La cultura del exorcismo

La cultura del exorcismo

Evan Bernstein

17 de noviembre 2014

imageNuestra cultura se ha convertido en posesa. No por un “demonio” o cualquier otra entidad imaginaria. No, la cultura está poseída por el encanto de los exorcismos, y hemos organizado la religión (dirigida por la Iglesia Católica) para agradecer por esta contaminación.

Sólo en los últimos siete días, me encontré con 5 noticias diferentes sobre exorcismos, y yo ni siquiera estaba tratando de buscar noticias sobre exorcismos. Ellos están salpicando en las páginas principales de los servicios de noticias agregadas, y parece que en los últimos tiempos se han vuelto tan prolíficos como las noticias sobre avistamientos de ovnis y psíquicos. Nuestra cultura se ha saturado con tantos artículos sobre exorcismo que los lectores se quedan con poca o ninguna duda de que el fenómeno de la posesión demoníaca es real, y es sólo una cuestión de cómo la gente debe estar tratando con el “asunto”.

Tome este brillante ejemplo de las noticias de este fin de semana pasado. Un vídeo de YouTube se hizo viral mostrando a tres hombres que rodean a su amigo “poseído” que se puede ver babeando en un vaso de plástico fuera de la cafetería de un Starbuck en Austin, Texas. Los hombres están realizando un “exorcismo de carretera” (a falta de una mejor frase) porque… bueno, quién sabe por qué sentían la necesidad de hacerlo. Uno podría decir que estaban “poseídos” para hacerlo.

Una vez más, esto es sólo un ejemplo de un puñado de historias de las noticias de la semana pasada sobre exorcismos, y es una tendencia peligrosa. Ninguno de los artículos de noticias mostró escepticismo preguntando cosas como si la posesión es algo que realmente existe. En ninguna parte se encuentra la racionalidad en la presentación de los exorcismos, y hasta que lo haga, vamos a perder la batalla contra “los peores ángulos de nuestra naturaleza”.

http://www.theskepticsguide.org/the-culture-of-exorcism

Líder de “culto” condenada en causa penal de Peter Beck

Líder de “culto” condenada en causa penal de Peter Beck

Kimball Perry

17 de noviembre 2014

635518163160020129-janet-combs2(Foto: The Enquirer/Kimball Perry)

La mujer que los fiscales alegan que dirigía un “culto” que se benefició de la estafa financiera que implicó al legislador Peter Beck, de Ohio, fue condenada el lunes.

Janet Combs, de 77 años, no refutó los cargos y fue condenada por recibir propiedad robada. Ella podría recibir hasta tres años de prisión cuando sea sentenciada el 14 de enero Porque ella es probable que declare contra Beck, ella no puede recibir ningún tiempo tras las rejas.

Combs no refutó – una admisión de las acusaciones, pero no de su culpa – a cambio de que los fiscales desestimen otros 10 cargos y reduzcan el cargo más grave de participar en un patrón de actividad corrupta de recibir propiedad robada.

La iglesia de Combs, el Ark by the River Fellowship Ministries, como parte del acuerdo con la fiscalía, tendrá los cargos en su contra – los mismos cargos originalmente presentados contra Combs – desechados el 11 de diciembre. Eso es a cambio de que el Arca acuerde el pago de $ 250,000 a los inversores en el caso. La iglesia va a pagar $ 50,000 a finales de este año y $ 200,000 en los próximos tres años, dijo el lunes el ayudante mayor del Procurador General de Ohio Daniel Kasaris.

Beck, de 61 años, de Mason, está acusado de conspirar con John Fussner, 56 años, de Mason, y otros inversores, de estafar cientos de miles de dólares al convencerlos de invertir en una compañía de software que sabía era insolvente. Beck fue el director financiero de Christopher Technologies, puesta en marcha en West Chest.

Kasaris dijo que el acuerdo con la fiscalía para el Arca se hizo para tratar de recuperar algunos de los cientos de miles de dólares para los inversores de Christopher Technologies, en parte porque era la mayor cantidad de dinero que creía que podía ser recuperado como resultado de la causa penal.

“Es un acuerdo que alcanzamos basados en la realidad”, dijo Kasaris. “En la práctica, ¿qué vas a hacer con el Arca? No se puede enviar el Arca a la cárcel”.

Sin embargo, Beck, puede ser enviado a prisión.

Ahora, ambos coacusados están alineados para testificar en su contra en el caso, que lo acusan de 69 cargos. Beck es un republicano para el 54° Casa Distrital de Ohio. Se negó a dimitir después de su acusación, pero fue derrotado en las primarias del mayo republicano. Su cargo termina al final del año.

En abril, Fussner, fue declarado culpable en un acuerdo con la fiscalía para reducir los cargos a cambio de testificar contra Beck. Ahora, Beck es el acusado solitario en el caso y será el tema central del juicio que se celebrará el año que viene. No se ha fijado fecha.

http://www.cincinnati.com/story/news/courts/2014/11/17/janet-combs-convicted-in-peter-beck-case/19165687/

La Suprema Corte v.s. cinco millones de mexicanos

ESCRUTINIO

La Suprema Corte v.s. cinco millones de mexicanos[1]

Juan José Morales

Ciertamente, la Suprema Corte supo hacer bien su jugada: desechó las peticiones de consulta popular presentadas por Morena, el PRD y el PAN, y se da por hecho que también rechazará la del PRI. Las dos primeras —la de Morena y el PRD—, sobre la llamada reforma energética, la panista, sobre el salario mínimo, y la del PRI, acerca de la reducción en el número de diputados plurinominales. Dan así los magistrados una apariencia de imparcialidad y equidad, de actuar con estricto apego a la ley sin favorecer a ningún partido en detrimento de otros. Pero en realidad, de las tres consultas que se proponían, la única en verdad trascendente, que atañe a un asunto fundamental para la vida política, social y económica de la nación, es la del PRD sobre la privatización del petróleo y la electricidad.

Según la resolución, elaborada por la ministra Olga Sánchez Cordero y aprobada por nueve ministros, el objetivo de la reforma energética “es que el Estado obtenga recursos para el desarrollo nacional”, y por tanto la petición de consulta sobre la reforma viola el Artículo 35 de la Constitución, el cual prohíbe consultas públicas relativas a los ingresos y egresos del Estado.

clip_image002Este cartel promocional resume muy bien lo que se pedía a la Suprema Corte: que todos los electores del país pudieran decidir sobre el destino del petróleo, nuestro gran recurso natural. Pero para los magistrados la voluntad de millones de mexicanos no contó y, con especiosos argumentos rechazó la petición de consulta popular sobre la llamada reforma energética.

Se trata de un argumento muy endeble y capcioso, jalado de los pelos, como se diría en el lenguaje popular. Ciertamente la reforma tiene implícitamente qué ver con el presupuesto de ingresos del gobierno federal, ya que un cuantioso porcentaje de los impuestos que capta provienen de Pemex y la privatización del petróleo afectará la recaudación. Pero esa vaga alusión a “recursos para el desarrollo nacional” pasa por alto el hecho de que las finanzas públicas serán afectadas negativamente por la privatización, pues al participar las empresas privadas en la producción petrolera, evidentemente pagarán menos impuestos, mucho menos, que Pemex.

Pero, en fin, la Corte supo cumplir con muy buenas mañas de leguleyo la encomienda de bloquear la posibilidad de que a través de las urnas, los mexicanos podamos decidir sobre un asunto de tal magnitud, que precisamente por su importancia y sus consecuencias futuras sobre la vida del país, no puede dejarse en manos de unos cuantos. Es decir, del gabinete de Peña Nieto y de los diputados del PRI, el PAN y el llamado Partido Verde que aprobaron la privatización.

Lo que se buscaba al pedir una consulta popular acerca de la reforma, es que pueda conocerse la voluntad popular de la mayoría de los ciudadanos sobre ese asunto de tal trascendencia. Y no fueron unos cuantos líderes de partidos políticos quienes demandaron tal cosa, sino millones de compatriotas. La solicitud de Morena estuvo respaldada por más de 2.7 millones de firmas. La del PRD, por más de 2.3 millones. En total, más de cinco millones de mayores de edad, registrados en el padrón electoral, que no sólo estamparon su firma sino que la acompañaron con sus números de credencial de elector para ratificar su identidad. No puede decirse que cinco millones sea una cifra desdeñable. Y aunque alguien pudiera alegar que hubo firmas duplicadas —esto es, que algunos ciudadanos firmaron ambas peticiones—, aún después de los ajustes correspondientes podríamos estar hablando de no menos de 3.5 o cuatro millones de mexicanos que pedían a la Corte algo tan elemental como ser tomados en cuenta para tomar una decisión que cambiará radicalmente la vida política, económica y social de México y que afectará no sólo a la actual generación, sino a las venideras.

Pero para la Corte esos millones de mexicanos no cuentan.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Martes 4 de noviembre de 2014