Archivo de la categoría: General

Ghostwatch

Ghostwatch:
Cuando la TV en vivo contactó con los muertos

Kentaro Mori

Una noche de sábado a finales de octubre de 1992, la BBC 1 inglesa difundió en el horario estelar el programa Ghostwatch -que se convirtió en un fenómeno televisivo, en varios sentido. Conducido por reporteros bien conocidos por los británicos, como Michael Parkinson y Sarah Greene, intentaba ser una investigación en vivo de lo sobrenatural en un formato entonces pionero, similar al usado en el Brasil en programas populares como Cidade Alerta y Brasil Urgente.

Smith, Parkinson y Green en Ghostwatch.

Incluyó un enlace en vivo a una casa supuestamente encantada, con la recepción de llamadas de espectadores y discusión del caso en el estudio por parapsicólogos, se expuso la historia de una familia perturbada. Pam Early, madre soltera irlandesa que vivía con sus dos niños, habría comenzado a atestiguar extraños fenómenos poltergeist en su casa desde finales del año anterior, incluyendo muebles volando móvil y barullos misteriosos. Como los barullos se parecían provenir de la tubería metálica, el fantasma fue bautizado por la familia como ‘Pipes’ (algo como ‘tuberías’). Pero las cosas no eran tan simples: comenzaron a aparecer rasguños inexplicables en el cuerpo de la muchacha más grande, Suzanne. La familia no estaba nada feliz con los acontecimientos, y todo era mostrado en vivo, intercalado con discusiones y presentaciones en el estudio.

Las cosas pronto se agitaron cuando los barullos en cuestión fueron oídos por el equipo de reporteros en la casa. Desdichadamente, descubrieron que era un fraude -una de las muchachas golpeaba la tubería. No fue el anti clímax sin embargo, con todos nerviosos con la embarazosa situación, comenzaron a ocurrir cosas realmente extrañas.

Apareció una mancha en la alfombra, y barullos -de gatos- emanaron de las paredes. El antiguo morador se había colgado, y él poseía doce gatos. Con su suicidio los animales quedaron dentro de la casa, sin el alimento, y se habrían alimentado del cuerpo del dueño. Un telespectador llamó al estudio para informa que había visto rápidamente en una de las escenas transmitidas una bizarra figura humana al fondo. Surgieron entonces todo tipo de marcas sobre el cuerpo de las pobres muchachas, parecidos a los rasguños de gatos, y ellas comenzaron a hablar con voces extrañas. Los espantosos maullidos de gatos eran cada vez más fuertes, las muchachas comenzaron a gritar, y todos salieron de la casa -excepto la reportera Sarah Greene con su cámara, valientemente siguiendo a una de las muchachas hacia el sótano.

Las niñas se retorcían y gritaban.

Un especialista en el estudio pronto sugirió una explicación terrible sobre lo que estaba ocurriendo: al transmitir en vivo desde un lugar encantado, con millones de telespectadores concentrados, se creó una “sesión del espiritista a escala nacional”. Las enormes energías psíquicas habían sido canalizadas, y ahora actuaban sin control -no solo en la casa, sino en todo el país, con problemas técnicos ocurriendo en el propio estudio. De vuelta en la casa, la reportera finalmente encontró a la muchacha dentro de un armario oscuro, y los barullos disminuyeron. Cuando entró a calmarla, la puerta se cerró súbitamente detrás de ella, que intentaba salir desesperadamente. Luego desaparece la señal, para no volverse más.

Extrañas marcas, como de rasguños de gato, aparecieron en el rostro de la niña.

En el estudio, las cosas también van de mal en peor. Fuertes vientos sacuden todo, y hasta aparecen maullidos de gatos. A veces, en la oscuridad y el caos, parece también surgir la imagen del fantasma desfigurado, ‘Pipes’. Y entonces, el presentador Mike Parkinson finalmente consigue hablar otra vez con calma, aunque todo siguiera estando muy oscuro. Justo cuando también es poseído por el malévolo espíritu y comienza a entonar una canción infantil, en medio de… maullidos. Fin.

Ghostwatch realmente salió al aire, ahora es claro, siendo en verdad un drama de ficción presentado el 31 de octubre, noche de Halloween, el día de las brujas. Repitiendo la famosa transmisión radiofónica de la Guerra de los mundos de Orson Welles, debía ser encarado por cualquier espectador sensato como una bromo (‘¿dulce o truco?’). A semejanza de la transmisión de Welles, tanto al principio como al final había la indicación de que la historia era una ficción -aquellos que vieron Ghostwatch desde el principio pudieron ver el logotipo de que era parte de una serie de dramas ficticios de la BBC, y los que se esperaron a ver los créditos del final (si no encontraron raro que un programa en vivo en medio del caos sobrenatural presentara créditos al final y acabara en el horario programado, 9:30 de la noche) pudieron leer quién era el libretista del programa que acababan de ver, el escritor Stephen Volks.

La niña corrió a esconderse al sótano.

Sin embargo, con más de 11 millones de espectadores para una buena historia de terror apoyada por efectos realistas y presentadores de credibilidad asociados a noticias reales, no fueron pocos los que pensaron que estaba todo aconteciendo de hecho. Las líneas telefónicas de la BBC habían sido congestionadas y la gente también llamaba asustada a la policía. Al día siguiente los periódicos ingleses portaban enfurecidos titulares por el furor público causado por el “programa irresponsable”. Poco tiempo después, el programa sería demandado por conducir al suicidio de un joven que lo había visto. Pero a pesar de las acusaciones de la afligida madre, la investigación policial no mencionó Ghostwatch.

En 1994, el terror todavía adquiriría el “honor” de ser el primer programa de TV en ser citado por el British Medical Journal: una relato de siquiatras infantiles detallaba cómo dos niños fueron tan afectados por el programa que desarrollaron un síndrome de estrés postraumático, condición normalmente asociada a ex-combatientes de la guerra o a víctimas de secuestros. Poco después, The Times hablaría con no menos de seis niños traumatizados. Pero el tratamiento psiquiátrico en todos habría surtido efecto.

La centralita del estudio recibió muchas llamadas.

Después de tanta crítica y polémica, la BBC acabó por intentar disociarse totalmente de Ghostwatch. El programa nunca fue retransmitido, y apenas hace poco fue lanzado en DVD. Esto porque, al contrario de la crítica, muchos espectadores lo adoran. Todo esto fue mucho antes de La bruja de Blair, o de los reality shows actuales. Según el autor, diversas inspiraciones y referencias sirvieron para la creación de Ghostwatch.

Desde la casa Sarah Greene dirigía el equipo de producción.

Allá al inicio de los años 50, cuando la TV era necesariamente en vivo, una serie de ficción científica y de terror, Quatermass (el precursor más venerable de series como Expedientes X), ya había transmitido su último episodio mezclando ficción y realidad. Para Volk, la mayor parte de las historias de terror más efectivas tenían un aire de pseudo-documental, yendo de Drácula a los trabajos de Edgar Allan Poe.

Ghostwatch también bebió de muchas referencias a eventos supuestamente reales, y fue asesorada por parapsicólogos de la propia Society for Psychical Research. El detalle ingenioso sobre la “sesión del espiritista a escala nacional”, donde las ‘energías psíquicas’ de los observadores podrían materializar fantasmas –aunque no fuesen reales de inicio- era una referencia a la experiencia del fantasma ficticio ‘Philip’. En ella, ocho miembros de la Sociedad para la Investigación Psíquica de Toronto inventaron de cero un fantasma -tomando cuidado de que todos los detalles de su trágica vida fuesen inventados y sin relación con la realidad. Después, intentaron entrar en contacto con el fantasma inventado por ellos mismos, y según relataron, en 1972 lo consiguieron. Una entidad seguramente irreal se habría tornado en ‘real’ solamente, especularon, por sus subconscientes.

Un joven se suicidó al ver Ghostwatch.

Pero la mayor referencia de Ghostwatch fue seguramente el famoso caso real del (irreal) Poltergeist de Enfield, en Inglaterra. Una familia compuesta para una madre divorciada con cuatro niños, en 1977 habría comenzado a presenciar fenómenos en su casa. Parecían centrarse alrededor una de las niñas de 11 años, Janet Harper. La ‘muchacha en edad pre-adolescente’ sería el disparador para los fenómenos perturbadores, tal vez energía psíquica sin control. Sin embargo, investigaciones subsecuentes con Harper en ambientes más controlados fallaron en revelar cualquier anormalidad, y la propia muchacha fue descubierta haciendo algunos efectos, jugando y afirmando que eran acciones de espíritus, o que había hecho eso para probar si los investigadores eran capaces de descubrirlo (¡).

El poltergeist de Enfield.

En este sentido, es todo una gran broma, un giro -de Enfield a Ghostwatch. Pero si de los fenómenos increíbles en Enfield solamente quedan testimonios, investigaciones sin éxito, películas y fotos dudosas, de Ghostwatch usted puede ahora comprar el DVD. Véalo de madrugada, y si oye algunos maullidos en la calle, procure no tener síndrome de estrés postraumático.

Lea más sobre Ghostwatch

Faking It – Ghostwatch – Artículo del Fortean Times, escrito por el propio libretista de Ghostwatch, Stephen Volk. Incluye información adicional sobre el caso Enfield, y comentarios sobre el artículo que la misma revista publicó sobre Ghostwatch en 1992.

Meet Mr Pipes – Breve página de la BBC, con comentarios sobre el programa de culto, e imperdibles clips del programa, incluyendo la escena final del presentador Parkinson poseído por el espíritu.

Museum of Hoaxes – Sumario del hoax del Museum of Hoaxes de Alex Boese.

Scared for Life – Bien-humorado comentario sobre el programa.

The Tenth Anniversary of Terror – Texto de Gavin Collinson comentando Ghostwatch en su lanzamiento en DVD.

Kim Newman on Ghostwatch – Comentario del BFI, que lanzó el DVD de Ghostwatch.

Ghostwatch – Site extenso sobre el programa.

Y más

Pânico! É a Guerra dos Mundos! – Sobre el programa de Orson Welles.

“Philip” – Sobre el experimento del “poltergeist artificial”. Es preciso tomar el curioso experimento con mucho escepticismo, no obstante.

The Enfield Case – “It is believed that this case began with genuine phenomena, but soon turned to trickery“. A pesar de eso, es una informativa página sobre el caso.

Nieve rosa de las montañas

Suponga usted que se encuentra de vacaciones esquiando en Aspen, Chamonix, Kitzbühel, Whistler o Zermatt, o tal vez haya escogido escalar alguna montaña en la Sierra Nevada de California o en los Andes sudamericanos. De pronto, mientras camina o se desliza por la nieve ve algunas manchas de nieve “pintadas” de rosa. Se acerca y a medida que camina se da cuenta que va dejando un rastro de huellas color rojo. Levanta las botas y ve que la suela muestra un tinte carmesí. Seguro que será una gran sorpresa para usted.

Obviamente el fenómeno no es nuevo, ni se debe al calentamiento global (al que está de moda echarle la culpa de todo lo raro que ocurre en la naturaleza). Ya en el 350 a. C. El filósofo griego Aristóteles (348-322 a. C.) mencionaba la nieve coloreada.

Durante miles de años esta nieve rosa (las hay de varios colores: roja, amarilla, verde, naranja, gris e incluso púrpura) ha desconcertado a los escaladores, exploradores y naturalistas por igual.

En 1778 el naturalista francés Horace Bénédict De Saussure (1740-1799), el científico que auspició la primera ascensión al Mont Blanc, también descubrió este curioso fenómeno. Él pensó que se trataba de un hongo, otros creían que era causada por depósitos minerales o productos lixiviados de las rocas.

En mayo de 1818, cuando el capitán John Ross (1777-1856) intentaba encontrar el paso del Noroeste para salir “al otro lado del globo”, mientras sus cuatro barcos rodeaban el Kap York (cabo York), de la costa del Noroeste de Groenlandia, vio que los blancos acantilados estaban manchados con algo que parecían corrientes de sangre. Envió una patrulla expedicionaria para examinar el terreno y obtener muestras del mismo.

A su regreso a Inglaterra envió las muestras a un químico de Londres. El London Times, del 4 de diciembre de 1818 publicó esta nota:

“El capitán sir John Ross ha traído de la bahía de Baffin cierta cantidad de nieve roja, o algo de agua-nieve, que se ha sometido al análisis químico en este país, para descubrir la naturaleza de su materia colorante. Nuestra credulidad se pone a prueba extrema en esta ocasión, pero no podemos ver que haya ninguna razón para dudar del hecho según lo indicado. Sir John Ross no vio caer ninguna nieve roja; pero vio grandes zonas cubiertas con ella. El color de los campos de nieve no era uniforme; pero, por el contrario, había parches o rayas más o menos rojas, y de varias intensidades del tinte. El licor, o la nieve disuelta, es de un rojo tan oscuro que asemeja al vino tinto. Se indica, que el licor deposita un sedimento; y que la pregunta no está respondida, si ese sedimento es de naturaleza animal o vegetal. Se sugiere que el color se deriva del suelo en el cual cae la nieve: en este caso, no se pudo haber visto ninguna nieve roja en el hielo”.

Tres días más tarde en otro artículo se concluyó que la coloración era causada por depósitos de hierro meteórico:

“… se encontró que el hierro es el que da color a toda la materia metálica así como a la materia vegetal”.

Solo un año después, el biólogo Ferdinand Bauer (1760-1826) describió las células que vivían en nieve coloreada. Los habitantes de la nieve resultaron ser miembros unicelulares, auténticos cloroplastos de algas. No fue hasta el final del siglo diecinueve que el fenómeno inusual finalmente fue atribuido a las altas concentraciones o “floraciones” de algas microscópicas. Hoy sabemos que la responsable de esta pigmentación característica es una alga microscópica llamada Chlamydomonas nivalis. Estas algas constituyen un verdadero crioplancton o plancton de las zonas gélidas.

Durante años la nieve roja no pasó de ser una curiosidad de la naturaleza hasta que en el siglo veinte la botánica húngara Erzsébet Kol (1897-1980) comenzó a estudiarla y publicar los primeros estudios científicos a mediados de los años veinte. Durante casi 50 años recibió muestras de nieve roja de casi todas partes del mundo. Incluso pudo obtener muestras de países socialistas, como Albania, cuya alga roja describió en 1958.

Durante mucho tiempo no se tuvo noticias de C. nivalis en África y se pensaba que no vivía en ese continente. Pero en 1998 el biólogo Brian Duval en compañía de Edilma Duval y Ronald W. Hoham, organizaron una expedición al monte Neltner en Marruecos y encontraron los primeros especimenes conocidos de C. nivalis en África.

CHLAMYDOMONAS NIVALIS

Las Chlamydomonas nivalis son células eucarióticas. Su clasificación científica completa es:

Reino: Plantae

Phylum: Chlorophyta

Clase: Chlorophyceae

Orden: Volvocales

Familia: Chlamydomonadaceae

Genus: Chlamydomonas

Especie: C. nivalis

Las Chlamydomonas nivalis son algas verdes que se vuelven rojas debido a que su cloroplasto produce una sustancia roja que las protege contra el exceso de rayos UV, de tal modo les permite la fotosíntesis sin ser dañadas. Estos pigmentos son los carotenoides y las xantofilas (como la astaxanthina), cuya función es proteger al alga de la radiación ultravioleta.

Los carotenoides son pigmentos que producen una gran variedad de colores. Son los que le dan el rojo a los jitomates y los pimientos rojos; el naranja de las zanahorias; el verde amarillento de los aguacates; el amarillo de la yema de los huevos; el rojo de los exoesqueletos del camarón, el cangrejo y las langostas; el rosa de los flamingos; etc.

En las algas de la nieve, la astaxanthina parece bloquear la radiación UV, mientras que dejar pasar otras longitudes de onda necesarias para la fotosíntesis. Es decir el carotinoide actúa como un buen filtro solar. De hecho los carotenoides son la base de los filtros solares.

Las condiciones ambientales en la nieve son extremas. La temperatura fluctúa en el día alrededor de -8 a 1°C. Además, la cantidad de luz visible en la nieve es muy alta. La nieve es altamente reflexiva a la radiación visible y en combinación con las propiedades de la luz, puede crear uno de los mayores flujos de fotones de la tierra. La óptica de la nieve también puede aumentar el flujo de radiación UV-B, que de por sí ya es grande a esas alturas. Los altos flujos simultáneos de radiación visible y de UV-B combinados con la baja temperatura pueden generar una de las condiciones ambientales más extremas para los organismos fotosintéticos encontradas en la tierra.

Los pigmentos carotenoides ayudan a proteger las delicadas células de las algas contra la radiación solar. Cuando están expuestas a los UV, las C. nivalis también producen flavonoides que aparecen funcionar como antioxidantes, previniendo el daño a la clorofila del alga. Los flavonoides reducen el nivel de radicales libres celulares que dañan las moléculas de la clorofila. Esto se debe a que los flavonoides son compuestos con tres anillos fenólicos que consisten de un anillo doble unido por un solo enlace a un tercer anillo. En las hojas bloquean la luz ultravioleta lejana (que es altamente destructiva de los ácidos nucleicos y de las proteínas), mientras que selectivamente admiten la luz de longitudes de onda azules y rojas que son cruciales para la fotosíntesis. El estudio de estos flavonoides (como el famoso resveratrol) puede ser valioso en el tratamiento de ciertos cánceres de piel.

EL CICLO DE CHLAMYDOMONAS NIVALIS

Durante la temporada más fría del invierno C. nivalis permanece inactiva, enterrada bajo las capas de nieve. Al comienzo de la primavera y en algunas zonas incluso en verano, cuando la nieve se comienza derretir y los niveles de luz se empiezan a intensificar, C. nivalis lanza unas células verdes con flagelos que viajan a la superficie de la nieve. Al llegar arriba pierden sus flagelos y parte de ellos forman una pared gruesa de células en reposo (aplanosporas) que contienen el pigmento rojo protector y la reserva de alimentos. Otras pueden funcionar como gametos (células sexuales), fundiéndose en pares para formar zigotos.

Vista al microscopio C. nivalis parece un caramelo duro. Es criofílica (le gusta el frío) y prospera en aguas congeladas. Su tamaño va de 10 a 35 µm de diámetro, por lo que su viaje de sólo algunos centímetros a través de la aguanieve para llegar a la superficie es tan épico como el viaje del salmón. C. nivalis vive a grandes alturas (2,500 a 3,000 metros) en condiciones extremas de bajas temperaturas y altos índices de radiación. Sin embargo hay poco más de 300 especies de algas de la nieve; 60 de ellas son naturales de América. Bajo condiciones favorables, las C. nivalis forman densas floraciones de algas, que producen un color rosa en la nieve, dando lugar a la llamada “nieve de sandía”. Se ha estimado que una cucharilla de nieve derretida puede contener más de un millón de células de C. nivalis.

Las algas se pueden extender hasta una profundidad de 25 centímetros. Las algas se acumulan a veces en depresiones en la nieve llamada tazas de sol. Ya que el pigmento rojo oscuro absorbe el calor, la nieve se derrite y acumula las células, aumentando las tazas de sol y acelerando el índice de fusión de los bancos de nieve y de los glaciares.

C. nivalis se alimenta de los minerales lixiviados de los cantos rodados y del suelo subyacente que viene con la nieve, y de detritus de diversos materiales (especialmente polen) que cae sobre la nieve de árboles y de arbustos de los bosques a alturas más bajas y que llegan trasportados por el viento. También aprovechan los restos de plantas, algas muertas, protozoarios, rotoríferos, nematodos, gusanos de la nieve y pequeños insectos que son descompuestos por las bacterias y los hongos.

Este organismo utiliza los contaminantes de la nieve como alimento y reduce la acidez del aguanieve. C. nivalis aprovecha el bióxido de carbono (el gas de invernadero) para utilizarlo en el proceso de fotosíntesis.

Al caminar sobre la nieve rosada se comprime la capa y aumenta la densidad de la población de C. nivalis, produciendo un color tan intenso como el de la pulpa de sandía.

La nieve incluso tiene un olor fresco de sandía y es por eso que a veces se llama “nieve de sandía”. Hay informes sin confirmar que afirman que consumir “cantidades abundantes” de nieve rosada puede causar diarrea.

Los poderosos vientos de la montaña que traen los alimentos al banco de nieve pueden también servir para dispersar las células encapsuladas inactivas a las montañas distantes. De esa manera C. nivalis continúa con su ciclo de vida.

REFERENCIAS

Anónimo, Watermelon Snow, http://en.wikipedia.org/wiki/Chlamydomonas_nivalis

Armstrong W. P., Watermelon Snow, Environment Southwest, No. 517, 1987, Págs. 20-23. http://waynesword.palomar.edu/plaug98.htm

Armstrong W. P., Watermelon Snow: A Strange Phenomenon Caused by Algal Cells of The Chlorophyta, Wayne’s Word Noteworthy Plant, agosto 1998, http://waynesword.palomar.edu/plaug98.htm (24 abril 2006).

Duval Brian, Duval Edilma & Hoham W. Ronald, Snow Algae of the Sierra Nevada, Spain, and High Atlas Mountains of Morocco, International Microbiology, Vol. 2 1999, Págs. 39-42.

Duval Brian, Shetty K. & Thomas H. William, Phenolic Compounds and Antioxidant Properties in the Snow Alga Chlamydomonas nivalis After Exposure to UV Light, Journal of Aplied Phycology, Vol. 11, 2000, Págs. 559-566.

Eaton Joe, Snow Chains, Terrain, Winter 2000, http://www.ecologycenter.org/terrain/article.php?id=13113

Garric K. Richard, The Cryoflora of the Pacific Northwest, 1-8

Gorton Holly L., Vogelmann C. Thomas, Ultraviolet radiation and the snow alga Chlamydomonas nivalis (Bauer) Wille[para], Photochemistry and Photobiology, Jun 2003, http://www.findarticles.com/p/articles/mi_qa3931/is_200306/ai_n9261903

Graham Sarah, Snow Algae Absorb Greenhouse Gas, http://www.sciam.com/article.cfm?articleID=000A3F82-EFAB-1E19-8B3B809EC588EEDF

http://www.mammothtimes.com/articles/2005/05/26/this_week/good_times/1watermelonsnow.txt

Kawecka B. & Drake G. B., Biology and Ecology of Snow Algae, Acta Hydrobiologica, Vol. 20, 1978, Págs. 111-116.

Kirkner Lara, Watermelon Snow, Good Times, 25 de mayo de 2005, http://www.mammothtimes.com/articles/2005/05/26/this_week/good_times/1watermelonsnow.txt

Thomas H. William, Observations of Snow Algae in California, Journal of Phycology, Vol. 8, 1972, Págs. 1-9.

Thomas H. William, Sierra Nevada, California, U.S.A., Snow Algae: Snow Albedo Changes, Algal-Bacterial Interrelationships, and Ultraviolet Radiation Effects, Arctic and Alpine Research, Vol. 27, No. 4, 1995, Págs. 389-399.

Dispensador de agua bendita

Operada con monedas. Máquina dispensadora de agua bendita

Diseñada por Heron el inventor griego, este dispensador de agua bendita operado con monedas fue utilizado en templos egipcios para suministrar agua para los lavados rituales. Los devotos colocaban una moneda en la máquina y recibían agua bendita para lavarse antes de entrar en el templo. Al final del día, la máquina de ranuras sería vaciada de sus monedas y rellenada con agua bendita para los devotos del día siguiente. Dejar caer una moneda en la ranura de la máquina inicia una reacción en cadena: el peso de la moneda presiona una cacerola de metal, que a su vez da lugar a la abertura de una válvula, que al mismo tiempo permite que el agua fluya hacia fuera para el devoto.

http://www.smith.edu/hsc/museum/ancient_inventions/hsc18b.htm

Pareidolias en todas partes

Caras, caras en todas partes

Este martes el New York Times publica un interesante artículo de Elizabeth Svoboda sobre las pareidolias. Basado en un trabajo de la doctora Doris Tsao, una neurocientífica de la Universidad de Bremen en Alemania, publicado en Science. La doctora Tsao usó resonancia magnética para ubicar el área del cerebro que reconocía caras en patrones aleatorios: el lóbulo temporal

El artículo se puede leer aquí:

http://www.nytimes.com/2007/02/13/health/psychology/13face.html?_r=2&oref=slogin&oref=slogin

No son ovnis sino las luces del amor

Luces de amor ovni en el cielo nocturno de Lynn

Las misteriosas luces anaranjadas vistas en el cielo sobre Lynn generaron especulación y algunas teorías extrañas el fin de semana.

Los ovnis fueron vistos por los residentes sobre la ciudad aproximadamente a las 5.30 pm el sábado, generando varias llamadas y mails a Lynn News de residentes intrigados.

“Eran ciertamente como nada de lo que he visto antes. Se movían muy lentamente juntas y era muy extraño.

“No había ruido y después de algunos minutos se apagaron y acabaron por desaparecer”, dijo Jacqueline Hunt, de Hillen Road, al sur de Lynn.

Había teorías de que las luces eran bombas, señales de una nave en el mar, helicópteros y naves espaciales extraterrestres.

Las luces eran de hecho linternas estilo chino lanzadas en una recepción de boda que se efectuaba en el Riverside Restaurant sobre la King Street.

La feliz pareja había deseado algo un poco diferente en su día especial y nadie en el restaurante contaba con la confusión resultante.

La dueña Pat Isbill dijo: “Se llaman linternas resplandecientes y trabajan con el mismo principio que un globo de aire caliente. Nunca las había visto antes. Eran bastante grandes -por lo menos dos pies de alto- y fueron muy efectivas.

“Teníamos permiso de la policía de soltarlas, así que no causamos ninguna emergencia a gran escala!”

La señorita Diane Breedon, miembro del personal del restaurante, fue sorprendida cuando se enteró que las linternas eran el asunto caliente de una llamada a Radio Norfolk el domingo.

“Toda esta gente había telefonado para decir que había visto las luces ambarinas en el cielo aproximadamente a las 5.30 pm, y recordé que fue cuando las soltamos.

“La gente las ponía juntas de dos en dos juntos y pensaban que eran bombas de Marham o aparatos extraterrestres. Telefoneé y aclaré las cosas”, dijo.

Ahora, como dicen, la verdad realmente está allá afuera.

http://www.lynnnews.co.uk/ViewArticle2.aspx?sectionid=991&articleid=2027409