Archivo de la categoría: Extraterrestres

Cnel. Brandsen (BA): Un proverbial desencuentro (Final)

CNEL. BRANDSEN (BA): UN PROVERBIAL DESENCUENTRO

Roberto Banchs

◘ Entrevistas con Mauro E. García:

Las mismas se desarrollaron en diciembre de 1986 y febrero de 1987, en su domicilio. Su relato es el siguiente:

Mauro García.

“Viajaba con Federico Atencio totalmente despierto, no habíamos bebido ni comido en exceso. Veníamos conversando tranquilamente de nuestras cosas, cuando vimos eso. Era la ruta que viene de Monte, a Brandsen, un camino por entonces de tierra. Estábamos a mitad del camino cuando repentinamente se nos cruzó como una luz muy in­tensa, muy fugaz, con una velocidad fantástica que se introdujo en un campo, llano; por eso pensamos que no era una cosa normal. A cada lado del camino había alambrada, y esa luz, ese objeto, lo que fuere, le pasó por encima y se perdió inmediatamente. Vimos una cosa tan rápida que no alcanzamos a divisar más. Nos quedamos entonces ahí detenidos, un rato, pensando con mi compañero Federico, y sólo después seguimos viaje a Coronel Brandsen. Cuando arribamos, lo hicimos a una estación de servicio que está en la curva del camino, y nos dirigimos a cargar nafta. En esas circunstancias, se me ocurre mirar hacia el cielo, en una costumbre de siempre, y lo que pareció al comienzo que era una estrella, en segundos se convirtió en una luz intensísima, aunque calculo estaría muy alta, haciendo un movimiento de insecto, en zig-zag. Me detengo a observarla y le pregunto a Federico: ‘Che, mirá allá a ese punto en el cielo, ¿qué ves?’. Al principio no la veía, pero le insistí y cuando lo pudo ubicar, porque él también era medio corto de vista[1], describió lo mismo.

“Todavía pensando que estábamos con una visión ilusoria, que a veces se da -porque uno cree que ve y no es nada más que una fantasía, un estado de autosugestión, donde en realidad no existe nada de lo que cree estar viendo-, bué, llamamos al empleado de la estación de servicio, le apuntamos justo allá, y se quedó mirando un ratito. ‘Oh, que extraño -dice- parece un helicóptero, por los movimientos, pero una luz tan intensa no la tiene’. Nos quedamos una media hora y, de repente, en uno de esos movi­mientos en zig-zag, giró y no la vimos. Creo que después nos fuimos y continuaba la luz, el movimiento. Se trataría del mismo que vimos antes.

“Nosotros pensamos que sería un objeto… pensamos siempre que era un objeto extra­terrestre, porque ningún aparato de acá puede hacer lo que hizo: cruzar el campo hacia la derecha, que estaba todo alambrado; nosotros conocíamos ese camino muy bien porque continuamente íbamos a Azul y veníamos por esa ruta. No había ni un pedacito que faltara alambre. Y para que cruzara tan rápidamente por encima, no podía ir a ras de tierra, tenía que tener una cierta elevación.

“Apareció a un costado del camino, ¡pero apareció tan rápido!, que no se de dónde venía, cómo estaba, a qué altura se hallaba. Fue una cosa que pasó, casi tocando tierra; justo enfrente de nosotros y después por encima de la alambrada.

“Nosotros no vimos personas. Por lo menos, yo no vi. No, no, de eso no vimos nada. Vimos exactamente esto. No vimos nada más.

“Bueno, cuando la vimos arriba (desde la estación de servicio) no se distinguía nada, pero en ese breve instante en que nosotros observamos en el camino, no era, sino parecía que había una pequeña sombra adentro.

“La sombra era… como una luz que presenta una pequeña sombra. Acaso como una lamparita, una luz cualquiera, que sale como una sombrita, que no está totalmente limpia la luz. Por ejemplo, el de una linterna de caza, que proyecta la luz, pero en el centro de la misma hay un cono oscuro, bueno, eso es lo que vimos nosotros. No tan preciso, pero ahí no hay vizcachas ni perdices, ¡no van a ir a cazar allí a esas horas de la noche! Además, no hay instrumento humano que haga una luz de esas. Eso es lo que vi. No se podía observar más detalles por la intensidad de luz y por la velocidad.

“Cuando nos cruzó en el camino, estaría a unos 300 m; luego se elevó rápidamente. Eso es extraordinario, porque no necesitó hacer un desplazamiento muy grande para ele­varse, sino que prácticamente lo hizo en forma vertical. La luz tendría un diámetro de más o menos 25-30 m, aunque era alargada, una luz redonda pero alargada. Las manchas estaban adentro, en el medio de la luz, cuya intensidad no permitía ver la forma; no era precisa. Estaba a unos 50 m, no más. No recuerdo cuántas eran, se que vimos, pero no estaban todas juntas; vimos, sobre todo en esta parte central, ahí es donde divisa­mos esas sombras difusas. No tenían una forma determinada. Tampoco el color, negra, gris, oscura; capaz que en vez de ser negra era verde o azul fuerte, pero eso no se podía precisar.

“Nosotros veníamos de Azul y pensamos en quedarnos unos días más, pero no lo hicimos porque al otro día era festivo y queríamos estar con nuestras familias. Pero no me olvido que al poco tiempo de haberlo visto, salió en La Razón que personas que estaban en el barrio de la Boca, en Buenos Aires, lo habían avistado y en la misma hora. Cuan­do llegamos a La Plata era de noche, y fuimos a dormir. Entonces, fue al otro día cuando Atencio recibe el periódico y, como nos veíamos todos los días, me dice: ‘¡Mirá Mauri! -trayéndome el artículo-, esta gente ha visto lo mismo que nosotros’. Porque la gente lo describía como nosotros lo habíamos visto, de la misma manera.

“O sea que ellos lo vieron la misma noche y a la misma hora que nosotros. Durante el viaje, comentamos nuestra observación, pero después fuimos restándole interés. Le dimos importancia cuando Atencio me trajo el periódico donde había salido que otros habían visto eso, sino no lo habríamos comentado. ¡No le dimos importancia! Sólo nos llamó la atención, así…

“Haciendo un cálculo, esto ocurrió alrededor de las 22 horas, a mitad de camino entre San Miguel del Monte y Brandsen, podía ser a dos kilómetros más, o menos. Condu­cía Federico Atencio su Plymouth convertible, cuando vio esa luz que se cruzaba en el camino, ¡y frenó, clavó los frenos! Porque al principio, no digo que nos asustamos, pero nos produjo una sensación de… asombro, un estado de… ¡que no era miedo! Por­que no pensamos que podía ser algo que nos podía herir. Apareció de súbito, delante de nosotros, desplazándose de la mano izquierda a la derecha. Era una noche tranquila, con cielo estrellado, y algo fresca. Porque nos bajamos del automóvil, prendimos los faros, y tratamos de ver si había alguna huella. Nos había llamado poderosamente la a­tención el modo en que cruzó la alambrada. Pero no vimos nada. Al objeto, claro está, lo vimos desde adentro del auto, pero al bajar lo hicimos para pensar un poco qué era lo que habíamos visto, y luego para ver si…, porque suponga que está en el camino y se viene, de repente hace así, pero en forma velocísima, ¡ni siquiera se puede pensar de dónde venía! Y esto fue fugaz, segundos en que hizo todo el recorrido. Esas man­chas las observamos estando a unos 50 m, tal vez menos. Después, se elevó, se perdió; nosotros no la vimos y se elevó sin hacer ningún desplazamiento horizontal para tomar fuerza y elevarse. Luego que pasó la luz, fue cuando nos bajamos con Federico, dicien­do: ‘¿Qué es esto?’. Estábamos asombrados tras ver esa luz blanca, caro el diamante.

“Respecto a otras versiones, hay gente que hace mucha fantasía de las cosas; por eso es muy difícil determinar con precisión. No se podía precisar más. Todo lo demás podría ser una fantasía. La verdad que el asunto del plato volador no lo habíamos anali­zado, no estaba en nuestra mente. Lo que vimos era ese objeto tan extraño que no podí­amos determinar de qué se trataba. Tal vez sólo lo mencionamos al pasar, pero nada más.

“Por entonces tenía 39 años -nací el 20 de diciembre de 1914- y, aunque nos hemos formulado esa pregunta, siempre creí que al no tener una base cierta, ¿para qué pensar que se trataba de un objeto extraño, algo tan especial como un ovni?, ¿con qué funda­mento? En cambio, hay gente que le gusta la fantasía y…

“Federico (Atencio) diría exactamente lo mismo. A lo mejor, podría decir las cosas con un poquito más de detalle, porque… teníamos diferencias; él podía ser un poquito más ¿no?, de acuerdo a su temperamento. Pero la versión en sí, o sea el fondo del asunto, es exactamente eso, lo que vimos nosotros dos. Quizá, ¿sabe qué?, él podría haber­se imaginado un poco más, porque era medio… imaginativo, tenía inclinaciones medio bohemias. Eso sí, tenía mucha cultura, mucha más que yo. Mi socio era ingeniero y yo apenas hice hasta el tercer año del secundario y abandoné. Tenía respecto a mí unas pequeñas diferencias en la forma de expresarse, de darle el detalle; pero en esencia es lo que le he manifestado: ‘Vimos cruzar en el camino una luz muy intensa que se desplazaba a una gran velocidad, de una forma semiredonda, en la cual alcanzamos a divi­sar algunas sombras difusas. Luego la luz se elevó rápidamente y la perdimos de vista. Al llegar a Brandsen, en la estación de servicio volvimos a ver un objeto luminoso que se desplazaba rápida y zigzagueante en el firmamento. Le preguntamos al encargado de la estación si él divisaba algo y nos describió lo mismo que veíamos nosotros’”.

Las entrevistas con Mauro Esteban García se desarrollaron de manera distendida y amable. Ante la posibilidad de que el testigo pudiera ocultar o reducir en forma deliberada la extrañeza de su experiencia[2] (tras haber confrontado la versión de su amigo F. Aten­cio), intentamos disuadirlo de tal hipotética idea. Sin embargo, mostró firmeza en sus declaraciones y no eludió nuevas preguntas. En cambio, pudimos advertir cierto énfasis puesto, por un lado, en la simpleza -sin adornos- del avistamiento y, por otro, en el propósito de respaldar su testimonio de modo coherente con el de los demás testigos (Federico Atencio, el empleado de la estación de servicio de Brandsen, etc.), forzando o negando cual­quier desacuerdo. También observamos algún titubeo y signos de ansiedad cuando señalamos la posibilidad de un plato volador y de la presencia de personas, conforme a la descripción de Atencio, con quien -concluye reconociendo- ha tenido sus “diferencias”.

ALGUNOS COMENTARIOS SOBRE LOS RELATOS

Los testimonios de Mauro García y de Federico Atencio nos ofrecen notables discrepancias. Especialmente, entre las “sombras difusas” de García y las “dos figuras casi humanas”, descriptas por Atencio. En terreno de las hipótesis, cabría suponer que Atencio y García -sentados juntos en el automóvil-, han visto cosas diferentes. Y si no fuera así: ¿Hubo un exceso imaginativo?, como lo sugiere García. O la contrapartida, ¿será el temor de ver manchada la reputación, admitiendo la ocurrencia de un hecho totalmente desusado?, como lo sugiere la señora de Atencio.

No obstante, existen algunas circunstancias en las que concuerdan. Por ejemplo, la lectura al día siguiente del vespertino La Razón, que reavivaría el interés por sus propias experiencias. Según M. García, otras personas “lo describían como nosotros lo habíamos vis­to, de la misma manera (…) la misma noche y a la misma hora”.

Respecto a la ubicación y el aspecto que presenta la Luna aquel sábado 24 de mayo de 1952, según datos proporcionados por Carlos Demaría, el astro se sitúa al NW, bajo el horizonte y con una incipiente fase lunar. En otras palabras, no había Luna visible, coincidiendo con la descripción brindada por el Ing. Atencio. El avistamiento se da, pues, en el marco de una noche oscura.

Respecto a los testigos, es evidente que nos hallamos ante “un proverbial desencuentro”, cuya controversia resultó imposible dirimir en esta investigación. A las primeras encuestas realizadas por el suboficial de aeronáutica Roalde Moyano, ceñidas al extraordinario relato de Federico Atencio, le han seguido las declaraciones de Mauro García como testigo directo, tras la muerte de aquél. Es probable que la verdad surja alguna vez, o se perpetúe el interrogante. Pero es seguro que con semejantes contradicciones, hay una realidad que no podrá alzarse ostentosamente para aclamar su existencia.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

(1) La Prensa, Buenos Aires, 1° julio 1967.

Banchs, Roberto. La investigación de los OVNIS en la Argentina, en rev. Auge, Buenos Aires, n° 2, agosto 1979, ps. 10/14.

(2) La Razón, Buenos Aires, 11 julio 1966.

(3) El Día, La Plata, 15 noviembre 1967, p. 6.


[1] No obstante, al final de la entrevista volvimos sobre el tema y le preguntamos a García si para esa fecha usaba lentes, a lo que respondió: “No, no. Ni Federico (Atencio) tampoco. Ninguno de los dos usaba. Ni tampoco para leer”.[2] Al conocer las declaraciones de García, la Sra. Ada C. de Atencio, manifestó que García “teme que lo tomen por loco. Desde un comienzo no quería hablar del asunto, pensando que no le creerían. No desea manchar su reputación admitiendo lo que sucedió”.

El marcianito de Solway

¿Misterioso hombre del espacio?

08/01/2008

Por Dave Gudgeon

Un pensionado está esperando que los archivos que serán puestos en libertad este año puedan resolver uno de los grandes misterios de Cumbria – el hombre del espacio sobre Solway.

La fotografía de Jim Templeton, que muestra el misterioso “hombre del espacio” detrás de su hija, fue tomada en Burgh Marsh en 1964 y se ha visto en todo el mundo.

Nadie ha llegado aún con una explicación, pero el Ministerio de Defensa está a punto de revelar los detalles de los archivos que relatan la actividad ovni (objeto volador no identificado) sobre Inglaterra.

Y Jim, que tiene 87 años y vive en Coledale Meadows, Carlisle, cree que pueden contener algunas respuestas a un misterio que lo ha desconcertado por la mitad de su vida.

Él dijo: “Sería absolutamente increíble si hay algo en los archivos sobre el hombre del espacio de Solway. Es increíble pero sigo recibiendo cartas sobre eso.

“No tengo ninguna explicación de la imagen, pero lo que puedo decir es que no es una falsificación. La película fue enviada lejos para su revelado y regresó así.

Lo que es aún más extraño es que poco después el lanzamiento del cohete Blue Streak en una base en Australia se retrasó porque dos hombres del espacio similares fueron avistados en los monitores.

“Al parecer registraron la zona en el momento, pero no pudieron encontrar nada, dijeron que el retraso en el lanzamiento se debió a una falla técnica y que más tarde siguió adelante. Lo interesante, por supuesto, es que el Blue Streak fue desarrollado en Spadeadam al este de Brampton. Esto me lo dijo alguien que trabajó ahí en ese momento”.

Cada año, alrededor de 100 personas contactan con el Ministerio de Defensa para informar de avistamientos de objetos voladores no identificados, y estos están sujetos a peticiones de la Ley de Libertad de Información.

Los archivos, tienen más de 25 años y muchos de ellos fueron escritos a mano, están siendo procesados en un formato electrónico y serán publicados este año.

Un portavoz del Ministerio de Defensa explicó que periódicamente libera archivos a través del Acta de Libertad de Información y que es la política liberar archivos viejos.

Dijeron que, el Ministerio de Defensa ya no investiga ovnis y no existe una oficina de ovnis. Ellos sólo investigan si perciben amenazas militares a la seguridad del Reino Unido.

http://www.newsandstar.co.uk/news/viewarticle.aspx?id=583936

En realidad se trató de un fraude fotográfico, como lo mencionamos acá.

Cnel. Brandsen (BA): Un proverbial desencuentro (1)

CNEL. BRANDSEN (BA): UN PROVERBIAL DESENCUENTRO

Roberto Banchs

La División OVNI, dependiente de la Fuerza Aérea Argentina, fue organizada en 1961, aunque la labor más promisoria haya comenzado en julio de 1967, cuando el Departamento Técnico del Servicio de Inteligencia de Aeronáutica (SIN), dentro de modestos recursos, destinó al suboficial mayor Roalde Moyano para que se ocupara del asunto, solicitando la cooperación de la población para notificarle sobre cualquier avistamiento de fenómenos aéreos inusuales (l).

Brandsen. La Razon 11 de julio de 1966. Primera noticia de prensa.

El motivo parece haber sido su manifiesto interés en tales avistamientos. En efecto, un año antes, Moyano había ofrecido una conferencia de prensa en la Secretaría de Aeronáutica, dejando aclarado que no lo hacía en representación del Arma, y sí “en carácter de investigador privado” de ovnis. Durante la misma, según La Razón, de Buenos Aires (2), el suboficial reveló un inquietante episodio, conforme a lo deta­llado:

“También puede rememorarse -señala el vespertino- la extraña aventura que vivieron el ingeniero Federico Atencio y su amigo García, cuando en la madrugada del 20 de sep­tiembre de 1954 vieron a un enorme ovni evolucionar por encima de sus cabezas y luego descender detrás de un monte de eucaliptos. Atencio y García habían partido de Azul con destino a La Plata, y en la ruta que une a Monte con Brandsen se empantanó el co­che. Era de madrugada y el cielo estaba sin nubes. Atencio vio una luz y conjeturó que se trataba de un vehículo que avanzaba por la ruta, pero muy pronto se percató que se había equivocado: era un ovni que se desplazaba a gran velocidad en forma de cruz, va­le decir que avanzaba vertical y horizontalmente de manera equidistante, desde el cua­drante oeste-sudoeste. Según Atencio el vehículo tenía un diámetro de la Luna llena y, luego de una hora de evoluciones rapidísimas, cayó como un rayo detrás de un monte de eucaliptos. Los destellos de luz permitían divisarlo detrás de los árboles y, de pron­to, levitando, aparecieron muy cerca de ellos dos figuras casi humanas, de aproximada­mente un metro de alto, vestidos de blanco, con un gran casco plateado y capas sobre sus espaldas. García gritó: ‘¡Vienen a matarnos!’. Atencio cruzó los brazos en señal de paz, pero las fantasmales criaturas, rápidas caro la luz, regresaron a la nave que despegó en fracción de segundos.

Federico Atencio.

“A Atencio y García nadie les creyó. Pero hoy la voz de García[1] fue escuchada en una grabación que se pasó en la sala de periodistas de la Secretaría de Aeronáutica…”.

LA REVISIÓN INVESTIGATIVA

La experiencia nos indica que no es posible aceptar la veracidad de un informe ov­ni sobre la base de una información periodística; aún cuando pareciera estar avalada presuntamente por cierta autoridad. El análisis del fenómeno requiere de fuentes de primera mano. Y a pesar de los doce años transcurridos hasta que el caso se hizo público, y de los tantos más que le siguieron al momento de nuestras indagaciones, queda claro que la reinvestigación de viejos informes adquiere mayor valor frente a la informa­ción novedosa, pero carente de una encuesta apropiada, cuya presunta verdad parece sellada por una estridente declaración. No es el caso de Roalde Moyano, a quien le reconocemos su dedicación y honestidad intelectual, más allá de sus limitaciones, pero es posible advertirlo -sin temor a equivocarnos- en la mayoría de los ufólogos, que prefieren aceptar y propalar como legítimas las versiones groseramente distorsionadas de los medios de prensa, jamás investigadas, mientras se muestran refractarios a las encuestas de casos antiguos para dejar coagulada en el tiempo su pretendida realidad.

◘ Entrevista con Ada Elvira C. de Atencio:

El interés que despertaba la noticia y la posibilidad de ampliar la información, nos condujo a intentar localizar al Ing. Civil hidráulico Federico Atencio. Fue así que ubicamos en La Plata a la señora Ada Elvira C. de Atencio, quien nos informó que su esposo había fallecido a los 57 años, en noviembre de 1967 (3). No obstante, nos aporta su valioso testimonio:

“Vinieron dos veces de la Aeronáutica a recabar datos, ellos tienen la grabación. Recuerdo lo que él me contaba. Que venían con García de un viaje y que en el camino observaron un plato volador. Según mi esposo, García se asustó mucho y lo único que decía es ‘¡nos van a matar!” y mi marido -que es más sereno- les dio esa versión. Transcurrido un tiempo regresaron para ver si coincidía con lo que había dicho primero, pe­ro él se dio cuenta y expresó: ‘Lo que les digo no he querido comentarlo con nadie, porque van a decir que estaba loco, pero como vienen a preguntarme, yo se los digo. A­parte, ese mismo día, mucha gente lo vio en distintos lugares’.

“Ocurrió en las últimas horas de la noche, casi de madrugada, en la época en que trabajaba con García. Venían de San Miguel del Monte y el auto empezó a pararse y vieron una luz. Al principio creyeron que se trataba de un farol que habrían puesto en una de las casitas por ahí, detrás de un alambrado. Pero después se detuvo el auto, el motor, a orillas del camino, y vieron cómo el plato se asentaba en el suelo, o que ya estaba allí. Mi esposo dice que él vio bajar -no se cómo- a uno que vino hasta la alambrada. Después cuando subió, él se quiso arrimar, se vieron; ellos (Atencio y García) se habían parado tras la alambrada, todo el tiempo y cuando se elevó con una luz fosforescente, lo hizo en forma vertical, para arriba, no como lo haría un avión, y desapa­reció en un minuto.

“El aparato tenía forma circular, de plato, con una pequeña cúpula redonda, caro sacan los diarios. Plateado. Estaba a más o menos media cuadra, 50 metros, desde donde paró el auto hasta el sitio en que se asentó el plato, a la izquierda del camino, tras la alambrada del campo.

“Él me dijo que había un hombre, una persona más bien baja, con un traje de alumi­nio. Una o dos que bajaron, no recuerdo. Se acercó al alambrado (no al automóvil). Y cuando mi esposo se descendió del auto para acercarse, para verlo, este hombre se volvió al plato, y el plato se levantó. Hubiera querido comunicarse, no se, aunque, no se qué i­dioma hablaría este hombre.

“Se produjo por la noche. Cuando todo terminó, ellos se quedaron allí, por la impresión que tuvieron, hasta que amaneció. El motor volvió a andar de nuevo. Lo vieron durante una hora, u hora y media, hasta que se elevó haciendo como una cruz, en el aire. Mi esposo le preguntó a García: ‘¿Vos estás viendo lo que estoy viendo?’.

“No conozco su versión, pero mi marido me dijo que estaba muy asustado, y que García le decía: ‘¿Para qué vas a contar?, no’. Pero mi marido nos contó y no se cómo, en ese tiempo a quién se lo dijo, y llegó a oídos de la Aeronáutica. Le voy a ser franca, cuando él me empezó a contar, al venir todo emocionado, me mofé. Entonces me contestó: ‘Si vos que eres mi esposa, no me crees, cómo puedo yo contarle a alguien, porque van a decir que estoy loco’. Pero después me enteré que sí, en realidad lo había visto. Y me exclamaba: ‘¡Para qué te voy a decir una cosa por otra!’.

“Mi marido tenía por entonces 42 años, nació en La Plata el 6 de abril de 1910, y después de trabajar caro ingeniero hidráulico en Agua y Energía Eléctrica durante unos años, se puso a trabajar por su cuenta con García, que era constructor, en una socie­dad llamada Atengar, pero no marchó muy bien y se retiró”.

Hasta aquí los tramos fundamentales de una de las entrevistas mantenidas en diciembre de 1986 con Ada C. de Atencio. La señora nos impresionó favorablemente, trayendo el recuerdo del relato ofrecido por su finado esposo. Además, es ponderable la amabilidad y llaneza puesta de manifiesto en su exposición.

◘ El testimonio de Federico Atencio:

Cuando parecía impensado llegar a reunir más datos o precisiones sobre el insólito episodio, revisando en el año 2000 la copiosa correspondencia de la ilustre Comisión Observadora de OVNIs (CODOVNI), fundada en 1956 por Ariel C. Rietti y Cristian Vogt, hallamos la carta que proyectó el caso a la opinión pública. Escrita de puño y letra por el Ing. Federico Atencio, está fechada en La Plata, el 11 de abril de 1964. La misma, expuesta en lenguaje coloquial, dice lo siguiente:

“Entendiendo que pudiere ser útil esta información (…), comunico a Uds.: De regreso a la ciudad de La Plata, desde Azul (Prov. de Buenos Aires), en compañía del señor Mauro García, domiciliado también en La Plata, sobre el camino que une ambas localidades, aproximadamente a 20 km de Brandsen, entre San Miguel del Monte y la anterior, tuvimos un desperfecto en nuestro automóvil: hora 24 del día (sábado) 24 de mayo de 1952. En esa época el actual camino pavimentado se encontraba en construcción (obra básica). El cielo despejado y sin Luna. Observamos durante más de una hora la evolución de un objeto (…); en un instante determinado describe una trayectoria (…). Simultáneamente se nos presentan dos seres, con luminosidad en su vestimenta, sus características similares a seres humanos, suspendidos en el espacio a 20 centímetros del suelo; se desplazaban describiendo trayectorias caprichosas y muy lentas. Mi compañero de viaje quedó sumamente impresionado. El que suscribe, enfocando las luces del automóvil hacia los seres que se presentaron tan inesperadamente, realizó toda clase de señas convencionales: saludos, señas para aproximarse, etc. Cuando intenté llegar a ellos, luego de observarlos por más de 15 minutos, los visitantes se desplazaron a velocidades superiores, hacia el objeto que permanecía en el suelo.

“Todo ocurrió en un solo instante: desplazamiento de los seres al artefacto u objeto, y éste a su vez retomó la misma posición anterior, la que seguimos observando durante tiempo más. Creímos conveniente llegarnos a Brandsen para comunicar a quien sea. Al llegar a esta localidad (antes de tomar la curva que comunica con el centro urbano), volvimos nuestra vista y aún permanecía el objeto en su evolución insólita. Todo esto ocurre en un tiempo de 120 minutos desde nuestro contratiempo mecánico y, por lo tanto, desde el momento en que observamos el objeto. En Brandsen tratamos de comunicar el extraño caso a la agencia YPF (NdR: estación de servicio de combustible, de Yacimientos Petrolíferos Fiscales), pero sus moradores ya habían clausurado el servicio (2 de la mañana); así que golpeamos la puerta y a poco de tratar de explicarles, como era de esperar, nos cerraron la entrada.

“Tuvimos desde ese instante especial cuidado de referir nuestra experiencia. En principio, fueron nuestros familiares y luego nuestros más allegados amigos. Estudié este asunto durante largo tiempo de observación. Indudablemente, cabría llenar páginas de todo lo visto y de las deducciones que obtuve en esa oportunidad”.

Hasta aquí el testimonio vívido, espontáneo, de quien fuera uno de los testigos y protagonistas del singular caso. Fallecido tres años después de escribir estas líneas, su esposa nos orientó en la búsqueda de aquel compañero de viaje, a fin de confrontar las versiones del espectacular episodio. Así ubicamos a Mauro Esteban García. Nuestro próximo entrevistado.


[1] La Razón dice García, pero debe ser error por Atencio. La señora de Atencio recuerda muy bien la grabación del testimonio de su esposo en posesión de la Aeronáutica, mientras que García expresa que jamás fue entrevistado por miembros del Arma. También el periódico indica como fecha del episodio el 20 de septiembre de 1954, en discordancia con lo expuesto por los testigos: 24 de mayo de 1952.

Fátima (BA): El único ovni

FÁTIMA (BA): EL ÚNICO OVNI

Roberto Banchs

Hacia finales de la gran vorágine de apariciones de ovnis con ocupantes ocurrida en la Argentina durante 1968, el semanario 7 Días Ilustrados, de Buenos Aires, en su edición número 72, del 23/29 de septiembre de 1968, reproduce en la página 12 en la sección “Correo de los lectores”, una carta firmada por Juan Bautista Perazzo, vecino de Pergamino, provincia de Buenos Aires, relativa a un singular encuentro con personajes siderales. El texto es el siguiente:

Arriba. Inmediaciones del encuentro con los únicos ETs de J. B. Perazzo.

“Llamar Ovni a los platos voladores ya no tiene sentido: yo he identificado con pelos y señales a uno de ellos. Sus tripulantes me confesaron, además, que son los úni­cos seres extraterrestres que han merodeado la Tierra en estos últimos años. Vale de­cir que todas las apariciones denunciadas por oficiales del ejército norteamericano y argentino, civiles y pilotos de líneas aerocomerciales, fueron protagonizadas por un único Ovni: el que yo vi. Muchos escépticos, claro, se preguntarán: ¿cómo se las arreglaron, entonces, para aparecer simultáneamente en varios sitios, o en formación colectiva? Los mismos tripulantes me explicaron en perfecto castellano: ‘Nuestra nave po­see un complejo instrumental que permite reproducir, en cualquier lugar, luminosidades que se asemejan a ella. Pero jamás hemos tenido más de una nave. Como estamos explorando vuestro planeta, debemos despistar. Venimos en busca de materiales radiactivos’. La visita que menciono se produjo el martes 10 de septiembre, a la altura del kilómetro 62 de la ruta N° 8 (n: localidad de Fátima, Partido de Pilar), en la provincia de Buenos Aires, en horas de la noche”.

Vista general de la zona del contacto sideral.

A pesar de que 7 Días Ilustrados era por entonces el semanario informativo de mayor circulación en la Argentina (la tirada de esa edición fue de 155.000 ejemplares), la escueta noticia no tuvo prosecución ni resonancia alguna en otros medios.

Lugar exacto del encuentro, vista haci Buenos Aires.

Por entonces, nada más pudo saberse del circunstancial testigo. En Pergamino no fue localizado y la revista se había deshecho de la original epístola. Pero años más tarde, cuando orillaban ciertas dudas sobre su identidad, tuvimos algunas noticias: Perazzo existía y contaba en aquel tiempo con 29 años, pasó a residir en San Nicolás, se desempeñaba como chofer y era muy fantasioso. Allí quedó flotando el nombre de quien tuviera el proverbial privilegio de recibir la “confesión” de los únicos extraterrestres que han merodeado la Tierra en estos últimos años (sic), evocándonos por curiosa -y acaso- reveladora coincidencia a uno de los profetas bíblicos que anunció la venida del Mesías, Juan el Bautista[1].

Vista norte.

Dice San Mateo (III, 13): “y testificó Juan, diciendo: ‘Ví al espíritu que descendía como paloma del cielo, y se posaba sobre él. Y yo no le conocía…”, etc. y San Juan (1,6-7): “Fue un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Este vino por testimonio, para que diese testimonio de La Luz, para que todos creye­sen en él”.


[1] El bautismo es, por así decirlo, la consagración oficial de Jesucristo como Rey Mesías (enviado, mensajero).

Siragusa: el apóstol Juan

La fotografía que nos comenta Kentaro Mori en la entrada de abajo tiene una historia singular.

Eugenio Siragusa se consideraba la reencarnación el apóstol Juan. Entre sus numerosos escritos podemos leer lo siguiente:

“Estoy en contacto con un extraterrestre llamado Adoniesis, de la quinta dimensión, desde hace mucho tiempo. Adoniesis es un científico especializado en biología pura, y por ello sus mensajes se refieren sobre todo al modo como el hombre debe vivir en armonía con los elementos naturales. El me ha revelado que en otro tiempo fui Juan, el apóstol de Jesús. También me indicó que mi trabajo actualmente consiste en despertar a los ciento cuarenta y cuatro mil elegidos entre los hombres, pertenecientes a mi tribu, para que en el momento justo podamos ser salvados si hemos perseverado en el bien. Actualmente Ado­niesis se encuentra en una misión sobre la materia en la cons­telación Alfa Centauro”.

Pero según el contactado italiano, él no era el único de los apóstoles reencarnados. En un mensaje enviado telepáticamente por Asthar desde la nave Cristal Bell (que transporta a los marcianitos verdes con los que mantenía contacto Siragusa), del primero de junio de 1967, a las diez de la mañana, se puede leer lo siguiente:

“Cuando veáis a Jerusalén circundada de ejércitos, sabed que su destrucción está próxima. Meditad sobre cuanto significan estas palabras proféticas de aquel que fue llamado Lucas y fue ungido por la sabiduría de Dios.

“Nosotros os decimos que los doce apóstoles han tomado nue­vo cuerpo y viven en medio de los hombres con los señalados y los llamados de las doce tribus de los hijos de la llama. Vosotros no los reconoceréis, pero ellos son conscientes e iluminados de divina sabiduría… Las últimas trompetas están para dar el toque, y el gran día del divino juicio de Dios está ya sobre las alas doradas de la aurora de este tiempo”.­

Eugenio decía estar en contacto con algunos de los apóstoles.

“Conozco personalmente a Felipe a Santiago, el hermano de Juan, a San Pablo, incluso a Pedro… Algunos de ellos viven actualmente en Italia.

“Un día salía yo de casa y vi a un anciano apoyado en una pared, que me miraba directamente. Me llamó en seguida la atención su mirada, su porte. Sentí que su mirada calaba profundamente en mi interior. Lo encontré en una plazoleta. En el centro jugaban en grupos muchachos muy jóve­nes y niños. No sabiendo cómo reponerme de mi impresión, fui a un supermercado próximo y compré unas cosas para comer. Después salí de nuevo a la plaza y me dirigí al anciano. Le dije: ‘Tenga usted’. Yo estaba realmente turbado. El anciano, sin dejar de mirarme a los ojos, me respondió: ‘Yo no tengo hambre’. Señaló a los niños, y añadió: ‘Ellos sí. Dáselo a ellos’. Enton­ces me dirigí de nuevo a la tienda, compré unas canastas de alimentos y me acerqué a los niños. Al salir de nuevo a la plaza el anciano había desaparecido”.

Siragusa mostraba la fotografía de un anciano de barba larga y pelo blanco al que identificó como Durante. La foto había sido publicada, desde agosto hasta diciembre de 1973, en varios periódicos y revistas de Italia, junto a un comunicado de un club de aficionados a los platos voladores, el Sideral Intercontacts Center:

“VIAJERO EXTRATERRESTRE DE DOSCIENTOS CINCUENTA Y SEIS AÑOS.

“El Corriere della Sera, Nostro Tempo y otros periódicos han dedicado una especial atención al extraterrestre Absu Ismally Swan­dy, de doscientos cincuenta y seis años de edad, que teóricamente habría desembarcado en Torino. Nosotros no poseemos más prueba que la foto remitida por el Sideral Intercontacts Center, foto repro­ducida en numerosos periódicos Italianos y extranjeros. Junto con este hecho hay que resaltar la ‘Operación Alcántara’, que tuvo como objetivo difundir un avistamiento de ovnis en el Musine; dicho avis­tamiento de la nave de Absu acercándose a Torino fue filmado por el S. I. C. El objetivo de la venida de Absu parece que fue dar unas conferencias sobre temas espaciales y esotéricos a algunos inicia­dos, que han sido los únicos en poder verlo y fotografiarlo”.

“La operación Alcántara ha tenido un clamoroso éxito, superior a lo que el propio Sideral Intercontacts Center había previsto. Y en cierto modo agradece a todos los medios de comunicación la enorme difusión que han dado a los sucesos del monte Musine, en especial a la manifestación ufológica habida en los cielos del Piamonte. En efecto, la manifestación de Ufos en el Musine ha sido grandiosa y el Sideral Intercontacts Center ha filmado algunas secuencias, como la de la propia astronave de Absu Ismaily Swandy, cuando se estaba aproximando a la ciudad de Torino. Algunas de las imágenes conseguidas son de una impresio­nante claridad y posiblemente las hagamos ver en la pró­xima reunión en San Giusto Canavese a nuestros socios, una vez terminadas las operaciones ‘Oeymas’ y ‘Ghiraes’, todavía en curso y que deben completar la ‘Operación Alcántara’”.

La foto del anciano tenía un epígrafe que decía:

“El viajero de más de 256 años de edad, que visita perió­dicamente la Tierra y que en el último encuentro terminó su conferencia con estas palabras; Bendigo a todos en paz y fraternidad cósmica”.

Según Eugenio Siragusa éste personaje, Durante o Absu Ismaily Swandy, era nada menos que el apóstol Pedro. Poco antes de estas pláticas, Eugenio recibió una foto que mostraba a los apóstoles Pedro y Juan que corrían camino del Sepulcro al conocer la noticia de la Resurrección del Señor. A la cabecera de la tarjeta y en el dorso podía verse un Sol de numerosos rayos y debajo tres párrafos firmados con la inicial D.

“Pietro Santo, gloria di Dio, Principe eterno, che del divino amore Tu sei sicuro regno e d’essa, del Figliuol la chiesa Tu sol sei perno, e’implora dal ciel le grazie e siaci Tu sostegno!

D.

“A Te, pio e amato Giovanni, che per alta sapienza e possente candore, dall, eterno Crocifisso ereditasti a custodire l’intera umanità, giunga il nostro supplice grido: rimanti tra noi a salda difesa nella dura procelta dei giorni nostri. Sia cosi Signore!

D.

“L’amore e la purezza: II binomio operante per il secoli Su! entriamo con audacia nella loro travolgentescia”.

D.

(Pedro santo, gloria de Dios, Príncipe eterno, que del divino amor Tú eres segura prueba y por ella, del Hijo de la iglesia Tú sólo eres el perno, implóranos del cielo la gracia y sénos Tú el sostén!

D.

A Ti, piadoso y amado Juan, que por alta sabiduría y poderoso candor del eterno Crucificado, heredaste custodiar la entera humanidad, llegue nuestro suplicante grito: permanece entre nosotros por la firme defensa en la dura tormenta de nuestros días. Sea así, Señor!

D.

El amor y la pureza: El binomio operante por los siglos ¡arriba! entremos con audacia en su arrolladora estela.

D.)

Me parece que Siragusa encontró a un vagabundo que tenía cierto parecido al Pedro de la pintura de Eugène Burnand, y ni siquiera esperó a que lo peinaran (en la foto, en la parte superior izquierda aparece un cepillo) para sacarle la foto e inventar toda esta historia inverosímil.