Archivo de la categoría: General

Ovnis en México. Década de los 50 (3)

¿MÁS GLOBOS?

En Iguala, Guerrero, el 16 de marzo se vieron tres objetos; uno de ellos permaneció inmóvil, durante dos horas, en el cenit; los otros dos efectuaban evoluciones concéntricas.

Los profesores de una escuela local, Gregorio González, Roque Román y el ingeniero José Luis Domínguez, sacaron a los alumnos de los salones para que pudieran observar el fenómeno.

El objeto estático era tan incandescente que semejaba una rodela de magnesio. Fueron muchos los testigos, entre los que se encuentran los regidores del ayuntamiento, Florencio Villalobos y Andrés Mendiola, y los pilotos aviadores Emilio Pérez, Teófilo Molina, y Murillo.

Uno de los objetos se perdió hacia el Sureste.

El 17 de marzo, a las 13:00 horas apareció en Zitácuaro, Michoacán, un objeto luminoso que flotaba a gran altura en el cielo. Visto a través de teodolito parecía un gigantesco hongo metálico[1].

En San José Purúa, a unos 15 kilómetros de Zitácuaro, la señorita Belén H. C., tomó una fotografía del fenómeno. La fotografía nunca fue publicada. Al parecer mostraba un globo meteorológico. Los periódicos informaban:

“Zitácuaro Michoacán. Ayer a las 13:00 hizo su aparición un extraño objeto luminoso que flotaba a gran altura en el espacio y que fue visto por medio de un teodolito. Semejaba un gigantesco hongo metálico. El objeto fue fotografiado por Belen H. C, en San José Purúa”.

Lo mismo ocurrió en el Estado de Guerrero, en algún lugar no indicado de la costa. La descripción de “trompos” u “hongos metálicos” nos remite a la imagen de globos sonda.

En la ciudad de México, Luis Struck, el fotógrafo que había captado las imágenes de los platillos del 12 de marzo, aseguraba que se trataban de verdaderos platillos. Al medio día del 17 de marzo, varios testigos en el centro de la capital vieron un objeto brillante en el cielo. Pronto se supo que se trataba del planeta Venus.

Otros, entre los que se encontraba Struck vieron nuevos objetos. La descripción que apareció en los periódicos es la siguiente:

“Visto a través de un poderoso aparato se le aprecia la figura de un globo común de aire caliente, por la existencia, real o aparente, de gajos o cuerdas que descienden de la parte esférica superior a la parte alargada hasta formar cauda en la parte inferior”.

“No se trata de ninguna manera de un globo o sonda, que son completamente esféricos y en todo semejantes a los llenos de hidrógeno usados para ascensiones, ya que en vez de canastilla llevan una pequeña cajita con los aparatos registradores y de radio”[2].

Un objeto de color aluminio que giraba sobre Ciudad del Carmen, Campeche, fue visto por espacio de tres minutos a medio día del 18 de marzo. Tenía forma de “copa” y estaba a unos 1,000 metros de altura. Se alejó al Sureste[3].

Se vio otro “trompo luminoso” a unos 8,000 metros de altura, en Toluca, estado de México, entre las 11:00 y las 13:00 horas del 18 de marzo[4].

El teniente coronel de la Fuerza Aérea Mexicana, Téllez Salas, subjefe del Estado mayor, dijo que la FAM no tenía noticias de los platívolos.

“El alto mando está al pendiente de todos los adelantos y descubrimientos que se logran en materia de aviación pero hasta la fecha no he tenido noticias serias de los platívolos.

“Los aviones militares, a pesar de que continuamente están volando, no han visto todavía ninguno de esos aparatos”.

Fue hasta el 21 de marzo que las autoridades militares, en voz del general Gilberto R. Limón, Secretario de la Defensa Nacional, declararon que:

“No hay platos voladores sobre el cielo de México. Incluso yo he hecho algunas observaciones con algunos aparatos científicos, tratando de localizar los platos voladores, pero sólo he visto a Venus”[5].

Con esa declaración se interrumpiría abruptamente los reportes de platos voladores. No he encontrado más referencias en los periódicos, y los nuevos casos se darían hasta 1952, si exceptuamos el, supuesto, plato volador “estrellado” en Apizaco, Tlaxcala, y el fraude con el que intentó renacer la oleada el periódico La Prensa, y que se conoció con el nombre de:

“LA LUNAVE Y LA MOSCA DORADA”.

La mejor descripción de este fraude la proporciona Héctor Escobar[6][7], quien es el mayor experto en las oleadas mexicanas. Esto fue lo que escribió en el número 6 de Perspectivas Ufológicas:

“Luego de la gran cantidad de informes correspondientes al mes de marzo, los platos voladores desaparecen y no vuelven a entrar en escena sino hasta el mes de agosto, como producto de una broma lanzada por el periódico La Prensa: “Las Lunaves”. Afortunadamente para el público y desafortunadamente para La Prensa, los demás periódicos no siguieron el juego y el asunto pronto dejó de tener interés”.

“La historia de las Lunaves se inicia con una serie de noticias publicadas por La Prensa haciendo referencia a una supuesta explosión detectada en la Luna a principios de agosto. -¿Una guerra nuclear en la Luna?-. La cosa es que el mismo periódico informó que el 7 y el 8 de agosto se observaron en la Ciudad de México unos objetos que emitían señales luminosas. La Prensa llegó incluso a publicar una fotografía de la Lunave, sin proporcionar el nombre del autor de la misma (evidentemente un truco). Días después, el 12 de agosto se informa que una Lunave cruzó el cielo del Distrito Federal a gran velocidad; se dice, además, que a través de las ventanas, se pudo ver al tripulante vestido de color dorado y con el cuerpo envuelto por una caja de vidrio. Finalmente, el 15 de agosto a las 21:00 se informa que una Lunave aterrizó en el lecho del lago de Texcoco y que vecinos de los alrededores vieron bajar al tripulante de la misma, el cual describen como grande, brillante, hermoso y con alas. El ser vestía de color dorado y tenía el cuerpo en una caja de vidrio, se alejó a gran velocidad y la Lunave desapareció”.

La historia recuerda el famoso caso de H. G. Wells y su Guerra de los Mundos, que pondría en “escena” Orson Welles.

En la fotografía de la Lunave (nave de la Luna) se puede ver parte de la Alameda Central (la avenida Juárez) de la Ciudad de México. También se publicó un dibujo de la “Mosca Dorada”.

Si descontamos este caso, evidentemente fraudulento, la oleada mexicana de 1950 se limita a los primeros 20 días del mes de marzo, poco más o menos. Son 50 casos sin repetir (60 casos según Héctor Escobar). La oleada mexicana del 50, ¿Se debió todo a una psicosis producida por globos sonda? De ser así, ¿de qué tipo de globos se trataba? ¿Acaso se probaron en México los globos Skyhook? ¿Se tuvieron más observaciones el resto de la década de los cincuenta?

Este, como dijimos, es sólo un trabajo preliminar. Las siguientes etapas de esta investigación serán:

Nueva revisión de los periódicos capitalinos de la época.

Revisión de las revistas semanales o mensuales, del tipo Siempre, Plural, Revista de Revistas y otras similares.

Revisión de periódicos del interior del país.

Re-encuesta de los casos más relevantes.

Entrevistas a los miembros de la FAM.

Como se ve, el trabajo apenas comienza.

Deuda de agradecimiento

Este trabajo no hubiese sido posible sin la investigación hemerográfica que realizó mi amigo Héctor Escobar en sus días de juventud. Desde aquí mi reconocimiento a esa labor titánica.

Continuará…


[1] Anónimo, Platos voladores sobre Michoacán, La Prensa, México, 18 de marzo de 1950.

[2] Anónimo, Fue visto con telescopios en esta capital, Ultimas Noticias, México, 18 de marzo de 1950.

[3] Anónimo, ¿?, Excelsior, México, 19 de marzo de 1950.

[4] Anónimo, ¿?, Excelsior, México, 19 de marzo de 1950.

[5] Anónimo, La Defensa niega que haya platos voladores, Ultimas Noticias, México, 22 de marzo de 1950.

[6] Escobar Sotomayor Héctor, La oleada de 1950, Perspectivas Ufológicas, Año 2, No. 6, pag. 15-22, México, septiembre de 1995.

[7] Escobar Sotomayor Héctor, Los fraudes OVNI en México, Perspectivas Ufológicas, Año 1, No. 2, México, abril de 1994, pags. 20-26.

Plan 9. El musical

La famosa película de Ed Wood, Plan 9 From Outer Space, finalmente transformada en musical.

Plan 9 es consderada la peor película de Wood y la peor de toda la historia del cine. Por eso es un clásico de culto.

Tres muertos (un anciano interpretado por Bela Lugosi; su mujer Vampira y un policía, Tor Johnson) son convertidos en zombies por los extraterrestres como parte de su plan para invadir la Tierra. El ejército es incapaz de derribar a los platillos voladores con sus cañones antiaéreos.

Presentamos una de las mejores piezas del musical, We Saw Saucers. Extraordinaria.

Los globovnis llegan a Estados Unidos

LUCES DE LA CIUDAD

Había luces en el cielo en la noche del viernes, y muchos de los residentes de Hutchinson deseaban saber qué eran.

Los empleados de The News no lo sabían, y ninguna persona en la sala de mando del departamento de policía de Hutchinson.

El despacho del 911 del condado de Reno no sabía qué eran la docena de luces, pero recibieron llamadas de ciudadanos interesados, y preocupados.

“Estaban asustando a mucha gente”, dijo un despachador.

Las luces no eran ovnis, y no eran una cierta clase de avión secreto de alta tecnología del gobierno.

“Globos linternaa” es la respuesta, y fueron lanzados como parte de un evento de la American Cancer Society’s Relay for Life en la Trinity High School, dijo el organizador Ricki Mullet.

Las linternas voladoras son pequeños globos de aire caliente accionados por una vela pequeña. Cuando el aire caliente llena el globo, se elevan en el cielo, y cuando el aire se refresca, caen.

Pero en la noche, los residentes vieron solamente las luces de lento movimiento.

http://www.hutchnews.com/news/local/stories/lights061607.shtml

Nessie no asistió al Rock Ness

Durante los dos días que duró el festival ninguno de los más de 33,000 asistentes pudo tomar una sola foto de Nessie con las cámaras fotográficas que regaló una cadena de librerías. Obviamente tampoco pudieron obtener una sola foto con sus propias cámaras y teléfonos celulares.

Y es que parece que a Nessie no le gusta la música de The Chemical Brothers, Groove Armada o The Manic Street Preachers. ¿O será que no existe?

Vea la crónica de Margaret Chrystall en el siguiente enlace

http://www.highland-news.co.uk/news/fullstory.php/aid/2013/Rock_Ness_goes_Daft.html

Una leyenda que espera nacer

Una leyenda que espera nacer

Dwain Walden

La gente en Rock Bluff, Fla., tal vez no se ha dado cuenta todavía, pero ella tiene una fábrica de dinero justo allí en su patio trasero.

El fin de semana pasado, “un esturión saltarín” golpeó a una mujer y la dejó inconsciente. Según Associated Press, éste era el segundo de tales incidentes recientemente. Esto es materia para las leyendas, o de donde se hacen los cuentos. Sucedió en el río escénico e histórico de Suwannee lo que agrega potencial a la comercialización.

Dado que los esturiones parecen algo prehistóricos, esta cosa podría adquirir las proporciones de “Loch Ness” si fuera manejada correctamente, salvo que estas cosas realmente existen, a diferencia de “Nessie”, del “Bigfoot,” y del “abominable hombre de las nieves”.

Estos esturiones en particular pueden medir ocho pies de largo y pesar 200 libras. Tienen escamas que parecen una armadura plateada.

Ninguna de las dos víctimas de estos esturiones tenían lesiones que pusieran en peligro su vida, pero eso se podría estirar un poco para el efecto. Dejemos que Hollywood juegue con esto un rato, y podría convertirse en una amenaza superada solamente por “Tiburón”.

Las ciudades en el noroeste de los Estados Unidos hacen fortunas vendiendo la historia del “Bigfoot”. Tazas de café, camisetas y otras mercaderías que establecen una liga imaginaria entre el hombre y la bestia. Las cosas grandes que asustan en la noche, venden.

Ciertamente los anglers podrían intentar tal empresa de comercialización que implique el esturión. Y digo eso sin saber cuáles son las reglas para pescar el esturión. Por todo lo que sé, puede ser una especie protegida.

Así que me pregunto si la Cámara de Comercio en Rock Bluff ha considerado el potencial. Otras comunidades pudieron tener sus propios acontecimientos monstruosos que pudieron ser rentabilizados en esquemas de comercialización.

Hace apenas unos años, fue descubierto que un gran pitón había matado a un cocodrilo en los Everglades. Realmente, el pitón también murió en el proceso, pero debe pasar mucho tiempo antes de que el acontecimiento se olvide. Ese incidente ha sido bien documentado y ha causado mucho estudio de los científicos que temen que si estos pitones se criaran en la naturaleza en ese ambiente tropical, el equilibrio de la naturaleza sería trastornado drásticamente.

También se ha documentado que los dueños del pitón han dejado que sus mascotas se pierdan en la selva después de que se hicieron inmanejables. Así que hay cierto miedo de que otros grandes pitones se estén haciendo incluso más grandes mientras cazan a otras criaturas en el pantano de la Florida. Hollywood podía apresurar ese proceso.

Ahora si un productor de películas desea realmente hacer negocio con la naturaleza, podría producir otra “venganza de la naturaleza” al estilo de las viejas películas de Alfred Hitchcock “Los pájaros” y “Ranas”.

No todas las comunidades tienen tales acontecimientos que se pueden embellecer para obtener ganancias. Aquí en el condado de Colquitt, no tenemos ningún gran río ni siquiera ningún gran lago para ocultar a grandes criaturas misteriosas. Durante esta reciente sequía, no había mucha agua de superficie que pudiera incluso soportar más que un par de botes pequeños al mismo tiempo. También, no tenemos bastantes áreas boscosas para ocultar un “Bigfoot”.

Así que a menos que alguien pudiera producir un armadillo realmente grande y declarar que desarraigó su casa rodante, no tendremos esa clase de potencial de “leyenda”.

Ahora supongo que la cosa con el esturión no sucede a diario. Pero realmente sucedió dos veces. Y sólo piense, ser noqueado por uno mientras montas un jet ski lo hace una historia para ser contada a los nietos. Pero cuando quieres convertir estos eventos en películas, es difícil conseguir un actor de renombre para que haga el papel. Éstas son películas del canal “B” de cable.

Y no propondría quién debe ser la estrella en una de estas películas de “la venganza de la naturaleza”. No sugeriría a París Hilton o cualquiera de sus amigas con las que se divierte. Y eso es porque los personajes tendrían que ser más inteligentes que los pescados o por lo menos más inteligentes que la caña de pescar.

http://www.moultrieobserver.com/opinion/local_story_167223648.html