Archivo de la categoría: Extraterrestres

¿Qué pasó con la Dra. Rima E. Laibow, investigadora clave sobre abducciones?

¿Qué pasó con la Dra. Rima E. Laibow, investigadora clave sobre abducciones?

2 de enero de 2021

Keith Basterfield

Australia

A fines de la década de 1980, Australia tenía relativamente pocas personas que se presentaban contando relatos personales de secuestros. Recuerdo haber entrevistado a un pequeño número de personas durante ese período. Sin embargo, en unos pocos años hubo una avalancha de tales relatos. Seguí la investigación que se estaba realizando en el extranjero y tuve la suerte de ser el único investigador australiano invitado al simposio de varios días de 1992 en Boston, EE. UU., que fue cofinanciado por el príncipe Hans-Adam de Liechtenstein y Robert Bigelow de Las Vegas. Uno de los investigadores clave y prominentes de secuestros en EE. UU. fue la Dra. Rima E. Laibow. El otro día, me pregunté qué le había pasado. Una búsqueda en Internet y varios libros, incluidos los diarios de Jacques Vallee, proporcionaron algunas respuestas.

1988

Según el autor Patrick Huyghe, quien entrevistó al Dr. Laibow para un artículo para la edición de septiembre de 1993 de la revista OMNI, el año 1988, fue el comienzo del interés de Laibow en el tema de las abducciones extraterrestres. Una paciente de 43 años había llegado a Laibow, con síntomas de ansiedad y pánico “… porque, por el rabillo del ojo, había visto la portada de Communion”. Ella nunca había leído el libro en sí. La paciente le dijo a Laibow que tenía “… fragmentos de memoria de encuentros con criaturas como las de la portada del libro”. Laibow diagnosticó un trastorno de estrés postraumático (TEPT), pero no parecía haber ningún trauma conocido involucrado.

imageImagen cortesía de Amazon Books

Laibow le dijo a Huyghe, que luego leyó todo lo que pudo encontrar sobre el tema de las abducciones extraterrestres, y buscó el consejo de los investigadores estadounidenses de abducción, Budd Hopkins y David Jacobs. Después de leer; discusiones; y pensando en el tema, Laibow dijo que formó un grupo en mayo de 1989, “Para el tratamiento y la investigación del Experienced Anomalous Trauma (trauma anómalo experimentado TREAT)”, que incluía rebautizar el término “abducciones extraterrestres” como “trauma anómalo experimentado”. Sus esfuerzos atrajeron a un médico convencional, John P. Wilson, un experto en PTSD; y que tenía un vecino que había trabajado con Project Blue Book.

También en 1988, el October-December “Quarterly report” del Fund for UFO Research informó:

image“Hay varios otros proyectos relacionados con la investigación de secuestros que se han presentado al fondo … La Dra. Rima Laibow ha propuesto un ‘centro de crisis’ de secuestro con una línea directa para las personas que están emocionalmente perturbadas por sus experiencias. Tal centro contara con personal especialmente capacitado y dirigido por un psicólogo clínico o psiquiatra. La Dra. Laibow también ha propuesto una conferencia de psicólogos clínicos y psiquiatras para revisar el fenómeno de la abducción …”

Mayo de 1989

La conferencia TREAT 1, “Tratamiento e investigación de traumatismos anómalos experimentados”, se llevó a cabo en la Universidad de Fairfield en Fairfield, CT.

11 de julio de 1989

Jacques Vallee almuerza con el investigador Dr. Richard Haines.

“No había asistido a la reunión sobre secuestros patrocinada por el príncipe Hans-Adam hace un par de meses, pero escuchó que una mujer llamada Rima Laibow había sido puesta a cargo del grupo. Desafortunadamente, ella no tiene entrenamiento en hipnosis”.

(Vallee, Jacques. Forbidden Science: Volumen 3. p. 407.)

9 de septiembre de 1989

“Ahora me invitan a una conferencia sobre ‘Trauma anómalo experimentado’. Un grupo de ufólogos sin experiencia en psicología clínica que parecen haberse convertido instantáneamente en expertos en trauma dirigirá las discusiones. La organizadora es la Dra. Rima Laibow, quien se acerca a la tema con una mezcla de entusiasmo y credulidad que encuentro alarmante. Rechacé la participación porque mis opiniones, incluso si se me permitiera hablar, no serían bien recibidas y probablemente censuradas”.

(Vallee, Jacques. Forbidden Science: Volumen Tres. p. 428.)

imageImagen cortesía de Amazon Books

16 de noviembre de 1989

“La Dra. Rima Laibow, que está organizando la última conferencia sobre secuestros, me ha contado sus preocupaciones sobre Budd Hopkins. Citó un episodio en el que Hopkins había hipnotizado a una mujer secuestrada que no tenía el tipo de experiencia alienígena que él estaba buscando. Según la Dra. Laibow, él comenzó a gritarle mientras ella estaba en trance. Esto volvió a despertar un trauma profundo para ella cuando era una niña maltratada: ahora está en terapia psiquiátrica con médicos reales”.

(Vallee, Jacques. Forbidden Science: Volumen Tres. p. 465.)

Enero de 1990

imageImagen cortesía de Amazon Books

La TREAT II conference se llevó a cabo en Blacksburg, Virginia. Los médicos, físicos e investigadores de ovnis se reunieron durante cinco días, en enero de 1990, solo por invitación. El principal benefactor de la conferencia fue el Príncipe de Liechtenstein. Un informe sobre la conferencia decía que Laibow fue anteriormente un colaborador cercano de Budd Hopkins; y que “se informa que Laibow es una secuestrada”, aunque no se proporcionan pruebas que respalden esta última afirmación.

5 de febrero de 1990

“El Dr. Richard Niemtzow llamó desde Texas con sus impresiones de una reunión sobre ‘trauma de abducción’ presidida por la psiquiatra Rima Laibow. Cerca de 40 personas estuvieron allí, incluyendo algunos médicos como Paul Tyler, pero no expertos en el tratamiento de los efectos médicos de los ovnis”.

“El grupo no tenía idea de la metodología”, señaló Richard. “Cuando alguien mencionó que tenía acceso a las muestras de sangre y orina de los testigos, pero no sabía a dónde enviarlas, Rima gritó ‘¡Envíame la sustancia viscosa!’ lo que implica que ella la analizaría”.

“No servirá de nada enviarte la sustancia pegajosa”, le dijo Richard, “si no tienes una base para evaluar los resultados. Eso es lo que pasó con los gendarmes franceses, en Cergy-Pontoise”.

(Vallee, Jacques. Forbidden Science: Volumen Cuatro. p. 20.)

imageImagen cortesía de Amazon Books

Julio de 1990

Laibow presentó un documento titulado “Experienced Anomalous Trauma New Directions” en el Simposio Internacional MUFON de julio de 1990, celebrado en Pensacola, Florida.

6 de agosto de 1990

“La Dra. Rima Laibow, actual árbitro de la especulación de abducción extraterrestre, vino a cenar esta noche. Se enfureció sobre las torpezas de Budd Hopkins, Leo Sprinkle y los demás. Describió una cinta de video en la que Sprinkle interroga a Judy Doraty, quien originó la idea de cubas subterráneas con partes humanas agitadas por monstruos alienígenas”.

“Podría jurar que es Sprinkle quien está hipnotizado”, dijo. “Su cabeza está agachada, habla en un tono bajo y soñador. La mujer es toda negocios, vivaz, habladora. En un momento parece lista para llorar, luego abre mucho los ojos, toma un pañuelo y se lo pasa con cuidado por los párpados para ver si se le corrió el rímel … ¿Eso es hipnosis profunda? He hecho cientos de sesiones de terapia y aún no he visto a mi paciente revisar su maquillaje”.

“Rima cree que hay “múltiples sectarios”, personas que han desarrollado múltiples personalidades artificiales o que han recibido ciertas extravagancias, que pueden controlarse a lo largo de sus vidas. Es una idea importante”.

(Vallee, Jacques. Forbidden Science: Volumen Cuatro, págs. 56-57.)

8 de agosto de 1990

“Rima Laibow me contó una anécdota sorprendente. En la cena que siguió a la primera reunión de Abduction Trauma, el príncipe dijo que había sido informado por la KGB, la CIA y los servicios de inteligencia de la OTAN. Le dijeron que ‘se llevaron’ gente de todos los países”.

(Vallee, Jacques. Forbidden Science: Volumen Cuatro. p. 58.)

Marzo de 1991

La conferencia TREAT III se celebró en Kansas City entre el 7 y el 10 de marzo de 1991 y fue organizada por Laibow. Las Actas fueron editadas por Rima Laibow y Robert. N. Sollod.

10 de abril de 1991

“Rima Laibow está buscando a alguien que dirija un nuevo proyecto de investigación sobre ovnis. Se rumorea que el dinero proviene de Scott Jones, quien ha obtenido unos $ 300,000 de Rockefeller y la Claiborne Pell Foundation. Me negué, el contexto no es correcto”.

(Vallee, Jacques. Forbidden Science: Volumen Cuatro. p. 82.)

Agosto de 1991

Laibow asistió a un evento en el que “actuó” el psiquiatra y curandero de Kiev Anatoly Kashperovsky. Laibow declaró que “… esta cicatriz de cesárea que tenía, que era gruesa, fibrosa y muy prominente … empezó a sentir un hormigueo”. Tan pronto como pudo, inspeccionó la cicatriz y dijo que se había ido. Dijo que en la inspección de su ginecólogo solo se encontró una cicatriz muy muy fina.

1992

La conferencia TREAT IV se llevó a cabo entre el 9 y el 12 de abril de 1992 en Decatur, Georgia. En ese momento, los temas de discusión incluían círculos en las cosechas, visión remota y abducciones extraterrestres. Un informe en el periódico Baltimore Sun, dijo que la conferencia fue organizada por la Dra. Rima Laibow. Informó que había 75 participantes.

Laibow, Rima E., Sollod, Robert N. & Wilson, John P. (eds) “Anomalous Experience & Trauma: Current Theoretical, Research and Clinical Perspectives” era el título de una publicación del Centro de Tratamiento e Investigación de Experimentados Anómalos Trauma, Dobbs Ferry, Nueva York. Las 320 páginas se dividieron en tres secciones; a saber, cuestiones teóricas y conceptuales; evidencia de investigación y problema del método; e intervención clínica y enfoques de tratamiento. Los artículos fueron de una mezcla de médicos e investigadores de ovnis.

12 de agosto de 1992

“Gueymard nos contó una anécdota divertida sobre el general Stubblebine y Rima Laibow que llegaron a Francia recientemente. Pierre no le contó mucho. Ella se apresuró a realizar una sesión hipnótica con él porque tenía que salir a comprar ligueros negros: El general ¡le gusta!»

(Vallee, Jacques. Forbidden Science: Volumen Cuatro. Pags. 130-131.)

La conferencia TREAT V, también se celebró en Decatur. Georgia.

1993

Laibow es coautor de un capítulo de un libro sobre los síndromes de estrés traumático. El resumen del capítulo decía:

“El trauma anómalo experimentado (EAT) se observa en pacientes que muestran signos de trauma de respuesta al estrés en ausencia de un evento traumático fácilmente identificable a pesar de una investigación cuidadosa”.

“El trastorno por estrés postraumático (TEPT) es frecuente en estos pacientes. Estas personas generalmente están libres de psicopatología importante y pueden presentar secuelas traumáticas físicas y emocionales”.

“Antes del tratamiento, la memoria como trances puede estar presente o no para el escenario que se correlaciona con los estigmas psicológicos y físicos del evento estresante. Como se discutirá en este capítulo, EAT se puede observar en pacientes de cualquier cohorte étnica y/o demográfica. Como se señaló en otra parte de este volumen, el PTSD se describió por primera vez en el contexto de la fatiga de batalla, aunque puede estar presente en una amplia variedad de formas clínicas”.

Laibow, R.E., Laue, C.S. (1993.) ”Posttraumatic Stress Disorder in Experienced Anomalous Trauma”. Páginas 93-103. En Wilson, J.P., Raphael, B. (eds.) “International Handbook of Traumatic Stress Disorders”. Springer Science. Bostón.

La conferencia TREAT VI, “Treatment and Research of Experienced Anomalous Trauma” se llevó a cabo en Santa Fe, Nuevo México.

1994

La conferencia TREAT VII, “Treatment and Research on Experienced Anomalous Trauma” se celebró en Virginia Beach. Virginia.

1994-2002

Según su CV, publicado en 2004, entre 1994 y 2002, Laibow fue coautora de varios artículos científicos con N. Bounias; A. Stubblebine; H. Sanderound y M. Bonaly, sobre su investigación sobre el tema del biofeedback. Puede encontrar un ejemplo aquí. En 1998, Laibow, Stubblebine y Bounias publicaron un artículo titulado “From Lethality to Neuropsychotoxicology: A Major Paradigm Shift in Toxicology”, en J. Environ. Biol. 19 (3): 221-229.

2004

La Dra. Rima Laibow se casó con el Major General Albert N. Stubblebine (Retd) en 1994, después de compartir intereses comunes a finales de los 80 y 90. La pareja cofundó la National Solutions Foundation en 2004.

Un CV publicado en 2004 revela que Laibow nació el 30 de septiembre de 1943; obtuvo un BA (Ing. Lit.) en 1965; y se convirtió en M.D. en 1970. Había estado en la práctica privada desde 1972 y se especializó tanto en adultos; y psiquiatría de niños y adolescentes. Es autora y coautora de varios artículos científicos sobre temas como la biorretroalimentación; y prodigios autistas.

Diciembre de 2008

Se lanzó un Digital Versitile Disk titulado “UFO Abductions and the Government cover up” con entrevistas con el Dr. Laibow y C.B. Scott Jones.

2014

Con el brote de la enfermedad del Ébola en África occidental, surgieron varias “curas” para esta enfermedad. Uno de los productos “Nano-Silver” lo vendía el Dr. Laibow.

En un artículo en línea, fechado el 14 de agosto de 2014, titulado “The Controversial woman behind Nano Silver, the new ‘Ebola drug’ being tried in Nigeria”, la autora Chidi Chima incluyó:

“La médica estadounidense, que dijo que tiene una cura para la enfermedad del virus del Ébola y cuyo tratamiento ahora está disponible para Nigeria por un donante no identificado, ha estado haciendo campaña contra la ‘conspiración’ de los fabricantes de medicamentos convencionales”. El médico era Rima Laibow.

2019-2020

Tras la muerte de su esposo en 2017; Laibow presentó una demanda, que incluía denuncias de negligencia, contra varios médicos e instituciones. Los reclamos fueron desestimados en noviembre de 2019 y enero de 2020.

2020

En un artículo en línea fechado el 13 de noviembre de 2020, se anunció que el Departamento de Justicia de EE. UU. había presentado una demanda “para detener la venta por parte de una entidad de Nueva Jersey de un producto de ‘nano silver’ no aprobado previamente promocionado como un tratamiento COVID-19”.

“… Estados Unidos alegó que la National Solutions Foundation, la Dra. Rima Laibow y Ralph Fucetola vendieron y distribuyeron un producto de nano plata que, según los demandados, curará, mitigará, tratará o evitará el COVID-19”.

https://ufos-scientificresearch.blogspot.com/2021/01/whatever-happened-to-key-abduction.html

Gente lagarto, 5G y el bombardero de Nashville

Gente lagarto, 5G y el bombardero de Nashville

Tim Callahan

Lizard person illustrationCuanto más absurda es una creencia, más fácil es descartarla sin más. Un problema con una actitud tan arrogante es que las personas que se adhieren a tales sistemas de creencias bien pueden actuar en consecuencia, y sus acciones pueden ser violentas en proporción al absurdo e irracionalidad de su sistema de creencias. Quizás una de las creencias más extrañas que prevalecen en los tiempos modernos es que los invasores extraterrestres reptiles malignos, que cambian de forma, disfrazados de seres humanos, controlan secretamente los gobiernos del mundo. Es posible que recientemente hayamos experimentado una consecuencia violenta de esa creencia.

En la mañana de Navidad, Anthony Quinn Warner detonó explosivos empacados en su casa rodante y se voló a sí mismo y a los alrededores en pedazos. Afortunadamente, la policía fue alertada de la explosión pendiente por una extraña advertencia que emanaba de la RV y logró evacuar a las personas en la comunidad y nadie más murió. Rápidamente se determinó que no se trataba de un acto de terrorismo, y no mucho después de que surgieran informes que llevaron el caso a un extraño callejón, bien capturado en un titular de Yahoo News del 31 de diciembre de 2020 que decía: “Nashville bomber linked to lizard people myth investigators say”. Eso hizo sonar una campana escéptica en mi cabeza.

Cuando fui coautor de UFOs, Chemtrails and Aliens con Donald Prothero, me encontré con varios sistemas míticos esencialmente modernos que involucran extraterrestres que habían visitado la Tierra en la antigüedad, estaban creando activamente híbridos con seres humanos y/o controlaban secretamente a los gobiernos. Tres tipos de extraterrestres fueron los principales en esta nueva mitología: los benevolentes extraterrestres nórdicos (generalmente provenientes del cúmulo estelar de las Pléyades), los extraterrestres grises de dudosa intención, a menudo se dice que son del sistema de doble estrella Beta Reticuli, y los malvados reptiles, según a algunos que emanan del sistema estelar único Tau Ceti. De estos, los reptiles eran los más inverosímiles.

Si bien el arquitecto principal de la teoría de la conspiración reptil es David Icke, el origen de la creencia de que el mundo está controlado en secreto por alienígenas reptiles maliciosos o personas lagarto se remonta a la miniserie de televisión V, en la que los reptiles malvados escondían sus verdadera naturaleza bajo una piel humana sintética. Según la teoría de la conspiración de los reptiles, bajo pieles humanas artificiales se esconden nada menos que la reina Isabel, Barak Obama, George W. Bush, Lindsey Graham y otros. Si bien esta idea puede parecer demasiado absurda para que cualquiera la crea, una encuesta de 2013 realizada por Public Policy Polling encontró que 12 millones de estadounidenses dijeron que creían que nuestro gobierno estaba dirigido en secreto por personas lagarto. Es difícil decir hasta qué punto muchas personas creen realmente tales tonterías (las personas pueden marcar casillas en las encuestas por una variedad de razones no relacionadas con la afirmación real en cuestión), pero una de ellas puede ser Anthony Quinn Warner, quien, sea lo que sea que lo motivó, estaba dispuesto a actuar de acuerdo con sus creencias (no muy diferente al pistolero que se presentó en la pizzería Comet Ping Pong en Washington, DC en busca de la red de pedófilos que supuestamente estaba dirigida por Hillary Clinton). Quinn también parece haberse adscrito a la teoría de que el despliegue de AT&T de la red 5G fue la causa deliberada de la pandemia Covid-19.

Independientemente de cómo se desarrolle la historia de Anthony Quinn Warner, esto es lo que sabemos sobre esta teoría de la conspiración en particular. En una mitología creada durante la segunda mitad del siglo XX, los creyentes en las abducciones extraterrestres crearon principalmente tres clases principales de extraterrestres que habían visitado la Tierra en la antigüedad e incluso estaban involucrados activamente con la humanidad de hoy. Estos son (1) los benevolentes nórdicos, que son humanos, rubios y hermosos, (2) los grises menos amables y (3) los malvados reptiles, los extraterrestres que se parecen a nosotros pero que en realidad son personas lagarto. Según uno de los sitios web bajo el paraguas de Arcturi, los reptiles existen en una dimensión diferente a la nuestra y nos están manipulando a través del control del pensamiento:

Los reptiles existen en la tercera y cuarta dimensión manipulando las mentes de la sociedad a través del control del pensamiento. La abducción de reptiles, por lo tanto, a menudo es producto de la abducción de la mente en lugar de llevar físicamente el cuerpo del abducido a una nave espacial y volar por el espacio. Estos secuestros a veces se pueden experimentar en forma de “pesadillas”.

El sitio web también dice que los reptiles son capaces de cambiar su forma con el propósito de engañar:

La naturaleza cambiante de los reptiles los hace extremadamente peligrosos al secuestrar mentes humanas. El reptil a menudo utilizará la apariencia de otras razas alienígenas benévolas para disfrazarse. Un ejemplo común es el uso de un cuerpo alienígena nórdico para seducir al abducido con una fantasía sexual. Los reptiles suelen utilizar ataques sexualmente agresivos ya que la emoción del sexo es uno de los principales impulsos de los seres humanos. Curiosamente, muchas leyendas antiguas nos hablan de grandes líderes (Julio César, Alejandro Magno) que fueron concebidos mediante el coito entre una mujer y una serpiente. La naturaleza sexual de estos ataques puede ser física (en la carne), mental (como una perversión sexual) y en el estado de sueño.

Los reptilianos utilizan el secuestro para alimentarse. Estas entidades prosperan a partir del trauma, el horror, el miedo y la sumisión humanos. Además, la abducción de reptiles ha servido para la experimentación del ADN, que a lo largo de los años ha desarrollado la raza humana. Los reptiles disfrutan del proceso de control y este es su propósito para las abducciones.

Al igual que con los grises, probablemente podamos buscar en el medio de la televisión el origen de los reptiles malignos, específicamente en la miniserie televisiva V de 1983, escrita y dirigida por Kenneth Johnson. En V, una raza de alienígenas aparentemente humanos llega a la Tierra en 50 enormes naves, que flotaban sobre las principales ciudades del mundo. Los “Visitantes”, como se llama a los extraterrestres, aparentemente desean intercambiar conocimientos por los recursos minerales de la Tierra. Sin embargo, resulta que los extraterrestres no son realmente seres humanos. Debajo de su fachada de apariencia humana, una piel delgada y sintética y lentes de contacto similares a los humanos en público, en realidad son humanoides reptiles carnívoros que prefieren comer alimentos vivos como roedores y aves. Por supuesto, como todos los alienígenas malvados, buscan la dominación mundial.

Una subtrama de V es que también desean cruzarse con humanos. Una adolescente, Robin Maxwell, tiene una relación sexual con un visitante masculino llamado Brian, quien la deja embarazada como uno de los “experimentos médicos” de los reptiles. Como en V, los reptilianos no solo buscan seducir a las mujeres, también son los amos secretos y nefastos de nuestro mundo. Uno de los principales defensores de la teoría de los ovnis reptiles es David Icke, quien surgió en 2020 como un gran defensor de la conspiración 5G detrás de Covid-19 (se dice que la energía de las torres debilita el sistema inmunológico humano, a pesar de que muy pocos comunidades que Covid devastó no tienen torres 5G):

David Vaughan Icke (pronunciado / aɪk /; nacido el 29 de abril de 1952) es un escritor inglés y orador público que se ha dedicado desde 1990 a investigar lo que él llama “quién y qué está realmente controlando el mundo”. Uno de sus principales focos es la influencia que los seres extraterrestres tienen en nuestro orden mundial, siendo una de estas razas alienígenas, los alienígenas reptilianos o también conocidos como reptilianos, reptoides o lagartos. En El mayor secreto (1999), Icke presentó la “Hipótesis Reptoide”. Él identifica a la Hermandad como originaria de reptiles de la constelación de Draco, que caminan sobre dos piernas y parecen humanos, y que viven en túneles y cavernas dentro de la tierra. Son la misma raza de dioses conocidos como los Anunnaki en el mito de la creación babilónico, Enûma Eliš. Lewis y Kahn escriben que Icke ha tomado su narrativa del “antiguo astronauta” del escritor israelí-estadounidense Zecharia Sitchen.

Icke incluso afirma que ciertas familias poderosas y conocidas son de ascendencia mixta de humanos y reptiles. Específicamente, afirma que los Rothschild son una de esas familias:

El linaje Reptilian Alien que fluye a través de la élite global no se puede ver más claramente que con la familia aristocrática de los Rothschild. La familia Rothschild tiene, con mucho, la mayor fortuna privada de la historia moderna. Los Rothschild subieron al poder bajo el liderazgo de Mayer Amschel Rothschild, un cambista y banquero alemán (se dice que es del mismo linaje reptil de Herodes el Grande). Extendió su imperio a través de sus cinco hijos, que extendió por toda Europa para “extender el imperio”. Los Rothschild utilizaron la técnica aristocrática reptil de mantener con éxito fortunas y negocios dentro de la familia a través de matrimonios arreglados y mestizaje. No es raro que los linajes reptilianos de este rango mantengan los lazos aristocráticos al casarse con primos primeros y segundos.

Se dice que no solo los Rothschild, sino también los Windsor son personas lagarto que cambian de forma. Eso explicaría mucho, al menos sobre lo que se reveló en la popular serie de televisión en streaming The Crown. No crea todo lo que ve en la televisión.

Sobre el Autor

Tim Callahan es editor de religión de la revista Skeptic. Sus libros incluyen Secret Origins of the Bible y Bible Prophecy: Failure or Fulfillment? Fue coautor de los galardonados UFOs, Chemtrails, and Aliens. También ha investigado el movimiento ambiental y su artículo “¡Los ambientalistas causan malaria! (y otros mitos del movimiento del ‘uso sabio’)” aparecido en The Humanist.

https://www.skeptic.com/reading_room/lizard-people-5g-nashville-bomber/?mc_cid=f0d6b5007d&mc_eid=7d17187600

Hablan los platillos (4)

2 Otras voces

Los registros antiguos muestran más allá de la sombra de la duda que los platillos han estado aquí durante siglos. Cuando se desarrolló la radio en la Tierra, empezaron a suceder cosas.

El primer informe fue realizado por el propio padre del inalambrico, Marconi. En septiembre de 1921, J. C. H. MacBeth, gerente de Londres de la Marconi Wireless Telegraph Company llegó a Nueva York y dijo a los reporteros asombrados que Marconi creía que había interceptado mensajes de Marte o de algún punto del espacio exterior. Las señales, dijo MacBeth, se habían recibido mientras Marconi estaba en su yate en el Mediterráneo realizando experimentos atmosféricos con tecnología inalámbrica. Se habían captado longitudes de ondas magnéticas altas en la banda de metros, aunque la longitud máxima de ondas producidas por la Tierra en ese momento era de 14,000 metros. La teoría de que las ondas fueron producidas por perturbaciones eléctricas fue refutada por la regularidad de los impulsos. Aunque los impulsos aparentemente consistían en un código, la única señal similar a los códigos de la Tierra era una que se parecía a la letra V en el código Marconi.

El experimento de Marconi es interesante porque él también recibió la extraña V. En casi todos los contactos por radio que hizo el Sr. R, esta carta se entregó con frecuencia.

En los años siguientes, a medida que se desarrolló la radio, se hicieron varios descubrimientos interesantes. L. W. Chubb, director de investigación de Westinghouse Electric Company, al anunciar la perfección de la transmisión de radio de haz, declaró que si alguna vez se establecían las comunicaciones con Marte, tendría que ser con ondas ultra cortas dirigidas como un haz de luz para penetrar las capas atmosféricas sobre la superficie de la Tierra. Las ondas ultracortas son el enfoque más cercano de las ondas de radio a las ondas de luz regulares. La capa Heaviside-Kennelly se encuentra a unas equipoenta millas sobre la superficie. Al doble de esa altura está la capa Appleton. Son capas de gas ionizado que reflejan ondas de radio. La capa Heaviside-Kennelly refleja las ondas medias y la capa Appleton las ondas cortas. Sin embargo, el experto danés Hals y dos científicos escandinavos, Stormer y Peterson, realizaron experimentos de transmisión de haces y descubrieron que ciertas ondas cortas penetran en ambas capas y viajan lejos en el espacio.

Los ecos de sus señales llegaron de tres a treinta segundos después de la transmisión. Dado que la velocidad de las ondas de radio es la misma que la de la luz, 186,000 millas por segundo (ahora se sabe que es más rápida), era obvio que las “capas” o cuerpos que reflejaban estas señales estaban ubicadas entre 280,000 y 2,800,000 millas de la Tierra. Aparentemente, incluso estas “capas” en el espacio lejano podrían ser penetradas por una onda radiada que se aproxima a una onda de luz regular que atraviesa todas las barreras ionizadas.

Harry Price, director del Laboratorio Nacional de Investigación Psíquica en Londres en 1930, hizo planes para una señal de haz de luz regular, pero el proyecto fue abandonado por falta de fondos. El sitio seleccionado fue la cima del Jungfraujoch en el Bernese Oberland, a 11,000 pies sobre el nivel del mar. Se iban a encender diez toneladas de magnesio en oxígeno en el foco de los reflectores, y el rayo se dirigía a los campos de nieve del polo marciano. Esta colosal llamarada, se creía, ciertamente traería una respuesta si hubiera seres inteligentes en el planeta misterioso.

En la noche del 22 de agosto de 1924, el planeta Marte se acercó a treinta y cuatro millones y medio de millas de la Tierra. El silencio de la radio prevaleció en las estaciones de transmisión y los científicos escucharon un posible mensaje desde el otro lado del espacio. La estación WOR en Newark, Nueva Jersey, fue el primer puesto de escucha en informar. Siguieron otras estaciones. Y en Washington, DC, se estaba haciendo un registro cinematográfico fotográfico de los impulsos que nunca se ha entendido.

Los planes para el experimento se habían elaborado cuidadosamente. El Dr. David Todd, profesor emérito de astronomía en el Amherst College, fue el organizador de la prueba internacional de “escucha”. A sugerencia del Dr. Todd, el Gobierno de los Estados Unidos, a través de los canales de la diplomacia, solicitó que todos los países con transmisores de alta potencia silenciaran sus estaciones durante cinco minutos cada hora desde las 11:50 p.m. del 21 de agosto a las 11:50 p.m. del 23 de agosto. C. Francis Jenkins, de Washington, DC, había inventado recientemente una máquina de grabación continua de mensajes fotográficos por radio, y el Dr. Todd le pidió que tomara un registro de cualquier señal recibida durante el experimento.

El dispositivo de grabación se adjuntó a un receptor ajustado a una longitud de onda de 6,000 metros. Las señales entrantes provocaban destellos de luz que se imprimían en la película mediante un instrumento que pasaba sobre su superficie de lado a lado. La película tenía la forma de un rollo de cinta, de diez metros de largo y quince centímetros de ancho, y se desenrollaba lentamente bajo el instrumento y la bombilla que respondía a los sonidos transmitidos.

El dispositivo de Jenkins estuvo en funcionamiento durante un período de unas treinta horas durante todos los momentos de silencio mientras Marte estaba más cerca de la Tierra. Luego se reveló la película, y el 27 de agosto, los asombrados experimentadores llamaron a los reporteros de los periódicos. La película mostraba en negro sobre blanco una disposición bastante regular de puntos y rayas a lo largo de un lado, pero en el otro lado, a intervalos casi uniformemente espaciados, había grupos curiosamente mezclados, cada uno de los cuales tomaba la forma de un rostro humano toscamente dibujado. El inventor no pensó que Marte fuera la causa del fenómeno, pero dijo: “La película muestra una repetición a intervalos de aproximadamente media hora de lo que parece ser el rostro de un hombre, y es un fenómeno que no podemos explicar”.

Aunque admitió que no podía explicar su significado, el Dr. Todd adoptó una postura más seria. Dijo: “Ahora tenemos un registro permanente que se puede estudiar, y quién sabe hasta que lo hayamos estudiado, ¿qué pueden haber sido estas señales?” Los expertos en códigos del ejército trabajaron en la película durante algunas semanas sin tomar ninguna decisión, y se entregó una copia de la película a la división de radio de la Bureau of Standars. La película está ahí hoy, y se dice que nunca se ha entendido.

Parece que el significado del rostro humano es obvio, dando por sentado que vino de algún lugar del espacio exterior. ¡Un rostro humano toscamente dibujado sería una “tarjeta de presentación” de la raza humana en cualquier lugar!

La película solo había profundizado el misterio de los puntos y guiones que escucharon los operadores de estaciones poderosas muy separados. Los despachos de noticias del 23 de agosto anunciaron que R. L Potelle, ingeniero jefe de la estación WOR, Newark, Nueva Jersey, entre las 7:30 y las 10:00 p.m. la noche anterior, recibió una serie de puntos y rayas que no pertenecían ni a los códigos Morse ni Continental. Las señales se repitieron constantemente. Después de horas de estudio, el ingeniero decidió que la palabra que se transmitía era EUNZA. La palabra no tiene significado en los idiomas de la Tierra.

La palabra EUNZA nos recuerda nuevamente nuestros experimentos de radio. Más tarde notará que recibimos las letras E U. ¿Es posible que haya alguna conexión? ¿Es nuestra E U realmente solo una parte de EUNZA?

En octubre de 1928, Mansfield Robinson, un abogado de Londres, intentó ponerse en contacto con Marte por radio a través de la estación de Rugby en Inglaterra. El mensaje se envió en una longitud de onda de 18,700 metros y se esperaba que se escuchara algún tipo de respuesta. Unos minutos después de que el mensaje de Robinson se difundiera por el espacio, el profesor A. M. Low, el famoso científico inglés que estaba escuchando, recibió una serie de señales en su radio. Dijo: “Era un mensaje misterioso, pero es poco probable que pudiera haber venido de Marte. Sin embargo, debo confesar que no sé quién lo envió. Era una serie de puntos y rayas”.

Aquí había un grupo que intentaba comunicarse por radio con Marte, pero cuando recibieron una respuesta, ¡se negaron a aceptar lo obvio! Eso es tan estúpido como ir deliberadamente al teléfono, marcar un número determinado, y cuando la parte responde, decirle: “No puedo entenderte, pero de todos modos no podrías ser de mi equipo”.

También estaban sucediendo cosas extrañas entre los radioaficionados. En julio de 1950, Byron Goodman (W1DX)[1], editor técnico asistente de QST (órgano oficial de la American Radio Relay League, Inc. y la Unión Internacional de Radioaficionados), escribió un artículo titulado “The Loneliest Ham in the World.” (El radio más solitario del mundo). Este artículo apareció en QST (Volumen XXXIV, No. 7).

Sigue el extraño relato y la experiencia del Sr. Goodman:

Fue una buena convención, aunque las lluvias pueden haber frenado un poco la asistencia. En la reunión de DX mencioné cómo en la sede de la Liga a menudo disfrutamos de las confidencias de radioaficionados extranjeros que se ven obligados a operar encubiertos, y cómo estos operadores en los países menos “ilustrados” realmente lo pasan mal. Da la casualidad de que es uno de los aspectos interesantes de trabajar en la Liga, y lo he contado muchas veces, sin regalar ninguna llamada, por supuesto.

El banquete de cuerdas terminó temprano y pensé que era una buena oportunidad para recuperar el sueño. Pero justo cuando llegué a mi habitación sonó el teléfono y una voz en el otro extremo preguntó si podía acercarse y hablar un poco de DX[2]. Bueno, no importa lo cansado que estés, no dejas pasar algo así, así que le dije: “Claro. Vamos arriba”.

Pondría a mi invitado en sus 50, pero, por supuesto, nunca se sabe. Me dijo su llamada[3], que no sonó ninguna campana, y su nombre.

Lo tomó con soda y luego anunció: “Vaya, he trabajado más DX que nadie en el mundo”.

¡Oh hermano! Pensé. Un chiflado. Conozco a W1FH y algunos de los otros, y este tipo no era uno de ellos.

“No te sigo, Mike”, dije. “W1FH tiene el mayor número de confirmados, y hay algunos otros justo detrás de él. ¿Cuántos has obtenido?”

“Si te refieres a países”, dijo. “No tengo ninguno. Estoy hablando de DX real. Tengo que decírselo a alguien o fracasaré. Supongo que puedo hablar contigo porque sabes cómo mantener la confianza”.

“Oh, puedes confiar en mí”, le dije, sabiendo que tenía alrededor de cuarenta libras y algunos años con él. Y estaba más cerca de la puerta. “¿Cuál es la DX real?”

Bebió un sorbo y me miró directamente. No parecía un loco. Sus ojos estaban claros sin el brillo, y no era del tipo nervioso. “Planetas”, dijo en voz baja. “He trabajado cuatro de ellos”.

Mi primera reacción fue amordazarlo y preguntarle si tenía las QSL, pero luego lo pensé mejor. “¿Qué te hace pensar que voy a creer eso, o incluso pensar que es gracioso?” Pregunté.

“Mira, es temprano”, respondió. Ven a la choza y te lo mostraré. El tren del Este sale a las 9 a. m. y te traeré de regreso antes de la medianoche. Conseguirás tu sueño reparador”.

Soy un fanático de cualquier ángulo nuevo, así que fui. Me informó mientras yo observaba cómo los faros de su Buick nos llevaban por la ciudad y salíamos de la autopista. “Me interesé en los 5 metros cuando los radioaficionados degradaban los tubos para llegar a los 20”, dijo. “Eso fue hace mucho tiempo, y no había tenido mi boleto por mucho tiempo. No había un alma por aquí en los 5, pero no sabía lo suficiente para darme cuenta de que no había muchos compañeros en todo el país. Después de todo, QST informó actividad allí”.

“Eso fue antes de mi tiempo”, le expliqué. “No me culpes”.

“Llamé a CQ a las 5 todas las noches cada diez minutos durante no sé cuánto tiempo”, continuó. “Entonces, una noche, cuando me di la vuelta después de mi segundo o tercer CQ, escuché que alguien me llamaba. Estaba tan tembloroso al regresar que casi saco la llave de la mesa. La señal firmaba MA1A pero nunca pensé en ello”.

“Era alguien con quien podía trabajar, y eso era lo suficientemente bueno para mí. Le di un informe de señales y firmé. ¡No volvió! ¡Estaba frenético! Aquí estaba, la primera estación que había levantado, ¡y la perdí! Luego, siete u ocho minutos más tarde, encontré su señal reconociendo mi informe y diciéndome que estaba muy débil. Él no era débil en absoluto, y antes de que termináramos, me había dicho cómo construir una antena decente, aunque a veces tuve un pequeño problema para entender su inglés. Era una especie de cable aéreo chiflado, como nada en los libros ni entonces ni ahora. Hicimos un horario para la noche siguiente y durante el día construí la antena. Cuando llegó la hora programada, llamé con mucha confianza, pero sin respuesta. Entonces, después de un lapso de unos siete u ocho minutos, ¡lo escuché! En esta ocasión masticamos el gordo[4] durante cinco horas, siempre con el retraso en su remontada. Lo que me dijo esa noche me dejó aturdido. ¡Dijo que estaba en Marte! Me habían escuchado llamar a QC todas las noches y practicar el código en el medio, y habían logrado dominar el idioma con lo que les había enviado todos esos meses. Es cierto que me había estado divirtiendo, practicando el código en el aire, enviando una página a la vez desde QST o Scientific American, pero no veía cómo podían descifrar todo el lenguaje a partir de eso. Resultó que en realidad no lo habían hecho, pero después de algunas semanas de horarios y muchas preguntas, MA1A sabía el idioma tan bien como yo. Desde el principio me dijo que si le mencionaba esto a alguien más, nuestro horario se detendría, así que no se lo dije a nadie”.

Seguí buscando un ángulo. Todo lo que pude imaginar fue un gran trato para tirar de las piernas[5], así que seguí adelante. “¿Cuándo fue todo esto?”, Le pregunté.

“Oh, empezó en los años 20”, respondió Mike. “Desde entonces, hemos aumentado en frecuencia y él me ha dicho cómo crear sistemas secretos para que nadie se acerque a nosotros. No puedo decirte los detalles, pero nunca permanecemos en la misma frecuencia el tiempo suficiente para que alguien nos vea. Pasamos por la banda de 2 metros cientos de veces por hora, pero nada nos etiquetaría excepto un receptor de televisión en ese rango”.

“¿Y has mantenido este horario desde entonces?” Le pregunté.

“Eso y algunos más. Cuando empezamos, MA1A hizo muchas preguntas y noté que cuando le hablé de nuestros aviones, submarinos y armas, no estaba muy interesado. Pero desde la guerra tengo que revisar todas las revistas y periódicos en busca de datos sobre aviones a reacción, cohetes y energía atómica, porque él hace muchas preguntas sobre lo que estamos haciendo con ellos. Desde que me dijo cómo construir una antena real y una buena estación, hemos tenido un circuito sólido. Él y sus amigos son inteligentes, de acuerdo. Las cosas que me dicen siempre funcionan, y todas son cosas que no han estado en QST o incluso en I. R. E. Proceedings. Mientras me ayudaba a mejorar mi plataforma, comenzó a conectarme con algunos de los otros planetas”.

Esto se está poniendo realmente complicado, pensé.

“Aparentemente, estos tipos o cosas en Marte enseñaron el lenguaje terrestre, al menos mi versión del mismo, a los otros planetas y me dijeron cómo ponerse en contacto conmigo. Pensé que todo el asunto podría ser un engaño, así que leí sobre astronomía y maldigo si todo no funcionaba. Nuestras citas se hicieron solo para los momentos en que los otros planetas eran visibles en este lado del mundo, y el tiempo de retraso siempre se verificaba en el botón. El lugar más difícil para llegar fue Júpiter, y finalmente tuve que aumentar mi potencia máxima a 200 kilovatios antes de poder pasar, aunque los había estado escuchando durante semanas”.

¿Qué quieres decir con “potencia máxima”, le pregunté. “¿Estás usando pulso?”

“Claro”, respondió Mike. “Es la única forma en que puedo pasar y no tener tubos que parezcan sospechosos, por si acaso la ley llegara a aparecer. Lo puse en 1932, cuando trabajé Venus por primera vez. De todos modos, es parte de nuestro sistema de secreto”.

“¿Qué tal el teléfono? ¿No lo intentaste para poder escuchar cómo suenan sus voces?”

“Lo sugerí”, dijo Mike. “Pero dijeron ‘No’, el código era lo suficientemente bueno para todo lo que necesitaban, afirmaron. Pensé que no querían avisarme, en caso de que no tuvieran voces y tuvieran que crear otras artificiales”.

Parecía bastante razonable, pero no estaba comprando nada hasta que lo viera. En ese momento, Mike salió de la autopista hacia un camino de tierra y finalmente terminamos en una casa pequeña. A la luz de la Luna pude ver muchos mástiles.

“Mi antena está hecha de cables colgados de esos postes”, explicó Mike. “Cambio la directividad saliendo de la choza y les explico a los pocos radioaficionados que han deambulado que es un haz experimental de 40 metros. Nunca llego a los 40, no me escuchan y pierden interés”.

Dentro de la choza, las cosas se veían realmente bien. Sin embargo, no vi nada que pareciera una técnica inusual, y me pregunté en voz alta sobre las cosas secretas. Mike sonrió y explicó que el lugar tenía que parecerse a una estación de radioaficionados: el equipo secreto estaba escondido y estaba perdiendo el tiempo husmeando.

“¿Cuándo es tu próxima cita?” Pregunté.

“Mañana por la noche”, respondió Mike. “Pero podemos interrogar a la banda si quieres, por si acaso hay alguien”. Calentó la plataforma unos minutos y luego accionó un interruptor. Las luces se atenuaron un poco y escuché que algunos transformadores gemían. Apareció un pip en la panorámica y Mike lo centró. Se sentó a la mesa y puso al chico en el bicho. El que llamaba era MM1F pero no me impresionó, porque muchos bromistas con nombres raros me han absorbido durante la última década o dos, y las creo cuando obtengo una QSL. Mike y MM1F intercambiaron informes y luego masticaron la grasa sobre una tormenta de ionosfera que estaba prevista, trabajando para un rápido asentamiento. MM1F podría haber sido un ZL por toda la diferencia que hubiera hecho en el procedimiento. Tuve que admirar su puño, aunque sonaba como una cinta. ¡Entonces me di cuenta de que todo era una costilla![6] ¡No hubo demora en el regreso! Algunos de los muchachos locales debieron haber planeado todo el asunto para convertir el New Englander en un mono. ¡Pero la operación en el otro extremo se había olvidado de permitir un retraso! Bastante bien, pensé, pero se equivocaron después de toda la elaborada planeación. Solo seguiré el juego.

Mike cerró la sesión, no había más pips en la pantalla, se apagó y se preparó una taza de café. Hablamos de la sensibilidad del receptor, las técnicas de pulso, las antenas de haz y lo habitual. Tenía que darle crédito, sabía todas las respuestas. De vez en cuando me acercaba a su plataforma, pero él me ignoraba las preguntas difíciles con la excusa de que involucraban cosas secretas. En el camino de regreso al hotel fue el mismo trato, pero me dio algunas ideas que voy a probar. El de la retroalimentación compuesta tiene posibilidades.

Mike me hizo prometer que no le diría a nadie sobre su trabajo, rechazó una copa y luego le pregunté directamente. “Por cierto, Mike”, le pregunté, “¿por qué no hubo ningún retraso en ese planeta MM1F en el que trabajabas?”

“Oh, ese no era un planeta”, respondió Mike. “Esa era una estación móvil, una nave espacial prácticamente en nuestra atmósfera. Hay bastantes en estos días, explorando la tierra. Búscame cuando vuelvas a salir por aquí”. Se fue antes de que yo tuviera la oportunidad de decirle que tenía todo calculado.

¿Pero lo tenía? ¡Acabo de leer acerca de dos pilotos de aerolíneas que han visto cosas malditas!

Hay varias cosas en la experiencia de Mike que se relacionan con nuestros propios experimentos. En primer lugar, dijo que la transmisión desde Marte, etc., nunca fue “débil”. Las señales que recibimos tampoco fueron “débiles”. Dijo que el lenguaje que usaban era extraño. ¿Podría ser que deletrearan fonéticamente como lo hicieron con nosotros? También dijo que Júpiter era el planeta más difícil de contactar. Más adelante notará nuestros propios registros de radio y sabrá que tuvimos la misma experiencia. No usarían radiotelefonía con Mike y solo la usaron una vez con nosotros.

Sí, los platillos han estado aquí durante siglos, y en el momento en que desarrollamos nuestra cruda comunicación por radio, también la utilizaron.


[1] Ese era su nombre para largas distancias, pero Goodman también utilizó el nombre clave de WIJPE. Nota de LRN.

[2] Modalidad en la que los radioaficionados trabajan largas distancias. Por lo regular es en las bandas CW, B.L.U (Banda Lateral Única). El modo más común es la amplitud modulada, generalmente en onda corta. Tmbién es posible hacer DX en bandas altas como VHF, UHF e incluso SHF. Nota de LRN.

[3] Clave o apodo de radioaficionado. Nota de LRN.

[4] Modismo en inglés para “chismear”. Nota de LRN.

[5] Modismo que significa “bromear”. Nota de LRN.

[6] Todo era una broma. Nota de LRN.

Contacto con extraterrestres usando el radio 2

En el año 1921 Guillermo Marconi experimentaba la telecomunicación.

En la primavera de ese año desarrollaba un intenso programa experimental de radiotelegrafía en la atmósfera, a bordo del Electra, un barco que operaba en el Mediterráneo. El día quince de las experimentaciones, el receptor captó una señal intermitente. Esta señal de ondas desconocidas llamó poderozamente la atención de Marconi, y las devió para comprobar su longitud. Se dio cuenta de que eran ondas cortas de 30,000 metros de longitud, y hasta ese momento la máxima longitud conocida era de 14,000 metros. Estudiando detalladamente las ondas, vio que provenían de una emisora y que posiblemente tenían un código conocido. Observando detenidamente las señales recibidas, llegó a la conclusión de que eran señales parecidas a las de nuestro abecedario morse.

Para seguir estudiando dichas ondas, las mandó registrar en otros laboratorios de América del Sur, y así pudo comprobar que eran mucho más claras cuando el planeta Marte estaba más próximo a la Tierra.

Naturalmente esta coincidencia no era más que un indicio, pero este tipo de punto de origen es fiundamental para la intuición de un científico. Partiendo de este indicio, Marconi intentó llevar a cabo un vasto proyecto de alcance internacional, con la intervención directa de numerosos paises.

David Todd, profesor americano de Astronomía, fue encargado de la organización de una prueba radiofónica a nivel internacional. Los Estados Unidos, valiendose de sus enlaces diplomáticos, consiguieron que todas las estaciones superpotentes suspendiesen sus transmisiones durante cinco minutos en cada hora desde las veintitrés horas y cincuenta minutos del 21 de agosto a las veintitrés horas y cincuenta minutos del 23 del mismo mes, en cuyo periodo Marte se encuentra a la distancia mínima de la Tierra.

Con este motivo, el joven investigador americano Francis Jenkins preparó un aparato registrador de radiofotomensajes. Estuvo conectado las treinta horas que duró la prueba, y cuando el filme fue revelado, se encontraron con que la banda había sido impresionada de un lado con puntos y rayas, y de otro, con intervalos de media hora, de figuras en forma de mirada humana diseñada toscamente.

clip_image002

El documento fílmico fue examinado concienzudamente por los militares, sin llegar a ninguna conclusión. Hoy se encuentra en la división de Radio Bureau of Standars. Su significado no fue desvelado.

Sobre esta y otras experiencias preguntaremos al señor Siragusa en el capítulo XII, de momento podemos añadir que, como aportación documental de este libro, publicamos las fotos de extraterrestres que revelan esos rasgos. El registrador de radiofotomensajes lo que hizo fue llevar a cabo el diseño de imágenes que Eugenio Siragusa ha fotografiado.

La segunda historia con que pretendemos terminar este relato sobre los satélites de Marte está protagonizada y contada por el propio interesado: Byron Goodman.

Permanece en secreto el nombre de quien le narró dicha historia, un radioaficionado de Los Ángeles, redactor técnico de Q. S. T. (órgano oficial de la American Radio League y de la International Amateurs Radio Union).

“A finales del año 1926 entré en contacto casualmente con seres de otro planeta. Hacía tiempo que había logrado enviar una señal a intervalos de cinco minutos, y recibía una respuesta ocho minutos después de mi llamada. Tras varios intercambios de contactos, mi interlocutor me mandó un mensaje para construir una antena más poderosa, porque mi señal se recibía muy débil. Lo hice al día siguiente, y nada más emitir la señal recibí una respuesta clarísima. Estuvimos comunicando quince horas. Mi interlocutor me dijo que era de Marte y que había descifrado nuestro código captando las ondas de nuestros radioaficionados. Me preguntó se había contado a alguno mi experiencia, y ante mi negativa, me respondió que me daría elementos para poder contactar con los habitantes de otros planetas. Con un instrumento perfeccionado que él me enseñó a construir, conecté con otros muchos planetas, pero dicho contacto era posible solamente cuando resultaban visibles por la noche desde nuestro hemisferio. El planeta más difícil era Venus. Para conectar con él, había que enviar una señal de doscientos kilovatios”.

Al principio, el propio Goodman, que escuchó la historia, no se la creyó. Pero tenía los elementos para poderla comprobar, y quiso realizar una experiencia ante testigos.

Goodman fue llevado por dicho radioaficionado a su laboratorio de una pequeña villa a las afueras de Los Ángeles. En su presencia fue enviada una señal, y se recibió la respuesta inmediata. El contacto lo habían hecho esta vez con una nave que pasaba a la altura de la ionosfera de nuestro planeta.

Goodman escuchó y comprobó esta historia en el año 1950. Tres años después él mismo, en unión de George Williamson (astrólogo) y su mujer Betty (profesora de Química), de Alfred Bayley y su mujer Betty, de los estudiantes B. Bowen y Ronald Tucker, repitió la experiencia y levantó acta notarial. El 7 de marzo de 1953 un notario de Arizona, Scott, tomó juramento de los participantes de la experiencia. Ellos negaron pertenecer a ningún grupo político, científico o religioso.

El grupo presidido por Goodman recopiló un buen número de mensajes que aparecieron publicados en un libro titulado The saucers speak. La frecuencia más habitual de sus comunicaciones tuvo lugar en los 450 kilociclos. El contacto con los marcianos fue seguido en código morse. También lo intentaron por radiotelefonía, pero el ruido de fondo hacía imposible el contacto.

Transcribo a continuación uno de los mensajes, porque hace referencia a Phobos y Deimos. Fue recibido el 17 de agosto del año 1952. El sujeto emisor se identificó como “Zo”, del planeta “Masar”, es decir, Marte.

“Vuestras bombas atómicas destruyen el equilibrio universal. La bomba de hidrógeno podría hacer de vuestro planeta un cinturón de asteroides. Esto sucedió hace muchos milenios en el planeta de la quinta órbita del sistema solar. Nosotros sabemos lo que estáis haciendo, pero no podemos intervenir. En el anterior desastre hubiéramos sido lanzados fuera, arrojados lejos del sistema solar si no hubiera sido por los dos satélites artificiales Phobos y Deimos, de naturaleza metálica, que construimos para equilibrar nuestra órbita”.

Tenemos también otro documento que corrobora esta misma teoría. Está archivado en las dependencias del N. I. C. U. P. La protagonista fue Geraldine Eigenfel, de treinta y siete años de edad, mujer de un radioastrónomo. La señora Eigenfel venía recibiendo numerosas comunicaciones de extraterrestres, todas de carácter general. La tarde del 21 de junio de 1963, puesta a la escucha, registró el siguiente mensaje:

“La destrucción de un planeta que orbitaba en la quinta órbita del sistema solar, acaecida muchos siglos antes de ahora, puso en peligro incluso al planeta Marte. Nosotros nos salvamos construyendo dos grandes satélites artificiales, que restablecieron el equilibrio de nuestro planeta”.

Esta comunicación fue registrada, y no existen dudas de que sea de origen estelar. Cuanto asegura el desconocido interlocutor de la señora Eigenfel, confirma la teoría científica terrestre sobre los dos satélites de Marte, Phobos y Deimos. De hecho, reflejan demasiada luz, y por tanto, no pueden ser de la misma materia que la de los restantes planetas.

Ambas afirmaciones coinciden también con el relato del señor Siragusa sobre la destrucción del continente Mutolteca, a causa del cataclismo que provocó la aniquilación del planeta que orbitaba en la quinta órbita de nuestro sistema solar.

Volveremos sobre este tema en los siguientes capítulos, interrogando directamente a Eugenio Siragusa. Queremos terminar esta aportación documental con algunos datos sobre los viajes a la Luna y los avistamientos de luces, monumentos y ovnis por los astronautas.

Del Pozo Barbero Victorino, Siragusa Mensajero de los extraterrestres, Edaf, Madrid, 1981.