Nace el National UFO Historical Records Center

Nace el National UFO Historical Records Center

Se establecerá en Nuevo México el mayor centro de registros históricos sobre ovnis del país

18 de noviembre de 2022

Micah Hanks

El mayor archivo histórico de registros sobre fenómenos aéreos no identificados de la nación se presentará en Nuevo México en los próximos años, según un grupo de destacados historiadores y archiveros de ovnis.

El National UFO Historical Records Center – Centro Nacional de Registros Históricos de Ovnis (NUFOHRC) estará “dedicado a la preservación y centralización de la información sobre UFO/UAP en los Estados Unidos”, según un comunicado de prensa que anuncia la nueva organización sin ánimo de lucro.

Dirigida por el investigador e historiador David Marler, la organización ha anunciado sus planes de albergar su archivo en unas instalaciones en el área de Albuquerque, Nuevo México.

El Centro Nacional de Registros Históricos de Ovnis, que se nutre de las colecciones de varios investigadores de todo el país, contará con documentos de las colecciones de los archiveros Jan Aldrich, Rod Dyke, Barry Greenwood, Rob Swiatek y otros.

Cabe destacar que las instalaciones de la organización en Nuevo México también albergarán las colecciones del Centro J. Allen Hynek de Estudios Ovni, tras la transferencia de los archivos de su director, el doctor Mark Rodeghier, a Marler en noviembre de 2020. Con esta colección se incluyen los archivos personales de J. Allen Hynek, el homónimo del Centro, que fue asesor científico de las investigaciones oficiales sobre ovnis de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos durante casi dos décadas.

Marler-research-768x1024David Marler con una parte de la extensa colección que se expondrá en el Centro Nacional de Registros Históricos de Ovnis (Crédito: David Marler).

Marler también tiene en su poder los archivos que anteriormente mantenía el Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos (NICAP), que en su momento representó la mayor organización civil de investigación de ovnis en Estados Unidos, y dice que ya se ha prometido la entrega de hasta una docena más de colecciones privadas de ovnis a la instalación en los próximos dos años.

“Con los datos acumulados, esperamos ayudar a los esfuerzos de investigación serios y ayudar a una crónica precisa de la historia de los UFOs/UAPs para las generaciones presentes y futuras, independientemente de la creencia o no en el tema”, se lee en una parte de un comunicado de prensa emitido por el grupo.

Marler, que habló largo y tendido con The Debrief sobre el nuevo proyecto, expresó su agradecimiento por el renovado interés público en el tema de los ovnis que se ha observado en los últimos años.

“Lo que encuentro es que, a pesar de la cantidad cada vez mayor de personas que se interesan por el tema de los UFOs o de los UAPs, no hay mucha gente -un porcentaje muy pequeño- que se interese por la historia”, dijo Marler a The Debrief.

“Todo el mundo quiere saber qué es lo nuevo”, dice Marler, “y parte de eso se debe, creo, al marco en el que la comunidad de inteligencia [y] los medios de comunicación en los últimos años han enmarcado la discusión; esta ‘nueva’ discusión”.

NUHRC-768x771El logotipo oficial de la nueva organización (Crédito: National UFO Historical Records Center).

“Todo el mundo parece estar mirando a 2004 hacia adelante”, dijo Marler a The Debrief, señalando que “sabemos que esta historia es diversa y rica y se extiende muchas décadas atrás, sino incluso más”.

“Intento preservar la historia de la época anterior a 2004”, afirma Marler. «Gran parte de la cual el público en general no ha visto”.

Aparte de los documentos históricos relacionados con los ovnis de Estados Unidos, Marler dice que la nueva organización también albergará registros de países de Sudamérica y otras partes del mundo, cuya inclusión tendrá como objetivo proporcionar una perspectiva histórica más diversa sobre el tema y su presencia global.

“Tenemos una historia diversa que va más allá de los archivos de casos nacionales de Estados Unidos”, dijo Marler a The Debrief, señalando que actualmente está trabajando con traductores para producir versiones en inglés de la documentación de los países de habla hispana y francesa.

archives-768x1024Marler en uno de los almacenes que albergan actualmente su creciente colección de documentos históricos sobre ovnis (Crédito: David Marler).

El veterano investigador Barry Greenwood, que ha recopilado información histórica sobre los ovnis a partir de publicaciones periódicas y otras fuentes de acceso público, así como mediante el uso persistente -y exitoso- de las solicitudes de la Ley de Libertad de Información (FOIA) a lo largo de varias décadas, destacó la importancia de contar con registros digitalizados de acceso público sobre los ovnis.

“Creo que es la culminación de los esfuerzos de mucha gente en el pasado”, dijo Greenwood a The Debrief. “Si hacemos un esfuerzo para, digamos, escanear el material y emitirlo en diferentes porciones a diferentes sitios, puede ser utilizado en todo el mundo”.

“Es increíble”, añadió Greenwood. “Recuerdo los días en que no podíamos acceder a casi nada fuera de Estados Unidos y Canadá”.

“Así que esto es algo grande”.

Haciéndose eco de las declaraciones de Greenwood, Marler destacó la importancia crítica de poner a disposición del público los registros históricos relacionados con las investigaciones sobre ovnis, así como su centralización.

“Estamos en una coyuntura muy crítica ahora mismo, en lo que se refiere al tema ovni, pero específicamente a la historia ovni”, dice Marler. “Tenemos toda una nueva era de legitimidad aplicada al tema ovni que nunca antes habíamos tenido”, añade Marler, señalando la participación de agencias gubernamentales como la NASA, que hace sólo unos meses anunció que llevaría a cabo su propio estudio sobre UAP, así como los esfuerzos independientes de científicos y organizaciones que están tomando el tema en serio.

Un interés renovado similar se ha visto en las organizaciones profesionales de la aviación. En los últimos días, el Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica (AIAA) anunció el lanzamiento de su Comunidad de Interés UAP, un esfuerzo encabezado por el ex piloto de cazas F/A-18 Super Hornet de la Marina, Ryan Graves.

David-archives-768x1024(Crédito: David Marler)

“Tenemos a todas estas personas expresando su interés, e incluso en la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) para 2023, finalmente están abordando la historia”, dijo Marler en referencia al lenguaje en los borradores actuales para el próximo FY 2023 NDAA.

“Nuestros esfuerzos son para centralizar los registros históricos de ovnis en este país, pero también para digitalizarlos”, dice Marler.

Marler dice que el área de Albuquerque fue seleccionada para ser la sede del nuevo centro de archivos sobre la base de la relación histórica de Nuevo México con el tema ovni, citando varios eventos notables que se remontan a los años justo después de la Segunda Guerra Mundial. Marler también ha hecho incursiones hacia futuras colaboraciones con la Universidad de Nuevo México que pueden incluir programas de ayuda al trabajo de los estudiantes, donde una nueva generación de archiveros puede ayudar en la gestión de la colección en curso y los esfuerzos de digitalización.

Con el anuncio de su propuesta de instalación, la organización ha lanzado un official website, donde aceptará donaciones del público que pueda estar interesado en apoyar su esfuerzo para proporcionar un hogar para estos registros históricos.

“No hay Archivos Nacionales de Ufología”, dice Marler, y añade que él y sus colegas aspiran a que su nueva instalación represente el mayor archivo histórico de ovnis que haya existido nunca en Estados Unidos.

“Ahora lo habrá”.

https://thedebrief.org/nations-largest-center-for-historical-records-on-ufos-to-be-established-in-new-mexico/

Nace el Centro Nacional de Registros Históricos Ovni

21 de noviembre de 2022

NUHRC-768x771“Nuestra misión es recopilar, preservar y proporcionar materiales históricos sobre ovnis al público en general y a las partes interesadas. Con los datos acumulados, esperamos asistir en los esfuerzos de investigación serios y ayudar en una crónica precisa de la historia UFO/UAP para las generaciones presentes y futuras, independientemente de la creencia o no en el tema”.

Asunto: Presentación del recién creado Centro Nacional de Registros Históricos de Ovnis (una organización sin ánimo de lucro 501(c)(3))

Quién: Un conjunto de los principales historiadores y archiveros de UFOs/UAPs de los Estados Unidos dirigidos por David Marler que incluye a: Jan Aldrich, Rod Dyke, Barry Greenwood, Dr. Mark Rodeghier, Rob Swiatek, y otros.

Qué: El establecimiento del mayor archivo histórico dedicado a la preservación y centralización de la información UFO/UAP en los Estados Unidos.

Dónde: El archivo físico tendrá su sede en el área de Albuquerque, Nuevo México.

Por qué: Nuestra misión es recopilar, preservar y proporcionar materiales históricos sobre ovnis al público en general y a las partes interesadas. Con los datos acumulados, esperamos ayudar a los esfuerzos de investigación serios y ayudar en una crónica precisa de la historia UFO/UAP para las generaciones presentes y futuras, independientemente de la creencia o no en el tema.

Contexto: En los últimos años, se han producido sucesivas revelaciones del gobierno de EE.UU. reconociendo el tema UFO/UAP como un fenómeno genuino. Posteriormente, múltiples agencias militares, de inteligencia y científicas estadounidenses han comenzado a adoptar programas para estudiar el tema, como la NASA y la AIAA. Además, dentro del sector civil, ha habido una afluencia de nuevos investigadores en este campo de investigación. Sin embargo, la mayoría de estos grupos no tienen acceso a la gran cantidad de materiales históricos y conjuntos de datos que están en manos de los historiadores e investigadores civiles de los UFOs/UAPs.

Junto con esta nueva respetabilidad del tema UFO/UAP, existe la creciente necesidad de crear más espacio para estos materiales históricos. Los investigadores e historiadores estadounidenses han acumulado grandes colecciones de datos durante décadas. Se trata de archivos caseros repartidos por todo el país. El Centro Nacional de Registros Históricos de Ovnis se ha creado para reunir y centralizar estos datos históricos sobre ovnis en los Estados Unidos en una única instalación independiente. Los fondos físicos residen en la zona de Albuquerque y estarán disponibles para quienes los visiten en persona, al tiempo que se realizarán esfuerzos para digitalizar activamente estos materiales para que sean accesibles en todo el mundo.

Una amplia gama de archivos y colecciones sobre ovnis está ya destinada a añadirse al creciente inventario en el transcurso de los próximos 1-2 años. En la actualidad, la colección está formada por materiales de más de 25 países procedentes de más de 70 personas estadounidenses y extranjeras. Algunas de las mayores colecciones estadounidenses sirven de piedra angular para este centro. Esto incluye diversos materiales del Centro de Estudios Ovni (CUFOS). También estamos interesados en cualquier persona que quiera donar materiales históricos de UFOs/UAPs a nosotros.

Se están realizando esfuerzos para adquirir un edificio que albergue este tesoro nacional y lo haga fácilmente accesible a los investigadores, académicos y al público en general. La financiación y las donaciones serán vitales para hacer realidad esta visión. De ahí la creación de esta organización sin ánimo de lucro para facilitar la consecución de ese objetivo.

Esperamos trabajar en colaboración con otros archivos UFO/UAP similares de todo el mundo y con los que se encuentran en el ámbito universitario. Juntos, podemos preservar la historia y, tal vez, obtener información sobre el misterio.

INFORMACIÓN DE CONTACTO:

National UFO Historical Records Center

P.O. Box 15541

Río Rancho, NM 87174

www.nufohrc.org

David Marler

Director Ejecutivo

dbmarler@outlook.com

https://www.theufochronicles.com/2022/11/the-national-ufo-historical-records.html

https://nufohrc.org/

https://www.youtube.com/watch?v=hkcj3DGpxgA

¿Ves un ovni? Asegúrate de que este grupo lo sepa

Marler-collection-1400x778David Marler posa el 13 de noviembre de 2022 en la biblioteca de su casa de Río Rancho, N.M., llena de libros y recortes de periódicos relacionados con los expedientes de casos de ovnis que abarcan décadas. (David Marler vía AP)

24 de noviembre de 2022

Por Toby Martinez Roswell Daily Record

ROSWELL, N.M. – Un grupo de historiadores y archiveros han anunciado planes para abrir un nuevo archivo nacional en el área de Albuquerque centrado en el fenómeno aéreo no identificado. Dirigido por el autor e investigador David Marler, el Centro Nacional de Registros Históricos de Ovnis establecerá el mayor archivo histórico dedicado a la preservación y centralización de la información sobre UFO/UAP en los Estados Unidos.

En una presentación en la que se anunció el nuevo archivo durante el Congreso Internacional sobre Ovnis celebrado en Phoenix el 14 de octubre, Marler dijo: “¿Cuál es la importancia de todo esto? Mirar estos casos históricos, proporcionando un contexto para lo que estamos escuchando hoy en día, bueno, demuestra que hay una historia rica y diversa de este fenómeno ovni dondequiera que se mire, ya sea en los periódicos, los documentos gubernamentales archivos históricos, etc”.

Marler continúa: “Estuve pensando en esto hace un tiempo, cuando miras el tema de los ovnis tenemos el Centro Nacional de Informes Ovni, genial. Y también tenemos los Archivos Nacionales, bien, pero lo único que no tenemos es que, si juntas estas dos ideas, no hay un Archivo Nacional de Ufología a pesar de la necesidad de uno”.

El archivo incluirá expedientes de casos oficiales y civiles, grabaciones de audio y vídeo, correspondencia, fotografías, libros, revistas, recortes de prensa, notas de investigación, microfilmes, junto con artefactos digitales y físicos. Documentos del Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos (NICAP), el Centro de Estudios Ovni (CUFOS) y los archivos personales del Proyecto Libro Azul de J. Allen Hynek. También incluye colecciones personales de los investigadores Philip Mantle, Antonio Huneeus y Lou Farish, entre otros.

“Quiero postular lo siguiente: ¿Y si pudiéramos centralizar todos los datos históricos bajo un mismo techo?”, dijo Marler. “¿Y si pudiéramos cruzar todos estos datos para buscar patrones, para obtener ideas, para añadir a la ya creciente cantidad de información y conocimiento que tenemos? ¿Y si pudiéramos escanear y hacer accesible todo este material a la comunidad ovni mundial y conseguir que algunas personas realmente importantes miren estos datos?”

Marler continúa: “Imagine los archivos de casos e informes que nunca se han visto. Las cintas de audio que nunca se han escuchado. Los descubrimientos potenciales que podrían llevar a respuestas, potencialmente, a este misterio. Entonces, ¿qué propongo? La mayor reunión de colecciones históricas de ovnis de EE.UU.”

Entre los miembros de la nueva organización se encuentran Jan Aldrich, Rod Dyke, Barry Greenwood, el Dr. Mark Rodeghier y Rob Swiatek. “Mucha gente hace minería de datos en Internet”, dijo Marler. “Estoy aquí para decirles que yo diría que sólo el 40% o el 50% de los datos están en Internet. Todavía tenemos fondos físicos que hay que digitalizar. Tengo muchas ganas de intentar preservar la historia y espero que estemos aquí en futuros eventos para compartir esa historia con ustedes y ayudar a los investigadores y productores como James Fox”.

En un comunicado de prensa, la organización declaró: “Nuestra misión es recopilar, preservar y proporcionar materiales históricos sobre ovnis al público en general y a las partes interesadas. Con los datos acumulados, esperamos ayudar a los esfuerzos de investigación serios y ayudar en una crónica precisa de la historia UFO/UAP para las generaciones presentes y futuras, independientemente de la creencia o no en el tema”.

En la actualidad se están realizando esfuerzos para encontrar un edificio para el nuevo archivo sin ánimo de lucro. “Queremos ubicarlo en Albuquerque, Nuevo México, debido a la afiliación del estado con el tema”, dijo Marler.

https://www.reviewjournal.com/news/nation-and-world/see-a-ufo-make-sure-this-group-knows-about-it-2682194/

Los ovnis y el Centro Nacional de Registros Históricos de Ovnis

24 de noviembre de 2022

Kevin Randle

Como la mayoría de la gente sabe, soy más que un poco escéptico sobre el nuevo interés del gobierno en los ovnis. Parece que estamos recorriendo un camino que ya ha sido gastado en el pasado. Un reclamo de interés e investigación que se convierte en una campaña de propaganda para desacreditar la idea de la visita alienígena con medias verdades y una sugerencia de Seguridad Nacional.

Sin embargo, hay buenas noticias desde el lado civil de la casa. David Marler, director ejecutivo del recién creado Centro Nacional de Registros Históricos de Ovnis, anunció la creación del mayor archivo histórico dedicado a la preservación y centralización de material sobre ovnis en Estados Unidos.

Marler dijo que múltiples organismos oficiales han iniciado programas para estudiar el fenómeno y que también ha habido investigadores civiles que han entrado en el campo. No tienen acceso a la gran cantidad de material histórico que está en manos de los investigadores privados de ovnis. El Centro Nacional de Registros Históricos de Ovnis ha sido creado para reunir ese material. Aunque, en la actualidad, los fondos físicos se encuentran en Albuquerque (Nuevo México), se está tratando de digitalizar el material para, como dice Marler, “acceder a él en todo el mundo”.

David Marler and palsDavid Marler y sus compañeros y muchos archivadores.

Marler dijo que hay una gran cantidad de archivos y colecciones de ovnis que ya están destinados a ser añadidos al creciente inventario. Añadió:

“Actualmente, la colección consta de materiales de más de 25 países procedentes de más de 70 personas estadounidenses y extranjeras. Algunas de las mayores colecciones estadounidenses sirvieron de piedra angular para este centro. Esto incluye diversos materiales del Centro de Estudios Ovni (CUFOS). También estamos interesados en cualquier persona que quiera donarnos materiales históricos de UFOs/UAPs. Se están realizando esfuerzos para adquirir un edificio que albergue este tesoro nacional y lo haga fácilmente accesible a investigadores, académicos y al público en general. La financiación y las donaciones serán vitales para hacer realidad esta visión. De ahí la creación de la organización sin ánimo de lucro para facilitar la consecución de ese objetivo. Esperamos trabajar en colaboración con otros archivos UFO/UAP similares de todo el mundo y con los del ámbito universitario. Juntos, podemos preservar la historia y, tal vez, obtener información sobre el misterio”.

Marler proporcionó información de contacto: National UFO Historical Records Center, que se puede encontrar en P.O> Box 15541 Rio Rancho, NM 87174. En Internet se puede encontrar en www.nufohrc.org y se puede enviar un correo electrónico a David Marler, el director ejecutivo, a dbmarler@outlook.co.

Esto coincide con el trabajo de Clas Svahn, el investigador sueco que ha estado recogiendo materiales para los Archivos para lo Inexplicable o AFU desde 1973. Los Archivos contienen información sobre la actividad paranormal, así como sobre los ovnis. Puede escuchar mi entrevista con Clas aquí:

https://www.spreaker.com/episode/51697969

leer más sobre los AFU aquí (junto con los enlaces a las entrevistas radiofónicas:

http://kevinrandle.blogspot.com/search?q=Clas+Svahn

http://kevinrandle.blogspot.com/2022/10/x-zone-broadcast-network-clas-svahn-and.html

Y los civiles siguen informando de interesantes avistamientos de ovnis. El 1 de octubre de este año, el testigo en Newville, Pennsylvania, dijo que mientras caminaba hacia su casa notó una serie de luces sobre lo que parecía ser un objeto de forma triangular. El cielo era de color gris pálido con lluvia ligera. El objeto se movía rápidamente y, según el testigo, “como que se deslizaba por el cielo sin hacer ruido”. Había filas de luces en el objeto que parpadeaban de rojo a blanco y a verde y parecían ser similares a luces LED. Llenaban la forma triangular del ovni. El objeto estaba por debajo de las nubes y tenía una forma triangular muy definida.

En Westminster, Colorado, el 2 de octubre de este año, el testigo estaba afuera cuando se acercaron cuatro luces tenues. Había una luz en cada esquina del ovni de forma triangular y una en el centro. El testigo dijo que el objeto parecía ser translúcido y no hacía ruido. Desapareció viajando hacia el sur.

Y finalmente, el 19 de noviembre de este año, cuatro personas en Joplin, Missouri, dijeron que estaban afuera cerca del atardecer, buscando a Júpiter cuando vieron un grupo de luces azules y amarillas moviéndose lentamente hacia ellos. Al principio pensaron que se trataba de una formación, pero a medida que se acercaba, vieron la forma oscura y triangular y que las luces estaban en cada esquina del triángulo con una en el centro, lo cual es una interesante coincidencia con el avistamiento de Westminster.

Pensaron que el ovni estaba a unos cinco mil pies por encima de ellos, pero dijeron que no había manera de juzgar la altitud o el tamaño. Creían que era grande. Se movió sin hacer ruido y finalmente giró hacia el norte, desapareciendo en la distancia. Aunque intentaron fotografiar el ovni, estaba demasiado oscuro para ser visto y las luces eran sólo puntos brillantes en el vídeo.

http://kevinrandle.blogspot.com/2022/11/uaps-and-national-ufo-historical.html

Viaje de investigación y archivos Informe 2021

Jan L. Aldrich

Antes de embarcarme en mi viaje a Albuquerque, Nuevo México, envié una caja de informes de avistamientos de ovnis y artículos relacionados a David Marler, archivero de CUFOS, y fundador del nuevo National UFO Historical Records Center. Incluía una carpeta de correspondencia entre el capitán Edward Ruppelt, antiguo jefe del Proyecto Libro Azul, y el capitán Robert White, portavoz del Pentágono sobre ovnis hacia 1955. Ruppelt buscaba información de fondo para su próximo libro sobre ovnis, pero la USAF no quiso cooperar con la empresa. La Oficina de Información Pública estaba más que dispuesta a proporcionar la información solicitada, pero se le impidió hacerlo bajo las órdenes de Inteligencia de la Fuerza Aérea.

También se incluía una copia de la historia de Holloman AFB y el campo de pruebas de White Sands del teniente coronel Wayne Mattson, “Reasons Why the Tularosa Basin Was Important in Space History” (Razones por las que la cuenca de Tularosa fue importante en la historia espacial). (Holloman AFB se encuentra en la cuenca de Tularosa, en el centro-sur de Nuevo México).

La publicación del LTC Mattson incluía esta entrada poco conocida sobre Roswell:

“4 de junio de 1947 Primer lanzamiento de globo desde Holloman AFB. Un grupo de globos de goma fue lanzado por un equipo de la Universidad de Nueva York bajo contrato con el Comando de Material Aéreo. Quinta misión de lanzamiento del Proyecto Mogul número 5 (algunos consideran este lanzamiento como misión número 4): hora 0517 MST. Permaneció en el aire durante 343 minutos, alcanzó una altitud máxima de 58,000 pies. Primer éxito con una carga pesada. Tres globos elevadores 26 globos principales. Aterrizó al noroeste de Roswell, Nuevo México. Considerado por la USAF como responsable del Incidente ovni de Roswell”.

La misión nº 7 del 2 de julio de 1947 fue probablemente la primera en la que se utilizaron globos de neopreno. Se observó que el equipo de algunos de los lanzamientos de globos fue robado antes de la llegada de los equipos de recuperación.

También envié a David Marler el Binder #4 sobre “Instrucciones de Comunicaciones para Reportar Inteligencia Vital (CIRVIS)/JANAP 146”. En su mayor parte consistía en consultas a Inteligencia de la Fuerza Aérea y otras agencias sobre archivos de informes CIVRIS. Muchas de las cartas contenían ofuscaciones y desinformación absoluta sobre la disposición de la información enviada a CIRVIS. No fue hasta que Ann Druffel escribió al Secretario de las Fuerzas Aéreas y obtuvo una respuesta confirmando que existían archivos de informes CIRVIS que se reveló la cantidad de esfuerzo oficial tratando de “engañar” al público.

Bernard Thouanel, editor de la revista francesa VSD, había entrevistado previamente al Comandante del NORAD, donde se le informó de que el personal canadiense del NORAD era consciente de que existían esos archivos CIRVIS.

El investigador canadiense Chris Rutkowski me informó recientemente de que el último informe CIRVIS que había recibido del gobierno canadiense era de 2019. Anteriormente, las preguntas del investigador Robert Todd sobre los informes CIRVIS habían suscitado una queja de las Fuerzas Aéreas de que sus constantes peticiones de información sobre ovnis hacían perder el tiempo a los funcionarios.

El Ejército del Aire podría haber resuelto fácilmente la cuestión admitiendo que existían archivos CIRVIS en lugar de crear una interminable cadena de producción de respuestas llenas de medias verdades y despistes.

La casa de David Marler: Comienza el trabajo

davidbarryjan670David Marler (delante), Barry Greenwood (derecha), Jan Aldrich (detrás)

Al llegar a casa de David Marler para una estancia de dos semanas, le regalé un voluminoso libro que contenía “Headquarters USAF Command and Staff charts from 1947 to 1984”. Después de los cumplidos, Barry preparó el escáner plano y nos pusimos manos a la obra, escaneando en primer lugar la mayoría de los archivos del NICAP desde 1965.

Sabíamos que teníamos mucho trabajo por delante y agradecimos la oportunidad de contar con la ayuda de algunos de nuestros colegas.

El viaje fue sufragado por CUFOS con fondos heredados del difunto Carl W. Feindt, autor de “UFOs and Water”. Así fue como la generosidad de un amigo fallecido contribuyó al proyecto de escaneo de CUFOS.

Otro viejo amigo que ya no está con nosotros, Lou Farish, también contribuyó con una donación de su legado “Foundation for UFOs and Governments”. La mayoría de los artículos que solicitamos a diversas instituciones nos llegaron gratis. Así que el dinero de la subvención y la cuenta bancaria del Proyecto 1947 se cerraron, unos 5,500 dólares, y se utilizaron para completar el University of Manitoba Scanning Project for Chris Rutkowski’s UFO collection. Este proyecto abarcaba importante material gubernamental canadiense de las Fuerzas Canadienses, Transporte de Canadá, Real Policía Montada de Canadá y archivos no meteoríticos que se enviaron a Chris como punto de contacto para asuntos gubernamentales sobre ovnis en Canadá. Pensamos que en la actual época de pandemias, en la que los viajes estaban restringidos, éste era probablemente el mejor uso del dinero.

Al comenzar el trabajo, encontré unos 75 casos sin clasificar del Proyecto Libro Azul que habían sido reevaluados por Hynek/CUFOS y escaneé y archivé aproximadamente la mitad de ellos. Haciendo un poco de trabajo detectivesco, descubrimos que a varios casos les faltaban varios documentos y/o necesitaban reconstrucción:

– El caso de interferencia de radio y radar del 17 de diciembre de 1956 en el que estaban implicados dos jets USAF F-86D frente a la costa de Corea.

– La persecución de aviones en Hamilton AFB en 1967 contenía una carta del investigador Paul Cerny que confirmaba que en el caso de Corning, California, del mismo año habían participado tanto radares como la policía. Después de 50 años, el caso fue finalmente puesto al día con la inserción de un documento de seguimiento.

– El Oct 6, 1967 Vandenberg AFB UFO Log, preparado a partir de información privilegiada por el Subcomité NICAP de Los Ángeles (LANS).

El cuaderno de bitácora se encontraba entre una gran cantidad de material sin clasificar. Hace años leí sobre el diario en el número de julio-agosto de 1968 de “UFO Investigator” y pedí una copia a la investigadora Isabel Davis Me contestó que se había extraviado. Me complace informar de que, casi 50 años después, ya no está traspapelado. Además, David pudo localizar una grabación del intento de interceptación del ovni por parte de aviones de combate y radares terrestres cerca de Vandenberg AFB.

– El July 28, 1967, Coarsegold incident en la estación de vigilancia de incendios forestales de Pacheco

Había varios archivos sobre el incidente de Coarsegold del 28 de julio de 1967, incluyendo detalles de la investigación de la LANS, Paul Cerny y el Subcomité del NICAP del Área de la Bahía, e Isabel Davis en la sede del NICAP. [El 30 de septiembre David me informó de que había terminado de digitalizar una entrevista sobre el incidente de Coarsegold y la había guardado en el archivo Coarsegold]. Todas ellas están ahora reunidas en una sola carpeta.

También buscábamos información sobre el Crestview Elementary School UFO case of April 8, 1967, que parecía haber desaparecido. Finalmente nos dimos cuenta de que el incidente estaba documentado como ocurrido en Miami y no en Opa Locka, Florida. El expediente del caso contenía el artículo más largo del National Enquirer y detalles de las investigaciones de NICAP y APRO.

El trabajo previo de los detectives también había localizado un informe ovni de la policía australiana perdido y archivado erróneamente en los archivos del NICAP. Hay muchos más archivos de este tipo por descubrir.

Interrumpimos nuestras tareas de escaneado y archivo para hablar de nuestro trabajo con un visitante que había enviado recientemente una generosa donación para nuestro proyecto de archivo. Él era el público invisible del estudio cuando los tres aparecimos en el Martin Willis Podcast UFO program, donde discutimos los resultados del Proyecto de Escaneado y otros trabajos.

Más tarde hablamos por teléfono con otro benefactor que había pagado gran parte del equipo que se utilizaría para procesar los archivos CUFOS. El nuevo aparato incluía máquinas de digitalización de microfilmes, un escáner plano y equipos de digitalización de audio y vídeo. Tenía varias ideas sobre la mejor manera de utilizar los productos finales de este archivo electrónico en diversos programas de búsqueda asistida por computadora.

Es hora de visitar la nueva sede del Proyecto 1947 y los archivos CUFOS

zimmerman_unm_700Biblioteca Zimmerman, Universidad de Nuevo México

Hicimos una pausa para reunirnos con los responsables de la Universidad de Nuevo México, Tomas Jaehn, Director del Centro de Investigación y Colecciones Especiales del Suroeste (CSWR), y Carol Kennedy, de la Fundación de la Universidad de Nuevo México. La UNM será la depositaria definitiva de todos los archivos de las colecciones del Proyecto 1947 y del CUFOS.

Nos llevaron a recorrer las ubicaciones de varias colecciones y visitamos las zonas de trabajo de documentación. El Sr. Jaehn dijo que, aunque no consideraba que los ovnis fueran algo en lo que él creyera o estuviera interesado, sí dijo que era un tema que la Universidad querría conservar para futuros estudios. Su opinión personal no decide lo que debe aceptarse para su conservación a largo plazo y los contratos con la Universidad así lo establecen. También explicó que podrían crearse puestos de conservador en la Universidad si se dispusiera de suficiente apoyo salarial a través de via donaciones o dotaciones.

Revisando los archivos de CUFOS, vi pruebas de varios incondicionales de la investigación ovni del pasado; C. Reed Ricks cubriendo el norte de Idaho para NICAP, Orvil Hartle, jefe del primer Subcomité NICAP de Indiana, John Oswald investigando la costa y el sur de New Hampshire, Donald Flickinger, jefe del Subcomité NICAP de Dakota del Norte y June Larson, APRA y más tarde el Subcomité de Seattle. También vimos artículos del Dr. Harrison Salisbury, de la Universidad de Utah, a quien el difunto Junior Hicks proporcionó a veces pruebas y expedientes de casos. (¿Conocemos la ubicación de la disposición final de los expedientes de Hicks?).

Los fondos de la Universidad de Nuevo México son impresionantes y constituirán un valioso recurso para futuros investigadores.

Volviendo a las labores de archivo de David, fuimos testigos de su habilidad para digitalizar viejas cintas de grabación de audio. Ahora tiene acceso a una gran colección de cintas del NICAP que anteriormente estaban en posesión de Richard Hall en los archivos de Keyhoe. La colección de material de Rod Dyke de sus Archives for UFO Research (AUFOR) también se puso a disposición para su escaneado. También se han digitalizado otras cintas y vídeos, lo que garantiza su supervivencia para futuras generaciones de investigadores.

Gracias a esta nueva tecnología de audio, pude escuchar la entrevista de Tom Tulien y Brad Sparks con el teniente Robert Olsson sin ruidos de fondo ni charlas atmosféricas. Pude oír claramente a Olsson decir que el Libro Azul bajo Edward Ruppelt no era lo suficientemente sólido como para hacer un buen trabajo de investigación porque el típico informe de inteligencia no contenía suficiente información para un análisis serio.

Preguntado por Sparks, Olsson pudo dar sus impresiones sobre diversas personalidades del ATIC (Centro de Inteligencia Técnica Aérea de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos). Dijo que sólo había visitado el Pentágono una vez y que lo había hecho en calidad de mensajero. Confirmó lo que nos había dicho el teniente Rothstein de que Ruppelt lo mantenía todo en secreto y rara vez informaba a sus hombres de lo que estaba haciendo. Olsson lo recuerda como un tipo alegre y despreocupado, pero también como un auténtico líder. Ruppelt renunció a los ovnis antes de dejar el servicio, y Olsson dijo que él también decidió más tarde que no había nada en ellos. Añadió que creía que tanto Kenneth Arnold como Hynek lo hacían por dinero, y Arnold así lo admitió en una conversación con Olsson. Olsson no recordaba la reunión que él y Hynek mantuvieron con Coral Lorenzen, cofundadora de APRO.

Durante el tiempo que pasamos en el archivo de David, el incansable esfuerzo de Barry Greenwood dio como resultado 34,670 escaneados en bruto. Algunos son páginas en blanco y sangrados, pero eso representa 13 cajones de archivos de 1965 y 1966. 1966 representa el mayor año de expedientes ovni en la colección CUFOS, siendo 1967 el segundo mayor. Así que casi todos los expedientes de la era Keyhoe en el NICAP están cubiertos con la excepción de unos pocos meses en 1967. Como era de esperar, la mayoría de los casos son explicables o triviales, pero también hay muchos casos bien investigados que son difíciles de explicar. Además, Greenwood escaneó lo que Antonio Huneeus tenía de los archivos del Ejército del Aire español y boletines y documentos de Irán y otros países.

Greenwood también encontró varias revistas y boletines sobre ovnis que enviará a Isaac Koi para que actualice la colección sueca de revistas de la AFU. Uno de ellos fue “Uranus”, más tarde rebautizado como “Atlantis”. Esta publicación no es muy conocida, pero da cuenta de los investigadores que se reunieron en 1955 con el British Air Ministry.

Consultamos con Rod Dyke, de AUFOR. Nos informó de que había encontrado más grabaciones del NICAP que enviaría a David para que las digitalizara. También hablamos con algunos miembros de la junta de CUFOS, entre ellos Mark Rodeghier, que nos pidió un informe de situación. Erica Lukes, que recibió los archivos de Ann Druffel, aceptó un acuerdo de intercambio que incluiría la digitalización de la colección de cintas de Druffel.

Philip Mantle, investigador y autor británico desde hace mucho tiempo, accedió a donar a David su colección de archivos y material especializado, como la investigación de la “Autopsia alienígena”. Ya tenemos los archivos de un colega de Yorkshire, Andy Roberts, por lo que la donación de Philip es muy apreciada. A algunos en Europa les molesta que la colección vaya a Estados Unidos, pero hay que señalar que importantes colecciones norteamericanas han sido enviadas a Europa, sobre todo AFU en Suecia. Lo importante es reconocer que estas colecciones se conservarán para futuras consultas y exploraciones.

A la luz del incidente del “ovni de Tic-Tac”, son interesantes dos sucesos similares ocurridos en la historia de los ovnis. El incidente de Chorwon, Corea, el 31 de mayo de 1952, involucró a un avión del 319º Escuadrón de Cazas Interceptores. (Informe de Inteligencia IR 160-52, Destacamento 1, 1006º Escuadrón de Servicio de Inteligencia Aérea (AISS). El informe se encuentra en Project Blue Book Files pero le falta una página:

31 de mayo de 1952, S de Chorwon, Corea del Sur (BBU)

Escuadrón de Cazas/Interceptores. El F-94 representaba el avión de más alta tecnología destinado a Corea. Llevaba instalados postquemadores para aumentar la velocidad y un radar para todo tipo de condiciones meteorológicas. Cuando el F-94 intentó interceptarlo, el ovni imitó las maniobras del F-94 mientras intentaba colocarse en posición para interceptarlo. Todos los intentos de interceptar el ovni fracasaron. Los investigadores de inteligencia del 1006º AISS dijeron a la tripulación que el suyo había sido el encuentro más cercano con un ovni de este tipo en el teatro de operaciones, habiéndose acercado a una distancia de entre 50 y 100 pies del objeto.

En un encuentro posterior, en 1961, participó un avión de inteligencia de la Marina cargado de sensores. El periodista Lloyd Mallan envió el relato a Hynek. El PBY con varios sensores se encontró con el ovni frente a la costa del Pacífico. El equipo de detección de este avión representaba un avance tecnológico desde 1952, pero los sensores sufrieron interferencias considerables. (Curiosamente, el CUFOS recibió un informe posterior sobre la detección de un ovni desconocido de alta velocidad frente a la costa atlántica, más allá de las capacidades actuales, excepto las de un avión experimental de prueba. Ninguno de estos dos últimos incidentes está registrado en los archivos del Proyecto Libro Azul). Mallan pudo determinar que el testigo de 1961 estaba destinado en la base tal como había declarado. Sin embargo, no se confirmaron otros detalles vitales.

Nota adicional: La revista Combat Aircraft Journal de septiembre de 2021 cita al antiguo piloto de F/A-18 Super Hornet de la Marina Ryan “FOBS” Graves diciendo: “Graves añadió que otra característica extraña [de los ovnis Tic-Tac] era que parecían ‘nerviosos’ mientras estaban parados”. Compárese con el caso de Gerry Casey en 1943. Existen otros casos similares.

A lo largo de los años, los avistamientos de ovnis por parte de pilotos fueron tachados a veces de “no lógicos”. He aquí otro que añadir a la colección señalada por Chris Rutkowski. Ver Informe ovni que no era “Lógico” en Ufology Research: June 2021 (uforum.blogspot.com)

Otro encuentro ovni/avión similar: Capt. Holland, piloto de combate del Cuerpo de Marines de EE.UU. y veterano condecorado de la Guerra de Corea tuvo su avistamiento ovni detallado en PROJECT 1947.

El capitán William B. Nash, piloto de la aerolínea Pan American, pudo ponerse en contacto con el capitán Holland por teléfono y verificó los detalles del relato del periódico. Nash informó de ello en cartas a otros amigos, y el comandante general de Holland dio fe del carácter y la habilidad de su piloto.

Antes de partir de casa de David, escaneé una primera versión de los archivos de interferencias aéreas del Dr. Haines en la colección de Larry Hatch que Dave había recibido.

Después de dos semanas de escanear y archivar sin descanso, Barry se marchó a casa y yo me fui a la Universidad de Wyoming, cuyo Archivo del Centro del Patrimonio Americano alberga la colección de ovnis de pilotos de aviones del Dr. Richard Haines. El hotel en el que me alojé está muy cerca del edificio del Archivo, que tiene forma de tipi.

La colección de Haines es más extensa de lo que esperaba y probablemente tardaría unas 3 semanas en examinarla adecuadamente. Como era de esperar, muchos casos proceden del Proyecto Libro Azul y del sitio web del NICAP, pero muchos otros representan décadas de investigación de Haines. Se encontraron muchos casos nuevos, al menos para mí. Mark Rodeghier me dijo que Haines sí envió a CUFOS algunos casos de pilotos, pero no se corresponde con el número que él decía tener.

El difunto Teniente Coronel Wayne Mattson, retirado de la USAF, y anteriormente con el New Mexico Space History Museum en Albuquerque tuvo un incidente ovni en 1969 mientras volaba sobre Laos cruzando a Tailandia.

Mattson escribió a Richard Haines que sabía que debería haber informado del encuentro a través del sistema CIRVIS, pero dijo que si lo hubiera hecho, él y los demás aviadores del avión habrían perdido su estatus de vuelo. Así que aquí está el enigma: si informas de un ovni, cosa que se te ordena hacer, se te castiga con la posible pérdida del estatus de vuelo. ¿Y si no se informa de una amenaza para los EE.UU. que podría tener consecuencias nefastas? Ninguna de las dos posturas es defendible, pero ¿cómo se puede juzgar el curso de acción correcto?

El teniente Mattson no fue el único que se mostró reticente a informar sobre este tipo de incidentes. Los testigos de ovnis que se han sentido intimidados por las circunstancias y el desdén oficial podrían reunir fácilmente un sorprendente número de decisiones difíciles que les han llevado al silencio autoimpuesto.

Partiendo de la Universidad de Wyoming hacia Kalamazoo, me dirigí a Michigan para asistir a la reunión del UFO History Group. Parte de la reunión consistió en participar en una conferencia Zoom en la que Tom Wertman nos puso al día de su trabajo en Ohio. Barry Greenwood, ya en casa, nos habló de sus experiencias archivísticas.

Michael Swords pensó que su colección de archivos debería volver a digitalizarse debido a la adición de más material desde que sus archivos se digitalizaron por primera vez hace años. Swords también dejó entrever la posibilidad de escribir algunos blogs actualizados sobre el material que le interesaba comentar. Tanto Swords como Powell están recopilando informes de ovnis “mancuerna” – dos objetos conectados por un túnel o varilla. Al menos dos informes parecen mostrar ovnis con la forma de los antiguos auriculares de teléfono de los años cincuenta y sesenta. También encontramos un dibujo similar a la imagen del 24 de octubre de 1967 en Minot AFB antes del caso de los misiles de Minot.

Hablamos del Proyecto Galileo de Avi Loeb. Especulé -y esto es pura especulación- que Loeb no está interesado en la historia porque podría tener indicios tempranos de que su proyecto tendrá éxito. Harvard, el hogar del Dr. Howard Menzel, antiguo jefe del Observatorio de Harvard y archiescéptico de los ovnis, apoya la investigación de Loeb, lo que indica que puede haber dado un soplo. Me pregunto si tal vez la búsqueda de asteroides en órbita cercana a la Tierra podría haber encontrado algunos objetos anómalos acercándose a la Tierra. Completa especulación y sólo mi opinión. El tiempo lo dirá…

Nos reunimos con Michael West, director general de AgeX Therapeutics, Inc. y actual propietario de la antigua casa de Michael Swords. Él tenía una serie de ideas y propuestas para la posible mejora de las investigaciones ovni, las actividades de preservación, y el análisis informático. Pensó que la casa de Kalamazoo podría ser utilizada como una instalación de desbordamiento si más colecciones y material ovni estuvieran disponibles. Actualmente alberga los extensos archivos de Swords, la colección SITU (Sociedad para la Investigación de lo Inexplicable) de Ivan Sanderson, gestionada por el Dr. John Reed, y la colección de John Timmerman, así como una enorme colección de revistas y publicaciones sobre ovnis. También hay importantes grabaciones en cinta que Mike West dijo que financiaría para su digitalización.

Hasta ahora se ha escaneado una biblioteca completa de expedientes de casos anteriores a 1947 y 1970, que se conservan en Kalamazoo, y pronto se conseguirán otras ubicaciones para la colección.

Las actividades de escaneado continuarán y agradeceremos las donaciones y los intercambios de material que conduzcan a una recopilación más completa de los expedientes.

El historiador Loren Gross señaló que los archivos de NICAP, APRO y Project Blue Book no se solapaban demasiado. Cada colección tenía duplicados sólo de los relatos más publicitados, mientras que otros eran exclusivos de cada colección. A esto hay que añadir la enorme colección de recortes de periódico de Gribble y otro material similar que cubría periódicos más raros y pequeños y los activos de audio del National UFO Reporting Center. En conjunto, esta acumulación representa una gran cantidad de los nuevos archivos disponibles.

Los archivos de recortes de periódico de Gribbles contienen acontecimientos comentados en la conferencia de prensa de Robert Salas en Washington DC.

Barry Greenwood continúa con su pericia digitalizando una enorme colección de archivos del ACOS (Australian Co-ordination Section, Centre for UFO Studies).

El material de Keith Chester sobre los Foo Fighter se actualizará con documentos localizados en los Archivos Nacionales desde su libro Strange Company: Military Encounters with UFOs in World War II.

Seguiré escaneando mi colección con el objetivo de trasladarla a Nuevo México la próxima primavera. Mi próximo objetivo son los resúmenes de los archivos del Proyecto Libro Azul que el aviador Max Futch envió a Ruppelt. La mayoría de los resúmenes no están en los archivos del Proyecto Libro Azul. Tres colecciones están ahora destinadas a ir a Nuevo México.

La ufología es como la ciencia del siglo XVIII. La mayoría de los datos son observacionales, con incidentes registrados en forma de testimonios de testigos.

Nos encontramos con cientos de miles de informes ovni procedentes de una miríada de fuentes: el público, las fuerzas del orden, los servicios marítimos y las diversas ramas que operan bajo la autoridad gubernamental.

A la hora de preparar cualquier tipo de análisis de un incidente es vital disponer de información correcta. Pero a veces los datos son contradictorios debido a errores en el proceso de notificación, documentos primarios traspapelados, etc. Otras veces, el mero volumen de material hace que el ejercicio resulte desalentador. Un ejemplo: El “pop up” UFO incident en Castle AFB, CA.

Para obtener la historia completa del ovni de Castle AFB habría que consultar el Proyecto Libro Azul y los archivos del 4602º AISS, la entrevista del Dr. James McDonald al piloto (que recuerda la fecha equivocada) y la cobertura de las noticias locales. Incluso entonces, el resumen final exacto del incidente sólo se resolvería treinta y cinco años más tarde, cuando se localizaron datos adicionales en Maxwell AFB, Alabama, que se suponía que estaban en los fondos del Libro Azul de los Archivos Nacionales.

Las personas con buena memoria podrían leer todos los datos de un caso y tratar de correlacionar esa información para comprender mejor el fenómeno. Pero ahora tenemos más de 75 años de informes ovni con los que lidiar. Los directores del Proyecto Libro Azul, el capitán George Gregory (1956) y el comandante Héctor Quintanilla (1963), dijeron por separado a Hynek que cada caso ovni era único y que no había necesidad de seguir la pista de los casos ovniI por computadora para ver si había algún patrón o similitud que adivinar. Es evidente que esto es falso.

La informática del siglo XXI quizá sea capaz de extraer relaciones de estos voluminosos datos utilizando la IA.

Tengamos acceso a todos los datos y veamos qué puede enseñarnos el procesamiento informático moderno. Las acciones paranoicas de los actuales gobiernos de EE.UU. se niegan a discutir abiertamente o revelar sus casos. Se niegan a examinar la gran cantidad de información de los registros históricos y se concentran principalmente en los avistamientos actuales, que en su mayoría son de aviones.

Quiero utilizar la IA para examinar un gran número de casos. El Dr. Hynek y el Dr. Willy Smith tenían más de 50 elementos para cada caso UNICAT. Smith utilizaba un sistema operativo informático obsoleto, por lo que seguía siendo necesaria la memoria humana para correlacionar casos con facetas similares.

Michael West, de AgeX Therapeutics, demostró cómo podría funcionar este proceso. Su base de datos de genes “GeneCards, The Human Gene Database” es “una base de datos integrativa con capacidad de búsqueda (que) integra automáticamente datos centrados en genes de ~150 fuentes web”. GeneCards pone estos datos a disposición de la investigación mucho antes de que aparezcan en la literatura científica revisada por pares.

En 2022 se realizarán nuevos viajes de investigación en busca de respuestas. La información contenida en los archivos del FBI, la CIA, el Project Blue Book, CSI-LA, APRO, NICAP, CUFOS, 4602nd AISS y 1st Marine Air Wing, junto con recortes de periódicos y relatos de casos, puede estar esperando a revelar sus correlaciones utilizando métodos y tecnología del siglo XXI.

http://www.project1947.com/articles/2021trip.htm

Un argumento de peso para ignorar la historia

Los informes honestos sobre ovnis matan carreras

2 de diciembre de 2022

Billy Cox

Feliz Navidad – ¿dónde está ese maldito informe UAP?

En aras de la armonía y la buena voluntad estacionales, he decidido dejar de despotricar sobre el tardío informe ovni del ODNI al Congreso. En lugar de eso, he decidido ofrecer rompope a esos desdichados militares de carrera que han recibido la orden de sacar un conejo de la chistera con la esperanza de apaciguar a los legisladores que siguen respirando en la nuca de los poderosos negadores de la realidad que se aferran a la cola del tigre.

Con toda probabilidad, los autores designados para este informe anticipado no se ofrecieron voluntarios para el trabajo. Esta orden de trabajo no es como utilizar los datos existentes para mejorar las estrategias de contrainsurgencia o blindar la infraestructura militar para el cambio climático. A menos que se les concedieran autorizaciones de seguridad TS/SCI o (peor aún) se les obligara a desempolvar el inútil trabajo de 1968 de la Universidad de Colorado sobre el Proyecto Libro Azul de la USAF, los autores no tenían ningún contexto oficial que consultar como referencia. Así que no sólo se enfrentan a una curva de aprendizaje feroz, sino que también tienen que responder a un público estadounidense pequeño pero cada vez más alfabetizado que, a través de décadas de aclimatación cultural, no es ni mucho menos tan ignorante o desatento sobre El Gran Tabú como los mandamases esperan que sea.

Si tuviera que apostar, apostaría a que los autores siguieron un curso intensivo elaborado a partir de informes de incidentes del siglo XXI rigurosamente revisados. También apostaría a que se fijaron en el informe de 9 páginas de UAP de junio de 2021 del ODNI como una plantilla desesperada, reelaborada y presentada como una carcasa de “Fin de semana en casa de Bernie” para convencer al mundo de que todo sigue bien aquí en el garito del Tío Sam. Si alguna vez llegamos a ver el informe, me pondré las botas de agua para ver si las variaciones de UAP de la ensalada de palabras probablemente representan objetos físicos y los UAP probablemente carecen de una explicación única y podrían ser atribuibles a programas de desarrollo y clasificados por entidades estadounidenses y la presentación de informes normalizados requeriría una inversión adicional.

Culpemos al Congreso

Tal vez deberíamos culpar al Congreso del estancamiento; después de todo, su mandato a la ODNI/SecDef era insostenible desde el principio. Una vez más, la Sección 1683 de su Ley de Autorización de la Defensa Nacional de 2022, en virtud de la disposición (h)(2)(B) del Informe Anual, exige una contabilidad de “Todos los sucesos relacionados con fenómenos no identificados notificados que se produjeron durante un período distinto a ese período de un año pero que no se incluyeron en un informe anterior”. El plazo mencionado abarca desde finales de 2021 hasta el 31 de octubre. Por “informe anterior” se entienden los datos recopilados por el Grupo de Trabajo sobre Fenómenos Aéreos No Identificados entre 2004 y 2021.

¿Has entendido la palabra? ¿Todos?

¿Sabes cuántos son todos?

Nadie lo sabe. Ni siquiera David Marler.

Durante más de tres décadas, el autor de Triangular UFOs: An Estimate of the Situation (Ovnis triangulares: una estimación de la situación) ha intentado hacerse una idea del volumen demencial de información generada en los últimos 75 años, en archivos gubernamentales, privados, periódicos, revistas, etc. Si no estuvieran tan bien organizados, las estanterías verticales, los armarios y la cantidad de libros del tamaño de una biblioteca que consumen su casa en las afueras de Albuquerque, N.M., podrían servir como prueba A del síndrome del acaparador. Pero el mes pasado, con la importante ayuda de un puñado de investigadores veteranos, Marler anunció su intención de ir aún más lejos con una organización sin ánimo de lucro llamada National UFO Historical Records Center.

Una vez consolidado, el ya asombroso inventario de Marler incluirá los archivos completos del antiguo Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos, el Centro de Estudios Ovni, el astrónomo/consultor del Libro Azul J. Allen Hynek, el grupo Civilian Saucer Intelligence, tal vez la Aerial Phenomena Research Organization, y colecciones personales de los archivistas de la vieja guardia Rob Swiatek, Rod Dyke, Barry Roth, Mark Rodeghier, Jan Aldrich y Barry Greenwood (cuyo libro Clear Intent de 1984, basado en la FOIA, me inició en este ingrato camino). Por nombrar sólo a algunos.

La búsqueda de patrones

El NUFOHRC también recopilará material del extranjero, con el objetivo de transferirlo a Internet para su acceso público. El grupo está buscando un espacio de almacenamiento decente, con el objetivo último de que la Universidad de Nuevo México gestione el archivo.

“Acabo de enviar a Dave 48 cajas de material, y eso no es nada. Todavía tengo seis habitaciones y dos armarios llenos de material ovni”, dice Aldrich, cofundador del Project 1947, que escanea registros históricos de fuentes primarias que se remontan a la Segunda Guerra Mundial. La advertencia en este caso -volviendo a la petición de la NDAA de todos los archivos ovni del gobierno- es la naturaleza aleatoria y arbitraria de lo que se ha guardado y perdido a lo largo de las décadas. Aldrich resume un relato de sus redescubrimientos durante sus esfuerzos de colaboración con el NUFOHRC. Entre ellos se encuentran los registros oficiales de la base aérea de Vandenberg sobre una serie de avistamientos visuales por radar que provocaron el despegue de aviones de combate en 1967. Consiguió encontrar los documentos en manos privadas después de oír hablar de ellos por primera vez hace 50 años.

“Lo que estos documentos nos dan es una visión más amplia para ver los patrones, que es lo que necesita cualquier buena investigación”, explica a LiJ. “Recuerdo que (el piloto de F-18 de la Marina David) Fravor dijo cómo bajó su avión para interceptar (al ovni Tic Tac), y que cuando intentó cortarle el paso, el ovni empezó a reflejar sus propias maniobras, como si le estuviera copiando”.

“Bueno, eso es justo lo que pasó en Chorwon, Corea, en 1952. Un piloto de F-94 comienza a interceptar este objeto desconocido y mientras trata de ponerse en posición para interceptar, esta cosa está reflejando sus propias maniobras, por lo que no puede. Cuando la cosa finalmente decidió que ya no estaba jugando más, salió disparada hacia arriba y desapareció. Creo que es importante saber esto”.

Lo es. Pero lo que puede estar ocurriendo entre bastidores con el informe UAP, pendiente desde hace un mes, probablemente no sea más que la nueva versión de una película que se proyectó aquí antes de que existiéramos la mayoría de nosotros. La protagonizó el general Charles Cabell, Director de Inteligencia de las Fuerzas Aéreas, que intentó sin éxito enhebrar la aguja de los ovnis a partir de 1948. Cabell, que se debatía entre la necesidad imperiosa de obtener datos fiables de los pilotos de la USAF e instar al público a preocuparse por otra cosa, emitió en 1951 sus ahora famosas órdenes JANAP 146(B).

Y lo de JFK

Estas “Instrucciones de comunicaciones para informar de avistamientos de inteligencia vitales” no eran una broma. Notificaban a todo el servicio que la información sobre ovnis estaba a la altura de los misiles soviéticos, proporcionaban canales para informar de los encuentros y advertían de que el control de la información se regía por las leyes de espionaje. Y cuando el Blue Book estaba a punto de cerrarse en 1969, el general de la USAF Carroll Bolender declaró en un memorándum clásico que, en cumplimiento del JANAP 146, los informes ovni con connotaciones de seguridad nacional seguirían siendo desviados del Blue Book.

Cabell había declarado durante una reunión ovni con oficiales del Pentágono en el 51 que “cualquiera que no mantenga una mente abierta puede irse, ahora”. Pero durante esa reunión informativa, cuando se le informó de que sus máximos responsables del proyecto ovni se afanaban en embrutecer, tergiversar y desechar los informes, el general se desahogó. “Me han mentido, mentido y mentido. Quiero que se acabe. Y quiero una respuesta a los platillos y quiero una buena respuesta”.

Obviamente, Cabell nunca la obtuvo. Lo que consiguió en cambio -después de soltar el hueso de los ovnis- fue un ascenso a director de personal del Estado Mayor Conjunto, y luego a director adjunto de la CIA. Tuvo una buena carrera hasta que JFK limpió la casa en 1961 después de la Bahía de Cochinos. Ah, y para que lo sepan, el hermano de Cabell, Earle, era el alcalde de Dallas cuando le volaron la cabeza a Kennedy en 1963, así que ahí está eso…

De todos modos, a los proveedores de contenido que se han encargado de contribuir al condenado informe de la UAP para los legisladores, lo entiendo. Probablemente se están haciendo carreras de alto nivel por lo que se les ha permitido producir. Que sepan que sabemos que este desastre no es culpa de ustedes, y que esta farsa estaba planeada antes de que ustedes o sus supervisores nacieran. Es Chinatown, hombre …

https://lifeinjonestown.substack.com/p/a-strong-case-for-ignoring-history

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.