Archivo de la categoría: Criptozoología

Mitchel Townsend es… Dr. Johnny Dagger, ¿rastreador de Bigfoot?

Mitchel Townsend es… Dr. Johnny Dagger, ¿rastreador de Bigfoot?

4/11/2017

Andy White

Este va a ser uno corto, ya que estoy de multitarea en mi camino a través de una sopa caótica de fin de semestre. Quería agregar un poco de información como seguimiento al post de Jason Colavito ayer discutiendo un curso de educación continua sobre Bigfoot ofrecido en Centralia College en el estado de Washington. El curso (“The Old Ones, the First Americans”) lo imparte Mitchel Townsend, cuyas afirmaciones sobre las pruebas de Bigfoot comenté brevemente el pasado mes de junio. Gracias al milagro de las redes sociales, me he enterado de que Townsend es en realidad, al parecer…

¡el Dr. Johnny Dagger, rastreador de Bigfoot!

Me enteré del alter ego de Townsend por Steven Streufert, quien me señaló su entrada de blog de junio de 2015.

Echa un vistazo a esta página de KickStarter donde el Dr. Dagger intentó recaudar 35,000 dólares para “resolver el misterio de Bigfoot de una vez por todas”:

“El Dr. Jonny Dagger es un Suboficial Entrenado en Operaciones Especiales del Ejército de los Estados Unidos con 12 años de servicio. Además, posee varios títulos de posgrado de universidades de renombre mundial. Por último, imparte cursos sobre Bigfoot a nivel universitario. Es el único profesor universitario del mundo que diseña e imparte estos cursos. Tiene la habilidad, experiencia y capacidades para resolver este misterio de una vez por todas con tu ayuda!!!”

johnny-dagger_origCaptura de pantalla de la campaña de recaudación de fondos del Dr. Dagger.

Listo: una entrada de blog de diez minutos con miles de cabos sueltos que perseguir. De nada.

https://www.andywhiteanthropology.com/blog/mitchel-townsend-is-dr-johnny-dagger-bigfoot-tracker

El Abominable Hombre de las Nieves/Yeti: ¿Qué tal una nueva búsqueda? ¿Y qué hay de la historia?

El Abominable Hombre de las Nieves/Yeti: ¿Qué tal una nueva búsqueda? ¿Y qué hay de la historia?

3 de diciembre de 2022

Nick Redfern

Hace apenas una semana, hablaba con un amigo en el campo de la Criptozoología (o, como yo prefiero llamarlo, “Caza de Monstruos”) sobre el tema del Yeti/Abominable Snowman of the Himalayas. No hay duda de que las criaturas necesitan una nueva inyección colectiva de visibilidad. Así que hoy he pensado que sería un buen momento para darles un poco de vida, por así decirlo, y repasar la historia de este misterioso fenómeno. Empecemos. Pie Grande es sin duda la más famosa de las muchas y variadas bestias peludas del mundo. Le sigue de cerca el Yeti, también conocido como el Abominable Hombre de las Nieves. La región por la que se dice que vaga esta bestia legendaria es el Himalaya, una vasta extensión montañosa que domina Nepal y el Tíbet. De la misma manera que Estados Unidos parece ser el hogar de varias criaturas distintas -como los enormes y robustos simios del noroeste del Pacífico y los más pequeños zorrillos de Florida-, parece que hay más de un tipo de Yeti. Al parecer, hay desde criaturas del tamaño de un hombre hasta enormes gigantes de casi seis metros de altura. Por supuesto, las afirmaciones de alturas tan extremas y extraordinarias deben tratarse con cautela. Es muy posible que se trate de relatos distorsionados de encuentros con animales de menor estatura, pero no menos impresionantes, quizá de unos 12 o 13 pies de altura.

También existe otro paralelismo con Bigfoot. La tradición de los nativos americanos habla de un antiguo conocimiento de las bestias peludas de Estados Unidos. Del mismo modo, las historias de gigantes peludos que vagan por el Himalaya también se remontan a la noche de los tiempos. Tomemos, por ejemplo, las historias del pueblo Lepcha. Es una de las tribus más antiguas de Sikkim, al noreste de la India. Su presencia, sin embargo, se extiende hasta el Tíbet, y concretamente hasta el corazón de Nepal. No es de extrañar, por tanto, que se hayan encontrado con yetis en el transcurso de sus viajes y expansiones. De hecho, la tradición lepcha habla de humanoides peludos del tamaño de un goliat que vivían en lo alto del Himalaya y que utilizaban rocas para matar a sus presas, como las cabras. En la era relativamente moderna, fue en el siglo XIX cuando las cosas se volvieron especialmente intrigantes. A principios de la década de 1830, un experto alpinista, Brian Houghton Hodgson, emprendió una expedición al Himalaya. Según Hodgson: “Mis tiradores se alarmaron una vez en el Kachár por la aparición de un ‘hombre salvaje’, posiblemente un ourang, pero dudo de su exactitud. Confundieron a la criatura con un càcodemon o rakshas (demonios), y huyeron de ella en lugar de dispararle. Se movía, dijeron, erguido: estaba cubierto de pelo largo y oscuro, y no tenía cola”. Ninguno de los miembros del equipo esperaba encontrarse con homínidos gigantes cubiertos de pelo en el Himalaya, pero eso fue exactamente lo que encontraron. Particularmente desconcertante para el equipo, las criaturas que vieron -típicamente a distancia- caminaban únicamente sobre sus extremidades traseras.

blobid1669995964091(Nick Redfern) El Yeti: ¡Démosle más publicidad!

Justo un año antes del cambio de siglo, se publicó el libro de Laurence Waddell, Among the Himalayas. En él, Waddell describía cómo varios tibetanos le habían hablado de animales enormes, peludos y simiescos que se movían como las personas y que vivían en las montañas. Waddell no tenía mucha fe en los relatos, a pesar de haber encontrado personalmente unas intrigantes y grandes huellas en la nieve. Los informes del equipo de Hodgson, junto con los de Waddell, suscitaron breves oleadas de interés, pero no fue hasta la década de 1920 cuando las cosas se calentaron: en 1921 se puso en marcha la Expedición de Reconocimiento del Everest, dirigida por el teniente coronel Charles Howard-Bury, del ejército británico. Nadie en la expedición esperaba encontrar nada inusual, pero eso fue exactamente lo que encontraron, en forma de enormes huellas humanas, a miles de metros de altura en las montañas cubiertas de nieve. Cuando empezó a correr la voz de los extraños descubrimientos, un periodista, Henry Newman, decidió investigar el asunto por su cuenta. No pasó mucho tiempo antes de que Newman recopilara una cantidad respetable de material sobre el legendario vagabundo de las montañas, al que bautizó con el famoso nombre de Abominable Hombre de las Nieves, en cierto modo una distorsión errónea del término utilizado por los lugareños, metoh, que significa “asqueroso”.

Sin duda, fue la década de 1950 la que realmente cautivó la imaginación de los medios de comunicación y la comunidad científica. Los medios de comunicación británicos estaban tras la pista de la criatura, al igual que respetados alpinistas, entre ellos Sir Edmund Hilary y Eric Shipton. Aunque el interés y los informes sobre el Yeti disminuyeron en los años siguientes, la polémica se reavivó en 2014, cuando un profesor de genética de la Universidad de Oxford (Inglaterra) reveló sus hallazgos, que sugerían que el Yeti no era en realidad más que un oso, posiblemente uno que era en parte oso polar y en parte oso pardo. En el campo de la criptozoología, el candidato más probable para el Yeti es el Gigantopithecus, un simio realmente gigantesco que, según la ciencia, lleva extinto decenas de miles de años. El hecho de que la inmensa bestia viviera en las mismas zonas en las que se ven Yetis hasta el día de hoy sugiere una clara, pero asombrosa, posibilidad de que el Gigantopithecus aún esté con nosotros.

Cabe señalar que hay otro tipo de Yeti que merodea por el Himalaya, un auténtico gigante. Se le conoce como el Nyalmo. Bernard Heuvelmans, una de las figuras más importantes dentro del campo de la criptozoología, dijo que durante el curso de su investigación sobre el Yeti del Himalaya, había tenido conocimiento de no menos de tres tipos distintos de criaturas que vagaban por las vastas montañas. “Esta opinión”, dijo Heuvelmans, “fue confirmada en 1957 por un lama tibetano llamado Punyabayra, sumo sacerdote del monasterio de Budnath, que pasó cuatro meses en las altas montañas y trajo de vuelta la sorprendente pero valiosa información de que los montañeses tibetanos conocían tres tipos de hombres de las nieves”. Estaba el rimi, un hombre-bestia de cerca de tres metros de altura que habitaba en el valle de Barun Khola, al este de Nepal, y que era específicamente omnívoro. Luego estaba el rackshi bompo, una bestia de proporciones aproximadamente humanas, y que según Heuvelmans “debe de ser el yeh-teh o mi-teh rojizo de los sherpas que deja las huellas de 20 a 23 cm de longitud que la expedición del Daily Mail… encontró en tal cantidad”. Por último, estaba el imponente y aterrador Nyalmo. Heuvelmans fue directo al grano: “Los nyalmo son auténticos gigantes, de entre 4 y 5 m de altura, con enormes cabezas cónicas”. Y continuó: “Deambulan en grupos entre las nieves eternas por encima de los 4,000 m de altitud. En un terreno tan vacío, no es de extrañar que sean carnívoros e incluso devoradores de hombres”.

image(Nick Redfern) Simios gigantes de la antigüedad

Heuvelmans se preguntaba sobre los nyalmo: “¿Existen realmente o son sólo un mito?” Admitió haber oído hablar de Yetis con pies de unos 45 a 60 cm de longitud, pero se cuidó de matizarlo afirmando que: “…las pruebas son demasiado escasas para que podamos sacar conclusiones satisfactorias. Posiblemente los nyalmo sean un añadido inventado basado en la creencia de que los yetis aumentan de tamaño cuanto más alto se sube”. Loren Coleman dice: “Cuando [Sir Edmund] Hillary fue al Himalaya en busca del Yeti, él y su colaborador, el periodista Desmond Doig, observaron que había varios primates desconocidos que se decía que estaban allí y que aún no habían sido descubiertos de manera formal. Entre ellos había uno llamado “Nyalmo”. Hillary y Doig supieron de la existencia del Nyalmo en el centro-norte de Nepal. Se decía que era ‘de tamaño gigante (hasta seis metros de altura), parecido a un hombre, peludo y dado a sacudir pinos gigantes en pruebas de fuerza mientras otros Nyalmos se sientan alrededor y aplauden’”. El asunto del curioso comportamiento de los Nyalmos -al que se refiere Coleman- fue relatado de la forma más gráfica por un tal Jean Marques-Riviere. Fue en 1937 cuando aparecieron por primera vez los detalles del relato de Marques-Riviere, que fue recogido con entusiasmo por Bernard Heuvelmans. Según Marques-Riviere, tuvo ocasión de hablar con un peregrino indio que se encontró personalmente con un grupo de Nyalmo en las tierras salvajes de Nepal. Crypto Journal describe el extraordinario encuentro de una manera que sugiere que las bestias tienen un alto grado de inteligencia e incluso pueden tener algún tipo de sistema de creencias espirituales:

“Las criaturas estaban de pie, formaban un círculo y cantaban, como si estuvieran haciendo un ritual religioso o algo por el estilo. Una de las criaturas parecidas al Yeti golpeaba con entusiasmo el tronco hueco de un árbol, como un hombre que toca el tambor para crear música. Los otros continuaban con sus “cánticos”, pero sus rostros parecían estar llenos de una expresión triste. Con esta visión, los aventureros pensaron que las criaturas actuaban como personas normales y que no había que temerlas. Pero al final, el miedo se apoderó de ellos debido a la enorme complexión de las criaturas, y decidieron alejarse sigilosamente para evitar el conflicto”. Lo que muy bien podría haber sido una descripción del enorme, y al parecer extremadamente peligroso y violento, Nyalmo vino de Charles Stonor, un antiguo conservador adjunto del zoológico de Londres, Inglaterra, que se embarcó en la búsqueda de la verdad sobre el Yeti en diciembre de 1953, una expedición que fue organizada y financiada por el periódico británico Daily Mail. Durante su estancia en Darjeeling, Stonor oyó hablar de una criatura conocida como Thloh-Mung que, en retrospectiva, bien podría haber sido el Nyalmo. La historia que le contaron a Stonor era la siguiente: “Hace mucho tiempo había una bestia en nuestras montañas, conocida por nuestros antepasados como el Thloh-Mung, que significa en nuestra lengua Salvaje de la Montaña”.

“Su astucia y ferocidad eran tan grandes como para ser rival para cualquiera que se encontrara con él. Siempre podía burlar a nuestros cazadores Lepcha, con sus arcos y flechas. Se decía que el Thloh-Mung vivía solo, o con muy pocos de su especie; y que a veces iba por el suelo, y a veces por los árboles”. El relato continuaba: “Sólo se lo encontraba en las montañas más altas de nuestro país. Aunque era muy parecido a un hombre, estaba cubierto de pelo largo y oscuro, y era más inteligente que un mono, además de ser más grande”. Parece que, en gran medida, las bestias luchaban por su propia supervivencia: “La gente se hizo más numerosa, el bosque y el país salvaje menos; y los Thloh-Mung desaparecieron. Pero muchos dicen que aún se encuentran en las montañas de Nepal, hacia el oeste, donde los sherpas los llaman Yeti”. Ahora, en tiempos más recientes:

El 31 de octubre de 2010 -con motivo de Halloween, por supuesto- un equipo del Center for Fortean Zoology (CFZ), con sede en Gran Bretaña, se embarcó en una expedición realmente ambiciosa a las colinas de Garo, en el norte de la India, en busca de una bestia legendaria, peluda y con aspecto de hombre conocida como el Mande-burung. O, en términos más sencillos, el equivalente indio del Bigfoot estadounidense y el Abominable Hombre de las Nieves del Tíbet. El equipo de cinco hombres estaba dirigido por Adam Davies -autor del libro Extreme Expeditions, dedicado a la caza de monstruos- e integrado por el Dr. Chris Clark, Dave Archer, el naturalista de campo John McGowan y el criptozoólogo Richard Freeman; este último, antiguo cuidador del zoo Twycross de Inglaterra y autor del libro Dragons: Más que un mito. Jonathan Downes, fundador y director del CFZ, habla de estos extraños y escurridizos animales: “Se dice que miden hasta tres metros y tienen el pelo negro. Y lo que es más importante, se dice que caminan erguidos, como un hombre”. Durante muchos años se ha informado de la presencia de simios andantes en la zona. Estas descripciones suenan casi idénticas a las de los vecinos Bután y Tíbet. Los testigos afirman que el Mande-Burung -que se traduce como hombre del bosque- se ve con más frecuencia en la zona en noviembre”. Downes continuó: “Las colinas de Garo son una zona muy boscosa y poco explorada del estado de Meghalaya, en las frías tierras altas del norte de la India. La zona es conocida internacionalmente por su fauna, que incluye tigres, osos, elefantes y rinocerontes indios y leopardos nublados”.

blobid1669996046676(Nick Redfern) Monstruos en las montañas

Downes añadió: “El equipo indio estará dirigido por Dipu Marek, un experto local que lleva varios años tras la pista del Yeti indio y que, en ocasiones anteriores, ha encontrado tanto sus nidos como ‘huellas’ de 19 pulgadas de largo. El equipo de la expedición también ha organizado entrevistas con testigos que han visto al Mande-Burung. Se colocarán cámaras trampa en las zonas de avistamiento con la esperanza de filmar a alguna de estas criaturas”. En cuanto a lo que pueden representar estas criaturas, Downes tiene algunas ideas que invitan a la reflexión: “El Mande-Burung puede ser una forma superviviente de un simio gigante conocido por sus dientes y mandíbulas fosilizados, llamado Gigantopithecus-Blacki, que vivió en el Pleistoceno hace unos trescientos mil años. Esta criatura está, por supuesto, extinguida. Sin embargo, aún sobrevive mucha fauna contemporánea, como el panda gigante, el tapir y el elefante asiáticos, que vivieron junto al simio monstruoso. Muchos creen que el Gigantopithecus también sobrevive en las impenetrables selvas y montañas de Asia. Sus parientes más cercanos conocidos son los orangutanes de Sumatra y Borneo”. Y, yo diría que todas estas criaturas son una forma de Yeti. Son sólo los nombres y las ubicaciones que son diferentes. Pero, como yo lo veo, el Yeti sigue con nosotros, pero, tal vez, en diferentes áreas. ¿Alguien se apunta a una nueva expedición y se lanza a las montañas en busca de un Yeti? Si tal cosa ocurriera, ¡el Abominable Hombre de las Nieves sería la comidilla del planeta!

https://mysteriousuniverse.org/2022/12/The-Abominable-Snowman-Yeti-How-About-a-New-Search-And-What-About-the-Story-and-History-/

Pie Grande ¿filmado por navegantes en Canadá?

Pie Grande ¿filmado por navegantes en Canadá?

5 de diciembre de 2022

Por Tim Binnall

Un intrigante video de Canadá muestra una vista notablemente clara de lo que parece ser un Pie Grande caminando en una zona boscosa cerca de un gran cuerpo de agua. La fantástica filmación fue compartida en línea por la Rocky Mountain Sasquatch Organization, que indicó que los navegantes en la parte norte de Ontario habían filmado recientemente la extraña escena. Por desgracia, por el momento se desconoce la hora y el lugar concretos del avistamiento, así como la identidad de los testigos. Sea como fuere, las imágenes constituyen uno de los supuestos vídeos de Bigfoot más asombrosos que han aparecido en Internet, simplemente en virtud de su naturaleza inequívoca.

En las imágenes (que se ven abajo), los navegantes están filmando una costa boscosa cercana cuando una gran criatura bípeda cubierta de pelo emerge del bosque y camina por una zona abierta hasta desaparecer de nuevo entre los árboles. El presunto Sasquatch tiene una coloración que le permite camuflarse con el entorno y mueve los brazos de una forma que recuerda a la “estrella” de la famosa película de Patterson-Gimlin. A diferencia de muchos supuestos vídeos de Bigfoot, la grabación es especialmente interesante, ya que la rareza que aparece en ella es sin duda una especie de figura bípeda y se puede ver claramente durante unos seis segundos, un tiempo bastante largo para echar un vistazo al escurridizo críptido.

Teniendo en cuenta lo que se ve en el vídeo, sólo hay un puñado de posibles sospechosos de lo que podría haber sido la criatura, empezando por Sasquatch, por supuesto. Los espectadores más escépticos podrían argumentar que el animal es en realidad un oso que camina sobre dos patas, aunque esa explicación es algo exagerada a la luz de la suavidad con la que se mueve la bestia. La otra explicación que no se puede descartar es que el vídeo sea un engaño bien elaborado, ya sea producido in situ utilizando a una persona con traje o, en su defecto, a posteriori mediante una manipulación digital. Teniendo todo esto en cuenta, ¿qué opinas de estas salvajes imágenes? Comparte tu opinión con nosotros en la página de Facebook de Coast to Coast AM.

https://www.coasttocoastam.com/article/watch-bigfoot-filmed-by-boaters-in-canada/

El museo de criptozoología de Portland, a punto de trasladarse a Bangor

El museo de criptozoología de Portland, a punto de trasladarse a Bangor

El director del museo señala la subida de los alquileres y las limitaciones de estar cerca de otros negocios en crecimiento en Portland para el traslado al norte.

3 de diciembre de 2022

Autor: Alex Haskell (NCM)

PORTLAND, Maine – La criptozoología es el estudio de los animales ocultos o desconocidos. Lo creas o no, Maine alberga una rara colección dedicada a este campo de estudio.

Durante casi 20 años, el International Cryptozoology Museum de Portland ha sido uno de los pocos lugares donde se puede conocer a Bigfoot, serpientes marinas y Mothman bajo un mismo techo.

“En general, la gente viene al museo porque le interesan dos cosas: los misterios y los animales”, dijo a NEWS CENTER Maine Loren Coleman, director del Museo Internacional de Criptozoología.

Misterios y animales es algo que el museo de Coleman tiene en abundancia.

“Mucho Bigfoot, porque a la gente le encanta Bigfoot, Yetis, así como serpientes marinas, monstruos lacustres”, explicó Coleman. “Tenemos 65 años de diferentes críptidos de todo el país”.

Recientemente, Coleman anunció que trasladaría toda su operación a Bangor después de señalar el aumento de los alquileres y las limitaciones de las empresas cercanas en crecimiento en Portland.

“Mucha gente probablemente piense que estoy loco, pero realmente creemos que seremos únicos dondequiera que nos traslademos”, dijo Coleman.

A principios de este año, Coleman abrió una librería y un museo en Bangor. Dijo que se trata de una operación independiente del nuevo museo que planea abrir en la zona.

“Si conseguimos el edificio que estamos intentando, que es un streamline moderne, arquitectónicamente entrará en otro nivel de aceleración”, explicó. “Estoy hablando con algunas fuentes secretas para renovarlo, conseguir algunas subvenciones, y eso podría ser muy divertido”.

“Espera abrir el nuevo museo en 2023 o a principios de 2024. Coleman añadió que planea cerrar su museo en Portland en algún momento a finales de 2025/principios de 2026, que es cuando termina su contrato de arrendamiento”.

https://www.newscentermaine.com/article/money/business/portland-cryptozoology-museum-nearing-its-move-to-bangor-small-business-bigfoot-sea-serpents-mothman-cryptids/97-affd9ba9-2512-49b4-82a7-a6ec05c458f5

Este vídeo viral de un extraño animal rojo ha dejado desconcertados a los usuarios de las redes sociales

Este vídeo viral de un extraño animal rojo ha dejado desconcertados a los usuarios de las redes sociales

7 de diciembre de 2022

Por T. K. Randall

news-hq-maned-wolfNo, no se trata de El Chupacabras…. Crédito de la imagen: Twitter

La criatura de estas imágenes parece un extraño cruce entre un lobo y un zorro – pero resulta que no es ninguno de los dos.

A primera vista, se podría pensar que esta peculiar criatura cuadrúpeda es algún tipo de manipulación digital o creación CGI, pero en realidad es un animal muy real.

Además, no es ni un zorro ni un lobo, a pesar de presentar las características de ambos.

En realidad, se trata de un lobo de crin, una especie única de cánido que se encuentra en algunas zonas de Sudamérica, sobre todo en Brasil, Perú, Argentina, Bolivia y Paraguay.

Con el color y las marcas de un zorro, una melena característica y patas anormalmente largas, estos animales han sido confundidos a menudo con criaturas criptozoológicas y han aparecido en varios vídeos virales.

Un vídeo en particular, que puede verse a continuación, lleva circulando al menos un año, y muchos creen que es “falso” o que se trata de algún tipo de manipulación digital.

El lobo de crin se une a otros animales como el pollo de Brahma y el isópodo gigante, criaturas que sin duda existen pero que resultan inusuales o sorprendentes de ver porque la mayoría de la gente no parece conocerlas.

https://www.unexplained-mysteries.com/news/362458/this-viral-video-of-a-strange-red-animal-has-left-social-media-users-baffled