Ex funcionarios expresan su profunda preocupación por la nueva unidad ovni del Pentágono

Ex funcionarios expresan su profunda preocupación por la nueva unidad ovni del Pentágono

1/12/2021

Mark von Rennenkampff, colaborador de opinión

Las opiniones expresadas por los colaboradores son suyas y no la opinión de The Hill

Según dos exfuncionarios del Departamento de Defensa, la oficina del Pentágono a la que recientemente se le asignó la tarea de evaluar los encuentros militares estadounidenses con objetos voladores no identificados (ovni) está lamentablemente mal equipada y no cuenta con el personal adecuado para abordar su nueva misión. Por otra parte, la iniciativa amenaza con descarrilar una propuesta del Congreso de el mandato de transparencia gubernamental sin precedentes sobre los ovnis.

En una entrevista, Luis Elizondo, ex cabeza de una unidad informal del Departamento de Defensa que evaluó los informes militares de ovnis, me dijo que tenía profundas reservas sobre la Oficina del Secretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad (OUSD (I & S)) que conduce a un gobierno esfuerzo por investigar el fenómeno ovni.

Según Elizondo, los ovnis “no son únicamente una cuestión de inteligencia. Si queremos 70 años más de secreto sobre este tema, entonces OUSD (I&S) es el lugar perfecto para ponerlo. Han tenido cuatro años hasta ahora, y tenemos pocos esfuerzos que sirvan al interés público”.

Refiriéndose a la legislación pendiente redactada por la Sen. Kirsten Gillibrand (DN.Y.) que obligaría a informar sin clasificar sobre ovnis y revolucionaría el estudio del gobierno de los fenómenos, Elizondo cree que “si queremos un cambio significativo y transparencia, entonces debemos mantener el espíritu de la enmienda de Gillibrand”.

Christopher Mellon, quien dirigió la organización predecesora de OUSD (I&S) durante las administraciones de Clinton y George W. Bush, se hizo eco de las preocupaciones de Elizondo. Mellon expresó su “sorpresa” de que OUSD (I&S) esté asumiendo una misión permanente para analizar los encuentros con ovnis.

Como señala Mellon, su oficina anterior es una organización de supervisión, versus una organización operativa, sin “financiamiento, autoridad de línea, contratación, comando o capacidades técnicas” para ejecutar el tipo de investigaciones robustas de ovnis que exige la legislación bipartidista de Gillibrand.

Al igual que Elizondo, Mellon cree que “la incapacidad de [OUSD (I&S)] para participar de manera efectiva en el tema [ovni] es la razón por la que tan poco ha cambiado o se ha logrado desde 2004”.

La referencia de Mellon a 2004 no es accidental. Ese noviembre, cuatro aviadores navales observaron un misterioso objeto volador a corta distancia que parecía demostrar tecnologías extraordinarias. Según la tripulación aérea, la nave desconocida aceleró instantáneamente a velocidades hipersónicas sin motores, alas u otras superficies de control discernibles. Relato del incidente de 2004, los aviadores está corroborada por los operadores de radar a bordo de un cerca del barco y un mando y control aéreo de aviones.

Los análisis de inteligencia del encuentro descartaron aviones chinos o rusos muy avanzados como explicaciones plausibles. Por su parte, los aviadores que observaron el objeto creen que “no era de este mundo”.

El incidente de 2004 no fue un hecho aislado. En los últimos años, el personal militar informó a los miembros del Congreso y habló públicamente sobre encuentros en los que participaron objetos no identificados que operaban con aparente impunidad en espacios aéreos sensibles.

Además, los informes de múltiples observadores altamente creíbles de naves misteriosas y “controladas inteligentemente” que exhiben tecnologías extraordinarias se remontan a la década de 1940. Con paralelos dignos de mención con las evaluaciones de inteligencia recientes, los análisis gubernamentales desclasificados de 1947 a 1952 sugirieron explicaciones extraordinarias para los encuentros ovni más convincentes.

Pero después de que los temores de seguridad nacional de la Guerra Fría provocaron siete décadas de ofuscación, burla y menosprecio por parte del gobierno de los informes sobre ovnis, Elizondo “no está convencido [de que] enterrar este [tema] en las profundas y oscuras entrañas del Pentágono bajo una organización de inteligencia es lo mejor forma de arrojar luz sobre un tema que necesita un enfoque de todo el gobierno”.

Comparando el problema ovni con el cambio climático, donde el gobierno “trajo gente del exterior para que sirvieran en un rol [y] capacidad de asesoría”, Elizondo cree que la participación de “[la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica], [la Administración Federal de Aviación ], el mundo académico [y] la comunidad científica”, según lo ordenado por la legislación propuesta por Gillibrand, es de vital importancia.

Según Elizondo, “hemos tenido 70 años para tratar de resolver [el problema ovni] como gobierno [mientras] lo manteníamos en los pasillos del secreto, y no nos hemos acercado más a resolverlo. ¿Por qué vamos a repetir el mismo error una y otra vez? Estamos locos, esa es la definición misma de locura. ¿No hemos aprendido?

Mientras elogiaba la atención de la subsecretaria de Defensa Kathleen Hicks al problema de los ovnis, Elizondo expresó su preocupación de que Hicks “esté siendo engañada por ciertos elementos y miembros de su propio personal”. Según Elizondo, “si [Hicks] tuviera la imagen completa, no habría tomado la decisión” de colocar la misión ovni bajo el ámbito de OUSD (I&S).

Presionado por sus reservas sobre OUSD (I&S) que aborda el problema ovni, Elizondo señaló “una combinación de ineptitud, objeción moral al tema [y] estigma y tabú clásicos”. Ampliando este punto, Elizondo declaró: “Existe documentación que, si se hace pública, ilustraría el sentido de urgencia y la necesidad de una oficina neutral, imparcial [y] objetiva” para investigar el fenómeno ovni.

Elizondo también mencionó su renuncia en protesta por la falta de atención de alto nivel hacia el tema, diciendo: “En algunos casos hay personas que se han tomado como algo personal que me fui de la manera que lo hice, y quieren que todo este tema se vaya”.

Desde una perspectiva estratégica, Elizondo cree que el personal senior de OUSD (I&S) “quiere enfocarse en las amenazas que pueden definir, no en las amenazas que no están definidas”.

Según Elizondo, “Nosotros en el [Departamento de Defensa] somos muy buenos para abordar amenazas definidas, ya sean [armas de destrucción masiva], terrorismo o operaciones de estabilización. Pero cuando llegas a algo que está mal definido – [donde] no sabemos qué es, no sabemos de dónde viene, no sabemos cuáles son sus capacidades, no sabemos cuál es la intención [y] no sabemos quién está detrás del volante; ese es un tema realmente difícil de abordar desde una perspectiva de seguridad nacional”.

“[Pero] el hecho de que no conozcamos el origen [de los ovnis] no significa que debamos seguir enterrando la cabeza en la arena”.

Elizondo también expresó su preocupación por la transparencia del gobierno, afirmando que “hay mucha documentación que corrobora que ciertos elementos de [OUSD (I&S)] no se han publicado. Esa es una de las razones por las que hay una evaluación [del Inspector General del Departamento de Defensa], para determinar cómo están manejando o, en este caso, cómo manejan mal el tema [ovni] durante los últimos cuatro años”.

“Esta es la misma oficina que ha estropeado [el problema de los ovnis] tan mal y le ha estado diciendo a la gente, ‘No hay nada que ver aquí’, para incluir no solo a los líderes superiores [del Departamento de Defensa] sino también al [Inspector General del Departamento de Defensa] e incluso el Congreso. Cuando hablo con ciertos elementos dentro del Congreso, todos dicen lo mismo: que el apoyo de [OUSD (I&S)] ha sido decepcionante”.

Si bien señala que hay funcionarios públicos “competentes” y “patrióticos” en OUSD (I&S), Elizondo cree que ciertos líderes de alto rango en la oficina están operando de una manera que “no es consistente con la agenda que el Congreso tiene para el pueblo estadounidense”.

Además, Elizondo cree que estos funcionarios de carrera de OUSD (I&S) “no quieren que [el tema ovni] se haga público. Porque entonces tendrán que desenrollar la cinta y admitir ante mucha gente que no han dicho la verdad sobre este tema”.

Refiriéndose, en parte, a las repentinas negaciones del Pentágono de que él manejó la unidad informal de análisis de ovnis del Pentágono, Elizondo anticipa más represalias por hablar.

Pero Elizondo expresó un optimismo cauteloso de que la histórica legislación ovni bipartidista de la senadora Gillibrand se convertiría en ley, diciendo: “Creo que estamos en un buen lugar. Creo que hemos recorrido un largo camino. Parece que hay muchas personas que realmente intentan respaldar esto de una manera productiva, no sensacionalista”.

Según Elizondo, “los miembros del Congreso están asumiendo un gran riesgo al incluso considerar este tema en particular. Estas son personas que tienden a ser reacias al riesgo para empezar y, sin embargo, están dispuestas a arriesgar su credibilidad”.

“¿Qué te dice eso?”, preguntó. “Eso te dice que han visto información lo suficientemente convincente como para que estén dispuestos a hacer lo que sea necesario”.

https://thehill.com/opinion/international/583575-a-pentagon-ufo-cover-up-ex-officials-speak-out?rl=1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.