Archivo de la categoría: Enlaces

Una promesa electoral mentirosa y fascista

ESCRUTINIO

 

Una promesa electoral mentirosa y fascista[1]

 

Juan José Morales

 

Una de las críticas que con más frecuencia se enderezan contra los políticos, es que prometen, pero no cumplen. Y si hubiera que buscar un claro ejemplo de ello, sin duda sería el llamado Partido Verde Ecologista de México —ese negocio de “El Niño Verde”, Jorge Emilio González—, que en su propaganda ofrece establecer la pena de muerte para asesinos y secuestradores (aunque oculta que, según su propuesta, también se aplicaría a luchadores sociales).

Con esa iniciativa, el PVEM busca explotar el miedo, la indignación y la frustración de los mexicanos ante la ola de criminalidad que azota al país y que el gobierno ha sido incapaz de contener. Pero de antemano el PVEM sabe que no cumplirá esa promesa. Y no la cumplirá porque la Constitución prohíbe expresamente la pena de muerte. La prohíben asimismo tratados internacionales suscritos por México y que por ese hecho son superiores a la Constitución. Y por si todo eso fuera poco, el PVEM engaña a los electores porque sus propios legisladores —todos, sin excepción— votaron en 2005 en favor de la reforma constitucional que proscribió la pena de muerte en nuestro país.

Confía El Niño Verde, sin embargo, en que los mexicanos somos muy olvidadizos y ya no recordaremos ese hecho. Y confía también en que somos lo bastante tontos para no darnos cuenta de que el problema con la criminalidad no es la dureza de las penas, sino la impunidad de que gozan los criminales. De nada sirve establecer castigos máximos si a los delincuentes ni siquiera se les captura, y cuando se les atrapa pronto quedan en libertad. Sobre este punto no hay que abundar mucho. Como ejemplo, basta señalar que mientras en Japón se aclaran más del 98% de los homicidios, en México no se resuelve ni la tercera parte.

clip_image002[4]Uno de los tantos carteles en que el llamado partido verde propone restaurar la pena de muerte, pero ocultando que también se aplicaría a líderes sociales, obreros o campesinos con sólo acusarlos de “terrorismo”.

El PVEM simplemente quiere sacar raja de la situación y conseguir votos con la promesa de mano dura contra la delincuencia, a sabiendas de que no hará nada, pues la reforma constitucional que ese mismo partido apoyó es irreversible.

Por otro lado, tras una aparente defensa de los intereses de los ciudadanos amenazados por la inseguridad, se esconde la intención de establecer una legislación fascista y represiva, que con el pretexto de combatir la criminalidad, servirá para perseguir a líderes obreros, sociales, estudiantiles y campesinos.

En efecto, la propuesta presentada por varios legisladores del PVEM —entre ellos la senadora por Quintana Roo, Ludivina Menchaca— señala que “esta Iniciativa no pretende retomar completamente el esquema que se tenía antes de la entrada en vigor de la reforma Constitucional publicada el 9 de diciembre de 2005, ya que si bien se propone reinstaurar la posibilidad de aplicar la pena de muerte, su aplicación se limita exclusivamente a los delitos que más laceran a la sociedad mexicana contemporánea como son: el homicidio calificado, el terrorismo y el secuestro”.

Ya sabemos que el término terrorismo —que no ha podido siquiera ser definido por los máximos órganos internacionales— lo utilizan a su arbitrio las autoridades para perseguir a quien se les antoje, como en el sonado caso de los “twiteros” de Veracruz. Y para facilitar la represión, el PVEM ofrece manga ancha a las autoridades, al decir en su iniciativa que “se deja a criterio del legislador ordinario, tanto Federal como Local, la determinación de los supuestos normativos específicos y la forma en la que deberá aplicarse dicha pena”. O, para decirlo en otras palabras: el PVEM propone que se permita a las autoridades aplicar la pena de muerte a quien le venga en gana, con sólo acusarlo de terrorismo.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 4 de enero de 2012

La otra cara de las cuotas escolares “voluntarias”

ESCRUTINIO

 

La otra cara de las cuotas escolares “voluntarias”[1]

 

Juan José Morales

Con frecuencia se escuchan protestas contra las llamadas cuotas voluntarias que se piden para inscribir a los alumnos en las escuelas oficiales. De ellas se dice que son ilegales, puesto que por norma constitucional la educación pública obligatoria debe ser gratuita. Cada año, al iniciarse el ciclo escolar, se repiten las mismas quejas e incluso, un partido político, el PVEM, utiliza el asunto como bandera electoral para llevar agua a su molino y explotar el descontento de los padres de familia.

Pero vale la pena conocer el reverso de la medalla. Es decir, la opinión de los maestros. Sobre este particular, una mentora veracruzana, Nancy Ortiz, escribió hace tiempo un artículo con interesantes datos y reflexiones que vale la pena transcribir.

clip_image001[4]

Muy pocos gobiernos tienen programas permanentes de mantenimiento y reparación de edificios escolares, y menos aun les suministran recursos económicos para cubrir los gastos que implica su funcionamiento.

Dice la maestra que si bien la mayoría de las escuelas exigen pagar estas cuotas, no es por capricho o abuso, sino porque son necesarias para la subsistencia de las propias escuelas, pues en su mayoría no reciben subsidios ni financiamiento para su mantenimiento. El Estado lo único que paga es el salario de los maestros. Por lo tanto, los planteles necesitan mantenerse con las cuotas de los padres para cubrir los numerosos gastos que implica su funcionamiento.

Por ejemplo, pago de luz, agua, teléfono, internet, papelería de oficina (gasto de impresión, fotocopias, hojas, carpetas, sellos, tinta, etc.) material de limpieza (cubetas, trapeadores, escurridores, franelas, esponjas, jabón, papel de baño, detergente, toallas, cloro, limpiadores, etc.), equipo de computo, equipo audiovisual, mantenimiento del edificio escolar (pintura, impermeabilizante, etc.), y material didáctico, entre muchas otras cosas más.

Estos gastos —añade— se solventan con las cuotas de los padres de familia y mediante acciones para obtener fondos entre padres y maestros. Sólo en algunos casos se llegan a acordar subsidios el pago de agua y luz.

Las supervisiones escolares —que generan casi los mismos gastos que una escuela— tampoco reciben subsidio ni financiamiento alguno. Se mantienen gracias a las cuotas de los profesores y padres de familia y hay casos en que los edificios de la supervisión escolar fueron construidos gracias al trabajo y colaboración de maestros y padres de familia.

Decir que no se deben pagar las cuotas “voluntarias” de inscripción —subraya la maestra Ortiz—, es dejar sin fondos económicos a las escuelas, es desinformar a los padres de familia sobre la situación real que viven las instituciones educativas día a día. Esta posición es cómoda, pero un tanto perversa, pues se enarbola el principio de gratuidad sin resolver el problema del mantenimiento.

Ciertamente, añade la autora, los padres no deberían pagar nada, pero el Estado debería hacerse cargo de proveer todos los recursos. Lamentablemente esa no es la realidad mexicana. El presupuesto a la educación es más limitado año con año y, absurdamente, no contempla el mantenimiento de las escuelas de educación básica.

“Estoy —concluye la maestra— a favor de que los padres no paguen cuotas de inscripción, pero para ello es necesario que haya un presupuesto especial para el mantenimiento de todas las escuelas, y que se les provea de los recursos necesarios para su adecuado funcionamiento. Los padres de familia, lamentablemente, tienen que pagar cuotas, porque nuestros gobernantes prefieren gastar el dinero público en cosas más banales que en educación.”

Esa es, como decíamos, la otra cara del asunto. Los lectores opinarán al respecto.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 18 de enero de 2012

Cazando fakes: cómo saber rápidamente si una imagen de Internet es falsa

Cazando fakes: cómo saber rápidamente si una imagen de Internet es falsa

Matías S. Zavia

9/06/16

imageCada vez es más frecuente que nos intenten colar una foto falsa a través de Facebook, Twitter o WhatsApp. Algunas cuentan historias que nunca ocurrieron, como el día que John Lennon tocó la guitarra con el Che Guevara. Otras están sacadas de contexto para ilustrar una noticia que en realidad no sucedió.

Afortunadamente, lo que Internet te da, Internet te lo quita. En este caso no solo nos da el poder de engañar a la gente a través de las redes sociales, también nos da las herramientas necesarias para dejar en evidencia a esos embusteros. Te proponemos una serie de servicios y consejos para descubrir si esa imagen sospechosa que has visto por ahí es un montaje o no cuenta toda la verdad.

Realiza una búsqueda inversa de la imagen

Cuando ocurre una desgracia, Twitter suele premiar la inmediatez de la información antes que su veracidad. Por ejemplo, tras la noticia del sismo en Italia que mató a 281 personas, a la gente le dio por compartir esta foto de una iglesia que se había venido abajo. La imagen es de los terremotos de 2012 en Emilia-Romaña, pero ha vuelto a ser noticia haciéndose pasar por actual.

Una búsqueda inversa de la foto te ofrece el contexto en el que se publicó por primera vez. También sirve para descubrir si estás ante una versión manipulada de la imagen original, siempre que esta no esté demasiado cambiada.

Cómo hacer búsquedas inversas con Google

Hacer una búsqueda inversa en Google Imágenes es absurdamente fácil si usas Chrome: solo tienes que hacer clic con el botón derecho del ratón sobre la foto que vas a buscar y seleccionar “Buscar imagen en Google”. Puedes hacer lo mismo en Firefox si instalas la extensión de búsquedas por imagen de Google.

Para buscar una imagen desde otro navegador o con una foto que tengas descargada en local, ve a la página principal de Google Imágenes, haz clic sobre “Buscar por imagen” (el icono de la cámara) y arrastra la imagen o su URL.

Si estás en Android o iOS, descarga la aplicación de Chrome, abre la imagen en grande dentro del navegador, mantén el dedo sobre la foto durante un par de segundos y toca en “Buscar esta imagen en Google”. Desde cualquier otro navegador móvil, puedes cargar la versión de escritorio de Google Imágenes.

Cómo hacer búsquedas inversas con TinEye

TinEye es una conocida alternativa a Google Imágenes para realizar búsquedas inversas. La gran ventaja que tiene es que es capaz de detectar los montajes de Photoshop que se han hecho a partir de una misma imagen y mostrarte los resultados más cambiados respecto a la foto original. Por lo demás funciona exactamente igual que Google, pero puede arrojar resultados distintos.

Para realizar una búsqueda a partir de una foto, ve al buscador de TinEye y sube la imagen o copia su URL. También puedes instalar la extensión de TinEye en Firefox, Chrome, Safari, Internet Explorer y Opera para que aparezca un botón “Buscar imagen en TinEye” cuando hagas clic derecho sobre cualquier foto.

Ordena las imágenes por fechas para detectar el fake

Tanto Google Imágenes como TinEye permiten ordenar los resultados por fechas (“Fecha” > “Intervalo personalizado” en Google o “Sort by” > “Oldest” en TinEye). Si una foto que circula en las redes sociales como noticia se hizo en realidad en 2012, la búsqueda inversa es la manera más sencilla de comprobarlo.

Revisa los metadatos de la foto

Tanto las fotos como los vídeos que se toman con una cámara digital llevan asociados unos metadatos definidos por el estándar Exif, Exchangeable image file format. Estas etiquetas incluyen todo tipo de información sobre la imagen, como la cámara utilizada, la fecha y la hora de la captura, la configuración de la toma (apertura, velocidad del obturador, distancia focal…), la geolocalización (en el caso de un smartphone o una cámara con GPS) y los derechos de autor.

Jeffrey’s Exif Viewer

Tanto el explorador de archivos de Windows como Finder en Mac permiten visualizar el Exif de las imágenes con un clic derecho. En Windows hay que seleccionar “Propiedades” y luego “Detalles”, y en macOS “Obtener información” y “Más información”. Si prefieres hacerlo a través de la web, puedes utilizar Jeffrey’s Exif Viewer, que te permite subir una imagen desde el disco duro o introducir la URL de una foto que hayas visto en Internet.

Revisar el Exif puede ser muy útil para saber dónde, cuándo y cómo se hizo la foto, pero hay que tener en cuenta que los servidores de Facebook, Instagram, Twitter y muchos otros servicios eliminan los metadatos de las imágenes antes de publicarlos en la plataforma. Otros como Flickr y WhatsApp los mantienen.

YouTube DataViewer

Los vídeos de YouTube también llevan asociados ciertos metadatos que no son fácilmente accesibles desde su página web. Amnistía Internacional tiene una herramienta web muy sencilla llamada YouTube DataViewer que te devuelve, al introducir la URL de un vídeo de YouTube, la fecha y la hora a la que fue subido, todas las miniaturas (thumbnails) asociadas al vídeo y las referencias (enlaces) que hay en Twitter, Facebook y otras páginas.

Una búsqueda inversa de las miniaturas te permitirá descubrir si ese mismo vídeo había sido subido con anterioridad a YouTube, y las referencias en redes sociales te ayudarán a averiguar quién lo compartió en primer lugar.

Haz un análisis forense del JPEG

JPEG es un estándar de compresión; es decir, todas las imágenes JPEG están comprimidas para ocupar menos espacio. Cada vez que compartimos un JPEG en Internet, la imagen se vuelve a comprimir. La compresión causa desperfectos (artefactos) que normalmente se distribuyen de forma homogénea por toda la imagen. Si la foto ha sido modificada con Photoshop o una herramienta similar, pueden producirse diferencias en el nivel de compresión de algunas zonas.

Si esto ocurre, un análisis forense de la imagen dejará al descubierto el engaño. Existen herramientas automatizadas que ayudan a analizar el nivel de error de una imagen para descubrir superficies, texturas y bordes con diferencias de contraste que no encajan muy bien con el resto de la foto.

FotoForensics te permite subir una foto o introducir la URL de una imagen sospechosa para resaltar las áreas donde se han detectado disparidades, lo que sugiere que ha habido una alteración. También ofrece una serie de opciones para compartir tu análisis forense en redes sociales y quedar como un CSI. Una alternativa más completa, aunque todavía en fase beta, es Forensically.

Indaga en otros motores de búsqueda

Si nada de lo anterior funciona, es hora de ponerse el sombrero de Sherlock Holmes. Pero recuerda que Google no es el único buscador del que puedes echar mano. El archivo de Twitter, por ejemplo, está inmediatamente disponible a través de su buscador. Solo tienes que aprenderte algunos operadores para realizar búsquedas más específicas, como estos:

Uso de comillas: Las búsquedas entre comillas, como “agresión en Madrid”, devuelven tuits que dicen textualmente esa frase

El operador O: Las búsquedas con “O”, como “manifestación O protesta”, devolverán resultados con una u otra palabra.

El operador -: La búsqueda “buenos -días” mostrará los tuits que contengan “buenos”, pero no lleven la palabra “días”.

Filtro por fechas: “policía since:2010-12-27” mostrará los tuits que contengan la palabra “policía” desde esa fecha. “policía until:2010-12-27”, mostrará los tuits anteriores a esa fecha.

Adjuntos: “es falso filter:links” mostrará los tuits que contengan “es falso” y al mismo tiempo vayan asociados a un enlace. Lo mismo con “filter:images” para imágenes o “filter:videos” para vídeos.

Geolocalización: Si a la búsqueda “manifestación” añades “near: Bogotá”, te mostrará los tuits localizados en la capital de Colombia.

Los smileys: Una búsqueda seguida de “:(” mostrará los tuits con una actitud negativa. Ocurrirá lo contrario si añades “:)”

“From” y “to”: La búsqueda “from:GizmodoES fake” devolverá todos los tuits que contengan la palabra fake en la cuenta de Gizmodo en Español. Si cambias “from” por “to”, buscará los mensajes enviados a Gizmodo.

Otro buscador que solemos olvidar, y eso que sabe muchas cosas que Google no, es WolframAlpha. ¿Alguien ha compartido una supuesta foto de una manifestación en Venezuela y el cielo aparece nublado? Abre Wolfram y pregúntale por el tiempo en Caracas de aquel día, a esa hora. Si el buscador dice que estaba despejado y que el termómetro marcaba 30º C, te puedes preguntar, por ejemplo, por qué la gente iba abrigada. Lo mismo para las fotos donde llueve o hace viento; incluso para ver la fase de la luna o a qué hora se puso el sol.

http://es.gizmodo.com/cazando-fakes-como-saber-rapidamente-si-una-imagen-de-1786246073?utm_medium=sharefromsite&utm_source=Gizmodo_en_Espa%C3%B1ol_facebook

Los verdes y turbios negocios con la salud

Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 27 de mayo de 2015

ESCRUTINIO

 

Los verdes y turbios negocios con la salud

 

Juan José Morales

Tanto los médicos como las autoridades sanitarias subrayan que el diagnóstico temprano del cáncer puede salvar muchas vidas y evitar largos, costosos y molestos tratamientos. Y una de las formas más rápidas, simples y seguras de detección oportuna de cáncer de la próstata —muy común entre la población masculina—, es la prueba del antígeno prostático. Pero hace poco, a mediados de este mes de junio, cuando por recomendación del especialista que lo atiende en el Hospital General de Zona del IMSS en Cancún, un paciente acudió a hacer cita para que se le aplicara tal prueba, la increíble respuesta fue que se le podría atender… en diciembre. Es decir, dentro de medio año. Mientras tanto, si tiene un incipiente tumor que podría ser tratado en su etapa inicial, éste avanzará hasta quizá volverse incurable.

clip_image002La ilustración, cortesía de Abdeelinho, muestra a quiénes benefician las propuestas de “vales para medicinas” de El Niño Verde y sus secuaces. En primer término, a él, que cosechará votos al simular que defiende los intereses de los derechohabientes. En segundo término —y sobre todo— a sus tíos, dueños de grandes cadenas de farmacias. Los perjudicados seremos todos los demás mexicanos, que finalmente tendremos que pagar más caras las medicinas.

Los frecuentes casos de este tipo y el ya crónico desabasto de medicamentos en el IMSS y el ISSSTE, son una prueba de la situación cada vez más crítica en que, desde hace años, los gobiernos del PAN y del PRI mantienen a esas instituciones.

Ello es deliberado. Forma parte de la política de privatización de los servicios públicos. Con la mala atención, se busca crear entre los derecho habientes irritación y descontento para, en un momento dado, hacerles creer que el servicio mejorará si se pone en manos privadas. Y en estas maniobras tiene una participación destacada el llamado Partido Verde Ecologista de México, que no sólo está haciendo el juego al gobierno, sino que la familia que lo maneja obtendrá grandes beneficios.

En efecto, los grandes favorecidos con la insistente propuesta de “vales de medicinas” de ese grupo político, serán naturalmente las farmacias, que se encargarán de surtir los vales. ¿Y sabe usted en manos de quiénes están las mayores cadenas farmacéuticas de México? Pues, nada más ni nada menos, que de la familia propietaria del PVEM.

Según datos más o menos recientes, hay en todo el país unas 16 mil farmacias. De ellas, más de cuatro mil son de la cadena Farmacias Similares, y 800, de la cadena Farmacias del Ahorro. La primera es propiedad de Víctor González Torres, mejor conocido como Doctor Simi (o Doctor Simio, como dicen burlonamente algunos). La segunda, de Javier González Torres. Que ambos lleven los mismos apellidos que Jorge González Torres, fundador y primer dueño del llamado Partido Verde, no es casual. Son sus hermanos (él mismo también posee una cadena de farmacias, aunque no tan grande). Y, desde luego, Javier y Jorge son tíos de Jorge Emilio González Martínez, alias El Niño Verde, heredero y actual administrador de ese organismo satélite del PRI.

Ahí está el negocio. Por partida doble además. Simular que el IMSS y el ISSSTE no pueden tener medicamentos suficientes, permite a El Niño Verde y sus compinches hacer campaña política presentándose como salvadores de los derechohabientes “exigiendo” que se les den vales para adquirirlos en las farmacias privadas… de sus tíos.

Pero uno se pregunta: si el IMSS y el ISSSTE no tienen dinero para surtir sus propias farmacias, ¿cómo es que sí lo tienen para pagarle a las farmacias privadas, donde los medicamentos, comprados al menudeo, resultan mucho más caros?

En efecto, una investigación encabezada por Raúl Enrique Molina demostró que las medicinas compradas a través de farmacias privadas resultan siete veces y media más caras que las adquiridas mediante compras masivas directamente de los fabricantes, que es como usualmente operan el IMSS, la SS y el IMSS. Otro estudio, de investigadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) llevó a resultados semejantes.

No hay, pues, que darle más vueltas al asunto. Las propuestas del PVEM sobre vales para adquirir medicinas en establecimientos particulares y recibir atención médica en clínicas y hospitales privados, no buscan en modo alguno beneficiar a los pacientes, sino engordar los bolsillos de los tíos de El Niño Verde y de las grandes empresas hospitalarias de las que, dicho sea de paso, son inversionistas políticos de altos vuelos y sus parientes. Pero sobre esto último volveremos en otra ocasión.

Comentarios: [email protected]

El muro y la fauna silvestre

EL MURO Y LA FAUNA SILVESTRE

Juan José Morales

MuroUn par de veces he hablado en mi columna Impacto Ambiental sobre el muro fronterizo: una hace tres años y medio y la otra en septiembre del año pasado. En esta última ocasión señalé que en realidad ese muro ya existe sobre un trecho de mil kilómetros y lo que Trump pretende es sólo extenderlo hasta la totalidad de la frontera. Y en ambas ocasiones mencioné los efectos que tiene y tendrá sobre la fauna silvestre esa barrera que corta de tajo vastos territorios silvestres e impide a cientos de especies de animales realizar sus desplazamientos habituales. En especial grandes mamíferos —como el puma, el oso negro, el lobo y otros— que durante miles de años se han movido libremente por los territorios.

Y no hay que olvidar que existen acuerdos bilaterales México-Estados Unidos respecto a programas conjuntos para proteger algunas de esas especies, como el oso negro y el lobo mexicano. Sin embargo, cuando el muro comenzó a construirse en 2005, el gobierno de Bush ordenó a la Agencia de Seguridad Nacional pasar por alto las leyes ambientales y los tratados internacionales al respecto. Lo mismo ocurrió durante el mandato de Obama, y seguirá ocurriendo con Trump.

Pero volvamos a las consecuencias de esa partición artificial de los ecosistemas en la región fronteriza.

El 29 de julio de 2013, bajo el título El muro fronterizo de la extinción, citamos un estudio realizado por el Instituto Nacional de Ecología bajo la coordinación de los investigadores Ana Córdova y Carlos A. de la Parra, en el cual se advertía sobre las graves consecuencias que para las poblaciones de muchos animales tendría esa deliberada fragmentación de sus territorios.

Posteriormente, en nuestra colaboración de septiembre del año pasado, mencionamos una advertencia similar, en este caso del biólogo Gerardo Ceballos, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, quien llegó a la conclusión de que más de 800 especies —principalmente de mamíferos, reptiles y anfibios— ya han sido afectadas por el inconcluso muro.

Lo curioso del caso, es que no ha sido México el que más ha resentido o puede resentir tales efectos, sino Estados Unidos. De acuerdo con el estudio del INE —decíamos hace tres años y medio— “entre las especies notables amenazadas por el muro, destacan el jaguar, del cual desde hace unos 15 años comenzaron a observarse ejemplares en el sur de Arizona y Nuevo México, donde se consideraba extinto. Esos individuos provenían del centro y norte de Sonora, donde hay una importante población de este soberbio animal. Igualmente, la población de osos negros Ursus americanus que ahora existe en el parque nacional norteamericano de Big Bend se formó a partir de ejemplares que cruzaron desde México y ahí se establecieron”.

Desde luego, esto no significa que debamos quedarnos cruzados de brazos o regocijarnos. También nuestro país será afectado. Y lo más importante de todo es que la erección del muro —repetimos— constituye una flagrante violación a tratados internacionales en materia ambiental suscritos entre México y Estados Unidos. Por ello —subrayaba Ceballos— México podría acudir a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, o presentar una reclamación formal ante el gobierno norteamericano. Pero, como decíamos en nuestros más recientes comentarios al respecto, difícilmente el gobierno de Peña Nieto hará tal cosa.