El sindicato extraterrestre

Esta bonita historia de la ufología mexicana ocurrió en febrero de 1982. No recuerdo el día pero sí el mes y el año porque lo tengo anotado en mi “cuaderno de campo”.

Escondida en las páginas de unos pocos periódicos de la capital se daba la noticia, en apenas tres párrafos, de la detención de un ciudadano americano que decía ser contactado. Arthur J. Heidel era su nombre y tenía 66 años. Se le acusaba de amenazas y extorsión a varios empresarios mexicanos.

Heidel decía ser protegido de un comando de seres extraterrestres preocupados por las condiciones de vida de los trabajadores y obreros de la Tierra. Parecía que habían leído El Capital y deseaban que todos los proletarios pudieran vivir una vida más desahogada. Para tal efecto contactaron a Heidel y le ordenaron que fuera por el mundo ayudando a los desposeídos.

Si Arthur Heidel hubiera escrito sus memorias seguramente hubiera comenzado con la siguiente frase: “Un extraterrestre recorre México”. En efecto, el contactado americano inició su labor en la República Mexicana.

“Esta cruzada la vengo realizando con la protección de un comando de seres extraterrestres que apoyan mi trabajo y que me ayudarán si no se mejora la situación de los obreros”.

Desafortunadamente la forma de proceder de Heidel no era la más adecuada. Enviaba anónimos a los dueños de las fábricas a los que amenazaba con provocar la destrucción de los inmuebles, “si no hay trato más justo entre patrones y trabajadores, además de que deben mejorar los salarios de todos los trabajadores”.

Pero Arthur no era ningún Robin Hood. Él también quería parte de las riquezas. Exigía cantidades entre los 100 y 200 mil pesos por no llevar a cabo su cometido.

Arthur J. Heidel fue detenido en el interior de su habitación del hotel Toledo, en la calle de López, en el primer cuadro de la ciudad. En su maleta encontraron varios anónimos que iba a enviar a diversas empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.