Archivos de la categoría Extraterrestres

“UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth” (Parte 2)

La estantería de Roswell – “UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth” (Parte 2)

24 de marzo de 2017

David Halperin

Benson Saler, Charles A. Ziegler, and Charles B. Moore.  UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth.  Washington and London: Smithsonian Institution Press, 1997.

Saler-Ziegler-MooreSaler, Ziegler, and Moore, “UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth” (1997).

“Los griegos creían que los dioses eran inmortales”, escribí en un blog de invitado hace seis años. “Los ufólogos lo saben bien”.

Por supuesto que estaba hablando de Roswell.

Diga, si se quiere, que la historia de Roswell es un mito, que en las últimas cuatro décadas ha impregnado nuestra cultura. Casi todo el mundo ha oído al menos de él, incluso si no creen o saben (o se preocupan por) sus detalles. ¿Por qué no deberíamos llamarlo un mito? Como en los mitos antiguos, los dioses recorren el cielo en sus carros, inaccesibles a los mortales atados a la tierra, excepto en la medida en que decidan revelarse. La tecnología de la historia puede ser futurista del siglo XX. Su corazón es antiguo.

Sólo que, en los mitos clásicos, los dioses normalmente no caen del cielo, ellos y sus vehículos se rompen juntos. Sus cadáveres no son rasgados, sus tripas devoradas por los depredadores del desierto. Cuando los dioses mueren, como en ocasiones uno lo hace, no es para siempre. No son frágiles, infantiles y sin sexo, con cabezas enormes y miembros esbeltos. Así, exacta y patéticamente como los niños, de hecho, una momia de un niño de dos años podría (en 2015) ser ampliamente confundido con uno de ellos.

Si Roswell es un mito, es uno extraño y distintivo, quizás sin parangón en la mitología del mundo. La pregunta exige respuesta: ¿qué significa? (Los acontecimientos históricos pueden ser accidentes, sin sentido. Nunca-mitos.)

Por supuesto, los antropólogos Charles A. Ziegler y Benson Saler, los principales autores de UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth, tienen sus pensamientos sobre esta cuestión.

Ziegler se vuelve por su respuesta al masivo Motif Index of Folk-Literature del folklorista Stith Thompson, que reconoce un género de historia en el que “un objeto esencial como comida o agua es confiscado o atesorado por un monstruo malévolo para que la humanidad no pueda usarlo. Un héroe cultural derrota o elude al monstruo para liberar o robar el objeto, que entonces se pone a disposición de la humanidad”. En una variante, “el elemento esencial que guarda el monstruo es la sabiduría”.

¿No cree que suena como la historia de Roswell? Ziegler explicará:

“Así, el motivo central del mito de Roswell es que un monstruo malévolo (el gobierno) ha secuestrado un elemento esencial para la humanidad (sabiduría de una naturaleza trascendental, es decir, conocimiento basado en la evidencia de que no estamos solos en el universo). El héroe de la cultura (el ufólogo) libera el elemento esencial (la sabiduría) para la humanidad”.

Esta propuesta se hace en la página 51 de UFO Crash at Roswell. En la página 67 se ha metamorfoseado en hecho establecido. “He demostrado que el mito de Roswell está temáticamente relacionado con un relato de dos objetos, atesorados, en el que el objeto es la sabiduría (es decir, el conocimiento basado en la evidencia de que no estamos solos en el universo)”.

Por supuesto, Ziegler no ha “demostrado” nada de eso. Ha avanzado una conjetura, para ser aceptada o no sobre la base de su plausibilidad inherente.

En la lectura de Ziegler, el ovni es un mueble pasivo, casi incidental. La imagen más poderosa y convincente de la historia – el disco arruinado y paralizado, sus ocupantes muertos – no tiene significado intrínseco. Está allí sólo para transmitir la lección abstracta de que “no estamos solos en el universo”. Resumen – y privado de la más pequeña utilidad. No aprendemos nada acerca de nuestros compañeros que comparten el universo más allá de que existan. ¿Vienen a rescatarnos? ¿Invadirnos? ¿Enséñanos algo que necesitamos saber? Si es así, la muerte ha silenciado sus labios, dejando a sus cadáveres un enigma más. Como una pieza de sabiduría “esencial”, esto es bastante pobre.

A menos que, por supuesto, la lección central sea justamente eso: son mortales.

Para Ziegler, esto parece ser un problema. Tanto es así, que hacia el final de su discusión él compara a los extraterrestres a los ángeles. “Las historias de ovnis y ángeles comparten sorprendentes similitudes”, dice. “Ambas involucran a entidades elusivas que realizan sus actividades terrestres discretamente sin dejar evidencia física de su existencia o su estatus sobrenatural, y en el nivel más profundo ambas transmiten el mismo mensaje fundamental – no estamos solos”.

(No importa que el “no-estar-solo” tenga un significado en el pensamiento de que “nunca estás solo si tu ángel de la guarda está contigo”, y otro completamente diferente cuando se usa para transmitir que hay otras entidades inteligentes y sensibles En el universo aparte de los humanos, sólo el primer uso de “no-estar-solo” lleva consigo la implicación de ser cuidado.)

¿Qué diría Ziegler si la historia de ángel más resonante, familiar y ampliamente difundida hablara de un hombre que encuentra a su ángel guardián muerto en la cuneta, medio comido por los perros?

Como escribí en mi post anterior, los dos primeros capítulos de UFO Crash at Roswell son de Ziegler. Su compañero-antropólogo Benson Saler contribuyó con el capítulo 4; los dos colaboraron en el capítulo 5. (El tercer capítulo, del físico Charles B. Moore, proporciona el fundamento de la explicación “Mogul” de los restos de Roswell que Ziegler y Saler toman como dada). Como Ziegler, pero procediendo por un camino diferente, Saler intenta dar sentido al contenido de la historia de Roswell:

“Los defensores del mito de Roswell aceptan la supuesta existencia de poderosos extraterrestres que superan las limitaciones que nuestra ciencia plantea actualmente con respecto al viaje en el espacio y el tiempo. De hecho los defensores de Roswell parecen considerar plausible la existencia de tales seres”. Saler cita con aprobación la sugerencia (razonable) del antropólogo Melford Spiro de que nuestras experiencias como bebés y niños muy pequeños, con seres mucho más grandes que nosotros mismos que atienden nuestras necesidades y vienen corriendo a nuestros gritos, nos predispone a creer en dioses y otros “seres sobrehumanos” como los alienígenas ovni. ¿Por qué estos “seres sobrehumanos” deben ser vistos como infantiles y muertos, al parecer, no le parece a Saler una pregunta que valga la pena hacer.

“Las religiones occidentales tradicionales”, escribe Saler, “responden a los anhelos de la dependencia. Ellas sostienen que un creador benigno, omnisciente y omnipotente que ve a sus criaturas humanas como sus hijos, a quienes guía y sostiene. Él es su padre en el cielo, la fuente última de su pan de cada día… Los anhelos de dependencia similares ahora se dirigen a extraterrestres sobrehumanos”.

Pero, ¿cómo “dependen” de entidades frágiles que no pueden salvarse a sí mismas, mucho menos a ustedes, de la destrucción? ¿Cuyos cadáveres se encuentran en sus mesas de examen para ser disecados? ¿Quienes, a diferencia de los santos cristianos tradicionales, ni siquiera tienen un “olor de santidad” en su muerte? (Al contrario, el funerario de Roswell, Glenn Dennis, a quien considero como el principal creador de la historia de Roswell tal como la conocemos, recuerda a la enfermera probablemente ficticia con el nombre evocador, seguramente simbólico, de “Naomi Maria Self” como habiendo emergido de la sala donde se realizaban las disecciones, con la nariz y la boca cubiertas con un paño para evitar el abrumador hedor de los cuerpos extraños.)

Saler no muestra ningún signo de haber leído alguna de la literatura de Roswell. Esto parecería una desventaja para alguien que se comprometiera a pronunciarse sobre Roswell y su significado. Lamentablemente, no es incomparable entre los no-ufólogos que tratan de escribir sobre ovnis, al parecer con respecto a los detalles de lo que están discutiendo como delirantes y por lo tanto bajo su aviso. Pero la perspectiva antropológica de Saler le permite ideas genuinas. Aunque está menos informado que su colega Ziegler, sus comentarios muestran una mayor profundidad y menos condescendencia. A mi recuerdo, su capítulo no contiene burlas a los “aficionados a los ovnis” y a los “verdaderos creyentes”. A menudo parece – como en su fascinante discusión del cambio de la construcción cultural del “cielo” a la del “espacio- para reconocer el llamado de Roswell no sólo a un círculo peculiar de “creyentes”, sino a todos nosotros.

De hecho, Saler está en su mejor momento cuando se centra en la calidad evasiva de la creencia y la “realidad” que atribuye a sus objetos (páginas 127-129). No es casualidad que sus ejemplos provengan de la cultura extranjera que más conoce, los indios Wayú de Colombia y Venezuela, entre los que hizo su trabajo de campo. Los mitos Wayú, nos dice, “describen los hechos de poderosos seres no humanos (pero muy antropomórficos) seres que, en las narraciones, a menudo interactúan con los seres humanos y afectan sus vidas de maneras determinadas”. Estos son los “dioses” y “diosas” Wayú – salvo que no lo son.

“No hay cultos para estos seres”, el ritual religioso Wayú que se refiere a sí mismo con los espíritus transformados de sus propios muertos. “La gente no les reza, ni los adora, ni intenta propiciarlos en la vida real. De hecho, algunos de mis propios informadores me dijeron que estos seres no son “reales” en el sentido de que soy real.

(Cuando yo era un ufólogo adolescente, ¿eran los ovnis tan “reales” para mí como mis padres eran reales, o las chicas de mi escuela secundaria a quienes ansiaba preguntar pero imaginaba que se reirían en mi cara si lo hiciera? De la invasión desde el espacio – yo profesaba la creencia de que los ovnis eran hostiles – tan reales como la amenaza de esa humillación anticipada? Sé que no les temía un centésimo.)

Para los wayú, dice Saler, estos seres míticos “tienen una cierta ‘verdad’, la verdad de capturar y expresar diversas realidades en las experiencias existenciales del Wayú. Y aunque las historias acerca de ellos son por lo tanto valiosas para la reflexión, así como entretenidas, y aunque proporcionan un lenguaje útil y estéticamente agradable para hablar de una variedad de preocupaciones, estos seres divinos no constituyen por sí mismos o representan lo “realmente real”. Señalan, o expresan de otro modo, verdades validadas experimentalmente, las verdades, si se quiere, del sentido común. Pero eso se puede hacer, y a menudo se hace entre los Wayú, en otros idiomas”.

Tal vez eso es lo que significa resolver el misterio obni: refundar en otro idioma esas verdades que los ovnis están tratando de decirnos.

http://www.davidhalperin.net/the-roswell-bookshelf-ufo-crash-at-roswell-the-genesis-of-a-modern-myth-part-2/

“UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth” (Parte 1)

La estantería de Roswell – “UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth” (Parte 1)

10 de marzo de 2017

David Halperin

Benson Saler, Charles A. Ziegler, and Charles B. Moore. UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth. Washington and London: Smithsonian Institution Press, 1997.

Cuando Donald Menzel llamó a los platillos voladores un “mito moderno”, lo quiso decir como un desprecio. Cuando Carl Jung hizo lo mismo, lo quiso decir como una insignia de honor, sin la implicación necesaria de que los ovnis no existen. Cuando los autores de UFO Crash at Roswell llaman a la famosa caída de 1947 “un mito moderno”, su propósito es reclamarlo para el dominio académico de la antropología y el folclore, que toma los mitos y leyendas y cuentos populares como su propio territorio.

Saler-Ziegler-MooreSaler, Ziegler, and Moore, “UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth” (1997).

En esto tienen razón, aunque, como sucede a menudo con asuntos ufológicos, las preguntas que ellos plantean tienden a ser más atractivas y provocadoras que sus respuestas.

De los tres coautores del libro, Charles A. Ziegler y Benson Saler son -o fueron, en el momento de su publicación en 1997- antropólogos profesionales. (Saler es ahora emérito en la Universidad de Brandeis, no sé si Ziegler todavía está en el campo). El difunto Charles B. Moore era un físico atmosférico, agregado al equipo no porque tuviera nada que decir sobre Roswell como mito, sino porque sus recuerdos de su participación 50 años antes en lo que para él era el “proyecto globo de la Universidad de Nueva York” hacen un caso aparentemente persuasivo para lo que Ziegler y Saler toman como hecho establecido. Es decir, que los restos hallados por Mack Brazel en su rancho al norte de Roswell el 14 de junio de 1947 – están bastante seguros de la fecha – fueron los restos de un tren de globos enviado al aire diez días antes al servicio de una Proyecto de espionaje secreto de la Guerra Fría que pasó por el nombre de “Mogul”.

Si usted es nuevo en el agobiante grupo de problemas de Roswell, como lo era cuando leí este libro por primera vez hace 15 años, tal vez quiera leerlo junto con Karl Pflock’s Roswell: Inconvenient Facts and the Will to Believe (2001), al igual que los autores de UFO Crash, piensa que un tren de globos Mogul era el núcleo fáctico de la historia de Roswell, de la cual todo lo demás crecía. Pero Pflock es… o fue, hasta que su vida fue trágicamente cortada, un ufólogo. Comprende y transmite las ambigüedades del registro histórico; él es capaz de apreciar la seriedad intelectual de los defensores del accidente de una nave espacial, aunque esté en desacuerdo con ellos. Ziegler y Saler, como buenos antropólogos, tratan de ser desapasionados con los “traditors”, orales y literarios, a quienes debemos la historia de Roswell. Sin embargo se filtra un olor desagradable de alto desprecio por los “luchadores ovni” y “verdaderos creyentes”.

Los dos primeros capítulos son de Ziegler. Después de presentar lo que él considera como “el núcleo histórico del mito”, resume en orden secuencial seis “versiones” de la historia tal como había llegado a conocerse a finales de los 90, cada uno de los cuales supuestamente descansa y desarrolla su predecesor. La más temprano de los libros de Roswell, The Roswell Incident de Charles Berlitz y William Moore, de 1980, es su “Versión 1”. Luego vienen los fabricados “MJ-12 report” (1988, versión 2), UFO Crash at Roswell de Kevin Randle y Donald Schmitt (1991, versión 3), Crash at Corona de Stanton Friedman y Don Berliner (1992, versión 4), la segunda colaboración de Randle-Schmitt, The Truth About the UFO Crash at Roswell (1994, versión 5) y Roswell in Perspective l de Pflock (1994, versión 6).

Cada una de estas “versiones” se analiza según la fuente de cada una de sus características, insertada entre paréntesis en los resúmenes de Ziegler. Detalles históricos genuinos están marcados con una “H”. Aquellos que son básicamente históricos pero de alguna manera distorsionados son “HD”. Los que se transmiten de historias de choque anteriores como Frank Scully, o de las creencias que invaden la comunidad ovni, son “P” y “B”, respectivamente. Aquellos incorporados a versiones anteriores o innovados en la nueva versión son “V-1”, “V-2”, y así sucesivamente.

Obviamente, Ziegler ha hecho su tarea. Sin embargo, su análisis tiene una sensación superficial, restringida al plano de la literatura publicada de Roswell, dejando de lado las tradiciones orales que anteceden al incidente de Roswell y no dejaron de evolucionar cuando apareció el libro de Berlitz-Moore. Para estar seguro, él tiene razones metodológicas sólidas para hacer esto. Los años antes de 1978, cuando los primeros informantes sobre el accidente comenzaron a presentarse, son una vasta oscuridad, silenciosa como la Esfinge. Trate de esbozar un desarrollo secuencial de temas y detalles para este período, y se revuelcan en las conjeturas. Sin embargo, es difícil escapar de la sensación de que la parte más vital y creativa del desarrollo de la historia ha sucedido completamente fuera de su radar.

Ziegler está vivo ante el problema de los “traditores orales” y su relación con los “traditores literarios” – su nomenclatura preferida sobre los “testigos” y los “autores” – y proporciona un serio pero confuso tratamiento de la cuestión en el “Proceso de Transmisión” sección del capítulo 2. Lo que él no intenta es lo que Pflock hace en su libro de 2001, y Kevin Randle en el Roswell in the 21st Century del año pasado: cero en los principales “traditores orales” y ver lo que se puede saber de lo que dijo y cuándo.

Así, Pflock dedica un capítulo a cada uno de Frank Kaufmann y al funerario Glenn Dennis. Randle hace lo mismo por el mayor Jesse Marcel y el teniente Walter Haut. Por el contrario, Kaufmann obtiene dos menciones en el índice de UFO Crash at Roswell, una de ellas en una nota final, la página dada incorrectamente. (Debe ser 182, no 184.) Hay una referencia de página para Haut. Glenn Dennis, en mi humilde opinión el más importante del grupo, no está en el índice en absoluto.

Aparece en la discusión de Ziegler, aunque no por su nombre. Fue Glenn Dennis quien afirmó haber sido acosado y amenazado por un oficial de cabellos rojos en el hospital base del Campo Aéreo del Ejército de Roswell, donde los cadáveres de los ET estaban siendo examinados. “El capitán de cabeza roja me dijo: ‘No hubo choque aquí. No viste nada. No le digas a nadie que viste algo. Si lo haces, te meterás en serios problemas… Alguien estará recogiendo sus huesos de la arena’”. Eso fue lo que Dennis le dijo a Randle en noviembre de 1990; y en una declaración jurada reimpresa en el libro de Pflock, fechada en agosto de 1991, Dennis llama al capitán “un pelirrojo con los ojos más malos que yo había visto jamás”. También presente-citando la declaración jurada- era “un sargento negro con una almohadilla en la mano quien dijo: “Él haría buena comida de perros para nuestros perros”.

Aquí Ziegler hace un punto importante. El pelirrojo amenazante surge en otro relato de “traditor oral” de lo que supuestamente él y su familia presenciaron cuando era un niño de cinco años, en las llanuras de San Agustín, a unas 200 millas al oeste de Roswell. Había una nave espacial estrellada. Cuatro alienígenas, tres muertos y uno vivo. “No pasó mucho tiempo antes de que aparecieran los tipos militares”, dijo a Randle en febrero de 1990 este hombre, cuyo nombre era Gerald Anderson, “Había un capitán… tenía el pelo rojo. Era un idiota. Amenazó a todo el mundo con las cosas más increíbles que puedas creer… Primero, le dijo a mi padre que si lo repetía, se encargaría de pasar toda su vida en una prisión militar y nunca volvería a ver a sus hijos”.

¿Era éste el mismo hombre, en el hospital de base de Roswell y en las llanuras de San Agustín? Increíblemente improbable. También es improbable, sin embargo, que el detalle compartido sea coincidencia. Ziegler seguramente tiene razón: este es un caso del proceso de desplazamiento folk-narrativo (“transferencia”) de detalles de un contexto a otro.

Pflock también observa el parecido, explicándolo a través de la influencia en la historia de Anderson de Dennis, tal como fue contada en un documental de televisión (“Unsolved Mysteries”) aproximadamente un mes antes de que Anderson hablara con Randle. Ziegler, menos plausiblemente, sugiere que la influencia fue hacia el otro lado. El punto crucial es que los “traditores orales” sentían intuitivamente el pelo rojo del hombre amenazante como un detalle significativo, igualmente apropiado para el desierto abierto del oeste de Nuevo México y para el interior de un hospital militar.

En este punto, Roswell se convierte en parte de una red más amplia y, en lo que a mí respecta, comienza la verdadera investigación.

“En el folclore europeo y americano”, dice Ziegler, “se piensa tradicionalmente que las personas pelirrojas tienen temperamentos ardientes”. Esto no es la mitad de ello. Ya en la Edad Media, se creía que Judas Iscariote era un pelirrojo. Así eran los judíos a menudo (y, según el sabio pero excesivamente extraño anticuario británico Montague Summers, también vampiros). En sus memorias de 1945 Black Boy, Richard Wright recuerda a los niños negros del sur burlándose del hijo pelirrojo de un comerciante judío (lo cito de memoria):

“Cabeza roja,

Pan judío

Cinco centavos

Una cabeza judía”

Lo que no tiene mucho sentido, y debe haber sido adaptado de una rima de burla que recuerdo como “Red head / Ginger bread / A nickel for / A ginger head”. Vi este jingle en impresión hace muchos años y estaba seguro de que podría encontrarlo en la Web, pero no tuve suerte en Google. (Aunque la apertura aparece en una historia publicada alrededor de 1900, y hay un negocio en Wichita, Kansas, llamado “Redhead Gingerbread Custom Creations.”)

Tampoco puedo encontrar la fuente de una tradición judía que recuerdo haber leído o escuchado hace mucho tiempo, que Hamán, el furioso antisemita del Libro de Ester, tenía pelo rojo.

¿Era el capitán de cabeza roja del folklore de Roswell entendido, inconscientemente o medio conscientemente, como judío? Glenn Dennis que lo emparejó con un sargento negro podría entonces expresar un miedo de las minorías en la sociedad americana que se invierte con los uniformes, puesto en posiciones del poder. Esto no quiere decir que Dennis fuera antisemita o racista de manera consciente o explícita. Sin mala voluntad para con nadie, puede haber conectado a ciertas ansiedades en la cultura a su alrededor, sin saberlo transformándolos en sus recuerdos en había una vez en Roswell.

¿Pero podría haber más?

En un artículo sobre “El pelo rojo de Judas y los judíos”, resumido en http://jhom.com/topics/color/judas.htm, la finada historiadora de arte Ruth Mellinkoff habla de un “antiquísimo disgusto por el pelo rojo” que se remonta al antiguo Egipto, donde el cabello rojo estaba conectado con “el malvado dios Seth”. Una rápida búsqueda en Google me lleva a un sitio web con autoridad, “Ancient Egypt Online”, que habla de Set (Seth) como “uno de los más antiguos dioses egipcios… un dios de la tormenta asociado con acontecimientos extraños y aterradores tales como eclipses, tormentas eléctricas y terremotos. También representaba el desierto y, por extensión, las tierras extranjeras más allá del desierto. Su glifo aparece en las palabras egipcias para “turbulencia”, “confusión”, “enfermedad”, “tormenta” y “rabia”. Se le consideraba muy fuerte, pero peligroso, y extraño.

“Se pensaba que tenía la piel blanca y el pelo rojo, y la gente con el pelo rojo se pensaba que eran sus seguidores. Se asoció con el desierto (que toma su nombre de la palabra egipcia “dshrt” – el lugar rojo). Representaba el calor feroz y seco del sol que parecía la tierra, y era infértil como el desierto”.

Así que quizás – si me permiten una pesada dosis de especulación – algo antiguo y primordial se está manifestando en el capitán de cabeza roja, que aparece a un “traditor” en el desierto y promete a otro que “alguien va a buscar tus huesos en la arena”. Algo no bastante arquetípico, quizás, pero al borde de ello.

Lo que nos lleva a la pregunta esencial. Si la historia de Roswell es un mito, debe transmitir significado. ¿Cual?

(Continuará en mi próximo post.)

http://www.davidhalperin.net/the-roswell-bookshelf-ufo-crash-at-roswell-the-genesis-of-a-modern-myth-part-1/

Estudiante obsesionado con alienígenas desaparece, dejando libros escritos en código

Estudiante obsesionado con alienígenas desaparece, dejando libros escritos en código

Por Lia Eustachewich

5 de abril de 2017

Un estudiante de Brasil obsesionado con los extraterrestres ha desaparecido misteriosamente mientras trabajaba en su propio X-File secreto.

Bruno Borges, de 24 años, desapareció de su casa en Rio Branco el 27 de marzo, dejando atrás su dormitorio cubierto del suelo al techo en un lenguaje extraño estilo “código de Da Vinci” y signos satánicos, informó el Mirror.

170405-missing-alien-enthusiasts-featureModal Trigger Bruno BorgesFacebook

Algunos de los escritos elaborados en la sala son pasajes de la Biblia y frases de Leonardo da Vinci.

Un video publicado por Globo.com muestra una estatua gigante del filósofo Giordano Bruno – que fue uno de los primeros en creer que los extraterrestres podrían existir en otros planetas – que él compró por $ 2,900 en una esquina y un retrato pintado de Borges con un extraterrestre de ojos verdes en otra.

La familia de Borges cree que estaba trabajando en la publicación de 14 libros escritos en código y marcados con números rojos romanos que dejó en la habitación cerrada.

Uno de los pasajes fue decodificado por un experto en computación brasileño.

“Es fácil aceptar lo que se te ha enseñado desde la infancia y lo que está mal. Es difícil, como un adulto, entender que le enseñaron erróneamente lo que sospechaba que era correcto desde que usted era un niño”, dice el pasaje, según el Mirror.

Borges le había pedido dinero a su familia para financiar su proyecto secreto, según sus familiares, pero no proporcionaría ningún detalle al respecto. Sólo les dijo que estaba trabajando en libros que “cambiarían a la humanidad de una buena manera”.

La hermana de Borges, Gabriela, le dijo al Diario Gaucho que se había encerrado en su habitación durante casi un mes mientras sus padres viajaban.

“Era inteligente. En la escuela, él siempre fue diferente – un líder nato con altos poderes de persuasión”, dijo su madre, Denise Borges. “Es un muchacho tan bondadoso”.

El Departamento de Investigación Criminal está investigando la desaparición.

http://nypost.com/2017/04/05/student-obsessed-with-aliens-vanishes-leaving-behind-books-written-in-code/

Puerta del cielo 20 años después: 10 cosas que no sabías

Puerta del cielo 20 años después: 10 cosas que no sabías

De los hábitos alimenticios de los miembros del culto a las zapatillas de deporte que el grupo usó durante su infame suicidio en masa en 1997

Marshall Applewhite y Bonnie Nettles comenzaron el culto de Heaven’s Gate a principios de los años setenta.

Por Michael Hafford

Veinte años después de que su suicidio en masa hiciera titulares en todo el mundo, Heaven’s Gate sigue siendo uno de los cultos más notorios del siglo XX, por no mencionar uno de los más reconocibles. En marzo de 1997, América se sintió sacudida por la extraña historia que incluía el suicidio en masa, videos salvajes de acceso público, una obsesión por los ovnis y, a finales de los noventa, trajes deportivos y Nikes. También tenían una nueva herramienta de reclutamiento: Internet.

Heaven’s Gate tiene la distinción de ser el primer culto americano conocido de la era de Internet, usar la nueva tecnología para compartir sus creencias con un público más amplio y también para ganarse la vida. Ellos derivaron una gran parte de sus ingresos del diseño de páginas web. Formado en los años setenta, se habían vuelto reclusos a principios de los años 90 y comenzado a intentar reclutar a miembros en línea usando el nombre de organización “Higher Source” para el Web site.

Aunque la web eventualmente se convirtiera en el centro de la organización, los orígenes del grupo eran mucho más populares. A principios de la década de 1970, los fundadores Marshall Applewhite y Bonnie Nettles – un profesor de música y una enfermera de Texas que se conocieron durante una estancia en una institución psiquiátrica – se llamaron Bo y Peep y realizaron un viaje de seis meses por Estados Unidos. Alrededor de 1974, reunieron un grupo llamado “la tripulación”. Durante las dos décadas siguientes, vivieron en todo el sur de California. Aunque Nettles murió en 1985, Applewhite mantuvo al grupo junto, y cuando Internet fue introducido a los consumidores a principios de los 90, comenzaron a utilizar la nueva tecnología para compartir sus creencias con una audiencia más amplia. El grupo solitario también lo utilizó para ganarse la vida, obteniendo una gran porción de sus ingresos del diseño de páginas web.

La filosofía del culto tomó sus raíces de la educación presbiteriana de Applewhite – su padre era un ministro – y esencialmente injertó la creencia en extraterrestres sobre la teología cristiana. Applewhite dijo a sus acólitos que él era la segunda venida de Jesucristo, que Dios era un extraterrestre, y que estaban viviendo en los últimos tiempos. Ellos leían la Biblia, especialmente, Apocalipsis capítulo 11 en el Nuevo Testamento, una sección sobre dos testigos que profetizarían. Al final de su profecía, tendrían que luchar contra los demonios, que Applewhite y Nettles llamaban “los Luciferianos”.

Pero a finales de marzo de 1997, 39 miembros, entre ellos Applewhite, llevaban trajes negros y zapatillas de deporte, comieron salsa de manzana con barbitúricos y mezclaron con vodka. Luego se pusieron bolsas por encima de sus cabezas, sudarios morados sobre sus cuerpos, y se acostaron para dejar atrás sus vehículos terrenales. No se estaban matando a sí mismos, pensaron, sino liberando sus almas para poder ascender a una nave espacial volando tras el cometa de Hale-Bopp – que en ese momento estaba pasando por la Tierra – y que iban a ser llevados a su nuevo hogar en el espacio. En cambio, la policía encontró sus cadáveres el 26 de marzo, y las imágenes de los nikes blanco y negro que salían de debajo de un paño púrpura serían quemadas en los ojos de una generación.

rs-heavens-gate-cult-suicide-v2-84433b06-3ae4-4026-952a-435ec0aae54fUn oficial de la Patrulla de Carreteras de California vigila lo que se conoce como “La Mansión de la Muerte”, sitio del suicidio del culto de la Puerta del Cielo, 27 de marzo, en el área de Rancho Santa Fe de Encinitas. J.T./Reuters

Aquí, 10 cosas que tal vez no conozcas sobre el culto de Heaven’s Gate y su infame suicidio en masa

El culto tomó muchas imágenes de la ciencia ficción

Applewhite y Nettles eran enormes fans de Star Wars y Close Encounters de Third Kind, y trajeron algo de ciencia ficción al grupo, resultando en teorías como que Maria había sido llevada a bordo de una nave espacial e impregnada de Jesús. También llevó a los miembros que eventualmente se matarían a usar parches que decían “Heaven’s Gate Away Team”, que se pueden ver en el video de despedida del grupo, una referencia del equipo especializado que viajó a misiones a planetas alienígenas en Star Trek.

El grupo también creía que Dios era un alienígena avanzado que viajaba en la nave espacial tras el cometa Hale-Bopp, y que planeaba “reciclar” pronto la Tierra. El grupo se suicidó para poder ascender a “El nivel evolutivo por encima de los humanos”.

Hicieron titulares muy pronto

En septiembre de 1975, el grupo visitó la pequeña ciudad de Waldport, Oregón, para dar una conferencia sobre cómo los ovnis pronto entrarían en contacto con la raza humana. Según un artículo publicado en el New York Times, unas 150 personas acudieron a una sala de motel para escuchar la conferencia de Applewhite. Al principio la ciudad pensó que era una broma, pero pronto, 20 personas – o alrededor de uno de cada 30 residentes de la ciudad – empacó, les dijeron a sus seres queridos adiós, y se fueron.

“Una veintena de personas… han desaparecido”, dijo Walter Cronkite en la CBS Evening News.. “Es un misterio si han sido tomadas en un llamado viaje a la eternidad – o simplemente han sido tomadas”.

Habían ido a una reunión de unas 400 personas en Grand Junction, Colorado, que creían que serían visitados por seres extraterrestres. La cita nunca sucedió, pero la congregación escapó con sus vidas. Según el Times, ninguno de estos residentes de Oregón estaban entre los encontrados en 1997.

Los miembros eran devotos del Master Cleanse.

Aparte de abandonar a su familia y entregar todo su dinero, a los miembros del culto se les pidió que limpiaran sus cuerpos de la influencia impura de cosas como la comida rápida y los pensamientos sexuales impuros. Eso a menudo involucraba cosas como el Master Cleanse, inventado en la década de 1940 por Stanley Burroughs y republicado en 1976 en su libro The Master Cleanser. El miembro del culto Rio DiAngelo, de nombre real Richard Ford, dijo a Newsweek que el grupo lo tomó mucho más lejos que los otros acólitos de la dieta de So-Cal – bebieron nada más que la mezcla de limonada, pimienta de cayena y jarabe de arce durante tres meses.

rs-heavens-gate-cult-suicide-v4-bc8402b0-7726-4bd4-9a75-a8c28fd6780dLos cuerpos de los miembros del culto de Heaven’s Gate se cargan en un camión, 1997. Jonathan Alcorn / Zuma

Originalmente, el culto prometió que los miembros no tendrían que morir para ascender a un plano superior.

Según la BBC, a los miembros se les dijo originalmente que podrían salir de sus “contenedores” sin recurrir al suicidio. Le dijeron a L.A. Weekly in 1994 que esperaban ser transportados al espacio, llevando sus cuerpos con ellos al “Next Level”, como los miembros llamaban su versión de la vida después de la muerte. A mediados de los 80, cuando Nettles murió de cáncer, Applewhite enmendó sus enseñanzas para decir que se les daría un nuevo cuerpo en el Next Level, por lo que sus cuerpos no necesariamente irían con ellos. El grupo reconoció que la muerte podría ser necesaria si fueran recogidos por la nave espacial alienígena, pero parecen haber esperado que podrían hacerlo sin morir.

Los suicidios tuvieron lugar en el transcurso de tres días.

Aunque los 39 miembros muertos del culto fueron hallados el miércoles, 26 de marzo de 1997, los informes del forense mostraron que los suicidios estaban lejos de ser simultáneos. Los miembros se suicidaron a partir del domingo usando una combinación de fenobarbital, alcohol e hidrocodona, probablemente consumidos con salsa o pudín de manzana. Los miembros entonces se pusieron bolsas de plástico sobre sus cabezas y sufrieron la muerte, después de lo cual fueron cubiertos en sudarios. Applewhite fue una muerte tardía, pero no el último en morir.

“Etiquetado como ‘La Rutina’, el documento esbozó un proceso por el cual un grupo de 15 personas se matarían, asistido por otras ocho personas”, escribió CNN. “Entonces un segundo grupo de 15 moriría, también asistido por ocho personas, y dado que se encontraron 39 víctimas, eso habría dejado un último grupo de nueve”.

Parte del dogma de la Puerta del Cielo era que todo tenía que ser precisamente lo mismo

“Todo fue diseñado para ser… un duplicado exacto”, dijo el miembro superviviente Michael Conyers. “No ibas a subir, ‘Bueno, voy a hacer pancakes grandes’. Había una mezcla, un tamaño, cuánto tiempo cocinaste un lado, cuánto se había quemado, cuántas personas tenían, cómo se servía el jarabe, todo. Conyers dijo que incluso los miembros varones afeitaban sus caras de una manera específica.

Esta es una táctica común para los cultos – si un líder quiere convencer a los miembros a hacer algo tan extremo como cometer suicidio, tienen que reemplazar toda su estructura de creencias con la estructura de creencias del culto, un proceso llamado adoctrinamiento.

“(Los cultos) dicen, ‘Tienes que romper con tu mentalidad occidental’”, dijo a Harper’s, David Sullivan, un investigador privado especializado en la desprogramación de culto. “Tú eres demasiado crítico, tienes que abandonar todo tu marco psicológico-intelectual, tu obsesivo materialismo te impide ver la verdad”.

El siguiente nivel era un lugar sin género, lo que condujo a la castración

Applewhite y otros miembros se sometieron al procedimiento para ayudar a asegurar que permanecieran célibes. Applewhite, que había sido despedido como profesor de música en la Universidad de St. Thomas en 1970, después de que los administradores aprendieran que tenía relaciones sexuales con un estudiante masculino, buscó curaciones para sus impulsos homosexuales. Quería encontrar una manera de tener una “relación platónica donde pudiera desarrollar todo su potencial sin enredos sexuales”, dijo un reportero que se infiltró en el grupo en 1975. La castración, creía Applewhite, podría hacerlo más fácil. En última instancia, el grupo instituyó una estricta norma de “no sexo, sin relaciones de nivel humano, sin socializar”.

Aunque las decisiones como esta siempre fueron dejadas a los miembros, ocho seguidores fueron castrados voluntariamente, incluyendo Applewhite. “No pudieron dejar de sonreír y reírse”, dijo el ex miembro DiAngelo a Newsweek. “Estaban emocionados por ello.

rs-heavens-gate-cult-suicide-v1-d83f062d-4dd7-4512-b18d-8193f78063b4Foto de la policía que muestra a un miembro fallecido del culto de la puerta del cielo. Nike descontinuó los tenis que vestían los miembros. STR News/Reuters.

El culto salió para una última cena juntos.

Aunque los miembros de la Puerta del Cielo estaban separados de sus familias y amigos, estaban lejos de ser reclusos totales. Su comida final juntos fue una gran cena de grupo que tuvo lugar en una cadena que frecuentaban cerca de su complejo en Rancho Santa Fe, CA.

“Y hace una semana, justo antes de su suicidio, justo antes de que comenzaran sus suicidios meticulosamente planeados, el culto salió a cenar por última vez al restaurante de Marie Callender en Carlsbad”, escribió la BBC.

“Todos ordenaron exactamente lo mismo”, recordó un camarero al periódico. “Se preparó antes de que entraran. Todos ellos tenían té helado para beber, ensaladas con aderezo de vinagre de tomate, de cena pastel de carne de pavo, pastel de queso con arándanos como postre. Parecían muy agradables, muy amables, muy amables. Nadie parecía deprimido, ni nada parecido.

Dos miembros supervivientes probablemente todavía operan el Web site del culto.

Una de las formas en que Heaven’s Gate pagó las facturas fue con un grupo de diseño web llamado “Higher Source”. Su sitio web sigue en línea.

“Los clientes describieron a los empleados de Higher Source como diligentes y profesionales”, escribió el AP. “Dijeron que los diseñadores del sitio web no parecían especialmente inusuales para los expertos en informática con mucho trabajo en la industria del entretenimiento, con camisas oscuras sin cuello y cabello muy recortado”.

El par más probable detrás del sitio web de Higher Source son Mark y Sarah King según Motherboard.

“La información debe estar disponible para la humanidad, en preparación para su regreso”, dijeron los administradores de la página en el blog Reddit. “No sabemos cuándo será, pero los interesados encontrarán la información”.

Los Nikes que el grupo usó se han convertido en un artículo de coleccionista.

Cuando se descubrieron los miembros de la Puerta del Cielo, todos llevaban idénticas zapatillas Nike Decade de color blanco y negro, y pronto la compañía abandonó el estilo debido a sus macabras asociaciones. Desde entonces, los zapatos se han convertido en un artículo de coleccionista. Un par aparentemente descubierto en una unidad de almacenamiento en Arizona está en subasta en eBay por el precio de $ 6,660, llevando la cara de Applewhite como parte de su publicidad.

Nike no apreciaba exactamente la publicidad gratuita.

“Hemos escuchado todas las bromas”, dijo el representante de Nike Jim Small a Adweek en 1997. “El incidente de Heaven’s Gate fue una tragedia, no tenía nada que ver con Nike”.

Los miembros supervivientes están de acuerdo. Dicen que los zapatos fueron comprados a granel debido a su costo, no necesariamente su estilo.

“Ellos resultaron ser algo que Do y Class (nombres adoptados para el líder de culto y un miembro) les gustaba”, le dijeron a Sole Collector en un correo electrónico. “También fueron capaces de obtener un buen precio en ellos. Era una combinación de factores que hicieron que se diera la venta, no debido a un modelo o marca en particular.”

http://www.rollingstone.com/culture/heavens-gate-20-years-later-10-things-you-didnt-know-w473560

Muriendo para ir al cielo

Muriendo para ir al cielo

Lo que los suicidios de la Puerta del Cielo nos enseñan sobre el martirio islámico

Michael Shermer

58d573641d000016007d05d7Hace 20 años, esta semana, del 20 al 26 de marzo de 1997, 39 miembros del culto de la Puerta del Cielo “se graduaron” de esta vida para ascender a la nave nodriza ovni que creían que los llevaría a un paraíso extraterrestre. Nunca lo olvidaré. Yo estaba en la gira del libro Why People Believe Weird Things,, y ni yo ni ninguno de mis compañeros que estudian los sistemas de creencias nunca habíamos oído hablar del culto. Era difícil de entender. Ahora, al mirar hacia atrás 20 años después, creo que el suicidio en masa tiene una lección más profunda que va mucho más allá de los confines de los cultos marginales de la Nueva Era y tiene relevancia para comprender las motivaciones de los terroristas suicidas de hoy.

Pero primero, vamos a revisar la historia. Heaven’s Gate fue fundada en 1975 por Marshall Applewhite y Bonnie Nettles después de que se conocieron en un hospital psiquiátrico. Se enamoraron y creyeron que su apareamiento había sido predicho por extraterrestres. En los años ochenta y noventa, reclutaron a cientos de seguidores, muchos de los cuales vendieron sus posesiones y vivieron aislados, desconectados de sus familiares y amigos. Practicaron la vida en cuartos oscuros para simular viajes espaciales y consideraron el sexo pecaminoso, con seis miembros masculinos que voluntariamente se castraron.

Heavens Gate Cult SuicidesA principios de 1997, la aparición del Cometa Hale-Bopp les predijo que la llegada de la nave nodriza ovni, que se dijo que se escondía detrás del cometa, les llevaría a lo que ellos llamaban El Nivel Evolutivo Sobre Humano The Evolutionary Level Above Human (TELAH), donde vivirían para siempre en éxtasis puro. Esta historia fue reforzada por Art Bell, en su popular programa de radio nocturno, Coast to Coast AM,, un proveedor de “hechos alternativos” conspiratorios (antes de que fueran conocidos como tales). En comparación con la felicidad eterna en este cielo extraterrestre, la vida en la Tierra fue sólo una etapa temporal en la evolución. La transición se hizo en tres olas esa semana, mientras los miembros bebieron un cóctel mortal de fenobarbital, compota de manzana y vodka; También pusieron bolsas de plástico sobre sus cabezas para la auto-asfixia. Las autoridades los encontraron muertos en una casa en San Diego el 26 de marzo. El evento se convirtió en un circo de los medios de comunicación. […]

58d5749414000027000716f0Veinte años después, las creencias de los miembros del culto de Heaven’s Gate parecen absurdamente ridículas para la mayoría de nosotros, basadas en la cultura pop de ciencia ficción de la Nueva Era. Pero en su núcleo, ¿cuán diferentes son las motivaciones de los miembros de la Puerta del Cielo de aquellos que hoy creen que un paraíso celestial les espera a través de un suicidio dramático?

Tal vez el ejemplo más cercano en la mente de la mayoría de los estadounidenses es el terrorismo suicida islámico, un sistema de creencias de culto con implicaciones mucho más mortales que Heaven’s Gate. Desde que 19 hombres musulmanes decidieron terminar su vida en los ataques terroristas del 11-S, los occidentales se han preguntado en voz alta cómo una creencia en el paraíso celestial puede conducir tales acciones extremas.

58d5751b1400008b060716f3Los atacantes suicidas involucrados en el ataque del 11 de septiembre al World Trade Center creyeron que estaban entrando en una vida celestial después de la muerte.

De hecho, la aparición del martirio islámico a través de los atentados suicidas parece tener rasgos notablemente de culto. Fue Mahoma mismo (como se cita en el Corán) quien dictaminó que como principio general cualquier soldado musulmán que muriera mientras atacaba a un infiel iría directamente al paraíso. Pero sólo en los últimos tiempos esta declaración se ha utilizado como un motivador para el estilo de los atentados suicidas cometidos por los líderes de Al Qaeda e ISIS.

La mayoría de los estudiosos musulmanes están de acuerdo en que el Corán prohíbe el suicidio, sin embargo, de acuerdo con el Chicago Project on Security and Terrorism, 224 de los 300 ataques terroristas suicidas de 1980 a 2003 involucraron a grupos islámicos. Las estadísticas sugieren que la frecuencia del suicidio basado en el terrorismo ha aumentado dramáticamente, de menos de un incidente por mes en las décadas anteriores al 11 de septiembre, a más de uno por día en 2015.

58d576cd14000023000716f8Mohamed Atta actuó como piloto secuestrador del vuelo 11 de American Airlines, estrellando el avión en la Torre Norte del World Trade Center como parte de los ataques coordinados del 11-S.

Considere las palabras finales del atacante Mohammed Atta (arriba) del 9/11, encerrado en una nota de suicidio encontrada en su equipaje que dejó en su coche de alquiler antes de volar al edificio del World Trade Center: “Sepa que los jardines del paraíso están esperando para ti en toda su belleza, y las mujeres del paraíso están esperando, gritando: ‘Ven acá, amigo de Dios’”.

Quizás por deseo de no criticar a otras religiones, muchos comentaristas y políticos occidentales culpan al terrorismo islámico de las presiones económicas o políticas. Estos factores pueden sin duda entrar en juego – sin embargo, no podemos escapar del hecho de que los terroristas suicidas a menudo creen que van al cielo por sus acciones mortales.

Tal vez es hora de que los grupos antiterroristas dejen de pensar en los atentados suicidas con bombas islámicas como un acto de guerra legítimo, y en su lugar ver las similitudes con los cultos suicidas como Heaven’s Gate. Considere el artículo de 2016, “Why We Hate You, Why We Fight You”,, en la publicación ISIS Dabiq. El autor anónimo señala que el punto que más allá de cualquier motivo político secundario es el hecho de que “lo que es igual de importante es entender que nos enfrentamos no sólo para castigarte y disuadirte, sino para traerte la verdadera libertad en esta vida y la salvación en el Más Allá”.

El más allá. ¿Los líderes de Al Qaeda e ISIS serían capaces de reclutar a tantas personas en su culto a la muerte sin la promesa de una gloriosa vida futura? Seguramente no.

58d5776f1d0000832b7d05e3El culto de Heaven’s Gate se basaba en las referencias a la ciencia ficción de la Nueva Era.

Cualesquiera que sean los motivos que los terroristas islámicos puedan tener por sus acciones, debajo de todas ellas está la misma creencia sobrenatural sostenida por los miembros del culto de la Puerta del Cielo: realmente no se suicidaron, sino simplemente hicieron transición a un lugar mejor donde serán recompensados por su comportamiento. Y al igual que la mayoría de nosotros que intervenimos con amigos o familiares que se unieron a un culto suicida como Heaven’s Gate, los musulmanes moderados y reformadores, junto con las personas religiosas de todas las religiones, deben desmentir el falso hecho de que el cielo espera a los que se matan, especialmente si toman la vida de los demás.

http://www.michaelshermer.com/2017/03/what-the-heavens-gate-suicides-teach-us-about-islamic-martyrdom/