Archivo de la categoría: General

Victoria (ER): Caso en el Hogar Gral. San Martín (Parte 1)

Victoria (ER): Caso en el Hogar Gral. San Martín[1]

Roberto Banchs

Las noticias se precipitaron rápidamente. A partir de la filmación de un fenómeno luminoso en la estancia La Pepita, cercana a la Laguna del Pescado, el 23 de julio de 1991 -aunque precedida por una observación el jueves 18-, Victoria pasó a ser centro de una larga serie de acontecimientos ufológicos. Entre estos, numerosísimos avistamientos de luces sobre el río y en pleno campo, nuevos registros fílmicos y fotográficos, la caleidoscópica visita de especialistas y conferencistas, la supuesta llegada de investigadores de la NASA, y una hotelería abarrotada por curiosos platillistas.

Bajo la animación del periodista local y martillero público Ramón Pereyra, esta localidad de 30.000 habitantes situada al sudoeste de la provincia de Entre Ríos, cambió su historia. Salió de su letargo de vida apacible y pueblina, para acoger alegremente a un turismo que -para los más entusiastas- transpuso las fronteras de nuestro planeta.

Más acá, Victoria cantó victoria. Sin llegar a salir de su asombro y como espectáculo adicional, recibió a la alborotada masa de gente capaz de decir: “¡Existe!”. Si, Victoria existe.

Después de aquellos sucesos nada fue igual… La parrillita de la costanera, el licor del monasterio, se ofrecieron generosos al mundo. El clima era estimulante. La propensión a ver, a no permanecer en el anonimato había sido cultivada.

Tampoco estuvo ausente la nostálgica política del silencio. No faltó quien habiendo creído que contribuiría a apaciguar -quizá- la ola de rumores, con inigualable torpeza declaró que el tema Victoria “es secreto de Estado”.

Algún tiempo atrás, pero en medio de la vorágine, un interno y tres celadores del “Hogar General San Martín”, ubicado a escasos kilómetros de Victoria -en la ruta 11, que la une con Gualeguay-, aseguraron haber observado dos extraños seres, o parte de ellos, que “parecían flotar en el aire”, junto a un círculo de luz que bajó en la carretera.

Ello ocurrió el martes 13 de agosto de 1991, alrededor de las 22 horas, y fueron testigos: Roberto Pérez (interno del Hogar, con estudios primarios, nacido el 20 de octubre de 1970), y los celadores Miguel Ángel Dionisio (con estudios secundarios, nacido el 20 de febrero de 1950), Fidel René (con estudios primarios, nacido el 23 de marzo de 1934), y Carlos Gabirondo (fallecido a poco de producirse el episodio).

El periodista Ramón Pereyra, el gran animador de los fenómenos de Victoria.

La investigación se inició un mes y medio después, extendiéndose hasta finales de 1992. Debido a que se trata de varios testimonios, por veces contradictorios, hemos procedido para un mejor ordenamiento y comprensión, a exponerlos en forma separada y ensayar un análisis y comentario, iniciando este informe con un trozo de la entrevista mantenida con el citado periodista Ramón Pereyra, personaje clave de cuanto ocurre con los ovnis en Victoria.

He aquí su testimonio:

“Del tema de los platos voladores acá en Victoria el responsable soy yo: no soy el productor, pero sí el responsable. He tenido que soportar meses de constantes agravios de los colegas de otros medios, que me han calificado como perseguidor de la popularidad, de querer ganar dinero fácil. Lo que queremos es que aquellos que llegan buscando una respuesta a este interrogante, puedan llevarse elementos que sirvan de testimonio. Soy el responsable en el sentido figurado, porque los ovnis, aquí en Victoria, tienen su asentamiento desde hace muchos años. En 1985 ya teníamos experiencias…

“Los que no creen en los ovnis ya no me tildan de loco, porque son tantos los que han tenido experiencias, que se sienten apabullados; cada uno que va teniendo una experiencia me informa como si yo fuera la caja de resonancia de este tema, y no es así, no soy el propietario, simplemente he sido y soy un difusor de este fenómeno.

“Yo puedo dejarlo documentado, no quiero que se me califique como un Cristóbal Colón. Hay una distancia sideral entre Cristóbal Colón y Ramón Pereyra, pero yo puedo firmar un documento y el tiempo dirá: No se exactamente cuando, pero en Victoria se va a producir un acontecimiento que va a sacudir a la humanidad. Hace 40 días, en el Hogar General San Martín se produjo otro avistamiento. Faltando 5 minutos para terminar el informativo que estoy haciendo por televisión todas las noches, suena el teléfono del canal y alguien me dice: “Ramón, largate para acá, estoy mirando el asentamiento de un plato volador a 300 m del Hogar de jóvenes”, pero ¡qué vamos a ir!; nos iba a insumir un tiempo considerable, y por eso desistimos. El celador corta la comunicación, el resto de la comunidad había salido del exterior de la vivienda para acercarse al aparato; del mismo salió un ser extraterrestre.

“Acá en Victoria no estamos viendo luces, nosotros hace rato que dejamos de creer en las luces malas. No son luces, aquí hay cuerpos que emiten luces, que están descendiendo. No nos sentimos molestos, pero sí queremos un acercamiento con ellos.

“En este momento en la ciudad de Victoria manejo un informativo que va todas las noches, de lunes a viernes. Por el canal local, en la radio LT-39, realizo programas musicales desde hace ocho años. Esto puede provocar un poco de confusión en el oyente, en el televidente, es decir, en el consumidor de lo que hago, considerando que Ramón Pereyra está desarrollando dos facetas. Sin embargo hay algo fundamental que unifica la personalidad de Ramón Pereyra, y es la credibilidad: Yo siempre voy con la verdad”, concluye diciendo.

Ramón Pereyra nos recibió poniendo de manifiesto un buen manejo de la expresión verbal, utilizando un lenguaje adornado. Su característica es egocéntrica y seductora.

Es evidente que el boom de los ovnis existe en Victoria, pero si así se sostiene, pareciera estarlo porque este periodista lo propicia, aprovechando los medios de comunicación de los que dispone, y el asenso que posee en sus seguidores locales.

A pesar de que desde su discurso aparezca negado, se siente la caja de resonancia de los fenómenos que allí se producen: de él parte y a él llega la información, manteniendo en vilo y expectante al público.

Diríamos que sosteniendo el interés en los ovnis, se sostiene el interés por su persona.

EL TESTIMONIO DE ROBERTO PÉREZ (interno del Hogar, 21 años)

“El martes 13 de agosto de 1991 a las 22 horas, estábamos tomando mate (una infusión de hojas de mate, planta americana) antes de cenar; fuimos a la cocina, y mientras esperábamos que se hiciera la comida salí para ver si venían unos compañeros. Se me ocurre mirar para el lado de los eucaliptos y veo dos luces de color, primero aparece una y después la otra, subían y bajaban, después hicieron como un triángulo. Eran amarilla y roja. Después, una sola luz se deslizó hasta el medio de la ruta, y en esa ubicación -frente a la entrada del Hogar- descienden dos sombras negras, no se apoyaban en el asfalto, sin tocarlo caminaban por encima del piso, avanzaban y se cruzaban. La luz tan fuerte me permitía ver las sombras de dos hombres normales: Entonces, veía la sombra de dos hombres con la luz de color amarillo muy fuerte, la de color rojo ya no se veía. Todo esto a 300 metros, aproximadamente. De repente, se apagó la luz, pude observar una especie de olla, el color era blancuzco.

Roberto Pérez, el joven interno del Hogar.

“Estoy un poco aburrido, cuando me pasó esto me puse contento, algunos compañeros trataron de acercarse a partir de esta experiencia, pero se reían; al principio nadie me creía, después me preguntaban pero se reían. Ya estoy cansado de hablar, pienso que me toman a la chacota… me invitaron a hablar en el cine, por la radio… pero la gente se ríe. El periodismo ya me cansó también. A mí me gusta ir a pescar todos los días, mirar televisión, trabajar, y estar en mi casa que es el Hogar. Pronto me tengo que ir de acá, espero encontrar un buen lugar, un buen trabajo y hacer mi vida solo.

“A los hombres les veía el cuerpo completo, la cabeza era rara, diferente a la de los seres humanos, era medio levantada hacia arriba, en esas figuras de color negro lo único que no llegué a visualizar fueron sus manos.

“El aspecto de estos seres no me pareció agresivo ni malo, creo que si lo fueran no estaríamos en la Tierra, nos hubieran hecho desaparecer. Supongo que vienen de otro lugar, no sé cuál: yo leí en un libro que vienen a cargar energía del agua.

“Yo los vi esa única vez, pero dicen que acá en Victoria aparecen todos los días, especialmente en la Laguna del Pescado.

“Ante esa aparición, salí corriendo para la cocina y de ahí hacia la sala de recepción. Al principio todos nos quedamos bien quietos, tiesos, pero después nos sobrepusimos al impacto, y junto con Gabirondo, avanzamos unos 100 m y desde esa distancia, continuamos observando. La observación en el frente del Hogar sobre la ruta, se extendió por espacio de unos minutos. Repito: cuando la luz roja llegó a esa ubicación, ascendió y no se la vio más, en cambio, la luz amarilla se apagó. En el ínterin, pasó un camión por la ruta, cuando vio el ovni frenó, pero enseguida volvió a marchar.

Roberto Pérez, explica al doctor Banchs la forma en que se movió la luz roja.

“No tuve miedo -yo no le tengo miedo a nada- sentí un gran asombro. Esa noche, el cielo estaba oscuro y estrellado, no vi la Luna, no había viento, estaba lindo.

“Yo acá en el Hogar no tengo amigos, son todos ladrones… en realidad, tampoco los tengo fuera. Soy un solitario, pero yo me siento bien solo. Con excepción de los celadores y el director, no hablo con nadie. Hago artesanías que vendo y por la mañana trabajo en la verdulería. No tengo familia; a mi abuelo hace cinco años que no le veo, sé que vive en Paraná, pero no conozco el domicilio”.

Continuará…


[1] Este artículo fue publicado originalmente en Los Identificados. Casuística ovni con ocupantes en Argentina, N° III, Buenos Aires, julio de 1993, páginas 7-16.

Agradecemos al doctor Enrique Banchs su autorización paa publicar este artículo.

Buscan al Mande Burung

Avistamientos del Bigfoot’ en la India

Por Zarir Hussain

TURA, la India – autoridades en la India están investigando demandas de los aterrorizados aldeanos de que el “bigfoot” –un tipo de gigante melenudo- están vagando en las selvas del lejano noreste, dijo un funcionario local.

Aparentemente se ha hablado de estas criaturas, y se han visto de vez en cuando, durante años, pero el aumento en el número de avistamientos en el último mes ha incitado a las autoridades a ocuparse del asunto.

Los extraños avistamientos se han hecho según se informa en el área de las colinas de Garo en el estado de Meghalaya, cerca de las fronteras con Bangladesh y Bhután.

Los aldeanos han llamado a las criaturas misteriosas “Mande Burung” -u hombre de la selva.

“Un equipo de funcionarios de la fauna y otros expertos conducirán un estudio para saber si hay alguna verdad en las demandas de los vecinos sobre estos gigantes melenudos”, dijo Samphat Kumar, magistrado del distrito en el distrito del oeste de las colinas de Garo.

Un granjero local, Wallen Sangra de 40 años, afirmó que él había visto una familia completa de criaturas -posiblemente pariente del Yeti himalayo, o quizás primo distante del bigfoot norteamericano conocido como Sasquatch, o el Yowie de Australia.

“El avistamiento fue espantoso: dos adultos y dos pequeños, enormes, abultados y peludos”, dijo al reportero de AFP que visitó la lejana área el jueves y viernes.

“Sus cabezas parecían como si usaran casquillos, y su color era marrón negruzco”, dijo, agregando que los cuatro “monstruos” estaban a unos 30 a 40 metros de distancia de él cuando estaba buscando leña en un área del bosque.

“Los cuatro desaparecieron calladamente en la maleza”, dijo.

Los reportes de avistamientos de tales criaturas parecidas al bigfoot son tratadas escépticamente por los científicos debido a carencia de pruebas físicas sólidas, pero hay científicos e investigadores que creen que podrían existir.

Un grupo de las colinas de Garo, la Sociedad de Turismo de Achik, ha estado intentando verificar la existencia de la criatura por los últimos 10 años, fotografiando las huellas y los “nidos cubiertos con paja” reportados por los vecinos.

“Las descripciones dadas por la gente que vieron las criaturas apuntan al Mande Burung”, dijo su líder, T. K. Marak, profesor de zoología en la universidad dirigida por el gobierno en Tura, a 323 kilómetros de la Capital del Estado Shillong.

“No hay rastro de ningún gorila o de otros animales no identificados que habitan aquí”.

El grupo dice que las huellas que ha fotografiado son aproximadamente de 33 a 38 centímetros de largo. También dice que ha recogido mechones de pelo.

“Enviaremos estas muestras para análisis de ADN y otras pruebas forenses”, dijo Dipu Marak, también de la sociedad. Mientras tanto, algunos de los aldeanos más intrépidos han comenzado su propia investigación, aventurándose en el bosque con la esperanza de avistar a las criaturas melenudas como lo han hecho sus vecinos.

“Quizá solamente los afortunados tendrán una oportunidad de ver al Mande Burung”, dijo Abu Marak, un residente de Garo que afirma haber visto a un hombre de la selva hace aproximadamente tres semanas.

http://www.sundaytimes.co.za/News/Article.aspx?id=488199

Puerta del cielo. La nueva generación

Han aparecido nuevos seguidores de la Puerta del cielo, Crlody, Spunkody, Ddody, Eurody, Noraody, Millody y Weslody, con un nuevo sitio en Internet, blogs y videos.

Aún no sabemos si es una broma (mencionan sus esperanzas de que Hillarty Clinton se una a su culto) o se está gestando la reactivación del movimiento.

En cualquier caso hay que estar atentos a sus movimientos.

http://webspawner.com/users/heavensgatetng2/

Descubren un Mickey Mouse de la edad de hierro

Arqueólogos descubren el ratón de Mickey de la edad de hierro

Arqueólogos suecos han descubierto señales de un precursor vikingo del ratón Miguelito. Entre los objetos encontrados durante las excavaciones en Uppåkra al sur de Suecia está una figura de la edad de hierro que se parece mucho al personaje clásico de las caricaturas.

Pero el arqueólogo Rosenberg Jerry de la universidad de Lund confía que el broche de bronce – usado como un corchete para sujetar la ropa de las mujeres – de hecho fue pensado para representar un Rey León en lugar de un simple ratón.

“El hallazgo es de alrededor del 900 d.C. Era probablemente la cabeza de un león que vino originalmente de Francia. Sin embargo fue diseñado más probablemente por alguien que nunca había visto un león.

“En su lugar lo transformó en esta clase de extraño animal de fantasía”, dijo a The Local.

A pesar de la coincidencia con la caricatura, Rosenberg insiste que no hay planes para abrir un parque vikingo equivalente a Disneylandia.

“No, no lo creo. Pero tenemos una gran exposición en el Lund Historical Museum, que incluye dos a tres mil objetos”, dijo.

Los arqueólogos han recuperado un total de más de 20,000 artículos de la edad de hierro desde que comenzaron a cavar en Uppåkra en 1996. La ciudad funcionó como un importante centro de culto y político del primero al décimo siglo, en el que fue substituida por la ciudad de Lund estratégicamente mejor colocada, apenas cinco kilómetros más lejos.

http://www.thelocal.se/7544/