Archivos de la categoría Forteanismo

Paso atrás en materia de acupuntura

QUE NO LE DIGAN, QUE NO LE CUENTEN

Paso atrás en materia de acupuntura[1]

Juan José Morales

Hace poco más de cinco años, en 2009, el Instituto Nacional de Salud de la Gran Bretaña —que ofrece el servicio de medicina socializada a la población— incluyó la acupuntura entre los tratamientos que podían solicitar los pacientes aquejados de dolor de espalda, un problema que afecta a uno de cada diez habitantes del país. Los médicos podían recomendar hasta diez sesiones de acupuntura a lo largo de un lapso no mayor de 12 semanas. Aquello, por supuesto, llenó de júbilo a los acupunturistas, que presentaron tal decisión de las autoridades médicas británicas como un espaldarazo, como un reconocimiento oficial a ese tratamiento del grupo de las llamadas medicinas alternativas.

clip_image002Dibujo de un manual chino de acupuntura. El furor por esta técnica entre los naturistas y demás partidarios de las llamadas terapias alternativas, se desató después de que en 1972 el presidente norteamericano Richard Nixon visitó china y el máximo gobernante chino, Mao Zedong, le tomó el pelo haciéndole creer que un paciente había sido operado sin anestesia, simplemente insensibilizándolo mediante la inserción de finísimas agujas en ciertos puntos del cuerpo. Nixon y otros muchos se tragaron el cuento y aún hay quienes afirman muy seriamente que la acupuntura puede reemplazar a la anestesia, cosa que ningún cirujano en sus cabales se atrevería a poner a prueba.

Pero hace unas semanas, el propio instituto dio marcha atrás y decidió que no debía seguirse utilizando acupuntura para aliviar el dolor de espalda. La medida se tomó después de que numerosos estudios llevaron a la conclusión de que el uso de agujas, si bien parece hacerse sentir mejor a quienes padecen dolor lumbar o ciática, en realidad no es más efectivo que cualquier placebo. Es decir, que un falso tratamiento o una sustancia enteramente inocua, sin ninguna propiedad curativa —cápsulas de almidón por ejemplo— que se administra a un paciente haciéndole creer que se trata de un procedimiento médico o de un medicamento.

El resultado de tales estudios llevó a concluir, como se señala en el documento del Instituto, que “no hay todavía evidencias convincentes y constantes de que la acupuntura tenga un efecto específico como tratamiento”.

Para decirlo en pocas palabras: la efectividad de la acupuntura es totalmente imaginaria. No tiene ningún efecto real sobre los nervios ni sobre los centros del cerebro que manejan la sensación de dolor. El alivio a su dolencia que un paciente dice experimentar después de que se le insertan las agujas, es de carácter mental, no físico. Y en ello influye, desde luego, el hecho de que confíe en ese tratamiento.

La acupuntura, como hemos comentado varias veces en esta columna, es un método que proviene de los tiempos de la medicina precientífica. Se originó en China allá por el siglo II antes de nuestra era, cuando el funcionamiento del cuerpo humano y las enfermedades se atribuían a cierta misteriosa energía llamada qi o chi que fluía por el organismo a lo largo de ciertos canales o conductos que fueron denominados meridianos. Se suponía que cuando el qi circula normalmente, la persona se conserva en buen estado de salud. Pero si por alguna razón se bloquea o altera la circulación de esa misteriosa energía, sobreviene la enfermedad. Basta entonces restablecer el flujo normal para que la enfermedad desaparezca. Ello se logra insertando finísimas agujas en ciertos puntos del cuerpo.

Obvio decir que tanto el qi como los meridianos no existen más que en la imaginación de los creyentes en la acupuntura. Ni esa energía vital ha sido jamás detectada o medida, ni anatomista alguno ha encontrado los supuestos meridianos del cuerpo.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 31 de marzo de 2016

¿Por qué 12 millones de estadounidenses creen que los lagartos alienígenas nos gobiernan?

Locura de la conspiración: ¿por qué 12 millones de estadounidenses creen que los lagartos alienígenas nos gobiernan?

2300Los psicólogos están tratando de determinar por qué los individuos de otro modo racionales pueden dar el salto de la “paranoia prudente” a las ilógicas teorías de la conspiración

Alrededor de 66 millones de estadounidenses creen que los extraterrestres aterrizaron en Roswell, Nuevo México Fotografía: The Grant Ronald Archivo

Olga Oksman

De acuerdo con una encuesta de Public Policy Polling, alrededor de 12 millones de personas en los EE.UU. creen que los lagartos interestelares en trajes de personas gobiernan nuestro país. Importamos esa creencia particular desde el otro lado del charco, donde el profesional teórico de la conspiración David Icke ha mantenido durante mucho tiempo que la Reina de Inglaterra es una bebedora de sangre, que cambia de forma extraña.

Las teorías de conspiración en general no son necesariamente malas, según los psicólogos que las estudian. “Si todos fuéramos completamente confiados, no sería bueno para la supervivencia”, explica Rob Brotherton, un psicólogo académico y autor de Suspicious Minds: Why We Believe Conspiracy Theories. “A veces la gente realmente no tiene nuestros mejores intereses en mente”.

Pero cuando las personas saltan de pensar que su jefe está tratando de socavarlos a la creencia de que su jefe podría ser una persona secreta lagarto, es probable que cruzan lo que los psicólogos llaman “la paranoia prudente” al territorio ilógico.

Y hay una gran cantidad de ideas ilógicas para elegir. Alrededor de 66 millones de estadounidenses creen que los extraterrestres aterrizaron en Roswell, New Mexico; alrededor de 22 millones de personas creen que el gobierno fingió la llegada a la luna; y alrededor de 160 millones creen que hay una conspiración que rodea el asesinato del ex presidente de Estados Unidos John F. Kennedy.

2362David Icke es un comentarista político muy conocido y defensor de la teoría de que la civilización humana desciende de reptiles de la constelación Draco. Fotografía: Sportsphoto Ltd./Allstar

Mientras que los extraterrestres y los alunizajes falsos probablemente desencadenan giro de ojos en muchos de nosotros, es difícil la definición de lo que constituye una teoría de la conspiración, dice Brotherton. El gobierno, por ejemplo, a veces conspira para hacer lo indecible, como el infame Tuskegee study de 1930, iniciado por el gobierno de Estados Unidos para examinar la sífilis no tratada en los hombres afroamericanos. Los investigadores bloquearon a los participantes en la investigación de recibir penicilina o salir del experimento para obtener tratamiento. El estudio continuó hasta que un informe de los medios de comunicación lo hizo público. En este caso, la creencia de que el gobierno estaba conspirando para mantener a la gente enferma habría sido del todo correcta.

Hay características que ayudan a diferenciar una teoría de la conspiración de la paranoia prudente, dice Brotherton. Las teorías de conspiración tienden a depender de conspiradores que son demasiado malignas, explica, de genocidio o de la dominación del mundo como un motivo. Las teorías de conspiración también tienden a asignar un nivel generalmente alto de competencia para los conspiradores, añade Brotherton, señalando que cuando el gobierno realmente hace “cosas en la sombra” a menudo no es capaz de mantenerlas en secreto.

Lo más probable es, que todos conocemos a alguien que cree alguna versión de la teoría de la conspiración, por lo que los psicólogos han estado tratando de entender lo que hace que alguien salte de cuestionar lógicamente el mundo a la búsqueda de signos de dientes de lagarto en figuras públicas. La investigación ha demostrado que los sentimientos de impotencia e incertidumbre están asociados con una tendencia a creer en conspiraciones, dice Karen Douglas, profesora de psicología social en la Universidad de Kent en el Reino Unido. O como lo pone Joseph E Uscinski, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad de Miami y autor de American Conspiracy Theories, “las conspiraciones son para los perdedores”.

Las conspiraciones son para los perdedores… las personas que están fuera del poder las utilizan para cerrar filas estratégicamente, para salvar sus heridas

“No quiero decirlo en el sentido peyorativo, pero las personas que están fuera del poder usan las teorías de la conspiración para alertar estratégicamente su lado al peligro, para cerrar filas, para salvar sus heridas”, explica Uscinski. “Piense en cualquier elección, a la mañana siguiente, la mitad del país dice que la elección fue fraudulenta y la otra mitad es feliz”.

Creer en una teoría de la conspiración es una estrategia que usa el pueblo para recuperar un sentido de control, incluso si la teoría de la conspiración no está relacionada con la causa de la falta de control en la vida de una persona, dice Brotherton. Las teorías de conspiración son una manera para que alguien entienda lo que está pasando en el mundo y tratar de restaurar algún sentido de control en su vida, explica.

Los estudios también encontraron una relación entre un determinado tipo de mentalidad abierta y una tendencia a creer en teorías de la conspiración. Las personas que creen en estas también creen en los dogmas de la New Age, leyendas urbanas y todo tipo de ideas poco ortodoxas, explica Brotherton. Como era de esperar, una tendencia a ser sospechoso y no confiar en las personas o instituciones también se correlaciona positivamente con la forma en que alguien probablemente crea en una teoría de la conspiración.

Protesta de vacunación contra la gripe anti-porcina

2262Los manifestantes marchan al Parlamento escocés en una “protesta de vacunación contra la gripe anti-porcina” a lo largo Royal Mile Edinburgh Fotografía: David Cheskin / PA

Las teorías de la conspiración más ampliamente atractivas son las que permiten a una persona insertar su propio villano de elección, dice Uscinski. Por ejemplo, las teorías conspirativas alrededor del asesinato de JFK son tan populares, en parte, porque permiten a los creyentes echar la culpa del encubrimiento al poder que más temen: el gobierno de Estados Unidos y los organismos asociados como la CIA o de la ex Unión Soviética y Cuba.

La mayoría de las teorías de la conspiración van y vienen, dice Uscinski, y es difícil de obtener más del 25% de la población que crea en una en particular. Hay un techo natural para el número de personas que van a comprar cualquier teoría de la conspiración en particular, dice Uscinski, que apunta a las que surgieron después de la muerte Antonin Scalia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos – que fue una “llamarada de petate” y desapareció rápidamente cuando la gente se trasladó a la “cosa siguiente”.

Pero una vez que alguien cree en una teoría de la conspiración, él o ella se disuade que es una batalla cuesta arriba. Esto se debe a que la creencia en una conspiración no se basa en hechos y la lógica, explica Brotherton. Algo tan sencillo, por ejemplo, como señalar la falta de pruebas para una teoría de la conspiración no haría sino reforzar la creencia de que se suprimió la evidencia de ello. Conseguir que alguien suelte una teoría de la conspiración favorita es como convencer a un republicano para convertirse en un demócrata y vice-versa, dice Uscinski.

“Nos gusta creer que examinamos la información objetivamente y llegamos a creencias razonables”, dice Brotherton, pero en realidad tenemos “todo tipo de prejuicios construidos en nuestro cerebro”.

Él cita un estudio en el que los investigadores reclutaron a un grupo de personas que creían en lasteorías de conspiración del asesinato de JFK y un grupo que puso en duda las teorías. Ambos grupos recibieron un paquete de información ambigua a propósito.

2500Jerry DeLemus, de Rochester, New Hampshire, se encuentra en un campamento en el rancho de Cliven Bundy, cuyos seguidores han perpetuado múltiples teorías de la conspiración del gobierno Fotografía: Ken Ritter/AP

“Si todo el mundo fuera racional, la información podría moderar sus creencias”, explica Brotherton, y los que estaban seguros de una conspiración empezarían a dudar de ella, mientras que los que decían que no había ninguna conspiración también pondrían en duda su postura. “Ocurrió lo contrario: las personas seleccionaron y eligieron la información que querían creer y todo el mundo se hizo más seguro de sus creencias iniciales”.

Aunque la mayoría de las conspiraciones tienden a ganar tracción en un número muy pequeño de personas, cuando alguien actúa sobre una conspiración, puede llegar a ser peligroso muy rápidamente. Los seguidores de Cliven Bundy han tendido a creer en todo, desde que el gobierno secretamente instaló un microchip en los millennials a que las Naciones Unidas administran la Oficina de Administración de Tierras. La gente que cree que el tiroteo masivo en Sandy Hook, Connecticut, fue falsificado han acosado a las familias de los niños que fueron asesinados.

Douglas y su colega Dan Jolley, han estudiado las consecuencias sociales a las teorías de la conspiración contemporáneas. Ellos han examinado el impacto de creer en las teorías de conspiración del gobierno, las teorías de la conspiración sobre el cambio climático y las teorías de la conspiración anti-vacunas. Los resultados fueron problemáticos, dice Douglas.

En un experimento, los investigadores tomaron dos grupos de participantes y dieron a un grupo un artículo sobre las teorías de la conspiración anti-vacunas, tal como la idea de que las compañías farmacéuticas falseaban los datos de seguridad y eficacia de las vacunas debido a que las vacunas hacen mucho dinero. El otro grupo no leyó el artículo. Después se pidió a todos los participantes que pensaran en ser un padre de un niño de tres años de edad, y se les preguntó si vacunarían a los niños contra una enfermedad ficticia. Los participantes que habían leído la literatura conspiración anti-vacuna mostraron que eran menos propensos a la intención de inocular al niño.

En los EE.UU., estos hallazgos están jugando en lugares como California, que vieron un brote de sarampión en 2014 en las zonas donde los niños no fueron vacunados rutinariamente. Es comprensible por qué las personas se sienten atraídas por las teorías de la conspiración anti-vacunas, dice Brotherton. Cuando las personas están tratando con algunas de las opciones más importantes de sus vidas, como la forma de criar a sus hijos, y pasa algo inquietante, “su cerebro alcanzará explicaciones, por un sentido de orden”. No es probable que una persona en esas circunstancias haga una evaluación crítica de la evidencia presentada, y el Internet “está lleno de personas que están convencidas de que las vacunas son malas”.

Si bien, como señala Uscinski, hay un límite para el número de personas que van a comprar una teoría de la conspiración en particular, el movimiento anti-vacunación es un ejemplo de cómo un pequeño número de personas puede hacer que una teoría de la conspiración salvaje sea viral.

http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2016/apr/07/conspiracy-theory-paranoia-aliens-illuminati-beyonce-vaccines-cliven-bundy-jfk