Archivos de la categoría Parapsicología

Quesús santo. Un artículo irreverente (pero divertido)

Quesús santo: Avistamientos santos

Por Meredith Cohen

Sabré que ha llegado el tiempo cuando un completo extraño reporte ver mi cara en una galleta.

Buscando a la Virgen Maria. Siglos después de su muerte la gente continúa viéndola por todas partes, y no estoy hablando de las iglesias, tarjetas de oraciones y escenas de la natividad. Hay más avistamientos de ella que de París Hilton, Lindsay Lohan, Jessica Simpson y Kevin Federline juntos en historias brillantes de las revistas US Weekly y People.

Por ejemplo, en abril de 2005 la imagen de Maria se dijo que apareció en una pared en un área de salida de emergencia por debajo de la autopista Kennedy de Chicago (los escépticos funcionarios minimizaron el avistamiento como una mancha de salitre). En marzo del mismo año, una pareja de Nebraska afirmó haber encontrado en un paquete de Rold Gold Honey Mustard Pretzels una pepita que se asemejaba a la santa madre.

Hace dos años, un sándwich de queso con la Virgen Maria se vendió por $28.000 en eBay. Un dueño de una lavandería en Coogee, Australia, aseguró que una sombra que aparecía todos los días en una cerca próxima era realmente una pintura de Maria. Una mujer de Wisconsin llamada Faith encontró una vez la imagen de la cara de Maria con un halo alrededor de su cabeza en un pedazo de leña. En 1996, un avistamiento de Maria fue registrado en la fachada de cristal de un edificio de finanzas en Clearwater, Fla. La Virgen bendita también apareció en una ventana del segundo piso de un hospital en Milton, Mass. en 2003. La semana pasada, trabajadores en una fábrica astronómica de chocolates en el Fountain Valley, California juraron que no era otra más que la madre de Jesús lo que veían en un terrón, de dos pulgadas de alto, de chocolate derretido.

Hablando del hijo de dios, mientras que de alguna manera él consigue más prensa que su madre la Virgen (casi 66 millones de entradas en Google contra casi 19 millones de Maria), sus casos de pareidolia tiene menos penacho.

Seguro, los avistamientos de Jesús han sido abundantes por siglos, pero la mayoría de ellos son poco, digamos, sexy. Su imagen ha sido observada una roca, una sartén para freír, un árbol, un carro, una nube (oh, por favor), un ladrillo, un pedazo de hoja de metal (¡totalmente nada sexy!), una tortilla, una cacerola para calentar nachos, una hueso de pescado, la cola de un camarón, un pierogi, una radiografía dental, una cartelera de Pizza Hut. Hubo una vez un avistamiento de Jesús en una caña de pescar. La imagen de Cristo también apareció en Tennessee en un congelador (conocido después de eso como congelador Jesús).

Sin embargo, mientras que Maria podría triunfar sobre Jesús en la calidad de sus avistamientos, él todavía se maneja mejor que otros santos y dioses.

Tomen, por ejemplo, el caso del bollo de la monja. En 1996, la cara de la madre Teresa fue vista en un bollo pegajoso de canela en el Bongo Java de Nashville. Para empeorar la cosa (quiero decir, ¿no habría podido aparecer en pasteles más elegantes, como un croissant o un scone?), ese mismo bollo, que se había preservado cuidadosamente en una caja de cristal por casi una década, fue robado el día de Navidad el año pasado. Si algo puede aliviar la tragedia, consiste en saber que la madre Teresa recibió la beatificación más rápidamente que cualquier otra persona en la historia moderna cuando el Papa Juan Pablo renunció al período de espera de cinco años que seguía a su muerte 1997, de tal modo que la puso en la fast track a la santidad. (Si fue la calidad de los pasteles lo que le hizo tomar esa decisión, él siguió siendo un caballero y nunca dijo una palabra.)

Incluso menos emocionantes son otros avistamientos de figuras religiosas. Como el pobre Alá. Alá esta mayormente involucrado en pescados, aves de corral y el alfabeto. Una persona aseguró que un cordero había nacido con la palabra Alá deletreada en árabe sobre su piel. Otro dice que los frijoles y huevos que compró muestran la palabra Alá en sus cáscaras. Este último invierno, alguien en el Reino Unido anunció su pescado albino, Oscar, tenía la palabra Alá en un lado de su cuerpo y Mahoma en el otro. Bostezo.

Por lo menos los avistamientos de Alá nunca se han puesto en duda. Después de todo, la pareidolia religiosa no está sin su controversia. Después de recibir numerosas quejas, una galería de arte en Rusia quitó una exhibición del caviar en la cual retrataron a la Virgen Maria que sostenía al bebé Jesús. Y a la decepción de muchos, el famoso caso del mundo del Papa en una Palomita o roseta de maíz (conocida como la Papa palomita) resultó ser una broma.

Mientras no puedas aparecer en los periódicos como cuando Michael Jackson fue visto usar una máscara de esquí mientras daba un paseo en el pasillo de juguetes de niños en el Glenwood Wal-Mart, o si Mel Gibson va a ir a los servicios de Yom Kippur en Harris Hall en Aspen este otoño, enfrentémoslo -no eres una verdadera celebridad hasta que alguien vea tu cara mientras se ducha mirando fijamente un pedazo de yeso manchado por el agua (Jesús/Pittsburgh/2005). Sólo puedo esperar alcanzar esa clase de fama algún día.

http://www.aspentimes.com/article/20060826/COLUMN/108260057/-1/rss01

El Cristo del ultrasonido

Se ve la cara de Jesús en un ultrasonido de bebé

Por Paul Sims

Después de siete meses de un embarazo difícil, Laura Turner miraba ansiosamente la foto del último ultrasonido de su hijo nonato.

No se tranquilizó al ver que el bebé estuviera chupando su pulgar –sino lo que ella cree es una imagen de Jesús que mira sobre él.

La enfermera de 20 años estaba tan sorprendida que decidió dar a su hijo el nombre bíblico de Joshua.

“Apenas podía creerle a mis ojos,” dijo en su hogar en Studley, Warwickshire. “Mi pareja y yo habíamos hecho ya cuatro o cinco exploraciones porque mi bebé tiene un labio hendido, y era otra revisión de rutina para cerciorarse de que todo estuviera bien”.

“En una exploración anterior habíamos descubierto ya que esperábamos un niño, así que cuando fuimos al hospital no anticipábamos más sorpresas. Que equivocados estábamos”.

“No fue hasta que llegamos a casa que un amigo señaló lo que parecía como alguien más en la foto con nuestro bebé”.

“Casi me desmayé. Hubiéramos estado felices si conseguíamos una foto de Joshua chupándose el dedo”.

“Ver lo que parecía a Jesús en un sudario fue increíble. Es algo fantasmal pero también hermoso y nosotros la atesoraremos siempre”.

La señorita Turner dijo que ella y su pareja, David Meikle, de 31 años, habían aguantado semanas de incertidumbre después de que los doctores les dijeron que el bebé, su primer hijo, podría nacer con síndrome de Down.

“El embarazo ha sido bastante difícil así que ver algo como Jesús en la foto me da mucho confort”.

“Es como si alguien estuviera mirando a Joshua. Ha ayudado a hacer que nos sintamos con más seguridad y aunque no soy muy religiosa, ver la foto me tranquiliza de que las cosas van a resultar muy bien y que Joshua será nuestro pequeño milagro.”

http://www.dailymail.co.uk/pages/live/articles/news/news.html?in_article_id=401773&in_page_id=1770

El Papa examinará la “imagen de Cristo” en un velo

Un pedazo pequeño de paño que lleva una imagen misteriosa detallada de un hombre barbudo con una cara contusionada, será el tema de un peregrinaje papal la semana próxima.

El Papa Benedicto XVI viajará a un monasterio en la región de los Abruzos al este de Roma el viernes próximo para visitar el icono misterioso, que se dice muestra la cara de Cristo.

Conocido por los locales como el velo de la Verónica, el paño, mide 9 1/2 por 6 1/2 pulgadas, se dice que fue utilizado por santa Verónica para limpiar la frente de Jesús en su camino a la cruz. En esta supuesta imagen de Jesús, se muestra a un hombre, de ojos abiertos, con una barba y un bigote.

La historia del icono es incompleta. No se sabe nada de su paradero después de la crucifixión de Cristo, pero se dice que fue llevado a Roma en 1297. Los residentes de la ciudad de Manoppello, en los Abruzos, mantienen el icono que fue traído a esta ciudad hace cerca de 500 años por un peregrino.

Monasterio

Ahora reside en el monasterio de la ciudad, en donde se guarda entre dos cristales con un marco de oro. La imagen muestra claramente la cara de una figura parecida a Cristo. Sin embargo, cuando se le ve a contraluz, la imagen en el velo desaparece.

Estos últimos meses, el velo de la Verónica ha sido el tema de una afluencia de turistas de Roma, haciendo filas para ver lo que consideran como una “reliquia santa”. El Vaticano ha mencionado, no obstante, que la visita del Papa no significa que apoye oficialmente el velo.

En 1999, los científicos de la Universidad de Bari, en la Italia meridional, divulgaron que la imagen no había sido pintada ni había sido realzada en el velo de forma que pudiera ser explicada.

http://www.dailymail.co.uk/pages/live/articles/news/news.html?in_article_id=401585&in_page_id=1770

La historia de la psicofotografía (Final)

LOS OTROS SERIOS

En 1914 el profesor de filosofía de la Universidad de Columbia, James H. Hyslop estudió una serie de fotografías hechas en un periodo de varios años por la señora Marguerite Du Pont Lee, una de las herederas de la “powder people” de Du Pont[1]. La señora Lee comenzó sus “fotografías psíquicas” bajo la tutela del doctor Kemper Bocock, un ministro episcopal famoso por haber compuesto varios himnos religiosos, que había muerto diez años atrás y que se comunicaba con la señora mediante la escritura automática.

Las condiciones de observación y control de las imágenes de la señora Lee eran muy poco adecuadas, según declaró Hyslop.

Mediante escritura automática Bocock le pidió a la señora Lee que intentara la fotografía psíquica. Marguerite comenzó a fotografiar pinturas al óleo de Bocock o de ella misma, colocadas sobre una silla. Algunas de las fotos mostraban reflejos luminosos e incluso caras amorfas. Algunas de ellas se parecían al pastor. Luego la señora Lee le pidió a William M. Keeler, experto en fotografías de espíritus, que le ayudara en sus experimentos. De esa manera el espíritu de Bocock comenzó a aparecer más claramente en las fotografías: bailando, rezando y en otras distintas poses.

En 1920 murió Hyslop y su puesto lo tomó Walter F. Prince. Entonces todo cambió. Prince notó que en todas las fotografías de Bocock, la cabeza del ministro aparecía en tres cuartos o de perfil (ya sea de izquierda o derecha), pero siempre guardando la misma pose. Nunca sonreía ni mostraba ninguna expresión. Todas las fotografías se parecían a las únicas dos que se le habían tomado en vida (curiosamente de tres cuartos y de perfil).

El fantasma de Bocock tenía otra singularidad: su cuerpo podía ser gordo, delgado, alto o bajito, pero en todas las fotos parecía no tener cuello. Para Prince no había duda, se había tomado la cabeza de Bocock y se le fotografiaba sobre el cuerpo de otras personas.

Además de los ya mencionados en los cuatro artículos anteriores, se conocen varios médiums que en su momento afirmaron tener el poder de hacer fotografías de espíritus. Son muchos los nombres:

Johannes Bruz en 1976, E. L. T. Mesens en 1927, Reimers y Christian Schad en 1960. Todos ellos de Alemania.

Rogers y Raymond Welsh en los Estados Unidos. Welsh se especializa en “desnudos artísticos” de fantasmas[2]. Su ex esposa, Margaret E. W. Fleming, continuó con sus experimentos y fue estudiada por el mismo doctor Jules Eisenbud. El mismo doctor estudió a un par de hermanos, Richard Veilleux y Fred Veilleux, de Waterville, Maine, quienes a través de la ouija recibieron instrucciones para hacer fotografías de espíritus. Una de las fotografías más conocidas es la de la hija de Fred, Carol, quien obtuvo una cara flotando en el cementerio de Pine Grove, en junio de 1968

Hippolyte Ferdinand Baraduc, Bonnet, Louis Darget, David, Colombés, Delanne, M. M. De Saint-Albin, Duguid, Durville, Girod, Charles Lancelin, Lefranc, Luys, Roger Pillard y Warcollier en Francia.

Baraduc realizó las experiencia más bizarras. En mayo de 1907, tras la muerte de su hijo André Baraduc, observó una curiosa formación de vapores sobre el ataúd. Hippolyte fotografió los vapores. Seis meses después, el 15 de octubre de 1907, acongojada por la pena, murió Nadine, la esposa de Hippolyte.. Baraduc ya estaba preparado y comenzó a sacar fotografías cada cinco minutos. A los 15 y 20 minutos obtuvo las fotos que lo hicieron famoso: sobre el cuerpo inerte de Nadine se ven algunas luces que van difuminándose conforme pasa e tiempo.

La señora Ada Deane, Duguid, la señora Agnes Guppy, Gladys Hayter, Hudson, John Meyers, Reeves, Russel, Slater, la señora Vearcombe y Willians en Inglaterra.

La señora Hayter, de Londres, comenzó sus experimentos en fotografía psíquica cuando en 1970 compró una cámara Instamatic. Comenzaron a aparecer rayas luminosas, extrañas nieblas e incluso fantasmas.

Damián y Ermete Fontana en Italia. Este último nacido en Sassuolo, cerca de Módena, quien supuestamente producía fotografías psíquicas sobre placas fotográficas vírgenes con sólo la imposición de sus manos.

Adrien Majewski en Polonia.

En Japón, el doctor Tomokichi Fukurai, de la Universidad Imperial de Tokio, realizado entre 1910 y 1913, le valió su renuncia a la universidad. Su trabajo Toshi to Nensha (Fotografía de espíritus) fue publicado en 1913 y 18 años después fue traducido al inglés[3]. Fukurai trabajaba con placas secas que exponía a los “poderes” de sus médiums. Los experimentos consistían en tratar de fotografiar pensamientos de formas simples, caligrafías hasta seres humanos vivos. Los experimentos se realizaban a distancias de más de 500 kilómetros.

En 1910 era ayudante de profesor de sicología en esa universidad y comenzó a trabajar con una clarividente llamada Chizuko Mifune, pero resultó ser un fraude. Apenada por haber sido descubierta, Chizuko se suicidó en 1911, a los 25 años, tomando veneno[4]. Creyente convencido de lo sobrenatural, Fukurai no se amilanó y pronto encontró otra médium llamada Ikoku Nagao, que resultó que también hacía fraudes.

Fukurai continuó con sus estudios y en 1913 encontró a Sadako Takahashi quien, además de clarividente, tenía el poder de hacer fotografías de espíritus (Nensha). Los médiums se sucedieron uno a otro. Por el laboratorio de Fukurai pasaron entre otros: la señorita Tetsuko Moritake, la señora Tsuneyo Mifune, Tenshin Takeuchi, Isai Watanabe e incluso el famoso médium inglés William Hope.

Uno de sus mejores médiums la señora Sadako Takahashi, en estado de trance, se desdoblaba en un ser que se presentaba como “Duende”.

El más espectacular de todos estos médiums estudiados por Fukurai lo fue el psíquico japonés Koichi Mita[5] quien, de acuerdo con Toshiya Nakaoka, director de la Asociación Japonesa para la Investigación Psicotrónica y del Instituto Fukurai de Psicología de Niza Kadori, “proyectó mentalmente una imagen del lado oscuro de la Luna en una placa fotográfica, 26 años antes que cualquiera la viera”.

De acuerdo con el periodista John Cooke[6], la foto fue hecha en noviembre de 1933 en la ciudad de Gifu, y fue confirmada por el Lunik III en octubre de 1959.

Cooke afirma que la fotografía ha estado bajo estricto control desde que fue hecha. Sin embargo, no existen datos del original debido a que la ciudad de Gifu fue borrada del mapa durante la Segunda Guerra Mundial. Si en realidad existió un original la pregunta es ¿cómo logró “sobrevivir” a la guerra? No se sabe.

El ingeniero de la NASA, James Oberg hace el siguiente comentario[7]:

“El aspecto más desconcertante de la fotografía es que se parece mucho a las fotos del Lunik III. Empero, las fotografías del Lunik III son de una pobre calidad y contienen muchos errores de interpretación y otros (una cadena montañosa, orgullosamente bautizada como “Montañas Soviéticas”, resultó ser un error de transmisión).

“Aún considerando la gran similitud de las fotografías (el ángulo de visión, distancia de la toma, condiciones luminosas, y otras numerosas variables que son idénticas) podemos suponer que la foto de Mita es una versión modificada o retocada de la foto rusa”.

Las fotos más recientes del lado oscuro de la Luna son bastante distintas a las del Lunik II y de Mita. En resumen, es un fraude posterior a 1959.

Masuaki Kiyota es otro psíquico japonés. Fue descubierto por el parapsicólogo Tosio Kasahara y se hizo famoso por ser la versión japonesa de Uri Geller. Pero, además de doblar cucharas, Kiyota hace la rutina de Ted Serios. Nuevamente Eisenbud estudió este médium y lo expuso a los rayos X en 1984. Para Eisenbud los poderes de Kiyota eran auténticos. Pero no para la televisión nipona. En un programa de ese mismo 1984, se encontró, en una película de alta velocidad, que Masuaki hacía trampas. Actualmente Kasahara se ha dedicado a cantar pop.

Mencionaremos sólo tangencialmente el caso del padre benedictino Alfredo Marcello Pellegrino Maria Ernetti. (1925-1994), exorcista que trabajó en Venecia y dijo haber construido un “cronovisor” mediante el cual fue capaz de fotografiar a Cristo en el momento de su crucifixión. La fotografía ha aparecido en diversas publicaciones de lo paranormal pero en realidad es un acercamiento a la cara del Cristo de un crucifijo conservado en el Santuario del Amor Misericordioso, de Collevalenza, en la italiana provincia de Perugia.

LA FOTOGRAFÍA KIRLIAN

No podía faltar en este trabajo hacer mención de la famosa fotografía Kirlian.

Este tipo de fotografía con electricidad no es algo nuevo. Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIX. George Christopher Lichtemberg comenzó a experimentar con partículas de polvo electrificadas. Las fotos que él obtuvo fueron llamadas “Electrografías”.

En 1898 durante la quinta exhibición fotográfica en Rusia, Jacob J. von Narkieviez- Jodko presentó varias fotografías realizadas a partir de una descarga eléctrica. Sus experimentos los inició en 1892 y utilizaba una placa electrificada. Llamó a este técnica simplemente Fotografía eléctrica. Ya habíamos visto que el coronel Eugéne Auguste Albert De Rochas D’Aiglun hacía fotos utilizando una bobina de Rumkorff. Por la misma época, a principios del siglo XX, tanto el americano F. E. Nipler, como el checo B. Navratil revisaron las publicaciones sobre esta técnica. Navratil y el ruso M. Pogorelski continuaron las experiencias de Narkieviez-Jodko. En Porto Alegre (RS), Brasil el padre jesuita Roberto Landell de Moura inventó, en 1904, un ingenio bautizado como “Máquina Bioelectrográfica”. En las fotos aparecía un halo, que él llamó “Perianto”. Continuó sacando fotografías con ese aparato hasta 1912, año en que la iglesia católica le prohibió seguir sus investigaciones que ya se estaban dirigiendo más hacia el espiritismo. El mismo Hippolyte Baraduc se servía de un campo eléctrico para efectuar sus fotografías. Para tal efecto hacía uso de una bobina de Rumkorff. En 1939, los investigadores S. Prat y J. Schlemmer (también checoslovacos) publicaron fotografías de hojas envueltas en coronas de chispas[8]. Ellos pensaron en alguna radiación desconocida, tal como en el siglo XIX se había hablado de los Rayos N “descubiertos” por René Blondlot, los Rayos V, Rayos Y, Rayos Xx, etcétera, haciendo referencia a los Rayos X de Röntgen[9].

Finalmente, y anterior a los esposos Kirlian, en 1949 el profesor Georgi Spivak, de la Universidad de Moscú, también logró imágenes electrográficas[10].

El aparato Kirlian más elemental utiliza una bobina Tesla conectada a una placa de metal. Se coloca la película y el objeto que se va a fotografiar sobre la placa, en la oscuridad. Al pasar la corriente eléctrica sobre este dispositivo, la película registra una imagen del objeto rodeada de halos luminosos. Las cosas inanimadas dan lugar a una imagen constante invariable, mientras que las cosas vivientes emiten continuamente colores cambiantes, lo que por lo demás es del todo lógico, sin que tenga nada que ver el aura o cuerpo astral.

Si se utiliza corriente alterna tendremos como resultado el disparador de una cámara de alta velocidad, pues en el mismo fragmento de película se logran varias exposiciones, y ya que los metales son magníficos conductores, el destello es continuo y sin variación, mientras que las sustancias vivas se pueden considerar como dieléctricos, por lo que se podrá apreciar esa variación en forma y color.

Algunos autores presentan como prueba de la existencia del aura el hecho de que el resplandor va desapareciendo conforme la planta o tejido va muriendo. Pero es sólo el cambio de las propiedades dieléctricas al irse secando la planta. Otros presentan como prueba la variación en color relacionado con las emociones o las enfermedades.

EL INFORME ROGO

Uno de los principales detractores de la fotografía Kirlian como fuente de fotografías paranormales surgió dentro del mismo campo de la parapsicología. Se trataba del parapsicólogo americano Scott D. Rogo. Él llegó a las siguientes conclusiones:

“En los primeros años setenta en los Estados Unidos, empezó a oírse hablar por todas partes del trabajo de Semyon Kirlian y su esposa, quienes habían descubierto accidentalmente que, al colocar un objeto en un campo de alta frecuencia y fotografiarlo, aparecía un halo a su alrededor. Si bien al principio los Kirlian no se pronunciaron sobre la naturaleza de dicho halo o corona, algunos parapsicólogos entusiastas occidentales manifestaron de inmediato que la pareja había fotografiado el aura humana, el halo brillante que rodea el cuerpo.

“Los seguidores de la nueva moda pretendían que la enfermedad, la actitud mental, etc., causaban alteraciones en la corona y que indudablemente se había descubierto algo de orden psíquico. Pronto se emprendieron investigaciones sobre el efecto Kirlian, dirigidas por Douglas Dean en Newark, Nueva Jersey, y la doctora Thelma Moss en Los Angeles. Así mismo se investigaba en Sonoma State College de California. En los tres casos respetados parapsicólogos se pusieron al timón de lo que yo consideraba un barco a punto de hundirse. Se aventuraron todo tipo de hipótesis. Cualquier cambio en el pensamiento afectaba el aura, los sanadores psíquicos mostraban diseños distintos a las personas normales, etc. En realidad, los planos del aparato ruso original eran tan vagos y, en ciertos aspectos, tan carentes de significado que las máquinas empleadas en los Estados Unidos tuvieron casi que inventarse de nuevo.

“En 1972, visité uno de los principales laboratorios dedicados al efecto Kirlian. La visita sirvió de poco para animarme a creer que este tipo de fotografía fuera algo más que otra moda y otra falacia. En mi recorrido y en las diversas visitas que siguieron, me acompañó un joven ayudante, que realizaba la mayor parte del trabajo. Le pedí que me explicara exactamente cómo operaba el aparato, pero se reconoció con pesar incapaz de hacerlo. He aquí un principio poco prometedor.

“Pronto vi que, no sólo el conjunto del aparato era increíblemente defectuoso, sino que, además, sus operadores ignoraban hasta dónde llegaban sus posibilidades y las variables que intervenían. Me aseguraron que la humedad no alteraba el funcionamiento del equipo. Sin embargo, en dos ocasiones y a escondidas del operador, me lamí el dedo antes de fotografiarlo y… no apareció aura alguna. El ayudante se excitó mucho con este hecho y le concedió una gran importancia psíquica. Incluso después de confesarle que me había lamido el dedo, el asistente siguió sosteniendo que la humedad no desorganizaba el aparato. Se lo demostré de nuevo, repitiendo mi operación y fotografiando el dedo. Todo lo que conseguimos fue el débil contorno de una aura llena de agujeros.

“En otra visita, le mostré al ayudante que, variando la presión del dedo en la plataforma fotográfica, se obtenía un aura de distinto tamaño. El hombre se vio obligado a aceptarlo. Le expliqué cómo construir un dispositivo poco costoso, que equilibraría la plataforma y mediría la presión del dedo. Solucionando así el problema. Al cabo de varias semanas, no había instalado dispositivo alguno, y el equipo de investigación seguía fotografiando auras alegremente, sin preocuparse de las deficiencias del aparato. También demostré que el calor corporal modificaba los resultados de la máquina. Estoy convencido de que las variables incontroladas de presión, calor, tiempo de exposición, humedad, que se supone no afectan al proceso, son de hecho la causa de los insólitos resultados conseguidos. Cuando los pensamientos de una persona cambian, la variación va acompañada a menudo de cambios en la resistencia eléctrica de la piel y de otras características psicofisiológicas muy sutiles. Es esto lo que afecta a las fotografías, y no el aura humana.

“A pesar de todo, los resultados de estas ‘investigaciones’ se han publicado en revistas y se les ha dado una gran difusión en los medios de comunicación. Mis críticas no van dirigidas a la fotografía Kirlian en sí, sino a muchos de los que se dedican a investigarla. Parecen como si sintieran antipatía contra los procedimientos experimentales correctos, además de padecer una falta de preparación tanto en ciencias físicas como en fotografía. No es extraño que se produzcan resultados increíbles. Cuando comuniqué a un investigador mi preocupación por estos procedimientos defectuosos, se limitó a responderme que, puesto que todo su trabajo era ‘exploratorio’, no tenía necesidad de proceder a una experimentación controlada. Uno se pregunta de qué escuela de experimentación proviene este novicio”.

Algunos parapsicólogos habían descubierto que, al fotografiar una porción de una hoja, en la fotografía aparecía la hoja entera. A este fenómeno se le dio el nombre de “efecto de la hoja fantasma”. Scott Rogo dice a este respecto lo siguiente:

“El dictamen final sobre el efecto Kirlian se pronunció en 1974, en la convención de la Parapsychological Association, por medio de un informe del doctor William Joines. Joines –que efectuó investigaciones rigurosamente controladas en la Universidad de Duke- demostró de modo concluyente que el efecto Kirlian y los extraños diseños presentados por la ‘aura’ se explican sin dificultad por el efecto corona. Y Joines superó el efecto de la hoja fantasma al fotografiar un efecto de roca fantasma. La Universidad de Stanford, por su parte, llegó a conclusiones similares. Publicó un informe condenatorio sobre la fotografía Kirlian en la revista Psychic de diciembre de 1974.

“Sin embargo, estoy seguro de que, a pesar de sus descubrimientos, Joines será tildado de iconoclasta y que los parapsicólogos dedicados a investigar la fotografía Kirlian ignorarán cualquier hallazgo contrario a los suyos propios. Y continuarán tomando fotografías y admirando, llenos de reverencia, sus falsas auras”[11].

¿QUÉ FOTOGRAFIAMOS CON LA CÁMARA KIRLIAN?

En contra de lo que piensan los adeptos de la fotografía Kirlian[12] la simple estimulación de la piel con la corriente de alta frecuencia que se emplea en las fotos Kirlian da lugar a que el cuerpo irradie partículas eléctricas –iones-, que dan como resultado varias descargas en corona (algo similar a los Fuegos de San Elmo) que son captadas en la placa. A este fenómeno se le llama “Emisión de electrones fríos”.

Cuando se coloca un objeto en un campo eléctrico de alta frecuencia, se producen a su alrededor emisiones que pueden fotografiarse. Si se introduce un dedo en el campo, se estimulan las propiedades dieléctricas de la piel. Una película sensible recoge los electrones e iones producidos en el campo por el estímulo. El efecto no tiene nada nuevo. Se utilizaba hace años en la industria para detectar defectos en los metales.

El médico húngaro Albert von Szent-Györgyi, que en 1937 recibió el premio Nóbel de Medicina y Fisiología por su descubrimiento de la vitamina C, sus estudios de los procesos de oxidoreducción en organismos animales y vegetales y por su investigación en Bioquímica de las contracciones musculares, pensaba que las células eran como una fábrica que efectúa operaciones eléctricas. La célula transforma las sustancias químicas en energía (mecánica, eléctrica, calor, etc.), y viceversa. La célula se alimenta ya sea de sustancias químicas o de energía (luz), produciendo varios subproductos de deshecho, en su mayor parte en fase gaseosa.

Si sometemos una célula a un campo electromagnético de alta frecuencia, puede llegar a descomponerse o a emitir varios subproductos gaseosos que en un momento pueden ionizarse debido al alto potencial eléctrico.

Cada elemento que constituye un reactivo químico, emite en una diferente longitud de onda del espectro (diferente color), así, el sodio emite un color amarillo, el potasio un lila, el nitrógeno un azul, el neón un rojo, etc. Esto explica los tonos y cambios de colores presentes en las fotografías Kirlian.

La hipótesis se confirma al saber que las fotografías Kirlian de personas que han ingerido medicamentos u otros compuestos químicos presentan patrones de color diferentes de las personas que no los han ingerido.

En cuanto a la relación con las emociones o enfermedades es bien sabido que la bioquímica de la célula cambia debido a estos factores. Estos cambios biológicos se traducen en cambios químicos que a su vez producen diferentes colores en la placa.

Además, las variaciones en voltaje del aparto redundan en variaciones en el tono e intensidad de color de la fotografía tomada.

El ingeniero Sigurd von Wurmb[13] plantea este interrogante:

“¿Fotografiamos realmente con el método Kirlian el aura de un objeto o de un ser viviente o simplemente el campo electromagnético que el cuerpo engendra al ser circulado por una corriente, o las emanaciones térmicas del mismo al ser colocado en el seno de un campo magnético?”

Von Wurmb cita un artículo del ingeniero Franz Seidl, aparecido en la revista alemana Esotera (febrero de 1973) en que éste último critica la interpretación hecha sobre las fotografías Kirlian que aparentemente revelan la “muerte” de una hoja o “el apagar del aura”. Seidl escribe:

“Si la hoja es fresca y llena de savia, ella es un mejor conductor de la corriente y muestra una aureola fuertemente marcada. Pero si ésta se seca, también desaparece la savia conductora de corriente y la fotografía queda semiborrada, sin fuerza. Esto se produce durante los ensayos en el campo de alta frecuencia. El ‘movimiento de puntos luminosos y galaxias’ se debe al efecto térmico, que obliga a la savia a acelerar su recorrido por la hoja, evaporándose al mismo tiempo”.

Finalmente, von Wurmb destaca que “lo que toma la fotografía Kirlian es la irradiación que produce la descarga de campos de alta frecuencia (30,000 voltios y 50,000 Hertz) sobre la película virgen, pero no el ‘aura’”.

Confirmando este último punto, el ingeniero L. R. Costa[14], señala que deben distinguirse las imágenes de “los fenómenos del campo bioplasmático obtenidas por la fotografía Kirlian de aquellas correspondientes al efecto corona o efecto Tesla, determinadas por elevados voltajes eléctricos”.

El ingeniero Costa estima que las “Kirliangrafías obtenidas, según publicaciones diversas, pueden resultar de mucha utilidad para la ciencia médica”.

De todo lo anterior vemos que sin necesidad de hacer uso de la hipótesis del aura humana, la fotografía Kirlian tiene una sencilla explicación física de ser: es simplemente un efecto corona.

Actualmente, con el advenimiento de las cámaras digitales ha aparecido una nueva moda de fotografías paranormales. Se trata de los llamados “orbs”, y en estos no nos extenderemos mucho ya que sólo se trata de polvo (u otros objetos delante de la cámara) que reflejan la luz del flash.

Podemos concluir esta serie diciendo que no conocemos ninguna fotografía verdaderamente paranormal, o que por lo menos sea difícil de explicar en términos de la herramienta científica actual.

REFERENCIAS

Abbott P. David, Fraudulent Spiritualism Unveiled, Open Court Publishing Company, 1907. http://gaslight.mtroyal.ab.ca/dpabbott.htm

Aksakof Alexander, Animismo e Espiritismo, Federacao Espírita Brasileira, 2a edición, Río de Janeiro, 1956.

Amadou Robert, Os Grandes Médiums, Loyola, Sao Paulo, 1966.

Anonimo, Une photographie spirite, Revue Spirite, Journal D’Etudes Psychologiques, Jeune 1874, p. 165.

Bozzano Ernesto, Pensamento e Vontade, Edit. Federacao Espírita Brasileira, Rio de Janeiro, 1950.

Carrington Hereward, More Tricks of “Spiritualists”, http://www.cultureshocksolution.org/public_html/More%20Tricks%20ofSpiritualists.pdf

Conan Doyle Arthur, The Coming of the Fairies, George H. Doran Company, New York, 1922.

Cheroux Clement, Fischer Andreas, Apraxine Pierre, Canguilhem Dennis & Schmit Sophie, The Perfect Medium: Photography and the Occult, Yale University Press, New Haven and London, 2004.

Es el catálogo de la exhibición del mismo nombre que se presentó en el Metropolitan Museum of Art, de New York de septiembre 27 a diciembre 31 del 2005.

Cloutier Crista The Perfect Medium: Photography and the Occult, http://www.unexplained-mysteries.com/viewnews.php?id=67517

Da Silva Mello A., Mistérios e Realidades deste e do outro Mundo, Editorial José Olímpio, Rio de Janeiro, 1949.

Durant Mark Alice, Kaplan Louis, Schoonover Karl, Ferris Alison, and Marsching D. Jane, Photography and the Paranormal, Art Journal, College Art Association, 62: 2 Fall 2003.

Eagleson Finnex Walter, Trick Photography, Winterset, Ohio, 1902.

Eisenbud Jule, Paranormal Photography, en B. B.Wolman (Ed.), Handbook of Parapsychology (pags. 414-434), McFarland, Jefferson, 1989.

Eisenbud Jule, The World of Ted Serios “Thoughtographhic” Studies of an Extraordinary Mind, William Morrow & Company Inc., New York, 1967.

Elegido Antonio, Escotografía. As fotografias do Pensamiento (I), Revista de Parapsicología, Año 3, No. 16, Centro Latino Americano da Parapsicologia, Sao Paulo, 1976, pags. 16-21.

Elegido Antonio, Escotografía. As fotografias do Pensamiento (II), Revista de Parapsicología, Año 3, No. 17, Centro Latino Americano da Parapsicologia, Sao Paulo, 1976, pags. 16-21.

Farmer S. John, ‘Twixt Two Worlds, (biografía de William Eglinton) London, 1886.

Ferris Alison, The Disembodied Spirit, catálogo de la exhibición con ensayos de Tom Gunning, Pamela Thurschwell, y Alison Ferris, Bowdoin College Museum of Art, 2003.

Gamwell Lynn, Exploring the Invisible: Art, Science, and the Spiritual, Princeton University Press, 2002.

Gettings Fred, Ghosts in Photographs, The Extraordinary Story of Spirit Photography, Harmony Books, New York, 1978.

Gozaez Quevedo Óscar, Escotografías, Revista de Parapsicología, Año 1, No. 2, Centro Latino Americano da Parapsicologia, Sao Paulo, 1973, pags. 5-16.

Grasset J., L’occultisme Hier et su jourd’hui, Edit. Coulet, Paris, 1908.

Harney Anne & McCuen Leigh, Beyond the Grave. A Brief History of Spirit Photography, http://www.amphilsoc.org/library/exhibits/spirits/

Homung E., The Camera Fiend, Charles Scribner’s Sons, New York, 1911.

Houdini Harry, A Magician Among the Spirits, Harper & Brothers, New York and London, 1924, reimpreso por Time Life Books en su Collector’s Library of the Unknown.

Houdini Harry, Miracle Mongers and Their Methods : A Complete Expose, E. P. Dutton and Co. New York, 1920. http://etext.virginia.edu/toc/modeng/public/HouMirM.html

Houghton Georgiana, Chronicles of the photographs of spiritual beings and phenomena invisible to the material eye, London, 1882.

Kloppenburg Boaventura, O Espiritismo no Brasil, Edit. Vozes, Rio de janeiro, 1960.

Krauss Rolf H., Beyond Light and Shadow, The Role of Photography in Certain Paranormal Phenomena: An Historical Survey, Nazraeli Press, Munich, 1994.

Lombroso César, Hipnotismo e Mediunidade, Edit. Federacao Espirita Brasileira, Rio de Janeiro, s.d.

Luttmer F. John, We told. Ted Serios –of psychic photography fame- “In Rotterdam there is a tower…, Fate, Vol. 23, No.240, Illinois, marzo 1970.

Maria Pe. Julio, Os Segredos do Espiritismo, Ed. Vozes, Rio de Janeiro, 1950.

Marsh L. Donna, A Brief History of Spirit Photography,
http://www.apsociety.com/resources/articles/brief_history_spirit_photography.html

Moraes Pe. Antonio, Evolucao e Espiritismo, Ed. S.C.J., Taubaté, 1944.

Musso Ricardo, En los límites de la Psicología, Editorial Periplo, Buenos Aires, 1961.

Nevil Maskelyne John, Modern Spiritualism, 1907.

Nickell Joe, Camera Clues: A Handbook of Photographic Investigation, University Press of Kentucky, 1994.

Norman Howard, The Haunting of L., Farrar, Straus and Giroux, New York, 2002.

Palmes M. F., Metapsíquica e Espiritismo, Vozes, 11 a edición, Río de Janeiro, 1961.

Pearsall Ronald, The Table-Rappers, Michael Joseph, London, 1972.

Permutt Cyril, Beyond the Spectrum, A Survey of Supernormal Photography, Patrick Stevens, Ltd., Cambridge, 1983.

Permutt Cyril, Photographing the Spirit World, The Aquarian Press, Wellingbourough, England, 1988.

Pires Cornélio, Onde estás, Ó Morte?, edición del autor, Sao Paulo, s.d.

Polidoro Massimo, Final Séance, The Strange Friendship Between Houdini and Conan Doyle, Prometheus Books, 2001.

Polidoro Massimo, Nel mondo degli spiriti, Cicap, Italia, 1999.

Polidoro Massimo, Viaggio tra gli spiriti, Sugarco Editore, Italia, 1995.

Proskauer J. Julien, Spook Crooks! Exploring the Secrets of the Prophet-eers Who Conduct Our Wickedest Industry, A. L. Burt Company, New York and Chicago 1932.

Reid H. A., Spirit Photographs, Society for Psychical Research, London (No. SP 7), March 14, 1902

Reid H. A., Unseen Faces Photographed–A Condensed Report, Society for Psychical Research, London, 1901.

Ridgely Evans Henry, Hours with the Ghosts, Laird & See, Publisher, Chicago, 1897.

Sconce Jeffrey, Haunted Media: Electronic Presence from Telegraphy to Television, Duke University Press, Durham & London, 2000.

Sidwick Henry (Mrs), On Spirit Photographs; a Reply to Mr. A. R. Wallace, Procedings of the Society of Psychical Research, Parte 19, 1891.

Snipes Joseph Franklin, Spirit Photography. Personal Experience—Remarkable Facts, Religio-Philosophical Journal, August 21, 1875.

Sudre René, Traité de Parapsychologie, Pensamento, Sao Paulo, 1960.

Tocquet Robert, Les Pouvoirs Secrets del’Homme, Edit. Prod., Paris, 1963.

Tuchman Maurice, The Spiritual in Art: Abstract Painting 1890-1985, catálogo de la exhibición, Los Angeles County Museum of Art and Abbeville Press, 1986.

Woodbury E. Walter, Photographic Amusements, including a description of a number of novel effects obtainable with the camera, Scovill & Adams, New York, 1898, reeditado por American Photographic Publishing Co., Boston, Ninth Edition, 1922.

VIDEOS Y PELÍCULAS

Gunning Tom, “Phantom Images and Modern Manifestations: Spirit Photography, Magic Theatre, Trick Films, and Photography’s Uncanny,” páginas. 42-71 de Fugitive Images: From Photography to Video, editado por Patrice Petro, Indiana University Press, Bloomington, 1995.

Telegrams From the Dead es un video tape de un episodio de 1994 de The American Experience series de la WGBH Educational Foundation transmitido por PBS. Es la crónica del surgimiento del espiritismo como religión en el siglo XIX.

Fairy Tale: A True Story (1997) Con Peter O’Toole como Sir Arthur Conan Doyle.

PAGINAS DE INTERNET

http://www.photographymuseum.com/mumler.html

http://www.photographymuseum.com/believe1.html

http://www.cicap.org/enciclop/at101153.htm

http://www.photographymuseum.com/seance.html

http://www.photographymuseum.com/finalth.html

http://www.prairieghosts.com/hope.html

Click Here to see A Museum Display of some of the World’s Most Famous Spirit Photos

http://www.prairieghosts.com/ph_history.html

http://www.prairieghosts.com/spectral.html

Lisa Gye

http://halflives.adc.rmit.edu.au/haunt/hl050.html

La mayor parte de las fotografías paranormales y de espíritus mostradas en esta serie pertenecen a un álbum recopilado por William Stainton Moses y fueron tomadas por William H. Mumler, Frederick A. Hudson, F. M.Parkes, Éduard Isidore Buguet entre 1862 y1880. El álbum se guarda actualmente en el College for Psychic Studies.

http://www.collegeofpsychicstudies.co.uk/index.html?http%3A//www.collegeofpsychicstudies.co.uk/archives/examples.html


[1] Hyslop H. James, Some Unusual Phenomena in Photography, Procedings America Society of Psychical Research, Parte 3, Vol. VIII, 1914.

[2] Fleming E. W. Margaret, The man in the polka dot tie and others strangers, Fate, Vol. 29, No. 315, Illinois, junio 1976.

[3] Fukurai Tomokichi, Clairvoyance and Thoughtography, Rider and Company, London, 1931. Reimpreso por Kessinger Publishing en mayo del 2003.

[4] Esta historia es la base de la película Ringu.

[5] Fukurai Tomokichi, Japan’s greatest medium Kohichi Mita, Psychic Observer, No. 325, 1952.

[6] Cooke John, Psychic revealed Moon’s dark side before anyone ever saw it, National Enquirer, 19 de septiembre de 1978.

[7] Oberg E. James, UFOs & Outer Space Mysteries. A Sympathetic Skeptic’s Report, Donning, Norfolk/Va. Beach, 1982.

[8] Prat S. & Schlemmer J., Electrography, Journal of the Biological Photographic Association, Vol. 7, No. 4, Praga, junio de 1939.

[9] Blondlot René, Sur le nouvelles sources de radiations susceptibles de traverser les métaux, le bois, etc., et sur de nouvelles actions produites par ces radiations, Comptes Rendus Hebdomaires de Séances de l’Académie des Sciences, Vol. 136, No. 21, 25 de mayo de 1903, págs. 1227-1229.

Charpentier Augustin, Emission de rayons N (Rayons de Blondlot) par l’Organisme humain. Spécialement par les muscles et par les nerfs, Comptes Rendus Hebdomaires de Séances de l’Académie des Sciences, Vol. 137, No. 23, 14 de diciembre de 1903, págs. 1049-1051.

Charpentier Augustin, Cas D’Emission de rayons N après la mort, Comptes Rendus Hebdomaires de Séances de l’Académie des Sciences, Vol. 138, No. 22, 30 de mayo de 1904, págs. 1351-1352.

Wood R. Williams, The N-Rays, Nature, Vol. 70, No. 1822, 29 de septiembre de 1904, págs. 530-531.

Wood R. Williams, Photographic records of the action of N-Rays, Scientific American, Vol. 93, No. 16, 14 de octubre de 1905, pág. 299.

Wood R. Williams, How to tell the birds from the flowers, and other woodcuts, Dover Publications, Inc., New York, 1959.

Klotz M. Irving, El asunto de los rayos N, Investigación y Ciencia, No. 46, julio de 1980, págs. 102-108.

[10] Ostrander Sheila & Schroeder Lynn, La parapsicología en los países socialistas (Psychic discoveries venid the iron courtain), A, Peña Lillo editor S. R. L., Buenos Aires, 1975.

[11] Rogo Scott D., En busca de lo desconocido, Ediciones Martínez Roca, S. A., Colección Fontana Fantástica, Barcelona, 1982.

[12] Kirlian Semyon D. & Kirlian V. Kh., Photography and visual observations by means of high frequency currents, Journal of Scientific and Applied Photography and Cinematography, Vol. 6, No. 6, 1961, pág. 396.

Canavor Natalie & Weisenfeld Cheryl, Kirlian photography: Photographing the glow of the life, Popular Photography, Vol. 72, No. 2, febrero de 1972.

Moss Thelma & Johnson, Radiation field photography, Psychic, Julio de 1972.

Dean E. D., The significance of Kirlian photography, Human Dimensions, Vol. 2, No. 1, primavera de 1973.

Guimaraes Andrade H., El efecto Kirlian, Conocimiento, 1973.

Shishina Y., El efecto Kirlian, Conocimiento, 1975.

Kirlian Semyon D. & Kirlian V. Kh., El enigma de la fotografía Kirlian, en El enigma de los cuerpos prodigios, Ediciones 29, Barcelona, 1979.

Ostrander Sheila & Schroeder Lynn, Manual de experimentos parapsíquicos, Ediciones Martínez Roca, S. A., Barcelona, 1980.

Lerner Marcelo, Efecto Kirlian, cuerpo energético y psiquiatría, Acta psiquiátrica y Psicológica de América Latina, Vol. 23, 1977, págs. 221-228.

[13] Von Wurmb Sigurd, El aura y las fotografías Kirlian, Conocimiento, 1973.

[14] Costa L. R., El efecto Kirlian, Conocimiento, 1977.

La historia de la psicofotografía (4)

TED SERIOS

El segundo “atributo” es estar lo mejor informado que se pueda.

Para tratar de alcanzar estos dos objetivos en el caso de Ted Serios comencemos por dar algunos datos generales acerca de él y de sus “portentosos” poderes.

Ted Serios nació en Kansas City, Missouri. Fue el primero de los hijos de un inmigrante griego August Serios, de oficio tabernero, y de Esther MacNeil. August también fue peleador profesional, hasta que Jim Londos lo lanzó fuera del ring en uno de sus famosos “giros de aeroplano”, rompiéndole varios huesos. Antes de eso Gus Serios le pudo ganar dos de tres caídas al campeón mundial George Hakenschmitchs, el León Ruso.

Ted admiraba su padre de quien decía era el hombre más fuerte del mundo, y también el más gentil. Tratando de imitarlo, en la primaria Ted cargaba sacos de papas de más de 50 kilos, como si fuesen almohadas. A esa temprana edad comenzó con sus fechorías. Terminó el quinto año de primaria, pero nunca pasó del sexto, dándose por vencido a la edad de dieciséis años.

Serios recuerda que “todos sus problemas comenzaron” a la muerte de su padre, cuando él tenía veinte años. Por aquel entonces, poco después del inicio de la Gran Depresión, Ted inició su amistad con Matt, el “Terror del lado norte de Chicago”. Se dedicaban a robar autos, los dejaban estacionados frente a la estación de policía y posteriormente llamaban para reportar el robo.

Trabajó como marino durante siete años, saltando de barco en barco evitando cualquier tipo de compromiso, hasta que finalmente su madre le consiguió un pequeño trabajo de mesero en un café en el pequeño pueblo de Harvard, a 100 kilómetros de Chicago. Pero este tipo de empleos ahogaba a Ted. Un buen día decidió abrir la caja registradora, comprar un auto convertible y lanzarse a la carretera. La intención, según Ted, era regresar el capital con los intereses ganados en una nueva agencia de taxis que pensaba formar con sus amigos.

Finalmente consiguió el puesto de elevadorcita en el Hotel Hilton de Chicago en 1955.

Ted mantenía una parvada de palomas, varios gatos y perros en un garaje, a poca distancia de la casa de su madre. Algunos vecinos llegaron a envenenar a sus mascotas y entonces Ted y Matt se vengaban ponchando las llantas y rompiendo las ventanas de sus autos.

Gran consumidor de revistas de ocultismo, Serios pasaba sus ratos libres practicando hipnotismo con otro compañero el hotel llamado George Johannes. Por medio de supuestos “viajes astrales” inducidos por el hipnotismo trataban de localizar el tesoro del pirata Jean Lafitte.

En una de estas sesiones de hipnotismo a Johannes se le ocurrió la forma de conseguir un “mapa del tesoro”. En estado cataléptico Serios trataría de proyectar la imagen del lugar en donde el pirata había enterrado su tesoro a una placa fotográfica.

La noticia de estas sesiones de hipnotismo llegó a oídos de un periodista del Observer, quien publicó un reportaje sobre los elevadorcitas. Este artículo fue leído por la señora Pauline Oehler, vicepresidenta de la Sociedad de Parapsicología de Illinois, quien envió al señor Lewis a investigar el caso. Los resultados de estas investigaciones aparecieron en la revista de la Sociedad y posteriormente en la revista Fate[1].

Fue por medio de los trabajos de la señora Oehler y la Sociedad parapsicológica de Illinois, que el doctor Jules Eisenbud se enteró de la existencia de Serios. Eisenbud estudió durante algunos años al elevadorcita. Posteriormente el doctor Henry (Andrija) Puharich[2] también hizo algunas pruebas con Ted. Eisenbud escribió varios artículos[3] y un libro[4].

Tanto revuelo por Ted Serios y sus “fotografías del pensamiento” llamó la atención de los editores de la revista Popular Photography. Cuando enviaron a un equipo de investigadores –un mago profesional[5] y dos fotógrafos expertos en magia- a estudiar a Serios, éste fue incapaz de provocar sus famosas fotografías[6].

Las sospechas del equipo se centraron en unos tubitos de cartón o de plástico, que Serios llamaba gismos, que Eisenbud decía haber examinado cuidadosamente, pero que los magos aseguraban que bastaba un pequeño juego de manos para sustituirlo por otro. Los investigadores sugirieron que ese otro podía tener ocultos diapositivas y una lente diminuta mediante la cual se podía proyectar la imagen hacia el objetivo de la cámara.

Los periodistas Charles Reynolds y David Eisendrath, construyeron un pequeño dispositivo que podía camuflarse dentro de un gismo, y obtuvieron resultados semejantes a los de Serios

La primera sesión con el doctor Eisenbud, en el departamento de Serios, es típica. Eisenbud le dio la cámara y la película, y trajo, porque alguien se lo sugirió, fotos en un sobre opaco, como “blancos”.

Para la foto número 1 Serios dijo que intentaría una foto borrosa, o bien un punto chico, o un punto grande, o un signo más, o…, o… Salió una foto negra. En la número 2 trataría de proyectar un blanco oculto de Eisenbud (una fotografía del Kremlin), que según dijo en voz alta, era “una entrada, una calzada o una vereda, o…”. La foto salió negra. Para la foto número 3 (el mismo blanco) describió “un grupo de edificios con dos personas”. Negra. La número 4 fue otro blanco oculto (otra vista del Kremlin). Según Serios, “una casa blanca, con maderas blancas, y el techo verde”. Nuevamente negra.

Hay que hacer notar que mientras la experiencia se realizaba, Serios bebía como cosaco para “calentarse” (expresión del propio Serios).

Se dejaron de lado los blancos. La fotografía número 6 salió borrosa. La número 7 negra. A esta altura todos estaban aburridos excepto Serios, que estaba bastante ebrio.

La atención y el control se habían relajado, por lo que no es de extrañar que la fotografía número 8 haya sido, en cierto sentido, “asombrosa”. Era un borroso círculo irisado que contenía el fragmento desleído pero reconocible de una torre. La número 9 era muy oscura, pero mostraba la esquina diminuta de un edificio cuadrado, cerca del borde del marco. La número 10 era borrosa. La número 11 oscura, aunque se veían los perfiles borrosos de un edificio, incluyendo un letrero: “Stevens”.

LOS ESTUDIOS DE EISENBUD

Durante las sesiones de estudio Serios prefería que la habitación estuviera poco iluminada, y que la cámara fuera una Polaroid 95 con luz de alarma. Invariablemente la película utilizada era de alta velocidad Polaroid tipo 47 en blanco y negro (equivalente a 3000 ASA). Las impresiones resultantes eran de 2 7/8 por 3 ¾ de pulgada. Además, usaba unos “gismos”, pequeños tubitos de cartón o plástico de uno a dos centímetros de largo, que colocaba delante de la lente de la cámara sosteniéndolos con el pulgar y el índice, o con el pulgar, el índice y el dedo medio, “para ayudar a enfocar las ondas del pensamiento”, según decía. Algunos de sus adminículos estaban cerrados en un extremo con celofán claro, y en el otro con película ennegrecida. Otros eran simples tubos abiertos. Todos los adminículos eran atentamente examinados por los observadores, antes, durante y después de las sesiones, ninguno parecía tener nada capaz de producir imágenes, o por lo menos eso era lo que decían los fanáticos de Ted Serios y la parapsicología.

Ese “atento examen de los gismos” era del tipo al que se había sometido las pruebas de McArthy, del que hablamos más arriba. Serios decía que sus “aparatos” sólo servían para evitar interferencias de luz (¿?), o que sus dedos oscurezcan el objetivo. Eisenbud escribió:

“Todo eso me parecía innecesariamente complicado, pero no ofrecí ninguna objeción después de examinar los “gismos” y no encontrar nada en ellos que justificara sospechas.

“… en efecto, no se ha descubierto aún ninguna otra razón para su existencia que la de facilitar la concentración”.

En su artículo para el Journal of the American Society for Psychical Research de julio de 1967, Eisenbud insistió que Serios obtenía resultados sin el gismo “que no son diferentes a los resultados obtenidos con su uso”. Parece que Eisenbud no revisó bien sus datos pues las únicas fotos en donde Serios obtuvo resultados positivos fueron la 15, 20, 22, 26 y 33, justo en las únicas en donde usó el gismo.

En el siguiente cuadro se muestran sus logros en sesiones con blancos. Nótese que Serios sólo hizo dos aciertos definidos, cada cual en una ocasión en que conocía el blanco. En un caso (número 5) él mismo eligió el blanco. En el otro (número 14) Eisenbud no estaba presente y quienes habían dirigido la sesión eran los reporteros de la revista Fate, espiritistas convencidos de los poderes paranormales.

BLANCO RESULTADO OBSERVACIONES
1. Estatua del Arco del Triunfo ¿Parte del Arco del Triunfo? La foto del Arco del Triunfo se había solicitado un día antes.
2. Cualquier cosa del periodo Olmeca (800 – 400 aC) Parte de una moderna puerta o ventana (¿?), poco claro.  
3. Ídem (¿?) Poco claro, un posible acierto. Un día después de que se había solicitado ese blanco.
4. Grabado de una ciudad medieval con techos inclinados. Edificios con techos inclinados. El grabado era un adorno que Serios había visto antes.
5. Escena en cierto pueblo de Colorado. Acierto. Serios sugirió el blanco.
6. El Salón de Espejos de Versalles (blanco oculto) Edificio redondo con cúpula y columnas. Serios mencionó un velero.
7. Edificio Thai (blanco oculto) Borde de techo común. Serios mencionó una casa con techo inclinado.
8. Plaza de San Marcos, Venecia, mostrando el Campanile. Fotos de partes de un molino de viento. Era un blanco oculto.
9. Chateau Maintenon. ¿Una cápsula espacial ? Forma de botella. Serios mencionó “alguna parte de Francia”.
10. Primer plano de una pirámide (blanco oculto). Columna de Trajano, Roma, Cúpula de una iglesia romana. Serios mencionó “adoquines” y ambas fotos los tenían, de modo que ése es un acierto parcial.
11. Escena de Charleston, Carolina del Norte. Foto borrosa ¿una pirámide?  
12. (Desconocido) Plaza de San pedro, Roma. Blanco que se le había pedido tres días antes.
13. Universidad de Roma, una iglesia con torres gemelas. Torres gemelas de Frauenkirche, Munich. Un poste de piedra.  
14. Submarino Thresher. Partes del submarino Nautilus. Las fotos producidas eran de una revista de la casa de la madre de Serios.
15. Ídem Isabel II, con su corona. Las fotos (14 y 15) fueron a pedido de alguien de la revista Fate (cuando había desaparecido el Thresher). Eisenbud ausente.
16. Abadía de Westminster. Negra Blanco elegido por Serios.
17. Un edificio. Parte de la abadía de Westminster. Blanco 16 desfasado.
18. Iglesia austriaca con reloj en la torre. Big-Ben Borroso. Esto después de siete “negras”, y después que se reveló el blanco.

Sus mejores resultados fueron cuando el blanco era conocido, pero, sospechosamente, Serios requería de un día o más para poder obtener la fotografía. Además, a menudo parecía saber de antemano cómo lucirían sus propias producciones.

John Sladek dice a este respecto lo siguiente[7]:

“El poder de Serios solía aparecer tarde en la noche, cuando los observadores eran presa del tedio, la fatiga y la negligencia. Además, su departamento estaba lleno de escondrijos para aparatos secretos (cortinas, muebles blandos), y Serios estaba toqueteándose la ropa continuamente (quitándose los zapatos y los calcetines, vaciando los bolsillos, etc.). Sólo una vez fue desnudado hasta la cintura y registrado.

“En cambio, una demostración pública ante la rama local de la Asociación Psiquiátrica Norteamericana fue supervisada más cuidadosamente. Aquí Serios fue desnudado, recibió ropa interior nueva y fue luego vestido con un mono. Se tomaron sesenta fotos en estas condiciones. Todas menos dos fueron negras; las otras dos eran burbujas blancas, tenues y redondas. Eisenbud las identificó entusiastamente como senos o medialunas, pero otros psiquiatras eran menos fáciles de impresionar.

“Eisenbud exploró extensivamente el carácter de Ted Serios. Había robado autos, asaltado tiendas y desertado de la Marina. Insinúa capítulos más oscuros de su vida. Serios fue alcohólico (pocos alcohólicos son completamente sinceros), exhibicionista e impostor (una vez, cuando lo arrestaron, se hizo pasar por el doctor Eisenbud).

“Por último, Eisenbud mismo lo pescó cometiendo travesuras (apretando subrepticiamente el obturador de la cámara cuando pensaba que nadie lo miraba) pero siguió creyendo en él.

“Eisenbud además interpretó algunos yerros del modo más amable posible. ‘Leyendo’ en ellas retruécanos verbales y visuales. Por ejemplo, tómese las fotos que Serios produjo cuando buscaba el submarino Thresher: partes de la foto de una revista que tenía la madre, y la cabeza de Isabel II. La interpretación freudiana de Eisenbud destaca que el nombre de la madre de Serios era Esther, de modo que encuentra esta correspondencia entre nombres:

ESTHER

THRES HER

ElizabeTHREgina

“Si el inconsciente de Serios es capaz de códigos tan elaborados, deberían resistir el análisis, lo cual no sucede con el citado anteriormente. También podríamos comparar el apellido de soltera de la madre, MacNeil, el nombre del padre, August, y el submarino Nautilus:

MAc NE IL

SubMARINE NAUTILUS

AU g UST

“‘August’ desde luego alude a la augusta monarca. Él sólo hace coincidir cuatro letras de Elizabeth Regina con Thresher, pero tres pueden coincidir con el título completo de cualquier príncipe o princesa real (HRH[8]) y cuatro con el de HRH Eduardo.

“Mediante otra contorsión, Eisenbud equipara el blanco CHARleston, con el resultado, la pirámide de DaCHOUR. Una ecuación similar podría producir EiSENbud SENilidad”.

No es de extrañar que el doctor Börje Löfgren, en un escrito aparecido en el Journal of the American Psychoanalytic Association, dijera que Eisenbud y otros parapsicólogos eran “mentes en decadencia con defectos de pensamiento y relaciones perturbadas con la realidad”.

SERIOS DESENMASCARADO

Eisenbud recordó los experimentos de Serios de fotografiar el mapa del tesoro de Laffite. Entonces se le ocurrió hacer algunas fotografías haciendo que la mente de Serios viajara por el tiempo. Preparó una sesión experimental para el 27 de mayo de 1967 en el Museo de Historia Natural de Denver. Rodeado de objetos del neolítico y paleolítico, Serios empezó a producir la imagen de un hombre encendiendo fuego. La imagen se fue aclarando después de varias tomas. Finalmente aparece un hombre del Neandertal e cuclillas.

Un testigo, el profesor H. Marie Wormington, del Departamento de Antropología del Colorado College, se dio cuenta inmediatamente de que se parecía muchísimo a un conocido modelo a escala natural de un grupo de hombres de Neandertal que se halla en el Field Museum of Natural History de Chicago.

Es muy probable que Serios conociera la forma en que se podían hacer las “fotografías psíquicas”, pues ya en 1954 Harold Kinney había publicado un artículo en la revista Fate, de la que ya informamos que Serios era asiduo lector, mostrando la forma de hacer fotografías espirituales[9].

En 1967 un grupo de magos experimentados y varios científicos fueron a Denver a estudiar de cerca de Serios. Una cadena de televisión de Denver había contratado al médium para que reprodujera fotos paranormales en una película de TV. Varios grupos de investigadores estaban presentes, cada uno con sus películas Polaroid. Persi Diaconis[10] , que estuvo presente durante esas pruebas, dice que revisó secretamente cada una de las veinte películas pertenecientes a los investigadores. Diaconis trataba de ver si alguna de ellas había sido previamente expuesta. No encontró ninguna, pero, sin embargo, el hecho es que ninguno de los equipos de investigadores había tenido el cuidado suficiente con su equipo como para que éste no fuera intervenido, ya sea por Diaconis o por Serios.

En cierta ocasión –durante estas pruebas- Diaconis observó que Serios presionaba secretamente algo en uno de sus “gismos”. Cuando Diaconis pidió examinar el aparato, se desató un pandemonium. Los “fans” de Serios saltaron de sus asientos diciendo cosas como: “¡Usted no puede hacer eso!” Este descuido fue aprovechado por Serios quien apresuradamente metió su adminículo a la bolsa y no dejó que lo examinaran.

Es probable que Serios colocara un pedazo de gelatina, saliva o una sustancia similar que pudiera producir formación de “ectoplasma” en la película. Este era uno de los métodos preferidos por los antiguos médiums, como ya hemos visto.

Diaconis encontró que los experimentos de Eisenbud con Serios “carecían de un control adecuado sobre los materiales esenciales” y había revelado “defectos metodológicos irreparables en todas las fases de los experimentos”.

Resulta sospechoso que sólo las mejores fotografías de Serios se hayan realizado bajo condiciones de nulo control y cuando Serios se encontraba entre sus seguidores[11]. Cuando se establecía cierto control, no aparecía nada en las placas fotográficas o sólo ciertas manchas sin forma como las que se pueden producir con un trozo de gelatina o con saliva.

Serios mismo soltó la lengua cierta noche que se encontraba “calentando” en un bar. Le contó a un periodista del Chicago Tribune la forma en que trucaba sus fotografías utilizando el tubito de cartón. Lógicamente, al día siguiente, durante la cruda y al leer el periódico, desmintió todo.

Ya la misma señora Oehler había considerado la hipótesis de que Serios utilizara transparencias o microfilmes colocados en frente o detrás del tubito, pero la desechó debido al problema de la longitud focal de la lente de la cámara, lo que podría dar fotografías desenfocadas en su mayor parte (que fue lo que en realidad ocurrió).

Eisenbud escribe ingenua o neciamente, sin ver más allá de sus narices y sin sospechar el fraude:

“En un extremo hay ejemplos como los que me mostró la señora Oehler de su propia colección y de otras colecciones (no tengo ejemplos de mi propia colección), en los que las imágenes de Serios corresponden punto por punto, sombra a sombra, luz a luz, con fotografías de revistas y libros. Cuando la gente aparece en las fotografías, uno podría al menos asumir que lo que Ted estaba imaginando eran estas fotografías, o una contraparte exacta de ellas en la mente de alguien en un tiempo u otro (no habría, por supuesto, forma de determinar qué tiempo) y no, en un sentido fácilmente imaginable, la misma escena “tomada” por él mismo desde un ángulo idéntico y bajo idénticas condiciones de iluminación. Entonces cuando Ted produce porciones de fotografías del Nautilus y su tripulación, que corresponden a las fotografías del National Geographic, no hay necesidad de buscar más allá por fuentes físicas externas de esta altamente relevante respuesta a un blanco”.

Durante el programa de Denver, Diaconis pudo explicar las fotos de Serios de varias maneras. Por su parte James Randi participó junto a Serios y Eisenbud en la emisión del programa Today imitando minuciosamente el truco de Ted. Randi afirma que le oyó decir a Serios: “Se acabó el sueño, han descubierto mi truco”. El propio Randi declaró a la revista New Yorker[12]: “Entonces Eisenbud, muy excitado sacudió a Ted Serios por los hombros y le gritó: ¿Qué estas diciendo Ted? Puedes hacerlo, ¡tú sabes que puedes!”[13].

Randi describe algunos de los trucos de Serios en su libro Flim-flam![14]. Consiste en usar una lente de aumento de poco más de un centímetro de diámetro y una distancia focal de cerca de 4 centímetros, fijada en el extremo de un cilindro de unos 4 cm de longitud. En el otro extremo del cilindro se pega un trozo cortado en forma circular de una diapositiva de color (por ejemplo una de 35 mm). Para evitar que alguien lo note, el artefacto puede envolverse en un rollo de papel.

Si se sostiene el gismo con el extremo de la lente contra la palma de la mano, y se coloca muy cerca del objetivo de una cámara Polaroid enfocada a infinito y disparando el obturador, la imagen de la diapositiva quedará impresa en la película Polaroid. La imagen aparece en los márgenes de una Polaroid, con una forma circular rodeada de negro. Es posible tomar fotografías de este modo a pesar de que generalmente resultan de poca calidad, justo igual que las tomadas por Serios.

Thomas von Randow, en el suplemento científico del Zeit de Hamburgo, escribió sobre Serios y sus trucos bajo el título: “Aún sigue apareciéndose en las cabezas de los parapsicólogos el cuento del fotógrafo de pensamientos Ted Serios”.

Uno de los trucos utilizados por Serios lo explica el psicólogo británico W. A. H. Rushton[15]. El psicólogo supone que Ted debe proyectar una imagen dentro de la cámara. “Si la imagen luminosa pasa inadvertida debe ser pequeña y estar cerca de la lente –escribe Rushton-, probablemente en el ‘gismo’ cuyo interior apunta a la cámara”.

Rushton construyó personalmente versiones de un cuerpo semejante. Este adminículo es un hemisferio de vidrio con un cilindro de vidrio en la parte baja, en la forma (a), que tiene que estar embozado para impedir interferencias de luz. La forma (b), diseñada en ángulo de 45º, no necesita camuflaje. Este aparato tiene una media pulgada de longitud, o sea el tamaño aproximado de un grano de arroz. Si se le añade un microfilm puede proyectar una imagen clara a través de una cámara sin lente como las usadas por Serios. El truco es parecido al que usaba McCarthy.

El tamaño del adminículo es el adecuado para poder ocultar el fraude. Se le puede meter en la boca, ropa, manos, etc. No es de extrañar que no tuviera resultados positivos después que lo registraron y desnudaron.

Rushton es parapsicólogo, lo que le impide ir más allá de la descripción del adminículo. Evita deliberadamente manifestar escepticismo sobre Serios, pero con lo que reporta es suficiente para determinar la naturaleza del fraude.

Las sospechas del equipo de Popular Photography también se centraron en el cilindro de papel negro. Aunque Eisenbud decía haberlo examinado cuidadosamente, el equipo de Popular Photography señalaba que bastaba un pequeño juego de manos para sustituirlo por otro. Los investigadores sugirieron que ese otro podía tener oculta una micro diapositiva del tema elegido que se proyectaba hacia el objetivo de la cámara.

Poco después de la investigación de la revista, Eisenbud declaró que Serios había perdido sus poderes. ¡Que casualidad!

Serios ya había perdido sus “poderes2 en otras ocasiones. Él lo explicaba así: “Es como si se corriera un telón”. La última de las fotografías del pensamiento de esa etapa que salió entera fue en junio de 1967… y mostraba la imagen de un telón.

La revista Fate intentó traerlo de nueva cuenta al candelero paranormal durante el rapto de Patty Hearst. Serios obtuvo dos fotos de la muchacha con pelo corto. Días después de la publicación del artículo Patty fue detenida: tenía el cabello largo.

Serios aún vive en Chicago. Su hijo es fotógrafo profesional.


[1] Oehler Pauline, Ted Serios, Bulletin of Psychical Research Institute, 1962.

Oehler Pauline, The Psychic Photography of Ted Serios, Fate, diciembre, 1962.

[2] A Puharich se le conoce más por ser el descubridor y principal impulsor de los inicios de la carrera de Uri Geller.

[3] Eisenbud Jules, Popular Photography, volumen 61, número 5, página 31, noviembre de1967.

[4] Eisenbud Jules, The world of Ted Serios, William Morrow & Company, Inc., New York, 1967.

[5] El también matemático Persi Diaconis.

[6] Eisendrath David & Reynolds Charles, Popular Photography, volumen 61, número 4, página 81, 1967.

[7] Sladek John, The new Apocrypha, Stein & Day, New York, 1974. Traducido en la revista argentina El Péndulo, números 3 al 10. El tema de Ted Serios se trata en el número 7.

[8] HRH, His Royal Highness o Su Alteza Real.

[9] Kinney D. Harold, How to make spirit pictures, Fate, noviembre de 1954.

[10] Diaconis Persi, Statistical problems in ESP research, Science, volumen 201, 131, 1978.

[11] Entre los que estuvieron presentes y participaron en estas sesiones podemos mencionar, curiosamente (¿o no tanto?) al ufólogo Joseph Allen Hynek.

[12] New Yorker, 10 de noviembre de 1973.

[13] Dreecken Inge & Schneider Walter, Señales del más allá, Editorial Bruguera, Colección Libro Amigo, No. 369, Barcelona, 1976.

[14] Randi James, Fraudes paranormales. Fenómenos ocultos, percepción extrasensorial y otros engaños, Tikal Ediciones, Girona, 1994.

[15] Rushton W. A. H., Serios photos: if contrary to natural law. Which law?, Journal of the Society of Psychical Research, volumen 44, número 736, páginas 289 a 293, junio de 1968.