Archivos de la categoría General

El muro y la fauna silvestre

EL MURO Y LA FAUNA SILVESTRE

Juan José Morales

MuroUn par de veces he hablado en mi columna Impacto Ambiental sobre el muro fronterizo: una hace tres años y medio y la otra en septiembre del año pasado. En esta última ocasión señalé que en realidad ese muro ya existe sobre un trecho de mil kilómetros y lo que Trump pretende es sólo extenderlo hasta la totalidad de la frontera. Y en ambas ocasiones mencioné los efectos que tiene y tendrá sobre la fauna silvestre esa barrera que corta de tajo vastos territorios silvestres e impide a cientos de especies de animales realizar sus desplazamientos habituales. En especial grandes mamíferos —como el puma, el oso negro, el lobo y otros— que durante miles de años se han movido libremente por los territorios.

Y no hay que olvidar que existen acuerdos bilaterales México-Estados Unidos respecto a programas conjuntos para proteger algunas de esas especies, como el oso negro y el lobo mexicano. Sin embargo, cuando el muro comenzó a construirse en 2005, el gobierno de Bush ordenó a la Agencia de Seguridad Nacional pasar por alto las leyes ambientales y los tratados internacionales al respecto. Lo mismo ocurrió durante el mandato de Obama, y seguirá ocurriendo con Trump.

Pero volvamos a las consecuencias de esa partición artificial de los ecosistemas en la región fronteriza.

El 29 de julio de 2013, bajo el título El muro fronterizo de la extinción, citamos un estudio realizado por el Instituto Nacional de Ecología bajo la coordinación de los investigadores Ana Córdova y Carlos A. de la Parra, en el cual se advertía sobre las graves consecuencias que para las poblaciones de muchos animales tendría esa deliberada fragmentación de sus territorios.

Posteriormente, en nuestra colaboración de septiembre del año pasado, mencionamos una advertencia similar, en este caso del biólogo Gerardo Ceballos, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, quien llegó a la conclusión de que más de 800 especies —principalmente de mamíferos, reptiles y anfibios— ya han sido afectadas por el inconcluso muro.

Lo curioso del caso, es que no ha sido México el que más ha resentido o puede resentir tales efectos, sino Estados Unidos. De acuerdo con el estudio del INE —decíamos hace tres años y medio— “entre las especies notables amenazadas por el muro, destacan el jaguar, del cual desde hace unos 15 años comenzaron a observarse ejemplares en el sur de Arizona y Nuevo México, donde se consideraba extinto. Esos individuos provenían del centro y norte de Sonora, donde hay una importante población de este soberbio animal. Igualmente, la población de osos negros Ursus americanus que ahora existe en el parque nacional norteamericano de Big Bend se formó a partir de ejemplares que cruzaron desde México y ahí se establecieron”.

Desde luego, esto no significa que debamos quedarnos cruzados de brazos o regocijarnos. También nuestro país será afectado. Y lo más importante de todo es que la erección del muro —repetimos— constituye una flagrante violación a tratados internacionales en materia ambiental suscritos entre México y Estados Unidos. Por ello —subrayaba Ceballos— México podría acudir a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, o presentar una reclamación formal ante el gobierno norteamericano. Pero, como decíamos en nuestros más recientes comentarios al respecto, difícilmente el gobierno de Peña Nieto hará tal cosa.

Las fotografías William Presley (Final)

Las fotografías William Presley

MAXW-PBB2-1227_screenSiguen los Documentos MAXW-PBB2-1227 a MAXW-PBB2-1235 con las impresiones.

Luego tenemos el Documento MAXW-PBB2-1236 que es una nota poco legible que se refiere, aparentemente, al señor William Presley

MAXW-PBB2-1228_screenEn esta serie el último Documento es el MAXW-PBB2-1237 que es la carátula de un folder:

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

MAXW-PBB2-1229_screenESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

Julio 47, Oak Ridge, Tenne

MAXW-PBB2-1230_screenLuego vienen varios Documentos NARA, el primero es el NARA-PBB93-9, la carátula de un folder:

Archivo 26

MAXW-PBB2-1231_screenJulio 1947

Oakridge, Tennessee

MAXW-PBB2-1232_screen7 fotos

Los Documentos NARA-PBB93-10 a NARA-PBB93-16 son esas 7 fotos.

MAXW-PBB2-1233_screen

MAXW-PBB2-1234_screen

MAXW-PBB2-1235_screen

NARA-PBB93-10_screen

NARA-PBB93-11_screen

NARA-PBB93-12_screen

NARA-PBB93-13_screen

NARA-PBB93-14_screen

NARA-PBB93-15_screen

NARA-PBB93-16_screen

jb181

jb182

jb183

jb184

 

REFERENCIAS

FBI, http://foia.fbi.gov/ufo/ufo6.pdf (paginas 64-66 y 80-83)

FBI http://foia.fbi.gov/ufo/ufo16.pdf (paginas 29, 47-48 yd 64).

USAF, http://www.bluebookarchive.org/page.aspx?PageCode=MAXW-PBB8-480 (y pagina 479)

USAF http://www.bluebookarchive.org/page.aspx?PageCode=USAF-SIGN7-685 (a pagina 709).

USAF http://www.bluebookarchive.org/page.aspx?PageCode=MAXW-PBB2-244 (y paginas 1218 a 1237).

USAF http://www.bluebookarchive.org/page.aspx?PageCode=NARA-PBB1-723 (a pagina 737)

USAF http://www.bluebookarchive.org/page.aspx?PageCode=NARA-PBB93-9 (a pagina 16).

Bruce Maccabee, The APRO Bulletin, January 1978, pp 6-7.

Dolan Richard, UFOs and the National Security State (Vol 1), Keyhole, 2000, pp 45, 492 y 508.

Fawcett Larry Lawrence & Greenwood Barry J., Clear Intent, Prentice-Hall, 1984, p 171.

Hynek J. Allen, The Hynek UFO Report, Dell, 1977, p 142.

Maccabee Bruce, The UFO-FBI Connection, Llewellyn, 2000, pp 64 and 173.

Miller A. et al, in Illobrand Von Ludwiger (ed), Offizielle Untersuchungsberichte der Russen un der Amerikaner über unidentifizierbare Himmelserscheinungen, MUFON-CES, 1981, p 267.

The TRUE Report on Flying Saucers, 1, 1967, p 55. http://users.ev1.net/~seektress/wrong.htm

Robinson’s catalog.

Knoxville News-Sentinel, July 1947.

Carpenter Joel, http://www.project1947.com/gr/grchron3.htm

Gross Patrick, http://www.ufologie.net/htm/bluepics47.htm

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.ufo.freewire.co.uk/ufopic.htm

http://thebiggeststudy.blogspot.mx/2012/07/can-we-learn-anything-from-ufo-photos.html

http://www.anakinovni.org/1947.htm

Periodistas en lo paranormal

PERIODISTAS EN LO PARANORMAL

2.5.17

Peter Rogerson

PhenomenaAnnie Jacobsen. Phenomena: The Secret History of the US Government’s Investigation Into Extrasensory Perception And Psychokinesis. Little Brown, 2017.

Leslie Kean. Surviving Death: A Journalist Investigates Evidence for an Afterlife. Crown Archetype, 2017.

Estos dos libros de periodistas premiados toman enfoques muy diferentes a los temas que discuten. Annie Jacobsen es una extraña y despreocupada, que no está dispuesta a alinearse con ninguna de las facciones involucradas. Su libro tiene una larga lista de notas y bibliografía, la última incluyendo la lista de personas que entrevistó. Leslie Kean por el otro ha escrito una obra mucho más comprometida, por no decir polémica, a favor de la posibilidad de vida después de la muerte. A diferencia de Jacobsen, que está fuera de la narración, ella está en el corazón de ella. Ellas reflejan escuelas de periodismo muy diferentes, los destacados y los involucrados.

El libro de Jacobsen traza, o trata de rastrear, la participación de las agencias de defensa del gobierno estadounidense en el estudio de la visión remota y otras habilidades paranormales desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Presenta un elenco de personajes interesantes, entre ellos el famoso Henry “Andrija” Puharich, que parece estar en el centro de los diagramas de flujo que unen casi todas las rarezas de América de los años 50 a los 80. El libro se centra principalmente en los diversos experimentos de observación remota realizados desde los años setenta hasta los años noventa. Parte de este último es un territorio más familiar que ha sido cubierto por otros como Jim Schnabel en su libro de 1997 Remote Viewers y las autobiografías de los diversos participantes.

El problema con todo esto es que todos los involucrados tienen su propia agenda y es difícil saber hasta qué punto los diversos entrevistados están exagerando o minimizando o haciendo girar su propio papel. El libro ha estado sujeto a una serie de críticas hostiles de personas agraviadas que sienten que su propio papel ha sido minimizado. Algunos de ellos, uno sospecha, son aquellos que no querían cooperar con Jacobsen porque estaban planeando sus propios libros.

También observo que a pesar de ser dado un tratamiento casi totalmente acrítico en este libro, Uri Geller se ha unido en los llorones. Otros en la comunidad paranormal rechazan automáticamente cualquier tratamiento del tema corto de la literatura devocional que brota.

Tales personas no encontrarán tal falta en el libro de Leslie Kean mientras investiga historias de niños con recuerdos de vidas pasadas, experiencias cercanas a la muerte y mediumnidad mental y física mostrando la misma actitud acrítica que se mostró en su libro UFOs: Generals, Pilots, and Government Officials Go on the Record.

Las opiniones de los creyentes son presentadas sin desafío, y varias tienen sus propias piezas. Los de los escépticos tampoco son desafiados; simplemente no se mencionan en absoluto. No hay referencias a James Alcock, a Ray Hyman, a Susan Blackmore, a Richard Wiseman etc. Uno podría leer este libro sin incluso estar enterado que varios reclamos en él son polémicos por decir lo menos.

SurvivingDeathEn la introducción, Kean se refiere al notorio caso Scole de una manera completamente acrítica, a pesar de que incluso dentro de los relatos promocionales había evidencia acumulativa sugestiva de farsa. Entre los críticos de Scole se encontraba Alan Gauld, de SPR, quien aportó un capítulo sobre la mediumnidad mental a este libro y tuvo correspondencia por correo electrónico con Kean, así que dudo que ella no esté al tanto de este hecho.

La sección sobre mediumnidad física muestra una falta similar de pensamiento crítico, las materializaciones sorprendentes de Eva Carriere alias Marthe Beraud se presentan sin ninguna indicación del hecho de que fue acusada de fraude en varias ocasiones. Las fotografías en el artículo que enlazo hablan por sí mismas.

Kean, sin embargo, ha visto el ectoplasma por sí misma, lo cual fue algo así como una sorpresa, generalmente se piensa que ha desaparecido de la escena más o menos desde la guerra. Kean también ha visto (o mejor dicho, no visto) una materialización de forma completa (p 337). Para mí esto hace triste la lectura de las profundidades de la credulidad que los emocionalmente vulnerables pueden caer.

Por supuesto, en cierto sentido, los relatos modernos de la mediumnidad física deberían ser mucho más fáciles de investigar que los de Home y Palladino debido al desarrollo de la fotografía infrarroja no invasiva y de la visión nocturna, sin embargo, como en el caso de los médiums de Scole, salen con cierta excusa del porqué no deben ser utilizados.

En cierto sentido, estoy siendo injusto con Kean, pero sólo porque insiste en que está escribiendo como periodista de investigación; ella no lo es, ella está escribiendo como alguien profundamente en duelo por la pérdida de su hermano y su amante Budd Hopkins. Un relato más honesto y profundamente personal de tal dolor y el interés en lo paranormal generado por eso es If The Spirit Moves You de Justine Picardie(Picador, 2002).

Por supuesto, no todo lo aquí presentado puede ser descartado tan fácilmente como mediumnidad física y quizás los casos más desconcertantes son los de los niños con supuestas memorias de vidas pasadas. Es una lástima entonces que en un caso la prueba corroborativa vital desaparezca. Una posible explicación no paranormal es proporcionada por la investigación que sugiere que los bebés y niños pequeños entienden mucho más lenguaje de lo que son capaces de articular. Tal vez si ese es el caso, recogen información de programas de radio y televisión que son simplemente un ruido de fondo no recordado para los adultos.

Tomaría mucho más tiempo y esfuerzos del que un revisor de libros tiene para comprobar la exactitud de los relatos en sus libros, pero hay signos preocupantes en ambos. Ciertamente, no tranquiliza que en Jacobsen el pionero de la parapsicología Joseph Banks Rhine sea constantemente llamado, incluso en el índice, James Banks Rhine, seguramente algo que un editor de Little Brown debería haber captado, o que la fe religiosa de la vida de Martin Gardner se presenta como una conversión del lecho de muerte. Igualmente Kean hace una afirmación de aspecto extraordinario que yo podría investigar. En la página 146 de su libro leemos:

Lisa Randall, física teórica de la Universidad de Harvard, y Raman Sun Drum, físico teórico de partículas en el Centro para Física Fundamental de Maryland, utiliza un modelo de cinco dimensiones para explicar los fenómenos que encontramos en la muerte. Al morir, el aspecto de la realidad en cuatro dimensiones se transforma en la quinta dimensión”.

Esto se hace referencia a un presunto artículo “Four Dimensional Brain in a Five Dimensional Bulk”, Physical Review Letters 83, p 4690. Es una pieza de física teórica sin referencia a cerebros o a la otra vida. Podría ser que la referencia a una “brane” tridimensional se haya traducido de alguna manera a “brain” (cerebro) de cuatro dimensiones.

Si ambos libros contienen errores tan fácilmente verificables, otros podrían estar ocultos.

El hecho es que cualquier periodista que busque explorar estos temas en profundidad estaría comprometido con años de investigación en nuestros amigos en Archives for the Unexplained y en las bibliotecas de por lo menos una docena de otras instituciones, incluso antes del largo trabajo de entrevistar a todo tipo de gente pro y con, y siempre teniendo en cuenta a no creer en nada que alguien dice y ni siquiera confía en los propios sentidos.

http://pelicanist.blogspot.mx/2017/05/journalists-on-paranormal.html

Pregunte a los cerebros: ¿Qué es la parálisis del sueño?

Pregunte a los cerebros: ¿Qué es la parálisis del sueño?

También: ¿Por qué a veces nos despertamos con explosiones en nuestras cabezas

Por Randolph W. Evans, Christopher French

1 de diciembre de 2008

¿Por qué a veces me despierto en medio de la noche por las explosiones que salen en mi cabeza?

-Jade Peifer, Cypress, Florida.

Randolph W. Evans, profesor de neurología en el Baylor College of Medicine, responde:

PUEDE haber varias razones por las que está experimentando estas explosiones estallando en su cabeza. Tal vez usted está en el amor, como sugieren las letras de Atreyu “When Two Are One”:

¡Explosión!

Explosiones en mi cabeza

Que simplemente no van a salir.

Un tren se ha estrellado contra la

pared alrededor de mi corazón

Alternativamente (y más probable), usted tiene un trastorno de sueño poco común, que en 1988 el neurólogo británico John Pearce llamó “síndrome de cabeza explosiva”.

Durante un episodio, una persona siente una fuerte explosión procedente de dentro de su propia cabeza, a menudo descrita como una explosión, un rugido o las olas rompiendo contra las rocas. Las erupciones generalmente ocurren mientras las personas se están quedando dormidas y con menos frecuencia cuando se están despertando. Las explosiones varían en frecuencia y ocurren con mayor frecuencia en personas sanas mayores de 50 años. En 10 por ciento de los casos, la gente percibe un destello de luz y aproximadamente el 5 por ciento de los pacientes reportan la sensación de que han dejado de respirar y deben hacer un esfuerzo deliberado para respira de nuevo. Las víctimas pueden tener miedo o ansiedad después de un ataque.

Aunque la causa del síndrome es desconocida, algunos médicos especulan que se produce cuando la formación reticular del tronco encefálico, un importante regulador del sueño y la vigilia, falla en apagar en el momento adecuado. Esta zona, que está contigua a la médula espinal, puede funcionar temporalmente mal y causar alucinaciones, pero nadie sabe exactamente por qué los síntomas se manifiestan como golpes o rugidos. Aunque ruidoso, el ruido no es típicamente doloroso o peligroso, y no es generalmente indicativo de cualquier otro desorden neurológico. El estrés o agotamiento puede desencadenar episodios, que por lo general se detienen por sí solos con el tiempo y con la seguridad de que el fenómeno, aunque extraño, es benigno.

¿Qué es la parálisis del sueño, y es rara?

-Mark Fischetti, Lenox, Massachusetts, editor de Scientific American Earth 3.0

El psicólogo Christopher French de Goldsmiths College en Londres explica:

ATAQUES POR demonios, visitas fantasmales y secuestros alienígenas: algunas personas están seguras de haber experimentado tales eventos paranormales. En realidad, muchas de estas víctimas probablemente tuvieron un episodio de parálisis del sueño.

La parálisis del sueño, una incapacidad momentánea para mover los miembros, el tronco y la cabeza a pesar de estar plenamente consciente, puede ocurrir cuando alguien está a la deriva o, más raramente, se despierta. Durante el sueño de movimiento rápido de los ojos (REM), los músculos del cuerpo están paralizados, presumiblemente para evitar que el soñador actúe físicamente en el sueño. Los investigadores no están seguros de por qué esta parálisis normal ocurre durante la conciencia de las víctimas de la parálisis del sueño, pero los estudios psicofisiológicos han confirmado que los ataques son particularmente probable que ocurran si la persona entra en el sueño REM rápidamente después de golpear la almohada, cortocircuitando el sueño no-REM que suele ocurrir primero.

Otros factores que hacen que la parálisis del sueño tenga más probabilidades de ocurrir incluyen la deriva, mientras está acostado de espalda, sentirse estresado o experimentar una interrupción en los patrones normales de sueño, como el trabajo por turnos, el desfase horario, la cafeína o el alcohol.

Aunque la parálisis del sueño es un síntoma de narcolepsia, también es común en personas sanas. Las encuestas de diferentes países muestran una amplia gama de estimaciones: del 20 al 60 por ciento de la población adulta normal ha experimentado parálisis del sueño por lo menos una vez. Alrededor del 5 por ciento de la población ha experimentado uno o más de otros síntomas perturbadores asociados con el trastorno. Los efectos más comunes incluyen alucinaciones visuales, como sombras y luz o una figura humana o animal en la habitación, y alucinaciones auditivas, como oír voces o pasos. Una persona a menudo también siente presión sobre su pecho y tiene dificultad para respirar.

La razón por la que la parálisis del sueño puede explicar los cuentos de fantasmas y extraterrestres es el fuerte sentido de una presencia, por lo general perjudicial, que las víctimas suelen sentir durante un ataque. También reportan sensaciones kinestésicas inusuales, tales como sentimientos de ser arrastrados fuera de la cama, vibrando, volando o cayendo. Estos episodios a veces pueden llevar a experiencias completas de fuera del cuerpo. La parálisis del sueño puede ser aterradora, pero nunca es peligrosa, y afortunadamente, los episodios suelen durar sólo unos segundos.

https://www.scientificamerican.com/article/ask-the-brains-sleep-paralysis/