Archivos de la categoría Ovnis

El marcianito de Ronnie Hill

LA FOTO RONNIE HILL[1]

Un muchacho de 14 años, a quien en la literatura ufológica llaman Ronnie Hill, remitió una fotografía sensacional a una revista comercial de OVNIs, justo antes de que la empresa editora decidiera suspender su publicación. El director la mandó al ufólogo americano John Keel, quien estableció correspondencia con el chico.

Los hechos según el fotógrafo, fueron estos: el 21 de julio de 1967 estaba el muchacho en el jardín de su casa, una pequeña comunidad de Pamlico County, en Carolina del Norte, cuando notó un olor extraño que le hizo llorar. Vio entonces cómo un objeto esférico de 3 metros de diámetro descendía del cielo y venía a posarse cerca de él. Pensando que nadie le creería, entró a casa y tomó su Kodak Sabie 620.

Ya en el exterior vio salir de detrás del objeto un pequeño ser de alrededor de 1.25 metros de alto, portando un cuerpo negro en sus manos, el cual insertó en el suelo y, retirándolo después, volvió al OVNI. Entró nuevamente en el objeto y éste, velozmente, ascendió hasta desaparecer. Según las palabras del propio Ronnie Hill:

Noté un extraño olor en el aire que parecía como de gas. El olor hizo que llorara. También noté un sonido… el sonido del silencio. Por lo regular hay pájaros silbando o perros ladrando. Pero ese día yo no pude escuchar ningún sonido.

Después de 15 minutos oí un zumbido y se incrementó el olor de gas. Cuando giré mi cabeza vi una extraña forma en el cielo.

Ronnie obtuvo la fotografía, en el momento en que el pequeño ser estaba frente a él, delante del OVNI.

John Keel dice que hay dos aspectos notorios en este caso:

a) La falta de deseo de publicidad del testigo (discutible ya que había remitido la foto para su publicación).

b) El hecho de que sus padres y maestros firmaran sendas declaraciones sobre la fiabilidad del muchacho.

La imagen reproduce la figura de un enano de cabeza hiperdesarrollada, aparentemente enfundado en un traje ajustado de aspecto metálico, y con casco.

Sin embargo hay otros tres aspectos claramente negativos, a saber:

1) El muchacho obtuvo de inmediato el copyright (derechos de autor), de tal forma que el dinero producido por la publicación de esta foto deberá ir directamente a él.

2) A pesar de que el ser estaba sólo a 5 metros del fotógrafo, la escena aparece muy borrosa, lo que puede indicar el efecto de una cierta manipulación.

3) La foto, a pesar de su potencial relevancia, no ha sido jamás sometida a un análisis riguroso, ni tampoco verificada o respaldada en la posterior literatura OVNI.

Mucho nos tememos que se trata del típico montaje, con muñequito incluido, de un adolescente americano.


[1] Publicado originalmente en Ruiz Noguez Luis, Cien Fotos de Extraterrestres, Editorial Mina, México, 1996.

Marcianitos en las campañas políticas

EXTRATERRESTRES DE TABLOIDE

Muchos no han comprendido que un tabloide, como el National Enquirer, el Weekly World News, Alarma, El Semanario de lo Insólito o el Sun, son solo diarios sensacionalistas, “literatura” barata, o como ellos mismos dicen, de manera eufemística, “medios de diversión y entretenimiento”. Hay quienes creen a pie juntillas que lo que ahí se publica es cierto, pero la verdad es muy diferente. Sin embargo, algunos de ellos (aunque con letra diminuta) previenen a sus lectores con advertencias como esta:

Las historias del SUN buscan el entretenimiento y son sobre lo fantástico, bizarro y paranormal. Los artículos se escriben y obtienen del equipo del SUN, la Prensa Mundial, corresponsales independientes y el público en general. Los lectores deben suspender la credibilidad en beneficio de la diversión.

No obstante hay quienes siguen creyendo que las historias que se publican en estos pasquines son verdaderas. Ese fue el caso de Anthony G. Burton (seguramente un seudónimo) que fue uno de los primeros escritores en lengua española que trajo a colación la historia de los “extraterrestres de tabloide”. Veamos cómo ocurrieron las cosas.

En uno de los primeros números de la revista española Espacio Tiempo, dirigida por el doctor Jiménez del Oso, se publicó el artículo de Burton con gran despliegue de sensacionalismo (se ve que era necesario aumentar las ventas a toda costa, no importando los medios utilizados).

En ese artículo se decía que en Roger’s Creek, un paraje que dista 5 kilómetros de Unionville, poblado escondido entre los bosques frondosos de West Virginia, dos fotógrafos, Donald Reed y un tal Walters, habían captado con sus cámaras a un ser extraterrestre.

Primero creí que me equivocaba, que era un animal –declaró Reed al periodista Raúl Románez Boglio-, no un ser humano, si es que los extraterrestres son seres humanos, pues me confundió el hecho de que su vestimenta más bien parecía una piel, o un traje de buceador, pues era blanco y lo cubría de pies a cabeza.

Walter amplió la información:

Cuando Donald me llamó la atención sobre la indumentaria, yo observé más cuidadosamente, y vi que el extraterrestre (al que sin embargo todavía no calificábamos como tal), aun cuando su figura era exactamente la de una persona, su traje o su vestimenta parecía adherida a su cuerpo, pero adherido a él sin más orificios que los ojos, la boca y la nariz. Quiero decir que luego de observar, bien me entró la idea en la mente de que lo que cubría no era ninguna vestimenta, sino su propia piel. Y fue entonces cuando tuvimos la idea de que podría ser un extraterrestre.

El extraterrestre en ningún momento nos vio –añadió Reed-, pues nosotros pescábamos en una pequeña hondonada y él se hallaba a un nivel arriba de nuestras cabezas. Parecía desorientado y confundido, como si no encontrara qué hacer o qué rumbo seguir. Se le veía claramente mirando hacia todas partes, especialmente hacia donde se encontraba el pueblo.

Se supone que cuando comprendieron que se trataba de un extraterrestre decidieron ponerse en contacto con el sheriff Frank Adams, a través de un teléfono celular. Pero el sheriff estaba ausente y su ayudante Peter tardó en localizarlo. Una hora después llegó con algunos agentes de la CIA, quienes capturaron al humanoide y se lo subieron a una camioneta Suburban.

Walters y Reed subieron de inmediato a su automóvil y siguieron a los agentes hasta Culpeper City, donde la CIA tiene una oficina. Al llegar, bajaron al “extraterrestre” y lo trasladaron a otro automóvil sin ningún distintivo visible, y se dirigieron a Quantico, en donde está el cuartel general de la CIA.

LAS FOTOGRAFIAS

El momento del traslado lo aprovecharon los fotógrafos para sacar la secuencia que podemos ver. El humanoide parecía esposado y fue cubierto con la chaqueta de uno de los agentes para disfrazar un poco su presencia. En ese momento uno de los agentes se da cuenta de la presencia de los fotógrafos y los señala con el índice. Suben al humanoide al auto y parten. Los periodistas intentan seguirlo pero los hombres de la CIA se lo impiden y los obligan a regresar a Unionville, y se les pide silencio total.

A mediados de noviembre apareció la noticia en el periódico en donde trabajaban los fotógrafos, del cual aún no diremos el nombre. Se dijo que todos los ejemplares del mismo fueron confiscados mediante una hábil y rápida acción policial. En el reportaje se decía que el ser hablaba diversas lenguas y provenía de un sistema estelar conocido como M-31; que su visita estaba relacionada con el peligro que suponía para nuestro planeta y para el sistema solar la guerra del Golfo Pérsico.

Este tipo de comentarios denigra la verdadera lucha de los ecologistas por el control ambiental. Ahora, cualquier contactado y vendedor de videos habla de ecología mientras viste con chamarra de cuero y maneja autos sin afinar.

Una semana después el mismo periódico publicaba que el extraterrestre había escapado después de “incapacitar” a los once guardias que lo custodiaban.

Esta es, a grandes rasgos, la noticia que publicó Espacio Tiempo y que ellos conocieron gracias a una carta procedente de Mexicali, Baja California Norte, México (Espacio Tiempo no da el nombre del remitente). Dentro del sobre venían copias del periódico Reflejo 2000, editado en El Paso, Texas, que reproducía los artículos del Weekly World News y una investigación del reportero Raúl Románez Boglio. Lo curioso es que el número 1 de ET llegó a México dos o tres meses después de que apareció en España, por lo que surge un interrogante ¿cómo sabía el lector de Mexicali la dirección de la revista española antes de que se distribuyera en México?

ET prometía una investigación de Juan José Benítez, “con el propósito de esclarecer qué ha sido, en efecto, lo que sucedió en ese pueblecito perdido entre los bosques espesos de West Virginia”.

En realidad nunca hubo una investigación. Se limitaron a decir en el mismo reportaje que:

Reflejo 2000 no contesta; al parecer ni siquiera existió nunca, pues no se halla inscrito en el registro de publicaciones periódicas existentes en El Paso (Texas); el fotógrafo Donald Reed ha desaparecido y el reportero Románez Boglio nadie sabe en donde está.

El artículo de ET terminaba afirmando:

Casi con toda seguridad el relato de los hechos que hemos reconstruido para Espacio Tiempo será desmentido y la secuencia fotográfica obtenida por Ronald Reed, motejada de montaje, lo mismo que sucedió en Unionville, Culpeper, Quantico y El Paso. La CIA tiene acostumbrados a estas cosas a todos los investigadores del fenómeno OVNI del mundo entero.

Nos atrevemos a afirmarlo desde este mismo instante en que estamos redactándolo: no habrá forma de probar que hubo un extraterrestre en Unionville y que las fotografías no son fruto de un montaje.

En realidad estos son los clásicos comentarios paranoicos de casi todos los ufólogos. ¡Claro que se trata de un montaje! Y más adelante lo demostraremos.

En primer lugar (siendo la prueba principal que desbarata toda la historia), el origen de este relato es el tabloide Weekly World News, que se especializa en este tipo de historias ficticias. Esta fue la primera, pero no la última, en la que utilizarían un actor disfrazado de “extraterrestre”.

En segundo lugar tenemos la curiosa “coincidencia” de que unos fotógrafos que están de vacaciones lleven consigo una cámara y, lo que es más importante, un telefoto. Concedemos que esto es raro, aunque no imposible. Lo que sí nadie puede creer es que, aún cuando los agentes de la CIA vieron a los fotógrafos en el momento de sacar sus fotografías, no les confiscaron la cámara, y sólo se limitaron a decir que “guardaran silencio”. La historia también resbala cuando se afirma que fueron confiscados todos los ejemplares del periódico (el Weekly) para que la noticia no se conociera. La verdad es que ese tabloide se vende más que bien no sólo en los EU sino en diversas partes del mundo. El ejemplar del 20 de noviembre nunca fue confiscado. Yo poseo un ejemplar del mismo. Si la CIA hubiese querido que la noticia no se filtrase al público, lo más fácil hubiera sido quitarles las fotos a los periodistas.

Cierto escritor español allegado a Del Oso y a Benítez me escribía hace algunos años que él creía que lo del periódico Reflejo 2000 era otra historia inventada, esta vez por la gente de ET. La razón es que no podían publicar las fotografías del Weekly porque se les caía el caso. Pero al inventar que habían extraído la noticia de un periódico inexistente, nadie se daría cuenta y fácilmente eliminaban el problema.

La pista en este caso es el hecho de que ET dice haber hablado a Reflejo 2000, pero que “éste no contesta” ¿A donde hablaron? ¿Cómo consiguieron un teléfono de una publicación que ellos mismos afirman no está registrada? Eso es aún más misterioso que las fotografías del presunto extraterrestre.

LOS EXTRATERRESTRES SON ¿REPUBLICANOS, DEMÓCRATAS O INDEPENDIENTES?

Decíamos que Weekly había experimentado su primera serie de fotografías de humanoides con el caso de West Virginia, pero que no sería el único. En efecto, durante la contienda electoral para la presidencia de los Estados Unidos, en 1992, el Weekly tuvo otro éxito editorial. Publicó una serie de fotografías de un extraterrestre acompañando a los tres candidatos: George Bush. William Clinton y Ross Perot.

Uno de los primeros reportajes de la serie se publicó en el ejemplar del 14 de julio de 1992. En él aparece en la portada Perot acompañado del extraterrestre. El titular dice: ¡Extraterrestre se reúne con Ross Perot! La edición causó sensación y fue comentada en diversos medios. En México, la revista Hombre Internacional comentó:

Los estadounidenses están acostumbrados a reírse de todo… incluso de los aspirantes a la presidencia… ¡y hasta del propio presidente!

Esta fotografía (alterada, por supuesto) publicada en la portada del semanario sensacionalista Weekly World News vendió más de 2 millones de copias. El propio presidente Bush leyó el reportaje, que asegura (?) que Perot mantuvo una reunión secreta con un ser extraterrestre… el mismo que había dialogado con Bush en Washington en el mes de abril de 1991. Lo más increíble del caso es que, después de publicada la foto, la popularidad de Perot comenzó a descender… pasando primero al tercer puesto, y del tercer puesto al derrumbe. Este tipo de publicidad negativa –según Perot- lo forzó a abandonar la carrera por la presidencia.

En efecto, el artículo con la foto de la mancuerna Perot-extraterrestre fue leído por el mismo Bush, quien soltó una sonora carcajada. Tiempo antes él había sido víctima de ese tipo de bromas. En una edición anterior, 14 de mayo de 1991, el Weekly había afirmado que Bush se había reunido con un extraterrestre en Campo David. La reunión había durado seis horas.

Según Nick Mann, un supuesto ufólogo al que nadie conoce en el mundo de los Ovnis:

El sueño del presidente Bush de establecer un nuevo orden mundial se acercó a la realidad, cuando secretamente se reunió con un alienígena que prometió proveerle de educación, tecnología y conocimientos estratégicos para lograr al fin la paz sobre la Tierra en 1997.

Cuando Bush vio la fotografía de Perot y el extraterrestre declaró:

Le dije (al extraterrestre) que mantuviera esto en secreto. Creí que él estaba conmigo, pero ahora lo vemos ahí (con Ross Perot).

Uno de los reporteros del Weekly, Ed Anger, alertaba a Perot para que no confiara en el “cabeza de foco de otro planeta”.

Clinton también tendría su parte del pastel. En la edición del 11 de agosto se afirmaba que los extraterrestres estaban asesorando a los demócratas para reconstruir la economía de los Estados Unidos. La portada mostraba a un Clinton sonriente saludando al extraterrestre. Tiempo después, en julio del 93, el extraterrestre acusaba al nuevo presidente de ser incompetente e indeciso:

Yo pensaba que era un hombre de carácter fuerte, pero es obvio que es sólo otro político que ha roto más promesas de campaña que las que ha cumplido.

El extraterrestre estaba tan enojado que prometía apoyar a Perot en los comicios presidenciales del 96, en caso de que el millonario se lanzara a la Presidencia. Según el reportero Rick Tracy, si Clinton hubiera seguido los consejos del extraterrestre, los Estados Unidos habrían salido de la crisis ya que:

El extraterrestre es de un planeta que ha crecido desde sus inicios económicos convirtiéndose en el planeta económicamente más exitoso del universo.

Nadie se salvó de esta serie de artículos, ni la misma Hillary Rodham Clinton, quien aparecería cargando a un “bebé extraterrestre” que habrían adoptado ella y su esposo Bill.

El mismo tabloide informaba que el ufólogo Nathaniel Dean había descubierto que los esposos Clinton habían adoptado al pequeño John Stanley Clinton, como fue bautizado el pequeño humanoide, único sobreviviente de un accidente de OVNI ocurrido a principios de 1993 en Arkansas.

Si esta no es la historia del siglo –dijo Dean-, yo no sé cuál pueda ser.

Al adoptar este bebé, el Presidente y la señora Clinton han establecido una unión entre nuestro mundo y una civilización que existe en algún lugar en el espacio.

Las implicaciones de tal unión van más allá de nuestra comprensión. Este bebé extraterrestre ahora pertenece a la familia más poderosa del mundo.

Como su primera hija Chelsea Clinton, seguramente él será educado para una vida en el servicio público. Y cuando sea el tiempo adecuado es razonable suponer que ocupará una alta posición en el gobierno.

Cuando llegue ese día, los humanos habrán unido sus destinos con formas de vida extraterrestre. Para decirlo de otra manera, nuestras vidas –y nuestro mundo- nunca volverán a ser los mismos.

A pesar de que a leguas se ve que es una foto trucada, incluso es el peor trabajo fotográfico de esta serie, se afirmó que algunos expertos en fotografía habían declarado que:

La fotografía de la señora Clinton y del bebé alienígena espacial no ha sido alterada ni retocada en forma alguna.

El bebé de 4 o 5 meses había sobrevivido a una colisión de su nave con la Tierra en las Montañas de Ozark, en enero de 1993. El bebé resultó quemado después del accidente.

Por su parte Bush padre heredó sus relaciones con los extraterrestres a su hijo, quien también apareció en la portada del Weekly saludando al marcianito. Es más, hay otra foto del mismo Bush que muestra orgulloso la revista y su foto.

Esta serie fue tan exitosa que las fotografías fueron publicadas en diversos medios alrededor del mundo y crearon toda una industria de pósters, llaveros y camisetas. Después las ideas escasearon. En la edición del 16 de julio de 1991 aparecía otro extraterrestre dentro de un pulmón artificial; en tanto que el SUN, en su edición del 7 de mayo de 1991 mostraba en portada las fotos de un extraterrestre muerto guardado en el famoso Hangar 18.

La historia de la fotografía de Clinton y el extraterrestre tendría otro final que nadie había sospechado. A principios del 2001 se dio el veredicto final en un juicio por derechos de autor y alteración fotográfica.

El fotógrafo freelance Douglas M. Bruce tomó la fotografía de Bill Clinton saludando a un agente del servicio secreto durante la campaña presidencial de 1992. La foto apareció en el periódico The Boston Globe. Esta fotografía fue alterada por el diario sensacionalista The Weekly World News para que pareciese que Clinton estaba en realidad junto a un alienígena.

El Tribunal de Apelación de los Estados Unidos ordenó al tabloide de Florida que pagara al fotógrafo la cantidad de 25.000 dólares por mostrar la fotografía en su página de portada, en camisetas y anuncios durante la presidencia de Bill Clinton. Bruce quería 400.000 dólares por concepto de derechos de su fotografía que se convirtió, virtualmente, en la mascota de Weekly World News durante ocho años, incluso después de que el abogado de Bruce enviara al diario una carta pidiéndoles que dejaran de utilizarla.

Una última (pero no la última) fotografía de extraterrestres proveniente de tabloides norteamericanos que vamos a comentar es aquella en donde aparece el marcianito saludando a un militar. Es una foto borrosa de un gris de ojos saltones. Es uno de los pocos extraterrestres al que se le ha hecho caso cuando dice “llévenme con sus líderes”: lo llevaron a saludar a un general.

TABLOIDES MEXICANOS

Como dice el dicho popular, en México “no cantamos tan mal las rancheras”. Nuestras revistas amarillistas también han publicado algunas fotografías de extraterrestres, como las de Valle de Santiago o las de los “cochihumanos”. La que vamos a presentar a continuación es probable que haya aparecido en algún tabloide extranjero, pero nosotros la hemos encontrado en el semanario Enlace Policiaco. La historia de la misma dice así:

New Mexico, EE.UU.- Un espeluznante descubrimiento hicieron los Navajos, nativos de esta zona, al encontrarse empaquetada en una pesada caja metálica, el cuerpo viviente de una bebé de aparente edad de tres meses. Lo sensacional del descubrimiento fue que los rasgos de la bebita no corresponden a un ser humano común y corriente sino más bien tiene la fisonomía de ser humanoide o extraterrestre.

En un lugar llamado Barren Mesa se hizo el sensacional hallazgo y fueron los indios navajos, los que dieron aviso a las autoridades militares, quienes, a su vez, comunicaron a las autoridades oficiales y científicas de la existencia del extraño infante.

Un científico experimentado, cuyo nombre no ha sido revelado, se hizo cargo de las investigaciones de la bebita y la describe así: “No es muy diferente a un ser humano en medida, color y peso, pues dice, tiene muchas similitudes con ellos –los seres humanos-. La carita de la pequeña es como si hubiera sido sacada de un libro de ciencia ficción, pues sus ojos son saltones (Oh, Dios, cuando miraba, se sentía que su mirada penetraba hasta el fondo del alma). Su piel es de un color azuloso y sus dedos son largos y delgados, los cuales tienen en las puntas como copas de succión, algo así como ‘chupones’”.

Sigue diciendo el científico que su nariz es la que más se parece a los humanos, pero no así sus labios porque su boca no tiene labios ni tampoco tiene tetillas. Tiene aproximadamente tres meses de edad, aunque sus oídos son muy largos y en ella aparecen órganos sexuales femeninos.

El doctor, dijo que es como una infante que está en la época de lactancia. Posiblemente requiera de una alimentación muy especial y rápida, termina diciendo el médico, que se abstiene de revelar su nombre. Hay dos hipótesis que se generalizan acerca de la aparición de esta extraña criatura:

Al observar su fisonomía, en efecto parece un ser extraterrestre. Bien pudiera ser la mezcla de un ser humano con un ser de otro planeta y esta bebita pudiera haber sido el producto de ese encuentro.

La segunda hipótesis, tal vez la más cercana a la realidad; este ser que tiene características humanoides, pudiera ser consecuencia de las altas radiaciones que por estos lugares del estado de New Mexico existen, debido a los desechos tóxicos que se depositan convirtiendo estas altiplanicies en cementerios nucleares sufriendo la atmósfera un altísimo grado de contaminación y de radiaciones…

Los científicos, aseguran, que si este ser extraño no llega a sobrevivir, es posible que se pretenda examinar como si se tratara de una simple rata y se pretendiera disecar su cerebro para examinar su procedencia.

Esta es otra mala jugada que nos hace la naturaleza, tal vez en venganza de la falta de cuidado y protección que no le damos a nuestro planeta. Usted, amigo lector, tiene la última palabra…

Bueno, nuestras últimas palabras son estas.

Sospechamos que todo se trata de un fraude que proviene de algún pasquín americano. Esto se sostiene en el hecho de que la escena se hace desarrollar en Nuevo México y que la descripción de la bebita se asemeja a la del humanoide descrito por Glenn Dennis: dedos largos y con chupones en el extremo. Es decir, se quiere asimilar este caso al de Roswell, un caso completamente desprestigiado y ya explicado. Esta historia también se parece a la de Kosmik, que a su vez fue plagiada del relato de Superman, quien llegaría a la Tierra en una pequeña nave (la caja metálica).

Otro dato que respalda esta hipótesis es que no se proporciona ninguna referencia sólida: fecha, nombre de los testigos, etcétera. El supuesto doctor que examinó a la niña no da su nombre, por ejemplo.

Por otra parte, difícilmente un doctor podría cometer los errores que encontramos en este relato, y dudo mucho que redacte de esa manera. Veamos. Dice, por una parte, que “no es muy diferente a un ser humano en medida, color y peso, pues dice, tiene muchas similitudes con ellos –los seres humanos”; pero por otra parte escribe: “su piel es de un color azuloso”. Además del error obvio en cuanto al tono de la piel, la forma de redactar implica que el doctor no es del genero humano ya que habla de “ellos –los seres humanos-“, y no de “nosotros –los seres humanos-“. Además dice que “su nariz es la que más se parece a los humanos, pero no así sus labios porque su boca no tiene labios ni tampoco tiene tetillas”. De esto se desprende que nosotros los humanos tenemos forma de nariz y tenemos tetillas en los labios (¿?). En todo caso al que deberían investigar los ufólogos es a ese doctor que, si no es un extraterrestre, sí esta bastante mal de la cabeza.

En este relato no podía faltar una referencia de corte ecológico. Casi se va haciendo regla que cuando alguien en el mundillo de los ovnis habla de ecología, seguramente se trata de un desquiciado.

PERO ¿CÓMO LO HACEN?

¿Son reales las fotografías? ¿Verdaderamente un extraterrestre está saludando a Clinton? La respuesta es no. Se trata de trucos digitales en fotografía.

Este tipo de “trucos fotográficos” se puede hacer mediante programas muy difundidos de procesamiento de imágenes, que permiten organizar, colorear y transformar los elementos que componen una escena, cambiando sus fragmentos e integrando otros.

Una nueva generación de programas producen imágenes sintéticas de calidad fotográfica, aplicando técnicas de proyección y sombreado en perspectiva a modelos digitales de escenas tridimensionales. Ejemplos de estos trabajos los hemos visto en diversos efectos especiales cinematográficos y son muy comunes en Internet.

Las imágenes digitales se manipulan modificando los valores de los pixeles (elementos de imagen) almacenados en la memoria de la computadora. Los programas proporcionan instrumentos eficaces para repasar y mezclar bordes, igualar tonos y matices, y para duplicar texturas.

Las imágenes sintéticas, producidas mediante programas de visualización en tres dimensiones, pueden hallarse libres de fallos. Escenas tridimensionales modeladas, presentadas en perspectiva y con sombras y reflejos determinados mediante rastreo de rayos (“ray tracing”) o radiosidad (técnicas que calculan la interreflexión de la luz en el interior de una escena) son capaces de simular todos los efectos complejos de luces y sombras que incluso el observador más exigente esperase ver. Ciertas “fotografías” pueden superar fácilmente todas las verificaciones de consistencia interna.

A lo largo de siglo y medio, la prueba fotográfica ha gozado de un valor demostrativo indiscutible. Se le consideraba como un informe veraz de los objetos y seres del mundo real. La aparición de las técnicas de tratamiento digital de imágenes ha desvirtuado sin remedio aquellas seguridades, obligándonos a adoptar una actitud mucho más cautelosa y vigilante, y a analizar las interpretaciones. Es necesario poner más cuidado para tamizar los hechos.

REFERENCIAS

Anger Ed, Ed’s warning to Ross Perot: Don’t trust that sneaky space alien!, en Weekly World News, 4 de agosto de 1992, pag. 17.

Anónimo, Space alien meets with president Bush!, en Weekly World News, 14 de mayo de 1991.

Anónimo, Space alien kept alive in iron lung, en Weekly World News, 16 de julio de 1991.

Anónimo, First photos ever of dead space aliens, en Sun, 7 de mayo de 1991.

Anónimo, Space Alien meets with Ross Perot!, en Weekly World News, 14 de julio de 1992.

Anónimo, Space alien’s visit with Ross Perot stuns President!, en Weekly World News, 4 de agosto de 1992, pag. 3.

Anónimo, Alien backs Clinton!, en Weekly World News, 11 de agosto de 1992.

Burton G. Anthony, ¿Un extraterrestre capturado por la CIA en West Virginia?, en Espacio Tiempo, No. 4, Madrid, junio de 1991, págs. 56-63.

Campuzano Eleazar, Este hombre todavía sueña con la Casa Blanca, en Hombre Internacional, Año 17, No.9, México, septiembre de 1992, págs. 54-57.

Mitchell J. William, ¿Ver es creer?, en Investigación y Ciencia, No. 211, Barcelona, abril de 1994, págs. 40-45.

Tracy Rick, Alien dumps Clinton and goes back to Perot!, en Weekly World News, 27 de julio de 1993, pag. 27.

V. P. N., ¡Nace un bebé marciano!, en Enlace Policiaco, Año 5, No. 219, México, 1 de enero de 1994, pag. 29.

Mann Nick, Hillary Clinton adopts space alien baby, en Weekly World News, 8 de junio de 1993, págs. 24-25.

Sierra Javier, “Noticias basura” sobre los extraterrestres, en OVNIs el dossier más completo de la historia, Barcelona, septiembre de 1991, págs. 38-43.

El marcianito de La Alberca

EL EXTRATERRESTRE QUE SALIÓ DE LA ALBERCA

A principios de noviembre de 1992 el joven ufólogo Oscar García y quien esto escribe nos encontrábamos reencuestando algunos casos OVNI ocurridos en la localidad de Valle de Santiago, en el Estado de Guanajuato, cuando llegó a nuestras manos un periódico amarillista en cuya portada aparecía la fotografía de un supuesto ser extraterrestre.

El documento, en color, había sido obtenido por uno de los más conocidos mitómanos mexicanos, el señor Oscar Arredondo Ramírez. Se trata de un fotógrafo que ha hecho de Valle de Santiago una de las mecas ufológicas de México. La historia extraoficial y ocultista del valle de “Las siete luminarias” está plagada de ovnis, humanoides, verduras gigantes, monstruos tipo Nessie, lagos de sangre, aparición de imágenes de Cristo, ciudades subterráneas, etc. Por su importancia en la creación de mitos bien merece un artículo aparte[1]. En esta ocasión únicamente nos ocuparemos de las fotografías del humanoide.

Como uno de nuestros lugares obligados a visitar era precisamente el establecimiento fotográfico de Oscar Arredondo, Fotografía México (ubicada en la calle de Juárez, en la ciudad de Valle de Santiago), de inmediato nos dirigimos al lugar. A Oscar Arredondo lo conocíamos de tiempo atrás cuando, en compañía del ufólogo argentino Alejandro Chionetti, lo entrevistamos para varios reportajes que aparecieron en diversas revistas de ovnis. Oscar Arredondo no se acordaba de nosotros o no nos identificaba como los autores de esos reportajes, y qué bueno porque los artículos habían sido escépticos criticando sus observaciones.

Una vez más nos contó lo de las verduras gigantes, lo del “Chac” (al que ahora llaman Chan), el monstruo que habita las aguas de La Alberca (un volcán apagado que forma parte de las “siete luminarias”), y la sensación de ese momento: la aparición del rostro de Cristo en uno de los cristales de su armario. En nuestra visita coincidimos con un periodista de un diario amarillista que recién había publicado la fotografía de un supuesto ser extraterrestre.

La historia de esta fotografía, como todas las de los falsos enigmas de Valle de Santiago, tiene su origen en el propio Oscar Arredondo. Presenta varios puntos oscuros que indican su origen fraudulento. Por principio de cuentas, lo que apareció publicado en ¡Cuestión Policiaca! Difiere completamente de lo que el propio Arredondo nos contó a García y a mí. Se habla de dos y tres fotos; los periodistas sólo han publicado dos, aunque nosotros hemos visto tres y sabemos de la existencia de una cuarta. Un testigo nos informó cómo habían sido tomadas las fotografías y quién aparecía en las mismas. Pero no nos adelantemos y veamos la versión de la prensa

¿UN EXTRATERRESTRE ES UNA CUESTIÓN POLICIACA?

El semanario ¡Cuestión Policiaca!, como se ha dicho, fue el primero en informar de la existencia de las fotografías. La noticia se difundió a través de una serie de artículos que publicó dicho semanario. Los artículos no estaban firmados, pero es probable que hayan sido escritos por Jesús Pulido Arroyo, director de ese medio periodístico, basándose en información recopilada por su corresponsal en la región, Marcial Aguilar. Según ¡Cuestión Policiaca!, Oscar Arredondo se encontraba acampando en el cráter de un volcán extinguido llamado La Alberca. Le acompañaba un grupo de ufólogos provenientes de Morelia y Zamora, del vecino Estado de Michoacán, y del propio Valle de Santiago, Guanajuato. Los hechos ocurrieron en abril de 1992.

Un día en la madrugada, Oscar Arredondo escuchó un leve ruido extraño.

Tomó de inmediato su cámara, se separó del grupo y se dirigió hacia una pequeña loma donde vio un resplandor y un extraño ser que caminaba en forma erguida.

No esperó más, apuntó y accionó. El “crack” de la cámara hizo voltear al raro ser o figura quien no hizo ni dijo nada.

Más espectacular le pareció al estudioso que el supuesto extraterrestre caminaba en una pendiente sin que se cayera o hiciera esfuerzo alguno como si flotara.

Aquello duró sólo unos segundos y el extraterrestre dio la espalda y nuevamente Oscar Arredondo volvió a imprimir logrando una segunda fotografía.

Corrió a ver a sus camaradas y les contó todo lo que había visto. Se retiraron y quedaron en reunirse en un sitio en el Estado de Michoacán donde examinarían las fotografías.

La gráfica tomada de la espalda del extraterrestre fue celosamente cuidada al parecer porque algo reveló.

Los mismos periodistas dan otra versión un poco modificada. En ella Oscar Arredondo no sólo escucha un ruido extraño sino que logra ver al extraterrestre en el momento de salir del agua. Tampoco mencionan el extraño resplandor.

Oscar Arredondo, quien formaba parte del grupo de exploradores, se desprendió de sus amigos al ver que una figura salía de la laguna. La siguió sigilosamente y cuando el extraño ser se hallaba en una pendiente de la Alberca o escurridero, sacó su cámara, la preparó y sorprendió, de frente al extraterrestre.

El personaje, al oír el “crack” de la cámara y sentir el “flashazo”, se quedó estupefacto. No abrió los labios para nada. Sus ojos se abrieron desorbitadamente, apretó el objeto que tenía en su mano derecha y dio la espalda a quien le había tomado la gráfica, quien ni tardo ni perezoso, volvió a disparar su cámara y la segunda foto en los precisos momentos en que el desconocido flotaba y se alejaba lentamente y de pronto se arrojó a la laguna, de cuya cuenta damos a conocer en la foto que aparece marcada con un círculo, en donde aún se observa la figura del extraterrestre cuando se sumergía en el agua.

… Una de estas fotografías, de frente, donde se observa al extraterrestre, es la publicada, pero existe una segunda fotografía en la que aparece el extraterrestre de espaldas y flotando y que pronto daremos a conocer.

Lo curioso es que los camaradas de Arredondo no hicieron nada, se limitaron a escuchar la historia del fotógrafo y no se dirigieron, como era lógico, al lugar a donde se había obtenido la fotografía. Esperaron a que el mismo Arredondo revelara las fotografías, retirándose a un lugar de Michoacán en donde les serían mostradas. La razón de esta actitud es realmente uno de los verdaderos enigmas de esta historia.

Las fotografías del extraterrestre (hemos visto por lo menos tres tomadas de frente, y se habla de una más que muestra su espalda) fueron tomadas en la parte superior de las escaleras que llevan a la laguna que se encuentra al fondo del cráter. La cuarta fotografía que mencionan Pulido y Aguilar (aunque para ellos es la tercera), muestra una mancha o sombra diagonal sobre la laguna. Esta última fotografía fue tomada del lado contrario del cráter. Para llegar a ese lugar caminando o en lancha se necesitan entre quince y treinta minutos, es decir, Arredondo no pudo haber tomado esta fotografía de la forma en que lo cuenta ¡Cuestión Policiaca! Además, las fotos del extraterrestre sobre la barda de la escalinata (fotos uno a tres), fueron tomadas en la noche, mientras que la foto del “extraterrestre lanzándose al agua” fue tomada con luz de día.

Sospecho que Oscar no quiso dar a conocer la cuarta fotografía, en donde el extraterrestre aparece de espaldas, simple y sencillamente porque se ve el cierre del traje con que se disfrazó su cómplice.

EL HUMANOIDE DE VALLE DE SANTIAGO

En las fotografías se observa un hombre vestido con un traje enterizo, tipo mameluco u overall, de color aluminio; el personaje porta un instrumento conformado por varillas de forma triangular; la cara y las manos están impregnadas de polvo de aluminio para semejar el tono metálico del resto del atuendo; complementan la indumentaria una peluca “aluminizada” y unos colmillos de vampiro del mismo tipo (y marca) de los que compran los niños en el mercado, el día de muertos. Los periodistas dan una descripción más sensacionalista.

El extraño ser está enfundado en un traje azul plateado de una sola pieza, sus ojos son brillantes como si estuviesen cubiertos de oro y su pelo y su barba crecidos son del mismo color de la vestimenta y sus zapatos eran de tela y del mismo color del traje.

En la mano derecha sostenía una figura similar a la de un triángulo con una punta brillante y extraña lo que pudiera ser, tal vez, un arma que nunca utilizó al sentirse fotografiado.

… Un extraño ser del tamaño de un terráqueo, con pelo y barba crecidos, de color azul plateado. Los ojos del extraño son más grandes que los humanos, brillantes y verdosos, según observación que se hizo con potente lupa. Su vestimenta también es de color azul plateado y de una tela desconocida para el ser humano. El uniforme es de una sola pieza que cubre cuerpo, brazos y hasta la planta de los pies, parecido o similar al ropaje de los niños denominados “mamelucos”.

En la mano derecha, el extraterrestre sujeta un triángulo aparentemente metálico y en uno de los extremos sobresalía un círculo metálico.

El cuerpo de redacción supuso que este instrumento podría haber sido un arma poderosa que traía en su mano el extraño personaje y que nunca fue utilizada cuando sorpresivamente fue fotografiado en dos ocasiones, dijo el director general de Cuestión, Francisco Pulido Arroyo.

En realidad el “arma poderosa” está manufacturada con alambre común y corriente. Los vértices del triángulo que forman estas varillas están pegados con plastilina, que los autores del fraude no pudieron pintar de aluminio. El traje no es de una sola pieza ni cubre hasta los pies: en una de las fotos se ve perfectamente que el extraterrestre calza unas botas pintadas de aluminio.

La historia fue recogida de inmediato por otros medios amarillistas. El sábado 24 de octubre los reporteros Joaquín Estrada y Javier Carrillo, del programa Ocurrió Así, de Telemundo, estuvieron en la redacción de ¡Cuestión Policiaca! Para hacer un reportaje. El programa salió al aire tres semanas después.

La versión que nos dio Arredondo, como decíamos, no concuerda con la publicada en estos medios. Según Arredondo una noche que se encontraba en su negocio de fotografía (que también funciona como vivienda), le anunciaron de la aparición de luces sobre el cráter, por lo que de inmediato él y dos de sus ayudantes se dirigieron al lugar. Al llegar todo estaba quieto y oscuro, pero de pronto uno de sus ayudantes, el que tenía la cámara, exclamó asustado, “¡Hay hijo de la chingada!, ¡Hay hijo de la chingada!”, al mismo tiempo que accionaba por dos ocasiones la cámara. Arredondo no vio nada, pero su compañero le describió al ser que posteriormente aparecería en las fotografías.

LA FOTOGRAFÍA FUE TOMADA MUCHOS AÑOS ANTES

En noviembre, cuando estuvimos en Valle de Santiago, logramos contactar con un “testigo” de los acontecimientos. Se trata de uno de los niños que trabajan como lancheros para Arredondo. Oscar, además de la fotografía, pertenece a varias comisiones del municipio, entre la que se encuentra la de turismo. Además tiene la concesión de las embarcaciones que dan paseos dentro del cráter La Alberca. El muchacho nos informó que la persona fotografiada era uno de los “novios” de Oscar, enfundado en un disfraz.

Tomamos algunas fotografías del lugar, con el niño como modelo, para tener una referencia del tamaño del “extraterrestre”. Es importante señalar que sacamos esas fotos tan sólo siete meses después de que, supuestamente, ocurrieron los hechos. El piso en las fotos en donde aparece el “extraterrestre” aparece cubierto con una capa de piedras mezcladas con cemento. El día en que sacamos las fotos con el muchacho, el piso estaba completamente cubierto de hierbas y maleza que habían destruido el cemento. Esto no pudo haber ocurrido en tan corto espacio de tiempo, lo que quiere decir que, en realidad, las fotos fueron tomadas muchos años antes, tal vez cuando se inauguró La Alberca como lugar de recreo.

Oscar García fue entrevistado por los periodistas de ¡Cuestión Policiaca! Y en esa ocasión dijo que:

Nos trasladamos al sitio donde supuestamente fue fotografiado el extraño ser y nos dimos cuenta que existe mucha diferencia: por ejemplo, la fotografía fue captada de noche, en un lugar empedrado o apenas en construcción.

Sin embargo cuando llegamos al lugar, ya no existía el empedrado y ahora, cerca del lugar se ubica un árbol y cuando se captó la gráfica no estaba, dando la impresión de que la fotografía fue tomada hace algunos 10 años, cuando menos.

Luis Ramírez Reyes, quien había utilizado esta fotografía para dar sus conferencias, indicando que era un documento auténtico, al conocer nuestra investigación de primera mano, no tuvo más remedio que decir que tal vez era el mismo Oscar Arredondo quien se había disfrazado. En ese entonces nosotros no creíamos que fuese Arredondo, sino uno de sus amigos, pero durante nuestra visita para realizar uno de los programas de la serie En Busca de lo Desconocido, nos aseguraron que era el mismo Arredondo el que aparecía en la foto.

Juan Chía era el conductor del programa. Yo escribí el guión. Los productores conocían la historia. Antes de ir al volcán Chía volvió a entrevistar a Arredondo. Cuando se intentó recrear la historia y Arredondo ayudó a colocar a los actores en medio de la escena, fue evidente que todo era un invento. Los tiempos y movimientos no concordaban con su historia. Tuvo que cambiar la posición de los actores varias veces (alguno estaban de espaldas y a una distancia equivocada). Los diálogos tampoco concordaban con el ritmo de la acción. El tiempo para tomar las fotos no era el que se esperaba, el actor que hacía de extraterrestre intentó caminar de manera normal, rápido y casi corriendo, y sólo así se consiguió hacer coincidir los movimientos del camarógrafo con las posiciones del “extraterrestre”.

Cuando apareció el programa fue una bomba para Arredondo. Había anunciado a todos sus amigos que aparecería en televisión. Cuando comenzaron a desfilar las escenas, la cara de Arredondo era irreconocible por la ira que lo embargaba. Hasta el día de hoy le tiene un odio a muerte a Chía.

KIRKO, KORKO TRAS EL PRIPOTON Y EL LIPROTON

La historia tendría una curiosa secuela de contactismo. Luego de que se publicó la foto del “extraterrestre”, la señora Mercedes Cortés, de Guanajuato, Guanajuato, dijo haber establecido contacto telepático con el extraterrestre.

Pertenezco a un grupo de investigadores de seres extraterrestres que nos reunimos periódicamente, y cuando se hace necesario, y nos concentramos en uno de los cerros de la localidad.

Esto, por lo regular, lo hacemos a horas de la madrugada. Nos ponemos en éxtasis y en círculo, agarrados de la mano. Pedimos que aparezcan los seres de otros mundos, y luego de cierto lapso, se hace aparecer un gigantesco OVNI que se coloca a unos cien metros arriba de nuestras cabezas, ilumina el área y posteriormente se eleva y desaparece tal y como llegó.

Se supone que la señora Cortés fue estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, pero por su forma de redactar lo dudamos. Sus contactos se efectúan en un lugar de las inmediaciones del Cerro Los Picachos. Dijo que hasta ese entonces era la única persona del grupo que había visto a un ser extraterrestre. Se trata del comandante Risco, proveniente de la galaxia de Andrómeda, quien dirige una flota de 1881 naves. La forma de comunicación es telepática, pero cuando Risco quiere hablar con ella se lo hace saber haciendo vibrar las ventanas de su casa.

Luego escucho una voz que dice en español “contacto … contacto”. Entonces aviso a mis amigos y les digo que Risco quiere hablar con nosotros. Risco nos pide que vayamos vestidos de blanco. Debe ser por la noche, entre la media noche y la madrugada.

Entonces, en la parte trasera del cerro surge una esplendorosa y potente luz de la cual salen rayos que semejan un cáliz, y a los pocos minutos cuatro naves o platillos se posan como a 30 metros de altura de nuestras cabezas. Una de ellas se separa un poco y aparece Risco que desciende lentamente.

Risco es como de dos metros de altura. Su rostro es transparente, sus manos y uñas largas, más largas que el de los seres humanos. El comandante aprieta un botón de su cinturón de la parte central, éste gira y luego se escucha la voz normal a la de cualquier ser humano.

La señora Cortés dice que Risco le entregó unos “eroglíficos”, “geroglíficos” o jeroglíficos (utiliza los tres términos en sus documentos), escritos en español (¿?), en los cuales destaca el amor hacia los terráqueos. Cortés presenta como prueba de todo lo que dice una fotografía en la que se puede ver el Sol tras la cumbre nevada de algún cerro. Desafortunadamente no hay fotografías de las naves posadas a 30 metros del grupo de contactados. Los periodistas que la entrevistaron le preguntaron por qué no había fotografiado las naves cuando las tenía cerca.

“Era demasiada o muy fuerte la luz cuando aparecían arriba de nosotros y eso impedía”. Fue su respuesta.

Risco no viene solo, le acompañan otros extraterrestres llamados Azor, Kirko y Korko (payasos de circo abstenerse, los nombres ya están registrados) Estos también tienen sus enemigos, los Titanos que son “gente peligrosa que quiere la maldad”.

¿Cuál es el motivo de su visita a la Tierra?

Risco dijo que deseaban conseguir Eco Protón, Pripotón y Liprotón que es lo que les produce a sus naves energía atómica y que su propósito de llegar a nuestro planeta es tratar de acomodarle porque se está saliendo de su eje, de su rotación y que eso era muy peligroso tanto para los terrestres como para ellos y que de salirse la Tierra de su eje vendrían problemas catastróficos para los seres que viven en ella.

La señora Cortés también aseguró que los extraterrestres le enseñaron a cultivar enormes verduras, de la misma manera como lo hacía Oscar Arredondo y Carmen García.

Todo lo que he mencionado no lo he dicho a nadie por temor a que me juzguen loca ya que ni siquiera mi esposo me cree porque no he puesto en práctica el cultivo de las verduras.

No sólo su esposo no le cree, ni siquiera los redactores del semanario sensacionalista ¡Cuestión policiaca!, quienes escribieron:

Mercedes es una dama de fácil palabra: señala los detalles en forma continua y, a veces en forma desordenada en tal forma que en ocasiones no concuerdan los hechos o se autodesmiente, aunque luego trata de explicar que hay muchas cosas que no recuerda.

Estos son tan sólo dos ejemplos de contactados de Guanajuato, pero son los más representativos. Ya comprendemos el nivel de la ufología en el Bajío.

REFERENCIAS

Anónimo, ¡Fotografían un extraterrestre!, en ¡Cuestión Policiaca!, No. 104, México, 20 al 26 de octubre de 1992, págs. 2-3.

Anónimo, ¡Extraterrestres en Guanajuato!, en ¡Cuestión Policiaca!, No. 106, México, 3 al 9 de noviembre de 1992, págs. 2-3 y 30.

Anónimo, Se sumergió en la laguna y desapareció el extraterrestre, en ¡Cuestión Policiaca!, No. 107, México, 10 al 16 de noviembre de 1992, págs. 2-3.

Anónimo, Asegura una investigadora haber hablado con un extraterrestre, en ¡Cuestión Policiaca!, No. 109, México, 24 al 23 de noviembre de 1992, págs. 2-3.

Anónimo, Opinan investigadores sobre el extraterrestre, en ¡Cuestión Policiaca!, No. 110, México, 1 al 7 de diciembre de 1992, págs. 26.

Pulido Arroyo Jesús y Aguilar Marcial, “La Tierra se está saliendo de su eje”, me dijo el extraterrestre, en ¡Cuestión Policiaca!, No. 110, México, 1 al 7 de diciembre de 1992, págs. 24-26.

Ruiz Noguez Luis y García Oscar, La laguna de sangre, en Duda, No. 1120, México, 14 de abril de 1993, págs. 28-29.

Ruiz Noguez Luis y García Oscar, Cuando el agua se hizo sangre, en Duda, No. 1121, México, 28 de abril de 1993, págs. 26-27.


[1] Ver en este mismo sitio el tema de Valle de Santiago.

“Cropcircles” estilo africano

Namibia: Abrir los X-Files de Namibia

Namibia Economist (Windhoek)

Rodrick Mukumbira

Windhoek

Los investigadores del Departamento de Conservación de la Naturaleza en la Escuela Politécnica de Namibia estaban esta semana pensando en traer expertos de una universidad sudafricana para intentar aislar el “gas” que está evitando que las plantas crezcan, en un intento continuo de explicar los orígenes de los extraños “anillos de hadas”. Los círculos son innumerables discos en el suelo arenoso totalmente pelados, con diámetros que van de dos a diez metros, encontrados en la hierba en la franja costera de Namibia.

El Dr. Willem Jankowitz, conferencista del departamento, dice que él ha investigado tres teorías: suelo radiactivo, que evita que las plantas crezcan; proteínas tóxicas emitidas al suelo por una planta venenosa llamada “arbusto de leche”; y colonias de termitas que barren todas las semillas, no dejando nada para crecer, pero ninguna parece contener agua. Desde el año pasado, hasta mayo de este año, Jankowitz ha recogido muestras del suelo de los círculos. “Si tomas el suelo de los círculos, puedes plantar cualquier cosa y crecerá, pero si intentas plantar cualquier cosa dentro de los círculos. Nada germinará incluso después de regar el lugar constantemente”, dijo Jankowitz. Jankowitz afirmó que él también ha procurado plantar la semilla en envases sin sellar en los círculos, éstos tampoco han podido germinar. Los que plantó en envases sellados dentro de los círculos germinaron, dijo.

“No hay nada malo con el suelo. No tiene ningún producto químico. Hay un gas misterioso en el suelo que es imperceptible a la nariz ordinaria y es el porqué nos preponemos traer expertos para asistirnos”, dijo esta semana. Jankowitz dijo que los investigadores de su departamento están actualmente manteniendo discusiones con una universidad de Sudáfrica para ver cómo se puede aislar el gas. En las últimas tres décadas, los científicos han discutido sobre cómo se forman las figuras. Sin embargo, esta no es la primera vez que han traído a sudafricanos para intentar explicar los X-files de Namibia. Se hizo un intento de explicación por parte de los botánicos sudafricanos en 2004. Conducido por la científica Gretel van Rooyen, botánica en la universidad de Pretoria, cuyos resultados fueron publicados más tarde en la revista New Scientist ese mismo año. También se probaron muestras del suelo de los “círculos de hadas” y no se encontró radiactividad.

En sus pruebas, se hicieron crecer con éxito plantas del desierto en el laboratorio. Su equipo cavó fosos hasta dos metros de profundidad en y alrededor de los círculos, pero no encontraron ninguna muestra de termitas o de sus nidos, actual o antigua. “Nos quedamos con las hadas,” admitió más tarde van Rooyen al New Scientist. Los círculos de hadas ocurren en una banda quebrada en la favorable región de Namibia, del sur de Angola al río anaranjado en Sudáfrica y han llegado a ser tan famosos que están incluidos en las rutas turísticas. Otras explicaciones para el fenómeno incluyen ondas electromagnéticas, minas terrestres, radiación, ovnis, meteoritos, criaturas de otro mundo y a dios. En los años 80, la erupción en Gran Bretaña de los cropcircles que inicialmente fue atribuida a extraterrestres fue desechada más adelante pues era el trabajo de bromistas que aplanaban cuidadosamente el trigo y otras cosechas usando tablas y cuerdas.

Sin embargo se ha eliminado la intervención humana en Namibia y los círculos siguen siendo una importante atracción turística.

http://allafrica.com/stories/200608250720.html

El marcianito de Cumberland

EL HOMBRE ESPACIAL DE CUMBERLAND[1]

En Escocia ocurrió este curioso y famoso caso en el cual los ufólogos no se ponen de acuerdo en muchos puntos (fecha, lugar, profesión del testigo, etcétera). Tratando de resumir las versiones con las que contamos, podemos decir que la historia es más o menos así:

El 13 de junio de 1964[2] James Templeton, bombero de profesión[3] y habitante de la villa inglesa de Carlisle, Cumbria, se dirigió a un prado cercano a Burgh Marsh, una llanura solitaria de Solway Firth, cerca de la frontera entre Inglaterra y Escocia, a 8 millas al Oeste de Carlisle, con el deseo de tomar algunas fotografías de su preciosa hija Elizabeth Templeton, de 5 años. Llegados al campo, y cuando el hombre halló un lugar que juzgó idóneo, “digno de una tarjeta postal”, como escribió algún ufólogo, situó a la niña convenientemente, con un ramito de flores silvestres en la mano, y se retiró unos pasos para tomar las fotografías.

Según Templeton, los borregos y las vacas estaban del otro lado de la marisma, y un par de ancianas estaban dentro de su coche a unos 300 o 400 metros. El clima era cálido y soleado, y todo parecía normal[4]. Decidió tomar unas fotos de su hija con su vestido nuevo.

En ese día en particular todos los animales estaban del otro lado de la ciénaga, todos juntos, como si tuvieran miedo.

Tras la clásica petición de una sonrisa, presionó el botón de la cámara[5]. Satisfecho, ambos regresaron a casa felices y contentos. Templeton recuerda lo sucedido:

Tomé tres fotos de mi hija Elizabeth en poses muy parecidas.

Algunos días después Templeton llevó a procesar las fotos con un químico, quien le comentó que era una lástima que un tipo que pasaba por el lugar hubiera echado a perder la mejor foto de la niña. En una de las imágenes, tras la cabeza de la niña, aparece la parte superior de una figura de aspecto humano, vestida con algo parecido a un traje espacial y con casco. La niña se muestra feliz y sonriente. El “humanoide”, o en palabras del propio Templeton, “el ser del espacio”, es perfectamente visible de la cintura para arriba. Se distinguen con toda claridad el tórax, la cabeza y los brazos. Parece tratarse de un cuerpo armónico.

Templeton se sorprendió porque cuando tomó la foto no había nadie. Pero ahí, mirando sobre el hombro de la niña, estaba lo que parecía un hombre enfundado en un traje espacial. Parecía estar flotando en el aire y solo estaba en una de las fotos. Lo curioso del caso es que ni el señor Templeton ni su hija vieron al personaje, y que tampoco hizo acto de presencia ningún platillo volador. Su esposa tampoco vio nada anormal al momento de tomar la foto.

Llevé la foto a la policía de Carlisle, quienes después de muchas dudas, la examinaron y llegaron a la conclusión de que no había nada sospechoso.

Sin embargo, el fantasma del traje espacial atrajo pronto la atención de la comunidad ufológica, quienes sugirieron que el ser espacial era invisible al ojo humano pero no a la cámara. La Flying Saucer Review opinó que podía tratarse de una foto auténtica. Sus expertos ufólogos dijeron que algún tipo de campo electromagnético había repelido las ondas luminosas haciendo “invisible” al extraterrestre a nuestros ojos, aunque no a la emulsión fotográfica (sic). Pero eso es pura palabrería pseudocientífica sin ninguna base real.

Muchos pescadores del área han visto OVNIs y han ocurrido otras cosas interesantes en esta área. Muchos científicos dicen que los OVNIs están interesados en la Chapel Cross Atomic Power Station, que se puede ver en el horizonte a la derecha de mi foto.

En efecto, la Central Atómica de Chapel Cross se encuentra en la frontera con Escocia, a unos 25 kilómetros al Noroeste de Carlisle.

EN BUSCA DE UNA EXPLICACIÓN

La foto fue publicada por el periódico local Cumberland News del 12 de junio de 1964 y al día siguiente en el Daily Mirror y el Daily Express y luego la historia se hizo famosa en todo el mundo.

En poco más de cuatro décadas la foto se hizo de dominio público. Yo recibí cientos de cartas de todo el mundo proponiendo varias explicaciones, algunas de ellas me parecen sensatas. Tengo que subrayar que no recibí pago alguno por las fotos.

La única que me pareció extraordinaria fue una carta proveniente de Woomera, Australia, que recibí un mes después de que tomé la foto. La gente de ahí me pedía una buena copia a color, porque pensaban que estaba relacionada con un cohete Blue Streak que fue lanzado pocas horas antes de que yo tomara la foto. Aparentemente dos “hombres espaciales” muy similares a los de la foto, fueron vistos cerca del cohete. Tiempo después supe que parte del cohete Blue Streak fue fabricado y probado en Burgh Marsh.

También se sugirió que uno de los trabajadores nucleares de la planta de Chapel Cross, cercana a Solway Firth, vestido con su traje de protección, estaba tratando de jugarles una broma a los Templeton. Muchos ufólogos, como Roy Stenman, dijeron que ese no era el caso y que la imagen borrosa era la de un “espacial”.

Para otros ufólogos esta foto era un documento importantísimo. Fernando J. Téllez Pareja, por ejemplo, escribió en 1984 (en un libro publicado hasta 1994)[6]:

Hasta el momento contamos con un buen número de casos en que se ha logrado ver a un extraterrestre, pero lo que constituye una rareza es encontrar un caso en que se haya fotografiado el tripulante de un OVNI.

Sin embargo, hay por lo menos un testimonio fotográfico que parece demostrar que sí estamos siendo visitados por seres ajenos a la Tierra, nos referimos al célebre caso Templeton.

Según Téllez, el personaje daba la espalda a la niña y al parecer caminaba por la llanura. Para otros analistas el humanoide aparece de frente y se ve la visera de su casco. El problema consiste en la posición del brazo del humanoide. Si estuviera de frente, la forma en que está doblado sería poco normal. Pero si estuviera de espaldas, la visera del casco no tendría sentido, pues se encontraría en la nuca. Sólo si fuera un muñeco de trapo tendría sentido la postura.

HOMBRES DE NEGRO

El asunto se vino a complicar porque Templeton declaró que fue molestado por unos hombres de negro. Sin embargo dio diferentes versiones a los ufólogos. En términos generales son muy parecidas pero difieren en los detalles.

Versión 1

Pocas semanas después Jim Templeton recibió dos misteriosos visitantes. Él nunca había oído de los hombres de negro: el asunto era poco conocido en Inglaterra en esos días. Pero los dos hombres llegaron a su casa en un Jaguar, vistiendo trajes negros. Lo raro era su conducta. Ellos se referían entre sí utilizando un número y hacían preguntas muy raras. Le pidieron que los llevara a las marismas. Querían conocer todos los detalles del clima del día en que se tomaron las fotos, las actividades de los pájaros y cosas como esas. Luego lo presionaron para que admitiera que sólo había fotografiado a un tipo que iba pasando. Jim respondió con tacto, pero nunca rechazó sus ideas, por lo que comenzaron a enojarse de manera irracional, para luego alejarse en su coche. El ex bombero tuvo que caminar 8 kilómetros para regresar a su casa.

Versión 2

Poco después de que apareció su foto en los periódicos dos hombres con sombreros de bombín aparecieron en la estación de bomberos. Cuando les preguntó de dónde venían, se negaron a responder, replicando que pertenecían al gobierno de Su Majestad y no tenían que mostrar su identificación. Le pidieron que les mostrara el lugar en donde había tomado la foto. Él salio de su trabajo y los hombres lo llevaron en un Jaguar hasta Burgh Marsh, en donde Jim les señaló el sitio exacto. Uno de los hombres preguntó, “¿Así que aquí es donde usted vio al hombre?”, Jim respondió, “No, perdón, yo no vi a nadie”. Entonces los hombres le agradecieron y abandonaron el lugar abruptamente, dejándolo en las marismas.

Versión 3

Poco después de que se revelaron las fotos, dos hombres visitaron a Jim. Le pagaron por que los llevara, en un Jaguar negro, hasta las marismas. Los dos hombres mostraron sus credenciales y declararon que eran agentes investigadores del gobierno. Hicieron preguntas poco usuales, como la conducta de los animales y sobre las condiciones exactas del clima de aquel día. Aparentemente se molestaron cuando Jim desechó su sugerencia de que se trataba de un hombre caminando por el campo. Entonces lo abandonaron a unos ocho kilómetros de su casa.

Unos meses después Jim llevó un segundo rollo a la Kodak para revelado. Se le regresó sin varios de los negativos. Jim cree que fueron confiscados por los agentes del gobierno porque había algo secreto en la película.

Si recordamos, en sus primeras declaraciones Templeton comentó algunos detalles sobre el comportamiento de los animales y el clima. Justo lo que ahora le preguntaban los hombres de negro. Parecía que sus mentes pensaban en lo mismo. ¿O era que todo tenía un origen en la cabeza de Templeton?

EL INCIDENTE DE WOOMERA

Templeton también dijo que poco después el editor del periódico Cumberland News le pidió su negativo prestado para enviar una copia a Australia[7]. La noticia había sido publicada en Australia y la habían visto en el campo de pruebas de Woomera. Justo el día anterior al que tomó la foto debía ser lanzado un cohete Blue Streak, pero se detuvo el conteo porque dos cámaras de vigilancia captaron dos figuras humanas en las cercanías del cohete. Eran muy parecidas a la figura que aparecía en la foto de Jim.

El capitán de grupo Tom Dalton-Morgan, quien fuera jefe de la estación en Woomera. Dijo que los observadores colocados a 160 kilómetros del sitio de lanzamiento le llamaron para informar que había una “luz” que se dirigía hacia el área restringida, viajando a gran velocidad. Tom y otros miembros del personal científico vieron la luz circundar las instalaciones para luego desaparecer. Aclaró que “no puedo concebir ningún avión o misil capaz de realizar las maniobras vistas por mi equipo”. Aseguró que frecuentemente se veían OVNIs en Woomera y que, incluso, se tuvo que abortar una misión en 1964 cuando se vieron “seres blancos” a través de las cámaras de seguridad.

Se dice que ese incidente fue mencionado en el reporte del Director Científico H. G. R. Robinson: Flight trial of F1 – 5th June, 1961.

Templeton descubrió que los Blue Streak se fabricaban en Spadeadam, a pocos kilómetros de Burgh Marsh.

La ufóloga Jenny Randless visitó las oficinas de Kew Records en Londres y encontró una carta, fechada el 29 de diciembre de 1964, del Ministro de Defensa (MOD) y que se refería al “Hombre Espacial de Cumberland”. En esta carta hay referencias del Department of Scientific Technical Intelligence (DSTI) sobre una investigación del caso. Otra carta fechada el 15 de junio de 1964 se refiere a la solicitud de un reporte sobre el lanzamiento abortado y la película que mostraba un objeto extraordinario sobrevolando el lugar. La respuesta del COI al MOD indicaba que debían contactarlos si deseaban ver la película.

Se dice que se ha perdido la película de los lanzamientos Blue Streak de la semana del 23 de mayo de 1964.

Sin embargo, hay varias inexactitudes en toda esta historia.

Parece que Tom Dalton-Morgan sí dirigió la estación de Woomera, pero lo hizo de 1959 hasta 1963, por lo que difícilmente pudo haber sido testigo de la presencia de dos humanoides en el momento del lanzamiento de un cohete.

El primer lanzamiento de un Blue Streak se hizo hasta el 5 de junio de 1964.

No se conoce a ningún H. G. R. Robinson de Woomera. No está confirmado que se hayan perdido las películas de los lanzamientos de Blue Streak.

Templeton dijo haber recibido una carta de Woomera, un mes después de que se publicaron las fotos (12 de junio). ¿Cómo es posible que se tenga una carta solicitando la copia un reporte fallido, fechada el 15 de junio?

CONCLUSIONES

Hubo varios comentarios para tratar de demostrar que la foto era auténtica. Se dijo, por ejemplo, que la Kodak había descartado la posibilidad de que se tratara de una ilusión óptica, o de un efecto producido por la cámara o la película. En realidad nadie había planteado estas hipótesis. Nunca nadie dijo que fuera una ilusión óptica ni defectos de revelado. Con ese tipo de declaraciones ambiguas lo que se perseguía era decir, posteriormente, que la Kodak había dado por buenas las fotografías, una técnica de engaño muy socorrida por los ufólogos.

Por su parte Jenny Randles escribió: “Parece que no es una doble exposición”.

No obstante son muchos los ufólogos que se mostraron incrédulos y opinaron que el humanoide bien pudo ser una maqueta colocada en buena perspectiva por el fotógrafo.

Toda la historia esta llena de incongruencias que parecen haber sido originadas por el mismo Templeton.

Análisis realizados posteriormente por la revista Nous han confirmado que se trató de un collage o composición de fotografías. Al hacer ampliaciones se dieron cuenta que el extraterrestre estaba pegado sobre la cabeza de la niña. La opinión generalmente sostenida en algunos medios ufológicos es que el señor Templeton instaló una maqueta o muñeco a varios metros de la espalda de la niña, para que el “extraterrestre” saliera suficientemente borroso. Un nuevo truco fotográfico a la cuenta de la historia de los OVNIs.

REFERENCIAS

Anónimo, The “Cumberland Spaceman”, artículo en Internet, 30 de abril de 1996, http://www.skiesare.demon.co.uk/cumb.html

Anónimo, The Solway Firth Photo, artículo en Internet, http://ourworld.compuserve.com/homepages/AndyPage/solwayfi.htm

Anónimo, The Solway Firth photograph, 1964, artículo en Internet, http://www.chez.com/lesovnis/htm/solwayfirth64.htm

Lucarini Gianni, Los extraterrestres existen, Editorial ATE, Barcelona, 1976.

Programa de TV, Secrets Of The Paranormal, conducido por Jenny Randles para BBC2, del 4 de noviembre de 1996.

Randles Jenny, Alien Contacts and Abductions, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 1997.

Randles Jenny, UFOs and how to see them, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 1972, pag. 109.

Rickard Robert y Kelly Richard, Photographs of the Unknown, New English Library, London, 1980.

Ruiz Noguez Luis, La foto Templeton, en 100 fotos de extraterrestres, Corporativo Mina, México, 1996, Págs. 76-77.

Schneider Adolf & Malthaner Hubert, Le dossier secret des OVNIs. Avec de nombreuses photographies inédites, De Vecchi, 1978, pags 271-273.

Stenman Roy, Visitantes extraterrestres, Editorial Noguer S.A., Barcelona, 1976.

Téllez J. Fernando, Tripulantes OVNI, Equipo Sirius Mexicana, México, 1994, Págs. 63-65.

Templeton James, Photographer Comments On Cumberland Spaceman Picture, Daily Mail Newspaper, London, December 13, 2002, artículo en Internet, 17 de diciembre del 2002, http://www.para-normal.com/nuke/html/article.php?sid=752

La famosa foto de Templeton.

Ampliación de la foto en la que se puede observar al “ser espacial” con casco y escafandra.

Recorte de periódico en donde aparece Templeton en la actualidad.

Chapel Cross Nuclear Power Plant.

Woomera Test Range.

Blue Streak en construcción.

Jenny Randles.


[1] Este artículo apareció publicado originalmente en Ruiz Noguez Luis, 100 fotos de extraterrestres, Corporativo Mina S.A. de C.V., México, 1996.

[2] Según unos autores fue el 13 de julio de 1964, otros hablan de mayo de 1964 y Robert Rickard y Richard Kelly escriben que fue en mayo de 1976. Considero que el año correcto fue 1964, ya que la foto apareció en los libros de Gianni Lucarini y Roy Stenman, publicados en España en 1976, pero cuyas ediciones originales, italiana e inglesa, son muy anteriores a ese año.

En un reciente artículo escrito por el propio Templeton, indica que la fecha fue el 23 de mayo de 1964.

[3] Lucarini dice que era policía y Stenman, que era abogado, pero en realidad trabajaba para la Cumbrian Fire Brigade.

[4] Estos comentarios de Templeton son muy curiosos porque luego serían prácticamente calcados por unos supuestos hombres de negro que lo visitaron.

[5] Una SLR con rollo Kodacolor.

[6] En el análisis que hace Téllez del caso Templeton encontramos una de las más grandes erratas del libro. En la página 63 no aparece todo un párrafo que fue escamoteado. El último renglón dice: “… en la foto de Elizabeth había algo extraño; alguien pare”. Al dar la vuelta a la hoja, página 64, encontramos las fotografías y el inicio de un nuevo párrafo.

[7] En un reciente artículo, Templeton cambia la versión y dice que él mismo recibió una carta de la gente de Woomera. Parece que esta historia es otro invento del bombero.