Archivo de la categoría: Ovnis

Entierran a seis extraterrestres

Aldeanos alarmados por el entierro de “extraterrestres”

PASIR MAS, lunes:

Si los cuerpos no son de seres humanos, ¿qué son ellos?

Esta historia tiene asustados a los aldeanos de Kampung Banggol en Slow Machang después de que un grupo de gente enterrara seis “cuerpos” en el cementerio de la aldea ayer por la tarde.

Un cavador de tumbas preguntó sobre el entierro al grupo y la respuesta que recibió le cimbró la espina dorsal.

“No son seres humanos sino extraterrestres”, recuerda Aziz Abdul Rahman, de 45 años, de la contestación que él obtuvo del grupo que estaba compuesto por un hombre de 50 años, mujer y dos jovenes que llegaron a la aldea en un coche registrado en Penang a las 7 am.

Aziz dijo él pensó que los cuerpos eran los de niños pues parecían pequeños y cada uno tenía la longitud de un brazo.

“Estaba impactado. Así que mi compañero cavara más profundamente y continuamos con nuestra tarea de enterrar los cuerpos”.

Nawi Said, de 60 año, quien bajó los “cuerpos” en un solo sepulcro profundo de 1.5 metros, dijo que no se sentían como seres humanos.

“No pude incluso sentir sus cabezas. Se sentían realmente extraños”, dijo.

Imam Rashid Saad, de 76 años, dijo que el hombre que trajo los cuerpos recitó el talqin (ritos finales) en el sepulcro antes de irse rápidamente.

Las noticias del entierro se dispersaron y una partida de policía vino a investigar a las 3 pm.

El policía declinó hacer comentarios pero se entiende que el sepulcro sería cavado hoy para comprobar qué fue lo que se enterró.

http://www.nst.com.my/Current_News/NST/Monday/National/20070625074052/Article/index_html

Globovnis en Norwich

Ovni avistado sobre Norwich

LUCY BOLTON

Podría ser la de que realmente hay marcianitos verdes allí afuera – o sólo podría ser un encuentro cercano con algo menos lejano que un extraterrestre.

Una pareja observó cinco objetos anaranjados redondos que se movían silenciosamente a través de los cielos sobre la ciudad en la noche del sábado en uno de los primeros avistamientos de ovnis de este año.

Liam King, que visitaba Norwich desde Colchester con su novia, vio las esferas que brillaban intensamente mientras que él caminaba a lo largo de las calles de St Giles, Upper St Giles y Earlham Road a las 10.35 pm.

El señor King y su novia regresaban a su hotel en Earlham Road cuando vieron los objetos misteriosos.

Él dijo: “Cuando vimos por primera vez las luces caminábamos al oeste por la calle St Giles que estaba razonablemente silenciosa – y lo suficiente silenciosa para oír que los objetos no emitían ningún sonido.

“Justo cuando perdimos los primeros dos detrás de las azoteas de los edificios en la calle Upper St Giles vimos un tercero viajar en la misma dirección, y luego un cuarto y un quinto.

“Podíamos ver la quinta luz más claramente y podíamos ver que la luz volaba entre nosotros y la nube más cercana”.

Otro hombre, que también vio los ovnis pero no desea ser identificado, dijo: “Era asombroso – había seis bolas de fuego en el cielo, una era mucho más brillante que las otras. Tomé fotos con mi cámara fotográfica pero han salido como gotas blancas borrosas. Cuando los enfocas parecen una espiral dentro de una espiral. Miré y comenzaron a desaparecer, entonces, esto suena loco, pero uno tiro de otro a una velocidad mayor a la que cualquier avión pudiera ir. Y entonces se alejaro en el espacio. Me siento tonto al decirlo – pero lo que vi no era normal”.

La Norfolk UFO Society confirmó que la descripción del señor King es un avistamiento muy común de un objeto no identificado.

John Sayer, de 54 años, de la organización dijo: “Los naranja son descritos muy comúnmente y así son las bolas de luz.

“Parece que el área de Norwich es un punto caliente para la actividad ovni – muchos no son reportados, pero la ciudad tiene uno de los números más altos de avistamientos”.

El señor Sayer de Stratton Strawless tuvo alrededor de seis informes de avistamientos en la ciudad durante los meses de otoño el año pasado.

Los observadores de objetos voladores no identificados sobre Hellesdon vieron un artefacto triangular negro sobre Low Road el 23 de agosto.

La semana pasada, un piloto y los pasajeros que cruzaban las islas del canal vieron dos grandes objetos en forma de cigarros amarillos en el cielo.

Se pensaba que los objetos tenían una milla de largo y los avistamientos aumentaron el interés en la eterna cuestión de si existen los ovnis.

http://www.eveningnews24.co.uk/content/News/story.aspx?brand=ENOnline&category=News&tBrand=enonline&tCategory=news&itemid=NOED26%20Jun%202007%2009%3A28%3A12%3A383

Más sobre el cráter de Tunguska

El cráter podría solucionar el misterio del meteorito de Tunguska de 1908

Por Dave Mosher

A finales de junio de 1908, una bola de fuego estalló sobre los lejanos bosques rusos de Tunguska, Siberia, aplanando más de 800 millas cuadradas de árboles. Los investigadores piensan que un meteorito fue el responsable de la devastación, pero no se han descubierto sus fragmentos ni ningún cráter del impacto.

Los astrónomos han conjeturado si el objeto era un asteroide o un cometa, y saber qué fue permitiría modelar mejor las futuras calamidades potenciales.

Investigadores italianos ahora piensan que han encontrado una “smoking gun”: El Lago Cheko, de 164 pies de profundidad, situado sólo a 5 millas al noroeste del epicentro de la destrucción.

“Cuando mirábamos el fondo del lago, medimos las ondas sísmicas reflejadas en algo”, dijo Giuseppe Longo, un físico de la universidad de Bolonia en Italia y co-autor del estudio. “Nadie ha encontrado esto antes. Sólo podemos explicar eso y la forma del lago como un cráter de un impacto a baja velocidad”.

El equipo podrá llegar a una evidencia concluyente de si fue un asteroide o un cometa en una próxima expedición, cuando obtengan una muestra más profunda de la base debajo del lago, los misterios restantes que rodean el acontecimiento de Tunguska pueden ser solucionados.

Los resultados se detallan en la versión en línea de este mes de la revista Terra Nova.

Evidencia sumergida

Durante una expedición en 1999, el equipo de Longo no planeó investigar el lago Cheko como cráter del impacto, sino buscar algo de polvo de meteoro en sus sedimentos sumergidos. Mientras que la exploraban topografícamente con sonar del lago, encontraron este cono característico.

“Las expediciones en los años 60 concluyeron que el lago no eran un cráter del impacto, pero sus tecnologías eran limitadas”, dijo Longo. Con el advenimiento de mejores equipos de sonar y tecnologías informáticas, explicó, el lago tomó forma.

Yendo un paso más allá, el equipo de Longo se zambulló en el fondo y tomó muestras de la base a 6 pies, revelando un sedimento fresco fangoso encima de “depósitos caóticos”. No obstante, Longo explicó que las muestras son poco concluyentes de un impacto de meteorito.

“Para descubrir realmente si esto es un cráter de impacto”, dijo Long, “necesitamos una muestra de la base a 10 metros en el fondo” para investigar un punto donde el equipo detectó una anomalía de “reflejo” con sus instrumentos sísmicos. Piensan que aquí podría ser donde la tierra fue condensada por un impacto o donde descansa el meteorito mismo: El objeto, si lo encontramos, podría tener más de 30 pies de diámetro y pesar casi 1,700 toneladas –como para llenar cerca de 42 semi-remolques.

Por ahora precaución

De la caída de un ovni a un hoyo negro vagabundo, se han propuesto explicaciones extrañas (y sin ningún soporte) para el acontecimiento de Tunguska. Alan Harris, científico planetario en el Space Science Institute en Boulder, Colorado, dijo que la propuesta del equipo de Longo no es una de ellas.

“Su trabajo me impresionó y no pienso que es algo que puedes desechar”, dijo Harris, que no estuvo implicado en la investigación.

Continúe leyendo en el website de Space

http://www.space.com/scienceastronomy/070626_st_tunguska_crater.html

Lo que puede hacer el alcohol en los marcianitos verdes

¿Recuerdan al cropcicle que anunciaba un table-dance? Esta parecería la continuación de la historia. Unos marcianitos verdes saliendo del bar y ya pasados de copas, llegan a su “trabajo” de hacer cropcircles y el resultado es el que se ve en la foto.

Aunque en realidad la historia es diferente:

El conductor se convierte en cosechador en una persecución policíaca

Puede parecer que los últimos extraterrestres en aterrizar en nuestro planeta habían estado bebiendo y conduciendo, pero estos extraños patrones, descubiertos en un campo de maíz en Holanda, tienen una explicación mucho más mundana.

Fueron hechos por un drogadicto que intentaba escapar de la policía en el coche de su padre. El hombre había estado usando cocaína.

Cuatro coches de policía fueron dañados en un intento desesperado de evitar que el enloquecido conductor llegara al camino público, pero no pudieron salvar la cosecha del daño irreparable.

Al final, capturaron al hombre cuando estrelló el coche en una zanja.

http://www.metro.co.uk/weird/article.html?in_article_id=54522&in_page_id=2

Ovnis en México. Década de los 50 (Final)

LISTADO DE REPORTES OVNI EN LA REPÚBLICA MEXICANA EN LA DÉCADA DE LOS CINCUENTA

En nuestros archivos tenemos 75 casos de platillos voladores en México, en la década de los cincuenta. Algunos de ellos corresponden a un mismo estímulo (el caso de la Lunave, por ejemplo), por lo que en realidad podemos hablar de un número menor al anterior. Si bien es cierto que no se ha hecho una revisión exhaustiva de todos los periódicos mexicanos de aquella época, la verdad dudo mucho que la cantidad de casos, publicados en los periódicos, sobrepase los 100.

Como mencionábamos, sólo Héctor Escobar se ocupó en su momento de la publicación de un catálogo de esta naturaleza. Carlos Guzmán y Alfonso Salazar hicieron un trabajo parecido en lo tocante a avistamientos relacionados con la aviación militar y civil mexicana. Pero en los archivos de asociaciones ufológicas mexicanas que yo conozco (CIIFOP, OVNI Club de México y AMECE), no había catálogos de la magnitud del de Escobar. Ésos grupos estuvieron activos en los setenta y ochenta. De otros grupos, recientemente solicité información a Guzmán, director del CIFEEEAC, pero después de dos meses no ha respondido a mi llamado (en el momento de publicar esto en Marcianitos Verdes ya han pasado casi 4 años). Lo mismo ocurrió con el capitán Alejandro Frank, director de Alcione. No he solicitado la colaboración de Rubén Manrique (San Luis Potosí), del OVNI Club de Monterrey, ni de los ufólogos de Veracruz, Querétaro y Michoacán, porque no soy persona de su agrado. En cuanto a las revistas y boletines ufológicos, Contactos Extraterrestres, el Boletín del CIIFOP, Magazine Año 2000, Contacto OVNI, OVNI, Oculto, Enigmas de la Humanidad … y tantas otras que se han venido publicando en México, y con las cuales tuve alguna relación editorial, puedo asegurar que tampoco se ocuparon del tema. Por ello, creo que sin equivocarme mucho, los casos OVNI en México en esa década, aparecidos en algún medio de comunicación, no pasan de 100. Y la razón es que en México poco importan los OVNIs al hombre de la calle. Sólo cuando en un medio masivo, como la televisión, irrumpe un personaje tan irresponsable como cretino, que a todo le encuentra un lado misterioso, y que ofrece dar los 15 minutos de fama de Warhol, o de, tan sólo mencionar el nombre del testigo por televisión o radio, se dispara la casuística mexicana. Jaime Maussán lo logró. Poco después de los maratónicos programas de casi 12 horas de duración, en los que nos enfrentábamos miembros de la SOMIE vs los ufólogos (en una proporción de 1 a 4 o 5), los reportes OVNI en México subieron a las nubes. Tan es así que Maussán informa poseer más de 10 mil videos OVNI recolectados en unos 10 años (Ballester Olmos le envidiaría con unos pocos miles de fotografías coleccionadas en casi 60 años en todo el mundo).

Pero, qué validez tienen esos reportes. La mayoría, ninguna. Se han llegado a extremos ridículos en los que basuritas debidas a la impresión de fotografías, defectos de la película, reflejos en objetos pulidos, chismes, delirios, y cualquier detalle que se les pueda ocurrir, se ha considerado un OVNI. Es como un concurso: “dame un tema y yo te fabrico un OVNI”.

Un hormiguero. No, esos insectos dejaron de existir en México hace muchos años. Seguramente es la huella de un OVNI.

La muerte de la abuelita de Maussán. Seguramente la mataron los alienígenas por lo que su nieto esta descubriendo en la televisión.

El tal Noguez está estreñido. Efecto electromagnético de los OVNIs, y castigo por su escepticismo.

He oído tonterías más grandes. No se burlen.

Por eso creo que la ufología mexicana post Maussán “vale madre”.

Ahora bien, de los 72 casos (ni siquiera uno por mes), 33 pueden ser debidos a la observación de globos meteorológicos; 6 son observaciones de objetos astronómicos; 14 son fraudes; y 12 no encuentro explicación debido a la escasez de datos.

Vicente diría:

Manuel, a los objetos astronómicos. Luis Pacheco, ocúpate de los globos. Noguez, debunkea los casos sin explicación.

Pero yo me pregunto: ¿Vale la pena investigar y darle nuestro tiempo a los OVNIs? ¿Con qué fin? ¿Y si los explicamos? ¿Y si no los explicamos? ¿A quien “chingaos” le importa? ¿A los miembros de Anomalist? ¿A los ufólogos? ¿Y el mundo, allá afuera? ¿Tenemos alguna obligación con ellos? ¿De qué sirve explicar una oleada a los escépticos? Ellos ya saben por donde van los tiros. ¿Deberíamos dirigirnos al público no ufológico? ¿A los ufólogos, para tratar de convencerlos? ¿Nos importan tipos como Maussán, Riffo, Benítez o Hesseman? Por mi, que se vayan a la…

Y sin embargo me propongo salir al interior del país a investigar algunos casos de la oleada de 1950, los casos de Juchipila y Apizaco (¿fraudes o reentradas?), y Bonilla (en colaboración con Martín Fragoso). No tengo ni las botas siete leguas de Benítez (la que cuenta los kilómetros), ni los millones de pesetas que requiere para hacer sus investigaciones. Simplemente es una necesidad por la droga que es la ufología, una necesidad por perder el tiempo.

Este artículo apareció originalmente como:

Ruiz Noguez Luis, Tabla de la oleada mexicana década de 1950, Cuadernos de Ufología, No. 30, 3ª Epoca, Santander, España, 2004, Págs. 127-133.