Láser de plasma: ¿Fabricante de ovnis?

Láser de plasma: ¿Fabricante de ovnis?

Los investigadores militares están trabajando hoy en una forma de defender a los soldados con pulsos de láser ultra-rápidos y explosiones de plasma en el aire. Pero tecnología similar pudo haber estado flotando alrededor del Departamento de la Defensa por años — e incluso pudo haber sido la fuente de algunos sustos ovnis.

Hace algunos años, Justin Mullins en New Scientist reportó rumores de un proyecto de la Fuerza Aérea de los años 80 que creó bolas de plasma con láser:

Los investigadores que trabajaban con armas láser de alta potencia descubrieron que podían crear una bola de fuego que brillaba intensamente en el cielo cruzando los haces de dos láser infrarrojos de gran potencia… moviendo los rayos láser alrededor del cielo, los investigadores encontraron que podían cambiar de lugar la bola de plasma hacia adelante y hacia atrás a muy de alta velocidad…. En la noche, demostraron sus habilidades, volando sus creaciones que brillaban intensamente en formación sobre el desierto frío.

Las bolas de plasma no parecen haber tenido ningún uso militar directo. Pero se sugirió que pudieron haber sido adaptadas como herramienta de guerra psicológica. El sonido siseante producido por el plasma se podía modular para llevar una señal velada pero comprensible -una bola de fuego que hablaba. El dispositivo fue apodado “Voz de dios”; al parecer una propuesta para utilizarlo en la Guerra del Golfo, en 1991, no fue aceptada. (“Suena como un proyecto que no tenía el beneficio de la supervisión de un adulto”, comentó John Pike de GlobalSecurity.org)

La tecnología se menciona en un documento de la Fuerza Aérea de 1997 sobre los láseres con base en el espacio. Observa la imposibilidad de proyectar imágenes holográficas gigantes, pero agrega:

El concepto ancilar del proyecto auditivo, sin embargo, es factible y demostrado, pero no sería hecho probablemente de una plataforma en el espacio dada la dificultad de controlar la región del aire que se modula.

¿Alguna persona ha utilizado alguna vez tal dispositivo? Hay un montón de relatos de misteriosas bolas de fuego volando por el cielo, que sólo pueden ser descritas como “objetos voladores no identificados”. Y algunas de ellas incluso hablan…

La extraña y maravillosa Fortean Times (“La revista de los fenómenos inexplicados”) divulgó un encuentro en 1988 entre un hombre en Tetbury, Inglaterra, y una luz en forma de pelota que flotaba. La luz habló con una “minúscula voz artificial” y dijo una cadena de clichés de las películas de ciencia ficción serie B: “Sólo estamos observando tu mundo” (obteniendo la respuesta “¡han venido a la parte equivocada para ver cualquier cosa!”), y “están ganando conocimiento tan rápido y obteniendo la misma base de la estructura de la materia que podrían causar mucho daño si no saben lo que están haciendo”.

Probablemente es sólo otra historia ridícula de platillos voladores. ¿Pero sería interesante si fuera una prueba psicológica para ver qué tan bien trabajaba el engaño? Dado un contexto diferente, una bola de luz que habla puede adquirir diferentes papeles. En una iglesia o un sitio sagrado, podría ser presentada como presencia angelical o divina; en una tumba o un cementerio podría imitar un fantasma. Dado un poco de vegetación, podría incluso personificar un arbusto ardiente que habla.

Por otra parte, quizás los tipos de los láseres deberían regresar a intentar hacer algo útil.

http://blog.wired.com/defense/2007/05/plasma_laser_uf.html

Las hadas sin velo

Quitando el velo de las hadas, los Fatagrabados (Hadagrabados) de Colmore

Un aventurero, inventor, y fotógrafo escocés llamado Neville Colmore afirmó haber construido un dispositivo capaz de “…develar las hadas…”. El aparato, que él llamó el “Spectobarathrum”, produjo hermosas placas fotográficas que él llamó “fatagravures” (hadagrabados), con un proceso ahora perdido. Se cree que el “Spectobarathrum” original junto con todas las imágenes que él afirmó haber hecho fueron destruidos por un fuego.

Debido a mi conocimiento en antropología, arqueología, imagen digital, arte, historia escocesa y como miembro del Consejo de la Sociedad Traprock, me han pedido examinar estos materiales. Soy bastante afortunado de haber recibido el permiso de compartir algunos de mis resultados preliminares aquí. El vigilante actual de estos tesoros desea seguir siendo anónimo.

Estas imágenes asombrosas no se deben confundir con las posteriores, y más familiares, fotos de hadas del jardín de Cottingley sobre las cuales está basada la película de 1998 “Fairy Tale – A True Story”. Las fotografías de Cottingley fueron publicadas alrededor de 1918. Fueron hechas públicas en los 1890’s. Fueron presentados en conferencias científicas y generalmente fueron ignoradas. Las niñas de Cottingley tenían un campeón literario en sir Arthur Conan Doyle y eran pequeñas y lindas muchachas inglesas. Él era científico de Escocia con un fuerte acento de la frontera y era considero muy enojón por la mayoría de sus pares en el Reino Unido. Colmore estaba muy amargado por la atención que recibieron.

Estaba convencido de que las imágenes de Cottingley eran bromas y sentía que habían recibido más atención debido a la fama de A. Conan Doyle y la dulzura de las muchachas. Sin embargo, cuando disminuyó el renombre de las imágenes de Cottingley, él se las arregló para alistar su propio campeón literario y científico, el famoso explorador y autor americano, Walter Traprock. Él era más conocido por los relatos populares de sus expediciones científicas publicadas en los años 20, Cruise of the Kawa, Sarah of the Sahara y My Northern Exposure.

Traprock tenía conexiones con George Chapell y a través de él con la Algonquin Roundtable. Colmore tenía grandes esperanzas de viajar, exponer y dar conferencias en América. Donde él no se enfrentaría con un desinterés, real o ficticio, que era común en sus presentaciones en Gran Bretaña. El Dr. Traprock predijo que “¡… todo Nueva York se enloquecerá por las hadas! ” Esperaban publicar un libro para aclarar su investigación y teorías científicas sobre la existencia del mundo de las hadas y la presentación de sus asombrosos fatagravures por primera vez en forma de libro.

Trágicamente el fuego que se cree destruyó todos sus materiales ocurrió antes de que su colaboración obtuviera algún beneficio. Sin embargo, creo que algo del material que me han pedido examinar pudo haber sido parte de las pertenencias de Traprock que nunca fue publicado debido a las controversias y acusaciones de fraude que se presentaron alrededor de los anteriores libros de Traprock. Antes de su muerte, Colmore no dio ninguna indicación pública de que él supiera que alguna cosa hubiera sobrevivido al fuego.

http://www.flickr.com/photos/crowolf/sets/72157594253902274/

Esta historia es obviamente una broma, pero hay que aclararlo. Una entrada anterior sobre una supuesta sirena descubierta en Florida, que supuse sería obvio se trataba de una broma, ha generado una buena cantidad de comentarios de personas que parece que se creyeron el cuento. Por eso hago esta aclaración.

Dr Walter E. Traprock fue el pseudónimo de un arquitecto, humorista y escritor neoyorkino, George S. Chappell, muy famoso a principios del siglo veinte. Graduado en Yale en 1899, estudió en Paris antes de regresar a Nueva Cork. Murió en 1946.

Sus libros más famosos son:

The cruise of the Kawa: wanderings in the South Seas

Sarah of the Sahara

My northern exposure: The Kawa at the Pole

Durante esa época de nuevas exploraciones y descubrimientos, Chappell creo un personaje (adoptado actualmente en unas tiras cómicas que se pueden ver aquí y aquí), el doctor Traprock, un romántico explorador fascinado por las tierras incógnitas, que solía hacer comentarios y consejos como:

“Nunca le dispare a una mujer, excepto en defensa propia”.

“Nunca cambie su programa. Cambie su audiencia”.

Regresando a las fotos de las hadas. Es el trabajo del fotógrafo y artista norteamericano Crowolf. Abajo podemos ver algunas de sus páginas que muestran su trabajo.

http://www.flickr.com/people/crowolf/

http://www.crowolf.net/

http://api.flickr.com/services/feeds/photos_public.gne?tags=strangevintagefictions&format=rss_200

Saucer Smear dejó de ser gratuito

Hacía mucho que no leía Saucer Smear y ayer domingo me dispuse a leer los más recientes números publicados durante este año. Este boletín es el más antiguo en el medio de los platos voladores. Lo edita James Moseley desde los cincuentas. Alguna vez estuve suscrito a la edición en papel, pero debido a las fallas en el correo dejé de suscribirme.

Moseley es toda una autoridad en los platos voladores. Desde muy joven recibió una herencia que le permitió dedicarse a investigar y a inventar muchos de los más famosos casos de platos voladores. Su relación con Thimothy Green Beckley, Gray Barker, August C. Roberts, Albert K. Bender, Max Miller, Ray Palmer, Harold Salkin, John Keel y otros más que se me escapan a la memoria, generó varios de los mitos de la ufología (de los que no están enterados los ufólogos modernos). Muchas de estas historias deliciosas se pueden leer en su Saucer Smear o en su relativamente reciente libro Shockingly close to the truth!

Saucer Smear es una rara mezcla de Fate, TV y Novelas, Hola, Playboy, Skeptical UFO Newsleter, Contactos Extraterrestres y otras muchas revistas. A lo largo de su vida pareciera que ha cambiado su línea editorial constantemente, pero en realidad ha seguido la misma línea iconoclasta. Incluso en los ochentas cada edición del boletín tenía un nombre distinto.

Todo eso se debía al excéntrico Moseley. En Saucer Smear se puede encontrar lo mejor de la ufología tratado de la manera correcta: con humor, sarcasmo, sátira. Lo más interesante de la ufología no son los platos voladores sino los ufólogos, o mejor: las burradas de los ufólogos. Moseley se especializaba en sacarles sus trapitos al sol a los principales popes de la plativología. Su humor es corrosivo y contundente. Pase muchas horas de sano esparcimiento leyendo las aventuras y desventuras de Friedman, Hopkins, Hynek, Stringfield, Jacobs y tantos otros.

A partir de enero Saucer Smear dejó de ser gratuito. El costo para bajar una copia es de U$ 1.99. El dinero recaudado servirá para cubrir las necesidades y confort de su fundador y editor: James Moseley. Si usted desea contribuir con estos fines también puede comprar el primer libro de Moseley UFO Crash Secrets at Wright-Patterson Air Force Base, publicado bajo la firma de Gray Barker, al costo de U$ 10.00 (U$ 9.00 si lo desea autografiado por el autor)

El número de abril mayo (Vol. 54, No. 4) tiene material interesante:

* Let’s Play Bullshit Bingo!!! – A Smear Editorial.

* Toads in Holes – Unidentified Flying Humanoids? (Supongo que es sobre los marcianitos voladores de Maussan)

* HUMAN Mutilations??? (¿El caso brasileño presentado por Encarnación Zapata?)

* The Nellis Range UFO Video. (¿El famoso video del platillo estrellado?)

* England’s Mysterious(?) Running Man.

* The Earliest Flying Saucer Crash.

* French Government Releases UFO Files. (Ver la noticia en marcianitos)

* Loren Coleman Needs Your Help. (Compren sus libros porque está en bancarrota)

* Don Ecker Joins Wife, Bails on UFO Magazine.

* The Andreasson Affair Continues. (La venganza del hijo de Andreasson)

* The Further Adventures of David Huggins.

* Arizona Abductee Loses Election, Court Case, Mind.

* UFO Balloons Cause Panic in Britain. (Los famosos globovnis a los que les hemos seguido la huella en marcianitos)

* CSICOP Has Trouble Meeting Payroll!

* Robert Todd Dies, Roswell Lives Forever.

* Down With Nudophobia!

http://www.ufotv.com/Merchant2/merchant.mvc?Screen=PROD&Store_Code=UFOTV&Product_Code=U867

Ovni hundido en el fondo de un lago

Instructor de buceo autónomo hundirá un ovni falso en el lago cerca de Kearney

Por Zach Pluhacek / Lincoln Journal Star

Es un gran ovni.

Pronto, va a estar en el fondo de un lago, en donde se reunirá con una tortuga de cemento de 500 libras, un falso torpedo de 18 pies y un viejo camión de pan casero.

“Conseguirá muchas miradas yendo por la interestatal”, dijo el instructor de buceo autónomo Larry Semler.

Su plan es conducir la falsa nave espacial en un camión de redilas desde un taller en Lincoln y hundirla en un lago en algún lugar cerca de Kearney para que sus estudiantes de buceo puedan tener algo que hacer.

En la lodosa agua del lago, el disco blanco, que era un anticuado plato de TV satelital, debe verse lo suficiente. Sólo por si acaso, Semler pintó jeroglíficos “marcianos” en él, instaló reflectores y los encapsuló dentro de una carlinga de plástico.

“Realmente se podrá ver en el agua”, dijo.

En el último día de su desafío final para certificarse, sus estudiantes tendrán que nadar al ovni, o a uno de los otros objetos hundidos en el lago, usando una brújula y un sistema de coordenadas.

Para los que elijan buscar el ovni, puede ser que cuando limpien las plantas y el fango de la carlinga encuentren una máscara extraterrestre en su interior.

http://www.journalstar.com/articles/2007/05/14/news/local/doc4647a7dcb6253536943296.txt