El misterio de las centellas (970)

El misterio de las centellas (970)

A principios de junio del 88 o del 89, conduciendo mi coche hasta el faro de Boca Grande a media tarde, ¿2:00? El viaje tomaría normalmente 30 minutos, tiempo durante el cual mi perra, Amber, siempre estaba dormido y no se despertaba hasta que cruzábamos el puente, pocos minutos antes de llegar allí. Este día, la mitad del camino, se sentó en el asiento trasero. Era inusual para ella. El cielo estaba oscuro. Yo ni siquiera me di cuenta de que algunas casas habían encendido sus luces. El cielo se oscureció y comenzó a hacerse «misterioso». Por alguna razón, me di cuenta de que esta concurrida calle no tenía coches en ella. En este momento, me di cuenta de una bola brillante azul»¦ «como neón», del tamaño de una pelota de baloncesto que venía por el camino. Parecía que estaba a unos 30 pies en el aire. Me di cuenta de que Amber la estaba mirando. Puesto que no había otros coches en la carretera, reduje la velocidad y llegué a una parada completa… ambos mirábamos a esta «cosa»… realmente pensé que estaba alucinando… entonces pensé ovni… ¿Estoy loca? Sí… pero no es una locura para Amber. Cuando me detuve había una lámpara de la calle a unos 15pies delante de mí. Vimos esta «cosa» hacer algo como un «rebote» suave arriba y abajo»¦ 2-3 pies arriba y luego 2-3 pies abajo. Cada vez más cerca y más cerca de nosotros. Pensé en poner el coche en reversa y alejarme lo más rápido posible, pero estaba paralizada de miedo y asombrada en cuanto a qué hacer. Parecía que se dirigía directamente hacia nosotros… cuando llegó a 15 pies del coche… Explotó volando la farola en mil fragmentos de vidrio de color azul brillante que volaban a nuestro alrededor. Se había acabado. Abrí la puerta del coche y miré hacia abajo al cristal fuera de mi coche. Todos los fragmentos parecían ser de vidrio de aspecto normal… claro. Quería llegar a abajo y tomar una pieza, pero temerosa pensando que podría estar «caliente», me fui. El cielo seguía oscureciéndose y en unos momentos ese camino se llenó de coches cuando una de las tormentas con los más feroces relámpagos de verano llenó el cielo… fuerte lluvia y relámpagos pesados. Me preguntaba sobre ese día… ¿por qué estaba allí no había otros coches para presenciar este evento conmigo? ¿Qué fue lo que vi? Nunca lo mencionó a nadie, excepto al amigo con el que me encontré en el faro. Un año más tarde, entré en la sala de profesores donde enseño. Oí a la profesora de ciencias terminar una frase cuando llegué. Todo lo que escuché fue «sí, lo llaman centellas». Inmediatamente, tuve una etiqueta para lo que me pasó el año anterior. Le dije «para… no digas una palabra… sólo escucha algo que experimenté hace aproximadamente un año. Después de explicarle lo que vi, ella confirmó que «era una centella». Ella me dijo que estaba celosa, ya que es muy raro presenciar el evento. No bromees… Nunca lo olvidaré. Por cierto, inmediatamente después de la explosión de la lámpara de calle… Amber cayó rápidamente y volvió a dormir y no se despertó hasta que olió el Golfo de México.

Judith

Pt. Charlotte, FL USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.