DE ESPECTROS Y GLORIAS

LA ESFERA LUMINOSA CON HUMANOIDES DE ANDORRA

El 13 de agosto de 1994, a las 17:15, dos jóvenes del principado de Andorra. Filmaron una extraña esfera luminosa con una figura aparentemente humanoide en su interior, entre las nubes que cubrían el Monte Pedrús.

Según Bruno Cardeñosa, la policía obligó a los jóvenes a firmar un documento en el que se les instaba a olvidarse del asunto. En ese documento, una confesión, aclaraban que todo era un montaje.

Lo que vemos en las fotos es un fenómeno natural conocido como Espectro del Brocken, Gloria o Heiligenschein, debido a la difracción de la luz sobre gotitas de agua (rocío, nubes, neblina, etcétera). Se puede observar desde las altas montañas, mirando hacia abajo, sobre el banco de nubes o la niebla, cuando el Sol se encuentra detrás del observador. Una forma más simple es colocarse de espalda al Sol, un día por la mañana luego de la caída del rocío. El observador podría observar que sobre su cabeza (e incluso sobre todo su cuerpo) se forma una especie de aureola, como el aura de los santos.

Así pues, la policía no tenía que obligar a nadie a retractarse u ocultar un fenómeno OVNI. Si Cardeñosa lo cree así, es simplemente porque es un ignorante.

El contactado peruano Sixto Paz mostraba en sus conferencias una foto similar. Desconozco si se refería a este caso o era otro distinto. Cualquiera que sea la verdad este señor también es un ignorante.

BIBLIOGRAFÍA

Cardeñosa Bruno, El retorno de los OVNIs, Año Cero, enero de 1996, páginas 80-85.

Rosales Albert, 1994 humanoid report, artículo en Internet, http://www.ufoinfo.com/news/humanoid1994.shtml

Ruiz Noguez Luis, Análisis discriminante para una población de fenómenos aéreos anómalos, tesis de maestría, Instituto Investigaciones en Matemáticas Aplicadas a Sistemas, UNAM, México, sin publicar.

Luego de publicar esta pequeña nota en la desaparecida revista electrónica Perspectivas, Manuel Borraz Aymerich, una de las mentes más brillantez que se ha atrevido a enredarse en el mundo de los ovnis, nos envió la siguiente nota que complementa de manera perfecta esta historia.

“FANTASMOGENESIS” UFOLOGICA

‘El retorno de los OVNIs’ era el expresivo título de un artículo que Bruno Cardeñosa publicó en la revista Año Cero, nº 65 (diciembre 1995), pp. 80-85. El artículo reunía numerosos casos, en su mayoría despachados en unas pocas líneas, de manera que lo importante parecía ser el hecho de que hicieran bulto, aunque resultara un batiburrillo. En esta amalgama indigerible podíamos encontrar hasta una foto de un espléndido cúmulo lenticular con el pie: “foto de un «OVNI-nube» fotografiado en abril de 1994 en Alicante”.

En artículos de este tipo, junto a referencias a avistamientos reales -aunque muy probablemente explicables- e imaginarios -los inevitables fraudes-, aparecen los fantasmas. Verdades a medias, cosas que no se dicen y despropósitos. Hablamos de “fantasmogénesis”: la génesis del esperpento. Y como veremos, nada mejor que un espectro para ponerlo en evidencia.

Cuando el autor repasaba en el artículo en cuestión los casos ocurridos en el verano de 1994 comentaba lo siguiente:

“Pero si hay un caso de esas fechas que nos ha producido asombro, es el protagonizado por dos jóvenes del Principado de Andorra, que el 13 de agosto de 1994 filmaron, a las 17:15 horas, una extraña esfera luminosa con una figura aparentemente humanoide en su interior, entre las nubes que cubrían el Monte Pedrús. Todo hubiera quedado ahí -y no es poco- de no ser por la extraña actitud de la Policía de Andorra, que tras un interrogatorio de 24 horas sin la presencia de abogados, «instó» a los jóvenes a olvidarse del asunto firmando un documento que no era sino una «confesión» en la que aseguraban que todo era un montaje.”

Lo curioso del caso es que, un par de semanas después del suceso, la agencia Europa Press ya había difundido un despacho que decía lo siguiente:

“Dos jóvenes simulan una aparición de la Virgen.

“Dos jóvenes españoles fueron retenidos durante 24 horas por la policía andorrana después de descubrirse que la presunta aparición de la Virgen María que rodaron con su cámara de vídeo el pasado 15 de agosto en una montaña de Andorra no era más que un efecto óptico conocido como espectro de Brocken. Para que el espectro de Brocken se produzca deben coincidir la niebla, una temperatura baja y que el observador tenga el sol a la espalda, con lo cual su propia sombra se reproduce agigantada en el horizonte. Los jóvenes exhibieron la cinta ante una redactora del «Diari d’Andorra» para gastar una broma y sin ánimo de lucro.”

(“La Vanguardia“, 1 septiembre 1994)

A Cardeñosa, el autor del artículo publicado en “Año Cero” más de un año después, podemos perdonarle que no mencionara el contexto “mariano” del caso. Pero lo que no podemos perdonarle es que se olvidara de la explicación que terminó dándose a las imágenes filmadas. El artículo reproducía dos tomas de la filmación. En una de ellas aparecía la “figura aparentemente humanoide” en el interior de la supuesta “esfera luminosa”. Sin ningún asomo de duda, era un típico espectro de Brocken. Bastaba con echar un vistazo a un manual de Meteorología.

Manuel Borraz

Joan Plana recibe confirmación oficial:

Por una de esas casualidades, mientras se redactaban los anteriores comentarios, Joan Plana por su parte realizaba gestiones para ampliar la información sobre el suceso. En respuesta a sus consultas, el Director de la Policía del Principado de Andorra, Sr. A. Aleix Camp, confirmaba que el fenómeno luminoso en cuestión “era sin duda un espectro de Brocken” (carta del 7/12/95). La investigación fue realizada por el “Servicio de Investigación” del Servicio de Policía de Andorra.

En una carta fechada el 5/1/96, las mismas fuentes indicaban que por motivos de confidencialidad no podían suministrar copia del dossier e informaban que en el archivo de dicho Servicio de Policía no hay constancia de casos similares.

Particularidades del espectro de Brocken:

Este fenómeno óptico consiste en la sombra del propio espectador sobre una nube o sobre la niebla, rodeada de una especie de aureola. Las sombras del cuerpo y de los brazos convergen hacia la sombra de la cabeza, en torno a la cual se despliega la aureola luminosa. Esta suele mostrar diversos anillos de colores que ponen en evidencia efectos de difracción de la luz similares a los de las coronas que se observan a veces en torno al Sol o la Luna, sólo que en el caso del espectro de Brocken se trata de luz dispersada por las gotas de agua hacia atrás.

Para que pueda observarse el fenómeno se han de dar ciertas condiciones particulares. En primer lugar, debe haber una potente fuente de luz situada detrás del observador. La niebla debe estar formada por gotas muy finas y no obstante ser muy densa. El paisaje de fondo debe ser suficientemente oscuro para facilitar la observación. Una de las ocasiones típicas en las que puede presentarse el fenómeno es cuando la observación se realiza desde la cumbre de una montaña, con el Sol a la espalda del observador proyectando su sombra sobre un banco de nubes a altitud algo inferior. De hecho, el nombre de Brocken hace referencia a cierto pico de Alemania central donde el fenómeno es observado con frecuencia.

POSTDATA: La redacción de la revista “Año Cero” fue puesta al corriente del asunto mediante una carta dirigida a la sección “Escribe el lector”. El hecho de que no se llegara a publicar ninguna nota ni aclaración al respecto pone en evidencia -¿hacía falta demostrarlo?- el nulo respeto que muestra por sus lectores una publicación que se jactaba de brindar “la información más fiable a los lectores que buscan la cara oculta de la realidad”.

Hasta aquí la nota de Manuel Borraz.

Dimos en la diana. Pisamos el enorme callo de Bruno, su ego superinflado, y de inmediato puso el grito en el cielo. Nos amenazó (eso sí de la manera más amable) con demandarnos si no quitábamos la nota de Perspectivas. Para él, llamarlo ignorante era el peor delito que podía cometer ser humano. Mencionó leyes y tratados internacionales que debían obligarme a retractarme so pena de ser excomulgado, extraditado, colgado y quemado en leña verde. Hasta estuvo a punto de acusarnos con su mamá.

Todo eso se lo hubiera ahorrado simplemente demostrando que no es un ignorante en cuestiones meteorológicas y que sabe lo que es un Espectro de Brocken. Pero de haberlo hecho, entonces también hubiera demostrado que le había mentido a sus lectores a sabiendas. Ante la disyuntiva de mentiroso o ignorante, al parecer Bruno prefiere que le llamen lo primero, pues repela mucho que le digan ignorante.

Para que ya no siga enojado con nosotros (a ver, una sonrisita, ¿quien lo quiere?, cuchi cuchi, gugu dada) le dedicamos este artículo.

DE ESPECTROS Y GLORIAS. DIFRACCIÓN DE LA LUZ

Dedicado a Bruno Cardeñosa, como una contribución a su educación.

“La luna tenía anoche un anillo de oro y esta noche no ha asomado su faz”.

Henry Wadsworth Longfellow

En su balada “El naufragio del Hesperus”, Henry Wadsworth Longfellow (1807 – 1882) pone estas palabras en labios de un marinero que suplica al capitán del barco que regrese a puerto. El capitán desoye la advertencia, “riéndose de ella socarronamente”, y poco después el Hesperus se va a pique en el arrecife de Norman’s Woe, donde fue arrojado por una tormenta.

Longfellow tenía más conocimientos de meteorología que de historia, puesto que en realidad, el Hesperus estaba fondeado en el puerto de Boston la noche en que se produjo la tormenta descrita en el poema. Pero el consejo del viejo marino es acertado. En efecto, habían ido llegando unas nubes cada vez más densas que transformaron los finos cirrus y la Corona que rodeaba la Luna en cielo muy encapotado, señales inminentes de tormenta. Pero ¿qué cuernos es esta Corona?

La Corona.

Cuando vemos la Luna a través de un manto de tenues nubes, ésta aparece rodeada de un círculo luminoso. Esto es la Corona, producida por pequeñas gotas de agua o cristales de hielo de la atmósfera.

Las Coronas (Holt o Couronne) suelen aparecer en los cielos estivales nublados. Son anillos de colores que se observan alrededor de la Luna y, más raramente, alrededor del Sol (porque brilla demasiado para poder verla), y los planetas (porque casi no brillan). Por lo regular tienen pocos grados de radio, excepto en casos raros. Sus colores son azul cerca del Sol o la Luna y rojo lejos de los astros. La pureza de los colores indica la presencia de difracción de la luz por gotitas de agua de tamaño uniforme suspendidas en la atmósfera. El diámetro de los anillos es inversamente proporcional al de las gotas.

Cuando este fenómeno hace su aparición vulgarmente se dice que la Luna se ha puesto su piel o que tiene un halo. En realidad no se trata de un halo, sino de una Corona. La distribución de colores en ambos fenómenos es exactamente la opuesta.

Tampoco debe confundirse el término Corona con el de Corona Solar. Este último es el que se usa para designar la aureola luminosa y brillante que se puede observar rodeando el Sol en los eclipses solares.

La Corona es mucho más pequeña que el Halo de 22°. Tan sólo cubre pocos diámetros lunares.

La baja pureza de sus colores se debe principalmente a dos factores: el proceso de difracción no concentra los colores en una región reducida, y al amplio rango en los tamaños de las gotas. Cuando la luz pasa a través de pequeñas aberturas o gotas de agua produce círculos luminosos muy bien definidos. El tamaño de los círculos es inversamente proporcional al tamaño de las gotas y depende también de la longitud de onda de la luz (el rojo tiene una mayor longitud de onda que el azul). El rojo produce anillos más grandes que el azul. Con gotas pequeñas se obtienen grandes anillos. Como los tamaños de las gotas se distribuyen en un amplio rango, se pueden ver varios anillos concéntricos. Los anillos de difracción producidos por un gran número n de gotas son los mismos que los producidos por una sola, pero n veces más brillante.

Ya que las dimensiones de las coronas dependen de la dimensión de las gotas de agua y de los cristales de hielo, se ha calculado que el radio de estos esta entre 0.001 y 0.5 milímetros. Las gotas que producen la niebla son de 0.005 milímetros.

Cuando las nubes tienen una temperatura cercana a 0° C, las Coronas son debidas a las gotitas, pero cuando la temperatura es inferior, se forman coronas más brillantes que son producidas por gotitas de agua subenfriada o cristales de hielo.

Kamtz, que verificó un gran número de mediciones de los tamaños de las gotas, encontró que el diámetro de éstas varía con la estación y que es más pequeño en verano que en invierno. Las Coronas más hermosas, de gran diámetro y brillantes se observan en Cirrocúmulos y en Cirrostratus. Por lo general, halos y coronas no aparecen juntos en el cielo, y desde luego nunca en una misma nube, debido a la acusada diferencia en la manera de formarse. Nunca se ha comprobado la presencia simultánea de una Corona y de un Halo. Cuando se tienen descripciones detalladas de una corona que ha sido observada simultáneamente con un halo, se trata de una simple aureola, es decir, un anillo rojo de diámetro pequeño (alrededor de 2°), que corresponde, por consiguiente, a partículas que tienen dimensiones bastante grandes: alrededor de 0.05 milímetros. Cristales más pequeños darían una Corona sin halo, y cristales más grandes, un halo sin Corona.

Es comprensible que la gente atribuya carácter profético a la aparición de luces en el cielo. Una de las profecías más frecuentes se basa en el hecho de que las nubes productoras de coronas suelen acarrear precipitaciones; de ahí los muchos refranes que anuncian lluvia cuando “tiene cerco la Luna”. Los indios de América del Norte dicen también que “cuando el Sol está en casa (en su Corona), lloverá pronto”.

Pero algunos de estos refranes no responden a una observación rigurosa. Así, los que suponen más cercana la lluvia cuanto mayor es el anillo interpretan equivocadamente el fenómeno, pues la corona disminuye al aproximarse la lluvia, debido a que las gotas de agua de la nube se hacen mayores y cambian sus propiedades ópticas.

La Aureola (Aureole, Auréolo u Hot).

Es la porción interna de la corona y está contigua al Sol o a la Luna. Consiste en círculos brillantes en los cuales los colores van de un azul blanquecino al amarillo o café rojizo. La dimensión de la Aureola –hasta el extremo rojo- varía considerablemente y algunas veces llega a 5°. Bajo condiciones favorables, la Aureola se rodea de anillos coloridos (más de tres) separados por espacios negros. Los colores de estos anillos –que son más débiles-, ocurren en el mismo orden que en la Aureola (el rojo siempre está en el exterior).

Este fenómeno atmosférico no debe confundirse con el resplandor, disco o círculo luminoso que los pintores colocan sobre la cabeza de los santos.

La Aureola ocurre cuando la luz se propaga a través de un medio que contiene muchos tamaños de partículas o gotas que son más grandes que la longitud de onda de la luz. Debido a que la longitud de onda de la luz visible es de 0.00005 centímetros (0.5 micrones), las partículas mayores a 0.0001 centímetros pueden producir aureolas.

Una densa neblina también produce una aureola solar fácilmente observable y que disminuye en brillo al incrementarse el ángulo solar.

Anillos del Obispo.

La difracción puede darse no sólo por la presencia de gotas de agua o cristales de hielo, sino por la existencia de cualquier clase de partículas de diámetro uniforme, tal como las partículas que los volcanes lanzan a la atmósfera.

La primera descripción que se hizo de este fenómeno fue en 1883, después de la erupción del volcán Krakatoa. El primer informe se publicó en la Japan Gazette y describe un débil halo alrededor del Sol, el 30 de agosto de 1883 (3 días después de la erupción). El 5 de septiembre, el Reverendo Sereno Edwards S. (1827 – 1896) Obispo de Honolulu hizo su descripción más detallada de estas coronas café rojizo. Como resultado de sus metódicas observaciones, este fenómeno se conoce como Anillos del Obispo.

La Royal Society of London formó una comisión para el estudio de los efectos mundiales de la erupción del volcán Krakatoa. Su reporte The Eruption of Krakatoa and Subsequent Phenomena, es un libro de 500 páginas. Una sección de este reporte proporciona los detalles de una gran Corona vista alrededor del Sol y la Luna debida a la nube de polvo volcánico. El radio angular de este anillo fue de aproximadamente 28°, lo que indica la presencia de partículas con radios de aproximadamente 0.00182 milímetros.

Con el tiempo estos anillos se han vuelto más comunes, como resultado de la polución atmosférica de la que el hombre es el responsable. Por lo regular son anillos de más de 10° de amplitud, de color rojo-café y colocados a una distancia de 20° a 30° del Sol.

Espectro del Brocken, Arco del Brocken o Espectro de la Montaña.

El fenómeno más curioso de esta familia es la Corona Antisolar que consiste en un conjunto de anillos de luz colorida alrededor de la sombra de la cabeza del observador que se encuentre sobre una nube o un banco de niebla. El observador, de espaldas al Sol, ve la sombra de su cabeza, sobre el banco de niebla, rodeada de anillos coloridos.

Este es un fenómeno común en el pico más alto (el Brocken) de las montañas de Harz en la Alemania central, donde cuando el Sol está bajo, se ven las sombras enormemente ampliadas sobre las superficies superiores de las nubes. Debido a su posición excéntrica, el monte Brocken presenta dos características que lo hacen el punto en donde se tienen las mejores oportunidades de observar el fenómeno: durante más de 300 días se encuentra cubierto de bruma, y esta niebla es muy gruesa (la visibilidad es de sólo unos cuantos metros).

Un Espectro del Brocken ocurre cuando el observador ve su sombra en una pared de niebla. La pared de la niebla se puede comparar con una pantalla de cine, donde la sombra se proyecta y se amplía varias veces. Pero al contrario de la pantalla, la niebla no tiene ninguna superficie lisa (verdadera), de modo que produce formas tridimensionales que se mueven de una manera aterradora cuando se agita la niebla, aunque el observador no se este moviendo.

El efecto se debe a la dispersión primaria de la luz incidente por gotitas de un banco de niebla. Los anillos se forman alrededor del punto antisolar.

La Gloria, Anticorona o Arco del Piloto.

A veces se forma un fenómeno óptico colorido de anillos alrededor de la “cabeza” del Espectro del Brocken. Es la llamada Gloria. Esta Gloria es causada por la dispersión hacia atrás y la difracción de los rayos del Sol por las gotitas muy pequeñas de la niebla. Los rayos de la luz se dispersan por las gotitas redondas pequeñas en un patrón de círculos concéntricos.

Cuanto más grande es la distancia entre el observador y la niebla, la Gloria es más grande y más colorida, pero el espectro del Brocken se hace más pequeño y más débil. Pero por otra parte, a menudo se hace visible otro fenómeno: El Arco de Niebla.

A la Gloria también se le conoce como el Saludo del Piloto, el Arco del Piloto o Anticorona. Es el mismo fenómeno que el Espectro del Brocken pero visto desde los aviones o globos que vuelan sobre una capa de nubes. La sombra de la aeronave suele estar rodeada por uno o varios anillos irisados.

Es causada por la dispersión de la luz por gotas de agua (tal como en el arco iris). Consiste en anillos concéntricos de color, donde el rojo es el más externo y el violeta el interno. En el centro hay una región brillante en dirección opuesta a la que se encuentra el Sol (Punto Antisolar). A diferencia del arco iris, cuyo anillo rojo esta invariablemente a un ángulo de 42° de la dirección de la sombra producida por el observador, la Gloria tiene anillos cuyo diámetro angular varía inversamente con el diámetro de las gotas que la producen. Los anillos primarios están acompañados de 4 conjuntos de anillos similares de mayor diámetro angular. El anillo más interno tiene un diámetro de dos o tres grados. El tamaño angular de la Gloria no depende de la distancia entre el avión y la nube, pero la sombra del avión sí depende de esos parámetros.

Para poder ver la Gloria uno debe colocarse mirando la nube de gotas uniformes de tal forma que nuestra sombra se proyecte sobre la nube. Veremos un halo alrededor de la sombra de nuestra cabeza.

El espectáculo es difícil de apreciar para observadores en el suelo porque requiere una configuración inusual del Sol, las nubes y el observador. Sin embargo es fácil de observarla desde el aire, particularmente para aquellos que saben en donde mirar.

También se les conoce como Anillos de Ulloa. El capitán y explorador español Antonio de Ulloa (1716 – 1795) hizo el primer informe científico de este fenómeno durante la expedición francesa al Perú, que en 1735 cruzó los Andes. Tanto él como el erudito francés Pierre Bouguer (1698 – 1758) hicieron dibujos describiendo el fenómeno.

El lugar del término “Anillo de Ulloa”, que internacionalmente fue utilizado hasta el final del siglo XVIII, fue reemplazado por el de Espectro de Brocken que Goethe utilizó en su “Teoría de los colores” en donde resumió los estudios ópticos y meteorológicos que hizo en el monte Brocken. Espectro del Brocken es el nombre que actualmente se utiliza en la bibliografía meteorológica en el mundo entero.

Los aeronautas del siglo XIX veían la Gloria alrededor de la sombra de su globo, tal como lo relata Gastón Tissandier (1843 – 1899) en su Observations Metéorologiques en Ballon.

En 1895 Charles Thomson Rees Wilson (1869 – 1959) inventó su famosa cámara de niebla con el objeto de poder apreciar este fenómeno en el laboratorio. Nunca pensó que su aparato se usaría posteriormente para detectar el trayecto de las partículas subatómicas.

Se han hecho varios intentos para explicar las Glorias aplicando la Teoría de Mie. En 1908 el físico alemán Gustav Mie (1868 – 1957) mostró que se puede calcular, con la precisión que uno desee, la intensidad de una onda electromagnética dispersada por una esfera, incluso para ángulos en la dirección posterior. De acuerdo con esto, parte de la luz se dispersa en la dirección opuesta al rayo incidente y llega al eje del observador desde las partículas de niebla.

La Heiligenschein (Luz Santa).

En ocasiones se ven anillos similares a los de la Gloria rodeando la sombra proyectada sobre el pasto o hierba húmeda. Este anillo no posee color: es un halo blanco.

El efecto es similar al que ocurre cuando alumbramos los ojos de un perro, un gato o un conejo a una distancia de unos 10 metros. Los ojos de estos animales parecerán como pequeñas lámparas encendidas. Para que ocurra el efecto nuestra fuente de luz deberá estar lo más cercana a nuestra cabeza. Si la alejamos a más de un metro, desaparecerá el destello en los ojos de estos animales.

La dispersión hacia atrás en los ojos de los animales se debe a que tienen una capa reflectora tras su retina. La luz que entra a los ojos de los animales desde la dirección del observador es conducida a un foco en la retina del animal; desde ahí, parte de esta luz se refleja en los ojos del animal y otra parte se refracta hacia atrás en la dirección por la que venía. El resultado es que el ojo del animal parece estar iluminado desde dentro.

Ocurre otro tanto con los ojos de los niños cuando se les fotografía: sus ojos aparecen extrañamente rojos. David L. MacAdam, editor del Journal of the Optical Society of America comenta:


“Cualquier fotógrafo que haya tomado muchos acercamientos con cámaras que poseen un flash integrado y cercano a las lentes, se ha asombrado cuando algunas de sus fotografías se arruinan debido a las brillantes manchas rojas que coinciden con las pupilas de algunos de sus modelos. Una porción considerable de las rubias de ojos claros tienen tan fuerte reflexión en el fondo de sus ojos como para producir Heiligenschein”.

Esto se debe a que el flash se encuentra muy cerca de las lentes de la cámara. El efecto desaparece si se alejan entre sí estos dispositivos fotográficos.

Algunas “calaveras” de automóvil hacen uso de este principio. Se trata de una superficie pintada de blanco y recubierta de cuentas de vidrio o plástico que actúa como los ojos de un gato enviando la luz en la misma dirección en que llegó. No se trata propiamente de una reflexión de luz como en los espejos. En estos la luz se refleja en todas direcciones dependiendo de la orientación del mismo. En el fenómeno que discutimos la luz se regresa sólo en una dirección: la opuesta a la de la entrada.

Se pueden ver efectos del tipo del Heiligenschein contra un fondo de hierba con rocío. Cuando uno mira la hierba u el pasto en la misma dirección de la iluminación (con el Sol en la espalda) la sombra de nuestra cabeza aparecerá rodeada por un halo brillante. Así como los ojos de los animales, las gotas de agua, que son más o menos esféricas, sirven como lentes convergentes en miniatura que colectan la luz y la enfocan sobre tallos de la hierba. Sin embargo, el agua tiene un índice de refracción menor que el vidrio o el de los ojos de los felinos, por lo que desvía poco los rayos de luz y sólo debido a la presencia de las hojas de hierba que las sostienen, logra regresar a los rayos de luz por su dirección original.

Nubes Iridiscentes.

Aunque les dedicamos otro artículo, no está de más hacer aquí algunas observaciones.

Algunas veces se desarrollan numerosos bordes iridiscentes de forma irregular cuando se evaporan los Cirrostratus y los Cirrocúmulos. Estos bordes son de color rojo o verde, colocados a 20° del Sol cuando éste se encuentra a una altura superior a los 30°. Simpson indica que estos pueden ser fragmentos de la Corona. Otras nubes (Fractocúmulos, Altocúmulos y Nubes Lenticulares), además de las coloraciones roja y verde, adquieren un tinte madre perla.

Cuando escribimos este capítulo para nuestra tesis de maestría nos preguntamos “Es claro que las Glorias y la Heiligenschein (y no sólo por su nombre) tienen una connotación religiosa, ¿la tendrán también ufológica?” El homenajeado en este artículo ya nos ha dado la respuesta.

REFERENCIAS

Beidleman Richard, Función de gala en el espacio, en Maravillas y Misterios del mundo que nos rodea, Selecciones del Reader’s Digest, México, 1973.

Bryant H. C., & Cox A. J., Mie Theory and the Glory, Journal of the Optical Society of America, Vol. 56, Pag. 1529, 1966.

Bryant H. C., & Jarmie N., The Glory, Scientific American, Vol. 231, Pag. 60, 1974.

Catchpole A. J. W., & Moodie D. W., Multiple Reflections in Arctic Regions, Weather, Vol. 26, Pag. 157, 1971.

Dietze Gerhard, Einführung in die Optik der Atmosphaere, Akademische Verlagsgesellschaft, Leipzig, 1957.

Douglas Archibald, The Large Corona Round the Sun and Moon in 1883-4-5, Generally Know as “Bishop Ring”, Pt. IV, Sec. I(E) de The Eruption of Krakatoa and Subsequent Phenomena, Trübner, London, 1888.

Greenler G. Robert, Rainbows, Halos, and Glories, Cambridge University Press, Cambridge, 1980.

Humphreys William Jackson, Physics of the Air, Dover, New York, 1964.

Menzel H. Donald, & Taves H. Ernest, The UFO Enigma. The Definitive Explanation of the UFO Phenomenon, Doubleday & Company, Inc., New York, 1977.

Minnaert Marcel, The Nature of Light and Colour in the Open Air, Dover, New York, 1954.

Nussenzveig H. M., Complex Angular Momentum Theory of the Rainbow and the Glory, Journal of the Optical Society of America, Vol. 69, Pag. 1068, 1979.

Rubin D. Luis, Aprende a pronosticar el tiempo, en El maravilloso mundo de la naturaleza. Sus maravillas y misterios, Selecciones del Reader’s Digest, México, 1969.

Tricker R. A. R., Introduction to Meteorological Optics, American Elsevier, New York, 1970.

Tverskoi, P. N., Physics of the Atmosphere. A Course in Meteorology, NASA Technical Translation, NASA TT F-288. NTIS, Springfield, Va., 1965.

En la primera fotografía de la serie de Andorra se puede observar el reflejo solar sobre la base de la montaña.

La esfera con humanoide en su interior no es nada más que un efecto de dispersión de la luz sobre las gotas de niebla por debajo de los alpinistas. Lo que se ve al fondo es el propio fotógrafo rodeado de un resplandor.

Henry Wadsworth Longfellow.

Seis fotografías de Coronas.

Aureola.

Dos fotos de Anillos del Obispo.

Dos instantáneas de Espectro de Brocken.

La Gloria en el Espectro de Brocken.

Ilustración del Siglo XIX que muestra el Espectro de Brocken en las montañas Harz.

Once fotografías de Glorias.

Cuatro fotos de El Arco del piloto.

Antonio de Ulloa.

Pierre Bouguer.

Gastón Tissandier.

Dibujo de la expedición de Tissandier.

Gastón Tissandier y su globo.

Charles Thomson Rees Wilson.

Gustav Mie.

Arco de Niebla.

Gloria y Arco de Niebla.

Arco de Niebla y Heiligenschein.

Dos fotos de Arcos de niebla.

Heiligenschein.

Dos ftografías de Luz santa.

Heiligenschein sobre una telaraña

Dos fotos finales de Espectro de Brocken.

Fotografían un puerco volador

El famoso investigador de platos voladores Jaime Marssián, acogiéndose al Acta de Libertad de Información, obtuvo una fotografía secreta captada desde un avión de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que muestra indudablemente que los marcianitos verdes y los cochinitos rosas están interesados en los proyectos secretos americanos. Marssián aseguró, al ser entrevistado, que el cochinito movía las patas y batía sus alitas a gran velocidad. Durante todo el avistamiento se mantuvo a la misma distancia del avión. Fuentes extraoficiales aseguraron que en realidad no se trata de un CVNI (Cochinito Volador No Identificado), sino del puerquito que construyó su casa de paja. Y si en la foto parece estar volando detrás del avión experimental americano, simplemente es porque el lobo sopló tan fuerte que no sólo destruyó la casa sino mandó a volar al cochinito. Pero el físico paranuclear extradimensional con doctorado en materia oscura por la Universidad de Disneyworld, el doctor y Master en energía Chi, Garrido Friedman, (se nos olvidaba decir que también es asesor de la NASA), dice que esa versión es sólo una maniobra de distracción por parte de los escépticos. Asegura que la foto muestra un auténtico puerco volador y que su aparición forma parte de la oleada de animales voladores vistos en diversas partes del mundo. Ya hay videos de otro CVNI, esta vez un Caballo Volador No Identificado, filmado en Italia, y se espera la pronta aparición de vacas y elefantes voladores. Se recomienda salir a la calle con una sombrilla reforzada.

El caso de la centella asesina

CENTELLAS EN EL DESIERTO DE LOS LEONES

Muchos de mis allegados conocen mi interés por las centellas (los mal llamados rayos en bola). Incluso uno de los primeros artículos que publiqué en Cuadernos de Ufología se refería a este asunto. Lo que pocos saben es el origen de ese interés. El caso que voy a narrar resulta espectacular, y de haber caído en las garras de algún ufólogo, se hubiera convertido en un caso clásico de la ufología.

No recuerdo si fue en 1973 o 74, durante una visita a un lugar cercano a la Ciudad de México, llamado Desierto de los Leones(1), que me enteré de un curioso y fatal caso de centellas (o si se quiere, OVNIs).

El Desierto de los Leones es una zona de coníferas y densa vegetación al poniente de la Ciudad de México. Zona “pulmón” de la ciudad, muy visitada por los citadinos para hacer días de campo. Precisamente en un día de campo, acompañado por varios amigos de la preparatoria, fue que me enteré del caso.

El día resultó ser agradable hasta que, por la tarde, comenzó a llover. Era una verdadera tormenta. Alguien sugirió refugiarnos en una de las ermitas del lugar(2). Varios de nosotros, e incluso miembros de familias que hacían picnic, siguieron esta idea.

Dentro de una de esas ermitas nos acomodamos unas 15 a 20 personas. Luego llegó un vecino del lugar. Se trataba de un hombre de unos 60 años, de aspecto humilde: un campesino. Nos dijo que saliéramos de ahí pues ese era un lugar peligroso durante las tormentas.

Obviamente nadie le hizo caso, pues no nos queríamos mojar, y sabíamos que era mucho más peligroso estar bajo los árboles expuestos a los rayos.

El hombre, del que no tuve la precaución de tomar sus datos (por la inexperiencia de la juventud), nos contó una historia fantástica. El relato de la misma lo extraigo de mi memoria, y por lo mismo puede presentar muchas inexactitudes.

LA HISTORIA DEL CAMPESINO

“En 1950 –inició su relato el anciano-, cuando en México se hablaba mucho de los platillos voladores(3), ocurrieron los sucesos que les voy a comentar.

“No recuerdo la fecha exacta pero era época de lluvias (entre julio y octubre). Un grupo de excursionistas, como ustedes, vino a visitar el Desierto. En la tarde comenzó a llover y varios de ellos se metieron en la ermita para atajarse del agua.

“Pasaron los minutos, cuando de pronto, en el cielo apareció un platillo volador. La gente de los periódicos hablaba de marcianitos verdes(4), pero nunca me imaginé que pudieran ser tan pequeños. Al menos los “marcianos” que tripulaban ese platillo, ya que el mismo era una bola de no más de medio metro de diámetro.

“Para que los “marcianos” pudieran entrar en ese platillo, deberían tener no más de 10 centímetros de alto.

Alguien preguntó al anciano si había visto a los “marcianos”.

“No. De haberlos visto, no los vi. Sólo digo que si esa cosa estaba habitada, los tripulantes debieron ser mucho más pequeños que un enano.

“El caso es que el platillo volador tenía una forma de bola luminosa, como de una pelota de fútbol, sólo que más grande”.

Yo no se si los demás le estaban creyendo al anciano, pero yo estaba fascinado con su relato. Era el momento y la situación adecuada para contar historias de misterio. Además, en esa época yo era un fanático de los OVNIs y creía, sin reflexionar, todo lo que me contaban al respecto. Hacía 4 o 5 años que me había iniciado en estos temas, a finales de la primaria, y mi odómetro apenas marcaba unos 4,323.3526 kilómetros tras los OVNIs. Por cierto que Séneca decía:

“Se el primero en callar si quieres que los demás callen”.

Y Oscar Wilde apuntaba:

“El cínico conoce el precio de todas las cosas y el valor de ninguna”.

¿Qué tiene que ver esto con lo que decíamos? Nada, pero son dos recursos indispensables con los que tiene que contar un ufólogo: el odómetro en los zapatos, que le indique cuantos kilómetros ha “pateado” detrás de los OVNIs; y un libro de “citas citables” para intercalar 3 o 4 en cada página del reporte.

“El platillo – continuó con su relato el campesino-, comenzó a descender desde la copa de los árboles. Volaba de una forma imposible de describir: como suspendido, como flotando, como un fantasma. No hacía ruido, o por lo menos yo no lo escuché. Sin embargo, otros dijeron que sonaba como un avispero. Tal vez fue la lluvia y la lejanía lo que me impidió escuchar el zumbido.

“Digo que comenzó a bajar muy lentamente. Todos lo veíamos atónitos. Era más brillante que el Sol, pero muy blanco, de una blancura cegadora. Cuando llegó a no más de un metro del suelo, se paro en seco, comenzó a vibrar y … (el campesino hizo una pausa en su relato y trago saliva) … ocurrió algo que no me puedo explicar”.

Todos abrimos los ojos y, estoy seguro, hicimos un movimiento como acercándonos al anciano, para poder escuchar mejor. No podía decir que se escuchaba el silencio, porque afuera estaba lloviendo y se oían los relámpagos, pero yo sí sentía mi pulso.

“El platillo estaba vibrando cuando se partió en dos. No … Se dividió en dos. No. Quiero decir que era algo como un fantasma que se separa en dos, pero que sigue teniendo la misma forma. El hecho es que el platillo se duplicó, permaneciendo con sus mismas dimensiones. Pero inmediatamente que se dividió, uno de los platillos se dirigió a toda velocidad hacia la ermita y el otro partió en sentido contrario.

“Fue entonces cuando ocurrió la explosión que quemó a esas personas. Murieron electrocutados. En la confusión, y debido a la enorme luminosidad que desprendió la explosión, no vimos hacia dónde se fue el platillo.

“Alguien llamó a la Cruz Roja, y también vino la policía. De acuerdo con las noticias que aparecieron a los pocos días, los jóvenes habían sido electrocutados por un rayo. Pero eso no es cierto, yo estuve ahí y les puedo asegurar que fue un platillo volador el que los mató”.

Poco más o menos esas fueron las palabras de aquel anciano. Por lo menos es lo que recuerdo.

Tiempo después me dedicaría a revisar, uno por uno, todos los periódicos capitalinos de aquella época (1950). Aunque encontré una enorme cantidad de reportes de OVNIs (más bien de platillos voladores o “platívolos”), no descubrí ni una sola nota sobre “el platívolo asesino del desierto de los Leones”. Tiempo después, sabría la razón.

¿COINCIDENCIAS?

Antes de continuar con el relato de este caso, creo que es el momento adecuado para apuntar que el periodista francés Girardin decía que

“La libertad es como el movimiento: no se define, se demuestra”.

Publio Siro sentenció:

“El malo se hace pésimo cuando finge ser bueno”.

Cumplida esta obligación, continuamos con la historia.

Todos mis amigos saben que yo no creo en las coincidencias. “Veo en el azar uno de los alias de Dios”. Existe una fuerza interior, una “fuerza que parece guiar mis pensamientos”.

Poco antes de terminar la carrera de ingeniero químico, ingresé al Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México. La intención era hacer mi servicio social, mi tesis y dedicarme a la investigación en dicho instituto.

En el Departamento de Radiación Solar, al que estaba adscrito, se acostumbraba organizar seminarios todos los lunes, a fin de que los miembros del mismo pudieran presentar los avances de sus investigaciones. Aquí hablaban todos, desde el director del departamento, hasta el último becario. Era común invitar a investigadores de otras áreas, para escuchar sus pláticas.

Una de mis pocas intervenciones se basó en una serie de trabajos sobre las centellas que habíamos venido preparando desde hacía tiempo. Antes de presentarla se me informó que iba a estar presente el Dr. Manuel Cerrillo, quizá el mejor experto mexicano sobre el asunto.

Recuerdo que el día de mi plática me levanté temprano; me dirigí a la Universidad y ordené las últimas ecuaciones para el cálculo de la energía generada por una centella. Al poco tiempo la sala de juntas estaba llena. Con algunos pequeños tropiezos (según yo), expuse mi tema. Uno de los investigadores del departamento indicó algunos errores en mis ecuaciones, que posteriormente serían corregidos. Al final se rompieron los formulismos académicos y escuchamos al doctor Cerrillo platicarnos sus experiencias con las centellas. Comentó algunos casos y de pronto, habló del suceso del Desierto de los Leones. Lógicamente aquí no se mencionó ningún plato volador ni marcianitos.

En términos generales la historia era la misma que me había contado el campesino. Es muy probable que el anciano fuera uno de los varios testigos que había entrevistado el doctor Cerrillo, luego de los fatídicos sucesos. Sin embargo la fecha no correspondía. Según el doctor Cerrillo esto había ocurrido en 1943 y no en 1950. Al insistir sobre este punto, me dijo que estaba completamente seguro, ya que poco después de sus entrevistas había elaborado un modelo que publicó en una revista científica(5) de la época.

Como es lógico ese mismo día busque la referencia y, efectivamente, ahí estaba. La centella del Desierto de los Leones había ocurrido en 1943. Lo anterior implicaba varias cosas: que el anciano se había equivocado en la fecha, y que el paso del tiempo había hecho que adornara su relato, introduciendo elementos ajenos al mismo, como el asunto de los platos voladores. No podían haber sido platos voladores por el simple hecho de que estos (con ese nombre) aparecieron hasta cuatro años después. En 1943 nadie hablaba de platos voladores, y por lo tanto el anciano, en el momento del avistamiento, seguro que no se puso a pensar en el tamaño de los tripulantes. Esto, seguramente, fue algo que adoptó tiempo después bajo la influencia de los medios periodísticos.

Antes de continuar con el modelo del doctor Cerrillo creemos que es el momento adecuado para introducir nuestras citas.

“Las tres cuartas partes de nuestros males proceden del pensamiento”

Anatole France

“El que se precia de ser algo, jamás menosprecia a los demás”.

Goethe

Le doy gracias a Benítez por ser mi fuente de inspiración, y por ahorrarme la compra de un libro de “citas citables”. Y ya que hablo de J.J., comulgo con él en aquello de “¿Existe la casualidad? ¿No será que alguien mueve los hilos?” O qué puede pensar el lector sobre las siguientes “casualidades”.

Nunca hubiera descubierto la explicación a este caso si:

No hubiera estudiado ingeniería química; no hubiera hecho mi tesis sobre el ozono; no hubiera ingresado al Instituto de Geofísica; no me hubiera interesado en las centellas; no se hubieran hecho los seminarios los lunes; no hubieran invitado al doctor Cerrillo; no me hubiera levantado temprano; si se hubiera muerto el doctor Cerrillo (en mi caso, ni pensarlo, toco madera, perdón, ya descubrí que no soy tan escéptico); si se hubieran cancelado los seminarios; si me hubiera enfermado; si se hubiera incendiado el instituto; si hubiera jugado la selección nacional; si…

En fin “cuando uno vive sucesos como éstos ¿a qué conclusiones puede llegar? La lógica se desmorona. Y los mil ensayos para racionalizar lo acaecido terminan reducidos a cenizas. Ante hechos así, aferrarse al clavo de la lógica no es de hombres sensatos o comedidos; sino de necios” (JJ dixit)

No creo que nadie pueda negar argumentos tan claros; o por lo menos les va a ser muy difícil convencernos, a JJ y a mí, de lo contrario.

EL MODELO DE CERRILLO

Como ya expusimos más arriba, el doctor Cerrillo, que por aquel entonces trabajaba en el Departamento Electromagnético de la Comisión Impulsora y Coordinadora de la Investigación Científica, estudió más de 30 observaciones de centellas, entre los años 1942 y 1943, entre ellas la del Desierto DE los Leones, encontrando que:

“Las paredes y techos son de mampostería y están cubiertos por una lama, que al estar empapada por la lluvia, son relativamente buenos conductores”.

“Lo anterior hace que la explicación de la centella no sea muy adecuada ya que no se puede encontrar campos electromagnéticos en el interior de cavidades cerradas con paredes de tipo conductor (jaula de Faraday)”.

Pero, antes de ver cómo resolvió este problema el doctor Cerrillo, enlistemos algunas de las características que él encontró para las centellas:

  1. La mayoría se presentan en lugares montañosos.
  1. Hay casos en cuartos aislados de mampostería o adobe.
  1. Se observan bolas luminosas, de contornos bien definidos y no chispas ni arcos eléctricos.
  1. Dichas bolas se mueven y “siguen a cada persona”.
  1. Hay confusión en precisar si son silenciosas o van acompañadas de ruidos intensos o de explosiones, puesto que para un mismo caso hay datos contradictorios.
  1. En el mismo recinto, unas personas mueren electrocutadas y otras, cerca de las primeras, resultan ilesas.
  1. Ningún informante sintió el más leve choque eléctrico.
  1. “Entran por puertas y ventanas”.
  1. El fenómeno es de rara ocurrencia, puesto que son contadas las personas que lo han visto.

Cerrillo considera que las centellas son formadas por una resonancia electromagnética en una cavidad. El tiempo de este fenómeno, calculado por la teoría, es corto, debido principalmente a una absorción en el aire ionizado. Los cálculos de Cerrillo indican que:

“La gran concentración de la energía en algunas regiones, indica que las luces son muy intensas: por su rapidez, (quizás algunos microsegundos) no se observan, fisiológicamente, como de extraordinaria intensidad, debido a que la excitación de los nervios ópticos se efectúa en tiempos pequeñísimos. Este efecto es bien conocido por las personas que tienen experiencia con lámparas de fotografía ultra-rápida.

“La persistencia de luces muy intensas, de muy corta duración, puede llegar a 1 o 2 segundos.

“Esta persistencia es la causa de que estas bolas se muevan, y única explicación posible de que “sigan a observadores colocados en puntos diferentes”.

Cerrillo deriva una serie de ecuaciones que predicen que la región luminosa, para el modo 110, se debe observar en el eje vertical y central del cuarto, siempre que el recinto esté vacío. Para otros modos las luces se repartirían con regularidad a lo largo de la habitación. Es decir, el fenómeno sería más frecuente mientras mayor sea el tamaño del recinto (una frecuencia natural más baja).

“Rayos con impulso monotónico, tienen un espectro de frecuencia cuyos máximos están del lado de las bajas frecuencias y por lo tanto no excitan resonancia…

Cerrillo considera las centellas como fenómenos muy raros, que requieren de una intensidad de corriente alta, y una baja energía promedio.

“Por tratarse de fenómenos de muy alta frecuencia, no deben sentirse choques eléctricos… la energía se concentra en lugares descritos por las ecuaciones… en los planos donde las concentraciones son máximas son peligrosas, e inofensivas alrededor de los planos donde la energía es constantemente nula. La separación de estos planos de máxima y mínima es de unos cuantos decímetros.

“Aparece aquí la primera objeción: Tómese un tramo de un plano vertical (modo 110) donde la concentración de la energía sea máxima. Necesariamente esta energía es menor que la total de la cavidad. Supóngase, no obstante, que ahí se concentrara momentáneamente la energía total. Para el recinto de 10 m x 5 m el volumen es de 250 m3. Tomando ahora una energía inicial de 10 joules por metro cúbico, la concentración máxima posible será de 2500 joules, es decir, 0.6 Kg caloría, resultando pues difícil justificar la carbonización de personas.

“La observación insólita, quizás se puede explicar, suponiendo que una descarga exterior excite la cavidad. Aunque la diferencia en tiempo entre la descarga y la iniciación de las luces internas es del orden de décimos de micro segundo, la persistencia en la retina de las intensas luces exteriores, puede producir la sensación de la entrada del fenómeno de afuera hacia dentro(6).

Cerrillo predice la existencia de centellas negras, o de centellas que no se pueden ver.

“La resonancia electromagnética puede ocurrir sin que los gradientes internos sobrepasen el de ruptura del aire. Pueden estar muy cerca de la ionización pero no alcanzarla. Entonces, es conducente preguntar, cuál sería el comportamiento de estas centellas oscuras:

“1. El amortiguamiento de las oscilaciones sería menos pronunciado.

“2. Necesitándose menores energías iniciales, es probable que éstas se produjeran más frecuentemente.

“3. Si dentro de la cavidad se colocan pequeño tubos de cristal con gases a baja presión, con electrodos hacia el exterior y colocados verticalmente, se podrían iluminar con gradientes tan pequeños que permitieran detectar el fenómeno, aun cuando tuviera muy poca intensidad.

ALGUNAS REFLEXIONES FINALES

El modelo de Cerrillo explica varios casos que no llegó a conocer en su momento. Centellas difusas u oscuras; testigos que afirman haber tocado las centellas sin sentir absolutamente nada; testigos que murieron por descarga eléctrica al tocar otras centellas.

Un caso particular fue el que ocurrió a mediados de los ochenta en la Ciudad de Cruz Azul, en el Estado de Hidalgo. Un joven pastor cuidaba su rebaño de ovejas cuando observó una “pelota de luz”. El muchacho se le ocurrió patearla y la centella explotó matándolo junto a dos de sus animales.

Regresando al avistamiento del Desierto de los Leones quisiera hacer algunas puntualizaciones. El piso de las ermitas es de madera. Las paredes son de piedra pero tienen filtraciones. En época de lluvia las paredes se humedecen por completo y se forma lama (que ya fue observada por el doctor Cerrillo). Las paredes se vuelven conductoras. El piso es no conductor. ¿Qué pasaría a las personas que se cubren de la lluvia dentro de estas ermitas? ¿Qué pasa con las que se recargan en las paredes? ¿Qué ocurre con las que permanecen en medio de la habitación sin tocar las partes conductoras? Agreguemos un rayo…

Será esa la explicación del porqué varios de los protagonistas de esta historia murieron electrocutados y calcinados, mientras que otros vivieron para contarlo. En cualquier caso, no deseo hacer el experimento conmigo como conejillo de indias.

Varias fotos de centellas producidas por los doctores Sergei Emelin y Alexei Pirozerski del Instituto de Investigaciones Científicas (Radiofísica y Física), de la Universidad Estatal de San Petersburgo.

Daños producidos por una centella que entró al interior de un departamento.

Foto de una supuesta centella reflejada en una ventana.

Esta foto muestra las centellas producidas por los doctores Sergei Emelin y Alexei Pirozerski del Instituto de Investigaciones Científicas (Radiofísica y Física), de la Universidad Estatal de San Petersburgo.

Efectos luminosos producidos por centellas de laboratorio.

Este relámpago generó una centella después de desaparecer.

Cúmulo de centellas fotografiadas por un testigo al que sólo se le identifica como Bruce.

Werner Burger, de Montafon, tomó esta fotografía en 1978.

Centella filmada en Australia. Medía poco más de 100 metros de diámetro y duró unos 5 minutos. Fue estudiada por John Abrahamson de la Universidad de Canterbury, Nueva Zelanda.

Centella producida por un corto eléctrico en las terminales de un generador cercano a una catarata, tomada por A. Nelson. De W. Brand, Der Kugelblitz, Probleme der Kosmischen Physik, II/III, H. Grand, Hamburg, 1923.

Centella formada cerca de un generador eléctrico. De W. Brand, Der Kugelblitz, Probleme del Kosmischen Physik, II/III, H. Grand, Hamburg, 1923.

El señor M. R. Lyons, de Inglaterra, fotografió este objeto que se hallaba suspendido sobre su jardín. De N. Charman, Ball Lightning Photographed, New Scientist, Vol. 69, 1976, pág. 444.

Centella que permaneció estática mientras se producían otros relámpagos. De O. Prochnow, Zur Blitzforschung, Physik. Zeit., Vol. 31, 1930, Pág. 335.

Foto tomada en 1938 en el interior de una capilla en Kerizinen, Brittany, Francia.

Centella dentro del zoológico de Bastle, Suiza. Foto de 1907.

Chester H. Heath, de Georgia tomó estas dos fotos en una reserva India, utilizando una cámara Polaroid. En caso de no ser un fraude o una falla en la película, serían una excelentes fotos de centellas.

Secuencia fotográfica de una centella obtenida en Japón.

Plasma en vórtice.

Varias fotos de Ptjr Davidovich Kapitza, incluyendo una durante su estancia en el Ej´rcito rojo.

Portada del libro de Mark Stenhoff.

Recuento de varios casos de centellas en un periódico sueco.

Una centella que cayó sobre una casa en Paris.

(1) El sitio hace honor a su nombre, no en el sentido de que sea un desierto, sino que está desierto de leones.

(2) En ese sitio existe un convento rodeado de 12 ermitas en las que se encerraban a meditar los monjes.

(3) Eso es cierto. Ver los artículos y el libro de Héctor Escobar y mis notas al respecto.

(4) Y eso que aún no había nacido este blog.

(5) Cerrillo Manuel, Sobre las posibles interpretaciones electromagnéticas del fenómeno de las centellas, Anuario de la Comisión Impulsora y Coordinadora de la Investigación Científica, Vol. 1, México, 1943, págs. 151-178.

(6) Se refiere al caso del desierto de los Leones.

¡Un pato atrapa, y se come, al ET que hace los cropcircles!

¿El pato de Fairfield se tragó un extraterrestre?

CORDELIA -Una radiografía del estómago de un pato herido, que murió en el Centro de Investigación Internacional de Rescate de Aves en Cordelia, contiene la curiosa imagen de la cara de un extraterrestre, dijeron los investigadores el jueves.

Y como el sándwich de la virgen, la imagen de la radiografía será subastada en eBay. La puja comienza el domingo a las 3 P.M.

“Los ingresos por la venta de esta radiografía unica irán ha financiar nuestros esfuerzos para continuar el rescate y rehabilitación de las aves y pájaros acuáticos heridos o huérfanos”, dijo Jay Holcomb, director del centro.

El pato adulto macho fue traído al centro de Cordelia, por lo que parecía ser un ala quebrada, desde otro centro en el área de la bahía, el domingo.

La asistente Marie Travers radiografió al pato y se sorprendió al ver que parecía ser la cara o la cabeza de un extraterrestre en el estómago del pájaro.

El pájaro murió rápidamente, silenciosa y pacíficamente después de que las radiografías fueran tomadas, dijo el portavoz del centro Karen Benzel.

El personal en el centro se preguntaba, regocijándose, si el extraterrestre en el pato intentaba comunicarse con la gente de la tierra, ya que el centro está situado cerca de un área donde fueron encontrados cropcircles hace algunos años.

Benzel observó que la simetría de la cara del extraterrestre es perfecta y tiene una mueca intensa como si estuviera angustiado después de haber sido comido. Benzel se preguntaba si el pato había consumido un extraterrestre joven.

“Inmediatamente supimos que esto era algo que nunca habíamos visto antes en nuestros 35 años de vida”, dijo Benzel.

http://www.foxreno.com/news/9273530/detail.html