Vampiros (2)

LA ESTIRPE DE DRACULYA

En 1969 dos catedráticos de la Universidad de Boston, Raymond T McNally y Radu Florescu, visitaron Transilvania en busca de mayor información sobre Draculya. Después de varios siglos Draculya todavía inspira pavor entre los campesinos de aquellas tierras, y ese sentimiento es transmitido de padre a hijo. Por su parte el profesor Florescu descubrió su parentesco personal con el conde.

Fruto de la investigación de estos profesores fue el libro Drácula, una biografía de Vlad el empalador[1].

Parece que aún quedan descendientes de Draculya (no sólo el profesor Florescu). Por lo menos eso es lo que dice Lily Sullos, una graciosa viejecita políglota (siete idiomas) y amante de los gatos. Ella afirma ser descendiente directa de Draculya.

La señora Sullos ejerce la profesión de “experta en estadísticas planetarias”, como prefiere ella denominar a la astrología, y vive actualmente en la República de Argentina. Su apellido materno es Bathory, apellido relacionado también con el vampirismo. El escudo de armas de la familia Bathory se distingue por tres dientes de dragón. Uno de los antepasados de la señora Sullos fue el conde Vela Bathory, padre de Istvan, que fue príncipe de Transilvania y rey de Polonia. El conde Vela, que vivió en el siglo XV, era un hombre extraño que trabajaba como alquimista en las catacumbas de su gran castillo[2].

ELIZABETH BATHORY

Pero quizá el antepasado más famoso de la señora Sullos (excluyendo a Vlad Tepes o Draculya) lo fue la condesa Erzsébet o Elizabeth Bathory –eso si creemos en la genealogía que presenta la señora Sullos.

Esta princesa húngara nació en 1560. Su familia era harto “curiosa”. Su abuelo, el conde Vela, era aficionado a coleccionar murciélagos que luego mataba en sus experimentos alquimistas. Uno de sus tíos fue un conocido satanista practicante de magia negra. Su hermano era un sátiro, y su tía predilecta una lesbiana no menos famosa. La misma Elizabeth presentaría poco después inclinaciones lésbicas.

Al cumplir 15 años, en 1575, fue desposada con el conde Ferencz Nadasdy, mejor conocido como el “Héroe Negro” por sus varias victorias en contra de los turcos. Elizabeth tuvo que dejar las comodidades de la corte para irse a recluir al castillo de Csejthe, en las solitarias colinas del Noroeste de Hungría.

Su esposo, que era más afecto a las batallas que a las mujeres, pronto partió a la guerra dejando sola a Elizabeth. Se dice que por ese entonces Elizabeth tuvo una aventura con un joven noble con fama de vampiro. Pero estas relaciones heterosexuales la hastiaron pronto. Comenzó a coquetear con sus sirvientas. Primero fue un juego inocente que luego se transformaría en ceremonias de vampirismo llenas de sadismo.

Su criado Thorko, su nodriza Ilona Joo y el mayordomo Ujvary, la iniciaron en la magia negra. Pero Elizabeth no pudo dar rienda suelta a sus instintos sádicos hasta 1600, fecha en que murió su marido. Fue entonces cuando Elizabeth expulsó del castillo a su suegra y mandó a sus cuatro hijos con unos parientes.

Ayudada de sus sirvientes comenzó a reclutar jovencitas de los campos prometiéndoles contratarlas en el castillo. Pero la realidad era otra; las mantenía prisioneras en las mazmorras del castillo, torturándolas y desangrándolas mediante cortes en las venas. ¡Elizabeth se bañaba en la sangre de esas desdichadas!

Su fama de vampiro trascendió los muros del castillo y los campesinos pidieron ayuda al rey. Se le ordenó al conde Gyorgy Thurzo, primo de Elizabeth, presentarse sorpresivamente para investigar el asunto. El conde llegó al castillo de Csjthe la noche del 30 de diciembre de 1610. Se encontró con una escena que lo horrorizó: una doncella, dentro de una jaula y por encima de la condesa, se desangraba, y con su sangre, cual si fuera una ducha, Elizabeth se bañaba desnuda.

Fueron hallados más de cincuenta cadáveres bajo el castillo, sin contar los que habían sido arrojados fuera de él. Los 16 miembros de la servidumbre fueron capturados y juzgados. Catorce de ellos fueron decapitados e incinerados; dos, Thorko e Ilona Joo, fueron quemados vivos.

La condesa, debido a su condición noble, fue emparedada en su dormitorio, dejando sólo una pequeña ranura para permitir el paso de agua y comida. Allí sobrevivió durante cuatro años[3].

GILLES DE RAIS

Gilles de Rais[4] nació en la Torre negra del castillo de Champtocé, en Anjou, Francia, en el otoño de 1404. Hijo de Guy II de Laval, barón de Rais, y la dama Marie de Craon. Sus dos padres pertenecían a las familias más acaudaladas y poderosas de Francia. Tuvo sólo un hermano, René de Rais y ambos fueron creados por tutores e institutrices. Su educación fue esmerada y pronto aprendieron a leer y escribir en latín y griego.

Los jóvenes quedaron huérfanos a edad muy temprana. Gilles sólo había cumplido los 11 años cuando su padre fue atacado por un jabalí, durante una cacería. Guy murió dos días después en medio de dolores atroces. Gilles presenció toda la agonía. Durante el proceso que se le instauró en 1440 se señaló que el origen de su crueldad se podía rastrear hasta este momento de su vida.

Marie de Craon murió un mes después, pero se desconoce los motivos de su muerte. El abuelo materno, Jean Craon, tuvo que hacerse cargo de los niños. Este Jean Craon era un hombre violento y enérgico, y Gilles le tenía más que respeto, pavor. Años más tarde Gilles de Rais se referiría a su abuelo en estos términos:

“Me enseñó a beber, inculcándome desde muy niño a extraer placer de pequeñas crueldades. Nada más lejos de lo que otros hombres han pensado, sentido, imaginado o incluso hecho… Bajo su custodia aprendí a despegarme de los poderes terrenos y divinos, con lo que creí que era omnipotente”.

Jean era también un buen administrador que supo incrementar la fortuna de sus nietos. Una de sus estrategias fue casar a Gilles con una de sus primas lejanas, Catalina de Thouars, para incrementar su fortuna. Esto ocurrió cuando de Rais tenía 16 años. No es muy claro, pero parece que raptaron a Catalina para luego celebrar una boda clandestina. En 1429 la pareja tendría una niña: Marie de Rais.

Gilles recibió la orden de caballero a la edad de 14 años. En la ceremonia se le entregó una bella armadura blanca milanesa. Parecía que se destino era la carrera militar. Era muy hábil con las armas y su complexión, de más de 1.80 metros de altura, le permitía destacarse en el combate.

Al cumplir los 20 años, en 1424, solicitó se le concediera el dominio absoluto de su patrimonio y entró al servicio de Carlos VII, el delfín de Francia. Cinco años después los ingleses y borgoñeses estuvieron a punto de impedir la llegada al trono de Carlos VII. Surgió la figura de Juana de Arco, aquella modesta campesina que aseguraba oír voces que le ordenaban defender y ayudar a coronar al delfín.

Gilles de Rais fue comisionado de escoltar y proteger a la doncella para levantar el sitio de Orleáns, último bastión fiel a Carlos VII. El barón de Laval se enamoró de la doncella de Orleáns:


“Cuando la vi por primera vez parecía una llama blanca. Fue en Chinon, al atardecer, el 23 de febrero de 1429. Desde el principio fui su amigo, su campeón. En el momento en que entró en aquella sala un estigma maligno escapó de mi alma y, ante el escepticismo del delfín y la corte, yo persistí en creer en su misión divina. En presencia de ella y por ese breve lapso de tiempo, yo iba en compañía de Dios y mataba por Dios. Al sentir mi voluntad incorporada a la suya, mi inquietud desapareció”.

1429 fue el año de la liberación de Orleáns, del nacimiento de Marie de Rais y de su condecoración como Mariscal de Francia. Gilles se había convertido en el hombre más poderoso de Francia y uno de los más ricos de Europa. Parecía que todo le sonreía a de Rais.

Pero luego Juana de Arco fue capturada y quemada por los británicos, ante la impasibilidad del monarca francés, Gilles aseguró que la “pureza” había muerto. Su mundo se vino abajo: renunció a ser Mariscal de Francia; se separó de su esposa y se marchó a su castillo de Tiffauges, negándose a tener contactos sexuales con ninguna mujer. Pronto cayó en un abismo. No comprendía porqué Dios había permitido que Juana fuese torturada y quemada.

Para olvidar sus penas y encontrar un poco de diversión comenzó a dilapidar su fortuna en grandes y lujosísimas fiestas o en obras de teatro en las que se representaba el sitio de Orleáns. Pero no olvidó su religión: mandó construir una iglesia dedicada a los Santos Inocentes, con paredes, techos y retablos recubiertos de oro puro y piedras preciosas. Sus excesos eran conocidos por toda Europa, tanto que el mismo Papa de Aviñón lo llamó al orden. Tal fue el derroche que tuvo que vender algunas de sus posesiones. Comenzó por las periféricas, y a finales de 1438 sólo le quedaban unas pocas propiedades en Bretaña.

Preocupado por la pérdida de su patrimonio, en lugar de parar los gastos intentó obtener dinero por medios sobrenaturales. Conoció a un clérigo de nombre Blanchart, iniciado en artes alquímicas, quien le presentó a un colega, el sacerdote italiano, Prelati. Estos charlatanes le hicieron creer que podían obtener la piedra filosofal y transmutar el plomo en oro. Construyó un laboratorio y trajo magos y alquimistas de toda Europa para trabajar en él. Pero el oro nunca llegó y las arcas estaban cada vez más vacías. Despidió a los alquimistas y sólo se quedó con Blanchart y Prelati. Estos le persuadieron de realizar misas negras para pedir la ayuda del diablo.

Este fue el origen de su primer crimen. La desdichada víctima se llamaba Bernard Lecamus de Douardenez , y tenía 15 años de edad. En la macabra ceremonia Gilles firmó un documento en el que le dejaba su castillo al diablo, pero resguardaba su vida y su alma. Según la leyenda, en las escrituras del castillo de Tiffauges figura como dueño el mimo diablo. Luego comenzó la misa negra. Gilles le cortó las muñecas, sacó los ojos y el corazón de Lecamus. Pero el diablo no apareció, ni tampoco el oro. Lo único que se presentó fue la lujuria. Gilles había descubierto sus bajos instintos: la tortura, la violación y el asesinato de niños.

EL PROCESO

Pronto comenzaron a desaparecer niños y niñas de las localidades cercanas; Bourgneuf, Tiffauges, Machecoul, Nantes, etc. Los desaparecidos tenían entre 8 y 17 años. Todos ellos huérfanos o hijos de campesinos y siervos, o los pequeños mendigos que pedían limosna frente al puente levadizo. Se estima que entre 1431 y 1440 desaparecieron en aquella zona no menos de 1.000 niñas y niños. Los niños eran retenidos contra su voluntad por sus servidores, violados y desmembrados posteriormente. La sangre y otros restos se conservaban para propósitos mágicos.

En su proceso, Gilles relató que le gustaba visitar la sala en donde eran colgados los niños en ganchos. Simulaba y fingía sentir horror ante sus lamentos, súplicas y contorsiones. Cortaba las cuerdas y los bajaba de los ganchos. Tiernamente los trasladaba a una enorme cama al fondo de los calabozos. Enjugaba sus lágrimas y curaba sus heridas. Luego, cuando había obtenido la confianza del infante, sacaba de entre sus ropas una daga con la que les cortaba el cuello. Se sentaba sobre ellos mientras se convulsionaban y se masturbaba. Finalmente, con la ayuda de sus criados, les cortaba la cabeza y violaba los cadáveres, al mismo tiempo que los cubría de besos y lamía su sangre.

A los cuerpos se les extraían las entrañas para ser usadas en hechizo alquímicos. Los restos eran quemados, pero las cabezas eran guardadas para una última ceremonia. Pasaba la noche dormido en la cama con las sábanas empapadas en sangre. A la mañana siguiente sus sirvientes habían “embellecido” las cabezas: se les pintaba los labios y las mejillas, y se les peinaba. Durante el desayuno eran exhibidas ante sus amigos e invitados, quienes votaban por la más “bella”. Gilles se llevaba la cabeza “ganadora” para propósitos necrofílicos.

Tras las numerosas desapariciones de niños, los aldeanos comenzaron a sospechar del señor del castillo. Acusaron al barón pero sus voces no fueron oídas, antes bien fueron acalladas con amenazas. Parecía que nada se iba a hacer y que todo continuaría igual. Pero sucedió algo que cambiaría el curso de los acontecimientos.

Gilles de Rais continuaba gastando a manos llenas. Llegó el punto que sólo le quedaron un castillo propio, algunas tierras y dos castillos propiedad de su esposa Catalina. Antes de eso su familia solicitó la protección del rey y éste prohibió a los nobles que compraran ninguna propiedad a Gilles, pero el Duque de Bretaña y su Canciller Jean de Malestroit, el Obispo de Nantes, se saltaron esta orden y le compraron varias propiedades. Cuando llegó la prohibición del rey, el Duque de Bretaña quiso aprovechar la ocasión y se negó a pagar por una propiedad en St. Etiénne. Entonces Gilles de Rais la recuperó por las armas y, de paso, torturó al párroco de la iglesia, que casualmente era el hermano menor del Duque. Éste último habló con el rey y se ordenó que Gilles de Rais regresara la propiedad, además del pago de una multa exorbitante, so pena de ser confiscadas todas sus propiedades. Pero Gilles aún contaba con un poderoso ejército y era recordado como el héroe de Orleáns y antiguo Mariscal de Francia. No era conveniente enfrentarlo por las armas.

El Obispo de Nantes, Jean de Malestroit, recordó las recientes acusaciones de los campesinos. Era la excusa perfecta para llevarlo ante el Tribunal del Santo Oficio. Rápidamente el Duque de Bretaña ordenó una investigación.

Durante la primavera y el verano de 1440 el obispo investigó los casos de desapariciones en la comarca, y presentó más de 140 testimonios ante la Inquisición. En una torre del castillo de Tiffauges se encontraron más de 40 esqueletos de pequeños, y un montón de cabezas en el castillo de Champtocé. Se ordenó su detención. Cuando fue detenido el 13 de septiembre en Machecoul, los soldados se encontraron con el espectáculo de 50 cadáveres de niños mutilados en los sótanos de ese castillo. El 29 de septiembre de aquel año compareció ante el tribunal. Allí se le acusó de “hereje, reincidente, brujo, sodomita, conjurador, espíritu malvado, adivino, asesino de inocentes, apóstata, servidor de fetiches desviado de la fe y su enemigo, además de vaticinador y maestro brujo que era y es”.

Blanchart y Prelati fueron los principales testigos de los cargos de adoración al diablo y herejía. Ellos declararon que Gilles ofrecía los niños a un demonio llamado Barón. Junto a ellos fueron juzgados dos de los sirvientes, Poitu y Henri y una anciana proxeneta. Los primeros se encargaban de secuestrar a los niños y luego de limpiar el castillo; la segunda proporcionaba las niñas. Extractos de las declaraciones durante el juicio:


“Poitu declaró que tuvieron que pasar la noche en una residencia a las afueras de Nantes. Cuando a su señor Gilles le dio la “apetencia” el que declara junto a Henri salieron a buscar entre los pequeños mendigos que dormían en las calles uno rubio y de rostro angelical que satisficiera a su señor. Una vez encontrada la víctima adecuada, de unos 10 años, lo metieron de tapadillo en la mansión, pues el anfitrión no debía enterarse de lo que aquella noche iba a suceder.


“Taparon la boca del pequeño para que sus gritos no alertaran a los que allí vivían, y atándole las muñecas con una soga lo colgaron de una de las vigas del techo. Gilles de Rais frotó su miembro con el cuerpo del niño colgado y lo sodomizó.


“Una vez terminada la aberrante copula, Poitu y Henri se llevaron al niño a las caballerizas, y allí lo asesinaron cortándole la cabeza. Para deshacerse del cadáver lo arrojaron a la letrina, guardando la cabeza para su señor”.

Gilles no fue sometido a tortura, dada su condición de noble, pero aceptó todos los cargos cuando se le amenazó con excomulgarle. Parte de su confesión:

“Recuerdo que desde mi infancia los más grandes placeres me parecían terribles. Es decir, el Apocalipsis era lo único que me interesaba. Creí en el infierno antes de poder creer en el cielo. Uno se cansa y aburre de lo ordinario. Empecé matando porque estaba aburrido y continué haciéndolo porque me gustaba desahogar mis energías. La muerte se convirtió en mi divinidad, mi sagrada y absoluta belleza. He estado viviendo con la muerte desde que me di cuenta que podía respirar. Mi juego por excelencia es imaginarme muerto y roído por los gusanos”.

En octubre de 1440, después de un tumultuoso juicio, Gilles fue declarado culpable del asesinato de entre 140 y 200 niños, aunque se dijo que pudieron ser muchos más. Al amanecer del 26 de octubre fue llevado a un descampado, cercano a la ciudad de Nantes, junto con Potiu y Henri. Por ser noble y haberse arrepentido de los cargos de herejía, se le concedió ser ahorcado, para posteriormente ser enviado a la hoguera.

Sus esbirros Poitu, Henri y la proxeneta fueron quemados directamente en la hoguera sin más trámite previo. Por su colaboración, Blanchart y Prelati fueron condenados a cadena perpetua.

En el patíbulo pidió perdón a los padres de sus víctimas, instando a todos los presentes a no seguir su ejemplo. Murió aferrándose desesperadamente a su fe cristiana.

Accediendo a las súplicas de algunos de sus parientes, el cuerpo, parcialmente quemado, fue retirado de la hoguera y enterrado en una iglesia de las carmelitas en Nantes.

Los bienes de Gilles de Rais fueron embargados por el Duque de Bretaña para el pago de la exorbitante multa, las familias de los niños asesinados no vieron ni un céntimo y la esposa e hija del barón de Laval quedaron en la miseria.

Durante años se fueron tejiendo leyendas en torno a este personaje al que pronto se le bautizó como Barba Azul. A finales del siglo XVII, el escritor francés Charles Perrault recogió esas leyendas, y las anexó a su inmortal obra Cuentos de Mama Oca.

LO ABSURDO Y LO RIDÍCULO EN LAS HISTORIAS DE VAMPIROS

Las historias de vampiros no sólo son terroríficas, sádicas y con alto contenido sexual. También las hay ridículas, absurdas y hasta cómicas. Como ejemplo podemos citar las siguientes.

En enero de 1973 fue encontrado el cuerpo de Dmitris Myiciura, refugiado polaco que vivía desde la Segunda Guerra Mundial en el pueblo de Stoke-on-Trent, Inglaterra.

Su muerte no tendrá nada de particular a no ser que Myiciura era conocido en el barrio como un tipo excéntrico que tenía gran temor por los vampiros. Su casa estaba completamente tapizada con dientes y manojos de ajos.

El comisario John Pye, que levantó el acta correspondiente, encontró miles de ajos regados por la cama y los mubles. Myiciura los usaba para espantar y alejar a los vampiros, pero paradójicamente fueron los ajos los que causaron su muerte. Como todas las noches, Myiciura se había introducido un diente de ajo en la boca al ir a dormir. El diente se le atragantó y terminó por asfixiarlo[5].

El antropólogo inglés Esthelbert Forbes Skertchley fue el primero en hablar de los Berbalangos, vampiros que habitan la pequeña isla de Cagayan Sulu, en el archipiélago filipino.

“Son vampiros que de vez en cuando han de comer carne humana, pues si no la comieran morirían. Se les reconoce de inmediato, porque sus pupilas tienen forma de rendijas, como las de los gatos. Cuando deben comer, abren las tumbas e ingieren las entrañas de los cadáveres”[6].

A los berbalangos se les puede mantener alejados con un talismán de “perla de nuez de coco”, una piedra parecida al ópalo. Algunos campesinos rocían las tumbas con jugo de lima para impedir que los berbalangos devoren los cadáveres que se encuentran en ellas.

En Europa se usaba otro método para abolir el vampirismo: embotellando vampiros. Montague Summers, cronista de los vampiros, decía que había personas que se dedicaban a esto obteniendo buenos dividendos.

El hechicero, armado con la foto de algún santo y unas gotas de sangre fresca dentro de un frasco, buscaba a un vampiro hasta que lo arrinconaba. Cuando el vampiro se encontraba indefenso, el hechicero, con la ayuda de la fotografía, lo obligaba a entrar en la botella donde había un poco de sangre. Cuando el vampiro entraba se le arrojaba un crucifijo y rápidamente se tapaba con un cordón. Luego se le arrojaba al fuego para hacer desaparecer al vampiro[7].


[1] Florescu Radu & McNally T. Raymond, Drácula, una biografía de Vlad el empalador, Editorial Diana, México, 1976.

[2] Anónimo, Descendiente de Drácula en Argentina, Duda, No. 339, México, 28 de diciembre de 1977, Pág. 1.

[3] Anónimo, Los poderes desconocidos, Selecciones del Reader’s Digest, México, 1983.

[4] Bataille Georges Michel, Le procès de Gilles de Rais, J. J. Pauvert, Paris, 1965.

Bataille Georges Michel, Gilles de Rais, Mercure de France, Paris, 19 de septiembre de 1972.

[5] Doreste Tomás, Grandes temas de lo oculto y lo insólito, Ediciones Océano, S. A., Tomo III, Barcelona, 1983.

[6] Forbes Skertchley Esthelbert, Cagayan Sulu: habits, legends and superstitions, Journal of Asiatic Society of Bengal, 1896.

[7] Summers Montague, The vampire in Europe, University Books, Inc., London, 1911.

Summers Montague, The vampire: his kith and kin, Rotledge & Paul, London, 1928.