Archivo de la categoría: Extraterrestres

La fotografía Tomaso

La fotografía Tomaso

Ironwood_Daily_Globe_Thu__Jul_17__1947_El 17 de julio el Ironwood Daily Globe, de Ironwood, Michigan, publicó la foto del tarsero Tomaso. El pie de foto dice:

image“OTRO CHISTE PLATILLO – EN SU CARA – Tomaso el Tarsero está muy molesto. En su reciente llegada a Nueva York desde las Filipinas, su cara de ojos como platos originó el rumor de que un piloto de un platillo volador de Marte había sido capturado después de aterrizar su plato plano en lo alto del edificio Empire State. Tomaso niega indignado el rumor y quiere que se entienda claramente que él no es un marciano, sino un pariente, aunque remoto, de la raza humana. Además, dice, es una mala pasada jugar con un pequeño individuo que pesa sólo ocho onzas. Vivirá con otros 24 tarseros en el Zoológico del Bronx”.

¿El caso ovni más complicado de todos los tiempos? Tal vez tal vez no…

¿El caso ovni más complicado de todos los tiempos? Tal vez tal vez no…

17 de septiembre de 2021

Nick Redfern

Esa pregunta me la hicieron no hace mucho. También es una pregunta interesante. Me tomó un tiempo llegar a una conclusión, pero finalmente lo hice. Yo diría que el presunto (extremadamente presunto…) “accidente ovni” en Aztec, Nuevo México en marzo de 1948 encaja perfectamente. O eso, o es un montón de basura. Y, en el medio, hay algunos trozos realmente extraños en el camino. Vamos a empezar. La extraña historia del supuesto accidente ovni en Aztec, Nuevo México, en marzo de 1948, y la recuperación de varios “hombrecitos” muertos en el lugar, es un verdadero hervidero de mentiras, desinformación y personajes turbios. La mayoría de esos mismos personajes fueron mejor evitados por aquellos con dólares de sobra. La historia se hizo famosa en las páginas del éxito de taquilla de Frank Scully en 1950, Behind the Flying Saucers; era un libro que resultó ser un bestseller. Hoy en día, algunos ufólogos ven el asunto Aztec como el “hermano pequeño” de Roswell. Sin embargo, su “esqueleto en el armario” podría ser una descripción mucho más adecuada. Muchos investigadores del fenómeno ovni descartan el incidente Aztec como nada más que un engaño; uno que fue perpetrado por un turbio hombre de negocios/estafador llamado Silas Newton. Se puede acceder a su archivo del FBI menos que brillante en el sitio web del FBI, The Vault. Cuando se trataba de historias de extraterrestres de mundos lejanos, ganar dinero siempre fue el objetivo de Newton. Y el único objetivo. Junto al viaje con Newton estaba Leo Gebauer. Era un cuasi científico y el Igor del Dr. Frankenstein impulsado por el ego de Newton.

AZ2-570x414(Nick Redfern) Aztec, Nuevo México

Sin embargo, hay un aspecto muy interesante y extremadamente extraño en la historia de Newton/Aztec. Sirve para demostrar cómo el fenómeno ovni se estaba convirtiendo en la herramienta de los especialistas en desinformación manipuladora en la comunidad de inteligencia. Y no solo de la Unión Soviética. Estados Unidos también se estaba metiendo en el extraño juego. En 1998, el difunto Karl Pflock, ufólogo y empleado de la CIA (a veces al mismo tiempo…), fue abordado por una fuente aún anónima que tenía algo muy interesante que decir sobre la travesura Aztec, y también sobre Newton. Fue una serie de revelaciones decididamente extraña que seguramente Pflock nunca anticipó recibir. Hasta el día de su muerte, Pflock se negó a revelar el nombre de su informante en las sombras; sin embargo, se rumoreaba que la persona podría haber sido un sobrino de Silas Newton, pero Pflock dijo que todas las reuniones a la hora del almuerzo con su fuente ocurrieron. entre el 11 de julio y el 24 de septiembre de 1998 y tuvo lugar en un restaurante de Bernalillo, Nuevo México.

AZ1-570x428(Nick Redfern) El difunto Karl Pflock, que era tanto un ufólogo como un empleado de la CIA

Así cuenta la historia, el informante de Pflock tenía en sus manos veintisiete páginas tomadas, o más bien arrancadas, de un diario rayado viejo y descolorido. No hay premios por adivinar a quién pertenecía ese diario. Así es, astuto, viejo Silas Newton. A Pflock se le dijo que Newton había llevado diarios no solo durante años, sino durante décadas. Estaban abarrotados de entretenidas historias de conquistas sexuales, de estrellas de Hollywood, del desplumado de ricos y crédulos y de salvajes aventuras por los Estados Unidos. ¿El resultado de todo esto? Newton decidió, a finales de la década de 1970, que ya era hora de que escribiera su versión de la controversia Aztec. Seguramente habría sido un cambio de página definitivo. La muerte, sin embargo, intervino de manera inconveniente en 1972, cuando Newton falleció a mediados de los ochenta. Lo que pasó con todos esos diarios es una incógnita. En cuanto a esas pocas páginas que a Pflock se le permitió ver, y transcribir palabra por palabra, cuentan una historia de innegable rareza. Por su propia admisión, y un par de años después de la historia Aztec que surgió en el libro de Frank Scully, Newton fue visitado clandestinamente por dos representantes de “una entidad del gobierno estadounidense altamente secreta”, como Pflock lo describió con cuidado y tacto.

AZ3-570x428(Nick Redfern) Aztec, Nuevo México: ¿el sitio de un ovni estrellado? Depende de a quien le preguntes

Esos mismos representantes del gobierno le dijeron a Newton, en términos inequívocos, que sabían que su historia Aztec era una mentira completa y descarada. Toda una mierda, de hecho. Sin embargo, increíblemente querían que Newton siguiera contando la historia a casi todos los que quisieran escuchar. Esto hizo que Pflock reflexionara sobre una posibilidad asombrosa: “¿El gobierno de EE. UU. o alguien asociado con él usó a Newton para desacreditar la idea de platillos voladores estrellados para que un platillo o platillos capturados reales pudieran mantenerse más fácilmente en secreto?” Sin embargo, mucho más intrigante y muy relevante para el tema de este libro es la siguiente pregunta que planteó Pflock: “¿No tenía realmente nada que ver con platillos reales sino¿Algún tipo de operación de guerra psicológica [la cursiva es mía]?” Con las revelaciones de Newton en la mano, Pflock, a más tardar en 1999, llegó a creer que a principios de los cincuenta alguien en el gobierno, la comunidad de inteligencia o el ejército de los Estados Unidos, y tal vez incluso una combinación arremolinada de los tres quería que la historia Aztec circulara más. El propósito: como un medio para intentar convencer a los rusos de que el ejército estadounidense había adquirido o capturado tecnología alienígena. Cuando, en realidad, no tenía nada parecido en su poder. Ahora, verá por qué considero que el asunto Aztec de marzo de 1948 fue el caso ovni más complicado de todos los tiempos.

https://mysteriousuniverse.org/2021/09/the-most-complicated-ufo-case-ever-maybe-maybe-not/

Cleve Twitchell ufólogo, periodista y amigo de los contactados 4

Cleve Twitchell ufólogo, periodista y amigo de los contactados 4

El boletín Understanding, Volume VI, Number 11, November, 1961, pags. 19-20, nos proporciona información de las actividades de Cleve Twitchell dentro de la organización de Daniel Fry:

Noticias de Understanding, Inc.

Las unidades de Understanding, Inc. celebraron una exitosa y armoniosa reunión anual durante la Convención de Giant Rock en octubre. Un total de 18 de las 43 unidades activas estuvieron representadas por delegados presentes en persona, mientras que otra media docena estuvo representada por poder. Se adoptó un nuevo conjunto de estatutos y se eligieron cuatro directores. La junta directiva de Understanding ahora está compuesta por Daniel W. Fry, presidente de Understanding; Celia Barnes de San Mateo, unidad # 2; Richard Dachner de San Francisco, unidad # 11; Steele Goodman de Sacramento, unidad # 46; Ron Hansen de Monterey, unidad # 34; Isaphene McGuire, anteriormente de Santa Cruz, unidad # 9 y ahora en una unidad que se está formando actualmente en Cleator, Arizona; Cleve Twitchell, de El Monte, unidad # 1; Paul Weast de Buffalo, N.Y., unidad # 37, y Betty Lou Webb, de Douglas, Ariz., Unidad # 33.

Las unidades eligieron a Kerrtu Campbell de El Monte, unidad # 1, como tesorera de la corporación; Mary McAlpine del condado de Marin, unidad # 31, como secretaria de actas, y Florence Twitchell de El Monte, unidad # 1, como secretaria correspondiente.

Departamento de cintas

¿Tienes una grabadora? Si es así, ¿te gustaría empezar a “hablar” con personas de los Estados Unidos y el resto del mundo?

A continuación se muestra una lista de personas que tienen grabadoras y a las que les gustaría saber de usted en cinta. Si desea entrar en “circulación” de cintas, por qué no, envíanos tu nombre y dirección y también te incluiremos aquí.

Encuestadores de cintas

Walter Gordun, P.O. Box 261, Soquel, Calif., U.S.A.

John F. Maxfield, 2217 Manchester Road, Ann Arbor, Mich., U.S.A.

Mrs. M. E. Nigl, 230 Desmond St., Sayre, Pa., U.S.A.

M. A. Saxton, 3228 N. Syracuse, Baldwin Park, Calif., U.S.A.

Mrs. Alta Simpson, R. 2, Box 194, Perris, Calif., U.S.A.

Dr. Harrieta P. Steltz, 2450 Summit Dr., Santa Rosa, Calif., U.S.A.

Conny Tanasale, 3094 La Corona Ave., Altadena, Calif., U.S.A.

Cleve Twitchell, 4318 N. Muscatel Ave., Rosemead, Calif., U.S.A.

November, 1961

Cleve Twitchell ufólogo, periodista y amigo de los contactados 3

Cleve Twitchell ufólogo, periodista y amigo de los contactados 3

En el boletín del “contactado” Daniel Fry, Cleve Twitchell informa sobre una convención el 11 y 12 de julio de 1959, en el Hotel Statler-Hilton en Los Ángeles, California:

“Los oradores de la convención iban desde contactados e investigadores hasta médiums. Incluían ‘veteranos’ como Dan Fry, Truman Bethurum, Orfeo Angelucci, Dana Howard, Wayne Aho, Hope Troxell, Mark Probert y Rheinhold Schmidt; las primeras apariciones locales de George King y Dan Alai-tin; una reaparición de Lee ‘Prince Neasom’ Childers; varios ministros, el Rev. M. S. Mowery, de Tipp City, Ohio; el Rev. Mart Norman de British Columbia y el Dr. Joseph Larson de Pasadena, California; y muchos oradores menos conocidos pero igualmente buenos”.

Twitchell Cleve, Convention Report, Understanding, Daniel Fry editor, USA, Volume 4, Nos. 7-8, July-August 1959, disponible en danielfry.com/index.php?id=796