El chupacabras (Fin del capítulo mexicano)

CHUPACABRAS DEL DOMINIO PÚBLICO

Todo mundo conoce la gran capacidad del mexicano para asimilar a su forma de vida los nuevos modelos y patrones culturales que le son imbuidos por la televisión. El caso del chupacabras no ha sido la excepción.

Actualmente se venden camisetas con el retrato hablado del chupacabras. En Sinaloa se habla de chupacervezas, chupatacos y chupacamisetas. Habría que ver si Tutsi Pop no saca una nueva versión de su paleta Chupa-Pop (Chupacabras-Pop o Chupa-Popcabras). Hasta tenemos un peleador de lucha libre llamado el Chupacabras. Se le han dedicado corridos y se le escriben poemas. Uno de estos se debe a la pluma de Héctor Kiev:

“Una bestia sanguinaria

ha causado gran revuelo.

Traemos los mexicanos

Los ánimos por el suelo.

“Ha aparecido hace poco

causando terrible mal,

por los campos mexicanos

un sanguinario animal.

“¿Cómo es?, no se le conoce,

pero esta bestia asesina

a sus víctimas las deja

sin gota de hemoglobina.

“Es de apetito insaciable,

su fiereza es sin igual.

Dicen que tiene una forma

De Luzbel o de Belial.

“Por la manera en que mata

con saña y sin compasión,

debe tener una fuerza

igual que la de Sansón.

“Son decenas de animales,

si es que los cuentos son ciertos,

que destrozados, sin sangre,

han aparecido muertos.

“Chupa sangre, le han llamado,

por los datos registrados.

Con horas de diferencia

Mata en diversos estados.

“Comentan que es orejón,

que sus patas son deformes

y que además de pelón,

tiene unas garras enormes.

“Nada más a una criatura

recuerdo así señalada,

por cierto a nuestro país

lo trató de la patada.

“Pero no puede ser él.

Por más que causó terror,

Pues se encuentra en las Bahamas,

Irlanda o por Nueva York.

“¿Será algún enviado suyo?

Pudiera estar confundido,

Si bien existe un francés

De tipo muy parecido.

“Tal vez un gobernador

es quien actúa sin clemencia,

si bien el más sanguinario

hoy se encuentra con licencia.

“Bartlett sí no puede ser

el que arma tanto borlote.

Ese ya no chupa sangre,

Anda comiendo camote.

“Sócrates no puede ser

aunque lo traten de pillo,

ya que ese, si algo chupó

fue en la presa de ‘El Cuchillo’.

“¿Otto Granados, Chirinos…?

No son de bestialidades,

Si bien tienen en u haber

Muy horribles amistades.

“Por otro lado, la bestia,

la que causa tanto mal,

chupa sangre de borregos;

¿será líder sindical?

“El que viene a mi memoria,

líder de varios ayeres,

en verdad ya está muy viejo

para tales menesteres.

“Ya no está para esos trotes

ni pa’ transitar veredas.

Sería el único maloso

Que usara silla de ruedas.

“Además no es de uñas largas,

teniendo periodos varios.

Otros con puestos menores

Ya son multimillonarios.

“Existe uno, ha chupado

la sangre de mucha gente.

Si yo tuviera razón

Bien pudiera ser regente.

“El actual ha fastidiado

al pobre capitalino,

mostrando el terrible grado

al que nos lleva el destino.

“Más impuestos al predial,

impuestos a la gasolina,

sin saber esos dineros

a qué rubro se destinan.

“Pero este no es orejón

no tiene ojos de chamuco.

Si bien pa’ estar en el cargo

Se sabe uno que otro truco.

“Difícil de averiguar.

‘Súper Barrio’, no lo creo.

El demonio ‘chupacabras’,

Es malo, más no es tan feo.

“Si políticos chupara

si se dieran esos brotes,

ya no sería ‘chupacabras’.

Gaviota, chupacabrones”.

En Miami se patentó el sándwich chupacabras. En los Estados Unidos ya hay un videojuego. Y en Puerto Rico se le compuso una salsa. Esta es parte de la letra:

“La cabra es lo de menos (la, la, la, la, la)

El chupacabras es bueno (la, la, la, la, la, la)

Alegre y divertido.

Es un bandido simpaticón.

“La yegua y el caballo

Son parte del rebaño

Y si los dejara afuera

y el chupacabras se los chupa”.

También en México se han escrito corridos y salsas para el chupacabras. Este es un corrido que se comienza a escuchar en Tamaulipas:

“El Barretal está triste

La gente no vive en paz

Porque llegó el chupacabras

Viene dispuesto a atacar.

“Venido de Puerto Rico

A Tamaulipas llegó

Matando muchos borregos

Así es como comenzó

“Decían que eran unos perros

Porque querían ocultar

Que el chupasangre llegaba

Y ya empezaba a matar.

“Pues ahora sí mi Goyo

ya no te podrán culpar

tus perros no han atacado

pues fue un extraño animal.

“Lo que grabaste comprueba

que perros no pueden ser

porque chuparon la sangre

y no quisieron comer.

“El carnicero está triste

porque en la vaca encontró

el bebé del chupasangre

y el pueblo ya se alarmó.

“La gente no come carne

la barbacoa se quedó

y el pobre del carnicero

ya su negocio quebró.

“En Victoria, Tamaulipas.

El Expreso publicó

Que a grabar el chupacabras

Telemundo ya llegó.

“Cuídense muy bien señores

amigos de la región

pues a esa cuadra maldita

el chupacabras llegó”.

Pero a pesar de toda esta algarabía existe zozobra, temor y desinformación. Esto se debe a que ciertos comunicadores han perdido la brújula, por decirlo eufemísticamente. Uno de ellos[1] dio el siguiente consejo:

“La explicación debe ser muy seria, decir que son perros es bastante irresponsable”.

No veo en donde está lo irresponsable al dar cuenta de los resultados que se están obteniendo de las autopsias. Sin embargo este mismo comunicador[2] dijo:

“Es un animal inteligente que debe haber tenido una evolución bastante larga.

“No creo que existan registros de sucesos como estos en nuestro país o en otros de América Latina.

“Hemos visto que, desafortunadamente, ha empezado a atacar a los seres humanos. Creo que el animal se confundió con la señora[3] dado que ella estaba en cuclillas, de tal forma que creyó que era un animal más pequeño y la atacó. Sin embargo, esto bien podría apuntarnos la posibilidad de que ataque a seres humanos más pequeños”.

¿Quién es el que hace comentarios irresponsables? Esta declaración bien podría haber generado una casería de brujas en la que varios de los involucrados hubieran salido lastimados. A este respecto habría que anteponer las declaraciones de Rodolfo Díaz Fonseca, Vicario General de la Diócesis de Culiacán, Sinaloa, quien indicó:

“En lugar de atemorizar, lo que debieron hacer es una investigación científica, ya que se pueden crear confusiones que resultarían muy lamentables”.

Tuvo más cordura que “el ufólogo de la televisión” una de las “brujas” de la santería. Silvia Téllez, una de las pocas Apeterbi de Orulla (sacerdotisa de la religión Yoruba), quien dijo:

“El caso debe resolverlo la Ciencia. Y toca a la Ciencia porque estamos en pleno Siglo XX, donde la gente ya no cae tan fácilmente en los engaños de los supuestos brujos, de falsos espiritistas y magos ‘balines[4]’… La Ciencia no tardará en descubrir de qué se trata en realidad, como lo hizo cuando apareció aquella rata gigante en Ixtapalapa[5]”.

El único ufólogo que hizo una declaración razonable fue el señor Pedro Ferriz Santacruz, lo cual no es de extrañar ya que tiene años en estos asuntos y su nivel cultural está muy por encima de aquellos que ahora desean tomar su lugar. Don Pedro dijo:

“¿Qué evidencias existen, quién ha visto al chupacabras, por qué no hay fotografías, dónde están las víctimas, en qué sustentan la hipótesis, por que no se maneja con seriedad este asunto?”

El maestro en sociología por la Universidad Iberoamericana, Mauricio Saez dijo que el concepto chupacabras es muy acertado, porque ese vocablo conecta directamente con diferentes lenguajes que utiliza la sociedad.

“Chupa es una palabra de fácil identificación con el lenguaje de los albures[6], con el lenguaje que utilizamos para hablar de vampiros y también cuando queremos expresar otras formas de hablar: es metafórico. Decir que chupa, es como decir que roba. La ‘chupacabramanía’ es una forma social de expoliación que explota el imaginario popular”.

Indicó que la difusión que se ha dado en los medios a este término “no es gratuita; es una manera de inducir a la población a que construya un enemigo banal que pague por las penurias por las que pasa el pueblo. No quiero decir que es una estrategia deliberada del gobierno, aunque no lo dudaría”.

El uso del fenómeno ovni como factor de distracción popular ha sido estudiado en otras partes de América. Está Argentina, Uruguay y Brasil con una rica casuística ufológica durante la época de las dictaduras. También México, en los mejores años del PRI, tuvo sus oleadas ovni que bien pudieron estar apoyadas por los medios de propaganda del gobierno. Nuestros gobernantes nos pueden manipular a tal grado que nos permiten vernos como estúpidos. Es una cosa patética: somos muy manipulables. No hay más que ver las reacciones a las declaraciones de Maussán, por ejemplo, que promueven la cultura del miedo y propicia conductas equivocadas, como la matanza de murciélagos y de mamíferos.

En el caso particular del chupacabras su enorme éxito en México obedece a una reacción de la gente ante la aguda crisis económica, política y social que aqueja al país. La conseja popular dice que en nuestro país sólo hay dos alternativas: o se es cabrón o se es pendejo. Bajo esta óptica ser un macho cabrio resulta ser un halago: es el todopoderoso dueño del harén. Alguien más poderoso que se puede chingar al macho cabrio o es un ser de otro planeta o es el propio sistema del cual somos víctimas: el gobierno, el narcotráfico, la crisis, los Estados Unidos… De ahí a identificar al chupacabras con los políticos (Carlos Salinas de Gortari). De ahí también el tributo pagado a los narcotraficantes en forma de corridos, y los mismos corridos compuestos para el chupacabras. Indudablemente los estados Unidos también tienen la culpa: el chupacabras es producto de experimentos secretos. Finalmente el chupacabras es tan poderoso como la crisis: no se le puede matar, como no hemos podido cambiar el sistema que tanto nos ha empobrecido.

Cerramos este artículo con una reflexión del doctor Ramírez.

“Lo preocupante en este momento es que la población sea engañada y que se lleguen a contaminar también las mentes pensantes del país”.

DEUDA DE AGRADECIMIENTO

Deseo hacer público mi agradecimiento al ufólogo argentino José Luis Di Rosa por todo el material que puso a mi disposición para la realización de este trabajo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Aguilar Grimaldo Roberto, Sentía como tenazas que me abrían el rostro cuando me atacó el chupacabras: Benjamín Zamarripa, Quehacer Político, No. 767, México, 20 de mayo de 1996, Pág. 12-14.

Aguilar Grimaldo Roberto, “A los borregos les falta médula y sangre, como si se las succionaran”, Quehacer Político, No. 767, México, 20 de mayo de 1996, Pág.. 15-18.

Aguilar Grimaldo Roberto, Bautizan a deforme feto de vaca como “el hijo del chupacabras”, Quehacer Político, No. 767, México, 20 de mayo de 1996, Pág..19-20.

Aguilar Grimaldo Roberto, Preocupante la sicosis: jefe de la policía en Ahome, Quehacer Político, No. 767, México, 20 de mayo de 1996, Pág.. 18.

Alva Brito Carlos y Avena Cruz Marisol, El chupacabras ha atacado en 17 estados, Quehacer político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 19.

Alva Brito Carlos, Especialistas examinan restos de dos especimenes, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 13.

Anónimo, Chupacabras, ¿invención o realidad?, Polémica, Año 1, No. 47, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 65.

Anónimo, El chupacabras llega a Chiapas, Alerta Ciudadana, Segunda Época, No. 2, México, 19 de abril de 1996, Pág. 2-3.

Asimov Isaac, Asimov’s guide to de Bible, Avenel Books, New York, 1969.

Avena Cruz Marisol y Alva Brito Carlos, Vestigios del chupacabras en América, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 11.

Avena Cruz Marisol, El extraño ser producto de la mente mágica de los hombres: Ramiro Ramírez, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 16-20.

Avena Cruz Marisol, Es un depredador canino, asegura el patólogo Fernando Constantino Casas, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 18.

Avena Cruz Marisol, Es un ser inteligente: Jaime Maussán, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 22-23.

Camacho Acevedo José Luis, “Chupacabras” Políticos y empresarios, Impacto, No. 2411, México, 19 de mayo de 1996, Pág. 9.

Campos Lemus Sócrates A., Los chupacabras y los cabrachupas, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 62-63.

Casco Sosa David, Es el mismo Lucifer: Margarita Velasco, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 8.

Casco Sosa David, Explicación coherente exige la iglesia, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 15.

Casco Sosa David, Para ganar lectores la prensa recurre al amarillismo: Pedro Ferriz Santacruz, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 10-11.

Clark Jerome, Strange case of the cattle killings, Fate, Illinois, agosto de 1974.

Cortés Rosalva, Una ovejas primeras víctimas de la bestia en Guáscuara, Michoacán, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 21-24.

D’Artigues Katia, La competencia ideológica de Marcos: José Luis Cuevas, El Financiero, domingo 12 de mayo de 1996.

García Sánchez Melchor y Chávez José Guadalupe, Se extiende a Veracruz la amenaza del “chupacabras”, Novedades, México, 24 de abril de 1996.

Hynek Joseph Allen, Catle mutilations, News Bulletin, Center for UFO Studies, Illinois, 15 de noviembre de 1975.

J. S. M., No es cosa del diablo, dice la santera Silvia Téllez, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 14.

Joskin Arthur, Especie desconocida, ¡Alarma!, No. 262, México, 17 de mayo de 1996, Pág. 2-5.

Kegan Daniel & Summers Ian, Mute evidence. The cattle mutilation mystery… Solved! Finally, the incredible truth behind the wave of death that shocked the nation, Bantam Books, New York, 1984.

Kiev Héctor, El chupacabras: ¿priísta o demonio?, Polémica, Año 1, No. 47, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 66.

Martín J. Jorge, The bloodsucking “Chupacabras” of Puerto Rico, UFO Universe, Vol. 6. No. 2, New York, summer 1996, Pág. 38-45.

Mayen Víctor, El chupacabras se busca vivo o muerto, La Segunda de Ovaciones, México, jueves 2 de mayo de 1996.

Monzón Inzunza Jesús Manuel, El chupacabras vuelve a atacar, Alerta Ciudadana, Segunda Época, No. 5, México, 10 de mayo de 1996, Pág. 10-11.

Muñoz Araceli, D’Artigues Katia y García Celia, Chupacabras, expresión mítico popular de la crisis, El Financiero, México, domingo 12 de mayo de 1996.

Owen H. Nancy, Preliminary analysis of the impact of livestock mutilations on rural Arkansas communities, Arkansas Endowment for the Humanities, Little Rock, Arkansas, 1978.

Parra Cureño Mario, ¡Es horripilante!, ¡Alarma!, No. 262, México, 17 de mayo de 1996, Pág. 8-9.

Robiou Lamarche Sebastián, Ovnis y muertes misteriosas de animales, Stendek, No. 22, Barcelona, diciembre de 1975, Pág. 19-25.

Robledo Elisa, El chupacabras. La mentira más grande, Época, No. 260, México, 27 de mayo de 1996, Pág. 62-64.

Rojas Juan Carlos, Ronda la ciudad “el chupacabras”, Cine Mundial, México, jueves 9 de mayo de 1996.

Rommel M. Kenneth, Operation animal mutilation, Criminal Justice Department of New Mexico, Española, Nuevo Mexico, 1980, Report of the District Attorney First Judicial District.

Ruiz Paula, Es un depredador inteligente y especializado. Maussán, Reforma, jueves 9 de mayo de 1996.

Sider Jean, Mutilations animales. Phase 3 : Les preuves du cover-up, sin publicar, primavera de 1985.

Sosa Salinas Ivette y Avena Cruz Marisol, Carlos Salinas y secuaces, los verdaderos “chupacabras”: Krieger, Quehacer político, No. 767, México, 20 de mayo de 1996, Pág. 21-23.

Sosa salinas Ivette, Sicosis en la República por el chupacabras, Quehacer Político, No. 766, México, 13 de mayo de 1996, Pág. 5-10, 12-13 y 15.

Stewart R. James, Collective Delusion. A comparison of believers and sceptics, Midwest Sociological Society, Milwaukee, Winsconsin, 1975. Revisado en abril de 1980 y publicado como anexo del reporte de Kenneth Rommel (Pág. 273-294).

FIN DEL CHUPACABRAS EN MÉXICO

Jaime Maussán. ¿Realmente cree en el chupacabras o se trata meramente de una manipulación comercial? Cualquier respuesta afirmativa nos da la altura de este ufólogo.

Libros sobre el chupacabras: Night of the chupacabras.

Maqueta del chupacabras en un museo.

Caricaturas de corte política con el chupacabras y Carlos Salínas como tema principal.

Juguetes del chupacabras.

Discos con canciones dedicadas al chupcabras.

Los productores mexicanos y americanos se han subido al la ola del chupacabras y han filmado varias películas con el tema.

El chupacabras sobre el ring.


[1] En el artículo original se me impidió decir que se trataba de Jaime Maussán, porque en ese entonces colaboraba con la revista que publicó el artículo. Por una cuestión sentimental (recuerdos de aquella época) hoy tampoco voy a decir que se trata de Jaime Maussán.

[2] Vuelvo a insistir que no mencionaré que se trata de Maussán.

[3] Se refiere al caso de Teodora Ayala.

[4] Magos “chafas” o de mala calidad. ¿Hay de otro tipo?

[5] En realidad se trataba de un tlacuache.

[6] El doble sentido de las palabras que se utiliza en México.

5 pensamientos en “El chupacabras (Fin del capítulo mexicano)”

  1. Mi comentario es en torno a la dilatación de la investigada figura de un psicosis colectiva «El chupacabras»…Desde hace diez años el primer ahomense en investigra el fenómeno vive en esta ciudad de Los Mochis y tiene antecedentes, graficas, cassetes y grabaciones de todo tipo desde aquel ayer.
    Investigación científica es lo que hace falta antes de que exista un BOOM político y advierta un CRAC financiero.

    Podemos investigar?..
    Su amiga del Diario La Voz de Sinaloa. matitino en Los Mochis Sin.
    C. Elsa Aracely Soto Barreras

  2. El denominado chupacabras no esmas que el resultado de un experimento fallido de genetica llevado a cabo en una de los tantos laboratorios y areas restringidas que tiene en su territorio EE.UU y oculta del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.