Críptidos, ovnis, continentes perdidos: “The Unidentified” de Colin Dickey

Críptidos, ovnis, continentes perdidos: “The Unidentified” de Colin Dickey

27 de febrero de 2021

David Halperin

Colin Dickey. The Unidentified: Mythical Monsters, Alien Encounters, and Our Obsession with The Unexplained. Viking, 2020.

“Obsesión” fue quizás una desafortunada elección de palabras para el subtítulo. Sugiere un libro menor de lo que The Unidentified de hecho es.

Dickey-199x300Colin Dickey, “The Unidentified”

Cualquier libro que incorpore entre sus dos portadas ovnis, continentes perdidos y críptidos, el monstruo del lago Ness, Bigfoot, el yeti, es probable que caiga en uno de dos géneros. O es un catálogo de “misterios sin resolver”, relacionados con la credulidad boquiabierta, o bien es un recorrido desconcertado por las tonterías que la gente de alguna manera puede llegar a creer, amenizado con anécdotas de esas personas amables pero un poco locas que realmente creen ellas. “Our Obsession”, a pesar de su pronombre inclusivo, parecería asignar a The Unidentified de Colin Dickey a la última categoría.

Solo que no es ese tipo de libro.

Lo que ha hecho Dickey es trascender ambos géneros con una obra sutil, humana y matizada cuyo estilo desenfadado oculta la profundidad del pensamiento que lo subyace. Siempre es un placer leer, siempre informativo, incluso para alguien como yo, que ha pasado la mayor parte de sus sesenta y diez asignados bíblicamente pensando en lo no identificado y lo inexplicable. Es, en algunos lugares, genuinamente profundo.

“A lo largo de la investigación de críptidos, ovnis y extraterrestres”, escribe Dickey en su conclusión, “seguí volviendo a la conclusión de que eran principalmente un espectáculo secundario, principalmente una distracción del evento real, que era una historia a más largo plazo. de la institucionalización del edificio científico moderno y nuestra necesidad de rechazar esto, así como un intento de reclamar el término medio entre la ciencia y la religión convencional”. No es extraordinario, entonces, que lo más parecido a un héroe en su libro sea Charles Fort (1874-1932), el excéntrico filósofo del Bronx que en cuatro libros salvajes, enloquecedores y estimulantes documentó miles de eventos que según la ciencia ortodoxa no debería haber sucedido, pero, al menos si confías en los periódicos contemporáneos, realmente sucedió.

No necesariamente eventos significativos. De hecho, cuanto menos significativa es una anomalía, más verdaderamente forteana. Como carne, ranas o cualquier otra cosa inesperada e inverosímil que caiga del cielo.

El objetivo a perseguir en nuestro pensamiento, dice Dickey, es “estar libre de una certeza preconcebida, estar dispuesto a admitir lo inexplicable sin esa obsesión automática” – hay esa palabra nuevamente, usada en un contexto más apropiado – “explicar eso… Lo que Charles Fort ofreció fue un medio para observar estos extraños eventos que militaron contra la filtración de la ideología, que sigue siendo, cien años después, su regalo más valioso”. A menudo pervertido, desafortunadamente, por esos “chiflados” – desde Ignatius Donnelly, que usó la Atlántida como el sésamo abierto para todos los enigmas de la historia, hasta los teóricos de la conspiración ovni de hoy – que usan lo genuinamente inexplicable para crear sus propios edificios, tan rígidos como los de la ciencia convencional y mucho menos basados en la realidad del mundo que nos rodea.

Si esto fuera todo lo que dice Dickey en The Unidentified, aún sería una lectura excelente e instructiva. Pero hay mucho, mucho más.

Hace algunos años, leí en la web que las pruebas de ADN de muestras de cabello habían sugerido que el yeti, el llamado “abominable hombre de las nieves” del Himalaya, de hecho existía y era una subespecie desconocida de oso, quizás sobreviviente desde tiempos prehistóricos. (Entiendo que esta idea ha sido modificada desde entonces para hacer del yeti una especie de oso bastante común, pero el punto que estoy diciendo permanece intacto). Al publicar esto en Facebook, planteé la pregunta: ¿esto mueve al yeti del campo de la “criptozoología” a la zoología ortodoxa? Y si es así, ¿qué ha cambiado?

Dickey me ha mostrado lo que ha cambiado al respecto.

A saber, que el “abominable hombre de las nieves” – su nombre es una traducción errónea significativa de una frase tibetana, haciendo eco (sugiere Dickey) de las criaturas “abominables” prohibidas por el Libro de Levítico – es importante para aquellos que creen en él, ya que proporciona una espejo de nuestra condición humana. No hace muchos siglos, señala Dickey, los científicos estudiaron la naturaleza, con una N mayúscula, como una especie de segunda Biblia, una revelación del diseño de Dios en el mundo y nuestra parte en él. (No necesariamente cristianos fieles. El deísta Thomas Paine, en su Era de la razón, reverenciaba “la Biblia de la creación” como la única fuente verdadera que nos concede el conocimiento de nuestro Creador, en oposición a “la estúpida Biblia de la iglesia, que nada enseña al hombre”).

La criptozoología es zoología en esta clave antigua y, por lo tanto, existencialmente significativa. Se trata de hombres “abominables” y no de osos del Himalaya, incluso de osos del Himalaya hasta ahora desconocidos.

“La diferencia principal y central”, escribe Dickey en un contexto diferente pero aplicable, “gira en torno a la pregunta de qué esperas del mundo natural: ¿lo ves como algo maravilloso y extraño en sí mismo, o lo esperas para revelar la humanidad a sí misma?”

El océano, señala, es el hogar de criaturas mucho más extrañas que las serpientes marinas, que, sin embargo, no califican como “críptidos”. Hay “isópodos de aguas profundas, calamares colosales, langostas emplumadas, cosas que son hermosas y extrañas pero que todavía pertenecen a los reinos de la taxonomía. Estas criaturas no existen para nuestra propia matriz simbólica”. Ellos “no tienen ningún significado simbólico para nosotros, como alguna vez lo tuvo el mundo natural”.

Ahora: ¿podemos vivir con eso?

Dickey cita a su productor como una explicación de que la serie de televisión Ancient Aliens no trata “sobre hombrecitos verdes en el espacio exterior. Esa es la dama serpiente de tres cabezas que te lleva a la tienda. Es realmente un espectáculo sobre buscar a Dios”.

Lo que nos lleva, por supuesto, a los ovnis.

Tengo mis objeciones con el relato de ufología de Dickey, que ocupa poco menos de la mitad del libro. Creo que exagera la influencia de Raymond Palmer en el floreciente mito ovni de 1947 y los años posteriores; tal vez le haya impresionado demasiado el artículo confiado pero descuidado de John Keel que aclama a Palmer como “El hombre que inventó los platillos voladores”, mientras que subestima al hombre de grandeza espiritual, que coexistía con sus cualidades barnumescas más evidentes. (Discuto todo esto en mi capítulo sobre el misterio de Shaver en Intimate Alien: The Hidden Story of the UFO).

De manera similar, Dickey va demasiado lejos cuando llama a Paul Bennewitzla figura alrededor de la cual gira todo el eje de la historia ovni”. Y realmente me pregunto si el matrimonio de Betty y Barney Hill se estaba “desintegrando” en el momento de su secuestro ovni, como dice Dickey. Lo que me atrae de su historia es su abnegada y duradera devoción mutua, interrumpida solo por la trágica muerte de Barney.

Pero estos defectos, si los hay, se ven eclipsados por los repetidos disparos de Dickey. Hubo un punto, en particular, en el que quería levantarme y aplaudir: su atención sobre lo extraño que es que la participación de los afroamericanos con el ovni parece haber sido extraída del registro.

“Si bien la historia estándar de los ovnis y los extraterrestres, al menos en los Estados Unidos, involucra casi por completo a los blancos, [el gran músico de jazz] Sun Ra no fue el único estadounidense negro en comunicarse con los extraterrestres”. Una docena de páginas después, Dickey comenta sobre la rareza de que “como Sun Ra, [Louis] Farrakhan rara vez se menciona en las colecciones de otros contactados y abducidos”. (La monumental Enciclopedia OVNI de Jerry Clark, ese tesoro indispensable de información sobre todo lo que tiene que ver con el ovni, no tiene una sola referencia a Farrakhan, aunque de todos los contactados/secuestrados él es el único que califica como figura nacional).

En una publicación de blog de hace más de seis años , me basé en el uso de Ralph Ellison del “hombre invisible» como metáfora de la condición negra en Estados Unidos. “¿Existe también una ‘ovnilogía invisible’?” Pregunté; y en otro post del año siguiente llamé la atención sobre el trabajo pionero realizado por Stephen C. Finley al sacar a la luz esta ufología afroamericana “invisible”. ¿Alguno de nosotros ha explicado, sin embargo, por qué ha sido tan descuidado, su existencia tan (casi) universalmente no reconocida?

Dickey no resuelve el problema. Pero lo señala, y ese es un excelente primer paso.

¿Pero hay fuego detrás de todo el humo ufológico? Aunque escéptico en su orientación a todas las anomalías que analiza, Dickey tiene que admitir: sí, la hay. Hay un genuino y verdaderamente “no identificado”.

No solo con respecto a los ovnis. Dickey no cree exactamente en las serpientes marinas; pero insiste en que los avistamientos de una extraña criatura en Gloucester Bay, Massachusetts, en 1817, no pueden explicarse ni pasarse por alto fácilmente. Y del avistamiento de Kenneth Arnold el 24 de junio de 1947, que inició la era moderna de los ovnis, escribe:

“Arnold nunca ofreció una definición de lo que vio: todo lo que hizo fue informar del avistamiento… Fue esto, más su reputación como un testigo intachable, alguien sobrio y serio, en quien su comunidad confiaba, alguien cuyo relato de testigo ocular no era demasiado exótico o descabellado, lo que se mantuvo consistente con cada relato, con cálculos y mediciones como mejor como Arnold pudo hacerlos, eso le dio a su cuenta tal legitimidad”.

Dickey nunca intenta explicar el avistamiento de Arnold. Tampoco ofrece ninguna explicación de lo que sucedió en Socorro, Nuevo México, el 24 de abril de 1964, cuando un policía de incuestionable integridad vio, o creyó haber visto, un objeto con forma de huevo aterrizado en un arroyo del desierto con dos diminutos humanos – como seres parados a su lado. Como yo, Dickey considera que este es uno de los incidentes más desconcertantes, si no el más desconcertante, en el registro ovni; y dedica su capítulo final y culminante al evento y a sus intentos, más difíciles de lo que esperaba, de encontrar el lugar donde sucedió.

Como si dijera: lo no identificado sigue siendo solo eso, lo irreductiblemente no identificado.

Como escribe en relación con Kenneth Arnold: “Por definición ‘no identificado’, una vez que postulas que [los ovnis] son extraterrestres, o ángeles, o incluso naves espías rusos, has intentado identificarlos y el truco está terminado”.

Sin embargo, no podemos dejar de intentarlo. El estado de duda suspendida en el que Charles Fort nos dejó es un lugar estimulante para estar, sin embargo, es difícil y posiblemente insalubre permanecer allí por mucho tiempo. En Intimate Alien, hice mi propio intento de identificar lo posiblemente no identificable, con qué éxito debo dejar para que otros juzguen. (Sin embargo, terminé con una cita de Sigmund Freud: incluso el sueño interpretado más a fondo, que es como yo considero a los ovnis, un sueño colectivo que he tratado de interpretar, tiene su “ombligo” no resuelto, su “punto donde llega hacia lo desconocido”).

¿Dickey discutiría conmigo sobre este punto? No estoy seguro. Lo que sé es que él y yo compartimos con muchos otros la emoción de los no identificados, y que esta emoción llega al corazón de quiénes somos como seres humanos. Y que ha escrito un libro maravilloso que muestra, en los términos humanos más atractivos, de qué se trata.

https://www.davidhalperin.net/cryptids-ufos-lost-continents-colin-dickeys-the-unidentified/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.