“Ceguera de elección” y cómo nos engañamos a nosotros mismos

“Ceguera de elección” y cómo nos engañamos a nosotros mismos

11 de octubre de 2005

Kentaro Mori

blindmHace tiempo, en un reino lejano, los científicos mostraron a unos voluntarios unos pares de fotografías de rostros de mujeres. “¿Cuál te parece más atractivo?”, preguntaron los científicos. Cuando el voluntario reveló su elección, los científicos le pidieron que describiera verbalmente las razones para explicar su elección.

Pero lo que los voluntarios no sabían era que los científicos eran astutos y a veces utilizaban un juego de manos para cambiar las fotos una vez hecha la elección. Así que le pedían al voluntario que explicara por qué había elegido la cara que, en realidad, no había elegido.

Y aquí es donde la historia se pone interesante, porque sólo una de cada cinco veces se notó el cambio. No sólo eso, además de no notar el cambio, los voluntarios fueron capaces de describir con detalle por qué habían elegido la cara que no habían elegido. Los científicos lo llamaron “ceguera de elección”.

Las justificaciones que dieron los voluntarios fueron increíblemente similares a las justificaciones dadas para las caras que realmente habían elegido. Esto los científicos lo llamaron “ceguera de elección”.

El experimento no es un cuento de hadas, sino que fue realizado anteriormente por investigadores de la Universidad de Lund (Suecia) y la Universidad de Nueva York. Al igual que el síndrome da la falsa memoria, o la ilusión de Mcgurk, se trata de otra extraordinaria demostración de la gran capacidad de nuestro cerebro para ser engañado. Las implicaciones de esto para las afirmaciones extraordinarias en ufología y lo paranormal sólo refuerzan los puntos repetidos hasta el cansancio por los escépticos.

“Ceguera de elección” y cómo nos engañamos a nosotros mismos

¿No has conseguido lo que querías? Puede que ni siquiera te des cuenta

Investigadores suecos mostraron un par de rostros femeninos a 120 voluntarios durante 2 segundos y luego les pidieron que eligieran cuál les parecía más atractivo. A continuación, los investigadores pidieron a los voluntarios que explicaran sus elecciones.

La prueba se repitió 15 veces para cada voluntario, utilizando diferentes pares de caras, pero en tres de las pruebas las caras se cambiaron en secreto después de haber hecho una elección.

Sorprendentemente, una gran parte de los voluntarios no se dio cuenta del cambio cuando por fin pudieron ver de cerca su elección, sino que fueron capaces de dar explicaciones detalladas de por qué preferían la cara que habían rechazado.

Sería como pedir una manzana y luego explicar exactamente por qué querías el plátano que acabaste recibiendo.

Los investigadores llaman a este fenómeno “ceguera de elección”.

“Está radiante”, exclamó un voluntario sobre un rostro que no había elegido. “Me habría acercado a ella en lugar de a la otra. ¡Me gustan los aretes!”

Otra voluntaria dijo que la cara que eligió (que en realidad no eligió) parecía más bonita que la otra.

Lars Hall, investigador de la Universidad de Lund, cree que los voluntarios fueron sinceros al ofrecer sus cuentas y que, de alguna manera, no se dieron cuenta del intercambio.

“‘Confabulación’ es quizá el término más seguro”, dijo Hall en una entrevista por correo electrónico. “‘Quiero decir que los relatos [falsos] se construyeron después del hecho’”.

Tras el experimento, se presentó a los voluntarios un escenario “hipotético”: supongamos que participan en un experimento en el que se intercambian las caras que han elegido. ¿Se darían cuenta?

Doblemente ciego

El 84% de los voluntarios dijo que lo notaría. Los investigadores lo llamaron “ceguera de elección”. Cuando los voluntarios fueron informados de la verdad sobre cómo habían sido engañados, muchos expresaron su sorpresa e incluso su incredulidad.

Los investigadores aún no saben cómo o por qué se produce la ceguera a la hora de elegir, pero creen que afecta al núcleo de la toma de decisiones. Algunas de las teorías más populares sobre la toma de decisiones asumen que las personas se dan cuenta cuando sus elecciones y los resultados de esas elecciones no encajan.

“Pero, como demuestra nuestra experiencia, no siempre es así”, dijo Hall a iveScience. “Así que el concepto de ‘intención’ necesita ser reevaluado y examinado más de cerca”.

Los experimentos de ceguera a la elección también pueden proporcionar un medio para estudiar la subjetividad y la introspección, temas que muchos científicos ya consideran extremadamente difíciles o incluso imposibles de evaluar científicamente.

“Si alguien se empecina en conocer su propia mente, es muy difícil avanzar más allá de ese punto”, dijo Hall. “[Pero] utilizando la ceguera de elección podemos crear una situación muy particular -y muy extraña- en la que podemos decir realmente que alguien está equivocado a pesar de que podría afirmar con vehemencia que conoce su propia mente”.

El estudio se detalla en el número del 7 de octubre de la revista Science.

[Fuente: Choice blindness and how we fool ourselves].

https://web.archive.org/web/20101007234354/http://www.ceticismoaberto.com/ufologia/47/cegueira-de-escolha-e-como-enganamos-a-nos-mesmos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.