El misterio de las centellas (887)

El misterio de las centellas (887)

En el otoño de 1968 yo estaba caminando en una calle en el centro de Boston, Massachusetts. Yo estaba pasando un callejón entre edificios altos. Por alguna razón, miré hacia arriba y vi una gran bola de fuego, el tamaño parecía más grande que una pelota de baloncesto, del tamaño de un automóvil Volkswagen, aunque era de forma redonda y tenía llamas rojas y amarillas y anaranjadas saliendo en un chorro. La vi sólo por un segundo, pero se veía tan intensa que la vista siempre ha quedado en mi mente. Corrí a la esquina de la calle para poder conseguir una mejor vista del cielo, pero, no había nada que ver. Yo estaba seguro que otros la habían visto ya que las calles estaban llenas de gente, pero, ni uno estaba mirando al cielo como yo. Era tan intenso y tan fuera de lugar. Así que empecé a cuestionarme sobre el clima o si realmente lo había visto. Así que fui a casa y no le dije a nadie. En este momento yo estaba en el octavo grado de la escuela y al día siguiente en la escuela había un grupo de niños alborotados y cuando me aproximé, uno de los niños estaba hablando de una gran bola de fuego que había visto volar sobre el campo al lado de la escuela el día anterior. Le dije que había visto una también en el mismo momento en el centro de Boston. Los niños sólo se rieron de mí y me fui sin decir nada, pero por mi propia salud mental sabiendo que si la vi, de hecho, vi algo. Leí un artículo sobre centellas y llegué a un conclusión de otros informes de que esto es lo que pude haber visto.

Robert Degloria

Groveton, NH USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.