasa varias páginas en magos intentando argumentar que las fechas provienen de lo que se nos dice “Schoch ya consideraba un trabajo de restauración”. Escribí al Dr. Liritzis y le pedí que comentara las afirmaciones hechas por Hancock y Schoch. Me dijo que conocía el “ideolipseis” de Hancock y me aseguró que las muestras que Hancock afirma eran de un recubrimiento colocado sobre los bloques para protegerlos de la intemperie “no eran revestimientos blindados… ¡sino derivados de todo el bloque entre un contacto firme!” En otras palabras, la Esfinge y el Complejo del Templo son evidencia de una civilización antigua que existió en el tercer milenio aC, no miles de años antes.

Durante nuestro debate, Hancock estuvo interesado en enfatizar que las fechas son de los templos y no de la Esfinge. Pero una lectura cuidadosa de Fingerprints y Magicians muestra que él argumenta que la Esfinge y los templos asociados fueron construidos en el mismo período, lo que explica por qué pasa varias páginas en Magicians intentando socavar o explicar las fechas de los templos como se señaló anteriormente. Y con una buena razón, como lo demuestra el famoso egiptólogo Mark Lehner. Lehner recibió su Ph.D. de Yale y actualmente es el director de Ancient Egypt Research Associates. Escribió su disertación sobre la Esfinge y ha pasado los últimos 30 años trabajando en las aproximadamente dos millas cuadradas de la meseta de Guiza, haciendo algunos descubrimientos notables. Primero, la Esfinge está tallada directamente de una masa caliza in situ. Lehner, junto con el geólogo Tom Aigner, demostró que la piedra caliza utilizada para construir los templos tiene precisamente el mismo ensamblaje fósil que la piedra caliza en la Gran Esfinge, y por lo tanto debe haber venido de la misma fuente. Además, descubrieron que las paredes del templo de la Esfinge fueron excavadas en una zanja que rodea la Esfinge. Lehner y Aigner enfatizaron que el escenario más probable era que el templo de la Esfinge se construyera mientras tallaban la Gran Esfinge[15].

Hancock no menciona estos aspectos del trabajo de Lehner, pero sí nos dice que “en virtud de los distintivos patrones de meteorización en los flancos de ese monumento (la Esfinge) y en las secciones de la trinchera que la rodea, – destacando el análisis del profesor de geología Robert Schoch, de la Universidad de Boston – parece haber existido una protoesfinge cuando las fuertes lluvias cayeron sobre Egipto al final de la Edad de Hielo”. Los lectores atentos notarán que Hancock relaciona la erosión en la Esfinge con la intemperie en la trinchera desde la cual se extrajeron las paredes de los templos Sphinx y Valley. En otras palabras, la intemperie debe haber ocurrido después de que las paredes fueron excavadas en la trinchera y colocadas en el templo de la Esfinge, las mismas paredes que datan aproximadamente del 2500 aC por Liritzis y Vafiadou.

Además, en 1853 el arqueólogo francés Auguste Mariette descubrió una estatua de tamaño natural hecha de “roca volcánica negra” del Faraón Khafre dentro del templo del Valle. También desenterró un camino procesional pavimentado entre el templo del Valle y un templo funerario adyacente a la pirámide de Kefrén. ¿Es una sorpresa que los arqueólogos profesionales hayan llegado a la conclusión de que Kefrén construyó los templos de la Esfinge, el Valle y la Esfinge, así como su gran pirámide? El arqueólogo egipcio y antiguo Ministro de Estado para Asuntos de Antigüedades de Egipto, Zahi Hawass, escribió en 2006: “La mayoría de los estudiosos creen, como yo, que la Esfinge representa a Kefrén y forma parte integral del complejo de la pirámide”[16].

De hecho, Lehner localizó el sitio donde vivieron hasta 2,000 trabajadores mientras construían el complejo de Guiza cerca del cementerio del Imperio Antiguo que Hawass había descubierto nueve años antes. El cementerio fue el lugar de entierro de algunos de los directores de la construcción de Guiza basados en inscripciones de tumbas. Lehner demostró que los trabajadores no eran esclavos, sino que los reinos habían contratado artefactos de huesos de patas que indican que su dieta era principalmente ganado joven (carne de primera calidad). La composición de la comunidad de trabajadores es importante porque parece que abandonaron el trabajo antes de que el complejo de Guiza estuviera terminado. Ya en 1978, Hawass y Lehner descubrieron que los bloques de piedra se abandonaron mientras se construía el templo de la Esfinge[17]. ¿Por qué?

Aquí es donde los climatólogos alemanes Rudolph Kuper y Stefan Kröpelin entran en escena. Publicaron un estudio de los cambios climáticos en el este del Sahara en Science en 2006, basado en cantidades copiosas de datación arqueológica (más de 500 fechas de más de 150 excavaciones). Sus conclusiones son reveladoras: (1) Una vasta región que incluía Egipto y Sudán y partes de Libia y Chad estaban completamente deshuesadas desde el último máximo glacial hace 20,000 años hasta hace unos 8,500 años; no es el entorno ventajoso que Hancock prevé para los cazadores-recolectores cuando supuestamente se encontraron con sus “magos” en el 10,000 aC para construir la Gran Esfinge. (2) Las lluvias monzónicas que comenzaron en 8500 aC. transformaron el desierto en un ambiente habitable para cazadores recolectores que comenzaron a establecerse en la región alrededor del año 7000 aC. No existe evidencia de cazadores-recolectores en el bajo Nilo antes de este tiempo, contrario a las afirmaciones de Hancock. (3) Hacia 1500 aC., la desecación fue completa, lo que llevó a Kuper y Kröpelin a concluir: “La desecación final del Sahara egipcio también tuvo un impacto esencial en el origen contemporáneo de la civilización faraónica en el valle del Nilo”[18].

Lehner atribuye la evidencia de la erosión en la Esfinge y en las trincheras desde donde se excavaron las paredes del templo del Valle y la Esfinge a las lluvias monzónicas que periódicamente caían en la región a medida que se desecaba. No solo hay restos erosivos en la Esfinge debido a las lluvias durante este período, sino que Lehner encontró evidencia de erosión dentro del campamento de los trabajadores. Postula que en los últimos años del Imperio Antiguo, los trabajadores se negaron a trabajar en las sofocantes condiciones secas y detuvieron la construcción del complejo de Guiza cuando escasearon los alimentos[19].

También vale la pena señalar que Lehner ha unido el complejo de Guiza, incluida la Esfinge y las pirámides, a través de su cuidadoso mapeo e investigación de las estructuras. Como Hancock ha señalado, la Esfinge corre de este a oeste, pero no porque los egipcios tuvieran ayuda de los magos para alinearla con asterismos. El arqueólogo suizo Herbert Ricke señaló en la década de 1960 que las paredes del templo de la Esfinge abarcan un patio con 24 pilares, cada pilar representa una hora del día cuando el sol cruza el cielo de este a oeste. Lehner reconoció que en los equinoccios “la sombra de la Esfinge y la sombra de la pirámide, ambos símbolos del rey, se fusionan en siluetas. Al parecer, la Esfinge simboliza al faraón que presenta ofrendas al dios del sol en la corte del templo”. Hawass concuerda, recordándonos que Kefrén como el dios real del halcón “está dando ofrendas con sus dos patas a su padre, Keops, encarnado como el dios del sol, Ra, que se levanta y se pone en ese templo”[20].

Continuará…


[1] Hancock, G., 2015. Magicians of the Gods: The Forgotten Wisdom of Earth’s Lost Civilization. St. Martin’s Press.

[2] Hancock, G., 1995. Fingerprints of the Gods: The Evidence of Earth’s Lost Civilization. Three Rivers Press.

[3] “Fingerprints of the Gods,” Wikipedia, http://bit.ly/2b1aSMC

[4] No tengo ninguna objeción a la falta de calificaciones científicas de Hancock per se, pero su libro completo refuta continuamente la evidencia de expertos en una gran cantidad de campos. Los generalistas sin calificaciones corren el riesgo de arruinar su reputación desafiando a expertos que han dedicado sus carreras a campos específicos.

[5] Graham Hancock, Wikipedia, http://bit.ly/2jZbp5P

[6] Schmidt, K., 2010. “Göbekli Tepe: The stone age sanctuaries. New results of ongoing excavations with a special focus on sculptures and high reliefs.” Documenta Praehistorica, v. 37, 239–256.

[7] Schmidt, K., 2003. “The 2003 Campaign at Göbekli Tepe (Southeastern Turkey).” Neo Lithics, 2/03, 3–8.

[8] Curry, A., 2008. “Göbekli Tepe: The World’s First Temple?” Smithsonian, Nov.

[9] Lang, C. et al., 2013. “Gazelle behaviour and Human Presence at Early Neolithic Göbekli Tepe, South-eastern Anatolia.” World Archaeology, v. 43, 410–429.

[10] Peters, J. and Schmidt,K.,2004.“Animals in the Symbolic World of Pre-Pottery Neolithic Göbekli Tepe, South-eastern Turkey: a Preliminary Assessment.” Anthropozoologica, v. 39, 179–218.

[11] Dietrich, O., et al., 2012. “The Role of Cult Feasting In the Emergence of Neolithic Communities. New Evidence from Göbekli Tepe, South-eastern Turkey.” Antiquity, v. 86, 674–695.

[12] Schmidt, K., 2008. “When Humanity Began to Settle Down.” German Res. v. 30, 10–13.

[13] Sweatman, M. B. and Tsikritsis, D., 2017. “Decoding Göbekli Tepe with Archaeoastronomy: What Does the Fox Say?” Mediterranean Archaeology and Archaeometry v. 17, 233–250.

[14] Liritzis, I. and Vafiadou, A., 2015. “Sur face Luminescence Dating of Some Egyptian Monuments” J. Cultural Heritage, v. 16, 134–150.

[15] Hadingham, E., 2010. “Uncovering Secrets of the Sphinx.” Smithsonian: http://bit.ly/2joGZWL

[16] Hawass, Z., 2006, Mountain of the Pharaohs. Doubleday, 224.

[17] Hadingham, E., 2010, op cit.

[18] Kuper, R. and Kröpelin, S., 2006. “Climate- Controlled Holocene Occupation in the Sahara: Motor of Africa’s Evolution.” Science, v. 313, 803–807.

[19] Hadingham, E., 2010, op cit.

[20] Hadingham, E., 2010, op cit.