La historia detrás del fraude de la “Autopsia Extraterrestre”.

Por Joe Nickell

Manchester Evening News de Gran Bretaña (6 de abril de 2006) lo titularon un fraude que «engañó al mundo». Bien, no exactamente: la revista Skeptical Inquirer dudo de la película «La Autopsia extraterrestre», de 1995, desde el principio. Pero ahora el creador del falso cadáver extraterrestre usado para la «autopsia» ha confesado públicamente.

La película pretende representar el post mortem de un extraterrestre que murió en un ovni estrellado en Roswell, New México, en 1947 -era parte de un «documental» que salió al aire en la Fox televisión network. Los escépticos y muchos ufólogos rápidamente calificaron el asunto como un engaño.

Entre las numerosas observaciones, notaron que la película mostraba una marca código falso, no militar; que lesiones del extraterrestre eran inconsistentes con un accidente aéreo; y que la persona que realizaba la autopsia sostenía las tijeras como un sastre más que como un patólogo (quién se entrena colocando su dedo medio o anular en el agujero de las tijeras y utiliza su índice para estabilizar las navajas).

El experto en efectos especiales de Hollywood Trey Stokes (cuyos créditos fílmicos incluyen «The Blob», «Batman Returns», y «Tales from the Crypt») dijo que el cadáver extraterrestre se comportó como un maniquí, pareciendo ligero, «como de goma», y por lo tanto moviéndose no naturalmente cuando estaba siendo manipulado. (Véase Joe Nickell, «‘Alien Autopsy’ Hoax», Skeptical Inquirer, Nov./Dec. 1995, 17″“19.)

Recientemente, un escultor y creador de efectos especiales, John Humphreys, de Manchester, ahora afirma que el extraterrestre de Roswell eran su obra, destruida después de que la película fuera hecha. Él hizo la revelación justo cuando una nueva película, «Autopsia extratrrestre», era lanzada, una película para la cual él reconstruyó la criatura original. Como le dijo a BBC, «Curiosamente, utilicé exactamente el mismo proceso que antes. Comienzas con las fotos de la película, los amplías tanto como puedes. Entonces haces una armadura de aluminio, que cubres con arcilla, y después agregas todos los detalles». El modelo de arcilla fue utilizado para producir un molde que proporcionó un molde de látex.

Humphreys también admitió que en la película original de la autopsia él mismo había hecho el papel del patólogo, cuya identidad fue encubierta por un traje anticontaminante.

El fraude de la autopsia extraterrestre representó la culminación de varios años de rumores, mitos, y engaños absolutos que pretendían probar que restos de platillos y el de sus tripulantes humanoides fueron almacenados en una instalación secreta -e.d., un (inexistente) «hangar 18» en la Base de la Fuerza Aérea de Wright Patterson- y que los pequeños cadáveres pequeños eran analizados en ese u otro sitio.

Entre los fraudes estaban los siguientes:

Una película de ciencia ficción de 1949, «The Flying Saucer», que pretendía contener escenas de una nave espacial capturada; un actor presentado realmente como agente del FBI y juró que era verdad.

En 1950, el escritor Frank Scully divulgó en su libro «Venid the Flying Saucers» que el gobierno de los E.U. poseía no menos de tres naves espaciales venusinas, junto con los cadáveres de humanoides. Scully había sido alimentado del cuento por dos hombres de confianza que esperaban vender un supuesto dispositivo para localizar petróleo basado en la tecnología extraterrestre.

En 1974, Robert Spencer Carr comenzó a promover uno de los estrellamientos del libro de Scully y a asegurar conocer de primera mano en donde almacenaron a los extraterrestres. Pero como admitió el hijo del finado Carr, éste inventó toda la historia.

En 1987, el autor de un libro sobre Roswell lanzó los «Documentos MJ-12» que parecían probar la historia de la recuperación de naves estrelladas y un ocultamiento de alto nivel del gobierno. Desafortunadamente los expertos en documentos expusieron fácilmente los papeles como torpes falsificaciones.

En 1990, Gerald Anderson afirmó que él y sus familiares estaban recolectando rocas en el desierto de New México en 1947 cuando vinieron un platillo estrellado con extraterrestres heridos entre los restos humeantes. Anderson dio aconocer un diario que su tío presumiblemente había guardado, en donde registró el acontecimiento. Pero, las pruebas forenses demostraron que la tinta utilizada en las entradas no fue fabricada sino hasta 1974.

El fraude más elaborado de Roswell, sin embargo, y el que alcanzó probablemente a mucho más público fue la película de la «autopsia extraterrestre». Será recordado como obra clásica del género. La verdad sobre el «incidente de Roswell» -que el dispositivo desplomado era simplemente un globo espía de los E.U., parte del Proyecto Mogul, que intentaba espiar anticipadamente las pruebas nucleares soviéticas-continúa siendo obscurecida por los bromistas, defraudadores. conspiracionistas, los espabilados.

http://www.livescience.com/othernews/060507_alien_autopsy.html

6 pensamientos en “La historia detrás del fraude de la “Autopsia Extraterrestre”.”

  1. que contrariedad tienen estos tipos, pero si el personaje que hizo la pelicula se retracto mucho tiempo despues de esa forma es porque probablemente algo le tuvo que suceder.
    Mi opinìon es que el fraude de la autopsia es un fraude.
    ES MAS PROVABLE QUE SEA REAL
    las personas que dicen que es un maniqui, son las que hacen el fraude.
    …algo espento al autor de la pelicula…

  2. todo este tiempo crei que era cierto lo de la autopsia hasta que por casualidad vi esta pagina que poca ….. imaginacion.

  3. X favor alguien ke hable en serio!!!!!! ya no sé a kien creer,no sera muxo??? es un tema re serio asike x favor les pido alas personas entendidas en el tema ke aclaren el asuntiko…. bye!!

  4. yo no creia en ovnis pero aqui en cedral ya tuvimos un fenomeno que ahora estoy mas confundida si alguien sabe mas escribame

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.