Will-o’-the-Wisp

Will-o’-the-Wisp

Jack-o’-Lantern

ignis fatuus (fuego insensato)

leyendas sobre hadas ardientes traducidas y/o editadas por

D. L. Ashliman

© 2009-2021

Will-o’-the-Wisp es la denominación inglesa más común para una familia de hadas caracterizada por su aspecto ardiente y su tendencia a extraviar a los caminantes nocturnos. El término wisp hace referencia a una paja retorcida que se utiliza como antorcha. Otros nombres para estas apariciones son Hobby-Lantern, Jack-o’-Lantern, Jenny-Burnt-Tale, Kitty-Candlestick, Peg-a-Lantern, y muchos más.

El Ignisfatus

Inglaterra

El Ignisfatus, o exhalación llamada “Will-with-a-Whisp”, o “Jack-with-a-Lanthorn”, que a veces se ve en los patios de las iglesias, o en lugares pantanosos y cenagosos en el verano y el otoño, fue considerado por muchos viejos habitantes de este barrio, cuando el autor estaba en su infancia, como una especie de dispositivo del espíritu maligno para atraer a los seres humanos desde el camino que estaban persiguiendo en algún abismo espantoso de la miseria; y allí dejarlos sin ninguna esperanza de recuperar el disfrute de la felicidad en la tierra de los vivos.

– Fuente (books.google.com): Richard Parry, The History of Kington (Kington: Charles Humphreys, 1845), pp. 205-206.

Jack o’ Lantern

Irlanda

A veces hay una especie de luz en el mar; algunos la llaman “Jack o’ Lantern” y otros dicen que la envían para despistar.

– Fuente: Lady Gregory, Visions and Beliefs in the West of Ireland, con dos ensayos y notas de W. B. Yeats, serie 1 (Nueva York y Londres: G. P. Putnam’s Sons, 1920), p. 9.

– Fuente de Lady Gregory: “A Galway Bay Lobster-Seller”.

The Will-o’-the-Wisp

Escocia

Se dice que el will o’ the wisp (llamado en gaélico Teine biorach = fuego agudo) es de apariencia bastante moderna, al menos en South Uist. Se dice que fue visto por primera vez en 1812 y que es el espíritu de una joven de Benbecula que frecuentaba el machair, o llanura arenosa junto al mar, en busca del galium verum, utilizado en el teñido de la tela local o tweed. Su pecado fue tratar de obtener una parte indebida de un producto que debería haberse repartido equitativamente para el bien común, y que en todo momento tiene que ser cultivado como una de las plantas que unen el suelo arenoso donde ha sido rescatado del mar.

Sin embargo, hay otra historia sobre el origen del jack o’ lantern. El espíritu que la persigue es el de un herrero, que no pudo ser admitido ni siquiera en el infierno. Tenía mucho frío y pedía una sola brasa para calentarse, y al final le dieron una, con la que ha ido temblando desde entonces.

Un interés especial de esta historia es que va en contra de la tradición común de las islas Hébridas de un infierno frío, una tradición que uno aprende pronto a aceptar en Uist del Sur, la tierra de la niebla fría y los vientos arrolladores, y la humedad, y las corrientes de aire, y la lluvia, donde incluso las regiones inferiores con un fuego en ellos tienen una sugerencia de comodidad. Por eso el infierno es conocido desalentadoramente como “el lugar del viento de los pasajes fríos, o el viento de los canales fríos”.

– Fuente: A. Goodrich-Freer, “More Folklore from the Hebrides”, Folk-Lore: A Quarterly Review of Myth, Tradition, Institution, and Custom, vol. 13 (Londres: David Nutt, 1902), pp. 43-44.

Lantern Jack

Gales

Esta es una de las apariciones de la noche, y una de las más traviesas y tramposas de la familia de los fantasmas. No sabemos qué forma o color tiene, ya que nadie le ha visto nunca con claridad; se ha visto su linterna, y se le ha oído partirse de risa ante sus propios trucos, y ante la perplejidad de aquellos a los que podría haber extraviado; y la gente dice que su risa no era distinta del relincho fuerte y repentino de un caballo.

Su luz se veía en las noches oscuras como una linterna encendida en los caminos de las ovejas en las laderas. Si se encontraba lejos, nadie se engañaba, ya que sus desgarbados movimientos lo delataban como “Lantern Jack en busca de sus ovejas”, y como dice el refrán

Un ignis fatuus

no engaña a muchos.

El momento en que generalmente tenía éxito con sus travesuras era cuando encontraba a alguien solo recorriendo un camino en campo abierto. Comenzaba apareciendo como una pequeña mota de fuego, de una llama azul clara, que movía ante el caminante por el medio del sendero hasta que se había asegurado su atención; entonces la llama crecía gradualmente hasta que su brillo lo cegaba por completo, después de lo cual el viajero quedaba totalmente a merced de Jack, y él lo llevaba a donde quería.

Se cuentan historias de hombres que han sido conducidos a kilómetros de su camino de esta manera, especialmente jóvenes que iban a ver a sus novias en las oscuras noches de invierno.

– Fuente: (books.google.com): D. E. Jenkins, Bedd Gelert: Its Facts, Fairies, and Folk-Lore (Portmadoc: Llewelyn Jenkins, 1899), pp. 82-83.

– Fuente: (Archivo de Internet): D. E. Jenkins, Bedd Gelert: Its Facts, Fairies, and Folk-Lore (Portmadoc: Llewelyn Jenkins, 1899), pp. 82-83.

Ellylldan

Gales

El Ellylldan es una especie de elfo que corresponde exactamente al will-o’-wisp inglés….

– Fuente: (books.google.com): D. E. Jenkins, Bedd Gelert: Its Facts, Fairies, and Folk-Lore (Portmadoc: Llewelyn Jenkins, 1899), pp. 82-83.

– Fuente: (Archivo de Internet): D. E. Jenkins, Bedd Gelert: Its Facts, Fairies, and Folk-Lore (Portmadoc: Llewelyn Jenkins, 1899), pp. 82-83.

The Ellylldan

Gales

El Ellylldan es una especie de elfo que corresponde exactamente al will-o’-wisp inglés….

Como todos los duendes de esta clase, el Ellylldan era, por supuesto, visto danzando en terrenos pantanosos, a los que conducía al errante tardío; pero, como ha dicho ingeniosamente un distinguido residente en Gales, el pobre duende “ahora está muerto de hambre, y se le ha quitado el aliento; Su luz ha sido apagada para siempre por el agricultor, que ha drenado la ciénaga; y, en lugar de la vegetación en descomposición del otoño, donde los avetoros y las víboras se deleitaban secretándose, crecen cosechas de maíz y papas…”

Pwca, o Pooka, no es más que otro nombre para el Ellylldan, como nuestro Puck es otro nombre para el will-o’-wisp; pero en ambos casos el término más corto tiene un sabor más poético y una latitud más amplia …. La forma más familiar de la historia de Pwca es una que he encontrado en varias localidades, variando tan poco en sus detalles que cada relato sería intercambiable con otro mediante la alteración de los nombres locales. Esta forma presenta a un campesino que está volviendo a casa de su trabajo, o de una feria, cuando ve una luz que viaja delante de él. Al mirar más de cerca, se da cuenta de que la lleva una figura pequeña y oscura, que sostiene un farol o una vela a la altura de la cabeza. La sigue durante varias millas y de repente se encuentra al borde de un espantoso precipicio. Desde muy abajo, llega a sus oídos el sonido de un torrente espumoso. En el mismo momento, el duendecillo de la linterna salta a través del abismo y se posa en el lado opuesto; levanta de nuevo la linterna por encima de su cabeza, suelta una carcajada fuerte y maliciosa, apaga la vela y desaparece por la colina de enfrente, dejando al atónito campesino que vuelva a casa como pueda.

– Fuente: Wirt Sikes, British Goblins: Welsh Folk-Lore, Fairy Mythology, Legends, and Traditions (Londres: Sampson Low, Marston, Searle y Rivington, 1880), pp. 18-24.

– Algunos estudiosos creen que Shakespeare se inspiró en el hada galesa que aparece aquí para su Puck de Sueño de una noche de verano.

El origen de Jack-o’-Lantern

Gales

Una leyenda popular que explica el origen de jack-o’-lantern en Gales se refiere a la idea de un diablo estúpido: Hace mucho tiempo vivía en las colinas de Arfon un anciano llamado Sion Dafydd, que solía conversar mucho con uno de los niños del pozo sin fondo.

Una mañana Sion se dirigía a Llanfair-Fechan, llevando un mayal al hombro, pues allí tenía maíz, cuando a quién se encontró sino a su viejo amigo del pozo, con una bolsa a la espalda y en ella dos diablillos como él. Después de conversar un rato, empezaron a pelearse, y al poco se enzarzaron en una terrible pelea. Sión se puso a golpear a los demonios con su mayal, hasta que la bolsa que contenía a los dos pequeños se hizo pedazos, y los dos, cayendo al vacío, huyeron para salvar sus vidas a Rhiwgyfylchi, pueblo que desde entonces se considera un lugar muy malvado.

Sion siguió su camino regocijado, y durante mucho tiempo no se encontró con su adversario. Sin embargo, finalmente se encontraron, y esta vez Sion llevaba su arma al hombro.

“¿Qué es esa cosa larga que llevas?”, preguntó el diablo.

“Es mi pipa”, respondió Sion.

Entonces el diablo preguntó: “¿Puedo olerla?”

“Lo harás”, fue la respuesta de Sion, que colocó la boca de su pistola en la garganta del diablo y apretó el gatillo. Fue el disparo más fuerte que se haya oído en esta tierra.

“¡Ach! – tw!” exclamó el fumador, “tu pipa está muy viciada”, y desapareció en una llamarada.

Después de un lapso de tiempo, Sion lo encontró de nuevo bajo la apariencia de un caballero, pero el galés sabía que era el tentador. Esta vez hizo un trato del que después se arrepintió, es decir, se vendió al diablo por una suma a la baja, pero en el entendimiento de que siempre que pudiera aferrarse a algo, el diablo no lo controlaría entonces.

Un día en que Sión se afanaba en la jardinería, el maligno lo arrebató por los aires sin previo aviso, y Sión estaba a punto de renunciar a toda esperanza de volver de nuevo a la tierra, cuando pensó para sí: “Le pediré al diablo un último favor”.

El estúpido diablo escuchó.

“Todo lo que quiero es una manzana”, dijo Sión, “para humedecerme un poco los labios abajo; déjame ir a la copa de mi manzano, y cogeré una”.

“¿Eso es todo?”, dijo el diablo, y consintió.

Por supuesto, Sión se agarró al manzano y se quedó colgado. El diablo tuvo que dejarlo allí. Pero el viejo réprobo era demasiado malvado para el cielo, y como el diablo no pudo llevárselo al otro lugar, se convirtió en un hada, y ahora es jack-o’- lantern.

– Fuente: Wirt Sikes, British Goblins: Welsh Folk-Lore, Fairy Mythology, Legends, and Traditions (Londres: Sampson Low, Marston, Searle y Rivington, 1880), pp. 204-205.

– El episodio del hombre que engaña a un ogro (aquí el diablo) para que le meta una pistola en la boca está clasificado como cuento popular del tipo 1157.

– El motivo de un mortal que vende su alma al diablo está personificado en las leyendas de Fausto.

Jack o’ Lantern

Dinamarca

Los Jack o’ lanterns son espíritus de hombres inicuos que, mediante un falso resplandor, intentan engañar al viajero y hacerle caer en pantanos y ciénagas. La mejor salvaguardia contra ellos, cuando aparecen, es ponerse la gorra del revés. Cuando alguien vea un Jack o’ lanterns, que tenga cuidado de no señalarlo, porque vendrá si se le señala. También se dice que si alguien le llama, vendrá y alumbrará a quien le ha llamado; pero entonces que sea muy cauto.

Cerca de Skovby, en la isla de Falster, hay muchos Jack o’ lanterns. Los campesinos dicen que son las almas de los medidores de tierras que en vida habían cometido injusticias en sus mediciones, y por eso corren a medianoche por el bakke de Skovby, que miden con varas de hierro al rojo vivo, gritando: “¡Aquí está el límite claro y correcto! de aquí hasta allí”.

– Fuente: Benjamin Thorpe, Northern Mythology, Comprising the Principal Popular Traditions and Superstitions of Scandinavia, North Germany, and the Netherlands, vol. 2 (Londres: Edward Lumley, 1851), p. 211.

Will-o-the-Wisps

Países Bajos

Una noche, a última hora, un hombre caminaba por el campo, de regreso a Gandshoven desde Molenbeek. De repente, tres duendes se le acercaron corriendo. Como este buen hombre acostumbraba a bautizar a los tales, para redimir a los tres, dijo: “Os bautizo a todos en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo”.

Pero entonces no le fue bien, pues en el mismo instante vio que estaba rodeado de más de mil testarudos, todos deseosos de ser bautizados. Él bautizaba sin cesar, pero cada vez se le acercaban más, y esto no terminó hasta que cantó el gallo. El hombre tuvo que pasar toda la noche en el campo.

– Fuente: Wolf, Johann Wilhelm. Niederländische Sagen (Leipzig: F. A. Brockhaus, 1843), no. 521, pp. 617-17.

Bautizo de Jack o’ Lanterns

Países Bajos

Según la tradición, los Jack o’ Lanterns son las almas de los niños no bautizados. Como estas almas no pueden entrar en el cielo, se refugian en los bosques y en lugares oscuros y desiertos, donde lloran su dura suerte. Si por la noche ven a alguna persona, corren hacia ella y se apresuran a ir delante de ella para indicarle el camino hacia el agua, a fin de que las bautice con ella. Y nadie debe dejar de hacerlo, porque los pobres seres deben permanecer fuera de las puertas del paraíso hasta que alguien se apiade de ellos.

– Fuente: Benjamin Thorpe, Northern Mythology, Comprising the Principal Popular Traditions and Superstitions of Scandinavia, North Germany, and the Netherlands, vol. 3 (Londres: Edward Lumley, 1852), p. 220.

– Fuente de Thorpe: Johann Wilhelm Wolf, “Irrwische getauft”, Niederländische Sagen (Leipzig: F. A. Brockhaus, 1843), no. 262, p. 352.

The Will-o’-the-Wisps

Estonia

Una tarde de invierno, un campesino regresaba a su casa desde la ciudad de Viljandi. Al cruzar el páramo de Parika se dio cuenta de que una pequeña llama azul ardía a pocos pasos del borde de la carretera. El campesino sabía que no debía tomarse estas cosas a la ligera, así que azuzó a su caballo, que quería pasar rápidamente por el lugar.

El caballo se negó a avanzar un solo paso. Se encabritó como si estuviera ante una zanja.

El campesino estaba ahora en grave peligro. Se sentó allí con los pelos de punta, temblando de miedo. ¿Qué podía hacer? Bajó del trineo para ver qué pasaba. No había ninguna zanja cruzando la ruta, sino un pozo abierto.

¿Y ahora qué?

El campesino habría rodeado la fosa, pero descubrió agua profunda a ambos lados. Mirando a su alrededor, vio que la luz azul se había encendido tanto como una antorcha de brea. De pronto se levantaron un segundo y un tercer fuego, y luego muchos, muchos fuegos danzaban por el páramo.

“¡Padre, hijo y espíritu santo! ¿Qué está pasando aquí esta noche?”, gritó.

Apenas había dicho estas palabras cuando su caballo saltó hacia delante como si le hubieran clavado una aguja. El campesino a duras penas pudo saltar de nuevo al trineo, y se alejó en un galope furioso.

Menos mal que el campesino pudo pronunciar el nombre de Dios justo a tiempo.

– Fuente (books.google.com): Harry Jannsen, “Die Irrlichter”, Märchen und Sagen des estnischen Volkes, vol. 2 (Riga: A. Kymmel; Leipzig: C. F. Fleischer, 1888), no. 48, p. 145.

The Will-o’-the-Wisp

Alemania / Polonia

El Will-o’-the-Wisps es un gnomo travieso que extravía a la gente por la noche o en la niebla, haciéndoles perder el camino y acabar en un pantano. Lo hace sobre todo con los curiosos que le siguen a propósito. La mejor manera de evitarle o de hacerle inofensivo es mantenerse alejado de los senderos en los que tiene poder, y mantener siempre un pie en el surco de un carro. Ayuda a algunas personas que se han perdido llevándolas a casa, si le hablan amablemente y le ofrecen un pago generoso.

Una vez, una persona que se había perdido le ofreció dos groschens de plata si le llevaba a casa sano y salvo. El will-o’-the-wisp aceptó, y finalmente llegaron a casa del hombre perdido. El hombre, feliz por no necesitar más ayuda, dio las gracias a su guía, pero en lugar del pago prometido, sólo le entregó una pequeña moneda de cobre. El will-o’-the-wisp la aceptó y le preguntó si ya podía encontrar el camino de vuelta a casa por sí mismo.

Contestó: “Sí, ya veo la puerta de mi casa abierta”. Pero, al acercarse, cayó al agua, pues todo lo que había visto no era más que una ilusión.

El will-o’-the-wisp se complace en atormentar a los borrachos que vuelven a casa después de una feria o una noche de juerga. Los extravía y, cuando en su borrachera no pueden seguir adelante y prefieren dormir la borrachera al raso, les quema las plantas de los pies. En algunas regiones, la gente cree que los will-o’-the-wisp son las almas de los niños que murieron sin ser bautizados. Se ven sobre todo en los muros de los cementerios. Desaparecen cuando se les arroja un puñado de tierra del cementerio.

– Fuente: Karl Haupt, “Der Irrwisch”, Sagenbuch der Lausitz, vol. 1 (Leipzig: Verlag von Wilhelm Engelmann, 1862), pp. 58-59.

– Esta leyenda procede de Lusacia, región histórica dividida actualmente entre Alemania oriental y Polonia occidental.

Los agrimensores malditos

Alemania

Se dice que los Will-o’-the-Wisps que se deslizan de un lado a otro por las orillas de los ríos y los bordes de los campos eran agrimensores que midieron deshonestamente los límites de las parcelas. Tras su muerte, son condenados a vagar y vigilar esos mismos límites.

– Fuente (books.google.com): Jacob y Wilhelm Grimm, “Die verwünschten Landmesser”, Deutsche Sagen (Berlín: In der Nicolaischen Buchhandlung, 1816), no. 284, p. 374.

– Fuente (Internet Archive): Jacob and Wilhelm Grimm, «Die verwünschten Landmesser,» Deutsche Sagen (Berlin: In der Nicolaischen Buchhandlung, 1816), no. 284, p. 374.

– Fuente de los Grimm: “Oral, de Mecklemburgo”.

– En ediciones posteriores, esta leyenda lleva el número 285.

Will-o’-the-Wisp

Alemania

En el lado suroeste del bosque Ihlower hay un gran pantano cubierto de maleza. En las noches de tormenta aparece allí un gran duende. No se trata de un will-o’-the-wisp corriente, sino de un will-o’-the-wisp de castigo enviado por Dios.

En el lugar donde aparece esta luz había antiguamente un estanque, y aún antes había allí una colina. En esta colina había una capilla (antes había un monasterio en el bosque). Todos los cristianos de la zona, incluidas las jóvenes, iban a esta capilla a rezar y a confesarse. El sacerdote de allí era un tipo grosero, y obsequiaba a las jóvenes doncellas con algo más que la misa. Las mancillaba.

Cuando su pecado se hizo insoportable, una noche terrible la tierra se abrió y se lo tragó bajo tierra, junto con la colina y la capilla.

Desde aquella noche, la voluntad de Dios se cierne sobre la zona como señal del castigo divino.

– Fuente (books.google.com): P. Sundermann, “Das Irrlicht”, Sagen und sagenhafte Erzählungen aus Ostfriesland (Aurich: A. H. F. Dunkmann, 1869), p. 18.

– Fuente (Archivo de Internet): P. Sundermann, “Das Irrlicht”, Sagen und sagenhafte Erzählungen aus Ostfriesland (Aurich: A. H. F. Dunkmann, 1869), p. 18.

Will-o’-the-Wisps con piernas largas

Alemania

Un campesino de Hermsdorf se dirigía a su casa una tarde cuando vio un will-o’-the-wisp. Como era muy atrevido, se le acercó. Sin vacilar, el will-o’-the-wisp huyó, y el campesino se apresuró a seguirlo. Pisándole los talones, vio que tenía unas patas tremendamente largas y que su cabeza estaba formada por puntas de fuego incandescente. Sin embargo, desapareció al instante, y el campesino apenas pudo encontrar el camino de vuelta a casa en la oscuridad.

– Fuente: A. Kuhn y W. Schwartz, “Irrlichter mit langen Beinen”, Norddeutsche Sagen, Märchen und Gebräuche aus Meklenburg [Mecklenburg], Pommern, der Mark, Sachsen, Thüringen, Braunschweig, Hannover, Oldenburg und Westfalen (Leipzig: F. A. Brockhaus, 1848), p. 84.

– Fuente de Kuhn y Schwartz: “Oral”.

Will-o’-the-Wisps Prohibido con una maldición

Alemania

En las cercanías de Storkow, un predicador regresaba una noche tarde a casa en coche con su criado. Al llegar a cierto lugar, vieron que se les acercaba un will-o’-the-wisp. Brincaba alegremente delante de los caballos. Pronto aparecieron más, y finalmente fueron tantos que los caballos se asustaron y no quisieron seguir adelante.

El pastor también se asustó y se puso a rezar en voz alta, pero cuanto más rezaba, más se acercaban.

Finalmente el criado le dijo: “No. Deja eso. No vas a hacer que se vayan. Me desharé de ellos”.

Y gritó: “¡Váyanse, en nombre del diablo!”, e inmediatamente desaparecieron.

– Fuente: A. Kuhn y W. Schwartz, “Irrlichter durch Fluch gebannt”, Norddeutsche Sagen, Märchen und Gebräuche aus Meklenburg [Mecklenburg], Pommern, der Mark, Sachsen, Thüringen, Braunschweig, Hannover, Oldenburg und Westfalen (Leipzig: F. A. Brockhaus, 1848), pp. 84-85.

– Fuente de Kuhn y Schwartz: “Oral”.

El Heerwisch

Alemania

En las cercanías de la autopista de la montaña, y especialmente en las localidades de Lorsch y Hänlein, a los will-o’-the wisps se les llamaba antiguamente Heerwische. Esto sigue siendo cierto.

Si se dejan ver, lo que normalmente ocurre sólo por la noche, la gente de allí tiene una rima ridícula:

¡Heerwisch, Heerwisch, hah, hah, hah!

¡Estás ardiendo como paja, paja, paja!

¡Me puedes pegar negro y blaw!

Más de una persona cayó en desgracia por este motivo.

Hace más de treinta años, una joven paseaba por un pantano cerca de Hänlein. Vio un will-o’-the wisp dando saltitos y gritó bruscamente la rima. De repente, el will-o’-the wisp se acercó revoloteando. La niña se asustó y corrió todo lo que pudo hacia la casa de sus padres. El will-o’-the wisp iba detrás de ella, golpeándola con sus alas ardientes como un enorme pájaro de los pantanos.

Muerta de miedo, llegó a la casa y entró, pero el will-o’-the wisp entró con ella, iluminando toda la entrada. La siguió hasta la sala principal. Golpeó con llamas a todo el que se cruzó en su camino, y luego subió volando por la chimenea. Finalmente, bailó por los tejados como un dragón de fuego.

Al día siguiente, todos, y sobre todo la niña, estaban morados por los golpes del will-o’-the wisp.

Se cree que los will-o’-the wisp y los hombres de fuego son personas muertas que no encuentran el descanso eterno por las malas acciones que cometieron en vida. Son, sobre todo, los agrimensores deshonestos y los que movieron mojones, así como los agricultores que araron las tierras de sus vecinos. En toda Alemania se cree que estos pecadores son los hombres de fuego.

En el norte de Alemania, se cree que las almas de los niños no bautizados son los fuegos fatuos.

En Turingia [Thüringen] le dicen a alguien que corre muy rápido: “Corres como un hombre de fuego”.

– Fuente (books.google.com): Ludwig Bechstein, “Der Heerwisch”, Deutsches Sagenbuch (Leipzig: Verlag von Georg Wigand, 1853), no. 57, pp. 50-51.

– Fuente (Archivo de Internet): Ludwig Bechstein, “Der Heerwisch”, Deutsches Sagenbuch (Leipzig: Verlag von Georg Wigand, 1853), no. 57, pp. 50-51.

Godorf: El Will-o’-the-Wisp

Alemania

Se dice que la península pantanosa que se extiende entre Godorf y Rodenkirchen es el lugar favorito del duendecillo conocido a lo largo del Rin como Herwisch, y en Inglaterra como will-o’-the-wisp. Se dice que esta pequeña criatura traviesa se deleita extraviando a los viajeros desprevenidos y gastando todo tipo de bromas, pero, como la mayoría de los bromistas, se resiente rápidamente de cualquier intento de burlarse de él.

Un día, al anochecer, una doncella que atravesaba este tramo de tierra se puso a cantar todas las canciones que conocía, para aliviar la soledad del camino e infundirse valor. Habiendo llegado pronto al final de su escaso repertorio, cantó descuidadamente una cancioncilla burlona sobre el Herwisch, quien, enfurecido por su descaro, se abalanzó hacia ella blandiendo amenazadoramente su pequeña linterna.

Con un grito de terror, la muchacha echó a correr, perseguida de cerca por el duendecillo, quien, en castigo por su burlona canción, le dio una cachetada con sus alas en la cara y la asustó tanto que quedó idiota.

Desde entonces, los jóvenes alemanes no se atreven a cantar el estribillo burlón y evitan cuidadosamente mencionar el nombre de Herwisch al caer la noche, para no despertar su cólera.

– Fuente: Hélène Adeline Guerber, Legends of the Rhine, 3ª edición (Nueva York: A. S. Barnes and Company, 1899), pp. 80-81.

Enlaces a otros textos e ilustraciones

1. Burne, Charlotte Sophia. “Legends and Traditions: Will-o’-the-Wisp”, Shropshire Folk-Lore: A Sheaf of Gleanings from the Collections of Georgina F. Jackson (London: Trübner and Company, 1883), pp. 33-38.

2. Dyer, T. F. Thiselton. “The Will-o’-the-Wisp and Its Folk-Lore”, The Gentleman’s Magazine, vol. 250 (January – June 1881), edited by Sylvanus Urban (London: Chatto and Windus, 1881), pp. 335-46.

3. Hazlitt, William Carew. “Will o’ the Wisp; or, Kit with the Canstick (Candlestick)”, Myths and Folklore: A Dictionary of National Beliefs, Superstitions, and Popular Customs, Past and Current, with Their Classical and Foreign Analogues, Described and Illustrated, vol. 2 (London: Reeves and Turner, 1905), pp. 635-38.

4. Wright, Elizabeth Mary. “Dialect Terms Denoting the Ignis Fatuus, or Will-o’-the-Wisp”, Rustic Speech and Folk-Lore (London: Oxford University Press, 1913), pp. 200-201.

https://sites.pitt.edu/~dash/willowisp.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.