Archivos de la categoría Enlaces

Los animales “salvados” por El Niño Verde

IMPACTO AMBIENTAL

Los animales “salvados” por El Niño Verde[1]

Juan José Morales

El próximo miércoles 8 de julio, entra en vigor la ley impulsada por el llamado partido verde ecologista que prohíbe el uso de ejemplares de vida silvestre en circos. Ya desde antes, sin embargo, muchos de esos centros de diversión han tenido que dejar de presentar espectáculos con animales, por el ambiente hostil creado contra ellos por la propaganda de ese satélite del PRI. No sólo eso. Más de 70 de los 700 circos del país dejaron de funcionar en los últimos meses porque el decreciente número de espectadores los llevó a la bancarrota. Por igual razón, otros muchos se encuentran en graves dificultades financieras que amenazan su supervivencia. Se han cerrado así fuentes de trabajo y miles de familias han quedado sin sustento.

clip_image001La caricatura de Jabaz ilustra muy bien la idea que del llamado partido verde tienen muchos mexicanos: que es simplemente un circo que entretiene a los electores con propuestas y promesas insustanciales o sensibleras para distraerlos de los verdaderos problemas nacionales.

Según el llamado partido verde, se justifica que esos miles de mexicanos no tengan ahora empleo, que hayan quebrado empresas familiares que se habían mantenido por generaciones, y que se haya privado de diversión y entretenimiento a millones de personas, porque a cambio se salvó de ser usados y maltratados en los circos a más de cuatro mil animales, desde caballos hasta elefantes y camellos.

¿Pero en verdad fue así? ¿Realmente se les salvó del maltrato y se les garantizó una vida mejor?

La realidad es que esos animales, antes bien cuidados y alimentados, que recibían adecuada atención veterinaria y eran mantenidos en buenas condiciones higiénicas y sanitarias, ahora se encuentran en total desamparo, hambrientos, enfermos, sin un sitio dónde albergarse y expuestos a morir de hambre y enfermedades.

Sobra decir que los dueños de ese negocio disfrazado de partido político que es el Verde, que usaron a los animales en conmovedores anuncios electoreros falseando la verdad sobre su situación, no han movido un dedo en favor de esas criaturas ahora desprotegidas. Los políticos del Verde cosecharon los votos que deseaban y los tiene enteramente sin cuidado la suerte de los animales, de sus propietarios y de las familias que vivían de los espectáculos circenses ahora prohibidos.

De esa situación se da cuenta en un reportaje recientemente publicado en el diario El Economista, bajo la firma de Vicente Gutiérrez.

El reportaje se inicia con el relato sobre la suerte corrida por Mary, una elefanta que durante 20 años fue estrella del circo hermanos Fuentes Gasca. Impedidos de seguir presentándola, tuvieron que venderla, el comprador la llevó al zoológico de Morelia… y cuatro meses después había muerto por falta de cuidados.

Otros animales —dice Gutiérrez— han ido a dar al mercado negro, otros simplemente fueron abandonados, y la mayoría siguen todavía en manos de sus dueños, que deben cargar con la responsabilidad de cuidarlos, alimentarlos y darles atención médica, sin poder —como antes— obtener ingresos para cubrir tales gastos.

La Profepa y la Semarnat, dice el reportaje de El Economista, se limitan a amenazar a los dueños de circos con multas de hasta 50 mil salarios mínimos si abandonan a los animales o los sacrifican por no poder mantenerlos. Pero nadie —mucho menos El Niño Verde y sus secuaces que en Quintana Roo, Yucatán y otros estados promovieron la prohibición— mueve un dedo para asegurar efectivamente la protección de esos miles de animales ni asumir los gastos que ello ocasionaría.

Al respecto, cabe recordar que durante la campaña del Verde contra los circos y cirqueros se dijo que habría un programa de reubicación de los animales, a los cuales se enviaría a zoológicos, santuarios de fauna silvestre y refugios en el extranjero para que ahí recibieran los cuidados y la alimentación apropiados. Hasta la fecha, sin embargo, ni un solo ejemplar ha sido reubicado. El tal programa simplemente no existe. El Verde y las autoridades se lavan las manos y echan toda la responsabilidad por la suerte de los animales a sus dueños.

Cita el autor del reportaje a la domadora Mercedes Portugal, quien declaró: “No existen ni existirán los famosos santuarios prometidos. Lo que está pasando con los circos es que no tienen dinero para mantener a los animales que se están muriendo de hambre; nosotros no estamos abandonando animales pero no dudo que algunos circos sí lo hagan, pues no hay ayuda ni respuesta de las autoridades que prometieron apoyarnos”,

Y concluyó la artista circense sus declaraciones con estas palabras: “¿Dónde están todas esas estrellas de la televisión que hicieron campaña contra los circos? Hasta la fecha, los sigo esperando en mi circo, porque jamás conocieron lo que pasaba y se prestaron para una campaña política”.

Así es en efecto. No pocas personalidades, al igual que gente común y corriente, se dejaron embaucar por el Partido Verde y apoyaron la prohibición sin darse cuenta de que estaban siendo utilizados por politiqueros sin escrúpulos cuyo único interés es seguir mamando de la ubre del presupuesto.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 6 de julio de 2015

Alemania ayer y Grecia hoy

ESCRUTINIO

Alemania ayer y Grecia hoy[1]

Juan José Morales

Hoy, Grecia se encuentra prácticamente acorralada por los banqueros de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, que le exigen el pago de una monstruosa deuda externa y el establecimiento de severas medidas “de austeridad” que recaen sobre los sectores más vulnerables de la población y empobrecerían más todavía a los griegos.

clip_image002El autor de este cartón, publicado en un diario de Grecia, compara la situación actual de la impagable deuda de ese país con la de Prometeo, que según la mitología griega robó el fuego a los dioses para dárselo a los humanos y por ello fue condenado a permanecer eternamente encadenado en lo alto de un peñasco, donde cada mañana un águila le devoraba las entrañas, sólo para que por la noche le volvieran a crecer y el suplicio se repitiera al día siguiente. Las águilas que como buitres devoran a Grecia son el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea.

De los gobiernos que presionan a Grecia, el más agresivo es sin duda el de Alemania, encabezado por Angela Merkel, que se niega rotundamente a cualquier concesión para reestructurar la deuda y suavizar las durísimas condiciones que se trata de imponerle a la nación helénica. Y no deja de resultar irónica la postura de la Sra. Merkel, pues si Alemania es hoy una potencia económica y financiera, no es —como muchos dicen o creen— por un “milagro económico” debido a la laboriosidad, el esfuerzo, la inteligencia y el sacrificio de los alemanes, sino porque hace poco más de 62 años, en febrero de 1953, mediante un convenio internacional conocido como Acuerdo de Londres Sobre la Deuda Alemana, los acreedores del gobierno alemán aceptaron condonarle por completo la mitad de su deuda externa —tanto pública como privada—, reducir considerablemente los intereses que debía pagar sobre la otra mitad y concederle nuevos y más favorables plazos para cubrirla. Es decir, a la Alemania de ese entonces se le concedió mucho —muchísimo— más de lo que la ahora canciller de ese país niega a Grecia.

Esta historia es ignorada por la inmensa mayoría de la gente, pues poco o nada se menciona. Ni siquiera en la propia Alemania. Pero es uno de los argumentos que desde hace años viene empleando la Red Internacional de Auditorías Ciudadanas de la Deuda (International Citizen Audit Network o ICAN), la cual aglutina a numerosas organizaciones de Grecia, Irlanda, Portugal, España, Italia, Polonia, Inglaterra, Francia, Bélgica, Eslovenia, Escocia y Chipre que, bajo el lema “No Debemos. No Pagamos”, demanda que se realice una exhaustiva auditoría a las deudas de todas las naciones para verificar qué parte de ellas es legítima y cuál no.

Entre los acreedores que aceptaron el generoso acuerdo de 1953 —hay que subrayarlo— se encontraba Grecia, que renunció a cobrar una buena suma de dinero pese a que aún estaba recuperándose del saqueo, la destrucción y la barbarie cometidos durante los años que estuvo ocupada por la Alemania nazi. Otras naciones que igualmente accedieron a condonar el pago de capital e intereses al gobierno alemán, entonces encabezado por Konrad Adenauer, fueron Portugal, Irlanda y España, países también igualmente agobiados por una pesada deuda y a los cuales los banqueros llaman despectivamente junto con Grecia, PIGS (en inglés CERDOS) mediante lo que pretende ser un sarcástico uso de las iniciales de sus nombres (en inglés España se llama Spain).

En un documento publicado en febrero de 2013, con motivo del sexagésimo aniversario del Acuerdo de Londres, la ICAN subrayaba que “pocas reestructuraciones de deuda soberana han permitido de forma tan clara como la de 1953 la transición desde un estado de endeudamiento crítico hasta una situación en la que la deuda ya no es un obstáculo para el desarrollo económico y social. El acuerdo es aun hoy uno de los mejores ejemplos históricos de lo razonable y sostenible que puede llegar a ser la resolución de una deuda si hay voluntad política.”

Y agrega que “vale la pena volver a examinar hoy el caso ‘Londres 53’ como fuente de referencia para las actuales discusiones sobre la condonación de deuda, tanto en el caso de países del Sur Global como en el contexto de la crisis de insolvencia de los estados en la Eurozona. ¡Recordemos este fragmento histórico vital por tanto tiempo olvidado! Y comprometámonos de nuevo con la responsabilidad de tratar a los países aquejados de sobreendeudamiento de manera oportuna y justa.”

Por su parte, el destacado economista Thomas Piketty, director de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de Francia, declaró hace poco a un diario germano que “Alemania es realmente el mejor ejemplo de un país que nunca ha pagado su deuda externa. Ni después de la Primera Guerra Mundial ni después de la Segunda. No está en condiciones de dar lecciones a otros países.”

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 8 de julio de 2015

Donald Trump, ayer venerado, hoy detestado

ESCRUTINIO

Donald Trump, ayer venerado, hoy detestado[1]

Juan José Morales

Hoy día está de moda atacar al magnate norteamericano Donald Trump por sus declaraciones contra México y los mexicanos. Pero no hace mucho tiempo, en ciertos círculos políticos gubernamentales se le elogiaba, se le brindaban atenciones especiales, se le trataba como invitado especial y casi se le veneraba. Se llegó incluso al grado de modificar ordenamientos gubernamentales para que —prácticamente en calidad de benefactor de México— el multimillonario pudiera hacer negocios en nuestro país.

clip_image002The Jewel of Cozumel (La Joya de Cozumel). Así se denominaba en los folletos promocionales el proyecto Punta Arrecifes de Donald Trump en la parte norte de la isla, del cual aquí puede verse una representación artística.

Hablamos de Quintana Roo y su gobierno. En particular de ciertos gobernadores y presidentes municipales. Porque no hay que olvidar que Trump tenía la mira puesta en Cozumel, donde planeaba adueñarse de una extensa franja de terreno en la costa oriental de la isla y edificar ahí uno de sus grandes conjuntos de hoteles y viviendas de lujo.

El proyecto de Trump se denominaba Punta Arrecifes Resort. Estaba planeado para desarrollarse sobre una superficie de más de 1 150 hectáreas a lo largo de la costa, con 15 kilómetros de playas de gran belleza todavía deshabitadas a las que —dicho sea de paso— acuden cada año numerosas tortugas marinas a desovar. Originalmente Trump planeó construir diez hoteles con cerca de tres mil habitaciones, dos marinas, suntuosas villas, aeropista privada, campo de golf, muelles y otras instalaciones. Posteriormente, se habló de sólo 600 habitaciones, sin dejar en claro si serían todas o sólo las de una primera etapa.

No es necesario decir que esa extensa zona de la costa oriental de Cozumel se convertiría, conforme al proyecto de Trump, en coto exclusivo de los residentes y quedaría vedada a los nativos como ha ocurrido con otros desarrollos turísticos semejantes. Para los autóctonos —o, más exactamente, para los residentes de alto poder adquisitivo— habría tres áreas de playa. Otras diez serían privadas.

Como es de suponer, el proyecto provocó fuerte oposición de los ambientalistas de Cozumel, ya que afectaría una zona rica en biodiversidad, incluidos los manglares de la zona norte de la isla, que han sido declarados área natural protegida. Pero por parte de las autoridades locales y estatales, recibió todo el apoyo necesario. Tanto el presidente municipal panista Gustavo Ortega Joaquín —quien incluso estuvo al lado de Trump cuando presentó el proyecto en 2007 en Florida—, como el priísta Aurelio Joaquín, no escatimaron facilidades para el magnate. Gustavo Ortega, incluso realizó modificaciones al Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL) para eliminar impedimentos legales y allanarle el camino.

El apoyo a Trump no se quedaba en el nivel municipal, sino que se manifestaba más arriba. Al respecto, la periodista Déborah Cordero recuerda que “durante el gobierno de Joaquín Hendricks Díaz, los hijos de Trump eran invitados especiales a los informes de gobierno del estado en Quintana Roo”. Hendricks —no debe olvidarse— es famoso por haberse enriquecido rápida y desmesuradamente a su paso por el gobierno del estado, y su figura ha estado ligada siempre a la de Isaac Hamui, otro negociante ampliamente beneficiado con ventas de terrenos públicos, concesiones y otras prebendas.

Por contraste con la actitud de las autoridades, entre los habitantes de Cozumel hubo —como decíamos—gran resistencia al proyecto de Punta Arrecifes. Trump se vio también envuelto en un litigio judicial con un empresario mexicano, y hubo cambios en las leyes federales que hicieron más estricta la protección a los manglares y representaban un gran obstáculo para llevar a cabo el desarrollo inmobiliario pese al gran apoyo de los gobiernos municipal y estatal. Finalmente, Trump terminó retirándose del proyecto, aunque al parecer hay otros inversionistas que tratan de continuarlo, desde luego ahora sin la participación del norteamericano, cuyo solo nombre despierta fuerte oposición y de quien sería interesante saber qué opinan aquellos funcionarios que tan calurosamente lo elogiaban y apoyaron en aquellos tiempos no muy lejanos.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Martes 3 de marzo de 2015

Un centro de capacitación náutica

IMPACTO AMBIENTAL

Un centro de capacitación náutica[1]

Juan José Morales

Hay en el norte de Quintana Roo tres importantes áreas naturales protegidas: la reserva de Isla Contoy, el parque marino nacional Isla Mujeres-Cancún, y el parque marino Arrecifes de Puerto Morelos. Los tres reciben muchos miles de visitantes cada año. En los tres se realizan muchas y muy diversas actividades náuticas, desde simples paseos en embarcaciones, hasta inmersiones de buceo. Y a los prestadores de servicios que atienden a los visitantes, se les exige —muy atinadamente — que su personal esté debidamente capacitado para desempeñar sus funciones.

clip_image001Según versiones cada vez más insistentes, el terreno que actualmente ocupa la secundaria técnica pesquera de Puerto Morelos será vendido —por supuesto a precio de ganga— al magnate Isaac Hamui, que ha sido ampliamente beneficiado por todos los gobernadores de Quintana Roo desde Mario Villanueva hasta el actual. Pero los padres de los alumnos se oponen a ese turbio negocio y exigen que se conserve la escuela en su actual ubicación y se reconstruyan sus deteriorados edificios.

Sin embargo, se da la paradoja de que pese a esa exigencia legal, no existe en todo Quintana Roo un centro de capacitación en el cual pueda darse la preparación adecuada a los miles de personas que prestan servicios náuticos. Los cursos que deben tomar quienes se dedican a tales actividades se imparten en lugares improvisados y en condiciones que distan mucho de considerarse óptimas.

¿Por qué no, entonces, en vez de liquidar la secundaria técnica pesquera de Puerto Morelos como pretende el gobierno del estado, restaurarla, reequiparla y convertirla, además de centro de enseñanza en ese nivel, en centro de capacitación para actividades náuticas? En ese centro podrían, por ejemplo, impartirse cursos bien estructurados de navegación costera, deportes náuticos, buceo industrial y recreativo, manejo y reparación de motores, rescate en el mar, etc.

De este modo se cubriría una gran necesidad de los empresarios de la zona y se abrirían nuevas oportunidades de estudio a los propios egresados de la secundaria y a otros jóvenes que deseen prepararse para trabajos especializados en el ámbito marino. Ello sin contar con que, al contar con personal debidamente capacitado, con una sólida formación teórico-práctica, mejoraría sustancialmente la calidad de los servicios que se ofrecen a los visitantes, habría mayor seguridad para los mismos, se reduciría el número de accidentes en el mar, y en la publicidad turística podría destacarse que en el Caribe mexicano los servicios náuticos están a cargo de trabajadores altamente especializados.

Todavía hay más: una buena capacitación en materia de actividades náuticas permitiría proteger y conservar mejor los recursos naturales de los que depende la propia actividad turística, como los arrecifes coralinos, ya que se evitarían prácticas incorrectas o erróneas debidas a la inadecuada preparación del personal.

Quizá lo más importante de esta idea es que un centro de capacitación náutica ni siquiera significaría una erogación adicional para el gobierno de Quintana Roo. No habría que adquirir terreno para él, puesto que ya existe, y muy bien ubicado. Y el dinero que habría que invertir en la construcción de una nueva escuela para trasladar a los alumnos, sería suficiente para reconstruir los edificios de la secundaria técnica pesquera, que como decíamos el pasado lunes, están en ruinas porque el gobierno del estado los abandonó deliberadamente para justificar su cierre. Por otro lado, se podría obtener recursos de las diversas dependencias gubernamentales, como la Conanp, que destinan fondos económicos a programas de capacitación, y de los prestadores de servicios que invierten en la preparación de su personal. Incluso, se podría obtener fondos de organismos internacionales.

Las secundarias técnicas pesqueras —que fueron creadas por iniciativa del Dr. Jorge Carranza Frasser— fueron excelentes centros educativos en sus primeros tiempos y llenaron una función social muy importante que ahora puede y debe retomarse.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 3 de julio de 2015

Un sucio y suculento negocio inmobiliario en gestación

IMPACTO AMBIENTAL

Un sucio y suculento negocio inmobiliario en gestación[1]

Juan José Morales

Otro despojo de un valioso terreno de playa, ahora en perjuicio de los habitantes de Puerto Morelos, se está cocinando en las más altas esferas del gobierno de Quintana Roo. Se trata de la intentona de clausurar la secundaria técnica pesquera del lugar, a todas luces con el propósito —según las sospechas generalizadas— de vender el extenso predio que ocupa, y que por hallarse situado a orillas del mar, en pleno centro de la población y con 250 metros lineales de playa, se presta para hacer un jugoso negocio inmobiliario.

clip_image001Materialmente en ruinas se encuentran los edificios de la secundaria técnica pesquera de Puerto Morelos como resultado del abandono en que deliberadamente los ha mantenido durante lustros el gobierno de Quintana Roo con el evidente propósito de justificar su cierre y la venta del terreno. A los gobernantes no parece importarles lo que piensen de las escuelas mexicanas los turistas. Lo que importa es el suculento negocio inmobiliario que están preparando.

La clausura de la escuela ha sido disfrazada de “reubicación”. La Secretaría de Educación y Cultura de Quintana Roo, que encabeza José Alberto Alonso Ovando, alega que el edificio está muy deteriorado y que no hay nuevas inscripciones para el plantel, por lo cual es mejor trasladar al alumnado a una escuela de nueva creación situada varios kilómetros tierra adentro, donde actualmente habita la mayoría de los vecinos de Puerto Morelos.

Ambas cosas —pésimo estado de las instalaciones y escasez de alumnos— son ciertas. Pero lo que no se dice es que ambas son resultado de una deliberada política gubernamental para acabar con la escuela.

En efecto, aulas, talleres, instalaciones hidráulicas y sanitarias, el sistema eléctrico y en general todos los edificios, equipos e instalaciones de la escuela se encuentran en lamentables condiciones, tanto por el deterioro natural debido al uso y el paso del tiempo como por los daños causados por tormentas y huracanes, en especial el Wilma, en 2005. Pero si se hallan en tal estado es porque en más de una década las autoridades no movieron un dedo para repararlas y darles mantenimiento adecuado. La maniobra era evidente: dejar que se arruinaran para poder declararlas inservibles, sacar de ellas a los alumnos y vender el terreno.

En cuanto a la falta de inscripciones, lo que ocurre es simplemente que la SEyC no las acepta. Cuando los padres tratan de inscribir a sus hijos para el nuevo ciclo escolar, que se inicia en agosto, no son aceptados y se les informa que deberán registrarlos en una escuela de nueva creación.

Sin embargo, dicen los padres de familia, a pesar de sus reiteradas preguntas, nadie —ni el propio secretario de Educación— ha dicho cuál es esa nueva escuela y dónde está ubicada. Los distintos funcionarios simplemente responden con evasivas e incluso el secretario dijo que la hasta ahora inexistente escuela podría comenzar a funcionar “en aulas móviles”.

No es esta la primera vez que el gobierno de Quintana Roo echa mano de una sucia artimaña para liquidar un establecimiento educativo y vender el terreno a particulares en muy turbias condiciones. Un caso anterior fue el del antiguo albergue juvenil del CREA en Cancún, que tras estar largo tiempo abandonado fue rescatado por la Universidad del Caribe, la cual gestionó y obtuvo un presupuesto especial del gobierno federal para convertirlo en hotel escuela. Pero a poco de iniciadas las obras, el proyecto fue truncado por el anterior gobernador, Félix González Canto, quien canceló el proyecto universitario y vendió el terreno a un misterioso comprador en una operación envuelta en el más absoluto secreto.

Los habitantes de Puerto Morelos consideran a la secundaria técnica parte del patrimonio de la comunidad, y están decididos a impedir este escandaloso despojo. Piden, con mucha razón, que en vez de acabar con ella so pretexto de su deterioro, se reconstruya, amplíe, modernice y dote de suficiente equipo para seguir ofreciendo una educación acorde con las necesidades de los jóvenes del lugar.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 29 de junio de 2015