“Al principio fue la Palabra”: sobre la estratagema de Jacques Vallée y el documento de Wilson/Davis y asuntos relacionados

“Al principio fue la Palabra”: sobre la estratagema de Jacques Vallée y el documento de Wilson/Davis y asuntos relacionados

Bryan Sentes

palimpsestA raíz de mi nota de Trinity: The Best-Kept Secret de Jacques Vallée y Paola Harris, Drew Williamson me llamó la atención sobre la afirmación de Giuliano Marinkovic de que los pasajes de la novela Stratagem de Vallée de 2006/7 se basaban en su conocimiento de los documentos de Wilson/Davis que salieron a la luz a mediados de 2019.

Con respecto a estos documentos, John Greenewald escribe:

Al parecer, [los documentos de Wilson/Davis] contienen las notas del Dr. Eric Davis, director científico de EarthTech International, fundado por el Dr. Hal Puthoff. Esbozan una reunión de 2002 entre el Dr. Davis y el almirante Thomas Ray Wilson, ex director de la Agencia de Inteligencia de Defensa. Durante esta reunión, se discutieron muchas cosas, incluido el almirante Wilson, quien declaró que se le negó el acceso a información relacionada con los ovnis.

Marinkovic argumenta, basándose en un escrutinio textual minucioso, que el escenario descrito en el noveno capítulo de la novela de Vallée se hace eco de los detalles de los documentos de Wilson/Davis, de los cuales Marinkovic infiere que estas “similitudes de Stratagem van más allá del azar accidental, [que] podría indican que Vallée probablemente tuvo su propia copia de la filtración de Wilson al menos desde 2005, y probablemente antes”.

La sospecha de Marinkovic se basa en la noción de que “la obra de ficción es siempre una gran plataforma para combinar la realidad, el conocimiento y la imaginación”, por lo que entiendo que él quiere decir que, especialmente en este caso, el arte imita la vida, de modo que la ficción de Vallée es una obra ingeniosa. reelaboración y revelación velada de hechos que preexisten a su composición, confirmando así indirectamente la autenticidad de los documentos en cuestión.

Greenewald, sin embargo, propone una lectura alternativa rica en consecuencias de los documentos de Wilson/Davis, a saber, que son un borrador de un guión de película o televisión, tanto en su formato como en sus características textuales, impulsado por la demanda de dicho material con el final reciente de X-Files. No quiero dar a entender que Vallée plagia a Davis, sino que cada uno estaba elaborando el mismo material ufológico, cada uno con sus propios fines creativos.

De hecho, como señala Greenewald, “esta historia en particular que involucra al almirante Wilson ha existido desde al menos 2001… Apareció por primera vez en una conferencia del Dr. Steven Greer, dada en Portland, Oregon, el 12 de septiembre de 2001”. Cualquiera que esté familiarizado con la mitología ovni reconocerá en el escenario desarrollado de diversas formas por Greer, Davis y Vallée un tema o motivo bien conocido, el de un grupo secreto con acceso a escombros u otros materiales (si no Entidades Biológicas Extraterrestres) recuperados del accidente. platillos voladores que trabajan para realizar ingeniería inversa de esta tecnología recuperada para varios fines, a menudo nefastos. Que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, el gobierno u otra entidad sepa más de lo que dice es una sospecha que se remonta a los libros de Donald Keyhoe y fue o sigue siendo la base de la credibilidad de los documentos MJ-12. (Imaginamos que el recientemente publicado UFOs and the Deep State de Kevin Randle podría arrojar algo de luz sobre el asunto, pero la Biblioteca de Investigación aquí en estos Skunkworks aún tiene que asegurar su copia…).

Lo que se desprende de estas reflexiones es que lo que está tratando Marinkovic es un fenómeno puramente textual, irónicamente demostrado por su método de argumentación: análisis textual cercano. Lo que lleva a Marinkovic a las sospechas que expresa (que la novela de Vallée es una confirmación ficticia de la verdad de los documentos de Wilson/Davis) es, propongo, la suposición de que el lenguaje necesita, en última instancia, referirse a alguna realidad extralingüística que ancla su verdad. Que los dos textos que analiza puedan ser un momento de “intertextualidad” o “difusión” (texto que no se refiere fuera de sí mismo sino a otro texto…), esta instancia, pero una en una cadena interminable de tal referencia intratextual, no parece ocurrirle a él.

Un giro vertiginoso es la discusión de Vallée de los documentos de Wilson/Davis en Trinity (págs. 280 y sigs., y notas (49), (50) y (51)). Prefacio su presentación del asunto con las palabras, “Según varios informes…” La nota (50) describe la procedencia de los documentos: “Una copia de las notas de 15 páginas de Eric Davis de la reunión [con Wilson] estaba entre las papeles privados del astronauta Edgar Mitchell. Después de que la información [¿las notas?] fuera adquirida por el investigador australiano James Rigney, evidentemente terminó en la web tras la muerte del capitán Mitchell…”(312). A pesar de la vacilación en la forma en que presenta el asunto (“Según varios informes…”), Vallée concluye de manera contundente: “… si bien la situación parece absurdamente más allá de todo lo que nos han enseñado sobre el funcionamiento de nuestro gobierno, el hecho es que no conocemos la naturaleza de lo que se esconde”(énfasis mío) (281). Aquí, el hecho de que Vallée crea que algún asunto está “oculto” sugiere que parece tomar los documentos al pie de la letra.

Es necesario notar cómo Vallée comienza de manera ambigua (sin confirmar ni negar la autenticidad de las notas, dejando la pregunta abierta) pero termina (posiblemente) afirmando la verdad de las notas. El hecho de que el propio Vallée parezca aceptar los documentos como auténticos no confirma, sin embargo, su autenticidad. Lo curioso es que Vallée en ninguna parte afirma que tuvo acceso a las notas a través de Davis, como sugiere Marinkovic, sino que él (Vallée) tuvo que aprender sobre ellas y su contenido como todos los demás, a través de su adquisición y publicación por parte de Rigney. Nos quedamos con varias posibilidades incompatibles. Puede ser que Vallée, por alguna razón, esté fingiendo en Trinity, que de hecho tuvo acceso a las notas de Wilson/Davis (independientemente de su autenticidad), imaginariamente a través del propio Davis, lo que confirmaría la lectura detallada de Marinkovic. Alternativamente, Vallée está siendo veraz, en cuyo caso los paralelos textuales que Marinkovic establece de manera tan persuasiva son una coincidencia sorprendente. O puede ser que Davis mismo se inspiró en el tratamiento ficticio de Vallée del motivo ufológico en cuestión para componer su propio tratamiento televisivo ficticio de un escenario bien conocido (que, por supuesto, asume que Davis es de hecho el autor de los documentos…). Sin duda, hay otras posibilidades que paso por alto aquí, pero imaginar y examinar cada giro permanece en el reino de la especulación.

Por mucho que “la situación parezca absurdamente más allá de todo lo que nos han enseñado sobre el funcionamiento de nuestro gobierno”, difícilmente parece más allá del absurdo que los cognoscenti han aprendido a esperar encontrar en el funcionamiento de la ufología. Y por mucho que se pueda decir que una verdad permanece oculta, para citar las palabras demasiado a menudo mal interpretadas del filósofo francés Jacques Derrida, en el caso de los documentos de Wilson/Davis parece que “il n’y a pas de hors- texte”.

https://skunkworksblog.com/2021/06/06/in-the-beginning-was-the-word-concerning-jacques-vallees-stratagem-and-the-wilson-davis-document-and-related-matters/

Il n’y a rien en dehors du texte? Leyendo Trinity: The Best-Kept Secret contra el grano

Il n’y a rien en dehors du texte? Leyendo Trinity: The Best-Kept Secret contra el grano

Bryan Sentes

magrittes-pipeMi post anterior (si no es una reseña) de Trinity: The Best-Kept Secret de Jacques Vallée y Paola Harris tiene dos partes: la primera, crítica; la segunda, recuperativa. En esta segunda parte, trato de rescatar algo de significado de un libro que, tomado al pie de la letra, falla (la evidencia es puro rumor, presentado de una manera apenas coherente y, por lo tanto, poco convincente, una presentación socavada aún más por una falta de nitidez). enfoque agravado por frecuentes digresiones, etc.). Este intento de salvamento se basa en la idea que expreso en el aviso: Trinity parece captar, “sin embargo, de una manera tentativa, reprimida (inconsciente)”, el significado simbólico (mitológico) de la historia que reconstituye y relata.

Aquí, quiero dilatar y aclarar esa idea, aventurándome a leer el texto sin anclar las intenciones de sus autores (que es una investigación de un evento real, un accidente/recuperación de un ovni temprano). La lectura del ensayo aquí es un ejercicio o experimento, cuyo supuesto de trabajo es que los autores saben, pero reprimen, que no hay nada en la historia y que su significado no es fáctico sino simbólico. Enfáticamente, no pretendo “poner a los autores en el diván del analista” para revelar así algún hecho oscurecido del texto, sino que, en cambio, pongo en juego este falso enfoque “psicoanalítico” heurísticamente para explicar tanto cómo se compone el libro como para asegurar la verdad simbólica que Vallée intuye pero es incapaz de captar como tal (es como si Vallée “no supiera lo que escribe”).

Quizás la característica más llamativa del libro es cómo aborda el tema del accidente, la recuperación y los escombros de una manera a menudo indirecta. De esta manera, una falta de concentración agravada por digresiones aparentemente desmotivadas (es decir, su pertinencia no es clara de inmediato). Aproximadamente un tercio del libro se compone de entrevistas realizadas por Harris con los tres testigos principales, “ligeramente editadas… para mayor claridad”(16) por Vallée, quien también intercala pasajes de comentarios. Estas entrevistas no son los interrogatorios enfocados y tenaces que habrían profundizado en el caso con la profundidad necesaria para hacerlo incluso inicialmente persuasivo, ni han sido podados para enmarcar mejor los detalles pertinentes al argumento del libro. por ejemplo, ¿pueden tener miedo a las serpientes de Paola Harris y (el pariente de uno de los testigos principales) Sabrina Padilla(256)? Lo mismo se puede pedir a muchas páginas, por ejemplo, en el Prólogo, Trinity, una obra de literatura, se podría decir que estas características formales (las entrevistas y digresiones) se reflejan a nivel de contenido en las plantas “venenosas” (Cocklebur y Nightshade) que de repente se descubre que un año cubre “el aterrizaje ovalado del sitio inicial”(78), supuestamente sembrado por la Oficina de Administración de Tierras, y los cambios intencionales y naturales en el paisaje que enterraron los escombros que podrían quedar “a seis metros de profundidad”(79). Es decir que las entrevistas difusas oscurecen el asunto mientras que las digresiones lo entierran bajo cada vez más texto. Es como si los autores buscaran evitar el vacío en el centro del libro, la ausencia de la nave accidentada, sus pilotos, los cuatro tipos diferentes de escombros que describen los testigos, etc., la escasez de pruebas contundentes se convierte, por así decirlo, en un pozo sin fondo alrededor del cual debe erigirse una pantalla de distracción y cada vez más texto para llenar. Yo no pretendo sugerir que los autores están tratando de engañar al lector; más bien que, siguiendo la premisa heurística que rige mi lectura, los rasgos estilísticos que señalo aparecen como formas de ocultar de sí mismos la pobreza de su caso y de compensar esta carencia.

Aparte de estas características positivas, existen, por así decirlo, otras negativas, que parecen funcionar de la misma manera sintomática. En mi post, observo los lapsos ortográficos persistentes, los errores tipográficos que adivinan el texto, uno de los más llamativos, la ortografía del título de un libro de dos maneras diferentes en las páginas opuestas (134-5). Tales errores evidentes son parte de la mala organización del texto y sus digresiones. La forma en que el acusado se queja, grita y tropieza con sus palabras mientras finge ocultar su culpa a sus interrogadores, los lapsus del texto son una especie de tic nervioso, indicativo de problemas más graves. Son, por así decirlo, una confesión velada, fracturas finas en la superficie del edificio del argumento que insinúan las fatales grietas abiertas en sus cimientos. Además, tanto la forma en que el libro apoya y no apoya sus afirmaciones es sugerente. La primera nota al final, en las Llanuras de San Augustín o Agustín, está extraída de Wikipedia, una fuente ni siquiera terciaria que no pasaría la prueba en un trabajo de investigación de nivel universitario. En la nota al pie de la página 33, los autores señalan que fueron puestos en el camino hacia William Brothy, un piloto de la Fuerza Aérea del Ejército que se dice que vio tanto el humo del accidente como a los dos testigos principales(307), a través del sitio web de Amazonas. Además, muchas afirmaciones quedan simplemente colgadas. Por ejemplo, Vallée afirma en muchas de las entrevistas realizadas después de la publicación del libro que los testigos principales tenían binoculares tan buenos como los que poseía el ejército. ¿Qué binoculares, específicamente, tenían los testigos? ¿Cómo se sabe? ¿Cuál era el juego estándar de prismáticos que se le entregó al ejército en el Suroeste de Estados Unidos en ese momento? Más importante aún, ¿cuáles son las especificaciones ópticas de estos binoculares y qué luz pueden arrojar estas especificaciones sobre el testimonio de los testigos sobre lo que vieron? Muchas de estas consideraciones forenses básicas se pasan por alto en silencio. Una investigación tan mala y negligente revela y oculta la vacuidad del caso del libro. Citar Wikipedia y el sitio web de Amazon, por ejemplo, parece admitir que el asunto no es digno de una legitimación más autorizada, mientras que se omite o se niega a citar evidencia de apoyo para las afirmaciones más básicas pero esenciales que irónicamente “cubre” la falta de fundamento del argumento del libro para ellos mismos la pobreza absoluta del caso que pretenden presentar. De hecho, no estoy afirmando que los autores sean incompetentes o fraudulentos, solo que las fallas en el texto se pueden leer como tantos “retornos de lo reprimido”.

También se podría analizar la forma en que los autores “protestan demasiado”, por ejemplo, en lo que respecta a la confiabilidad de los testigos (siete y nueve años en el momento del incidente), pero me referiría ahora a cómo el inconsciente la conciencia de la vacuidad física y fáctica del caso precipita una conciencia, aunque no menos reprimida, del rico contenido simbólico de la historia que cuentan los autores. Irónicamente, el francófono Vallée será el primero en comprender que la palabra francesa histoire (como la alemana Geschichte) denota tanto “historia” (una crónica de hechos reales) como “cuento” (una narración ficticia). No es menos el caso de que contes y récits (aproximadamente, cuentos) son histoires. Vallée y Harris pretenden estar relatando una historia, pero en realidad cuentan un cuento. Quizás sea esta brisure (bisagra) en la polisemia de “histoire” lo que hace que el pensamiento de Vallée (aunque sea conscientemente) de patrones informativos a texturas literarias o motivos folclóricos:

Todo, en esta historia, parece ir de a tres… Tres bombas atómicas explotaron en el verano de 1945… Había tres Campamochas vivas a bordo de la nave estrellada… Había tres “tipos bajos y feos” que “empezaron a poner cosas en la mente” del pastor de ovejas… Además, se recuperaron al menos tres artefactos metálicos… (149)

Vallée destaca, también, “tres objetos de interés”: Fat Man (la bomba atómica detonada sobre Nagasaki), el ovni “aguacate” observado por los testigos, y el recinto de pruebas Jumbo expuesto en el sitio de Trinity(150), al que se podría sumar el número de testigos directos e indirectos y los tres picos que dan nombre al sitio Trinity y título al libro. También recopila un trío adicional, comparando el accidente de San Antonio con los casos de aterrizaje de Socorro y Valensole (págs. 183 y sig.).

Vallée lucha con la idea de que los detalles de la historia que él y Harris investigan tienen algún significado profundo: “José y Reme fueron testigos de una especie de diálogo inesperado, un espeluznante intercambio de símbolos entre los científicos más brillantes del mundo y algo más, sin duda el producto de otra mente… ”[énfasis mío](282). Con respecto a las historias de accidentes y recuperaciones de ovnis, en parte o en su totalidad, se pregunta

¿Qué pasaría si esos dispositivos ovni hubieran sido diseñados para que personas con nuestro nivel actual de conocimiento y desarrollo social no pudieran realizar ingeniería inversa? ¿Y si su objetivo estuviera en un nivel diferente? A nivel simbólico, ¿sobre nuestra relación con la vida? A nivel psíquico, ¿sobre nuestra relación con el universo? ¿Y si contuvieran una advertencia existencial? [énfasis mío](287)

En un nivel, presenciamos aquí a Vallée especulando sobre el choque, su proximidad espacio-temporal a la detonación de la primera bomba atómica, la desconcertante terrenalidad del objeto estrellado, la irracionalidad de su colisión con una torre de radio, etc., imaginando finalmente el evento conjunto posiblemente sea un intento de comunicación de una inteligencia no humana. La lucha de Vallée, sin embargo, a la luz de la lectura que persigo aquí, es un proceso de realización, como si despertara de un sueño cuyo contenido manifiesto es la comprensión “literal” de la historia del accidente y cuyo contenido latente ocurre precisamente en un “nivel simbólico”. La historia del accidente es “una especie de diálogo inesperado, un espeluznante intercambio de símbolos“, entre los testigos e investigadores y “otra mente”, simplemente no una mente no humana, extraterrestre, ultratraterrestre, interdimensional o transtemporal, sino la del Otro inhumano (siguiendo a Lacan), el Inconsciente, Creativo, Colectivo, o de otro modo, un diálogo que solo se vuelve audible y en el que podemos participar solo una vez que suspendemos nuestra creencia en la verdad fáctica de la historia que Trinity cuenta, es decir, en la línea de la lectura heurística (“como si”) que propongo y bosquejo aquí.

Este es quizás “el secreto mejor guardado” de Trinity, que se entiende mejor no como una verdadera historia (y Kevin Randle, entre otros, nos ha dado una buena razón para que no lo tomemos así) sino como una ficción increíblemente inconsciente (histoire), un libro que el novelista de ciencia ficción Jacques Vallée no pudo escribir. (Y no soy el único en señalar que el libro posee “todas las características de un relato ficticio”). Como tal, puede entrar en el compromiso con “el mito de las cosas que se ven en los cielos” que se extiende desde Jung hasta Lynch y más allá, en la elaboración consciente e inconsciente del mito y el interminable Traumwerk de comprender qué es lo que estamos tratando de decirnos a nosotros mismos que de otra manera no podemos enfrentar a la luz del día y de la razón.

https://skunkworksblog.com/2021/06/10/il-ny-a-rien-en-dehors-du-texte-reading-trinity-the-best-kept-secret-against-the-grain/

¿Qué sucedió realmente con el vuelo 1628 de Japan Airlines en 1986?

¿Qué sucedió realmente con el vuelo 1628 de Japan Airlines en 1986?

7 de junio de 2021

Jazz Shaw

Japan_AirlinesEn la noche del 17 de noviembre de 1986, el vuelo 1628 de Japan Airlines, un avión de carga Boeing 747-200F, se dirigía desde París a una escala en Anchorage, Alaska, de camino a Tokio. La tripulación de tres personas estaba dirigida por el piloto Kenju Terauchi, quien luego reportaría un encuentro aparentemente inexplicable en los cielos del norte de Alaska mientras se acercaban al aeropuerto de Anchorage.

La historia contada por el capitán Terauchi, potencialmente corroborada por su primer oficial, Takanori Tamefuji, y su ingeniero de vuelo, Yoshie Tsukuba, se convertiría en leyenda. Debido a esto, cualquiera que tenga un interés moderado en el tema UFO/UAP probablemente haya oído hablar del incidente, que se convirtió en uno de los informes más debatidos de un encuentro con naves inexplicables en nuestros cielos por parte de un piloto de una aerolínea comercial. El incidente ha aparecido en múltiples programas de televisión y series documentales, y se promociona como uno de los informes sobre ovnis más convincentes de la historia moderna. Además del testimonio de testigos presenciales que dieron los tres miembros de la tripulación cuando fueron entrevistados durante la investigación que siguió, la FAA finalmente proporcionó datos de radar del evento y transcripciones de las conversaciones de la torre de radio con el avión.

Sin embargo, surgieron rápidamente preguntas sobre el evento, lo que llevó a algunos a preguntarse si el Capitán Terauchi realmente había presenciado algo extraordinario. Desafortunadamente, gran parte de la información de la FAA pareció desaparecer con el paso de los años, aunque todavía se pueden encontrar varios fragmentos en línea. La desacreditación de los informes de ovnis ya era una industria próspera a mediados de los 80, y el incidente del vuelo 1628 de Japan Airlines fue objeto de las mismas preguntas escépticas que el resto.

Sin embargo, este mes, el archivero de registros gubernamentales de la FOIA, John Greenewald, propietario de The Black Vault, completó una búsqueda de 17 años para adquirir el paquete completo de registros de la FAA de esa investigación, muchos de los cuales supuestamente habían sido destruidos. Después de una actualización que publicó esta semana, The Debrief examinó este tesoro de documentos para ver si se podrían descubrir respuestas más definitivas con respecto a este caso de larga data.

¿QUÉ DICE EL PILOTO QUE HA VISTO?

Puede leer relatos mucho más largos del cuento en línea, pero proporcionaremos la versión en miniatura de la historia aquí para que nuestros lectores comiencen. En la noche en cuestión, mientras se acercaba a Anchorage, la tripulación del JAL1628 (principalmente Terauchi) informó haber visto dos objetos brillantemente iluminados a la izquierda de su avión. Después de ignorarlos inicialmente, asumiendo que era solo tráfico comercial o militar aleatorio en el área, los objetos se acercaron al avión de carga y comenzaron a caminar junto a él.

En ese momento, Terauchi se comunicó por radio con la torre de control en Anchorage para preguntar si había algún otro tráfico en el área. Le dijeron que no, pero la torre le dijo al capitán que estaban recogiendo otras naves en su vecindad, aunque solo de manera intermitente. Al piloto se le otorgó permiso para realizar una serie de cambios de rumbo y altitud para evitar una posible colisión, pero los objetos continuaron rastreando el avión. En su aproximación más cercana, el Capitán Terauchi informó que la cabina del avión estaba muy iluminada y la tripulación podía sentir el calor que emanaba de ellos.

Los dos objetos finalmente se fueron, pero luego fueron reemplazados por una nave mucho más grande que Terauchi describiría más tarde como una “nave nodriza” que se arrastraba detrás de ellos. Esa “persecución” continuó hasta poco antes de que Japan Airlines 1628 se acercara al aeródromo de Anchorage. Luego, el vuelo aterrizó de manera segura y sin incidentes.

PRONTO SURGIERON PROBLEMAS EN LOS INFORMES DE LA TRIPULACIÓN

Al leer todos los documentos de la FAA, aparecen numerosos detalles, algunos de los cuales parecen respaldar las cuentas de los miembros de la tripulación, mientras que otros proporcionan combustible a los escépticos de sus relatos. La FAA es tradicionalmente muy cautelosa sobre la discusión de avistamientos anómalos, pero llevaron a cabo lo que parece ser una investigación muy exhaustiva en este caso. De potencial interés es el hecho de que el gobierno retuvo y destacó un artículo publicado por Philip J. Klass en la revista Special Reports en el verano del año siguiente.

Klass era bien conocido como un escéptico de los relatos de encuentros con ovnis y estudió todos los datos en busca de explicaciones mundanas sobre lo que realmente había sucedido. Fiel a su estilo, citó numerosos problemas con la información que se había proporcionado y desarrolló explicaciones alternativas para algunas de las cuentas de la tripulación, así como los datos recopilados por la torre de control.

La determinación final a la que llegó Klass fue que los dos primeros objetos brillantemente iluminados vistos por la tripulación eran probablemente estrellas brillantes que se asomaban a través de la cubierta de nubes esporádicas y que la “nave nodriza” detrás del vuelo era probablemente el planeta Júpiter. El oficial de asuntos públicos de la FAA en Alaska parecía más que satisfecho con aceptar el análisis de Klass. Afirmó que su agencia “no tiene los recursos ni el mandato del Congreso para investigar avistamientos de objetos voladores no identificados”.

SURGE LA CONFUSIÓN EN LAS ENTREVISTAS CON LA TRIPULACION DEL JAPAN AIRLINES 1628

Algunos de los problemas iniciales en los detalles finos de la investigación vienen con las transcripciones de las entrevistas realizadas con la tripulación. Por ejemplo, la entrevista con el capitán Terauchi realizada por Richard Gordon, director de la Oficina regional del distrito de normas de vuelo, parece bastante coherente. Pero a pesar de tener un intérprete presente, la entrevista parece haberse realizado en inglés y el dominio del idioma por parte del Capitán parece limitado en el mejor de los casos. Describe las diversas luces que vio y los eventos que recuerda, pero gran parte es confusa. También describe haber intentado tomar una fotografía de los objetos con su cámara.

Pero el entrevistador pasa mucho tiempo preguntándole sobre avistamientos anteriores de ovnis que había informado. Esto fue algo que Klass captó, describiendo a Terauchi como un “repetidor ovni” porque había tenido dos avistamientos anteriores. Klass describe esto como una bandera roja, lo que implica que, como creyente, Terauchi simplemente pudo haber visto lo que quería ver. Por supuesto, otros podrían argumentar que Terauchi era un experimentador repetido y era más probable que tuviera tales encuentros. Más tarde, el capitán proporcionó un extenso conjunto de notas sobre su experiencia en las que se puso poético sobre el tema de los ovnis.

Otros problemas surgen con las entrevistas realizadas con los otros dos miembros de la tripulación. La entrevista con el primer oficial Takanori Tamefuji se realizó de manera similar en inglés a pesar de la presencia de un intérprete. Mucho de esto es apenas comprensible, pero explica que no podía ver mucho de lo que estaba pasando a la izquierda del avión debido a su posición en el lado derecho de la cabina. Cuando los objetos estaban directamente delante del avión, los describe como “solo luces” y no podía decir que se pudieran distinguir de las estrellas.

La entrevista con el ingeniero de vuelo Yoshie Tsukuba es mucho más concisa. La primera pregunta de Tsukuba es “¿puedo hablar japonés? “El intérprete lo maneja a partir de ese momento y el registro se presenta de una manera bastante clara y coherente. Parece dar al menos algo de crédito al relato del capitán, al describir dos tipos de “luces” que no eran “luces de la ciudad”. Pero tampoco pudo distinguir ningún tipo de nave o estructura. Eran solo luces. Eso es bastante diferente de las descripciones del capitán.

LOS DATOS DUROS PINTAN MÁS DE LA IMAGEN

Quizás el mejor dato de esta recopilación sea la transcripción del tráfico de radio que tiene lugar durante todo el evento. Cubre un período de más de media hora, comenzando cuando el Capitán Terauchi reporta por primera vez el “tráfico” inesperado en su vecindad y dura hasta que el avión aterriza en Anchorage. Incluye información de JAL1628, dos controladores de tráfico aéreo en la torre, el Centro de comando de operaciones regionales militar local (ROCC) y otras dos aeronaves que finalmente entraron en acción.

Hay varios momentos clave en la transcripción que pueden ofrecernos más información sobre lo que estaba sucediendo. A las 02:25 (todas las horas UTC), el control de tráfico aéreo le dice a Japan Airlines 1628 que han detectado un radar a cinco millas detrás de ellos y les pregunta si están de acuerdo. El capitán rechaza eso, diciendo que el objetivo está casi recto frente a ellos. Se le pregunta a ROCC si tienen algo en el radar y dicen que están experimentando una “oleada” alrededor del avión, pero sospechan que podría ser erróneo. Los contadores de control de tráfico aéreo dicen que no es erróneo y que están viendo dos objetivos, pero poco después indican que también han perdido la pista del radar. Otra estación de control de tráfico aéreo en Fairbanks también informa que no ha visto nada en el radar, excepto el vuelo de Japan Airlines.

Esta es una pista importante porque nos lleva a los datos de radar almacenados proporcionados por la FAA. Después de que se analizaron los resultados, la FAA concluyó que lo que estaba viendo la torre de control (y ninguno de los otros sistemas de radar vio) era probablemente un “objetivo primario y de baliza no correlacionado”. Esto es similar a un fenómeno visto con los sistemas de radar de superficie en los buques de guerra conocido como retornos fantasmas. Representan una instancia en la que el receptor del sistema de radar está “escuchando” y capta una señal en un momento incorrecto del ciclo de recepción, haciendo que parezca que un objeto real está en una posición diferente a la que realmente ocupa. Klass también captó esa explicación.

Terauchi-1400x830Impresión artística de la gran nave que se acercó a Terauchi y su copiloto durante su vuelo sobre Alaska en 1986 (Wikimedia Commons/CC 4.0).

A las 02:40, a pesar de que nadie más identificó otra nave en el área, la torre le pregunta al capitán si le gustaría que ROCC mande un jet para buscar la otra nave. El capitán Terauchi responde inmediatamente diciendo “negativo, negativo”. En sus notas, Terauchi afirma que “recordó historias” sobre aviones militares desplegados para investigar ovnis y volar en peligro, por lo que no quería ponerlos en ese tipo de posición. Más adelante en la transcripción, un avión de carga comercial de United Airlines y un C-130 militar se desvían al alcance visual de Japan Airlines 1628 e informan que no han visto nada más que el vuelo de Japan Airlines en el cielo.

CONCLUSIÓN: ¿ALGO DE ESTO FUE REAL?

Esta historia ha sido cubierta tantas veces en series de televisión “inexplicables” y por bloggers de ufología que muchos en los círculos de ufología parecen tomarla como un evangelio. Y las descripciones de algunos de estos eventos en los que se basan para hacer el caso ciertamente le dan la pátina de la verdad. Pero cuando profundizas demasiado en los detalles crudos, algunos de los defectos de la historia se vuelven algo evidentes.

No debemos descartar al Capitán Terauchi simplemente por haber informado de múltiples incidentes o por ser “un creyente”. Muchos experimentadores informan múltiples avistamientos. Pero dicho esto, otros detalles que se encuentran en estos datos deberían darnos una pausa. Ninguno de los dos miembros de la tripulación confirmó haber visto nada excepto “luces”, mientras que el capitán describió un objeto con “boquillas”. Las tripulaciones de otros dos aviones no vieron nada en absoluto.

De cuatro sistemas de radar separados, dos no produjeron retornos, uno tuvo una falla momentánea que parecía errónea y el último adquirió un objetivo brevemente (si no fue también una falla) que simplemente desapareció. Algunos pueden argumentar que la tecnología observada en UAP es tan avanzada que probablemente pueda evadir el radar, y ese es un punto razonable. Pero si es así, ¿no eludiría todos los radares en lugar de solo algunos de ellos?

Sin parecer arrojar agua fría al desfile de nadie, un examen detallado de este paquete de la FAA deja múltiples agujeros en la historia que, como mínimo, deberían dejarnos espacio para reconocer los argumentos de los escépticos. A lo que se reduce la historia de Japan Airlines 1628 es al testimonio de un solo testigo. Varios otros observadores entrenados no vieron nada o informaron “luces” que podrían haber sido estrellas o planetas. Y el tipo de datos técnicos que todos anhelamos como evidencia de apoyo, como se ha ofrecido en algunos de los encuentros de la Marina que hemos discutido aquí, simplemente no está en evidencia. El lector debe decidir por sí mismo, pero en un análisis más detallado, este incidente ovni ampliamente popularizado no parece tan fuerte como los medios populares nos quieren hacer creer cuando se somete a un escrutinio minucioso.

https://thedebrief.org/what-really-happened-to-japan-airlines-flight-1628-in-1986/

Nueva organización mundial lanza la Coalición internacional para la investigación extraterrestre (ICER)

Nueva organización mundial lanza la Coalición internacional para la investigación extraterrestre (ICER)

NOTICIAS PROPORCIONADAS POR

International Coalition for Extraterrestrial Research (ICER)

25 de mayo de 2021

LONDRES, TORONTO, MOSCÚ y LISBOA

25 de mayo de 2021 / PRNewswire / – ICER, una organización sin fines de lucro, está compuesta por científicos, académicos e investigadores líderes en UFO/UAP de 27 países de los 5 continentes que son unánimes en su reconocimiento. que no estamos solos en el cosmos.

Basado en más de 75 años de investigación, ICER reconoce que el fenómeno UFO/UAP es real; actúa con inteligencia y es probable que sea de origen extraterrestre/no humano.

LOS INVESTIGADORES DEL ICER INCLUYEN:

El profesor Lachezar Filipov, representante nacional de Bulgaria, astrofísico espacial que supervisó el entrenamiento de sus primeros astronautas.

El Dr. Eamonn Ansbro, Representante Nacional para la República de Irlanda y astrónomo que aparecerá en un libro con el profesor de Harvard Avi Loeb que se publicará a fines de 2021.

Tanto Filipov como Ansbro creen fervientemente que es hora de purgar el estigma que ha plagado el fenómeno ovni durante décadas y embarcarse en estudios científicos serios.

ANTECEDENTES

El lanzamiento de la organización se produce a raíz de recientes eventos verificados:

Un artículo del New York Times del 16 de diciembre de 2017 reveló un programa secreto hasta ahora la investigación UFO/UAP en el fenómeno entre 2007-2012 con $ 22 de millones de presupuesto.

Este artículo confirmó que los pilotos de combate de la Marina de los EE. UU. habían captado imágenes asombrosas de vehículos aéreos no identificados que operaban en el espacio aéreo de los Estados Unidos en una serie de videos infrarrojos tomados en 2004 y 2015.

Significativamente, los objetos observados eran diferentes a todo lo que los pilotos habían visto antes y se movían de formas espectaculares que parecían estar tecnológicamente mucho más allá de cualquier cosa que el hombre haya desarrollado hasta ahora.

En junio de 2020, se creó una Fuerza de Tarea de la Marina de los EE. UU. para investigar estos objetos que los pilotos encuentran cada vez con mayor frecuencia. El Grupo de Trabajo debe presentar un informe muy esperado al Congreso de los EE. UU. antes del 25 de junio de 2021.

ICER – PREPARACIÓN PARA EL CONTACTO

ICER cree que todos los países ahora deben prepararse para la confirmación de que la Tierra está siendo comprometida por inteligencias no humanas y propone que se establezcan programas de “concienciación” para abordar el profundo problema del Contacto y sus implicaciones globales.

ICER tiene como objetivo llevar este debate a los niveles más altos de gobernanza, incluidas las Naciones Unidas.

Los periodistas y otras partes interesadas están invitados a visitar ICER INTERNATIONAL MEDIA EVENT para participar en la conferencia de prensa global de ICER el 26 de mayo.

Sitio web: https://ICER.network

FUENTE Coalición Internacional para la Investigación Extraterrestre (ICER)

enlaces relacionados

https://icer.network/

https://www.prnewswire.com/news-releases/new-global-organization-launches-international-coalition-for-extraterrestrial-research-icer-301298187.html

Mujer dice que se ha enamorado de extraterrestres después de la abducción de ovnis, y son mejores que los hombres británicos

Mujer dice que se ha enamorado de extraterrestres después de la abducción de ovnis, y son mejores que los hombres británicos

EXCLUSIVO: Abbie Bela afirma que se ha enamorado de un extraterrestre después de ser secuestrada por un ovni desde la ventana de su habitación este mes. La actriz, que tiene alrededor de 30 años, dice que su amante extraterrestre es su “alma gemela”, y mejor que cualquier terrícola.

19 de junio de 2021

Lucy Notarantonio

Abbie Bela se ha convertido en una amante fuera de este mundo.

Ella afirma que se ha enamorado de un extraterrestre después de ser secuestrada por un ovni.

Abbie reconoce que la sacaron de la ventana de su dormitorio este mes.

El mes pasado contamos cómo una abuela de Bradford dijo que había sido secuestrada por extraterrestres más de 50 veces.

Paula Smith afirmó que su primer encuentro cercano fue cuando era una niña y habían continuado desde entonces.

La mujer de 50 años incluso compartió imágenes de moretones que, según afirma, los extraterrestres le dejaron en el cuerpo.

Pero la actriz Abbie, que tiene alrededor de 30 años, dice que su amante extraterrestre es su “alma gemela”, y mejor que cualquier terrícola.

Aunque todavía está esperando una segunda cita con su amada de la galaxia de Andrómeda.

9_JS237280971Abbie dijo: “Espero que regrese. Estoy dispuesta a visitar la galaxia de Andrómeda” (Imagen: Dilantha Dissanayake/CATERS NEWS)

Abbie dijo: “Estoy harta de los hombres de la Tierra. Bromeé en línea sobre querer que un extraterrestre me secuestrara”.

“Entonces comencé a soñar todas las noches con una luz blanca. Una noche, una voz en mi sueño dijo: ‘Espera en el lugar habitual’”.

“La noche siguiente, me senté junto a mi ventana abierta. Mientras me dormía, apareció un platillo volador afuera. Hubo un rayo verde brillante que me transportó al ovni”.

Abbie afirma que había cinco alienígenas que tenían una constitución humana pero que eran “muy altos y delgados”.

7_JS218843212Abbie afirma que había cinco extraterrestres que tenían una constitución humana pero eran “muy altos y delgados” (Imagen: Getty Images/iStockphoto)

Ella dijo: “Hubo uno que se conectó conmigo”.

“Sentí lo mismo. Dijo que tenía que dar mi consentimiento para ir con ellos, pero no quería decir que sí en caso de que me llevaran para siempre”.

Abbie dijo que regresó a salvo a su casa en Canary Wharf en el este de Londres después de 20 minutos.

Ahora tiene lista una bolsa de viaje y dijo: “Espero que regrese. Estoy dispuesto a visitar la galaxia de Andrómeda”.

Pero Abbie se ha enfrentado a una reacción violenta por su nuevo amante y agregó: “Es controvertido para las personas que no han considerado las citas entre especies”.

“Estoy dispuesto a intentarlo, voy a ser uno de los primeros en normalizarlo”.

https://www.dailystar.co.uk/news/weird-news/woman-says-shes-fallen-alien-24356799