Archivo de la categoría: Extraterrestres

Un invasor jubiloso

Héctor Chavarría Liu (Mérida, 1950) es indescriptible y es único.

Tal vez el autor más conocido de la ciencia ficción mexicana. Ya en los setentas comenzaría a escribir cuentos y amagos de novela, pero sería hasta 1985, al ganar el Premio Nacional de Ciencia Ficción Puebla, que se dedicaría con más ahínco a su pasión. El cuento Crónica del Gran Reformador, ganador del premio, imagina la conquista de Europa por los Aztecas.

Héctor es multifacético. Lo mismo publica libros de artes marciales, manuales de supervivencia, novelas de ciencia ficción, que dirige programas de radio o edita revistas de OVNIs y de naturismo.

Una de sus más grandes pasiones es el montañismo y en algún momento perteneció a los cuerpos de socorro de la montaña.

Chavarría dirigió, en su mejor etapa, la revista ufológica Contactos Extraterrestres. Héctor, al contrario que su antecesor, comenzó a cuestionar la hipótesis extraterrestre. Encontró los restos del OVNI de Puebla y ayudó a su identificación. Publicó libros sobre el fenómeno OVNI utilizando seudónimos y dio cabida a las voces escépticas en la revista Contactos.

Como periodista trabajó como subdirector de Revista de Revistas. En dos ocasiones fue galardonado con el premio nacional de periodismo.

Miembro fundador de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica (SOMIE) y coeditor de la desaparecida Perspectivas Ufológicas.

Entre sus mejores obras podemos recordar El mito del espejo negro (1997) y Adamas (1996).

Entre los más recientes trabajos de Chavarría están los cuentos de la serie Invasiones jubilosas. Aquí se ve toda la ironía y la mala leche del “chino”. Uno no puede dejar de reflexionar con cada una de las historias y personajes. Los cuentos de Invasiones jubilosas son autobiográficos y los personajes no son de “otro mundo”. Ahí encontramos a Maussán, a Carlos Ortiz de la Huerta, Ariel Rosales, en el lado de los crédulos, y a Luis Ruiz Noguez, en el de los escépticos.

Héctor Chavarría retrata muy bien la vida del México en la era de los platillos voladores y a él le debemos este

DECÁLOGO ESCÉPTICO

1.- La incidencia en casuística ovni, crece proporcionalmente a la ignorancia del testigo.

2.- La ignorancia acerca de fenómenos aéreos se cura con estudio y conocimientos, con investigación y escepticismo.

3.- No hay “objetos voladores no identificados”, sólo personas incapaces de identificar lo que ven.

4.- El mensaje de un “contactado” jamás ha excedido, ni excederá, el nivel de sus propios conocimientos.

5.- En “ovnilogía” una imagen no vale por mil palabras.

6.- La investigación ovni y en especial lo relacionado con ETs se torna imposible ante la falta invariable de evidencias reales.

7.- Ovni y “nave extraterrestre” no son sinónimos.

8.- La única prueba válida de la existencia de “una nave extraterrestre” sería la “nave” misma. Y su estudio correspondería a la ciencia y a los métodos científicos.

9.- Todos los conceptos dados hasta hoy por “contactados”, “secuestrados” y demás fauna, han sido sacados de la ciencia ficción popular.

10.- La “ovnilogía”, como la practican sus seguidores es “ovnilatría” esto es, un sistema de creencias, sin método alguno.

Héctor Chavarría (SoMIE / AMCyF) Decálogo / OVNIs Copyright 1992 (D.R.)

"Los extraterrestres grises" en una novela de 1963

Recientemente en la biblioteca del coleccionista Jamie Leonarder de Sydney encontré un título que llamó mi atención. Era un libro inglés en rústica de 1964 titulado “The Grey Aliens” (Mayflower, Reino Unido) por J. Hunter Holly. Fue publicado originalmente en los E.U. como “The Grey Aliens” en 1963 por Avalon Books. Era una novela de ciencia ficción con extraño giro de abducción extraterrestre. La gente era atrapada por ¡las sombras – los extraterrestres grises! “Los fabricantes de fantasmas”.

Bien la novela era legible, pero estaba más interesado en el título – “The Grey Aliens”. El término “extraterrestre gris” es un icono en el folklore ovni extraterrestre, pero los grises de los encuentros con ovnis son generalmente entendidos por los investigadores como una manifestación más reciente cronológicamente que las abducciones – llegando a ser más prominentes durante los años 80.

Siga leyendo en el blog de Bill Chalker

http://theozfiles.blogspot.com/2007/04/gray-aliens-1963.html

Ovnis: El musical

Ovnis: El musical

La nueva producción de ART presenta a los hombres de negro, el Bigfoot y los monstruos conejo

Grant Buttler

Cuando Jahnna Beecham estaba creciendo, también estaba al corriente de las cosas que van asustan en la noche.

“Viví en una granja que tenía 150 años, y estaba “encantada”, dice. “Vimos cosas y oímos cosas”.

Por ejemplo una vez tiró hacia abajo las colchas de su cama y encontró las sábanas cubiertas con centenares de moscas muertas, algo como “The Amityville Horror”. O la vez que los pájaros volaron incontrolables a través de la casa. O cuando la puerta del ático se abrió en varias ocasiones, emitiendo olores misteriosos, asquerosos sin origen identificable.

Todo ese material fantasmal no era nada comparado con su propio encuentro muy cercano de tipo inexplicado cuando ella tenía 13 años.

“Hice que un amigo pasara la noche afuera y estuvimos platicando, y entonces repentinamente vimos esta cosa”, recuerda. “Era como te lo imaginas. Era este disco – este orb – y tenía luces que brillaban en la tierra.

“Lo mirábamos y estábamos seguros deque realmente lo habíamos visto. Para el momento en que conseguí que mis padres vinieran a verlo, desapareció en el cielo”.

Ese incidente de otro mundo es una de las inspiraciones claves para una nueva comedia musical “They Came From Way Out There”, que se estrena el viernes en el segundo escenario del Artists Repertory Theatre para una corrida de cinco semanas. Beecham, que está dirigiendo la producción, la co-escribió con Malcolm Hillgartner y Michael J. Hume, adaptando la comedia de Erik Brogger “The Paranormal Review”, que ella vio hace casi tres décadas en Seattle.

“Nunca me reí tanto como lo hice esa noche”, dijo.

Pero ha ocurrido mucho en el mundo paranormal desde el debut de “Review”. En marzo, Francia lanzó la desclasificación de sus documentos relacionados con los ovnis, listando 1.600 casos comprobables en el lapso de cinco décadas. Y el pasado mes de noviembre, docenas de empleados de United Airlines vieron lo que creen eran una nave espacial extraterrestre que volaba sobre el aeropuerto internacional de O’Hare en Chicago, aunque los funcionarios de la línea aérea y de la Administración Federal de Aviación no tomaron los informes seriamente.

“La gente estaba enojada: ‘¡Somos profesionales! ¡Vimos esto!’” dice Beecham.

Sólo porque Beecham cree que “the truth is out there” y que está relacionada con lo paranormal no significa que “Way Out There” sea solamente para los verdaderos creyentes. Ella dice que su co-dramaturgo y marido, Hillgartner, es un gran escéptico como Dana Scully de los “X-Files” cuando habla de los platillos voladores y de las abducciones extraterrestres. Y el show es así de alegre, que hará reír a los creyentes y a los escépticos.

Además de los ovnis, las 17 viñetas del show abordan la proyección astral, telekinesis, hombres de negro, el Bigfoot y los monstruos conejo. Todos llegan durante el curso de una reunión anual de la Sociedad de lo Paranormal, cuyos miembros deben elegir a un nuevo presidente y encargado de la “cosa sagrada,” un poco de evidencia ovni que los miembros de la sociedad adoran.

Los miembros de la sociedad de ART producciones incluyen a asiduos al teatro musical de Pórtland, Susannah Mars, Bruce Blanchard y Kevin Michael Moore, con Adán Goldthwaite y Jill Westerby completando el elenco. Sus personajes se basan libremente en gente verdadera con los que se reunieron Beecham e Hillgartner cuando asistieron a un congreso del Disclosure Project, un grupo dedicado a hacer que las agencias estatales revelen lo que saben sobre lo paranormal. Éstas eran personas serias, varios de ellos con archivos llenos de evidencia.

“Way Out There”, con sus números de baile y parodias de loony tunes, toma aire de esa ultra-seriedad, pero no considera a los creyentes como locos o chiflados. ¿Cómo lo podría hacer Beecham, cuando ella ha visto un ovni?

“Es una de esas cosas que una vez que lo has visto,” dice, “pasas el resto de tu vida preguntándote si realmente lo has visto.”

http://www.oregonlive.com/entertainment/oregonian/index.ssf?/base/entertainment/1176681329318370.xml&coll=7

Houston, tenemos un fraude

HOUSTON, TENEMOS UN FRAUDE

EL DESCUBRIMIENTO DE UNA “TRANSMISIÓN SECRETA” DEL 1 DE ABRIL

Kentaro Mori

¿Qué tienen en común la ufología, Star Wars, Superman y James Bond? Un actor llamado Shane Rimmer. Esta es la historia de cómo un actor clásico de ficción científica fue confundido no con uno, sino con dos astronautas reales: Neil Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin, los primeros hombres en pisar la Luna. Y cómo Rimmer se adentró en el mundo alternativo de las creencias en los discos voladores.

El caso fue divulgado en Brasil en red nacional el día 24 de julio del 2003, cuando ufólogos brasileños participaron en el programa “Boa Noite Brasil”, en compañía del teniente coronel aviador Marcos César Pontes. Los ufólogos incluían miembros del consejo editorial de la revista “UFO”, publicación “dedicada al estudio de los discos voladores”. El teniente coronel Pontes es el brasileño escogido en 1998 por la NASA y por la Agência Espacial Brasileira para ser el primer astronauta de Brasil [1], lo que dio la temática del programa: astronautas y OVNIs.

En esa ocasión, el clímax de todo el show fue la exhibición del fragmento de un documental italiano producido por un supuesto estigmatizado, Giorgio Bongiovanni: “Filmagens de UFOs no Espaço”. El documental es vendido por la revista “UFO”, recomendado con seis estrellas por la publicación como “imperdible” [2]. El fragmento impactante consistía en una supuesta transmisión secreta de audio entre el Apollo 11 y Houston, en donde Neil Armstrong y Buzz Aldrin ven algo “increíble” en nuestro satélite natural. El audio puede ser bajado y escuchado en el sitio italiano “Nonsoloufo” [3], que también lo promueve como original de la misión Apollo 11:

Armstrong: – ¡Ah! ¿Qué es esto?

Aldrin: – ¿Tenemos alguna explicación para esto?

Houston: – No la tenemos, no se preocupen, ¡continúen su programa!

Armstrong: – ¡Oh, muchacho, es… es… es algo realmente superfantástico aquí… usted… usted nunca podrá imaginar esto!

Houston: – Entendido, nosotros sabemos sobre eso, ¿podría ir a otro lado? ¡Vaya para otro lado!

Armstrong: – Bien, hay algo como un topo arriba de una cosa muy espectacular… ¡Oh Dios mío! ¿Qué es eso de ahí? ¡Es todo lo que quiero saber! ¿Qué diablos es aquello?

Houston: – ¡Vaya a Tango, Tango!

Armstrong: – ¡Ah! ¡Ahora hay algo como una luz ahí!

Houston: – Entendido, lo sabemos, perdiendo comunicación… ¡Bravo tango, Bravo tango, seleccione Jezebel, Jezebel!

Armstrong: – …sí… ¡ah!… ¡Pero esto es increíble!

Houston: – Nosotros le llamamos, ¡Bravo tango, Bravo tango!

Al día siguiente de la exhibición del programa en Brasil, intenté entrar en contacto con los ufólogos que participaron en el programa a través del correo electrónico, avisando que el audio sería un fraude y que el fragmento de la supuesta conversación podría ser encontrado en un libro de ficción “Alternativa 3”. Desafortunadamente, en ese entonces no obtuve respuesta [4]. Luego también envié un mensaje a una lista internacional de discusión sobre ufología [5]. En ella recibí una respuesta, de Ademar Gevaerd, editor de la misma revista “UFO”. Gevaerd confirmó que el audio es vendido por la publicación, pero que no conocía nada concreto sobre la autenticidad o no del mismo. Otra tentativa que no dio resultados concretos fue una carta enviada a Nueva Zelanda para Leslie Watkins, autor del libro “Alternativa 3” [6], con un sobre con respuesta pagada, pero que no retornó.

Sin embargo, “Alternativa 3” era en sí la respuesta. El libro se basó en un programa de TV transmitido por la Anglia Television británica algunos meses antes, el 20 de junio de 1977 [7]. Era el último de una serie de documentales científicos serios, “Science Report”, pero estaba agendado originalmente para ser exhibido el 1° de abril, como una broma. Aunque hubiese acabado siendo exhibido en junio, permaneció con el crédito final destacando la fecha original: el día de los inocentes, o de los tontos.

Los que habían visto el seudo documental descubrirían que la misteriosa desaparición de algunos científicos ingleses revelaba una enorme conspiración mundial en la que el gobierno de los Estados Unidos y la Unión Soviética, en uno de los momentos más críticos de la Guerra Fría, eran en verdad socios que cooperaban en secreto. El plan siniestro, la “Alternativa 3”, implicaba el colapso ambiental de la Tierra y la muerte de la mayor parte de la población, mientras que la élite establecida escaparía a las colonias espaciales en la Luna y en Marte. El sobrio presentador cerraba el programa diciendo: “sentimos mucho que las implicaciones que usted vio son poco optimista sobre el futuro de la vida en este planeta, sin embargo, ha sido nuestra tarea la de presentar los hechos, como los entendemos. Esperando la respuesta. Tengan buena noche”. Eso, claro, seguido por el crédito del 1 de abril.

Cuando vi el seudo documental, lo que sí descubrí fue que el supuesto audio “del Apollo 11” que estaba investigando no estaba basado en el libro “Alternativa 3”, ¡y que era nada menos que el audio copiado directamente del programa del 1 de abril! El audio original de ese diálogo puede ser escuchado poco más de un minuto después del inicio de la segunda parte del show [8].

Que el audio sea original de la broma de “Alternativa 3” explica todo el contenido de la conversación. El astronauta en la Luna, que no es ni Neil Armstrong ni Buzz Aldrin, sino un personaje ficticio llamado “Bob Grodin”, no está viendo discos voladores. Lo que él vio cuando fue a la Luna fueron colonias humanas ya instaladas, parte de la conspiración interplanetaria de “Alternativa 3”. Es por eso que Houston no da atención a su sorpresa y le dice que “ya sabe sobre eso”.

“Bob Grodin”, el astronauta del Apollo que nunca existió, y cinco años después de ir a la Luna y descubrir la terrible “Verdad”.

Según “Alternativa 3”, el hombre no pisó la Luna hasta 1969: el gran finale de la parodia es nada menos que un video que muestra el primer aterrizaje tripulado de americanos y soviéticos en Marte en el año de 1962. Como si no fuese suficiente, el video muestra un animal que se mueve en el suelo marciano.

Los créditos finales de la parodia “Alternativa 3”, si todavía existieran dudas sobre la autenticidad del programa, enlistan los personajes y los actores que desempeñaron los papeles. Y ahí está el actor Shane Rimmer como nuestro astronauta, “Bob Grodin”. Una investigación rápidamente reveló su página personal [9] y el descubrimiento de que Rimmer es un actor con décadas de profesión que debe ser familiar a todos los amantes de la ficción científica. Su debut como actor, en 1963, fue como el “Az copiloto” en el clásico de Kubrick, “Doctor Fantástico”. De ahí en adelante, Rimmer participó en varias películas como Fu Man Chu, con Peter Sellers, la serie 007 (“Los diamantes son eternos”, “Sólo se vive dos veces”, “El espía que me amó”), Superman 2 y 3 y nada menos que Star Wars, como un ingeniero de Incom.

Rimmer también fue la voz de “Scott Tracy” en la serie animada Thunderbirds, de los años 60. Contacté con el actor para confirmar si de él era de hecho la voz del “astronauta Bob Grodin” en el audio en que dice ver cosas “súper fantásticas” en la Luna. Él gentilmente respondió:

Sí, aquí está la confirmación de que era yo, Shane Rimmer, como la voz de Bob Grodin en “Alternativa 3”. Fue divulgado, como parte de la promoción de la exhibición en el Reino Unido, que era una grabación de un enlace de comunicación secreta entre el Apollo 11 y el control de misión”.

Y es así que una broma del 1 de abril, que a pesar de su parodia, no involucraba extraterrestres, acabó siendo vista por algunos en la ufología como algo real. Casi treinta años después de creado, un fragmento de “Alternativa 3” todavía es capaz de confundir, aún más cuando es promovido en seudo documentales que desafortunadamente no son, o admiten ser, bromas del 1 de abril. Sin embargo, considerando la larga serie de paranoia y credulidad que viene acompañando a “Alternativa 3” desde su concepción –incluyendo algunos que creen que todo el seudo documental no sería nada falso- este es sólo uno más de los enredos de la historia. Nick Austin, que coordinó la publicación del libro “Alternativa 3”, revelaba en su artículo para Fortean Times: “Por qué un fraude bien hecho, abiertamente admitido como tal por sus creadores, debería continuar ejerciendo la fascinación que tan obviamente ejerce una generación después de su aparición está más allá de mis parcos poderes de análisis y explicación”.

Curiosamente, el supuesto audio del Apollo creado por “Alternativa 3” parece ser el único audio existente de estas supuestas “transmisiones secretas” de la NASA entre la Luna y la Tierra. Hay toda una serie de fraudes en la ufología relacionando la histórica misión Apollo 11 con los OVNIs [10], incluyendo una conversación mucho más famosa que involucra “bebés gigantes”, la llamada “Trascripción Pepper”, pero parece que ellas sólo existen como historias y textos de personas que alegan haber oído el audio. Los trabajos de James Oberg, ingeniero espacial de Houston, EU, entre otros, aclaran que ninguna de estas “transmisiones secretas” jamás ocurrió. Son fraudes comúnmente peores que “Alternativa 3”. Esta investigación y el descubrimiento del verdadero origen del audio apenas confirma la constatación, realizada por el mismo ufólogo J. Allen Hynek, quien declaró en 1978 que “estas historias de OVNIs son falsas”.

Como notó Oberg: “Dos preguntas vienen a la mente pero no pueden ser respondidas. Primero, ¿No era lo suficientemente excitante el Apollo 11 sin los OVNIs ficticios? Y segundo, ¿si hay tantos otros casos OVNI verdaderamente auténticos en los registros, por qué los ufólogos tienen que confiar tanto en evidencias dudosas como estas?”

Agradecimientos

Con agradecimientos especiales al actor Shane Rimmer por la ayuda.