¿Qué es el síndrome de Kleine-Levin (KLS)?

¿Qué es el síndrome de Kleine-Levin (KLS)?

KLS también se conoce como “síndrome de la bella durmiente”

El síndrome de Kleine-Levin (KLS) es un trastorno poco común que causa períodos recurrentes de somnolencia excesiva. En algunos casos, esto significa que se pasan hasta 20 horas diarias durmiendo. Por esta razón, la afección se conoce comúnmente como “síndrome de la bella durmiente”.

KLS también puede producir cambios de comportamiento y confusión. Este trastorno puede afectar a cualquier persona, pero los adolescentes desarrollan la enfermedad más que cualquier otro grupo. Aproximadamente el 70 por ciento de las personas con este trastorno son hombres.

Los episodios pueden aparecer y desaparecer durante un período de tiempo prolongado. A veces se encienden y apagan durante hasta 10 años. Durante cada episodio, puede resultar difícil asistir a la escuela, trabajar o participar en otras actividades.

¿Cuales son los síntomas?

Es posible que las personas que viven con KLS no experimenten síntomas todos los días. De hecho, las personas afectadas normalmente no presentan ningún síntoma entre episodios. Cuando aparecen los síntomas, pueden durar algunos días, semanas o incluso meses.

Los síntomas comunes incluyen somnolencia extrema. Puede haber un fuerte deseo de irse a la cama y dificultad para levantarse por la mañana.

Durante un episodio, no es raro dormir hasta 20 horas al día. Las personas que viven con KLS pueden levantarse para ir al baño y comer, y luego volver a dormir.

La fatiga puede ser tan severa que las personas con KLS están postradas en cama hasta que pasa un episodio. Esto le quita tiempo y energía a la familia, los amigos y las obligaciones personales.

Los episodios también pueden desencadenar otros síntomas, como:

• alucinaciones

• desorientación

• irritabilidad

• comportamiento infantil

• Apetito incrementado

• deseo sexual excesivo

Esto puede deberse a una reducción del flujo sanguíneo a partes del cerebro durante un episodio.

KLS es una condición impredecible. Los episodios pueden repetirse repentinamente y sin previo aviso semanas, meses o años después.

La mayoría de las personas reanudan sus actividades normales después de un episodio sin ninguna disfunción física o de comportamiento. Sin embargo, es posible que recuerden poco lo que sucedió durante su episodio.

¿Qué causa el KLS y quién está en riesgo?

Se desconoce la causa exacta del KLS, pero algunos médicos creen que ciertos factores pueden aumentar su riesgo de padecer esta afección.

Por ejemplo, el KLS puede surgir de una lesión en el hipotálamo, la parte del cerebro que controla el sueño, el apetito y la temperatura corporal. Una posible lesión podría ser una caída y un golpe en la cabeza, aunque se necesita más investigación para confirmar este vínculo.

Algunas personas desarrollan KLS después de una infección como la gripe. Esto ha llevado a algunos investigadores a creer que el KLS puede ser un tipo de trastorno autoinmune. Una enfermedad autoinmune es cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca su propio tejido sano.

Algunos incidentes de KLS también pueden ser genéticos. Hay casos en los que el trastorno afecta a más de una persona en una familia.

Diagnóstico de KLS

KLS es un trastorno difícil de diagnosticar. Debido a que puede ocurrir con síntomas psiquiátricos, algunas personas son diagnosticadas erróneamente con un trastorno psiquiátrico. Como resultado, puede tomar un promedio de cuatro años para que alguien reciba un diagnóstico preciso.

Es comprensible que usted y su familia quieran respuestas rápidas. Sin embargo, un diagnóstico de KLS es un proceso de exclusión. No existe una sola prueba para ayudar a su médico a confirmar esta condición. En cambio, su médico puede realizar una serie de pruebas para descartar otras posibles enfermedades.

Los síntomas del KLS pueden parecerse a otros problemas de salud. Su médico puede realizar un examen físico y pruebas de diagnóstico. Esto puede incluir análisis de sangre, un estudio del sueño y pruebas por imágenes. Esto puede incluir una tomografía computarizada o una resonancia magnética de su cabeza.

Su médico usa estas pruebas para verificar y descartar las siguientes condiciones:

• diabetes

• hipotiroidismo

• tumores

• inflamación

• infecciones

• otros trastornos del sueño

• afecciones neurológicas, como la esclerosis múltiple

La somnolencia excesiva también es una característica de la depresión. Su médico puede sugerir una evaluación de salud mental. Esto ayuda a su médico a evaluar si los síntomas se deben a una depresión grave u otro trastorno del estado de ánimo.

¿Cómo se manejan los síntomas?

Hay varios medicamentos disponibles para ayudarlo a controlar los síntomas. Esto puede ayudar a reducir la duración de un episodio y prevenir episodios futuros.

Las píldoras estimulantes son una opción para tratar el KLS. Aunque pueden causar irritabilidad, estos medicamentos promueven la vigilia y son efectivos para reducir la somnolencia.

Las opciones incluyen metilfenidato (Concerta) y modafinilo (Provigil).

Los medicamentos que tratan los trastornos del estado de ánimo también pueden ser beneficiosos. Por ejemplo, el litio (Lithane) y la carbamazepina (Tegretol), que se usan comúnmente para tratar el trastorno bipolar, pueden aliviar los síntomas del KLS.

Viviendo con KLS

Debido a que los episodios de KLS pueden ocurrir en un lapso de 10 años o más, vivir con esta afección puede tener un impacto tremendo en su vida. Puede interferir con su capacidad para trabajar, ir a la escuela y cultivar relaciones con amigos y familiares.

También puede desencadenar ansiedad y depresión, principalmente porque no sabe cuándo ocurrirá un episodio o cuánto durará un episodio.

Si experimenta un aumento del hambre y come en exceso durante los episodios, es más probable que experimente un aumento de peso.

Hable con su médico sobre la mejor manera de identificar un episodio inminente. El cansancio y la somnolencia causados por KLS pueden ocurrir repentinamente. Usted podría lesionarse a sí mismo o a otras personas si ocurre un episodio mientras opera un vehículo motorizado o maquinaria. Al aprender a identificar un episodio inminente, es posible alejarse de una situación potencialmente peligrosa.

Panorama

Su perspectiva individual depende de la gravedad de sus síntomas. Los síntomas generalmente disminuyen con cada año que pasa, lo que hace que los episodios se vuelvan más leves e infrecuentes.

Aunque los síntomas de KLS pueden aparecer y desaparecer en el transcurso de muchos años, es posible que sus síntomas desaparezcan un día y nunca regresen. Por lo general, se considera que las personas con KLS están “curadas” cuando no han tenido un episodio durante seis años o más.

https://www.healthline.com/health/kleine-levin-syndrome

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.