Roswell y Mogul – las memorias de Charles B. Moore (parte 2)

Roswell y Mogul – las memorias de Charles B. Moore (parte 2)

19 de mayo de 2017

David Halperin

Es el “arma humeante” para la explicación Mogul de los escombros de Roswell. (No recuerdo quién la llamó así. ¿Tal vez Karl Pflock?)

Los testigos de Roswell recordaron haber visto marcas peculiares de color rosa, púrpura o rosa purpúreo entre los escombros. Charles Moore, miembro del equipo de la Universidad de Nueva York que lanzó los trenes de globos asociados con el fracasado programa de espionaje conocido como “Proyecto Mogul”, conservó una memoria propia: de la cinta que él y sus colegas habían utilizado para reforzar los materiales que enviaron a lo alto: “clara y lechosa y semi-opaca, de unas dos pulgadas de ancho. Tenía figuras de flores rosadas y púrpuras impresas en ella”. (Así lo describió Pflock en su libro de 2001 sobre Roswell).

Moore-doctorateCharles Moore (segundo desde la izquierda) recibe su doctorado honorífico, 2003. Foto del sitio web de New Mexico Tech.

Pflock no pensaba que pudiera ser coincidencia. Yo tampoco. Sólo había una conclusión razonable: las cosas que Moore et al. enviaron al cielo en Alamogordo fue el material que bajó en el rancho de Foster al norte de Roswell, donde el gerente del rancho Mack Brazel lo encontró, lo trajo a la ciudad para mostrar al sheriff, y por lo tanto hizo historia de ovnis. Las decoraciones florales inofensivas, fabricadas por “una compañía de juguetes o novedades de la Ciudad de Nueva York”, (Pflock), fueron transformadas por los testigos de Roswell en misteriosos jeroglíficos. Pero recordaban con precisión los colores, y los colores eran la sugerencia.

Y así estaba convencido. No se podía negar la identidad de los restos de Roswell con los globos Mogul sin decir que Charles Moore estaba actuando de mala fe, deliberadamente tumbado sobre la cinta que su equipo había utilizado. No podía entender cuál habría sido su motivo para eso.

Sin embargo, leyendo los propios recuerdos de Moore de la cinta en el capítulo en el que contribuyó a UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth (que he discutido en un post anterior de dos partes), no puedo evitar una sensación de malestar. No creo que mintió, no exactamente. Pero hay algo que no se suma.

“El fabricante aparentemente usó alguna cinta que tenía en stock; esta cinta, que no se utilizó en los modelos de producción posterior, tenía un patrón de color rosado púrpura distintivo de un diseño abstracto de flores impreso en su respaldo. Varios de los miembros del Grupo de Globos de la NYU todavía recuerdan estas marcas coloreadas en los blancos que usamos en Alamogordo en 1947. La importancia de las marcas nos desconcertaba cada vez que preparábamos un objetivo para el vuelo” (p.82).

¿Huh? Si la cinta “tenía un patrón púrpura rosado distinto de un diseño abstracto en forma de flor”, debe haber sido obvio que era puramente decorativo. ¿Por qué Moore y los demás han asumido que las marcas tenían algún “significado”?

Moore refuerza mi desconcierto cuando dice (en la página 112) que “recuerdo tan bien estas cosas porque el propósito de esas figuras me desconcertaba cada vez que veía uno de estos objetivos. Siempre sentí curiosidad por su importancia, porque la impresión no servía para nada”. Pero si lo que veía era una cinta con flores del almacén de una “compañía de juguetes o novedades”, la función debía ser clara: hacer que el producto se viera bonito. ¿Podría un “diseño abstracto de flores” ser razonablemente descrito como “figuras”?

No tengo respuesta para estas preguntas. Tampoco he hecho la tarea esencial de recopilar los diversos informes de testigos oculares y de segunda mano de marcas rosadas/moradas/púrpura-rosadas conectadas de alguna manera con los restos de Roswell. Si la “Roswell synopsis” de la que he soñado alguna vez llega a existir, espero ver estas descripciones presentadas en columnas paralelas, para que podamos tener una idea más clara de la extensión y las transformaciones de este motivo.

Debo admitir, también, que Moore no es la única persona involucrada en los experimentos con globos que recordó algún tipo de cinta peculiar. Albert C. Trakowski, a quien Pflock denomina “oficial de proyecto Mogul” (lo que sea que signifique) le dijo a Pflock en marzo de 1994 que “él recordaba bien la primera vez que él y otros en su grupo de servicio meteorológico de las fuerzas aéreas vieron los blancos reforzados con cinta. Todos se echaron a reír, agitando la cabeza y pensando: ‘¿Y ahora qué?’”

Sin embargo, Moore es el principal “testigo de la acusación” en Roswell. En cuanto a todos los testigos involucrados de una forma u otra, tenemos que suponer que tuvo alguna inversión personal en la historia. Tenemos que preguntar cuál era esa inversión.

Hace unos siete años, en un comentario (completamente fascinante) sobre su obituario de Moore, a quien había conocido personalmente, y descrito como siempre “cordial” para él, Kevin Randle ofreció una sugerencia. “Creo que sé por qué Moore tomó una posición tan anti-Roswell. Cuando lo visité en Socorro, me dejó claro que no le gustaban los hombres de Roswell porque se negaron a ayudar a rastrear los arreglos de los Mogul. Él, junto con otros dos, habían ido a Roswell a pedir ayuda, pero, según Moore, estaban demasiado ocupados para ayudar a un grupo de universitarios… Entonces, esto fue una recuperación. ¿Estás demasiado ocupado para ayudar? Bueno, tengo pruebas de que eras demasiado tonto para reconocer un globo cuando lo viste”.

Lo dudo. Si el “soporte anti-Roswell” de Moore proviene de un rencor de décadas, es difícil ver por qué, entrevistado en 1979, parecía abierto a la idea de que algo realmente extraordinario había sucedido allí. No fue hasta 1992 que surgió como un abogado “anti-Roswell”, apareciendo por primera vez en esa capacidad en una confrontación con los autores de Roswell, Don Berliner y Stanton Friedman.

Berliner y Friedman cuentan la historia en el “posfacio” de 1997 a su libro Crash at Corona. En noviembre de 1992, los autores se encontraban en Nuevo México en busca de más testigos y más pruebas de lo que sucedió en el rancho Foster en 1947. Fueron abordados en días consecutivos por dos hombres que habían sido parte del equipo que probó una vez como parte del Proyecto Mogul… El profesor Charles Moore había sido el director del proyecto, mientras que Duke Gildenberg era parte de la tripulación de lanzamiento. Los hombres dieron presentaciones casi idénticas sobre por qué los escombros encontrados en el rancho de ovejas debían ser absolutamente de una de las primeras pruebas del Proyecto Mogul. Pero ninguno de los dos podría responder a preguntas específicas, e.d. ¿Cómo podría este dispositivo dar cuenta de la cantidad y de las características físicas de los materiales recuperados? Era como si a los dos hombres se les hubiera dado un sencillo informe de dos minutos y después hubieran empujado la puerta con órdenes de ‘encontrar a esos tipos y decirles lo que acabamos de decirles’”.

También en 1997, el Captain James McAndrew de la Fuerza Aérea dio una versión diferente del encuentro de 5 años. Aquí están Berliner y Friedman que son obstinadamente dogmáticos, los científicos Mogul son dulcemente razonables. “Según Moore y Gildenberg, cuando se reunieron con los autores sus explicaciones de que algunos de los proyectos de la Fuerza Aérea en los que participaron eran los más responsables del incidente, fueron despedidos sumariamente. Los autores llegaron incluso a sugerir que estos distinguidos científicos participaron en un encubrimiento polifacético del gobierno para ocultar la verdad sobre el incidente de Roswell”.

McAndrew también explica la razón de los científicos para ponerse en contacto con Berliner y Friedman, dejados vagos en Crash at Corona. Los dos escritores habían publicado en un periódico de Socorro pidiendo a las personas con conocimiento de la actividad ovni en la zona que se pusieran en contacto con ellos, y Moore y Gildenberg cumplieron diligentemente con “información pertinente”.

Ambas cuentas están de acuerdo, sin embargo, en que fueron Moore y Gildenberg quienes tomaron la iniciativa de hacer el contacto. Me preguntaba: ¿por qué? ¿Por qué era importante para estos dos hombres, que seguramente tenían otros asuntos a ocuparse, que Berliner y Friedman escucharan y creyeran su idea de lo que realmente había sucedido en Roswell? ¿Por qué no podían despedir a Berliner y Friedman, como seguramente tendrían que hacerlo, como un par de mercenarios que acariciaban la franja de los lunáticos?

¿Y por qué eligieron visitar “en días consecutivos” con historias casi idénticas-suponiendo que Berliner y Friedman tuvieran este detalle correcto -y no juntos? Esto parece una forma extraña de proceder, a menos que tuvieran alguna agenda que no aparezca en la superficie.

Una vez más, no tengo respuestas. (No podemos preguntar a los hombres mismos: Moore murió en 2010, Gildenberg en 2013.) Sin embargo, las preguntas deben ser hechas-ciertamente, si usted está preparado al menos provisionalmente para conceder mi premisa de que la verdadera historia de Roswell se desarrolló, no en el cielo o incluso en el suelo, sino en las almas de los que fueron atrapados en ella, en 1947 o décadas después. Moore era una de esas almas, testigo y “recordador” de Roswell no menos que Glenn Dennis o Gerald Anderson.

Sus recuerdos necesitan ser consultados. Y, en la medida de lo posible, entendidos.

Moore-in-memoriamCharles Moore conmemorado, entre los 14 “escépticos notables de la pseudociencia y lo paranormal”, de la Fundación Educativa James Randi.

https://www.davidhalperin.net/roswell-and-mogul-the-memories-of-charles-b-moore-part-2/

Roswell y Mogul – los recuerdos de Charles B. Moore (parte 1)

Roswell y Mogul – los recuerdos de Charles B. Moore (parte 1)

5 de Mayo de 2017

David Halperin

“Tengo una clara memoria de que James Richard Smith, mejor conocido como J.R., observó el tren de globos del 4 de junio a través de un teodolito en una mañana clara y soleada…”

-Charles B. Moore, en Saler, Ziegler and Moore, UFO Crash at Roswell: The Genesis of a Modern Myth (1997)

El diablo está en esos “recuerdos distintos”, ¿no? El recuerdo de Glenn Dennis de encontrarse con una enfermera agitada en el hospital base del campo aéreo del ejército de Roswell, casi abrumado por el hedor de los cadáveres no humanos a cuyas autopsias había sido llamada para asistir. La memoria distinta de Gerald Anderson de tropezar con un ovni estrellado en el desierto del oeste de Nuevo México, sus pilotos muertos o moribundos. La memoria distinta de Charles Moore del vuelo de un tren de globos que, según un diario contemporáneo, nunca fue lanzado.

Moore-RandleCharles B. Moore trabajando con Kevin Randle, “mientras él y yo revisamos los registros atmosféricos en un intento de saber si un globo Mogul podría haber llegado al rancho de Brazel (Foster) en julio de 1947”. Foto de Randle blog “A Different Perspective”.

Puede parecer extraño poner a Moore, “renowned researcher on atmospheric physics,”, testigo estrella de la ortodoxia escéptica sobre Roswell, en el mismo plano que los testigos de un plato estrellado como Dennis y Anderson. Pero los recuerdos de décadas de antigüedad están sujetos a las mismas vicisitudes, ya sean del alguna vez joven físico como Moore o el joven funerario como Dennis. Y los recuerdos de Moore plantean preguntas que nunca he visto respondidas satisfactoriamente.

No estoy diciendo que las respuestas sean probablemente algo siniestro, o proporcionen algún Ábrete Sésamo a los múltiples enigmas de Roswell. Pero las preguntas deben plantearse.

El obituario de Moore -murió en 2010, a la edad de 89 años- describe cómo en 1947 fue “reclutado por el Proyecto Mogul por la Universidad de Nueva York, que dirigió el proyecto para el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos… El Proyecto Mogul involucró el lanzamiento de globos para llevar micrófonos hasta la base de la estratosfera, donde la temperatura de la atmósfera es altamente efectiva en la refracción de las ondas sonoras. En 1947, los Estados Unidos se preocupaban de escuchar las pruebas nucleares de otros países, especialmente la Unión Soviética, por lo que los globos con micrófono fueron lanzados para escuchar los sonidos”.

“El experimento logró detectar los ensayos nucleares de los Estados Unidos en el Pacífico Sur, a 6,000 millas de distancia, pero también agregó una importante nota de pie de página a la historia cultural estadounidense. Un globo lanzado por Moore en junio de 1947 resultó más tarde ser el elemento que se consagra en Roswell como un “ovni”. Moore no se dio cuenta de la parte que había jugado en el drama hasta que pasó a ver una foto de periódico de las piezas del “ovni” en los años noventa”.

El relato no es muy preciso. Moore, según él mismo, inicialmente nunca había oído el nombre de “Proyecto Mogul” y tenía sólo una idea general de lo que se suponía que se usaban los experimentos del “proyecto de globo de la Universidad de Nueva York”. El trabajo del equipo de la NYU era averiguar cómo se obtiene un globo para ascender a la frontera entre la troposfera y la estratosfera y permanecer allí, sin ir más alto o bajar. En esto fueron más o menos exitosos, al menos después de cambiar de neopreno a globos de polietileno a principios de julio de 1947.

(Sin embargo, el proyecto Mogul resultó ser un fracaso, pues no era práctico para el monitoreo de las explosiones a larga distancia y, a principios de los años cincuenta, cuando se descubrieron mejores métodos para detectar las pruebas nucleares soviéticas, fue desechado).

No está claro por el relato de Moore cómo o cuándo se enteró por primera vez de los escombros de Roswell. “Hubo mucha emoción en todo el país sobre platillos voladores en la última semana de junio y principios de julio de 1947”, escribió 50 años después. “Incluso se ofrecieron recompensas por la recuperación de cualquier desecho de platillo volante. Durante ese período, la estación de radio de Alamogordo recibió muchas llamadas sobre avistamientos de platillos de residentes locales alrededor de Alamogordo que vieron nuestros globos en el cielo sobre el Valle de Tularosa. Reconocíamos que nuestros globos eran responsables de estos informes de radio locales, y más tarde adivinamos que algunos de los globos de polietileno eran la base del llamado Incidente de Roswell. Pero en lo que a nosotros respectamos, era un ejemplo gracioso de cómo el furor de los platillos voladores podía entusiasmar a la prensa con un incidente de globo de investigación” (p.176).

“Más tarde adivinamos” -¿cuánto más tarde? Desde 1947, según la página anterior. “Había sostenido durante mucho tiempo la opinión (de 1947 a 1992) de que los restos de uno de los nuevos globos de polietileno que habíamos lanzado desde Alamogordo a principios de julio de 1947 probablemente eran responsables de la oleada de prensa sobre el ‘platillo volador’”. Moore sólo cambió su mente en junio de 1992, cuando un ufólogo llamado Robert Todd le envió una copia de una historia del Roswell Daily Record del 9 de julio de 1947. La descripción de los escombros dados en esta historia, por el ranchero que la encontró, persuadió a Moore que fueron los restos de uno de sus viejos trenes de globos de neopreno.

Pero por su propia contabilidad, Moore había sabido sobre Roswell desde muy temprano, y había creído que uno de los globos del proyecto de NYU era responsable.

Moore-doctorateMoore (segundo desde la izquierda) recibe su doctorado honorario de New Mexico Tech, 2003. Foto del sitio web de New Mexico Tech.

Entonces, ¿por qué, en 1979, Moore le dijo al escritor ovni William L. Moore, a quien, para evitar la confusión, llamare “WLM”, ¿qué hizo?

La conversación se describe en el más temprano de los libros de Roswell, El incidente de Roswell (1980) por Charles Berlitz y WLM. “En una serie de entrevistas con C. B. Moore, aerólogo y físico del Instituto de Minería y Tecnología de Nuevo México en Socorro, se obtuvo información considerable sobre la construcción y el propósito de globos del clima y otros globos de propósito científico utilizados a fines de la década de 1940. En el verano de 1947, Moore (sin relación con el autor) participó directamente en un proyecto de globos de investigación de alta altitud patrocinado por la Universidad de Nueva York, basado en el Campo Norte de White Sands, cerca de Alamogordo, Nuevo México, un proyecto que dijo, creía que era responsable de ‘al menos algunos de los informes de platillos voladores en la zona’”.

“Cuando se le preguntó si el dispositivo de Roswell podría haber sido un globo meteorológico u otro globo científico, Moore respondió: ‘Basándome en la descripción que acabas de darme, definitivamente puedo descartar esto. No había un globo en uso en el 47, o incluso hoy en el caso, que pudiera haber producido escombros en una área tan grande o rasgado en el suelo de alguna manera. No tengo ni idea de lo que tal objeto podría haber sido, pero no puedo creer que un globo encajaría con tal descripción’”.

Estas son palabras asombrosas, procedentes de un hombre que había dado por sentado que los restos de Roswell eran un globo, y que desde 1992 en adelante activamente hizo campaña por esta idea. Habría esperado que Moore protestara que WLM lo había citado erróneamente, o lo había citado fuera de contexto. Él nunca lo hizo. En cambio, explicando sus comentarios, encontró una laguna en el texto: “basado en la descripción que acabas de darme”. WLM le había dado una descripción inexacta. No había surcos en el suelo cerca de los escombros. Esta desinformación lo había extraviado.

Técnicamente, esto es posible. Pero el lenguaje que Moore usó con WLM, que él nunca rechazó, no me parece la reacción de un hombre cuya larga comprensión del incidente de Roswell -que había descartado anteriormente como “gracioso” – acaba de ser desafiado. (“Bueno, siempre he pensado que era uno de nuestros globos, pero ahora que me dices que rompió el terreno, supongo que tendré que cambiar de opinión. ¿Estás seguro de ese detalle?”) Su explicación no me persuade. Sospecho que antes de 1992 Moore era mucho más ambivalente acerca de Roswell, mucho más abierto a verlo como algo realmente extraordinario, de lo que después estaba dispuesto a admitir.

(Según Karl Pflock, que se basa en gran medida en sus entrevistas con Moore para su libro de 2001 Roswell: Inconvenient Facts and the Will to Believe, el propio Moore “había hecho uno de los avistamientos ovni más impresionantes -y aún inexplicables- cerca de Arrey, Nuevo México, el 24 de abril de 1949”. Seguramente él no dejó de lado su propia experiencia como “graciosa”.)

¿Entonces, qué aprendemos de esto? Posiblemente nada. Ciertamente no es motivo para despedir una explicación de globo, “Mogul” u otros, para lo que cayó en Roswell.

Pero sí sugiere que los recuerdos de Moore, cuando afectan a Roswell, tienen algo de la calidad evasiva y cambiante que hemos notado en los testimonios para el lado “creyente”. Su “memoria distinta”, por ejemplo, del “tren de globos del 4 de junio” -que hay razones sólidas para creer que nunca voló- “en una mañana clara y soleada”. U otro recuerdo del cual todavía no he hablado, de que el equipo de la Universidad de Nueva York había utilizado cinta de color rosa y púrpura para construir sus trenes de globo, un detalle que aparece en los relatos de los testigos de Roswell y es un elemento clave de la explicación “Mogul”.

Voy a hablar de esto en la parte 2 de este post.

https://www.davidhalperin.net/roswell-and-mogul-the-memories-of-charles-b-moore-part-1/

Artista perdió su virginidad con un extraterrestre

Artista perdió su virginidad con un extraterrestre, él ahora pinta sobre su experiencia

Zeon Santos

1494946547-0La mayoría de la gente recuerda el día en que perdieron su virginidad, y desde ese día los introdujo a la alegría del sexo que se considera generalmente como uno de los mejores días de sus vidas.

Pero el pintor de 72 años, David Huggins, no recordaba el día en que perdió su virginidad hasta que comenzó a recordar recuerdos suprimidos y se dio cuenta de que había perdido su virginidad con un extraterrestre.

1494946547-1Según David, perdió su virginidad a los diecisiete años con un “híbrido alienígena” llamada Crescent, con quien ha engendrado “más de cincuenta niños híbridos alienígenas”:

Según cuenta, caminaba por un bosque en Georgia hacia un lago. La vio sentada junto a un árbol. Crescent tenía una apariencia humana perfectamente normal, excepto su cabeza: su cara pálida y puntiaguda tenía grandes ojos negros y llevaba una peluca. Ambos se desnudaron y pronto perdió su virginidad.

1494946547-2A medida que los recuerdos de este extraño encuentro sexual regresaron David comenzó a utilizar sus habilidades de pintura para capturar las escenas que una vez pensó como sueños, pero ahora cree que son los eventos que su mente ha reprimido.

David es el tema de un próximo documental de Brad Abrahams llamado Love and Saucers, aquí está el trailer:

Read Artist Loses His Virginity To Alien. Now He Paints About It here (NSFW-ish)

La verdad está ahí: Cuentos de los ufólogos de la India

La verdad está ahí: Cuentos de los ufólogos de la India

Luces en el cielo, seres levitando, ciencia dura contra conjetura: Conozca a los chicos que tratan de tamizar a los locos de los testigos verdaderos en su búsqueda de los objetos voladores no identificados.

11 de mayo de 2017

Roshni Nair

Hindustan Times

bigstory-museums_a67e375c-3245-11e7-9a1e-ae80039293d8(HT Ilustración: Sri Krishna Patkar)

I. Especial de medianoche

A la medianoche, cuando el mundo dormía, Sunita Yadav despertó por un alienígena que levitaba.

Ella observó, petrificada, mientras flotaba un pie sobre el suelo justo detrás de su casa. De pie a más de 4 pies de altura, con piel gris y ojos grandes y negros, procedió desde el patio trasero de los Yadavs hacia su puerta delantera antes de que – como su hijo Hitesh recuerda – “desapareciera”.

En los 15 años transcurridos desde entonces, el humanoide ha realizado numerosas apariciones alrededor del Hospital del Comando Occidental en Panchkula, a unos 10 km de Chandigarh.

“Ahora es una mascota. Los residentes de la zona creen que es una suerte verlo”, dice Hitesh, de 20 años, ahora estudiante de tecnología que vive en Gurgaon.

En su bosquejo, el extraterrestre parece un enano moreno. Pero Hitesh sigue convencido de que lo que vio fue un extraterrestre. Y pasa gran parte de su tiempo libre tratando de demostrarlo.

Hitesh dirige la publicación gratuita e-zine UFO Magazine India, desarrollador del App de Ufología y fundador de Disclosure Team India, que investiga avistamientos de ovnis y encuentros en el país.

“Disclosure ha crecido a 200 miembros desde que se creó en enero de 2016, incluyendo 22 de los EE.UU. y el Reino Unido”, dice. El sitio web tiene un formulario donde la gente puede reportar sus avistamientos en detalle.

Este formulario se ha llenado cuatro veces. “Pero nuestros investigadores escuchan muchas historias de los lugareños en el terreno”, enfatiza.

“Actualmente estoy investigando un caso de abducción extraterrestre en Chhattisgarh”, dice Hitesh. “No me importa lo que la gente piense, porque mis padres y mi hermana están aceptando. Pero mis familiares no saben lo que hago. Si lo hicieran, seguramente me llamarían loco.

_cd0ece70-3620-11e7-b30b-76e7402dac55Hitesh Yadav, de 20 años, es estudiante de tecnología en una universidad de Gurgaon. Él cree que vio a un extraterrestre de un niño. En su tiempo libre, dirige la revista gratuita e-zine UFO India. También es el fundador de Disclosure Team India, que investiga avistamientos de ovnis y encuentros en el país. Actualmente tienen cuatro casos bajo investigación.

II. Llegada

En la edición inaugural de marzo de UFO Magazine India, el columnista Ramkrishan Vaishnav deconstruye la ecuación de Drake propuesta por el astrofísico estadounidense Frank Drake, una fórmula matemática usada para estimar el número de extraterrestres detectables (ETs) en la Vía Láctea.

“Soy un ufólogo porque soy un científico. Incluso los militares indios han reportado avistamientos”, dice el empresario de 27 años de Nagaur, Rajastán. “Sabemos poco de lo que está más allá de nuestro propio sistema solar. ¿Por qué descartar las posibilidades por completo?

En su adolescencia, Vaishnav se inscribió para ayudar a crear mapas en 3D para las misiones lunares de la NASA, analizar muestras de asteroides para The Planetary Society y estudiar datos de radio para el proyecto [email protected], la rama UC de Berkeley de SETI o de búsqueda para el Instituto de Inteligencia Extraterrestre.

Pero su punto de inflexión fue en marzo de 2008. Apenas dos meses después de que él instalara el grupo de investigación TOP (The Other Planet) para investigar avistamientos ovni, Vaishnav oyó hablar de un avistamiento en la aldea de Banswara, donde ocho locales divulgaron ver una nave desconocida, en la tarde, en el cielo.

Seis días después, Vaishnav estaba allí. “Los aldeanos describieron el ovni como un objeto en forma de sombrero con una luz brillante. También encontramos una piedra de forma extraña que no se parecía a nada más en el radio que escaneamos. La evidencia de la imagen de este encuentro es lo mejor que encontrarás en la India”, dice.

Vaishnav es ahora fundador de ExpeTechnologies y Shakti Innovative Products. Ha presentado cuatro patentes: para una planta de satélites solares, carga móvil inalámbrica no convencional, tecnología de pantalla táctil y un sistema de interfaz de usuario de próxima generación.

La investigación tecnológica es su pan y mantequilla, pero la ufología sigue siendo su pastelería danesa.

“Estoy intrigado por la razón de que muchos avistamientos son de Rajasthan y Bengala Occidental. Y el paso Kongka en Ladakh”, reflexiona. “También es una base militar remota, así que nunca se sabe”.

III. Señales

El 26 de octubre de 2014, a las 4.55 horas, un hombre mira por la ventana de Thane y ve una hilera horizontal de luces rojas, amarillas y verdes que parpadean pero permanecen estacionarias durante varios minutos y luego desaparecen. Las graba en su celular.

El 7 de noviembre de 2014, un objeto que se mueve rápidamente se capta sobrevolando Bengaluru, enmarcado contra una luna llena. Permanece allí durante casi una hora, luego desaparece tan repentinamente como apareció.

Estos casos están entre los 60 avistamientos en 2014 que fueron asignados a Kumaresan Ramanathan después de unirse a la Mutual UFO Network (MUFON).

Ramanathan es un ingeniero técnico senior con una empresa de TI con sede en Chennai que blogea como alienseeker en WordPress. En 2012, se convirtió en el primer “investigador certificado UFO” de la India bajo MUFON, el mayor grupo de investigación ovni sin fines de lucro, con 3,000 miembros en todo el mundo.

_d1e1db04-3620-11e7-b30b-76e7402dac55Pushkar Vaidya es un astrobiólogo y fundador del Centro de Investigación de Astrobiología de la India en Mumbai, que estudia el origen, las formas y el futuro de la vida en el universo.

“Como dicen en The X-Files: ‘Quería creer, pero las herramientas se han quitado’”. -Pushkar Vaidya

“MUFON emplea métodos científicos, no conjeturas”, dice el hombre de 36 años. “Tienes que renovar tu membresía y comprar manuales cada año, luego tomar un examen y calificar al menos el 80% para convertirte en un investigador calificado”.

La prueba es una mezcla de preguntas objetivas y de elección múltiple, que abarcan temas como cómo interactuar con testigos oculares y el plan de acción si un testigo afirma tener un encuentro. “Presentan situaciones hipotéticas para medir si te conviertes en un buen investigador”, explica Ramanathan. “Todas las pruebas se examinan en la sede de MUFON en Newport Beach, California. Si pasas, te dan una identificación y un certificado que proclama que tienes licencia”.

Pero no todo es amor y sol. “De cada 100 casos, alrededor de 97 terminan siendo falsos – ilusiones ópticas, imágenes falsificadas u objetos cotidianos erróneamente identificados como otra cosa”, admite. Esto te enseña el discernimiento.

Ahora un ufólogo independiente después de trabajar con MUFON durante dos años, Ramanathan visitará Aniketty, cerca de Coimbatore, para estudiar un torrente de objetos inexplicados reportados desde 2011.

“Mi familia siempre me apoyó”, responde, cuando se le pregunta qué dice la gente de su “otro trabajo”. “Algunos colegas me llaman Jaadu por dedicar tanto tiempo a la ufología. Pero, ¿a quién le importan los conocidos?

IV. El quinto elemento

A las 8:28 p.m. el 15 de diciembre de 1987, Kamal Pant, de seis años de edad, se encontraba en la terraza de su casa Dehradun y observó una gran luz roja que se elevaba directamente por encima.

“No, no fue un avión, un helicóptero o una broma”, dice, antes de hacer la pregunta. “Lo que sea se quedó allí un rato y no hizo ningún sonido”.

El incidente estimularía al autoproclamado “observador del cielo” y fanático de Star Trek, The X-Files, la mitología y las teorías de la conspiración para explorar Internet por todas las cosas ovni y ET. Luego, en 2014, fotografió y filmó lo que afirma es “una nave nodriza despegando y aterrizando en la luna”. A partir de ahí, Pant va a todo vapor.

“Incluso envié por correo a la NASA, pero no escuché de ellos. Hasta un mes después, cuando recibí un correo electrónico de alguien en Houston pidiéndome que me ‘alejase’”, afirma.

 

“¿Tienes este correo electrónico, o una instantánea de él?”

“No. Mi sistema se corrompió un día más tarde, y algunos de mis videos desaparecieron. Mi computadora había sido manipulada.

_dbfdce54-3620-11e7-b30b-76e7402dac55Ingeniero de TI Kumaresan Ramanathan dice que algunos de sus colegas lo llaman Jaadu, por el extraterrestre en la película Hindi Koi… Mil Gaya, pero no le importa.

En el trabajo con un investigador ovni

Lo primero que se debe hacer cuando se recibe un informe sobre un avistamiento de ovnis es descartar lo explicable, dice Kumaresan Ramanathan, quien ha sido investigador jefe de MUFON (India).

“Fenómenos como luces extrañas son más explicables. Éstas pueden ser causadas por cualquier cosa desde petardos a destellos de iridio causadas por los satélites móviles”.

Las herramientas en línea como FlightRadar y Heavens-Above pueden ayudar a determinar si había un aparato pasajero o una ocurrencia astronómica en el área en el momento del avistamiento.

Las entrevistas con testigos oculares generalmente se realizan por correo electrónico o por teléfono. “Sólo los avistamientos que son convincentes nos requieren ir al sitio”, dice Ramanathan.

¿Qué herramientas usa un investigador de ovnis? Hitesh Yadav, autodidacta, enumera una cámara de película, una brújula, un telescopio, una grabadora, un sensor de campo electromagnético o un EMF, un contador Geiger (para radiación), un contador de centelleo (para radiaciones ionizantes) y yeso para hacer moldes de las impresiones que se encuentran en los casos.

Pant, un profesor de ciencias de la computación en una universidad privada en Dehradun, es lo que los opositores llamarían un sombrerero de papel de aluminio (teórico de la conspiración). Él cree que la NASA y los EEUU están implicados en un encubrimiento, y esa tecnología extraterrestre fue obtenida del desplome de Roswell. También afirma tener comunicación CE-5 con ETs, es decir, comunicación telepática entre él y los extraterrestres.

“Mi madre y mi esposa lo han visto todo y saben que no estoy mintiendo”, dice Pant. “Los parientes lejanos me llaman sanki (loco), pero no me afecta”.

El padre de 36 años de edad de un niño pequeño, que trabaja con Disclosure and TOP Research Group, actualmente está buscando avistamientos en la aldea de Ranichauri, distrito de Tehri-Garhwal. “Los eventos son tan comunes, los lugareños llaman a los seres pariyaan (hadas). También les dicen a sus hijos que no salgan después de la oscuridad para que no se los lleven.

Sus colegas de la universidad, dice Pant, no tienen reparos en sus intereses y teorías. Y aunque lo hicieran, no le importa.

“Cada vez que miro al cielo, siento como que algo, y alguien, quiere comunicarse conmigo”, comparte. “Nadie puede quitar eso de mí”.

V. 2001: Una odisea del espacio

A Pushkar Vaidya le gusta su café frío y sus peleas calientes.

De 2007 a 2015, el astrobiólogo fue envuelto en un tira y afloja científico con el astrofísico y autor Jayant Narlikar. El hueso de la contención: las hipótesis de Narlikar que apoyan la panspermia – la teoría de que la vida existe en todo el universo y se distribuye a través de asteroides, cometas y meteoroides. En resumen: la vida en la tierra puede haber venido de fuentes externas.

Finalmente se hizo una tregua cuando Vaidya fundó el Centro de Investigación de Astrobiología India (IARC) en Mumbai, para el que Narlikar ahora sirve como mentor.

“Estoy abierto a la posibilidad de ET microbios o vida inteligente. Simplemente no pensé que hubiera suficiente evidencia”, dice Vaidya. “En todo caso, la investigación sobre panspermia es una de las áreas de enfoque del IARC”.

_e2a28416-3620-11e7-b30b-76e7402dac55“Cada vez que miro al cielo, siento como que algo, y alguien, quiere comunicarse conmigo. Nadie puede quitar eso de mí”, dice el profesor de ciencias de la computación de Dehradun, Kamal Pant, de 36 años.

Vaidya no es un ufólogo. El hombre de 36 años se encuentra entre la creencia y el escepticismo. Su vínculo con Arthur C. Clarke, uno de los autores de ciencia ficción más prolíficos del mundo, tiene mucho que ver con ello.

“Cuando tenía 16 años y estudié en Sri Lanka, escribí In Search of Aliens. Arthur Clarke vivía en Colombo y como fanático ardiente, fui a su casa porque quería que escribiera el prólogo de mi libro”, se ríe. “No lo escribió, pero eso inició una asociación de dos años”.

Vaidya atribuye a Clarke el placer y la aventura a la ciencia. “La ciencia está adquiriendo cada vez más un tono de finalidad, especialmente cuando se trata de la búsqueda de la vida extraterrestre”, siente.

style-sheet-with-colours-and-col-width_ea4f156c-3620-11e7-b30b-76e7402dac55Pero también lanza el guante a los ufólogos.

“El fenómeno ovni es real desde una perspectiva de investigación. El problema es cómo lo hace la gente. Si usted mira todo como extraño, es mejor que se llame un investigador de platillos voladores”, razona.

Una larga discusión se refiere a todo, desde las mutilaciones de ganado hasta la Escala de Kardashev, que plantea la hipótesis de que las civilizaciones más inteligentes pueden aprovechar las energías a escala galáctica, incluso cósmica, para participar en viajes astrales.

Hay muchas cosas en las que Pushkar Vaidya cree. Lo que está esperando es la justificación.

“Como dicen en The X-Files: ‘Quería creer, pero las herramientas se han quitado’”, sonríe.

http://www.hindustantimes.com/more-lifestyle/the-truth-is-out-there-tales-from-india-s-ufo-investigators/story-9crhwh8tiWKU4LSvwCfrpM.html