Dos casos de tendencias migratorias

ESCRUTINIO

Dos casos de tendencias migratorias[1]

Juan José Morales

Cada día es más difícil para los indocumentados cruzar la frontera con Estados Unidos. Pero no por ello millones de mexicanos desisten de intentar hacerlo, impulsados por el desempleo, la pobreza, la falta de oportunidades, el estancamiento económico y esa crisis que, con altibajos, ha venido azotando al país a lo largo de toda una generación.

Hay también cientos de miles de centroamericanos «”hondureños, salvadoreños y guatemaltecos especialmente»” que tratan de hacer lo mismo, aun cuando ello implica el peligro adicional de cruzar territorio mexicano y exponerse a las acciones de la delincuencia organizada.

En Sudamérica ha habido también una intensa emigración, aunque más bien orientada a Europa. Tal es el caso de Ecuador, que por mucho tiempo fue un gran expulsor de migrantes, a tal grado que en el extranjero llegó a haber 2.5 millones de ecuatorianos, sobre todo en España. Para calibrar mejor lo que esta cifra significa, basta decir que la población actual del país es de 15.5 millones.

Pero ahora los migrantes ecuatorianos comienzan a regresar masivamente a su país. Y no forzados a hacerlo «”como ocurre con los mexicanos residentes en Estados Unidos debido a la persecución de la «migra»»”, ni para enfrentarse a un futuro incierto, sino estimulados por el gobierno del presidente Rafael Correa, con todas las facilidades necesarias, al amparo de un programa bien planeado y organizado, e incluso con trabajo asegurado.

clip_image002Para apoyar y organizar el regreso de los emigrados, el gobierno de Ecuador incluso ha creado una secretaría de estado especial, cuya existencia y actividad se difunden mediante carteles como el de la ilustración.

El programa en cuestión se denomina Plan Bienvenidos a Casa. Los ecuatorianos residentes en el extranjero que se acogen a él «”sea cual sea su situación migratoria»”, reciben apoyo gubernamental para el retorno y pueden llevar consigo todo su menaje de casa, un automóvil de modelo reciente, una motocicleta, e incluso equipo y herramientas de trabajo relacionadas con su oficio u ocupación, para poder dedicarse a él o iniciar una pequeña empresa. También, el programa incluye ofertas concretas de trabajo, de modo que quienes vuelven a Ecuador tienen ya un contrato previo. Si prefieren dedicarse a la agricultura, se les proporcionan tierras.

No disponemos de datos recientes, pero según cifras de hace un año, para aquellas fechas unos 40 mil ecuatorianos residentes en España ya habían vuelto a su país, y se esperaba que en los meses restantes de 2013 lo hicieran otros 50 mil. En cuanto a los residentes en otros países, no sabemos el número de los que ya lo han hecho.

Pero hay más todavía: a Ecuador no sólo viajan de regreso ecuatorianos que debieron emigrar a España obligados por la crisis, el desempleo y la pobreza. También viajan españoles que se salen de su país por las mismas razones y a los que el gobierno ecuatoriano está ofreciendo empleo. Específicamente, desea contratar varios miles de médicos y maestros para ampliar los servicios educativos y de salud. Incluso hay trabajo para guías de turistas, pues uno de los planes del gobierno de Correa es impulsar una industria turística responsable y respetuosa con la naturaleza, bajo normas de protección y respeto al medio ambiente y la cultura nacional, para contar con fuentes de empleo cuando se agoten los yacimientos de petróleo.

Más todavía: el gobierno de Ecuador ofrece estancias de cuatro meses, con buenos sueldos y todos los gastos pagados, a investigadores extranjeros que deseen trabajar en los centros científicos del país para formar nuevos técnicos y científicos ecuatorianos.

Como puede verse, hay una gran diferencia entre Ecuador y México en lo que a tendencias migratorias se refiere. Y el hecho de que en aquel país haya un gobierno de izquierda y aquí uno de derecha, tal vez no sea mera coincidencia.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Martes 8 de abril de 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.