Archivo de la categoría: Extraterrestres

Globovni solar

Misterio ovni solucionado

Los residentes miraban con incredulidad el sábado después de observar el objeto sobre el río Dee. Muchos fueron deslumbrados por el ovni, que flotó a través de la ciudad hacia el Wirral, describiéndolo como una “enorme bolsa” o una “salchicha negra larga”. Pero Suzanne Pickford, dueña de la Corner Shop newsagent, en la avenida Woodfield, tiene la respuesta a cada una las preguntas. Ella dice que el objeto es realmente un dirigible solar, un delgado globo largo, negro que se llena de aire y se amarra con una cuerda. Suzanne estaba con su familia la mañana del sábado en la escuela St Richard Gwyn jugando con su dirigible solar. Se horrorizaron cuando el globo se soltó y flotó alejándose. Ella dijo: “Es un dirigible solar, nosotros compramos dos de ellos en la Navidad para los niños. Los vuelas cuando hay sol, ellos son como una cometa. Tiene que ser un día soleado, caliente. Primero los llenas por completo de y después los amarras de pero la cuerda se soltó. “Es realmente embarazoso. Pienso que muchos deben haberlo visto. Estábamos realmente preocupados por él, pero no hay nada que puedas hacer. No lo hemos visto desde entonces.”

http://www.eveningleader.co.uk/titlesites2/detail.asp?storyid=1489&catid=News&officeid=1

Ver también

http://www.otherlandtoys.co.uk/product1736/product_info.html?name=Science+Museum+Solar+Airship

El ovni de la isla Trinidad (y 6)

EL ARTICULO DE CORAL LORENZEN

Las primeras noticias, en los Estados Unidos, sobre el asunto de Trinidad se habían publicado en el boletín de la APRO[1]. La señora Lorenzen uso mucho del material que le envió Olavo T. Fontes para escribir su libro[2]. Posteriormente escribió una secuela que apareció nuevamente en su boletín. Con el clásico estilo de conspiración, Coral Lorensen, fundadora y directora del Aereal Phenomena Research Organization (APRO) decía haber recibido un misterioso paquete de un alto oficial de la Marina Brasileña. Inicialmente pensó que se trataba de un fraude, pero luego de consultar con otros ufólogos, consideró que era auténtico y lo publicó. El material había sido extraído, como ya lo hemos dicho, de la Revista Nacional de Aeronáutica, de donde el extraño informante de la Lorenzen copió los documentos. El cuerpo principal es el que aquí rotulamos como Documento 1 y, al parecer es el famoso Reporte Secreto de la Marina Brasileña al que hacía mención Fontes. Como vemos, no hay nada extraordinario o que nos haga pensar en una conspiración. Adelante podrá encontrar el lector extractos del artículo de Lorenzen[3].

“En octubre de 1964 llegó un gran sobre de manila a las oficinas de la APRO. Contenía un juego completo de (4) fotografías del objeto de Trinidad, así como la correspondencia entre varios oficiales de la Marina Brasileña, relacionados con el incidente y las fotografías. Acompañaban a las fotografías y las cartas y el mismo reporte de la Marina, estaba una carta para la señora Lorensen de un ex oficial de la Marina Brasileña que ahora vivía fuera del Brasil. En la carta le decía a la señora Lorensen que usara el reporte, las fotografías y el otro material en la forma que ella quisiera con tal de aclarar la confusión y malas interpretaciones que habían provocado las fotos del IGY. Decía que había leído su libro y la felicitaba en la forma en que había llevado el caso del IGY. También le pedía que hiciera todo lo posible por proteger su identidad, y esto se ha cumplido. Otra petición era que la APRO hiciera copias de los documentos y se los enviara a la NICAP, y él por su parte enviaría una colección de fotos a esa organización.

“Desconfiando de esto, la señora Lorenzen revisó los archivos de la APRO para verificar el contenido de los reportes, y encontró que eran auténticos. También contactó con Dick Hall del NICAP y le pidió que le informara si recibía las fotos prometidas. Eventualmente fueron recibidas en diciembre, enviadas desde un país distinto al del que se recibieron los primeros documentos.

“Habiendo establecido la autenticidad de la información contenida en el reporte de la Marina y habiendo satisfecho sus dudas de que el oficial era auténtico, la señora Lorenzen y otros consejeros del APRO decidieron que esta información debía darse a conocer, no sólo a los miembros de la APRO y del NICAP, sino a tantos individuos como fuera posible. Subsecuentemente, escribió la historia completa en forma de artículo enviado a la revista FATE, para que fuera presentada al escrutinio de los 100,000 lectores de FATE en el número de marzo de 1965[4]. Debido a las limitaciones de espacio en esa revista, no fue usado el texto completo…”

“…Refiriéndonos de nuevo a la autenticidad de las fotos, debemos considerar la posibilidad de un fotomontaje. (ver j-II en PUNTOS POSITIVOS). Considerando que los testigos hubieran observado el objeto y subsecuentemente los negativos que mostraban el objeto, no es probable que Barauna hubiera intentado hacer otra foto trucada. Los técnicos HND de la Marina afirmaron que los negativos eran naturales.

“Sin embargo todavía quedaría una forma en que Barauna pudiera hacer un fotomontaje, y esto es que lo hubiera hecho antes de todo el jaleo que se formó en Trinidad. Pero tenemos que asumir que era capaz de fabricar una maqueta de OVNI, colocarla en la película, y luego fotografiar el paisaje de la isla Trinidad sobre ella. Pero esto no es un fotomontaje, es simplemente una doble exposición, y entonces, ¿cómo sabría él lo que verían y testificarían posteriormente la gente en cubierta del Almirante Saldanha? Un fotomontaje sería la combinación de dos fotos, pero ¿Cómo sabría lo que verían? Y ¿Cómo sustituyó este rollo hipotético? ¿cómo se pudo anticipar? Y ¿cómo sabía en qué posición colocar el objeto para que las fotos coincidieran con lo que fue visto?

“Sugerir que Barauna realizó un fotomontaje o una doble exposición es hacer tal número de coincidencias que son imposibles matemáticamente.

EL ANÁLISIS DE LAS FOTOGRAFÍAS

Los historiadores de OVNIs (léase ufólogos), cuentan que las fotos fueron analizadas por diversos organismos. Por principio de cuentas fueron analizadas por el Laboratorio de Reconhecimento Aéreo da Marinha y por el Servicio Aerofotográfico Cruzeiro do Sul. En los Estados Unidos, el NICAP[5], APRO[6], y la Ground Saucer Watch[7], también se ocuparon de ellas.

Los laboratorios de Reconocimiento Aérea de la Marina Brasileña llegaron a estas conclusiones:

“I. El técnico del Departamento de Hidrografía y Navegación de la Armada, luego de analizar los negativos, afirma que son naturales”.

El Sr. Stefano, analista del Servicio Aerofotográfico Cruzeiro do Sul, luego de analizar durante unas horas los negativos, declaró a la prensa lo siguiente:

“Se estableció que no había involucrado ningún truco fotográfico. No hay signos de montaje. Los negativos son normales. Se eliminó toda hipótesis de montaje; sería imposible probar la existencia o inexistencia de un montaje previo, el cual requiere, grandes conocimientos técnicos y circunstancias favorables para su ejecución”.

Sus declaraciones serían recogidas de la siguiente forma en el Reporte de la Marina:

“II. Los técnicos del Servicio Aerofotográfico de Cruzeiro do Sul, luego de exámenes microscópicos para verificar la granulación, análisis de señales, verificación de luminosidad y detalles de contornos, afirmaron: No había signo alguno de fotomontaje en los negativos mencionados, y toda la evidencia demostraba que eran realmente negativos de un objeto verdaderamente fotografiado; la hipótesis de un fotomontaje tramado luego de la observación es definitivamente excluida. Es imposible demostrar tanto la existencia como inexistencia de un fotomontaje previo, el que requiere, no obstante, una técnica de alta precisión y circunstancias favorables para su ejecución”.

El mismo Almirante Antonio Maria de Carvalho no descarto la hipótesis del fraude:

“c. Que la prueba presentada más importante y valiosa, la fotográfica, de alguna manera pierde su calidad de convincente debido a la imposibilidad de descartar la hipótesis de un montaje previo;

El mismo Ministro de la Marina, Almirante Antonio Alves Camera, de manera muy lúcida informó a la prensa:

“Es claro que el Ministro no puede hacer ninguna declaración sobre el objeto visto en Trinidad, porque las fotos no son prueba suficiente de cualquier declaración”.

John T. Hopf, el analista fotográfico de la A.P.R.O. hizo su estudio sobre unas ampliaciones 8 x 10, y llegó a las siguientes conclusiones:

“1. La apariencia general del cielo, agua, detalles rocosos, etcétera, indican que fueron tomadas en un día nublado.

“2. La densidad y contraste del UAO es la de un objeto sólido a considerable distancia de la cámara bajo esas condiciones de luz. Esto fue corroborado, por comparación, con muchas fotografías similares, tomadas a la distancia, de naves aéreas convencionales tomadas en condiciones nubladas. Esta comparación también indica un tamaño aproximado de 120 x 24 pies como se deduce de los estudios y pruebas hechos por el gobierno brasileño.

“3. El objeto no es luminoso o nebuloso como muchas otras fotografías de UAOs.

“4. La velocidad de 1/125 segundos es suficiente para “parar” un objeto que viaje a varios cientos de millas por hora si esta lo suficientemente lejos de la cámara, como en este caso. Es interesante notar que el perfil del objeto es bastante preciso en las fotos 2 y 3 cuando estaba frenando, pero se ve borroso en las 1 y 4 cuando viajaba a gran velocidad, por lo que la velocidad de la cámara no fue lo suficientemente alta como para congelar el movimiento. La mayor distancia también podría contribuir a este efecto.

“5. No veo evidencia de estelas de vapor o de los halos luminosos reportados por algunos testigos. Esto podría no haber sido registrado debido a la sobre exposición del cielo en el fondo.

“6. Teniendo una velocidad de 1/250 o 1/500, podríamos haber tenido un conjunto de fotos más claras, sin embargo, el señor Barauna debería felicitarse al haber obtenido fotografías tan buenas como estas en su estado de agitación y en tales condiciones. Si se hubiera parado a cambiar la velocidad, tal vez no tendríamos esta invaluable evidencia”.

La GSW, a través de su vocero, William Spaulding, dijo que las fotografías no mostraban “ningún avión o globo experimental conocido”. Estimaron que el objeto tenía unos 50 pies de diámetro, y concluyeron que estaba “a gran distancia del fotógrafo”.

El consenso general de los ufólogos es que se trataba de fotografías genuinas de una nave extraterrestre.

¿ERA UN AVIÓN?

Sin embargo el ufólogo inglés Martin Powell[8], basado en la primera teoría de Menzel de que el objeto tal vez era avión visto a través de la niebla, trató de probar si esta suposición era posible. En su análisis llegó a conclusiones interesantes.

“En este artículo examinaré con más detalle las afirmaciones de Menzel y del Oficial Preparador del reporte de la Marina de los EU[9], a saber:

“(a) evaluar la probabilidad de que el objeto fotografiado por Barauna era un avión, e intentar identificar el tipo de avión, y

“(b) evaluar las declaraciones del Oficial Preparador de que las fotografías de Barauna mostraban una imagen invertida del objeto mostradas en otras dos fotografías (concluyendo que se trataba de una doble exposición y por lo tanto, falsas).

“…La teoría del avión. Consideraciones iniciales

“… creo que las fotos presentan cierta semejanza con un bimotor[10]. Con un poco de concentración, uno puede ver un avión ligero aproximándose a la isla… El aspecto del avión, como se describe, es consistente con la dirección en que fue visto originalmente el objeto. Un examen más atento de la ampliación del GSW revela otros detalles que pueden interpretarse como partes del avión. Se puede ver el fuselaje, iluminado desde arriba, por lo que la parte baja del avión esta en sombras. Se pueden ver dos “turbulencias” en la línea de las alas, a corta distancia del fuselaje, es decir, en el lugar aproximado en donde estarían los motores. Lo que se ha supuesto es el domo del platillo volador (la sección oscura de arriba) puede interpretarse como la cabina. Finalmente, una protuberancia peculiar en la parte baja del avión –de la cual no he visto ninguna referencia previa- puede interpretarse como parte del tren de aterrizaje.

“…Selección del avión

“Para probar este concepto, necesitaba determinar si había algún avión en servicio, en ese tiempo, que pudiera coincidir con el objeto mostrado en la primera fotografía de Barauna. Estudie varias publicaciones que enlistaban los aviones en servicio en 1957-58[11], y seleccioné algunas de ellas bajo estos criterios:

“(a) Aeronave en servicio en enero de 1958.

“(b) Nave ligera (para este propósito debería tener un peso menor a los 2,000 Kg)

“(c) Monoplano

“(d) Dos motores

“(e) Sistema de aterrizaje de triciclo retráctil (es decir, no fijo)

“Encontré 5 naves, enlistadas en la Tabla 1 junto sus datos.

“Los puntos A a F representan las partes de la nave medidas en el plano horizontal (Figura 1)… Los puntos adicionales H, W y N, medidos en el plano vertical (Figura 2), y estas son medidas relativas a la altura del fuselaje (F). H es la altura del motor sobre la base del fuselaje, N la altura de la nariz, y W la altura del parabrisas. Los puntos horizontales A y D no son puntos “fijos” y dependen del ángulo en que se observa el aparato, por lo que es importante establecer este ángulo con la mayor exactitud. Claramente el ángulo es pequeño con respecto al lado izquierdo del avión. Estimo, usando un modelo del aparato, que el ángulo debe estar entre 11° y 13°”.

Tipo de avión Peso (Kg) Envergadura (m) Altura del Fuselaje (m) Alcance (millas) Velocidad de crucero (mph) Notas
Beechcraft Model D50A Twin Bonanza 1,855 13.80 1.52 1,650 203 3 hélices en vuelo / L-23D Seminole es la designación del Ejército de los EU
Beechcraft Model 95 Travel Air 1,165 11.53 1.44 1,370 195  
Piper PA-23 Apache 1,006 11.32 1.61 1,200 170  
Cessna Model 310 1,462 11.25 1.43 1,107 221 Tanques en las alas / La designación del Ejercito es L-27ª
Beechcraft Super 18 2,651 15.14 1.78 1,626 185 Hélice en la nariz opcional

Tabla 1. Datos de los aviones seleccionados. Las Alturas del fuselaje se miden desde las alas y se cree que tienen una exactitud de ± 0.05m.

Luego de algunos análisis, Martin Powell encuentra que el avión que más concuerda con lo fotografiado por Barauna es el Twin Bonanza.

“…La Figura 3 muestra una imagen sin tratar del OVNI contra mi reconstrucción de un Twin Bonanza, visto en un ángulo de 13.6°. Para enfatizar las similitudes he conectado ambas imágenes con líneas verticales que muestran la localización de cada uno de los puntos verticales.

“… Sin embargo, si suponemos que el OVNI es un Twin Bonanza, es claro de la Figura 3 que la envergadura del objeto en la fotografía es mucho menor de lo que debiera ser. En efecto, cerca de la mitad del ala de estribor y la tercera de la de babor parecen haberse perdido en la imagen del OVNI. Hay dos posibles explicaciones para esto: sobre exposición o doble exposición. Cualquiera que sea el caso, la sección oscura y angosta de las alas parece haberse desvanecido en el brillante cielo detrás de ella. En efecto, Barauna dijo que había usado una velocidad de 1/125 de segundo y una apertura de f/8. Esto, según él mismo lo dijo, produjo una ligera sobre exposición de la foto.

“Examinaré ahora las afirmaciones del Oficial Preparador de que la foto 2 esta invertida si se compara con la foto 1 y 3. El objeto de la foto 3 tiene poca relación con la foto 1, pero la 3 ciertamente se parece a la 1 en el tamaño general y forma (el objeto en la foto 2 mide cerca de 1.3° de ancho mientras que el de la 1 tiene 1.5°).

“Si se hizo un duplicado de las imágenes, es razonable suponer que la foto 2 fue copiada de la foto 1. Cuando se compara con la 1, la 2 esta notablemente degradada. La “hélice de la nariz” se oscurece por el “ruido” que se genera alrededor del objeto, y pierde definición de sus características. Esto es consistente con una imagen que ha sido copiada. Por ejemplo, las imágenes aumentan su degradación cuando se copian varias veces en una fotocopiadora.

“Invertí la imagen 1 y la ajusté usando un software, para intentar ajustarla y alinearla con la imagen 2. Los resultados de esto se muestran en la Figura 5, en la cual ambas imágenes tienen el mismo tamaño por lo que sus características concuerdan lo mejor posible. Incrementando el contraste y las propiedades gamma de la imagen, la foto 1 muestra un mayor “ruido” a su alrededor, y es cuando las similitudes entre ambas imágenes empiezan a ser más claras. La mayoría de las fotografías tienen una forma individual y no se espera que, por casualidad, la posea otra imagen, en la misma posición relativa. Y aquí esta ocurriendo en ambas fotografías… Por ejemplo, el “domo” del platillo (o el parabrisas del avión)… es muy similar en ambas imágenes. El área de la hélice… también son similares en ambas imágenes… Como resultado de este experimento debo decir que existe una fuerte evidencia de que la foto 2 sea una copia invertida de la foto 1, como lo afirmó el Oficial Preparador.

Powell concluye que las fotos de Barauna son una doble exposición de un avión convencional, un Twin Bonanza. Pero, ¿podría un Twin Bonanza llegar hasta la isla de Trinidad partiendo del continente Americano. Pocos aviones de la lista tenían la capacidad de hacer un viaje de ida y vuelta desde Rio de Janeiro a Trinidad (unas 1,300 millas). Un viaje de este tipo debería tomar una 6 horas, por lo que Powell concluye que la foto del avión se debió haber tomado no en Trinidad, sino en otro lugar, y luego se sobre impuso al paisaje de la isla, lo que explicaría porque las rocas de la isla aparecen bien definidas, mientras que el OVNI no lo está.

“Tal vez todas las imágenes derivaron del mismo original, esto es, de la fotografía de un Twin Bonanza. Barauna pudo haber experimentado con la fotografía de este avión y tal vez notó, quizá por accidente, que se parecía mucho a un platillo volador si se le fotografiaba en un cierto ángulo. El debió haber refotografiado sucesivas imágenes del avión, a diferentes velocidades y aperturas, y tal vez dejó fuera de foco su cámara, en un intento de ver como se refinaba su imagen del platillo.

“Ya que la foto 2 parece haber sido tomada de la 1, no hay razón para no pensar que la 3 y la 4 también derivaron de la 1 o la 2.

Ya en la década de los sesentas Menzel había llegado a la conclusión del truco fotográfico, y dijo que se trataba de un modelo que Barauna sobrepuso a sus fotos[12]. El proyecto Libro Azul también llegó a la misma conclusión[13].

Portada del O Cruzeiro mostrando una ilustración alusiva a un artículo de Joao Martins sobre “marcianitos”.

El propio Joao Martins hablando con eduardo Keffel, autor de las fotografías del ovni de Barra de Tijuca. Otro fraude fotográfico.

El ovni de barra de Tijuca.

Esta y las siguientes son ilustraciones que aparecieron en los libros de OVNIs.

El escéptico en ovnis americano Robert Scheaffer, también se ocupó del caso de la Isla Trinidad.

Varios de los dibujos de Powell que muestran su hipótesis de que el objeto que aparece en las fotografías de Barauna es en realidad un avión Twin Bonanza.

Manuel Borraz muestra en este dibujo el problema de las sombras que se producen al ser iluminado un plato desde distintas fuentes.

En esta fotografía lo que parece un plato volador es en realidad un avión visto de frente a través de la bruma.

La moderna sala de radar del Almirante Saldanha.

Uno de los globos que se sueltan día con día en la Isla Trinidad con fines meteorológicos.

Derrel Sims hubiera brincado de alegría si el “globo abducido” hubiese traído un implante como los que muestra en su maletín.

Coral Lorenzen fue de las primeras ufólogas en ocuparse del caso de Almiro Barauna.

Portada del libro del coronel Lawrence J. Tacker, Flying Saucers and the U. S. Air Force.

Portada de la revista brasileña UFO que retoma los casos de la isla Trinidad y Barra de Tijuca.


[1] Lorenzen E. Coral, IGY Team Snaps UFO. The A.P.R.O. Bulletin, Alamo Gordo, New Mexico, March, 1958, p. 1-6.

[2] Lorenzen E. Coral, The Great Flying Saucer Hoax: The UFO Facts and Their Interpretation. William-Frederick Press, New York, 1962. Revised edition as Flying Saucers: The Startling Evidence of the Invasion from Outer Space. New American Library, New York, 1966. p. 164-174.

[3] Lorenzen E. Coral, New Evidence on IGY Photos. The A.P.R.0. Bulletin, Alamo Gordo, New Mexico, January, 1965, p. 1, 3-8.

[4] Lorenzen E. Coral, Brazilian Official Report on the Trindade UFO. Fate Vol. 18, No. 3, March, 1965, p. 38-48.

[5] Hall H. Richard, ed. The UFO Evidence. Section VIII, National Investigations Committee on Aerial Phenomena, Washington, D.C., 1964. p. 90-91.

[6] Hopf T. John, Exclusive IGY Photo Analysis. The A.P.R.O Bulletin, Alamo Gordo, New Mexico, May, 1960, p. 1-4.

[7] William Spauldin hizo el análisis para el GSW, en 1978.

[8] Martin Powell, The Trinidade Island UFO, Unopened Files, No. 11, England, summer, 1999.

[9] Se refiere al capitán M. Sunderland.

[10] Ronald Story, UFOs and the Limits of Science, New English Library, London, 1981, Plate 6.

[11] Leonard Bridgman, Jane’s All the World’s Aircraft edition 1957-58, Jane’s Publishing Co. Ltd., London, 1958.

William Green and Gordon Swanborough, The Observer’s Basic Civil Aircraft Directory, Frederick Warne and Co. Ltd., London, 1974.

[12] Peter Brookesmith, UFO: The Government Files, Brown Packaging Books Ltd., London, 1996, p. 131-135.

[13] Tacker J. Lawrence, Flying Saucers and the U. S. Air Force, D. Van Nostrand Company, Inc., New York, 1960.

Extraterrestres dejan sus huellas digitales

Huellas digitales extraterrestres

Hace dos semanas, recibí un mail de Craig Jacocks. Craig me contó sobre un libro nuevo que él había escrito llamado “Aware of Their Presence”. Estando en el negocio de los ovnis, frecuentemente recibo avisos sobre nuevos Web site, libros, revistas en línea, y más. La mayor parte de éstos se envían a través de la red, y son a menudo impersonales. El mail que recibí de Craig no lo era. Fue escrito en un estilo muy personal, casero, y contesté inmediatamente. Él me preguntó si quería una copia de su libro para leer, y darle una opinión. Recibo más ofertas de estas de las que puedes imaginarte, y no puedo atender a todas, pero estaba muy interesado en Craig. Entonces él me envió una fotografía de lo que afirmaba eran “huellas digitales extraterrestres.” Entonces me interesé más. Después de una de sus muchas abducciones, él encontró estas impresiones en su cama a la mañana siguiente. Craig siente que finalmente esta es la prueba positiva de la realidad de las abducciones extraterrestres.

Aware of Their Presence esta escrito de forma diferente a la mayoría de los libros. Esta es más bien una historia personal, escrita en primera persona, y eso la hace muy refrescante para mí. No esta llena de teorías de la conspiración, de jerga técnica, o de ecuaciones matemáticas. Éste es un libro que te dice lo que es ser una víctima de una abducción, secuestrado como lo fue, por los seres que se revelaron lentamente. Los extraterrestres muestran a Craig el futuro, aun cuando él está mucho más aterrorizado por algunas de las cosas que le sucedieron. Varias preguntas que han incomodado a investigadores ahora se contestan en detalles directos, vivos. Raramente recomiendo un producto al público, pero si quieres leer un buen libro, trata con el de Craig. Espero que goces de él tanto como yo lo hice.

http://ufos.about.com/b/a/256768.htm

Ahora será fácil la identificación. Hay que acudir a los archivos del FBI o de la Interpol y cotejar con el banco de datos de huellas digitales. Atrapar a los extraterrestres será cosa de días.

Como diría Maussán: demuéstren que lo hicieron los adolescentes

La investigación ovni de nuevo cae a plomo a la tierra

Cuatro adolescentes confiesan haber hecho cropcircles

El diseño geométrico en un campo de soja crea alboroto al sur del condado Stark; visita curiosa de los espectadores

Por Carol Biliczky

Beacon Journal

Sandy TWP. – En resumen, momento brillante, parecía como si los extraterrestres estuvieran intentando entrar en contacto con la gente en el condado de Tuscarawas.

Pero el lunes, cuatro adolescentes aterrados confesaron haber hecho un cropcircle en un campo de Cross Roads Road, a un par de millas al sur del condado Stark.

“Ellos confesaron antes incluso de decir hola”, dijo el capitán Orvis Campbell, sheriff detective del condado de Tuscarawas. “Se disculparon. Dijeron que habían ido demasiado lejos”.

El cropcircle -un diseño geométrico hecho en un campo- fue descubierto la mañana del sábado y ha sido todo un alboroto desde entonces.

Una estación de Cleveland TV empleó un helicóptero para tomar fotos aéreas; Los investigadores de ovnis descendieron en el campo. En la tarde del lunes, un investigador apareció con un contador Geiger para medir los niveles de radiación, que en los cropcircles son, según se informa, más altos que los normales.

Estaba tan congestionado que la oficina del sheriff se preocupó de la seguridad de la mucha gente que cruzaba el camino, una arteria principal para los tractores.

“Apenas tuve que verla,” dijo Rita Nelson de Akron, una de las 20 personas en el sitio la tarde del lunes. “Creo que es ‘cool’ que suceda algo como esto aquí”.

Scott A. Kleinhans de Alliance y Jim Swarts de Sebring trajeron cámaras fotográficas desechables para fotografiar el sitio.

Los dos, que pertenecen al Tri-County UFO Study Group en Sebring, eligieron cámaras fotográficas desechables porque la película no puede ser manipulada y por lo tanto ser desacreditada.

Mientras que Kleinhans y Swarts estaban dispuestos a creer que el cropcircle pudo haber sido el trabajo de un ovni o de otra fuerza paranormal, otros visitantes eran más escépticos.

Uno era George Hackett de Dover, uno de los dueños del campo de más de 100 acres que se alquila a otro granjero.

Hackett dijo que él rápidamente entró en sospechas porque el cropcircle fue hecho demasiado convenientemente debajo de un puente elevado, fácil ver desde el camino.

Era tan fácil de ver que algunos visitantes descendieron al campo y caminaron a través del laberinto geométrico, machacando más la soja.

“Me siento apesadumbrado por el granjero”, dijo Hackett. “Sería feliz si le hacen una restitución”.

En cuanto a cómo lo hicieron, los adolescentes dijeron en oficina del sheriff que utilizaron la técnica de los viejos bromistas –ataron una cuerda al final de una tabla de dos pulgadas por cuatro, entonces caminaron sobre el tablón para aplanar la cosecha.

Aparentemente no era difícil de hacer, ya que llegaron a las 2 de la mañana del sábado y lo hicieron en 45 minutos, dijo Campbell.

Esperaban que el cropcircle apareciera en el periódico semanal local y que fuera conocido cuando las noticias se divulgaran.

“Éstos son chicos buenos, agradables que no han tenido problemas con la ley”, dijo Campbell. “Van a hacer lo correcto con el granjero. Sus padres van a hacer que lo hagan”.

Dijo que cuatro serían acusados de un delito de menor importancia tal como daños criminales. Los chicos de 16 y 18 años son del área de Magnolia, el de 17 años de East Sparta, y el de 19 de Waynesburg, informó.

Pero aún con la admisión de los culpables en su mano, Campbell encontró duro convencer a un creyente.

Cuando le pidió que saliera del campo y le dijo que los adolescentes habían confesado el vandalismo, el investigador objetó que “este cropcircle parece verdadero”.

“Él dijo, ‘he estado investigando esto por 15 años, y no pienso que los adolescentes lo hicieran’,” divulgó Campbell.

http://www.ohio.com/mld/ohio/news/nation/15116008.htm?source=rss&channel=ohio_nation

Si no supiéramos que Maussán está aquí en México, casi apostaríamos a que el investigador que asegura la autenticidad del cropcircle es él. Seguramente el ufólogo que llevó el contador Geiger es el “físico parapsicólogo metatrascendental con doctorado en materia oscura y asesor de Maussán”.

El ovni de la isla Trinidad (y 4)

EL ARTÍCULO DE OLAVO T. FONTES

El doctor Olavo T. Fontes fue el primer ufólogo brasileño en enterarse del caso y, después de una excelente investigación, publicó sus conclusiones en un artículo que apareció en tres partes en la revista The A.P.R.O. Bulletin[1] y posteriormente fue reimpreso por completo en Flying Saucers[2]. El siguiente es un extracto de los puntos más importantes. Otros de los detalles publicados en esos artículos ya se han tratado a lo largo de estas páginas.

“La primera noticia que tuve del avistamiento fue el 4 de febrero de 1958, cuando un Comandante de la Armada me telefoneó para relatarme la historia asombrosa.

“… Me enteré por mi amigo que … (4) la quinta (fotografía), que mostraba el mismo platillo (o uno similar), había sido tomada por un sargento de la Marina estacionado en la isla, en una fecha diferente – antes de la llegada del NE “Almirante Saldanha”; y, (5) se hicieron al menos seis avistamientos en la isla antes de la llegada de la nave, en menos de dos meses.

“Esta fue la información que había obtenido cuando, la tarde del 14 de febrero, fui al Ministerio de Marina de Brasil, de acuerdo con las instrucciones que recibí. Me reuní con mi amigo el oficial de Marina y hablamos con el oficial de inteligencia quien me enseñó las fotos del UAO. Se me permitió hacer un examen cercano a las cuatro fotos tomadas por el Sr. Barauna. También vi la quinta, que estaba junto a las otras, pero nadie me dijo su origen distinto.

“… Después de la reunión en el Ministerio de Marina, traté de encontrar al hombre que había tomado las fotos. El que tuvo éxito en esto fue el reportero Joao Martins, uno de nuestros mejores investigadores de UAO, quien ya estaba trabajando conmigo en este caso. El encontró al Sr. Barauna la noche del 15 de febrero. Le dijo que quería las fotos exclusivas para su revista. Barauna accedió, pero le dijo que sólo se podían publicar después de que lo autorizara la Marina… El permiso fue dado aquella misma noche, verbalmente por el Comandante C. A. Bacellar.

“… El 20 de febrero aparecieron las primeras noticias sobre el incidente en el periódico “O Globo”, en las que se informaba de los rumores de que un platillo volador había sido visto en la isla Trinidad por la tripulación del NE Almirante Saldanha …Esa misma noche un programa de radio anunció que al día siguiente el periódico “Correio da Manhã, publicaría las “fotos exclusivas” del platillo tomadas por la Marina … Entonces le informaron a Baraúna que estaba libre del compromiso con la Marina y que podía hacer lo que quisiera con sus fotografías. Baraúna, a su vez, le dijo a Martins que si quería podía olvidarse del contrato de exclusividad. Pero Martins decidió aceptar el reto. Preparó un contrato escrito que fue firmado por Baraúna. Inmediatamente se dirigieron a la oficina del periódico para parar la publicación. Pero sus intentos también fallaron. Decidieron publicar las fotos en otro periódico, al mismo tiempo. Se contactó con el periódico “O Journal” quien estuvo de acuerdo en imprimir las fotos. A la mañana siguiente, febrero 21, el caso fue publicado en ambos periódicos. “O Journal” también publicó el reporte del avistamiento, tal como lo relató el señor Baraúna, el cual también fue publicado en “The A.P.R.O. Bulletin (marzo, 1958).

“A pesar de las cuidadosas medidas de seguridad que se tomaron para mantener el secreto, alguien había lo había roto, colocando a la Marina en una difícil posición. Y el hombre que hizo esto no pudo ser castigado porque era el propio Presidente del Brasil. Diez días antes había recibido varias copias y ampliaciones de las fotos UAO del Almirante Alves Camara, el Ministro de Marina… Pocos días después el Presidente fue visitado por un amigo cercano, una persona conectada con el editor de Correio da Manhã. Durante su entrevista esta persona notó las extrañas fotos sobre la mesa del Presidente y le preguntó por las mismas. El Presidente le contó la historia. El tipo se emocionó tanto que le pidió al Presidente su permiso para publicarlas. El Presidente prometió considerar su petición. Varios días después, bajo la presión de las insistentes demandas, finalmente accedió a liberar las fotografías. Y cuando la Marina trató de parar su publicación a cualquier costo, el Presidente –quien no había pedido el consejo de la Marina sobre el asunto- dijo que era su decisión y, buena o mala, era la última palabra.

“… Se aprobó la investigación del Congreso el 27 de febrero de 1958. De acuerdo con las leyes del Brasil, el Congresista Sergio Magalhaes pidió al Ministro de Marina que explicara los hechos conectados con el incidente de la isla Trinidad. El texto de este fascinante documento fue impreso en todos los diarios de Rio el 27 y 28 de febrero. Se transcribe abajo, tomado literalmente de la publicación de la Oficina de Impresión del Gobierno, el “Diario do Congresso Nacional”:

INVESTIGACIÓN OFICIAL DEL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS DEL BRASIL

“Asunto: Se pide al Ministro de Marina responda o explique las siguientes preguntas de la investigación presentada por el Congresista Sergio Magalhaes (Rio de Janeiro, D.C.) febrero 27, 1958, y aprobado por este Congreso

“1. ¿Es verdad que la tripulación del Almirante Saldaña fue testigo de la aparición de un extraño objeto por encima de la Isla de Trinidad?

“2. Considerando que la nota oficial emitida por el Gabinete del Ministerio de la Marina admite que las fotos de dicho objeto fueron sacadas en presencia de muchos miembros de la tripulación del Almirante Saldanha, pido que se verifique una investigación y que se registren las declaraciones de todos los testigos.

“3. En caso de contestación negativa, le pido al Ministerio de la Marina que justifique su actitud, o sea, el no dar importancia a los hechos referidos.

“4. ¿Resulta exacto que las fotos sacadas fueron reveladas en presencia de oficiales y que desde el primer examen de estos documentos el objeto fue enseguida reconocido?

“5. ¿Han sufrido los negativos un examen minucioso para descubrir si la película había sido trucada antes de los hechos?

“6. ¿Porqué permaneció secreto todo el asunto durante un mes?

“7. ¿Es verdad que otros fenómenos similares ya fueron observados por oficiales de la Marina Brasileña?

“8. ¿Resulta exacto que el comandante del remolcador Tridente había observado también lo que se ha dado en llamar un “platillo volante”?”.

“La respuesta de la Marina fue el comunicado del Comandante Raul Lopes Cardoso de ese mismo día”

“La Marina ha enviado un memorando al Congreso con las respuestas a las preguntas del Congresista S. Magalhaes. Es un documento oficial sobre el avistamiento de un platillo el 16 de enero de 1958, en la Isla Trinidad. Debo aclarar, sin embargo, que tal memorando es un documento clasificado y el Congreso no está autorizado a divulgar ninguna información incluida ahí. Sólo el Presidente de la República, o el Alto Mando de la Marina puede dar la orden de desclasificar el Reporte Secreto de la Marina sobre este asunto y hacerlo público.

“Por otra parte, quiero dejar en claro que el documento recibido por el Congresista S. Magalhaes no es el Reporte Secreto de la Marina en si. Tal reporte continúa en absoluto secreto. Cualquier información o comentario sobre él esta prohibida. Lo que enviamos al Congreso es un simple memorando, que también está clasificado (Rio de Janeiro, O Jornal, abril 17, 1958)”.

“…En la mañana de un día claro y soleado, se estaba rastreando con un teodolito un globo meteorológico que subía al cielo lentamente. El Comandante Bacellar estaba dentro de la estación de radio, checando la señal de radio. Todo parecía normal. Pero repentinamente la frecuencia de la señal cambio abruptamente. Sorprendido, el Comandante Bacellar envió a un hombre al exterior para que informaran a los operadores del teodolito que los instrumentos del globo habían caído prematuramente. El técnico regresó a los pocos minutos y estaba muy excitado: “Dicen que los instrumentos aún no han caído, Comandante, y…”

““Eso es imposible”, respondió Bacellar, “porque estoy escuchando la nueva señal. ¿Qué esta ocurriendo allá afuera?”

“”No lo se señor, pero están viendo otro objeto en el cielo cerca del globo, y tal vez…” Pero no tuvo tiempo de terminar la frase porque el comandante se dirigía presuroso hacia la puerta.

“Era increíble. Había otro objeto en el cielo al lado del globo, sobrevolando la base a gran altura. Se podía ver a ojo desnudo. Parecía una mota brillante y luminosa, de color plateado. Parecía moverse de un lado a otro y hacer algunos giros. A su altura aparente, su velocidad debía ser tremenda para proporcionar la impresión de movimiento tan claramente definida. Tenía una elevación de unos 80 grados. A pesar de la impresión de movimiento, la primera impresión fue creer que el objeto “desconocido” era el planeta Venus. La posibilidad fue rápidamente verificada y se encontró que el azimut y elevación de Venus no coincidía con la posición del objeto.

“El Comandante Bacellar tomó el teodolito y observó que el globo continuaba en el aire, luego volteo el aparato y observó al objeto que parecía salir del Sol. A través de los 20 aumentos del aparato, el UAO se veía como una forma oval y era tres veces más largo que ancho. Era color plata y reflejaba la luz del Sol, lo que le daba un brillo metálico. A veces parecía cambiar de forma de acuerdo a su posición en el espacio en relación a los observadores. Algunas veces parecía redondo, o como si fuera un planeta.

“Era un día sin nubes y sin niebla. El objeto no dejaba ninguna estela. No se notaba ninguna proyección en su superficie. No estaba rotando, pero los pequeños cambios de forma sugerían un movimiento oscilatorio de algún tipo.

“El globo explotó a su tiempo, pero el UAO continuaba ahí. Permaneció visible por al menos tres horas. Al final gradualmente disminuyó su tamaño, y finalmente se perdió de vista al técnico que lo estaba rastreando en todo ese tiempo.

“Se envió un radio mensaje a Rio, firmado por el Comandante Bacellar, reportando los eventos y pidiendo instrucciones.

“De acuerdo con el Comandante Bacellar, este fue el primer avistamiento de un UAO en la isla. Tengo otra información sobre dos incidentes previos en octubre, antes de la llegada de Bacellar. Se dijo que, en uno de ellos, el UAO había aterrizado en una parte desierta de la isla pero –cuando los testigos se acercaron- se elevó a gran velocidad. La información proviene de una fuente confiable, pero el Comandante Bacellar lo niega.

“El segundo avistamiento ocurrió el 5 de diciembre de 1957. Un trabajador, de acuerdo con su reporte escrito al C.O. de la isla (Comandante Bacellar), vio un objeto extraño cruzar el cielo a las 8:00 a.m. La nave alienígena volaba silenciosamente a una altura de aproximadamente 180 metros; era de color plata y de forma redonda; su diámetro angular era similar al de la Luna llena.

“Este reporte no atrajo la atención en aquel momento porque el testigo era una persona sin ninguna preparación. El 31 de diciembre, sin embargo, ocurrió el tercer avistamiento. El mismo objeto (o uno similar) paso de nuevo sobre la isla.

“La hora era las 7:50 a.m. Un objeto plateado, circular, con un diámetro aparente similar al de la Luna llena, cruzó lentamente el cielo a unos 180 metros. Esta ves fue observado por seis trabajadores, un marino, el doctor de la isla, y un oficial de la Marina – El teniente Inacio Carlos Moreira.

“En esta ocasión el comandante se preocupó. Si todos esos UAOs eran hostiles, la guarnición de la Marina en la isla no tenía la capacidad de pelear en caso de un ataque. Los isleños no tenían armas para la defensa –no había artillería, armas de largo alcance, ni cañones antiaéreos. Por supuesto que el Comandante Bacellar no esperaba un ataque, pero sus hombres estaban inquietos –y él lo sabía. Habría problemas en caso de que los UAOs –lo que fueran- continuaran apareciendo sobre la isla.

“El cuarto avistamiento ocurrió al siguiente día, enero 1 de 1958. Por obvias razones, todos estaban alertas, con los ojos fijos en el cielo. A las 7:50 a.m., un brillante punto luminoso destelló sobre el mar a una alta velocidad. Describió una trayectoria de 90 grados sobre el cielo antes de desaparecer sobre el horizonte. A la mitad del trayecto, destello brillantemente por algunos segundos –como un espejo reflejando al Sol. La guarnición completa, incluyendo al Comandante Bacellar, vio el objeto. A esa hora varias gaviotas volaban alrededor. ¿Se trataba de una gaviota? El Comandante Bacellar dice que no esta seguro. Si era una gaviota era la más veloz del mundo.

“Trabajadores y marinos que presenciaron el hecho, reportaron que el objeto avistado era el mismo que ellos habían visto en otras ocasiones. Además, apareció a la misma hora y se movía en la misma dirección (hacia el Norte), como el UAO de los días anteriores.

“Al siguiente día, enero 2, se dio otra alarma –esta vez por la noche. Pero los hombres estaban excitados y la cosa sólo fue vista por unos segundos. Nadie estaba seguro de lo que vio. El avistamiento fue descartado. Sin embargo, la misma noche, el remolcador de la Marina “Triunfo” que viajaba en la costa de Bahia, a unos 650 kilómetros de la isla Trinidad, fue circundado durante unos diez minutos por un objeto aéreo desconocido. La tripulación completa observó el incidente. El UAO tenía forma redonda, cubierto con un raro destello naranja, y se movía a gran velocidad –con cambios de curso abruptos y giros en ángulo recto. En cierto momento se quedó estático en el aire por un breve periodo de tiempo, en otro momento se acercó al barco.

“Ese fue el quinto avistamiento de la serie. Este no se publicó en la prensa. Los hechos parecían fantásticos, pero están registrados en el Reporte Secreto de la Marina sobre los incidentes de Trinidad. El evento más increíble esperaba su turno.

“De acuerdo con el documento secreto de la Marina enviado al Congresista Sergio Magalhaes, el sexto avistamiento ocurrió el 6 de enero. Como de costumbre, esa mañana se había lanzado otro globo meteorológico y estaba siendo rastreado desde tierra. El cielo estaba azul y claro, sin niebla, y había una sola nube cúmulos en el cielo. El Comandante Bacellar estaba dentro de la cabina de radio, rastreando el lento ascenso del globo a través de las señales emitidas desde su radiosonda. Todo parecía normal.

“Repentinamente ocurrió algo extraño; la señal de radio comenzó a disminuir su intensidad gradualmente, hasta desaparecer como si el transmisor se hubiese movido a una distancia fuera del alcance de la antena de la estación. Y no había un cambio de frecuencia. En efecto, la frecuencia de la señal no cambio aún al tiempo que debía hacerlo, cuando los instrumentos cayeron en el paracaídas. El cambio no ocurrió porque la radiosonda estaba muerta. Por alguna razón desconocida el transmisor del globo estaba callado.

“Preocupado, el Comandante Bacellar salio a investigar. No había nada inusual; el globo todavía estaba en el cielo (subiendo; acercándose lentamente a la nube cúmulos, que estaba exactamente arriba a una altura de unos 4,300 metros). Se esperaba que los instrumentos comenzaran a caer a esa altura.

“Fue entonces cuando los observadores vieron una extraña cosa: el globo fue succionado hacia la nube, entró en ella, y se perdió de vista. Reapareció diez minutos después, y continuó su ascenso en el cielo –ahora más rápidamente, era más ligero que antes de desaparecer en la nube. Los instrumentos del globo habían desaparecido cuando estuvo dentro de la nube. En efecto, había entrado a la nube llevando los instrumentos, pero había salido sin ellos.

“¿Habían caído con el paracaídas mientras estaba dentro de la nube? Tal vez, pero nadie vio bajar el paracaídas. Nadie pudo estar seguro porque no se les encontró. Como se hubiera esperado si los hubiera recogido un intruso…

“Si, había un intruso dentro de la nube cúmulo. Salió poco después del globo y fue visto por primera vez por el técnico del teodolito. El Comandante Bacellar estaba alerta y también lo vio: un objeto plateado, con el color el aluminio pulido, brillando en la luz. Salió lentamente detrás de la nube, moviéndose a SW-E. El Comandante Bacellar lo vio con unos binoculares y luego pidió el teodolito.

“A través de los 20 aumentos del teodolito, el UAO se veía como una media luna con un brillante color blanco. Bacellar lo siguió con el aparato por una media hora. Continuaba moviéndose del suroeste al Este –pero luego cambió de curso y comenzó a moverse de Este a Oeste. En este momento, Bacellar llamó al técnico para que continuara rastreando el objeto con el teodolito mientras él se dirigía a la estación de radio, para checar los datos de la radiosonda. Luego fue a la nave para traer un sextante y, desde el barco siguió el objeto a través del aparato por un largo tiempo.

“A las 12:15 a.m. el UAO finalmente desapareció detrás de un banco de nubes (nubes cirrus) y no se le vio de nuevo. De acuerdo con la observación d el Comandante Bacellar, la velocidad angular del UAO era como la del Sol cuando el objeto se movía en el curso E-O. Sin embargo, cuando se movió en otra dirección (en un curso SO-E) su velocidad fue mucho más alta.

“El avistamiento fue reportado en la prensa el 17 de abril (Correio da Manhã, O Jornal y Jornal do Brasil) y el 17 de mayo de 1958 (revista O Cruzeiro). Todos los detalles fueron incluidos, excepto los hechos concernientes a las señales de la radiosonda y los instrumentos del globo. Estos se relatan aquí por vez primera.

“…El Comandante Carlos Alberto Bacellar… fue el primero en iniciar una investigación sistemática con radiosondas en mi país.

“…Hubo otro avistamiento en enero, de acuerdo con la información que recibido de otra fuente. Cuando le pregunté por esto, el Comandante Bacellar, enfadado, negó admitir su existencia. Dijo que todo era una mentira. A pesar de esto reporto el caso porque la información proviene de una fuente militar confiable.

“De acuerdo con la información, este séptimo avistamiento ocurrió justo pocos días después de la llegada del NE “Almirante Saldanha”. Esta vez el UAO apareció muy lento sobre la isla. Destelló hacia la estación meteorológica a una gran velocidad, frenando abruptamente, y permaneció sobre ella por unos segundos. Luego comenzó a moverse de nuevo, describiendo varios círculos alrededor de la isla, permaneciendo brevemente sobre el pico “Desejado”, moviéndose de nuevo en zig-zag y perdiéndose en el horizonte a una velocidad tremenda. Cuando se le vio por última vez se dirigía hacia el Noroeste. El UAO era un objeto extraño. Parecía estar fabricado de aluminio pulido (o un metal similar) y tenía una forma de esfera achatada con un gran anillo rodeando su ecuador. El cuerpo esferoidal no rotaba, pero el anillo parecía girar a una velocidad fantástica. El objeto no hacía sonido en su vuelo por el cielo. A pesar del hecho de haber sido visto al mediodía, en un día soleado, de nuevo sin nubes, este UAO estaba rodeado de un brillante destello verdoso, que desapareció cuando el objeto estaba estático, para volver a brillar cuando comenzó a moverse.

“Varias gentes en diferentes partes de la isla vieron el objeto. Los testigos estaban espantados y sembraron la alarma y la confusión en la guarnición. El Comandante Bacellar, se dijo, sometió a los testigos a un interrogatorio después de tomar medidas para evitar cualquier contacto entre ellos. Todos los informes concuerdan que el objeto “desconocido” era sólido de dos a tres veces el tamaño de un DC-3; que parecía estar controlado inteligentemente; y su comportamiento estaba más allá de cualquier cosa fabricada en este planeta.

“La investigación también revela otra cosa importante (también negada por el Comandante Bacellar): que el UAO fue fotografiado por uno de los testigos, un sargento de la Marina. El hombre estaba tomando fotos de la isla con una cámara de caja cuando vio el UAO moviéndose en el cielo. El tomó una foto antes de que desapareciera. El negativo fue requisado de inmediato por el Comandante Bacellar y el film fue revelado el mismo día. La fotografía era lo suficientemente buena para mostrar que el objeto fotografiado era el mismo descrito por los testigos. En las ampliaciones que se hicieron del negativo era claramente visible su figura esférica y su grueso anillo alrededor de él. Por otra parte, parecía que el rápido movimiento del UAO no fue captado adecuadamente por la cámara de caja; el objeto parecía fuera de foco y no era observable ningún detalle.

“Esta foto era probablemente una de la cinco fotos de UAO que vi en el Ministerio de Marina, junto con las tomadas por Barauna. A pesar de la carencia de detalles, es una evidencia muy importante, porque muestra el mismo objeto visto posteriormente en las fotos tomadas por otra persona”..

INTERVIENE LA EMBAJADA DE LOS ESTADOS UNIDOS

La Embajada norteamericana en Brasil, por órdenes del Pentágono, y como una operación de apoyo al Proyecto Libro Azul, pidió información a la Armada brasileña (Documento 5).

“Embajada de los Estados Unidos de América.

“Oficina del Agregado naval.

“Río de Janeiro, 21 de febrero de 1958.

“En respuesta referida al Excelentísimo Señor Contralmirante Luis Felippe Pinto da Luz.

“DD Subjefe para información.

“Estado Mayor de la Armada.

“Mi estimado Almirante:

“Mucho apreciaría cualquier información que pudiera suministrarme, incluso fotografías del “plato volador” que se dice ha sido visto en la isla Trinidad, el 16 de enero, desde el buque escuela Almirante Saldaña.

“Como usted sabe, ha habido numerosos informes de esas observaciones y los Estados Unidos han puesto en marcha un comité especial para investigarlas, sin alcanzar ninguna conclusión definitiva. Sin embargo, me parece que si esto ocurrió según se relata en un diario de hoy, debe haber habido suficientes buenos testigos, confiables e inteligentes, como para suministrar una buena prueba en este caso.

“Asegurándole mis más altas consideraciones y estima, lo saludo muy atentamente.

“Capitán M. Sunderland

“Armada de EE. UU.

“Agregado Naval de EE. UU”.

Cuatro días después, el contralmirante Luis Felippe Pinto da Luz envió la siguiente respuesta a la embajada americana (Documento 6):

“Ministerio de Marina.

“Comando de Operaciones Navales.

“Departamento de Inteligencia.

“Río de Janeiro D. F.

“Febrero 25 de 1958.

“Capitán de Mar y Guerra M. Sunderland.

“DD Agregado Naval de los Estados Unidos.

“Atendiendo a la solicitud de la carta de Su Excelencia, le envío adjuntas cuatro (4) fotografías, único elemento de este Alto Comando sobre la materia.

“Aprovecho la oportunidad para asegurarle mi más alta consideración y estima.

“Luis Felippe Pinto da Luz

“Contralmirante, Subjefe del departamento de Inteligencia”.

LA ÚLTIMA DECLARACIÓN DE LA MARINA

Los días 23 y 24 de abril los periódicos Última Hora, Correio da Manhã, O Jornal do Brasil , O Estado de Sao Paulo y O Globo publicaban el siguiente comunicado de prensa del Ministerio de Marina (Recorte de periódico 25).

“La Marina confirma el platillo de Trinidad

“Como confirmación de las informaciones lanzadas por la prensa y según las cuales el Ministerio de la Marina se opuso a la divulgación de las fotos relacionadas con la observación de un extraño objeto por encima de la isla Trinidad, el Gabinete de este Ministerio no encuentra motivos que pudieran impedir la divulgación de las fotos de este objeto, que fueron sacadas por el señor Almiro Baraúna –en aquel entonces invitado a la isla por la Marina- en presencia de muchos miembros del Almirante Saldanha, a bordo del cual fueron tomados los clichés. Desde luego, el Ministerio no puede opinar sobre la naturaleza del objeto que fue observado por encima de la isla Trinidad, pues unas fotos no constituyen una prueba suficiente para llegar a tales conclusiones”.

INFORME DEL PROYECTO LIBRO AZUL

El siguiente documento es el más poco serio que he leído en torno a este caso y constituye un insulto deliberado hacia ciertas dependencias del gobierno brasileño. Tal como dice el doctor Hynek[3], los comentarios del funcionario del Proyecto Libro Azul encargado del caso “rebosan de burla hacia el gobierno brasileño y sus fuerzas armadas. Francamente me asombró que estas declaraciones denigrantes no fuesen eliminadas por la Aviación antes de publicar el informe. Semejante prejuicio y tal frivolidad no tienen sitio en una investigación científica”. Varios ufólogos se sintieron heridos por este comentario[4].

El siguiente es el reporte del Proyecto Libro Azul (Documento 8) al que hace referencia Hynek:

“Fecha de la información: 21-27 de febrero de 1958.

“No. De Serie: 39-58

“Fecha del informe: 11 de marzo de 1958.

“De: Agregado Naval estadounidense, Río de Janeiro

“Contacto: Prensa.

“Evaluación: 303

“Tema: BRASIL –Armada- Plato Volador fotografiado desde el ALMIRANTE SALDANHA.

“Adjunto: Serie de 4 fotografías del tema, tomadas por la Armada Brasileña.

“1. Anuncio: el 21 de febrero, dos de los principales diarios de Río de Janeiro reprodujeron fotografías mostrando un supuesto plato volador fotografiado desde el buque de la Armada Brasileña, Almirante Saldanha, aproximadamente a medio día del 16 de febrero de 1958[5], cuando dicha nave estaba anclada cerca de la isla de Trinidad, unos 900 kilómetros al Este de Río de Janeiro. En ese momento la nave se ocupaba en investigaciones como parte de la participación de la Armada Brasileña en el Año Geofísico Internacional.

“2. Fotógrafo. Las fotografías en sí fueron tomadas por un fotógrafo sin empleo fijo, Almiro Baraúna, utilizando una cámara Rolliflex puesta en una velocidad 125, apertura de lente 8, y fueron reveladas en un laboratorio a bordo del Almirante Saldanha. Este caballero tiene una larga historia de trucos fotográficos, y es muy conocido por cosas tales como falsos retratos de tesoros en el fondo del océano. En otra ocasión preparó un artículo deliberadamente humorístico, que se publicó en una revista, titulado “Un plato volador me persiguió en casa”[6]>, utilizando fotografías trucadas. Después de publicarse sus más recientes fotografías de “platos voladores”, Baraúna dijo a los periodistas que el servicio secreto de la Armada lo había interrogado durante cuatro horas con respecto a sus fotos. “Los negativos fueron proyectados en gran tamaño en una pantalla. De haber habido truco, la gigantesca proyección lo habría revelado. Tras un interrogatorio efectuado por oficiales del Estado mayor, el jefe del Servicio Secreto –el oficial de más graduación presente- me dijo: “Le haré algunas preguntas. No se ofenda, pues no dudo de la autenticidad de sus fotos, pero tengo que oírlo de sus labios. Si quisiera hacer aparecer en un negativo un plato volador, ¿cómo procedería?” Le contesté: Comandante, soy un hábil fotógrafo, especializado en fotografías trucadas, pero ninguna de ellas soportaría un examen atento y preciso””.

“3. Posición de la Armada Brasileña. Inmediatamente después de publicadas las fotografías del plato volador, la Armada Brasileña se negó a hacer ninguna declaración pública confirmando o negando el incidente. No obstante, se enviaron pruebas fotográficas tomadas de los negativos originales a las demás fuerzas armadas y al Presidente por intermedio de un oficial –mensajero que relató la historia completa. Según la prensa, la narración impresionó tanto al señor Kubitschek, que se convenció de la veracidad de lo sucedido.

“El 24 de febrero –tres días después de publicarse en la prensa las fotos- el Ministerio de Marina hizo finalmente una declaración oficial: “Con respecto a los informes aparecidos en la prensa, de que la Marina se opone a divulgar los hechos referentes a la aparición de un objeto extraño sobre la Isla de Trinidad, este Gabinete declara que tal información carece de fundamento. Este Ministerio no tiene motivo alguno para obstaculizar la publicación de fotografías del mencionado objeto, tomadas por Almiro Baraúna quien se hallaba en la isla por invitación de la Marina, y en presencia de muchos tripulantes del Almirante Saldanha, desde cuya cubierta fueron tomadas las fotos. Claro está que este Ministerio no podrá efectuar ningún pronunciamiento acerca del objeto visto, porque las fotografías no constituyen prueba suficiente para tal fin”.

“4. Declaraciones del personal del Saldanha. La mañana siguiente de publicadas en la prensa las fotos del plato volador (22 de febrero), el Almirante Saldanha partió de Río para continuar su misión respecto del IGY[7]. Dos días más tarde, empero, la nave atracó en Santos (24 de febrero) para reparaciones. Fue esta la primera oportunidad que tuvieron los periodistas de entrevistar a oficiales y marineros de a bordo. El Asistente del Agregado Naval se hallaba entonces en Santos, y tuvo la ocasión de visitar la nave. El comandante en jefe, capitán José Santos Saldanha de Gamma, no había visto al objeto y se mostró reservado. El oficial de mando tampoco lo había visto, pero llegado poco después, se había formado la opinión de que los que estaban en cubierta sí lo habían observado. El capitán informó que su secretario lo había visto, pero este oficial, cuando se le interrogó personalmente, eludió discutir la cuestión. Más tarde se supo que el fotógrafo fue acompañado al cuarto oscuro por un oficial, quien aguardó junto a la puerta mientras Baraúna revelaba sólo el negativo.

“Al momento de la visita oficial del comandante el jefe del Westwind, al Almirante Saldanha, el capitán Saldanha de Gamma discutió francamente el plato volador y mostró a los visitantes las pruebas fotográficas originales, pero tampoco comprometió su opinión.

“5. Publicidad. Después de publicarse las fotografías, las crónicas periodísticas ocuparon mucho espacio en los diarios durante una semana, más o menos. Dichas crónicas procuraban demostrar o desmentir la autenticidad de las fotos tomadas por Baraúna. El Diario Carioca comunicó que el personal del Saldanha tenía órdenes estrictas de guardar silencio. O Globo publicó un relato con fotografías del fotógrafo … de platos voladores (de loza) tomadas en Cabo Frío.

“El diputado federal Sergio Magalhaes, envió una nota al Ministerio de Marina, el 27 de febrero, criticando a la Marina por haber omitido obtener declaraciones juradas de los testigos. “Por primera vez en la historia de los platos voladores, el fenómeno fue presenciado por muchas personas pertenecientes a una fuerza militar, lo cual da un sello oficial a estas últimas fotografías. Las amenazas a la seguridad nacional exigen atención y acción oficiales”, dijo el diputado Magallanes. En medio de tanta publicidad aparecieron más informes sobre observación de “platos voladores incluyendo el de un oficial naval que vio un plato volador un mes antes de la observación desde el Saldanha, junto a la costa de Espirito Santo. El comandante en jefe y la tripulación del Ata Tridente, dijeron haber visto platos voladores días antes de la observación del Saldanha, pero que mantuvieron en secreto la información.

“Comentarios del oficial preparador:

“1. En su mayoría, los relatos sobre platos voladores no merecen que se les dedique mucho tiempo ni esfuerzo, pero este relato –manifiestamente corroborado por fotografías oficiales de la Marina, tomadas ante gran cantidad de personal de dicha armada en condiciones estrictamente controladas y casi ideales- debería haber demostrado de manera absoluta la existencia de un objeto volador no identificado. Lamentablemente, la ulterior investigación produjo tan sólo frustraciones en todos los aspectos. Algunos oficiales de la Marina Brasileña afirman dar crédito a la versión sin reservas, pero se ignora si poseen más información que nosotros.

“2. Se presentan únicamente dos explicaciones para este peculiar incidente:

“a) Algún poder avasallador ha ordenado a la Armada Brasileña no verificar oficialmente el incidente (lo cual deberían poder hacer con facilidad si tuvo lugar) ni negarlo (lo cual deberían poder hacer con facilidad, si es falso). Personalmente no creo que nadie haya ordenado a la Armada Brasileña callar a este respecto, porque no hubo indicios de tal supresión en círculos brasileños ni estadounidenses. Y además, porque dudo de que el control que ellos tienen sobre cada oficial y marinero sea tan perfecto como para obligarlos a guardar silencio.

“b) Todo no es más que un falso ardid publicitario, preparado por un fotógrafo deshonesto, y la Armada Brasileña se dejó convencer. Esto parece lo más verosímil, teniendo en cuenta la afición de los brasileños al sensacionalismo y las habladurías, su famosa propensión a no dejar nunca que la verdad se interponga en el camino de un buen cuento, y la ineficiencia burocrática general.

“3. Además, las fotografías proporcionadas por la Armada Brasileña no son convincentes. Los detalles de la tierra son sumamente nítidos, pero el disco es confuso, tiene escaso contraste y no muestra ningún efecto de sombras. Es evidente también que el objeto estaba invertido en la fotografía 2, comparándola con la 1 y la 3, Además, los diarios han mencionado velocidades altísimas, y es evidente que no hay borroneo lateral, como pasaría con cualquier velocidad razonable de obturador.

“4. Es opinión privada del oficial informante que sería inverosímil divisar un plato volador en la isla de Trinidad, tan árida, ya que todos saben que los marcianos son seres muy aficionados a la comodidad[8].

“Preparado y expedido:

“S/M Sunderland

“Capitán de Marina EE. UU”.

Primera plana del Correio da Manhã, en su edición del 21 de febrero de 1958

Reconstrucción de la trayectoria del OVNI en función de las declaraciones de Barauna y de sus fotos.

Nota de Los Angeles Times del 26 de febrero de 1958, en donde se daba a conocer la noticia de las fotografías de Trinidad.

Esta y las siguientes son ilustraciones que aparecieron en los libros de OVNIs.

[1] Fontes T. Olavo, The UAO Sightings at The Island of Trindade: Part I. The first sightings at the island of Trinidade The A.P.R.O. Bulletin. Alamo Gordo, New Mexico, January 1960, p. 5-9.

Fontes T. Olavo, The UAO Sightings Over Trindade: Part II. The NE “Almirante Saldanha” incident. The UAO photos authenticated by the Brazilian Navy, The A.P.R.O. Bulletin. Alamo Gordo, New Mexico, march, 1960, p. 5-8.

Fontes T. Olavo, The UAO Sightings at The Island of Trindade: Part III. The official attitude of the Brazilian Navy. Official Documents and additional evidence about the UAO photos taken from NE “Almirante Saldanha”, The A.P.R.O. Bulletin. Alamo Gordo, New Mexico, may, 1960, p. 4-9.

[2] Fontes T. Olavo, The Brazilian Navy UFO sighting at the Island of Trinidade, Flying Saucers, No. 45, pages 27, January February, 1961.

[3] Hynek Allen Joseph, El informe Hynek, Javier Vergara Editor, Buenos Aires, Argentina, 1979.

[4] Anonym, UFO Photo Certified by Brazilian Navy Labeled a Hoax by USAF. The UF0 Investigator, Vol. 1, No. 10, July/August, 1960, p. 3.

[5] La fecha, como sabemos, está equivocada.

[6] Baraúna Almiro, Um disco voador me acompanhou até em casa!, Mundo Ilustrado, Brasil, sétimo, 1953.

[7] El Año Geofísico Internacional, por sus siglas en inglés.

[8] El subrayado es mío. Esta es la parte que molestó a Hynek.