Archivo de la categoría: General

Spencer Tunick y los ovnis

Y ahora, algo totalmente diferente

Por Bob Higgins

Un estimado de 18.000 a 20.000 personas se alinearon desnudas en la plaza del Zócalo de la Ciudad de México en respuesta a una llamada del fotógrafo americano Spencer Tunick.

En una época como esta y en un mundo como el nuestro, en medio de toda la demencia, la locura, la violencia y la avaricia, las luchas y las guerras por el dominio y control de las riquezas y recursos, apareció ayer un breve momento brillante de cordura y humor, de confianza y belleza y posiblemente una expresión llana, simple, enorme de amor y libertad humano.

La Ciudad de México pudo haberse mostrado así misma ser el lugar más civilizado en esta vieja esfera, cuando 18,000 de sus ciudadanos se mostraron al mundo como el grupo más hermoso, urbano, ordenado, y por un rato por lo menos, el más escasamente vestido, de gente reunida en cualquier parte.

Comentario:

No tengo absolutamente ninguna idea qué significa (si tiene algún significado) cuando 18,000 personas se desnudan en público, de tal modo exponiendo 36,000 pompas (las matemáticas llegan hasta aquí) al resto del Sistema Solar y el universo entero, pero pienso que puede ser sólo una muestra que la humanidad finalmente está alcanzando la adultez y que a lo largo del camino nos hemos de alguna manera aferrado un poco a nuestra inocencia colectiva y a nuestra joven y exuberante alegría.

Si eso es verdad, como algunos han dicho, la superabundancia de avistamientos ovni durante la última mitad del siglo veinte comenzó después de que las civilizaciones extraterrestres presenciaron la Segunda Guerra Mundial y el advenimiento de una prueba atómica, por lo que entonces comenzaron a enviar escuadrillas de platillos voladores para investigar. Pienso que debemos prepararnos. Si esas mismas civilizaciones tienen cualquier cosa parecida al telescopio Hubble, y estoy seguro que deben tenerla, tendrían que haber sido cautivadas a fondo por el “Peepshow más grande de la tierra” que ocurrió ayer en la plaza del Zócalo de la Ciudad de México en otra sesión de desnudos masivos (en gran medida la más grande) organizada por el fotógrafo americano Spencer Tunick. Esperen más avistamientos de ovnis pronto, ellos vendrán con telescopios más grandes para buscar más detalles, estoy seguro.

Continúe leyendo en

http://scoop.epluribusmedia.org/story/2007/5/7/131023/7048

Habitantes de los planetas Maussan y Freixedo, lo que escribe Bob Higgins es sólo un adorno para su columna. Por favor, no comiencen a decir que los avistamientos ovni posteriores al 6 de mayo serán debidos al voyeurismo de los enanos grises.

Jesús sobre el Monte Sinaí en forma de nube

Jesús aparece en los mapas de Google

Jesús es el que está a la izquierda.

Él ha aparecido en muchos lugares -en un piso de cemento, en una pared de baño, y lo más notable en la cola de un perro– pero ahora Jesús se ha aparecido en un lugar que es quizás más apropiado… flotando en la forma de una nube sobre el monte Sinaí.

O así lo afirma a alguien en YouTube.

El vídeo fue creado por un Brian Martin de los E.U., que lo describe de la manera siguiente: “Busqué en google map donde la gente piensa que está el Monte Sinaí y cuando hice un zoom, vi a Jesús en las nubes. Puedes ver su cuerpo, el traje, una cosa como cinturón y la Cara. También un halo en su cabeza”.

En caso de que te estés preguntando, Jesús está flotando en un ángulo del 45%, con su cara al nordeste. Lo puedes ver mejor si te paras atrás y escudriñas lo suficiente.

Tristemente, ahora el vídeo se ha removido de YouTube. Sin embargo, para ayudarte a identificar a Jesús, conseguimos que un equipo de talentosos artistas gráficos alterara la foto para hacer a Jesús más obvio.

http://www.metro.co.uk/weird/article.html?in_article_id=46674&in_page_id=2

Nessie visto en un jardín de Sussex

Nessie visto en un jardín de Sussex

El monstruo de Loch Ness ha hecho una aparición en East Sussex gracias a la labor amorosa de un hombre con dedos verdes.

John Dobson, de Polegate, ha pasado 17 años ajustando la cabeza, cola y las jorobas de Nessie en una cerca de jardín de 15 ft (4.6m) de alto.

“No requiere mucho mantenimiento, tienes que cortarlo solamente tres veces al año. Es mi orgullo y alegría”, dijo.

El señor Dobson ha guardado un libro de recuerdos del crecimiento del seto durante los años y ahora está haciendo crecer un Nessie para su vecino.

Dijo que él tuvo la idea originalmente porque “el monstruo de Loch Ness era algo espectacular… y realmente muy simple”.

Agregó: “No deseaba hacer manadas de elefantes o automóviles.

“Ahora para cualquier amigo y pariente que viene aquí, es un gran tema de conversación”.

Los esfuerzos creativos del señor Dobson incluso se extendieron a construir un muro de contención en la base de la cerca para simular la ondulación en Loch Ness.

http://news.bbc.co.uk/1/hi/england/sussex/6637265.stm

¿Si hay vida allá afuera, comen Pastrami?

¿Si hay vida allá afuera, comen Pastrami?

The Hour

Leonard Fein

Esta bien, amigos; esto podría ser muy serio.

Como probablemente han leído, ahora los astrónomos han descubierto un planeta a unas 120 trillones de millas de la tierra, en otra galaxia, que parece –a la distancia que está- capaz de soportar vida. (Los astrónomos nos dicen que 120 trillones de millas no estan tan lejos. A 39,000 millas por hora, la velocidad de la nave espacial Voyager 1, el viaje se podría lograr en 300,000 años).

Puede por lo tanto tomar cierto tiempo, aunque menos de eones, antes de que sepamos si la posibilidad de vida se ha traducido en vida real en este planeta recientemente descubierto, que lleva el nombre de “Gliese 581 C.” pero aunque se pruebe que es estéril, el descubrimiento viene a recordarnos que en alguna parte allá fuera, hay casi seguramente vida.

Después de todo, hay mil millones de galaxias en el universo – nuestra propia Vía Láctea es apenas una, una con cerca de 100 mil millones de estrellas- y las galaxias pueden contener trillones de estrellas. Hagan las matemáticas.

La posibilidad de tal vida extraterrestre da lugar a una serie de preguntas bastante obvias, unas que los astrónomos no están equipados para contestar. Por ejemplo: ¿Qué hay de Dios?

Seamos muy básicos. Dios, según lo entendido por los judíos, es Dios del universo, no simplemente Dios de la tierra ni sólo Dios de la Vía Láctea. Y la aceptación de que nuestro Dios, Dios de nuestros padres y madres, es también Dios (quizás) de muchos otros planetas proporciona una explicación confortante en cuanto a porqué Dios parece tan a menudo, desde nuestra perspectiva muy limitada, un propietario ausente.

Así asumiendo a Dios. Ahora, si eso es así, si Dios ha creado de hecho vida en otra parte, ¿eso significa que hay judíos allí? Decir “no” es sugerir que la elección de dios de los judíos en la tierra fue excepcional más bien que rutinaria. Es levantar la posibilidad que en 581 c, por ejemplo, Dios pudo haber elegido a los chinos para ser su (o ella, etc.) gente especial, y así sucesivamente, algo para nivelar el campo de juego intergaláctico: Aquí los judíos, allí los chino, en 582 d o el siguiente planeta que se descubra, los peruanos y así sucesivamente.

Eso es un pensamiento dulce, y puede incluso sonar justo, pero carece de plausibilidad. La Torah y la ley oral son inmensamente detalladas y enormemente complicadas, y humilla la mente suponer que en todos esos planetas donde hay vida, también hay una única Torah y una ley oral distintiva.

La Torah, nos dicen, es perfecta, y todo en ella lo es. ¿Eso significa relativamente todo, o significa realmente todo? Si significa realmente todo, entonces -ésta es la parte dura – debe haber judíos en otros planetas.

¿Judíos Hasidicos? ¿Judíos seculares? ¿Judíos con una crisis de identidad judía?

Esta bien, suponer que los judíos en esos otros planetas han hecho un mejor trabajo que nosotros en calcular cosas, que están uno al lado del otro, que todos sus niños hablan fluidamente el hebreo, sus mujeres no tienen celulitis, sus hombres pueden arreglar las pantallas rotas. Pero hay un límite. No es simplemente posible imaginar que están libres de neurosis.

Más: ¿Es realmente posible imaginar a judíos sin imaginar el antisemitismo? Es más difícil imaginar a judíos sin antisemitas -y aún más difícil imaginar a los judíos que no imaginan antisemitismo- que estimar el número de planetas hospitalarios en un mundo de mil millones de galaxias, cada uno con cientos y cientos de estrellas.

¿Esos judíos distantes tienen sus estados propios? ¿Sus estados tienen límites? ¿Tienen una Liga Antidifamación? ¿Tienen un Abe Foxman? ¿Han tenido siempre un Abe Foxman?

¿Tienen historias de liberación? ¿Votan por los demócratas? ¿Están en las ventas al por mayor? ¿Su semana dura siete días, y si no, qué ocurre con el Sabbath? ¿Qué hay sobre su índice de intermatrimonios? ¿Rompen una copa en sus ceremonias de unión? ¿Qué significa? ¿Su Shimon Peres ha ganado siempre una elección?

¿Parecen judíos? ¿Qué sobre la culpabilidad? Lo más importante, ¿Dios escucha sus rezos? Y, si es así ¿por qué no los nuestros?

Una vez que te des cuenta de cuántas preguntas de verdad desconcertantes hay por la posibilidad de que existan judíos en lugares lejanos, rápidamente te das cuenta que, por lo menos de momento, es más fácil asumir que somos los únicos judíos en el universo entero. Sólo nosotros.

Verdaderamente, somos muy pocos en número aún para calificar como error estadístico aquí en la Tierra; en el gran esquema de las cosas universales, no somos más que una mota. Pero eso no necesariamente desmoraliza o intimida. No sólo somos una mota acogedora, sino también somos una mota elegida.

Quizás hay otra gente “mota” dispersada alrededor. Quizás una vez que el viaje intergaláctico siga su curso, puede incluso haber una convocación universal de motas elegidas. ¡(Con traducción simultánea, por supuesto.) ¡Que explosivo! “El Estado del Mundo Judío” adquiere por completo un nuevo significado.

O aprenderemos quizá que ser elegido es efímero que cada 10,000 o 10,000,000 años, otros dan una vuelta. O quizá ser elegido es contingente, renovable solamente sobre una revisión detallada del comportamiento cada Eón o algo así.

Oh, querido. Esa pesada posibilidad es inquietante. Pensar en cuánta adaptación litúrgica será requerida si perdemos nuestro estado especial. Pensar qué traumático debería ser el ser juzgado innecesario. Eso es simplemente demasiado siniestro de contemplar.

Así que mejor dejamos tal especulación al lado, regresemos a batir nuestras espadas en las rejas del arado y nuestras lanzas en los ganchos de poda y arropemos el desnudo y alimentemos al hambriento y todo lo demás.

Sin embargo, no puedo dejar de preguntarme si los otros, los de allá fuera, tienen pastrami. Y condominios. Y Shemini Atzeret.

http://www.forward.com/articles/if-there-s-life-out-there-do-they-eat-pastrami/