El horóscopo chino

EL HOROSCOPO CHINO[1]

Por Héctor Chavarría Liu

No cabe duda que los horóscopos se las traen y que mucha gente cree en ellos. En América estamos más bien acostumbrados a los occidentales: Leo, Virgo, Géminis, etcétera, y muy poco familiarizados con la manera de predecir la suerte del Oriente Lejano. Así’ pues, en esta ocasión ‘hablaremos un poco de los horóscopos chinos.

Como es de esperarse, son totalmente diferentes a los occidentales. Constan de doce signos, al igual que los otros, pero no tienen que ver con meses sino con años. Mientras que en Occidente se hace todo un ciclo zodiacal en un año, en Oriente lleva doce años hacerlo.

Las personas, según la leyenda, tienen características especiales de acuerdo al año de su nacimiento y éstas están dadas por las de los animales que encabezan cada año: rata, búfalo, tigre, gato, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo.

Según cuenta la leyenda, un Buda benévolo convocó en cierta ocasión a los animales para plantear un asunto importante. Seguramente no era un Buda muy importante, pues sólo acudieron doce representantes del reino animal que fueron llegando en el orden antes mencionado. El Buda propuso a los doce convocados que dieran su nombre a un año y sus características a los nacidos en él, y los animales estuvieron de acuerdo.

Ahí comenzó el relajo.

Los signos siempre se presentan en el mismo orden, aunque las fechas del inicio de un año a otro son variables por las veleidades del calendario oriental, pero en general los años comienzan entre nuestros meses de enero y febrero.

Los nacidos en determinado año tienen características acordes con el animal en turno y estas características, buenas o malas, se transmiten también al año.

Por ejemplo: los nacidos del 17 de febrero de 1950 al 6 de febrero de 1951, serán tigres y tendrán características propias de su signo. Serán revoltosos, indisciplinados, de carácter irritable y en constante rebelión… por otra parte serán conductores de hombres, estarán hechos de la pasta de los líderes y los revolucionarios. Serán guerreros por vocación y les gustarán las actividades peligrosas. Un tigre difícilmente se aficionará a actividades sedentarias como el ajedrez o las damas chinas, le gustarán los deportes rudos, de preferencia aquellos en los que exista peligro subjetivo o real, o de ambos de preferencia: los autos, el motociclismo, paracaidismo, montañismo, buceo, etcétera.

Los tigres son de carácter magnético y aunque se les odie no puede dejar de haber admiración por ellos; son gente que tiene destinos caprichosos: millonarios sin proponérselo, famosos por casualidad. A pesar de que son guerreros suelen ser sensibles y a veces hasta sentimentales; suelen ser buenos escritores o artistas en general.

Claro, estas características se acrecientan o debilitan según la fecha del nacimiento, la hora y las fases de la luna complicadísimo pero muy divertido totalmente falso, por supuesto.

Los nacidos en el año de la serpiente tienen madera de filósofos, son intuitivos, observadores y tienen por costumbre ganar en todo lo que emprenden. Casi nunca tienen problemas monetarios pues el dinero parece acudir a sus manos sin problemas. Una parte negativa de su temperamento es la costumbre de enroscarse sobre quienes están cerca para tratar de inmovilizarlos… lo cual hace fácilmente con todos los signos excepto con el tigre que es el único que puede enfrentársele y al cual teme; Las serpientes suelen tener mucho encanto personal aunque una buena dosis de éste sea superficial.

La serpiente detesta toda actividad violenta yeso incluye el deporte… podrá ser buen espectador pero jamás participante de actividades que requieran esfuerzo físico.

Por el estilo van otros signos: el cerdo es paciente y bonachón, el mono, payaso y escandaloso, la rata) astuta y veloz, ambiciosa aunque honesta; el caballo es popular y atractivo, el mono es de los más inteligentes, bueno para iniciar cosas pero fácil de desanimar; el gallo es un pionero del espíritu y suele estar siempre dedicado al trabajo; la cabra es elegante, creativa y tímida; el perro es fiel y honesto, generoso pero obstinado; el dragón es excéntrico y de naturaleza apasionada; el búfalo es paciente e inspira confianza.

A continuación damos los signos con sus años; hay que recordar que cada uno se repite cada 12. Rata 1960, búfalo 1961, tigre 1962, gato 1963, dragón 1964, serpiente 1965, caballo 1966 (este año corresponde al llamado “caballo de fuego”, un signo nefasto que se repite cada 60 años), cabra 1967, mono 1968, gallo 1969, perro 1970, cerdo 1971. Bastará sumar o restar 12 para saber a qué signo se pertenece.

Los horóscopos chinos gozan de una gran reputación en todo Oriente donde la vida de las personas suele estar regida por el año de su nacimiento: bodas, amistades, negocios… todo se relaciona con los horóscopos. El exotismo de este medio de adivinación puede hacemos sonreír con suficiencia, pero antes de hacerlo meditemos sobre nuestra conducta: ¿somos de los que leemos todos los días lo que depara a nuestro signo el zodiaco?; porque si el horóscopo chino es risible no lo es menos el occidental. En ambos se encontrarán “coincidencias” que no son otra cosa que el grado de sensibilidad que para captar la personalidad humana, tuvieron quienes los hicieron en la antigüedad; es una pena, pero no hay hada mágico o cierto en los horóscopos de aquí o de China.


[1] Publicado originalmente en Revista de Revistas, No. 3971, México, 7 de marzo de 1986. Pág. 47.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.