UAV coreano

Vehículo Aéreo No tripulado puede volar por 10 horas con 500 gramos de hidrógeno

Investigadores del Instituto Superior Coreano de Ciencia y Tecnología (KAIST) han desarrollado un pequeño avión no tripulado que utiliza 500 gramos de hidrógeno líquido como combustible para poder volar 10 horas. Con un peso de unas pocas libras, usando tan poco combustible para volar durante tanto tiempo es una hazaña impresionante por decir lo menos. Incluso le saca el jugo suficiente al hidrógeno para hacer bucles y rollos remotamente controlados, que es la única forma en este pequeño muchacho puede volar por el momento, pero estoy seguro de que cambiará muy pronto. [Korea Times via Ubergizmo]

http://gizmodo.com/gadgets/vehicles/unmanned-aerial-vehicle-can-fly-for-10-hours-on-500-grams-of-hydrogen-310262.php

Marcianos al ataque en Whitehall

¡Vecino compra ovni!

¡Funcionarios de Whitehall conmocionados por nave espacial en el estacionamiento!

Por Diana Morse | The Morning Call

16 de noviembre de 2007

David Godiska no puede recordar la primera vez que quedó fascinado con el espacio, la última frontera.

Pudo haber sido de niño mientras acampaba, cuando el nativo de Bethlehem se maravillaba de las millones de estrellas. O pudo haber sido en noviembre 9, de 1974, cuando el entonces estudiante de la universidad de Penn State quedó tan impresionado con un informe de TV de un ovni que supuestamente se había estrellado en Carbondale en un lago mientras él mismo conducía para checarlo.

A pesar de que el incidente fue más tarde explicado como una broma con un coche y una linterna, Godiska dice que le gusta mantener una mente abierta cuando se trata de la existencia de los marcianitos verdes.

Inspirado por la ciencia, tanto real como de ficción, Godiska, propietario de la Northampton Gallery Pianos en Whitehall, ha acumulado una impresionante colección de recuerdos del espacio y los ovnis.

La última adición a su creciente colección, que incluye dos naves espaciales inflables con helio de 4 pulgadas, está fuera de este mundo, y puede que incluso fuera de este sistema solar.

Sin embargo las únicas estrellas que he visto, son de Hollywood.

“Sólo alrededor de una décima parte del uno por ciento de mis clientes la han visto”, dice el propietario de la nave espacial de 14 pies de largo y 5 pies de altura diseñada por el productor Tim Burton y mostrada por primera vez en la película de 1996 “Mars Attacks” y más tarde en “Men in Black II”

Godiska dice que él no pudo resistir comprar la alta tecnología propiedad de Hollywood hace más de tres años, cuando su propietario de California la decidió vender.

“Los platos voladores son bastante cool. ¿Quién no desea tener uno?” racionaliza Godiska. “Especialmente un chico, quiero decir, vamos”.

El platillo está asegurado en un garaje detrás de una puerta mecanizada (ideal para exhibiciones dramáticas) en el almacén de la empresa.

Godiska, que frecuenta las subastas y shows de antigüedades de todo el país para encontrar antigüedades y colecciones para vender en su tienda de pianos, dice que él encontró el ovni a través de Profiles in History, una casa de subastas con sede en California.

“Respondí a un correo electrónico de la empresa, y ellos me pusieron en contacto con el dueño”, dice.

El ex estudiante de ingeniería con grados en música y teatro viajó a Los Angeles para ver el aparato de metal y plástico, y llegó a un acuerdo.

El costo final de la venta privada, con el transporte marítimo, fue de casi $ 10,000 – una ganga, dice Godiska, considerando que la reciente subasta de Profiles in History de la estatuilla de El halcón maltés fue por $ 92,000, la ropa de Barbara Eden “I Dream of Jeannie” de $ 46,000 y las tablas de Los diez mandamientos de Charlton Heston por $ 63,250.

“Creo que el dueño sabía que iba a una buena casa”, dice Godiska.

Sin embargo los inconvenientes comenzaron después de que el disco fue colocado en el estacionamiento de la Northampton Piano Gallery.

“Apenas podíamos moverlo”, admite Godiska. “Teníamos ocho hombres, y éstos trasladan los pianos. Algo que es pesado”. Cuando la nave no pasó por la puerta, se dejó en una plataforma en el estacionamiento hasta que se pudieran hacer los ajustes.

Cuando se supo en el barrio de la más nueva adquisición, Godiska se encontró frente a una cuestión de zonificación.

“Me dijeron” ‘Usted no puede mantener una nave espacial aquí’”, dice. “Eran muy serios al respecto”. Sin embargo las cosas se calmaron poco después de que el supervisor del municipio comprobó la situación, dice Godiska.

“No hubo cohetes”, dice. Probablemente también ayudó a aplacar a los funcionarios el hecho de que la nave no tenía motor.

Otro vecino, un ex piloto de la Segunda Guerra Mundial, hacía críticas de un tipo diferente.

“El dijo, ‘Creo que nunca va a volar’”, dice Godiska.

Godiska dice que él no tiene intenciones de venderlo, posado sobre una plataforma para colocar en varias posiciones de aterrizaje y despegue.

De hecho, ahora está buscando más.

“Busqué otra nave espacial de Hollywood usada en un comercial, y (el propietario) quería una fortuna. Ha estado a la intemperie y es una ruina”, dice, añadiendo que también checó otro que solamente era la parte de abajo, barato hecho y utilizado para filmar las escenas de vuelos.

Si gana la lotería, Godiska dice que él mandará hacer una réplica de la nave utilizada en el primer aterrizaje lunar, como las hechas por Space Replicas, con un costo de más de $ 1 millón. “El trasbordador espacial sería mejor, pero chequé el tamaño real y es demasiado grande”, dice.

Cuando no está cazando estrellas, Godiska disfruta de viajar en otra dirección, a las varias cuevas naturales de Pensilvania.

Ya sea a 250 pies bajo la tierra o excursionando a las colinas y montañas de Pensilvania, Godiska encuentra maravillas.

“Cien años atrás, montábamos caballos. Ahora, mirar lo que un teléfono celular puede hacer. El mundo es un lugar fascinante, sólo tienes que abrir tus ojos y podrás ver algo muy interesante”.

http://www.mcall.com/entertainment/all-ufoguy.6108201nov16,0,6904372.story

Los identificados. Editorial III

Volumen III – Julio 1993

“Investigar es ver lo que todos han visto

y pensar lo que los demás no han pensado”.

A. Szent-Giorgyi

EDITORIAL

Congreso de Ufología

Entre el 10 y el 13 de junio último se llevó a cabo en Curitiba (PR), Brasil, la “II Conferencia Internacional de Ufología” en coincidencia con el “XI Congresso Brasi­leiro de Ufología Científica”, promovidos por el Núcleo de Pesquisa Ufológica, que dirige Rafael Cury, y la Associação Nacional dos Ufólogos do Brasil (ANUB), entidad que congrega a la mayoría de los pesquisadores de ese país. El encuentro, en su II y XI edición, es el más importante que se realiza en Brasil. Fue precedido por la I Confe­rencia celebrada en Brasilia (1983) y por el I Congresso inaugural en São Paulo, en 1979 (al que también asistimos), seguido de otros de carácter nacional en distintas ciudades de su extenso territorio.

El marco de tan singular evento, que contó con el apoyo de numerosos organismos oficiales (Prefeitura Municipal de Curitiba, Secretaria de Cultura, Secretaria de Ciência e Tecnologia, etc.), ha sido el magnífico Auditório do Edificio Castelo Branco, reuniendo en cada agotadora jornada a más de 400 personas.

Amplio estrado de la sala del congreso ufológico, donde convergieron distintos enfoques sobre un mismo fenómeno.

Curitiba, una sorprendente ciudad del Estado de Paraná, premiada por la cumbre ecológica, recibió a los ediles de la ufología brasileña, y a algunos extranjeros que iríamos a aportar una visión avanzada sobre las nuevas tendencias en este campo.

Brasil, un país donde conviven las más distintas etnias, credos y costumbres, la “ufología” -tal como allá se la conoce- se compone así, respetuosa, de diferentes líneas de pensamiento que permiten escucharse entre sí, teniendo en común y genéricamen­te la búsqueda del conocimiento sobre el problema. Aun cuando la denominada corriente “mística” (espiritualista) se fundamenta en la revelación de sus contactados, y la llamada “científica” (a la que prefiero citar como racionalista) en los métodos inductivos y deductivos. Aun cuando sus puntos de partida (principios, axiomas) y objetivos con­cretos resulten diferentes.

Así, pues, observé que el tema actual de la investigación es -como ocurre en otras partes del mundo- la abducción, o secuestro por parte de los supuestos alienígenas, y la hipótesis especulativa más prolífera lo constituye la masificación de tales secuestros, con el subsiguiente implante de micro-sistemas y la manipulación genética de los presuntos contactados, a través de generaciones tendiente a una nueva raza. Esta nueva lucubración (que sacudiría, quizás, a la tradicional ufología brasileña), originaria de los Estados Unidos, viene de la mano de los actuales desarrollos en materia de computación e ingeniería genética, con una componente algo paranoica: el control y programación de la especie humana. Ya no se trata, como en los años 50 o 60, de los ET que estaban allá, a la vista de los testigos; tampoco como en los 70, e incluso los 80, en que abundan los contactos extrasensoriales (telepáticos) junto a una nutri­da producción de libros y filmes alegóricos. Caído el muro de Ber1ín y alejado el pe­ligro rojo (sic), surgen los grises, el extraterrestre no está ni remoto ni cercano, ¡ya está dentro de la cabeza!, manipulando no sólo a un puñado de individuos, sino a una parte sustancial de la sociedad que estaría siendo programada, como una moderna posesi6n demoníaca de alcance mundial. De ahí que si uno de estos tantos millones de ab­ducidos deseare rebelarse, comienzan para él las complicaciones.

Veamos algunos de los peligros que este disparate colectivo entraña: sentimientos persecutorios o de extrañeza, despersonalización, pérdida del juicio de realidad, vi­vencia de influencia (corporal y psíquica), temor o expectación ansiosa, y todo un conjunto de trastornos sensoriales, volitivos, afectivos y del curso del pensamiento.

A fin de cuentas, son intrusos habitando en el cerebro.

Queda la impresión de asistir a los prolegómenos de un extraordinario movimiento con un efecto de bola de nieve. Aún más: si usted responde a un cuestionario-test (al mejor estilo de las revistas Para ti o Vosotras), puede convertirse en un “abducido potencial”; de ahí en más ya podrá pensar que usted ha si­do abducido por los alienígenas, un probable cobayo humano dispuesto a ingresar en un grupo configurado al modo de alcohólicos u obesos anónimos, donde hallará otros sujetos que le disiparán sus dudas, ratificándole su condición de abducido.

Constituye también el potencial séquito de alguna nefasta secta platillista, capaz de cumplir obedientemente lo que los ET les “impartieron”, no siendo ya dueños de su voluntad. Aunque sin el cebo del platillo, recuérdese a J. Jones o a D. Koresh.

Los ufólogos R. Banchs, Budd Hopkins -el gurú de las abducciones- y Rafael Cury, medido anfitrión del congreso de Curitiba, BR.

Budd Hopkins, director ejecutivo de la Intruders Foundation y figura estelar de esta creencia de moda, estuvo presente en el congreso celebrado en Brasil. Allí expuso en avant premier de un seguro libro, el polémico caso (al menos en los Estados Unidos) de abducción de una mujer ocurrido en un alto edificio. Habló de otros testigos (dos policías y un importante político, diplomático) y de un supuesto implante electrónico que terminó perdiéndose en un bote de basura. Curiosa combinación de testigos nos ofrece Hopkins: una mujer de una familia tipo, dos miembros de las fuerzas de seguridad y un representante del poder político internacional. Todo ello en un país hegemónico y de alta seguridad. Su conferencia hubiera estado a la altura de las circunstancias, te­niendo en cuenta la espectacular noticia, si su trabajo investigativo incluyera la identidad de todos los testigos y, por supuesto, su confirmación.

Tampoco puede pasar desapercibido que su relato aparece junto a las altisonantes voces de Milton Cooper, con sus ideas conspiratorias de ET dominando la Tierra median­te un Nuevo Orden Mundial (tema del congreso de Arizona, en 1991), y de William Moore, con las acusaciones al gobierno norteamericano sobre la cooperación secreta entre los ET y gobiernos del mundo.

Sin embargo, quizá lo más importante hayan sido las charlas de trastienda mantenidas con Hopkins, fuera del programa oficial. En una de esas reuniones, le pregunté cómo veía el efecto que tiene sobre la población norteamericana el hecho de que habría sólo en esa nación 3.700.000 personas que habría tenido una gama de experiencias que, según él, sugieren una historia de abducción típica y que, encima, tendrían micro sistemas en la cabeza a través de los cuales se los controla (!!). A tamaña cuestión respondió tibiamente: “Y…, no les gusta nada esa idea”.

Del cierre del segundo día fui el responsable. La propuesta consistió en un llamado a la serenidad y a la reflexión, modificando el axioma cultural de ovni = extraterrestre, a favor del carácter empírico y racional de las hipótesis; dejando de convertir al fenómeno ovni en objeto de fe y aún menos de veneración, puesto en manos de falsos profetas. Aún cuando los ovnis sugieren la necesidad de superar la simple experiencia cotidiana y lanzar al hombre a la vida del espíritu, esto debía ser tratado con extrema prudencia, entendiendo que el fenómeno de los extraterrestres debe retornar como un interrogante para el hombre y adoptar una actitud reflexiva en torno a su existencia.

Tratándose de un encuentro de “ufología científica”, el contenido de la ponencia estuvo centrado en la ubicación de la misma en el concierto de las ciencias; de los ovnis en la visión del testigo, y de las instancias temporales de la percepción (facultades funcionales-estructura normativa-proyección valorativa). Como era de esperar, la exposición no fue aclamada por los ufólatras, no del todo comprendida por los ufófilos, e -inmodestamente- bien recibida por los ufólogos.

El sábado 12 le correspondió el cierre al peruano -radicado en São Paulo- Carlos Paz Well, hermano de Sixto Paz Well, fundadores del Grupo Rama (de cuyos contactos el español J. J. Benítez dedicó un recordado libro). Su charla fue seguida por una nutrida concurrencia. “Charly” -como prefiere que le llamen- narró con absoluta soltura y recurriendo incluso a sonidos onomatopéyicos su encuentro en las afueras de Lima, Perú, en 1974 con el tripulante de una nave, del que recibió mensajes para la humanidad y otras “revelaciones”. Sin dejar de despotricar contra su hermano Sixto -enredado en una lucha casi fraticida por el poder de la secta, que terminó cesando en 1990-, describió el surgimiento del archi-conocido grupo y su relación con el periodista J. J. Benítez, anunciando que se halla preparando un nuevo movimiento para contactos con los extraterrestres.

Luego de su exposición, se acercó y preguntó qué me había parecido: “Fue interesante”, le respondí. No satisfecho por la respuesta, requirió más precisiones. Y amplié: “Ha sido interesante porque escuché de su propia voz tan ex­traordinario encuentro, y la génesis hasta el apocalipsis del Grupo Rama, conocer su posición filosófica y propuestas futuras. Sin embargo -añadí-, sobre el proceso del movimiento que está gestando me mantengo en reserva, expectante, aunque me inquieta. Mi preocupación va más allá de si existen o no los ovnis, si es real o no la experiencia del contacto, al punto de tener en cuenta el daño que vienen haciendo algunas sectas platillistas, citando al Grupo Rama, y las que han turbado las mentes de los adeptos, alien-ando al séquito, con sus pies en la tierra y la cabeza en otros planetas, cerrándoles los ojos y abriéndoles el bolsillo, desintegrando familias. Programándoles, en vez de hacerlos hombres libres. Por todo esto -continué diciéndole-, no puedo más que ser prudente en la opinión, y expectante en cuanto a lo que ha de suceder. Como profesional de la psicología trabajando para la salud mental rechazaría de plano si algo de lo mencionado ocurriera, en cuyo caso no tendría dudas de obtener una mejor respuesta”.

De inmediato Charly Paz Well negó toda religiosidad a su proyecto, “soy un hom­bre común, que ha tenido una experiencia ET, nada más”, se ataja, reconociendo el destino poco claro del dinero llegado a las arcas de Rama. Y afirmó: “Jamás en mi grupo alguien ha estado psicótico; tú me puedes controlar si yo me pierdo o me voy de la realidad, que no te escuche… Yo tengo a mi mujer, al contrario de romper con la familia, pro­pongo la unión entre todos los seres humanos”, sentenció. A pocos metros, un grupo de brasileños, uruguayos y chilenos le esperaban, seguramente para escuchar la palabra de su guía, Charly, transmitiéndoles el conocimiento de los extraterrestres.

Esa misma tarde, Jorge Alfonso Ramírez, del Paraguay, tuvo ocasión de presentar su audiovisual sobre la “Dimensión religiosa del fenómeno UFO: ET, dioses de la nueva e­ra”. Conocido en su país a través de documentales de ufología y áreas conexas para la televisión paraguaya, su exposición resultó un baldazo de agua fría para una gran concurrencia, al desenmascarar variados prodigios, supercherías y falsas predicciones de ­supuestos contactados, como E. Siragusa, S. Paz Well y F. Checchi. Parte del público no pudo reponerse de la cruel realidad que mostró Alfonso Ramírez, mientras se mantenía siempre respetuoso. O se retiraba, en silencio.

Sólo escuché a la veterana pesquisadora Irene Granchi quejándose de la falta de ética (¿!) del paraguayo al denunciar de este modo a los supuestos contactee y de herir la susceptibilidad de la concurrencia enrolada en la corriente mística. Precisamente ella fue la primera oradora del congreso -tras las palabras de rigor de su presidente, Rafael Cury-, ofreciendo una breve ponencia sobre los contactos ET, formulando la pregunta: “¿Manipulación o educación?”.

La respuesta vino de la opinión del Ing. Salvatore de Salvo, de São Paulo, para quien esa manipulación cósmica busca un cambio genético para el tercer milenio.

De la partida fue otro investigador de muchos años en el tema, el Ing. Claudeir Covo, conocido por sus trabajos en el análisis fotográfico de ovnis, quien trató de fundamentar lo expresado por sus colegas brasileños con las “Experiencias genéticas en la ufología”.

Ing. Claudeir Covo, conocido ufólogo brasileño por sus trabajos de análisis fotográfico.

Del mismo modo, la psicóloga “trans-personal” Gilda Moura, carioca, ofreció su conferencia apoyada en la observación de pacientes y sujetos puestos en trance regresivo, y describió tres “procesos de transformación interior” de los supuestos contactados y abducidos. Los estadios van desde la desorganización de la personalidad (I), la megalomanía, o delirios de grandeza (a la que llama “expansión del ego y mesianismo”) (II); y entre otras, la depresión profunda, negatividad, muerte, e “integración” (equivalente a la “indiferenciación Yo-Mundo”). Lo curioso, aunque no haya sido mencionado duran­te su oratoria, es que estos procesos de los supuestos abducidos son extrañamente ca­racterísticos de la progresión a un acceso psicótico.

Más tarde, en una larga charla pude hacer1e algunas preguntas y señalamientos al respecto, a lo que respondió que sabe diferenciar una neurosis de una psicosis, habiendo ciertos detalles que le permiten diferenciar que se trata de una experiencia real y no una fantasía o alucinación. Lamenté que no me revelara cuáles eran esos detalles, quedándome con la pregunta si se trataban de los mismos signos apuntados por Hopkins.

Daniel Rebisso Giese, ufólogo nordestino, mostró sus investigaciones en la Bacia Amazónica, síntesis de su libro “Vampirismo extraterrestre na Amazonia”, según el cual las víctimas son atacadas por una luz en búsqueda de sangre humana.

Encarnación Zapata, pesquisidora de campo.

Un trabajo que guarda cierta relación con el presentado por la paulista Encarnación Zapata, abordando un tema polémico como el de mutilación humana, un caso ocurrido en Guarapiranga (SP). Una ponencia sencilla, medida, teniendo en cuenta la singular faceta que interroga: ¿Será ésta la secuencia? Aún así, los efectos físicos fueron tema para otro respetado pesquisador nordestino, Reginaldo de Athayde, ilustrando patéticamente un supuesto caso de rejuvenecimiento hasta estadios tempranos, pero desatando la muerte por una aparente enfermedad intercurrente. Un trabajo serio, honesto, que mostró -sin embargo- la necesidad de una indagación más profunda sobre el historial clínico.

Los paulistas Marcos Silva, Edison Boaventura, jr., y otros, desacartonados y activos investigadores de Brasil. Con los buenos deseos.

Hubo otras buenas ponencias, racionales, como la de los paulistas Marcos Silva y Edison Boaventura jr., activos investigadores, quienes abordaron las nuevas perspectivas ufológicas, ofreciendo la dimensión espiritual del fenómeno.

El encuentro contó con otros pesquisadores nacionales, como Arismaris Baraldi Dias (SP), uno de los principales articuladores del movimiento “científico-espiritualista” del Brasil, Marco Antonio Petit (RJ), investigador y contactista en la Región de la Serra da Beleza, Ademar Eugênio de Mello (SP); y al sensitivo Luiz Gonzaga Scortecci de Paula, gran divulgador de la ufología esotérica en el Brasil.

Un balance positivo cerró la celebración en este evento ufológico, con todos los matices que presenta el quehacer investigativo. Una estupenda organización que dio el marco adecuado para mostrar las distintas líneas de pensamiento y desenvolvimiento de la singularísima ufología brasileña. También, la sensación de haber asistido a un congreso muy poco frecuente, sino excepcional, asistir en otras latitudes.

Dos ancianos chinos con cuernos

Anciano de 93 años de edad, con un extraño cuerno de unos 10 centímetros.

Shuangyashan 13 de noviembre, Ma (有位) de 93 años de edad, el hombre más viejo del puerto, recuerda que hace cinco años un barbero negligente le hizo una herida en el cuero cabelludo. La pequeña herida no fue cuidada y en ese lugar comenzó a crecerle gradualmente un cuerno.

Medio año después había crecido unos 10 cm de largo. Entonces él y sus hijos comenzaron a buscar ayuda médica.

Se piensa que este cuerno es un tipo de tumor, un osteoma: una variante agresiva de una enfermedad conocida como cornu cutaneum.

Estos cuernos pueden crecer en distintas partes del cuerpo, como en el caso de Wang Ying, de 73 años, al que le creció un cuerno justo arriba de la nariz.

Ying ha estado estudiando Kung Fu, en particular la técnica Qi, desde los ocho años.

Desde que le comenzó a crecer el cuerno, y como los médicos no lo pueden operar debido a su localización, Ying aprovecha este extraño apéndice para cargar hasta 14 ladrillos.

Ying vive en una granja en el condado de Pei, provincia de Jiangsu.

El cuerno tiene una longitud de 5 centímetros.

La enfermedad se puede  desarrollar, además de la cabeza y nariz, en los párpados, orejas, labios y otras partes del cuerpo.

Casi siempre el origen es una herida sin tratar o no bien cicatrizada.

La noticia sobre la enfermedad de Ma apareció el 13 de noviembre en el Shuangyashan. Si usted sabe chino puede consultarla en el siguiente enlace (agradeceríamos una traducción).

http://shuangyashan.northeast.cn/system/2007/11/13/051047552.shtml

Crean un santuario ovni en Rusia

Crean un santuario ovni en Rusia

16.11.2007

Las autoridades del distrito de Kishertsky en Rusia, donde está situada la famosa zona anómala de Molebka, han decidido convertir el distrito en un singular santuario ovni y ya han establecido contrato con la Universidad Estatal de Moscú de Servicios para desarrollar el proyecto del santuario.

La zona anómala de Molebka está situada cerca de la aldea de Molebka en la frontera del territorio de Perm y de la región de Sverdlovsk en Rusia que a menudo se denomina “la aldea favorita de los ovnis”. Las autoridades de la región no ocultan sus intenciones de hacer la zona más atractiva para los turistas a fin de que puedan aportar más dinero al presupuesto regional.

Se prevé que el proyecto estará listo para finales de año. En la actualidad uno de los empresarios locales está reconstruyendo el edificio de una antigua escuela en Molebka para convertirlo en un complejo hotelero. Asimismo, las autoridades regionales han solicitado a un proveedor local de telefonía celular que establezca celulares cerca de la aldea de Molebka.

Aunque la infraestructura de Molebka sólo está en desarrollo, la zona ya atrae a muchos turistas. Por ejemplo, aquí se celebra anualmente el festival “Energía de la Vida – Ambiente de Amor”, que atrae a representantes de los cultos públicos junto con psicoterapeutas y astrólogos.

http://www.russia-ic.com/news/show/5176/