Archivo de la categoría: Divulgación científica

Nueva clase de ovnis en Helena College pregunta si hay extraterrestres entre nosotros

Nueva clase de ovnis en Helena College pregunta si hay extraterrestres entre nosotros

23 de octubre de 2019

Mike Stetz

HELENA – Un nuevo curso llamado «Son los ovnis una amenaza para la seguridad nacional» en Helena College invita a los estudiantes a hacer algunas preguntas importantes sobre el universo.

La clase dura seis semanas y cuando termines podrás decidir por ti mismo si hay extraterrestres ahí fuera.

Los administradores de la universidad dicen que dos personas se acercaron a la universidad con investigaciones que respaldaban la idea de que existen. Es un tema que el Departamento de Defensa de EE. UU. se está tomando aún más en serio.

Laura Vosejpka, decana de Helena College, dijo: «Creo que recientemente ha habido un aumento del interés en este tema en particular porque, como recordarán, hace un par de meses, la Marina de los EE. UU. publicó un informe que decía que algunos de los videos que se publicaron en YouTube, de hecho, muestran lo que llaman UAP».

Si desea inscribirse en el curso, puede hacer clic aquí y seguir las instrucciones.

https://www.montanarightnow.com/helena/new-ufo-class-at-helena-college-asks-if-extraterrestrials-are-among-us/article_a88f97ec-f526-11e9-a4eb-9fcfd850d786.html

Ovnis: cómo calcular las probabilidades de que se haya detectado una nave espacial extraterrestre

Ovnis: cómo calcular las probabilidades de que se haya detectado una nave espacial extraterrestre

7 de junio de 2021

Autor

Anders Sandberg

Miembro de investigación James Martin, Future of Humanity Institute y Oxford Martin School, Universidad de Oxford

Declaración de divulgación

Anders Sandberg recibe financiación de ERC y Open Philanthropy. Es miembro de la Red de Investigación SETI del Reino Unido.

Socios

La Universidad de Oxford proporciona financiación como miembro de The Conversation UK.

Ver todos los socios

Creemos en el libre flujo de información

Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, bajo una licencia Creative Commons.

El ejército de los EE. UU. ha publicado fotos y películas previamente clasificadas relacionadas con avistamientos de objetos voladores no identificados (ovni), que en su mayoría muestran algo borroso moviéndose de manera extraña. Aún así, escuché que un amigo de un amigo ha pasado de pensar que hay un 1% de posibilidades de que los ovnis sean extraterrestres a creer que ahora es del 50%. ¿Es racional?

La gente ve constantemente cosas en el cielo que no comprenden. La gran mayoría son aviones, satélites, globos meteorológicos, nubes, lanzamiento de cohetes, auroras, reflejos ópticos, etc. Pero para algunos avistamientos, no se conoce una explicación. El problema es que la gente llega a la conclusión de que «desconocido = extraterrestres». Y cuando lo piensas, esto es bastante extraño. ¿Por qué no ángeles?

De todos modos, me gusta hacer matemáticas en su lugar. La fórmula de Bayes (abajo), un pilar de las estadísticas, da la probabilidad (Pr) de algo, dada alguna evidencia.

file-20210607-23-2oywycproporcionado por el autor

En otras palabras, dice que la probabilidad de que los ovnis sean extraterrestres dada alguna evidencia es igual a la probabilidad de que la evidencia apareciera si los ovnis realmente fueran extraterrestres, multiplicada por la probabilidad de que haya extraterrestres. Eso debe dividirse en función de la probabilidad de que existan pruebas reales, lo cual es notoriamente difícil de resolver.

Pero lo que realmente nos interesa es si la evidencia nos dice que deberíamos creer en los extraterrestres en comparación con no creer en los extraterrestres. Podemos hacer esto dividiendo la ecuación anterior con la contraparte de los ovnis que no son extraterrestres:

file-20210607-50508-1ts19z2proporcionado por el autor

Cuando hacemos esto, también nos deshacemos de ese factor molesto de cuán probable es la evidencia. La ecuación ahora muestra la probabilidad de que los ovnis sean extraterrestres en comparación con la probabilidad de que no lo sean, después de ver las imágenes. El resultado será uno si las opciones son igualmente probables, y alto si los extraterrestres son la apuesta más fuerte. Nos dice cómo debemos actualizar nuestras creencias basándonos en nueva evidencia.

Hay dos factores en la ecuación. Uno (segundo paréntesis) es la probabilidad de que pensamos que son los extraterrestres. Algunos podrían decir 50:50, lo que hace que este factor sea uno, mientras que otros pueden hacerlo muy bajo, como 10-23. Esta es una declaración de creencias basada en el conocimiento del mundo (usando, por ejemplo, la famosa ecuación de Drake).

Esto debe multiplicarse por otro factor (primer paréntesis), a menudo llamado factor de Bayes. Denota cuán específica es la evidencia que vemos para extraterrestres versus no extraterrestres. Si me encuentro con una pequeña mancha verde que dice ser de Epsilon Eridani, eso es relativamente específico (pero aún podría explicarse de alguna manera por una broma o por estar loco). En este caso, el factor puede ser mucho mayor que 1 y puedo cambiar a pensar que hay extraterrestres.

Si veo una mancha misteriosa de luz en el cielo que podría ser extraterrestre pero también podría ser muchas otras cosas, entonces el factor no sería muy diferente de 1: la evidencia es tan específica para los extraterrestres como para los no extraterrestres, y no cambio mucho en mi creencia.

En otras palabras, la especificidad es muy importante. Pueden suceder cosas extrañas y desconocidas, pero si las luces pueden ser igualmente hadas, intrusiones de la quinta dimensión, gas de pantano, drones chinos, pulpos inteligentes o cualquier otra cosa, el factor Bayes seguirá estando cerca de 1. Que el mundo es extraño no es evidencia para los extraterrestres.

Mi veredicto

Las últimas revelaciones de ovnis del gobierno de los EE. UU. no me hacen actualizar mucho en la dirección de los extraterrestres. Claro, hay muchas imágenes extrañas. Pero podría explicarse por muchas otras cosas: no hay manchas verdes que exijan ser llevadas ante nuestro líder. Ni siquiera hay una foto de un extraterrestre. Dado que investigaciones anteriores también me han hecho pensar que el universo está bastante vacío, termino con una estimación de probabilidad personal muy baja de que los ovnis sean extraterrestres.

Aquí está mi cálculo. Empiezo asumiendo que la visita de extraterrestres es bastante improbable; lo coloco alrededor de uno en mil millones. ¿Por qué? Porque creo que la probabilidad de vida inteligente por planeta es realmente baja, y si hubiera alguna, probablemente se expandiría a una escala cósmica. De hecho, el hecho de que aún no nos hayan pavimentado es una prueba importante.

En cuanto a la especificidad de la evidencia, acepto que aparecen cosas raras, pero ninguna parece particular para los extraterrestres. Entonces, mi factor de Bayes es, en el mejor de los casos, 2 más o menos (y creo que es demasiado, en realidad). Así que termino dando una posibilidad entre 500 millones de que los ovnis sean extraterrestres después de ver las imágenes.

Sin embargo, uno debería, reconocer la gran incertidumbre aquí: esa estimación de uno entre mil millones se basa en argumentos que podrían estar equivocados y son discutibles.

file-20210607-27-1npwbjv¿Lo suficientemente específico? WeAre/Shutterstockk

Ahora imagine que veo todos los canales de televisión mostrando imágenes de una mancha verde exigiendo una audiencia con el Secretario General de la ONU. Si fuera un extraterrestre real, la probabilidad de la película sería 1. Pero la probabilidad de que sea una broma súper elaborada o de que haya tenido un brote psicótico es quizás de 1 en 1,000 (la psicosis es mucho más común de lo que muchos piensan). Entonces, al dividir 1 por 1/000, obtendría un factor de Bayes de 1,000, lo que aumentaría mi estimación por un factor de 1,000. Cuando luego multiplico eso, según la ecuación, por 1 en mil millones de probabilidades de que los extraterrestres visiten, obtengo una probabilidad total de dos en un millón.

Esto no sería suficiente para pensar que debe ser real. Pero sería bastante alarmante comprobar si mis amigos están viendo lo mismo. Seguramente no pueden volverse locos todos al mismo tiempo, eso sería incluso menos probable. Si están de acuerdo, aumentaría mi estimación en algunos órdenes más de magnitud, hasta quizás 1/10. También buscaría pruebas de que no se trata de una súper broma.

En cuanto a la evidencia actual, ¿qué me convencería de lo contrario? Evidencia más específica, no solo luces borrosas que se mueven aparentemente rápido. La ciencia no creyó en los meteoritos hasta que fue confiable, varios testigos trajeron rocas en las que se encontraron minerales desconocidos (un buen factor de Bayes), y nuestra comprensión del sistema solar permitió los asteroides.

Sospecho que la evidencia real de visitas de inteligencia extraterrestre será difícil de perder. Tratar de explicar la debilidad de la evidencia actual como extraterrestres que son hábilmente sigilosos no los hace más probables, ya que hace que la evidencia sea inespecífica. Sin duda, la búsqueda continuará, pero debemos buscar cosas específicas, no borrosas.

https://theconversation.com/ufos-how-to-calculate-the-odds-that-an-alien-spaceship-has-been-spotted-162269

Experiencia de abducción alienígena: definición, perfiles neurobiológicos, contextos clínicos y enfoques terapéuticos

Experiencia de abducción alienígena: definición, perfiles neurobiológicos, contextos clínicos y enfoques terapéuticos

Alien Abduction Experience: Definition, neurobiological profiles, clinical contexts and therapeutic approaches

Annals of Psychiatry and Treatment

Review Article Open Access Peer-Reviewed

ISSN: 2640-8031

Giulio Perrotta*

Información sobre el autor y el artículo

Resumen

Partiendo del concepto general de «experiencia de abducción extraterrestre», el presente trabajo se centra en los aspectos esenciales del trastorno definiendo los contextos clínico y diagnóstico, sentando las bases para un correcto diagnóstico diferencial, sin descuidar las características neuronales elaboradas en la comunidad científica. La discusión concluye con las mejores aproximaciones terapéuticas sugeridas sobre el tema, prestando especial atención al análisis de los perfiles relacionados y los relacionados con el presunto descubrimiento de implantes extraños en el cuerpo humano de los pacientes.

Texto del artículo principal

Introducción

La experiencia de la abducción alienígena consiste en el supuesto secuestro de seres humanos por entidades biológicas extraterrestres, mediante tecnologías superiores. La información no siempre es clara si estas experiencias se viven a bordo de naves espaciales que orbitan el espacio profundo fuera de la órbita de la Tierra o dentro de bases militares subterráneas especialmente construidas. Las narrativas que apoyan esta circunstancia son a menudo diferentes, al igual que las investigaciones médicas que son realizadas por un personal técnico especializado no especificado [1].

En el mundo, miles son las personas que afirman haber vivido en su propia piel, al menos una vez, la experiencia de ser secuestrados por una raza alienígena (descritos principalmente como humanoides de tipo gris, humanoides de tipo nórdico y reptiloides). Ciertamente es el hecho de que para hablar de abducciones extraterrestres obviamente debemos dar la existencia de entidades biológicas extraterrestres capaces de interactuar con nosotros y que poseen inteligencia y tecnología muy avanzadas, muy superiores a las que conocemos actualmente. Las evidencias (no científicas) que sustentan la hipótesis de confirmación del fenómeno son el testimonio de testigos presenciales, las evidencias mecánicas (audio y video), la recuperación de objetos relacionados con el fenómeno del «secuestro» como los implantes supuestamente encontradas en el cuerpo del secuestrado y las experiencias de contacto directo con una de las razas alienígenas descritas [1].

Sobre la base de estas premisas, el «Encuentro Cercano», según la clasificación del astrofísico Hynek, posteriormente revisado por la comunidad ovni según las directivas de Bloecher, puede ser de siete tipos: [1].

a) en el encuentro de tipo I (CE1), se avistan uno o más objetos voladores de masa sólida definida o luces parásitas;

b) en el encuentro del tipo II (CE2), hay fenómenos provocados por la presencia del objeto volador, como los Crop Circles, el calor o radiación que daña el suelo, parálisis humana no diagnosticada de otra manera, interferencia con motores o la recepción de radio y televisión y la pérdida de la cognición espacio-temporal (concebida como un defecto en la memoria de una persona asociada con el encuentro extraterrestre);

d) en el encuentro del tipo IV (CE4), uno es testigo o es víctima de una sustracción extraterrestre;

e) en el encuentro del tipo V (CE5) se produce un encuentro directo con la criatura extraterrestre en una relación de comunicación bilateral establecida a través de iniciativas humanas conscientes, voluntarias y activas, o en todo caso a través de la comunicación psíquica cooperativa;

f) en el encuentro del tipo VI (CE6) se sufren efectos patológicos de larga duración, derivados del contacto directo con la criatura alienígena. Vallée y Naisbitt, dos ufólogos de renombre mundial, describen este tipo de encuentro como redundante, ya que la propia escala Hynek (la original) describe el tipo II como «un encuentro ovni que deja rastros o evidencias físicas directas y obvias de cualquier tipo»;

g) en el encuentro del tipo VII (CE7), finalmente se da la participación directa, la hibridación humano-alienígena a través del apareamiento o el nacimiento de una criatura que es la fusión con la raza terrestre.

El fenómeno en cuestión se denomina entonces «Encuentro cercano del cuarto tipo» y ha sido descrito por quienes afirman haberlo vivido como una experiencia muchas veces invasiva y traumática que tiene como primer elemento narrativo el «tiempo perdido», es decir, un supuesto bloqueo. de tiempo (nunca probado científicamente), llamado por los de adentro también «interferencia alienígena»[2]. Este recuerdo parecería eliminado en un nivel consciente pero no en un nivel inconsciente, como si el mecanismo de eliminación por la instancia psicológica del Ego se activara; sin embargo, hasta la fecha no hay evidencia científica que apoye esta hipótesis y también hay una falta de evidencia sólida de secuestros a bordo de naves espaciales [3, 4]. Por lo tanto, las historias de los secuestros se basan esencialmente en los testimonios de los «secuestrados» e incluso si algunos estudiosos de la ufología afirman que estos recuerdos pueden informarse a un nivel consciente a través de la hipnosis, la programación neurolingüística y el análisis grafológico, la evidencia científica para respaldar la veracidad y corrección de estos episodios, a menudo alterados o confundidos por recuerdos falsos capaces de reconstruir hechos que nunca sucedieron [5,6]. Este vacío temporal se describe en cambio en la clínica psiquiátrica como un elemento típico en las experiencias traumáticas y disociaciones [7-11].

A pesar de la sugestión de las narrativas, incluso de hechos de impacto internacional como los de Raymond W. Bernard, de los esposos Hill, Travis Walton y Pier Fortunato Zanfretta, no hay evidencia científica de la existencia de tales circunstancias [1].

En Italia, en la última década, un reconocido profesor universitario e investigador independiente ha publicado numerosas investigaciones sobre el tema de la hipnosis y las abducciones extraterrestres, afirmando haber analizado miles de casos y poder demostrar la veracidad del fenómeno [12, 13], sin embargo, públicamente, nunca proporcionó datos de investigación detallados y los estudios finales nunca fueron examinados por una comisión de investigación capaz de confirmar la confiabilidad y la cientificidad de los resultados, exactamente como sucedió con los estudios del psicólogo Frederick Malmstrom o William Mc Call. Hasta la fecha, no existe ninguna publicación científica que pueda referirse a esta investigación tan claramente detallada y en profundidad [1].

Del fenómeno de la abducción extraterrestre hay que diferenciar el del «contactismo», tanto desde el punto de vista técnico como clínico: este último es la persona que afirma estar en contacto con supuestas entidades biológicas extraterrestres, con el fin de recibir mensajes y comunicaciones de naturaleza misteriosa, esotérica y espiritual (por el bien de la humanidad), sin sufrir jamás contacto con violencia o compulsión [1]. Esta hipótesis, en una clínica psiquiátrica, a menudo se asocia con experiencias delirantes o alucinatorias, resultado de un trastorno psicótico o un trastorno de personalidad de clase A, bien estructurado y delineado en su condición crónica, según el DSM-5 [15]. En la hipótesis de la abducción extraterrestre, si no se repite en el tiempo (según el historial médico del paciente), se podría pensar en episodios de carácter agudo o en todo caso menos graves y generalizados, como por ejemplo episodios de parálisis del sueño, epilepsias del lóbulo temporal, alteraciones determinadas por modificaciones del campo electromagnético, construcciones de falsos recuerdos sobre un base postraumática o episodio psicótico único y tendencia disociativa [16-33]. El DSM-IV, en su versión R revisada, incluyó abducciones extraterrestres en la sección dedicada a problemas religiosos y espirituales (V62.89) apoyando la conexión directa con los movimientos religiosos de última generación. En cambio, el DSM-5 cambia radicalmente el eje de investigación al eliminar el espinoso tema, poniendo así en juego el diagnóstico multifactorial y las posibles correlaciones con las condiciones preexistentes ya categorizadas en el manual [5]. En otros casos, en cambio, se han encontrado a menudo hipótesis de mistificaciones voluntarias, como sucedió en los casos de los contactistas Adamski, Manzano y Meier [1].

El psicólogo Chris French examinó a diecinueve personas que creían haber sido secuestradas por extraterrestres y encontró una tendencia hacia la fantasía, las alucinaciones, la disociación y la creencia en lo paranormal mayor de lo normal, concluyendo que no hay razón para creer que esas personas son víctimas de secuestros por parte de entidades biológicas extraterrestres [34].

Finalmente, en algunos episodios de secuestros se suelen mencionar intervenciones quirúrgicas destinadas a implantar dispositivos extraños en el cuerpo humano, para el control remoto de pensamientos y funciones fisiológicas. Tales plantas «extrañas» serían una prueba concreta de la existencia del fenómeno [14]. Sin embargo, a pesar de que algunos investigadores y exponentes del mundo científico han intentado encontrar los materiales explantados de los cuerpos, como los conocidos hallazgos del Dr. Roger Leir (primero conocido como cirujano y luego como podólogo especializado en microoperaciones exclusivamente en el pie) y por el ufólogo (experto en hipnoterapia certificada) Derrel Sims, poco más de una docena de pruebas físicas recogidas y certificadas (incluido, en 1978, un misterioso objeto triangular con un corazón nuclear metálico, de siete centímetros de largo y cuatro centímetros de ancho,

Artículos de divulgación, no existe implante físico (de presunto origen exótico) analizado según los criterios y métodos validados por la comunidad científica internacional e informados sobre artículos científicos publicados en revistas especializadas y acreditadas, a pesar de las investigaciones realizadas por organismos autorizados y laboratorios acreditados. Sobre esta situación incierta, las sugerentes declaraciones del propio Leir y Sims, acompañadas de informes escritos, se centraron en los siguientes datos:

a) La naturaleza metálica, no metálica y biológica de los objetos encontrados tras la cirugía de explante;

b) Los supuestos materiales, de tamaño inferior a un centímetro, fabricados con aleaciones metálicas de naturaleza meteorítica de la clase de las hexaedritas, con trazas de 11 elementos entre los que se encuentran Cobalto, Iridio, Hierro, Níquel y Boro, envueltos en una cáscara aceitosa y membranosa (duros al tacto, mucho más allá del acero templado), compuestos por coágulos de proteínas, hemoseridina, queratina y propioceptores nerviosos, capaces de prevenir una respuesta inmune de naturaleza inflamatoria, y particularmente sensibles a los fonones -partículas cuánticas asociadas a las ondas vibratorias de los sólidos-;

c) algunos implantes emitieron un fuerte campo electromagnético, entre 2 y 6 Milligauss (en 15-93 MHz), antes de la extracción quirúrgica;

d) la explantación provoca una reacción neurobiológica, emocional y somática en el paciente;

e) la ubicación de los implantes debajo de la superficie epidérmica y cerca de los huesos, en manos, pies y cabeza.

Perfiles neurobiológicos y correlaciones clínicas

Los pocos estudios científicos certificados y publicados en revistas acreditadas revelan, en el estado actual del conocimiento, que:

a) no existe evidencia documentada en el ámbito académico y científico sobre las investigaciones químico-físicas realizadas sobre los hallazgos extrapolados a humanos, aunque sí existen informes sugestivos de laboratorios acreditados sobre el misterioso origen de los mismos objetos, con fuerte indicio de un origen extraterrestre;

b) los pacientes que refieren haber experimentado abducciones extraterrestres tienen una mayor atracción e interés por los fenómenos paranormales y tienen antecedentes de episodios postraumáticos y de parálisis (y alteraciones) del sueño, todos eventos capaces de generar falsos recuerdos y episodios alucinadores, como en la hipótesis del despertar postoperatorio;[35].

c) la fuerte tendencia de los pacientes a disociarse está relacionada con una funcionalidad alterada de los lóbulos temporales;[16,40].

d) las abducciones extraterrestres, los abusos con un trasfondo satánico y las identidades de vidas pasadas parecen vinculados a la reconstrucción de recuerdos falsos, típicos en pacientes con alta imaginación y fantasía, conectados a una hiperactividad del fasciculus longitudinal superior y una funcionalidad alterada del frontal. lóbulo, de las regiones corticales prefrontales, del hipocampo y de los déficits vasculares (en particular, los referidos a la arteria anterior en el Polígono de Willis), en situaciones de alto estrés percibido por el paciente [36-39].

Estrategias clínicas y enfoques terapéuticos

El mejor tratamiento sugerido en la literatura científica es el combinado entre psicoterapia (estratética o cognitivo-conductual) y psicofarmacología (especialmente en presencia de evidentes signos o trastornos psicóticos clínicos que precisen de un abordaje farmacológico para estabilizar al paciente antes de continuar o instaurar la psicoterapia dirigida y centrada en las necesidades identificadas específicamente durante la anamnesis). En presencia de episodios disociativos confirmados o rica producción de recuerdos falsos, no se recomienda hacer uso de hipnosis y técnicas sugestivas, que podrían incentivar o fortalecer la interpretación de la realidad de este paciente [5,10].

Conclusión

El fenómeno de las «abducciones extraterrestres» parece tener un claro origen psicopatológico. En ausencia de evidencia definitiva, especialmente en términos de implantes «extraños», las conclusiones están claramente orientadas hacia un diagnóstico clínico que encuentra su base entre la mistificación voluntaria con fines lucrativos o psicológicos (por ejemplo, la necesidad de llamar la atención de los límites y personalidades histriónicas), trastorno de estrés postraumático, trastorno disociativo, trastorno obsesivo compulsivo y/o trastornos del sueño asociados a personalidades con rasgos psicóticos y (en casos graves) perfiles psicóticos. Según este autor, por lo tanto, es posible una escala de evaluación sobre la base de los síntomas descritos en la anamnesis del paciente:

Nivel 1: mistificación voluntaria;

Nivel 2: delirios o alucinaciones determinadas por el uso de sustancias capaces de alterar el estado de conciencia o por formas neurológicas mórbidas (como epilepsia, tumores, vasculopatías, trastornos vasculares, traumatismos);

Nivel 3: recuerdos falsos relacionados con eventos estresantes postraumáticos, con rasgos de personalidad de orientación patológica;

Nivel 4: estado alterado causado por la idea obsesiva de abducción, en comorbilidad con alteraciones del sueño y rasgos de personalidad de orientación patológica;

Nivel 5: estado alterado causado por un trastorno disociativo;

Nivel 6: estado alterado causado por perfiles de personalidad excéntricos (grupo B, DSM-V);

Nivel 7: estado alterado causado por perfiles psicóticos de personalidad (cluster A, DSM-V).

Referencias

1. Perrotta G (2017) Criminologia esoterica, Primiceri editore, 2th ed.

2. Malanga C (1998) Gli UFO nella mente. Interferenze aliene. Bompiani, Milano.

3. Perrotta G (2020) Human mechanisms of psychological defence: definition, historical and psychodynamic contexts, classifications and clinical profiles. Int J Neurorehabilitation Eng 7: 1, 1000360. Link: https://bit.ly/2yZ3nD0

4. Perrotta G (2019) Psicologia dinamica, Luxco Ed, 1st ed.

5. Perrotta G (2019) Psicologia clinica, Luxco Ed, 1st ed.

6. Perrotta G (2019) Psicologia generale, Luxco Ed, 1st ed,

7. Perrotta G (2019) Post-traumatic stress disorder: Definition, contexts, neural correlations and cognitive-behavioral therapy. J Pub Health Catalog 2: 40-47. Link: https://bit.ly/3eM8buJ

8. Perrotta G (2019) The phenomenon of demoniac possession: definition, contexts and multidisciplinary approaches. J Psychol Mental Health Care. J Psychology Mental Health Care 3: 1-019. Link: https://bit.ly/3dqGFTd

9. Perrotta G (2019) Obsessive-Compulsive Disorder: definition, contexts, neural correlates and clinical strategies. Cientific J Neurol 08-16.

10. Perrotta G (2019) The reality plan and the subjective construction of one’s perception: the strategic theoretical model among sensations, perceptions, defence mechanisms, needs, personal constructs, beliefs system, social influences and systematic errors. Journal of Clinical Research and Reports. J Clin Res Reports 1.

11. Perrotta G (2020) Psychological trauma: definition, clinical contexts, neural correlations and therapeutic approaches. Current Research in Psychiatry and Brain Disorders. Curr Res Psychiatry Brain Disord: CRPBD-100006. Link: https://bit.ly/2MouFpg

12. Malanga C, Alieni o Demoni (2010) Terre Sommerse Ed.

13. Malanga C (2010) Alien Cicatrix. e-book 1-2.

14. Roger KL (2005) The Aliens and the Scalpel: Scientific Proof of Extra terrestrial Implants in Humans. Book Tree.

15. Irwin H, Schofield M, Baker IS (2014) Dissociative tendencies, sensory-processing sensitivity and aberrant salience as predictors of anomalous experiences and paranormal attributions. J Society Psychical Res 78: 193-206. Link: https://bit.ly/3gKmQIp

16. French C, Holden KJ (2002) Alien abduction experiences: some clues from neuropsychology and neuropsychiatry. Cognitive Neuropsychiatry 7: 163-178. Link: https://bit.ly/302JMNc

17. Perrotta G (2019) Sleep-wake disorders: Definition, contexts and neural correlations. J Neurol Psychol. 7: 09. Link: https://bit.ly/2ZZwTUb

18. Bartholomew RE, Basterfield K, Howard GS (1991) UFO abductees and contactees: Psychopathology or fantasy proneness? Professional Psychology: Research and Practice 22: 215″“222. Link: https://bit.ly/3cts1sW

19. Cheyne JA (2001) The ominous numinous: Sensed presence and «˜other»™ hallucinations. J Consciousnes Studies 8: 133-150. Link: https://bit.ly/2U43691

20. Cheyne JA, Newby-Clark IR, Rueffer SD (1999) Sleep paralysis and associated hypnagogi c and hypnopompi c experiences. J Sleep Res 8: 313″“318.

21. Hobson JA, McCarley RW (1997) The brain as a dream state generator: An activationsynthesis hypothesi s of the dream process. Am J Psychiatry 134: 1335″“1348. Link: https://bit.ly/301huCY

22. Newman LS, Baumeister RF (1996) Toward an explanation of the UFO abduction phenomenon: Hypnotic elaboration, extraterrestrial sadomasochism, and spurious memories. Psychological Inquiry 7: 99″“126. Link: https://bit.ly/3cmHqeB

23. Persinger MA, Makarec K (1987) Temporal lobe epileptic signs and correlative behaviors displayed by normal populations. J General Psychol 114: 179″“195. Link: https://bit.ly/2zJVjGH

24. Persinger MA, Tiller SG, Koren SA (2000) Experimental simulation of a haunt experience and elicitation of paroxysmal electroencephalographi c activity by transcerebral complex magnetic fields: Induction of a synthetic «˜ghost»™? Perceptual and Motor Skills 90: 659″“674. Link: https://bit.ly/36UwR1l

25. Persinger MA, Valliant PM (1985) Temporal lobe signs and reports of subjective paranormal experiences in a normal population. Perceptual and Motor Skills 60: 903-909. Link: https://bit.ly/2ZZpXq5

26. Powers SM (1994) Dissociation in alleged extraterrestrial abductees. Dissociation 7: 44″“50. Link: https://bit.ly/2Xn0xkq

27. Guberman A, Simpson C (1983) Sexual ictal manifestations predominate in women with temporal lobe epilepsy: a finding suggesting sexual dimorphism in the human brain. Neurology 33: 323″“330. Link: https://bit.ly/2XQWw74

28. Ring K, Rosing CJ (1990) The Omega Project: A psychologica l survey of persons reporting abductions and other UFO encounters. J UFO Studies 2: 59″“98.

29. Rodeghier M, Goodpaster J, Blatterbauer S (1991) Psychosocial characteristics of abductees: Results from the CUFOS abduction project. J UFO Studies. 3: 59″“90.

30. Schacter DL, Reiman E, Curran T, Yun LS, Bandy D, et al. (1996) Neuroanatomica l correlates of veridical and illusory recognition memory: Evidence from positron emission tomography. Neuron 17: 267-274. Link: https://bit.ly/3dqWdpP

31. Symons D (1993) The stuff that dreams aren»™t made of: Why wake-state and dream-state sensory experiences differ. Cognition 47: 181-217. https://bit.ly/306heCJ

32. Terrillon JC, Marques-Bonham S (2001) Does recurrent isolated sleep paralysis involve more than cognitive neurosciences? Journal of Scientific Explanation 15: 97-123. Link: https://bit.ly/2AzMS0I

33. Twemlow SW, Gabbard GO, Jones FC (1982) The out-of-body experience: A phenomenologica l typology based on questionnaire responses. Am J Psychiatry 139: 450-455. Link: https://bit.ly/3eNJEpb

34. French C (2008) Psychological aspects of the alien contact experience. Cortex 44: 1387-1395. Link: https://bit.ly/2BimgkW

35. Forrest DV (2008) Alien abduction: a medical hypothesis. J Am Acad Psychoanal Dyn Psychiatry 36: 431-442. Link: https://bit.ly/2zWu0sH

36. Spanos NP, BurgessCA, Burgess MF (1994) Past-life identities, UFO abductions, and satanic ritual abuse: the social construction of memories. Int J Clin Exp Hypn. 42: 433-446. Link: https://bit.ly/2U1y7dP

37. O»™Mara S (2009) Torturing the brain. Trend in Cognitive Sciences 13: 497-500. Link: https://bit.ly/3dq0ERP

38. McNally RJ, Lasko NB, Clancy SA, Macklin ML, Pitman RK. et al. (2004) Psychophysiological responding during script-driven imagery in people reporting abduction by space aliens. Psychol Sci 15: 493-497. Link: https://bit.ly/3eF5VFt

39. Appelle S, Lynn SJ, Newman LS (2012) Alien abduction experiences. Research Gate. Link: https://bit.ly/2ZWLLTj

40. Paley J (2007) Satanic abuse and alien abduction: a comparative analysis theorizing temporal lobe activity as a possible connection between anomaloous memories. Bri J Social Work 27: 43-70. Link: https://bit.ly/301Ipyu

Copyright

© 2020 Perrotta G. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia de Atribución Creative Commons, que permite el uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se acredite el autor y la fuente originales.

Cuentos de la cripta: la fantasmagoría de Robertson y los orígenes del cine de terror en el siglo XVIII

Cuentos de la cripta: la fantasmagoría de Robertson y los orígenes del cine de terror en el siglo XVIII

Jessica Cale

Dada la frecuencia con la que se descarta el horror como un placer culpable de baja cultura, puede que le sorprenda saber que el cine moderno se inventó más o menos a causa de él. Así es, cuando se inventó la primer Linterna Mágica alrededor de 1650, no fue para inmortalizar la expresión pensativa de un Daniel Day Lewis del siglo XVII.

La gente quería ver calaveras.

La invención de la linterna mágica, uno de los primeros proyectores, se atribuye comúnmente a Christiaan Huygens. Su sacerdote jesuita contemporáneo Athanasius Kircher catalogó su construcción y usos de una manera científica adecuada, y luego lo utilizó en secreto para proyectar la imagen de la muerte en las ventanas de las personas para aumentar la asistencia a la iglesia. Horrorizadas por la repentina e inexplicable imagen de un esqueleto con una guadaña inspirada directamente en Danse Macabre de Hans Holbein, que sigue siendo el equivalente a un libro de mesa de café más vendido en este momento, las víctimas de Kircher presumiblemente no lo oyeron reírse entre los arbustos. (Ilustración de Kircher de 1671 a continuación)

1671_kircheri_-_ars_magna_lucis_et_umbrae_-_769Johann Georg Schröpfer explotó el potencial comercial de la Linterna Mágica cuando usó una durante las «sesiones de espiritismo» en su café. Alojando a los desesperados y curiosos, proyectó las imágenes de fantasmas en momentos clave, cuyo efecto sin duda fue ayudado por el hecho de que también drogó el puñetazo antes de que comenzaran.

Los espectáculos de Linterna Mágica con temática de terror continuaron ganando popularidad a lo largo del siglo XVIII, pero no fue hasta 1798 que el proceso fue reinventado y perfeccionado por un excéntrico y carismático showman conocido como Robertson.

Empecemos desde el principio.

Un hombre en la encrucijada…

robertsonÉtienne-Gaspard (también llamado Stephan Casper) Robert nació en Lieja en 1763. Desde muy joven se interesó por el arte y se sintió especialmente atraído por las imágenes macabras. Era un niño excéntrico, y luego abrió sus memorias contando un intento temprano de convocar al diablo:

¡Quién no ha creído en el diablo y en los hombres lobo en sus primeros años! Lo confieso francamente, creí en el diablo, en las evocaciones, en los encantamientos, en los pactos infernales, y hasta en las escobas de las brujas; Pensé que una anciana, mi vecina, estaba, como todos aseguraban, en un comercio regular con Lucifer. Envidié su poder y sus relaciones; Me encerré en una habitación para cortarle la cabeza a un gallo y obligar al príncipe de los demonios a mostrarse ante mí; Esperé de siete a ocho horas, lo insulté, me mofé de que no se atreviera a aparecer: «Si tú existes», grité, golpea mi mesa, «sal de donde estás, y veamos tus cuernos, o digo que nunca has estado». No fue el miedo, como hemos visto, lo que me hizo creer en su poder, sino el deseo de compartirlo.

Sus devotos padres comerciantes lo presionaron para que se convirtiera en sacerdote. Estudió para el sacerdocio brevemente, pero el corazón de Robert estaba en otra parte. Todavía queriendo los poderes de magia del diablo, estudió arte, filosofía, física y lo sobrenatural mientras estaba en la universidad de Lovaina.

mirror_robertson2Robert, un físico talentoso con un interés particular en la óptica, comenzó a experimentar con proyecciones en la década de 1780. Con el tiempo, descubrió que podía producir una serie de efectos elaborados a través de varias mejoras de su propia invención, entre las que se encontraba la adición de ruedas a la máquina y un sistema para mover diapositivas que cambiaba el tamaño de la imagen proyectada para crear la ilusión. de movimiento.

… con un rayo de la muerte

En 1791, se mudó a París para seguir una carrera en el arte y lo hizo justo a tiempo para la Revolución. Para llegar a fin de mes como tutor de familias aristocráticas, Robert, que ahora se hacía llamar Robertson, pensando que sonaba más científico, se encontró rápidamente en una situación precaria. Se movió de un lado a otro entre París y Bélgica durante un par de años, hasta que regresó a París y trató de ser útil para el gobierno francés cuando Francia declaró la guerra con Gran Bretaña en 1796. Utilizando su experiencia en óptica, les dio los planos. para un rayo de la muerte gigante impulsado por un espejo inspirado en el mito de los espejos de Arquímedes y diseñado para usar el poder del Sol para prender fuego a la flota británica. (derecha)

Ellos lo ignoraron.

Sin inmutarse, Robertson pasó los siguientes dos años trabajando en mejoras al diseño existente de la linterna mágica. Pintó sus propias diapositivas y descubrió que dar a sus ghouls pintados a mano fondos negros hacía que parecieran flotar en el aire cuando se proyectaban en la oscuridad. Experimentó con diferentes fuentes de luz y métodos de movimiento, proyectando las imágenes en diferentes superficies. Esto se convirtió en la base del programa que eventualmente se haría famoso.

La fantasmagoría de Robertson

imageArmado con linternas mágicas modificadas, docenas de diapositivas pintadas a mano, una lámpara Argand y un sentido del humor inexpresivo, Robertson estrenó su Phantasmagoria en el Pavillon de l’Echiquier en enero de 1798 (arriba; observe a Robertson detrás del proyector en la izquierda)

Un asistente describió la actuación:

«Los miembros del público habiendo sido conducidos a la más lúgubre de las habitaciones, en el momento en que va a comenzar el espectáculo, las luces se apagan repentinamente y uno se sumerge durante una hora y media en una oscuridad espantosa y profunda; es la naturaleza de la cosa; uno no debería poder distinguir nada en la región imaginaria de los muertos. En un instante, dos vueltas de una llave cierran la puerta: nada puede ser más natural que uno sea privado de la libertad mientras está sentado en la tumba, o en el más allá de Acheron, entre las sombras».

fantasmagorie_de_robertson.tif_Robertson explicó que los espectros eran solo una ilusión y presentó el espectáculo como un experimento de física, pero había venido preparado. Se ofreció a resucitar a los muertos, y cuando los miembros de la audiencia gritaron solicitudes, tenía una diapositiva para cada uno. Por cada solicitud, arrojaba lo que parecía ser un puñado de mariposas o un cáliz de sangre al fuego, luego una imagen del difunto (o alguien que pudiera ser visto como tal) aparecía desde las sombras para asombrar a la multitud. La gente intentó abrazar las imágenes, mientras que otros sacaron espadas.

Cuando la audiencia se fue, estaban aterrorizados, convencidos de que habían visto fantasmas reales a pesar de las explicaciones de Robertson. Aunque había afirmado que era solo un físico, la gente pensaba que era un nigromante. Esto creó tal revuelo que el espectáculo fue investigado y cerrado por las autoridades porque estaban realmente preocupados de que Robertson pudiera revivir a Luis XVI.

Una vez más en una posición incómoda, Robertson se vio obligado a huir temporalmente hacia Burdeos.

Resurrección

Una vez que el pánico inicial se calmó, Robertson pudo regresar a París y comenzar su programa en serio más tarde ese año. Tan impresionantes como fueron sus primeros shows, pudo mostrar completamente su habilidad e imaginación en una nueva ubicación. Alquiló el Couvent des Capucines, una ruina abandonada en una ubicación conveniente. Solo tenía unos doscientos años, había sido abandonado y utilizado como pozo negro durante la Revolución. En 1798, era un caparazón pintoresco y desmoronado más que adecuado para sus propósitos.

Lo mejor de todo es que para llegar a la parte donde se realizaba el espectáculo había que caminar por el cementerio.

Desde la llegada hasta la partida, toda la experiencia fue desconcertante. El viejo convento se derrumbaba y ya era conocido por las trabajadoras sexuales que operaban en las criptas. Al llegar por la noche, los miembros de la audiencia tendrían que abrirse camino entre las lápidas dañadas en la oscuridad.

En el interior, las habitaciones estaban cubiertas con telas oscuras y pintadas con símbolos esotéricos, mostrando rarezas científicas e ilusiones ópticas. La última parada antes del espectáculo fue la Galerie de la Femme Invisible, que mostraba un ataúd de vidrio vacío suspendido en el aire. Se suponía que contenía a la Mujer Invisible, que respondía preguntas y charlaba con los recién llegados. La voz en realidad llegaba a través de un tubo oculto diseñado por Fitz-James, el amigo ventrílocuo de Robertson, y fue operado por una asistente.

Después de la galería final, el público descendía a las criptas.

Robertson era un presentador carismático, pero también hizo que la atmósfera funcionara para él. Llenas de incienso y el misterioso sonido de otro mundo de una armónica de vidrio y campanas funerarias, las criptas deben haber sido aterradoras. Rodeados de muros cubiertos de terciopelo y huesos, se sentaron en tumbas viejas hasta que el mismo Robertson entró y cerró las puertas intencionadamente antes de dirigirse a la multitud a la luz de una única linterna sepulcral:

«El experimento que está a punto de ver debe interesar a la filosofía. Las dos grandes épocas del hombre son su entrada en la vida y su salida de ella. Todo lo que ocurre se puede considerar colocado entre dos velos negros e impenetrables que ocultan estas dos épocas, y que nadie ha levantado todavía. Pero el silencio más lúgubre reina al otro lado de este crepé funerario, y es para llenar este silencio, que dice tantas cosas a la imaginación, que magos, sibilas y sacerdotes de Menfis emplean las ilusiones de un arte desconocido, de los cuales voy a intentar demostrar algunos métodos bajo sus ojos. Les he ofrecido espectros, y ahora voy a hacer que aparezcan sombras conocidas».

En este punto, apagó la última vela, porque por supuesto, luego terminó:

«Ciudadanos y caballeros, les he prometido que resucitaré a los muertos y los resucitaré».

De repente, las criptas se vieron abrumadas por el sonido de la lluvia, los truenos y las campanas funerarias. Un rayo pareció caer, iluminando a la propia Muerte emergiendo de las sombras y flotando a través de la audiencia con una guadaña en la mano.

Al menos, Robertson sabía cómo hacer una entrada.

El espectáculo duró aproximadamente una hora y media y se compuso de varias escenas introducidas por Robertson sobre los temas del amor, la muerte y la resurrección, incorporando dioses antiguos y figuras de la historia y la mitología. Entre los fantasmas y los demonios danzantes, se contó la historia de Eros y Psyche; Isis y otras diosas misteriosas fueron honradas; y Hades y Perséfone presidían todo. Las Gracias fueron convocadas solo para degradarse en esqueletos ante la audiencia sorprendida, y una mujer que representaba el amor y la muerte era una característica común, apareciendo para burlarse de la audiencia hasta que fue asesinada por las Parcas, solo para resucitar con pétalos de rosa cerca del final.

Esta no fue una presentación de diapositivas ordinaria: la innovación y el dominio de la linterna mágica de Robertson produjeron efectos difíciles de imaginar incluso ahora. Las escenas que creó fueron elaboradas, detalladas y animadas; entre la velocidad de las diapositivas cambiantes, la profundidad variable y los efectos visuales, Robertson casi había creado el cine 3D temprano. Múltiples dispositivos ocultos por pantallas proyectaban monstruos y ghouls en las paredes, humo y tramos especiales de lona y gasa tratados con cera para lograr translucidez. Los ventrílocuos y los efectos de sonido les dieron vida de una forma que la gente nunca antes había experimentado. Los fantasmas parecían tan reales que los miembros de la audiencia intentaron luchar contra ellos.

Esto era exactamente lo que buscaba Robertson. Más tarde escribió en sus memorias:

Sólo estoy satisfecho si mis espectadores, temblando y estremeciéndose, levantan la mano o se tapan los ojos por miedo a los fantasmas y demonios que se precipitan hacia ellos; si hasta el más indiscreto de ellos corre a los brazos de un esqueleto.

Se sabía que sucedía. Los programas podrían ser tan aterradores que un colaborador del Ami des Lois aconsejó a las mujeres embarazadas que los evitaran por temor a un aborto espontáneo. Dada su reputación, existía cierta preocupación de que los programas resultaran en disturbios o histeria, pero Robertson tenía todo bajo control: los programas tenían la misma duración todas las noches y todo siempre cerraba a las diez.

Para no perder la oportunidad de una conclusión sólida, Robertson terminó sus programas de la misma manera. Dirigiéndose a la audiencia por última vez, decía:

«He pasado por todos los fenómenos de la fantasmagoría. He desvelado los secretos de los sacerdotes de Memphis, les he mostrado lo que es oculto en física, pero me queda ofrecerles una cosa más, que es demasiado real. Aquellos de ustedes que quizás hayan sonreído ante mis experimentos, aquellos que hayan experimentado algunos momentos de miedo, aquí está el único espectáculo verdaderamente terrible, el único que debe ser temido por completo. Hombres fuertes, hombres frágiles, monarcas y súbditos, creyentes y ateos, hermosos y feos, aquí está el lote que les espera; esto es lo que serás algún día. Recuerda la fantasmagoría».

La luz volvía de repente para revelar un esqueleto en un pedestal en el medio de la habitación.

Sutil, no lo era.

Al público le encantó.

Con sede en el convento hasta 1804 (el propio convento fue demolido en 1806), la Fantasmagoría convirtió a Robertson en un hombre rico. Tantos competidores intentaron copiar su programa que se vio obligado a patentar su versión de la linterna mágica, el Fantascope. A través de la acción legal posterior, Robertson se vio obligado a revelar sus secretos técnicos, que, incluso cuando se conocían, nunca podrían ser replicados por nadie más.

A pesar de que aparecieron espectáculos de imitación en toda Europa y América, el propio Robertson disfrutó de una carrera de cuarenta años, recorrió el mundo, escribió sus memorias y siguió su interés en la ciencia de los globos aerostáticos, haciendo cincuenta y nueve ascensos en varios países diferentes durante su vida. En 1799, su amante, Eulalie Caron, dio a luz a su primer hijo, un hijo llamado Guillaume-Eugène. Robertson se casó con ella en 1804 y su segundo hijo, Démétrius, nació en 1807. Eulalie y sus dos hijos acompañaron a Robertson en sus giras mundiales, pasando tiempo en Praga, Viena y Rusia. En París, vivieron en el número 12 del Boulevard Montmartre, ahora Café Zéphyr, hasta la muerte de Eulalie en 1813 a la edad de solo treinta y cuatro años. Más tarde, Eugène se convirtió en un destacado aeronáutico por derecho propio.

Legado

Hasta su muerte en 1837, Robertson afirmó que era ante todo un físico, pero en sus memorias reflexionó sobre cómo su temprano deseo de obtener los poderes del diablo había guiado su vida:

Finalmente adopté una política muy sabia: como el diablo se negó a comunicarme la ciencia de crear prodigios, me dedicaría a crear demonios, y solo tendría que agitar mi varita para obligar a que todo el cortejo infernal se viera en el luz. Mi morada se convirtió en un verdadero Pandemonium.

Robertson se había convertido en una leyenda en su propia vida. En un artículo escrito en 1855, Charles Dickens resumió su importancia para la ciencia popular:

Era un encantador que encantaba sabiamente… un prestidigitador nato, en la medida en que estaba dotado de un gusto predominante por los experimentos en las ciencias naturales. Era un hombre lo bastante útil en una época de superstición como para montar entretenimientos de moda en los que aparecían espectros y horrorizaban al público, sin comerciar con la ignorancia del público con ninguna falsa pretensión.

Robertson fue uno de los muchos grandes científicos que buscaron vencer la ignorancia y la superstición de su época utilizando su ciencia para entretener y educar. Él es, en un sentido muy real, el antepasado de todos aquellos que hoy buscan llevar la ciencia a una audiencia popular más amplia. Por eso, como mínimo, merece ser recordado y reconocido por los científicos de hoy, así como por todos aquellos que creen en llevar el conocimiento científico al público.

robertsongraveEl legado de Robertson sobrevivió durante mucho tiempo a la Ilustración. Hoy en día, Robertson es ampliamente considerado como un precursor importante del cine moderno, y su tumba es uno de los monumentos más visitados de Père Lachaise. En lugar de presentar al hombre mismo, la escena muestra a su audiencia acobardada ante los fantasmas que trajo a la vida.

Justo como él hubiera querido.

Fuentes:

Académie royale des sciences, des lettres et des beaux-arts de Belgique. Biographie nationale, 21. 1907.

Barber, X. Theodore. «Phantasmagorical Wonders: The Magic Lantern Ghost Show in Nineteenth-Century America». Film History, vol. 3, no. 2, 1989, pp. 73″“86.

Dickens, Charles. «Robertson, Artist in Ghosts.» Household Words, No. 253. January 27th, 1855.

Mannoni, Laurent, and Ben Brewster. «The Phantasmagoria.» Film History, vol. 8, no. 4, 1996, pp. 390″“415.

Robertson, Etienne-Gaspard. Memoires.

Skulls in the Stars. «How Étienne-Gaspard Robert Terrified Paris for Science.» February 11th, 2013.

https://dirtysexyhistory.com/2021/05/09/tales-from-the-crypt-robertsons-phantasmagoria-and-the-18th-century-origins-of-horror-cinema/

El extraño misterio de las arenas cantoras

El extraño misterio de las arenas cantoras

Brent Swancer

24 de abril de 2021

El mundo natural tiene muchos misterios extraños y anomalías que no se han explicado completamente, y uno de ellos proviene de los desiertos desolados más allá de la civilización. A lo largo de la historia, los exploradores del desierto han regresado con historias de algo muy extraño que está sucediendo entre las dunas. Los viajeros y exploradores solían regresar de sus excursiones a través de estos inhóspitos páramos con historias de cómo la propia arena emanaba sonidos misteriosos, que iban desde un ligero chirrido o un sonido parecido a una flauta, hasta siniestros rugidos, retumbos o ruidos retumbantes que se podían escuchar por millas a la redonda, y que tanto asombrado como asustado. Un relato temprano de esto proviene del legendario explorador Marco Polo en el siglo XII, quien describió los sonidos anómalos como «los sonidos de todo tipo de instrumentos musicales, y también de tambores y el choque de armas» y los atribuyó al trabajo de los espíritus malignos del desierto, pero esto está lejos de ser un fenómeno relegado al pasado lejano. Aquí miramos el extraño misterio de las arenas firmes que acechan en los lugares salvajes del mundo.

En el siglo XIX, el fenómeno todavía asustaba a la gente en el desierto, e incluso fue mencionado por el propio Charles Darwin. El diplomático y explorador inglés Bertram Sidney Thomas, quien entre los años 1930 y 1931 se convirtió en el primer occidental documentado en cruzar el Rub ‘al Khali, o el «barrio vacío», que es una vasta y desolada franja del desierto árabe, dio un relato notable de las «arenas cantantes». Durante esta expedición notó el «zumbido fuerte de una nota musical» proveniente de un acantilado de arena escarpado, y en otra ocasión escuchó notas musicales que subían debajo de las patas de su camello y también experimentó un sonido profundo, musical y retumbante que lo despertó en su tienda. Cuando le preguntó a su guía nativo qué causaba los sonidos, el guía solo dijo que se originaron en espíritus del inframundo y explicó que este era el sonido de los espíritus hablando entre sí. Otro explorador llamado John Philby también estaba en el Barrio Vacío aproximadamente al mismo tiempo que Thomas, y diría de lo que escuchó:

De repente, el gran anfiteatro comenzó a retumbar y zumbar con un sonido no muy diferente al de una sirena o tal vez del motor de un avión, un sonido bastante musical, placentero y rítmico de asombrosa profundidad»¦ Las condiciones eran ideales para el estudio del concierto de arena, y el primer ítem fue lo suficientemente prolongado «”quizá duró unos cuatro minutos»” para que me recuperara de mi sorpresa y asimilara cada detalle. Los hombres que trabajaban en el pozo iniciaron un concierto rival y menos musical de obscenidades dirigidas a los Jinns [espíritus del desierto] que se suponía eran los responsables de la ocurrencia.

Estos extraños sonidos, comúnmente llamados «arenas cantantes» o «Canción de las dunas», se han informado durante siglos desde lugares tan remotos como América del Norte y del Sur, África, Asia, las Islas Británicas, la Península Arábiga y las Islas Hawaianas y las culturas de estas regiones tienen sus propias leyendas y mitos que las rodean. Para los árabes fue causado por los espíritus del desierto llamados Jinn, pero los sonidos se han atribuido de diversas formas a ciudades subterráneas perdidas, fantasmas, dioses, demonios, animales míticos o incluso al diablo. Fue el explorador Philby quien fue uno de los primeros en sugerir una justificación científica para ello, notando que los sonidos que había escuchado coincidían con una lluvia de arena que caía desde donde estaba sentado uno de sus guías. Luego notó que la arena produciría una variedad de ruidos diferentes, como ladridos, gemidos, retumbar musical o los sonidos de un trombón o un gran órgano cuando la arena fue intencionalmente perturbada con varios objetos y sugirió que había alguna cualidad en la arena misma que le permitía crear estos sonidos cuando se la sometía a fricción. En cuanto a cuál era el mecanismo exacto, no lo sabía y, de hecho, los científicos aún no están muy seguros de qué lo causa.

Estas arenas cantoras vienen en muchas formas. En las dunas, por lo general, suenan como un sonido retumbante, quejido, zumbido o retumbante que puede durar hasta 15 minutos y alcanzar hasta 105 decibeles, que a menudo se escuchan a grandes distancias. Los sonidos pueden presentarse en una amplia variedad de formas, incluidos auges, crepitaciones, zumbidos, gemidos, tambores, truenos, sirenas de niebla o el zumbido de un avión de hélice que vuela a baja altura. Los sonidos provienen casi exclusivamente de dunas en forma de media luna llamadas barchans y están acompañadas por el viento que pasa o por alguien que camina por la cresta. Las arenas cantantes también se pueden ver en algunas playas, donde caminar sobre la arena o molestarla de alguna manera producirá un sonido de canto, chillido, silbido o grito. Tanto en las dunas como en las playas, la variedad de sonidos puede diferir enormemente, al igual que el rango de frecuencias a las que se emiten y puede haber diferencias notables de un lugar a otro, pero nadie está muy seguro de qué lo causa exactamente.

Una idea es que se debe a la fricción entre los gránulos de arena que chocan entre sí en grandes cantidades, y que el tamaño, la textura y la uniformidad de los granos determinan el tipo de sonido y volumen que se produce. Otra teoría es que es el resultado de ondas sonoras que rebotan entre la superficie de la duna y la superficie de la capa húmeda. Otras ideas son que se debe a la compresión del aire entre granos de arena, o debido a lo que se llama cizallamiento de arena, que es el movimiento de una capa de arena contra otra, pero al final nadie sabe realmente qué causa los sonidos o por qué deberían variar tanto en el tipo de sonido como en su intensidad. Tampoco se conocen las condiciones exactas necesarias para que ocurra el fenómeno en primer lugar. De hecho, es muy raro en la naturaleza, con solo 35 ubicaciones conocidas en todo el mundo que tienen estas arenas cantantes. En última instancia, aunque este fenómeno ha sido parte del folclore, los mitos y las leyendas de varias culturas durante miles de años, todavía no tenemos más idea de lo que lo causa ahora que en ese momento, y sigue siendo una rareza natural desconcertante sin resolver.

https://mysteriousuniverse.org/2021/04/the-strange-mystery-of-the-singing-sands/