Esperan la aparición de otros ovnis como el de Noruega

El aquejado programa ruso de Misiles Balísticos Intercontinentales

La espiral sobre Noruega en la última cadena de fracasos

Por James Oberg / / enero 2010

bulava 19 de enero 2010- Uno de los shows celestes más espectaculares en la historia reciente tuvo lugar poco antes del amanecer, el pasado 9 de diciembre en el norte de Noruega. Cientos de testigos -muchos de ellos por casualidad equipadas con lo último en tecnología de cámaras de vídeo- miraron con asombro una espiral de nubes de color blanco brillante girando en silencio en el cielo oriental.

Antes de ser identificada como lo que era, una prueba de misiles militares rusos, la aparición fue llamada de diversas maneras como un ovni, un agujero de gusano cósmico, una visión divina, un accidente causado por el reciente operativo en el Large Hadron Collider, y alguna nefasta ingeniería ionosférica de las altamente notorias antenas del High Frequency Active Auroral Research Program.

En el Ministerio de Defensa de Rusia, en Moscú, fácilmente se podría encontrar a los funcionarios deseando que una de esas explicaciones fuera la correcta. Eso es porque en realidad era un anuncio evidente de lo que se ha convertido en la mayor crisis de la ingeniería aeroespacial del gobierno ruso: la cadena de desastres («plagada de problemas» sería un eufemismo) de los misiles militares llamados Bulava (acento en la sílaba media). Diseñados para ser la próxima generación de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) lanzados desde submarinos, los Bulava han tenido 11 vuelos de prueba desde 2005 -y la mayoría de ellos han fallado, incluyendo los últimos tres en fila.

Durante más de un día completo después de la «espiral celeste» de Noruega, los principales medios de comunicación de prensa en Moscú ignoraron cualquier conexión con un misil ruso. Los pocos diarios independientes que quedan fueron los primeros en recapitular la lamentable historia de los Bulava. Por último, alrededor de 26 horas después del lanzamiento fallido, un comunicado de prensa oficial reconoció que una «falla técnica» en la tercera etapa del misil había provocado el fracaso del vuelo de prueba.

Bulava2 Más allá de la amenaza a la disuasión nuclear de Rusia, los problemas con los misiles se han convertido en un gran escándalo para el gobierno de Putin/Medvedev. Los críticos de línea dura del Partido Comunista acusan de dejar en decadencia todo el complejo industrial militar ruso hasta el punto de ponerlo en peligro. (Aviones rusos, equipos de comunicaciones y navegación funcionaron mal en la breve guerra de Rusia con Georgia, a finales del 2008.) «El potencial tecnológico de Rusia ha sido totalmente destruido por los reformadores», se quejó el ardiente nacionalista capitán Konstantin Sivkov en una entrevista el pasado octubre con el sitio web de Svobodnaya Pressa (Prensa Libre). Los críticos también están mirando más de cerca cómo empezaron los problemas del proyecto de misiles y si hubo sobornos involucrados.

En 1998, cuando el colapso económico estaba matando de hambre a la mayoría de las industrias de defensa soviéticas, una empresa de nombre Moscow Institute of Thermal Technology ganó un contrato para proporcionar la siguiente generación de misiles nucleares submarinos basados en combustible sólido, superando a los experimentados Makeyev Design Bureau, cuyo prototipo el misil R-39 Bark había sufrido tres pruebas fallidas. La nueva empresa, que nunca antes había construido misiles lanzados desde submarinos, propuso adaptar sus ICBM basados en tierra existentes (el RS-12M Topol de combustible sólido) a modo de lanzamiento submarino.

Supuestamente, debido a que los misiles ya estaba en uso en tierra estaban listos para probarse, el programa Bulava (R-30 es su nombre oficial) pasó por alto las extensas pruebas intermedias en instalaciones terrestres e incluso las pruebas que normalmente se llevan a cabo en un gran tanque de agua que simula los lanzamientos en el mar. Se dirigieron directamente a las pruebas en el mar, y los tres primeros ensayos simplificados alcanzaron sus objetivos.

Bulava3 Después de que comenzó una completa gama de pruebas, más realistas, el programa implotó. Un lanzamiento tras otro fallaron -y lo más desalentador, de diferentes maneras. «Cada accidente tenía lugar por diferentes razones, y no había fin para ellas», escribió el analista militar independiente, Viktor Myasnikov el día después del último fracaso. «Eliminar el «˜punto débil»™ más reciente sólo conducía a la aparición del siguiente».

A mediados de 2009, el programa parecía destinado al fracaso. El mejor diseñador de misiles, Yury Solomonov, renunció, y el oficial militar a cargo de todos los misiles rusos se retiró. Se formaron equipos de revisión especiales a partir de expertos de cohetes y del espacio de la Academia Rusa de Ciencias y la Agencia Espacial Federal Rusa, que, aunque nominalmente es civil, ha sido la encargada de desarrollar todos los misiles militares de largo alcance de Rusia.

Ya se construyeron tres misiles submarinos gigantes de propulsión nuclear, específicamente para llevar al Bulava, con sus seis a ocho ojivas dirigidas independientemente de 150 kilotones. Intentos desesperados de planificación por llegar a diseños de misiles de respaldo no han dado resultados -los submarinos sólo pueden transportar misiles como los Bulava.

Incluso antes del último fracaso de Rusia, expertos de la industria militar habían estado especulando acerca de las debilidades sistémicas que hay detrás de los problemas. Dos semanas antes de la falta de la espiral sobre Noruega, Sergey Kovalev, un diseñador de un misil submarino de la Oficina de Diseño Rubin en San Petersburgo, dijo a un reportero del semanario Argumenti i Fakti (Argumentos y hechos) que para muchos componentes de los Bulava, los equipos estándar perfectamente probados habían sido reemplazados por nuevos productos no probados. «El Bulava está construido con materiales mucho más modernos y con diferentes componentes base» que el Topol, el misil en el que se suponía que se basaría, dijo.

Igor Korotchenko, editor en jefe de la revista comercial Natsionalnaya Oborona (Defensa Nacional), señaló a la base industrial como la culpable. «Una parte de los componentes son sumamente deficientes», escribió. El General Vladimir Popovkin, viceministro de Defensa para adquisiciones, también culpó a los fabricantes de componentes críticos por el trabajo descuidado, en una entrevista en el diario Vremya Novostey.

Kovalev, en su entrevista en Argumenti i Fakti, estuvo de acuerdo. «Una de las razones del fallo en los lanzamientos del Bulava son las tuberías metálicas inadecuadas», dijo. «(Esto fue) porque la planta, que antes había fabricado de conformidad con las normas estatales, ahora fija sus propias normas, que permiten diversas desviaciones. Deficiente calidad del trabajo en la carrera por el dinero. La tubería se desprendió, y el misil explotó». Kovalev, dijo que los materiales de mala calidad, que no hubieran sido tolerados durante el régimen soviético, y predijo que más historias como ésta saldrían a la luz en los vuelos de prueba del futuro.

El siguiente vuelo de prueba se prevé para algún momento en junio, con los ojos de la industria rusa de defensa se centrados en él. También los observadores de ovnis en Noruega y Finlandia deben mantener sus cámaras de video a mano.

http://spectrum.ieee.org/aerospace/military/russias-ailing-icbm-program/0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.