Archivo de la categoría: Astroarqueología

¿Se ha encontrado un antiguo mosaico ovni en Italia?

¿Se ha encontrado un antiguo mosaico ovni en Italia?

18 de octubre de 2022

Por Gilmar Lopes

image¡La imagen de un mosaico que habrían encontrado los arqueólogos italianos muestra posibles avistamientos de ovnis hace 3200 años! ¿Será verdad?

La historia que afirmaba que los arqueólogos italianos habían encontrado un mosaico que databa del año 1300 a. C. comenzó a difundirse en las redes sociales en la primera semana de octubre de 2022. ¡Lo que llama la atención en la imagen que habría sido descubierta en Senorbi, Italia, es que estaría ilustrando lo que parece ser un enorme platillo volador sobrevolando una ciudad!

¿Podría ser esto evidencia de que nuestros ancestros tuvieron contacto con extraterrestres?

image¡Los arqueólogos italianos habrían encontrado un mural fechado en el año 1300 a. C. de un platillo volador! ¿Será verdad? (foto: Reproducción/Facebook)

¿Verdad o mentira?

Al buscar palabras clave sobre el tema, solo encontramos como resultados sitios y blogs que solo replicaban las noticias. Ningún sitio web oficial sobre arqueología ha hablado de ello. Senorbi tiene museos y parques arqueológicos ricos en artefactos y descubrimientos y, sin embargo, no hay nada en los medios especializados locales (o mundiales) sobre el supuesto hallazgo.

Mediante una búsqueda inversa de la imagen del mosaico, encontramos la publicación de esta foto que parece ser la más antigua realizada en la web. El 8 de septiembre de 2022, el fundador del sitio web Zhistorica Gabriele Campagnano publicó en su perfil de Facebook unas imágenes que mostraban descubrimientos de mosaicos que supuestamente datan del siglo XIX.

Al día siguiente, Compagnano publicó un breve artículo en el sitio web de Zhistorica explicando que creó las imágenes del mosaico con un programa de inteligencia artificial llamado Midjourney.

El software Midjourney es una herramienta que permite la creación de imágenes a partir de textos informados por el usuario. Por ejemplo, cuando ingresa la frase “mosaico antiguo de un platillo volador sobrevolando una ciudad” en el software (en inglés o en otros idiomas), Midjourney genera variaciones de imagen basadas en el texto que ingresa. La generación de imágenes se realiza de forma automática, a través de redes neuronales (comúnmente denominada Inteligencia Artificial).

Publicación humorística

El artículo publicado en el sitio web en italiano Zhistorica deja muy claro que se trata de una publicación humorística y que su propósito era solo calcular cuántas visitas más de lo normal tendría la página si [el sitio web] comenzara a tratar sobre ovnis, criptoarqueología, inexplicable misterios etc.

Todo indica que su experimento funcionó, ya que mucha gente está interesada en este tipo de pseudociencia, lamentablemente…

Conclusión

¡La imagen de un antiguo mosaico de un ovni volando sobre una ciudad es falsa! ¡Fue creado en un software que convierte las instrucciones de texto en una imagen!

https://www.e-farsas.com/um-mosaico-antigo-com-imagem-de-ovni-foi-mesmo-encontrado-na-italia.html

¿Los extraterrestres visitaron la antigua Sumeria?

¿Los extraterrestres visitaron la antigua Sumeria?

6 de octubre de 2022

El venerado astrofísico Carl Sagan consideró la posibilidad.

imageCrédito: Evdoha/Adobe Stock

CONCLUSIONES CLAVE

No es irrazonable especular que los extraterrestres han visitado la Tierra. Si llegaron antes del advenimiento de la escritura hace unos 5,500 años, ¡quizás ni siquiera lo sepamos!

El astrofísico Carl Sagan consideró la posibilidad de que los humanos antiguos pudieran haber registrado visitas de extraterrestres. Un relato de la antigua Sumeria, de la criatura parecida a un pez Oannes, “merece un estudio más cuidadoso”, escribió.

Si bien la historia es intrigante, Sagan reconoció que no hay evidencia concreta de que los extraterrestres alguna vez visitaron a los antiguos sumerios.

Ross Pomeroy

No es irrazonable especular que los extraterrestres han visitado la Tierra. La Vía Láctea es antigua e inmensa, con abundantes planetas habitables, lo que otorga a otras especies inteligentes mucho tiempo para dominar los viajes interestelares a velocidades sublumínicas y realizar expediciones de gran alcance que duran siglos o más.

Imagínese: si una especie extraterrestre inteligente visitara brevemente la Tierra una vez cada 15,000 años, no hay forma de que lo sepamos hoy. Después de todo, la escritura más antigua solo se remonta al 3400 a. C., por lo que si los extraterrestres aterrizaran e hicieran algunas paradas rápidas antes de eso, no seríamos más sabios.

Pero, ¿y si los extraterrestres aterrizaron en la Tierra hace miles de años y su visita se registró en los primeros escritos del día? ¿Cómo sería esa representación? El venerado comunicador científico y astrofísico Carl Sagan especuló sobre ese mismo tema con su colega Iosif Shklovsky en su libro de 1966 Vida inteligente en el universo.

“Tales hipótesis son completamente razonables y merecen un análisis cuiddoso”, escribió, antes de agregar con cautela: “Es obvio que la reconstrucción de un contacto con una civilización extraterrestre está plagada de dificultades. Un simple relato de la aparición de un ser extraño que realiza obras maravillosas y reside en los cielos no es del todo adecuado”.

Después de todo, los escritos antiguos están llenos de cuentos ficticios y folclóricos de deidades y lo sobrenatural. Entonces, ¿qué podría diferenciar una posible historia de encuentro extraterrestre?

“Una descripción de la morfología de un no humano inteligente, un relato claro de las realidades astronómicas que un pueblo primitivo no podría adquirir por sus propios esfuerzos, o una presentación transparente del propósito del contacto aumentaría la credibilidad de la leyenda”. Dijo Sagan.

Continuó haciendo referencia a una historia que se alinea con esos requisitos, con una advertencia, por supuesto.

“No pretendo que el siguiente sea necesariamente un ejemplo de contacto extraterrestre, pero es el tipo de leyenda que merece un estudio más cuidadoso”.

Sagan luego describió la leyenda de Oannes de Sumer, la civilización más antigua conocida en la región histórica del sur de Mesopotamia, que floreció entre aproximadamente 4500 y 1900 a.

Numerosos escritores antiguos hablan de una criatura llamada Oannes, que surgió de una parte del Golfo Pérsico que bordeaba Babilonia, cuyo “cuerpo entero… era como el de un pez; y tenía debajo de la cabeza de un pez otra cabeza, y también pies debajo, semejantes a los de un hombre, unidos a la cola del pez”.

Según la leyenda, Oannes otorgó a los primeros sumerios “conocimiento de las letras, las ciencias y todo tipo de arte. Les enseñó a construir casas, a fundar templos, a compilar leyes, y les explicó los principios del conocimiento geométrico”.

Se hace referencia a otras criaturas similares a Oannes en otros relatos antiguos, que regresaron para controlar a los sumerios. Se llaman Apkallu.

“La civilización sumeria es representada por los descendientes de los propios sumerios como de origen no humano”, comentó Sagan. “Una sucesión de extrañas criaturas aparece a lo largo de varias generaciones. Su único propósito aparente es instruir a la humanidad. Cada uno conoce la misión y los logros de sus predecesores”.

En particular, los Apkallu nunca se describen como dioses.

Una vez más, Sagan reconoció que hablar de extraterrestres en la antigua Sumer era solo especulación, sin la gran evidencia necesaria para corroborar una afirmación tan audaz.

“Siempre será difícil proporcionar una demostración completamente convincente del contacto pasado con una civilización extraterrestre solo en términos textuales”, escribió. “Pero historias como la leyenda de Oannes, y especialmente las representaciones de las primeras civilizaciones de la Tierra, merecen estudios mucho más críticos que los que se han realizado hasta ahora, con la posibilidad de un contacto directo con una civilización extraterrestre como una de las muchas posibles interpretaciones alternativas”.

https://bigthink.com/the-past/did-extraterrestrials-visit-ancient-sumer/

El arca de la alianza

La polémica búsqueda para encontrar la antigua Arca de la Alianza

10 de junio de 2022

Por Patricia Claus

Ark-of-covenant-credit-Mellan-Solly-Ben-Schumin-CCby-sa2.5Una ilustración de cómo podría haber sido el Arca de la Alianza de los antiguos hebreos. Crédito: Ilustración fotográfica de Meilan Solly/Fotos: Dominio público, Ben Schumin a través de Wikimedia Commons bajo CC BY-SA 2.5

La búsqueda para encontrar la antigua Arca de la Alianza, creada por los hebreos hace miles de años, no solo sacudió el mundo arqueológico a principios del siglo XX, sino que también causó tanta indignación que todavía resuena en todo el mundo islámico en la actualidad.

Se dice que el Arca, considerada durante mucho tiempo como el “Santo Grial” de la arqueología del Antiguo Testamento, fue creada por los hebreos hace 3000 años. Se cree que albergaba las dos losas de piedra en las que estaban escritos los Diez Mandamientos, era un cofre de madera chapado en oro rematado con dos grandes ángeles dorados.

Llevados por dos palos largos que corrían a través de lazos de metal, los hebreos declararon que el río Jordán mismo dejó de fluir cuando los portadores del Arca entraron en él durante su Éxodo a la Tierra Prometida.

Encontrar el Arca después del paso de miles de años sería considerado el último descubrimiento arqueológico de todos los tiempos, como hemos visto en la franquicia cinematográfica Raiders of the Lost Ark y otras incursiones en la arqueología bíblica.

¿Qué provocó el interés moderno en el Arca? Puede que se lo debamos al grupo más extraño de arqueólogos aficionados que jamás se haya reunido. De hecho, es posible que hayan creado un renovado interés en recuperar la preciosa reliquia religiosa, pero terminaron enojando a los palestinos hasta tal punto que las tensiones estuvieron en un punto álgido en Jerusalén durante años.

Como se informó en una historia reciente en la Smithsonian Magazine, la Cúpula de la Roca, que los musulmanes creen que fue el sitio en el que Mahoma ascendió al cielo, fue el sitio donde los detectives aficionados excavaron solo después de engañar a sus guardias para que pudieran salir de la ciudad durante unos días.

Un nuevo libro del periodista Andrew Lawler titulado Under Jerusalem: The Buried History of the World’s Most Contested City registra las increíbles travesuras del grupo, cuya búsqueda del Arca entre 1909 y 1911 se lee como un complot de los Keystone Kops si alguna vez se hubieran embarcado en una excavación arqueológica.

Al igual que el desafortunado equipo que descubrió la Tumba de Tutankamón unos años después, en 1922, estaba dirigido por un apuesto aristócrata británico. A él se unieron un psíquico suizo, un poeta finlandés, un campeón inglés de cricket y un sueco aventurero que una vez sirvió como piloto en un barco de vapor en el río Congo, según el informe del Smithsonian.

No hace falta decir que ninguno de estos caballeros tenía ningún tipo de formación en arqueología ni aparentemente en diplomacia, algo que tanto necesitaban después de haber ofendido las sensibilidades religiosas una y otra vez en su excavación para encontrar el Arca.

Esta tripulación de aventureros llegó a Jerusalén en 1909 en un momento en que todavía estaba bajo el dominio del Imperio Otomano. Pero no era sólo el gran tesoro religioso del Arca lo que buscaban. También fueron los tesoros que reunió el rey Salomón hace 3,000 años los que muchos creen que se ocultaron más tarde.

En poco tiempo, los hombres abrieron una lata de gusanos tal que se necesitaron habilidades de escape similares a las de Indiana Jones solo para que pudieran dejar Tierra Santa en una sola pieza.

Lamentablemente, la ira y la desconfianza engendradas por su desconsiderado saqueo del Monte del Templo se ha hecho eco hasta el día de hoy con escaramuzas periódicas que tienen lugar periódicamente incluso ahora cuando los ánimos se encienden entre judíos y palestinos.

Valter-Juvelius-Parker-jerusalem-tunnel-1909-1911-credit-unknown-public-domain-696x493Valter Juvelius y Monagu Parker en uno de los túneles que excavaron entre 1909 y 1911. Crédito: Desconocido/Dominio público

El erudito y poeta finlandés se une a un aristócrata y una variedad de arqueólogos aficionados para encontrar el Arca.

Increíblemente, la saga comenzó con un erudito finlandés, Valter Juvelius, quien había publicado su tesis doctoral “Nueva Cronología de los Judíos”, insinuó que había encontrado un código secreto que mostraba el camino hacia donde el Arca había sido enterrada.

Por supuesto, nada de lo que dejó Juvelius muestra tal cosa, pero insistió en que el tesoro estaba ubicado en un túnel debajo de Jerusalén.

Por un golpe de suerte, el erudito finlandés obtuvo una presentación del Capitán Montagu (Monty) Brownlow Parker, el heredero de un condado.

Parker estaba intrigado, firmó para servir como líder de la búsqueda del Arca e incluso estableció un sindicato para vender 60,000 acciones de una libra a inversores que sin duda creía que se beneficiarían mucho si los tesoros de Salomón se encontraban.

Usó su encanto natural para atraer a una gran cantidad de simpatizantes, incluido el rey de las empacadoras de carne de Chicago, J. Ogden Armor, y la duquesa de Marlborough, quienes le dieron a Parker el equivalente a $ 2.4 millones en dinero de hoy para los gastos que los hombres necesitarían.

Parker dio estimaciones de que el Arca, junto con la riqueza de fuentes, cuencos y otros tesoros relacionados en el Antiguo Testamento de oro y plata, tendría un valor de 200 millones de dólares en el mercado abierto del arte, que en ese momento habría tenido pocos escrúpulos en comerciar con tales objetos históricos.

Con un valor aproximado de $ 5.7 mil millones en la actualidad, esto hizo que toda la empresa fuera mucho más que una búsqueda espiritual o arqueológica. También apeló a la codicia que hay en todos nosotros si profundizamos lo suficiente.

Arca mencionada en Libros de Éxodo, Crónicas

Como dice Éxodo 25:22: “Allí, sobre la cubierta entre los dos querubines que están sobre el Arca de la Ley del Pacto, me reuniré contigo y te daré todos mis mandamientos para los israelitas”, le dice Dios a Moisés.

Después de ser sacado solo una vez al año durante Yom Kippur, el Arca se perdió trágicamente en algún momento, tal vez cuando los babilonios conquistaron Jerusalén en el 586 a. C., enviando a los hebreos al exilio durante muchos años.

El Libro de las Crónicas declara que el ejército invasor “llevó a Babilonia todos los utensilios del templo de Dios, tanto grandes como pequeños, y los tesoros del templo del Señor y los tesoros del rey y de sus oficiales”.

Es posible que el Arca en sí misma haya sido profanada y destruida en ese momento con los tesoros que la rodeaban llevados, o no.

Según algunas tradiciones judías de larga data, los sacerdotes escondieron el Arca y los tesoros que la acompañaban debajo o cerca del Monte del Templo, donde de alguna manera sobrevivieron a la destrucción del gran Templo y de toda la ciudad por parte de los romanos en el año 70 d.C.

Por supuesto, el área finalmente pasó a la custodia de los musulmanes, quienes erigieron el santuario de la Cúpula de la Roca a fines del siglo VII en el mismo lugar donde creen que Mahoma ascendió al cielo. Es el monumento islámico existente más antiguo de todos en el mundo.

Antigua ciudad de David ubicada donde el equipo excavó

Naturalmente, las excavaciones arqueológicas bajo lo que los musulmanes llaman el “Santuario Noble” están completamente prohibidas. Sin embargo, como señaló un miembro del heterogéneo equipo de arqueología, Juvelius pensó que “su interpretación del texto hebreo denotaba que el Arca de la Alianza podía encontrarse subiendo la colina a través de pasajes subterráneos”, según Lawler.

De hecho, los arqueólogos ahora afirman que este sitio, fuera de las murallas de la Ciudad Vieja y al sur del Monte, fue donde se encontraba la antigua ciudad conquistada por el rey David después del año 1000 a. C.

Fiel a la época, Parker estaba seguro de dar sobornos a las autoridades de Estambul, la sede del Imperio Otomano, como parte de apuntalar sus planes para la gran aventura. También se aseguró de incluir una estipulación de que daría la mitad del botín que descubrió a estas autoridades otomanas.

Todo parecía estar en orden en el verano de 1909, y el equipo de arqueólogos aficionados aterrizó en la ciudad portuaria de Jaffa.

Después de recibir críticas sobre la falta de supervisión profesional en el grupo, Parker finalmente agregó a un monje francés que también era arqueólogo al equipo, aunque, como señala Lawler, su objetivo aún se mantuvo en secreto.

Pero eso no duró mucho, ya que se necesitaron casi 200 trabajadores para excavar los pasajes debajo de la cresta.

El monje francés registró que “Vivimos bajo tierra casi todo el tiempo que era de día”, y nos encontramos con “túneles oscuros y misteriosos que parecían extenderse sin fin hasta las mismas entrañas de la roca”. Pero todo lo que encontraron los aventureros fue “unas viejas lámparas planas judías hechas de arcilla cocida, algunas jarras de cerámica roja (y) algunas bolas de honda de metal”.

Lámparas de cerámica antigua, ollas descubiertas

Después de no encontrar tesoros del tipo que buscaban, los arqueólogos terminaron su búsqueda para ese año; un equipo más pequeño regresó el próximo verano y trabajó hasta el final del año, pero aún no se descubrió nada.

Parker, desesperado, arrojó toda precaución al viento y se dedicó al engaño absoluto para asegurarse de que el equipo tuviera acceso al lugar más sagrado de todos para los musulmanes, la Cúpula de la Roca, justo al lado del Muro de los Lamentos superviviente del antiguo Templo.

Sobornando a un jeque local que estaba a cargo de la seguridad allí, los guardias fueron asaltados y les dijeron que había un festival islámico en las afueras de la ciudad. Ahora libres de hacer lo que quisieran en el sitio, Parker y su equipo excavaron lo más rápido que pudieron durante nueve noches debajo de la plataforma. Aún así, no encontraron nada.

Finalmente, Parker estaba desesperado; luego tomó la decisión increíblemente insensible y precipitada de entrar en la cueva debajo de la Cúpula de la Roca, conocida como la Mezquita de Omar, pensando que el Arca debía estar allí, ya que ese era el lugar donde una vez estuvo el Lugar Santísimo antes de que el Templo fuera arrasado por última vez.

Los disturbios musulmanes en Jerusalén sembraron semillas de disturbios hoy

Pero su suerte finalmente se acabó. En la noche del 12 de abril de 1911, los residentes musulmanes de Jerusalén, al enterarse de la profanación, se amotinaron en las calles de la ciudad santa, lo que provocó que Parker y sus compinches regresaran a Jaffa, donde les esperaba su barco. Después de engañar a los funcionarios otomanos locales con una conversación más suave, Parker y sus amigos de alguna manera lograron subir al barco y navegaron lo más rápido que pudieron desde Tierra Santa.

La fiesta estaba en marcha, y los titulares de todo el mundo gritaban frases como “Se fueron con el tesoro que era de Salomón” con el subtítulo del New York Times que decía “Partida inglesa desaparece en un yate después de excavar debajo de la mezquita de Omar”.

Pronto, se desplegaron batallones de soldados turcos para acabar con los disturbios que reinaban en Jerusalén; el jeque del Noble Santuario que había aceptado el soborno y el gobernador de la ciudad fueron debidamente arrestados por su participación en el complot.

Parker no solo recibió una reprimenda de las autoridades británicas por sus acciones deshonestas; incluso tuvo la temeridad de regresar a Tierra Santa solo unos meses después para intentar descubrir el tesoro una vez más. En ese momento, sin embargo, nadie aceptaría sus sobornos y el Imperio Otomano estaba en guerra con Italia; los acontecimientos adversos de 1911 se desvanecieron en la memoria en Occidente, excepto en las mentes de aquellos que estaban intrigados por la perspectiva de una expedición arqueológica profesional para el Arca.

Sin embargo, tuvo consecuencias a largo plazo en Oriente, ya que esa parte del mundo tiende a tener una larga memoria. Permaneció en la forma de una profunda desconfianza hacia los arqueólogos entre muchos palestinos y resultó ser un evento que ayudó a crear el movimiento nacionalista palestino.

Por supuesto, al mismo tiempo, más y más inmigrantes judíos llegaban a Jerusalén, poniéndolos en el punto de mira de esta renovada controversia.

Inmune a todos los problemas que él y sus torpes amigos habían causado, Parker terminó viviendo su vida lejos del tumulto en Tierra Santa, sirviendo en Francia en la Primera Guerra Mundial y luego residiendo en una mansión georgiana cerca de Plymouth en Devon y convirtiéndose en el Quinto Conde de Morley después de la muerte de su hermano mayor.

Sabiamente, nunca habló ni escribió sobre sus hazañas en Tierra Santa hasta el día de su muerte; falleció a la edad de 83 años en 1962.

El próximo libro de Andrew Lawler Under Jerusalem: The Buried History of the World’s Most Contested City será publicado por Doubleday el 2 de noviembre de 2021.

https://greekreporter.com/2022/06/10/quest-ark-covenant/

Los mitos perdurables de “En busca del arca perdida”

Cuarenta años después, los arqueólogos recuerdan lo que se equivocó en la primera película de Indiana Jones sobre su profesión.

8 de junio de 2021

Kristina Killgrove

Harrison Ford como Indiana Jones, evaluando al ídolo, en la escena inicial de Raiders of the Lost Ark CBS Photo Archive / Getty Images

“¡Eso pertenece a un museo!” Indiana Jones le grita al hombre del sombrero de Panamá, creando instantáneamente la frase arqueológica más memorable de todos los tiempos, aunque quizás la competencia no sea tan feroz.

Cuarenta años después de que Raiders of the Lost Ark se estrenó al público el 12 de junio de 1981, la enorme sombra de Indy todavía se cierne sobre el campo que aparentemente representaba. Más de tres películas en la década de 1980, más una serie de televisión precuela y una cuarta película que se estrenó en 2008, la interpretación de Harrison Ford de Henry “Indiana” Jones, Jr., se vinculó indeleblemente a la arqueología estadounidense. A pesar de estar ambientada en la década de 1930, un homenaje a las series de palomitas de maíz de la década de 1940 y un éxito de taquilla cinematográfico de la década de 1980, Raiders of the Lost Ark sigue siendo influyente tanto para los aspirantes a arqueólogos como para los veteranos. Incluso en el siglo XXI, varios mitos obsoletos sobre la práctica arqueológica han perdurado gracias al “efecto Indiana Jones”. Y a los arqueólogos contemporáneos, muchos de los cuales tienen una relación de amor / odio con las películas, les gustaría dejar las cosas claras.

Mito 1: Indiana Jones, robusto, bravucón y con sombrero de fieltro, es como son la mayoría de los arqueólogos.

Raiders se estableció en la década de 1930, “una época en la que el 99 por ciento de los arqueólogos eran hombres blancos”, dice Bill White de la Universidad de California, Berkeley. La elección de Ford fue fiel a la época, al igual que la descripción del “tratamiento de los materiales culturales por parte de Indy, porque así es como los arqueólogos trataban los sitios, las mujeres y las personas no blancas en ese entonces”, según White, quien se asocia con las comunidades afroamericanas para hacer arqueología pública en St. Croix, una de las Islas Vírgenes de EE. UU.

En el mundo ficticio de los Raiders, agrega White, Jones ignoró las precauciones de seguridad, no escuchó los deseos de los pueblos indígenas y rompió todo tipo de pautas éticas sobre restos arqueológicos, como destruir sitios en lugar de preservarlos.

El rostro de la arqueología actual se está alejando de aquellos que se parecen a Indiana Jones, aunque lentamente. En una encuesta de evaluación de necesidades de 2010 de los miembros de la Sociedad de Arqueología Estadounidense, el 84 por ciento se identificó como caucásico. White advierte que el mito de Indiana Jones como arqueólogo por excelencia significa que “la arqueología atrae a un determinado grupo demográfico y es un desvío para la mayoría de los demás grupos demográficos”, un tema que ha elaborado en su ensayo de Sapiens, “Why the Whiteness of Archaeology Is a Problem”. Sin embargo, esto no ha impedido que algunos arqueólogos se inclinen hacia el estereotipo. Una simple búsqueda de noticias en Google revela que docenas de arqueólogos varones blancos son llamados el “Indiana Jones de la vida real”.

Sin embargo, la diversidad de género dentro de la arqueología ha evolucionado mucho más rápidamente. “La arqueología está dominada por mujeres; las mujeres blancas se han apoderado de la arqueología”, dice Alexandra Jones, fundadora de Arqueología en la Comunidad, una organización sin fines de lucro del área de DC que busca aumentar la conciencia de la comunidad sobre la arqueología a través de programas de enriquecimiento y eventos públicos. Aunque Jones ha dirigido su organización durante más de una década, dice que “la gente no suele esperar que yo, como mujer afroamericana, asista a estos eventos”.

Jones enfatiza que encuentra el apoyo de mujeres y personas de color que se empoderan al ver a un representante de sus comunidades haciendo arqueología. “Somos la nueva iteración y el futuro del campo; somos muy inclusivos y diversos”, señala Jones (sin relación, por supuesto).

Ella enfatiza la necesidad de que su campo incluya una variedad de voces y experiencias de vida, porque la arqueología necesita una “visión polivocal e interseccional proveniente de la comunidad para hacer la ciencia de estudiar la cultura de esa comunidad”. Si los arqueólogos no trabajan para dar la bienvenida a un cuerpo más diverso de practicantes arqueológicos, se perderán los avances en el campo, argumenta.

“Dado que la arqueología es una ciencia humanista, importa mucho quién pregunta y genera los datos”, explica White.

Mito 2: Los arqueólogos trabajan principalmente en universidades y museos.

En las películas, Indiana Jones enseña arqueología en el ficticio Marshall College, y su colaborador cercano, Marcus Brody, es un curador de museo que ayuda a organizar y financiar las aventuras de búsqueda de tesoros de Indy. Estos títulos de trabajo reflejan la empresa arqueológica de principios del siglo XX, pero hoy en día, hasta el 90 por ciento de los arqueólogos estadounidenses trabajan en un campo amplio conocido como gestión de recursos culturales (CRM). También conocido como gestión del patrimonio, CRM se ocupa de la relación entre la arqueología y la vida cotidiana. En su nivel más burocrático, CRM cubre las regulaciones amplias y específicas que gobiernan los intereses históricos, arquitectónicos y arqueológicos y la preservación en los EE. UU.

Impulsado por la legislación aprobada en la década de 1970, en particular la Ley de Preservación Arqueológica e Histórica, el trabajo de CRM puede ser realizado por empresas privadas, agencias federales como el Servicio de Parques Nacionales o funcionarios de preservación que trabajen con comunidades indígenas. En lugar de seguir mapas del tesoro, buscar pistas en textos antiguos o cavar donde nadie quiere, los arqueólogos de CRM a menudo trabajan donde otros ya están cavando. De acuerdo con Adrian Whittaker, arqueólogo de la empresa de CRM Far Western Anthropological Research Group, “A menudo, nuestra investigación se basa en los sitios que encontramos en lugar de una ubicación o tipo de sitio específico”.

Mientras que Indiana Jones «es básicamente un operador en solitario con un pequeño elenco de apoyo y una relación de confrontación con la gente local”, Whittaker señala que el CRM contemporáneo se basa en la colaboración con la comunidad “para identificar y proteger los recursos de la destrucción”.

Es mucho más probable que los arqueólogos de hoy resuelvan misterios locales, ayudando a descubrir historias ocultas. Por ejemplo, el recuerdo del centenario de la Masacre de Tulsa Race de este año ha reenfocado los esfuerzos arqueológicos en localizar y excavar fosas comunes de los aproximadamente 300 habitantes de Oklahoma negros que murieron en el violento motín que destruyó el vecindario de Greenwood en la ciudad en 1921. Con motivo del aniversario, el Servicio Arqueológico de Oklahoma inició una excavación que se espera dure meses, con el fin de “lograr la reconciliación en Tulsa … buscando la verdad honestamente”, según el alcalde G. T. Bynum. El compromiso de Tulsa de resurgir su pasado largamente negado, señala Bynum, con suerte brindará “sanación y justicia a nuestra comunidad”.

Trabajadores de la ciudad cavando en un cementerio de posibles víctimas de la masacre racial de Tulsa de 1921 Ciudad de Tulsa

El trabajo de CRM es importante y gratificante, pero también implica el acto mucho menos cinematográfico de completar el papeleo. Kassie Rippee, arqueóloga y oficial de preservación histórica tribal de la tribu indígena Coquille, menciona que “el trabajo basado en la arqueología es solo una parte de mi trabajo. Reviso y coordino leyes y regulaciones. Superviso bastante la actividad de construcción y tomo decisiones sobre cómo los proyectos de construcción afectarán los recursos tribales”.

“Algunos arqueólogos ni siquiera reconocieron que las tribus todavía existían en ese momento”, dice Rippee, por lo que “la forma en que las tribus se involucran y se les consulta hoy en día ha mejorado enormemente en comparación con las películas de Indiana Jones”.

Cuando una comunidad decide invertir en nueva infraestructura (alcantarillado, pista de aeropuerto, desarrollo de viviendas de HUD), los arqueólogos tienen un papel que desempeñar. “La mayoría de nosotros nos convertimos en arqueólogos porque amamos a las personas”, dice Annalisa Heppner, arqueóloga del Museo de Antropología Haffenreffer. “El trabajo que hacemos sobre el pasado puede ayudar a crear mejores vidas para una comunidad y sus descendientes”.

Mito 3: La arqueología se realiza principalmente en lugares exóticos.

Mostrar los viajes de Indiana Jones en un mapa es una de las imágenes perdurables de Steven Spielberg de Raiders. Este tropo cinematográfico colonialista se remonta a los aventureros que vio cuando era niño, manteniendo al observador de los Raiders instalado en el viaje de Indy a lugares exóticos.

“La ruta del mapa [de la película] se desvanece a medida que viajamos a los sitios se vería mucho menos impresionante hoy”, bromea Whittaker, “ya que normalmente trabajamos mucho más cerca de casa”. La arqueología comunitaria está aumentando en los EE. UU., ya que la gente reconoce que la comprensión del pasado humano comienza en nuestros propios patios traseros. Este tipo de arqueología enfatiza las conexiones personales que colapsan el tiempo y el espacio y contribuyen a un tipo de práctica arqueológica más integral.

Terry P. Brock, arqueóloga de la Fundación Montpelier, utiliza su investigación para sacudir el registro histórico de la vida en la plantación del presidente James Madison en Virginia. Trabajar en la comunidad local “inmediatamente aporta relevancia e importancia al trabajo”, dice, “porque los objetos que estamos excavando juntos pertenecían a los antepasados de la comunidad y son un vínculo directo para la comunidad con las personas que vinieron antes que ellos”.

Parte de una olla de cocina encontrada en 2019 en James Madison’s Montpelier en Virginia Montpelier Foundation

Las preguntas críticas que está abordando su equipo incluyen: ¿Cómo sobrevivieron, resistieron y vivieron los afroamericanos que vivían en Montpelier dentro de los confines de su esclavitud, que estaba protegida por la Constitución de los Estados Unidos elaborada por el mismo Madison? “No puedo pensar en nada más importante que entender cómo nuestra nación llegó a donde estamos ahora”, dice Brock, “porque es difícil mejorar las cosas si no sabemos qué se debe arreglar”.

“La gente común en el pasado a menudo son notas a pie de página en los registros históricos”, agrega Stacey Camp de la Universidad Estatal de Michigan. “Las historias de algunas personas se han borrado o descuidado intencionalmente porque eran miembros de grupos históricamente marginados o discriminados”.

El proyecto de investigación actual de Camp explora las vidas de hombres japoneses-estadounidenses en un campo de internamiento de la Segunda Guerra Mundial en Idaho. Más allá de la propaganda del gobierno de los Estados Unidos sobre los campos, la arqueología la está ayudando a generar un informe completo de la atención médica, las actividades diarias y las dietas de los hombres.

Si bien Camp no viaja por todo el mundo, financiado por Marcus Brody, ella ve un beneficio clave en trabajar localmente. “Puedo ‘vivir’ la arqueología todo el año”, dice Camp, “y eso significa que puedo ir a casa con mis hijos, mi esposo y mi perro por la noche, ¡definitivamente no es algo que se ve en las películas de Indiana Jones!”

Mito 4: ¡Eso pertenece a un museo!

Con mucho, el mito más perdurable y problemático de las películas de Indiana Jones es la idea de que todos los objetos antiguos e históricos pertenecen a un museo. Si bien tiene razón en que los coleccionistas privados contribuyen al saqueo y otros delitos patrimoniales, “no hay un solo objeto que pertenezca a un museo”, dice Heppner. “Los objetos pertenecen a sus comunidades”.

Heppner es uno de los muchos antropólogos y profesionales de los museos que participan en debates en curso sobre descolonización, repatriación y presentación de colecciones de museos. “La mayoría de los museos no hacen lo suficiente para ayudar a los visitantes a examinar sus influencias de la cultura pop”, dice. “Cuando entras en una galería o espacio de exposición y ves un objeto iluminado en un pedestal, parece que Indy recogiera la calavera de cristal”.

Incluso el uso del término “artefacto” para referirse a objetos en colecciones de museos es complicado, según Rippee. La palabra “crea una narrativa falsa de que el objeto solo es valioso por su valor científico o porque se ve genial”, dice. Más bien, estos materiales son “pertenencias”, un término que centra la relación entre el objeto y su comunidad.

Sven Haakanson, curador de antropología nativa americana en el Museo Burke de Historia Natural y Cultura en Seattle, Washington, sugiere que los museos deberían cambiar su papel histórico como propietarios del patrimonio cultural de otros y, en cambio, devolver el conocimiento a un contexto vivo. “Podría enojarme porque este objeto está en un museo y no es propiedad de la gente original”, dice Haakanson. “Estoy agradecido de que se haya resuelto, pero tenemos que traer pertenencias y conocimientos a las comunidades”.

La última toma de Raiders, donde el Arca de la Alianza se coloca indiscriminadamente en un gran almacén del gobierno, sigue siendo una posibilidad muy real en la actualidad. “La mentalidad de ‘pertenece a un museo’ ha provocado que los depósitos arqueológicos se llenen de artefactos y [dejen de] aceptar colecciones”, explica Camp. Para mejorar esto, algunos arqueólogos emplean hoy una estrategia de no recolección o repatriación.

Repensar las prácticas tradicionales de museo y excavación es un paso importante para deshacerse de la idea inexacta del arqueólogo como buscador de tesoros.

Al reflexionar sobre los 40 años que han pasado desde que los Raiders aparecieron por primera vez en la pantalla grande, los arqueólogos quieren que la gente sepa que es importante ver las formas en que nuestro campo ha cambiado, pero también es importante disfrutar de las películas.

White admite que las películas de Indiana Jones le hicieron querer convertirse en arqueólogo cuando era niño. “Estas películas son un escape para muchos de nosotros, incluidos los arqueólogos”, dice. “Quiero que los que no son arqueólogos sepan que así no es realmente la arqueología, pero no quiero que pierdan el valor de estas películas como fantasía, acción y aventura”.

Heppner señala que gran parte del enfoque de estas películas (objetos individuales) es realista hasta cierto punto, pero también confunde a los espectadores sobre lo que hace que la arqueología sea gratificante en la vida real. “Puedes aprender mucho del Santo Grial”, dice, haciendo referencia a la tercera película de la serie, “¡pero es posible que aprendas más cuando veas el resto de la mesa puesta!”

¿Qué pensaría Indiana Jones, profesor de Marshall College, sobre la arqueología en 2021?

“Me gusta pensar que Indy estaría entusiasmado con el crecimiento del campo”, concluye Rippee. “Y que estaría decepcionado de algunas de las formas en que no lo ha hecho”.

https://www.smithsonianmag.com/arts-culture/enduring-myths-raiders-lost-ark-180977923/

¿Eso es una zarza ardiente? ¿Es este el monte Sinaí? Solsticio refuerza un reclamo

¿Eso es una zarza ardiente? ¿Es este el monte Sinaí? Solsticio refuerza un reclamo

31 de diciembre de 2021

Is-That-a-Burning-Bush-Is-This-Mt-Sinai-Solstice-750x375MONTE KARKOM, Israel – La montaña guardó sus secretos durante siglos, su aire de misterio sagrado realzado por una ubicación remota en el desierto de Negev en el sur de Israel.

Pero un día de la semana pasada, cientos de aventureros israelíes se adentraron en el desierto para llegar al monte Karkom, decididos a acercarse a responder una pregunta tan intrigante como controvertida: ¿es este el monte Sinaí de la Biblia, donde se cree que Dios se comunicó con Moisés?

La ubicación del monte Sinaí ha sido cuestionada durante mucho tiempo por académicos, tanto religiosos como académicos, y hay una docena de contendientes tradicionales, la mayoría de ellos en las extensiones montañosas de la península del Sinaí al otro lado de la frontera con Egipto.

Pero la afirmación del monte Karkom ha ganado cierto apoyo popular debido a un fenómeno natural anual que un intrépido grupo de entusiastas de la arqueología y la naturaleza había llegado a presenciar por sí mismos.

En 2003, un guía y ecologista israelí local se encontraba en la cima de la vasta meseta de Karkom un día a fines de diciembre, en la época del solsticio de invierno, cuando se encontró con una maravilla.

Al mediodía, con el sol bajo en el cielo en uno de los días más cortos del año, miró a través de un profundo barranco y vio una extraña aura de luz, parpadeando como llamas, emanando de un punto en una escarpada pared rocosa.

Era la luz del sol reflejada en un ángulo particular desde los lados de una cueva, pero el descubrimiento pronto llegó a la televisión israelí y fue llamado de manera fantasiosa “la zarza ardiente”. Quizás esto, dijeron algunos, era el fuego sobrenatural que, según el Libro del Éxodo, Moisés vio en el monte santo cuando Dios le habló por primera vez, y donde más tarde recibiría los Diez Mandamientos mientras sacaba a los israelitas de Egipto.

La zarza ardiente, nunca consumida por el fuego, es un símbolo del judaísmo, el cristianismo, el islam y otras religiones, incluido el bahá’í.

Pero décadas antes de este descubrimiento astronómico accidental, el monte Karkom ya estaba cautivando a algunos arqueólogos con indicios de que el sitio había jugado un papel espiritual importante hace miles de años.

Hace más de medio siglo, Emmanuel Anati, un joven arqueólogo italiano, encontró una concentración extraordinaria de miles de grabados rupestres y círculos rocosos mientras inspeccionaba la meseta del monte Karkom, a unos 750 metros sobre el nivel del mar. Entre los dibujos rupestres hay muchos íbices, pero también algunos que se han interpretado como representaciones de las tablas de los mandamientos u otras referencias de la Biblia.

En la base del monte Karkom, llamado en hebreo por un azafrán del desierto, hay evidencia de que aquí convergían antiguos senderos de migración y que se llevaban a cabo rituales de culto en la zona. El Sr. Anati identificó lo que pensó que era un altar de sacrificios con los restos de 12 pilares de piedra que posiblemente podrían corresponder al descrito en Éxodo 24 que Moisés construyó, que representa a las 12 tribus de Israel.

En sus escritos, el profesor Anati dijo que no se había propuesto buscar el monte Sinaí. Pero después de años de trabajo de campo y exploración, propuso a principios de la década de 1980 que, sobre la base de evidencia topográfica y arqueológica, el monte Karkom “debería identificarse con la montaña sagrada de las narraciones bíblicas”.

Pero aparte de las dificultades habituales de la arqueología del desierto (los nómadas tienden a dejar pocos rastros permanentes) y toda la cuestión de si alguna arqueología podría estar ligada a la historia bíblica del Éxodo, la teoría del profesor Anati planteaba un problema de cronología.

Israel Finkelstein, profesor emérito de arqueología en la Universidad de Tel Aviv y uno de los primeros críticos de la teoría del profesor Anati, dijo que la mayoría, si no todos, de los sitios datables alrededor del monte Karkom son del tercer milenio antes de Cristo.

El Éxodo, si sucedió, generalmente se fecha alrededor de 1600-1200 a. C.

“Así que hay más de un milenio de brecha entre la realidad en Karkom y la tradición bíblica”, dijo el profesor Finkelstein, y agregó que, dado que la evidencia es vaga e identificar esos sitios como cultos es una cuestión de interpretación, “quizás sea más seguro no especular”.

Por muy acalorado que fuera el debate académico, el aire estaba helado cuando un convoy de robustos jeeps con tracción en las cuatro ruedas partió hacia la montaña a través de un terreno irregular al amanecer del día del solsticio de invierno.

El acceso al monte Karkom generalmente se limita a fines de semana y ciertos días festivos porque requiere pasar por una zona de entrenamiento y tiro militar. Una carretera pavimentada que ayuda a acortar el viaje de una hora, gran parte del cual se lleva a cabo en pistas de tierra, se ha cerrado en su mayoría al tráfico civil en los últimos años por temor a ataques transfronterizos de militantes islámicos del Sinaí.

Este año, primero a mitad de semana, los militares abrieron la carretera pavimentada y permitieron el paso a través de la zona de tiro para los buscadores de la zarza ardiente.

Cuando el grupo llegó al estacionamiento al pie del monte Karkom, hubo una ventaja inesperada: el profesor Anati, ahora de unos 90 años, estaba sentado en una tumbona, sosteniendo la cancha y promocionando sus libros.

En la búsqueda del Monte Sinaí, dijo el profesor Anati, algunos insisten por razones políticas o nacionalistas en que el sitio debe estar dentro de las fronteras de Israel, no en Egipto. Otros, por motivos religiosos, dicen que debe estar fuera de las fronteras, para cumplir con la tradición de los israelitas vagando por el desierto durante 40 años antes de llegar a la Tierra Prometida.

“Ninguno de estos enfoques es correcto; hay que buscar la verdad”, dijo el profesor Anati. “Traigo todas las opiniones y pruebas y dejo que el lector decida por sí mismo”, dijo, y agregó sobre los tesoros de la montaña: “Esta es la historia de la historia de la humanidad”.

Después de una empinada subida por la ladera de Karkom hasta su ventosa meseta, decenas de personas se abanicaron a lo largo de la cresta y miraron a través del barranco hacia la ventana distante del acantilado para espiar la “zarza ardiente”.

Sin binoculares o visión bíblica, era posible distinguir un brillo extraño, aunque tenue, aunque algunos visitantes expresaron su decepción porque el aura alrededor de la boca de la cueva no era más ardiente.

Pero al tropezar con la meseta rocosa, fue emocionante encontrar piezas de arte rupestre antiguo, las imágenes grabadas en la pátina marrón oscura de las piedras, exponiendo la piedra caliza clara debajo.

Shahar Shilo, un investigador que gestiona la cooperativa de turismo Negev Highlands, habló de la importancia para los pueblos antiguos de poder medir las estaciones con fines agrícolas y la santidad imbuida en aquellos que podían identificar con precisión el día más corto del calendario.

Shilo también tenía una explicación más prosaica de por qué Mount Karkom había atraído gente allí en el pasado distante: el suministro listo de pedernal de calidad que era crucial para cualquier cosa, desde la caza hasta las herramientas domésticas. Incluso después de que gran parte de la humanidad hubiera avanzado hacia la Edad del Bronce y del Hierro, dijo, los habitantes del desierto todavía dependían de la piedra.

Ya sea que se trate del monte Sinaí y del fenómeno del solsticio de invierno, la zarza ardiente “está en el ojo del espectador”, dijo Shilo.

“Pero”, agregó, “es un gran mito, tienes que admitirlo”.

El post ¿Es eso una zarza ardiente? ¿Es este el monte Sinaí? Solsticio Refuerza un reclamo apareció por primera vez en el New York Times.

https://dnyuz.com/2021/12/31/is-that-a-burning-bush-is-this-mt-sinai-solstice-bolsters-a-claim/

La “evolución” de Adán y Eva

La “evolución” de Adán y Eva

Nathan H. Lents

Quest-of-Historical-Adam-cover-detail-2xUno de los teólogos cristianos conservadores más influyentes apuesta por la ciencia evolutiva y encuentra espacio para un Adán y una Eva del Paleolítico. Esto ha dejado a algunas escuelas de la ortodoxia cristiana luchando por encontrar un camino a seguir. Con un poco de suerte, pueden comenzar a reevaluar por completo su oposición a la evolución.

Desde la publicación de El origen de las especies en 1859, la aceptación de la evolución ha encontrado una firme resistencia por parte de algunos rincones de la comunidad cristiana. Por innumerables y complejas razones, el rechazo cristiano de la ciencia evolutiva es más intenso y generalizado aquí en los Estados Unidos, concentrado en las denominaciones evangélicas centradas en la Biblia. Este conflicto ejemplifica y amplifica las guerras culturales más amplias que envuelven nuestra política. Pero, los vientos de cambio pueden estar soplando, ya que otro evangélico estadounidense prominente ha señalado un cambio hacia la plena aceptación de la evolución y su compatibilidad con las creencias cristianas fundamentales.

William Lane Craig es uno de los filósofos más prolíficos e influyentes en la historia de la tradición evangélica. Su trabajo es algo ecléctico, va y viene entre la teología y la filosofía (tiene doctorados en ambas) y aborda temas como el argumento cosmológico de la existencia de Dios y la historicidad de la resurrección de Jesús. Aunque ha ocupado cargos en instituciones cristianas luteranas, wesleyanas, católicas y no denominacionales, Craig asiste a una iglesia bautista y tiene su sede principalmente en la Universidad Bautista de Houston y la Universidad de Biola, ambas consideradas incondicionalmente conservadoras en sus inclinaciones teológicas. Es un ex presidente de la Sociedad Filosófica Evangélica y se encuentra entre los eruditos más citados en la filosofía de la religión.

Además de su voluminoso trabajo académico, Craig también involucra al público a través de su sitio web de apologética cristiana de fe razonable y apariciones frecuentes en los medios de comunicación. Incluso se le puede encontrar luchando con intelectuales públicos que son tan hostiles a sus creencias como la mayoría de los evangélicos a la evolución, incluidos Christopher Hitchens, Lawrence Krauss, Roger Penrose y Michael Shermer, el editor de esta revista. El intelecto de Craig es tan agudo que el ateo profesionalmente mordaz Sam Harris lo ha llamado “el único cristiano apologista que parece haber puesto el temor de Dios en muchos de mis compañeros ateos”.

Por lo tanto, me sorprendió bastante cuando llegó a mi oficina una copia avanzada del libro más reciente de Craig, In Quest of the Historical Adam, con una solicitud de aprobación. ¿Qué encontraría yo, un biólogo ateo y evolucionista, para respaldar en un libro sobre Adán y Eva? Resulta que bastante. Sin duda, la evolución no es el tema principal del libro. De hecho, la primera mitad es una discusión teológica erudita del libro de Génesis. Debo confesar mi supremo desinterés cuando comencé a trabajar con dificultad en lo que esperaba que fuera el razonamiento circular habitual con respecto a la inspiración divina, la autoridad bíblica, etc. Craig, después de todo, considera que la Biblia es la palabra infalible de Dios y cree que la moralidad fluye, única y completamente, de los mandamientos divinos.

Pero mis expectativas fueron felizmente frustradas. Lo que encontré en realidad fue un análisis literario penetrante de la historia de la creación del Génesis, fuertemente informado por la arqueología y los estudios recientes sobre textos contemporáneos del antiguo Cercano Oriente. Craig llama a esto un análisis de género e identifica diez semejanzas específicas con otros textos que intentan explicar la historia primitiva, en otras palabras, los mitos de la creación. Algunos ejemplos de esas semejanzas incluyen el uso frecuente de lenguaje figurativo en lugar de literal, la inclusión de elementos fantásticos y representaciones que son contrarias a lo que sabemos que los autores realmente creyeron, e inconsistencias en el texto si se toma literalmente. Fue satisfactorio leer a Craig lidiando con el hecho de que Génesis 1 y 2 relatan historias de creación completamente diferentes, que nadie en el antiguo Cercano Oriente pensaba que las serpientes podían hablar, y que los días y las noches literales no podían existir antes de la creación del sol y tierra. Por lo tanto, Craig concluye que el relato de la creación en Génesis es mítico.

Sin embargo, el análisis de Craig va más allá y sostiene que la historia de la creación del Génesis no es un mito puro, sino más bien un género conocido como mito-historia, en el que el autor está contando hechos reales, pero de manera figurada. Esta clasificación para Génesis fue iniciada por primera vez en la década de 1960 por el asiriólogo de Harvard Thorkild Jacobsen, quien se encontraba entre las principales autoridades del mundo en sumerio y el idioma acadio. Por ejemplo, varios textos mesopotámicos incluyen historias de inundaciones globales, sin duda derivadas del hecho de que los ríos Tigris y Éufrates con frecuencia rompen sus orillas con horribles consecuencias. Si bien es evidentemente ridículo sostener la historia de una antigua inundación como evidencia de que todo el planeta estuvo cubierto de agua, desde la perspectiva del autor, el mundo estaba realmente inundado. Las narrativas del diluvio son recuentos míticos de hechos reales. Es importante destacar que Craig restringe esta clasificación a los primeros once capítulos del Génesis, declarando que gran parte del resto de la Biblia intenta relatar eventos históricos con precisión literal.

La clasificación de la historia bíblica de la creación como mitohistórica proporciona a los cristianos un medio para aferrarse a las partes del Génesis que son esenciales para su fe sin exigirles que crean los absurdos de una mujer hecha de una costilla o una pieza de fruta que imparte conocimiento al consumirla. ¿Y qué partes del Génesis son esenciales para los cristianos evangélicos? 1) Adán y Eva fueron personajes históricos reales; 2) Adán y Eva son los antepasados de toda la raza humana; 3) Adán y Eva tuvieron una relación con Dios que involucró una rebelión y posterior amonestación; y 4) El pecado de Adán y Eva se transmite a todos los seres humanos genealógicamente. Los dos últimos puntos son teológicos e infalsificables, por lo que los cristianos pueden simplemente aceptarlos como artículos de fe. Sin embargo, los dos primeros puntos son los que pueden entrar en conflicto con la evidencia científica y que Craig decide abordar en la segunda mitad del libro.

Envalentonado por su confianza en que Adán e Eva eran reales, pero sin estar limitado por la ubicación literal de ellos en el Jardín del Edén hace unos miles de años, Craig se propone determinar los primeros orígenes de la humanidad para poder ubicar a Adán allí. Razonamiento motivado con seguridad, pero lo que sigue es una exploración honesta de la evidencia científica de lo que constituye “el primer” ser verdaderamente humano. El trabajo de Craig aquí es amplio e impresionante. En solo un par de cientos de páginas, resume gran parte de lo que se conoce de la arqueología y la paleontología de los antiguos parientes humanos, y lo que sabemos sobre los cerebros, comportamientos y habilidades cognitivas de homínidos extintos como Homo erectus, Homo habilis y neandertales. Sin dejar piedra sin remover en su búsqueda para identificar cuándo y dónde vivieron los primeros humanos, ¡incluso hay un capítulo completo sobre paleoneurología!

Craig se basa en la evidencia arqueológica en forma de pinturas rupestres y otras obras de arte para extrapolar información sobre el pensamiento abstracto y simbólico. Infiere comportamientos modernos a partir de la evidencia de prácticas mortuorias y la confección de ropa y otros adornos. La evidencia del comercio y el transporte de bienes materiales a larga distancia implica una estructuración económica y, por lo tanto, social. Craig resume su recorrido por la arqueología antigua declarando que los individuos que todos reconoceríamos como humanos han caminado sobre la tierra durante al menos 500.000 años.

Inferir la aparición de otras habilidades cognitivas únicas para los humanos, incluido el lenguaje, es aún más difícil y, para ello, Craig explora la anatomía vocal y auditiva, la expansión de la corteza prefrontal y la reorganización y asimetría de los lóbulos cerebrales, lo que indica la especialización de cognición avanzada. Al luchar con el registro fósil de homínidos, Craig declara que prácticamente de cualquier forma en que definas “humano”, los neandertales y los denisovanos cumplen con la definición. Su recorrido por los genomas de esas dos especies refuerza esta conclusión, lo que lo lleva a suponer que la humanidad, como la definimos, surgió por primera vez en el antepasado común de los humanos, los neandertales y los denisovanos. Craig lo expresó con más fuerza en un correo electrónico que me decía: “Es científicamente insostenible y moralmente inconcebible considerar infrahumanas a otras personas que son básicamente como nosotros”.

Finalmente, Craig apunta a los argumentos genéticos en contra de la posibilidad de que Adán y Eva sean antepasados de todos nosotros. Sabemos desde hace mucho tiempo que el conjunto actual de diversidad genética en la especie humana descarta definitivamente la posibilidad de un cuello de botella genético de dos individuos en cualquier momento del pasado reciente. Sin embargo, citando el trabajo del científico S. Joshua Swamidass y otros, Craig explica que, con un mínimo de 500,000 años de diversificación, esto es realmente posible, con o sin mestizaje con otros homínidos. Sin duda, esta posibilidad es tan improbable que los científicos pueden ignorarla con seguridad, pero Craig tiene razón en que este es el límite de lo que la evidencia genética actual puede decir. Suponiendo que los progenitores fueran los únicos, Adam y Eva tendrían que haber existido hace 500,000 años o más.

Sin embargo, si permitimos el mestizaje con otras poblaciones, incluidas otras especies de homínidos, Adán y Eva podrían haber existido mucho más recientemente, incluso en los últimos 10,000 años, como también ha demostrado Swamidass. Craig no favorece este enfoque tanto por razones científicas —la personalidad de los neandertales antes mencionada— como por razones bíblicas y literarias. Como dice Craig, “Si comparamos Génesis con otras historias de creación mesopotámicas, como la Epopeya de Atrahasis, encontramos que esas historias comparten un interés etiológico en contar cómo llegó a existir toda la humanidad”.

Después de resumir de manera experta la evidencia fósil de la evolución de la personalidad humana, Craig llega a una conclusión asombrosamente precisa: el Adán histórico era un individuo real, de la especie Homo heidelbergensis, que vivió en África central hace unos 750,000 años. Él basa esta conclusión en una variedad de evidencia genética, arqueológica y paleontológica.

Por supuesto, esta conclusión desconcertará a muchas, muchas plumas. Craig es un bautista del sur, o está muy afiliado a eso, por lo que al afirmar públicamente el hecho de la evolución humana, ha puesto en peligro su posición en su propia comunidad. La onda expansiva de este libro ya se está sintiendo a través de la comunidad evangélica. ¿Craig será aclamado como un visionario o un paria? Sólo el tiempo lo dirá. Es de destacar que el Seminario Teológico Bautista del Sureste ya ha programado una conferencia especial sobre el libro de Craig en marzo de 2022. Curiosamente, las reacciones no se alinearán con las divisiones habituales en la filosofía cristiana. Craig permanece firmemente en el campo tradicionalista, los que afirman la existencia real de Adán y Eva, que tiene la relación más tensa con la ciencia evolutiva. Pero el campo revisionista, aquellos que enseñan que Adán y Eva son una alegoría, hicieron las paces con la evolución hace mucho tiempo. La tesis de Craig bien puede dividir ambos campos. Cuando le pregunté sobre esto, dijo rotundamente: “Nunca se me ocurrió que estoy uniendo ambos bandos en oposición a mis esfuerzos, pero ese parece ser el resultado”.

Pero para las comunidades seculares y científicas, el libro de Craig es un paso adelante alentador. Con demasiada frecuencia, el enfoque evangélico consiste en negar, ignorar o desacreditar la ciencia evolutiva; o, peor aún, intentan tergiversar, malinterpretar o hacer un mal uso de la evidencia para respaldar sus conclusiones preferidas. Craig hace lo contrario, abrazando pensativamente la evidencia en lugar de discutir con ella. Siguiendo a dónde conducen los datos, en lugar de al revés, Craig está modelando una relación saludable entre religión y ciencia. Hay una miríada de asuntos sobre los que la ciencia guarda silencio, dejando mucho espacio para las creencias y los valores, pero para otras preguntas, buscamos la evidencia empírica en nuestra búsqueda de la verdad. Craig incluso da ejemplos de cómo la evidencia futura podría llevarlo a revisar su posición. La diferencia en su enfoque del de, digamos, el creacionismo del diseño inteligente, es duro.

Craig comienza su análisis concluyendo que Génesis enseña que Adán y Eva fueron seres humanos reales, y los primeros en serlo plenamente. Ésta no es una conclusión científica. No existen individuos como los primeros en una nueva especie; no es así como funciona la especiación. Pero, seguramente sabiendo esto, Craig no se equivoca con las designaciones de especies y, en cambio, simplemente pregunta: “¿Qué significa ser completamente humano?”, Seguido de “¿cuándo y dónde fueron los primeros individuos en cumplir con esos criterios?” Comienza con una pregunta teológica, usa la teología para responderla, luego hace una pregunta científica y usa evidencia científica para responderla. Este es el “Magisterio separado” de Stephen Jay Gould puesto en acción.

The-Genealogical-Adam-and-Eve-cover-3xEl trabajo de Craig para reconciliar la fe cristiana con la verdad científica es parte de una tendencia creciente. Los católicos, la mayoría de las principales denominaciones protestantes y las organizaciones evangélicas revisionistas, como Biologos, fundada por el director de los Institutos Nacionales de Salud Francis Collins, simplemente leen el relato de la creación como una alegoría. Ahora estamos viendo avances incluso entre los evangélicos tradicionalistas. Hace dos años, Swamidass publicó un libro llamado Los Adán y Eva genealógicos que explica cómo nuestra comprensión actual de la genética de poblaciones y la ascendencia universal permite una “primera pareja” sorprendentemente reciente como ancestros de toda la población humana. (La revelación completa: Yo públicamente apoyó ese libro también y básicamente por las mismas razones). Craig discute extensamente el trabajo de Swamidass sobre la ascendencia y, mientras Swamidass permite que una primera pareja reciente viva entre una población evolucionada, Craig apunta al pasado profundo. Ninguno desafía al otro; ambos son compatibles con la ciencia.

Estaba tan impresionado con las discusiones sobre paleonatropología en el libro de Craig que escribí a la revista Science y me ofrecí a escribir una reseña del libro. Hace dos años, revisé el libro de diseño inteligente Darwin Devolves para Science and Skeptic y fui muy crítico, por lo que estaba ansioso por resaltar un ejemplo de un cristiano que aborda la evidencia de manera adecuada y reflexiva. Science me informó que ya le habían pedido al genetista de Harvard / MIT, Steve Schaffner, que revisara el libro. En general, estoy de acuerdo con la evaluación de Schaffner, especialmente con su párrafo final, en el que dice: “es completamente bueno que un individuo con los compromisos teológicos y las credenciales de Craig recurra a la ciencia para responder preguntas sobre el mundo físico, tome la evolución como un hecho, y se esfuerza por comprender los hallazgos científicos”.

En una coincidencia reveladora, me senté en un panel con Schaffner, Craig y Swamidass, en el taller Reasons to Believe sobre los orígenes humanos a principios de 2020. Dirigido por el astrofísico Hugh Ross, Reasons to Believe promueve un modelo progresivo y diurno del creacionismo de la Tierra Vieja y niega que los humanos compartan un ancestro común con cualquier otra especie. Sin embargo, las conversaciones en la cumbre indicaron su voluntad de respaldar otros modelos que incluyan la evolución, aunque el suyo no lo haga. Swamidass, Schaffner y yo estábamos allí para aportar conocimientos científicos, mientras que Craig trajo la filosofía y la teología cristianas. Y, sin embargo, recuerdo haber pensado que Craig seguía saliendo de su carril para dar sus pensamientos sobre la ciencia de los orígenes humanos. Estaba claro que realmente sabía lo que hacía, desde fósiles hasta genes, y ahora entiendo por qué estaba estudiando paleoantropología y escribiendo este libro. El punto clave aquí es que Craig, como Swamidass en Peaceful Science, Collins y otros en Biologos, y quizás pronto Reasons to Believe, está trabajando dentro de la comunidad evangélica hacia un compromiso más apropiado con la evidencia científica.

Quest-of-Historical-Adam-cover-3xSoy consciente de que pocos en la comunidad escéptica compartirán mi entusiasmo por esta ola de cristianos evangélicos que adoptan la ciencia evolutiva moderna. Como Craig, puede que incluso esté arriesgando mi posición en mi propia comunidad. Pero, a mi modo de ver, la posibilidad de paz entre la ciencia y la religión acaba de recibir un impulso, y el gran ganador aquí es la ciencia. La investigación ha demostrado que la negativa a aceptar la evolución está relacionada con una negación científica más amplia, incluida la del cambio climático y la seguridad de las vacunas. Al alejar a más cristianos de su desconfianza en la ciencia, el trabajo de Craig ayuda a socavar el negacionismo de la ciencia y a evitar las calamidades globales que podrían resultar. Si bien muchos escépticos y ateos parecen estar aguantando nada menos que el desmantelamiento completo de la religión organizada, aquellos de nosotros que vivimos en el mundo real preferimos dedicar tiempo y energía a reunir a la mayor cantidad de personas posible para enfrentar las amenazas inmediatas que enfrenta nuestra sociedad, como las pandemias y catástrofes climáticas. Al trabajar para resolver los conflictos sobre la ciencia, Craig, Swamidass, Collins y otros están atacando uno de los mayores tablones que nos dividen.

Por esta razón, aplaudo a Craig por el coraje que tomó para poner en juego su posición tan públicamente. Como él explica tan bien, los cristianos pueden sentirse seguros al celebrar la fascinante ciencia de la evolución humana. Incluso pueden verlo como divino.

https://www.skeptic.com/reading_room/mytho-history-evolution-of-adam-and-eve-quest-of-historical-adam/