La "antena" de Eltanin

Cómo una “antena” natural en alta mar desconcertó al Mundo

Por Stephen Messenger, Porto Alegre, Brasil 04.18.10

eltanin-antenna Investigadores Oceanográficos fotografiaron un extraño objeto, a 3 millas por debajo de las olas.

En 1964, mientras rastreaban las profundidades para fotografiar el fondo del océano, la tripulación del buque de investigación oceanográfica USNS Eltanin hizo un descubrimiento sorprendente en las aguas cerca de la Antártida. En medio de las innumerables huellas en un gran terreno 13.500 metros bajo las olas, una foto contenía algo que nadie podía imaginar: lo que parecía ser una gran antena, anclada al fondo marino. La noticia del objeto se propagó rápidamente, al igual que las teorías de sus orígenes. Algunos pensaron que se cayó de un buque o fue colocada allí por los soviéticos, mientras que otros insistían en que era extraterrestre – pero la respuesta resultó estar mucho más cerca de casa.

De acuerdo con la Fortean Times, esta foto del objeto, que llegó a ser conocido como la Antena “Eltanin”, apareció por primera vez en el New Zealand Herald en 1964, llamándola “un rompecabezas en el fondo del océano”. Las primeras especulaciones corrían salvajes sobre quién podría haber producido una obra de equipo de apariencia tan compleja y fue capaz de colocarla en la arena a más de tres millas por debajo de la superficie del océano.

Un escritor la describió como “una increíble pieza de la maquinaria… muy similar a una mezcla de una antena de TV y una antena de telemetría”, llevando a algunos a creer que probablemente se cayó de un barco. Otros sostuvieron que sería imposible que ese equipo descendiera a las profundidades en buen estado y estuviera tan bien posicionada en las agitadas aguas del océano.

Un biólogo a bordo del Eltanin llamado Dr. Thomas Hopkins, quizás uno de los primeros en ver la fotografía, especuló que el largo objeto, con varias protuberancias, era en realidad una forma de vida de las plantas. Esto, por supuesto, fue desechado rápidamente debido al hecho de que la luz no puede llegar tan lejos bajo la superficie. Sin embargo, Hopkins no podía negar el aspecto artificial de la misteriosa “antena”.

“Yo no diría que la cosa está hecha por el hombre, porque esta afirmación plantea la cuestión de cómo llegó ahí”, dijo Hopkins. “Pero es muy simétrica y los radios tienen 90 grados de separación”.

A medida que el extraño descubrimiento siguió intrigando a la comunidad científica, el piloto jubilado de línea aérea y entusiasta de ovnis, Bruce Cathie, propuso la teoría de que la “antena” era en realidad un artefacto extraterrestre. La forma del objeto y el ángulo de sus radios, dijo, se ajustan con precisión a una fórmula que él creía que los extraterrestres utilizan para controlar la humanidad.

“Los puntos nodales de las dos redes, cuando se unen por una serie de círculos pequeños y grandes forman lo que he denominado vagamente plazas polares alrededor de los polos norte y sur geográficos. Cuando llevé a cabo un análisis geométrico y matemático de estas secciones fue que encontré una conexión directa con la luz, la gravedad y los equivalentes de masas en un sentido armónico”.

cladorhiza-concrescens Cuando la Amenaza Roja terminó y las páginas amarillentas con el tiempo, de dudosas teorías pseudocientíficas, algunos podrían haber pensado que los orígenes de la “Antena de Eltanin” seguiría siendo un misterio a través de los siglos, hasta que el investigador Tom DeMary A.F. Amos dejó las cosas claras. Resulta que el objeto, que parecía una pieza de tecnología avanzada o dispositivo de radiodifusión extraterrestre fue realmente descubierto en 1888 por Alexander Agassiz, y no era una antena en absoluto. Más bien, era una especie de esponja en aguas profundas, llamada Cladorhiza concrescens. Más tarde, la apariencia extraña de la esponja produjo una comparación similar de los científicos Bruce Heezen y Charles Hollister que, estudiando los dibujos de Agassiz de la criatura, dijeron que “se asemeja un poco a una antena de microondas de la era espacial”.

Cuado se difundió la noticia del verdadero origen de la “Antena de Eltanin”, y se le dio el debido crédito a la naturaleza por el diseño de la criatura extraña, algunos en la comunidad pseudocientífica expresaron su decepción porque su “artefacto extraterrestre había sido desenmascarada. Todo demuestra que, si bien la imaginación humana puede inventar nuevos mundos llenos de criaturas extrañas y fascinantes – no hay tales cosas en este mundo.

http://www.treehugger.com/files/2010/04/how-natures-deep-sea-antenna-puzzled-the-world.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *