“Giants and the Lost Lands of the Gods”

Revisión de “Giants and the Lost Lands of the Gods” por Peter Kolosimo y Nick Redfern, con Timothy Green Beckley

3/3/2018

Jason Colavito

imageGIANTS AND THE LOST LANDS OF THE GODS, Peter Kolosimo con Nick Redfern | Conspiracy Journal Books | sin ISBN | $ 21.95

Por razones que se aclararán, no puedo asignar una calificación de estrellas.

Peter Kolosimo era el seudónimo de Pier Colosimo, un comunista italiano, periodista y traficante de misterios. Asistió a la escuela en la Universidad de Leipzig en Alemania, donde adoptó sus puntos de vista políticos radicales. A pesar de esto, el editor de la extraña colaboración póstuma híbrida Giants and the Lost Lands of the Gods (2017), escrita con Nick Redfern, expresa un completo desconcierto sobre por qué Pier Colosimo elegiría una ortografía alemana de su propio nombre como seudónimo: “Nadie que yo conozca ha podido suponer por qué eligió el nombre de pila que tomó”, escribe Timothy Green Beckley, un escritor de larga data sobre temas ovni que se remonta a la edad de oro de la ufología. Es un punto muy pequeño, pero revelador, que en este libro la inferencia lógica es la que hay que evitar a toda costa. Es igualmente revelador que Beckley reconozca la política de Kolosimo, pero los declara irrelevantes para comprender su revisión radical de la historia humana, que incluía una gran dependencia de la propaganda soviética y una revisión de historias y mitos religiosos para despojar a lo sobrenatural y conformarse al materialismo dialéctico. Por supuesto. No tiene ninguna relación.

Giants and the Lost Lands of the Gods fue autopublicado el año pasado por Beckley bajo su marca Conspiracy Journal, pero recientemente recibí una copia usada. Esta es una revisión inusual porque es la primera vez que reviso un libro que aparentemente ha sido retirado de la publicación. El libro dice ser una versión corregida del libro de 1973 Timeless Earth de Kolosimo:

Lo que tienes es una versión nueva y actualizada de “Timeless Earth” de Kolosimo. Es exactamente como está escrito con “correcciones” menores para mayor claridad, preservando así lo que se considera uno de los libros más notables que jamás hayas leído sobre el desarrollo. de la civilización con la ayuda de “influencias externas, fuera del mundo”.

coverEn este libro, Kolosimo es especialmente flojo y compone el libro en su mayoría a partir de resúmenes de libros franceses más famosos de antiguos misterios escritos por Robert Charroux, Denis Saurat y Pierre Honoré. ¿Quizás pensó que su audiencia italiana no estaba tan familiarizada con las obras francesas? Me voy a ir con perezoso. No profundizaré en la revisión yendo a través del libro punto por punto. Como hemos visto en las discusiones pasadas de Kolosimo, él tenía la costumbre de confiar en la propaganda, inventar historias y citar la ciencia ficción de Lovecraft como un hecho, y este libro disminuye esas tendencias solo copiando de otros autores mucho más completamente que en libros anteriores.

Tiene un capítulo completo dedicado a “dioses blancos” y el maravilloso poder de la raza caucásica en la historia antigua, especulando sobre si los blancos vinieron de otro planeta para gobernar sobre el resto de la humanidad. Para ser específico: en el capítulo 14, Kolosimo comienza a apoyarse en La búsqueda del Dios blanco de Pierre Honoré, y comienza a argumentar que los nativos americanos recibieron la civilización de los atlantes blancos y/o extraterrestres caucásicos. “¿Eran estos hombres del espacio exterior o astronautas de la Atlántida?” El Capítulo 15 continúa el tema y afirma que los nativos americanos adoraban a los caucásicos como dioses vivientes porque los europeos blancos y/o los atlantes blancos superiores les habían enseñado cómo vivir una vida civilizada. Aquí introduce un concepto tomado de Honoré, quien lo tomó prestado de Eugene Beauvois y otros antes que él, que Quetzalcóatl era un apóstol que convirtió a los mexicanos al cristianismo. Al final del capítulo, él ofrece una sugerencia inquietante, atribuida solo a “algunas” personas anónimas, que la conquista española fue la venganza justificada de Jesús por los aztecas haciendo caso omiso de los mandamientos establecidos por el Dios Blanco, uno de Sus Apóstoles.

Al editor moderno del texto -e.d. Beckley- no parecía adecuado ofrecer comentarios incluso más elocuentes sobre el trasfondo inquietante del colonialismo y el racismo que impregna tales afirmaciones.

Por lo tanto, me gustaría hablar un poco sobre la forma en que el entusiasta de lo paranormal Beckley, quien hizo una carrera para quejarse de que la corriente principal no es lo suficientemente entusiasta sobre fantasmas y ghoulies y bestias de piernas largas, ha intentado convertir a Kolosimo en un pionero de un nuevo enfoque imaginario a la historia ignorando básicamente sus deudas con la propaganda soviética y la literatura imperialista y colonialista. Beckley lo hace, como era de esperar, al traer a Zecharia Sitchin, a quien, en su ignorancia, considera un erudito serio:

Pero ahora, con el advenimiento del erudito de lenguas antiguas Zachariah Sitchen (sic) y su declaración acerca de los Anunnaki, figuras gigantescas que vinieron a la tierra durante un ciclo planetario prehistórico para saquear nuestros recursos, hay un interés y una creencia aún más amplia en gigantes que muchos estudiantes rebeldes de las crónicas arqueológicas dicen que no eran tan raras en la tierra como se podría haber hecho creer. Sin embargo, la aceptación de los antiguos gigantes permanece casi inexistente entre aquellos con “entrenamiento adecuado” y credenciales que muestran una “educación superior” en su currículum.

Beckely ha publicado docenas de libros sobre ovnis y lo paranormal y se refiere a sí mismo como “Mr. UFO”. Comenzó a escribir sobre el tema en la década de 1960 como un protegido de Ray Palmer, el hombre que básicamente participó en la creación del mito de los ovnis.

Beckley dijo que para desarrollar verdaderamente las ideas de Kolosimo, delegó el trabajo a Nick Redfern, quien contribuye con un capítulo de apertura original sobre los gigantes. Beckley lo presenta al declarar que los académicos son “rígidos” y reprende “a los arqueólogos que parecen ser presumidos en su actitud con respecto a quién ha vivido en la tierra”.

En el estilo típico de Redfern, su capítulo sobre gigantes es largo en afirmaciones implícitas y poco específicas, levantando varias veces el espectro de los Anunnaki y antiguos astronautas, solo para dejar la cuestión de su realidad con un “Quizás sí” y un “lo que puede ser…”. El lector podría ser perdonado por pensar que había leído una serie de hechos, mientras que el autor tiene una negación plausible simplemente al plantear preguntas.

El capítulo de Redfern es una mezcolanza de resúmenes de libros antiguos, literatura ovni y literatura de gigantología, sin análisis y sin un tema general excepto para señalar que muchas personas a través del tiempo y el espacio han afirmado haberse encontrado con gigantes de varios tipos. El batiburrillo de material tiene una cierta calidad de “spaghetti against the Wall”, y la decisión de no investigar ninguna de las afirmaciones para demostrar su realidad muestra que esto fue más un intento de ensamblar rápidamente algunas historias “divertidas” que tienen una conexión floja -algunas veces muy floja- con el libro de Kolosimo, que Redfern nunca menciona, excepto una vez al final. Admito estar desconcertado sobre el propósito de este capítulo, que no es una introducción a Kolosimo, una actualización de él (ya que muchas de las afirmaciones son en realidad más antiguas que el libro original de Kolosimo), ni un análisis o corrección de su trabajo. Es casi como si el capítulo se hubiera reunido a partir de pequeñas partes de libros no relacionados. Oh, espera: lo fue. Algunas partes se pueden encontrar textualmente en Immortality of the Gods (2016) de Redfern, The Bigfoot Book (2015), un artículo de Mysterious Universe sobre “Close Encounters of the Giant Kind” (2012), y casi textualmente en otras obras como Secret History (2015). En este punto me aburrí jugando al juego de detectar el autoplagio. Fue tan evidente que empecé a sospechar que Redfern no había escrito este capítulo a propósito, y que el editor lo había ensamblado, quizás sin permiso, con piezas de repuesto.

Admito estar un poco confundido acerca de la publicación de este libro. El texto es la traducción de Paul Stevenson publicada en 1977 por Little, Brown, pero Beckley no ofrece crédito al traductor, ni acredita a Little, Brown, a pesar de que, al ser un libro publicado después de la ley de derechos de autor de 1976, está presumiblemente todavía bajo copyright. Me parece extraño que el nombre del traductor y la nota introductoria se hayan omitido en esta edición.

Sé que Redfern lee este blog y, por lo tanto, tendrá muchos párrafos de palabrotas para decir al respecto, y me interesará ver si el capítulo de Giants que pasa bajo su nombre es realmente su obra o si toda la producción es un producto mal concebido del celo de Beckley adelantándose a la ley. Noté que mientras el libro circulaba en línea, y se publicitaba en el Beckley’s Conspiracy Journal bajo el nombre de Kolosimo y Redfern, no aparece en la lista de la librería en línea del Conspiracy Journal y parece haber sido borrado de Amazon y otros minoristas en línea, lo que sugiere que alguien se opuso.

Independientemente de cómo llegó a ser este monstruo Frankenstein de un volumen, o cómo murió, las partes a partir de las cuales se ensambló su cadáver andante ya estaban podridas antes de que Beckley intentara sacudirlas a una apariencia de vida y una aproximación deforme de un libro publicado profesionalmente.

Comentarios

VAN DER STRAETEN WIM

3/3/2018

Creo que ya se ha dicho todo lo que hay que decir sobre los gigantes y los ovnis. Ahora no queda nada por hacer para que los autores marginales repitan las afirmaciones hechas por otros autores marginales. Después de todo, ¿qué se puede decir acerca de los gigantes, aparte de que son grandes y que se mencionan en las historias a lo largo de las edades?

RESPUESTA

JOE SCALES

3/3/2018

“Sé que Redfern lee este blog y, por lo tanto, tendrá muchos párrafos de palabrotas para decir al respecto…”

También lo sé. No puedo esperar

NICK REDFERN

3/3/2018

No, no necesito maldecir en esto. Sí, fui invitado a escribir un pequeño artículo por lo que me dijeron que iba a ser un libro sobre gigantes. Entonces, eso es lo que hice. Y ese fue el alcance de mi participación.

El libro tiene aproximadamente 200 páginas y mi contribución individual se extendió a solo 15 páginas, y eso incluye la tercera de una página de Beckley al comienzo del prólogo (?) Y la bibliografía de 1 página, que toma el material sobre el que escribí 14 páginas de aproximadamente 200.

Coloqué un signo de interrogación después del prefacio de la palabra anterior, ya que suponía que iba a ser el prólogo. Evidentemente no, ya que no figura como tal. O, de hecho, como cualquier cosa.

Acabo de echarle un vistazo al enlace de Amazon para el libro, y de hecho no hay referencia en los Contenidos para que mi presentación sea un prólogo o introducción, o un capítulo. Entonces, sí, parece extrañamente fuera de lugar.

Jason nota que extraje material de varios de mis libros anteriores. Si. Pero, la mayor parte de ese material no son mis propias palabras. Explicaré lo que quiero decir con eso.

La sección sobre Goliat en el artículo/prólogo se extiende a aproximadamente una y dos terceras páginas del artículo. Pero, solo un par de párrafos son mis propias palabras de mi libro de Historia Secreta. El resto del material sobre Goliat, que está en el capítulo/prólogo, equivale a citas directas del Antiguo Testamento.

Jason también nota que cité de mi libro Bloodline of the Gods. Cierto. Pero, una vez más, las citas mías en ese capítulo que son mis propias palabras son bastante breves. El resto equivale a breves citas que utilicé en el libro de sitios web como “Beginning and End”, y también de Génesis, y Números y un libro de Sitchin.

NICK REDFERN

3/3/2018

Jason, otra cosa y algo con lo que estoy de acuerdo contigo (algo que realmente ocurre de vez en cuando…). Usted dice de mi pieza en el libro:

“Admito estar desconcertado en cuanto al propósito de este capítulo, que no es una introducción a Kolosimo, una actualización de él (porque muchas de las afirmaciones son en realidad más antiguas que el libro original de Kolosimo), ni un análisis o corrección de su trabajo”.

En realidad, tienes derecho a desconcertarte porque, a pesar de lo que dice sobre delegarme para desarrollar las ideas de Kolosimo, en realidad me pidieron que hiciera algo sobre gigantes con (y cito) “un giro diferente”. Y eso fue todo lo que me pidieron.

Entonces, teniendo en cuenta el ángulo de “torsión”, es por eso que decidí incluir información sobre gigantes en criptozoología y ufología y no solo de gigantes antiguos. Y eso explica por qué no hablo de Kolosimo en mi “introducción”/”Capítulo”, ¡porque no me lo pidieron! Nunca salió.

http://www.jasoncolavito.com/blog/review-of-giants-and-the-lost-lands-of-the-gods-by-peter-kolosimo-and-nick-redfern-with-timothy-green-beckley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.