Las tortugas como víctimas incidentales

IMPACTO AMBIENTAL

Las tortugas como víctimas incidentales[1]

Juan José Morales

En la costa mexicana del Pacífico, principalmente en Oaxaca y Guerrero, se registra cada año el extraordinario fenómeno de la «arribazón» de las tortugas. Es decir, la salida masiva de miles y miles de hembras que, tras haberse apareado en el mar cerca de la orilla, depositan sus huevos en nidos que excavan en la arena.

En estas arribazones participan principalmente tortugas de la especie Lepidochelys olivacea, popularmente conocida como golfina, y durante años sus congregaciones se aprovecharon para capturarlas a fin de aprovechar su carne y su piel. Finalmente, aquella práctica fue prohibida, pues se vio que estaba diezmando sus poblaciones, y tanto la golfina como todas las demás especies de tortugas marinas quedaron bajo estricta protección legal en México, sin que se permita siquiera tenerlas en cautiverio.

clip_image001Decenas de miles de tortugas golfinas, como la de la foto, son atrapadas frente al litoral de Costa Rica durante la pesca comercial de dorado con ciertos artes de pesca denominados palangres, que consisten en líneas con cientos o millares de anzuelos. Aunque en su mayoría son liberadas, se ignora qué porcentaje de ellas mueren o sufren lesiones durante la captura.

También como parte de las medidas de protección a esos reptiles marinos, a los pescadores mexicanos de camarón se les impuso la obligación de equipar sus redes con ciertos dispositivos denominados exclusores de tortugas, que permiten escapar a las que pudieran ser atrapadas accidentalmente, para evitar que mueran asfixiadas.

Otro lugar donde ocurren grandes arribazones de golfinas son las costas del Pacífico en Costa Rica, sobre todo en las cercanías del poblado de El Ostional.

Todo esto viene a cuento porque, según reveló un estudio realizado por investigadores de la universidad norteamericana Drexel y dos organizaciones conservacionistas, las tortugas marinas están siendo seriamente afectadas en el Pacífico por las largas líneas de anzuelos llamadas palangres que se usan en la captura de dorado, un pez «”Coryphaena hippurus para los ictiólogos»” que no solamente es muy apreciado como especie de pesca deportiva sino también por su carne tierna, firme y de buen sabor, lo cual lo hace objeto de una activa pesca comercial.

En el estudio se analizaron los registros de capturas de esa especie en el período 1999-2010 por parte de buques que tienen su base en puertos de Costa Rica, para establecer qué animales fueron atrapados en cada lance en cada sitio. Como era de esperarse, en los anzuelos cayeron sobre todo dorados. Pero «”sorprendentemente»” el segundo sitio por el número de ejemplares capturados no correspondió a peces, sino a tortugas. Concretamente a golfinas, de las cuales cayeron más de 700 mil. Y el tercer lugar también correspondió a tortugas, pero de otra especie: la llamada blanca «”o verde, como se le llama por traducción de su nombre en inglés»”, Chelonia mydas en la clasificación científica.

Señalan los autores del estudio que si bien las tortugas que caen en los palangres son generalmente liberadas, no se sabe cuántas de ellas mueren ni tampoco se sabe qué consecuencias pueden tener a mediano y largo plazo las heridas que les causan los anzuelos, sobre todo cuando ya están oxidados.

La situación, dicen los investigadores, resulta preocupante y es necesario comenzar a tomar medidas para evitar la muerte accidental de tortugas. Como ya se sabe «”precisamente gracias a su estudio»” en qué áreas y en qué épocas del año ocurren las mayores capturas accidentales de golfinas y otras tortugas, se podría reglamentar la operación de los buques palangreros para que no pesquen en aquellos sitios durante ciertos meses del año. En particular, subrayan, hay que evitar la pesca en las cercanías de las playas donde ocurren las arribazones, a fin de evitar que sean afectados los ejemplares que ahí se congregan para aparearse y desovar.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 1 de noviembre de 2013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.