Archivo de la categoría: Ovnis

Un invasor jubiloso

Héctor Chavarría Liu (Mérida, 1950) es indescriptible y es único.

Tal vez el autor más conocido de la ciencia ficción mexicana. Ya en los setentas comenzaría a escribir cuentos y amagos de novela, pero sería hasta 1985, al ganar el Premio Nacional de Ciencia Ficción Puebla, que se dedicaría con más ahínco a su pasión. El cuento Crónica del Gran Reformador, ganador del premio, imagina la conquista de Europa por los Aztecas.

Héctor es multifacético. Lo mismo publica libros de artes marciales, manuales de supervivencia, novelas de ciencia ficción, que dirige programas de radio o edita revistas de OVNIs y de naturismo.

Una de sus más grandes pasiones es el montañismo y en algún momento perteneció a los cuerpos de socorro de la montaña.

Chavarría dirigió, en su mejor etapa, la revista ufológica Contactos Extraterrestres. Héctor, al contrario que su antecesor, comenzó a cuestionar la hipótesis extraterrestre. Encontró los restos del OVNI de Puebla y ayudó a su identificación. Publicó libros sobre el fenómeno OVNI utilizando seudónimos y dio cabida a las voces escépticas en la revista Contactos.

Como periodista trabajó como subdirector de Revista de Revistas. En dos ocasiones fue galardonado con el premio nacional de periodismo.

Miembro fundador de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica (SOMIE) y coeditor de la desaparecida Perspectivas Ufológicas.

Entre sus mejores obras podemos recordar El mito del espejo negro (1997) y Adamas (1996).

Entre los más recientes trabajos de Chavarría están los cuentos de la serie Invasiones jubilosas. Aquí se ve toda la ironía y la mala leche del “chino”. Uno no puede dejar de reflexionar con cada una de las historias y personajes. Los cuentos de Invasiones jubilosas son autobiográficos y los personajes no son de “otro mundo”. Ahí encontramos a Maussán, a Carlos Ortiz de la Huerta, Ariel Rosales, en el lado de los crédulos, y a Luis Ruiz Noguez, en el de los escépticos.

Héctor Chavarría retrata muy bien la vida del México en la era de los platillos voladores y a él le debemos este

DECÁLOGO ESCÉPTICO

1.- La incidencia en casuística ovni, crece proporcionalmente a la ignorancia del testigo.

2.- La ignorancia acerca de fenómenos aéreos se cura con estudio y conocimientos, con investigación y escepticismo.

3.- No hay “objetos voladores no identificados”, sólo personas incapaces de identificar lo que ven.

4.- El mensaje de un “contactado” jamás ha excedido, ni excederá, el nivel de sus propios conocimientos.

5.- En “ovnilogía” una imagen no vale por mil palabras.

6.- La investigación ovni y en especial lo relacionado con ETs se torna imposible ante la falta invariable de evidencias reales.

7.- Ovni y “nave extraterrestre” no son sinónimos.

8.- La única prueba válida de la existencia de “una nave extraterrestre” sería la “nave” misma. Y su estudio correspondería a la ciencia y a los métodos científicos.

9.- Todos los conceptos dados hasta hoy por “contactados”, “secuestrados” y demás fauna, han sido sacados de la ciencia ficción popular.

10.- La “ovnilogía”, como la practican sus seguidores es “ovnilatría” esto es, un sistema de creencias, sin método alguno.

Héctor Chavarría (SoMIE / AMCyF) Decálogo / OVNIs Copyright 1992 (D.R.)

Probando teoría ovni

Probando teoría ovni

Por Joel de Woolfson

Los ovnis vistos por dos pilotos de línea aérea a principios de esta semana habrían podido ser aviones militares de prueba.

Otro piloto, Flybe’s Troy Queripel, propuso esa teoría ayer.

“Todo alrededor de Guernesey es espacio aéreo militar y hay mucha actividad en ese espacio. Las llamamos zonas peligrosas”, dijo el hombre de 40 años.

“Mi teoría es que habría podido ser una cierta clase de avión militar de prueba que se incorporó a nuestro espacio aéreo por error”.

Los objetos fueron vistos por el capitán Ray Bowyer de Aurigny y confirmados por el piloto de un avión de Blue Islands.

Los informes fueron enviados al Ministerio de la Defensa para investigación adicional.

El espacio aéreo militar francés comienza a 20 millas al oeste de Guernesey y ocupa un área de aproximadamente 150 millas cuadradas.

El espacio aéreo militar británico comienza a 40 millas al norte de Guernesey y el capitán Queripel cree que la implicación militar es la explicación más probable.

“No estoy intentando desacreditar nada de lo que dijo Ray porque lo vi 45 minutos después del incidente y él estaba claramente impresionado. Él vio obviamente algo.

“Pero pienso en el bombardero stealth y el avión espía U2. Fueron probados por años antes de que cualquier persona estuviera enterada de ellos.

“El bombardero stealth había estado alrededor de 25 años antes de que cualquier persona supiera de él. La primera vez que los iraquíes supieron de él fue cuando estaba sobre ellos lanzando bombas”.

Él dijo que es imposible saber qué se está probando hoy.

“El avión espía U2 tomaba fotos sobre Rusia y al principio no sabían nada de él”.

El capitán Queripel, que ha sido piloto por siete años, dijo que los espacios aéreos militares alrededor de la isla están fuera de los límites de los aviones comerciales.

“Se llaman zonas peligrosas por una razón: entras en ellos a tu riesgo. Puedes pedir permiso de cruzarlos, pero por lo regular te será negado”.

Agregó: “El dos por ciento de mí piensa que eran pequeños marcianitos verdes, pero el otro 98% piensa que eran los militares probando la nueva tecnología de la que incluso no hemos oído hablar”.

http://www.thisisguernsey.com/code/shownewsarticle.pl?ArticleID=002090

"Los extraterrestres grises" en una novela de 1963

Recientemente en la biblioteca del coleccionista Jamie Leonarder de Sydney encontré un título que llamó mi atención. Era un libro inglés en rústica de 1964 titulado “The Grey Aliens” (Mayflower, Reino Unido) por J. Hunter Holly. Fue publicado originalmente en los E.U. como “The Grey Aliens” en 1963 por Avalon Books. Era una novela de ciencia ficción con extraño giro de abducción extraterrestre. La gente era atrapada por ¡las sombras – los extraterrestres grises! “Los fabricantes de fantasmas”.

Bien la novela era legible, pero estaba más interesado en el título – “The Grey Aliens”. El término “extraterrestre gris” es un icono en el folklore ovni extraterrestre, pero los grises de los encuentros con ovnis son generalmente entendidos por los investigadores como una manifestación más reciente cronológicamente que las abducciones – llegando a ser más prominentes durante los años 80.

Siga leyendo en el blog de Bill Chalker

http://theozfiles.blogspot.com/2007/04/gray-aliens-1963.html

Película sobre el incidente Kinross

Doug Moe: Misterio ovni ahora una película

Por Doug Moe

El verano pasado fui contactado por un veterano ingeniero en sistemas de Canadá llamado Gord Heath.

Heath había leído una columna que yo había escrito sobre la desaparición misteriosa, en 1953, de un jet F-89 Scorpion en el lago Superior. El jet había sido enviado de la base de la fuerza aérea de Kinross en Michigan para seguir un artefacto no identificado visto en el radar de Kinross.

El F-89 estaba en Kinross en asignación temporal. Tanto el jet como sus dos tripulantes, Gene Moncla y el observador de radar Robert Wilson, tenían su base en Madison en Truax Field. Estaban en Kinross como reemplazos temporales para el personal contratado para maniobras de artillería en Arizona.

Las noticias de 1953, incluyendo un informe en The Capital Times, dicen que el radar de Kinross siguió el F-89 y el artefacto no identificado mientras volaban sobre el Lago Superior. Desde la carlinga, Moncla dijo, “Voy a ver más de cerca”. Momentos más adelante, los dos ecos del radar se combinaron en la pantalla.

Qué sucedió después, nadie lo sabe, aunque hay muchas teorías. En todo caso, el Truax F-89 y sus dos tripulantes nunca fueron vistos otra vez. Algunos en la comunidad del ovni han teorizado que el jet fue engullido por una nave extraterrestre. Los funcionarios de los E.U. insistieron al principio que el eco no identificado de radar era un avión de pasajeros canadiense fuera de curso, una versión negada constantemente por los canadienses.

Después de mi columna del pasado mes de agosto -la cuál había sido incitada por un artículo periodístico canadiense del incidente- oí de Heath, quien, fue claro de inmediato, había hecho mucha investigación sobre la desaparición de Kinross. Él incluso hizo varias visitas a Madison.

Su propósito en contactarme era impartir noticias alarmantes: Una compañía de buceo, en su Web site, afirmaba haber localizado lo que parecía ser un jet F-89 Scorpion en el fondo del Lago Superior. Si fuera verdad, habría sido casi ciertamente el jet Truax que desapareció en 1953.

Pero resultó, que el “hallazgo” de la compañía de buceo parece haber sido un fraude, aunque no se está seguro. Por lo menos: El Web site ha desaparecido.

El las últimas semanas del verano pasado, como la historia que revelamos, Heath y yo hablamos por teléfono e intercambiamos numerosos mailes. Me dijo que su última visita a Madison era muy reciente, justo en julio. Un equipo de películas documentales canadiense lo había acompañado, dijo Heath.

Heath era amistoso, articulado, e impresionantemente bien enterado del incidente de Kinross. Pero en cierto punto durante nuestra comunicación surgió en mí que para Heath había algo más que el trabajo de encontrar la verdad detrás de un acontecimiento misterioso en la historia de la fuerza aérea de los E.U. Heath, vine a saber, creía de una cierta manera compleja que él poseía una memoria que sólo podía ser las memoria de Gene Moncla, el piloto del F-89. Y él creía que el F-89 había sido secuestrado de hecho por un ovni en 1953.

No soy un gran creyente en la reencarnación o extraterrestres, así que no seguí esa línea de investigación con Heath el año pasado. Había gozado de nuestra comunicación y lo deje de esa forma.

Ahora, aunque el documental fue filmado parcialmente aquí el verano pasado no sólo ya se terminó, sino que ya se emitió dos veces en las últimas semanas en la televisión canadiense.

La película se titula “The Moncla Memories”, y esta semana hablé con su creador, el cineasta canadiense David Cherniack.

Continúe leyendo en

http://www.madison.com/tct/news/index.php?ntid=131142&ntpid=2