Archivos de la categoría Enlaces

Un gobierno impulsor de la diabetes

QUE NO LE DIGAN, QUE NO LE CUENTEN

Un gobierno impulsor de la diabetes[1]

Juan José Morales

A bombo y platillo, el pasado 21 de marzo el subsecretario de Prevención a la Salud, Dr.  Pablo Kuri, anunció que México sería el primer país en atender las recomendaciones sobre el consumo máximo de azúcar presentadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS),según las cuales debe limitarse a no más de 50 gramos diarios, y menos de 25 si se desea proteger la salud. Y el 1 de julio, la propia Secretaría de Salud informó que se había autorizado a las empresas productoras de alimentos industrializados un etiquetado en el cual se indican los máximos al respecto.

Pero, !oh sorpresa!, el tal etiquetado autorizado oficialmente promueve un alto consumo de azúcar, mucho mayor que el recomendado por la OMS.

clip_image002La diabetes en México. Uno de cada tres niños mexicanos nacidos a partir de 2010 la padecerá en el curso de su vida. Una de las causas de ello es el elevado consumo de refrescos y golosinas con alto contenido de azúcar, pero el gobierno, en vez de combatir esa tendencia, la fomenta al autorizar etiquetas oscuras y confusas en alimentos y bebidas, contra la opinión de los expertos en nutrición y salud pública.

Así lo denunció en un comunicado de prensa la asociación civil El Poder del Consumidor. “El etiquetado frontal, conocido como Guía Diaria Alimentaria (GDA), que entró en vigor en México como obligatorio este primero de julio de 2015 -dice el documento- es un etiquetado que no es comprensible por la población mexicana, que no atiende las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, y que induce a la ingesta de altas cantidades de azúcar que representan un riesgo a la salud.”

En efecto, el etiquetado autorizado por la SSA mencionaba inicialmente 90 gramos diarios de azúcar como consumo recomendado, sin mención alguna a cantidades menores para proteger la salud. Ante las protestas de los expertos, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) accedió a modificarlo. Pero, como si fuera una burla, se limitó a suprimir una palabra: en lugar de “% de nutrimientos diarios recomendados” ahora la etiqueta menciona “% de nutrimientos diarios”. Obviamente, para el consumidor, el texto sugiere que, o bien 90 gramos por día es el consumo recomendado por las autoridades, o puede ingerirse tal cantidad sin riesgo alguno para la salud.

Al respecto, el comunicado de El Poder del Consumidor subraya que el etiquetado autorizado por la SSA es confuso, oscuro e incomprensible para el público en general. Tan lo es, que en el único estudio que se realizó en México para evaluar su comprensión, al mostrarlo a estudiantes de nutrición, no pudieron interpretarlo. Si ello ocurrió con jóvenes que poseen un alto nivel de escolaridad y conocimientos especializados en la materia, fácil es suponer lo que sucederá a los consumidores comunes y corrientes. Para ellos, será como si el etiquetado estuviera escrito en chino.

Lo más indignante del asunto es que antes de que se autorizara el etiquetado, dice el comunicado, se entregó a la presidencia de la República una carta firmada por 30 destacados científicos de renombre internacional, de afamados centros de investigación de distintos países, que lo criticaban por sus graves deficiencias y pedían que no se pusiera en vigor. Peña Nieto, sin embargo, hizo caso omiso de la recomendación.

Lo que ocurre es que su gobierno se ha alineado con las grandes empresas de la industria alimentaria y refresquera para imponer un etiquetado promovido por ellas. Y, “al tiempo que se impone este etiquetado en nuestro país, el gobierno mexicano participa junto con las grandes corporaciones de alimentos y bebidas para oponerse a los etiquetados frontales establecidos en Ecuador y Chile, que fueron probados entre los consumidores, que son entendibles, que permiten advertir cuando un producto tiene altos contenidos de azúcares, grasas y/o sodio, y que son reconocidos por la Organización Panamericana de la Salud y la FAO”, según declaró Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor.

Tenemos así una paradójica y contradictoria situación: por un lado el gobierno dice tratar de evitar que siga cundiendo la diabetes, un padecimiento que anualmente causa la muerte a más de 24 mil mexicanos y cuya atención representa más de la mitad del gasto en el sistema público de salud, pero por otro lado fomenta una de sus causas, que es justamente el alto consumo de bebidas y alimentos con gran contenido de azúcar. Aunque, bien mirado, tal cosa resulta muy explicable: este gobierno está al servicio del gran capital, no del pueblo, cuya salud lo tiene enteramente sin cuidado.


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 13 de agosto de 2015

UBER no es exactamente como lo pintan

Fecha de publicación: miércoles 29 de julio de 2015

 

ESCRUTINIO

 

UBER no es exactamente como lo pintan

 

Juan José Morales

Tal como se ha venido manejando la información acerca del servicio de taxis UBER, podría pensarse que el asunto se limita a la ciudad de México y a algunas otras de los estados, y que se trata tan sólo de un enfrentamiento entre taxistas abusivos que quieren mantener sus privilegios y continuar dando un servicio malo e inseguro, y una empresa moderna que ofrece servicio de primera clase en beneficio de los usuarios.

clip_image002El cartel, durante una protesta contra UBER, alude al hecho de que el domicilio legal de esa empresa se halla en el estado norteamericano de Delaware, considerado un paraíso fiscal. Es decir, un sitio en el cual las empresas ahí domiciliadas pueden fácilmente evadir impuestos. Esa es una de las razones por las que en España se prohibió su operación. En Francia, porque los pasajeros no estaban protegidos por un seguro contra accidentes, obligatorio para los taxis regulados por el gobierno.

En realidad, la cuestión es mucho más compleja. Por principio de cuentas, es un servicio que se ha extendido a más de 200 ciudades de 45 países, principalmente de Europa y Estados Unidos. Y la oposición a él no se limita a México, sino también se da en París, Londres y otros muchos lugares donde desde hace largo tiempo han existido magníficos servicios de taxis regulados por el gobierno.

UBER es una empresa transnacional. Fue fundada en 2010 en San Francisco, California, y es muy peculiar, pues no cuenta con vehículos propios ni tiene empleados que presten el servicio, sino que utiliza a personas que en lo individual decidan afiliarse a él bajo determinadas condiciones y acepten cumplir ciertos requisitos, tales como contar con vehículo, teléfono inteligente, tarjeta de crédito, cuenta para realizar depósitos vía electrónica y proporcionar sus datos personales y una serie de documentos exigidos por la compañía. El servicio lo solicita el cliente vía telefónica mediante un sistema de localización, y el pago se abona a la cuenta del chofer a través de la tarjeta de crédito del usuario. UBER es sólo un intermediario y se queda con el 20% de lo pagado.

El problema estriba en que se trata de un servicio sin regulación alguna. De hecho, la política de la empresa se basa en rechazar cualquier intervención gubernamental. Y, obviamente, muy pocos gobiernos aceptan tal cosa, pues no es un simple arreglo entre particulares como alega la empresa, sino un servicio público, que se presta en las calles de las ciudades, se ofrece a millones de personas, involucra el uso de calles y avenidas y en el cual existe una relación directa entre miles de choferes y millones de usuarios.

En el caso de la ciudad de México, los prestadores del servicio UBER no están sujetos a regulación alguna por parte de la autoridad ni pagan los derechos que en cambio sí debe cubrir cualquier propietario de vehículo de servicio público o chofer de taxi. Tampoco están los operadores de UBER sujetos a la supervisión del Centro para el Fomento de la Educación y Salud de los Operarios del Transporte Público de la Ciudad de México, que hace una evaluación médica integral a los choferes de taxi, verifica que cuenten con la capacitación necesaria y los somete a pruebas de pericia a fin de comprobar que están debidamente capacitados para conducir el vehículo con seguridad y destreza. Todo ello es indispensable para que se les otorgue el llamado tarjetón, el cual tiene una validez de tres años y con el cual quedan autorizados para prestar servicio al público durante ese lapso.

No hace falta decir que los choferes al servicio de UBER no son oficialmente empleados de esa empresa sino —en teoría— trabajadores independientes. La compañía, por tanto, no tiene ninguna obligación con ellos en materia de seguridad social, vacaciones o cualquier otra prestación, y puede prescindir de ellos en el momento que lo desee, sin responsabilidad laboral de ningún tipo.

En Francia, Bélgica y España, UBER ha sido prohibido por no ajustarse a la normatividad vigente sobre taxis. El director de la empresa en Francia y el responsable de la misma para Europa Occidental fueron acusados de práctica comercial engañosa, organización de una plataforma ilícita de transporte, y tratamiento ilegal de datos personales. En México, el gobierno del Distrito Federal ha dicho que está dispuesto a permitir su funcionamiento, pero bajo las debidas regulaciones. Sólo falta ver si la empresa estará de acuerdo o insistirá en no aceptar ningún control gubernamental.

Comentarios: [email protected]

Luxemburgo, el paraíso de Walmart

Fecha de publicación: martes 28 de julio de 2015

 

ESCRUTINIO

 

Luxemburgo, el paraíso de Walmart

 

Juan José Morales

Luxemburgo es un pequeño país europeo, de sólo 2 600 kilómetros cuadrados y escasos 500 mil habitantes. En él existen 22 empresas filiales de Walmart, cuyos activos suman 45 mil millones de dólares. Pero en Luxemburgo no hay una sola tienda de Walmart.

clip_image002[4]Esta es Luxemburgo, capital del Gran Ducado del mismo nombre. Es, al igual que Irlanda, Barbados, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Panamá, Curazao, Gibraltar, Suiza, Hong Kong, Singapur, Chipre y España, uno de los llamados paraísos fiscales, cuyas leyes en materia de impuestos permiten el lavado de dinero y la evasión fiscal. Ahí tienen su sede las empresas filiales pantalla a las que Walmart transfiere las ganancias que obtiene en México y otros países.

Lo anterior se antoja confuso, absurdo y contradictorio. Sin embargo, dista mucho de serlo. Lo que ocurre es que Luxemburgo es uno de esos llamados paraísos fiscales, países cuyos gobiernos dan toda clase de facilidades en materia de impuestos a empresas que se domicilien en ellos. Se les permite pagar sólo un mínimo de impuestos y se les garantiza que no se intercambiará información al respecto con los gobiernos de las naciones en que realmente operan las empresas. Obviamente, esto permite la evasión fiscal, el lavado de dinero y otro tipo de delitos financieros. Así, Walmart transfiere a Luxemburgo, y de ahí a Estados Unidos, mediante amañadas y oscuras operaciones, verdaderos torrentes de dinero desde México y demás países donde sí tiene establecimientos, de manera que al final paga impuestos ridículamente bajos a los gobiernos de las naciones de donde provienen sus ganancias.

Lo anterior lo señala el Dr. Enrique Bonilla Rodríguez, fundador y coordinador del Frente Nacional contra Walmart, en un artículo publicado en el número 142 de la revista electrónica Tribuna Comunista (la cual, dicho sea de paso, recomiendo muy enfáticamente a los lectores por su excelente información).

Explica el Dr. Bonilla que un método muy usado por este gigante del comercio es el de simular préstamos otorgados a sus empresas filiales por su matriz en Estados Unidos. Por esos préstamos fantasmas paga, supuestamente, altos intereses. De esta manera, pagándose intereses a sí misma, reduce artificialmente sus ganancias.

Gracias a triquiñuelas de este tipo —añade Bonilla— “cuando Walmart México presenta su declaración fiscal, ésta ya está tan ordeñada, tan exprimida por los paraísos fiscales que únicamente manifiesta un 1.8% de utilidad de su venta anual para el pago de impuestos en lugar de un 35% mínimo que le corresponde; en comparación, Pemex paga del 50% al 70% de su venta anual como impuesto.” Además, mientras Pemex paga diariamente sus impuestos, Walmart se tarda hasta cinco años en hacerlo, tiempo durante el cual “jinetea” el dinero.

Las añagazas de Walmart son conocidas, toleradas y solapadas por las autoridades mexicanas, que le dan toda clase de facilidades, no sólo desde el punto de vista fiscal para evadir impuestos —en detrimento de la economía nacional y de todos los demás mexicanos a quienes sí se nos exprime con todo género de impuestos—, sino para seguir ampliando su red de establecimientos comerciales, permitiéndole construirlas incluso a contrapelo de programas de ordenamiento territorial y desarrollo urbano.

Ante esta situación, dice el Dr. Bonilla, los mexicanos deberíamos dejar de comprar en las tiendas de esa cadena, y el Congreso de la Unión debe legislar para cerrar esas lagunas y túneles fiscales por los cuales Walmart puede transferir sus ganancias a otros países. Igualmente, añade, se debe legislar para establecer un impuesto sobre el patrimonio de Walmart en México, que permita recuperar al menos parte de lo que ha dejado de pagar durante casi un cuarto de siglo. Pero, con las actuales autoridades hacendarias, y con el actual congreso dominado por el PRIAN y sus satélites Verde y Panal, eso es pedir peras al olmo. Nuestros gobernantes dejarán que Walmart continúe saqueándonos.

Comentarios: [email protected]

Los animales “salvados” por El Niño Verde

IMPACTO AMBIENTAL

Los animales “salvados” por El Niño Verde[1]

Juan José Morales

El próximo miércoles 8 de julio, entra en vigor la ley impulsada por el llamado partido verde ecologista que prohíbe el uso de ejemplares de vida silvestre en circos. Ya desde antes, sin embargo, muchos de esos centros de diversión han tenido que dejar de presentar espectáculos con animales, por el ambiente hostil creado contra ellos por la propaganda de ese satélite del PRI. No sólo eso. Más de 70 de los 700 circos del país dejaron de funcionar en los últimos meses porque el decreciente número de espectadores los llevó a la bancarrota. Por igual razón, otros muchos se encuentran en graves dificultades financieras que amenazan su supervivencia. Se han cerrado así fuentes de trabajo y miles de familias han quedado sin sustento.

clip_image001La caricatura de Jabaz ilustra muy bien la idea que del llamado partido verde tienen muchos mexicanos: que es simplemente un circo que entretiene a los electores con propuestas y promesas insustanciales o sensibleras para distraerlos de los verdaderos problemas nacionales.

Según el llamado partido verde, se justifica que esos miles de mexicanos no tengan ahora empleo, que hayan quebrado empresas familiares que se habían mantenido por generaciones, y que se haya privado de diversión y entretenimiento a millones de personas, porque a cambio se salvó de ser usados y maltratados en los circos a más de cuatro mil animales, desde caballos hasta elefantes y camellos.

¿Pero en verdad fue así? ¿Realmente se les salvó del maltrato y se les garantizó una vida mejor?

La realidad es que esos animales, antes bien cuidados y alimentados, que recibían adecuada atención veterinaria y eran mantenidos en buenas condiciones higiénicas y sanitarias, ahora se encuentran en total desamparo, hambrientos, enfermos, sin un sitio dónde albergarse y expuestos a morir de hambre y enfermedades.

Sobra decir que los dueños de ese negocio disfrazado de partido político que es el Verde, que usaron a los animales en conmovedores anuncios electoreros falseando la verdad sobre su situación, no han movido un dedo en favor de esas criaturas ahora desprotegidas. Los políticos del Verde cosecharon los votos que deseaban y los tiene enteramente sin cuidado la suerte de los animales, de sus propietarios y de las familias que vivían de los espectáculos circenses ahora prohibidos.

De esa situación se da cuenta en un reportaje recientemente publicado en el diario El Economista, bajo la firma de Vicente Gutiérrez.

El reportaje se inicia con el relato sobre la suerte corrida por Mary, una elefanta que durante 20 años fue estrella del circo hermanos Fuentes Gasca. Impedidos de seguir presentándola, tuvieron que venderla, el comprador la llevó al zoológico de Morelia… y cuatro meses después había muerto por falta de cuidados.

Otros animales —dice Gutiérrez— han ido a dar al mercado negro, otros simplemente fueron abandonados, y la mayoría siguen todavía en manos de sus dueños, que deben cargar con la responsabilidad de cuidarlos, alimentarlos y darles atención médica, sin poder —como antes— obtener ingresos para cubrir tales gastos.

La Profepa y la Semarnat, dice el reportaje de El Economista, se limitan a amenazar a los dueños de circos con multas de hasta 50 mil salarios mínimos si abandonan a los animales o los sacrifican por no poder mantenerlos. Pero nadie —mucho menos El Niño Verde y sus secuaces que en Quintana Roo, Yucatán y otros estados promovieron la prohibición— mueve un dedo para asegurar efectivamente la protección de esos miles de animales ni asumir los gastos que ello ocasionaría.

Al respecto, cabe recordar que durante la campaña del Verde contra los circos y cirqueros se dijo que habría un programa de reubicación de los animales, a los cuales se enviaría a zoológicos, santuarios de fauna silvestre y refugios en el extranjero para que ahí recibieran los cuidados y la alimentación apropiados. Hasta la fecha, sin embargo, ni un solo ejemplar ha sido reubicado. El tal programa simplemente no existe. El Verde y las autoridades se lavan las manos y echan toda la responsabilidad por la suerte de los animales a sus dueños.

Cita el autor del reportaje a la domadora Mercedes Portugal, quien declaró: “No existen ni existirán los famosos santuarios prometidos. Lo que está pasando con los circos es que no tienen dinero para mantener a los animales que se están muriendo de hambre; nosotros no estamos abandonando animales pero no dudo que algunos circos sí lo hagan, pues no hay ayuda ni respuesta de las autoridades que prometieron apoyarnos”,

Y concluyó la artista circense sus declaraciones con estas palabras: “¿Dónde están todas esas estrellas de la televisión que hicieron campaña contra los circos? Hasta la fecha, los sigo esperando en mi circo, porque jamás conocieron lo que pasaba y se prestaron para una campaña política”.

Así es en efecto. No pocas personalidades, al igual que gente común y corriente, se dejaron embaucar por el Partido Verde y apoyaron la prohibición sin darse cuenta de que estaban siendo utilizados por politiqueros sin escrúpulos cuyo único interés es seguir mamando de la ubre del presupuesto.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 6 de julio de 2015

Alemania ayer y Grecia hoy

ESCRUTINIO

Alemania ayer y Grecia hoy[1]

Juan José Morales

Hoy, Grecia se encuentra prácticamente acorralada por los banqueros de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, que le exigen el pago de una monstruosa deuda externa y el establecimiento de severas medidas “de austeridad” que recaen sobre los sectores más vulnerables de la población y empobrecerían más todavía a los griegos.

clip_image002El autor de este cartón, publicado en un diario de Grecia, compara la situación actual de la impagable deuda de ese país con la de Prometeo, que según la mitología griega robó el fuego a los dioses para dárselo a los humanos y por ello fue condenado a permanecer eternamente encadenado en lo alto de un peñasco, donde cada mañana un águila le devoraba las entrañas, sólo para que por la noche le volvieran a crecer y el suplicio se repitiera al día siguiente. Las águilas que como buitres devoran a Grecia son el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea.

De los gobiernos que presionan a Grecia, el más agresivo es sin duda el de Alemania, encabezado por Angela Merkel, que se niega rotundamente a cualquier concesión para reestructurar la deuda y suavizar las durísimas condiciones que se trata de imponerle a la nación helénica. Y no deja de resultar irónica la postura de la Sra. Merkel, pues si Alemania es hoy una potencia económica y financiera, no es —como muchos dicen o creen— por un “milagro económico” debido a la laboriosidad, el esfuerzo, la inteligencia y el sacrificio de los alemanes, sino porque hace poco más de 62 años, en febrero de 1953, mediante un convenio internacional conocido como Acuerdo de Londres Sobre la Deuda Alemana, los acreedores del gobierno alemán aceptaron condonarle por completo la mitad de su deuda externa —tanto pública como privada—, reducir considerablemente los intereses que debía pagar sobre la otra mitad y concederle nuevos y más favorables plazos para cubrirla. Es decir, a la Alemania de ese entonces se le concedió mucho —muchísimo— más de lo que la ahora canciller de ese país niega a Grecia.

Esta historia es ignorada por la inmensa mayoría de la gente, pues poco o nada se menciona. Ni siquiera en la propia Alemania. Pero es uno de los argumentos que desde hace años viene empleando la Red Internacional de Auditorías Ciudadanas de la Deuda (International Citizen Audit Network o ICAN), la cual aglutina a numerosas organizaciones de Grecia, Irlanda, Portugal, España, Italia, Polonia, Inglaterra, Francia, Bélgica, Eslovenia, Escocia y Chipre que, bajo el lema “No Debemos. No Pagamos”, demanda que se realice una exhaustiva auditoría a las deudas de todas las naciones para verificar qué parte de ellas es legítima y cuál no.

Entre los acreedores que aceptaron el generoso acuerdo de 1953 —hay que subrayarlo— se encontraba Grecia, que renunció a cobrar una buena suma de dinero pese a que aún estaba recuperándose del saqueo, la destrucción y la barbarie cometidos durante los años que estuvo ocupada por la Alemania nazi. Otras naciones que igualmente accedieron a condonar el pago de capital e intereses al gobierno alemán, entonces encabezado por Konrad Adenauer, fueron Portugal, Irlanda y España, países también igualmente agobiados por una pesada deuda y a los cuales los banqueros llaman despectivamente junto con Grecia, PIGS (en inglés CERDOS) mediante lo que pretende ser un sarcástico uso de las iniciales de sus nombres (en inglés España se llama Spain).

En un documento publicado en febrero de 2013, con motivo del sexagésimo aniversario del Acuerdo de Londres, la ICAN subrayaba que “pocas reestructuraciones de deuda soberana han permitido de forma tan clara como la de 1953 la transición desde un estado de endeudamiento crítico hasta una situación en la que la deuda ya no es un obstáculo para el desarrollo económico y social. El acuerdo es aun hoy uno de los mejores ejemplos históricos de lo razonable y sostenible que puede llegar a ser la resolución de una deuda si hay voluntad política.”

Y agrega que “vale la pena volver a examinar hoy el caso ‘Londres 53’ como fuente de referencia para las actuales discusiones sobre la condonación de deuda, tanto en el caso de países del Sur Global como en el contexto de la crisis de insolvencia de los estados en la Eurozona. ¡Recordemos este fragmento histórico vital por tanto tiempo olvidado! Y comprometámonos de nuevo con la responsabilidad de tratar a los países aquejados de sobreendeudamiento de manera oportuna y justa.”

Por su parte, el destacado economista Thomas Piketty, director de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de Francia, declaró hace poco a un diario germano que “Alemania es realmente el mejor ejemplo de un país que nunca ha pagado su deuda externa. Ni después de la Primera Guerra Mundial ni después de la Segunda. No está en condiciones de dar lecciones a otros países.”

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 8 de julio de 2015