Archivos de la categoría Forteanismo

El timo de la medicina sintergética

QUE NO LE DIGAN, QUE NO LE CUENTEN

El timo de la medicina sintergética[1]

Juan José Morales

Un amigo lector que me pide omitir su nombre pregunta si tengo alguna información sobre la medicina sintergética, pues un hermano suyo padece cierta enfermedad crónica y, según le han dicho, puede aliviarse con ese tipo de tratamiento.

Sin mayor preámbulo, responderé que, por favor, no vaya a caer en semejante engaño. La sintergética no es más que un timo carente de todo fundamento médico o científico, y lo único que logrará si cae en manos de alguna de las empresas y charlatanes que lo practican en México, será —además de tirar su dinero a la basura— poner en mayor peligro la salud de su hermano.

imageComo es usual en las llamadas medicinas alternativas o complementarias, los supuestos fundamentos de la sinergética no son más que vaguedades y generalidades que podrían aplicarse a cualquier cosa, pero que algunos toman por profundas reflexiones filosóficas.

La sintergética fue inventada por cierto médico colombiano, que la presenta pomposamente como una “propuesta de vida” y de “gestión de la salud” basada en terapias alternativas y filosofías ancestrales. Y cuando a sus promotores se les pide que aclaren en qué consiste, responden que “es un código de lectura sistémico que integra diferentes cosmovisiones culturales y propone una visión de síntesis, acorde con los desarrollos de la ciencia contemporánea”, lo cual a fin de cuentas equivale a no contestar nada.

Si intentan ser algo más precisos, no hacen más que fabricar embrollos como el que usa en su publicidad una de las empresas que venden tratamientos sintergéticos: “Es una medicina de síntesis que se nutre de la Medicina Tradicional China, Terapia Neural, Homeopatía, Ayurveda, y desde luego de las Medicinas Ancestrales de nuestros pueblos nativos, que se conjugan en una amalgama que incluye también los adelantos de la ciencia y física de nuestra época y se plasma en un hilo conductor, enmarcado en los eventos significativos del paciente: su contexto de vida, visiones del mundo, carácter, sus redes relacionales, su pasado, presente y futuro”.

Y para que sepa usted qué recibirá si recurre a esta falsa terapia, su propio inventor dice que se basa en “la terapia neural, Reinhold Voll y su electroacupuntura, la bioresonancia, chamanes, la espagiria, la resonancia mórfica de Sheldrake, la sanación a través del ritual y de la oración, orineros, sobanderos, Johanes Bishko, Alfred Pischinger, acupuntura, homeopatía, Paul Nogier y su auriculoterapia… la teoría general de sistemas de Bertalanffy, la cibernética de Wiener, el orden implícito de David Bohm, el modelo cuántico de la conciencia de Penrose, la teoría del holón de Koestler a la luz actualizada de Wilber, la psicología transpersonal, la bioenergética de Reich, el psicoanálisis de Freud, la psicosíntesis de Assagioli y los arquetipos de Jung.”

Y para curar enfermos, utiliza procedimientos y elementos que “actúan a nivel del sistema energético vital y neuroendocrinológico del organismo”, tales como “filtros de sustancias orgánicas, sistemas de conducción de señales, luz láser, ondas de forma, sonido, color, campos magnéticos, sistemas de resonadores de arquetipos mórficos, isovacunas informacionales y esencias de sustancias vibracionales”.

¿No entendió nada? ¿No tiene la menor idea de qué es una sustancia vibracional, una isovacuna informacional o un arquetipo mórfico? De eso se trata justamente. De hacerle abrir la boca de asombro y que la baba le escurra al percatarse de que usted no es más que un pobre ignorante incapaz de comprender el lenguaje superior de los científicos. Pero no se preocupe. Lo importante es que pague.

Por supuesto, todo eso no pasa de ser palabrería sin sentido pero que, por desgracia, sirve para engañar a gente incauta o desesperada.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 18 de agosto de 2016

Ancient Giants Who Ruled America

Revisión de “Ancient Giants Who Ruled America” y su “Pre-Indian Caucasian Culture” de Richard Dewhurst

Jason Colavito

07/22/2014

AncientGiantsWhoRuledAmericaSoy sólo una aljaba de emoción. He obtenido una copia de The Ancient Giants Who Ruled America: The Missing Skeletons and the Smithsonian Cover-Up (Inner Traditions, 2014) de Richard J. Dewhurst y ahora estoy al tanto de las “fuentes primarias” que documentan una supuesta raza de “humanoides” de gran tamaño que una vez que reinaba en nuestro continente. Usted sabe que va a ser un libro de calidad porque el autor abre dando “amor gigante bro” al presidente de la editorial y otras personas de diferentes tipos, repitiendo cuatro veces en un párrafo el juego de palabras “gigante”. Más: el título difícil de manejar prácticamente asegura que usted sepa en lo que se está metiendo, al menos hasta que la búsqueda de una raza blanca perdida estalla a mitad del proceso.

Dewhurst fue una vez, hace décadas, un empleado de ABC News y el Miami Herald y un escritor de documentales. Nada de esa antigua experiencia es evidente en este libro horrible, descuidado, desgraciado, que toma la forma de una antología de documentos históricos sobre el descubrimiento de esqueletos gigantes, intercalados con breves notas editoriales.

Sin embargo, desde el principio, Dewhurst se las arregla para ser alrededor del 12% más interesante que el tema general de los libros Nephilim/gigante mediante la introducción de un epígrafe de Abraham Lincoln, quien escribió “Los ojos de esa especie de gigantes extintos, cuyos huesos llenan los montículos de América, han mirado el Niagara, como los nuestros ahora”. Él escribió esta línea en septiembre de 1848 (o, como afirman otras fuentes, en julio de 1850, el texto no tiene fecha) en notas inéditas para una conferencia sobre Niagara Falls, y refleja fielmente la controversia de los constructores de montículos de la época y las afirmaciones más específicas de la época de que los gigantes del Génesis eran idénticos a los constructores de los montículos antediluvianos.

Dewhurst extirpa el contexto (de hecho, nunca menciona ni la fuente de la cita) y en su lugar se lanza en su prefacio, en el que explica que él quiere demostrar que los gigantes existieron realmente, porque él mismo es alto. Él admite que ha dado a los relatos de gigantes en los periódicos “más credibilidad” simplemente debido a su altura personal y luego explica la metodología de su libro. Por desgracia, su metodología fue tomar referencias a los relatos de periódicos viejos de gigantes y descubrir los artículos completos originales en los archivos de periódicos – y no por en realidad buscar los números anteriores o copias en microfilm, o mediante la búsqueda de la cobertura de seguimiento. En cambio, se suscribió a “varios servicios de archivos de periódicos en línea” y buscó por palabras clave “gigante” y “esqueleto”. Me gustaría estar haciendo eso.

Compiló el resto del libro dentro de un período de un mes por copiar y pegar los resultados de las búsquedas de palabras clave de cualquier archivo que por casualidad hubiese sido digitalizado. (Admite que esto le ayudó a encontrar menos del 25% de las historias que recuerda haber leído en los libros marginales). Él no reconoce que encontrar estos recortes de periódico todavía le pone lejos de los huesos reales. Sí, eliminó al creacionista o al intermediario traficante de misterios, pero los relatos de los periódicos no son en sí mismos una prueba de que las historias que cuentan son verdaderas, especialmente con las fuentes del siglo XIX, que eran propensas a la exageración, fraude, mentiras, engaños y simple error. No hace ningún movimiento para evaluar ningún informe; él simplemente los acepta en su valor nominal bajo la idea de que cualquier cosa impresa en un periódico debe ser verdad.

Habiendo completado el prefacio, Dewhurst procede a volver a introducir el libro en la Introducción.

En la introducción, Dewhurst describe el libro como la aventura intelectual “más excitante” de su vida, lo que me parece bastante triste ya que él ya admitió que el libro era una glorificada búsqueda Lexis-Nexis, con poco o ningún intento de evaluar los resultados críticamente. En cambio, afirma que los informes en los periódicos demuestran que los gigantes eran reales, pero va más allá de esto para entregar una queja paranoica acerca de la historia de América llevada directamente desde los clásicos de la historia marginal. Sus puntos principales son inmediatamente familiares para cualquiera que haya visto America Unearthed:

Había gigantes, y estas personas eran parte de una raza perdida de constructores de montículos.

Los antiguos pueblos del Viejo Mundo se hicieron con la mayor parte del cobre de Michigan.

El pueblo Mandan eran pelirrojos europeos. (¡Aquí incluso exagera afirmaciones más extremas de la historia, marginal!)

Las “momias del pantano” de la Florida son los caucásicos europeos que la academia está tratando de reasignar racialmente para ocultar la verdad.

“Lo que mi investigación ha puesto de manifiesto es que el Smithsonian ha estado en el centro de un vasto encubrimiento de la verdadera historia de Estados Unidos desde la década de 1880”.

Todas estas afirmaciones han sido desacreditadas una y otra vez, pero Dewhurst ni siquiera pretende pensar críticamente acerca de ellas o, francamente, pensar en absoluto. Su afirmación Smithsonian se levanta, a veces, casi palabra por palabra, del artículo de David Childress “Archaeological Cover-Up” de 1993 y los más recientes libros marginales despotrican sobre encubrimientos imaginarios. Dewhurst cita la declaración de 1879 de John Wesley Powell al Secretary of the Smithsonian como prueba de un encubrimiento:

Con respecto a los montículos tan ampliamente dispersos entre los dos océanos, también puede decirse que las tribus constructoras de montículos eran conocidas en la historia temprana del descubrimiento de este continente, y que los vestigios del arte descubierto no sobresalen en ningún aspecto de las artes de las tribus indias conocidas en la historia. Por lo tanto, no hay razón para que la búsqueda de un origen extra-limital de tribus perdidas a través de las artes descubiertas en las montañas de América del Norte.

Dewhurst presenta esto como las órdenes de un conspirador a sus lacayos, pero no tiene en cuenta que viene en medio de una larga discusión de la evidencia lo que condujo a lo que no es un dogma, sino una conclusión. También, dicho sea de paso, cita selectivamente a Powell sin indicar (al menos en mi edición de libros electrónicos) que las líneas no son consecutivas. (Mi cita anterior es íntegra).

Dewhurst, sin embargo, no tiene un camión para ninguna de la “ciencia” de Powell porque Dewhurst no cree en la ciencia. Se opone tanto a la evolución (pero por supuesto) y al uniformismo, porque él cree en la teoría de la degeneración y la “escuela moderna de pensamiento” del catastrofismo. (Moderna en el sentido de que fue promovida por Georges Cuvier y Immanuel Velikovsky). Él está particularmente indignado por los gráficos de evolución que muestran la evolución de los seres humanos a partir de ancestros más pequeños, parecidos a los simios:

Sólo tenemos que mirar a un pájaro y nos dicen que alguna vez fue un dinosaurio para saber cómo es falso el paradigma del crecimiento del hombre. Mira la evolución de la mayoría de los animales, y el registro dice que se hicieron más pequeños con el tiempo, no más grandes.

No me pidas explicar cómo la evolución puede explicar simultáneamente cambios con el tiempo y ser completamente “desatinados”, como afirma Dewhurst. La consistencia es para “los científicos”. Los creacionistas saben que la única vez que cambian las cosas es para hacerse más pequeña, más débiles, y peores como la creación de vientos cae antes del Juicio Final.

Dewhurst se opone a la teoría del estrecho de Bering estrecho de la población de las Américas, favoreciendo al paso por barco. Afirma que el Smithsonian “nos dijo” que creyéramos en el puente de tierra (¡una idea que Thomas Jefferson apoyó en la década de 1700, antes de que alguna vez hubiera un Smithsonian!), y él es completamente inconsciente de que los eruditos modernos están investigando activamente las rutas migratorias costeras en barco. También afirma falsamente que la erupción del volcán Thera (c. 1620 aC) fue la responsable de la caída de los minoicos (c. 1400 aC) y la salida de los judíos (c. 1250 aC, convencionalmente) – todas afirmaciones marginales populares en la literatura marginal. (Véase, por ejemplo, Acts of God por Graham Phillips (1998), reeditado como la Atlantis and the Ten Plagues of Egypt en 2003).

Pero esto palidece ante el intento de Dewhurst por liberar a sus afirmaciones del espectro del racismo en preparación para su eventual búsqueda de una raza blanca perdida de los verdaderos nativos americanos. ¡Se acusa a la ciencia de racista por negar a los blancos el crédito por la colonización prehistórica de América! De acuerdo con los pensamientos confusos de Dewhurst, los científicos victorianos eran racistas (verdadero) y pensaron poco en los nativos americanos (también es cierto) por lo tanto estaban siendo racistas en acusar a los nativos americanos de inventar sus propias culturas, ya que da a entender que su bajo nivel de desarrollo era su ¡propia culpa! “Cuando das un paso atrás por un momento del doble discurso pseudo-científico, lo que (Powell) está diciendo es esto: estos son salvajes esencialmente mudos con las mentes de niños”. Así que para ser no-racista, deberíamos culpar a los europeos prehistóricos por… ¿qué exactamente? Es muy confuso, pero al parecer también debe llamar a los europeos salvajes tontos, pero con barcos.

Todo esto es el preludio para confirmar la existencia de una conspiración que Dewhurst cree que puede ser descubierta y frustrada con una búsqueda cuidadosa por palabras clave en archivos de suscripción de los periódicos. ¿Por qué no pensó en eso el todo poderoso Smithsonian?

En este punto se seca, el material original – si se puede llamar así – sobre las razas. Mientras vamos al capítulo 1, comenzamos la reimpresión de los informes periódicos sin derecho de autor. Si yo fuera un cabrón total, volvería a copiar y pegar estos informes como un libro electrónico ya que Dewhurst no es dueño de ellos y podría debilitar su libro con una imitación barata. Pero yo no puedo hacer eso porque la mayor parte del libro en realidad reimprime artículos posteriores de la década de 1920 hasta la década de 1990 que probablemente todavía están cubiertos por derechos de autor, y no hay ninguna indicación de que él buscó o recibió el permiso para reproducir este material. Imagino que a la Associated Press le interesaría saber que su artículo del 18 de septiembre de 1963 sobre el descubrimiento de un esqueleto de un nativo americano (tamaño normal) en Dakota del Sur fue reimpreso en su totalidad, como lo fue un artículo del Syracuse Herald-American de 1983. Sé que es un hecho que esa pieza está todavía bajo copyright.

En serio: A medida que fui a través del libro me sorprendí por la cantidad de material con derechos de autor que tiene, francamente, robado sin ninguna indicación de que él pagó a los autores o sus editores para utilizar su trabajo. Esto es especialmente hilarante ya que la página de copyright me advierte en contra de hacer lo que el mismo Dewhurst hizo: “Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o utilizada en cualquier forma o por cualquier medio, electrónico o mecánico, incluyendo el fotocopiado, grabación o por cualquier sistema de almacenamiento de información y sistema de recuperación de información, sin el permiso por escrito del editor”.

No hay una palabra sobre el permiso dado al autor para reimprimir, y si alguno de eso fuera mi trabajo y fuera utilizado sin pago, demandaría el chico al otro mundo.

También debo señalar aquí que a lo largo del libro electrónico, Antrik Express, la empresa contratada por Inner Traditions para convertir el manuscrito a formato electrónico, ha hecho un trabajo terrible para distinguir entre las palabras escritas por Dewhurst y las escritas por otros. Tuve un tiempo difícil para decir en qué lugares el material fue escrito por Dewhurst, qué forma parte de un artículo citado, o (como veremos más adelante), simplemente plagiado por Dewhurst.

Pero volvamos a los “hechos”, tal y como son. Dewhurst resume de manera acrítica otra historia de Hot Citizen del 5 de agosto de 1947 reimpresa por primera vez por David Childress hace décadas en Lost Cities of North & Central America, que describe las afirmaciones de un médico (no demostrado) que ha descubierto una cueva en Nevada llena de jeroglíficos y esqueletos gigantes de 9 pies que usan, y no estoy inventando esto, “trajes de pachucos prehistóricos”. La AP también publicó un breve resumen del artículo de Hot Citizen en 1947, y esto fue reimpreso en Atlantis Rising en 2002. Los dos artículos difieren en algunos de los principales detalles, con la AP omitiendo las afirmaciones indignantes del descubridor de la cueva de que los cuerpos eran de 80,000 años de antigüedad, que las cuevas fueron el continente perdido de la Atlántida, y que se encontraron momias de dinosaurios “bien conservados” junto a las de los tigres dientes de sable y mastodontes, emparejadas “de dos en dos”. como se puede adivinar, la historia era un engaño, y los arqueólogos inmediatamente criticaron las afirmaciones como ridículas y sin fundamento. El falsificador nunca mostró el supuesto hallazgo a nadie.

Dewhurst utiliza una versión del artículo que él atribuye al parecer al inexistente Nevada News, en la fecha excepcionalmente específica de “1947”, pero que apareció en 2007 en el periódico ruso Pravda, reimpresa de UFO Digest, donde fue escrita por Mary Alice Bennett. Dewhurst parece haber confundido el resumen de la discusión del informe original (presumiblemente el relato del Hot Citizen, con el que comparte detalles clave ausentes en el relato de AP, probablemente filtrado a través de la reimpresión de Childress) como las propias palabras del diario inexistente, cuyo nombre al parecer tomo de la nota de Bennett de que este era de “1947 Nevada new”, es decir, noticias de Nevada. Confundió esto por un lado.

Recuerde, Dewhurst solía trabajar para el Miami Herald.

¿Qué otra pobre investigación está en este libro? ¿Cuánto más no pudo copiar y pegar desde Internet sin comprobar? Incluso David Childress hizo mejor que esto. En realidad, los dos utilizan una mentira similar: ¿Recuerda la foto de la mandíbula “gigante” que presenté hace unas semanas? Se reproduce aquí de nuevo, ¡la misma fotografía! -como prueba de gigantes. Dewhurst también no entiende la diferencia entre las mandíbulas y las encías.

En cuanto a los artículos del libro, no hay mucho que decir. Algunos son interesantes, algunos son aburridos, algunos son obvios engaños, y algunos no tienen ninguna relevancia aparente con el tema. Sin ningún intento de evaluar de manera crítica, no son mejores ni peores que una muestra aleatoria de búsqueda en Google, lo que, en esencia, son.

Al final, Dewhurst gasta la mayor parte de sus notas editoriales (breves) discutiendo con los victorianos sobre si las culturas nativas eran verdaderamente sofisticadas. Parece pensar que la “Ciencia” estableció un dogma en 1879 y no ha cambiado desde entonces, y por lo tanto su justa ira está mal dirigida en dos frentes: en primer lugar porque no se da cuenta de que la ciencia ha evolucionado desde la década de 1870 y ya no ve a los nativos americanos como salvajes atrasados, y en segundo lugar porque él está indignado no en nombre de los nativos americanos reales, sino por los gigantes bíblicos imaginarios y visitantes europeos que en realidad piensa que les dieron origen. ¿No me creen? Después de varios párrafos al parecer plagiados al pie de la letra (incluyendo las fotos) a partir de porciones de varios artículos de la web (ellos mismos, aparentemente derivados de una única fuente), se encarrila (al parecer, en sus propias palabras) contra el “esfuerzo para borrar el registro histórico de todas las referencias a una cultura pre-india caucásica en los Estados Unidos”. Sí, lo dijo: quiere recuperar América para los blancos como los verdaderos americanos indígenas y los propietarios legítimos de todo lo que hay ahí.

(Para ser justos: Las porciones plagiadas podrían haber sido pensadas como citas que el diseño de libros electrónicos no aclaró, pero la falta de reconocimientos en cualquier lugar argumenta en contra de esto).

Este libro es horrible incluso para los estándares bajos de la historia marginal. Dewhurst debe a aquellos cuyo trabajo está revendiendo por dinero en efectivo tanto una disculpa y una parte de los ingresos.

Para el registro, el editor de este lío es el propietario de Inner Traditions Ehud Sperling, y los empleados que trabajaron en la edición de esto fueron Jon Graham, Mindy Branstetter, Jeanie Levitan, Nancy Yeilding, y Cyndi Marcotte. Normalmente no las nombraría, pero este libro era un insulto a la historia y a la integridad literaria, que ellos merecen especial atención.

http://www.jasoncolavito.com/blog/review-of-richard-dewhursts-ancient-giants-who-ruled-america-and-its-pre-indian-caucasian-culture

Una breve mirada a la vida y las ideas de John A. Keel – Segunda parte

Una breve mirada a la vida y las ideas de John A. Keel – Segunda parte

19 de agosto de 2016

Louis Proud

La zona de Point Pleasant no sólo, tal como se explica en la primera parte de este artículo, era un punto de acceso para avistamientos de humanoides alados y luces aéreas extrañas, sino también, observa Keel, a una serie de otras manifestaciones paranormales, incluyendo apariciones poltergeist, perturbaciones eléctricas en forma de aparatos de televisión “quemados a un ritmo alarmante” y teléfonos “volviéndose locos, sonando a todas horas del día y de la noche sin nadie en el otro extremo”. Aún más espeluznante, “algunas personas estaban recibiendo llamadas de misteriosos extranjeros que hablan un lenguaje críptico”.

No pasó mucho tiempo para que Keel reconociera que todos estos extraños sucesos estaban relacionados, y, además, que no tenían nada que ver con los extraterrestres y más que ver con los fenómenos psíquicos y lo oculto. Él explicó:

“Algunos ovnis estaban directamente relacionados con la conciencia humana, al igual que las apariciones fantasmales son a menudo el producto de la mente del perceptor. Los factores psíquicos y psicológicos están profundamente arraigados en el fenómeno ovni, y la aparición repentina de una luz en el cielo dispara y libera la energía humana que estimula acontecimientos aparentemente sobrenaturales”.

75-570x399El 15 de diciembre de 1967, aproximadamente un año después del primer avistamiento de Mothman, el Silver Bridge, que se extendía a través del río Ohio, que conecta Point Pleasant a Gallipolis, Ohio, se derrumbó mientras cargaba con el tráfico de hora punta, resultando en la muerte de 46 personas. Como hubo pocos avistamientos de Mothman adicionales después de la tragedia, surgió la creencia de que los dos estaban relacionados, y el Mothman llegó a ser visto como un presagio de la fatalidad. El libro de Keel sobre el misterio, The Mothman Prophecies (1975), se convirtió en una exitosa película protagonizada por Richard Gere.

Como un ejemplo muy real de la expresión “atraemos lo que pensamos” Keel se encontró dirigido por los mismos fenómenos que estaba tratando de desentrañar, lo que le causó muchos dolores de cabeza y un sinnúmero de episodios de paranoia. Los mensajes crípticos seguían apareciendo en su contestador automático, estaba plagado de extraños hombres de traje oscuro que conducían Cadillacs negros (los llamados “hombres de negro”), y descubrió que su teléfono estaba intervenido y su correo interferido. Aunque algunos de estos extraños incidentes eran probablemente el trabajo de la comunidad de inteligencia, otros desafían la explicación lógica y en cambio apuntan hacia los “bromistas cósmicos” que él llamó los “Ultraterrestres”.

The-Mothman-Prophecies-horror-movies-7095760-1024-768-e1471581625551-570x416Estas entidades misteriosas, razonó Keel, son de alguna manera indígena a la Tierra que todavía habitan una dimensión más allá del tiempo y la materia física. Al desplazarse hacia arriba y hacia abajo a través del espectro electromagnético, pueden materializarse y desmaterializarse a su antojo. A pesar de que pueden ser buenos o malos, parece que les encanta manipular y engañar a los seres humanos. A lo largo de las diferentes culturas y períodos de la historia, nos hemos referido a ellos por nombres tales como dioses, demonios, espíritus, hadas, ángeles y monstruos. Los encuentros con ellos han generado todo ejemplo de religiones – por ejemplo, la visita de Joseph Smith del ángel Moroni, que dio lugar al nacimiento del mormonismo. Hoy los percibimos como de naturaleza extraterrestre.

Desde la perspectiva de Keel, entonces, el misterio ovni es simplemente una versión moderna del mismo “juego” que los Ultraterrrestres han estado jugando con la humanidad desde tiempos inmemoriales. En cuanto a lo que estas entidades están tratando de lograr, especuló que operan como parte de un “sutil sistema de control cosmológico (que) ha estado en vigor desde los albores de la humanidad”. Este punto de vista es similar al del científico informático francés y ufólogo Jacques Vallée, quien planteó la hipótesis de que el fenómeno ovni es “un sistema de control de la conciencia humana”.

KEELVALLEE1-e1471573600954-570x427Jacques Vallée y John Keel

Además de la hipótesis Ultraterrestre, que es una de las teorías más inteligentes para explicar el origen de los ovnis, otra contribución de Keel es el hallazgo de que los avistamientos de ovnis tienden a repetirse dentro de las ubicaciones geográficas específicas que llamó “áreas de ventana”, tal vez debido en parte a factores geomagnéticos locales. “El campo magnético de la Tierra es probablemente el culpable en muchos casos de fenómenos aparentemente inexplicables”, escribió. “Nuestro planeta está marcado con anomalías y aberraciones magnéticas”.

Keel, que falleció el 3 de julio de 2009, a la edad de 79 años, dejó atrás un sinnúmero de artículos y muchos libros. Estos últimos incluyen UFOs: Operation Trojan Horse (1970), Strange Creatures from Time and Space (1970), Our Haunted Planet (1971), The Eighth Tower (1975), Disneyland of the Gods (1988) y la novela cómica The Fickle Finger of Fate (1966). Humilde y dotado de un ingenio seco, subrayó que “nadie es una autoridad en los ovnis”, incluido él mismo, y que esperaba ser recordado “como novelista y dramaturgo – si es que me recuerdan”.

http://mysteriousuniverse.org/2016/08/a-brief-look-at-the-life-and-ideas-of-john-a-keel-part-two/

Una breve mirada a la vida y las ideas de John A. Keel – Primera parte

Una breve mirada a la vida y las ideas de John A. Keel – Primera parte

19 de agosto de 2016

Louis Proud

Hay una trágica falta de pensamiento inteligente y original por parte de quienes investigan fenómenos forteanos. Año tras año, las mismas ideas cansadas son arrojadas en la lavadora, para derretirse de vuelta una y otra vez, como tantos pares de calcetines sucios, por lo que se hace muy poco progreso en términos de avanzar y elevar la discusión. Los ovnis y sus supuestos ocupantes se explican en términos de extraterrestres; bigfoots y otros críptidos que se argumenta son criaturas de carne y hueso; y se percibe que las autoridades tienen todas las respuestas con respecto a estos y casi todos los demás misterios en el planeta.

Hace años, cuando yo mismo era un adherente a los platillos voladores de pernos y tuercas, me topé con una colección de libros increíble y radical que cambiaron para siempre mi visión del misterio ovni y los fenómenos forteanos en general. Más que nada, la lectura de estos libros me hizo darme cuenta de que los ovnis, duendes, monstruos del lago, y así sucesivamente, no son misterios separados sino en realidad diferentes piezas del mismo rompecabezas.

Los libros a los que me refiero, por supuesto, son los de John A. Keel, fácilmente el más grande pensador forteano desde Charles Fort mismo. Si no fuera por su increíble contribución, nuestra comprensión de los fenómenos de forteanos y el misterio ovni, en particular, estarían décadas detrás de lo que están ahora.

Nacido el 25 de marzo de 1930, en Hornell, Nueva York, John Alva Kiehle pasó gran parte de su infancia bajo el cuidado de sus abuelos, debido a la ruptura del matrimonio de sus padres. En su libro Jadoo (1957), describe a su madre como “una chica alegre, bonita, con un fuerte sentido del humor y un talento para mezclarse con la gente” y su padre, un cantante y líder de banda, como “sobrio e introvertido”, y añade que su matrimonio “pronto se pinchó debido a sus personalidades contrastantes y las dificultades de la depresión”.

Como un niño, que poseía un apetito voraz por el conocimiento, devorando libros sobre los temas que en particular le interesaban, magia, humor, ciencia, viajes y la aviación. Fue especialmente apasionado de la magia, lo que le valió el apodo de “Houdini” de sus compañeros. Decidido a convertirse en un escritor, tuvo su primer cuento publicado en una revista de magos a la edad de 12. A la edad de 14 años, tenía su propia columna, “Scraping the Keel”, en un periódico local, publicó su propia fanzine de ciencia ficción, The Lunarite, así como piezas contribuyendo a otras publicaciones. Después de mudarse a Manhattan en 1947, sus logros literarios se ampliaron para incluir guiones para programas de radio y televisión.

john-a-keel-1Aunque no fue hasta más tarde en su vida que Keel comenzó a perseguir activamente lo forteano, su implicación en la materia comenzó en la infancia, y se afirma que nació con un alto grado de habilidad psíquica. Al parecer, a la edad de alrededor de 11, hubo un período de actividad poltergeist en su casa en forma de sonidos extraños que golpeaban en las paredes de su dormitorio. Él encontró que, si hacia al “poltergeist” una pregunta, respondería proporcionando el número correcto de golpes.

A los 18 años, mientras vivía en una habitación amueblada cerca de Times Square, se sometió a una “experiencia iluminadora” en la que el lugar se convirtió en””lleno de una luz indescriptible, un brillo rosado” y su mente estaba “inundada con un torrente de información”. Y añade: “Por unos breves momentos de repente entendí todo y era realmente uno con el cosmos. A la mañana siguiente me recordaba muy poco de eso, pero estoy seguro que estaba todo dentro en mi subconsciente”.

Tras su paso por el Ejército de Estados Unidos durante la Guerra de Corea, en la que formó parte del personal de la Red de las Fuerzas estadounidenses, Keel trabajó como corresponsal de radio extranjera en París, Berlín, Roma y Egipto. Una de sus transmisiones se llevó a cabo desde el interior de la gran pirámide, lo que le valió una gran cantidad de publicidad. Inquieto y ávido de aventura, renunció a fin de explorar el Oriente Medio y Asia, mientras se ganaba la vida escribiendo historias y artículos para diversas revistas pulp. (Los títulos típicos incluyen “I Fed My Arm to a Tiger,” “Bosoms, Blood, and Baloney,” y “German Sex Traps”).

73-570x419A lo largo de este período de cuatro años, Keel pasó gran parte de su tiempo investigando la magia, como el truco indio de la cuerda y la capacidad para pasar alfileres a través de la lengua y las mejillas, así como las presuntas demostraciones de “magia real”, o los fenómenos psíquicos. Él describe sus aventuras y descubrimientos en el mencionado Jadoo (una palabra hindú que significa “mágico”), uno de los más divertidos y fascinantes libros de viajes que se han escrito. Un criptozoólogo pionero, Keel menciona cómo, durante su estancia en el reino himalayo de Sikkim, intentó localizar al hombre de las nieves o Yeti, en un momento al ver lo que parecía ser un grupo de enormes criaturas, semejantes a monos.

Más tarde, de vuelta en Estados Unidos, el interés de Keel se volvió hacia el fenómeno ovni, después que Playboy le encargó escribir un artículo sobre el tema. Decidido a llegar al fondo del misterio, comenzó a viajar por el país para entrevistar a los testigos de ovnis y “contactados”. Sus investigaciones le llevaron, en 1966, a la pequeña ciudad de Point Pleasant, West Virginia, donde una gran cantidad de actividad ovni estaba siendo informada en ese momento, junto con la observación de un misterioso humanoide alado de seis pies de altura, con brillantes ojos rojos, que la prensa denominó “Mothman”.

Los últimos avistamientos, que involucraron a decenas de testigos fiables, se centraban en torno a un almacen de un complejo de fabricación de municiones de la Segunda Guerra Mundial abandonado en las afueras de la ciudad, conocido entre los lugareños como la “zona TNT”, aunque la criatura fue vista también en otras áreas y se decía que era capaz de elevarse hacia arriba en el aire como un helicóptero y perseguir automóviles a velocidades cercanas a cien millas por hora.

http://mysteriousuniverse.org/2016/08/a-brief-look-at-the-life-and-ideas-of-john-a-keel-part-one/