Archivo de la categoría: Extraterrestres

“La guerra de los mundos”: la batalla de Sudamérica

“La guerra de los mundos”: la batalla de Sudamérica

Cada vez que se habla del libro que Herbert George Wells escribió en 1898, se viene a la memoria la adaptación radial de Orson Welles que impactó y desató el caos en Nueva York el año 1938. Sin embargo, se conocen casos en América Latina que dejaron decenas de muertos por culpa del miedo irracional a los marcianos.

Por Diego Zúñiga C.

“¡Se acercan los enemigos que descienden desde Marte en gigantescos paracaídas!”. Los chilenos que sintonizaban el CB 76 de la radio Cooperativa Vitalicia la noche del domingo 13 de noviembre de 1944 quedaron con el corazón en la mano. Por cada segundo que pasaba las informaciones sumaban preocupación. “¡Hay 400 carabineros heridos en Puente Alto!” decía la voz del locutor, que añadía que el ministro de Defensa movilizaba tropas para defender al país. Pocos comprendían qué sucedía.

Decenas de personas salieron a las calles para ver con sus propios ojos lo que decía la transmisión. Otras optaron por escapar hacia el centro de la capital en busca de refugio, mientras los aterradores informes hablaban de la explosión de polvorines militares, bombardeos y destrucción de diversas ciudades. En medio del caos, muchos comentaban que en realidad Chile era atacado por sus vecinos terrestres y no por invasores extraterrestres.

Todo comenzó a las 21.30 horas. Cooperativa Vitalicia, una radio ubicada en Santiago,  había informado incluso en la prensa escrita que esa noche difundiría una adaptación del clásico de Herbert George Wells “La guerra de los mundos”, que relata una invasión marciana a la Tierra. Al parecer pocos se dieron por enterados, porque las escenas de espanto se repitieron entre quienes creyeron ciegamente que la radio informaba de una conflagración.

El libreto mencionó a instituciones estatales y a la Cruz Roja, dando mayor verosimilitud a la historia. La derrota de las fuerzas armadas puso en una peligrosa situación de indefensión a los ciudadanos, que ya se imaginaban aniquilados por los invasores. Muchos terminaron en los hospitales afectados de problemas cardíacos y nerviosos. Otros presentaban contusiones por caídas causadas en el desesperado escape hacia ninguna parte.

“La aviación huye de las llamas, los bomberos son incapaces de contener el fuego que deja en ruinas a las ciudades de Rancagua, Temuco, Cautín, Concepción, Talca y San Bernardo”, decía el relato. El panorama era catastrófico. “Si fuera una broma, no habrían hablado el ministro del Interior y los jefes de Carabineros”, razonaba un hombre, mientras una dama contaba al diario Las Noticias de Última Hora que “hay muchos muertos y la invasión se acerca a Santiago”.

Un supuesto enlace con el Palacio de Gobierno dio mayor realismo al reporte. En algunos regimientos recibieron a decenas de reservistas que querían tomar las armas para defender al país. Al Grupo de Artillería Maturana, por ejemplo, llegaron 30 reclutas en pocos minutos. En los hospitales y postas, en tanto, los teléfonos no paraban de sonar pidiendo ambulancias. Decenas de personas corrían sin rumbo por las calles.

Recién cuando se repitió, como al principio y a mitad de la emisión, que todo era un radioteatro, la calma volvió a los hogares. Pese a esto, varios llegaron hasta Cooperativa Vitalicia para presentar sus reclamos. “En mi casa están todos asustados”, dijo a la prensa un hombre identificado como Jorge Balmaceda con evidente molestia, mientras subía las escaleras hacia las oficinas de la emisora.

Los reporteros recorrieron la ciudad minutos después del fin del programa. “La alarma era indescriptible. La gente se había vaciado a las calles y Carabineros calmaba a la población cuando llegamos”, apuntaron en el diario La Opinión. “Fue de terror, eso es efectivo, porque mucha gente se impresionó. Me acuerdo que después de este caso se tomó la decisión de evitar transmisiones que pudieran generar alarma”, rememoró el respetado comentarista deportivo Julio Martínez, quien en esos años se preparaba para debutar en el dial.

Como él dice, el Departamento de Radio de la Dirección General de Informaciones informó que, como consecuencia del pánico, “se ha dictado un nuevo Reglamento de Transmisiones de Radiodifusión”, cuya finalidad era que las autoridades “conozcan previamente los programas y así estar en condiciones de resguardar la tranquilidad pública”. Cooperativa Vitalicia, sin embargo, no recibió sanciones.

A la mañana siguiente, la mayoría de los diarios del país consignaba la alarma desatada y presionaba para que la radio fuera clausurada. Ajenos a estas disquisiciones, los trabajadores acusados festejaban lo que para ellos era todo un éxito. “Aquí ha habido una demostración de la eficacia de la radiotelefonía”, dijo uno de los jefes de la emisora.

Luego enviaron un comunicado donde resaltaron el trabajo de producción, “esfuerzo que ha merecido el aplauso de miles de oyentes”, y justificaron que la obra es universalmente conocida, que avisaron con días de antelación que se realizaría el radioteatro y que en el mismo libreto se consignaba esa advertencia. Aún así se excusaron ante las personas que “pudieron sufrir intranquilidades”.

La molestia de parte del público y de la prensa aumentó cuando se supo de la muerte de una persona, José Villarroel, víctima de un ataque cardíaco mientras oía lo que él creyó eran noticias reales.

Pánico mortal en Ecuador

Casi cinco años más tarde, la radio Quito de Ecuador, perteneciente a la empresa El Comercio, realizó una adaptación del mismo libreto. Esta vez, desgraciadamente, los resultados escaparían a todo lo esperado y un reguero de sangre y destrucción siguió al término del radioteatro.

A las 21 horas del sábado 12 de febrero de 1949, los actores estaban listos para poner al aire su dramatización. Según lo acordado, el dueto de “Potolo” Valencia y Gonzalo Benítez sonaba en el programa “Las canciones del alma”. Repentinamente, la música fue interrumpida por un boletín de última hora con noticias urgentes. “¡Nos invaden los marcianos, nos invaden! La base aérea de Mariscal Sucre ha sido tomada por el enemigo y está siendo destruida. Hay varios muertos y heridos”, decía el informe.

La llegada de los alienígenas se localizaba en el pueblo de Cotocollao, a 32 kilómetros de Quito. “Las increíbles noticias que estamos suministrando provienen de agencias internacionales y los servicios del diario El Comercio. Importante: los boletines informativos que están escuchando tienen el patrocinio exclusivo de Orangine, el insuperable refresco de naranja”, decía, contradictoriamente al borde de las lágrimas, el locutor.

Nuevamente la historia cobró verismo al citarse a conocidos periodistas, un alcalde y a un ministro del Gobierno. “Nuestras mujeres y niños deben huir hacia los alrededores para dejar a los hombres libres para actuar y combatir”, pedía el “alcalde”, mientras de fondo se oía a un sacerdote pidiendo clemencia al cielo.

Las noticias señalaban que Lacatunga había sido destrozada con un gas letal, y al poco rato uno de los reporteros fue fulminado para espanto de los oyentes por un arma marciana. El pánico hizo presa de todos y miles de personas ya habían salido de sus hogares, muchas vistiendo pijamas, para escapar.

Al ver las consecuencias del programa desde el tercer piso del edificio de El Comercio, donde se hallaban las oficinas de radio Quito, los actores volvieron a informar que el programa era una ficción. Esto gatilló la furia de la población, que rodeó el recinto y a piedrazos rompió los ventanales, accediendo a su interior y prendiéndole fuego con papeles empapados con bencina, como consigna la prensa de la época.

Las casi cien personas que trabajaban a esa hora en el lugar huyeron descolgándose por las ventanas o por salidas posteriores. Otras intentaron repeler el ataque, pero fueron agredidas por la turba. Muchos fallecieron al lanzarse desde los pisos superiores, pues los bomberos y policías tardaron en llegar porque buena parte de su contingente se encontraba en Cotocollao, donde habían viajado para rechazar la invasión. Recién cuando el Ministerio de Defensa ordenó la salida de tropas del Ejército con tanques, los atacantes pudieron ser dispersados.

“En el techo vi a Leonardo Páez. Abajo todo estaba rodeado de gente y policías. Imposible poder huir. Le aconsejé que se fuera por el techo a La Providencia, y de allí pasó al Conservatorio antiguo. Ahí se bajó y en un camión le salvaron”, relató Gonzalo Benítez al diario La Hora de Ecuador sobre la suerte del director artístico de la radio.

Apenas tres horas después del comienzo de “La guerra de los mundos”, el edificio se erguía apenas, humeante, silencioso. En su interior, la rotativa, los talleres, las reservas de papel, la linotipia y el archivo del diario desde su fundación en enero de 1906 estaban absolutamente destruidos. Pero lo material pasó a un segundo plano cuando se informó que las víctimas fatales de la furia ascendían a quince, y los heridos se acercaban a la veintena.

Voceros de El Comercio sostuvieron que todo fue fraguado por “mentes criminales”, idea que se vio corroborada por el descubrimiento de dos camiones llenos de piedras que habían sido dejados en las cercanías del periódico antes del ataque. Las autoridades policiales sumariaron a Páez y al chileno Eduardo Alcaraz, director del radioteatro, quienes presuntamente pusieron al aire el programa sin conocimiento de sus superiores. Otras diez personas fueron detenidas por su responsabilidad en la tragedia.

Exagerado, pero miedo al fin

En su libro “Panic Attacks”, el sociólogo australiano Robert Bartholomew apunta que existe la idea de que estos episodios podrían ocurrir sólo en sociedades primitivas. Pero la realidad, dice el experto, desmiente tal premisa, porque “si la historia nos enseña algo es que aquellos grupos complacientes, arrogantes y ensimismados son los que están en mayor riesgo”.

En los últimos años, sin embargo, voces como la de William Sims Bainbridge o David Miller han cuestionado la extensión de los pánicos marcianos así como ha sido presentado hasta hoy. Ambos no dudan en calificar de exageradas las cifras que se entregan sobre las personas que fueron afectadas por la transmisión de Orson Welles o las sudamericanas, y aseguraron no haber hallado pruebas del temor masivo.

Bartholomew dice que es cierto que existió una exageración, pero ésta vino de los editores y reporteros que vivieron en carne propia los hechos. “En ese tiempo, la industria de los periódicos tenía cierta tirria contra Welles y la competencia creciente de la radio, que se llevaba a los avisadores. Por ello recogieron con regocijo no sólo la reacción a la transmisión, sino también exageraron sus efectos”, cuenta el sociólogo.

Esto no quiere decir que no se reportaran escenas de verdadero terror, las que también ocurrieron en Chile y Ecuador. La idea es poner en su justa perspectiva lo que sucedió en aquellos episodios, porque de todas formas, según Bartholomew, “no cabe duda, a partir de investigaciones realizadas posteriormente, que entre 1,2 y 1,7 millones de oyentes se asustaron con el programa (de Welles, en Estados Unidos) y una pequeña fracción, de entre un centenar a varios miles de personas, entró en pánico. Eso consta en registros oficiales”.

Al respecto, el especialista cita un informe policial: “Entre las 8.30 pm y las 10 pm recibimos numerosos llamados telefónicos como resultado del programa de la WABC de esta tarde re: Marte ataca este país. Estos incluyeron a la prensa, la policía de Nueva York y personas privadas. Al menos respondimos 50 preguntas de personas que consultaban sobre meteoritos, número de víctimas fatales y ataques de gas. A todos se les informó que nada estaba sucediendo y que los rumores se debían a una dramatización radial”.

En todos los casos reseñados, los invasores acaban con las defensas militares, señal inequívoca de nuestra incapacidad para hacerles frente. En todos, también, se citan fuentes legitimadas socialmente (autoridades de gobierno, periodistas) para dar mayor realce al relato y hacerlo más cercano. Por eso Bartholomew aprovecha de lanzar una advertencia: “reacciones como las vistas en Estados Unidos o Sudamérica podrían volver a repetirse, más ahora que hay un enemigo claro: los terroristas”.

Apéndice: otras versiones

Radio Romance, Chile, 1999

El 21 de septiembre de 1999 se festejaba el día del trabajador radial. Y, como en todas las otras ocasiones, sólo unas pocas emisoras seguían al aire. Una de ellas fue Radio Romance, que pasadas las cuatro de la tarde informó que en un sector precordillerano de Santiago tres naves alienígenas se aprestaban a aterrizar. Se trataba del comienzo del radioteatro “Acercamiento extraterrestre”.

Y aunque cada 30 minutos el locutor informaba del carácter ficticio de los reportes, no fueron pocos los que abandonaron sus casas no para huir, sino para ver a los extraterrestres. Las líneas telefónicas de la policía se saturaron, mientras en el estudio el actor que tenía el papel de periodista gritaba, extasiado, que las naves estaban tomando tierra. Luego, un ser descendió y dijo, con voz metálica: “Feliz día del trabajador radial”. Un anciano fue internado en una clínica afectado por un preinfarto y los periódicos se hicieron eco de la jugarreta al día siguiente.

Rock and Pop, Chile, 2005

“Oye, ¿saben algo del acuartelamiento del Ejército?”, preguntaba un cibernauta en el sitio web juvenil “El Antro”. El muchacho había oído algo al pasar y quedó preocupado, temiendo un conflicto bélico con Perú. Todo porque ese 28 de junio, pasadas las 17.30 horas, había sintonizado la radio Rock and Pop, cuyo informativo entregaba confusas noticias sobre algunas unidades militares en el norte de Chile.

Al mismo tiempo, se hablaba de una lluvia de meteoritos y de una conferencia de prensa del ministerio de Defensa para explicar los sucesos. El radioteatro duró tres horas y media, no generó alarma salvo entre muy pocos y buscaba aprovechar el inminente estreno de “Guerra de los Mundos”, de Steven Spielberg, para hacerles una broma a sus auditores, que terminó con los marcianos atacando el estudio radial.

Publicado originalmente en Pensar, volumen 2, número 4, octubre/diciembre de 2005.

Contacto con Koldas 13

CAPÍTULO 12

Dos confederaciones se reúnen

La teleportación de “Peter y Frances” en Zimbabwe en mayo de 1974 tuvo una inesperada secuela en la base “Q” cuando nos reunimos para nuestro próximo contacto con Valdar (27 de enero de 1975). La pareja joven se asustó de su ingenio, mientras estaban en un torneo de coche de toda la noche en Salisbury (ahora llamado Harare) a través de Fort Victoria a la frontera sudafricana. Esa noche estaban en manos de un extraño poder que lanzaba su automóvil a una velocidad quebrada en un camino desconocido y a través de un entorno extraño. Peter, que conducía, perdió completamente el control de su vehículo; no podía detenerlo ni dirigirlo. Al final de su viaje de pesadilla, cuando llegaron a la frontera sudafricana al amanecer, Peter descubrió que su tanque de combustible estaba todavía lleno. ¡Ningún combustible había sido usado para su viaje de 280 kilómetros! Más tarde, cuando Peter regresó hipnóticamente a la noche en cuestión, revivió toda la experiencia.

Aparentemente Zorottus, un ser en una nave espacial extraterrestre, era responsable de su encuentro extraño. ¿Este ufonauta hipnotizó a la pareja para hacer un contacto personal con su contactado elegido durante este viaje de teleportación? Peter resultó ser un perfecto instrumento de comunicación con Zorottus, aunque más tarde se negó a asociarse con él.

Valdar dijo en un contacto anterior que no conocía a Zorottus ni tenía ningún conocimiento de este encuentro con un ovni. Pero Peter y Frances le preguntaron si podían estar presentes en una de las transmisiones de Valdar, ya que había muchas cosas que les desconcertaban. Cuando Valdar anunció su llegada de su nave espacial a través de Edwin, le presenté a nuestros dos visitantes.

 

Luego resumí brevemente la historia de la experiencia de teletransportación de Peter y Frances y le pregunté si conocía a cualquier ser espacial que pudiera ser responsable de un comportamiento tan extraño.

 

“Hay visitantes de muchas civilizaciones extraterrestres visitando su planeta en el presente”, respondió Valdar. “Algunos son conocidos por nosotros, pero hay muchos de los que no somos conscientes. Los seres que describen son probablemente de fuera de la Confederación y usan diferentes métodos de hacer contacto con los habitantes de la Tierra. Algunos utilizan naves teledirigidas pilotadas por robots. Algunos hacen personalmente el Contacto inicial y mantienen el contacto a distancia, algunos de ellos viajan en el tiempo como nosotros, pero sus distancias pueden ser diferentes, vemos a otros raramente y me es difícil identificarlos sin más detalles”.

 

“Todos estos contactos con los seres espaciales tienen un propósito”, continuó Valdar. “En el futuro, cuando el gran cambio ocurra en la Tierra, el verdadero propósito de estos contactos será aparente. Todos ustedes tienen diferentes tareas a realizar. Hay muchas maneras en las que están siendo contactados, pero en el futuro vendrán. Encontrarán que todos encajan en el esquema de las cosas. Los contactados entonces serán capaces de guiar a aquellos que no han comprendido los signos de los tiempos. Hay muchos que no han tenido el tiempo ni la inclinación a considerar una civilización altamente evolucionada más allá de la Tierra”.

 

Hizo una pausa por un momento, luego a través de Edwin, hizo una pregunta a Peter. “Peter, si sientes que el que está en contacto contigo, no quiere comunicarse conmigo, por favor dilo, amigo mío, todos tenemos nuestro trabajo que hacer y no interferimos el uno con el otro”.

 

Peter respondió: “¿Puedo presentarte a… Zorottus?”

 

Valdar respondió que le gustaría hacer contacto mental con Zorottus a través de nuestros contactados Edwin y Peter. “Ahora tengo una impresión clara en mi mente, sin duda, Zorottus es de los Mundos Externos”.

 

Valdar entonces se dirigió a Zorottus vía Edwin y Peter. “Comandante Zorottus, habiendo hecho contacto con usted de esta manera, usted puede entender cómo me siento. Usted representa a una civilización altamente evolucionada, porque de hecho percibo poderosas fuerzas mentales sondando mi… Ahora estoy proyectando una pregunta”. Se detuvo un momento y dijo: “Peter, ¿hay una respuesta?”

 

Después de otra pausa, Peter dijo: “Hay abundancia de información que recibo para ti”. Entonces Zorottus tomó el control de Peter y dijo: “Ahora hay una coordinación completa entre Peter y yo. Ha tardado muchos meses para encontrar a alguien con la capacidad de retransmitir en un estado consciente. Estamos empezando en este método de comunicación y ha tomado mucho tiempo y energía para llegar tan lejos. Ésta es la primera vez que nuestras dos civilizaciones se encuentran en una casa en este planeta para conversar entre sí y de una manera tan inusual. Hay el mayor nivel de energía mental para considerar, pero no creo que haya peligro para nadie en esta sala, es probablemente una buena cosa que nos encontremos de esta manera. Ambos venimos aquí de diferentes civilizaciones, cada una con diferentes planes para la Tierra, debo admitir que nos apuntamos en la oscuridad mucho, desafortunadamente, hemos cometido errores y nos toca a nosotros arreglarlos. ¿Tienes alguna pregunta en particular para mí, comandante Valdar?

 

“He escuchado tus palabras, comandante Zorottus y me complace que puedas apreciar cómo me siento esta noche Es como tú dices, lo más inusual que nosotros de dos civilizaciones diferentes… nos encontremos en estas circunstancias. Pero esto debe pasar ya que más y más personas en esta tierra están siendo contactadas por los de lejos. Sentía que me estaba inmiscuyendo en el trabajo que ustedes están haciendo a través de Peter. Pero ahora que nos hemos reunido, me gustaría decirle algo de nosotros. Soy un comandante en la división Corynthian Astrael de una Confederación de Planetas. Tenemos nuestros campos magnéticos para patrullar y sin duda se han pasado a veces, porque en muchas ocasiones hemos visto naves extranjeras en nuestros viajes… Comandante Zoroto, ¿puedo preguntarle su misión?”

 

“Nuestra misión es muy parecida a la suya”, respondió Zorottus, “De donde yo vengo… controlamos nuestro planeta, como lo hacen con el suyo. No nos inmiscuimos en su territorio como ustedes no lo hacen en el nuestro. Las diferencias entre nosotros en el pasado, pero ahora nosotros… Nuestros métodos de comunicación son diferentes… Hay algunas cosas que podríamos enseñarles en las comunicaciones, si ustedes están preparados para ser enseñados.

 

“Hay mucho que podemos aprender y estamos dispuestos a compartir lo que tenemos en el camino de nuestra comprensión de los misterios cósmicos”, Valdar respondió a través de Edwin.

 

“Nuestra nave espacial utiliza una fuerza poderosa que el hombre en este planeta también podría utilizar. Nos vemos como una fuerza universal de origen divino. Está libremente disponible para toda la humanidad a utilizar. No es para nosotros solos. Es por eso que vienen aquí para tratar de enseñar a la humanidad en este planeta una mejor manera de vida. En la Tierra, las fuentes convencionales de energía están disminuyendo, gradualmente pero seguramente. Cuando los combustibles fósiles se agoten, el hombre mirará a la energía en el átomo. Sin contaminación y una serie de problemas, pero antes que nada los países de la Tierra deben dejar de lado sus diferencias, la línea divisoria que recorre todo el planeta debe irse, entonces, cuando no haya guerras, la clave del secreto de este poder universal se le dará al hombre en la Tierra y muchos de sus problemas desaparecerán. Este cambio está destinado a venir… El viejo modo de vida se debe ir”.

 

“Trabajamos en una esfera diferente”, respondió Zoroto, “Ustedes trabajan por la paz universal, obviamente, este es su objetivo para este planeta, nosotros no tenemos hambre de conocimiento. Conocimiento universal. Queremos saber por qué la persona delante de nosotros está ahí y por qué no estamos allí. La paz no es de extrema importancia para nosotros. La paz puede ser hecha y puede ser quebrada. Probablemente estamos causando guerras… y ustedes están tratando de detenerlas. Básicamente tenemos diferentes objetivos, probablemente por eso su civilización y la nuestra no nos miramos a los ojos, pero creo que es una ocasión muy importante, es la primera vez que nos reunimos por mucho tiempo”.

 

“…Tratamos de condicionar las mentes de nuestro contactado para que pueda captar lo que la vida significa para nosotros en la Confederación”, dijo Valdar, “Tú también, Zorottus, condiciona a tus contactos a seguir tu estilo de vida. Habrán descubierto que hay muchos en la Tierra que rechazan por completo la existencia de la vida inteligente más allá de su planeta, son los que no los han expuesto al ‘condicionamiento’, pero hay muchos millones de habitantes de la tierra que necesitan esta forma de contacto. En el pasado, hemos utilizado su receptor de radio ordinario, pero recientemente hemos probado un nuevo experimento. A veces enviamos transmisiones directamente al cerebro de gran distancia… El pensamiento viaja más rápido y hemos comunicado con éxito sobre las distancias interestelares con nuestro pueblo. En la tierra… sin embargo, hemos descubierto que muchas personas de la Tierra han erigido una barrera mental que nos resulta casi imposible de penetrar, pero en algunos casos encontramos sujetos adecuados para las ‘comunicaciones pensadas’. Usando esta forma de comunicación casi exclusivamente, y tú también…”

 

La comunicación entre los dos extraterrestres terminó con ellos diciendo adiós el uno al otro.

 

Los dos contactados se comportaron de diferentes maneras durante los estados de trance inducidos. Peter se sentó en su silla, con los ojos bien abiertos y fumando cigarrillos mientras transmitía las palabras de Zorottus, pero más tarde dijo que no podía recordar una palabra de lo que dijo. Edwin, por el contrario, se sentó relajado en su sillón, con los ojos cerrados, aparentemente perdido para el mundo. Sus comentarios después de haber “regresado” de su transmisión-pensamiento, también fueron grabados en la cinta y subraya la diferencia de las transmisiones normales que hemos tenido en el pasado.

 

“Ya sabes, es extraño”, dijo Edwin. “Normalmente, cuando estoy en la transmisión de pensamiento con Valdar, puedo ver su cara claramente, pero no esta noche, era como si lo miraba a cierta distancia. La presencia de la otra potencia, era fuerte, sentía como si dos fuerzas estuvieran en una trayectoria de colisión, sentí el silencio en la nave de Valdar y el propio Valdar parecía una estatua, cada fibra mental de poder que podía reunir era aprovechada. Una experiencia fantástica”.

 

A pesar de lo que Valdar había dicho, las dos civilizaciones parecían estar separadas. Otros oradores de la Confederación fueron más francos sobre estas diferencias.

 

Hubo expresiones tales como: “Incesantemente usan la fuerza para infiltrarse en la Confederación para persuadirla de su modo de vida”, y “Hay una batalla continua de voluntades entre ellos y nuestros superiores que están determinados que tal infiltración no tendrá lugar”.

 

“En la Confederación todas las personas viven en paz y armonía, tenemos un modo de vida en el que reina la paz y el crimen ha sido prácticamente eliminado porque la causa de ello ha sido eliminada”. Había otras declaraciones que expresaban sentimientos similares.

 

Una observación de una nave espacial del Mundo Externo fue brevemente tocada por Herranoah el 12 de diciembre de 1978. Dijo: “Aunque su nave es similar en apariencia a la nuestra, hay diferencias sutiles: su nave tiene una superficie opaca, mientras que la nuestra tiene un brillo metálico, más fácil de ver de cerca, la cúpula de observación en la parte superior es más plana en las naves de la Confederación, mientras que la suya es más alta”.

 

Herranoah dijo que algunos de sus empleados usan un uniforme de dos piezas de color blanco o gris con un emblema circular en la túnica. El emblema tiene un fondo negro con una lágrima blanca en forma de riñón con su punto hacia arriba. Por el contrario, el personal de la Confederación usa uniformes firmemente ajustados al azul cielo, cubriendo los pies, con mangas largas y un cuello en V. Ambas tripulaciones tienen cascos espaciales, los cascos de la Confederación son más largos, de color plata, con un emblema que se asemeja a la estrella de seis puntas de David grabada en azul en el frente. El motivo de la estrella de seis puntas también aparece en la parte superior de la cúpula transparente de la nave de la Confederación.

 

Nota del editor – Este desarrollo único puede parecer extraño e incluso demasiado excesivo para los estudiantes experimentados del fenómeno. Sin embargo, uno debe recordar que Carl van Vlierden estaba observando esto desde un “asiento de primera fila”, y no era un novato en investigar estas cosas. Carl era muy consciente de que Peter era muy escéptico de Edwin, mientras que Edwin pensaba al mismo tiempo que él era el único allí con un contacto genuino ovni, y no incluyó a Peter. Ambos se sorprendieron por el resultado. Carl pasó a ser el investigador principal en ambos casos y tenía razones personales para creer que ambos eran válidos a pesar de los sentimientos de los dos contactados. Había gastado una gran cantidad de tiempo corriendo las cuotas que ninguno de los contactees sabía nada – sin embargo, los ufonautas en ambos casos parecían ser muy conscientes de lo que estaba haciendo. Estoy seguro de que esto no resultará demasiado bien para cualquiera que no haya investigado pacientemente algunos de estos casos por sí mismo. Simplemente documentamos el evento aquí para su propia información. Si usted decide aceptarlo o no depende totalmente de usted.

 

Contacto con Koldas 12

CAPÍTULO 11

Otros Universos

Cuando Edwin se sintonizó de nuevo a la frecuencia de pensamiento Koldasiano de la manera prescrita y en el tiempo pre arreglado (el 19 de diciembre de 1974) él habló rápidamente,

“Asa kaviendo anoy kisialda katauw viando kasau, Este es Melchor, el satélite en el perímetro de su sistema solar”.

Las palabras salieron de su lengua. Para nosotros, sonaba igual que Kashendo. Así que Valdar no estaba allí para mantener su cita con nosotros esta noche.

“Saludos, amigos míos, este es el Kashendo de Melchor. Siento que Valdar no pueda hacer esta transmisión esta noche como él está en una conferencia en Grandor. Él lamenta que no le haya avisado de esto a través de su radio y él me ha pedido que lo acompañe. Valdar dejó unas cuantas notas conmigo y es de ellas que me gustaría hablarles esta noche.

Nos sorprendió el puente de la distancia de 6,000 millones de kilómetros directamente a Melchor con una transmisión de pensamiento. Las emisiones de radio de Melchor necesitaban la presencia de una nave para retransmitir y aumentar la señal al receptor de Edwin. Este modo de comunicación nos dio un anticipo de las posibilidades de las transmisiones del pensamiento. Kashendo entonces agregó algunos pensamientos sobre viajes espaciales a aquellos Valdar había dado en el contacto anterior.

Dijo que esperaba aclarar la confusión y el malentendido sobre este tema.

Él dijo: “En cuanto a viajar en el tiempo… nuestra vida en el futuro y ustedes que viven en el pasado, me gustaría destacar que estamos en su futuro y ustedes está en nuestro pasado. Si regresáramos en el tiempo a Koldas, llegaríamos eventualmente al punto en que su Tierra está en el presente. Muchas personas han hecho la pregunta: si estamos delante de ustedes en el tiempo, debemos conocer tu futuro. Nuestro planeta es sólo más evolucionado. Hemos utilizado la palabra tiempo por conveniencia, ya que no hay palabra que conozcamos en su lenguaje para describir nuestro concepto de viaje en el espacio. Nuestra nave viajar más rápido que la velocidad de la luz por usar campos magnéticos cósmicos (ver fotos para una mejor comprensión aquí)

“Déjeme decirle más sobre estos campos magnéticos. Cada planeta tiene su propia gravedad y campo magnético. En el espacio apenas hay gravedad, sólo fuerza magnética. El campo de fuerza magnético de la Tierra es invisible, pero si pudieran verlo, se parece a un campo magnético de forma esférica que se extiende a una cola larga y estrecha por el viento solar que viene de su sol. Hay corrientes en campos magnéticos, que ahora de un polo norte a un polo Sur. Estas corrientes, o líneas de fuerza, ahora en grandes circuitos Rodean el planeta de polo a polo, acunando los cinturones de radiación que protegen la vida del viento solar y los rayos cósmicos.

“También hay corrientes en el estrecho campo de la cola que se extiende hacia el espacio donde se une a los campos magnéticos de otros planetas. Estos campos de cola se unen en una banda magnética. Viajamos a lo largo de los hilos de esta red. Nuestra nave es llevada por estas corrientes magnéticas. Hay dos corrientes opuestas en estos campos de la cola separados por una zona neutral estancada.

Imagen no es del libro de Koldas, pero encaja de alguna manera con el texto

“Con nuestros motores magnéticos somos capaces de atraer nuestra nave a la corriente que nos llevará a nuestro destino deseado, de la misma manera, cada sistema solar tiene un campo magnético con un campo de cola desviado aún más hacia el espacio, enlazando con otros Soles y estrellas… Estos campos magnéticos corren por todo tu universo, como lo hacen los nuestros… Los dos Universos también están conectados por un campo magnético, sin este campo magnético solar universal, nunca podríamos haberte visitado en nuestra nave espacial”.

“Ya ves”, continuó Kashendo, nuestra nave se mueve a lo largo de la superficie exterior de estos arroyos magnéticos, como si se deslizase sobre el hielo, arrastrada por una brisa dura. Al comienzo de un viaje, dirigimos nuestra nave hacia la región central más lenta de la corriente magnética.

“Para ganar más velocidad, nos movemos hacia el exterior hasta llegar a las capas más externas donde alcanzamos la máxima aceleración y donde nos desmaterializamos y viajamos muchas veces más rápido que la velocidad de la luz”.

“Como se hace esto no se entenderá en la Tierra, algunos han sugerido que entonces existimos en otra dimensión, pero esto no es así, estamos justo delante de ustedes en la evolución. No nos diferenciamos de ustedes en el cuerpo. Una tecnología avanzada que también evolucionará a la Tierra en su futuro”.

Kashendo mencionó que la Confederación había descubierto una civilización aún más avanzada que la suya. Esta civilización avanzada existe en los planetas que las naves de la Confederación no pueden alcanzar.

Cuando le pedí a Kashendo que nos hablara de estos seres, él dijo: “Creemos que hay otro ‘par’ de Universos, un tercero y un cuarto, los seres que conocemos son del tercero. Ustedes pueden considerar que sus rasgos son orientales: son altos, musculosos, tienen el pelo largo y cuando hablan, sus voces tienen un tono tan alto que le duele las orejas al escucharlos. Rara vez hablan ya que se comunican telepáticamente. He visto a tales seres dos veces y en ambas ocasiones eran hombres. Su nave puede ‘viajar’ mucho más rápido que la nuestra. Me dicen que hacen visitas frecuentes a nuestro planeta madre, Grandor, el planeta en la Confederación donde la telepatía es más ampliamente practicada. En este momento, Valdar asiste a una conferencia donde se están discutiendo los problemas de la Confederación, así como los problemas de la Tierra. Una delegación del Tercer Universo suele estar presente en estas discusiones”.

Kashendo hizo una pausa por unos instantes antes de continuar: “Me acabo de advertir que una división sitoniana de Astrael se está acercando a este satélite, tendré que poner fin a esta transmisión de pensamiento en cuanto tenga muchas cosas que hacer cuando llegue la nave. Han viajado mucho y se detienen aquí para descansar y reponer sus provisiones antes de seguir su camino”.

Antes de terminar, Kashendo envió sus mejores deseos en nombre de la Confederación para la temporada de Navidad y Año Nuevo que se estaba acercando. Le di las gracias y le pregunté cuándo se celebraría la temporada equivalente llamada Nixi Yacandi en la Confederación.

“Tienes doce meses en tu año”, replicó Kashendo. “Nosotros los llamamos meses ‘cydes’ Tenemos quince cydes en un año Koldasiano. Nuestro Nixi Yacandi en la Confederación será en dos de sus meses de la Tierra por delante (a partir de ahora). Este es el momento en que conmemoramos el advenimiento del Divino que caminó nuestros mundos, como en la Tierra, es para nosotros también un tiempo para la contemplación y la celebración. También nos alegramos y hay mucha visita entre amigos”.

Le pregunté, “¿Podría decirnos exactamente qué fecha en nuestro calendario sería celebrado el Nixi Yacandi?”

“Será la tercera semana del mes de febrero de 1976. La Confederación celebra toda la semana como ‘Navidad’ y cada planeta (en la Confederación) se une a ellos. Kashendo puso fin a la transmisión de pensamiento diciendo que nuestra próxima transmisión sería en un mes cuando Valdar volvería a hablar con nosotros.

Hice una nota mental para hacer algo especial para Nixi Yacandi que sería representativo de nuestra civilización del hombre en la Tierra. Decidí que tendría que incluir extractos de una obra maestra musical.

Cuando Kashendo se había ido, estuvo callado en la habitación durante un rato. Elizabeth y yo miramos a Edwin con expectación. Cuando regresó, le preguntamos, en broma, si había tenido un buen viaje a Melchor.

Él respondió: “Carl, se vuelve cada vez más vívido, sé exactamente dónde he estado. La última vez fue más de un revoltijo, pero esta vez fue como ver una pantalla de cine”.

Le pedí a Edwin que ampliara su experiencia y que se diferenciara de la “visita” que había hecho a la nave de Valdar.

Edwin dijo: “Esta vez estuve en el centro de comunicaciones donde estaba Kashendo, en una cúpula situada justo encima del satélite, Melchor es como un pequeño planeta, un mundo en miniatura, tiene muchos niveles de suelo con ventanas de observación a su alrededor. Es un oasis en el espacio, el lema de Melchor se puede ver por encima de las puertas de la escotilla principal, escrito en Koldasian y significa ‘Bienvenidos a Todos’”.

Conversamos durante otros veinte minutos sobre Melchor antes de irme a casa. Hicimos una cita para un mes para mantener nuestra cita con Valdar. Como de costumbre, la transmisión de Kashendo había sido muy informativa. Su dominio de la lengua inglesa es bueno, probablemente debido a su prolongado período de entrenamiento en la Tierra y haberse casado con una chica australiana.

Él es más fluido y no tan repetitivo como otros comunicadores. Ciertamente, añadió a nuestra comprensión primitiva de su método de viaje espacial.

Como los marineros antiguos usaban los vientos alisios, la nave espacial de la Confederación aprovechaba las corrientes magnéticas del Universo. Estas corrientes magnéticas pulsan y ahora continuamente en una red de lazos cerrados en forma de pesa, una pesa larga, con los dos extremos redondeados unidos a través de los polos de los centros de gravedad. Incluso los Universos se dice que tienen la forma de una gran pesa cósmica, con el campo magnético que fluye a través de la barra de conexión. Aquí es donde el viajero espacial moderno navega a lo largo de los vientos comerciales magnéticos sin tener que usar propulsores para combustibles o gastar cualquier otra forma de energía.

Nuestro siguiente contacto fue con Valdar y se produjo casi el momento en que la gente en la Tierra estaba siendo alertada sobre Eros. Este asteroide desigual y de forma oblonga se acercó a la Tierra, que caía de extremo a extremo por el espacio en su órbita alrededor de nuestro Sol. Eros tiene aproximadamente el mismo tamaño que Manhattan y toma 21 meses para orbitar al Sol y se cierra con nuestra Tierra a intervalos predecibles con la radio y la prensa especulando sobre el ancho de los márgenes de seguridad durante sus pases.

“Saludos, amigos míos”, dijo Valdar con su habitual voz jovial: “Estamos a medio camino entre la Tierra y Venus. Estamos observando un asteroide que se acerca. Estoy seguro de que han oído hablar de ello.

Le respondí que habíamos leído sobre Eros en los periódicos.

El asteroide eros – la imagen no es del libro de koldas

Valdar continuó: “No hay peligro de colisión con la Tierra, pasará por alto su planeta y hasta ahora no ha colisionado con ningún otro”. Pero quién sabe, un día cuando pase a través de su sistema solar podría chocar o ser interceptado por un planeta. En este momento no hay obstáculos en su camino y pasará por la Tierra por un gran margen. Es bueno estar hablando a través de Edwin de nuevo. Me gustaría que se relajara tanto como sea posible durante estas transmisiones de pensamiento. Concéntrense en mi voz, aunque es la voz de Edwin que está escuchando, es realmente mía… Finalmente, recibirá mi pensamiento sin ningún instrumento… En este momento, estoy sentado en una nave Astrael en el espacio… A mi alrededor están estrellas. Es pacífico y silencioso, hay una oscuridad en el espacio que nunca han visto, cada estrella, cada planeta, cuelga como una joya en este vacío de negrura de terciopelo, intenten visualizar esta escena”.

“Mientras miro a través de las ventanas de observación, veo su Tierra y cuando me vuelvo en mi asiento, veo a Venus detrás de mí, que parece un poco más grande que la Tierra en este momento. Espero que puedan imaginar esta escena en su mente”.

Valdar insinuó una catástrofe futura y los cambios que este evento traería consigo. Pero no dio razón de cuándo ocurriría este cataclismo o agitación cósmica, ya que esto era desconocido incluso para los científicos de la Confederación. Ellos están seguros de que ocurrirá ya que han aprendido a interpretar varios signos en su larga historia de observaciones cósmicas.

Valdar dijo: “Las tierras vírgenes donde los antiguos atlantes se asentaron serán un día un refugio para la humanidad de nuevo, porque después de que el gran cambio ocurra, donde hay ahora océanos, habrá tierra y donde ahora hay tierra, habrá océanos. Los continentes de América, África, Asia y Europa ya no estarán allí, en su lugar estarán estas ‘nuevas’ tierras, ahora en las regiones polares, y la civilización volverá a empezar porque pensamos que sus regiones polares no sufrirán esta gran agitación, y permanecerán más o menos intactos, pero el clima cambiará y las capas de hielo se derretirán. En el resto de la superficie de la Tierra habrá cambios drásticos. Las actuales regiones polares están siendo preparadas. Es posible que hayan notado que hay mucha actividad ovni allí”.

Valdar concluyó con la promesa de hacer otro contacto al final del ciclo del mes. Dijo: “Estaré en esta vecindad otra vez antes de regresar a Koldas para mi período de descanso”.

Siguiendo estas palabras, Edwin volvió a nosotros después de un breve intervalo de silencio. Gimió mientras abría los ojos. “Oh, mi cabeza se siente pesada, ya sabes, Carl, podía ver la Tierra… pero era un poco nebulosa, como mirar el sol a través de una nube. Podía distinguir algún detalle, pero sólo débilmente. Mancha negra. Puede haber habido una paliza de una tormenta allí. Podía ver débilmente las masas de la tierra y una neblina azulada alrededor de ella.

Es una vista fantástica. Supongo que es por eso que los koldasianos llaman a la Tierra una “joya”. Eso es lo que parece; transparente, como un ópalo, en cierto modo. Es el azul más profundo que puedas imaginar. Deben ser los océanos o la atmósfera.

Sus impresiones en el interior de la nave fueron resumidas de la siguiente manera: “Era lo mismo que antes, encontré a Valdar y su técnico de radio que parecían desempeñar algún papel en esta ocasión. En mi primer contacto de pensamiento con Valdar, él estaba sentado en su asiento, que era más alto que los de su tripulación. Pero esta vez había dos asientos, uno a cada lado de él. Esta noche estaba Valdar y al lado de él estaba su técnico de radio. Parecía como si estuviera de pie y mirando sobre sus hombros todo el tiempo. No estaban haciendo nada en particular, parecían estar sentados todo el tiempo mirando a la Tierra. No me pregunte cómo sé que la otra persona era su técnico de radio, sólo lo sé. Si sólo uno pudiera registrar o grabar en algún tipo de instrumento lo que uno siente y ve, es lo más extraño, volver de las profundidades del espacio, sentirse retraído, sentir la aceleración.

 

1946, antes de los platillos, Kareeta: Contacto ovni en California

1946, antes de los platillos, Kareeta: Contacto ovni en California

8 de agosto de 2017

Curt Collins

Hannes Bok arte para la imaginación, Sept. 1951, con naves espaciales similar a Kareeta

Antes de los platillos: Kareeta

1947 ha pasado a la historia por el avistamiento de junio de Kenneth Arnold que lanzó la era moderna de los ovnis, sin embargo, en 1946, siete meses antes, otro informe hacía noticias internacionales. Y aunque los objetos misteriosos de Arnold eran simplemente desconocidos, el objeto de San Diego fue identificado. Era una nave espacial de otro planeta.

Meade Layne de Round Robin y el psíquico Mark Probert

Meade Layne lanzó The Round Robin en 1945, “Un Boletín de Contacto e Información para Estudiantes de Investigación Psíquica y Parapsicología”. Fue el fundamento de “una asociación de espiritualistas y parapsicólogos, escritores del Nuevo Pensamiento y pensadores Teosóficos… su campo de investigación ‘las fronteras’ de la ciencia, esas áreas oscuras donde los cuantos se superponen con el espíritu…” Más tarde llegaron a ser conocidos como los Borderland Sciences Research Associates. Layne y muchos de sus amigos también estaban interesados en “los datos de los condenados”, siguiendo las huellas de Charles Fort.

San Diego, California, 9 de octubre de 1946

Marine Corps Chevron, Oct. 18, 1946

“En la noche del 9 de octubre de 1946, una estructura bulliciosa, alada apareció sobre San Diego… Entre los que presenciaron este objeto misterioso estaba Mark Probert… (Meade) Layne sugirió a Probert establecer comunicación telepática – lo que él hizo. La extraña máquina se llamaba Kareeta… impulsada por personas que poseen un conocimiento muy avanzado de las fuerzas anti-gravedad… Las personas no son agresivas y han estado tratando de contactar con la Tierra durante muchos años.

Desde el sitio, From an Oblique AngleNewton Meade Layne as Fortean

Eugene Register-Guard, 14 de octubre de 1946

La historia fue llevada por los servicios de cable a través de los EEUU y también en periódicos alrededor del mundo.

The News Adelaide, South Australia Oct. 16, 1946

Las naves espaciales eran la materia de la ciencia ficción, y los nombres más reconocibles eran de los cómics. Este título se refiere a los viajeros espaciales, Flash Gordon, y el primer héroe alienígena, Superman.

The Courier-Mail, Brisbane, Queensland. Australia,  Oct. 16, 1946

The Borderlands of Science

Meade Layne en The Round Robin de Oct. 1946 dio un informe mucho más allá de lo que los periódicos imprimieron, la historia completa del avistamiento de Kareeta, testimonios de testigos adicionales y la transmisión psíquica de Mark Probert de los mensajes de los visitantes del espacio. “Esta nave viene del oeste de la luna… Sí, estas personas vienen en paz… Son mucho más avanzadas que tú…” Layne tenía solamente una duda sobre el encuentro, que los seres dentro de la nave espacial podrían no ser dignos de confianza. “El relato del Kareeta, recibido por clauriaudiencia por Mark Probert, puede ser un engaño elaborado por las inteligencias comunicantes”.

Los lectores de Round Robin estaban muy por delante de Kenneth Arnold, Donald Keyhoe, los platillos voladores y la hipótesis extraterrestre. En la edición de noviembre de 1946 de Round Robin, Meade Layne dijo,

“La ‘nave espacial’ Kareeta ha ido y venido, pero todavía no está, estamos contentos de decir, completamente olvidada”. La bolsa de correos del Editor muestra que los lectores de Round Robin, en todo caso, no descartan tales acontecimientos como triviales y fantásticos. La literatura sobre los misteriosos visitantes del cielo es extensa y espantosa, si no lo cree, lea Charles Fort y los siguientes artículos de Vincent Gaddis, y empiece a recopilar los datos para usted.

Luego, en la edición de abril de 1947 de Round Robin:

Oahspe, Charles Fort, y naves espaciales (de la carta al RR, por B.F. Greenlee)

“Al final del Libro de Dios de Ben hay varias páginas de comentario que harían justicia a Charles Fort y el Book of Cosmogony lo habría encantado. He tratado de encontrar pruebas de que Fort estaba familiarizado con Oahspe, pero he llegado a la conclusión que nunca lo leyó… Re la ‘Kareeta’: Oahspe menciona las naves espaciales bajo una variedad de nombres: Abattos, Arrow-Boat, Adavaysit, Airavagra, Avalenza, etc. Ver Book of Osiris, Son of Jehovih, Ch. 1, Párrafo 5 para las referencias a lo que puede haber sido la naturaleza de Kareeta”.

The Coming of the Saucers

Meade Layne continuó explorando el tema de los visitantes de más allá y tomó la llegada de 1947 de platillos voladores a zancadas. El resto del mundo luchó por averiguar: ¿eran los platillos armas militares secretas, y si es así, de quién? Si no, ¿qué eran y de dónde procedían? Layne ya tenía todo resuelto. Su visión de los platillos voladores era una metafísica mística, que eran viajeros avanzados pacíficos que viajaban aquí en naves de un reino etérico y psíquico.

No, sólo tienen un libro de recuerdos sobre los ovnis

El artículo de Layne en Round Robin sobre la naturaleza de los etéricos crea un revuelo cada vez que es redescubierto en los archivos del FBI por personas que lo confunden con un memorando gubernamental. No lo es. El FBI, la CIA y la Fuerza Aérea se encuentran entre las agencias gubernamentales de EE.UU. que tienen artículos de revistas UFO en sus archivos.

La copia del FBI del artículo de Meade Layne.

“A Memorandum of Importance” fue fechado el 8 de julio de 1947, pero no tenía nada que ver con Roswell. Entre sus afirmaciones, Layne declaró:

“Parte de los discos llevan equipos… Su misión es pacífica… Estos visitantes son humanos… pero provienen de su propio mundo… No vienen de un planeta como usamos la palabra, sino de un planeta etérico…”

Si bien es cierto, pero muchos lectores modernos no han notado el autor declaró, “los datos de la presente se obtuvieron por los llamados médiums supernormales…” que se refiere a la comunicación psíquica como la canalización de Mark Probert. Layne descuidó incluir la advertencia de 1946 de que podría ser “un complicado engaño por parte de las inteligencias comunicantes”.

La explicación “4-D”, los años 50 y más allá

El artículo de Layne de 1955 Mat and Demat elaborado en la naturaleza Etérica, cómo ellos existieron en cuatro dimensiones en lugar de nuestras meras tres. En los años cincuenta, la corriente de Layne de la ufología fue ignorada por Donald Keyhoe y los ufólogos del tipo de los tuercas y tornillos, pero los Contactes y sus fans eran mucho más abiertos a ella. En cierto sentido, Mark Probert fue el primer contactado, pero como su contacto era telepático, no físico, ese honor iría a otro californiano. Probert continuó su comunicación psíquica y parte de su historia se puede encontrar en el libro de 1957, Flying Saucer Pilgrimage.

Los dos volúmenes ovni de Meade Layne, The Ether Ship Mystery and Its Solution 1950), and Coming of the Guardians (1954).

Layne murió en 1961, pero su concepto de “Etherians” 4-D fue precursor a la hipótesis interdimensional y pavimentó el camino para Jacques Vallee y John Keel para especular sobre nociones ovni ocultas y paranormales algunos años más tarde. Dentro de la ufología, el apoyo a un origen paranormal se estaba levantando en la década de 1970, pero el campo materialista de las tuercas y tornillos se apoyó en gran medida por la historia del accidente ovni de Roswell.

En los últimos años, la falta de algo tangible para seguir Roswell o casos similares ha causado que muchos buscadores de ovnis busquen en otras direcciones. Muchos de ellos se han vuelto hacia un camino más espiritual, buscando los positivos mensajes tranquilizadores desde arriba, como los de Kareeta, y sin rumbo fijo hacia las oscuras fronteras de Layne.

Hoy, el legado de Meade Layne es llevado adelante por la Borderland Sciences Research Foundation, una organización sin fines de lucro de investigación y educación de California.

Al igual que con tantos de los casos ovni más interesantes que aparecen aquí en The Saucers That Time Forgot, Project Blue Book no tiene ningún archivo sobre este incidente.

http://thesaucersthattimeforgot.blogspot.mx/2017/08/1946-before-saucers-kareeta-ufo-contact.html